Experiencia Canina

Nunca pensé que llegaría a verlo y después hacerlo

Yo fui activa sexualmente a muy temprana edad, les puedo decir que antes de los 18, yo podría decir que me las sabia de todas, todas, incluso había hecho tercios. Pero cuando estaba en el primer año de la carrera, sucedió algo increíble.
En la clase de economía, tuvimos que formar equipos para hacer algunos trabajos. En mi equipo, estaba una chica que era guapa pero era de esas que visten siempre de negro. Siempre sola e introvertida, es decir, no se juntaba o platicaba con alguien. Pero como no había mas alternativa, tuvo que acoplarse.
Me asignaron ser la líder del equipo (creo que por mis buenas calificaciones), por lo que trataba de repartir los trabajos equitativamente y que todos trabajáramos por igual. Al recibir los trabajos los revisaba y a ella le tuve que regresar algunos al principio. Y para no hacerla desistir, la invite a mi casa para ayudarle y explicarle como hacerlos correctamente. Cosa que funcionó y mejoro notablemente. Total que llegó un momento en el que platicábamos de otras cosas y el tema principal a esa edad, es sexo.
Ambas compartimos cierta información, pero yo con mucha reserva pues siempre he sido así, además de por precaución. Las preguntas de rutina, ¿a que edad fue tu primer beso? ¿Edad de tu primer vez? ¿lo has hecho anal? Etc. En eso pregunta ¿has practicado la zoofilia? Al principio, pensé que no había entendido bien, pienso que mi cara estaba con cara de ¿Queee? Porque ella dijo ¿sabes que es la zoofilia? Y yo había escuchado algo, pero pensé realmente, que era un mito, a mi corta edad, por mucho que yo creyera saber todo de sexo, obviamente tenia mis limitaciones.
Entonces ella me dijo: Es la práctica de sexo de un ser humano con un animal.
Creo que seguí con la misma cara, además de con la boca abierta.
Ella prosiguió: Esto es muy frecuente, lo mas común es hacerlo con un perro ¿tienes perro?
-No- conseguí contestar, aun no me reponía -¿me estas cotorreando?

No, es todo en serio, yo lo practico ¿Sientes curiosidad? ¿Quieres verlo? Te lo puedo demostrar.
-No gracias conteste y así quedo.
Ella solo se rió discretamente y cambiamos de tema. Terminamos y se fue a su casa.
Pasaron un par de semana y no volvió a salir el tema, a m me dio curiosidad, pero no quería ni tocarlo, quise incluso preguntarle a mi novio, pero por temor a que me mirara como una loca, no lo hice.

Un día, estábamos en su casa y habíamos terminado, pero ella se quedo en la computadora y me dijo, te quiero mostrar unas fotos. Pensé que eras con su novio o familiares. Total que me pongo frente a la PC y lo primero que veo es una foto de alguien que esta en cuatro, desnuda y con un perro penetrándola, no era ella, pero no era ella. Y así me mostró otras 4 o 5 fotos. Creo que mis ojos se salían de su orbita, pues me dijo, no te asustes, esto es muy común, pero la gente no lo habla.
-¿tu lo practicas?-Pregunté
-Si, claro y te diré que mi perro me satisface más que mi novio.
-¿en serio?
-Si, mi perro es increíble! ¿Quieres ver?
-no- creo que hasta grite.
Si, deja te hago una pequeña demostración

Total que entre la curiosidad y la expectativa, dije que si.

Ella me dijo, espera un momento. Quito la PC del escritorio, puso una cobija y me dijo, no tardo. Regresando con un pastor alemán enorme. Cerro la puerta y se sentó en el suelo y se puso a acariciar al perro, primero en el lomo, normal, pero despues me fije que ella metia su mano debajo, entre las patas traseras, yo no veía muy bien, el perro me tapaba gran parte. Despue el can se acuesta y se queda patas arriba, entonces empece ver su cosa enorme y roja. Me asuste y hasta pegue un grito. Me dijo: calma, no lo asustes. Ella siguió acariciando al can, a dos manos, una en el miembro del perro y la otra en el resto del cuerpo. Me imagino que cuando ella consideró que el perro estaba listo, lo deja en el suelo, ella se para y se desviste, sin pudor alguno delante de mi, quedando totalmente desnuda.
Toma varios calcetines, se los pone al perro en las patas delanteras, se inca sobre unos cojines en el suelo, quedando de cintura para arriba sobre la cama de manera que las nalgas le quedan expuestas, abre las piernas y le dice algo al perro, el que ni tardo ni perezoso, empieza a lamerle las nalgas y entre ellas. Ella con sus manos, separa sus nalgas. Un momento después ella vuelve a decirle algo al can y este, se acomoda, subiéndose sobre ella, tratando de penetrarla, pero no le atina, después de los intentos inútiles del can, ella suelta una nalga y busca tomando el miembro rojo del perro, guiándolo a su ano y al entrar suelta un gran quejido. El can, inmediatamente se acomoda y empieza a moverse, rápidamente empujando, metiendo y sacando su gran miembro dentro del ano de ella, quien a cada acometida emitía un gritito como de gozo y dolor, el perro mete y saca, saca y mete, cada vez mas veloz, mas fuerte, se veía como si temblara, ahora los gemidos de ella son como sollozos, mas intensos, y yo me empiezo a sentir mojada!!! El can, sigue mete y saca, saca y mete, ahora mas veloz, como si temblara, ella esta sudando a chorros, el perro no para, sigue intensamente el mete saca de su miembro. Ella ya llora con la intensidad y la resistencia de su can, y yo me estoy mojando cada vez más.
Ella grita intensamente, mordiendo una almohada, pero no alcanza esta a sofocar todo el grito. Ella como que queda sin fuerzas, lacia, pero el can sigue su ritmo y no para, sigue el mete y saca, entonces ella grita de pronto mas fuerte, y hasta levanta un poco el cuerpo de la cama, su grito es de dolor, cae sobre la cama y se mete la almohada en la boca y siguen los gemidos intensos de dolor, así esta un rato mas, ella se ha venido varias veces y el perro no para. Finalmente el perro para, pero no se retira, ella ya no se mueve, por un rato, así quedan. Hasta que finalmente el perro se separa, da unos lengüetazos más y se retira echándose a un lado de ella.
Después de un rato, ella medio se mueve y me dice ¿Qué te pareció? ¿Se te antoja?
Solo conteste: me tengo que ir y salí rápidamente.
Unos días después tuve mi primera experiencia canina.
Venus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *