Con mi TIO cuando tenia 13 en un viaje de negocio

Me llamo Daniel tengo 18 y le voy a contar como fue un viaje inolvidable que hice con mi tio cuando tenia 13 AÑOS.
No dejen de leerlo porfavor me costo mucho en redactarlo para que no lo lean.
Es un poco largo pero se que les va a gustar.

Voy a comenzar diciéndoles que mi tio Jorge para ese entonces era un señor de unos 45 años con un poco de pansa debido al trabajo de camionero, el cual paso la mayor tiempo del dia frente al volante pero por lo de mas se mantiene en forma.
Mi relación con el siempre fue buena, cuando llega a la casa a visitar a su hermano ( mi papa) me lleva regalos y yo lo recibo con un fuerte abrazo y me levanta en brazos y me sostiene de mis nalguitas, lo cual yo no tomo a mal, no se si es por el regalo o porque me gusta que lo haga.

Mi tio aprovechando la visita que nos hizo para pedirle a mi padre que si me podia dejar que yo lo acompañara en un viaje que tenia que hacer, ya que como hiba solo yo le podia hacer compañia y de paso aprender de como era la vida de los camioneros porque ellos sabían que a mi me gustaba mucho y ciempre me escuchaban decir que cuando creciera hiba a trabajar como mi tío en los camiones, asi que mis padres no tuvieron ningun problema en dejarme ir con mi tio.

Al dia siguiente mi tio paso por mi a la casa y yo estava ya listo, vestido como el me habia pedido en la noche antes de irse de mi casa, vestía un shor corto como de equipo de football, una camiseta, zapaticas tenis y que no llevara ropa interior diciendome que hacia mucha calor para viajar con mucha ropa.
Y llego en un camion rojo de esos que tiene como un cuartito atras que estan bien equipados con cama, TV, DVD y asta una pequeña refrigeradora, al verlo yo salte de gusto porque siempre había querido ir con el pero me decian que estaba muy pequeño, pero al paracer a mi tio ya le habia parecido que yo ya habia crecido lo suficiente para acompañarlo porque al paracer le habia insistido bastante a mi papa para que me diera permiso.

Ya en el camino todo trascurría de lo normal, hablando de todo, de la casa, del cole de todo lo que se nos ocurriera hasta que mi tío me empezó a preguntar que si ya había tenido novia o si ya había tenido sexo, lo cual le dije que no
después me hizo una pregunta que me puso nervioso:

-Daniel pero ya te has masturbado verdad?
-Si tío ya lo he hecho varias veces viendo las películas que me presto un compañero del cole.

-Y te gustaria ver una que tengo ahi atras en el DVD, de esas no as visto y se que te va a gustar.

Sin esperar que me dijera otra vez me fui a verla, al principio comenzo normal un hombre y una mujer teniendo sexo, pero como a los 10 minutos se corto la esena y aparecio un hombre mayor teniendo sexo con un chico como de mi edad, se veia como ese chico le mamaba la verga al hombre y despues el lo ponia de perrito y le metia la lengua en el culo para despues meterle la verga en su pequeño culo, ya para ese momento mi pene lo tenia duro como nunca antes.
No se cuanto tiempo estuve viendo la pelicula porque estaba como imnotizado por aquellas imagines que veia en la peli, cuando mi tio me aviso’ que ya haviamos llegado, que me fuera para el asciento del ayudante.

-Dany te gusto la pelicula?
-SI tio, es primera vez que veo una pelicula asi.

-Ya lo veo, mira como traes el pene de parado!!!

Como solo traia la calsoneta se me podia ver la ereccion que me habia provocado ver la pelicula

-No te preocupes sobrino, es natural que la tengas asi, a mi tambien me pasa lo mismo cuando la veo.

Al llegar a nuestro destino mi tio se bajo para entregar la carga que llevabamos y asi terminar con el trabajo yo solo queria regresar a seguir viendo la pelicula, despues de unos minutos el regreso y me dijo que teniamos que quedarnos a dormir en el camion porque al dia siguiente teniamos que llevar otra carga de regreso, que no me preocupara que ya le habia hablado a mi papa y el estaba deacuerdo, que no habia problema que me quedara.
Como eran como las 5 pm cuando llegamos, ya que el conocia nos fuimos a paciar por el pueblo e ir a buscar donde cenar.
Cuando regresamos como a las 7, mi tio me dijo que me fuera para el camion que me llevaria una sorpresa, que le dijera al vigilante que yo era su sobrino para que me dejara pasar porque en el plantel solo estabamos nosotros y que ahi nos hibamos a quedar para recoger la carga temprano por la mañana.

Despues de una hora de esperar en el camion, mas espacifico en el camarote que mas parece cuarto por lo alto y grande que es, senti que mi tio abrio la puerta y subio acompañado de una niña como de unos 16 años, vestida con una minifalda a cuadros rojos con linias blancas, una blusa blanca de botones, llevaba puesto unos zapatos negros de correas con tacanzitos y en su pelo liso, peinada con 2 coletas que le caian en los hombros, la verdad se veia preciosa y asta menor de 16.
Mi tio al ver mi reaccion solo me dijo:

-Dany te presento a Kenia, nos va acompañar un rato para que no estamos solos, le pedi que se vistiera asi como de colegiala porque la niñas se ven preciosas asi.
yo solo salude dandole la mano y mi nombre un poco nervioso.

Como en el camarote del camion solo esta la cama nos sentamos los 3, ella enmedio de los 2 a platicar un rato, preguntar como hiba en el cole, musica y cosas asi.
Mi tio nos habia dado de beber unos tragos para brindar y asi ya me habia calmado un poca despues dijo que prendiera el TV para ver la pelicula y con una risa picara me cerro un ojo y yo la puse y nos pusimos a ver la misma pelicula que yo ya habia visto antes, solo que esta vez estaba acompañado, despues de verla un rato vi de reojo que mi tio la dijo algo al oido y ella le empezo a agarrar el pene sobre el pantalon, mi tio ya la tenia parada igual que yo, solo que a mi se me veia mas porque yo solo estaba con la calzoneta que traia, despues ella se voltio asia mi y me beso en la boca con un beso bien apasionado, yo ya habia besado a niñas antes pero no como esta vez, lo senti diferente y rico, nos seguinos besando y ella puso una mano en mi pierna y la fue subiendo asta mi pene que ya lo tenia duro, me lo saco por un lado de la lierna y me empezo a masturbar mientras me seguia basando.

Mi tio ya se habia levantado de la cama y se estaba desnudando, cuando le vi una gran verga como de unos 23 cms, gruesa con muchas venas que resaltaban mas su grozor, con una cabeza grande y roja asi como las que estabamos viendo en la pelicula y se las metian toda un sus pequeños culos.
Mi tio levanto a Kenia y la empezo a desvertir, primero le quito la blusa y pude ver sus pequeños pechitos blancos y con pezones rosadito los cuales mi tio los chupo con sus labios, despues le dio la vuelta y le bajo la faldita dejando al descubierto sus malguitas duras y redonditas, con una tanguita negra que le asia resaltar aun mas su culito blanquito, antes de darle la vuelta pra verla de frente mi tio me dijo:

-Sobrino, te dije que te tenia una sorpresa verdad, pues aqui esta!!!

Al quedar de frente a mi no podia creer la que miraba, Kenie tenia un PENE!!! era un niño que mi tio vistio de mujercita.
Mi tio lo volvio a llevar devuelta a la cama y ahi pude ver de mas cerca su pene igual de grande que el mio como de unos 16 cms, era blanco, con la cabicita tapada con el prepucio y con un bultito de pelos arriba del PN, se veia que asi se lo resuraba. Al estar nuevamente a mi lado no podia dejar de verlo, asi con sus pechitos de niña y su PN entre sus piernas, al verme me volvia a besar y fue ahi que pude sentir porque lo habia sentido diferente el primer beso que me dio, el me lo daba con una gran pasion que me asia respirara fuerte.

Mi tio al vernos centedos besandonos me tomo de la calsoneta y me la quito de un tiron dejandome totalmente desnudo porque antes yo ya me habia quitado la camisa, despues se puso parado al lado de Kenia y le ofrecio la verga para que la mamara y el se la metio toda en la boca como el la pelicula y la siguio chupando mientras no dejaba de masturbarme, despues me volvia a besar yo cerraba los ojos dejandome llevar, despues de unos momentos pude sentir como la verga de tio se deslisaba enmedio de nuestros labios yo me separe asustado pero al ver a Kenia como gozaba con la verga de mi tio, volvi a aquel rico beso saboriando la verga de tio y podia sentir las venas en mis labios, despues el se quito y me dejo a mi metiendome solo esa verga grande en mi boca mientras el se metia mi PN en la boca, la verdad no se porque no acabe en ese momento, creo que mi tio nos dio algo en los tragos porque yo me sentia exitodo como nunca y relajado, solo dejandome llevar.

Despues de un rato metiendome la verga de mi tio en la boca, el se acosto en la cama y le dijo a Kenia que se montara y vi como desaparecia facilmente toda la verga en su culito, mi saliba ayadaba como lubricante, a mi me dijo que me subiera en su cara de frente a Kenia, me empujo asia el para que yo se la chupara a el, en esa posicion mi tio se apodero de mi PN con su boca, despues de mis guevos y llego el turno de mi culito, al centir su lengua queriendo entrar yo solo cerre mi ano como queriendo morderla la lengua, pero eso le gusto mas a el porque trataba mas de metermela y a mi me arrancaba quejidos de placer, despues senti sus dedos queriendo metermelos, los tenia bien lisos porque uno logro metermelo, senti un poquito de dolor pero lo saco y volvia a intentar, cada vez que lo hacia me dolia menos porque creo que me hechaba alguna pomada porque no sentia dolor, en mas ni sabia cuantos dedos tenia adentro asta que el me dijo que ya estaba dilatado, ahora Kenia me dejo su lugar para que yo me montara, le pidio a el que me ayudara porque era mii prmera vez, el agarro le verga de mi tio y la dirigio a mi culito para que me entrara despacito, pude sentir cuando me entro la cabeza porque ahi me detuve, no pasaba mas pero no me dolia para nada es mas miraba en la cara de mi tio que a el si le dolia porque le estaba ahorcando la verga de lo socado que le tenia la cabaza de la verga.

Mi tio le dio mas crema a Kenia y el la puso en el tronco de la verga de mi tio, despues me beso y me empujo con un poco de peso asia abajo y eso ayudo a que la verga de mi tio me fuera entrando poco a poco, podia sentir el paso de cada vena entrando en mi culito, cuando estaba totalmente empalado en esa verga de 23cms no sentia nada de dolor, solo como unas ganas de cagar lo extraño era que mas bien me sentia mas exitodo aun.
Kenia me empeso a enseñar como mover las caderas de arriba y abajo y a hacer circulos para poder disfrutar mas con esa verga cada parte interna de mi culo, lo cual rapido le agarre el ritmo.

Despues mi tio le dio una señal a el y Kenia se para frente a mi con una pierna acada lado de mi, mientras yo seguia sentdo con la verga de mi tio en mis entrañas, Kenia fue bajando de frente a mi, me beso y con su mano agarro mi PN y se lo fue metiendo en su culo, como mi tio ya se lo habia metido el mio le entro con facilidad y ahi estabamos los 3, yo clavado por mi tio mientras yo se la media a Kenia, el que mas sufria era mi tio porque el estaba aguantando el peso de los 2, asi estuvimos un rato despues el se bajo de mi y mi tio me puso de lado y me la volvio a meter, Kenia tambien se acosto adelante de mi pero de espalda y con su mano se volvia a meter mi PN en su culito y ahi estabamos los tres trabados como un pequeño trensito, pero el que estaba como en 2 mundos gozando de placer era yo, con la gran verga de mi tio en mi culito y con mi PN en el culito redondito de aquel niño con apariencia de niña con sus pechito y su pelo largo con 2 colitas a cada lodo.

En la pocicion que estabamos y por lo apretado de mi culito mi tio me dijo que ya hiba a acabar y cada vez sentia cada envestida con mas fuerza, al sentir eso yo tambien empese a tambien hiba a acabar y el Kenia no se como pero empeso a mover los musculos de su culo y me empezo a apretar el PN, mas bien perecia que lo hacia con la mano porque sentia como me apretaba y no pude mas y acabe adentro de Kenia, cada chorro de semen hacia que mi culo apretara le verga de mi tio y fue cuando tambien empece a sentir como mi tio me llenaba las entrañas, sentia cada chorro porque le hacia palpitar la verga y lo sentia en mi culo que estaba como guante a su verga.

El primero en quitarse fue Kenia y mi tio solo me la saco del culo y se puso a mi lado al par, los 2 estavamos de frente cara a cara solo nos voltiamos a ver y yo solo me acerque mas y lo empece a besar, mientras nuestras lenguas se unian en un juego delicioso, empese a sentir un liquido caliente que nmos caia en la cara, abri los ojos y era Kenia que estaba parado a nuestras cabezas y se habia masturbado encima de nosotros, dandomos un baño calentito con su semen, mi tio me volvio a besar y con el semen de Kenia entre muestros labios era mas rico que el beso anterior.

Despues de un rato mi tio se levanto mientras Kenia se vestio, vi que le pago y ella se despidio de mi lansandome un beso al aire y salio del camion, mi tio se volvia a acostar al lado mio me abrazo y asi nos quedamos dormidos.
En la mañana me desperte y senti la verga de mi tio adentro de mi culo, me estaba volviendo a coger pero esta vez tanto como el y como ya acabamos rapido.
Mi tio se vistio y se fue para la oficina, le dieron los papeles de la carga y salimos con rumbo para la capital y a mi casa, cuando llegamos ya no queria bajarme pero mi tio me prometi que luego volveriamos a hacer otro viaje, tambien me dijo que no le contara a nadie, que era entre los 2, tambien me dio el frasco de pomada que la escondiera y si me doliera mucho el culito que me volviera a hechar, que eso me lo calmaria asta que me acostumbrara a su verga.

Me llevo asta mi casa, entramos y me entrego a su hermano (mi papa), el le pregunto como me habia portado y mi tio le dijo que era el mejor. De la boca de mi papa salio el decir que cuando me volveria a llevar, lo cual mi tio dijo que pronto, el se despidio de mi con un abrazo y despues de mis padres y aproveche para salir por la puerta de atras y carri al camion, cuando subio ya estaba adentro a un lado del aciento y cuando de sento le dije que no me que queria despadir asi y empece a mamarcela ahi enfrente de la casa con la gente pasando en la calle y camo el camion es alto nadie nos veria, despues de unas cuantas mamadas rapidas acabo en mi boca lo cual me trague toda su lechita, me dio un beso en la boca y se despidio, que muy pronto nos veriamos.

Y asi fue mi primer viaje con mi tio, nada mal para mi primera vez verdad!!!
LUego les cuento como fue mi segundo viaje, esta vez nos encontramos con unos amigos de el y uno de ellos viaja con un perro Gran Danes.

Esparo y les guste y asi me dejan sus comentarios.

Mi tia no sabia las cositas que me hacia su marido

Quiero relatarles mi inicio en el sexo en manos del esposo de mi tia, a mis apenas 13 anos de edad.

Yo tenia como 13 años, era una pre adolescente, mi cuerpo iba cambiando rápidamente, en mi caso desarrolle antes que mis amigas, mis senos ya eran notables, pequeños pero duritos, mis caderas iniciaron a ensancharse un poco, y para acabar mi madre me enseño a delinearme los ojos y arreglarme pura señorita, los ojos los tengo verdes, mi piel es blanca rosadita, me gustaba que mis amigos y parientes me halagaran porque me estaba poniendo bonita y mujercita.

Mi tia Consuelo esta casada con Jose Carlos un hombre en ese entonces de unos 40 años, es bastante atractivo y desde que mi cuerpo fue cambiando el fue uno de los que no quitaba los ojos de mi, se portaba muy atento y me compraba cositas para agradarme.

Previo a lo que les relatare, una noche fuimos al cine entre familias, mis padres y hermanos con mi tia Consuelo y el tio Jose Carlos y su familia, pero el auto de mis tios se averió, por lo que todos nos pasamos al auto de mis padres, todos íbamos apretados y algunos nos tuvimos que ir en las piernas de otros, el tio Jose Carlos rápidamente me dijo que yo me tenia que ir en sus piernas en la parte de atras del auto, como mi tio me cae bien me fui con el, sin imaginarme sus intenciones. Nosotros vivíamos en un poblado aledaño a la ciudad, por lo tanto eran unos 45 minutos de viaje.

Muchos se fueron durmiendo al instante, otros tardaron mas, yo llevaba una falda un poco arriba de las rodillas, mi tio me agarro de la cintura y me puso sobre su bulto, el cual yo veia que con el tiempo se ponia duro en mi colita, en ese momento les digo yo habia notado algo raro. Luego me hice la dormida, pues sentia algo no normal, pues mi tio me restregaba contra sus piernas y su bulto en el pantalon, luego note que su respiración era quebradiza, como excitado. Al ver que yo estaba dormida, mi tio en lugar de calmarse siguio peor, me di cuenta que me fue jalando el vestido debajo de mis ponpas, no sabia porque lo hacia, pero luego me di cuenta que al sacármelo, su bulto tenia contacto directo con mi cuquita, solo la tela de mi braguita y de su pantalón evitaban el contacto completamente directo.

Los demás de la parte trasera del auto ya estaban dormidos. Luego volvi a sentir como mi tio me levantaba un poco en peso, sentí como iba abriendo el cierre de su pantalon y se sacaba su pene y me sentó encima de nuevo, yo ya podia sentir bien su duro falo tallandome la cuquita, me restregaba contra su pelvis, cuando llevaba unos cinco minutos haciéndome eso, y yo aun haciéndome la dormida, por primera vez en mi vida me fui excitando sexualmente hablando, senti ahogarme, como no respirar bien, una descarga como eléctrica me recorrió el cuerpo y desembocaba en mi cabeza y en mi cuquita. Y para acabar senti las manos de mi tio ponerse en mi cintura, luego subió y me comenzó a tocar mis senos sobre mi blusa, buscando mis pezones, los acariciaba o les hacia un circulo alrededor.

Oi la respiración de mi tio, parecía que estaba muy excitado, y yo lo estaba también por primera vez en mi vida. No conforme mi tio Jose Carlos, metio una de sus manos debajo de mi blusa, aparto mi sostén que era solo de elástico y senti como sus dedos tocaban mis tetitas, me acariciaban muy rico. El tio siguió tallandome la cuquita y sus expertas manos tocando mis senos, Hasta que allí senti el primer orgasmo de mi vida, tuve que aguantarme mucho para no gemir o gritar alli mismo, creo que el no se dio cuenta de eso, no lo se bien. Pero a los cinco minutos de eso, llegamos por fin a la casa.

Todos se despertaron, en cuenta yo me hice la que estaba despertando, mi tio ya se había guardado su paquete, apenas Sali del auto corri a los baños de la casa diciendo que tenia ganas de hacer pipi, adentro pude ver mi braguita mojadita, con un liquido viscoso transparente, eran mis primeros juguitos eyaculados de mi cuquita.

Mi tia Consuelo trabaja y su esposo Jose Carlos lo hace también, pero el tenia vacaciones atrasadas y las pidio para fin de año y yo estaba de vacaciones escolares. Mis padres tambien trabajan los dos.

Después de esa experiencia en el auto, mi tio Jose Carlos me puso mas atención y yo en mi camita me ponía a pensar y a analizar lo sucedido en ese viaje, honestamente me había gustado esa experiencia. Dias después, me invito a su casa, estaba solo, me dijo que jugariamos, yo normalmente iba a jugar con mis amigas de otras casas, pero ese dia acepte ir con mi tio, llegue a su casa y el se esmero en atenciones, me dio helado, me saco algunas cosas a regalar, yo me sentia bien con el, ademas como les digo, que lo del auto en realidad me gusto y de alguna forma queria saber que mas me enseñaria mi tio Jose Carlos.

A pedido de el comenzamos a jugar de papa y mama con el tio Jose Carlos, solo que me dijo que jugáramos a la verdad como debia jugarse eso. Yo le dije que no sabia como era a lo verdadero, pero acepte. Para iniciar, el desayunaba y se iba a trabajar, cuando se iba me tomo de la cintura y me dio un gran beso en la boca, eso me sorprendio y se sonroje, el al ver eso me dijo, -dijimos que jugaríamos a la verdad!-, y yo asentí con la cabeza, me dejo su sabor en los labios. Al poco rato hizo como que entro como si regresara del trabajo, de nuevo, pero esta vez yo ya estaba preparada, nos dimos un rico beso mas duradero.

Luego hicimos como que cenábamos y hablamos de cosas triviales que hablan los mayores del trabajo y de la casa. Luego me dijo que nos fueramos a dormir, me llevo a la habitación, alli me saco un blusón del ropero y me dijo que me lo pusiera, que estábamos jugando a la verdad, me comence a quitar mi ropita y luego me dijo que todo, que solo me debía dejar el bluson, el también se quitaba la ropa, el se quedo en calzoncillos y yo me quede en cueros solo con un bluson flojo que me llegaba a las rodillas. Yo me sentia incomoda, pero mi instinto y mi curiosidad de mujer se anteponía.

Ya acostados el se fue casi encima de mi y me beso, me dijo que asi lo hacian los papas con las mamas, senti su lengua jugar con mis labios y entrar en mi boca, el me dijo que hiciera lo mismo, fue mi primer beso de lenguita y fue muy rico sentir como nuestras lenguas viscosas se entrelazaban una con otra, entraban en mi boca y luego en la boca de el. Pero no todo eran besos, mi tio levanto mi bluson y metió sus manos que llegaron a mis tetitas y las acaricio como lo hizo en el auto. De pronto mi tio solto mi boca y con un movimiento rapido, senti como su boca envolvia uno de mis senos, lo empezó a mamar y usaba su lengua para tallar mi pezón, senti que la habitación me daba vueltas, gemi y me queje, quise soltarme, pero solo fue instintivo, yo quería seguir sintiendo esas caricias de mi tio con su lengua en mis bubis. Luego el tomaba mis pezones con sus suaves labios y las chupaba sacándome varios gemidos, sentí como mi cuquita se mojaba con la vez en el auto.

Mi tio me saco el bluson totalmente y me quede toda desnuda en la cama, siguio mamando mis tetitas, pero una de sus manos la puso en mi entrepierna, me acaricio los muslos y subió para ponerla sobre mi cuquita, yo temblé y dije -no tio, por favor!-, pero lo hice timidamente, eso pareció animar mas a mi tio y me abrió las piernas, sus dedos tocaron y jugaron con mis tiernos labios vaginales, sus labios en mis senos y su dedos en mi cuquita, rapidamente lograron que me mojara, sentí como si estuviera orinandome un poco, los dedos de mi tio se impregnaron de mi pequeña eyaculación y dejando un rato mis senos se chupo los dedos mojados con los juguitos de mi cuquita, saboreándolos frente a mi ojos. Yo estaba gimíendo fuerte en ese momento, en verdad la estaba gozando pero con una mezcla de miedo y sensualidad, pero esa combinación era muy excitante.

La boca y la lengua de mi tio siguió por mi cuerpo, fue bajando de mis tetitas por mi estomago, luego mi vientre, puje cuando senti su lengua pasar lamiendo mi vientre, luego fue bajando derechito a mi cuquita, el se fue colocando dentro de mis piernas, para que yo no pudiera cerrarlas, luego levanto mis muslos y tuvo a su disposición mi cuquita ya chorreadita (asi la sentia yo). Mi tio comenzo a lamer mi cuquita como un perrito, mi tio daba lengüetazos por todos lados, en poco tiempo se volvio loco entre mis piernas, su lengua se metia en todos lados en mi cuquita, tomaba mis labios vaginales con sus labios bucales y los chupaba causándome que me corriera como loca (aunque no sabia que eso era un orgasmo en ese momento), yo gritaba y queria soltarme de su boca, pero el me sujetaba de las piernas o de las caderas obligándome a seguir con su castigo sexual, el orgasmo me hizo sentír como cansada por momentos.

Crei que eso seria todo, pues mi tio se quito de mi cuquita, pero solo fue para irse colocando encima de mi, me tomo de los tobillos uno con cada mano y me abrio mas las piernas, por primera vez en ese momento vi su verga, estaba parada, era gorda y su cabeza era enorme, la tomo con la mano y la froto contra mi cuquita, la froto varias veces y luego la puso en la entrada de mi vagina, suavemente comenzó a presionar contra mi cuquita, mi entrada cedió y dejo entrar su cabezon, luego inicio a bombear, en eso senti un dolor fuerte, su verga habia comenzado a entrar en mi cuquita, no sabia que el dolor habia sido causado por la perdida de mi himen, luego siguió bombeando y poco a poco fue entrando en mi rajita, debo decir que el mayor dolor habia pasado, aunque se sentia un poco cada vez que me penetraba, pero no era tan fuerte, ademas yo estaba excitadisima y eso aminoraba todo. Me siguió metiendo su verga lentamente, y nunca llego a metermela toda en esa primera vez, pero si me metió al menos la mitad de su falo gordo. El ya no insistió en metérmelo mas adentro sino se puso a follarme, hundiendo su verga, metiendo y sacándola de mi rajita.

Como he leído en otros relatos, que se siente mucho dolor al inicio, luego viene una sensación de que algo se frota sobre una pequeña herida, pero luego la naturaleza es sabia, y la excitación es tan grande que sobrepasa de magnitud tu dolor, pues me excite tanto que cerraba los ojos para disfrutarlo, aunque no penetro completamente mi tio Jose Carlos, yo sentía llena mi rajita, luego el se fue poniendo encima de mi echándome mas su peso al tiempo que me levanto ambas piernas con sus brazos y se puso a besarme la boca y a mamarme de nuevo los pezones, yo no aguantaba mas, gemi y grite fuerte, me embargaba otro orgasmo, ahora lo se bien, parecía que iba a perder el conocimiento. Mi tio se puso a darme duro, la cama rechinaba, hasta que, ahora fue el quien gimio fuerte, sentí que el me orinaba por dentro de mi cuquita, sentí lo caliente de su eyaculación, el muy idiota se corrió dentro de mi (en ese momento ni lo pensé), como mi cuquita estaba dilatada totalmente, estaba muy susceptible y sentí el palpitar de la verga de mi tio, cada latido de su musculo se traducía en un chorrito de semen que estallaba dentro de mi rajita. De milagro que mi tio no me embarazo a la primera.

Los dos terminamos mojados de sudor, fue entonces que mi tio, me dijo que nos meteriemas a la ducha, que seguía el juego de papa y mama. Yo estaba confundida, eso si la había gozado sexualmente hablando. Desnudos nos fuimos a la ducha, no puedo decir que sangro mucho mi himen, pero si, el agua de la ducha reflejaba un poco un color rojizo en ocasiones. Yo estaba muda, no decía nada, fue mi tio quien siempre hablo, me preguntaba si la había pasado bien, yo no contestaba, realmente después de gozarla estaba avergonzada con sentimiento de culpa, era el marido de mi tia. Nos bañamos desnudos, mi tio no dejaba de verme y fue cuando me dijo:

-Siempre me haz gustado sobrina, y esto no es juego, me haz hecho muy feliz hoy!-, yo le dije que también me había gustado, pero que el era esposo de mi tia. –Hay cosas que no se pueden cambiar, pero me gustas mucho preciosa-. Y asi quedo ese primer dia.

Mi cuquita me dolio por dos días seguidos. En esos días no quería ver a mi tio Jose Carlos. Me daba vergüenza. Ni tampoco podía ver a mi tia Consuelo. Me daba pena.

Mi tio los siguientes días no hallaba la forma de hablar conmigo, estaba preocupado de que le dijera a alguien lo sucedido. Dos semanas después de eso, me contaron que estaba en cama por unos cálculos renales, y mi tia como se iba a trabajar no podía atenderlo todo el tiempo, entonces mi mama me pidió que atendiera a mi tio esos días que ni mi tia ni otro familar tenia tiempo.

Alli lo vi de nuevo, al parecer ya estaba mejor, le dio mucho gusto verme. Me comento que le daban unos cólicos horribles. –Pobre tio- le dije, pero luego el tomandome de la mano, me dijo que si con eso pagaba lo que me había hecho, bien cobrado estaba. Alli la cosa cambio para mi.

-Es cierto lo que me dices tio?, deveras te sacrificarías por mi?- le pregunte
Ya no hubo respuesta, el se sento en la cama, me dijo que me sentara a su lado, y abrazandome me jalo para besarme y empezó de nuevo todo.

En la cama nos besamos mucho, el fue quitándome la ropita, yo me deje hacerlo. Luego de dejarme en cueros, me dijo que me pusiera a horcajadas en cuatro sobre su cama, y se puso atrás de mi, se puso a besarme las nalguitas y poco a poco paso su lengua en mi ano y luego me chupo mi rajita, yo empece a como a chillar de gusto, la experiencia de mi tio me estaba poniendo en el cielo de nuevo, su lengua jugo con mi culito, siempre había pensado que ese lugar era sucio, pero mi tio me enseño que es una zona de placer, pues me hizo llegar a una corrida allí en cuatro, luego se puso delante de mi y sacándose la verga me pidió que se la chupara, yo no sabia hacerlo aun, pero el me fue indicando como comérsela a chupones y al rato era mi tio quien cerraba los ojos de gusto. Se la mame tan bien que estaba tan excitado que algunas gotas de semen salieron por el orificio de su verga, me trague todo lo que salió por allí.

Luego de eso, se volvió a poner atrás de mi, me dijo que no me moviera, tardo unos segundos en ponerse un condón, y asi en cuatro me fue penetrando, a diferencia de la primera vez, esta vez no me dolió casi nada y me luego de metérmela casi completa me empezó a bombear su verga, yo sentía que de nuevo mi rajita se dilataba para permitir el acceso de ese estilete de mi tio. Gritaba y gemía como una loca a los pocos minutos de haber iniciado, mi tio me empezó a dar duro y se aferraba a mis nalgas y me penetraba profundo, en esa posición sentí que su verga me llegaba a mi estomago. Los rechinidos de la cama eran estruendosos, parecía como se se iba a derrumbar debajo de nosotros. Grite a pulmón abierto, me estaba viniendo a chorros y mi tio no dejaba de follarme todo el tiempo.

En eso estaba cuando el me dijo que cambiáramos de posición y el se acostó primero y luego me pidió subirme sobre el y sobre su verga, era la primera vez que me cogía asi y hoy por hoy es la posición que mas me gusta en el sexo, donde la mujer es la que pone el ritmo y domina la penetración.

De nuevo me costo meterme su verga en mi cuquita a pesar que la tenia dilatada y abierta, pero después de que me la metí, instintivamente me puse a moverme encima, restregando mi sexo contra su verga, el me dijo después que lo había cabalgado muy rico. Yo misma me provoque yo misma una inolvidable corrida exprimiéndole su verga y lo lleve a su explosión, el tio grito y me tomo de la cintura moviendo el ahora la pelvis de arriba para abajo, luego hubo calma, mi tio estaba como muerto. Yo también me acosté a su lado y su verga con el condón puesto empezó a reducirse de tamaño.

Mi tio me siguió cogiendo todas las vacaciones de ese año, no se cuantas veces lo hicimos, pero fueron bastantes. Hubo días de dos veces. Y también se quedo con mi desfloración de mi ano. Aunque no me gusto mucho, solo lo hacíamos por allí cuando los dos estábamos muy excitados y teníamos mucho tiempo solos.

Luego el empezó a trabajar y yo al colegio. Ahora podíamos vernos menos, pero cuando me llegaba a traer en su auto, me llevaba a un bosquecito que había camino a casa y hacíamos el amor debajo de la sombra de unos arboles. A los quince años tuve novio pero no dejaba de entregarme a mi tio. Tuve sexo con el hasta los dieciocho y como pocas veces sucede, fueron pocos los que sospecharon algo entre nosotros. Finalmente dejamos de vernos. El me enseño todo lo relacionado al sexo.

Mi Hermana Me Volvio Lesbiana

Tengo 19 años y mi nombre es Jennifer, siempre me habían atraído un poco las mujeres pero jamás había hecho nada con otra mujer, simplemente admiraba su belleza, Me describiré un poco, no soy muy alta mido como 1.50, de tez blanca y ojos verdes, mi cabello es negro y lacio y no muy largo, apenas me llega a los hombros. Tengo grandes senos, al menos es lo que muchos de mis novios me han dicho, soy copa C; de complexión no soy muy delgada pero tampoco estoy llenita, digamos que estoy normal.

Todo ocurrió un día que estaban haciendo remodelaciones a nuestra casa, el cuarto de mi hermana estaba en obra así que la habían mandado a dormir a mi cuarto, le dije yo podría dormir en el suelo de mientras si le incomodaba dormir conmigo pero me digo que estaba bien, además que mi cama era amplia y no habría problema por el espacio. Mi hermana es muy parecida físicamente a mí, solo que ella es más delgada y el cuerpo un poco más fino, con menos senos que yo pero una gran cintura con forma bastante envidiable, el cabello de ella es ondulado y más largo, es decir muy linda mi hermana, se llama Ivette y tiene 23 años.

La primera noche todo pasó muy normal, ella durmió de su lado y yo el mío y, por razones que aun no comprendía, yo estaba nerviosa pero hice caso omiso de eso. En la mañana noté como mi hermana despertaba, yo ya estaba despierta y la miraba con un ojo abierto sin que ella lo notase, se levantó y se quitó la cobija, acto seguido se quitó el camisón para dormir rebelando sus pequeños pero hermosos senos, noté que usaba una pequeña tanga también bastante ajustada y sexy, tomó una toalla y salió de mi habitación.

Como si ella siguiera allí (aunque ya no lo estaba, solo me quede con esa sensación de que me vigilaban) deslicé lentamente mi mano metiéndola en mi tanga para tocar mi vagina la cual estaba muy mojada. No lo podía creer me había excitado mi propia hermana, me sentía en shock y mareada, no sabía que pensar. Tal vez me atraían algunas mujeres y se me hacían bellas, pero jamás me había excitado ninguna y mucho menos mi hermana, estaba empezando a dudar de mi orientación.

Mis dudas y confusiones pronto se transformaron en sueño y me volví a quedar dormida, cuando desperté mi hermana se había ido a trabajar al igual que mi padre y mi madre, como yo estaba de vacaciones en la escuela podía quedarme ahí todo el día, así que comencé a hacer mis quehaceres pero por más que me distraía mi mente regresaba a la delgada figura de Ivette en tanga frente a mi… Y mi tortura fue peor cuando recordé que esa noche dormiríamos juntas de nuevo.

Como pude paspe el resto del día distrayéndome con lo que pude y llegó la noche, mientras mis padres veían la televisión en su cuarto mientras lo leía en la sala, frente a mí en el comedor mi hermana en vestida de short y una pequeña blusa sin mangas cenaba un plato de cereal. Yo estaba que me volvía loca, mi mirada se desviaba a cada rato hacia ella, y automáticamente mi mente la desnudaba con la mirada incluso le perdí el hilo a mi lectura varias veces y tuve que retroceder incluso algunas hojas, ella lo notó y comentó.

-Estas bastante distraída ¿verdad? – dijo sonriendo dulcemente.

-Pues….pues no mucho – balbuceé – En realidad creo que solo tengo sueño.

-En ese caso vámonos a dormir – dijo terminando su cena, guardó todo rápidamente y se fue a las escaleras – Te veo en el cuarto.

No supe si era yo o su voz parecía provocadora, como incitándome o en realidad no sé, mi mente estaba muy confusa ya. Por un momento no supe que hacer, incluso pensé quedarme ahí en el sillón a dormir, pero recordé que, por la obra, había un agujero en la pared y entraba una gran corriente de aire, me daría mucho frio en la madrugada, así que me arme de valor y me levanté para dirigirme a las escaleras y luego a mi cuarto.

Al abrir la puerta estaba todo a oscuras, creí que mi hermana ya estaba dormida asi que no prendí la luz, me senté en la cama, ella estaba del lado de la pared, me quité mis tenis y me dispuse a acostarme, pero la voz de mi hermana me hizo detenerme en seco.

-¿No te cambiaras? – me dijo, yo aun estaba vestida de mezclilla y por pensar tantas cosas había olvidado ponerme mi pijama.

-Ah es que no quería molestarte con la luz – me excusé – Creí que ya te habías dormido.

-No, sigo despierta – me dijo – Vamos cámbiate que no te moleste que esté yo aquí.

-No no, para nada me molestas – dije, pero ya no supe que decir, asi que me levanté y tome mi el pantalón de pijama de uno de los cajones y dispuse a salir, cuando ella me detuvo de nuevo con su voz

-Cámbiate aquí – me dijo casi casi como una orden – Somos hermanas, no pasa nada.

-Ok – fue todo lo que pude decir, me quité mi pantalón de mezclilla y me puse el del pijama, ella me miraba con un ojo abierto (justo como yo la había espiado a ella) Y eso fue todo, no me atreví a quitarme mi blusa frente a ella, el pantalón no fue tanto porque me cubría con la misma blusa que me quedaba algo larga (normalmente uso esas blusas cuando no voy a la escuela o no salgo)

Apagué la luz y me acosté guardando la distancia más larga que pude, creía que pronto mi mente empezaría a dar vueltas y me obligaría a tocarla y a hacerle quien sabe que cosas más, pero no fue así el sueño me invadió de repente y me quedé dormida casi de inmediato. En contraste, toda mi energía sexual se descargó en el sueño que tuve, soñé, como era de esperarse, con Ivette, soñé que la despojaba de sus ropas salvajemente y comenzaba a lamer sus pequeños senos, chupando sus pezones lentamente y mordisqueándolos, luego me sentaba en su cara y ella lamía toda mi vagina y jugueteaba con mi clítoris mientras yo tenía un orgasmo tremendo….

Desperté…miré por la ventana y ya había luz, eran las 10 de la mañana, antes de poder reaccionar sentí mi tanga súper empapada en jugos vaginales, me levanté y corrí a no de mis cajones buscando otra, me despojé de la que tenía y me dispuse a ponerme la nueva cuando mi hermana apareció frente a mí en la puerta. Me miró de cara a pies y me sonrió.

-Así que tuviste sueños locos – me dijo – ¡No parabas de gemir!

-Estemm yo… – no sabía que decir, instintivamente me vestí, sentí claramente que su mirada se desviaba hacia abajo….

-No digas nada, hermanita – me dijo mientras se acercaba a mí, yo no sabía qué hacer ¿Acaso seguía soñando?

-¿No fuiste a trabajar? – pregunté reaccionando y retrocediendo un poco

-Es sábado – dijo ella un poco mas indiferente – Entro más tarde y salgo temprano

Yo solo asentí tomé una toalla y corrí al baño, cerré la puerta con seguro y me metí a la regadera, no me pude contener mas y comencé a masturbarme, con una mano masajeaba mi vagina y con la otra mis senos y mis pezones lo cuales estaban ya muy duros, mientras que mi mente estaba en el sueño que había tenido, en Ivette viéndome mientras me ponía mi tanga, mientras se acercaba y trataba de tocarme…

Y tuve un pequeño orgasmo mientras el agua caliente de la regadera recorría mi cuerpo.

Cuando salí, mi hermana ya se había ido, me vestí y fui a desayunar con mis papas, los cuales me comentaron que en unas horas se irían a un evento y no llegarían hasta tarde.

Así que unas horas después estaba sola en la casa, me distraje como pude pero esta vez me fue casi imposible, mi mente regresaba a mi sueño que tuve que cada vez le agregaba mas detalles y mas poses…

Acostada en mi cama me desnudé y comencé a masturbarme de nuevo pensando en lo maravilloso que sería tener la lengua de mi hermanita entre mis piernas, seguía tocándome con mis manos mis grandes senos y deseaba que los mordisqueara mi hermosa hermana y los lamiera…

No podía aguantar más, me levanté mi me dispuse a ir al baño, en realidad no sabía porque, pero cuando me levanté ahí estaba, como si mi deseo se hubiera cumplido mi hermana con una sexy falda y un top me miraba desde el marco de la puerta, una de sus manos tocaba su sexo por encima de su falda.

Yo no pude contener mis deseos y me acerqué y comencé a besarla salvajemente, como en mi sueño comencé a desprenderla de su ropa, primero su top y luego dejando su sexy brasier negro a un lado, ella me tocaba con euforia mi espalda luego bajo sus manos a mi trasero, luego me separé un poco y baje mis manos a su falda quitándosela de un tirón, dejándola en su diminuta tanga, ella bajó su rostro hacia mis senos y comenzó a lamerlos salvajemente justo como lo había deseado hace algunos minutos, me sentí en el cielo.

Ivette mordisqueaba y lamia mis senos y mis pezones, jugaba con ellos mientras lentamente nos dirigíamos a mi cama, me sentó empujándome levemente y se agachó mientras me abría las piernas, enseguida metió su lengua a mi vagina y yo empecé a gemir como loca, ella jugaba con mi clítoris con su lengua y luego lo chupaba todo, yo sentía una sensación indescriptible, electrizantes olas de placer recorrieron mi cuerpo mientras ella metía y sacaba su lengua.

-Me encantan tus gemidos – me dijo – Es justo como gemías anoche y yo me masturbaba a tu lado ¿Era acaso que soñabas conmigo?

-¡SI! –grité entre mis gemidos, que cada vez eran más intensos – SOÑE ESTO, TODO ESTO Y MUCHO MAS

-Ahora vez como tus sueños se quedan cortos, hermanita – dicho esto subió de nuevo a mi cara empujándome hacia atrás recostándome, comenzó a besarme con más pasión que nunca mientras entre su saliva probaba mis propios jugos vaginales, era un sabor delicioso, limpie su lengua y su boca completamente de mis jugos mientras ella con su mano me masturbaba y no la otra jugueteaba con mis senos. Yo estaba que no aguantaba, su mano apretaba cada vez mas fuerte contra mis senos y su otra mano entraba cada vez más en mi sexo. Cuando estuve segura que ya no había rastro de mis jugos en su boca me separé un poco y me volteé poniéndome en cuatro patas colocando mi trasero en su cara de ella.

-Tu boca ya no sabe a mis jugos ¿No quieres más?

-Me encantaría – me dijo mientras comenzó de nuevo a lamerme mi clítoris y a jugar con su lengua dentro de un vagina, yo con mi mano derecha me tocaba mis senos y mis pezones que no podían estar más duros, estaba cada vez más agitada y gimiendo más fuerte y más fuerte, pero cuando sentí dos de sus dedos (empapados en lo que serian mis jugos o los de ella, no lo sé) en mi ano un terrible orgasmo liberó más jugos vaginales sobre la boca de Ivette inundándola, ella los tragó con placer mientras lamiendo todo mi cuerpo llegó de nuevo a mi rostro y me besó de nuevo.

La besé con gusto y un poco más calmada, pero ella seguía agitada y con una actitud un tanto salvaje así que decidí calmarla un poco, comencé lamiendo su cuello, chupándolo salvajemente, succionando, creándole varios moretones, y con cada uno ella soltaba un leve gemido. Mientras tanto mis manos entretenían sus senos, más pequeños que los míos que pronto atrajeron mi lengua y comencé a lamer, sentí entre mis dientes como sus pezones de endurecían más y más, hasta que llegaron a un punto que no podían hacerse más duros fue cuando empecé a mordisquearlos y mientras mi mano bajó a su tanga (empapada en jugos) y comencé a frotar su sexo por fuera, mis dedos se mojaron también y los llevé a mi boca y saboreé sus jugos.

-Rico – dije mientras ella soltaba otro gemido un poco más fuerte, seguí comiéndome sus senos mientras mi manó volvía abajo a llenarse de sus jugos, luego volvía a mi boca a limpiar mi mano, no pude contenerme más a su sabor y decidí probarlos directamente así que fui bajando por su vientre mientras ella se recostaba y cuando llegué a su ombligo ella arqueó todo su cuerpo en una oleada de placer, una de mis manos seguía aferrada a sus senos y la otra a los míos, me di cuenta me mi vagina quería de nuevo una lengua ahí metida, pero debía esperar, mi hermanita tenía que gozar primero.

Bajé lamiendo todo su cuerpecito hasta llegar a su tanga, que mas mojada no podía estar (¿o tal vez si?) la lamí por afuera y ella gimió terriblemente, sus gemidos eran menos escandalosos que los míos pero aun así se oía que gozaba, la lamí con mas fuerza y cada vez mas rápido, sus jugos eran deliciosos mucho mejores que los míos, así que le quité la tanga para probarlos aún más directamente y ella gimió más fuerte, y aun mas fuerte cuando encontré su clítoris y comencé a devorarlo mientras su gemidos iban en aumento más jugo salía de esa hermosa cavidad. Cuando me di cuenta yo ya tenía una mano en mi vagina y me masturbaba mientras le comía su sexo a mi hermanita. Sentí curiosidad y saqué mi mano para metérsela a ella, mientras seguía lamiendo pude probar mis jugos combinados con los de ella, fue algo delicioso que me puso al cien otra vez aunque sin darme cuenta mi manó la penetró demasiado y ella gritó dejando fluir un orgasmo en mi boca, lo cual me prendió aun más, yo estaba excitadísima otra vez, pero pensaba que mi hermana no quería continuar. Obviamente me equivocaba

-Bésame – dijo y yo obedecí como una autómata

La besé salvajemente de nuevo mientras ella tocaba mi trasero y yo el de ella, nos fundimos ah las dos acostadas una sobre la otra (yo arriba) en un largo beso apasionado, cuando terminó me levanté un poco para poder verla, ella me dio a los ojos y me sonrió pícaramente, su sonrisa daba un claro mensaje “quiero más”

Acerqué mis senos a su boca para que los lamiera, una vez que jugó con ellos y los empapó en su saliva hice yo lo mismo con sus pequeños pero muy firmes senos, ya que estaban llenos de saliva los juntamos y los frotamos, mis senos y los de ella, mis pezones y los de ella tocándose y moviéndose arriba y abajo era una sensación que me invadió de placer, era algo que no se puede describir con palabras. Luego nuestros movimientos se hicieron más bruscos y sentí como sus piernas se abrían para atraparme con ellas, pronto sentí su cálido sexo pegado al mío y como empezaba a frotarlo contra el mío también, era otra sensación indescriptible, era delicioso.

Nos seguimos besando mientras frotábamos nuestros exquisitos cuerpos uno contra el otro provocando mas gemidos en mi hermana sofocados por mis besos, pero pronto mi lujuria me exigía más, mi sexo demandaba una lengua ahí dentro y no había ninguna, así que me levante y justo como en mi sueño me senté en su cara y ella sin pensarlo comenzó a lamerme, mientras vi como sus manos iban a su sexo para masturbarse, como pude la detuve mi me lancé hacia su sexo y comencé a devorarlo, quedamos en posición de 69, las dos lamiamos nuestros sexos mutuamente probando nuestro sabor, gimiendo cada vez mas contantemente hasta que las dos dejamos salir otro orgasmo, justo al mismo tiempo. Fue relajador y al mismo tiempo pude descargar toda mi lujuria y mi energía sexual, me sentí aliviada. Bueno casi toda…ella comenzó a lamerme de nuevo pero solo para limpiar mis propios jugos, así que hice lo mismo, luego nos acostamos y nos fundimos en un gran beso.

-Te amo, hermanita – me dijo entre besos. Le respondí que yo también y nos seguimos besando desnudas con nuestros cuerpos entrelazados, nuestros besos fueron interrumpidos por el teléfono, mi hermana se apresuró t a ir a contestar, yo me quedé tendida en la cama, maravillada todavía.

Regreso unos minutos después, aun desnuda se quedó viéndome y sonriéndome desde la puerta.

-¿Qué? – le dije

-Nada, es que eres tan hermosa – me dijo

-Haha – me reí – Ya dime quién era.

-Era papá – dijo acercándome dándome otro largo beso en los labios, al término agregó – No podrán llegar hoy…así que tendremos toda la noche…

Dándole a mi niña todo el amor que necesita

Esta es la historia de cómo hallé el amor pleno con mi querida hija de 16 años. Espero que les agrade.

Más o menos como a los 22 años comencé a ver como todos mis amigos “caían”. No paraba de escuchar que uno ya había tenido hijos, o que se había casado, o que se había juntado con alguien. Cada vez, un inseparable compañero de juerga desaparecía. En fin, cumplidos apenas los 27 años, era el único que seguía soltero y sin hijos. Tenía amigos que, incluso, ya se habían casado por segunda vez. Veía sus vidas y, definitivamente, no quería eso para mí: nada de fiestas (o sólo unas cuantas, y de vez en cuando), poco tiempo, poco dinero, y estar amarrado a una persona. Me prometí a mí mismo que nunca llegaría a eso. No sé si fue por inercia, o por presión de familiares y amigos, pero un par de meses antes de cumplir los 28, me casé. Un poco más de un año después nació nuestra primer y única hija. Al principio, me convertí en un hombre hogareño.

Estuve así con mi familia aproximadamente hasta que mi hija cumplió los tres años. Después todo cambió. Me harté de mi vida hogareña y regresé a las fiestas, al alcohol, al sexo casual, en fin, a mi antigua vida. Eso sí, sin descuidar nunca económicamente a mi familia. Si bien casi nunca estaba con ellas, mi orgullo era que nunca les faltó nada, materialmente hablando. Nunca falté a mi responsabilidad como proveedor. Era lo que siempre decía, cuando la gente quería juzgar mi manera de vivir. No podía decir que era un buen marido, en absoluto, ya que había engañado a mi esposa en decenas de ocasiones. Pero estaba convencido de ser un buen padre…hasta que llegó la adolescencia. Cuando cumplió los 12 años, el día de su fiesta ella arremetió en mi contra como jamás lo hubiera sospechado. Yo le decía lo mismo de siempre, que no se quejara, que siempre había tenido un techo bajo el cual dormir, comida, y todos los servicios que nuestra moderna sociedad nos puede ofrecer. Ella me reclamó la falta de atención durante tantos años, ante lo cual le dije que sólo exageraba, que no fuera tan llorona. La discusión subió de tono, hasta que me dijo: “eres un idiota”. Estaba tan ofuscado que mi única reacción fue darle una bofetada. Ella sólo lloró, y salió de la casa corriendo. Mi esposa me reclamó duramente lo sucedido; yo sólo la ignore, e hice como si no hubiera pasado nada. Unas semanas después, vino el divorcio. La situación me tenía tan tenso, que llegué a decirles que me alegraba de ello, que por fin dejarían de estorbarme y podría vivir mi vida feliz. Es de lo que más me he arrepentido.

Un par de meses después comencé a extrañarlas horriblemente, y me di cuenta del grave error que había cometido. No sólo de lo acontecido en aquella ocasión, sino del abandono en que las tuve durante 9 años. Durante un año no tuve contacto con mi hija. Ella se rehusaba a tener cualquier contacto conmigo. No quiso que estuviera con ella cuando cumplió sus 13 años. Estaba desesperado, y no sabía como recuperar el amor de mi hija. Cuando al fin accedió a que nos reencontráramos, yo corrí apresurado y con lágrimas en los ojos a abrazarla; pero ella parecía indiferente. Le pedí perdón, le rogué que me abrazara, lo cual hizo, pero con mucha frialdad. Pero no me iba a dar por vencido, estaba dispuesto a recuperar el amor de mi hija. Poco a poco fui ganando su confianza nuevamente, pero seguía siendo muy distante. Para cuando cumplió sus 15 años, había pasado con ella más tiempo que el que pasé antes de que me divorciara de su madre. Como no quiso una fiesta de 15 años (como es la costumbre acá en México), su madre y yo cooperamos para un viaje que iba a hacer a fin de año con un grupo de amigos a Europa, a la casa de la madre de uno de sus compañeras, que era de origen alemán. Después de dos años de verla, sin falta, cada fin de semana, se me hicieron eternos esos dos meses que estuvo lejos. Cuando fui a recogerla al aeropuerto sentí una emoción incontenible, ella me abrazó, pero seguí notando en sus abrazos distancia, una cierta frialdad. Pensé que el tiempo que pasábamos juntos no era suficiente, por lo que decidí que en las próximas vacaciones de verano (en las cuales coincidía su cumpleaños) iríamos solos ella y yo a la casa de campo que me había heredado un tío fallecido no hace mucho. Se lo comenté, y ella pareció de acuerdo aunque, como siempre, indiferente. Pasó el tiempo, y por fin llegó el día: pasé por ella y, lleno de esperanza, emprendimos el trayecto hacía la casa de campo. Nunca me hubiera imaginado lo que iba a pasar ahí.

Llegamos un lunes por la tarde-noche. Nos instalamos. No había luz eléctrica, así que tuvimos que hacer todo el ritual de encender la fogata. Mientras hacíamos todo aquello, notaba en ella esa extraña actitud: parecía que le gustaba estar conmigo, pero a la vez, estaba ausente; eso me hacía sentir muy mal. Ya bien entrada la noche, nos sentamos junto a la fogata en silencio, de esos silencio calmados y reconfortantes. La abracé. La abracé fuerte, pero también tiernamente; tal vez más de lo que lo había hecho nunca. Ante mi sorpresa, ella comenzó a llorar. Le pregunté qué le sucedía, a lo cual ella sólo me dijo:

-¿Por qué?

-¿Porque qué? – Le respondí torpemente.

Ella sólo sollozó y me dijo:

-¡Me hiciste mucha falta!.

No pude evitar que me salieran unas lágrimas, y la abracé, tan fuerte y tiernamente como antes y le dije:

-Lo sé, mi amor, lo sé. Perdóname, fui un estúpido ¡un idiota! Pero te juro, mi niña, te lo juro por mi vida que nunca volveré a faltarte- Y lo dije de corazón.

Esa noche dormimos abrazados junto a la fogata. Al otro día lo primero que vi fue su hermosa sonrisa. Nunca me había sentido tan feliz. Durante el día desempacamos algunas cosas que habíamos dejado pendientes la noche anterior, arreglamos unas cuantas cosas más de la casa, y fuimos a dar una caminata. Me di cuanta, con gran dicha, que su actitud había cambiado, ahora era cálida y cariñosa; simplemente no podía ser más feliz.

Al otro día fuimos a nadar una laguna que estaba como a media hora de la casa. Cuando la vi en su traje de baño no lo podía creer: su cuerpo era realmente precioso. Me sentí culpable, ya que no pude evitar verla como mujer. Todo el día traté de sacarme eso de la cabeza, pero no pude. Mi felicidad se había transformado en culpa. No podía creer que hubiera mirado con esos ojos a mi hija, ¡a mi niña! En la noche ella me preguntó qué me pasaba, que me veía raro. Le dije que no me pasaba nada. Por supuesto, ella no me creyó, y se acercó, se acostó en mis piernas y, con una voz cálida y tierna me volvió a preguntar qué me pasaba. Sus ojos se veían bellísimos alumbrados por la luz de la fogata. Y no sólo eso: su hermosos cabello. sus bellos labios, su delicado cuello, su piel tersa….no podía evitar pensar que era la mujer más hermosa de todo el mundo. No pude decir nada. Ella se me quedo mirando, y sonrió. No entendí muy bien esa reacción, pero antes de que se me ocurriera algo, ella me dijo:

-Papá, ¿te puedo contar algo?

-Claro que sí, hija, dime- le contesté.

-Bueno, es sobre el viaje de diciembre…bueno es sobre un chico…

Cuando dijo eso, sentí como una escalofrío que me recorría todo el cuerpo ¿Qué era aquello? ¿Sería miedo a abordar el tema? O tal vez…¿celos? Ella prosiguió:

-Bueno, es que cuando llegamos allá, Miguel, un chico de la escuela, me dijo que le gustaba mucho. Yo ya lo sabía, pero en el momento no sabía como reaccionar. Él también me gustaba a mi, así que sólo me deje llevar. Como era una casa grande, simplemente nos metimos a uno de tantos cuartos que había. Estaba muy nerviosa. Era la primera vez que iba a estar con un chico. Él se acerco a mi, y comenzó a besarme y a tocarme, y yo también comencé a explorar su cuerpo con mis manos, y con mis labios.

Mientras mi tierna niña me contaba todo esto, empezó a tocarse, lo cual me prendió bastante, no podía creer lo que estaba pasando. Y justo cuando pensé que estaba a punto de escuchar cómo mi hija había perdido su virginidad, me dijo algo que me dejo helado:

-Pero ya cuando estébamos a punto de hacerlo, me acordé de ti

-¿De mí?

-Sí. Me acordé que de niña siempre me gustaba verte desnudo. Me gustaba ver tu cuerpo. Me gustaba tu pene. Y cuando vi el de Miguel no se parecía en nada, él lo tenía muy chico

Este último comentario me hizo reír, pero no podía evitar sentirme terriblemente incómodo con todo aquello. Y siguió:

-Yo siempre soñé que mi primera vez iba a ser con un hombre como tú. Y Miguel no se parece a ti. Él no es tan varonil, no tiene tu fuerza, ni tu porte…ni es tan sexy como tú

Tras decir esto me guiñó el ojo, e hizo como si me mandara un beso. Lo hacía con tanta coquetería que me espantaba. Pensé que estaba bromeando con aquello. Sin dejarme decir nada, se incorporó. y me beso muy cerca de la boca. Me dio las buenas noches y se fue a dormir a uno de los cuartos de la casa. Yo me quedé toda la noche en el mismo lugar, tratando de asimilar lo ocurrido.

Al otro día ella se levantó a medio día como si nada, me besó en la mejilla, y me preguntó qué íbamos a desayunar. Casi mecánicamente le señalé unas latas de atún que estaban sobre la mesa.

-¡Ay, papá! ¿Me vas a dar atún en mi cumpleaños?

“Mierda”, pensé. Había estado tan ocupado pensando en lo de la noche anterior, que incluso había olvidado que era su cumpleaños. Muy nervioso le dije que iba a ir a un poblado cercano a comprar algunas cosas, que le iba a preparar algo bueno. Ella se acercó y me dijo:

-No te preocupes papi, este día va a ser muy especial.

Puso sus brazos al rededor de mi cuello, como si me fuera a besar apasionadamente. Me beso en la mejilla y me dijo:

-Anda, ve a comprar lo que querías, yo también me voy a preparar.

Como zombie salí de la casa y me subía al auto. Tenía más de 25 años que una mujer no me ponía nervioso, pero ella lo había logrado. Llegué al pueblo y comencé a buscar la tienda. Como en otras ocasiones ya había ido con mis primos y mis hermanos, ya me conocían en el lugar. Cuando llegué a la tienda me saludo el dueño, me preguntó por mis primos y mis hermanos, a lo cual le contesté que esta vez no habían venido.

-¡Ah!, ¿Con que ahora se trajo a la chicuela pa’ usted solo, condenado? -Me dijo riéndose.

-Algo así, Don José- Le contesté, con una risa nerviosa.

Me puse a caminar por el pueblo. No hay mucho que ver, pero yo sólo quería pensar. Mi conclusión fue que tal vez yo estaba exagerando y malinterpretanto todo. Ella de seguro sólo estaba jugando y yo ya estaba pensando en cosas que no. Sin darme cuenta, se me fueron las horas. Ya estaba empezando a caer la noche, así que regresé rápido, para festejarle su cumpleaños número 16 a mi querida niña. Al llegar la llamé. Me dijo que la esperara un poco, que aún no estaba lista, me puse a sacar de las bolsas todo lo que había comprado. Unos cuantos minutos después, ella me llama a la habitación. Lo que vi me dejo pasmado, Ella estaba recostada en la cama con un conjunto de lencería extremadamente sexy: un ajustado corsset, una diminuta tanguita, unida a un provocador liguero, y unas medias que le hacían ver unas piernas preciosas. Para rematar, tenía de esos guantes largos que cubren hasta arriba del codo, y unas zapatillas que combinaban perfecto con todo.

-¿Te gusta, papi? Yo sé que sí- Me dijo mientras pasaba una mano sobre su bien torneado culito

-¿Qué significa esto?- Le pregunté, francamente confundido y aturdido.

-Significa que hoy me vas a dar el mejor regalo de todos, papá. Me vas a hacer mujer.

Mi verga ya no tenía ninguna duda, y estaba más que dispuesta a poseer a aquella mujer, pero yo me sentía francamente horrorizado ante la idea de tener relaciones sexuales con mi hija.

-Esto no puede ser- Le dije, y salí de la habitación.

Ella me alcanzó, me jaló del brazo, me abrazó, y me besó. Jamás olvidaré aquel momento. Si bien estaba nervioso y confundido, fue muy hermoso. Nunca me habían besado con tanta dulzura. Se apartó de mi, para ver mi reacción, a lo cual ya simplemente le pude decir:

-Mi querida niña, sé que fui un pésimo padre, y lo siento mucho. Estos últimos años he tratado de remediar mis errores. He tratado de ganarme tu amor y, sin duda, he logrado mucho. No te voy a mentir, mi niña hermosa: te deseo, y te deseo mucho. Mas no quiero dejarme llevar por esto ¿Qué clase de padre sería si tengo relaciones sexuales con mi hija de 16 años? Pero no es lo que yo quiera lo que importa, sino lo que tú quieras. Y, si esto es lo que quieres, mi vida, es lo que tendrás.

-Quiero que seas mi hombre, papá, eso es lo que quiero. Quiero que me ames, en cuerpo y alma, como nunca has amado a ninguna otra mujer…

Ya no me pude contener más, y la besé. Interrumpí por unos instantes el dulce contacto entre nuestros labios para encender la fogata, pues la noche ya estaba cayendo sobre nosotros. Entonces todo fue perfecto. Mis manos recorrieron suavemente cada centímetro de su juvenil anatomía. Besé su boca, su cuello, y fui bajando. Quité el corsset que aprisionaba sus bien formados pechos y se mostraron ante mi, espléndidos, firmes, pero a la vez suaves, perfectamente formados. Me acerqué a ellos y los besé, pase mi lengua por todos ellos, deteniéndome en sus pezones. No sé cuanto tiempo me quedé en ellos, pudieron haber sido segundo o días: incluso el tiempo se había marchado de ahí; estábamos solo nosotros dos.Seguí bajando por su torso, hasta llegar a su ombligo. Un poco más me entretuve ahí. Baje hasta llegar al sagrado monte de venus, cubierto de un delicado follaje juvenil. Lo rodeé, de momento. Me fui hacia sus piernas, bellas y bien torneadas, las besé, las disfruté, como había hecho con el resto de su cuerpo, hasta que ya no pude más: le quite la tanguita, que ocultaba el último de sus secretos, y se mostró ante mi en toda su belleza el sagrado templo de venus. Sin dudar me lancé a él. Comencé a besar al rededor de los labios. Era una cuestión casi ritual: preparaba el camino, para llegar adecuadamente al centro del altar. Llegado el momento indicado, dirigí mi lengua directo a aquel pequeño centro de placer, mientras introducía un dedo en la conchita de mi nena, para darle más placer. Me quedé ahí hasta que tuvo su primer orgasmo. No exageraría si dijera que ver a mi niña gozando de esa manera me dio a mi tanto placer como el que ella estaba experimentando.

-Papi, quiero regresarte el favor- Me dijo

Tomó mi verga entre sus manos y la empezó a masajear, como hipnotizada. Empezó a darle besitos tímidos en el glande, y recorría con su lengua el tronco de mi verga. Muchas veces había estado con mamadoras expertas, pero no se comparaban en nada con lo que me hacía sentir la exploración inexperta de mi niña. De repente, se decidió y se la metió a la boca y comenzó a mamarla ¡Qué sensación! Estuve a punto de venirme en su boca pero la alcancé a detener a tiempo. Había llegado la hora de desflorar a mi nena. Ella se recostó con sus piernitas abiertas, entregándome el tesoro de su juventud.

-Estoy nerviosa, papá ¿Me va a doler?

-No te voy a mentir, mi amor, sí te va a doler. Pero no te preocupes, tu papi se va a encargar de que sea lo menos doloroso, y lo más placentero posible posible.

Coloqué mi glande en la entrada de su virginal vaginita. Intenté meterla, pero apenas hubo entrado, ella dio un grito de dolor y se apartó.

-Tranquila, mi niña preciosa. Relájate, voy a volverlo a hacer, con más cuidado, ¿Vale, mi amor?

Ella asentó con la cabeza, y volvió a acercar su cadera hacía mi. Volví a empezar a introducirla, muy lentamente. Mientras, veía en su carita muecas de dolor, hasta que llegó el momento fatal, y rompí definitivamente el sello de su virginidad. Ella dio un grito de dolor, e inmediatamente empezó a sangrar. Me recosté sobre ella, la abracé, la besé y simplemente le dije:

-Te amo

Ella me abrazó, y pasó sus piernas por encima de mi cadera. Comencé a meter y sacar, suavemente, mi miembro de aquel recién desvirgado altar. Lo hice lento, hasta que vi que el dolor empezaba a desaparecer de su rostro; entonces comencé a hacerlo cada vez con más intensidad. Ella gemía, pero estaba seguro que era de placer, y ya no más de dolor. Continué haciéndolo con pasión desbordada, hasta que ya no me pude contener más, y descargué dentro de ella, con un placer increíble. Me quedé dentro de ella, y nos seguimos besando, hasta que mi pene regreso a su tamaño original. Entonces me recosté a su lado, la besé en la mejilla y le dije:

-Hija, te he dado lo que querías. Te amo más de lo que he amado a ninguna otra mujer. Y ten por seguro, mi niña hermosa, que te amaré hasta el último de mis días.

Cientos de veces había hecho lo mismo, mas nunca lo había disfrutado de aquella manera. Nunca me había perdido así en el acto. No era sólo el roce de mi verga con el interior de una vagina, era algo más, algo mucho mejor: era la perfecta armonía de dos cuerpos, como si fuéramos un sólo ser a plenitud. Muchas veces había tenido sexo, pero aquella noche, por primera vez, hice el amor.

Mi primera vez con mi perro “stiven”

Hola a todo mi nombre es Liliana soy un travesti de closet actualmente tengo 27 años soy de Perú del departamento de Arequipa este relato que les voy a contar ocurrió hace muchos años cuando tenía 17 o 18 años siempre me ha gustado vestirme de mujer desde muy pequeño siempre me vestía con las ropitas y sus pantimedias de mi hermana o de mi madre.

Bueno un día en el colegio una profesora saco ese tema de la zoofilia que una chica de por aquí lo había practicado y que sus padres lo encontraron y que ala chica le había dado una hemorragia y muchas cosas que nos explico, desde ese entonces me dio la curiosidad por que nunca había escuchado eso de la zoofilia de tener sexo con un animal, busque información en la internet ahí encontré videos fotos y vi como se cogía un perro a una mujer, como iba ser mi primera vez tenía que informarme bien para hacerlo porque nunca lo había hecho ni con un hombre ni un perro solo me masturbaba y me vestía cada ves que podía por que casi siempre alguien había en casa bueno así paso un tiempo.

en ese entonces teníamos un perro llamado “stiven” era un perro chusco no tenia raza era algo grande de color negro y blanco lo criamos desde muy pequeño me tenía mucha confianza siempre jugábamos a veces lo bañaba un día no ha habido nadie en mi casa me quede solo aproveche el momento asegure bien las puertas y me vestí de mujer llame a “stiven” vino y lo metí ami cuarto lo acaricie y lo masturbe salió un pequeño punta rojita y delgado lo sigue masturbando y poco a poco vi como crecía su pene y tenía una bola que estaba creciendo dentro de su capucha lo saque todo y creció más al final era bien grandote y disparaba bastante liquido yo estaba muy exitada me puse en 4 para que me montara como a su perra solo me dio unos lametazos y no quería montarme yo me estaba muriendo de ganas que me montara quería su pene dentro de mi culito saber cómo se siente un rico pene de tu macho.

Entonces agarre y lo levante de las patas y me lo puse encima de la espalda y por abajo tome su pene y me lo metí poquito a poquito, hay que rico era sentir una pene dentro de mi culito por primera vez pero a la vez tenía una ganas de ir al baño no sé por qué tenía muchas ganas de ir al baño entonces lo saque y me fui al baño y solo orine liquido medio transparente nada mas yo pensé que no me había lavado bien, pero supongo seria porque tenía metido toda su pene grande dentro de mi culito.

pero quería saber que se siente quedar pegado con él quería su nudo dentro de mí y que él me muente solo, así que a entrenarlo para qué me montara solo ise lo siguiente, me ponía en 4 y solo lo masturbaba un rato y lo dejaba, así hice varias veces lo dejaba con ganas hasta que aprendiera a montar por sí solo, paso un tiempo y aprendió ahora si lo masturbaba un poco se subía encima mío me cogía bien rico y fuerte de la cintura y hacia sus movimiento y me punteaba por mis nalgas pero no le atinaba ami culito.

Bueno era casi fines de agosto y por fin llego el día todos se iban ir a una fiesta de una virgen de Sta. rosa de lima que nos habían invitado a todos, unos familiares que Vivian fuera de Arequipa así q todos se fueron y yo me quede solo en casa con “stiven feliz
Llego la noche yo bien preparada me lave bien y me vestí con una minifalda que tenía mi hermana todo una mujer Salí a buscar a “stiven” lo entre a mi cuarto jugamos un rato yo estaba muy muy exitada así que empecé a gatear en mi cuarto lo masturbaba un poco y me deje montar un ratito como diciendo esto te vas a comer mi papito rico, ya no aguantaba más así nos subimos encima de mi cama lo masturbe un poco para que me montara.

ya yo en pose perrito con el culito al aire y el viene y me muenta que rico me cogió de la cintura bien fuerte como a su perrita se movía pero no le daba a mi huequito así que dirigí su pene a mi culito y no saben se volvió loco loco como se movía era muy muy rápido que rico sentir esa sensaciones de saca y mete era riquísimo quería q nunca parara que nunca terminara yo le decía que rico papi dame mas papi soy tu perrita métemelo bien adentro, mas mi perrito rico así fuerte de ahí bajo poco a poco el movimiento se movía lento hasta que paro y sentía como crecía su nudo y toda su pene me llenaba todo el culito de ahí quería bajarse no lo deje lo tome de las patas delanteras lo sujete un rato hasta que lo solté y se bajo y se dio la vuelta y jalaba y jalaba me quería arrastrar me hacia doler me hacia doler pero lo tome de las patas traseras y no lo deje que jalara mas lo pegue bien a mi culo pero como al principió tenía esa sensación de ir al baño dije no lo creo es el pene de mi papito que me está llegando de su lechecita dije soy tu ya papito lléname de tu rica leche hazme tu tuya hazme sentir tu perrita quiero sentirlo bien rico.

hasta que yo quería sacarlo el pene del mi querido “stiven” lo solté jale y no podía y no podía así que ni modo felizmente estaba solo así que a disfrutar el jalaba y jalaba y no nos podíamos separar ni yo de él ni el de mi así estuvimos bastante rato se sentía como palpitaba su pene adentro de mi culito era bien rico riquísimo de ahí de un buen rato no separamos hay el maldito jalo fuerte me saco sangre del culito pero al ver su pene y su bola que grande era dije con razón no podía separarme, todo eso entro dentro de mí, era un enorme pene que a un estaba botando liquido él se fue a un costado a lamerse el pene y yo un rato tumbada en mi cama con el culo bien mojado ha pero me estaba doliendo el cultito y Salía bastante liquido transparente mesclado con sangre así que fui al baño y me lave bien así estuve unos días con mi culito adolorido hasta decía que me habrá hecho ahora que hago que diciendo voy al doctor así así pasaron los días y ya no me dolía hay por fin me tranquilicé y así fue mi primera ves con mi perrito “stiven” bueno amigas y amigos espero que les haya gustado mi relato mas delante les contare como fue mi primera vez con un hombre o.k bye bye………

La paja que me hizo mi sobrinita

La sorpresa que me dio mi sobrinita curiosa

Al descubrir esta página web, me he animado a contar mi historia que ocurrió hace 10 años. La verdad es que, pensándolo ahora mismo, no se me ocurriría hacer lo mismo que hice entonces…

Los protagonistas de esta historia somos yo, que tenía entonces 20 años, y mi sobrina Sonia que tenía entonces 10. Aunque hayan pasado 10 años desde entonces (ahora tengo 30 y mi sobrina Sonia tiene 20), sigo acordándome de aquellas cosas…, pero ni por asomo se lo recuerdo a Sonia, con quien me llevo muy bien. Aquellas “cosas” son tabú, cosas de la infancia y primeros descubrimientos sexuales de la adolescencia por parte de Sonia y un agradable recuerdo para mi. Pero… ¿qué pasó?. Pues tampoco gran cosa… Os cuento:

Yo con mi hermano, mi cuñada y mi sobrina Sonia me llevaba (y me llevo) muy bien, nos visitamos a menudo y nos conocemos muy bien. Una vez que iba en el coche de mi hermano con su mujer y Sonia, comentaron sus padres de cachondeo una frasecita de Sonia sobre compañeros suyos de clase que hacían “pajillas” en el autobús del colegio. Bufff, risitas en el coche y sonrojo de Sonia. Me acordé de mis años del colegio cuando varios compas del colegio se hacían pajas en plena clase tapándose solo con un libro (pero se les veía como movían el brazo. Entonces no lo pensábamos, pero seguro que el profesor se daba cuenta, jejejeje). Seguimos el trayecto en el coche y la conversación cambió y se olvidó. Pocos días después, estando yo en casa de mi hermano, tras un chapuzón en la piscina (era verano), se me acercó mi sobrina Sonia muy seria, como queriéndome preguntar algo…, pero que no empezaba.

Yo: ¿? ¿qué querías?
Sonia: jeje, nada… bueno, si… , no…, jaja
Yo: ¿si, no?. Como no te aclares…
Sonia: que si te puedo preguntar algo…
Yo: ¿Qué?, ¿qué pasa?
Sonia: jaja, es sobre lo del otro día. A mis padres no me atrevo, jajaja
Yo: ¿Qué sobre el otro día?. ¿qué pasa con tus padres? (yo no tenía ni idea de qué quería decirme. Me imaginé que intentaba pedirme algo para que yo se lo pidiera a sus padres porque no se atrevía a pedírselo directamente). ¿Les digo algo?
Sonia: No, no, no, jejeje. Es lo que dijeron en el coche……. (yo estaba callado)…. Sobre las pajillas…

Entonces empecé a sonreír como para intentar quitar hierro a la situación, porque Sonia se estaba poniendo nerviosita.

Yo: Ah… jejeje, las pajillas, jejeje… Bah, si no me enteré de nada (me intentaba hacer el “sueco” y… la verdad, es que no sabía que decir porque de aquella conversación en el coche, yo no sabía nada más que esas pocas palabras que se dijeron. Me callé un rato… y, como veía que la chica no sabía que decir, la dije): qué pasa… qué me tienes que decir que no dices a tus padres?
Sonia: Ná… es que…
Yo: Es sobre las “pajillas” que viste?
Sonia: Psi…
Yo: ¿Y qué me querías contar?. ¿Fue en el autobús?. ¿Lo viste bien?. ¿Te decían algo?. ¿Sabes qué hacían? (le hacía varias preguntas a la vez, porque no sabía bien qué quería)
Sonia: Ná… Sí. En el autobús. También en el cine del cole. Me llaman y me dicen que vaya… jejeje.
Yo: No les hagas ni caso. Porque si no, te van a molestar mucho y no te van a dejar en paz. Mejor les haces una risa despectiva y te vas
Sonia: Ah. Vale

Sonia se quedó con una carita como un poco decepcionada cuando oyó mi consejo. Yo se lo daba en serio, aunque estuviera riéndome y tomándolo un poco en broma.

Yo: ¿Qué pasa, que te gustaba mirar de reojo?. Jajaja. Puedes mirar de reojo, pero que no te lo noten, jejeje. Y además, menudas pajas birrias serán las de tus compañeros de clase, jajajaja

(aquí metí la pata al menospreciar las pajas de sus compis, porque a Sonia le empezó a picar la curiosidad…)

Sonia: ¿Por?
Yo: Son niños pequeños salidorros, jajaja
Sonia: ¿Tú te haces pajas? (a mi me entró entonces una risa y no sabía que decir)
Yo: jejeje. ¿Por qué me preguntas eso?, jejeje
Sonia: ¿Sí o no?
Yo: Alguna vez…
Sonia: ¿Con más gente como “ellos”?
Yo: Noooo. Cuando era pequeño también había un grupito que se hacía pajas en clase y en el cine… pero yo no era de ellos. En público, no.
Sonia: Ah. Pero… te haces pajas entonces, ¿no?
Yo: jajajaja
Sonia: ¿Puedo ver alguna?

(y yo seguía riéndome… pero ahora no sabía por dónde salir)

Sonia: Dí. Solo para mi, y yo no digo nada, ¿eh?
Yo: ¿Te gustaría?. ¿Por qué?
Sonia: Si me gustaría… No se… ¿puedo?
Yo: Es que… (me empezaba a poner nervioso). Como tú quieras… (pasaron unos segundos en silencio con sonrisitas… y yo ya me estaba empezando a excitar sexualmente). ¿Qué hago? … … … (no dice nada Sonia. Solo sonríe). ¿De verdad me quito el bañador?
Sonia: Si

Entonces, la suerte está echada. Compruebo que no nos puedan descubrir porque mi hermano y su mujer también están en la casa. Vamos a otra habitación más discreta y allí, le vuelvo a preguntar a Sonia:

Yo: Entonces, ¿me bajo el bañador y me haces una paja?
Sonia (con sonrisa picarona): Si.

Pues, dicho y hecho, me bajo un poco el bañador, le enseño los pelos del pubis y la digo “¿A que estos pelos no los tienen tus compañeros de clase?”. Y después, voy bajando mi bañador hasta abajo quedando yo completamente desnudo. No tenía todavía la polla tiesa, pero si un poco morcillona.

Sonia: Halaaaa
Yo: jejeje, mucho más grande que lo que habías visto, ¿a que sí?
Sonia: Siiii (me acerqué a ella y le puse mi polla cerca de su cara. Ella miraba la polla, los huevos y eso me excitaba por lo que la polla empezó a empinarse)
Yo: Ahora me vas a hacer una paja. Mira que dura y que grande se va a poner. A ver tu mano. Agarra mi polla (y, con un poco de cuidado, Sonia alzó la mano y me agarró la polla. En ese momento, mi polla dio un brinco como si estuviera viva)
Sonia: jejeje, que caliente está…… y que grande. ¿Y ahora que hago? (la pobre estaba nerviosa y obnubilada, jajaja. Le agarré su mano que estaba sobre mi polla)
Yo: Mira, haz así: sube, baja…. así (y con mi mano guiaba la suya sobre mi polla, que se había descapullado completamente mostrando mi glande en todo su esplendor. Ella no quitaba ojo a mi glande)
Yo: ¿te gusta?, ¿te gusta más que los de tu clase, a que sí?
Sonia: Siiii. Es mucho más grande y es más distinta (decía mientras subía y bajaba su mano por mi polla)

Como no estábamos solos en la casa, yo estaba agudizando el oído por si acaso alguien se acercaba a la habitación para subirme corriendo el bañador. La situación no era perfecta y se lo advertí a Sonia.

Yo: Aquí no podemos estar mucho tiempo, pero en otro momento me pajeas hasta sacarme la leche
Sonia: Eso sí que no lo he visto nunca. Lo he oído pero nunca lo he visto. Espera: vamos al sótano y allí te pajeo, ¿vale? (el sótano estaba más lejos y daba un poco más de seguridad, así que, me subo el bañador, intento disimular la super-erección que tengo y procuro no pasar a la vista de nadie… Y llegamos al sótano). Aquí no nos van a pillar, jejejeje. Bájate el bañador (y mi polla morcillona, vuelve a ponerse en pie. Vuelve a agarrarme la polla Sonia y vuelve a pajearme. Entonces, me coloco más cómodamente y ella se acerca mucho a ver, con mucho detalle, como es mi aparato reproductor, pene, glande, huevos…)

Tras un rato pajeándome, la digo que mis huevos están a punto de soltar leche…
Yo: Sonia, sigue así…… que ya noto la leche q va a salir. Mira, mira…. (y no me quise cortar nada. Como Sonia también estaba en bañador, ni me retiré cuando mi pene empezó a eyacular). Ya sale, ya saleeeeee

Y, zas, zas, zas…. Unos chorrazos de semen que fueron a parar a su cuerpecito y chorreando por su mano. Yo me encargué de chupar el semen que caía en ella diciendo “que rico. Tienes que probarlo”. La di un poco de un churretón de semen para que lo probara como yo.
Yo: Y otro día tienes que bebértelo todo de mi polla. El semen tiene muchas proteínas, vitaminas y sales minerales. No hay que desperdiciarlo (eso decía para intentar convencerla para que me chupara la polla en otra ocasión…. Y vaya que sí resultó, jejeje)

Y, tras intentar limpiar un poco los restos de semen, me subí el bañador y volvimos los dos a la piscina para intentar disimular esas manchas en el bañador de Sonia.

A ella le gustó mucho…, pero yo me quedé pensativo si había hecho bien… Tras varios días, Sonia volvió a pedirme que si podía hacerme una paja…, y para entonces ya no opuse tanta resistencia, jeje. En esos meses de verano, Sonia me pajeó varias veces más, se tragó mi semen y empezó a chuparme la polla en la tercera ocasión que vino a pajearme… así que no puedo quejarme de ella. Sus curiosidades sobre las “pajillas” de sus compañeros de clase quedaron saciadas con mi polla, más accesible y más discreta para ella, porque yo no iba a decir nada. Tras varios meses, ya no me volvió a pedir más que me desnudase para ella, y yo no hice ninguna referencia más. Han pasado 10 años desde entonces, y no se ha vuelto a hablar del tema. Su curiosidad quedó saciada.

lleve a mi esposa al cine xxx a que se la cojieran

tengo 10 años de casado, tengo 40 años y mi esposa 36, siempre hemos sido muy abiertos en nuestra sexualidad, ella es muy bonita y tiene muy buen cuerpo, nada fuera de lo normal pero tiene lo suyo, a ultimas fechas, empezamos a fantasear en incluir a otros hombres en nuestra intimidad, en un principio eran solo fantasias, pero con el tiempo nos animamos y ya hemos hecho algunos trios, lo que ha afianzado nuestra relacion, a mi me encanta verla penetrada por otros hombres

pero no teniamos mucha experiencia ya que solo habiamos echo trios con 3 hombres distintos y esa era toda la experiencia que teniamos, en nuestra ciudad hay un cine en el que pasan peliculas porno, un dia por casualidad al pasar por hay, me llamo la atencion la cartelera y entre, nunca habia estado en un cine donde pasaran ese tipo de peliculas, al entrar estaba muy obscuro que fui a tientas mientras que me acostumbraba a la poca luz, y fui a sentarme en la ultima fila, al acostumbrarse mi vista a la obscuridad, observe que no habia mucha gente, habia varios hombres solos y muchos homosexuales rondando a esos hombres, incluso algunos gays me abordaron queriendome dar una mamada, yo cortezmente rechaze esas invitaciones, pero me percate que dos filas delante de mi estaba una pareja, y como no queriendo se fueron arrimando algunos hombres a sentarse junto a ellos a pesar que habia muchos asientos vacios, en la pantalla habia esenas muy candentes, desde donde yo estaba observe que algunos de los hombres que estaban junto a la pareja, disimuladamente le acariciaban las piernas a la dama, y la pareja los rechazaba, pienso que lo hacian porque eran varios los hombres que los rodeaban, conforme se iban retirando varios de ellos, quedo solo uno en el asiento al lado de la señora, entonces el señor le saco las tetas y el desconocido se las empezo a mamar y yo claro veia el movimiento de las manos de la señora, los estaba masturbando a ambos, de pronto ella se inclino a mamarsela al desconocido, mientras el acompañante metia su mano entre sus piernas,

yo al estar viendo eso, tenia la verga bien parada, me imaginaba que era mi esposa la que se la mamaba a ese desconocido, se empezaron a arrimar otros hombres y suspendieron lo que hacian, como que no querian interrupciones, yo estaba sentado en la ultima fila y detras de mi habia una especie de tapanco, algo asi como un redil donde se meten los toreros en una plaza de toros, una especie de bardita con un pasillo entre las butacas y la pared y yo veia que hombres entraban y salian de ese pasillo y yo me preguntaba que era lo que hacian en ese lugar, sin poder contener mi curiosidad me dirigi a ese lugar y vi que algunos gays les mamaban la verga a cuanto hombre entraba a ese lugar, saciada mi curiosidad regrese a mi asiento, la pareja en cuestion no hacia nada mas que ver la pelicula ya que nuevamente estaban rodeados de varios hombres, termino la pelicula y fue saliendo la gente al encenderse las luces vi que todos los asistentes eran hombres a exepcion de la dama que estaba con su pareja, sali detras de esa pareja y ya en la calle los abordo el mismo hombre al que se la mamo la dama, se fueron caminando ellos tres y yo nadamas por morbo los segui y vi que entraron los 3 a un hotel,

me dirigi a casa pensando en eso e imaginando lo rico que seria llevar a mi esposa a ese cine, pero no le comente nada a mi esposa y empeze a ir seguido a ese cine cada fin de semana sin que lo supiera mi esposa, pero ya nunca volvi a ver a esa pareja ni a ninguna otra, puros hombres acudian a ver esas peliculas, un dia le comente a mi esposa lo que habia visto en ese cine con esa pareja y le dije que me gustaria llevarla y si se daba la ocacion, que se la cachondearan en el cine, pero su respuesta fue negativa pues decia que tenia miedo, mas por lo que le platique que habia puros hombres, decia que le agradaba la idea pero, que tenia miedo, yo seguia insistiendo diciendole que la pareja que yo vi rechazo a todos los hombres, menos a uno y que nosotros podiamos hacer lo mismo, me dijo que estaba bien que la dejara pensarlo, y pasados unos dias a base de presionar me dijo que si, y lo programamos para el siguiente fin de semana, se llego el dia y para la ocacion se vistio de minifalda con medias y ligueros, tacones altos, blusa pegadita y un saco, le dije que me gustaria que fuera sin ropa interior para poder meterle mano a mi antojo, para eso yo previamente habia comprado varios paquetes de condones e incluso alquilamos una habitacion del mismo hotel en el que vi entrar a la pareja, el hotel estaba a pocas cuadras del cine, esto por si es que ligaba a alguin mi mujer en el cine nos iriamos los tres al hotel,

al subir al auto para dirigirnos al cine , mi esposa iba muy nerviosa, decia que tenia miedo, yo la tranquilizaba diciendole que todo iba a estar bien, que yo la protegeria si es que algo no le agradaba, llegamos al cine y al entrar, nos quedamos un rato en el pasillo, acostumbrandonos a la luz, y nos dirigimos a las ultimas filas, yo sentia que todos nos volteaban a ver ya que con los tacones de ella al caminar, hacian el ruido caracteristico de unas zapatillas de mujer y para ese entonces yo estaba mas nervioso que mi mujer, la adrenalina recorria mi cuerpo y la sentia a ella temblar, nos sentamos en la penultima fila un poco alejados de todo mundo, en la pantalla una chica era cojida por varios hombres, la chica de la pelicula tenia una verga en el culo, otra en la raja, otra mas en la boca, mientras masturbaba a otros dos con sus manos, al ver esas esenas, note a mi esposa mas caliente de lo que ya estaba, y lo comprobe al meter mis dedos en su raja que escurria jugos sin sesar y como no traia ropa interior nadamas abrio las piernas y meti mano a mi antojo, vimos que se acerco un joven y se sento a un lado de ella, ella se recargo en mi regazo y seguimos viendo la pelicula como no prestandole atencion, el joven disimuladamente se saco la verga y se la acariciaba, mi esposa al verlo apreto mi mano para que viera lo que el hacia, el joven disimuladamente fue llevando su mano y rozar las piernas de mi esposa,

ella no decia nada, pero apretaba mi mano para que yo me diera cuenta, el joven al ver que mi esposa no decia nada, empezo a acaricirle las piernas y ella poco a poco fue abriendo sus piernas y el de plano le empezo a acariciar la raja desnuda, yo estaba muy nervioso y exitado pero actuaba como si no me diera cuenta de lo que sucedia, el tomo la mano de ella y la llevo hasta su verga parada y mi esposa se la acariciaba, no habia palabras, todo era un juego sordo donde el metia sus dedos en la raja de mi mujer y ella masturbaba su verga, seria que el estaba muy exitado que derramo su esperma en la mano de ella, el se levanto y se retiro, al quedar solos ella lamio de su mano el esperma que el le habia dejado, casi de inmediato otro hombre se sento junto a ella, para esto mi esposa ya sintiendose mas comoda se recosto en mi hombro, dejando sus piernas en direccion al hombre y con la minifalda toda arremangada casi enseñandole su raja y dejandola a dispocicion de ese desconocido, el cual de inmediato le metio mano, ella gemia quedito en mi oido, cosa que me calentaba mucho, el solo saber que mi esposa estaba siendo dedeada por ese extraño y sintiendo que ella lo disfrutaba me tenia con la verga bien parada, en eso otro dos hombres se sentaron en la fila de atras de nosotros y luego otros 2 hombres mas, mi esposa como que se saco de onda y cerro las piernas sacando la mano del que la estaba dedeando, yo maldeci internamente la llegada de esos hombres, pues senti que ella se frustro un poco por interrumpir la dedeada que le daban, nadie hacia nada, como que esperabamos que ellos se retiraran, pero no lo hacian, al contrario 2 de ellos se sacaron la verga y se empezaron a masturbar,

el que la dedeaba, discretamente volvio a las andadas cuidando que los demas no se dieran cuenta, y mi esposa le permitio meterle mano abriendo un poco sus piernas, pero los demas hombres si se dieron cuenta pues estaban al pendiente de mi esposa y la veian descaradamente, uno de los hombres sentado detras de nosotros, me dijo abiertamente que tenia una mujer muy sensual y me pidio permiso para acariciarle las tetas y yo sin saber que responderle le dije que le preguntara a ella si se lo permitia y ella dijo que si y el hombre desde atras le garro sus tetas y se las estrujaba, mientras el otro seguia metiendole los dedos en su raja, 2 de los hombres que estaban sentados detras de nosotros, se pasaron a nuestra fila y se sentaron a un lado mio y yo cortezmente les cedi el lugar y se sentaron junto a mi mujer y yo al lado de ellos y entre todos se la empezaron a cachondear, le mamaban las tetas uno a cada lado mamandole una teta, otro le metia los dedos, otro se puso frente a ella y le puso la verga en la boca, ella se la mamaba mientras tenia una verga en cada mano, sus gemidos se hicieron mas intensos, ellos nos decian que nos fueramos atras de la bardita pero ella se resistia,

fue cuando vimos que se empezaban a arrimar mas hombres y ella les dijo que ya la dejaran porque estaban llegando mas hombres, y les dijo que se retiraran para que ya no se arrimaran mas hombres, que en un ratito ibamos detras de la bardita y que cuando ellos vieran que nos dirigiamos alla, nos siguieran discretamente, se fueron retirando no muy lejos de donde estabamos y al parecer su treta funciono ya que los demas hombres que se iban arrimando al ver que rechazabamos a los demas se mantuvieron al margen, quedamos nuevamente solos mi esposa y yo y le pregunte que si estaba segura de querer ir detras de la bardita como les habia dicho ellos, le dije que no estaba obligada a hacerlo que si ella queria nos ibamos, pero ella me dijo que estaba muy caliente y que queria ir y darle unas mamadas nadamas a los que estaban hacia unos momentos con nosotros y que de ellos iba a escojer a uno para invitarlo a irse al hotel con nosotros y le dije que estaba bien, nos levantamos y nos dirigimos detras de la bardita y esos hombres nos siguieron, primero 2 de ellos, se recargaron en la pared y ella de rodillas se las mamaba a ambos y yo en un lado viendo lo que ella hacia.

llegaron otros 2 y uno de ellos se puso detras de ella, le levanto el culo y empezo a lamerle toda la raja y el culo, se acomodo detras de ella y la intento penetrar, yo interveni, pues tenia entendido que solamente se las queria mamar, pero ella me dijo “dejalo” y lo que hice le di un condon y se la cojio de a perrito mientras ella seguia mamando, le saco la verga y otro ocupo su lugar, previamente le di un condon y de igual manera les di un condon a todos ellos, uno de plano se acosto en el suelo y ella se le monto y otro se acomodo detras de ella y se la metio en el culo, los gemidos de ella ya eran alaridos, estuve a punto de intervenir pero me contuve, era tan erotico ver a mi mujer ensartada por los dos lados al mismo tiempo y ver a otro cuantos hombres esperando su turno, uno se salia de su culo y su lugar era ocupado por otro, la tenian totalmente sometida y ella se dejaba hacer, nunca crei que mi mujer fuera tan cachonda, ellos terminaban y se retiraban pero habia igual cantidad de hombres, ya que unos se iban y otros llegaban, yo nadamas cuidaba que el que la penetraba tuviera puesto un condon, yo en total llevaba 18 condones mismos que reparti, la dejaron hasta que ya no habia condones y algunos la querian cojer asi pero no se los permiti, salimos del cine casi huyendo ya que todos se la querian cojer, cuando salimos ella iba toda despeinada y con su poca ropa toda estrujada, nos metimos al hotel, se baño, estaba agotada, le dije que se empinara y abriera sus nalgas con sus manos para verle el culo, y lo tenia totalmente abierto y muy inchado y me la coji pero me dijo que no se la metiera por el culo porque le ardia mucho, antes de que se quedara dormida me dio las gracias por, darle esos momentos de felicidad, me confeso que eso era algo que siempre habia deseado, el ser cojida por muchos hombres, tardo dias en reponerse y ahora ella es la que me insiste que le gustaria repetirlo, esperamos hacerlo en estos dias

mi mama y yo compartimos a los amantes

soy hija unica tengo 22 años me llamo lucia, fisicamente estoy muy bien, me considero bonita, tengo tetas grandes y nalgas paraditas, atributos que herede de mi madre, pues ella con sus 40 años de edad, es muy atractiva y dicen mis amigos que demasiado buenota y nalgona, cuando salimos mi mama y yo, todas las miradas y piropos de los hombres, van mas a ella que a mi, lo que me daba un poco de envidia de la buena, pero a la vez me sentia orgullosa de tener a una mama tan bonita y atractiva

mi madre enviudo hace 3 años que murio mi padre, la muerte de mi padre fue muy dolorosa para nosotras dos, nos dejo practicamente solas en el mundo, pero mi madre fue quien mas lo sintio, duro mucho tiempo deprimida, incluso casi no salia ni hacia vida social, fui yo quien la animo a levantarse, le dije que ella era muy bonita y atractiva y que no faltaria un hombre bueno con el que pudiera rehacer su vida, como que con mis consejos cambio de actitud y se esmero mas en su arreglo personal y comenzo a salir mas, casi siempre acompañada conmigo ya que casi no tiene amistades, yo estaba saliendo con un muchacho, era mi novio y todos los dias iba a verme a la casa y nos poniamos unas cachondeadas barbaras en su coche, incluso varias vecez me cojio en el asiento trasero de su coche, estacionado en plena calle frente a mi casa, mi novio era insaciable y yo cada que iba a verme procuraba salir con falda corta sin ropa interior para que no batallara al cachondearme, en una de esas estabamos en el coche y me saco las tetas y las comenzo a mamar, no me percate que mi madre estaba viendo desde la ventana lo que haciamos, cuando mi novio se retiro y yo entre en mi casa,

mi madre me reprendio por lo que hacia con mi novio en el coche y me dijo que no podia hacer eso, que nos podria ver algun vecino y me iban a tachar de puta, me dijo que cuando viniera mi novio a casa, seria mejor que lo pasara y podriamos platicar en la sala, yo le respondi que estaba bien que asi lo iba a hacer, pero en mi interior no me gusto mucho la idea, pues en la casa no podriamos cachondearnos agusto sabiendo que mi mama estaba en casa y podria descubrirnos en cualquier momento, pero no me quedo de otra y cuando llego mi novio le comente eso y lo pase a la casa, hasta ese entonces mi novio no conocia a mi mama y los presente, claro me di cuenta del impacto que mi madre causo en mi novio, se quedo con la boca abierta al ver el cuerpo lleno de curvas de mi mama, tambien note que a mi madre le agrado mi novio, lo que hizo que me sintiera celosa, pero refleccione y me dije que no pasaba nada, era normal pues mi madre es muy atractiva, despues de las presentaciones y un poco de platica entre los tres, se retiro mi madre dejandonos solos,

fue cuando mi novio hizo el comentario de lo atractiva y el muy buen cuerpo que tiene mi mama, dijo que ahora entendia de donde habia sacado yo el cuerpo que tengo, le dije que si me seguia diciendo eso me iba a poner celosa, platicamos un rato y medio cachondeamos pues estabamos pendientes que no fuera a venir mi mama, en los dias sucesivos seguimos asi, pero mi madre respetaba nuestra intimidad ya que nunca nos molesto ni nos interrumpio cuando iba mi novio, si acaso lo saludaba cuando llegaba y luego se retiraba a su habitacion y ya no salia de ella hasta que se iba mi novio, eso nos fue dando confianza para cachondearnos a plenitud, uno de esos dias me recoso en el sofa, abrio mis piernas y me chupaba mi raja y mi culito y yo le baje el pantalon y me acomode en un 69 mamandole la verga, mientras el me lamia mi raja y metia un dedo en mi culo, fue cuando me percate de que mi mama nos estaba espiando oculta tras una cortina que esta en una puerta que da a las habitaciones de la casa, como que me saque de onda al ver que ella nos espiaba pero tambien me dio mucho morbo saber que ella nos veia, que no dije nada, hice como que no me di cuenta de nada y segui mamandole la verga a mi novio, el ni cuenta se daba de lo que pasaba, yo solita me empine y pare el culo y le dije a mi novio que me cojiera como quisiera, me cojio de un modo y de otro, yo nadamas gemia y le pedia mas,

de reojo volteaba a ver el escondite de mi madre, sabia perfectamente que ella veia y escuchaba todo lo que pasaba en el sofa, cuando terminamos mi novio se fue y lo fui a despedir a la puerta, momento que aprovecho mi madre para retirarse a su habitacion, yo me puse a pensar que mi madre nos espio desde siempre y yo creia que no se daba cuenta de lo que me hacia mi novio, cuando mi nivio se fue me dio un poco de pena saber que mi madre me vio, pero a la vez el saber que ella nos espiaba me calento, le dije a mi mama que ya me iba a dormir y me dijo que estaba bien que ella tambien iba a dormir, me fui a mi habitacion, todavia estaba muy caliente y por curiosidad sali de mi habitacion muy despacio, todo estaba silencioso, me dirigi a la habitacion de mi madre y pude escuchar sus gemidos, claro estaba que se estaba masturbando,

saber que mi mama estaba caliente porque nos vio hizo que se mojara mi raja y me fui a mi habitacion y tambien me masturbe, no dije nada y todo continuo como si nada, pero cada que cojia con mi novio en el sofa sabia que ella nos veia, y un dia sin poder contenerme afronte a mi mama y le dije que la habia visto que nos estaba espiando, ella al escucharme cambio de color y al principio lo nego pero al verme tan segura lo acepto y me pidio disculpas, me dijo que la entendiera, que tenia sin tener sexo desde que murio mi padre y que un dia que iba con nosotros sin querer vio lo que haciamos y eso la exito y le llegaron las ganas de probar hombre, que estaba muy deseosa de un hombre y que al vernos ha estado pensando en buscar un hombre que le quite las ganas pero que no sabe con quien a pesar de tener muchos admiradores, pues es muy reservada, yo la escuchaba atentamente sin interrumpirla, me conmovio su sinceridad y su franqueza y le pregunte abiertamente que si le gustaria que se la cojiera mi novio, ella me escucho y me dijo que no, que como podia pensar eso, que el era mi novio y que ademas era muy joven para ella, que hasta podria ser su hijo, yo le respondi que el que fuera mi novio no me importaba mucho pues nos cachondeabamos rico pero no me pensaba casar con el y por lo de que era mas joven que ella le dije que era mucho mejor pues tenia toda la energia de la juventud, yo me daba cuenta de que le agradaba la idea pero ella dijo que a lo mejor ella no le gustaba a el y yo le dije, claro que le gustas, que no te has dado cuenta de como te mira, le dije mira mama piensalo, yo estoy dispuesta a compartirlo contigo, si te decides me dices y tu dejalo todo en mis manos,

me respondio que estaba bien, que si deseaba mucho hacerlo, aunque ya despues no me iba a poder mirar a los ojos sin sentir pena conmigo, yo le respondi que no se preocupara que antes que todo estaba ella para mi, lo planeamos para esa misma noche, cuando llego mi novio ella lo saludo como de costumbre, mi novio no sabia nada de lo que tramabamos pero para el no paso desapersivido que ella lucia espectacular, vistiendo muy sexy con sus tacones altos y minifalda, mi mama se retiro a su habitacion y mi novio hizo el comentario de lo guapa que se veia mi madre, comentario que me facilito el decirle, le pregunte que si deveras le parecia guapa mi mama y respondio que si, que era una mujer muy sensual y que su madurez le daba un toque todavia mas exquisito, a bocajarro le pregunte, te la quieres cojer? el se sorprendio con mi pregunta y respondio, que eso seria para el como un sueño imposible de alcanzar, le dije que ella estaba muy necesitada de macho y que yo le pedia de favor a el que esa noche se la cojiera a ella en lugar de a mi, no creia lo que le proponia, y le dije que era en serio, le dije que se metiera en la habitacion de mi madre, que yo lo esperaba en la sala, incredulo se dirigio a su habitacion, entro y cerro la puerta tras de si,

despues de un rato empece a escuchar gemidos de mi mama, yo tenia sentimientos encontrados, pero estaba muy caliente y me empece a masturbar mientras mi novio se cojia a mi madre, salio casi despues de una hora y me dijo que mi mama era un volcan, que era la mejor noche de su vida, le dije que nadamas fuera discretoy que el lo sucesivo le esperaban otran noches asi de candentes, me dio un beso de despedida y se retiro, mi mama salio de su habitacion y me dio las gracias, esa noche me quede a dormir con ella mientras me platicaba lo que habian echo, me conto con lujo de detalles y me dijo que el le habia dicho que le gustaria cojernos a las dos juntas, y yo le pregunte a mi mama que ella que opinaba de eso y respondio que seria algo muy cachondo aunque le daba pena, al dia siguiente le llame a mi novio y le dije que viniera a casa hasta el fin de semana a verme, que le tenia una sorpresa, no le adelante nada aunque me insistia que le dijera cual era la sorpresa, el sabado cuando llego lo esperabamos ansiosas las dos, vestidas muy putas, con una ropita muy sexy que compramos en un sexshop para la ocacion, puse musica sensual y le empezamos a bailar, haciendole un striptips, mientras lo desnudabamos entre las dos, ya desnudo se sento en el sofa con las piernas abiertas y su verga muy dura, caimos de rodillas y le mamamos la verga entre las dos,

unas mamadas mi mama y unas mamadas yo, y las dos chupandole la verga, casi como si nos estuvieramos dando un beso mi mama y yo, nadamas separados nuestros labios por la verga de el, deje que mi mama se la mamara mientras to le chupaba los huevos, mi mama se acosto en el sofa y el le dio la verga en la boca, fue cuando mi novio me pidio que le chupara la raja a mi mama, cosa que no esperaba pues nunca habia pasado por mi mente hacerlo con otra mujer y mucho menos con mi mama, el vio mi indesicion y le pregunto a mi mama que si ella queria que se lo hiciera y mi mama nadamas movio la cabeza afirmativamente, sin pensarlo mas abri las piernas de mi mama y pase mi lengua por su vagina, sentia como se estremecia y temblaba y senti en mi boca su orgasmo, que rico sabia la raja de mi madre, me le monte a mi mama en un 69, mientras mi novio detras de mi penetraba mi vagina, sentia la lengua de mi mama en mi clitoris, los huevos de el rebotaban en el rostro de mi madre en cada embestida, luego puso a mi mama de a perrito y se la cojio mientras yo le mamaba las tetotas que tiene, me puse de a perrito junto a mi mama y el nos cojia a una y a otra mientras nos besabamos nosotras de lenguita, el aviso que iba a terminar y le dije que lo hiciera en el rostro de mi mama, le dejo toda la cara llena de leche mientras yo masajeaba sus huevos como queriendole exprimir hasta la ultima gota de semen,

despues con mi lengua limpie el rostro de mi mama, mientras nos besabamos compartiendo su leche con nuestras lenguas, el se quedo toda la noche, los tres en la cama de mi mama, se retiro en la mañana todo deslechado, desde esa noche nos siguio cojiendo a ambas, lo mas importante es que nosotras descubrimos nuestra bisexualidad y desde entonces dormimos juntas amandonos intensamente, con el tiempo termine con mi novio, y he tenido otros novios, pero para aceptarlos como mis novios, la condicion es que tiene que cojernos a las dos y ellos encantados de la vida, pues son pocos los hombres que tienen una oportunidad de cojerse a dos hembras fogosas y sensuales y mas siendo madre e hija, aveces salimos a buscar machos para las dos, hemos estado ya con muchos hombres jovenes y maduros, y cuando no tenemos a nadie a la mano nos amamos nosotras solas

Aun estoy sorprendido y con ganas de repetirlo….

Al término de una fiesta familiar, 50 años de matrimonio de mis padres, hermanos, hijos sobrinos, parientes cercanos y lejanos, una fiesta en grande y como tal, pocas habitaciones y lugares de descanso… Pero la improvisación y creatividad permitieron que la mayoria se acomodara a un sueño corto pero reparador, para seguir con las actividades de esparcimiento al día siguiente….

Las señoras y señoritas y pequeños fueron acomodadas por la abuela en lugares seguros utilizando lomejor de piezas de cama que había en casa (casa de mis padres, los festejados), los hombres y jóvenes debían acomodarse donde pudieran, algunos en cuartos con camas pequeñas, otros en los sillones y sofas, y los más festejeros permanecieron en el bar y la cocina continuando con la conversa y la borrachera.

Yo estaba muy cansado, estuve de anfitrión, mi cuerpo estaba un poco ya adolorido y claro a mis 44 años ya se pierde la energía más rápido. Y por supuesto pensaba en lograr un buen lugar para un descanso, buen conocedor de la casa, y sabiendo que nadie habría pensado en el lugar que yo tenía en mente, lograría un sueño muy reparador… Estoy hablando del bodegón de herramientas donde hay un cuarto que usa el jardinero, de cuando en vez, ya que su actividad ya no es tan pesada, prefiere pasar las noches en casa de su familia, asi también trabaja menos en casa, pues si estuviera aquí seguro andaría haciendo actividades. Ese es un cuarto dormitorio muy versatil, pues ademas de una cama de plaza y media, tiene una mesita una sillón, además de un lavabo incrustado, para hacerse aseo de mano, y un muy buen espejo, baño no tiene, por lo que hay que acudir a la casa principal. Ya en camino a aquel escondrijo, a mi pesar me encuentro con mi sobrino que está sentado en una jardinera junto a otro chico que no conozco por ahora, no saben donde dormir… Y repito muy a mi pesar tuve que compartirles el lugar, mi lugar.

Ya dentro del cuarto, hubo que decidir como dormir, finalmente luego de algunas discusiones, se decidió que mi sobrino y yo a la cama y el amigo en el sillón (que no era nada cómodo). Asi obramos, claro no había pijamas de dormir, mi sobrino y yo nos metimos a la cama solo en calzones, el chico amigo decidió dormirse vestido. La cama igualmente es ancha caben bien dos personas, incluso tres, pues cada uno se tumbó a cada orilla de ella. Yo me dormí, los chicos siguieron despiertos y hablaban muy quedo, ni los oía.

Mi sobrino en ese momento tenia como 19 años, era un muchacho tímido, pero inteligente, ya estaba en la U y era un excelente alumno, su madre baboseaba por el, y su amigo se notaba menor que el. Igualmente yo no tenía contacto con el, por la poca sociabilidad existente en nuestra familia, además que yo tengo tres hijos pequeños y quitan todo el tiempo del mundo.
Bueno, les relato que ya había luz del alba, cuando sentí que mi sobrino estaba tan cerca de mi que no pude darme vuelta en la cama, pues yo acostumbro a dormir de lado y muy cerca del borde de la cama. Claro habia acontecido que el chico amigo se habia acostado también en la cama, pero encima de la cobertura y mi sobrino tuvo que ponerse al medio. como no pude darme vuelta en la cama y estaba casi colgado de caerme de ella, me acomodé hacia atrás, pero con esa acción roce el cuerpo casi desnudo de mi sobrino, y bueno el mío también, que cuando senti su piel rozar con la mía me provocó una sensación extraña, y que la pensé como desagradale, incluso sentí hasta su miembro rozar parte de mi cuerpo.

Me retiré, como pude me di vuelta en la cama y quedé enfrente de el, fue una actitud de defensa -no me ataquen por la retaguardia, mejor de frente- , no se si el estaba dormido, pero al igual que yo se dio vuelta en la cama y quedó dándome su espalda, claro no podía moverse mucho hacia su lado pues su amigo dormia sobre la cama y no permitía levantar la cobertura. Bien, despierto y con la cabeza un poco abombada como emborrachado de no entender o no querer saber que estaba pasando me quedé quieto en esa posición, pero ahora en vez de sentir la piel de mi sobrino por mi espalda, comienzo a sentir primero su espalda en mi torso desnudo… luego sus nalgas pero con calzones en mis piernas, estaba muy nervioso y quieto, no quería pensar que estaba pasando… yo quieto, el se movía o se echaba hacia mí lenta y suavemente y empujando sus nalgas a mi pene que sin yo poder controlarlo crecía y endurecía dirigido a esa cavidad, no sabía si emprender un empujón o seguir quieto, pero no hubo necesidad, pues mi pene erguido y enfurecido comenzó a moverse como si levantara un dedo, y el muchacho se bajó sus calzones y movia suavente sus nalgas en mí…

Ahí desperté definitivamente y me di cuenta que el quería ser penetrado, pero estaba su amigo sobre la cama, no podía correr ese riesgo, solo le acaricie con mis manos su cuerpo, para decirle un si, y acto seguido, como ya amanecía, le le dije quedament que me levantaba pues tenia harto que hacer. Asi lo hice. Le ofreci traerle un tazon de café y un sandwich, cuando volvi de la cocina con lo ofrecido el muchaco amigo se había despavilado y estaba con su mochila a la espalda y me dice que se va, y saldrá hasta la carretera a tomar un bus, se tomó su cafe, se despidió y partió, lo vi cerrar el portalón. Acto seguido tomé los pocillos vacíos para llevarlos a la cocina, y ante de salir mi sobrino, me dice: no te vayas tío, métete en la cama. Estuve un tiempo pensando, no se cuánto… Me aturdí, me desvestí, todo en silencio, me metí en la cama, no tuve que tomar iniciativas ni preguntar ni ordenar, el muchacho se había puesto boca abajo, totalmente desnudo, en la cavidad de sus nalgas había un brillo muy húmedo, sólo tenia que ponerme sobre el… asi fue,

Luego de muchas caricias, en sus espaldas su abdomen su pechos y su nalgas, mi pene como si fuera guiado por esa humedad cremosa entró por ese esfínter suave y carnoso, apretado pero sin dolor, solo mucho placer, el vaivén suave y placentero al principio solo el glande, sin darme cuenta tenía sus nalgas regordetas apretadas contra mi pubis, ya no había más que empujar, estaba todo dentro de su sus entrañas que me provocaba un goce indescriptible con el meneo de su trasero en círculos que prácticamente me dejó sin aliento ni lechada para dar y luego lleno de caricias prometiendo repetir cuantas veces los deseara…. Una experiencia inolvidable placentera y lujuriosa….. Ahora solo espero que este placer sea muy privado, para no provocar daño a otros.

Les contare del como descubri a mi hijo y como le ayude en sus inicios sexuales

Todo comenzó una tarde que regrese a casa para buscar unos papeles que necesitaba.
Y al entrar cual es mi sorpresa cuando al pasar por la habitación de mi hijo que en ese tiempo tenia 12 años tiene su puerta entre abierta y lo veo modelando en el espejo con una mini falda de su hermana, no digo nada ni hago ruido y me le quedo viendo un rato.

El modelaba, bailaba y se miraba se tocaba su culito forrado en la mini que lucia con una blusita rosada eso me dio un morbo enorme y en seguida sentí como mi verga despertaba dentro de mi pantalón.
De repente el se pone de lado al espejo y me ve mirándolo desde la puerta y del susto cae al piso y enseguida entro y le ayudo a levantarse y el sin saber que hacer ni decir rompe en llanto.

Me siento en la cama y le abrazo y lo calmo y le pido explicar lo que hacia y el porque lo hacia y el entre sollozos me dices que tiene algo de tiempo haciendo eso y que las niñas no le interesan sino que cuando esta con sus amiguitos siente cosquillas estando cerca de alguno de ellos.
Y yo comencé hablarle del sexo de los deseos de lo que pasaba con el y todo lo del tema y se fue calmando y teniendo mas confianza conmigo al tratar el tema.
Yo ya en las nubes sabiendo mi hijo iva por la senda que iva comencé a maquinar y el morbo me gano y le pregunto si el ya había visto algún chico desnudo que si sentía algo cuando lo veía y es cuando me dice que le da mucha pena confesarlo y le doy confianza y seguridad de hablar conmigo y me dice que solo ha visto a uno.

Le pregunto si es conocido si es alguien mayor o algún amiguito suyo y me confiesa que es a mi a quien a espiado durante días cuando me baño o me visto mi habitación y que una noche oyo quejándose a su mama y se paro por curiosidad y vio como yo la tenia sentada sobre mi verga y dijo que no era su mama quien lo calentó sino pensar como seria estar en el lugar de su mama.

Quede perplejo de su confesion y mi verga ya reventaba de la calentura que sentía al oir las palabras de mi pequeño y el morbo me gano y le digo que si le gustaría yo le enseñase mas del tema que tanto deseaba y el con ojitos llorosos me mira y sonrie y me dice en serio papi me ayudas y le asentí con la cabeza.
Lo primero le dije ven levántate y vuelve a modelar a ver que tal lo haces como la niña que te sientes vestida pero lo haras para mi no para el espejo asi te puedo dar opinión te parece.
El se levanto y con una sonrisa de alegría comenzó a modelar lo hacia de manera muy sugestiva e insinuante y le dije falta algo ….busca algunos tacones de tu hermana que te calcen y los traes puesto y asi fue salio a la habitación de su hermana que es un año mayor y regreso con unas sandalias de tacon se veía divino le resaltaba su lindo trasero y comenzó a modelar de nuevo dio algunos pasos y giros y me miraba como buscando mi aprobación de su modelaje vestido como una nenita.

Yo lo miraba y por instinto ya me sobaba el paquete sobre mi pantalón y a el se le ivan los ojos a mi verga y no aguante y le dijete gustaría verla de cerca porque imagino cuando me espias desearas verla cerca y el con pena me dice que si a lo que la saco del pantalón y salta de lo dura que me la tiene,el se queda mirándola y le digo ven tocala tienes mi permiso.
El se inca delante mio y pones sus manos sobre mi verga la mira enbobado como soñando del momento que vive, la comienza a sobar con mucha delicadeza, movia sus manos sobre mi palo y mirándome va acercando su carita a mi verga y supe de sus intenciones, cerre mis ojos y sentí como su boquita comenzaba acariciar mi palo como lo iva metiendo en su boca y jugaba con su lengua sobre la punta, asi estuvo buen rato hasta que no aguante y le dije sácalo de tu boca, cuando lo hace le baño la cara de semen el solo cierra sus ojos y deja que mi verga escupa leche por toda su cara y al no salir mas el con un dedo recoje la que queda en la punta de mi verga y la pone en sus labios y la saborea, le pregunto si le gusta y me dice es acida y salada pero si me gusta un poco.

Lo levanto le acerco su cara a la mia y el como presintiendo lo que hare cierra de nuevo sus ojos y se deja llevar, lo acerco y beso sus labios paso mi lengua y voy buscando entrar en su boca, el se deja llevar abre sus labios y le doy un largo y profundo beso de lengua, el suspira y se eriza sintiendo mi lengua en su boca.
Ya mas calmado lo siento sobre mis piernas y acariciando las suyas le pregunto si le a gustado lo que a aprendido y probado y sonriendo me da otro beso y dice que si y que si yo quiero le siga enseñando mas sobre sexo, que le gustaría hacer lo que su mama hacia conmigo en la cama y darme placer, eso me calentó una ves mas y el sintiendo como mi verga cobraba vida una ves mas se levanto y le digo ven mamalo suavecito de nuevo y lo hace de nuevo lo va lamiendo y mamando con mucho cariño y suavidad y le dijo te voy a enseñar hacer el amor pero por ser tu primera ves será algo difícil que te entre y te dolerá y el me mira y me dice no importa papi quiero tu me enseñes todo.
Lo hago recostar sobre la cama le digo ahora me toca enseñarte y poniéndolo de lado levanto su mini y comienzo a sobar sus nalgas y la rajita de su culito y oigo como comienza a suspirar y como se eriza todo su cuerpo le abro sus nalgas y le doy lengua en su culito comienzo a mojarlo de saliva y lo voy dilatando con mi lengua hasta que comienza a entrar el suspira con mas fuerza le pregunto si le gusta y dice SIIISIIII PAPI ME DA MUCHAS COSQUILLAS ADENTRO …
Sigo por un buen rato deleitando de ese culito virgen que se me entrega en bandeja de plata el culito de mi propio hijo.

Cuando veo a dilatado suficiente busco una crema analgésica que uso con su mama cuando la follo por su trasero y el pregunta que es eso y le digo que es para lubricarlo mas y sea mas fácil penetrarlo me quito el pantalón me siento sobre la cama y acercándolo le coloco crema en su culito y comienzo a darle dedo húmedo en su culito y mientras lo voy besando siento como se extremese y suspira su cuerpo se tensa a ratos, ya sintiendo abierto su ojito le digo ven bebe ya es hora acuéstate lo dejo recostarse a mi lado adelante mio y lo voy acercando poniendo mi verga humeda entre sus nalgas y siento la cabeza tocar la entrada de su culito lo voy acariciando y besando con mucho cariño, le digo al oído bebe si te duele mucho o te incomoda avisas y paramos y el asiente con con su cabeza y sigue suspirando.

Mi verga de 17 cms de largo va abriendo paso, la crema surte efecto, le adormece su culito y se va dejando entrar con poca dificultad cuando ya tiena la cabeza dentro me dice que siente ganas de ir al baño le saco la verga y le digo anda bebe es normal esas ganas anda al baño y regresa.
Fue al baño y al momento estaba de vuelta imagino el deseo podía mas que sus ganas de cagar y se recuesta una ves mas de mi y comienzo de nuevo la penetración esta ves se hace mas suave la tarea y va entrando suavamente lo detango a ratos y le pregunto si duele y me dice que solo siente las ganas de ir al baño pero que le gusta como siente mi verga dentro suyo y sigo empujando hasta tenerle media verga dentro.

La dejo quieta y lo voy besando y acariciando el echa atrás su cabeza y deja le lama y bese su cuello suspira profundamente, le toco su verga que la tiene como una astilla de madera y la voy acariciando suavemente hasta que siento como su culo se apreté y aferra a mi verga como queriendo ahorcarla y tensa su cuerpo delante mio y siento como brota su semen y moja mi mano.
Se la acerco a sus labios el la mira y pregunta papi la mia también puedo probarla y le digo si bebe lame mi mano prueba tu leche y mientras el lame mi mano con su leche yo comienzo el vaivén.
El morbo de verlo bebiendo su propia leche y sintiendo como su culito abraza mi verga no tarda mucho en hacer efecto y siento mi venida y le digo bebecito voy a llenarte de mi leche, undo mi verga hasta la pàta y comienzo a llenar su intestino de mi leche y el suspira larga y profundamente sintiendo como mi verga atraviesa su intestino.

Le beso y dejo mi verga salga sola el voltea la mira con una liga de mi leche y su escremento y arruga su carita y le calmo diciendo tranquilo bb siempre pasa eso la primera ves ya después sabras asearte para complacerme y el me besa de nuevo con mucha ternura después se toca su culito y me dice papi me esta saliendo tu leche y me arde un poquito, le calmo le digo que es su primera ves que después será mas sencillo hacerlo y el sonríe y besa de nuevo me levanto y lo llevo a bañar conmigo le digo de guarda lo sucedido en secreto y que seguire dándole ese placer el acepta y nos bañamos.

Hoy dia ya tiene 24 años a hecho su vida tiene un noviecito lo a traido a casa pero de igual manera de ves en cuando me llama y dice que esta en casa que quiere su papi lo consienta y yo me escapo del trabajo y pasamos la tarde juntos…