Desvirgada con poca edad

Todo empezó cuando mi amiga me habló de un novio nuevo que tenía, “Juan”… Vi su perfil en Tuenti y me gustó, semanas despues cortaron y yo le pedí salir a Juan, un rubio de ojos verdes, con el pelo a lo Justin Bieber.. Era guapísimo, el, me dijo que si, después de peleas interminables quedamos un día en un parque con muchos árboles en los que la gente se besaba y nadie los veía. Quedamos a las 5 y el me dijo;
Hola Carlita, veo que has venido. Eh? pensaba que no ibas a venir – Dijo Juan riéndose.

– Claro que iba a venir, sabes que te quiero.

Empezamos a besarnos y la cosa se iba calentando, yo me iba poniendo más y más caliente, apretaba mis piernas y de vez en cuando soltaba un suave gemido, que, creo que nadie escuchó. Juan me dijo que si ibamos a su casa, que me invitaba a jugar a la Wii con su hermano Carlos, su hermano mellizo…
Al entrar a su casa el me dijo que si ibamos a su habitación, yo le dije que si. Al llegar el me dijo;
-Soy virgen, eres una persona especial, quiero hacerlo contigo..

-No lo se, me gustas mucho… – Dije yo un poco asustada…
-Bueno, vale…

Su hermano se fue con su novia y nos quedamos solos, me quitó mi pequeña falda y fue bajandome las bragas hasta los tobillos, yo, por verguenza, cerraba las piernas, el me besaba y me quitaba la camiseta con mi sostén pequeñito, cuando eso, pocos pechos tenía… Se bajó los pantalones y pude ver sus calzoncillos con su pene ya erecto, se quitó los calzoncillos y vi su pene, era grande para tener 18 años. Abrí las piernas y el me la metía suavemente mientras decía:
-Cuidado, soy virgen, me haces daño.

-Tranquila Carlita, no pasa nada…

Me la metía y sacaba, cada vez más fuerte, yo gemía suavemente, un pequeño ardor en mi chocho hacía que me pusiera más caliente solo decía;
Ahh, me gusta.. Sigue

Juan sonreía y a la vez gemía. Acabamos de follar y el me miró y dijo; Gracias, he perdido la virginidad con alguien que quiero.
Yo me fui a casa contenta, pensando en lo que había pasado. Un poco arrepentida y caliente, me fui a mi habitación y empecé a masturbarme suavemente mientras me metía un dedo en el chocho.

Aquí mi relato, muchas gracias.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *