tres adolescentes cachondos

Una orgia a toda regla de familiares el cual el mayor tiene 16 años.Miren mi historia.

Buenas.Mi historia sucedio en mi pueblo junto con mi primo.Sucedio asi:

Cada verano vamos al pueblo mi primo y yo.Cuando teniamos yo 13 años y mi primo 12 un dia,estabamos jugando en el corral de mia buela cuando le dije a mi primo.Voy a hacer pis.El me dijo que me acompañaba que el tenia ganas tambien.

Fuimos a hacer pis los dos juntitos y pegados cuando terminamos de hacer pis mi primo me cojio mi pene y dejo la mano ahi.Yo sin saber porque le puse mi mano en su pene notando el glande mojado y suave.

Desde aquel dia nos tocabamos el pene.Paso un año y yo con 14 ya tenia buen pene para mi edad y mi primo estaba en lo suyo tambien.Un dia compartimos cama por la noche ya que no habia mas.Nos toco la habitacion mas alejada.Nos hicimos pajas hasta muy tarde.

Hacerse pajas ya se convirtio en un ritual y el verano pasado con 15 años teniamos un buen cipote y ya haciamos de todo.Nos pajeabamos,nos la chupabamos y hasta nos corriamos y dabamos masajes con nuestro propio semen.Hace poco fui a extremadura donde vive mi primo y me quede en su casa donde tambien estaba su primo.Eramos tres chicos yo con 16 ya mi primo con 15 y su pirmo con 12.Un dia estando solos en casa viendo una peli, oi a mi primo y a su primo hablar de que se habian hecho pajas juntos.Por la noche nos toco dormir a los TRES JUNTOS!! en una cama de matrimonio.eran las 12:30 y todos acostados ya.Mi primo estaba dormido y el primo de mi primo tambien.

Yo estaba excitadisimo y le empece a palpar el pene de mi primo y su culo.Mi primo decia que le dejara en paz…yo insisiti….pero nada.Era ya muy tarde y ya habia desistido cuando le dije a mi primo que que hora era.Este se levanto medio dormido y me dijo que eran las 2:00.Yo me iba a acostar con mi excitacion por el suelo,cuando mi primo me habla y me dice que tiene su pene aplastado.Yo sin hacer nada me pego a el y se saco el pene.Me puse super cachondo.

Nos empezamos a pajear super cachondos y a chuparnosla sin hacer mucho ruido porque el primo de mi primo estaba durmiendo.Al rato se levanta el primo de mi primo y nos ve chupandonosla.Se quito todo y se apunto al festin pajeandoos ya los tres y chupandola uno a cada uno.Yo eleji la de mi prmo de 16,5 cm.

Al rato se corre mi primo y yo como nunca imagine me corri con una cantidad que no imagine.El primo de mi primo nos cojio el semen y nos dio un masaje en el glande.Me dio mucho placer.

Al rato quedaban restos de semen en nuestros penes.Mi primo me limpio el mio y yo le quite el resto del semen del suyo con mi boquita.Hora final:las 6:45 y sin dormir nada.

me encanto vivir ese momento

las tangas de mi hija

Mi esposo y yo tenemos 20 años de casados y la verdad es que el sexo ya era cosa de rutina una ves a la semana o en ocasiones hasta dos o tres semanas sin coger porque ya no se le para. pero ocurrió una noche que él salió al baño y después de un rato regresó sumamente excitado y me puso una cogida de las que hacia tiempo no me ponía y así varias veces pero siempre después de regresar del baño.entonces curiosa por ello me dispuse a espiarlo cuando iba al baño, como la puerta tiene una rendija junto a la pared por ahí que veo como mi esposo sacaba las tangas sucias de mi hija de 19 años del cesto de ropa y las olía, se la pasaba por la verga que después de olerlas se le ponía tan parada como cuando nos casamos y las embarraba de su semen, cuando las guardó en el cesto y ya iba a salir, me fui corriendo a la cama y me hice la dormida, entonces como otras veces llegó y me puso otra cogida fenomenal. por fin había yo descubierto el secreto de como él lograba que se le parara la verga. Quise reclamarle pero la verdad tampoco quería perderme de esas cogidas ademas de que ahora a mi me excitaba ver como él restregaba su verga en la tanga de mi hija, como la deja llena de semen. La verdad me excita tremendamente al grado de que un viernes que mi hija llegó bien tomadita de una fiesta, yo la llevé a acostar, la desvestí, acomodé las cobijas para taparla pero la deje desnuda sin tapar. Mi esposo dormitaba y cuando regresé él me preguntó por ella, e dije que estaba tomadita y que ya se había acostado, despues de unos minutos le dije ve a echarle un ojito para ver si está bien, fue y como se tardaba me asome cautelosamente y ví lo que yo esperaba… le estaba chupando la vagina con su tanga en la mano, por demas decir que regresé escurriendo, al rato llegó y me ha puesto una super cogida. Sé que me van a criticar pero eso es lo que nos funciona. Un día mi hija estaba haciendo la tarea en la mesa cuando nosotros estabamos acostados con la puerta abierta, mi hija tenía las piernas abiertas ye desde la cama se le veian los calzones, mi esposo creyendo que yo dormía se se destapó y comenzó a masturbarse viendole los calzones. ella disimuladamente también lo veía dandome la impresión de qu no es la primera ves de que él se deja ver cuando se masturba, cuando mi esposo tarda en cogerme me masturbo recordando esa escena.

La Culombiana parte 2

Parte2:
Y llego mi mujer y me decía : en donde estabas? Subí por la ropa que no ves?
Y dijo me voy a dormir ya que estoy cansada. Y yo le dije que estaban bien !
Ya que no me importaba lo que hiciera ya que ahora tenía en mente otra cosa!
Y me encerré en el baño y saque de mi pantalón aquella prenda tan diminuta y con olor a ella! A Karina! Mmm que delicia! Me Empezé a hacer una chaqueta de lujo! Nunca me había venido tan rico! Imaginándome que le chupaba su clítoris y sus nalgas ! Oh esa Culombiana si que estaba de diez !! Me vine pero no en la prenda ya que quería conservar ese olor cito tan particular y guardé esa tanga en una bolsa de ziploc de esas que tiene selló hermético , y la guarde en mi cajón privado donde tenía mi colección privada y eso mantenía el olor incluso por meses lo juro!

Y así me la pase durante unas semanas esperando el fin de semana para robarle esas tanguitas!
Y un fin de semana iba subiendo la escalera para ir a los lavabos a tender la ropa , que yo me ofrecía muy seguido para que mi mujer no subiera. Escuche su voz hablando con alguien! Y subí a hurtadillas sin hacer ruido y ahí estaba ese mujeròn en toalla de baño y lavando ropa! En el lavabo! De puntitas con unas sandalias Flip o para de gallo, y con el celular en la oreja y el hombro mientras tallaba . Una toalla en la cabeza y cada vez que se agachaba un poco por el cloro. Se le alcanzaba a abrir la bata se le veían unas nalgas deliciosas !! Mi verga se me paro de inmediato y ella no se dio cuenta de que la espiaba en la esquina del pasillo !
Tengo que tener esas nalgas a como de lugar!
Y despertó el fetichista morboso que llevaba dentro! Así que saqué mi celular y me pusé a sacarle fotos por detrás acercándome con mucho cuidado de no hacer ruido y yo estaba en shorts y camisa de algodón y unas sandalias así que mi erección de muy difícil de disimular.

Me puse en cunclillas y agachado detrás de ella y escondido en un lavabo tomándole fotos a su riquísima panocha , traía ropa interior pero esas piernas morenas eran todo un espectáculo ! Y miraba de vez cuando cuidando de que no me fueran a ver los vecinos de otras azoteas , o que alguien subiera.
Que ganas de llegarle por atrás así nomás! Y en eso lloro su bebe y yo salí casi corriendo de ahí sin que se diera cuenta y me escondí en el pasillo y cuando subía de nuevo busque una toalla y la mojé en el lababo para tenderla según yo y en eso salió ella aún con bata y la saludé y le pedí una disculpa por verla así! Y prendió otro cigarro y me dijo con descaro! Y sin pena. Que se ve? Se me ve algo? Y abrió un poco su bata enseñando pierna y un poco de calzón! Y le dije; yo no nada! Y se la cerrò! Y dijo: pue ahí esta !
Y le die con voz temblorosa : que te pasò ahí? Y Karina dijo: en donde? Aquí y le senale su pie y me agaché y con el dedo la toque en su pie y le dije! Aquí en tu Pie traes un moretón ! Y la empezó a sobar suavemente y le dije no te duele? Y dijo ah si ya no! Fue un golpe que me di! Y su piel estaba erizada ya que acaba de salir de bañar y el aire se la ponía así. Y le Empezé a subir la mano a la pantorrilla y le dije haces ejercicio? Yo sin soltárla! Y me dijo: no para nada! Uff! Pues todas las de tu tierra son agraciadas por que todas tiene muy buen cuerpo ! Jeje! Y ella se atacó de riisa! Y me dijo te parece? Y yo si pues mira tus piernas bien torneadas! Y yo tocando levemente!
Y dijo bueno te dejo por que tengo que amantar a mi bb. Y se metió a su depa.
Y yo me quede ahí y vi en el tendedero un brasier con dos copas con velcro que se quitan para amamantar y eso me puso más cachondo ! Y al pasar dejo la puerta entreabierta y mi es citación era cada vez mayor! Se ene agolpaba la sangre en la. Cabeza y le toque la puerta y le dije: disculpa, no me regalarías un cigarro de esos que fumas de tu país? Y me antreabrio la puerta Y con esa mirada fría me dijo : pasa. Y ahí cojelos! Y cuando lo estaba prendiendo . Me dijo:
! Que tu quieres eh! se que estas ocupada con tu bb pero …. Quería ver si podríamos platicar u rato etc..conocernos mejor etc… Y me dio una mirada discreta hacia mi paquete que estaba tieso . Y me senté en su sillón y dijo regreso enseguida . Y cuando regresò traía puesta una blusita de seda y un shorts con sandalias . Y me dijo :
Pero si será descarado como todos lnhinbres!
Tu tienes mujer !
Si pero ya te diste cuenta que no me ateniense ni me hace caso.
Seguro me ha de poner los cuernos que se yo!
Jajaja este pone los cachos eh! Y yo que tengo la culpa eh!
Y me le pedí su baño y cual era mi sorpresa que ahí tirada en la regadera otra tanguitas y unas zapatillas ! Y me puse a olerlas junto con las zapatillas y decidí llevarme la tanga!

Y salí y me vio el paquete y me dijo ! Pues la traes a todo ! Pues que tramas !? Y me bajò el short y se me salió la tanga que traía escondida..
Y dijo como así?! Me estas robando?
Eres un sucio!

Y ella con tono fuerte me dijo: no te hagas el idiota conmigo! Tu crees qe soy una pendeja? Se que tu me haz estado robando mis prendas.! Eh! Lo se muy bien me desnudas con la mirada! Y siempre se me desaparece una . Estoy segura que eres tu ahora! se me puso enfrente mujeròn ya que mide bastante , media 1:75 descalza! Y me pegò tremendas chichotas al frente y me diò una cachetada que me dolió! Y yo le pedí disculpas pero no sirvieron de nada ya que forcejeamos un poco por que se quitó su sandalia y me empezó a pegar con ella en la espalda con gran fuerza y me dejò la espalda roja!
Y me agarrò con fuerza del pito y los huevos y dijo : a mi nadie me roba y pretende burlarse de mi!
Le dije hago lo que quieras pero no me acuses !
Y dijo mierda!!
Ya ves lo que hiciste! Me tiraste la leche!
Y miré su camisa empapada y su brasier todo empapado y se le veían los pezones!
Eres un Culicagao!! Mi niño ya tono leche y ahora que voy a hacer con esta?
Y de repente se bajò el short y se quitò la pantimedia que traía puesta y me la embarro en la cara. Y dijo te gusta el olor eh! Le gusta eh!! Pues cómetela y me abrió la boca y me la metió ! Y yo me la lleve a la nariz! Y dijo eres un hijo de puta! Le gustan mis chichis eh! Pues agarrelas!!
Con que le gusta cojer y cojer eh!?

Pues a ver su es cierto ?!
Ahora verás de donde soy!
Ya escuché qe su mujer no le cumple eso!
Y por eso molestas a las demás!
Pues saberte una cosa ! Que yo no soy ninguna Puta eh! Yo cojo con quien quiero !
Y me abrió la boca y me agacho al piso y me dijo . Toma hijo de puta eh! Abra bien la boca y empezó a sacarse la leche y me embarro toda la cara! Y agarre esas tetas !! y Empezé a mamarlas como Loko! Y dije por dios! Que rico sabe! Se llama Calostro pa que tu sepa!
Y sabía como a a agua con azúcar y era espesa y de color amarillento!
Y Empezé a chupar y lamer esa leche tan rica que me estaba ofreciendo y chupaba sus pezones y salía más y más y no parecía tener fin !
Se llenó los pies de leche y dijo:
Ande: llámelos como perro !
Y lamí sus pies llenos de leche y oara mi fue como dos fantasías en una ya que soy fetichista de pies!

Y ella empezó a gemir de placer!
Esa Culombiana era de fuego !!

Y le Empezé a meter un dedo en su ano al mismo tiempo que chupaba a y gemía como lo ramera! Y me paró y me jalo del pito a su recámara! Ah que dolor entremezclado
Con placer! Y me acento a la cama, y nos tumbamos en la cama y saco mi verga y la empezó a mamar como desesperada y me tiraba leche en toda mi verga y se la chupaba y lamía ! Y la Culombiana también bebía de su propia lechita! Y yo amasaba esas tremendas tetas morenas con pezones grandes talla 34C ! Y así estuvimos durante horas y duraba muchísimo más que con mi mujer!
Y se sentaba en la verga y montaba como un potro salvaje u cada vez más y más rápido y duro!! Sólo veía esas tetas brincando en el aire! Y gemía como una auténtica puta ! Y me dijo:
nunca olvidarás cojer con una Colombiana!!
Y si !! Le metía lengua en su cono bastante abierto ! Se notaba que le daban por culo muy seguido!
No me costó trabajo meterle la verga hasta el fondo ! Pero eso si su panocha lubricaba muy rápido y si apretaba muy rico ! Y la agarre por el cuello y me puse por detrás y se la Empezé a meter por el culo a lo que pensé me diría que no! Y sólo decía así papito!!
Y le dije ponte esa tanga que tanto me excita la amarilla!
Ah sucio que eres! Y
Apenas se la puso la Empezé a penetrar por detrás con todo y tanga! Así sin hacerla de lado le Empezé a meter la cabeza de mi verga con todo y tanga ! Mmm que rico!! Y dijo! Que haces?? Y sin decir nada se la empujaba con todo y tanga como si tuviera un condón puesto y sólo escuchaba como pujaba! Gemía! Y decía!
Hijo de puta! Que rico esta esto!
Nunca me la habían metido así!
Y le dije al oído!
Yo creo que si por que eres una puta!
Y le dije mi puta!
Y ella dijo: si cojéme soy tu puta !

Aghjjj ! Y me le hice a un lado la tanga y le llene el bollo de mi leche caliente! Y empezó a convulsionarse como poseída y y se la saque y se la metí en la boca ! Y la chupo toda hasta dejarla limpia ! Y yo me quede con esa tanga como recompenza de ese encuentro!
Y volví a sus tetas a maravillosas ! Y le dije que quien se la cojia aparte de mi!?
Y dijo nadie que te importe: soy libre y si. Dueño !
Y le dije:
Mientes!! Te largas el fin de semana y t llevas maletas y siempre t recibe el mismo auto!
Seguro cojes con tue jefe del trabajo verdad putita?

Y lejos de enfadarla me dijo con descaro así es! Soy su puta de fines de semana! Y VIP como ves?
Ah si pues ahora serás mi puta de toda la semana ! Y te vendré a cojer todos los días y a la hora que yo quiera y se la deje ir u la abrí de patas y se clavé tus a hasta el fondo ! Traía la pucha rasurada y eso me excitò más !!

Y así fue en verdad! Cuando mi mujer se descuidaba o no estaba yo llegaba temprano del trabajo para estar a solas con mi Culombiana ! Nadie se enteran ya que es. Ese edificio nadie estaba ya que todos trabajábamos todo el día ! Y a veces faltaba a trabajar para estar con ella! Con mi Culombiana!
Que ya les contaré más adelante de como me la fajaba en público y me la cojia en privado !

La Culombiana

Parte1.
Hola a todos!
Les relataré una aventura que tuve con mi vecina a la que llamaré la Culombiana!
Con todo respeto a la gente de allá pero ella tenía tremendo culo! Y aparte ella era de allá ! Espero no me juzguen ya que si estas leyendo esto y hasta el final! Entonces eres tan pervertido como yo y te estarás masturbando seas hombre o mujer!
Que eso estaría rico ! Escuchar a una mujer decirme que se excito con mi relato . Que parecerá inventado pero graváis a dios fue real! Y mi mujer ni se enteró !
Pues bien todo comenzó una tarde de Abril muy calurosa! El termómetro marcaba 35grados!

Mi mujer y yo vivíamos hace 5 años ya de esto en unos departamentos en la zona norte de la cuidad de México . Que no diré más detalles de lugar ni nombres ya que por obvias razones , pudiera estar leyendo esto ahora o algún conocido jeje! O incluso ella!

Mi mujer es de buenas curvas, todo mundo dice eso de su mujer pero la mía si cumplía con las normas de calidad! Jaja! Es de esas mujeres que a más de un hombre hace voltear a verla cuando vamos en la calle.
La regla general de las mueres es o tiene mucha pompa o tienen mucha bubi! Y las que tienen ambas pes ya la hicieron!
Mi mujer la verdad no tenía mucha teta ya que tiene una talla 33B, ni mucho ni poco lo normal.
Pero si tenía unas piernas que me prenden y muy buen trasero !
Me gusta cuando los hombres la voltean a ver descaradamente o disimuladamente en la calle! Y más cuando se pone esos mallones apretados Mmm se ve muy rica la verdad!
Pues una tarde escuche en el pasillo Mucho ruido y salí a ver que pasaba , y vi gente cargando muebles hacia el último departamento que quedaba en la parte de arriba del edificio .
Teníamos vecinos nuevos al parecer.
Nosotros vivamos un piso abajo de este departamento, realmente pequeño era de sólo 4 pisos el edificio y eran departamentos amplios excepto el de arriba.
Mi mujer trabajaba y ya no estaba y yo ese día no fui a trabajar por la gripe.
Y mi curiosidad por saber quien sería mis nuevos vecinos se hizo más grande cuando escuche unos tacones por el pasillo subir y bajar. Y escuchaba a una mujer darle órdenes a gritos por que así hablaba esta mujer llamada “Karina” me gusta ese nombre! :)

Y escuche su acento bastante peculiar e inmediatamente supe que era Colombiana la nena!
Me hice el aparecido allá por la azotea en donde quedaba su depa. Y casualmente estaba yo tendiendo la ropa y pues vi todo el espectáculo , qe era ver ese tremendo culote ! Y esta mujer si cumplía lo que les decía anteriormente , tenía unas hermosas tetas , cinturita y culote y piernotas! Traia una camisa sin mangas de algodón pegado tabú sus desbordantes tetas se le salían , tenía una curva deliciosa! Unos Jeans de mezclilla amarillos y unas zapatillas de tacón bajo . Tenía el pelo castaño obscuro. Ojos grandes y castaño obscuro también . Nariz recta y de bolita. Una s pecas hermosas en sus hombros y cara. Labios carnosos ! Traía un bebé de brazos y noté lo enorme de sus pechos así que supuse que estaría así por el embarazo!

Y le dien hola que tal! (Pregunta estúpida) pero fue lo primero que se me ocurrió : eres nueva? Y ella sólo prendió un cigarro y dijo :aja! Y con una pose de perdonavidas y me mirò despectivamente y dijo: Y tú que? Vives aquí? Y le dije en tono nervioso que si! Que seríamos vecinos y le di la mano u me la apretó con fuerza! Mucho gusto Karina ! quieres un cigarrito? Y yo ya no fumaba pero, no me atreví a rechazarle nada a ese mujeròn ! Y se lo acepté y nos fumamos juntos ese cigarro. Y le dije . Esta fuerte! Y ella me dijo: Es de mi tierra !
Yo le die: Colombia! Y ella se sorprendió , como así? Tu sabes?
Y le dije que anteriormente teníamos unos unos cubanos y otros Colombianos u ya sabía diferenciar los diferentes acentos . Y dijo a vale. De hecho juraría que eres de Cali. Y ella se emocionó : así es chico! Muy bien! Le dije no debería de fumar! Y dijo molesta: lo dices por el bebe!? Mira ya me aguanté 9 mese sin fumar así que créeme que lo nesecito !
Bueno t dejo tengo mucho que ordenar como podrás ver!
Y me ofrecí a a
moverle los muebles pesados y ella aceptó y así conocí su depa y algo de sus cosas. Y dije que chica tan confianzuda , tendría unos 30-35 años aprox . Y alcancé a ver de reojo cuando abrió unas bolsas y se le cayeron sus prendas , entre ellas unas íntimas y lejos de darle pena , las recibió como si nada y me pidió que le pasará una que se había caído cerca de mi! Y al recomería vi una pantaleta bastante sexy ! Y me despidió y ahí acabo la cosa. Ese día.

Llego mi mujer cansada del trabajo y yo me quede toda la tarde caliente pensando en ese par de tetas y ese culo! Así que me puse cachondo con mi mujer y ella me parto de súbito . estas enfermo me vas a contagiar. Y yo me enoje ya que no hicimos nada esa noche!

Paso una semana y yo sin ver a la vecina! Sólo escuchaba sus tacones arriba de muerto depa u eso me traía excitado todo el tiempo ! Y mujer decía! Que lata! La vecina nueva hace mucho ruido! Usa tacones todo el día! Seguro ha de ser bien zorra!
Y esas palabras sólo hicieron que me calentara más ! Ya que en efecto tenía un cuerpazo que traía loca a toda la colonia y lo mejor es que yo la tenía cerca! Y el taco de ojo era espectacular!

Esa noche hacia mucho calor , y se me subía lo cachondo. Estábamos a 20 grados por la noche era bastante así que ver a mi mujer ahí acostada en la cama acostada y con ese shorcito y esa camisa de algodón de tirantes como la de la vecina me hizo pensar en ella! Mi mujer no se parecía en nada a Karina pero tenían el pelo igual , rizado y a los hombros. Y me puse detrás de ella para dormir , y mi verga ya estaba bien parada ya que había visto esa nalguitas moviéndose por el pasillo una hora antes y esa imagen me ponía a mil! Así que me imagine que esas nalgas de mi mujer serían las de Karina. Y ella me rechazo y me dijo que me estuviera quiero por que hacia mucho calor !
Y me quedé con las ganas!

Y así estuvimos varias semanas discutiendo por qe mi mujer no quería hacerlo, era un día si y otro no y así . Y cuando lo hacíamos ella parecía muerta . Que si hubiera sido un Necròfilo lo hubiera disfrutado más ! Ya que mientras mi lengua hurgaba su panocha, dejaba escapar un ligero quejido de placer pero no como antes , ya no lo disfrutaba como antes!

Y una mañana. Discutimos y y mi mujer se molestò por que quería el mananero, u Empezé a besarla mientras mis manos apretaban ese culito y me dijo casi a gritos! Cojer cojer! Es lo único en que piensas!?? Todo el día quieres estar haciéndolo! Y así estuvimos un rato hasta que me harté! Y salí del depa a despejarme a la calle y en eso venía bajando la vecina y me saludò como siempre y me saludo apenada y desviando la mirada. dijo que tengas buen día! Y le dije igual gracias!
Rayos! Seguro escucho nuestros gritos ! Que pena ! Ajena!
Y la seguí con la mirada sin que se diera cuenta varias cuadras ya que ese día iba vestida muy rico , lo que se pusiera la hacía ver deliciosa! Ese día llevaba un pantalón de vestir azul Marino un saco del mismo color con una blusa a rayas tipo ejecutivo , seguro iría a trabajar. Y ese pantalón ajustado le hacía ver un culazo de miedo! Y así la seguí hasta que tomó un taxi y ya la perdí !

Regresaba de trabajar y mi mujer no se encontraba, sólo había un recado avisando que llegaría en la noche.
Ya eran las 9:30 y no llegaba y yo deje la ropa arriba tendida . Así que subí a quitar la ropa del tendedero. Y se me cayeron las pinzas , y al estar agachado recojiendolas. Vi una un cesto de ropa sucia abajo de un lavadero y escondida detrás una bolsa negra amarrada!
Y el lababo estaba justo enfrente del depa de la nueva vecina . En las ventanas de Karina. Por lo que supuse serían de ella. Y la luz apagada de su depa. Y me puse a hurgar u revisar ese cesto de ropa sucia y si efectivamente ! Eran de ella! Vi esa blusita a rayas que le vi el otro día y aún olía a ese perfume tan rico a frutas que traía , como a durazno o jazmín! mi corazón dio un vuelco ya que soy Fetichista de hueso colorado y quise averiguar que más habría ahí !?

Y cual pirata encuentra un tesoro, al abrir la bolsa negra encontré lo que yo sospechaba . Una colección completa de ropa interior de mi vecina ! Y sucias como a mi me gustan! Parecía niño en dulcería ! Me puse a olerlas una por una !
Entre pantaletas y tangas!! De todos los colores , olores y tamaños ! La más pequeña que encontré era de hilo dental o tipo brasileño , de color rosa! Mm que delicia! Una tenía rastros de sangre ya seca y lejos de darme asco me excito a mil ese olor cito tan peculiar ! Era muy diferente al de mi mujer.
Este era un poco salado yo y dulce a la vez!
Una tenía rastros de heces fecales ya secas también y me fascinò!

Pensé en llevarme todo el motín pero.. Me vería muy obvio y se darían cuenta, ya que en ese edificio vivían la mayoría puras mujeres y un anciano . Así que las sopechas recaerían en mi!
Así que elejí la que más me gustò! La más pequeña de color blanco . Así no se daría cuenta espero, que si me llevaba una de color llamativo .
Y volví a “enterrar” mi motín !
Continuara….

Mi experiencia en el transporte

Cierto día regresaba de la facultad por la noche. Tomé un transporte diferente por que iba a la casa de un amigo, yo vestía de negro, zapatos de niña de primaria (color negro) medias transparentes a media pierna, un vestidito de encaje negro y una mascada. Podía sentir las miradas de los sujetos que estaban a mi alrededor, el transporte se iba llenando cada vez más, hasta que en algún momento estaba algo apretado entonces a lado mio había un sujeto que he de confesar no era feo, él me miraba y yo me hacia la que no sabía, entonces tomé el apoyo de un asiento para no caerme por que el conductor conducía como loco, fue entonces cuando él se comenzó a acercar un poco más a mi hasta que mi mano y su pene se encontraron por “accidente” entonces sentí como la tenia de dura, me ruboricé y no podía mirarlo, fue entonces que moví mi mano a manera de acariciar discretamente lo que tenia muy cerca, cada vez se iba poniendo más y más parada, me mordí tanto mi labio que casi me sangra, la verdad es que quería sacarle la verga y que la frotase contra mi trasero el cual vestía una tanga con un moñito rosa, quería tenerla. El sujeto solo me miraba con rostro de querer desnudarme, me excitó un montón. Me comenzaba a poner mojada, podía sentir como algo escurría levemente entre mis piernas, me puso muy caliente el simple hecho de pensar en masturbarnos en el transporte rodeados de tanta gente. Total que al bajar del bus giré mi mano y le apreté el enorme bulto que tenia y solo escuché como se quejó de placer cerca de mi oído mientras pasaba frente suyo restregando mi trasero y su falo durísimo. Adiós chico guapo y caliente.

culeada por un negro viejo

Hola me llamo Mabel manriquez, tengo 18 años y esta es la historia de cómo fue la mejor de mis experiencias sexuales con un hombre de 55 años gordo (panzon) senti mas morbo y para variar negro.

Esto ocurrió con un señor llamado Sergio, el es grande de cómo unos 1.97 de estatura y unos 58 años, gordo (por no decir panzón) y para variar de raza negra, con cabello encrespado y belludo en por todo el cuerpo ( pechos, piernas y nalgas) es amigo de mi supuesta pareja.

Hace poco mi supuesto enamorado me invito a salir a bailar y luego me presento a sergio, El siempre fue muy decente y amigable conmigo, pero desde a quel dia que le dije entre tragos que me gustaban los maduros y sobre todo de raza negra, su trato conmigo comenzó a ser muy diferente, recuerdo una vez que tuvimos una fiesta en casa, el se acerco a charlar conmigo y de repente me susurró al oído que yo estaba muy buena y que de nada mas verme se le erectaba el pene………. Eso fue muy exitante para mi, ya que yo tambien me alucinaba verlo desnudo y se me estremecía la piel y los bellos se me paraban.

Y casos como ese siguieron siendo tan comunes, que hasta llegue a masturbarme imaginándome ser culeada por semejante negraso. Nunca se lo dije a mí supuesto enamorado, pues pensé que al decirlo el lo llamaría la atención y a la vez sergio ya no quería hablarme y que lo podía manejar sola, además de que comenzaba a darme cuenta de que pudiera realizar mis fantasías con sergio ya que presentaba todos mis requerimientos de un amante.

Pero una noche ocurrió algo muy importante para mí, hubo una reunión en mi casa, de puros amigos de mi Papá, yo estaba arreglándome para salir y necesitaba un rimel de mi Mama ”Ximena olivares” que tenia así que me dirigí a su cuarto y empecé a oír ruidos extraños que venían del baño de mis Papas, se oían voces, pero no sabia de quienes eran, entonces me dirigí hacia el patio trasero, puse una cubeta, y me asome por la ventanita del baño.

Eran mi Mamá y Sergio, ella estaba sentada en el excusado, mientras le chupaba el pico a Sergio, me espante y quise bajarme, pero la curiosidad no me dejaba, así que seguí viendo, me quede sorprendida al ver el pico que tenia Sergio y de cómo mi Mamá se lo chupaba y lo pajeaba con mucha rapidez, como si estuviera desesperada, después le agarraba los huevos y se los metía a la boca, de pronto note que yo ya estaba excitada por todo lo que estaba viendo, no lo podía creer, me seguía impactando el tamaño de ese pene, ¿como mi Mamá se lo metía en su boca?, era demasiado grande, y siguió masturbándolo y tragándose por varios minutos, hasta que Sergio comenzó a gemir muy raro, y mi Mamá dejo de mamarlo y empezó a masturbarlo rapidísimo, entonces Sergio soltó un grito y de su gran pene comenzaron a brotarle los espermas y mi Mamá los empezó a lamer y a chupar, así que me baje y me fui a mi cuarto, mas excitada que preocupada por mi Papá y a la vez en ese momento quería llamar al negro que me hiso felis la primera vez pero no pude y dejame contarles que el pene de sergio era el mas grande de todos los que vi y toque.

Jamás mencione nada del asunto del baño, pero desde esa noche, todo había cambiado para mi. Comencé a masturbarme pensando en el pene de Sergio, conseguí películas y revistas porno de full interracial para salir de la duda sobre el tamaño, tambien compre un consolador de color negro y comencé a metermelo para ver que tan profunda era y asicomense a tener interés por los penes grandotes, de hecho, organice un súper archivo en mi compu con las fotos de los negros con los penes mas grandes de la red.

Pero aquel gran día llego, hace como 5 meses, un jueves por la mañana, mi disque novio me vino a dejar a la casa después del trabajo, me fui a mi cuarto y prendí la tele, en eso tocaron el timbre, fui a ver y era Sergio, le abrí la puerta y lo invite a pasar, me dijo que se le había hecho tarde, por tanto trafico, y que ya no alcanzo a mi enamorado en su casa por lo que vino a buscarlo pensando encontrarlo conmigo, yo cordialmente le pedí que lo esperara aquí y aun sabiendo que mi enamorano no llegaría a la casa, a lo que el acepto, se sentó y le ofrecí un vaso con refresco.

Era la oportunidad perfecta, la casa sola, yo y Sergio solos, pero pensé que el no se atrevería a decirme lo de siempre, estando los dos solos, así que me subí a mi cuarto resignada y puse una película para bajarme lo caliente que me había puesto la presencia de Sergio.

Mientras me masturbaba, pensaba en bajar y seducir a Sergio, mientras mas me calentaba, más me decidía a bajar, pero me daba mucho miedo.

Estaba casi por terminar, cuando abrieron la puerta, era Sergio, hasta lo caliente se me quito, me subí mis panties rapidísimo pero, no alcance a quitar la película. El entro y volteo a ver la tele y me dijo ¿ves películas porno? Yo muerta de vergüenza le dije que no, que me la había encontrado tirada, seguimos viendo la película por unos minutos y me pregunto ¿te gusta lo que sale ahí? yo le dije rápido que no, pero mi corazón comenzaba a latir cada vez mas rápido y me empecé a excitar, Sergio estaba tan cerca de mi, y me pregunto ¿te gusta el pene de ese Señor? Yo ya un poquito mas caliente le respondí con la cabeza que SI, eso me hizo ponerme mucho mas cachonda, y me pregunto, justo lo que yo mas había estado deseando desde hacía un año, ¿quieres ver el mío?

Yo sin dudarlo le respondí, SI, el se empezó a desabrochar su pantalón, entonces comencé a ponerme nerviosisima de tan solo recordar cuando estuvo con mi mama, y cuando comenzó a bajarse los boxers, me quede sin respiración.

De pronto apareció ese RIQUISIMO PICO que tanto tiempo me había hecho alucinar, y la respiración me volvió, era mas grande de lo que pensé, media unos 35cm mas o menos, y el Sr. Sergio me pregunto ¿ que te parece? Yo, sin vergüenza alguna le respondí: BUENISIMO.

Y sin pensarlo mas me pare, lleve a Sergio al sillón, lo senté, me hinque frente a el, le abrí las piernas, tome su pico entre mis manos y comencé a mamárselo, mmmmmmmmmmm, por fin pude sacar toda mi lujuria, estaba grandísimo, apenas cabía en mi boquita, era mas ancho que mis brazos, se lo mame de arriba abajo, poco a poco sentía como se iba parando totalmente, se estaba poniendo durísimo, empecé a masturbarlo con mis manos mientras se lo mamaba, era tan largo que le podía hacer las dos cosas al mismo tiempo, estaba muy sabroso, con razón mi Mamá se lo chupaba tan desesperada.

Sergio, me pidió que me pusiera de pie, entonces me desabotono mí blusa, mientras yo lo ayudaba a quitármela, el saco mis tetas del sostén y comenzó a chupármelas, me decía que tenia las mejores tetas, eso hizo que me sintiera muy bien, porque mis tetas no son muy grandes, me las succionaba bien duro, me dolía y mas cuando me las mordía, que rico me las chupa Sergio, le decía yo, pero ya no podía aguantar mas, así que le dije: déjeme mamarle su pitote Sergio, por favor, así que el se acomodo otra vez, abrió sus piernas y se la mame de nuevo por varios minutos mas.

Entonces me volvió a pedir que me pusiera de pie, así que lo hice, metió su cabeza debajo de mi falda, tomo mis panties con sus manos y las rompió, eso hizo que me calentara mas todavía, tomo una de mis piernas la subió al sillón y comenzó a chuparme mi zorra , totalmente rasurada, mmmmmmmmmmm, me la chupaba riquísimo, me estimulaba el clítoris con su lengua tan rico, que me hizo venirme unas 4 veces, de pronto me tomo de la cintura y me volteo, me empezó a chupar mi culo y a mordérmelas también, en eso, sentí que su lenguota trataba de alcanzar mi colita, y como no llegaba muy bien, así parada abrí mis piernas, lo mas que pude y sentí como sus manos abrían mis pompis y su lengua por fin llegaba a mi anito, era una sensación riquísima, muy diferente que con mis amigos cariñosos tube, jamás me había sentido tan excitada, por fin estaba con un hombre de verdad.

Me voltee y me agache, el se paro totalmente y yo comencé a mamarle su pico otra vez, esta vez si le chupe los huevos, mi excitación era tan grande, que me sabían riquísimos, lo masturbe y se la mame por unos minutos, hasta que ya no aguante mas, le dije: métamelo ya Sergio, ya no aguanto, ya lo quiero sentir dentro de mi, y el me dijo claro nena, con muchísimo gusto.

Me acosté en mi cama, le abrí las piernas, y el se me encimo, sentía toda su panzota sobre mi, después coloco su pico junto a mi shoro y comenzó a empujar, poco a poco, y muy lentamente sentía su vergota dentro de mi, comencé a sentir placer y dolor al mismo tiempo, que dolor tan riquísimo el que me causaba el rico pitote que me estaban metiendo, pronto el dolor se hizo tan fuerte que hasta solté un gran grito, Sergio me pregunto: ¿ya la sentiste toda mami? Le dije: Si, hasta adentro, siento que me parte en dos.

Entonces comenzó a bombearme, lentamente, poco a poco iba subiendo el ritmo, hasta que empecé a sentir rico, oooohh!! Riquisimo le dije, y me pregunto: ¿ahí sientes rico?, le dije que muy rico, entonces sin sacarme su vergota, se apoyo en sus rodillas y se echo para atrás, y fue cuando todo lo bueno comenzó, empezó a bombearme con el mismo ritmo, y poco a poco fue subiéndolo, hasta que comencé a gritar, aaaaaaaaaahh aaaaaaaaaaahhh, aaaaaaaaaaaaahhh, y cada vez me bombeaba mas rápido, hasta que por primera vez en mi vida, tuve un orgasmo, que me duro como 1 min. gritaba como loca, y el siguió culeandome hasta que se me bajo.

Me pidió que me pusiera como perrito, y me empezó a montar desde arriba, me dijo que esa era su pose fuerte, y lo comprobé, sentía que su pico me estaba destrozando mi vaginita y lo sentía mas adentro que estando acostada, el comenzó a cogerme durísimo otra vez, asta que alcancé el siguiente orgasmo, sin mencionar los gritos de loca que me hacia dar, luego me saque su pitote y me di la vuelta para chupárselo un rato mas, me recosté en la cama justo debajo de el y comencé a mimárselo por unos minutos mas.

Sergio se acostó en mis almohadas con su vergota totalmente parada, que sin decirme nada, me pare en la cama, camine hasta estar arriba de el, abrí mis piernas y empecé a bajar, hasta que me metí su penezote, y comencé a mecerme pero era muy doloroso, así que mejor me puse a dar brinquitos por un buen rato, luego me dijo que me volteara y sin sacarme su pene, me di la media vuelta, me tomo por los pechos y comenzó a bombearme sin que yo me moviera, me decía que casi me cabía toda, y lo podía sentir, y así me estuvo cogiendo unos 10 minutos mientras me besaba y me chupaba mis tetitas, luego empezó a gemir y me dijo que ya se iba a venir, entonces me pare y me puse enfrente de el, tome ese rico pitote y comencé a masturbarlo y a chuparlo, quería ver sus espermas, quería sacárselos, sentirlos, olerlos, lamerlos, quería verlos brotar de lo rico que sentía el pitote de Sergio al estar dentro de mi, al estar haciendo me el amor tan rico.

Y justo cuando le estaba mamando los huevos, Sergio soltó un grito y bruuuumm, que salen disparados sus espermas, tome con mis dos manos su pico y lo seguí masturbando hasta que le saque hasta la última gota, para después lamerlos, mmmmmmmmmm que rico.

Después nos vestimos y Sergio se fue, desde ese tiempo para acá, he visto a Sergio 4 veces mas, pero solo me ha cogido 2 veces, que después les voy a contar.

Mi novia Frida

Era una tarde de noviembre, mi amiga Frida me llamó para que le ayudara con unas tareas, ella me gustaba desde que la conocí; es delgada, alta, cabello color castaño el cual se alacía, sus ojos son color miel, tiene unos senos bonitos y adecuados a su cuerpo, además de esos labios tan deseados por mí. En fin, yo estaba enamorado de ella, ella misma lo sabía y por eso no me negué a ayudarla.
Al llegar a su casa creí encontrar a su mamá y a su hermana Elena, no fue así. Yo me quedé asombrado al verla cuando me recibió, llevaba un short de mezclilla que hacían lucir sus bien torneadas piernas, y sus bien dotadas nalgas se veían de maravilla, también estaba usando unos tenis vans color turquesa, y una blusa morada con un escote que daba a desear terriblemente sus senos, se había alaciado el cabello y sus labios los había pintado de rosa.
Durante el tiempo en que le estuve ayudando, su escote se bajó un poco y yo me quedaba minutos embebido viendo como sus tetas se salían un poco, ella al notarlo se acomodaba para que no enseñara nada, eso me decepcionaba, pero cuando se podía aprovechaba para mirarla.
Tardamos 2 horas en terminar su tarea, eran aproximadamente las 8 de la noche, y ya me retiraba cuando de pronto se acercó a mí y nos besamos, por fin se estaba cumpliendo mi sueño de poder besarla. El beso se tornó apasionado, ella se colgó de mi cuello, y me abrazo con sus piernas, yo me dediqué a acariciar sus bellas nalgas; su escote ya se había bajado dejando al aire sus tetas que eran cubiertas por su sostén turquesa, yo comencé a chupar aquellos pedazos de carne que se asomaban poco, ella no dijo nada, sólo se dedicó a disfrutar.
La llevé lentamente a la sala y me senté en el sillón, ella estaba encima de mí, luego sin que se lo pidiera, se paró, y sacó mi pene el cual ya estaba bien erecto, me empezó a masturbar, y de la nada comenzó a darme una rica mamada.
-Ooooh Frida, que rico me la chupas, ooooh uummm Mmmm-
Ella seguía mamando, incluso se la dejaba varios segundos hasta la garganta y sólo se la sacaba cuando se empezaba ahogar, era delicioso el sonido que de ella emanaba
-¡Que deliciosa verga tienes Ivan!, ¿Te gusta cómo te la estoy mamando?-
-¡Pero claro que me gusta!, no creí que fueras experta haciendo esto-
-Aprendí con mi ex novio, ese wey me cogía bien rico-
-Pues esta noche estoy seguro que lo voy a superar-
-¡Ya veremos!-
Y siguió mamando mi verga hasta que varios minutos después expulse gran cantidad de semen, el cual ella se tragó sin recriminar nada.
Al levantarse yo bajé su short, y traía puesta una tanga que hacía conjunto con su brassier.
-¡No inventes Frida, me sorprendes, no creí que usaras tanga!-
-Hoy era una ocasión especial, tú me gustas y necesito tenerte dentro de mí, quiero que hoy iniciemos nuestro noviazgo-
-¿Después de tanto tiempo por fin aceptas?, es maravilloso, quiero hacer el amor contigo-
-Entonces hazlo-
Me abalancé sobre su vagina encima de su tanga, pero ella retiró mi cabeza.
-¡No!, no me gusta que me hagan sexo oral, a nadie se lo he permitido, sólo méteme los dedos si quieres-
Eso hizo que deseara ser el primero en darle lengua en su sexo, así que la acosté en el sillón y como pude hice a un lado su tanga, pude notar que se rasuraba, sin dejar pasar mucho tiempo introduje un par de dedos en ella, fue tan delicioso poder tocar la vagina de la chica de la que tanto estoy enamorado, hice gala de mis dotes de pianista y la estaba masturbando tan rico que pude lograr que me dejará hacerle sexo oral, mi lengua jugaba con su clítoris, ella sólo me abrazaba con sus piernas mi cabeza y me jalaba hacía ella.
-mmmmm que rico, ammm mmmmm siiiii, mmmmmm-
Minutos después de aquella chupada que le estaba dando, arqueó su espalda y expulso aquel líquido que daba gala a su orgasmo, yo seguí degustando aquel manjar
-Para por favor, para-
Le hice caso y en lo que se reponía, me senté a su lado y retiré su brassier para poder chupar aquellos pezones que tanto había imaginado, cuando los vi quedé maravillado, tenía los pezones chiquitos, rositas, y sabían delicioso.
Luego al quedar desnudos los dos, ella se montó sobre mi verga, y por fin hacía mía a ese hermoso ser que es dueño de mi corazón, una y otra vez ella subía y bajaba
-¡Ohhh Frida, que rico es estar dentro de ti!-
-Mi vida, yo te deseaba desde hace mucho, que rico es que me penetres esta noche-
-Te amo, eres la mujer más exquisita del mundo-
-Mmmmm tú eres el chico más delicioso del mundo-
Y mientras seguíamos con aquella rica cogida, yo apretaba sus nalgas e introducía mi dedo índice de la mano derecha en su ano, ella besaba mi pecho
-Oooh si Ivan, dame más, dame más-
-¿Ya te la han metido por el culo?-
-No, nunca-
Me levante, le saque la verga de la panocha, le puse de rodillas en el sillón y antes de metérsela, se lo empecé a chupar, la penetraba con mi lengua, su ano sabía muy rico
-Ooooh Mmmm esto es delicioso, nunca me habían hecho esto-
Luego deje de jugar así y sin decirle nada, se la dejé ir toda, ella se puso a llorar, pero me valió y comencé a penetrarla una y otra vez mientras apretaba sus senos
-Oooh Ivan, duele pero es rico mmmmm-
-Oohh si Frida, tu ano es apretadito, tal como lo soñé-
Después de varias posiciones diferentes, la acosté en el sillón y se la metí nuevamente por la vagina, mientras la abría bien de piernas, no pasó mucho cuando ella tuvo otro orgasmo
-Aaaaaaaaaaaah mmmmm que rico-
-Oooh si Frida, gózalo-
Lamí sus tetas tanto como pude, pero yo tampoco tardé en venirme, no le avisé, pues quería correrme dentro de ella y así lo hice, mientras nos comíamos a besos.
-Te Amo Ivan-
-Yo a ti Frida-
Luego de haber terminado, nos quedamos así descansando, luego ella se vistió y eliminamos cualquier evidencia de sexo en la sala, me pidió que fuéramos a su habitación, ella se acostó boca arriba, y me dijo que le metiera la verga en la boca como si estuviera cogiéndomela, así lo hice, esa noche tomé varias fotos, pero sólo una me encantó, estuvimos cogiendo toda la noche puesto que nadie de su familia llegaría , al otro día ella me regaló su tanga y fue así como empecé mi actual noviazgo.
En navidad cogimos como locos en la cama de su prima, y también lo hicimos en el auto de su madre, nuestra relación ha ido muy bien, pero tengo un secreto que pronto les contaré.

El motociclista me hizo suya frente al espejo

Hola. Si quieren conocerme vean mis relatos anteriores. Soy una mujer casada (para los que no me conocen) y mi marido está trabajando actualmente fuera de la ciudad por lo que tengo la disponibilidad de portarme mal.
La semana pasada estaba de nuevo, de madrugada, despierta. Era viernes y rondaban las 3 o 4 de la mañana. Estaba con una amiga con el que traíamos el chisme andando y listas para dormir (en calzones y con una blusa de tirantes, descalza, sin maquillar y despeinada), cuando de escuchamos un claxon insistente. Al principio lo ignoramos pues al lado hay una pensión para dejar el auto y es común que alguien llegue noche y toque el claxon para que le abran y lo dejen entrar. Pero el claxon seguía y seguía y seguía por varios minutos. En ese momento me pareció extraño y decidí asomarme por la ventana del estudio (hasta eso tuve la inteligencia de no salir al balcón). Cuando me acercaba a la ventana lo que vi me dejó helada: ¡era el motociclista de la otra vez, listo y dispuesto para hacerme suya de nuevo!
Me congelé. Ni siquiera llegué a la ventana por temor a que me viera. Sigilosamente (según yo) retrocedí en la penumbra en dirección a la sala, en donde estaba mi amiga. El claxón siguió sonando con insistencia y mis nervios empezaron a traicionarme.
-¿Qué te pasa? – me cuestionó Martha.
– Este…nada..¿por?
-Pues no sé…estás rara…¿es por el claxon?
– Sí…- decidí confesarme ante la obvia imposibilidad de ocultarlo – Deja apago la luz un momento… – Corrí y empecé a apagar todas las luces. A los pocos segundos escuchamos la moto arrancando y partiendo. Mi corazón regresó a su lugar mientras era cuestionada con sorpresa por la mirada de mi amiga.
Pasados unos segundos, decidí confesarlo todo. Mi amiga no se lo podía creer. Yo, casada, la que profesa un amor incondicional a su marido, la que había jurado frente al altar fidelidad y amor eterno, la que fingía en las reuniones ser fiel y casta resultaba que había dejado entrar a un extraño en la madrugada a mi departamento y me había atrevido a entregar mi cuerpo a un extraño y, además, de la forma en la que había sido todo. Sólo sexo. – ¿Me la chuapas?- lo hice – Quiero penetrarte, ¿puedo? – pudo. Adiós y buenas noches.
Mi amiga estaba que no daba crédito. En ese momento sólo hablamos de él. Después le he ido contando todo lo demás y ahora es la única que sabe lo zorra que en realidad soy. Pero la quiero y me quiere y no me ha juzgado.

Ayer estaba sola. Caliente y borracha frente a la computadora y pensé en él. – Si viene lo repito – pensé para mí. Pero no vino.
Hoy se repitió la situación. Pero hoy salí con mis amigos antes. Fue una reunión agradable. Cena, plática y…alcohol. Llegué a mi departamento a eso de las 2 a.m. Borrachita y cachonda, como es común en mí con un par de copas encima. Pensé en cambiarme y ponerme la pijama pero algo me dijo que no lo hiciera. Así que, en lugar de prepararme para dormir, saqué lo que quedaba de vodka en la despensa y entré en la computadora.
Sin darme cuenta de la hora de repente oí el claxon. El corazón me saltó y dudé por un momento en lo que acababa de escuchar. Con algo de miedo pero llena de esperanza salí al balcón. Miré abajo y ahí estaba él. Venía con el mismo traje de motociclista con el que lo conocí. Nuestras miradas se encontraron y me sonrió desde abajo. Yo no pude evitar dibujar una sonrisa de niña tonta que ve a su príncipe azul. Inmediatamente recogí el desorden más visible, tomé las llaves y bajé a abrirle.
– Hola preciosa – Me dijo con una sonrisa encantadora al tiempo que se acercaba para besarme en la boca. Eso no lo hizo antes y cerré lo ojos al sentir sus labios.
– Hola – respondí sin que pudiera decir otra cosa. Lo hice pasar y caminé enfrente subiendo las escaleras mientras pensaba si me estaría viendo las nalgas, las piernas o algo al subir. Abrí la puerta y entró atrás de mí. – ¿Tienes condones? – Eso fue lo que le dije primero. ¿Tienes condones? ¡Qué paso conmigo! No lo entiendo. …Tienes condones…me sentí como una tonta, como la más puta entre las putas, como una mujer que no tiene valor ante sí misma…
– No – me dijo
– Espera – Y entré a mi habitación en donde yo tenía algunos. Salí con el paquete abierto. Lo saqué y él ya estaba sentado en mi silla con los pantalones abajo y su miembro firme y grande dándome la bienvenida. Me hinqué sin más y con las dos manos le puse el condón. Recorrer con el condón la forma de su pene erecto fue un placer.
No hubo charla ni cursilería. Él quería sexo, para eso vino y yo quería comérmelo y estaba a mi merced.
Le pasé las manos por su pene hasta los testículos los cuales jugué un poco. Mi otra mano se paseó por sus torneados muslos, saboreando con el tacto su firme piel. Lentamente acerqué mi boca y su miembro empezó a desaparecer mientras mis labios recorrían la distancia hasta el nacimiento de su pene. Empecé a lamerlo con deseo, dándome mi tiempo de disfrutar ese caramelo tan sabroso. Subía y bajaba la cabeza. A veces sólo la punta, apretando los labios y otras veces hasta el fondo, desapareciéndolo en mi garganta. Era una paleta deliciosa y me di mi tiempo de disfrutarla, haciendo pausas. Entre las chupadas profundas me di el gusto de sacármelo de la boca y lamer con deseo sus testículos contraídos. Cambiaba de ritmo según mi deseo. Lento y profundo, hasta el fondo de la garganta o rápido, ya sea la punta (metiendo la cabeza y sacándola rápidamente) o recorriendo con velocidad toda la distancia desde la punta hasta la base.
– Quiero metértela – me dijo
Paré, lo miré una vez más y sonreí con malicia. – Ok – dije y le pregunté en dónde me ponía. Yo tenía ganas de montarlo sobre la silla o que me llevara al sillón y me abriera de piernas pero él ya se había levantado. Sería de pie en medio del comedor o recargada contra algo.
Fue de pie al inicio. Sin apoyo cercano para mí me levantó el vestido (llevaba un vestido negro de tubo, entallado y con abertura por atrás, pantimedias naturales, pantis normales con encaje al frente y color morado que me encanta, saco de vestir y unos zapatos cerrados al frente y de tacón de aguja de 15 cm. También llevaba un corset negro muy coqueto pero no me quitó la ropa). Me bajó las medias y las pantis dejando desnudas mis nalgas y empezó a meterme los dedos y a morderme suavemente las nalgas. Sentí unas nalgadas suaves que me encendieron. Yo estaba con el culo levantado lo que podía intentando no perder el equilibrio. Se sentía deliciosa su boca mordisqueando y sus dedos urgando con maestría. Yo estaba tan caliente que le propuse que me penetrara frente al espejo del baño y él encantado aceptó.
Ahí ya pude inclinarme, ofreciéndome a su antojo y con el apoyo del lavabo. Su verga erecta la jugó en mi entrada un momento poniéndome más ansiosa por tenerla dentro. Empezó a empujar cerca de mi vagina pero sin colocarla de manera correcta por lo que pasé mi mano entre mis piernas y acomodé la punta de su miembro en mi entrada. Yo estaba ansiosa a más no poder al sentir su pene firme golpeando mi entrada y entonces lo sentí entrar. Un gemido de placer acompañó el recorrido de su pene mientras abría mis paredes vaginales lubricadas por mi humedad.
Mientras yo gemía mirándome al espejo inclinada y agarrada del lavabo y él dándome duro mientras nos miraba a los dos por el reflejo, se me salió preguntarle – Ahh, ahh, ahh…¿te gusta así?…mmmm….ahhh….
– Siiii…voy a terminar antes que la otra vez…
Eso me excitó aún más y mientras yo gemía sin pudor de los vecinos, movía mis caderas y pasaba una mano hacia sus nalgas para arrimármelo más. Sus nalgas firmes, contrayéndose y relajándose un poco con velocidad mientras me penetraba con rapidez me parecieron espectaculares. Lo quería todo. Lo necesitaba dentro. Sentirme un instrumento de placer para ese pene gordo y largo que deseaba drenar. Me sentí una verdadera puta al mirarme al espejo con mi mano atrayendo ese cuerpo firme que me hacía suya frente al espejo en donde me arreglo todos los días para irme al trabajo. Me concentré en la sensación de ese trozo de carne que intentaba romperme por dentro y, de repente, se relajó Dos empujones pausados, seguidos de una penetración profunda que dejó un momento dentro mí, fueron la señal de que había eyaculado.
Sin mayor ceremonia me retiró su pene satisfecho y le di espacio para que se lavara esa verga erecta pero flácida en el lavabo.
Yo me subí las pantis y las medias y me acomodé de nuevo el vestido. Estaba hecho.
– ¿Me regalas agua?
– Sí, claro
Le ofrecí sentarse y estuvimos platicando un poco mientras se acababa el agua. Resulta raro que después de dos veces que fui suya apenas nos presentáramos.
Se llama Juan. Es casado y con tres hijos pequeños. Trabaja coordinando el reparto de periódicos, por eso pasa en la madrugada.
Según su historia, nunca había sido infiel a su esposa hasta que me vio en la calle aquella vez.
Lo extraño, porque nunca me ha pasado esto con ninguno, es que, a pesar del deseo imperioso de que me tocara, de sentir su mano sobre mi cuerpo…aunque sean mis piernas, de sentir sus besos o su mirada fugaz en mis tetas, él parecía que estaba con un amigo. Hablamos bien un rato pero nada más.
Terminó su agua y se despidió con un beso de “piquito”
– Te veo el siguiente fin de semana.
– Te espero
Y se fue.

Así inició II

Después del primer encuentro, Daniel y yo seguimos visitando el baño. Visitamos muchos baños. Y nos encontrábamos ahí para desahogar nuestras ganas y nuestro incipiente erotismo. Si bien, al principio era una repetición, con muy pocas variantes, de lo que fue la primera vez: él masturbándome con ardor y yo entregando mis suspiros y jadeos junto con mis fluidos vaginales a sus dedos; pronto dejó de sernos suficiente. Evidentemente teníamos ganas de más.

El primer paso obvio fue el inicio. Nuestras primeras sesiones comenzaban con Daniel siendo mero espectador y quedándose a la espera de lo que yo haría para después poder actuar. ¿Por qué? No sé, pero me dio la natural gana de preparar el terreno de otra manera. Una de las ocasiones que nos preparábamos a dar inicio a nuestro entretenimiento, le salte directamente al cuello, rodeándole con los brazos y le planté un beso prolongado. De ese arrebato, al cachondeo fue un chiste.

Nos besábamos candentemente, abriendo la boca y enredando nuestras lenguas. Nadie nos los dijo, nadie nos los explicó, lo descubrimos por gusto, de manera natural. También descubrimos naturalmente, la satisfacción que nos daba el acariciar nuestros cuerpos. Sentir la carne doblegarse ante nuestros deseos.

Primero por encima de la ropa. Me ponía loquita sentir las manos de Daniel acariciar mi espalda, apretarla contra él, me deshacía sentir sus dedos pasear por mi brazo desnudo, como si me electrificara toda. Me gustaba que se atreviera a magrear mis pechos por sobre la ropa, a apretujarme toda, a apretarme la cintura y a detenerse en mi cadera, a jugar con mis crestas iliacas. Me gusto aun más que tímidamente primero, y después con devoción e intrepidez, me levantara la falda y acariciara mis piernas, apretujándola con sus manos. Entonces comenzaba a mojarme toda. Me gusto todavía más cuando sus dedos pasearon por donde el intuía que estaba mi raja, mórbida, ansiosa, gustosa, esperanzada.

Mientras, Daniel, me llenaba de mimos, yo acariciaba su cara, llenándolo de besos, mordisqueando sus labios, jugando con su lengua, compartiéndole mi saliva. Mis manos acariciaban su cara, empujaban sus manos, maceraban su espalda y se aprehendían de su pene por encima del pantalón, apretujándolo de tal forma, que su calor traspasaba la ropa, que su fuerza se sentía en mi palma.

Mis piernas se abrían para recibir sus caricias y mi mano se apretaban a su sexo para masturbarlo, por encima nada más.
Pero lo que estábamos viviendo era un alud, una bola de nieve que se iba cargando conforme avanzaba. La naturaleza nos dicta lo que hay que hacer, la intuición y el instinto nos ponen el instructivo para que obremos.

Una tarde, después de nuestro preámbulo de arrumacos y cachondeo, y después que Daniel me hubiera regalado las caricias suficientes para detonar en mi, dos orgasmos; mientras nos despedíamos nuevamente con la lascivia de nuestros besos, dejé que el impulso me permitiera sacar su pene, formidable pene: moreno, grande, caliente, de su escondite. Lo estreché y friccione tanto que en un golpe todo el esperma acumulado se disipo en mi suéter y en mi mano.

Esto era nuevo para mí. Lo olí, retuve su aroma en mi memoria; un aroma acre, penetrante, único. Lo probé, su sabor me llenó de deseo, su consistencia se me pego en la lengua. Lo trague. Daniel me miraba. ¿No te dio asco?, preguntó, y como respuesta y llevada por un magnetismo animal que no entendía pero apreciaba, alcancé a hincarme y lengüetearle el pene para atrapar con mi apéndice bucal el resto de su corrida.

Su pene se inflamo de nuevo, lo lengüeteé de arriba abajo, besándolo, acariciándolo con mis labios, mordisqueando las venillas que se marcaban. Acaricie el glande, rojo, brillante, inmenso que me parecía, con mi lengua. Lo metí en mi boca, con duda, con torpeza pero con tal gana y furor que después de un tiempo sentí un chorro en mi boca que me asusto y me hizo dejarlo. Sentí como me llenaba la cara, como se me metía por la nariz y me goteaba del pelo, estaba gratamente sorprendida.

¿Qué podía seguir de esto? ¿Qué nuevo aprendizaje lleno de lujuria tendría la naturaleza para mí? Ya se los contaré, de momento: muchos besos y lúbricos pensamientos.

Así inició

Lo reconozco, soy una mujer sumamente cachonda; en son de broma le respondo a mi pareja, cuando me pregunta si tengo ganas, “siempre”. Soy lúbrica, sicalíptica, gozosa, en una palabra, caliente. Mi cuerpo está hecho para ejercer la sensualidad: Morena, 1.72 de altura, ojos café claro, casi miel; nariz chatita, boca grande, de labios anchos, carnosos, mordibles; mucho busto y más cadera. Para quienes les gustan los números 92, 62, 94. Y respondo al nombre de María Elena.

Desde que tengo uso de razón he tenido un feroz apetito por lo carnal. Ya en la escuela secundaria le clavaba el ojo a los chicos, imaginándome ser acariciada por ellos, mis bragas se mojaban inmediatamente al pensar en sus manos navegando por debajo de mi falda, tocándome los muslos y las nalgas, sin saber, todavía, que podían ir más allá; tan sólo pensando en el calor o frío que podía sentir al ser tocada por ellos, entonces, me inundaba de un flujo que se escurría por mi entre pierna.

Fue en estos raptos de lujuria anticipada que empecé a masturbarme, al principio con algo de pudor; únicamente acariciando mis piernas una contra la otra, sintiendo como el calor de la carne crecía, como mis labios vaginales se rozaban. Buscaba cualquier momento para dedicarme a este ejercicio, a perderme en la sensación. Si estaba en clase dejaba de escucharla; en el comedor, la hora del almuerzo o de la comida se extendía.

Después esto dejo de llenarme, así que empecé a acariciarme. Con las manos, directamente: mientras me bañaba, mientras veía tele en mi cuarto, siempre era un buen momento. Acariciaba mi incipiente vello, metía mis dedos entre los pelillos de mi panocha para desenredarlos, jugueteaba alrededor de mi vulva posponiendo el goce de tocarme los labios, finalmente los sujetaba, me los halaba y apretaba, los acariciaba siguiendo su contorno, metiendo mis dedos en lo más profundo de mi mojada vagina. No tarde en encontrar y reconocer mi clítoris, la capacidad que tenía de hacerme temblar, sentirlo como se inflamaba, como me estremecía al acariciarlo, al jalarlo, al girarlo suavemente, al golpearlo con mis dedos, para un lado para el otro. Descubrí muy pequeña lo que era un buen orgasmo y se volvió aspiracional.

Mis juegos me llevaron a olvidar un poco mis obligaciones estudiantiles y deje de entrar al salón de clase para recluirme en alguno de los cubículos del baño de niñas. Ahí practicaba mi nuevo y más preciado juego.

Fue en una de esas escapadas, en la que, Daniel, me encontró; trepada en el retrete y acariciando mi vulva con un bolígrafo. El profesor de literatura había notado mi ausencia y mando a buscarme. Cuando Daniel pasó frente al baño de mujeres oyó mis quejidos. Quejidos que, claro, en mi arrobamiento, no me había dado cuenta que el volumen de mi voz era más alto de lo que me había imaginado. Daniel abrió la puerta conducido por mis jadeos.

Aún recuerdo su carita. Sorprendido al verme en semejante estado. Me detuve en el acto. Mi primer intención fue salir corriendo, huir, escapar de ese momento que me parecía bochornoso, pero el rostro de Daniel perdió su perplejidad y se lleno de una lascivia comparada a la mía.

Anda continúa, me dijo. Y mi mano retomo la guía del bolígrafo.
Al principio creí que era el masturbarme, lo que me ponía aún más cachonda, en realidad era mirar que me mirara, sentir como con sus ojos seguía la ruta del bolígrafo; imagine sus ojos mirando mis labios vaginales abrirse, contemplando lo incipiente de mi vello, alcanzando a ver las paredes de mi sexo. Empecé a mojarme más y más, la excitación que me atrapaba me obligo a apartar la vista de su mirada, entonces sentí como su mano me arrebataba el bolígrafo y eran sus dedos los que tomaban su lugar.

Unos dedos inexpertos, torpes, llenos de dudas, pero calientes, carnosos, vivos que me estremecieron vívidamente. Acariciaban lo largo de mi vulva, rozando con premura mi clítoris, introduciéndose en mi vagina, llenándose de mi intimidad. El movimiento pasó de ser medroso a llenarse de furor, lastimándome gratamente el sexo, consiguiendo que me derramara a chorros en su mano.

Las piernas se me doblaron y conseguí detenerme antes de caer, quedando en cuclillas frente a mi provocador. Que sin dejarme respirar, empezó a acariciar el ojo de mi ano. Su dedo giraba en rededor de mi rugoso hoyuelo. Se deslizaba suavemente gracias a lo abundante de mi flujo. Me estremecí tanto que lo sujete de los cabellos, jalando su cabeza contra mi cuerpo.

Daniel continuó con su acometida contra mí recto. Introdujo primero un dedo en mi ano, haciéndome vibrar de placer y le dio por bombearlo. Me moría. Era dolor y gusto mezclado, era placer y vergüenza unidos, era la más grata caricia que hasta entonces hubiera recibido. Después, volvió a embestir mi vagina. Con la otra mano, dejó lanzarse dos dedos contra mi sexo abierto. Juntando el ritmo de los que atacaban la entrada de mi ano, con los que jugueteaban con mi otra abertura consiguió hacerme reventar en lo que después, mucho después, supe que era un orgasmo.

Así despegó mi carrera sexual activa. Carrera llena de situaciones alegres, terribles y felices, que lleva ya unos 8 años, y que de sus pormenores, les iré dejando saber por este medio.

Por lo pronto, muchos besos y lúbricos pensamientos.