DOBLE PENETRACION

Continuamente mi esposa y yo fantaseabamos acerca de tener relacion sexual junto con otro hombre mas. Es decir yo y otra verga para ella sola al mismo tiempo. Tenemos una coleccion de vibradores y los hemos utilizado muy seguido. Con los cuales hemos hecho DP. A ella le gusta mamarme la verga, el culo, los pies, le gusta metersela pore el culo, tomarse mi leche, en fin es una verdadera puta caliente. Durante un tiempo a la hora de estar en el juego erotico y durante nuestras sesiones de sexo, yo le mnsionaba que mi compadre seria un buen partido para nuesto plan, y ella caliente me decia que si. Pero ya despues de la calentura, los dos deciamos que nunca lo hariamos. Un dia fuimos a una boda de un compañero de escuela a la ciudad de Chihuhaua, y yo invite a mi compadre a Chih. el acepto, ya que es soltero y nunca habia ido a Chih, a pesar de vivir en Juarez. La fiesta estuvo muy aburrida y temprano nos fuimos supuestamente a la casa, pero en el camino nos metimos a un bar. Mi esposa no toma nada y ese dia se tomo 2 piñas coladas y se puso un poco tomada, yo y mi compadre tomamos tambien, ya estabamos “entradones” cuando se acabo el show y cerraron el bar. Le dije a mi esposa en el oido que si me mamaba la verga y mi compadre manajaba el carro, y ella acepto retandome. Asi pues le dije a mi compadre que manajara el, y yo y mi esposa nos fuimos en el asiento de atras. Comensamos a agasajarnos, uno a otro, y la baje a que me mamara, yo pense que no iva a querer por verguenza, pero ya con esas 2 copas ella estaba lista para todo. Me saco la verga y comenzo a mamarla, no le importo que en los semaforos nos vieran, y mucho menos que mi compadre estuviera en el asientop de enfrente. Le dije a mi compadre que diera vuelta y nos metimos a un motel. Entramos mi esposa y yo y mi compadre se quedo en la cochera. Rapidamente empezamos a mamarnos mutuamente, ella como siempre traia una tanga diminuta y a mi no me gusta quitarsela, siempre cogemos con esta puesta. Para ser breve, nos “aventamos 2 palos” le di por el culo, como siempre, me vine en su boca, pero ella seguia mas caliente. Entonces sali y le dije a mi compadre que entrara para cojernosla entre los 2, el no quizo, pero yo deje la puerta abierta y volvi ala cama, mi esposa estaba masturbandose mientras miraba la tv, que mostraba una pelicula xxx muy buena, y de nuevo comenzamos a mamarnos. Esta vez note que mi compadre estaba mirandonos, y de repente el ya estaba adentro y comenzo a mamarle la panocha mientras ella me mamaba la verga. Al sentirlo en su panocha, mi esposa comenzo a respirar mas rapido y a gemir, y yo sentia mas fuerza en sus succiones. Entonces yo para dejarla respirar mejor, me saque de su boca y me puse a verlos. Vi como ella le empujaba la cabeza hacia la panocha. Luego se besaron, profundamente, se agarraron todo, mie sposa comenzo a quietarle los pntalones mientras el le mamaba las tetas. Mi esposa le quito la camisa y le recorrio su pecho y abdomen,y el cuello con su ya demasiada caliente boca. Y yo estaba mirando como ella en realidad tenia un talenta natural para fajar. En verdad es una tremenda hembra,. Ella le bajo el calzon y comenzo a mamarle fuertemente la verga, como si estuviera hambrienta, y se bajaba a los huevos, le daba tremendas mamadotas hasta tragarse todo el largo de su verga.(que en realidad es mas grande qu ela mia).

Luego les mando la otra parte, si publican esta primero. CB^2 Esto fue algo cierto y en realidad ocurrio.

Y TODO EMPEZO EN INTERNET – cap I

Capítulo I

Hacía mucho tiempo que Mario quería cambiar de trabajo. A pesar de la cantidad de beneficios que obtenía de su empresa además del magnífico sueldo que recibía deseaba estar más tiempo en casa, con su mujer Sara, cerca de su familia y de sus amigos.

Solamente llevaba casado 3 años y en los últimos 18 meses había estado más tiempo viajando que con ella, lo que hacía que se preocupara por el posible malestar que podía crear su empleo en su matrimonio.

Como programador para grandes superficies de hipermercados de programas de venta y contables era el mejor de su empresa y esta, estaba consolidada como de las más prestigiosas de España.

Leer más

Clonicos

Conocía a Elena hacía tiempo, nos encontramos a través de Internet. Un día me comentó en broma lo que la gustaría que yo tuviera un clónico. Ella es mucho más liberal que yo en cuanto al tema del sexo, sin embargo, yo no la hice caso, pues, aunque la idea me excitaba, están por delante mi mojigata educación y el no saber como reaccionaría mi otro yo. Sin embargo no hec mucho ella a vuelto a hacerme la misma proposición y por supuesto yo no me la he tomado en serio, le he contestado que mi “clónico”, pensando como yo pienso no lo admitiría. Pero ella ha insistido y me ha propuesto una solución: ella también se haría una “clónica” podríamos quedar a cenar en su casa los cuatro y luego ya veríamos como evolucionaba la situación, todo sin compromiso.

Leer más

EN EL CARRO

Esto me sucedió hace aproximadamente un año, como todos los viernes era dia de salir de parranda (fiesta), despues de inutilmente encontrar con quien salir, decidí salir solo, asi que me compré algunas cervezas y me fui a la playa, (aqui se acostumbra hacer eso), despues de buscar donde estacionarme, encontré un lugar solitario, donde solo estaba otro carro, mientras me tomamaba una cerveza y escucha musica, noté que en el otro carro había mucho movimiento, enseguida imaginé que estaban cogiendo, así que me salí del auto para poder observar sin que me notaran, cosa que logré por unos momentos, en el que el hombre estaba sentado en el asiento trasero y ella estaba montada en él, cabalgandolo cual impetuoso jinete, ella movía las caderas en un delicioso vaivén, subiendo y bajando, disfrutando cada centimetro de carne que le entraba, no pude evitar abrirme el pantalón y sacarme la verga para masturbarme mientras el le mamaba las tetas, por cierto grandes y blancas, con unos pezones rosaditos y durísimos debido a su excitación, en un momento de locura, me acerqué demasiado, entonces el abrió los ojos y me vió, me sentí apenado y supuse que en eso momento el bajaría para pelear conmigo, y para mi sorpresa lo que hizo fue hablarle a la mujer para que me viera, se zafaron y se dirigieron a mi, yo por la sorpresa no habia podido guardar mi verga, asi que cuando ella me la vió, la tomó con sus manos y me invitó a subir al auto, yo todavia no reponiendome de la sorpresa me dejé guiar, me sentó en el asiento y abrió su boca para dirigir mi dura tranca hacia sus labios, yo solo observaba como desparecía entre su sensual boca, mientras el no perdia el tiempo y le estaba mamando su cosita, la cual estaba totalamente humeda, me recosté en un costado del asiento trasero y ella se monté en mi, desapareciendo en su totalidad mi dura tranca, que no es por presumir, pero mide 17.5cm (7 pulgadas), mientras su hombre se acercaba por detras de ella y dirigiendo su miembro, la penetró por su preciso culito, sentía su miembro a través de la delgada membrana que separa su pepa del culo, nos moviamos los tres como locos, gozando al maximo el momento, de pronto ella se estremeció y pude sentri como bañaba mi tranca con sus jugos que parecia como si se estuviera orinando, se detuvo ella un momento, pero nosotros no dejamos de movernos, en un momento el tambien se soltó y le llenó el culo con su leche, yo no pudiendo aguantar tanta excitación, tambien le llené el chocho con mi leche, el se safó de su culito y se arregló la ropa, ella todavia excitada, me mamó la verga por unos instantes, saboreando toda la leche que le acababa de echar, hasta dejar limpia mi verga, se levantó, se arregló la ropa, yo hice lo mismo, despues de pasada la calentura, me sentía muy apenado, solamente les di las gracias y ellos a mi, nos despedimos, se fueron y yo terminé de tomarme mis cervezas, recordando todo lo que había pasado momentos antes, lo increible que fue cogerme a una desconocida, y sobre todo que fue algo inesperado, pero muy delicioso, desde entonces busco ese auto, pero nunca lo he vuelto a encontrar.

Leer más

De compras

Ni falta hace decir que hacía mucho calor en Sevilla. Con tanto bulto como tenía que llevar se me olvidó parte de mi ropa. Necesitaba algo cómodo para las vacaciones. Estuve dudando entre ir sola de compras, ir con alguna amiga o ir con Arturo, aunque no estaba muy segura que él quisiera acompañarme ya que odiaba ir de compras. Al final decidí ir con Arturo. Hubo ruegos, peticiones e incluso negocioaciones. Podíamos aprovechar la tarde para comprar cosas para mí y también para él. La negociación para que accediese a acompañarme fue dura, me pedía a cambio algo, y yo no sabía bien qué podíamos hacer, aunque seguro que se me ocurriría algo, mi mente a veces funcionaba. No me puse nada, solo llevaba el vestido. Me gustaba la idea de ir así de libre, de cómoda, sin ataduras, y como además tenía que hacer algo para convencer a Arturo de que salir de compras no era tan horroroso… Por supuesto que a él no le dije que no llevaba nada debajo, quería ver su cara de sorpresa cuando lo descubriese. Después de unas cuantas tiendas (que a Arturo le parecieron cientos) en las que nuestra búsqueda resultó infructuosa decidimos meternos en la última, si allí no encontrábamos algo de lo que buscábamos, por lo menos disfrutaríamos del aire acondicionado. Pero en esta ocasión si encontramos ropa a nuestro gusto, así que cargados con un montón de modelitos nos dirigimos a los probadores, eran amplios y disponían hasta de un taburete que le vino de perlas a Arturo, pues ya había comenzado a estar cansado de tanta tienda. Al entrar en el probador, verlo tan grande, con un espejo que ocupaba toda una pared, y recordar que no llevaba nada bajo el vestido, supe lo que le iba a dar a cambio de esa tarde de compras. Él, por supuesto, se sentó en el taburete para observar como me cambiaba de ropa. Teníamos una suave música de fondo. Era el momento ideal para darle una sorpresa.

Leer más

PASEO POR TU CUERPO

Estoy sentado esperando que salgas de la ducha, me gusta mirarte desnuda y observar como te secas lentamente el cuerpo, tu cuerpo, tu culo, tus tetas pequeñas pero firmes. Me acerco hacia ti por la detrás y te abrazo, te beso el cuello, y te acaricio los senos, tu te tensas y buscas sentir con tu trasero mi cuerpo y mi polla. Estoy vestido solo con mi slip y te hago sentir a través de el mi excitación y deseo, te doy la vuelta y te beso, te acaricio el culo con mis manos y te hago un lento masaje él. Te hago echar en la cama dándome la espalda y te empiezo a recorrer con mis manos y mi boca todo tu cuerpo deteniéndome en tu culo y en tus piernas, sólo es un recorrido, para hacerte sentir mi respiración y mis labios, luego me quito el slip y te hago sentir mi polla por tu cuerpo; primero los pies, luego las piernas, la paso por tus nalgas y luego por tu espalda, te hago sentir el latir de mi verga en tu espalda y tu cuello, luego en tus cabellos y en las orejas, regreso en busca de tu culo, que ya espera ansioso mi paso por él, recorro con mi polla la hendidura entre tus nalgas, el interior de tus piernas hasta planta de tus pies Ahora le toca a mi lengua, te beso los pies y meto sus dedos en mi boca, luego te empiezo a pasar lentamente la punta de la lengua por el interior de tus muslos, y llego a tus nalgas, subo por tu espalda y sigo hasta tu cuello, meto mi lengua en tu boca y pongo mis manos en tus pechos, bajo por tu espalda y encuentro de nuevo tu culo, le rozo con mi lengua, recorro la hendidura de tus nalgas y llego hasta tu hermoso agujero al que beso sin piedad metiendo mi lengua en él. Percibo ya el olor de tu coño y me ilusiono con lo que promete sentirse dentro. Estoy con la lengua entre tus nalgas saboreandolas y siento su sabor que se mezcla con los de tu orgasmo y me anima seguir allí. Te doy la vuelta y me coloco entre tus piernas, tu vagina me ofrece sus jugos y su olor a orgasmo reciente. Te doy una pequeña lamida en las piernas y tu clitoris quiere participar en la acción. Me entrego a él primero con mis labios luego con mi lengua, mis dientes, mi boca quiere recibir todos tus jugos de una sola vez, siento tus manos en mi cabeza apretándome contra tu sexo, no queriendo que me separe. Me levanto de improviso y te penetro sin miramientos. Tu sexo mojado a más no poder se come mi polla con una avidez impresionante tu vientre me atrapa y no me suelta, nos movemos rítmicamente, sin ningun reparo, ni pudor siento mi polla tocar el fondo de ti paro y te doy la vuelta. Dándote la vuelta rápidamente me ofreces tu trasero a cuatro patas, yo me coloco detrás y te meto la verga en tu vagina, siento tu olor mas fuerte, tu excitación mas grande, me encanta tenerte a cuatro patas, tu trasero entregado a mi y yo follándote. Te llega un nuevo orgasmo, siento como te corres, tu vagina eliminando mas jugos y tu voz diciendo cosas ininteligibles, elevándose y a la vez ahogandose, trato de entender pero solo percibo un gemidos, que me lo dicen todo. Salgo de tu vagina y atraigo hacia mi cara tu coño que rebosa en zumos y me hundo en él. Que dulce puede saber un coño durante un orgasmo, que ricos tus jugos en mi cara, tu orgasmo es lo mejor que haya comido en mi vida. Voy sintiendo como vas frenado tus movimientos, como te vas liberando de la explosion, sin embargo, ni tu ni yo tenemos suficiente, y sabes también lo que te voy a pedir: TU CULITO. Te sigo chupando tu coñito que después de los orgasmos está como un tarro de mermelada, jugoso y dulce. Tu de pronto te liberas de mi beso y te abalanzas sobre mi polla, empiezas por pasarle lentamente la lengua por el capullo y luego vas bajando por ella hasta encontrar los huevos y vuelves a subir, y vuelves a bajar, hasta que decides introducirla en tu boca y te tragas todo de golpe, siento tu garganta en mi verga, siento como empiezas el vaiven entra y sale, entra y sale. Tu boca sigue comiéndose mi polla hasta el fondo y con ella introducida hasta el final me dedicas otra mirada que me dice todo, nos separamos con mucho cuidado, tu te pones a cuatro patas al borde de la cama y yo me coloco detras de ti, primero voy pasando lentamente mi miembro por tu culito, por toda la raja de tus nalgas, luego coloco el glande en la entrada muy suavemente, siento como tu culito se frunce hacia adentro como queriendo atraparlo y engullirlo, yo lo retiro un poquito y lo vuelvo a poner. Estamos en este juego unos minutos hasta que te agarro por las tetas y te introduzco el miembro hasta el fondo, tu tienes un sobresalto y sueltas un pequeño quejido. Yo mantengo la posición ganada y no me retiro ni un poquito, entonces muy suavemente procedo a separarme sin llegar a sacarlo todo y luego me vuelvo a introducir en tu culo muy suavemente. Te lo meto y te lo saco, te lo meto y te lo saco, tu estas como hipnptizada por el ritmo y me dejas hacer y empiezas tu tambien a moverte, muy suave siguiendo mi ritmo primero y luego empiezas a acelerar, tu culo se come mi pene como si no supiera hacer otra cosa, saboreas el tronco y te retuerces de gusto, aceleras aun mas la movida y siento mi verga golpear el fondo de tu culo , entonces me dices: quiero ponerme encima de ti. Yo salgo lentamente de ti y me echo boca arriba, tu te subes encima y colocas tu culo en mi verga, mirandome y pidiendome que te acaricie las tetas, yo me elevo lo mas que puedo y empiezo a lamer tus tetas y a morderlas suavemente, tu te mueves enfurecida sobre mi verga, tu culo es una aspiradora, dejas escapar los gemidos mas extraños y finalmente tensándote sobre mi tienes otro orgasmo, yo sigo con mi miembro en tu culo, me levanto en la cama sin sacarla, te doy la vuelta sobre ella y colocándome a tu lado, pecho con espalda empiezo un furioso mete y saca, hasta que estoy a punto de correrme , y grito: me voy a correr, tu te retiras rápidamente y colocas tu boca cerca a mi polla para recibir su semen caliente en la cara, tu lengua y tu boca se encargan de limpiar cualquier rastro de semen que pudiera quedar Nos levantamos, vamos hacia la ducha y nos enjabonamos mutuamente, nos abrazamos nos besamos y salimos de la ducha nos secamos mutuamente y es alli donde nos empezamos a besar, primero en la boca, muerdo suavemente tus labios y meto mi lengua por los ricones de tu boca, te beso la cara, la nariz, los ojos, la frente, al llegar a tus orejas siento que un estremecimiento recorre tu cuerpo, beso tu cuello, tus hombros y empiezo a bajar por tus brazos, vuelves a la habitación y te sientas en la cama y yo continuo besando tu cuerpo me arrodillo frente a ti y mi boca queda a la altura de tus senos, les beso y mordisqueo, te beso el abdomen, el ombligo, paso muy cerca de tu pubis, pero no lo toco solo lo huelo por encima y voy a tus muslos, los beso suavemente por el exterior y por dentro, bajo a tus piernas y las levanto para poder besarlas, las huelo y las beso, llego a tus pies y les beso la planta, el empeine, los dedos… Vuelvo a subir por ti y te coloco boca abajo. Te acaricio la espalda, con mis dedos y mi boca, coloco mi polla entre tus nalgas y la subo por tu espalda, dejas escapar un quejido de placer subo mas y la coloco a la altura de tu cuello y te hago sentir en las orejas la punta de mi pene, tu vuelves un poco tu cara y tratas de besarla, pero te lo impido y voy bajando lentamente por tu espalda hasta quedar de nuevo entre tus nalgas. Paso lentamente el miembro por tu raja, y tu culito lo quiere absorber, me inclino y te paso la lengua por la union de tus nalgas y voy bajando hasta alcanzar tu agujerito y me introduzco en el, toda mi boca y mi lengua estan lamiendo y penetrando tu culito. Te das la vuelta rápidamente y me ofreces tu coño que ya esta otra vez empapado y meto mi lengua en ella y siento su sabor, dulce y salado a la vez, y continuo por tu clitoris sintiendo como se pone duro y lo acarico con mis labios y paso mi lengua de un lado a otro hasta que tu aprisionas mi cara contra tu coño, mientras gimes de placer, a la vez que yo recibo tus jugos en mi cara, pero tan pronto dejas de aprisionar mi cara contra tu vientre me levanto y meto mi polla en tu coño que empapado como estó la traga entera y se retuerce de placer. Empiezo un furiosos mete y saca mientras tu acaricias mi pecho y me pides que te penetre con más fuerza. Me muevo encima de ti todo lo que puedo y los dos explotamos en un orgasmo sensacional. Sueño Nos encontrábamos en un paisaje desconocido para mi, repleto de una exuberante vegetación mientras un tórrido sol nos alumbraba. Yacíamos los dos juntos, cerca de una cascada adormilados por el constante murmullo del agua. Poco a poco te dormiste apoyada en mi pecho. Mi corazón latía intensamente al contacto con tu piel, mi cabeza nunca antes había tenido esas sensaciones jamás soñadas. No sé cuánto tiempo pasamos tumbados en el verde…. Finalmente dirigí mis labios a los tuyos. Abriste los ojos, y correspondiste a mi beso enlazando nuestras lenguas. Abrazabas mi cuerpo semidesnudo mientras explorábamos nuestras bocas. Lentamente pasé de tus labios a tu cuello. Notaba como tu cuerpo se contorneaba lentamente mientras emitías leves gemidos de placer arqueando tu cuerpo al sentir el contacto de mis labios sobre tu piel. Luego llevé mi boca a tus pechos. Cuando posé mi mano sobre tu tórax te extremeciste, pero dejándote abandonar por el erotismo del momento me dejaste llevarme a la boca el rosado botón, dando tu corazón un vuelco cuando mis labios le dieron un húmedo masaje. Descendí por tu vientre hasta llegar al ombligo. Proseguí mi marcha hasta tus muslos que besé ascendentemente desde las rodillas muy lentamente para finalmente alcanzar tu bañador. Comencé a acariciar con mi lengua el ya húmedo pedazo de tela y tu, con un rápido movimiento te desprendiste de el mostrándome todo tu cuerpo desnudo. Poco a poco, separé los pliegues con la lengua para comenzar a recorrer el interior de tu coño, tus fluidos empapaban mi car. Mi lengua exploraba a fondo tu sexo hasta que se topó con tu clítoris que mis labios rodearon con sutileza mientras introducía dos de mis dedos por la abertura. Sudorosa y excitada levantabas tu pubis para poder obtener mayor placer. Por fin notabas como se acercaba el clímax, sí, en un momento todos tus músculos estallaron y en un instante iberaste toda tu carga. Yo me desperté antes de llegar a liberar la mía, snifff!!!

Fantasia

Me sitúo detrás de tí vendo tus ojos con un pañuelo y te digo que no te muevas. Pasan unos segundos. Intentas escuchar no oyes nada. Algo suave te roza la cara. ¿Otro pañuelo?. En efecto, te estoy acariciando la cara con un pañuelo de seda. Sientes en la oreja derecha el picor del pañuelo, te hace unas leves cosquillas cuando pasa por tu lóbulo. Ahora de la oreja derecha pasa a la izquierda. Acompaño las caricias del pañuelo con suaves besos. Tienes tus labios entreabiertos, y notas como el pañuelo pasa entre ellos. La sensación de cosquilleo te empieza a excitar. El pañuelo te acaricia ahora la barbilla y el cuello. Yo sigo con mis labios pegados a los tuyos, en un eterno beso. Te quito la chaqueta. Paso el pañuelo por debajo de tu pelo y por todo tu cuello. Lo recorro de un lado a otro, y el pelo se te mueve con el pañuelo. Lo dejo. Me coloco delante de ti, paso la seda por tus pezones que desde hace rato están están levantados, provocando en tí una excitación cada vez mayor.

Leer más

Mil Caricias

Con las primeras notas de la música en la radio, en la oscuridad, mis manos comienzan a quitarte el vestido. Tu respiración se acelera. Luego tu vestido negro resbala desde tus hombros, como el aceite, descubriendo tu piel a la tenue luz que penetra por la ventana. Mi mano agarra tu breve cintura. Acerco mis labios a tu cuello, lentamente, hasta acariciarlo, para dejar escapar junto a tu oido una bocanada de aliento, casi un susuro. Entonces tu espalda se levanta como la de una gata en celo, y tus pezones se agrandan y endurecen desafiando, tal vez, el sonido que sigue saliendo de la radio. Muy despacio mi mano hace recuento de tus costillas, una por una, hasta alcanzar tus pechos, duros como… tú y yo sabemos. Los acaricio suavemente, recreándome en sus formas, mi mano se tensa sobre ellos reprimiendo las ganas de estrujarlos, juguetean con tus pezones. Y tus manos se colocan sobre las mias apretándolas contra ellos, pidiendo más fuerza. Tu mano, ¡que puñetera!, se coloca en mi cadera, tibia y suave, como tú, y comienza a bajar, hasta agarrar bien mi culo, para apretarme contra el tuyo, fuertemente.

Leer más

EL SUEÑO

Me senté al ordenador con la intención de manadarla algo que la hiciera añorarme un poquito menos; sólo de pensar en el efecto que podría causar en ella dicha historia… se me levantó. Una erección instantánea requería un tratamiento efectivo, y ese fue el que le aplicó mi mano, suavemente, relajándo todo el cuerpo, mientras pensaba en Elena. Estaba tan concentrado que hasta oía su voz dentro de mi cabeza. Imaginé que nada nos separaba. Elena estaba allí conmigo, los dos juntos en una bañera, ella acariciando mi polla erecta con dulzura, dejando que el agua chorreara por sus tetas y cayera sobre mi glande. No era mi mano sino la suya la que me masturbaba. Yo le chupaba los pezones y le cogía las tetas por debajo, levantándolas y frotándolas con el agua caliente. Sí, Elena estaba allí conmigo, no había nada por medio. Y se agachaba, se ponía de rodillas sobre el baño para meter mi pene en su boca y lamerlo. Su lengua trazaba círculos sobre mi glande y las primeras punzadas de placer me corrieron por todo el cuerpo.

Leer más

Elena

Ahora yo la miraba apreciándola en su inquietante hermosura. El saber que la tendría en la placidez de la cama me ocasionó una sensación de placer infinito y sabía que me correría en cualquier momento, pero quería retenerlo. Cuando la miré ella cubría su vagina adorada con ambas manos.Cuando las retiró y pude ver lo que ya había recorrido con las mías quedé deslumbrado. Su coño era de una belleza perfecta, su color rosado semejaba una exótica flor viva, palpitante en medio de ese campo negro brillante de su pubis y los bordes de su labios parecían prestos a pronunciar palabras, porque se separaban levemente para volver a juntarse. Yo detuve mi boca que se acercaba ya a su pozo, que me llamaba, me detuve inclinado sobre su vientre deseado, mientras ella con su mano derecha se acariciaba el vértice superior de su vagina y me dejaba ver su tesoro escondido.

Leer más