El Sexo Brutal

Tantas vueltas le di a esa idea que al final se convirtió en una obsesión. Mi novia en manos de otro hombre. Cuanto más humillante y salvaje fuese la escena más excitante resultaba. No me atrevía a decírselo, siendo ella una chica responsable y poco dada a las extravagancias. Pero yo no podía más. Tenía que buscar la forma de hacer realidad esta fantasía.

Mi novia, la llamaré Esmeralda, se iba a prestar a uno de nuestros habituales juegos. Pero esta vez no iba a ser yo su amante. Di muchas vueltas hasta encontrar al sujeto que buscaba . Cuanto más desagradable fuese el elemento más me excitaría verle con ella. Alguien que nunca hubiese disfrutado de una hembra tan excepcional. Esmeralda tenía 29 años y no exagero al decir que es preciosa, vamos, una auténtica venus. Su pelo suave, largo, color castaño claro y muy liso. Sus ojos verdes, grandes y vivos, con unos labios que parecían dibujados con acuarela y un cuerpo que más parecía un pastel. Los pechos, talla 90, muy firmes, con unos pezones grandes y sonrosados. Su cintura estrecha, su culo hermoso y una discreta entrepierna que siempre trataba de ocultar. Tenía y tiene, la piel más perfumada y blanca que conozco, por eso su amante debía ser la antítesis.

Tardé varias semanas en encontrar al perfecto “follador”. Paraba en una cervecería próxima a mi casa, era peón en una obra cercana y acudía todos los días a comer con varios compañeros. Se llamaba Jos y era, según supe más tarde, de Guinea. Me pareció tan alto como yo, pero mucho más corpulento y muy, muy feo. Grotesco incluso. Con unos labios enormes, dientes roñosos, descolocados y enmarcados por una barba rizada, siempre a medio crecer. Su piel era áspera, como curtida y sus uñas sucias por el trabajo. Le contraté en mi casa para algunas chapuzas y un día, de pasada, le presenté a mi novia. Ella mostró cierto desprecio, siendo como era , algo clasista. Cuando se marchó le pregunté por ella, ya había suficiente confianza para ello. Me dijo que le parecía muy bonita, un bombón, aunque algo estirada. Parte del juego estaba preparado.

Mi novia y yo teníamos un lugar estupendo, en una apartada vaguada de un pinar cercano a Madrid. Allí acudíamos desde hace 10 años y nunca encontramos a nadie. Nos gustaban los juegos y más de una vez la había atado para hacerle el amor. Así que le propuse repetir, prometiendo que iba a ser lo más excitante de su vida.

-¿Te gustaría follarte a mi novia verdad?-, le pregunté al muchacho mientras trabajaba en el jardín.
– No, es tu novia, solo te dije que es muy guapa.- Hablaba en un mal castellano y con cierta vergüenza.
– Pues yo quiero que lo hagas. Me gustaría que lo hicieses, incluso soy capaz de pagarte por ello.-
-¿Lo dices en serio?-
– Ya lo creo que sí. Te la pondré en bandeja y podrás hacer lo que quieras con ella … todo lo que quieras.-
– ¿cómo lo voy a rechazar?, ¿cuando? …estoy impaciente.

Sería el próximo sábado, solo pensar en ello me excitaba inmensamente. Esa semana quedé con ella como lo hacíamos normalmente, pero no podía evitar verla de diferente manera. No se esperaba lo que vendría encima.

Llegó el sábado. Quedé con él a las siete de la tarde. Era verano y teníamos luz hasta las 10 de la noche. Ella también estaba excitada. Aquellos juegos en los que la dominaba siempre le habían gustado. Entramos en el bosque charlando de cosas sin importancia. Una vez en el lugar lo dispuse todo. Ella llevaría tan solo unas bragas blancas y un sostén. Tapé sus ojos con una venda. Ella temblaba de excitación. Después le até las manos a la espalda con una buena soga, la puse de rodillas y le di un beso en la boca. Estábamos muy calientes y la espera todavía la iba a excitar más. Me alejé unos cinco metros, apoyándome sobre un árbol.

A las 7 y cuarto llegaba Jos con camiseta de tirantes y pantalón corto. Nuca me había parecido tan grande. Cuando la vio medio desnuda y de rodillas en mitad del bosque, abrió mucho los ojos y me sonrió malévolo.

-¿de verdad quieres hacerlo?

Era mi última oportunidad. Quizás ver a semejante individuo sobre mi novia no merecía la pena y podía enfurecerme. Pero ya era tarde, no podía echarme atrás.

-Es toda tuya, haz lo que te plazca, tan solo te pido que no la beses, no digas una palabra … ah y no me mires.

– Bien, pero no quiero que te arrepientas y me cortes la faena-

-No lo haré-

Jos no quiso esperar más y se acercó a ella con paso firme. Cuando Esmeralda le oyó levantó la cabeza y se puso más erguida. Se mordía el labio inferior, estaba impaciente. Jos se acercó a pocos centímetros, colocando su pelvis muy cerca de esa linda boca que tantas veces había besado. La observaba con paciencia, quería disfrutar del momento, su momento. Estaba de pie, con una preciosidad arrodillada a sus pies. Dio varias vueltas estudiando la jugada. Observó como sus pechos palpitaban, luego dio la vuelta contemplando su culo apoyado en los gemelos y los pies desnudos sobre la broza del pinar. Estando ahí detrás la cogió por la nuca bruscamente y la puso de pie. Después paseó sus dedos por el borde de sujetador, se metió una mano en el bolsillo y sacó una mellada navaja. La metió entre las dos copas del sostén y lo cortó. Los pechos saltaron libres. Jos apartó el sujetador y dejó sus tetas totalmente al descubierto observándolas con deleite. Sus ojos se abrieron ante el panorama, no tenía prisa y seguro que nunca había visto nada tan bello. Al poco rato empezó a amasar sus pechos con descaro. Los estrujaba como yo nunca lo había hecho, pellizcando con cierto sadismo los pezones. No tardó en colocar sus labios y succionando con avidez. Los lamía como si fuesen helados y se los metía en la boca. Ella gemía, retorciéndose de placer. Jos parecía disfrutar con el sabor de esas increíbles tetas. Sus dedos no tardaron un deslizarse hacia el coño. Pude ver como los introdujo por debajo de las bragas y empezó a pasearlos por el bello púbico. No tardó demasiado en bajar un poco, introduciéndolos entre las piernas sin llegar a penetrarla. Ella gimió con más fuerza. Jos sacó los dedos y los olió. Estaban totalmente húmedos, como sus muslos. Volvió a sacar la navaja del bolsillo y cortó los laterales de las bragas. después se las arrancó, tirándolas junto a mí. Ya estaba totalmente desnuda y su sexo esperaba ser ocupado cuanto antes. Pero aún le quedaba un rato.

Yo nunca había estado tan excitado. Pero por otra parte deseaba que algo interrumpiese la escena. Impedir que humillase a mi novia. Hasta ese momento ya había sido suficientemente interesante … pero ya no había marcha atrás.

Jos apoyó sus manos en los hombros de Esmeralda y la puso de rodillas ante él. Quería un completo, que ella se la chupase. Pero antes se fue a su espalda y le desató las manos. Ella permanecía quieta, colocando los brazos delante y cubriéndose el sexo. Jos se puso en frente. Aún estaba totalmente vestido y cada vez más impaciente. De pronto se bajó la cremallera y rebuscó por el orificio. Su polla estaba a reventar, así que tuvo que bajarse los pantalones y los calzoncillos. Por aquello de los tópicos y siendo Jos un tío bastante corpulento, pensé que el aparato sería impresionante y lo cierto es que lo era, aunque no tanto como me había imaginado. Cerca de 20 centímetros y negro como el azabache. Parecía, eso si, mucho más brutal. Gruesas venas le recorrían y parecía mucho más ancho de lo normal. En la punta un glande enorme y sonrosado. En la base una inmensa mata de pelo. Ella se mojó los labios, presintiendo impaciente el momento de la mamada. Jos cogió su polla y se la apoyó en la mejilla invitándola a jugar. Esmeralda no esperó mucho. La cogió con dos manos y empezó a darle besos de abajo a arriba.

En ese instante ella ya notó que ese no era mí aparato. Olía diferente, era más hosco y más grueso. Por eso titubeó, pero la excitación podía más, así que de los besos pasó a las lametones. Aún pequeños y tímidas. Así es como me lo hacía siempre, pero Jos no era yo y quería correrse cuanto antes. Mientras lamía la agarró de la nuca y le metió la mitad de la polla en la boca. Sin contemplaciones. Él la movía arriba y abajo y ella se dejaba hacer. Esmeralda le puso una mano en el culo y otra en los testículos, masajeándolos con cierta habilidad. Pero quería sentir el calor humano así que se arrimó, apoyando su pecho sobre los muslos y restregándose. Verla tan blanca, enroscada en las piernas renegridas de aquel gañán… es una imagen que no olvidaré.

Jos no podía esperar más. De pronto paró y empezó a correrse dentro de la boca. Ella se sorprendió aún más, yo nunca lo había hecho. Pero agarró el pene y siguió moviéndolo hasta que salió de la boca y con él borbotones de semen caliente y muy blanco. La leche salía en cantidad, como nunca lo había imaginado. Salpicando su cara y resbalando por los pechos. Jos gruñía mientras le ordeñaban. Ella no podía estar más excitada con el baño. Empezó a restregarse la viscosidad por todo el cuerpo, sacando la lengua y saboreándolo con absoluto deleite. Nuca pensé en verla así, tan seria, tan estirada y ahora saboreando la leche caliente de un desconocido y frotándosela por todo el cuerpo. Tuvo su primer orgasmo sin siquiera tocarse el coño. Después quedo tendida, con las piernas abiertas y totalmente desnuda sobre la broza de los pinos.

Pero a Jos no le había parecido suficiente, así que no tardo en agarrarle las tetas y comenzar de nuevo el masaje. Poco le importó que estuvieran llenas de semen. Las estrujaba con avidez con una mano mientras con las otra buscaba su coño. Ella parecía dispuesta, así que abrió las piernas y cogió las manos del negro, conduciéndolas y apretándolas contra su piel. Las manos de Jos eran ásperas y muy grandes así que no debía caber ninguna duda, aquel no era su novio. Pero poco importaba a decir verdad. Esmeralda se incorporó un poco mientras él la manoseaba. Ella gimió cuando entró el primer dedo. Le agarró la polla y empezó a menearla. Jos se puso de rodillas, le había gustado la boca de mi novia así que se la volvió a poner en los labios. Ella lamía de una forma que yo nunca habría imaginado, casi diría que con hambre. Cuando la polla estuvo dura como la piedra y húmeda con la saliba de Esmeralda, ésta se tendió, invitando a la penetración. Jos se echó encima sin demasiado cuidado y la clavó con rapidez. Esmeralda gemía con fuerza, sabiendo quizás que yo estaba cerca y que con ello haría aún más grande mi cornamenta. Él empezó a envestir con furia. La mordía el cuello y agarraba su culo con fuerza. Los orgasmos no tardaron en llegar. Primero los de ella. Sonoros y seguidos. Después el de Jos que parecía rugir mientras inundaba a mi novia con un nuevo baño de semen.

Ella respiraba como si le faltaba el aire. La venda de los ojos se le había movido y vio por unos segundos al hombre que la estaba follando de semejante manera. Esmeralda se colocó de nuevo la venda como si nunca hubiera visto a nadie. Cogió la cabeza de Jos por la nuca y le besó con ganas. Un beso largo, lúbrico y apasionado.

-Ha sido fantástico. quiero más- Pero poco le interesaban a Jos los besos, y más sabiendo que podía hacer cuanto quisiese

Jos no contestó. Se puso de rodillas, la observó con detenimiento y de pronto le dió la vuelta. Ella se quedo boca abajo, con su cuerpo desnudo sobre la tierra. Pero no parecía importarle. El culo era el gran protagonista. Tan blanco, tan redondo y apetecible … toda una provocación. Jos no iba a dejar pasar la oportunidad de sodomizarla. Un orificio tan delicioso, que yo nunca había llegado a conocer. Para ella era la primera vez, para él no. El negro metió dos dedos en su vagina utilizando sus propios líquidos para lubricar tan estrecho agujero. Una vez conseguido introdujo esos mismos dedos en el ano, dilatándolo y preparándolo para la penetración. Ella se dejaba hacer y volvía a gemir, sin atisbo de dolor alguno. La polla de Jos no tardo en llegar. La colocó sobre el ano y la empujó lentamente hacia el interior. Mientras con una de sus manos abría los cachetes del culo, con fuerza … arañándolos. Esta vez le costó un poco más. Ella se tocaba por delante y consiguió su gran orgasmo. Pero a Jos, tras aquel par de corridas increíbles , parecía no quedarle más leche.

Era la tercero y última corrida. Jos se quedó tumbado encima de ella, en silencio, con su polla aún dentro.

-Me ha dolido un poco, pero ha sido fantástico. Aún tengo tu sabor en la boca, dame más .. hazme lo que quieras.

Jos abrió mucho los ojos y entonces me miró con cara de sorpresa. La había penetrado por sus tres agujeros y los tres estaban ahora húmedos con su esperma. La había sobeteado y chupado todo el cuerpo y ella quería más. Se levantó lentamente, dejándola desnuda boca abajo, me volvió a mirar, se subió lo pantalones y reaccionó como nunca me habría pensado. La escupió en la espalda con desprecio y se marchó de allí.

He tratado de evitar el bar y nunca más lo he visto. Aquel fue el momento más excitante de mi vida. Mientras ellos follaban me masturbé tres veces. Y he de decir algo en mi favor. Cuando él se fue, cogí a Esmeralda, que aún tenía los ojos tapados, y repetimos la jugada desde el principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *