En la beca

saludos a todos.

me llamo dunia y encuentro increíble ésta oportunidad de compartir mi primera experiencia, recientemente descubrí ésta página ya que trabajo en un hotel en varadero y tenemos acceso a internet.

tengo 22 años, soy morena clara, cabello negro obscuro y de tremendo cuerpo según dicen como buena cubana.

siempre me sentí diferente y nunca se lo conté a nadie, pero desde que iba en la secundaria me gustaba mucho ver a mis compañeritas desnudas cuando ibamos a la playa.después, al entrar al pre se acostumbra en mi país a lo que se llaman las becas al campo, se estudia lejos de casa y se comparte el albergue con otras mujeres de tu propio grupo, y tienes permiso de ir a tu casa el viernes por la tarde, aunque en una ocasión mi amiga yamile y yo nos portamos mal y nos castigaron sin ir a casa ése fin. nos pusimos muy tristes al ver cuando los camiones partían hacía la habana con el resto de nuestros compañeritos, aunque felices ya que ambas sentíamos algo de atracción y compartíamos muchos secretos.

ésa misma noche y como es costumbre en mi país hubo un apagón y estábamos solas en el albergue dispuestas a dormir cuando comenzamos a hacer cuentos que fueron subiendo de temperatura, ambas comenzamos a hablar de nuestras fantasías sexuales y ella me confesó que yo era parte de sus fantasías, al principio me asusté pero ya estaba tan caliente que le pedí que siguiera contandome y me dijera que es lo que me haría, cuando ya no pude más me bajé el blumer y comencé a hacerme una paja delante de yamile, mi leche corría a chorros mientras ella describía sus fantasías y me decía lo mucho que yo le gustaba, yo tenía 16 añitos y nunca había estado con nadie, era virgen, pero tenía fantasías sobre mi primera vez, aunque nunca imaginé que sería así.

de repente y con tanta excitación sentí mi chochita muy caliente y es que tenía la lengua de yamile pegada a mis labios vaginales,al principio me asuste sin saber qué hacer, pero ya no pude contenerme más y comencé un movimiento rítmico de mi pelvis, hacía un lado y hacía otro, hacía arriba y hacia abajo, sentía como se iba formando en todo mi cuerpo mi primer orgasmo, de repente yamile se detuvo y metió sus dedos en mi vagina, al principio me dolió un poco pero le pedí que no parara mientras ella metía sus dedos y me mamaba el clítoris de una manera que jamás olvidaré, y fué entonces que tuve el orgasmo más grande que yo pueda recordar hasta ahora.sus delicadas caricias sabían donde y cuando tocarme y pasamos un fin de semana que se nos pasó como de rayo, buscando cada momento de acariciarnos en los baños, o en lugares escondidos de la beca.es verdad, solo una mujer sabe en donde tocar a otra mujer.

hoy en día casi no nos vemos, ambas trabajamos y estamos lejos una de la otra, pero cuando coincidimos en vernos pagamos un cuartico cerca de la villa panamericana y recordamos ésos deliciosos momentos.

he tenido la fortuna de conocer turistas que se sienten atraídas hacía mí, europeas, canadienses y hasta mexicanas, pero ninguna me ha hecho sentir lo que yamile.

ya les contaré más adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *