Con el frutero

Como ya me han leído soy una chica muy sexosa, y este relato me paso con el señor que me vende la fruta, todo empezó cuando fui como cada domingo al puesto, llevaba un pants pegadizo y una blusa que deja ver mis pechos grandes y redonditos, al llegar al puesto Juan no dejaba de ver mis senos, ese día se atrevió a invitarme un café, le dije que sí que por la tarde nos veíamos en un parque que está muy cerca de ahí, llego la hora y llegue al parque el llego unos minutos después me saludo con un beso en la mejilla y nos pusimos a platicar, de repente me besó su lengua se cruzaba con la mía. Me pegaba a su cuerpo y sentía como su pene se iba haciendo grande, después por debajo de la chamarra me empezó a tocar mis senos ya estaba a mil, se agachó y se empezó a comer mi pezón k para ese momento ya estaba parásito, yo hice lo mismo con su pene. O dios no pensé que lo tuviera tan rico grueso y grande. Y pensaba ” Wooow esto m voy a comer” la calentura nos invadió y seguimos con ese grandioso faje. Así pasaron las semanas y después iba por mi a mi trabajo una de esas tardes nos besábamos y jugueteábamos en el metro. Al llegar al metro ermita ya no aguantamos más las ganas y nos fuimos a un hotel k esta muy cerca de ahí. Cuando íbamos en el elevador el me levanto la falda y m metió los dedos a mi ya húmeda vagina. Gemía de lo más rico eso lo éxito más, llegamos al cuarto de inmediato le desabroché el pantalón y le baje los bóxer tome esa dura y gruesa verga y me la lleve a la boca en gemía de placer de lo rico k se lo mamaba, baje mi lengua hasta sus huevos eso lo puso a mil. Me comenzó a desnudar mi tanguita estaba súper mojada metió su cabeza en mi panocha y me la empezó a mamar el clítoris, k ricos lenguetasos m metía me vine derramando le mis jugos en su boca, me cogió d perrito y gemía como una loca. Después cambiamos de posición me hizo correrme no se cuántas veces. Gemía y gemía de la buena cogida k me metió me puso otra vez de perrito metió su lengua en mi anito aún virgen. Lo lubrico tan rico y me metió su largo y grueso pené, al principio fue dolor, pero después fue un placer extraordinario y fue mi mejor orgasmo k he tenido.
Sigo viendo a mi sr. Frutero k coge como nadie, ya les contaré de las otras cogidas con el.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *