Con el vigilante del laboratorio

Hace tiempo cuando iba a la universidad había un laboratorio cerca el cual tenía que pasar para tomar el transporte hacia mi casa. Esa semana fue de exámenes y al terminar el último me fui a mi casa a estudiar para el examen del día siguiente, me fui caminando como era costumbre pero esta vez fui sola, al llegar a la entrada de los laboratorios estaba entrando un camión y el vigilante estaba afuera, se paró a lado mío y me scaneo con la mirada ese día lleva a unos jeans apretados, y una blusa de tirantes azul k dejaba ver mis senos grandes y antojables, el vigilante no los perdía de vista y por fin entro el camión y el vigilante se acerco a mi y me dijo en esas chichis si m término de criar. Me dio coraje pero a la vez m exito. Así paso una semana y volví a ver al vigilante salió y m hablo se presentó me dijo k se llamaba Arturo y me pidió mi número de teléfono se lo di sí bien no era guapo, pero tenía algo k se antojaba. Me llamaba cuando tenía guardia pues era casado. Era el mejor sextel k teníamos ya que nos masturbábamos de lo más rico empapaba mi cama de como me ponía de cachonda. Eran pláticas muy ricas y excitantes me trataba como una puta y eso hacia k me masturbara tan rico que ya me urgía que me metiera la verga. Ese día por fin llego un día me llamo como todas las noches y me pidió estar con el al día siguiente, quedamos de vernos en la esquina de la universidad, ahí nos vimos y caminamos encontramos un hotel y entramos eran como las 8 de la mañana cuando llegamos me beso fue tan rico le empece a sobar la verga encima del pantalón, después el me desabrocho la blusa y saco mis tetas, las empezó a chupar y mis pezones se pudieron duritos, y sentía como me comía las chichis le desabroché el pantalón y el bóxer y Wooow k verga era gruesA y grande sentía k le iba a explotar las venas estaba realmente riquísima y me la metí a la boca le besaba la cabeza la succionaba y el estaba más que excitado y me decía a que putita que rico la mamás sabía que eras una perra desde que te vi eso me excito más y seguía mamando le la verga después la puse entre mis tetas y le chupaba la cabeza, ese carbón ya estaba a mil, y no aguanto más y se vino hecha dome las leches en mi tetas y. En mi boca. Después me tocaba a mi me acostó me quitó el pantalón y comenzó a lamer mi clítoris que estaba que escurría de lo mojado que estaba me hizo venirme más de dos veces su lengua jugaba con mi botóncito y luego la metía a mi hoyito Wooow que sensación era tan rico sentir su lengua en mi panocha como me comía, me lamía una y otra vez se subió en mi y me empeZo a bombear rico una y otra vez después fue más rudo solo sentía como sus huevos chocaban con mis nalgas y en cada envestida me decía así se coge a una perrita como tu, eso me excitaba le pedía más verga, jugaba con mis chichis y yo solo le pedía que no parará que me diera más, me subí a cabalgarlo k rico sentía k su verga llegaba hasta. Mi estómago de lo larga que estaba, cada senton sentía que tocaba el cielo, me subió al tocador y ahí me volvió a envestir una y otra vez yo gemía como una perra, k rica cogida después nos fuimos al baño y ahí le mamé otra vez la verga y me la ensarto pegando mis chichis al azulejo frío me jalo el cabello y me cogió fuerte y no paraba de decirme que era una puta eso me prendía más me dio un par de nalgadas y me envestía como un salvaje se vino tan rico que le limpié el pito con mi boca y nos bañamos. Salimos del hotel a las 5 de la tarde, ya no podía ni caminar de lo rosada que me dejo. Así pasaron varios días y al caminar me acordaba de esa gran cogida pues seguía adolorida, ami policía PBI lo cambiaron de lugar de trabajo y perdí contacto con mi mejor picador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *