En el gimnasio

Soy un chico deportista bisexual de 23 años y voy asiduamente al gimnasio, y sólo de adolescente habia tenido una experiencia con otro chico.

Mi segunda vez fue en el gimnasio hace justamente un año, en las duchas.

Después de la normal sesión de entrenamiento en la sala de musculación me fui a las duchas a ducharme, como hago normalmente.

Las duchas són individuales, hay ocho y estan agrupadas en dos grupos de cuatro que estan colocadas enfrente, y así hay hasta cuatro compartimientos quedando los últimos muy apartados siendo muy pocas veces utilizados (la gente acostumbra a ir a los primeros).

De camino hacia ellas coincidí con un tipo que habia estado arriba también haciendo ejercicio, un tipo bastante cachas (sin exagerar), pase delante de él y me hizo un repaso que intencionadamente hizo que viera.

Cojió las cosas (toalla, etc) y detrás mio continuó mirándome (no tan exagerado, ya) yendo también a las duchas.

Yo, pensando en el repaso supongo que imagine posibilidades y decidí en el último momento ir a las duchas últimas, donde como era de suponer no habia ninguna ducha funcionando.

Al girar para entrar en esos compartimientos de ocho duchas vi como el chico (mayor que yo, unos 24) también se dirigia a las duchas, y empezé a ponerme caliente.

Me fui a la última de las cuatro duchas, colgué la toalla, entré y abrí el agua, me giré y lo vi colgando su toalla en la ducha enfrente mio.

Yo me puse debajo el agua y empezé a enjabonarme siempre de cara a él, sin mirarlo pero controlando cada movimiento que hacia, él se estava enjabonando también y vio como miraba su cuerpo, entonces se puso de espalda a mi y empezó a enjabonarse el culo.

Pronto se concentró en su ano y se fue inclinando poniendome yo cada vez más y más caliente hasta que no pude más, yo ya tenia la polla erecta y mirando que nadie nos molestase me fui en silencio a su ducha cojiendo su culo con las dos manos con mi pene enganxado a él, sin introducirlo, y él empezó a masturbarme con sus movimientos al tiempo que se estaba masturbando, como no teniamos demasiado tiempo le introducí un dedo en el ano y le fui follando lentamente hasta que puse mi pene dentro de él, y luego le cojí su polla masturbandole mientras le follaba el culo.

Pronto exploté y después muy rápidamente, empezé a lamer su culo para limpiarlo pasando después a chupar la polla que eyaculó casi el instante, tragandome también todo el semen.

Desde entonces que hemos repetido la historia algunas veces.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *