Como dos gotas de agua

Historia de un joven com dos madres

La vida a veces por un lado da y por el otro quita, a mi no me hizo un joven simpatico ni popular entre las chicas ni siquiera bien parecido mas bien me considero algo feito, flaco y cuando tenia 16 años no era mas que una bola de pelos con una vara pues pesaba 57 kgs con mi 1.82 mts de estatura. Era un estudiante mediocre al que nadie le copiaba ni la fecha del examen y en fin era uno mas entre todos.

Pero la vida me compenso con otra cosa, medio VERGA y digo VERGA con mayusculas pues a mis 16 años me media 9 pulgadas y a los 18 llegaria a 11 donde se quedaria para ya no crecer mas.

Aparte la vida me dio madre por partida doble y ahora les explico.

Mi madre Adela, tiene una hermana gemela, Gloria. La cual es como una copia fiel, como un clon de ella, y aqui comienza mi historia.

Todo comenzo cuando en la preparatoria hicimos un concurso a ver quien tenia la verga mas grande, ustedes saben que cuando uno es joven y esta en una escuela federal se hacen muchas tarugadas como esta y logicamente que me los lleve de calle. El que mas se acerco tenia 7 pulgadas y logicamente que con mis 9” no compitio. Pensamos que todo quedaria ahi pero no faltaron los chismosos que empezaron a hablar de mi “cualidad” de inmediato note que chicas que ni me pelaban me sonreian timidamente hasta que una no se aguanto las ganas y me lo pregunto directamente, para esto me invito a su casa a estudiar y cuando estuvimos solos me solto la pregunta.

-Raul, ¿es cierto que tienes 9” de verga?

-¿Quien te lo dijo?

-Ya sabes, se corren rumores por la escuela.

-Pues si quieres te la enseño.

-Orale, pero nada mas quiero vertela.

Me saque el pene y ella comenzo a manipularlo, logicamente que de inmediato crecio en todo su esplendor. Al verlo tan grande se le antojo tenerlo en la boca y llevo sus labios a la punta dandole un beso, levanto los ojos y me dijo.

-¿Puedo?

-Claro que puedes.

Ahi recibi mi primera mamada y cuando estalle en su boca casi la ahogo por la cantidad de semen que derrame.

De ahi en adelante fueron varias compañeras que se deleitaron con mi verga pero de metersela nada, le tenian pavor a que las lastimara hasta que un dia la maestra de historia me cito en su casa para darme unos apuntes. Cuando llegue me esperaba en bata, y la realidad no era ninguna belleza, pero a esa edad y con las ganas que tenia de cogerme a alguien, no batallo mucho para ponerme a rumbo. Ella fue la primera mujer que se trago mis 9” y me enseño los primeros pasos para hacer gozar a una mujer, y despues de ella siguio otra maestra y varias compañeras que se animaron, por lo que aprendi a ser cuidadoso con las mujeres y darles hasta donde ellas soportaran y disfrutaran sin llegar a lastimarlas.

Logicamente que eso me dio una gran popularidad entre las mujeres para envidia de mis compañeros y mas cuando entre a la universidad a estudiar leyes, pues la verga ya me media 11” por lo que entre ellas apostaban a ver quien aguantaba mas, siendo una maestra la que se zampo 10” en varias ocasiones.

En mi casa todo iba normal, mi madre trabaja en una oficina federal y sin tener grandes lujos tenemos lo necesario para vivir mas o menos bien, asi que estaba por cumplir 20 años cuando nos llego mi tia Gloria con la noticia de que la habian trasladado a nuestra ciudad, por lo que mi madre le abrio las puertas de la casa para que se viniera a vivir con nosotros, pues nos sobraba una recamara y ella podia ocuparla.

Debo aclarar que mi madre y mi tia me llevan 18 años y que en realidad parecian menores pues siempre se han cuidado y hacen ejercicio. Mi tia es maestra universitaria y aunque no iba a darme clases, si estariamos en contacto por la universidad. A mi ni me importaba ni nada el que viviese con nosotros, es mas, me parecia bien pues le haria compañia a mi mama, pues yo cada ves tenia mas escapadas con mis amiguitas y eso la entretendria un poco mas.

Cuando mi tia tenia tres semanas con nosotros empezaron a suceder pequeñas cosas, como cruzarnos en la cocina y rozarle el culo sin querer, al pedirle perdon pensando que era mi tia, me contestaba.

-Soy tu madre y no te preocupes.

A veces era al reves y le tocaba las tetas y al disculparme me contestaba.

-No soy tu madre soy tu tia y no te preocupes.

Un dia me invitaron a la playa y fui con ellas, para eso buscamos un lugar apartado pues no querian que la viesen en bikini, cuando se desvistieron ya mero me desmayo pues estaban buenisimas con sus tangas y las tetas casi de fuera, de inmediato tuve una ereccion que me impidio quitarme el pantaloncillo, pues no queria que se dieran cuenta de como estaba. Al verlas caminar de espaldas me di cuenta que mi madre tenia un lunar negro en forma de triangulo en la nalga izquierda de aproximadamente 3 cms, mientras que el culo de mi tia estaba totalmente limpio.

Cuando salieron del agua se dedicaron a jugar conmigo y se dieron cuenta de mi situacion pues comenzaron a burlarse.

-¿Por que no te quitas el pantaloncillo?

-¿Crees que nos vamos a asustar?

-Tambien tenemos derecho a un taco de ojo.

En fin, decidi que si ellas lo tomaban a broma yo no tenia porque hacerme el puritano, por lo que me quite el pantaloncillo, quedandome en traje de baño, aunque se hacia notoria la ereccion que traia; se les fueron los ojos mirandome descaradamente por lo que decidi meterme al mar, donde de inmediato me alcanzaron para repegarse y jugar conmigo. Logicamente que les pegue sus arrimones sobre todo por atras pues las dos tenian un culo delicioso y a mis 20 años yo aun no habia tenido sexo anal con nadie pues se asustaban con el calibre de mi verga.

Cuando ibamos de regreso a casa mi tia me dijo

-¿Cuando me invitas a bailar sobrino?

-Cuando quieras Gloria.

-¿Y por que no hoy?

Aunque yo tenia plan con unas amigas donde me iban a rifar a ver quien aguantaba mas pense que seria mas excitante ver hasta donde llegaba mi tia.

-Claro que si Gloria ¿te parece bien a las 9?

-A las nueve estare lista.

Por el espejo retrovisor pude notar una sonrisa de complicidad entre mi madre y mi tia y la verdad no supe que pensar.

Cuando estuvimos en la casa y en la primera oportunidad que estuve solo con mi madre la interrogue.

-¿Crees que Este bien que salgamos mi tia y yo?

-¿Por que estaria mal?

-No se, es mi tia y es igualita a ti, no es que me avergüence en salir contigo pero veo a mi tia muy lanzada como que quiere otra cosa.

-¿Y que hay de malo? Ya son adultos los dos y si algo sucede entre ustedes yo no me voy a asustar.

-¿No te molestarias?

-Para nada hijo, ya eres grandecito para saber lo que haces y si tu tia encuentra en casa lo que las demas buscan en la calle yo no soy ninguna asustada para negarle ese placer.

A las nueve aparecio mi tia con un vestido negro tipo minifalda, escotado, que realmente la hacia verse estupenda y con una sonrisa en la boca me dijo.

-¿Nos vamos?

Cuando salimos ella me pidio que la llevara a un lugar discreto donde pudieramos bailar y tomar unas copas por lo que busque el lugar mas apartado donde sabia que no iba a ir ni mis amigos ni mis amigas pues no queria que nadie nos viera, llegamos y pedimos una mesa apartada de la pista y pedimos unas copas.

La platica se deslizo por temas intranscendentes y despues de una media hora de platica nos paramos a bailar, la musica era romantica y logicamente que bailamos pegados lo que a los pocos minutos provoco lo que me temia, mi verga comenzo a reaccionar y se fue poniendo cada ves mas dura. Ella la sintio y en lugar de separarse se ajusto mas a mi pegando su entrepierna a la mia paso sus brazos por atras de mi cabeza y comenzo a besarme en la boca, primero suavemente y despues apasionadamente. Al terminar la musica nos fuimos a sentar antes de que la gente notara mi carpa en el pantalon aunque pude notar que varios iban en mi misma condicion.

-¿Y que piensas de esto mijo?

-Que ya somos adultos tia.

-¿Hasta donde estas dispuesto a llegar?

-Hasta donde tu quieras.

-Yo quiero todo.

-Pues lo haremos todo.

La platica siguio por el estilo y seguimos tomando, y aunque no soy un gran bebedor si aguanto bastante, notaba como si mi tia quisiera emborracharme y no sabia porque, asi que despues de unas 8 copas y otra tanda de faje en la pista empece a hacerme como si las copas se me fueran a subir y le dije.

-Yo creo que nos vamos sino no te voy a servir para nada.

-¿Te sientes mal?

-Un poco mareado pero no tanto que no pueda responder, si quieres llevar esto hasta el final podemos ir a un hotel y hacemos lo que los dos deseamos.

-¿Y porque no en la casa?

-En la casa esta mi mama.

-No te preocupes por eso, yo la controlo y veras como no pasa nada.

Como mi madre ya me habia dicho que por ella no habia problema me atrevi a irnos directamente a la casa y le pregunte cuando entramos.

-¿En tu recamara o en la mia?

-En la tuya mijo, esperame un ratito mientras me cambio y me preparo para ti.

Me meti en mi recamara y me prepare para aventarme a mi tia, logicamente que no estaba borracho y solo fingia sentirme mal para apurar las cosas en realidad traia una calentura marca diablo pues uno no se tira a su tia todos los dias y sobre todo una tia como la mia que era igualita a mi madre.

Unos veinte minutos despues aparecio mi tia abriendo lentamente la puerta de mi recamara y ¡¡UFF!! Que espectaculo, unas tetas hermosas mas grandes que chicas, que se veian en su esplendor pues las traia destapadas, una ropa de lenceria fina que realzaban todo su cuerpo y un culo blanco y hermoso como jamas habia visto. Se acerco a mi y me dijo. Amor esta noche es nuestra, lo que pase despues no me importa pero esta noche seremos uno del otro. Yo la abrace y deslice la poca ropa que traia al piso quitandome lo poco que yo tenia encima quedando los dos desnudos. Al ver mi verga casi se le salen los ojos y solo me dijo.

-Es muy grande mi amor, tratame con cuidado.

-No te preocupes Gloria ya veras que tengo experiencia.

Empezamos a besarnos y acariciarnos y poco a poco se deslizo hasta ponerse de rodillas, tomo mi verga con sus manos y se la metio en la boca, aunque solo le cupieron como seis pulgadas. Muchas veces me la habian mamado pero esta ves era diferente sentia una ternura y delicadeza que me exito grandemente y despues de un rato le dije.

-Para Gloria, que estoy a punto.

-No importa mijo, termina si quieres.

-No, antes quiero metertela.

Ella se levanto y se acosto en mi cama boca arriba mostrandome su raja que estaba humeda, no pude detenerme y comence a lamersela poco a poco lo que le provoco un orgasmo de inmediato dejandola lista para la penetracion. La abri de piernas y poco a poco le fui introduciendo la verga, primero 5 pulgadas y despues otras dos, me detuve y le pregunte.

-¿estas bien, puedo seguir?

-Si mi amor continua, yo te digo hasta donde.

Le meti dos pulgadas mas llegando a nueve y note que estaba en pleno orgasmo nuevamente, la deje que ella sola se deslizara y ella continuo disfrutando y poco a poco se metio toda mi verga, las once pulgadas las tenia en su vagina y empezo un mete y saca que a los dos nos puso a rumbo y unos minutos despues descargue como un surtidor dentro de ella.

-Eres maravillosa, de las pocas que se han comido todo y te juro que con nadie lo habia disfrutado tanto.

Quedamos agotados por un momento y con ganas del segundo asalto despues de un pequeño descanso por lo que empece a acariciarla por le culo, sin darme cuenta senti algo como pegado a su nalga izquierda y me asalto la duda. Poco a poco busque ponerme detras de ella mientras la acariciaba, baje las sabanas y a la tenue luz de la lampara que teniamos reducida le revise la nalga y ¡¡Sorpresa!! Era mi madre.

En ese momento no supe que pensar y me quede como un tonto, sin saber que hacer por varios minutos. Una cosa era cogerse a la tia, ¡pero a la madre! Me parecio muy fuerte.

Ella comenzo a besarme y acariciarme la verga lista para el segundo asalto y me dije.

Mientras ella me acariciaba la verga yo le chupaba las tetas y cuando ya estaba a punto le propuse una idea.

-Gloria, ¿me darias algo que yo nunca he tenido?

-Que cosa mi amor.

-Tu culo tia, nunca he tenido sexo anal.

-Yo tampoco mi amor.

-Seria maravilloso que nos iniciaramos juntos, ¿no crees?

Despues de pensarlo un rato se decidio y me dijo.

-Esta bien mi amor, vamos a hacerlo, pero por favor ten cuidado.

-No te preocupes, ya sabes que se controlarme.

Se voltio y me presento la grupa para que yo la penetrara y ¡que grupa! Era el culo mas hermoso que habia visto en mi vida y el pensar que era el de mi madre lo hacia mas apetecible. Alcance una crema que guardaba en el buro y empece a embarrarle el culo, primero con un dedo y luego con dos, cosa que la relajo y despues poco a poco fui introduciendo mi verga. Primero dos pulgadas despues tres mas hasta que llegue a meterle nueve y ahi le paramos, nos quedamos quietos un rato y luego comenzamos el mete y saca tradicional hasta que los dos terminamos en un orgasmo brutal, cosmico, apocaliptico y delicioso.

Reposamos un rato y todavia a altas horas de la madrugada nos aventamos un sesenta y nueve donde ella tuvo varios orgasmos y yo el ultimo de la noche para quedarnos dormidos……….

Francisquito

One thought on “Como dos gotas de agua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *