A la salida del bar

Esa noche Tony se sentia demasiado caliente, tenia deseos de chupar una buena verga y de ser follado con ganas. Por eso es que se entro en el bar, a ver si tenia buena suerte y daba con un buen macho que lo hiciera gozar al menos un par de horas. Al entrar fue directo al mostrador y pidio una cerveza, pago y se dirigio a la seccion donde estaba un grupo de hombres jugando al billar. Enseguida noto la presencia de un muchacho bien parecido, de ojos risuenos color cafe y expresion de nino lindo. Le encontro un parecido con Rene, un amigo de su barrio por el cual siempre sintio atraccion y se dijo: – A Rene nunca lo pude tener, Ojala tenga suerte con este! – Durante un largo rato observo al efebo jugar y al mismo tiempo no perdia detalle ninguno de sus formas, su cuerpo era bonito y bien formado y se le notaba un buen “bulto”. Tony pensaba que debajo de esos pantalones debia haber algo que le podia dar mucho gusto.

Un rato despues el efebo se despidio de los amigos. Tanto el como Tony se habian tomado unas cuantas cervezas durante ese tiempo y ahora ambos estaban medio mareados por los efectos del alcohol.

Tony habia aprovechado las acciones del juego para entrar en conversacion y ahora a la salida del efebo del bar le siguio los pasos y al darle alcance le dijo: – Me hiciste recordarme a un amigo mio de mi pais y por eso y porque se que has estado tomando quiero acompanarte para que no vayas solo por estas calles oscuras, quiero acompanarte hasta tu casa – . El efebo le dijo que no, mas que nada porque desconfiaba de una persona que le era desconocida y no sabia cuales eran sus intenciones. Asi que al negarse siguio su camino y Tony otra vez le siguio detras. Varias veces esta escena se repitio, lo cual fue posible teniendo en cuenta que ambos estaban bajo los efectos del alcohol.

Ya despues de caminar unos cinco o diez minutos, siempre en eso de – yo te acompano – y – gracias pero no – , sucedio que el efebo se le perdio de vista a Tony, que se quedo parado tratando de adivinar hacia donde habia ido.

Casi perdidas las esperanzas, pensando ya en regresar a casa, resulto que el efebo salio de un bloque de apartamentos y se paro en la entrada, justo enfrente de donde Tony se habia detenido. Era por eso que lo habia perdido de vista, alli vivia. El efebo llamo a Tony y le pregunto que era lo que el queria, despues de lo cual ya no habia por que disimular mas, asi que Tony le dijo lo que realmente deseaba: – Desde que te vi me gustaste mucho y te pareces a un amigo mio que nunca pude tener nada con el y no quisiera que eso me sucediera contigo, quiero tocarte la pija, chupartela y que me folles todo lo que quieras – . El efebo le explico a Tony que el no vivia solo, que compartia el apartamento con un amigo que en ese momento estaba durmiendo en el sofa de la sala, que si queria algo tenia que ser discreto y no hacer ruido.

Tony se sintio desfallecer de felicidad, despues de todo lo lograria. Le dijo que si, que no haria ruido alguno.

El efebo lo hizo pasar a su apartamento y una vez alli al cuarto, donde habia una cama en la cual Tony se sento y procedio a quitarse la ropa. Despues de cerrar la puerta y de apagar las luces y encender una pequena lamparita, el efebo vino hacia Tony el que no tardo en abrir el zipper del pantalon y sacar la bella y perfecta polla de su efebo, no muy grande pero si de un largo y grosor sobre lo normal, de piel blanca, una cabeza perfectamente hermosa y rosada, con un agujero que invitaba al deleite. Enseguida Tony comenzo a acariciarla y no tardo en tenerla entre sus labios, besandola, succionando la punta de la cabeza, introduciendo la lengua en el orificio ya con un poco de jugo seminal; la saboreo gustandole su sabor, que le parecio mas que nada sabor a limpio, lo cual hizo que la oliera y enterrara su nariz en la montana de bellos alrededor y encima de la polla y por debajo, saboreando y succionando sus bolas y la entrepierna. Esto hizo que el efebo se enardeciera y le pi! diera: – Ahora, chupala toda!, tragatela!, chupa!, chupa!- Tony arremetio a dar una de las mamadas mas grandes de su vida. Aquella verga le sabia a gloria, la gozaba tanto que se la tragaba entera, traspasandole por la garganta, hundiendo sus narices entre los vellos o el escroto, de acuerdo a la posicion en que se la tragara. Nunca habia tragado semen y temia que esto pudiera suceder, pero no le importaba, estaba tan caliente que no le importaba tragarse el semen de este efebo. Pero esto no sucedio, el efebo, su efebo no acababa de venirse, demoraba, ya las mandibulas de Tony estaban cansadas de tanto entra y saca, de chupar y chupar; por lo que le pidio a su efebo: – Follame!, Follame! El efebo accedio, Tony saco del bolsillo de su ropa un condom y un pequeno paquete plastico con aceite saborizado. Le coloco el condom a su efebo en su divina polla sin dejar de pajearle o de darle largas lenguetadas y al mismo tiempo se embadurno su agujero y la pija de su efebo. Tony deseaba que se lo follara sin condom, estaba tan rica la pija y tan bueno su efebo que deseaba tenerlo dentro en carne viva y que le dejara dentro su semen; pero no por el, sino por el otro, por el efebo esta vez, siempre usaba condom, le gustaba la idea de mantener protegido de cualquier enfermedad a quien tuviera relaciones con el.

Pues ya con el condom puesto, y el instrumento de el y el orificio de Tony engrasados, el efebo acerco a Tony y lo hizo ponerse de espaldas, inclinado contra la cama. Comenzo recorriendo con la punta del pene toda la linea que separa las nalgas, haciendo presion cuando se posaba en la abertura, presionando el esfinter para que se relajara e introduciendo poco a poco la cabeza primero, y despues todo el pedazo de carne, hasta el final, hasta que sus bolas chocaban contra las nalgas de Tony. Una vez toda la polla dentro, comenzo el suplicio e infinito gusto de Tony, aquella cosa parecia un cilindro que se le introducia hasta el final y salia y volvia a entrar con una fuerza y una rapidez que parecia un embolo, la fuerza con la que el efebo empujaba hacia adentro hacia que Tony viera “las estrellas”, sentia que se lo estaban follando con fuerza, que estaban acabando con su pobre “culito” y daba gracias al cielo que lo estaban follando como el lo queria, como hacia pocas horas sen! tia que queria ser follado. – Y este cuando termina?. Las embestidas arreciaban y el efebo no se venia, ya Tony sentia que tenia todo por dentro destrozado, las piernas le pesaban y se sentia desfallecer. Queria y no queria acabar. Todo le dolia y al mismo tiempo estaba sintiendo un gusto que lo arrebataba, – Si mi nino, dale asi, follame duro!, me estas fastidiando todo por dentro, pero quiero mas, dame mas, no acabes, no acabes nunca, demoralo! Ya despues de un largo rato el efebo sintiendo que se venia la saco, se quito el condom y Tony se prendio de nuevo a chupar, asi chupa, chupa, que rico, que rico y aun asi Tony hubo de chupar y chupar por un largo rato, hasta que Al fin! se sintio colmado por unos inmensos trallazos de semen, que lo atragantaron, pero siguio chupando y lamiendo, limpiando aquella verga divina hasta dejarla totalmente limpia de semen, mordisqueando todo el vientre de su efebo, lamiendo nuevamente las bolas, hasta que el efebo ya no quizo mas y le aparto la cabeza, cogiendolo por los cabellos y levantandolo. Entonces Tony comenzo a masturbarse hasta que logro sacar su semen y con ello aliviar ya, al menos por un largo dia sus ansias sexuales.

Terminado todo, procedio a limpiarse un poco, vestirse, componerse el pelo. Su efebo se sentia satisfecho y sonreia con gratitud, sin decir palabras daba gracias a Tony por haberlo dejado darle esa gran follada. Sin palabras tambien fue la despedida, el amigo dormia cerca en el sofa. Tony beso a su efebo en la mano, agradecido tambien por haberle proporcionado el placer que tanto anhelaba unas horas antes. Salio por la puerta, se dijeron adios y Tony inicio el regreso a casa, sintiendose agotado y dolorido, pero feliz, al menos esa noche dormiria bien, cansado y feliz.

Al otro dia ya extranaba a su efebo. Lo volvere a ver? Como no hablaron antes de despedirse Tony no sabia. Pasaron los dias y nada. Aunque Tony sabia donde vivia lo mas que se atrevia era a pasar por delante de su casa, a ver si lo veia y lo invitaba a pasar. Pero nunca sucedio.

Dos meses despues lo vio de nuevo en el bar. Pero su efebo solo entro un momento con unos amigos y volvieron a salir enseguida. Su efebo lo saludo con una inclinacion de cabeza y un saludo con la mano, pero eso fue todo. Nunca mas lo he vuelto a ver! Tony.

Esta es primera vez que escribo un cuento (aunque digo cuento esto es una historia real).Me gustaria que me dijeran si les gusto y si me expreso con las palabras adecuadas, etc. Todas las criticas las acepto y os doy las gracias por ello.

Un detalle mas: Al llegar a la casa siempre acostumbro a asearme despues de haber tenido relaciones sexuales. Esa noche me di cuenta que tenia todo el ano ensangrentado. Mi primer impulso fue el de banarme y el de lavarme por dentro. Pero habia gozado tanto y el muchacho se veia tan limpio y bonito, que por primera vez senti el deseo de acostarme asi de sucio y pegajozo de todos los liquidos. Al dia siguiente tenia que lavar toda mi ropa, incluyendo las sabanas, asi que, claro que dormi con la ropa interior usada y sucia! Y recordando todo el placer que compartimos mi efebo y yo! Les deseo a todos que sean felices con el tipo de relaciones sexuales que habeis escogido, salud y mucha suerte!

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *