A MIS 7 AÑITOS PROBANDO MACHOS ADULTOS

Hola a todos, soy carlitos y este es mi primer relato de como a mis 7 añitos comence a probar vergas adultas, precisamente de mi propia familia.

Se que siempre se me ha notado lo mariquita, asi es como se le dice aqui en Colombia a las nenas como yo, en fin, a lo que voy, mi familia esta plagada de hombres y siempre han habido varias ovejas negras por decirlo asi, entre esas joyas estaba mi tio andres, periquero a morir (cocainomano), divorciado de 37 años, jamas lo vi sobrio, recuerdo que siempre que iba a casa, mi madre escondia todo por temor a que robara algo, como soy hijo o hija (me encanta referirme a mi como hembra, siento que estoy atrapada en este cuerpo q no me perteneces) siempre se acercaba a mi segun el, con cariño, pero en su viaje drogo aprovechaba las ocasiones para frotarme su verga en la cara o darme arrimadas en mi tierno culo redondo o hacer que yo se la tocara, a diferencia de mucha gente de otros relatos que he leido aca, a mi si me gustaba todo eso, siempre me senti atraida por los machos adultos y jamas puse resistencia cuando querian que yo cediera a sus bajezas. A decir verdad creo que naci puta y lista para dar placer a los machos, que le vamos a hacer, esa es mi naturaleza y hoy por hoy a mis 18 años, la disfruto al maximo.

Creo que es importante que me describa como era yo en esa epoca: bajo para mi edad, siempre he sido de baja estatura, hoy mido solo 1.62 y para ese entonces rondaria por el 1,10, delgadito, blanquisimo pues mis padres son del interior del pais de donde se acentaron muchos españoles y europeos, por genetica si he tenido piernas gruesas y nalgas grandes, no se porque tengo tanta adiposidad en esa zona, pero siempre me ha salido celulitis en los muslos y nalgas, pero bueno, me di cuenta con el tiempo que eso enloquece a los machos, quien los entiende, mi cara siempre ha sido muy andrógina y siendo aun nene, no tenia diferencia alguna con una niña verdadera.

Cuando cumpli mis 7 años, mis padres se divorciaron, mi familia siempre fue disfuncional, el como tantos machos latinos se fue con otra mujer dejandonos a mi y a mama abandonados, aunque no voy a negar que siempre velo por mi manutencion, esta situacion hizo que mi madre buscara trabajo, tuvimos que dejar nuestra casa y donde fuimos a parar dada nuestra precaria situacion? donde mi tio Andres, ironias de la vida, el cuando se divorcio se quedo con la casa marital, pues su esposa harta de tanta droga se fue a estados unidos y mas nunca regreso, no tuvieron hijos en su matrimonio, mi madre despues de barajar tantas opciones decidio que bien o mal esa seria la decision acertada, ja, rico para mi, rico para el, nos mudamos para su casa, 3 habitaciones, el decidio que la mia seria la que quedaba a su lado, era una habitacion comoda y daba para el patio, mi mama no puso objecion, la verdad no entiendo como ella confiaba en el criterio de un hombre que lo mejor que hacia era meterse varias lineas al dia, pero no me interesa juzgarla, la habitacion de ella quedaba en la planta alta, con vista muy bonita y creo que eso la emociono y no tuvo reparo en estar contenta con esa decision, los dias pasaron normalmente, esa casa era un desastre, olia horrible cuando llegamos y estaba semi abandonada, mi madre y yo haciamos lo que podiamos pero logramos hacerla un lugar agradable y hogareño, mi tio andres no paraba de agradecerle su ayuda, el trabajaba en una estacion de gasolina y llegaba regularmente en la noche, aun recuerdo ese olor a aceite que ya tenia impregnado en su cuerpo. Dificil olvidarlo, ummm.

Mi tio, la verdad era un hombre apuesto, debajo de su dejadez, se notaba un macho agradable, media como 1.75, blanco pero tostado por el sol fruto de su trabajo en la gasolinera, grueso, ancho de cuerpo, con una barriga un poco abultada, mucho pelo, dios, que macho tan peludo, calvo, pero lo compensaba con un bigote y barba desarreglada que le añadian mas edad, me causaba mucha gracia que carecia completamente de trasero, los pantalones le bailaban atras pero eso le daba un toque masculino impresionante, cuando estaba de pie siempre daba la impresion que se echaba hacia delante, lo que hacia que el bulto se le marcara casi siempre, pero de eso hablare mas adelante, perdonen tanta letra pero este relato es mi vivencia real y tambien representa una reflexion escrita de lo que vivi, ahora entiendo ese apetito voraz que cargaba, investigando ahora, se que despues de una drogada viene un hambre feroz, por eso el nunca lo vi flaco ni endeble, sabia compensar su adiccion con comida.

Bueno, les comente que mi madre comenzo a trabajar arduamente, yo estudiaba en una escuela publica digamos que cerca de mi nuevo hogar, a los 7 años me toco aprender a ser independiente, mi madre comenzo a llevarme a la escuela pero se fue complicando por horarios y termino encomendandome con otros muchachos mayores que yo que tambien asistian alla, termine yendome solito pues cuando se dieron cuenta de mi femineidad los muchachos ya no me llevaban, senti mucho rechazo, pero eso me hizo fuerte y realmente no me importaba mostrar mi tendencia, me gustaba ser yo, me gustaba mi lampiño y blanco cuerpo, me gustaba sentirme mujer y me gustaban los machos. aprendi a gozar de mi mundo como ninguna otra.

Mi mama, perdio su empleo por reduccion de personal y por recomendacion encontro empleo en una clinica, por tal motivo no se hicieron esperar los turnos, con mi tio las cosas eran diferentes a como cuando el nos visitaba, debio ser agradecimiento o yo que se con mi madre por medio organizarle la vida que dejo sus toqueteos, aunque soy franca, yo misma buscaba la forma de recordarle que estaba alli y que cuando quisiera podiamos continuar con lo que ya estabamos acostumbrados.

La primera semana mama tuvo turno de dia, pero luego vino la semana nocturna, ella se iba cuando mi tio aun no llegaba, siempre me daba recomendaciones de no salir, si llamaban a la puerta no abrir etc. al segundo dia mi tio llego como de costumbre, yo la verdad estaba un poco coquetona, me puse un pantaloncito corto de pijama y una camisillita sin manga, como siempre he tenido esa chispa sexual encendida, decidi doblarme el pantaloncito por arriba, esto hacia que la parte de abajo se alzara y se me viera el nacimiento de mis blancas, redondas y carnosas nalguitas infantiles, como les dije, se notaba la celulitis en mis muslos y nalgas, sali a atender a mi tio que cuando me vio fruncio el ceño y medio se mordio el labio, yo sabia que eso era una señal del macho cuando entra en celo,; el se iba a servir la comida pero yo le dije que me dejara que el estaba muy cansado, le servi una suculenta comida con bebida, el no me quitaba la vista de encima, me miraba con ojos desorbitados a mis ojos y enseguida bajaba a mis piernas, yo me sentia divina, deseada, lo deje comiendo y me fui a ver tv a mi cuarto, paso buen rato cuando siento un sonido como si alguien absorbiera por la nariz algo, el tipico snif inhalando, yo en mi entonces inocencia en el tema llegue a su cuarto y la puerta estaba entreabierta, me asome y vi a mi tio metiendo perico, hacia lineas largas y las absorvia completamente como una aspiradora.

Yo no entendia que era eso y entre a su cuarto, el volteo, pero no sorprendido, su nariz estaba blanca del polvo, sus ojos muy abiertos, me miraba con lujuria, su mandibula masticaba nada, sus dientes y muelas traqueaban de forma extraña, me dijo que me acercara a el, yo fui obedientemente sin quitar mi mirada de sus ojos, de su boca, de su nariz endemoniada, rodo la silla donde se sentaba y abrio sus peludas piernas, estaba en boxer, en camisilla como la mia pero desgastada, su barriga caia masculinamente, se salio un poco de la silla y sus muslos caian de forma sexual, extendio sus brazon y yo entre a ese paraiso demoniaco, me abrazo tiernamente, yo tambien lo abrace con fuerza, los dos de frente al otro, vi que me miraba con esos ojos lascivos y de su boca caian hilos de saliba que por su periquera no podia contener, me tomo con sus manos olorosas a gasolina mi tierna cara y me dijo que me queria, que sabia que a mi me gustaba lo que haciamos a escondidas de mama y papa y que estaba muy feliz de tenerme a su lado. acerco su babosa boca y comio de la mia, con su mano apreto tiernamente mis mandibulas haciendo que yo las abriera. en ese momento aprendi a besar con pasion, como toda una puta en celo, no se porque siempre he tenido esa facilidad de aprender en todos los aspectos y en el sexo no fue la excepcion.

Tomo mis brazos y los puso alrededor de su cuello, nos deborabamos nuestras lenguas, el me decia que me veia como una hembra, que le daba mucha arrechera cuando me veia, todo esto era en intervalos cuando separabamos nuestras bocas, el hablaba y siempre quedabamos unidos por gruesos hilos de baba que producian nuestras glandulas salivares, el estaba exitadisimo, su verga se la sentia en mi estomago ya que yo estab de pie y el aun sentado.
me agarraba descaradamente mis gordas nalgas, me metia sus manos por debajo y me las apretaba, me las separaba con fuerza y frotaba suavemente mi entrada con movimientos circulares de sus dedos.

Yo instintivamente levante una pierna y abrace su amplia cintura, esto lo alboroto mas, ya que quede expuesta a sus vejamenes, yo seguia aferrada a mi macho como si mi mundo dependiera de el, el seguia tronando sus dientes y seguia besandome, acariciaba mi muslo que atrapaba su cintura, lo recorria y llegaba a mis nalgas que seguia estrujando con pasion y locura, yo jamas puse resistencia y puedo gritarlo a los 4 vientos, nunca fui abusada, todo el tiempo lo disfrute y lo disfruto, me sentia plena, me sentia mujer, habran quien crea o no, pero a esa edad yo queria un macho, lo necesitaba y mi tio era el indicado.

asi, nuestras caras tan cerca me dijo:
-mami, espera, no te apartes de mi, te necesito, pero tambien necesito hacer algo, no te vayas a sorprender.
y sin dejar de abrazarme con un brazo y yo aferrada a su ancho cuello tomo la bolsa de perico, tomo una llave y ahi, a pocos centimetros de mi cara metio la llava extrayendo de la bolsa una montañita de blanco polvo que lo llevo a su fosa derecha, luego lo repitio con la izquierda y por ultimo se hecho en su gruesa y aspera lengua, yo no perdia detalle sin sorprenderme, era como normal para mi, con su lengua babeante y afuera, me tomo de mi cara y la metio en mi boca, nos magreamos nuestras lenguas y senti por primera vez ese sabor amargo de la coca, la verdad quise apartarme pero el no me dejo, tomo mi cabeza y seguia lengueteando mi cavidad bucal, cuando el sabor paso nos despegamos y nuevamente hilos gruesos de baba nos conectaban.

Al instante comence a sentir mi lengua y garganta dormidas, pero tambien un fuego interno que hacia hervir la hembra que habita en mi. Me tomo tiernamente de mi mano y me llevo a su cama, me dijo -Acabas de compartir mi obsesion, ahora eres parte de ella.
En ese instante no entendi sus palabras pero me sentia rica, deseada y mujer. me quito mi camisilla y dejo mi blanco torso descubierto, mis tetillitas eran rosaditas y un poco abultadas, el se agacho y abrio su hambrienta boca y me los succiono con ganas, uno a uno, yo lo abrazaba por su cuello y le acariciaba su cabeza, lo haciamos con pasion, me fue bajando mis pantaloncitos y me dijo que me quedara ahi de pie, escuche que subia las escaleras y al rato volvio con lenceria de mama, yo me tapaba con verguenza mi cosita, que a decir verdad era como un frijol, y doy gracias que eso no me crecio mucho, es mas, no se si sera alguna tara genetica o que, pero en mi vida se lo que es una ereccion, es una condicion rara que no estoy dispuesta a corregir, no me interesa, despues que el placer anal siga intacto.

El mismo me puso el hilo negro de mama, me quedaba un poco ancho pero me hizo dos nudos a los lados y la prenda se ajusto perfecto, esa tira de fina tela frotando mi rosado ano me hacia delirar. el no paraba de lenguetearme la boca, me lamia mi cuello, me chupaba mis teticas me masajeaba las nalgas, en fin, ese macho me estaba devorando por completo. Yo gemia como una hembra, me entregaba, me dejaba hacer, sabia que esa era la manera que debia comportarme desde ese momento y por el resto de mi vida.

Luego, me puso el brasier de mama y lo ajusto con mas nudos, me cargo en sus brazos, no sin antes de repetir su dosis de coca, lo que ya hacia que su mirada fuera mas perdida, su mandibula no tenia control alguno y sus palabras salian casi sin sentido, pude notar que de su nariz salia flujo transparente cargado de coca que se mezclaba con la maraña de pelos de su espeso bigote, cosa que yo tiernamente, y se que les parecera asqueroso, limpie con mis deditos, lo hice sin asco, con amor, sin dejarlo de mirar a sus ojos, el, cuando yo iba a hacer eso detuvo su marcha conmigo cargada, en su estado no penso que un nene nena de 7 añitos actuara con tanta naturalidad, cuando limpie su nariz, nos miramos fijamente y abrio su peluda boca para darme su lengua, yo puse en blanco mis ojos y aferrada mas a su cuello abri la mia para recibirla y fundirnos ahi de pie en un beso morboso, pedofilo, incestuoso, prohibido, peligroso pero complice, donde ninguna de las dos partes forzaba nada, donde se daba la satisfaccion de una necesidad mutua, no creo que haya pecado en eso, o si? ummm.

Cuando ibamos rumbo al cuarto de mama, pasamos por un espejo grande que estaba al pie de las escaleras, el se detuvo, miramos ambos la escena, yo me veia completamente femenina y diminuta, bella, entregada, sumisa, pero plena, el, todo un macho golpeado por su desventura, por su estilo de vida, por su infierno, pero aun en ese estado drogo en que se encontraba se veia fuerte, dominante, macho, sin pretenciones de belleza ni musculaturas absurdas, era un hombre normalmente bello, ahi estabamos, como estatuas observando la belleza de nuestra escena, su mirada descompuesta me observaba con amor, con pasion, lujuria y un poco de desconcierto, su boca no paraba de emanar sonidos inhumanos, su nariz era un mar de agua pecaminosa, su hermosa barriga peluda danzando acorde a su agitada respiracion, su falta de trasero dandole su toque original de masculinidad y por delante, Dios, por delante y saliendo por la raja de su boxer estaba su mastil, por primera vez la vi, salia airosa y furiosa de su jaula, era una barra enmarañada de gruesas venas que reposaban en una cabeza hinchada de tanta exitacion, no les voy a decir que media 30 cms, o que tenia el grueso de una botella dos litros de coca cola, no, lo mio es real, y si bien para mi edad donde todo se magnifica, esa verga era gloriosa, con el tiempo y experiencia en vergas me di cuenta que su tamaño era como de 17 cms. hermosamente tallada eso si y adornada por una abundante y olorosa mata de pelos negros gruesos. Dios santo, recuerdo como ese hombre le daba vida a esa herramienta, me la meneaba como advirtiendome algo que marcaria mi temprana homosexualidad.

Antes de despedirnos de nuestro espejo magico que nos gritaba a todo pulmon que eramos los mas lindos sobre la tierra, nos fundimos en un morboso beso sin dejar de mirarnos al espejo, era como si posaramos para una camara pecaminosa, eso era una excitante sopa de saliva con mucha lengua y suaves mordiscos de labios, volvi a limpiar su nariz, volvi a ser premiada con mas pasion, subimos sin separar nuestras bocas, el de una patada abrio la puerta del cuarto de mama y me bajo, separamos nuestras bocas, la saliva acumulada cayo a mi barbilla y pecho, en el se quedo en sus pelos faciales; me puso frente al espejo del tocador de mama, ahi vi no bella que me veia, era un angelito expuesta a las fauces de un gran demonio, el desde atras me acariciaba, sentia su verga puyando mi espaldita, se agacho y saco maquillaje de mi madre, me puso torpemente rubor, creo que jamas habia hecho eso antes jajaja, y tomo el primer labial que encontro, un tono rojo puta por cierto, y ahi estaba, bella, con mi tio, mi macho detras mio, acariciando mis senitos, mordiendo mi cuello, pasandome descaradamente su lengua por mis recien maquilladas mejillas, me dejaba su rastro de espesa saliva por donde su boca pasaba, yo me dejaba, solo ponia mis almendrados ojos en blanco, solo volteaba mi cabeza para buscar esa boca esquiva que tanta necesidad me creaba.

Me dijo:
_Te quiero culiar mamacita, decide donde quieres que te entierre esta verga.
se la agarraba con fuerza y me la mostraba, su cara era de un sadismo indescriptible, pero yo jamas tuve miedo, sentia que dominaba de cierto modo aquel demonio q se mostraba desafiante, lo confrontaba con mi actitud serena y femenina, angelical, madura sin saber de donde me salia esa madurez.
Yo no le respondi nada. sin quitarle los ojos de encima fui hasta la cama de mama y subi a ella, a gatas, siempre atenta que mi macho tuviera una vision amplia de mis femeninos muslos y nalgas, abria exageradamente mis piernas, para que se viera el hilo incrustado en mi infantil raja, cuando estuve en la mitad de la cama me di vuelta cual perra y abri mis piernas flexionadas, apollada con mis brazos hechados hacia atras y sacandole la lengua en señal de deseo le dije: -Aqui, en la cama de mama quiero que me hagas eso.

Mi tio salio del cuarto sin mediar palabras, lo escuche bajar velozmente la escalera y enseguida subio, traia su bolsa de coca y la llave, se acerco a mi, abrio nuevamente su boca y nos besamos nuevamente, esta vez no cerre mis ojos, el tampoco, nos mirabamos tan cerca que podia contar las venas rojas que rodeaban sus dilatadas pupilas, el acerco la bolsa, metio la llave y sin separarnos se dio un toque grande de perico, su fosa nasal quedo adornada por el polvo del mal, los pelos de su bigote sostenian tambien parte de el, en eso mi tio se separo solo un poco dejando parte de su lengua fuera de mi boca y justo ahi hecho coca, de una la volvio a meter y repetimos el coctel letal de saliva, lengua y pasion, esta vez no tuve la intension de separarme.

Mi macho en su beso prohibido me fue guiando a que me acostara boca arriba, el se dejo caer plenamente sobre mi sin dejar de besarme, senti unos raros movimientos de sus peludas piernas, se estaba quitando torpemente su boxer. quedo desnudo, erecto, paso sus brazos por debajo de mis hombros obligandome a abrazarlo con pasion, yo no me hice rogar, me tenia subyugada, estando encima mio flexiono sus piernas dejando las mis muy abiertas, abrazando su amplia cintura, en ese punto senti su cabeza reposar en el centro de mi hasta entonces infantil virginal ano. Hacia presion, me tenia aferrada por mis hombros y queria meterme su torneada verga en mi chiquito, el hilo impedia sus intenciones pero el por su estado alucinogeno no se daba cuenta que asi era imposible, era como un torpe animal virgen tratando de copular, yo, que siempre me mantuve serena, le dije al oido: -yo te ayudo amor. estas palabras fueron como un relajante instantaneo para mi tio. senti como su cuerpo se dejo caer a la deriva de mi mar. como pude meti mi mano y me hice el hilo a un lado, dejando mi hoyo a merced de esa verga poderosa.

El entendio q asi a secas me partiria en dos y luego no seria una experiencia deliciosa, asi que puso su mano en su temblorosa boca y hecho un abundante y espeso escupitajo, luego la acerco a la mia y yo tambien eche la poca saliva que me salia, metio la mano goteante de saliva y senti como encharcaba mi raja con nuestra mezcla, froto delicadamente mi ano y lo que quedo se lo embarro en su verga, senti como puso la cabeza de su verga en mi entrada y empujo, solo un poco, senti un trak, era como si se rompiera un papel, me aferre a su espalda enterrandole mis uñitas, no dije nada, lo miraba fijamente, indicandole que esta batalla la iba a luchar hasta el final. Mi tio saco su mano y la volvio a meter debajo de mi hombro, asi me tenia lista para el sacrificio, me dijo en su lenguaje unico y empelotado: -mamacita bella, eres mia, tienes la cabeza de mi picha dentro de tu chiquito, resiste mi nena.

Dicho esto, las palabras cesaron, se volvio una conexion de miradas penetrantes, abrazos fundidos y union de desiguales sexos, pero ya esa batalla estaba en curso e iba a culminar de cualquier manera, asi fuera una lucha claramente desnivelada. El macho dominante y descontrolado apoyando sus rodillas firmemente en el colchon, hizo presion y su verga me entro paulatinamente, rompiendo todas las barreras hasta quedar abotonado a mi, senti morir, no miento, grite, no miento, pero sin palabras explicativas supe que ese era el precio que debia pagar para estar completa, para sentirme mujer, para satisfaccer a mi macho, a mi tio, a mi sangre, al que de ese momento decidi seria mi marido, por el que lucharia si fuera necesario. en esta batalla no hubo treguas para amoldarme a su tamaño ni esos cuentos de acostumbrarme metiendome sus dedos, no, aqui todo se dio asi, sexo maduro, sexo firme y decidido. Aferrado a mi diminuto pero placentero cuerpo comenzo un bombeo suave, profesional, moviendo solo su pelvis que a su vez era la dueña de esa estaca carnosa que entraba y salia gloriosa de mi infantil ano, sentia ardor, molestia, pero este macho con experiencia tenia el manual bien aprendido. su caja toraxica no la movia para nada, sus movimientos eran netamente pelvicos, dandome estocadas firmes, profundas, mis piernas abiertas facilitaban la apertura de mi raja, mi ano estaba absurdamente expuesto a esa verga que bombeama airosa y agreziva sin parar.

El choque de sus huevos en el resto de mi abierta raja causaba ese famoso golpe excitante. se escuchaba ese sonido armonioso, fruto de la union sexual, yo me mantenia firme, estoica, aferrada a mi hombre, y este al tener ese control de macho experimentado de no mover la parte superior de su cuerpo en el coito, permitia estimularme bucalmente, sus deliciosos mordisquitos en mis mejillas me enloquecian, sacaba morbosamente su llameante lengua y me la pasaba por todo mi cuello para luego terminar en morbosos chupones de cuello, claro esta, sin dejar marcas, los pelos de su cara me derretian, era un coctel exquisito que este maldito pero apasionado drogadicto me daba a probar, sus embestidas eras firmes y constantes, el golpeteo de sus huevos era una maquiavelica sinfonia de pasion, su fuerte abrazo, su olor a gasolina, sudor y sexo me tenian en otra dimension y ni se diga esa boca que no paraba de devorar mis labios.
estabamos perfectamente fundidos, no nos deciamos nada, por mi parte el dolor infernal ceso, no voy a decir que le dio paso al placer, mentiras eso, no sientes placer absoluto cuando te parten el culo, eso es despues, yo se por que lo digo, pero me acostumbre rapidamente a la sensacion y como gracias a dios me toco un desflorados con experiencia, que sabia compensar la no tan agradable sensacion de desvirgada anal con la si excitante estimulacion bucal. En esa posicion recibi verga por mucho rato, los que saben de drogas entienden que un hombre bajo esos efectos o tiene una ereccion del demonio y para bajarla se necesita dios y ayuda o se le baja la verga y no hay poder divino que la levante, en el caso de mi tio era lo primero y vaya que me dio, ya tenia mis piernas acalambradas de tanto estar abierta, estaba perdiendo fuerzas en mis bracitos y este macho cada vez tomaba mas confianza y dejaba caer su cuerpo entero sobre el mio.

De un momento a otro paro el bombeo y apoyado en sus brazos se levanto. Me miro, su cara estaba desencajada, sus ojos extremadamente abiertos, su boca eran fauces que emanaban sonidos animales, rodeadas de una maraña de pelos enredados y descuidados. Yo permaneci abajo, quieta, serena, ensartada cual mariposa, aferrada esta vez a sus velludos brazos, me dijo: – Mami, te amo, no me dejes. en mi inocente madurez senti, que queria estar con este hombre, que queria ser de el como su mujer, y le dije que si, que seria de el y que no me iria como su anterior esposa. Eso fue fiesta para sus oidos, me cargo sin desensartarme y me llevo asi clavada a la planta baja, yo inmediatamente me aferre a su cuerpo con brazos y piernas, el se puso de pie, casi no era necesario que me sostuviera con sus brazos, yo estaba aferrada como una lapa a su cuerpo, esto le dio libertad de agarrar nuevamente la bolsa de perico y asi, a centimetros de mi, otros pases fueron a parar a sus fosas nasales, nuevamente su lengua salio y mas polvo fue disuelto en el masacote de nuestras bocas. fui llevada empalada a la primera planta de la casa, cada paso era una embestida sincronizada, yo colaboraba aferrandome bien y bajando un poco para que su verga casara a la perfeccion en mi ya dilatado hoyo.

Volvimos al espejo, miramos la escena detenidamente, el, sin soltar su obsesiva bolsa de coca me abrazo, asi, de perfil, donde las proporciones se observan con claridad, nos veiamos completamente disparejos, pero completamente compenetrados. en ese momento me di cuenta de su experiencia, vi con mis ojos el movimiento perfecto de su pelvis, vi la forma como se agasapava para encajar su verga en mi encarnizado ano. Me daba con ganas, aferrado a mi, me miraba a traves del espejo y me serpenteaba su lengua, yo hacia lo mismo. me agarro una nalga y me la levanto, asi pudimos ambos ver su venuda verga como entraba y salia sin misericordia de mi rojo ano, a mi me impresiono, a el le encanto, sigio empalandome, se mi ano salian espesas gotas de sangre que caian como petalos en el piso, yo gemia, estaba impresionada, pero no temia, el me daba como queriendo sacarme mas, tenia esa mirada de macho orgulloso desvirgador. paso mi pirna hasta su hombro y ahi si la vista era mas impresionante, tomo posesion con sus manos de cada nalga y me las abrio sin piedad, abrio sus peludas piernas flexionandolas un poco y empinando un pie para sostenerse mejor, comenzo a clavarme sin piedad, la verga entraba y salia firme, rapido, suave, termino medio, estocadas profundas castigadoras, sacada de verga hasta mostrar parte de la cabeza para luego entrar triunfante, los huevos cargados chicaban salvajemente contras mis adoloridas carnes tocando asi una sinfonia de sexo desenfrenado, ahora si sentia que me estaba partiendo, yo miraba como ida la escena, como si no fuera a mi la que me estuvieran sodomizando analmente, creo que fue efecto del perico que me dio de su boca, tal vez, pero yo colaboraba arqueando mi cadera permitiendo asi que fueran mas profundas sus embestidas, mas plenas, suficientemente claras, dignas de cualquier pelicula porno de alto presupuesto.

Con sus manos en mis rojas nalgas me desencajo en seco, esto provoco un sonido de descorche, pude ver el interior de mi hoyo, era carne inflamada rojo encendido, que se abrian para dar paso a la horma de la verga de mi tio, era un hoyo que se perdia en una obsena oscuridad.
Me bajo al piso, yo casi no podia sostenerme, casi me caigo, el me aferro firmemente y me dio otro beso con lengua. Me ayudo a agarrarme de la baranda de la escalera y asi de pie, con el hilo dental a un lado, mi carita roja de tantas sensaciones nuevas y mis muslos chorreando delgados hilillos rojos, mi hombre, aun no saciado, se puso detras, flexiono sus piernas para estar a mi altura y me ensarto, delante de aque espejo alcahueta nuevamente me la metio, agarro mas perico y volvio a meter, esta vez saco su verga y metiendo su dedo en la bolsa lo saco embarrado y me lo metio entero, grite, no del dolor pues estaba muy dilatada, siono del maldito ardor que causa la coca en un culo herido, ahi si se me salieron las lagrimas, pero el enseguida me ensarto y acudio a mi boca, asi de pie se quedo quietecito como un perro encorvado abotonado a su perrita. metio sus manos dese atras y me quito el ajado brasier, me acariciaba mis diminutos senitos, me los frotaba al tiempo que lamia mi cuallo, mordia mis orejas, me decia cosas que no entendia, me torcia mi cara hacia atras buscando mi boca y nos besabamos, asi, en esa posicion y echando vistazos al espejo mi macho me termino de partir mi virginidad, me dio como hora y media corrida de verga fisica y pura, cuando se vino me la saco y me agacho bruscamente; se agarro la verga cual pistola y la apunto directo a mi cara, trallazos de leche se entrellaban en mi cara, fueron muchos chorros que reposaron ferozmente en mi infantil rostro, pero yo lo soporte hasta el final, abri mi boca instintivamente y el ayudo a que cada descarga llegara a mis fauces, devore todo lo que pude y lo que no me lo frote en mi cuerpo. Luego de eso, nos fuimos a mi cuarto, cansados los dos, el puso el despertador muy temprano para no despertar sospechas de mama cuando llegara, asi, me quede dormido, bajo sus torpes caricias, a veces despertaba y lo sentia despierto, abrazado a mi, tronando sus dientes, arrullandome con esa cancion toxica de cuna que jamas olvidare.

espero no haberme extendido en detallar las situaciones, pero ese es mi estilo y espero que disfruten este, mi primer relato. tengo tantas, pero tantas experiencias que contarles, pero sera paulatinamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *