fantasia inesperada I

FANTASIA INESPERADA

UN RELATO DE LA VIDA REAL.

Por casualidad, encontré a Juan, un amigo que había dejado de ver en años.El encuentro me causó mucha alegría. Después de saludarnos, le mostré donde vivía.
Le presenté a mi esposa Jessica y a mis hijas: patricia, Verónica y Gloría para que las conociera y le ofrecí mi ayuda.
Su estado era desastroso. Se veía que atravesaba por una crisis muy severa y acepto mi ofrecimiento.
Me pidió lo dejara quedar en la casa por unos días, y acepté con mucho agrado,
Le comenté a mi esposa , que él se quedaría a vivir con nosotros durante algún tiempo, cosa que aceptó de buena manera. Luego preparo varias cobijas y le acondicionó el lugar donde dormiría.

El cuarto era muy pequeño, Por lo que la cama de Juan, quedó junto a la de nosotros, solo nos separaba una mesita que usábamos para poner la TV. La cama de nuestras hijas, quedó en el rincón opuesto a la nuestra.
Ya acostados nos dedicamos a platicar de algunas cosas y uno que otro chiste
Charlamos hasta la madrugada y revivimos los viejos tiempos. Luego él platicó lo le que pasó durante el tiempo que no nos vimos. Dijo que le había ido un poco mal y que esa era la causa de su estado .También hablo de las mujeres que vivierón con él,y de algunas aventurillas con amigas.
Mi esposa escuchaba muy atenta, y parecía muy interesada cuando Juan narraba sus aventuras sexuales con lujo de detalles. Me gustaba que mi mujer se calentara un poco,eso ayudaba para tener un buen encuentro sexual.

Hablamos también de nuestras aventuras, cuando estuvimos juntos, resaltando detalles de ello.
Ya pasadas las tres de la mañana, nos dispusimos a dormir. Despues de un rato,Juan se quedaba dormido, mientras mi esposa y yo dábamos vueltas en la cama,no lograbamos consiliar el sueño . Era obvio, estábamos muy cachondos llenos de deceo después de lo que mi amigo contó de sus amantes, pero no lo hicimos por temor a que se despertaran nuestras hijas y nos vieran cogiendo,aunque yo si quería que mi amigo viera a mi esposa haciendolo conmigo ,eso nos pondria super cachondos
Así que guardamos nuestros ganas y lo dejamos para cuando se presentara la ocasión.

Por la mañana que nos levantamos, Juan aún dormía,y por el calor de la época, se había descobijado pero como estaba en trusa ya se imaginaran el espectáculo que daba,mostrando el bulto de su pene en plena erección. Mi mujer disimuladamente se deleitaba,y le miraba imaginandoselo desnudo.
Yo la deje que se agasajara, al fin y al cabo eso era lo que queríamos, por lo menos exibirnos ante él.
Ademas solo seria por algunos días mientras buscaba donde vivir.y así se iría creando una fantasia.
Nuestros pasos, el ir y venir del cuarto, hicieron que se despertara y jalando las cobijas se cubría su erección. Mi esposa suspiro hondo,habia notado su gran tamaño,pero se consolo porque ya tendria tiempo de admirarlo y hasta de gozar su proporcionado miembro. Pero como si nada, siguió con sus quehaceres de la casa, y llamó a las niñas para que le ayudaran.

Después Jessica nos llamó a la mesa para almorzar.
Ya que terminamos, las niñas se fuerón lavar los platos, mientras, Juan,mi esposa y yo , conversavamos de algunas cosas. Para entonces, la plática había crecido en confianza con Juan,que ya tuteaba a Jessica. luego,le pregunto de la edad de mi esposa y la de mis hijas ella dijó: mira, yo tengo 30 años, mi hija Patricia 15 entrados a los 16, le acabamos de hacer su fiesta. Mi hija Verónica tiene 13 años, y Gloría la mas chica tiene 12 años. …la mayor ya termino su secundaria y las otras dos están estudiando la secundaria.

Por un buen rato, seguimos con la plática, mientras las niñas se habían ido a jugar al patio.
Todo estaba dado para que siguieramos con los temas de sexualidad, cosa que mi esposa se volvio a sentir interesada, porque opinaba de vez en vez. Se le veía muy cachonda y hasta buscaba con su mirada el bulto otra vez erecto de Juan.este se daba cuenta de las miradas calientes deJessica,pero hasta ahi…luego cortamos la platica.

Durante el día, nos dedicamos a arreglar la casa, Juan colaboró con nosotros. más tarde nos fuimos al cuarto a ver un rato la televisión pero Las chavas se adueñarón de ella y optamos por apartarnos a la mesa para continuar charlando. La plática se fue tornando muy interesante pues se volvio a hablar de sexo y esto acaparo la atención de mi esposa que no perdía detalle alguno y apretaba sus torneadas piernas a la vez que se mordia el labio inferior,como señal de cachondez.

Como ya era noche y la desvelada de la noche anterior, les dije a mis hijas que era hora de dormir, y todos nos fuimos a la cama.
En mi pensamiento y en el de mi esposa estaba bien clara la idea de cojer. La cachondez de ella, por lo que le miro a Juan por la mañana y las platicas de sexo, lo caliente que yo ya estaba, nos auguraba que tendríamos un rico encuentro sexual. Y yo para ponerla más caliente, le susurre al oído que la iba a coger bien rico y delante de Juan para que nos mirara
Esto la hizo que apretara las piernas en señal de aprobación. Aunque su boca me dijo que no. Que no lo haría delante de él.
Luego le pedí que no se pusiera nada debajo para que la mirara y la pudiera tener más fácil.
Y así lo hizo, después de darse un buen baño, se puso un pequeño fondo rosa muy transparente que dejaba ver sus ondulantes formas. Así confirmaba que quería que Juan nos mirara coger , pues no se puso nada abajo, ni sosten ni tanga ,solo su perfume preferido.

Yo volteé a ver a Juan,que aun estaba despierto, cosa que emosiono a mi esposa. Hábilmente la acaricie hasta llevarla al climax y empezamos a gozar de un acto pre-sexual muy cachondo ya que incite a mi esposa para que fuera al baño casi desnuda para que Juan la mirara. Y así lo hizo paso muy cerca de él para provocarlo,y hasta se detubo frente a su cama acariciandose las hermosas nalgas.
Aunque este miro a mi esposa desnuda,no se atrevio a decir ni hacer nada solo mirarla laccivamente . Esto sirvió para que Jessica se pusiera bien cachonda,le gustaba que la miraramos con lujuria.
Cojimos muy rico, dándole rienda suelta a nuestra sexualidad,aunque esperabamos que nuestro huesped se nos uniera, cosa que no sucedio.Aunque el hecho de sentirnos ovserbados provoco dos orgasmos en Jessica,que bañaron mis piernas,
provocando los chasquios humedos de nuestras sexualidades al entrar y salir….hasta que por fin me vine dentro de su ya muy mojada vagina.

Después de relajarnos un poco, ella me dijo, que si yo seria capas de dejarla coger con Juan, a lo que yo le respondí, que si,que si me gustaría mirarla gozando en brazos de Juan. Eso la volvió a encender, pero yo le pedí que ahorrara su cachondes para que en su momento lo hiciera con Juan y Luego de un rato nos vencía el sueño.

Pero lo que sucedió no estaba en nuestros planes. Juan se había levantado de su cama y al ir al baño tropesó con una cubeta que hizo que me despertara algo sobresaltado. Miré hacia donde se oyó el ruido y fue cuando lo vi.
Mi mujer seguía dormida, sin siquiera haber escuchado nada , pero cuando Juan regreso del baño no se quedo en su cama, sino que se acerco a nuestra cama y se le veía nervioso,pero decidido a todo. Yo no hice mas que mirarlo; fingiendo que estaba dormido. Bueno hasta fingía mis ronquidos para que él se sintiera confiado.
Con una habilidad que no le conocía, se trepo a la cama, y se acomodo atrás de mi mujer. Y empezó a acariciarla muy suave tratando de no despertarla. Levanto muy lentamente las cobijas que la tapaban, y con gran habilidad le subió el pequeño fondito transparente a mi esposa, dejando al descubierto sus apetecibles nalgas, ya que no traía nada abajó.
Les pasó sus manos frotandolas suavemente,luego la abrazaba y subia sus mano derecha y se apoderaba de sus senos frotando tambien con suavidad los pezones que se erguian al contacto de sus dedos.Despues bajaba su mano hacia el vientre y acariciaba su pubis tratando de no jalar sus bellos hasta llegar a la añorada rajita donde con suma habilidad comenzo a frotar su clitoris y comenzo a moverse muy suavecito aun con su calzón puesto.
Yo hervía solo de mirar a mi amigo trás de ella gozándola con su enorme verga bien parada que hasta casi me vengo en seco.

De vez en vez miraba el rostro de ella que reflejaba lo mucho que disfrutaba de la cogida que Juan le estaba prodigando. Estaba depierta y sentía lo que mi amigo le hacia en ese momento,pero le convenia hacerse la dormida. Juan ya no se pudo contener y sacándose el su enorme miembro se lo acomodo a mi esposa entre sus nalgas y comenzó la penetración y un bamboleo en la cama , junto con unos gemidos que a cada paso se hacian mas fuertes.
Volví a mirar el rostro de mi mujer era increíble el rictus de gozo,yo sabia que estaba despierta gozando ee rico miembro y comenso a moverse un poco,para que su cogedor la disfrutara al maximo.
Quería yo despertar de mi supuesto sueño, para sorprénderlos, pero no quise echar a perder ese momento tan cachondo. Después los estertores provocados por una abundante venida de Juan, bañando sus gluteos de mi esposa. Que se movió aun mas hasta dejar escapar un gemido de placer al lograr un bello orgasmo.
Abrio sus ojos,y sonrió. Juan sabia que a ella le habia gustado la cogidota de ese momento y tambien sonrrio satisfecho.Ademas Jessica estaba deliciosa como para no poseerla.
Así como se había trepado a la cama, Juan se bajo y se fue a su cama a dormir como si nada hubiera sucedido.
Yo estaba que reventaba de ganas de coger, pero temía que Juan se diera cuenta de que estaba yo fingiendo que dormía y que lo había visto cogerse a mi mujer. Pero me valió. Metí mis manos entre las piernas de mi mujer y comencé a acariciar su panocha muy mojada por el semen de Juan.
Y comencé a masturbarla. Ella estaba igual que yo, bien caliente y me dijo que lo habia disfrutado , que sabia que él iria a la cama a cogerla .eso me hizo frotarle mas el clítoris y hasta le pregunte que si le había gustado por lo que ella solo me dijo cojéeme papito hazme el amor ahora.
Yo le quite las cobijas para mirar su desnudez y mostrarle a mi amigo el cuerpo de Jessica ,luego la voltee y al ponerle mi pene en su rajadita que estaba llena de semen y me volvio a decir:Lo senti,…senti cuando se puso atras de mi y me acaricio mi cuerpo desnudo, me dijó que Juan se lo habia metido todo, esto la prendió y me pidió como loca que la penetrara de golpe y que se lo hiciera fuertemente y empezó a gemir hasta que dos orgasmos juntos acudieron a ella bañándome los testículos totalmente. Eso no basto para ella. Yo sabía que era el principio y que toda la noche cojearíamos.
Y haciendo gala de exhibicionismo me hizo recostar de espaldas a la cama y delicadamente y se la metió sentándose en mi verga para conseguirse otro sublime orgasmo que la hizo gemir y gritar al venirse.
Ella quería que Juan se despertara, para cobrarse la clandestina cogida que le había dado mientras “dormía” pero este estaba desmayado de sueño .por lo que nosotros solos tuvimos que acabar con nuestras ganas de coger me ofreció su apretado culito para que yo depositara todo mi semen contenido durante esos días .al vaciarme, ella apretó tanto que sentía las pulsaciones de su ano y su apretura en mi verga me arrancó los suspiros del alma.
Así nos quedamos dormidos yo dentro de su ano y ella con las nalgas bien pegadas a mi verga hasta que amaneció
Juan se había levantado creo que desde muy temprano y seguro miro el espectáculo que estábamos dando. Cosa que a mi en lo personal me alegro, ya que desde antes, se habían roto los tabúes y los prejuicios y además ya se había hecho realidad nuestra bella fantasía.”Hacer un buen trío sexual”Aunque nos habiamos fingido que dormiamos.
Moví a mi mujer para que se despertara , lo hizo en el preciso momento en que Juan salía del baño. Ella trató de jalar las cobijas para tapar su desnudes pero yo le detuve la mano y le dije que no, que dejara que Juan admirara su apetitoso cuerpo. Y yo también me quede desnudo mostrando mis 20 centímetros de miembro ya erectos nuevamente……..continuara.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *