Encuentro lesbico con mi hermana gemela

Hola a todas y todos.

Mi nombre es Amanda y tengo 19 años. El relato que narrare a continuación sucedió yo mi hermana, pues somos gemelas.

Mi hermana y yo vivíamos con mi madre pues se separo de papá cuando teníamos 5 años de edad. Ella es Periodista y mi padre igual.

Todos los fines de semana nos íbamos para la casa de mi padre y la pasábamos súper, jugábamos con papi y siempre estábamos juntas. Nos bañábamos juntas y todo era normal.

Cuando cumplimos los trece años mamá nos hizo una fiesta y al siguiente fin de semana papá nos hizo otra en su casa con toda la familia paterna.

Pasamos súper y al llegar la hora de acostarnos papi nos puso una película y mi hermana y yo nos acostamos en nuestra habitación. Cuando se acabo la peli aun no teníamos sueño así que fuimos al cuarto de papá a decirle que nos prestara otra peli, pero el estaba en un profundo sueño.

Abrí el cajón donde papi guarda películas y las lleve a la habitación para decidir cual veríamos. Nos llamo la atención una peli que no tenia caratula y que esta marcada con una x. hasta ese entonces nosotras sabíamos muy poco de sexo. Colocamos la película y resulto ser de porno. Tenía una escena lésbica que nos quedamos viendo muy curiosas. Ambas teníamos puestas unas camisetas de papá que utilizábamos para dormir y debajo shorts y tops.
Yo comencé a sentir algo raro en mi rajita y le comente a mi hermana, ella dijo que sentía algo raro y sentía una agüita en su rajita. Le pedí que me mostrara y al ver su rajita húmeda la mía se mojo también, ambas nos echamos a reír y ella me propuso que experimentáramos e hiciéramos lo que veíamos en la peli. Mi respuesta fue acercarme y darle un beso, que ricio mi primer beso y con mi hermana. Nos desnudamos y comenzamos repetir lo que veíamos. Le chupe su rajita y sus juguitos me sabían rico, luego ella hizo lo mismo y después nos chupamos las tetas que ya estaban medianitas y teníamos los pezones muy duros.

Ella metió un dedo en mi rajita y sentí una mezcla de dolor con un placer que jamás había sentido, luego copiando la peli nos hicimos el sexo oral al mismo tiempo mientras nos metíamos dedo en la rajita y el culo. Sentía un placer indescriptible. De repente sentí como si un chorro de agua bajara por mi chocha y mi hermana se lamia los labios y repetía que ricooo manita.
Luego de nuestro primer orgasmo juntas nos quedamos dormidas desnudas y abrazadas.

Al día siguiente nos bañamos juntas como era normal en nosotras, pero esta vez le agregamos un segundo acto sexual.

Cuando papi se metió a su baño a ducharse mi hermana y yo nos fuimos a espiarlo pues ya estábamos antojadas de sexo.

Papi tenía entonces 30 años y el es dueño de un muy buen cuerpo, y tiene un chimbo de mediano tamaño 19 ms y gruesito. Cuando yo vi por primera vez el miembro de papá me excite y mire a mi hermana que se estaba tocando las tetas. Nos masturbamos y luego nos fuimos a nuestra habitación a tener más sexo. Esta vez fuimos un poco más allá y ya nos metíamos varios dedos a la vez y después cambiamos por un estuche de un cepillo de dientes que se asemeja a un pene y nos lo metimos, ambas sangramos, pero no nos importo estábamos muy excitadas.

Nos vestimos y fuimos con papi y terminamos el día normal.

Nuestros encuentros lésbicos continuaron en casa y nos hicimos la promesa de seducir a papá. Pero eso se los contare más adelante, al igual que el lesbianismo que tenemos con mamá. Ambos desconocen nuestras aventuras con el otro y así será siempre.

Un abrazo para todos, nos vemos luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *