esta vez con un perro callejero (zoofilia hombre)

Hola a todos, nuevamente por aqui escribiendo un relato que paso hace poco tiempo en comparacion de los anteriores, esta vez lo hice en Merida y con un perro callejero.

Todo comenzo cuando de la noche a la mañana llego un perrito callejero a la puerta de la casa y fue muy simpatico por que el perro es super docil, y buena onda, cuando llegaba se levantaba si estaba echado y se acercaba a saludarme, en ese tiempo pues le comence a poner comida y para ser sincero la verdad es que no me paso por la cabeza hacer nada con, este perrito de estampa bonita pues es pinto y de una mediana estatura como la de un pointer, es muy simpatico y amigable, y asi que comence a atenderlo pero con sus reservas, le daba alimento y agua. y el llegaba en las tardes y se iba por las mañanas, asi paso un buen tiempo.

Un dia despues de trabajar llegue a la casa y el como de costumbre se acerco a saludarme y jugar conmigo, yo lo acaricie y de pronto llego ese pensamiento , cuando vi que se paro en mi y me tomo de la cintura, pero no hice nada, solo le acaricie la cabeza y listo, entre y me conecte a internet.

Asi pasaron unos dias, y no me podia sacar de la mente esa idea, la verdad es que, ya no lo habia hecho desde hacia tiempo y se me hizo algo normal, pero esta ocasion cuando me abrazo y no me soltaba tan facil, solo me imaginaba que lo agarraria y lo meteria a la casa, pero me abordaban n cantidad de pensamientos, que tal si me muerde?, que tal si se pone feroz? ya sabes, muchas cosas, o precauciones, asi que no hacia nada.

Una mañana al llegar a casa, ahi estaba el eso no era muy normal, pues como habia dicho siempre se iba por las mañanas, pero esto fue raro asi que lo acaricie, se paro sobre sus patas traseras y me abrazo de la cintura, en ese momento volvio a mi ese pensamiento y ya no pude mas.

Entre a la casa, y pense que era lo que iba a hacer, cerre cortinas, para que no se viera nada, busque unas calcetas, para ponerle en sus patas delanteras, tome una playera vieja para ponermela para que no me fuera a rasguñar si se le salia la calceta, y acomode todo, solo de pensarlo estaba super excitado y la verdad es que asi me siento ahora. Sali por el, lo llame y lo acaricie en la reja como era la costumbre, y esta vez le dije vamos a ver que tan buen perro eres cogiendome por que de lo demas eres excelente.

Me fije que no viniera nadie, aunque pense que lo mejor era tomarlo con toda naturalidad, asi que lo meti hasta la casa sin miramientos, el estaba emocionado pues nunca lo dejaba entrar pero en esa ocasion seria algo diferente, y asi fue pues una vez entrando cerre la puerta, y me comence a desnudar el solo me observaba, hasta que en una de esas me puse en cuatro patas y el se acerco para lamerme la cara, luego me comenzo a lamer el pito, uff que rico de verdad solo de recordarlo, luego yo por mas que le ponia mi culo para que lo lamiera no lo hacia, asi que pense en guiarlo con la mano, y el una vez que lo acerque comenzo a olisquearme y lamer una y otra vez, que rica sensacion en verdad lo goce, pero ya era tiempo ya no aguantaba mas y el no tomaba la iniciativa, yo le paraba mas la cola para que se decidiera pero solo jugaba aunque de vez en vez comenzaba a hacer su vaiven, y ya no pude mas, asi que comence a masturbarlo a ver si asi respondia queriendome montar, lo intento y pense que lo habia logrado pero no atinaba por donde estaba mi culo lleno de ganas, me montaba por un costado, por las nalgas pero quedaba muy atras, asi una y otra vez, hasta que lo que hice fue tomarlo yo mismo, y lo tome por las patas delanteras, lo monte encima de mi, pase mi mano por en medio de mis piernas recargando mi cara un poco en el piso levantando mas la cola, y ahi fue cuando senti como comenzo a bambolear senti como entro su puntita una vez, y senti muy bien, pero se salio, lo inetnte tra vez, y entro mas pero lo sacaba, asi que decidi guiarlo y dejar mi mano ahi, ufff esta vez entro todo, una y otra vez y muy rapido me cogia de nuevo un perro, y esta vez de la calle solo sentia como entraba y salia entraba y salia su roja verga en mi culo hambriento de perro, me tomaba mas fuerte por la cintura y no me dejaba al goce por este animal que de pronto senti como crecia su verga dentro de mi, y no me imaginaba que este perrito callejero de buen tamañano lo tuviera tan de buen tamaño fue algo maravilloso, nisiquiera tuve que masturbarme pues lo gazoba mucho, y en una de esas senti como metio la bola, y wow pense en ese momento es peligroso por que no se como reaccionara, pero el me seguia embistiendo y senti como crecio ya nada pude hacer, solo gozar y tomar mis precauciones, asi lo deje que siguiera esta crecio dentro de mi y ahi fue cuando me empece a masturbar no tarde ni 2 minutos cuando me vine pues era mucho el morbo y la satisfaccion, debe decir que no senti cuando se vino pero fue algo delicioso, y yo me abandone, no puedo decir como leo en algunos realtos que nos quedamos ahi como una hr fue algo asi como 20 mins y fue riquisimo, yo me seguia masturbando mientras le decia buen perro tan noble que nunca intento darse la vuelta, pero una vez que se aflojo, y salio con ese chasquido que fue el extasis final, me di cuenta de que tan grande la tenia y para un perro de raza mediana tenerlo de unos 15 a 17 cms era maravilloso con esa bola al final.

Yo despues me meti a bañar y deje que el se le bajar la excitacion, lo acaricie y le agradeci el momento, abri la puerta y lo deje salir. y el contento se fue a dar una vuelta, y yo me quede pensando en lo que habia hecho y pense en cuantas veces se podria repetir, pero despues les contare.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *