mi prima cindy

mi pequeña prima de 10 años , apretadita y hermosa.

hola a todos este es mi primer relato espero lo disfruten.

bueno lo siguiente sucedio cuando yo tenia tan solo 15 añitos de edad y como la mayoria de ustedes los pajeros saben a esa edad es cuando uno esta tan pero tan caliente que cogeria con la primera chica que se les ponga enfrente.

yo nunca me habia fijado en mi prima por que las pocas veces que iva de vicita a su ciudad solo la vicitabamos o ella y su familia me visitaban en la casa donde me ospedaba, pero cuando ella cumplio los 9 años note que sus nalguitas ya se le notaban y tenia una hermosa cara, piernas torneada y unos labios carnosos cuando yo la visitaba como era costumbre jugaba con ella y sus hermanos, por cierto tiene uno de 13 y uno de 6, a las escondidas y en una ocasion que ella y su madre tan solo fueron a visitarnos ella vino y me dijo .- jugamos a las escondidas??, y yo le dije que no se podia por que eramos pocos y ella ma dijo .- okk no te preocupes, pero a mi me dio algo de pena verla asi aburrida y le dije , ok juguemos y ella sonrrio ivamos a comenzar y llego su padre con sus dos hermanos yo los salude y le dije asi estara mucho mejor, estabamos jugando felizmente y cuando a mi primo le toca buscar yo y ella nos ocultamos en un cuarto abandonado que hay cerca de mi casa y ella me dijo que se subiria a un muro para pasar por el otro lado y me pidio que la cargara yo lo ise felizmente y le al cargarla le toque las nalguitas y puse mi mano en su entrepierna, pude sentir su hermosa rajita suave por cierto ella tenia una falta escolar y debajo un shor de esos de licra que usan las niñas entonces yo me exite, ella volteo, me miro y sonrrio tan sexy que supe que le habia gustado y de eso no paso nada mas.

Unos meses despues regrese de visita a esa ciudad para el mes de diciembre exactamente el 24 el siguiente dia festejariamos navidad como es costumbre por alli y no paso nada llegue conecte mi XBOX y me acoste a jugar gears of war en eso escuche unas voces de saludo,etc. y fui a ver era mi tia y mi prima cindy ella se veia hermosa se habia dejado el cabello largo, recuerdo que llevaba una faldita blaca que le llegaba has un poco arriba de las rodillas y tenia una blusa azul muy linda, salude a mi tia y le pregunte por que mis primos no vinieron y mi tia me dijo que habian viajado en un lugar para ayudar a su padre en el trabajo entonces voltee y mi prima habia entrado a mi cuarto yo me retire y mi madre y mi tia se quedaron platicando, recuerto que entre a mi habitacion y mi prima esta acostada sobre la cama jugando estaba tan concentrada que no se dio cuenta que en la forma se sento se le also la fada y yo podia ver su hermosa panty blanquita igual que su falta eso me gusto mucho y me acerque le di un beso en la mejilla y ella me dijo .- esto es muy dificil de jugar le dije te explico

Ella se paro y yo me puse atras de ella agarrando el mando junto con sus manos y le explique como se juega , estaba en eso y recorde como era que le toque la raja unos meses antes y ella no me dijo nada entonces decidi pegarme aella y me pene ya erecto le toco la espalda y yo pude sentir una reaccion de ella pero no dijo nada para eso eran aproximadamente las 12 del dia y mi madre dijo .– cuida cindy que ire a comprar el almuerzo con tu tia y yo muy feliz le dije .-ok , yo sabia que pasaria entonces continue en la posicion que estaba y despues muy inocentemente mi prima me dijo .-oye tu tambien tiene uno como el de mi hermano??, y yo le dije .- que cosa? ella me dijo .- loque traes metido en el pantalon , yo me saque de onda y en ese instante le dije, .- tu ya se lo has visto a tu hermano?? .- si por que una vez me pidio que jugaramos al caballito y me monte en el y pude sentirlo y le pedi que me lo mostrara y asi lo izo, pero mi papa lo vio y pego a mi hermano y me regaño mucho y ya no lovimos a hacer, . yo estaba suèr exitado con lo que me dijo , entonces ella me dijo .- y el tuyo es mas grande que el de mi hermano , yo le conteste que no se que jamas habia visto el de suhermano y ella me dijo .- y si me muestras el tuyo? (mi pene) asi yo podria saber cual es mas grande, .- entonces yo le dije y que tal si nos descubren? , ella me contesto.- no por que la tienda esta como a 20 minutos de aqui, entonce me baje el pantalon y saque mi pene totalmente duro , ella lo miro y me dijo .- si es mas grande , puedo tocarlo?, .- si claro , le dije yo, ella lo toco lo acaricio y lo puso en su boca comenzo a chupar tan deliciosamente que en ese momento casi me vengo

Yo le dije que parara, le dije ahora me toca a ti verte ella me dijo .- esta bien me dijo con la misma risa sexy que solo ella sabe hacer. la tome de las caderitas y le baje su faldita y pude ver su calzoncito humedo continue y le baje la panty , pude sentir un olor exitante, se lo baje hasta los tobillos y primero pase mi dedo en su hermosa rayita, le dije que se acostara en mi cama y eso izo le habri las pernitas y los labios vaginales y alli estaba su hermosa joya algo inchada sin ningun vello hacerque mi cara y lamie toda su raja vi su clitoris y comenze a lamerselo todo ella gemia vagamente y la mire , vi sus ojos cerrados yo me dije en este momento me montara , le continue chupando la vaginita y justo cuando se iva venir en ese instante meti mi dedo de en medio por completo ella pego un grito de placer y dolor me miro y vi como le salian las lagrimas pero por su exitacion estaba demasiado agitada , entonces le dije juguemos al caballito, me acoste en la cama y le dije .-sube preciosa, ella se puso sobre mi pene y sin penetrarla empezo a moverse de adelante hacia atras restregandome su hermosa rajita recien estallada y le dije levantate un poco, ella se levanto , tome mi pene y le dije sientate pero que entre , ella lo izo conm mucho esfuerzo durante unos 15 minutos estube trbajando con nuestros sexos hasta que le entro hasta el tope y le dije que empieze a subir a bajar lentamente , lo que mas me sorprendio es que ella empezo muy lento y al minuto empezo a moverse como una loca

Ella gemia igual que yo, entonces quedo quida , apreto mi pene con su vagina y vi como sus jugos bajaban por mi tronco del pene le dije que continue un ratito mas y a los segundo me vine tan fuerte y pude ver su cara de placer exitante yo la acoste en mi pecho , le bese esos labios preciosos y se levando, se puso la ropa no sin antes enjuagarse y secarse el semen, sangre y sus jugos yo ise lo mismo y continue enseñandole como jugar mientras con mi otra mano le acariciaba ese precioso tesoro que pude estrenar y despues de unos 10 minutos llegaron mi mama y mi tia , cuando se ivan a ir , mi tia le dijo a mi madre si podia quedarse mi prima cindy esa noche ya que ella tenia que trabajar y viajar por lo mismo , mi madre dijo que si y …. esa sera otra historia que con mucho gusto les contare , muchas gracias por apoyar este sitio precioso, no se pierdan el proximo relato, espero sus comentarios :D

Mi papa me pedía que lo sobara

Hola bueno esta historia es mas que real aunque tendré que cambiar algunos detalles entre ellos los nombres pero esto es totalmente real

Ahora soy una mujer de 28 años y esto sucedió cuando tenía aproximadamente 5 o 6 años en mi casa vivíamos dos hermanas mayores que yo la mas grande tenía en ese entonces 15 y la otra 12 todo empezó cuando en una ocacion mi hermana mayor tuvo que ser hospitalizada y operada por lo que mi mama se quedo con ella en el hospital ese día recuerdo bien que llovía muy fuerte regresamos a casa mi hermana y yo con mi papa había truenos y le fui a decir a papa si podía dormir con el ya que me daba miedo me dijo que si.

Obviamente que por ser la chica yo era la preferida d papa además d q era muy empalagosa con el , me acosté a dormir y no se en que momento me desperté ya que sentía una presión en mi mano y me la movían abrí los ojos pero estaba muy obscuro solo sentía que tenía algo muy grande en mi mano y la mano de papa sobre la mía se movía rápido( ahora se que se estaba masturbando con mi manita) jale mi mano pero me dijo muy quedito shhh shhh duérmete mi niña y yo le dije q pasa papi que es esto el no decía nada solo escuchaba su respiración muy rápida volví a dormir. Al otro dia yo me sentia muy rara y me fui a dormir con mi hermana pero al despertar sucedía lo mismo pero esta vez tenía la tv encendida por lo que al abrir los ojos lo vi desnudo frente a mi y yo con su gran verga en mis manos el estaba con los ojos cerrados realmente se veía exitado se mordía los labios y yo solo m quede callada viendo como se movía la verga de arriba para abajo hasta que vi que salió algo blanco en ese momento papa abrió los ojos y me dijo shhh shhh cierra tus ojitos agarro un klinex y se limpio.

Esto ya no paso mas hasta que un día papa me llevo a comprar las cosas de la casa y le dije papi me compras un biberón y me dijo que si y yo jugaba con el y con las muñecas que era la mama, o que yo era bb, aveces ahí tomaba leche en la noche y recuerdo como se reía papa de las cosas que hacia. Entonces un día en la noche yo dormía y volví a despertar con la misma sensación de tener la cerca de mi papito en mi pequeña mano abrí los ojos y lo vi como hacia un vaivén con su mano encima d la mía y enseguida me dejo la mano entonces me dijo mi amor quieres leche en ti bibi y le dije que si entonces cierra tus ojitos y no los abras eh? Si papi le dije al poco rato sentí el biberón en la boca , la abrí y sentí algo diferente que no era el biberón abro los ojos y le digo espantada que es eso papi? Y me dijo tu bibi amor y me la enseño cierra tus ojitos y no los abras apago la luz y me vivió a meter su verga yo no quería se sentía feo pero me decía si si mi amor chupa chupala que esta bien rica yo la chupaba y la chupaba y me preguntaba si estaba rica y la verdad es que si me gustaba pero sentía raro después me hizo que la agarrara con mi mano y la mamaba era muy gorda y larga, me la quito yo creo que se vino pero no en mi.

Esto quedo ahí no lo volvió a hacer hasta que yo era mas grande ya tenía 9 años cuando papa se callo de una escalera y se pego en los testículos y en la verga , así q estuvo en casa de incapacidad y justo fue cuando estábamos de vacaciones mi hermana mayor ya trabajaba y mi hermana la mas chica y yo nos íbamos a quedar a casa de una tía pero mi hermana ya se había ido y en una semana iría yo pero justo en esos días mi papa se callo y mama también trabajaba así que me tuve que quedar yo a cuidarlo le servia de comer y le ayudaba con sus medicinas y todo estaba bien pero yo creo que ese día amaneció caliente o no se que pero me empezó a decir que le dolía mucho y que le pusiera una pomada , la verdad me molesto mucho porque yo no quería tocale la verga se que no me podía hacer nada ya que no se podía ni levantar , así que de mala gana se la puse y mal puesta se tapo con una sabana y como a los cinco min me llamo para que le quitara la dichosa pomada porque le ardía , se la limpie apenas le tocaba pero lo hacia de mala gana y creo que lastimaba así que se agarro la verga ya estaba bien parada y le dije hay papa!!!! Y solo se sonrió la verdad la tenía bien grande y me dijo que se la agarrara bien con una mano y con la otra lo limpiara, así q después m dijo q mejor se lo sobara ya sabrán como !!!

Así que el me enseño como hacer ese vaivén puso una toallita y ahí termino pero yo no vi cuando termino, así empezó todo a cada rato me hacia que le “sobara” hasta que ya no me desagradaba del todo sentía como se ponía duro en mis manos y así pasaron los días la primera vez yo le platique a mi mama lo q m había pedido mi papa pero no le dije que se había venido ya q no sabia que era eso y mi mama dijo hay si hija pobrecito de tu papa se debe de sentir muy mal así que como no lo tomo a mal pues yo seguía haciendo lo que mi papa me pedía. Un día me dijo hay mijita me duele mucho ven por favor y dame una sobada y aliviame si? Por favor y fui como todos los días ya eran varias veces al día pero no siempre terminaba y ese día me dijo que si le daba un besito haber si se le curaba mas rápido le dije que no y me dijo andame mi niña q solo tu me curas me agache y le di un beso rápido y me pedía otro y otro hasta que ala siguiente vez me dijo que serrara mis ojos y que abriera mi boca q confiara en el le hice caso y se la empece a mamar solo se quejaba y gruñía me quite y le dije te estoy lastimando papi hay no mi niña me estas curando y me empujo la cabeza y volví a meter su tranca en mi boca y seguí mamando supongo qe lo hacia mal pero el estaba fascinado me quito la cabeza me hizo menearla con la mano puso una toallita y termino después de unos días se pudo levantar porfin y en una ocacion me había salido de bañar estaba con la toalla envuelta cuando entro al cuarto con la verga bien parada y me dijo mira ven creo q me duele un poco y de lo mas normal le dije si pa ahorita te voy a sobar como siempre y me dijo oye mi amor porque no me pones de tu pomadita yo no entendía a q se refería el y le dije si pa ahorita déjame cambiar si y me dijo mira se sentó en mi cama y me dijo cuando me sobas hijita no sientes cosquillitas aquí y me toco mi conchita encima de la toalla y le dije porque papa y me dijo sientes o no ? Q no te has sentido como mojadita?

Y le dije no se no me he dado cuenta entonces me dijo mira sobame y le dije si pero deja me cambio si ya un poco molesta no hija sobame ya ahorita se acostó y empeze a sobarlo( masturbarlo) enseguida en metí su mano debajo d la toalla m espante y le dije no agas eso!!! Y me jalo y me dijo ven q no t voy hacer nada malo y me toco mi concha y me dijo hay mija si te mojas yo no entendía así q me agarro mi mano e hizo q me tocara y efectivamente estaba mojada y me dijo ese es una buena pomadita y le dije q como q pomada papa? Si amor si me regalas un poco de esto me voy a curar rápido así como cuando me das besitos , así y como papi ? Como la quito para ponertela? Mira enserio quieres q papi se cure si papi pues mira en lugar de sobarla con tu manita me la vas a sobar con esto tocándome mi conchita muy húmeda le dije ok! Me dijo mira me voy a acostar y tu te subes en mi y luego papi ahorita vas aver . Se acostó me subí en el y empezó a tallar su verga en mi clítoris el se movía y yo empeze a sentir buen rico empeze a gemir me estaba volvindo loca ahhh ahhh ahhh mijita me estas curando sigue así mi niña q vas a soltar mas pomadita para papi mmmm ahh yo no podía mas y me dijo te gusta y yo le decía que si quería mas sentía rico pero quería mas hasta que empece a gritar estaba teniendo un orgasmo el primero y curando a papa me quite y el seguía masturbandose hasta que termino ahí si lo vi c omo salían chorros de algo blanco q callo en su pecho desnudo papa estaba bien de cuerpo me dio un beso de poquito n los labios que lo hacia seguido y me dijo gracias amor vas a ver que papa se va a curar pronto sobre todo con esa pomadita que tienes aquí y me toco mi conchita todavía mojada me limpio se limpio el y me pregunto que había sentido y le dije q no sabia q sentí bonito pero fue muy extraño no hubo penetración, pero la verdad me hubiera encantado tener esa verga dentro de mi ,papa falleció dos años después en un accidente d carro y en algunas ocaciones mas nos masturbamos y se la mamaba y solo una vez el me la mamo pero que rico.

Este es mi relato espero q les guste no se lo había contado a nadie. No se si estoy enferma por pensar así pero no lo puedo evitar ahora entiendo porque mi mama estaba tan feliz ahí ya que muchas veces la vi encima de mi papa coge y coge

Mi hermanito Lucas

Mi hermanito Lucas y yo

Bueno primero me presento, mi nombre es Laura y tengo 24 años, formo parte de una familia de clase media alta con la cual me llevo muy bien, mis padres y mi hermanito Lucas de 18 años de edad.
Todo comenzó hace un año más o menos cuando volvía de la facu. Llego a casa y mi madre me pide de favor que cuide a Lucas en su ausencia, ya que ella y mi padre viajaban a Necochea a causa de la muerte de uno de sus amigos en común. Por supuesto yo no tenia ningún problema ya que adoro a mi hermanito y el a mi, desde siempre hemos sido muy unidos, además me encantaba que me defendiera de los hombres malintencionados que me miran con deseo, en especial de sus amigos que son flor de pajeros. Verán soy una chica de estatura media 1,65 y peso 55 kilos, tengo copa D en busto, una cintura delgada, cabello largo negro, ojos miel y bueno soy bastante atractiva,. Lucas es un chico alto 1, 80 de estatura, de tés blanca, cabello negro y ojos verdes. Tiene un cuerpo muy atlético ya que practica mucho deporte.

La primera noche que nos quedamos solos invitamos cada uno a sus respectivos amigos. Lucas invito a Matías y Jorge de 18 y 19 años. Y yo invite solo a Cecilia, mi compañera de la facultad. Mientras los chicos jugaban a la play, nosotras nos preparábamos para salir al boliche. Alrededor de las dos de la mañana cuando nos disponíamos a salir, Matías le grita a Lucas-“Che Lucas, vas a dejar salir a tu hermana vestida de esa forma?. A lo que Lucas me mira y me inspecciona de arriba a bajo, notando la corta pollera que me había puesto, con una remera ajustada al cuerpo y tacos de aguja. Con la cara completamente roja me dice:

Lucas- Che hermanita, no te parece que estas muy destapada? Digo porque es peligroso. No es mejor que te quedes en casa hoy o te pongas otra ropa ¿

Yo completamente irritada lo ignoro y me voy dando un portazo, ese día estaba muy indignada. Alrededor de las 6 de la mañana vuelvo a casa y me encuentro con un desorden bárbaro; había botellas tiradas y Matías y Jorge dormían en el sillón. Enojadísima por la situación, sumado a la mala noche que había tenido, subo rápido las escaleras para buscar a Lucas. Cuando entro en su habitación, él estaba completamente borracho, medio desnudo durmiendo a la mitad de la cama. Trato de acomodarlo y cuando lo doy vuelta, tenía el miembro completamente erecto. Yo no podía creer lo desarrollado que estaba mi hermanito. Me lo quede observando un rato debido al asombro. Pero luego subí rápidamente su ropa interior y lo acomode en la cama, cuando estoy por irme a mi habitación, siento que me tiran fuertemente del brazo, provocando que caiga sobre mi hermano. Lucas estaba despierto, me mira un rato y me pide que lo acompañe. Lucas-“Hermanita quédate conmigo un ratito, me siento mal”. A lo que yo respondo. “Solo hasta que te sientas mejor”. Nos acostamos en la cama, yo todavía vestía la ropa del boliche.

Acostada de lado, siento como mi hermano se acerca y me abraza fuertemente, susurrándome al oído cuanto me amaba. Lucas-“Sos la mejor hermana del mundo y te amo, te amo. Nunca me quiero separar de vos”; yo en ese momento estaba un poco asustada por la forma en que se comportaba mi hermano, y de pronto siento como su pene se ponía duro y se arrimaba a mi cuerpo. Yo no podía creer lo que estaba pasando. Entonces me levante rápidamente y me fui a mi habitación. Al día siguiente cuando despierto, seguía desconcertada a causa de lo que había ocurrido. No paraba de pensar, me pego un baño y bajo a la cocina para desayunar. Cuando llego noto que todo esta ordenado y Matías y Jorge ya se habían ido. Para mi sorpresa Lucas ya estaba despierto y desayunando en la cocina, consiente de lo que había pasado y sabiendo que seguramente Lucas no recordaría nada de la noche, me dispuse a saludarlo como de costumbre y a desayunar normalmente. Cuando termino me dirijo hacia el living para mirar tv y de nuevo siento que alguien me tira fuertemente del brazo, era Lucas. Me puso contra la pared subiéndome a sus caderas y haciéndome sentir su gran pene erecto. Comienza a besarme de una forma apasionada y violenta; yo completamente desconcertada trato de zafarme, pero es inútil. “Que haces Lucas?”.
L-“Perdóname hermanita, perdóname. Pero no doy más. Lo que te dije anoche es cierto, yo te amo, te amo y te deseo con toda mi alma. No quiero que ningún otro hombre en la tierra te toque, te mire. Yo quiero que vos seas solo mía. Por favor déjame amarte”.

Yo seguía completamente desconcertada, no podía creer lo que estaba escuchando, lo que estaba viviendo. Mi propio hermano menor me tenía contra la pared frotándome con su gran pene mientras me besaba apasionadamente. Yo pensaba que estaba mal, muy mal. Pero en ese momento el morbo de acostarme con mi propio hermano pudo más y lo deje seguir. “esta bien Lucas, voy a dejar que hagas lo que quieras conmigo”. Con solo decir esas palabras, mi hermano me arranco la ropa del cuerpo, me tiro contra el sillón y comenzó a besarme todo el cuerpo, hasta bajar a mi clítoris. Nunca en la vida había sentido algo como eso, fue el mejor sexo oral de mi vida. Mientras me comía toda, susurraba que me amaba, que era perfecta, que hace mucho tiempo quería hacer esto. Luego coloco la puntita de su gran pene en la entrada de mi intimidad y comenzó a frotar. Yo sabía que no había vuelta atrás. Pero lo deje de todas maneras y con una sola estocada introdujo su duro caño en mi vagina. Debo decir que me rompió toda. Yo no paraba de gemir y el tampoco. En ese momento Lucas no era mi hermano, sino un hombre apasionado que estaba sumergido en la sed de la lujuria. Mi hermano recorría con sus manos todo mi cuerpo, besaba mis pechos con desesperación, como si fuera el fin del mundo. Era una atmosfera apasionante. Y yo gemía entre el placer y el dolor que sentía teniendo el sexo de mi hermano dentro de mí. Lucas me sentó arriba suyo y lubricando mi ano de forma circular, procedió a ir metiendo poco a poco su gran pene. Yo no paraba de gritar, el me tapaba la boca, me decía que me amaba, que nunca iba a dejar que nadie mas me tocara.

En ese momento cuando lo escuche, no me importaron sus palabras. Lo único que yo quería, era seguir disfrutando de su gran miembro acariciando mi interior. Estuvimos alrededor de 2 horas haciendo el amor. Cuando acabamos el me abrazo fuertemente y me pidió disculpas por su comportamiento, pero que todo lo que había dicho era cierto. Me amaba, mi propio hermano estaba enamorado de mí. Nunca antes me había dado cuenta, ya que él siempre fue muy sobreprotector como les había dicho anteriormente. Al día siguiente yo seguía pensando en lo que había pasado, acostada en mi habitación. Cuando escucho que la puerta se abre. Era Lucas, yo me hago la dormida y él se acerca lentamente.

Comienza a besarme muy dulcemente, se arrima hacia mi cuerpo y me abraza fuertemente. Yo supuestamente seguía dormida. Y de nuevo comienza a susurrarme que me amaba. Me voltea y comienza a acariciarme todo el cuerpo, esta vez de una manera muy cariñosa. Me desabrocha la camisa y toca mis pechos, los besa, chupa y muerde. Yo no podía mas con la excitación, abro los ojos y todo comienza de nuevo. Mi hermano cada vez que puede entra en mi habitación y me hace el amor. El único problema que tenemos ahora, es que yo me voy de viaje con dos amigos a Brasil por 3 semanas. Cuestión que tiene muy preocupado a mi sexópata hermanito. En este momento esta tratando de convencerme para acompañarme, pero voy a hacerlo sufrir jajaj. Quiero que me extrañe y desee durante estas semanas que me voy. Para volver y disfrutar del mejor sexo.

Obviamente me voy a divertir con otros hombres en Brasil, sin que mi hermanito querido se entere.

En el Regazo de mi Hijo

Relato encontrado en la red, quiero compartirlo con todos debido al alto grado de exitación que me dio al leerlo.

Sobre el regazo de mi hijo.

Estábamos en la playa, yo estaba alistando mis cosas para meterlas en el coche, mi hijo estaba tomando las últimas olas con su tabla de surf y mi marido apareció entonces con un refrigerador enorme en sus brazos. -¿Qué es eso que tienes ahí?, le pregunte

-“No vas a creer lo mucho que he pescado ahora cariño”, sonriendo me dijo: – “Cada pez que atrapaba traía tras de si otro pez aun mas grande, tuve incluso que tirar algunos al océano porque no había más espacio en el refrigerador”.

-Vaya le dije, este debe de haber sido tu mejor viaje. Continúe la conversación mientras veía como mi hijo se caía de la tabla de surf a causa de una ola. – ¿Yo solo quiero saber cómo piensas conseguir que todo quepa en el coche, recuerdas como venimos de llenos verdad?

El me dijo: -No te preocupes tanto estoy seguro que podemos hacer que encaje si amontonamos algunas cosas. Su mente todavía estaba en el barco y se dio cuenta de que el espacio podía ser un problema

Yo y mi marido empezamos a limpiar las cosas y ordenar todo para meterlo en el coche, el coche es un sedan pequeño de cinco puertas, de alguna manera todo el pescado, la ropa, una hielera extra que compro mi marido en la playa y otras cosas más, quedaron debidamente acomodadas dentro del coche, claro está que con cierta dificultad, la playa nos queda alrededor de 2horas de camino, generalmente viajamos por la mañana y nos vamos tarde, de esa forma podemos maximizar el tiempo de sol que tenemos en la playa.

Íbamos apretados y la tabla de mi hijo fue algo que empeoro las cosas, los asientos de atrás tuvieron que plegarse para poder llevar la tabla, la tabla se metió en posición vertical, con la cola tocando el tablero y la punta tocando el baúl, alrededor de la tabla iba el equipo de pesca de mi marido, los paraguas, toallas y todas las cosas que uno puede utilizar en la playa.

Cuando metíamos en el coche yo no dije nada respecto al espacio, ya que se molestaría Eric, mi marido, pero yo sabía que únicamente quedaría dos asientos para utilizar, el del conductor y el del pasajero. Intentó muchas cosas pero sin resultado, cuando ya me estaba hartando de ver que solo quedaban dos espacios, mi marido llamó a nuestro hijo:

– Hijo ven, ayúdame a acomodar las ultimas cosas y siéntate en el asiento del conductor, déjame ver cuánto espacio queda.

-Está bien papá. Dijo el de mala gana, reacomodando la tabla de surf para que pudiera tener más espacio de abrir sus piernas. Después de un momento de silencio y sin ninguna intención de dejar nada en la playa por fin me dijo:

– Cariño, porque no te vas de regreso a casa en el regazo de David, no te importa verdad hijo?

Mi hijo no dijo nada por no incomodar a su padre, aunque yo podía ver su incomodidad, así que al final le dijo: -Ho si claro, no hay problema.

-Cariño, en realidad lo dices en serio, sería muy incomodo para mí y para David que yo fuera sentada en su regazo todo el camino a casa.

-“Es solo un viaje de dos horas, vamos a estar en casa antes de que lo sepas”.

Podía ver en su rostro una expresión de suplica, -Esta bien, lo haré pero me deberás una!. Me metí en el coche y me senté en el regazo de mi hijo, mientras que Eric cerró la puerta, por la tabla de surf mi hijo yo solo podía verle la cara a mi esposo.

-“Listo” dijo él y arranco el coche, ese “Listo” era en un tono de afirmación más que el de una pregunta.

– Hijo te sientes bien ahí abajo

-“Si mamá”

-Está bien, solo dime si quieres que me acomode para redistribuir mi peso.

-“Esta bien mamá”

Eric y yo fuimos novios en la universidad, yo la termine después que el, ya que me dejo embarazada a los 18 años, actualmente tengo 38 años y creo que estoy en buena forma, mido 172 y peso 130 libras, hago ejercicio, tengo el pelo castaño un poco corto. Yo siempre he sido muy coqueta siempre respetando a mi marido claro, pero tengo que decir que me gusta calentar a los hombres, llevo faldas cortas, vestidos de una sola pieza, pantalones ajustados en fin.. yo sé lo que les gusta a los hombres y me agrada darles un espectáculo de mis piernas o mi culo.

Aquel día yo llevaba un vestido amarillo que me llegaba arriba de las rodillas, en la playa me puse un bikini color naranja, la parte superior de mi bikini quedaba debidamente ajustados a mis pechos pequeños y la parte inferior consistía en un pequeño triangulo que en la parte delantera hacía que se me viera un pequeño bulto de mis labios vaginales, en la parte de atrás había un triangulo más grande que cubría las tres cuartas partes de mi culo redondo y apretado.

Al irnos de la playa me puse mi vestido amarillo sobre el bikini y pensaba en lo incomodo que era llevar un vestido corto y estar sentada encima de mi hijo. Aunque Después de todo , ¿por qué un chico de 18 años quisiera penetrar a su madre de 38 mientras está sentada en su regazo en un viaje de 2 horas? Como he dicho, yo soy bastante coqueta, así que pensé en pasar un rato divertido y hacer sentir incomodo a mi hijo.

Las piernas de mi hijo iban bastante juntas mientras que las mías iban un poco más separadas y alrededor de las de él. Mi hijo únicamente vestía un bañador, uno de esos floreados, todavía estaba un poco húmedo y arriba vestía una camiseta, intentaba no tocarme y mantener un poco la distancia.

-Owww me queje. Mientras hacía mi cuerpo para adelante hasta que pude llegar e mis pies.

-“Estas bien cariño?”. Pregunto mi marido sin saber lo que estaba pasando

-Estoy bien, solo es un calambre, voy a estar bien. Fingiendo que tenía un calambre en la pantorrilla me la acariciaba mientras movía mis caderas en el regazo de mi hijo.

Mi hijo dijo tembloroso: “Necesitas algo mamá”, pude notar su voz con un poco de nerviosismo

-NO, le conteste, solo necesito frotarme un poco la pantorrilla, es que esta posición te resulta incomoda? Sabía que él estaba bastante incomodo y que seguramente me estaba odiando por hacer aquello.

El me dijo “No, está bien, no quiero que te duela nada”

Yo le dije – Bueno si quieres que no tenga dolor, hay algo que puedes hacer por mi. Al frotarme la pantorrilla pude sentir un bulto distinto entre mis piernas, mi continuo roce hizo que mi vestido se levantara ya que era muy corto de manera que mis muslos quedaron desnudos y mi ropa bikini y mis nalgas quedaron presionadas con el bañador de tela delgada de mi hijo, podía notar que su pene estaba semi erecto. Vi que mi hijo se puso un poco incomodo y una de sus manos empezó a jugar con la tabla de surf como para distraerse.

El respondió a mi pregunta “Por supuesto, cualquier cosa que necesites mamá.” su voz sonaba MUY nerviosa y al final puso sus manos sobre sus muslos pero sin tocarme.

-Sabés ya que estas en esa posición, no te gustaría darme un masaje en la espalda, es que estoy bastante tensa.
Mi hijo sabía que si hacía cualquier tipo de contacto físico causaría una erección completa y bastante dura de su pene. “No sé si puedo mamá, es que estamos bastante apegados aquí”

– Por favor, dije yo haciendo un puchero de niña mientras me volteaba para verle a la cara
Su padre que nos estaba escuchando dijo: “David, no hagas que tu madre te ruegue, necesita un masaje, así que frota su espalda!”

– “Si es lo que quieres”

– “Tu madre lo está pasando mal ya tiene suficiente con ir sentada en tu regazo, es tu trabajo hacer que se sienta cómoda, así que has lo que te pide, has entendido?”

“Sí, claro”

“Bueno, ahora has lo te dijo tu madre”

“Está bien”

-Gracias David te lo agradezco, le dije mientras presionaba mis caderas contra él.

David se acerco y puso sus manos en mi espalda baja después de unos minutos me volví hacia él y le dije: – Esto no está bien, ayúdame con esto y entonces será mejor. Sabiendo que mi esposo no podía ver nada, entonces tome las manos de mi hijo y las lleve por todo mi cuerpo hasta llegar al último botón de la parte frontal de mi vestido. Mi hijo no supo que hacer, literalmente se congelo mientras yo podía sentir su cercanía cerca de mis muslos interiores seguramente el podía sentir el calor de mis piernas.

-Vamos David, necesito tu ayuda con esto

– “David!”, grito su padre, “No quiero volverlo a repetir otra vez, Haz lo que te dice tu madre”

– “Estás seguro de que es lo que quieres, papá?”

– “No seas negligente hijo, quiero que hagas lo que tengas que hacer para que tu madre se siente bien, has entendido?”.

– “Está bien, papá”, y mi hijo empezó a desabrocharme lentamente el vestido veraniego.

Respire hondo al sentir el aire acondicionado soplando en mi piel desnuda y ver que mi vestido se retiraba lentamente dejando ver mis piernas bronceadas y mi abdomen plano. Cuando mi hijo llego al último botón le dije:

“Déjame ayudarte con este”, y con las manos en la parte superior desabroche lentamente el último botón.
Ahora podía sentir la tela delgada y un poco húmeda del bañador de mi hijo, el aire acondicionado y la humedad solo hizo que me erizara y que ese zona se sintiera un poco más caliente.

Mi hijo actuaba como si nada, creo que se sentía bastante incomodo pero era un niño bastante ingenuo así que él no sabía lo que le esperaba, si nunca había tenido pensamientos sexuales conmigo, ahora estaba recuperando el tiempo perdido… o por lo menos su polla desde luego que sí.

-Mucho mejor le dije, y moví mis hombros para que el vestido se deslizara hasta el regazo de mi hijo, luego tire de él hacía abajo para que finalmente lo metiera entre mis piernas y callera en el piso del coche.

Viajamos así como unos 10 minutos mi hijo masajeándome mi espalda y en ocasiones yo le pedía que lo hiciera más fuerte o más suave en diferentes partes de la espalda.

-Más arriba le dije y él me masajeo la parte superior pero encontró un obstáculo, la cinta de mi bikini, así que le dije

-Espera que esto no se siente tan bien, me quite lentamente el nudo del bikini, sin quitármelo completamente.

-Ahora vuelve a intentarlo

Después de unos momentos le seguía dando instrucciones, más a la derecha, más la izquierda, más, más, más, hasta que las puntas de los dedos se la mano izquierda se movieron alrededor de mi cuerpo y tocaron la parte lateral de un seno, en este momento la parte posterior de mi bikini casi había caído.

– Ahora mueve la otra mano a la derecha, más, más, más. Continué de la misma manera hasta que ambas manos de mi hijo casi me tocaban los pechos, pero aún no se atrevía a nada más. – mmmmm le dije…

Mi esposo al escuchar mi gemido dijo –“Como lo está haciendo cariño?”.

Yo le dije provocando a mi hijo: -NO puedo mentir, no es el mejor masaje que me han dado, creo que es un poco tímido ya que soy su madre”

– “Eso es cierto David?, no hay nada malo en ser tímido, pero tu madre necesita tu ayuda justo ahora”

– “supongo” respondió nuestro hijo

-“Hijo, si tu madre quiere un masaje más fuerte, eso es lo que tienes que hacer”

-“Estas seguro papá?”

-“No me obligues a decírtelo otra vez David”

-“Está bien” dijo él. Finalmente, el comenzó a masajear a los lados de mis senos de nuevo, yo me apoye más a él poniendo mis manos en el tablero y empujando hacia atrás de manera que sus manos quedarán en mi pecho o mejor dicho, sobre mi delgado bikini.

-Mmmmm…. mucho mejor

Mi esposo interrumpió: – “Cariño, nunca me dijiste si querías ir venir a la fiesta de verano de mi empresa”

-ohh, mmm si claro que iremos, le gemí yo, mientras mi hijo masajeaba mis pechos. Mi hijo estaba jugando con mis pezones cuando mi esposo continuo: -“Es en el centro del nuevo club, ellos traerán buena comida y un montón de bebidas y tal vez podamos bailar un poco en la pista de baile”

– Más abajo, hijo

-“¿Qué dijiste?”

-Nada Eric estaba pensando acerca de cuánto tiempo ha pasado desde que me sacaste a bailar. Mientras decía esto las manos de mi hijo bajaban por mi estomago caliente

-Tú sabes cómo me gusta mover mis caderas, cuando termine esta frase arque mi espalda y moví las caderas en el regazo de mi hijo, ayudándome de mis manos sobre mis caderas menee el culo como si fuera una bailarina de stripper bailando sobre algún hombre, solo que ese hombre era mi hijo.

Mi hijo no reaccionaba pero de algún modo no le disgustaba que su madre le hiciera eso, y lo duro de su polla me lo confirmaba, después de todo yo era una mujer con un cuerpo atractivo fuera o no fuera su madre.
Luego mi marido dijo -“Así que, ¿Qué piensas sobre la fiesta?”

– Déjame pensarlo un poco más, bajando un poco más la voz le pregunte a mi hijo: -Como se siente?

– “Muy bien mamá”

– Quieres que me detenga?

– “NO mamá”

-Yo tampoco. Baje mis manos hasta los pequeños nudos de la parte inferior de mi bikini, luego los desate lentamente y luego tire de él, eso dejo mi coñito mojado al aire frío. -Ohhhh… Susurre mientras mi coño caliente se ponía en contacto con el aire frío.

Podía escuchar la voz de mi marido hablando mientras la mano de David buscaba lentamente mi rajita mojada, luego por fin llegó, toco el coñito depilado de su mami y su mano se deslizó de lo mojado que estaba mi coño, lo que me hizo gemir en cada toque de su mano.

-“Debería haberme cambiado” le escuche al fin a mi marido luego de estar tonta de tanta excitación

-Que has dicho Eric?

-“Debería haberme puesto los pantalones secos al salir de la playa, todavía estoy mojado”

– YO también estoy mojada cariño. Dije mientras mi voz se apagaba

-“Estas demasiado húmeda?”

-Sí, estoy MUY mojada

-“Te molesta eso David, tener a tu madre húmeda en tu regazo”

Mi hijo estaba tan absorto jugando con mi coño que le costó contestar, pero por fin dijo:

-“No papá no me molesta, de hecho tenerla encima y mojada se siente agradable, solo que ojala estuviera más mojada para sentir mucho más tibio”.

Mientras decía un dedo se deslizó en medio de mis labios mientras mi coño seguía goteando.

-Mmmmm… gemí de nuevo mientras puse la cabeza sobre el hombro de mi hijo.

Mi hijo subió otra mano pasando por mi abdomen y llego hasta un seno, mientras tenía enterrada una mano en medio de mis piernas la otra ahora me masajeaba un pecho.

YO apenas podía pensar con claridad, mientras el dedo de mi hijo que subía y bajaba por mi coño por fin descansaba sobre mi clítoris. El Toco mi clítoris y lo empujo en un primer momento y luego lo hizo rodar entre sus dedos, yo mientras tanto hacia movimientos circulares de mi culo desnudo sobre el regazo de mi hijo, perdí la noción de la realidad empecé a tocar los mulsos de mi hijo, luego mis pechos y luego mis piernas. No podía soportarlo más.

-Me vengo…. empecé a jadear

-“Que has dicho cariño, no puedo escucharte por la radio”

-“Me estoy corriendo” Dije sin pensar siquiera en lo que estaba diciendo

-“¿Qué?” dijo mi marido

-Me corro…….mmmmmmmmm

Casi grite mientras que mi marido apago la música, mi cuerpo se estremeció cuando los dedos de mi hijo entraron en mi vagina hinchada, yo soy de las mujeres que segregan mucho liquido cuando se corren así que los dedos de mi hijo como mi coño, la parte interior de mis muslos y el bañador de mi hijo estaban empapados de mis flujos.

– “Que dijiste cariño”

– Nada Eric, que mañana empezare a correr de nuevo… dije mareada por el placer

-“Esta bien cariño, me parece una buena idea.” Dijo ajeno al orgasmo que me había hecho llevar nuestro.

-No puedo esperar para que (me) corra de nuevo dije, mientras me recostaba sobre mi hijo, con el corazón
palpitante y con mi chocho contrayéndose de un tipo de orgasmo totalmente nuevo para mi

-“Que tal estas David, haces que tu madre se sienta cómoda?”

-“No lo sé, como te sientes mamá”. El muy cabrón estaba bromeando…

-Por dios, respondí, Estarías muy orgulloso del buen trabajo de nuestro hijo, me está cuidando bien.

-“Eso está muy bien hijo, que cuides a tu madre, continua haciéndolo”

-“Por supuesto papá voy a llegar hasta el final”

-“Sabes” dijo mi marido, mientras golpeaba la tabla de mi hijo con los nudillo, “Esta tabla es mucho más grande que la anterior”.

-Sabes hijo, respondí yo, tu padre tiene razón es bastante larga, mientras decía esto, tenía las manos en medio de mis piernas acariciando la polla de mi hijo sobre su bañador.

-“No sé cómo le das mantenimiento a esta cosa y cómo puedes montar sobre ella” dijo su padre

-“Bueno” respondió mi hijo, “Por lo general se mantienen en su estuche, así que lo primero que tienes que hacer es desenvolverla” Mientras dijo esto yo jale los remaches de su bañador liberando su larga y tiesa polla. Con mi bikini en el piso podía sentir su polla caliente en medio de mis muslos por lo que abría y cerraba mis piernas para darle placer a mi hijo, mientras tanto mi hijo seguía hablando. –“Entonces tú necesitas papá, tratar muy bien a la tabla, yo la froto con cera cada vez que la uso.” Y mientras decía eso yo frotaba su larga polla con mi mano.

Su padre continuo: “Además parece muy dura, como si fuera hecha de madera, tu última tabla que no estaba hecha de plástico o fibra de vidrio?”

-“Si claro papá, esta, es toda de madera”

-“Hay que frotar durante toda la madera suavemente”. Mientras decía eso yo pasaba la polla de mi hijo sobre mi coño lleno de flujos mientras susurraba de placer…

-“Tienes que abrir bien las piernas para conseguir una buena postura”, entonces mi hijo abrió mis piernas, “Luego debes de encontrar una apertura agradable papá”, ahora su pene estaba sobre mi palpitante y mojado coño, “Y luego, lo demás es muy fácil” Y me senté en la polla de mi hijo sin aliento mientras él me penetraba. “Y luego cuando encuentras una buena ola, la montas durante todo el recorrido, no piensas en nada más papá, solo en montarla y disfrutar del momento.” Su polla se deslizaba lentamente sobre mi coño centímetro a centímetro, cuando estuvo todo dentro, hice una pausa para sentirme llena de la polla de mi hijo y sentir esa sensación de tener un buen trozo de carne dentro de la vagina.

-“Me imagino que no todos podrían manejar una tabla tan grande”. Dijo mi marido mientras meneaba la cabeza como inspeccionando la tabla

-“Tienes razón” Dijo mi hijo, temiendo que su padre metiera la cabeza por la pequeña hendidura, aunque eso sería imposible claro, ya que necesitaba perder el control del vehículo.

Por fin yo dije, -para manejar una de esas tienes que practicar mucho, y mientras decía eso movía mis caderas de forma circular sintiendo cada centímetro de mi hijo dentro de mí.

-Yo creo que podría manejar una tabla tan grande. Dije

-“Claro que sí,” dijo Eric, mi marido, con un tono un tanto burlón.

-Hey le dije yo, yo podría montar esa pieza de madera durante todo el día si tuviera que hacerlo. Dije mientras me incline y puse mis manos sobre el tablero y luego comencé a moverme arriba y abajo sobre la polla de mi hijo a unos 75 cm de mi marido.

-“Que crees David” dijo él.

-“Crees que tu madre pueda montar algo así”

-“mm Yo, esto, mmm, yo creo que sí papá, podría hacerlo perfectamente”

Cada vez sentía más cerca clímax de mi hijo, deje de moverme de arriba abajo para continuar restregando mi culo en su regazo con su polla metida en mi coño goteante y mojado, mientras él me tocaba las piernas y los pechos.
“Unnngnhhh…” Un suave gemido vino de la boca de mi hijo, signo de que se acercaba su climax
Sintiéndo que estaba cerca el orgasmo de mi hijo dije algo divertido para culminar el acto.

-Hijo, quisieras venir conmigo mañana a correr, -quisieras correrte, susurre después, mientras me retorcía sobre la polla de mi hijo tan duro como podía.

-“Ho si claro mamá, quiero correr…me contigo”

-Como hijo, irás solo o te corres conmigo? Dije yo burlonamente

-“Quiero Correr-me contigo mamá”

-Seguro que no sentirás pena de correr-te junto a tu madre hijo

“No..” el estaba seguramente de durar hasta el último segundo, “Me correré cuando quieras mamá”

Por fin mi marido dijo: -“De que están hablando?”

-David me dijo que quiere correr con su madre

-“Sí papá quiero correr con mamá”

-“A donde irán a correr” dijo mi marido totalmente ajeno a que en cualquier momento nuestro hijo me llenaría de
semen.

-Siempre y cuando corramos juntos no hay problema donde vayamos, le dije yo, Verdad hijo?

-“Claro mamá!” dijo mientras su polla exploto con una gran cantidad de leche que me lleno por completo el coño, tuve que detenerme en el tablero de la contracción de la ingle de mi hijo.

-Me gusta cuando nos corremos juntos le dije al fin… mi voz era temblorosa y apagada, mi coño apretó alrededor de su polla mientras me venía con él. Mi coño palpitaba con cada ráfaga de leche que escapó de su polla, moví mis caderas por unos minutos más para sacarle a mi hijo hasta la última gota de leche. Mis jugos vaginales y el semen de mi hijo empezaron a salir combinados de mi coño.

-“Tienen hambre” dijo mi marido

-Me siento muy llena ahora, le dije

-“Estoy bastante cansado papá”, mejor otro día

Después de la tremenda corrida me puse de nuevo mi vestido pero sin ropa interior, teniendo cuidado de mantener el pene de mi hijo dentro de mi hasta que llegáramos a casa.

-“Deberíamos hacer esto más seguido” Dijo mi marido, la voz de mi marido se sentía bastante lejana.

-Estoy de acuerdo le dije, y a ti David, que tal te pareció?

-“Muy bien mamá, podría hacerlo todos los días”

Me deje caer sobre el regazo de mi hijo, mientras él me agarro un pecho mientras con la otra mano seguía tocando mi coño haciéndome correr por última vez, ya muy cerca de casa

Cuando llegamos a casa después de bajar las cosas, estaba en la cocina con mis muslos pegajosos y mi coño mojado y lubricado de semen. Luego mi marido me dijo que tenía algo en la pierna, yo me vi y era un poco de leche de mi hijo, yo simplemente lo tome y me lo esparcí por la pierna, le dije

-Es un poco de crema bronceadora.

MI HERMANITA ROMY

HISTORIAS VIVIDAS CON MI HERMANITA

Cuando tenia 14 años pensaba en sexo todo el dia y me masturbaba a cada momento… un dia vi a mi hermanita romy de 8 años
bañandose totalmente desnuda, alli me di cuenta porque mis familiares le desian cucharita… romy era una niña delgada como
de 1 metro 30cm pero tenia algo que llamaba mucho la atencion..era muy quebradita y tenia un tracero mas grande de lo normal para su edad
por eso le decian cucharita de cariño..(yo creo que todos mis tios y mis primos la llamaban asi, pero en el fondo estaban
pensando en ver una potra en unos años)

Desde entonces me empece a interezar por ella, esperaba que todos salieran para jugar con ella
le enseñe a besar poco a poco le fue gustando, siempre venia a mi cuarto para besarnos a escondidas, yo aprovechaba para acariciarle su
esas curvas y ese culito paradito que tanto llamaban la atencion. con el tiempo iba avanzando y mientras la besaba trataba de meterle el
dedo a su conchita, pero le dolia y poco a poco se fue alejando de mi, hasta q me di cuenta de que era muy miedosa y se ponia super sumisa cuando
alguien la gritaba o la amenazaba con pegarle… yo supongo que era porque mi padre le gritaba y le pegaba porque era travieza
y seguro estaba medio traumada..como les dije ella ya no queria acercarce mas ami…

Yo dia tras dia me masturbaba viendola jugar
cuando caminaba con sus licras o esas pantalonetas señidas a su figura moviendo ese culazo que tenia, toda quebradita, como pidiendo
que alguien la coja ya…un dia que todos nos dejaron solos ella se puso a jugar en el cuarto de mi madre, estaba con una mifaldita
de esas que les ponen las mamas para que se vean como una muñequita,con sus medias blanquitas y sus zapatitos negros, ella sabia que
yo le tenia muchas ganas y no se me acercaba y siempre trataba de irse con mis padres.. pero esta vez la dejaron y yo estaba tan arrecho o exitado
que se me ocurrio un plan, empece a hacer ruidos raros , a tirar cosas para asustarla y ella no pudo resistir el miedo

Tuvo que venir a mi cuarto y me dijo que estaba asustada que algo malo pasaba en la casa.. entonces yo le repondi con mucho miedo
espero que no sea el maldito asesino que se mete a las casas, esos momentos le hice escuchar una cancion que a ella le daba mucho miedo..
y le dije- no hagas bulla que con esa cancion derrepente se marcha. pero ella cada vez se asustaba mas con la cancion y
con lo que le contaba del maldito asesino… entonces le dije espera voy a ver si esta alli o ya se fue y la deje en mi cuarto
casi llorando en silencio… sali unos segundos y regrese corriendo como si estubiera aterrorizado y le dije a romy- no hagas bulla que nos va a oir y vamos
a escondernos en el otro cuarto..romy queria gritar de terror y desesperacion pero el miedo a no ser descubierta la hacia soportar..
me la lleve corriendo y simulando estar completamente desesperado y asustado al cuarto mas lejano de la casa, cerre la puerta, la meti en la cama
nos cubrimos con unas sabanas y le dije con voz de muchisimo susto- romy aqui nos vamos a esconder pero no hagas nada de bulla o vendra a
matarnos a los dos… mientras ella dificilmente soportaba el terror yo estaba sumamente cachondo, estabamos echados de costado
yo detras de ella y sentia esa cinturita encorbada hacia atraz que terminaba en ese levantadito, llenito muy bien formado,perfecto
trasero caliente

Estabamos totalmente cubiertos con las sabanas y yo tenia el pene como una roca..mientras le susurraba al oido
que no hiciera el menor ruido porque nos descubriria yo le empece a bajar su calzonsito, separe esas nalgas calientes que harian
enloquecer a muchos si las vieran…y le empece a frotar mi pene por su anito,,, no soporte mas y le dije ya no hagas nada de bulla que se
esta acercando ella respiraba muy agitada de miedo y yo estaba apunto de lograr el maximo placer… en ese momento empuje con fuerza mi pija dura
sobre ese anito y de golpe le clave la mitad de mi pene….

Vi que queria gritar de miedo y de dolor…y le dije callate mierda porque esta apunto de entrar el maldito asesino!!!
y nos va a matar!!! ella aterrorizada cerro sus ojos llenos de lagrimas , cerro los dientes con fuerza y yo empece a meter y sacar mi fierro caliente de ese hermoso culo canela claro
lo metia y lo sacaba a placer mientras sentia como ella pujaba de dolor, mi pene que es grueso ingresaba por ese culito caliente sin problemas, ya le habia abierto
el ano, ya no aguante mas la agarre de su cinturita de abispa y la presione contra mi pene hasta llenarla de semen..ella me susurraba al oido lloriqueando y pujando ya nooo…
luego de eso se la saque la abrace y le dije gracias por ser tan valiente y soportar el miedo y lo que habia pasado era por el miedo que yo tenia
igual que ella…

Ella me abrazo sollozando de traquilidad y me dijo con cariño gracias hermanito por cuidarme ya no hay que dejar la
puerta abierta…yo tambien le agradecia en mi mente.. mi romy me habia dado algo por lo que muchos hombres moririan de envidia..
comenten si les gusto esta gran experiencia que tube con mi querida hermanita romy…

Desde el funeral

Luego de perder a su esposa un hombre descubrirá a su hija.

Abrí la puerta, prendí las luces y atravesé el vestíbulo con la cabeza gacha, me quite el abrigo y lo tiré en el sofá, mis manos reposaron un rato sobre el respaldo como para tomar fuerzas, inspiré hondo y me decidí a subir las escaleras para acabar de una vez por todas con lo que sería uno de los momentos más difíciles de mi vida. A través del corredor iba pensando como se lo diría a mi padre, desde que mamá había enfermado de cáncer él no comía, no dormía, no trabajaba, y desde que los médicos le dijeron que no había cura no dejaba de beber. Estaba acabado, el hermoso hombre que había sido, apuesto y galán, mi héroe y mi máxima aspiración era ahora un ser derrotado por el dolor y el alcohol.
Suspiré… estaba frente a la puerta de entrada con la mano en el picaporte, lo giré y el cuadro que se abrió ante mí fue devastador, no pude evitar que las lagrimas corrieran por mis mejillas, mi padre estaba sentado en el piso con una botella de licor en una mano, recostado por el borde de la cama descansando su cabeza sobre la foto de mamá. Me miró y trató de incorporarse pero le fue imposible, quiso engancharse por la manta para impulsarse y volvió a resbalar, mi llanto era cada vez más fluido y me hinqué de rodillas al lado de mi padre, lo miré entre las cortinas de lágrimas y lo abracé.

-Se fue cierto?
-Si papá… lo siento tanto!- sollocé.
Me sentía tan impotente con 28 años y al frente del equipo de oncología del hospital no había podido hacer nada más que paliar el dolor de mi madre mientras moría. Lloraba por ella y por mí, por su dolor y el mío. Pero sobre todas las cosas lloraba por el dolor de mi padre, por su soledad y por la devoción con que la había amado. Porque ahora se quedaría solo y sumido en la nada del silencio más absoluto.
Decidí que no podía permitirlo, ya había perdido a mi madre, no podía permitirme perder a mi padre.

Mi tía Toña se encargó de contratar un servicio de catering para aquellos que se quedaban con nosotros durante el velatorio, y me ayudó con los papeles que debía arreglar, todo fue muy rápido gracias a la ayuda de la familia, si hubiese tenido que hacerlo sola no imagino qué hubiera sucedido. El funeral fue precioso, las amigas de mi madre dos de ellas cantantes corales prepararon hermosas canciones para acompañarnos, se fijaron muy bien de seleccionar las preferidas de mamá, además al ser mi madre tan querida en la ciudad no faltaron las ofrendas florares y las tarjetas de consolación. Mi padre permanecía indiferente, más sobrio que nunca, desde que se enteró de la muerte de su compañera, no había bebido una sola gota.
-La voy a despedir como se merece hijita- me dijo.
Yo pensé que su gesto era alentador y que no volvería a beber, dentro de mi dolor me sentí esperanzada.
Pero al volver del cementerio de “La esperanza”, mi padre se encerró en su cuarto y no quiso salir a comer ni a atender a las visitas que traían sus condolencias durante los siguientes dos días. Estaba preocupada, como médica sabía que necesitaba tiempo pero también alimentos, y como hija sentía su dolor y sabía que lo estaba ahogando en licor.
Después de esos tensos dos días mi padre salió de la habitación de mamá y tuvimos una pequeña charla en la que él me prometió no beber más y volver a trabajar en sus negocios. No cumplió.
Intente contratar una señora para que cuidara de él pero la echó a los tres días arrojándole una botella de Vodka. Casi terminamos en un juicio, una vez más debí hacerme cargo.
Todo se complicaba, casi no dormía pensando en él y en cómo ayudarlo a salir de la depresión. Así que llame a Val, mi mejor amiga para consultarle…

-No se Ing, no me parece una buena idea… tu padre esta jodido y tu ya tienes bastante…
– Pero sigue siendo mi padre no? No puedo abandonarlo ahora
-Si solo fuera por una temporada quizás funcionaria, pero recuerda que los tíos así crean dependencias y tú tienes tu vida
– de qué vida me hablas? Esto es una mierda si dejo que se me vaya mi padre también! Solo quería tener tu apoyo en esto.
-que va tía, sabes que siempre cuentas conmigo, pero sigo pensando lo mismo…
-que cosa
-que tu padre necesita alguien que se lo folle no una hija-enfermera, jajajja
– que te jodas Val!! Siempre con las mismas chorradas, voy a cortar
-Vale pero no te enojes solo era una broma, ya sabes que con ese papurri que te cargas hasta yo le haría el favor jajajaj

Colgué, estaba muy enojada con Valeria, siempre me decía cosas relacionadas con el sexo. No se tomaba nada enserio por mucho tiempo y yo era todo lo contrario, quizás por eso éramos mejores amigas. Sabía muy bien que estaba mojando bragas por mi padre desde que lo conoció en mi cumpleaños 18 y a decir verdad por esas fechas hasta yo las mojaba por él, pero eso pasó y yo me limité a ser hija, ahora también debería ser nursery por un tiempo hasta que el mejorara. Si mejoraba…
Me mudé a fines de julio, los días eran preciosos y mi padre recibió la noticia con mucha alegría, era su única hija y ahora estaba de vuelta en su casa.
Dejó de tomar casi por tres semanas. Yo me ocupaba de todo lo que podía y contraté una chica por horas para el resto. Volvía tarde del hospital y a veces debía salir corriendo por alguna emergencia. En esas ocasiones el me acercaba con el auto y si no tenia para mucho me esperaba e íbamos a algún lugar a pasear. Yo estaba en la gloria, me daba cuenta de que mi presencia le beneficiaba y a mí él me alegraba muchísimo, cuando no bebía era un hombre apuesto y agradable, caballero y atento.
Por esos días fue que caí en la cuenta de que algo diferente me estaba pasando, me volví a sentir como la adolescente de 18 años que espiaba a su padre en los momentos más inesperados.

Una mañana en que creí que el dormía baje a buscar un café para llevarlo al dormitorio, no presté atención en que mi bata estaba abierta, no le di importancia. Tampoco llevaba las gafas ni el cabello recogido al contrario lucia revuelto. Mientras preparaba el café sentí que alguien entraba a la cocina, me sobresalté y me di la vuelta, mi padre abrió los ojos como despertándose y caí en la cuenta de que por primera vez su mirada hacia mí era extraña, como no me decía nada y solo me contemplaba atiné a cerrar mi bata roja y él se despertó de su contemplación.
-papa?
-ehh, hola hija, buenos días es que creo que estoy un poco dormido aun, como amaneciste?
-bien- sonreí- gracias, ya me voy
– sí, claro- articuló

Desde ese día comenzaron mis sesiones diurnas y nocturnas, todas dedicadas a mi padre, debía morder la almohada para no gritar su nombre cuando llegaban los orgasmos. El también cambió conmigo, se volvió más atento si cabe, y comenzó a decirme cosas muy galantes. Aun así, no dejaba de llorar a mi madre y de vez en cuando volvía a beber. Esos momentos eran los peores, debía llevarlo hasta su cuarto, desvestirlo y meterlo en la cama. A sus cuarenta y ocho años mi padre era un hombre muy sexy por lo que yo trataba de hacerlo rápido para ir a mi cuarto.

En una de esas ocasiones, cuando ya me levantaba después de ponerlo en la cama no sin dificultad porque es muy musculoso y alto, noté que estaba dormido y tuve deseos de acariciar su cuerpo para saber cómo se sentía tocar a un hombre tan viril. Acaricié su cara, recorrí su mentón rasposo con dos días de barba y descendí por su cuello hasta tocar su pecho, allí acaricia su suave bello aun sin canas, descendí hasta el estómago y noté que su respiración se aceleraba al igual que la mía, quité mis manos asustada de lo que estaba haciendo y corrí a mi cuarto. Me masturbé como nunca y recorrí mi piel con la misma mano con la que había tocado a mi padre. Me dormí llena de culpa y dolor.

A los seis meses de vivir así, comencé a salir con un doctor del hospital, muy atractivo. Nuestros encuentros eran fugaces y no pasaban de los toqueteos en la guardia y un par de besos. Habíamos arreglado para encontrarnos fuera del hospital, yo planeaba permitirle que de una vez por todas apagara todo el fuego que llevaba contenido, a cambio le entregaría mi virginidad. Si! Aun era virgen, como creen que se llega a Jefa de oncología de un hospital si te dedicas a las juergas y el sexo? Siempre mis metas estuvieron antes que el placer.
José pasaría a buscarme a las ocho y me llevaría a cenar, después ya veríamos… ese era el plan. A mi padre no le agradó mucho la idea pero me animó diciendo que nunca salía y que disfrutara de mi juventud, le pedí que no bebiera y el sonrió. Yo lucía un precioso vestido para la ocasión, era rojo de tirantes y se ceñía a mi cuerpo perfectamente, no era muy corto ya que siempre me gustaron a media pierna, pero a cambio tenía un escote muy interesante que me llegaba hasta la mitad de la espalda, de modo que no me puse bra. Mi padre nos despidió, en la puerta lo noté extraño, un poco cortado con José, quien lo saludó con un apretón de manos corto y rápido.

La cena fue exquisita, José no sacaba la vista de mi escote y mis labios, y a mí me gustaba sentirme tan deseada. Luego de salir del restaurant caminamos por la plaza y contemplamos la fuente en plan de enamorados. Al subir a su coche el ya no aguantó más y me besó, yo le correspondí sacándome las gafas para profundizar el beso. El me miró y me dijo que tenía unos hermosos ojos azules, yo lo volví a besar y me estrechó aun más, abrí mi boca y el deslizó su lengua para entrelazarla con la mía, eso fue como un latigazo para mi cerebro, comenzó a bajar un tirante de mi vestido y a recorrer el trayecto que iba desde mi cuello hasta uno de mis pezones para engullirlo voraz. Yo gemía y acariciaba sus cabellos y su espalda, el de vez en cuando me propinaba pequeños mordisquitos. Deslicé una mano por su paquete, estaba bastante duro, el metió su mano entre mis muslos y yo abrí las piernas para recibir su masaje
-mmmm…si José que bien lo haces…
-me tienes loco Ingrid, quiero follarte ya!
– espérate un poquito vamos a tu casa y te prometo que la pasaremos bien mmmm
-Interrumpiendo su masaje, dejándome a medias y con un fugaz beso en los labios, arrancó su coche y comenzó a conducir hacia su departamento.
Yo no estaba muy segura de querer hacerlo con José pero de lo que si estaba segura era de que si no me quitaba todo el deseo acumulado explotaría.
Casi llegando al departamento sonó mi celular, no iba a atender pero era mi padre así que lo hice.

-si papá? Sucede algo?
-ya te folló?- su voz sonaba quebrada, al parecer estaba ebrio
-qué dices? No entiendo
– si ya te la metió ese bastardo!
-papá estas ebrio, voy a colgar…
Antes de colgar sentí un ruido seco y ya no se oyó nada mas… me asusté muchísimo y le dije a José que debía marcharme, él se enfureció
-siempre es igual ese viejo está loco y tu vas a enloquecer con él
– ese viejo es mi padre, imbécil, y te guste o no, no puedo cambiarlo! Pegué el portazo y corrí por la calle para parar un taxi. El taxista no atinó a decir nada, seguramente advirtió mis lágrimas y se llamó a silencio.

Al abrir la puerta de casa, corrí hasta la habitación de mi padre, el estaba en el mismo lugar donde lo encontré cuando le di la noticia de la muerte de mi madre, pero no había botella de licor en sus manos ni el portarretratos de mamá.
Me arrodillé…
-papá estás bien?
-mi padre me miró y pude notar que aunque había bebido no se encontraba ebrio sino mas bien confundido
-qué haces aquí?
-me preocupe por el ruido en el teléfono
-ah eso, solo boté uno de los adornos horribles que había en la repisa, nunca me gusto…- mi padre me contemplaba recorriendo cada parte de mi cuerpo- sobre la llamada… perdona no se en que estaba pensando, ya eres adulta…
-no te disculpes papá…
– estaba pensando que quizás lo mejor será que vuelvas a tu casa, yo creo que es una buena idea…
Me puse a llorar, no por el sino por mí, porque no quería dejarlo, porque lo deseaba como hombre y me odiaba por hacerlo, por lo que estábamos sintiendo.
-ya…vale… no quieres que esté aquí contigo…
Mi padre me tomó ambas mejillas con las manos…

– No mi vida, no es eso…
– No he podido ayudarte sigues bebiendo soy una inútil- sollozé
– No mi vida, tú me has ayudado mucho, ya no bebo por lo que antes bebía, pero por este motivo necesitas irte, volver a tu vida…
Advertí cierto enigma en sus palabras pero no me quería dar por vencida.
-dime papito, en que puedo ayudarte, dime cómo y lo haré no importa lo que sea, necesito saber qué sucede
Una lágrima rodó por la mejilla derecha de mi padre y presionando mi rostro con sus dos manos acercó sus labios a los míos depositando un pequeño y corto beso.
-Yo me estremecí, todas las fibras de mi cuerpo se tensaron, quería más…
-No lo entenderías mi niña, y yo no quiero perder a mi hija, ya perdí a mi esposa.

Se hizo la luz y para mí se abrió el cielo… mi padre sentía lo mismo que yo! Me acerque a él y acerque mis labios a su oído izquierdo. Susurré
– Y si te dijera que tu hija siente lo mismo? Y si te dijera que ella tampoco quiere perder el padre pero lo necesita de otra forma…?
– Mi niña…- susurró mi padre.
Recorrí la corta distancia hasta sus labios y lo besé, el estaba atónito, profundicé el beso y mordí su labio inferior. Se despertó de la sorpresa y me estrechó entre sus brazos, abrí la boca y me recorrió con su lengua. Desesperada abrí su camisa y acaricié ese pecho que tan perdida me traía, el me ayudó y le arranqué la camisa en dos movimientos. El hizo lo propio con mi vestido del que me deshice levantando los brazos.
-No sabes cuánto he soñado esto papá…
-y yo mi niña, y yo- susurraba mi padre, se detuvo y me miró a los ojos, pude ver su deseo abrasándolo, pero fue un caballero y me preguntó- Estás segura de esto?
-estoy segura de que te amo y en cuanto a lo otro espero que seas un buen profesor…
-quieres decir…
-que serás el primero… y el último

Mi padre volvió a besarme y comenzó a bajar por mi cuello lamió mis pezones y prestó atención a cada uno, mordiéndolos y chupándolos hasta que me hizo tener un orgasmo con solo metérselos en su boca. Yo me refregaba contra el deseosa de que me poseyera, pero él se tomaba su tiempo. Bajé mis manos hasta su pantalón y le desabroché el cinto y la cremallera, en unos segundos se deshizo de la prenda y cuando volvió a mi descendió hasta mi cueva, yo sabía lo que intentaba pero nunca había recibido ese tipo de caricias, no sabía que esperar. Corrió mi tanguita blanca y abrió mis labios, yo temblaba al sentir su tacto.
-mi niña, que hermoso coñito tienes
-es tuyo papiii- gemia- haz con él lo que quie….ahhhhhhhh
Mi padre había atrapado mi clítoris con su lengua y lo tenía preso. Es cierto eso que dicen de ver todos los colores. Yo no podía pensar en nada solo sentir, presionaba con mi mano suavemente su cabeza para que me diera más y mas placer.
-ssiiii papitooo, asiii, damee mas, dame mass, siii
-nenita que rica estás, de quien es la nenita?
– tuya papiii, no pares por favor, no pares, aaahhhhh

Mi padre lamia mi chochito cada vez más rápido y cuando me acercaba se detenía para alargar las sensaciones, en uno de esos aceleres todo estalló, explotaron dentro de mi cerebro miles de fuegos artificiales y me quede como muerta. Mi padre subió hasta mis pechos y siguió besándolos y lamiéndolos.
Cuando volví en mi, acaricié su pelo y lo besé sintiendo mi propio sabor. Lo acosté en la cama y bajé hasta su miembro
-querida… no tienes que hacerlo
-lo quiero… enséñame -le dije
Mi padre me mostró mediante algunas instrucciones como comenzar a mamar su miembro, encontré exquisito ver como disfrutaba esta caricia, como su cara se transformaba a causa del placer.
-mmmmmmmmmmmmhhhh sigue así nenita ahhhhh sigue asi no paresss
– papi lo estoy haciendo bien?- susurraba yo
-uhhhhhffff muy pero muy bien…

De pronto sentí que su pene volvía a crecer y él me aparto poniéndome boca arriba sobre las sabanas y besándome.
-Ingrid… lo voy a hacer, de acuerdo?
Yo no contesté, solo me reí y lo besé. Sentí me mi padre hacía fuerzas para entrar en mí y aunque asustada me sentí dichosa, por fin tendría a mi padre adentro. Ya no necesitaría mis dedos, el me daría placer.
-mmmmmm, pa… duele
– si chiquita, es que estás apretadita, lo haré más despacio…
-no! Hazlo de una solo vez, quiero sentir como me abro para tí…
-mi padre me beso en los labios y mordió uno de mis pezones mientras empujaba de una sola vez.
-Yo sentí como si hubiesen rasgado una tela, sufrí unos segundos y después me abracé a él para que continuara aunque aun me dolía.

Comenzó a moverse muy despacio, pero cuando escucho mis primeros gemidos aceleró el ritmo.
-mmmmsi, si asi mmmm, papí te siento tan adentrooo
-estoy adentro mi nenita, uuhhhggg siii
-aahhhh papí mas rápido, ayyyy siento algooo
-shhh todavía no mi niña aun hay mas…
Mi padre jugaba conmigo, me llevaba al borde del precipicio y me hacia volver…
-aayyyy papiiii, ya vieneee mas rápido mas mas ra-pi-doooo
-ahhhh uhgggg siiii arggggghhh siii vamos mi niña, vamos
Mi padre aceleraba una y otra vez, hasta que sentí que tenía el tercer o cuarto orgasmo de la noche.
Mi padre sacó su miembro y yo lo agarré con las pocas fuerzas que tenia, lo masturbé y lo metí en mi boca imitando el vaivén copulatorio…
-donde lo quieres mi niña…

Mi padre aceleraba sus embestidas y yo sentía que no aguantaría mucho, lo saqué de mi boca y le dije que donde él quisiera, así que el aceleró sus movimientos y descargó su leche en mi boca, yo me esforcé por no dejar caer nada aunque un poco cayó sobre mis pechos y lo levanté coqueta con mi dedo para luego chuparlo con mis labios.
-arrrhhhhhgggg ssiii arrgghhh que bien!!- rugía papá
Caímos rendidos los dos,, abrazados y satisfechos, era el inicio de algo que cada vez sería mejor.
Me levanté a la mitad de la noche a tomar una ducha y volví a la cama, me dolía un poco pero solo eso, un poco. Al otro día cuando abrí los ojos lo encontré succionando uno de mis pezones, con una de sus manos perdida entre mis muslos acariciándolos…
-mmmm, veo que no perdemos el tiempo eh?…
-sabes nenita? Tu madre jamás me dejó correrme en su boca, gracias…
-mmmm, y que mas no quiso hacer mamá? Hay que recuperar el tiempo perdido…
Mi padre se sorprendió…
-Pues nunca quiso que la viera con otro hombre o hacerlo de a tres, y esas cosas. Oye no te lo estoy pidiendo eh?
-jajaja, ya se… bueno quizás podríamos conversarlo… Nos besamos y amamos una vez más. Lo que vino después… vino después.

Espero que les haya gustado mi relato, acepto críticas constructivas ya que me gustaria mejorar mi estilo. Cariños. Magary

CON MI PADRE Y CONSECUENCIAS INESPERADAS

Hola a todos. Mi nombre es María José y tengo 19 años. Soy una mujer muy atractiva, así me lo han dicho todos los hombres que me han pisado y … mi propio padre. Tengo el cabello largo y liso de color castaño oscuro, los ojos color marrón, mi piel es morena y tengo un bonito rostro. No es por ser presumida, pero reconozco lo que Dios me entregó. Mido 1 metro 60, y tengo un cuerpo muy bien formado.

Bueno, lo que contaré a continuación ocurrió hace 2 meses exactamente, recién había cumplido mis 19 añitos. Yo iba saliendo en la tarde a juntarme con una amiga, porque pretendíamos ir a una plaza, donde han colocado unas máquinas para hacer ejercicio, y llegan muchos hombres guapos. Entonces queríamos ir a pasearnos por ahí, por si acaso salía “algo interesante”, Uds. entienden JAJAJA.

Bueno, entonces me vestí muy, pero muy provocativa, con una minifaldita que apenas me cubría mi culito, una tanga “hilo dental”, unas sandalias muy fáciles de sacar y un peto que dejaba ver mi ombligo y el aro que me puse ahí. Bueno, me puse agarrador, pero no me puse pantys, porque esa tarde hacía mucho calor. Entonces, tomé mi cartera y me disponía a salir, cuando entra mi padre a mi cuarto y me dice: -Vas saliendo hija. Yo le respondí: -Sí papito y no sé a qué hora llegue.
Él me dijo: -Ahhh ok.

En eso, él fingió estar triste y preocupado, y yo le creí, y le pregunté: -¿Qué le pasa papito? ¿Tiene algún problema?
Y en eso me dijo: -Sí mi niña, tengo problemas con tu madre.
Yo le pregunté: -¿Qué problemas? ¿Algo que te pueda ayudar?
Y en eso noté un gran brillo en sus ojos y su rostro le cambió, y dejó de fingir que estaba triste y mostró cara de deseo. Entonces me respondió: -Claro que me puedes ayudar hija, y viéndote vestida así, yo también te puedo ayudar a ti.
La verdad, yo no entendí nada de lo que me dijo, y le volví a preguntar: -Pero ¿Qué problema tienes?
Y en eso él me dijo: -Problemas sexuales.

Yo quedé sin palabras, nunca pensé que me diría eso sin ningún tipo de rodeo. Y luego me preguntó: -¿Sabes hace cuánto no tengo nada con tu madre?
Yo, aún asombrada, le respondí: -No sé.
Y él me dijo: -3 meses … es mucho ¿Verdad?
Yo, como no soy nada de inocente y ya conozco muy bien el tema, le respondí: -Sí, es demasiado tiempo ¿Y por qué?
Él me respondió: -Porque ya no es lo mismo de antes.

Y luego me dijo algo que me dejó helada: -Entonces, como ya no tengo nada con tu madre, pensé: ya no tengo esposa … pero tengo una hija.
Y yo quedé muy asombrada, y él se dio cuenta y me dijo: -Qué te sorprende, total, tú ya eres una mujer … y estás deliciosa.
En eso, tomé mi cartera e intenté irme, pero él me tomó de un brazo y no me permitió salir. Entonces, cerró la puerta de mi cuarto con su llave y se encerró conmigo. Se acercó a mí y me dijo: -No tengas miedo mi amor, nada te va a pasar, solo disfrutemos este momento.

Entonces tomó mi cabeza por atrás y acercó mis labios a los suyos e intentó besarme, pero yo me resistí.
Él me dijo: -Pero mi niña, no tengas miedo … te gustará.
Entonces nuevamente intentó besarme, pero yo le volví a negar mis labios, diciéndole:
– No papito, no puedo.

Pero a él no le importó mi negativa e intentó besarme nuevamente, con más fuerza y decisión. Pero yo lo volví a rechazar.
Entonces, él se enfadó mucho, porque, en realidad, su hija lo estaba desobedeciendo, entonces él aplicó su derecho de padre y me dio dos bofetones muy fuertes:
PAFFF ….. ¡Ayyyy!
PAAAFFF …. ¡Aaaayyy!
Yo me puse a llorar SNIFF SNIFF. Y él me dijo en tono firme:
– ¡Qué te has creído … yo soy tu padre y me debes obediencia!
Y después, mirándome de pie a cabeza, mientras yo lloraba con la cabeza agacha y con mi mano en una mejilla, me dijo: – Mírate cómo estás vestida … ¿Qué pensabas hacer en la calle? Eres una descarada sabías.

Y luego me dijo: – Tú quieres que yo piense que estás triste y asustada JAJAJA …. yo sé que te gusta esto y sé … lo que tú eres.
En eso, me tomó mi cabecita por atrás, enredando sus dedos en mis cabellos y tirándomelos levemente, acercó mis labios a los suyos y me besó apasionadamente como nunca antes me habían besado. Mientras él me besaba libidinosamente y enredaba su lengua en la mía, yo no creía lo que estaba pasando, y pensaba que no podía hacer eso. A pesar de que debo confesar que, como hombre, me gusta mucho mi padre. Así que, en el fondo, yo también quería que él me follara … pero de todos modos estaba asustadita.

Él me besaba mucho los labios y pasaba su lengua por mis dos mejillas mmmmmmmm. Después, se detuvo un momento y me dijo: -Me encantas niña, y esta tarde serás mía. Entonces, nuevamente empezó a pasar su lengua por mis mejillas, me lamió el cuello y mis labios. Yo, en realidad, quería una buena follada, pues esa era el motivo por el que íbamos a salir con mi amiga, pero tenía mis temores si lo hacía con mi padre. Así que, todavía no me entregaba por completo y le decía tímidamente a mi padre: -No papito, por favor … no puedo.
Pero él no me escuchaba y seguía adelante. Luego, metió su mano por debajo de mi peto y rompió mi agarrador y empezó a tocarme las tetas con movimientos muy excitantes para mí mmmmmmmmm. Hasta que rompió mi peto y dejo mis tetitas al aire. Yo estaba muy sorprendida y algo asustadita por la violencia que estaba teniendo al romper mis prendas. Entonces, tomó una de mis tetas y empezó a chupar mis pezones y a morderlos muy fuerte. A mí me dolía un poco, así que gemía silenciosamente ayyyyyy mmmmmm. Luego de que dejó de lamer y morder mis pezones, metió su mano por debajo de mi minifalda y empezó a tocar mi culito y, en eso, notó que estaba usando una tanguita muy delgadita y, en ese momento, mi padre supo la hija que tenía JAJAJAJA. Y me dijo: -Que sorpresa, mira nada más lo que usa la niña: un hilo dental.
Yo me puse coloradita y agaché la cabeza.

Luego me dijo: -Parece que mi niña … es una putita.
Y yo más me ruboricé. Pero … no le pude discutir nada. Luego, me siguió diciendo cosas fuertes.
-¿A dónde ibas vestida así putita?
Yo le respondí con algo de vergüenza: -Iba con una amiga … a la plaza de las máquinas.
Y me preguntó: -¿Y qué ibas a hacer a esa placita vestidita así?
Yo le dije, con más vergüenza aún: -Es que … a esta hora van unos hombres a hacer gimnasia.
Y él me dijo en tono más burlón: -Buscabas una polla ¿Verdad? … ¿Verdad putita?
Yo le dije, ya con menos vergüenza: -Sí, iba por si acaso salía algo.
Y mi padre me dijo: -No tendrás necesidad zorra, yo te voy a dejar bien satisfecha.

En eso, me bajó la mini y me sacó las sandalias, me dejó solo con mi tanguita. Él estaba con un short deportivo y una polera, así que se desvistió rápidamente, se sacó el short, las zapatillas, los calcetines, la polera y el calzón … y pude ver su enorme miembro al aire libre. Noté que estaba muy erecto, enorme y venoso mmmmmmmm … y en ese momento, se me quitó todo el miedo, la vergüenza y me sentí deseosa. Entonces, ya desnudos, el me volvió a besar apasionadamente, dándome cachetadas en las nalgas PAFF PAFF. Mis manos, inevitablemente, empezaron a acariciar su pecho velludo y empezaron luego a bajar, hasta llegar a su anhelada polla. Mientras él me besaba, yo empecé a frotarla, hasta que él me dijo: -Yo sé lo que quieres puta … así que arrodíllate.

Yo como una hija muy obediente, me hinqué en el suelo, tomé con mi mano su miembro y GLUPP. Me lo metí en mi boquita. Era muy grande, así que no cupo todo, pero con lo que quedó afuera, lo seguía frotando de arriba, abajo, arriba, abajo GLUPP- GLUPP, GLUPP-GLUPP, GLUPP-GLUPP. Mi padre gemía de placer y me decía: – Ahhhhhh ahhhhhhhh sigueeeee ahhhh chupa chupaaaaa ahhhhh zorra ahhhhh putaaaa ahhhhhhh te gusta verdad ahhhhhhh estas acostumbradaa ahhhhhhhhhhh te gusta zorraaaaaa.

Yo cada vez lo hacía con más ganas GLUPP-GLUPP mmmmmmm era delicioso tener en mis labios la polla de mi padre, la polla que me hizo a mí misma JAJAJA mmmmmmm mmmmm fue muy excitante. Hasta que llegó el momento esperado. Noté que su polla empezó a vibrar mucho y mi padre a gemir más rapidamente, entonces noté que el volcán estaba a punto de hacer erupción. Saqué su polla de mi boca, empecé a frotarla con más fuerza y rapidez, mientras esperaba arrodillada y con mi boquita abierta. Fue entonces cuando mi padre empezó a gemir muy fuerte y rápido y exclamó muy fuerte: – ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhh toma zorraaaaaaa ahhhhhhhhhhh!

Me llenó la boca de su esperma cálida y abundante. Tuvo dos grandes descargas en mi boca, me la dejó llenita de leche espesa. Luego, mi padre vio que mi boca estaba abierta y llena de su esperma y me dijo: – ¡Trágatela!
Y yo GLUUUPPP. Me la tragué todita mmmmmmmmmm la encontré deliciosa. Sentir en mi estómago algo abundante, que se movía mucho mmmmmmmmm fue realmente delicioso. Después de eso, noté que la polla de mi padre no había perdido su erección, entonces la volví a tomar y me la metí de nuevo a la boca, sin que él me lo pidiera GLUPP-GLUPP, GLUPP-GLUPP. Mi padre me decía, mientras yo se la chupaba: – Vaya, en verdad te gusta esto putita ahhhhhhhh mmmmmm ahhhhhhh.
Luego, logré endurecerle nuevamente su polla y comenzó a vibrar con más intensidad que antes, entonces mi padre me tomó de los cabellos y me puso de pie y me dijo: – Ya está bueno zorra, ahora ven acá.

Y tomada de los cabellos me hizo caminar y me llevó a mi cama. Entonces, me lanzó con mucha violencia y me dejó acostada de espaldas, mirando hacia arriba. Entonces, mi padre, se lanzó encima mío y se volvió loco. Empezó a besarme por todos lados, a lamerme, a morderme los pesones mmmmmmmmmm ayyyyyy mmmmmmmmmm. Estaba actuando como un salvaje, pero … a mí me gustaba JAJAJA. Me decía cosas en el oído, cosas muy fuertes: – Te gusta esto, verdad zorra. Eres una descarada sabías. No eres más que un puta.
Yo solo gemía y afirmaba lo que él me decía: – Ayyyyy mmmmmmmm sí papito mmmmm mmmmmm sí, eso soy.

Entonces, llegó el momento más doloroso en un comienzo. Mi padre dejó de besarme, bajó sus manos, hasta mi culito, rompió mi tanga y la tiró a un lado; luego, tomó mis dos piernas y me las abrió con mucha fuerza; luego, tomó su polla, que estaba más erecta que antes y lista para atacar, la acercó a mi vagina y … Ahhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhhh ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy mmmmmmmmmmmmmmm. Me penetró como nunca lo habían hecho, me la clavó hasta el fondo de mi concha, y empezó a bombearme con mucha rapidez y fuerza PAFF PAFF PAFF PAFF PAFF. Yo escuchaba como chocaban sus huevos contra mis nalgas, mientras gemía de dolor y placer mmmmmmm mmmmmm ahhhhhhhhhh ayyyyy. Bueno, la verdad es que yo ya no era para nada virgen, pero jamás me habían metido una polla tan enorme y con tanta fuerza, por eso me dolía. Mientras me bombeaba, mi padre me seguía insultando, pero me gustaba: -Te gusta verdad puta ahhhhhhhhhhhh te gusta que te la metan ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh descarada ahhhhhhhhhh mmmmmm zorraaaaa.
Yo también gemía mucho mmmmmmmmmm mmmmm síiii síi papito mmmmmmmm.

En ese momento que sentía la polla de mi padre en mi vagina, solo veía estrellas, me encantaba sentirla adentro, que entraba, salía, entraba, salía mmmmmmmmmmm. Y pensaba que así él me hizo a mí mmmmmmmmm eso más me excitaba. Esa tarde, yo me había afeitado mi vagina y toda esa región, y mi papito, como se dio cuenta, me decía: – Así que la muy putita se afeita la concha ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh mmmmmmm te preparas para recibir pollas zorra ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh mmmmmmm ahhhhhhhhhhhhh.
Hasta que, mi padre abrió aún más mis piernas, metió más a fondo su polla y ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh me llenó el vientre de leche. Cuando yo sentía cómo me llenaba, solo gemía de placer mmmmmmmmmmmm mmmmmmmmm ayyyyy que ricoooo mmmmmmmmmmmmm.
Mi padre me decía gimiendo: – Tomaaaa zorraaaa mmmmmmmmmm ahhhhhhhhhhhhh.

Luego, mi padre sacó su miembro de mi vagina, se puso de pie, muy aliviado, muy descargado. Él realmente necesitaba sexo y yo lo complací. Entonces, se vistió y me dejó tirada en la cama. Pero antes de irse me dijo: – Nada de esto a tu madre ¿Escuchaste?
Yo le respondí: – Sí papito, nada.
Luego me dijo: – Ahora, si quieres, puedes ir a exhibirte a la plaza como lo que eres … o hacer lo que se te dé la gana.
En eso, salió de mi cuarto y me dejó ahí, sintiendo cómo nadaban en mi interior.

Lo peor fue que mi padre nunca ocupó condón, y yo ese día no tenía ni pastillas ni dinero para comprarlas después. Entonces … pasó lo que tenía que pasar. Siento que algo nuevo crece en mi interior, algo que me origina ciertas molestias. Ahora, ya transcurridos 2 meses, lo siento crecer cada vez más, aceptando de muy buena manera las consecuencias de esa tarde. Para un matrimonio prácticamente quebrado, entre mi padre y mi madre, creo que un nieto les vendría muy bien ¿No les parece?

EMPESE POR MI CUÑADA Y TERMINE DENDTRO DE MI CUÑADO

SIENDO AMANTE DE MI CUÑADA, TERMINE CALENTANDOME CON SU MARIDO,AHORA NO SE CUAL COJE MEJOR.

Mi nombre es diego, profe de gym, al igual que mi esposa, tengo 35 años, el sexo ocupa gran parte de nuestras vidas,yo tengo un fisico atletico, y un porte de regular a grande, paola mi mujer tiene una cola perfecta y unos pechitos medianos y redonditos,

vivimos a las afueras de buenos aires en una quinta q posee una pequeña pileta, en epocas estivales viene muy segudo mi cuñadita de 24 añitos, una morena simpatica y provocadora que tiene un enorme y pulposo traseo,que mas de una vez me sacaron los mejores polvos con mi mujer penzando que hera ella (carla), que a su vez esta casada con juan,un delicadito hombre de oficina de 28 años.bueno ya hise las presentaciones.

esto empeso hase un año atras,con mi cuñada en casa pasando unos dias de verano,y luego de una noche a full con mi esposa, que es por demas gritona cuando hacemos el amor,nos levantamos a desayunar,y luego ella se iria al gimnacio donde daba clases,unos minutos despues se levanto carla y preguntando como havia dormido, me contesto que apenas la haviamos dejado dormir por los gritos de su hermana,dijo bromeando, y agrego que no cuenten moneda delante de los pobres,yo rapidamente tome la posta y le pregunte si su marido ya no la hacia gritar,tambien en tono de broma, a lo que me contesto casi con lagrima en los ojos que ya ni la tocaba,y acia mas de un mes que no tenian relaciones,ya con lagrimas en los ojos,entonces aproveche para abrazarla y que me contara sus problemas ,que yo como hombre a lo mejor sabria lo que le pasaba a su marido,mientras ella me contabano se que cosa, yo aprovechaba y le acariciaba el pelo,las mejillas y los hombros,hasta que estubo devil y a punto.entoces con pequeños besos me fui acercando a sus labios para terminar en un gran beso apasionado,ella reacciono y me quiso separar,diciendome que estaba casado con su hermana,pero no lo dude y comense a besar su cuello y bajar con mi mano a su mojada vagina, entoces rompi toda resistencia y la tenia a mi merced,lleve su mano a mi pija totalmente erecta y comence a desnudarla,la di buelta y apollando su cara en la mesa comense a penetrarla sin preambulos,apretaba sus senos y me la cojia como un salvaje,ella llego a dos orgasmos seguidos, yo tomando un poco de manteca de la mesa se lo unte en su cola y en el oido le dije,ahora vas a gritar como tu hermana,y comense a penetrarla por ese pequeño ahujerito, primero despacio y luego con brutalidad, arrancandole gritoas de dolor y placer, y otro gran orgasmo, no aguante mas y me corri todo en ese tan deceado culo.

luego de unos dias de culpavilidad de su parte volvimos a tener sexo cada vez mas salvage y se volvia cada vez mas puta y se prestaba a todo tipo de juegos cada vez mas morvosos.
entoses me empeso a contar su intimidad.y nos divertiamos haciendole victima a mi pobre cuñado,empese a decirle que cuando le chupara la pija le empiese a meter un dedo en el culo, cosa que le empeso a gustar,(a el),luego que empiese con los besos negros,me contaba que le exitaba sobremanera ponerlo en cuatro y morderle sus cachetes y darle palmadas en la cola,luego la convenci que compre un gran consolador,que lo use ella y luego se lo aga chupar, ella respondia siempre a mi sujerencias y le agregava siempre algo llamandolo mi putita trolo etc, siempre nos calentabamos y temonabamos cojiendo a full.

una noche mi esposa me dijo que irian con carla a una despedida de soltera de una prima,que la acerque a su depto y las espere junto a juan, y me dije a mi mismo, ahora me lo cojo a el tambie, y asi fue que llego el savado a la noche, luego de las bienvenidas y las despedidas acordes, me quede solo con juancito,luego de compartir unas cervezas comensamos a hablar de mujeres,y comence a inventarle una hitoria de un alumno del gimnacio que estaba caliente conmigo,capte rapidamente su atencion y a modo de secreto le confese que siempre tuve la fantacia de que un hombre me chupe la pija,yo saviendo su intimidad me adelante y tambien a modo de screto le pregunte si tuvo alguna fantacia con un hombre.a lo que me contesto que alguna vez tuvo una que hera practicarle sexo oral a otro hombre,,me acerque a su oido y tomandole la mano lo lleve a mi bulto y le dije ,si guardas el secreto podemos llevarlas dos a la realidad,como no reacciono mal, me pare y sacando mi pija se la aserque a su boca, la miro un instante y comenso a deborarmela.me la comio hasta los huevos,lo levante le quite la remera y los pantalones lo di buelta y comense a chuparle el culito mientras se retorcia de placer,cuando estubo bien lubricado comense a penetralo,me pedia que pare que le dolia pero yo no aflojaba y le seguia dando duro .le pregunte si queria que se la saque y el me pidio que no que la queria mas adentro y mas duro, mietras yo le decia que ahora el hera mi putita y yo su macho, y el me decia si mi amor soy tu hembra,tu perra y que me amaba,hatsta que le acabe todo adentro,se la saque y muy prolijo le la limpio con la boca,y hasta que nuestras mujeres llegaron no se la pude sacar de su golosa boquita de putito.

ahora guardamos un secreto de a tres, yo me cojo a paola,mi mujer,que le gusta mas la pia que el chocolate,me cojo a carlita, que es una ninfomana,y me cojo a juancito que es mi putito asumido,no se cuanto voy a durar asi cojiendo con los tres, pero que es un placer es un placer, ahora ya le estoy echando un opjo a mi suegra a ver si es tan puta como sus hijas.
el relato es verdadero espero que le hayan gustado
DIEGO

Encularon a mi hermanita

Este relato sucedió hace 13 años, cuando mi primo mayor desfloró a mi hermanita de su culito.

Hola a todos los lectores de estos relatos tan calientes. Soy Juan de 23, pero lo que a continuación relataré fue cuando yo tenía 10 años y mi hermanita Valeria 12.

En ese entonces mis padres trabajaban los dos, vivíamos en un residencial, cerca de allí también vivía mi tía Luisa, hermana de mi madre, ella tenía un hijo, mi primo Nicolás que por ese entonces tendría unos 21 años. Este mi primo era un perdido, tenía muchos vicios, fumaba marijuana y bebía licor con sus amigos y para ajustes no trabajaba y lo habían expulsado de los últimos dos colegios, es decir que ni la prepa había terminado.

Mi hermanita Valeria, era una niña muy bonita, con cabello güerito, ojos verdes, delgadita, con pequeños senos, pero una linda colita. Ella era muy despierta y extrovertida, a los 11 años tuvo su primer novio y siempre le gustaba andar con chicos, claro que de su misma edad, era demasiado coqueta para su edad.

Ese día mi madre y mi padre saldrían a una boda lejos de la casa. Para no dejarnos solos mi madre le habló a Nicolás para que se quedara con nosotros, mi padre quiso oponerse por el tipo de muchacho que era Nicolás, pero como era hijo de su hermana, mi madre intervino y finalmente se quedó con nosotros esa noche.

Los tres empezamos a jugar juntos, pero yo me daba cuenta que Nicolás no le quitaba los ojos a la colita de hermanita, quien tenía un vestidito corto, él hacia lo imposible por verle las braguitas o tocarle la colita y a cada rato le decía –que buena estas prima!-, mi hermanita se sonreía con él.

Luego Nicolás propuso que jugáramos a la casita, Nicolás sería el papá y Valeria la mamá y yo el hijo. Mi primo lo había hecho para poder tocar a mi hermana. Seguimos jugando, y cuando llegó la noche, como estábamos en nuestra habitación (de mi hermana y mia), había dos camas, yo me quedaría en una y mi primo y mi hermanita en la otra. Nicolás le dijo a Valería que se quitara la ropa, mi hermanita dijo que no quería, pero Nicolás insistió diciendo que no se podía acostar con ropa y que jugaran lo más apegado a la realidad. Mi hermanita se quitó el vestido y se quedó en ropita interior, ella tenía un pequeño sostén y sus senos a pesar de ser pequeños tenían una linda forma, sus pezones se dibujaban debajo de la tela, y abajo mi hermanita aún tenía calzoncito de nena, es decir grande, pero sus formas eran finas y bellas. Nicolás se quitó el pantalón y su camisa, quedándose en calzoncillos. Todo esto me olía mal desde el principio.

Todos nos acostamos. Al rato oí que Valeria le decía algo a mi primo, voltee a ver y vi a Nicolás tratando de besar a mi hermanita acostados en la cama, ella no quería al principio, pero Nicolás nuevamente insistió diciéndole que eso hacían las personas grandes. Mi hermanita cedió y él la besaba, luego le tocaba las piernas y su calzoncito. Valeria trataba de quitarle las manos de encima, pero él era más fuerte y en una de esas, le subió el sostén y quedaron expuestas sus tetitas, unas lindas montañitas de carne, las cuales mi primo comenzó a besar y a chupar por todos lados, mientras Valeria trataba inútilmente de impedirlo. Yo estaba como congelado en la otra cama, no sabía que estaba sucediendo y no sabía que hacer.

Nicolás además le bajó el calzoncito a Valeria, pude ver la rajita, casi sin pelitos, de mi hermanita y la mano de mi primo tratando de manosearle el sexo. Al pasar los minutos Valeria fue perdiendo fuerzas y finalmente cayó en el juego de Nicolás. Yo era solo un observador de todo lo que pasaba. Nicolas mamaba con deseo los senos de Valeria, chupaba con los labios los pezoncitos y luego los apretaba, luego sacaba la lengua para lamerlos, mi hermanita cerraba los ojos, al principio ella se sentía incómoda, pero luego la excitaban. Al mismo tiempo él jugaba con los labios vaginales de ella, utilizando los dedos de una de sus manos. Valeria comenzó a gemir. –Verdad que te gusta!!- le decía ahora él.

A Nicolás no le importaba que yo fuera testigo de todo lo que ocurría. Comenzó a lamer el cuerpo de mi hermanita empezando en sus senos y fue bajando hasta detenerse en su rajita, le abrió las piernas y se la sujetó para que no las cerrara, luego inició a darle lengüetazos en su chuchita abierta como si fuera un perro, mi hermanita gemía y le decía que no, qué parara, pero su voz se quebraba de la excitación que estaba embargándola en ese momento, ya que Nicolás ya tenía cierta experiencia en el sexo oral.

Nicolás también usó sus dedos para acariciar la rajita de Valeria, los gemidos de ella se hacía cada vez más fuertes. Yo ya tenía una erección de estar viendo toda esa escena. En eso, Nicolás se puso de pie, colocó a mi hermana boca abajo con las piernas abiertas, las lindas nalgas paradas de Valeria quedaron al aire y a su disposición, luego tal como hizo con la rajita, comenzó a besarle las nalgas y chupárselas, le pasaba la lengua por toda la rayita incluyendo su ojito del culo, Valeria trataba de poner sus manos por detrás para detenerlo, pero igual, no pudo evitar que mi primo se diera un festín al comerle su apetecible traserito. Yo ya me acariciaba mi pija de lo caliente que ya estaba.

Al igual que antes, Valeria silenció sus quejidos y luego regresaron en forma de gemidos de placer, a mi hermanita le estaba gustando el tratamiento de Nicolás. En eso vi a mi primo quitarse los calzoncillos, le pude ver su verga con los cojones peludos, la tenía bien parada, le saltaban varias venas en el tronco, la mia era pequeñita en comparación con la suya. Se fue subiendo y montando sobre las nalguitas de Valeria, acomodó su verga entre las nalguitas de mi hermana y comenzó a empujar, ella gritaba que no lo hiciera, pero nuevamente sus quejidos eran débiles, poco a poco vi como su verga se iba metiendo en las nalgas de Valeria, debo indicar que al principio crei que la estaba penetrando en su rajita, como yo había visto en revistas o internet, pero cuando mi primo comenzó a moverse metiendo y sacando su verga, pude ver bien, él la estaba enculando, se la metía en su ojito del culo!, se notaba que el culito de mi hermanita era estrechito en comparación con la gorda verga de Nicolás.

Valeria gemía y se quejaba como de dolor, pero el la tenía sujetada y además estaba completamente encima del cuerpo de mi hermana que yacía boca abajo. Mi primo se movía fuerte ensartándola totalmente después que la sacaba, se le notaba muy excitado y no medía su fuerza. Yo estaba por correrme allí en mi cama.

Los gritos de Valeria cesaron como antes, y luego se convirtieron en gemidos que parecían más de placer que de dolor. Ella dejó de oponerse. Nicolás se movía como si estuviera cabalgando una res. Yo podía ver la verga y el orto de ella fundirse en uno solo. Los gemidos de Valeria eran más encendidos.
-Te gusta primita como de cojo?, te gusta?, te gusta?- le preguntaba repetidamente.
-..Sssiii!- decía mi hermanita ahora gozando de la sodomización que le daba su primo.

Nicolás se cansó de penetrarla en esa posición, ya que se tenía que apoyar de sus brazos, asi que sin moverse mucho, la puso de lado, el detrás de ella y levantando una de sus piernitas la siguió penetrando por ano. Valeria se dejó colocar

Luego de varios minutos asi, oí a Nicolás gritar que se venía, en eso comenzó a darle martillazos secos al culito de mi hermanita, él estaba acabando en el recto de ella. Cuando terminó él se paró para vestirse, yo me hice el dormido, estaba aturdido y nervioso, lo mejor era cerrar los ojos.

Nicolás se vistió, abrió la puerta y se marchó a la sala a ver Tv. M hermana se quedó quieta en la misma posición en que había sido penetrada. Yo vi y le salía un liquido blanco de su culito, era el semen de mi primo. Luego ella se fue volteando, yo nuevamente me hice el dormido, se fue poniendo su calzoncito y su vestido. Salió de allí y se fue a la habitación de mis padres y se encerró al menos por una hora. Yo me quedé allí acostado hasta que me ganó el sueño, no quería salir.

De lo sucedido no se habló más. Ni yo con mi hermana, ni ella conmigo. Crei que todo acabaría allí, pero jugando con mi hermana dos meses después, ella me dijo que si jugábamos a la casita, le dije que si, ella hizo que me acostara en su camita, pero antes me dijo que me quitara toda la ropa, quedé desnudo, luego ella hizo lo mismo, me acostó de lado atrás de ella, me tomó la pija y me empezó a masturbar hasta que me creció y se puso dura, yo guardaba silencio, debo decir que mi pija a los 10 años era muy pequeña y delgada, la de mi primo tuvo que tener el doble de largo y mucho más gruesa. Valeria se la puso entre sus nalguitas y me dijo que se la frotara en su culito, lo hice, yo estaba excitado ya, mi pija fue metiéndose en su culito después de un rato de estarla frotando, ella me dijo que se la siguiera metiendo, finalmente se la tenía toda dentro de su ano, luego me empecé a mover como lo había hecho Nicolás, Valeria tuvo un orgasmo y yo al verla me corrí como si me estuviera orinando. Todo duró unos cinco minutos.

Nunca más lo volvimos a hacer. Hoy día Valeria ya está casada. Esto es un recuerdo de una relación incestuosa. Yo me masturbo aún pensando en eso.

abuelo bonachon

Pepe, tení­a casi 70 años, de aspecto bonachón, aunque era un
poco pervertido ya que le gustaba mirar a las jovencitas que ni de lejos
conseguirí­a jamás por su fí­sico nada agraciado provisto de una peluda barriga
que le caí­a hacia abajo de forma algo asquerosa y un cuerpo lleno de vello que,
con el calor, desprendí­a un desagradable olor.

Desde muy pequeña, cuando el abuelo enviudó, Nati, pasaba con
él los fines de semana para hacerle compañí­a y así­ sus padres dispondrí­an de
tiempo libre para salir por ahí­ sin lí­mites en los horarios.

Al abuelo Pepe, le encantaba la compañí­a de su nieta, con la
que tení­a mucha confianza, hasta tal punto que desde muy niña, se bañaban
juntos, pero la niña, ya era casi una mujercita de 18 años y, aunque bajita
prometí­a un cuerpo lindo, muy delgado que, junto a su larga melena lisa y sus
ojos azules, le daban un aspecto aniñado y angelical.
Ese fin de semana, como de costumbre, llegó la muchacha,
alegre y risueña pero ignorante que esos dí­as serí­an diferentes y muy
especiales.

Pepe, tení­a casi 70 años, de aspecto bonachón, aunque era un
poco pervertido ya que le gustaba mirar a las jovencitas que ni de lejos
conseguirí­a jamás por su fí­sico nada agraciado provisto de una peluda barriga
que le caí­a hacia abajo de forma algo asquerosa y un cuerpo lleno de vello que,
con el calor, desprendí­a un desagradable olor.

Era calvo aunque conservaba algún
resto de cabellos ya grises, en resumen, era uno de esos tí­os que no se comen un
rosco ni de lejos, pero no importa, con sus pelí­culas porno y sus pajas, se
contenta el hombre.

Nieves salió de la ducha y como era su costumbre, se vistió
con el camisón de tirantes de tela muy liviana, para estar fresca no se puso ni
ropa interior, si total, con su abuelo no habí­a problemas, conocí­a su cuerpo al
milí­metro de las veces que lo habí­a cuidado y aseado en todos esos años.

Se sentó en el sillón y tal como era habitual, se desparramó en él colocando una
pierna en cada brazo de este.
El abuelo la contemplaba en silencio y secretamente se estaba
tocando la polla.

Hací­a bastante tiempo que hací­a aquello, su nieta lo provocaba
sin querer y el espectáculo de aquellas juveniles piernas al aire era demasiado
para él.

Se volvió para ella a mirarla y lo que vio no era nada nuevo:
el coñito de su querida nieta abierto por el efecto de la postura,
ofreciéndosele como manjar divino para sus desgastados ojos.
No podí­a más y se sacó los calzoncillos, única prenda que usaba para estar en casa, dejando al
aire una polla grande, de tronco hermoso y con un capullo sonrosado y redondito
como una pelota de ping pong y se la meneaba sin parar, estaba realmente salido.
Aquello se estaba pasando de castaño oscuro, se levantó y fue
hacia la niña, que absorta, miraba la pantalla.

Comenzó a hacerle cosquillas,
cosa que no era la primera vez que hací­a, le tocaba por las aún inexistentes
tetitas y con la excusa de hacer cosquillas en las ingles, llegó a tocarle el
coñito.

Nieves dejó que el abuelo Pepe con los dedos pulgar e í­ndice
de la mano izquierda, le abrieran su virgen cuevecita mientras que el hombre,
después de mojarse un dedo de la mano derecha, se dispuso a tocarle el clí­toris
suave y delicadamente.

Ella roneaba como un gatito, aquello era dulce y agradable,
le proporcionaba sensaciones desconocidas y se dejó hacer.
Ante aquella caricia,
sintió que su falo no podí­a más, necesitaba el calor de aquellos jugos que
comenzaban a brotar.

Tomó con la mano con la que tocaba a la pequeña, el tronco de
la polla que apuntó en el clí­toris suave y ya bien mojado al tiempo que chupaba
los pezoncitos de su niña del alma que bajo su cuerpo temblaba y gemí­a de
placer, abandonada a los tanteos que quisiera proporcionarle su anciano abuelo.
La tomó de las piernas y le colocó el culo redondito y suave
en el filo del asiento para así­ proporcionarle mejor contacto.

Involuntariamente, los inexpertos labios vaginales, rodearon el capullo como si
de un pajarillo a punto de volar se tratara y abuelo Pepe se sentí­a en el
paraí­so con su niñita llorando de gusto y profiriendo gritos que el hombre con
la lengua metida en la boquita sonrosada del inocente ángel, acallaba.
Pellizcaba los pezones suavemente sin abandonar aquel
contacto tan divino y temblaban los dos, la chiquilla de miedo por tanto placer
desconocido, el hombre por la emoción de cuerpo virgen y joven para él.
Se dejó caer besándola como un poseso sin soltarle las tetas,
palpándolas, sobándolas con gusto, mientras la polla, cuyo capullo se habí­a
salido de la entrada de tan tierna cavidad, caí­a sobre el clí­toris como el
badajo de una campana, notando ella el ir y venir de tremenda golosina.

Disfrutaban los dos como locos, el roce de la polla sobre la entrada de aquella
grutita mojada y estrecha era exquisito y ese hombre, que la habí­a criado la
frotaba muy rico y delicioso.

Se situó frente a ella, de rodillas en el sillón colocándole
las piernas en sus hombros para hacer del roce algo totalmente pleno y tener los
juveniles pechitos bien a mano para tocarlos a su antojo, babearlos, resobarlos,
toquetearle el culo con descaro y de buena gana se la habrí¬a follado con gusto,
de no haber sido porque se vino encima de aquel potorro caliente.

Se la restregó bien, repartiendo el zumo de su polla por todo
el coñito que agradecido le regaló su primer orgasmo de niña adolescente.
Se retiró de su cuerpo, le colocó bien el camisón y se sentó
otra vez en el sofá para quedarse dormido.