Cogido por mi vecina

Hola amigos soy un chico que gusta disfrutar del sexo en sus diferentes variantes, soy fetichista y amante de los juguetes y la lencería masculina y femenina, por lo que últimamente había visto películas de gays así que entro en mi la curiosidad de experimentar el ser penetrado, para lo cual tengo una vecina a la que le he cumplido algunas de sus fantasías así que decidí que ahora me tocaba a mi así que fui a una sex shop me compre un dildo con arness y lubricante, concrete la cita con ella y llegue a su casa en la noche lleve cervezas y cigarrillos, ella ya me estaba esperando en la sala estaba y después de platicar y beber un rato la comencé a besar le quite el sostén para mamar y morder sus enormes senos, seguí bajando hasta llegar a su diminuta tanga de encaje en color negro ella sentada en el sofá empezó a bajarme el pantalón y para su sorpresa al estar chupando deliciosamente mi bien depilada verga y acariciarme las nalgas vio que llevaba puesto un suspensorio que dejaba al descubierto mi culo, posteriormente me puso de espaldas en el sofá para empezar a introducir uno a uno sus dedos en mi muy apretado ano por lo que le pedí que fuera suave, el dolor iba cediendo y yo sentía como entraba cada dedo hasta tener cuatro dedos dentro de mi y empezó el mete y saca hasta que subimos a su habitación ahí sacó su consolador y sus bolas chinas y empezamos nuevamente el juego la cogí por delante y por detrás una y otra vez, utilizamos sus juguetes y ella gritaba y gemía de placer hasta terminar más de una vez así quedamos tendidos un rato en la cama hasta que ahora ella empezó a hacerme chuparme la verga y acariciar mis nalgas y me dijo: “quieres que siga de traviesa?” A lo que le dije que continuara pero que sacará de la bolsa de mi chamarra algo que traía ahí y fue cuando descubrió el dildo que había comprado para mi. Ella asombrada empezó a besarme, chuparme y escupirme en mi culo y mamarme la verga lo cual hizo que aumentará mi calentura pues la sensación era riquísima yo me imaginaba que estaba en una película porno y me emocionaba aún más que por primera vez me iban a coger y sentir aquello que tantas ganas tenía y mientras me introducía nuevamente sus dedos mi vecina me decía “que apretadito tienes tu culito y esta noche va a ser mío” de pronto hizo una pausa y para hacerme que me pusiera unas medias y sus tacones súper altos lo cual fue algo que de plano me puso más exitado de lo que ya estaba pues una de mis fantasías es vestirme de mujer bueno mejor dicho de zorra, me mire al espejo y me sentía putisimo mientras ella seguía jugando conmigo,enseguida le pedí lubricara su verga y que me pusiera lubricante pues aunque tenía el culo dilatado aún sentía un poco de dolor así que ella lo hizo yo me puse de a perrito y empece a abrir mis nalgas apoyado con mis manos una vez ya lubricado ella empezó a penetrarme con mi juguete fue haciéndolo lentamente yo seguía sintiendo dolor y empece a gritar y morder la almohada pues mi culito oponía cierta resistencia hasta que paulatinamente ese dolor fue convirtiéndose en un rico placer yo sentía como cada centímetro de esa verga invadía mi culo haciéndolo más grande hasta que ella me dijo “listo papito ya la tienes toda adentro” yo no lo podía creer jamás me imagine que semejante verga me cupiera en todo el culo y empezó el mete y saca mientras ella me decía “eres mi puto, eres mi puto” mientras me daba de nalgadas y yo le contestaba “si soy tu puto cógeme, cógeme una y otra vez no te detengas no te detengas” el placer era indescriptible, cambiamos varias veces de posición pues quería que me cogiera de una y mil maneras como lo había visto en las películas, me encantaba ser ahora yo el que habría las piernas para ser cogido hasta que me corrí como pocas veces los había hecho yo me sentía fuera de este mundo es fantástico venirte cuando te están penetrando termine bañado en sudor y de semen con el culo adolorido por ser mi primera vez pero con una enorme satisfacción, ahora entendía por que los gays lo disfrutan tanto pues fue algo que a mi me encanto y me dejo con ganas de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *