Masturbación a diario en un lugar bien público

Sus maravillosas experiencias sobando a las mujeres en los autobuses

Bueno, estaba navegando por Internet y vi que en esta pagina se pueden escribir historias distintas sobre la masturbación y yo tengo varias, aunque todas son del mismo genero: Vivo en Bogotá Colombia, y para los que viven aquí no les es desconocido saber como van los buses públicos en horas pico, aun con el trans milenio la cosa no ha disminuido (para fortuna mía). Para los que no saben como andan los buses en Bogotá les cuento que por lo general van completamente llenos, hasta con “racimos humanos”, es decir gente colgando en la puerta.

Pues bien, todos los días yo aprovecho a disfrutar el viaje en estos buses cuando salgo y vengo del trabajo, si, cada día me masturbo en el bus contra el culo de alguna mujer, aprovechando lo apretados que son estos viajes y lo largos (no menos de 40 minutos).

Aunque si tomara el bus en mi casa me iría sentado, prefiero bajarme en una parte estratégica del recorrido donde pasan otros buses que también me sirven, pero ya van llenos y yo me puedo ir de pie y acomodarme detrás de un buen culo para sobarlo con mi verga. La sensación es indescriptible, todos los que entran a esta pagina web saben lo delicioso que es masturbarse, ahora bien, sumen a ese placer la sensación de hacerlo cada día con alguien totalmente distinto (sentir contra tu verga culos grandes, chicos, blanco, negros, duros blandos, de cuarentonas o de diecisiete añeras), añadan el morbo que da el estar pensando ¿qué sentirá la mujer a la cual se lo estoy arrimando?…(uhmm, que dura se siente esta verga…uy este tipo esta súper arrecho…ha! otro hijueputa degenerado!!…en fin), sumen para terminar la adrenalina que segrega tu cuerpo al saber que es algo prohibido, que bien la chica puede dejárselo sobar de lo rico y terminar hablando contigo y hasta en la cama o sentarte un cachetada por “abusivo”. Como pueden ver esto es realmente una masturbación fuera de contexto, ¿qué otra podría ser igual?.

No recuerdo en que momento comienzan mis historias, la verdad es que ahora tengo casi 30 años y recuerdo estar masturbándome en los buses contra los culos desde que estaba en el bachillerato (son casi 13 años de experiencias). Hasta recuerdo que en el colegio compartíamos historias con los compañeros y hasta teníamos identificadas con un compañero que vivía en el mismo barrio las cuales se lo dejaban sobar y cuales no (para ese tiempo los buses si salían llenos de mi casa, no tenia que hacer trasbordo). Recuerdo que un día un compañero nos escuchó hablar y dijo “a usted le gustaría que a su mama le hicieran lo mismo?” yo le respondí “pues si a ella le gusta por que no?”, a los ocho días llego este compañero a contarnos que en el camino al colegio se lo había venido sobando a una “secretaria” y que había sido riquísimo..

Aunque no se puede negar que esta actividad no le gusta a gran parte de las mujeres, tampoco podemos negar que hay muchas calienticas que lo disfrutan ya sea haciéndose las dormiditas, las que no sienten nada y otras por el contrario demuestran a plenitud su agrado, en todos los casos el calor que brota de sus vaginas, recorriendo sus culos y elevándose por sus espaldas uno lo alcanza a percibir y esto las delata, sobretodo en las mañanas cuando todo el mundo viene frío por el baño con agua helada y empiezas a sentir cierto calor focalizado (en el culo siendo directos)

Bueno, dentro de las mil experiencias que he tenido quiero relatar algunas que logre registrar con la llegada del Internet en otras paginas, desafortunadamente, experiencia de este tipo en las cuales termine por acostarme con la mujer que me venia sobando no están tan frescas en mi mente como para hacer un relato, pero podría decirles que dichas historias que terminaron en sexo pleno son las que me motivan a seguirlo haciendo, buscando que algún día me encuentre otras mujeres así de buenas y caliente que quiera tirar conmigo. Debo agregar que he tenido otros encuentros que podrían terminar en sexo, pero la damita a la cual se lo vengo sobando puede tener buen culo y mala cara, o verse de “poca clase” y por esos solo se lo sobo y ya.

Un caso que recuerdo fue con una gordita a la que se lo sobé en el hombro hasta derramarme, dejándola sentir mis contracciones casi en su cara, pero no le quise hablar por que era muy gordita, y para esos días me estaba comiendo una joven bien linda y pensé “para que ponerle los cochas con esta?, mejor dejemos así que ya disfrute el instante” y me baje del bus y la gordita se quedo esperando que le hablara, hasta nos hicimos señas con la mano de “adiós” :), hay mujeres fantásticas como me enloquecen!!

Hay otra historia que medio recuerdo de hace varios años, fue de las primeras y por esos aun la llevo en mi mente. Lo que recuerdo es que me subí en Bosa a un bus para unicentro, que no iba lo suficientemente lleno, pero m ubique junto a una mujer de mayor edad y le arrime la verga contra el hombro para fantasear que ella la cogía, se la sobaba en las tetas y luego me la chupaba. Estaba en las primeras arrimadas cuando ella me miró a los ojos, yo me hice el que no pasaba nada y mire para otro lado.

Que sorpresa me lleve cuando esta mujer que estaba sentada empezó a mover su hombro contra mi verga, frotándola de arriba abajo y haciendo círculos. Yo no lo podía creer, me apoye con mas fuerza contra ella y ella continuo con su labor adoptando la misma posición mía (como si nada pasara). Deslice una de las manos con la que me sostenía y la ubique debajo de su nuca con mucho cuidado que nadie viera y empecé a hacer pequeños círculos en su nuca para excitarla aun más. Ella se estremecía y apoyo su cabeza contra mi vientre, era como si nos conociéramos de mucho tiempo atrás.

Continuamos así hasta que me hizo derramar dentro del pantalón, ella se sonrío al sentir las contracciones de mi verga contra su hombro. Una vez me derrame me retire de encima de ella ya que me empezaba a lastimar la verga, no sin dejar de sobarle la nuca como si fuéramos novios. No sé que pensaría ella, pero la mancha de semen ya se notaba en todo mi pantalón y ella hacia como sí nada. Luego ella se levantó porque ya se tenia que bajar y al levantarse me sonrío descaradamente y con el pretexto de pasar para atrás me abrazo totalmente con una de sus manos, yo instintivamente tome su mano y ella me la apretó. No le solté la mano y me baje con ella (aunque yo no iba para ese lado). Al bajarnos le pregunte si le había gustado lo que hacíamos y se sonrío, le pedí su teléfono y le puse una cita para que nos viéramos por la tarde e ir a “un lugar donde pudiéramos estar solos” y ella acepto.

La verdad para ese tiempo yo tenia unos 17 años y esta mujer debía tener unos 28 0 30, y confieso que me dio temor que en plena acción quisiera quitarme la verga o una cosa así, entonces tome la decisión de no llamarla ni ir a la cita y allí termino todo, pero aun no lo olvido.

Otras de las historias de mis masturbaciones en los buses la he escrito en otra pagina, en una zona llamada confesiones donde todo el mundo entra a comentar cosas “bajas y pecaminosas” que ha hecho en su vida. He querido dejarlas incluidas en estos relatos para compartirlas con mas gente, son las siguientes:

Sobarlo es deli

Nuevamente yo en el bus más lleno en Bogotá. Anoche me ubique detrás de otra joven +/-20 años, le hice sentir mi pene caliente en sus bellas nalgas y no hizo movimiento o gesto de desaprobación. Desdichadamente al minuto se sentó, pero notando que lo anterior no le había disgustado me paré a su lado (se había sentado en el puesto de la orilla) y le hice sentir nuevamente mi pene ardiente en su hombro, tampoco demostró desagrado alguno aun cuando aprovechando el movimiento del bus ejercía fuerte presión contra ella, hasta en un momento su hombro quedo entre mis piernas, mis testículos rozaron parte de su pecho y la cabeza de mi pene casi tocó su mentón, ella apenas me miraba por el reflejo de la ventana y en ocasiones cerraba los ojos fingiendo dormir. Al desocuparse el bus me retiré, intente buscarla con la mirada pero su timidez y la mía nos impidieron intercambiar palabra. Me baje erecto, ella debió quedar húmeda, y juntos llegamos a c/casa a buscar compañía para calmar las ansias…menea-men

Manoseo mujeres en el bus

El bus venia muy lleno en Bogotá, rápido me arrime detrás de una morena de buen culito y le hice sentir mi pene erecto y caliente. Al instante debió sentir cosquillas por su espalda y volteo a mirarme pero como no dijo nada me acomode mejor y le hice sentir hasta mis testículos en su culo. Luego deslice mi mano por sus nalgas y empecé a frotarla. Permanecí así hasta que me hizo derramar. Hago esto seguido (pero sin derramarme), así disfruto cada día un culo nuevo, llego arrecho a la casa y la que goza es mi mujer. Quizás a ella le hacen igual, pero finalmente gozo yo por ambos lados ;) porque igual ella llega húmeda a desquitarse conmigo…Menea-men

Aunque aquí esta ultima parte la invente porque no tengo mujer “aún como a la carta” y como me estoy masturbando a diario sin eyacular cuando estoy con mi novia la cantidad de leche que derramo es bastante considerable al igual que el tiempo de penetración (prácticamente todos los días practico excitarme y parar, excitarme y parar, excitarme y parar etc)

Lolita húmeda en un bus lleno

Dejo esto escrito pues fue súper, si no creen o me insultan no me importa. Me gusta sobárselo a las mujeres en los buses llenos en Bogotá. Hoy por 45 minutos me hice detrás de una joven, no más de 17 años. Su duro culo sintió toda mi verga sin que ella mostrara desagrado, con mi mano en su culo sentí su temperatura y lo confirme, debía esta goteando por el calor que percibí. Con cada movimiento del bus la sobe hasta que me descare y empecé a apretarle el culo y pasarle suavemente los dedos por su anito. Luego deslice mi mano hacia arriba por entre su chaqueta y pude sentir su piel suave pues llevaba una blusa corta. Minutos luego pasé mi mano hacia adelante tratando de tocarle un pezón, me miro con rechazo. Entendí entonces que no iríamos mas lejos con esto y me baje del bus. Fue delicioso, que niña tan caliente, espero volver a verla y sentirla.

Bueno, infortunadamente en esta ultima parte de la Lolita no pude volver a encontrarla, aunque luego tuve otro encuentro con otra joven, esta si tenia cara de unos 17 añitos nomás pero se lo sobe hasta que me dolió. Por fortuna en los últimos dos años he aprendido a controlarme y ya no me derramo sobándolo, así no llego oliendo a semen al trabajo :.

Cuándo esta Lolita se iba a bajar del bus descaradamente le susurre al oído “¿te gusto que te lo sobara?” para mi sorpresa se sonrío, reaccione rápidamente y le dije “¿vienes sola?, con quien viajas?” “vengo con ella” me dijo en voz muy baja casi susurrando “es mi mama” que desilusión para mi, “y viajas seguido en esta ruta?” no solo por hoy…chao” y se bajo en Corabastos (un centro de acopio gigante en Bogotá). No se porque tarde en reaccionar pero cuando caí en cuenta que se lo había sobado a una joven que quizás jamás había sentido tan cerca una verga y que me había hablado, vi la oportunidad de culiarme un virguito, así que timbre rápidamente para que el bus se detuviera nuevamente.

El bus paró en la siguiente entrada y me devolví corriendo esperando encontrarla. Este centro es grandísimo y uno fácilmente se pierde allí, sin embargo no se porque luego de caminar por unos 5 minutos la logre ver y me fui detrás de ella. Mientras la seguía empecé a escribir una nota donde le daba mis datos y mi teléfono para que me contactara. Aproveche un descuido de su mama y me acerque a ella, deposite en su mano la nota arrugada. Ella me miró sorprendida y pienso que con algo de susto pero la recibió. Salí del centro de acopio con la ilusión que me llamara, pero nunca fue así, y no la he vuelto a ver.

Bueno esas son algunas de mis historias de masturbaciones en los buses, las escribo el 2002-03-07 desde mi oficina, esperando poder leerlas cuando ya sea un abuelo y al sobárselo a las mujeres no sientan el roble que siente ahora sino un bulto de carne flácida. Espero que les haya gustado leerlas, en verdad todas son ciertas y me ciento muy complacido de haber tenido algo extraño para contar. Cualquier comentario al respecto pueden hacerlo a hazlorico@yahoo.es pero que no sean insultos, yo no tengo la culpa si alguna de las lectoras es de las que no disfruta estas cosas.

Para ellas les puedo dar una clave: si un tipo se lo quiere arrimar solo muévanse bruscamente contra él y mírenlo como con cara de “largo de aquí hp” les aseguro que inmediatamente se alejara de ustedes. La mayoría de los que tenemos este vicio (que he visto bastantes) pienso que comparten mi idea de hacer que los dos disfruten, si uno de los dos se incomoda porque no dejarlo en paz? Y para que pasar uno un mal rato?. La idea es gozar!. Personalmente si veo que a una chica no le gusta sentir mi verga frotando contra su culito sencillamente me retiro y busco una a la que si le guste.. cada arepa con su sartén.

Bueno los dejo, si me llega a pasar un historia interesante se las haré llegar.

Mis mallas de ballet

De lycra, de algodón o de nylon, negras o grises, las necesitas si eres bailarín de ballet. Música de piano, 1, 2, 3 mueve bien tus piernas, brinca más alto, estas jugando o bailando ballet?????

Bailar ballet es muy excitante, sobre todo si lo haces con una bailarina guapa.

Todo empezó cuando fui a una academia de ballet a tomar fotografías, ahí estaba ella con un leotardo negro, mallas rosas y zapatillas de igual color, hacia ejercicios de calentamiento movía sus piernas hacia atrás y hacia delante, cuando tuvo tiempo volteo a verme, se acerco a la silla donde estaba sentado, subió una de sus piernas a mi silla para subirse las mallas que se le estaban bajando, me dijo: -Tu vienes a tomar fotos o a tomar clases de ballet, le dije que tomaría fotos, a lo que contesto: – Y después clases de ballet, le dije que no sabia nada de eso, no le importo, al terminar de tomar las fotos me dijo que iba a darme clases en unos minutos pero que me pusiera ropa cómoda, era imposible no tenia mas ropa que la que llevaba puesta.

No importa, me dijo, pero mañana si te quiero con ropa adecuada, yo sospechaba de cual era la “ropa adecuada”, de cualquier forma le pregunte, me dijo que con pants estaba bien, al día siguiente después de pensarlo un poco fui a mi primera clase de ballet, ahora estaba toda vestida de blanco, se veía preciosa, empezamos la clase con ejercicios básicos, ejercicios de barra, en un momento se quito sus zapatillas, -Así bailo mejor, me dijo me estaba excitando verla mover sus piernas enfundadas en unas ajustadas mallas blancas, le pregunte que por que se usan mallas en el ballet, me dijo que sirven para ver como trabajan los músculos de los bailarines.

Al terminar nos dirigimos a la tienda de la academia, me pregunto por mi color favorito, le dije que azul, -mmmm no tengo mallas azules, pero te veras bien con las blancas, me sorprendí le dije que no iba a ponerme una prenda de mujer,

-No son para mujer, son de hombre, el leotardo es de hombre, y las zapatillas También, mañana quiero que vengas con estas prendas, le dije que no quería usar mallas, no se de que forma me convenció.

Al día siguiente llegue con mi “uniforme” de ballet en una mochila, me mostró el vestidor para cambiarme, nunca en mi vida me había puesto mallas, mucho menos leotardo, así que las saque de su empaque, las desdoble, me quite los zapatos, calcetines y pantalón, recordé como mi exnovia se ponía sus pantimedias, las enrolle de la misma forma, metí el pie derecho y subí la malla hasta la rodilla, repetí con el izquierdo, me pare para subirlas hasta la cintura, saque el leotardo de mi mochila y me lo puse, termine poniéndome las zapatillas, que mas podía hacer era preciosa la maestra de ballet y valía la pena, salí al salón de danza, Carolina me vio y me dijo que me veía muy bien, voltee para verme en uno de los espejos, no me veía mal, empezamos la clase.

Así fue como empezó mi fetichismo con las mallas de ballet, me es muy agradable usarlas, de hecho este fetichismo no es nuevo, siempre me han gustado las mujeres con pantimedias o mallas, cuando veo a una mujer le veo primero las piernas, me excita mucho que las pantimedias o mallas brillen, recuerdo aquella vez que Carolina llego con unas mallas brillantes color blanco, se veía guapísima, riquísima, ese día no se puso leotardo solamente llevaba las mallas y un top, sus nalguitas se veían redonditas, firmes, como para tocárselas todo el día.

Es lo bueno de bailar ballet, puedes tocar las piernas y el trasero de las bailarinas, les confieso que al momento de levantarlas se les toca el área de la vagina, ellas te lo agradecen, las bailarinas son muy cachondas.

Ya no podía esperar a bailar con ella, quería tenerla en mis brazos, cuando comenzamos el ensayo, se rompió su malla con un clavo que estaba suelto, se le rompió a todo lo largo de su pierna, -Me tengo que cambiar, voy por mis otras mallas, regreso con unas mallas negras, se cambio frente a mi, nos sentamos viéndonos de frente, con las piernas extendidas, su pie derecho me toco el pene, me pidió disculpas, pero yo se que lo hizo a propósito, hicimos un paso que al final ella queda hincada frente a mi, me acerque tanto a ella para que mi pene quedara a la altura de su cara, se levanto rozando mi cuerpo:

-Me excito mucho cuando bailo contigo, me encanta tu “bulto”, me decía mientras me paseaba sus manos por mi cintura, mis muslos y mi pene, yo paseaba las mías por sus nalgas.

-Si me vas a penetrar hazlo ahora!!!!!!, de un jalón le baje las mallas hasta las rodillas, ella me bajo las mías, -No esperate, quiero mamartelo primero, empezó a besarme el pene para luego metérselo en la boca, después comencé a besarle su vagina, olía muy dulce, metí mi lengua, ella gritaba de placer, -Ahora si metemela, metemela!!!!! Nos veíamos por los espejos del salón de danza, era excitante ver como mi pene entraba y salía de su húmeda vagina, ella quería agarrarse de algo pero no había con que.

Nos levantamos, le subí sus mallas, y ella las mías, ese día bailamos inspirados, ya no había esa barrera de maestra-alumno, me dijo que al día siguiente me iba a sorprender el traje que llevaría a la academia, y así fue, llego con unas pantimedias de red color negro, sobre unas mallas color carne, zapatillas negras, y una blusa escotada color negra, me dio lo que me tenia que poner, también era un traje muy provocativo, camisa blanca, chaleco negro y mallas color carne, brillantes.

Me pidió que me las pusiera frente de ella, así lo hice, pero esta vez lo hacia lentamente para que lo disfrutara, yo también lo disfrute, ya me había acostumbrado a usar mallas, diario lo hago, no me las subí bien, se arrugaban cuando movía el pie, eso le encanto a Carolina.

Hasta la fecha sigo poniéndome mallas, de repente uso pantimedias transparentes cuando uso bermudas, las mallas las uso para ballet nada mas, en mi cajón tengo varios pares de mallas de todos colores, rojas, verdes, azules, carne, negras, grises, etc.… Y por ahí tengo unas de red, pero no me gustan, me las regalo Carolina.

Si, me gusta usar mallas, no tiene nada de malo, eso no quiere decir que sea gay, cuantos hombres no las usan, los bailarines, los trapecistas, en la época antigua los hombres usaban mallas, ya he salido a la calle con mallas puestas, algunos se me quedan viendo, no me importa, me gusta sentirlas en mis piernas.

Cuando estoy en mi casa, me las pongo y salgo al jardín a practicar ballet, con toda la intención de que me vea mi vecina, el primer día que me vio, se le quedo viendo a mis piernas ya que las mallas que tenia puestas eran muy brillantes, otro día salí, y estaba junto a la ventana de su cuarto, empecé a hacer ejercicios de ballet, solamente me veía, cuando termine se atrevió a preguntarme si era bailarín, le dije que por Hobbie nada mas.

-No te molesta usar mallas y leotardo?, me pregunto, -claro que no ya me acostumbre, le respondí, entonces me dijo que la esperara, desapareció y a los dos minutos estaba tocando a mi puerta, -Me das clases de ballet?, le dije que no era muy bueno, no le importo, se quito su falda y su suéter, llevaba un leotardo negro y mallas rojas, no llevaba zapatillas, así que practico descalza, yo también lo hice descalzo es muy agradable sentir el pasto en los pies, note que veía constantemente mis piernas, le pregunte que si se le hacia raro ver a un hombre usando mallas, me dijo que si, pero que también le habían gustado, que quería unas iguales, le prometí llevarla a la tienda donde las compro.

Me platico que había comprado unas pantimedias pero que le habían quedado grandes, me las enseño, eran unas pantimedias muy sexys, color negro una de ellas con destellos plateados, las otras eran grises muy muy brillantes, le dije que si le compraba unas de su talla que me prometiera que se las iba a poner cuando ensayáramos ballet, me dijo que si con una gran sonrisa, -Te gustaron verdad?, le dije que si, me pregunto que con que ropa se le verían bien, le dije que con una minifalda negra, -Cuando me compres las de mi talla me las pongo así, pero yo pienso que las grises se te verían bien, no son muy transparentes, si quieres te las regalo, las acepte.

Al otro día, le cumplí lo que le había prometido, la lleve a comprar unas mallas como las mías, y las que le quedaron grandes, se puso las plateadas para ensayar.

Cuando teníamos mas tiempo de ser amigos me pregunto sobre mi fetichismo, le conté la historia, no me respondió, solamente me beso en la boca, recuerdo un día que me hablo por teléfono y me pregunto si tenia mallas cafés, por que las suyas estaban sucias.

Cuando salimos de compras, vamos al departamento de medias y me compro unos pares, a las empleadas al principio les sorprendió cuando les pregunte por mallas para ballet, me dijeron: -Tenemos solamente rosas y negras, les pedí las negras, las revise, y las pague, me dijeron: -A su esposa le van a gustar, pero cuando les dije que eran para mi, se quedaron calladas, una de ellas me dijo que si deseaba unas mas opacas llegarían al otro día, me espere y al día siguiente fui a la tienda, y me enseñaron las mallas, unas mallas súper opacas, con costuras a los lados, en el empaque se veía una pareja de bailarines, eran mallas de ballet, las pague y me las probé, mi novia estaba esperándome afuera, salí con las puras mallas, las vendedoras me dijeron que se me veían bien, las otras personas que estaban comprando solamente me veían, pero como llevaba puesta una playera de ballet no se les hizo raro.

Ese mismo día compre otros colores de mallas, y unas pantimedias para mi novia Marina, una vez cuando salimos a cenar me pregunta que mallas o pantimedias me voy a poner abajo del pantalón, le dije: -No me llevo pantalón, me llevo el leotardo negro, y las mallas blancas, -Nada mas? Que van a decir los demás, le respondí que no me importaba, ella me dijo: -La tarjeta dice que hombres con mallas negras, y camisa blanca, o leotardo blanco, ponte las negras mi amor. Íbamos a una cena de la academia de ballet, donde teníamos que ir vestidos de bailarines.

En este momento tengo puestas las mallas negras que compre, acepto mi gusto por usarlas, por que me gustan, y por que a mi novia también le gusta verme con ellas puestas.

En cuanto a mi exmaestra de ballet, la sigo viendo y seguimos bailando pero ya no hacemos el amor en el piso del salón de danza, ella ya tiene su novio, no es bailarín.

Yo ya tengo mi novia, acepta mi fetichismo, y es muy buena bailarina.

Historias de olores a feminidad

Bueno yo soy un individuo amante los olores íntimos de las mujeres y es mi gran fetiche sintiendo sus aromas.

Yo le voy relatar a continuación cuatros diferente historia con olores a feminidad, que han hechos unas de la experiencia olfativa más excitante, que los amante del fetichismo que lo disfruten.

Esta primera historia ocurre en la primera semana de diciembre de año 99, era un día de verano por la tarde que yo me estaba retirándome del trabajo, luego yo me dirijo a una feria de artesanía en que se encontraba en el sector céntrico de la ciudad y estaba cerca del lugar en donde trabajaba.

Después ingreso al dicho establecimiento artesanico, luego comienzo a mirar los locales en que estaban hay ofreciendo su artesanía.

Después de recorrer toda la feria, veo varios culos de mujeres en que estaban en el interior de un local de venta de joyas artesanales, y una de ellas me llamó mas la atención. Era un culo que se apreciaba bastante grande redondito era como un culo perfecto que pertenecía a una joven desconocida, ella tenia un rasgo a italiana, era bastante hermosa, usaba pelito corto de un color castaño oscuro, también usaba anteojos de vista, que presentaba como una intelectual, andaba vestida con una teñida de color negro con traje formal y un ajustado pantalón de strech y se apreciaba todo su pantalón metido en su raja y debajo de su perineo se apreciaba el corazón de su culo, y su chaqueta se apreciaba unas par de tetas bien robusta, tenia una hermosa figura de su cuerpo bastante esculpido que delicia de mujer.

Ingreso a este local para realizar mi fetiche olfativo con esta delicia de mujer, después me agacho por detrás de ella y comienzo a simular que estoy observando a una vitrina, me acerco bastante a su culo y le comienzo a olérselo luego me inclino aun más para seguir oliendo su perineo y me encuentro con una sorpresa sentí su aroma a periodo menstrual, luego me puse de pies rápidamente para que ella no levantara sospecha por mí por que había algunas personas que me estaban mirando lo que estaba haciendo.

Esta primera experiencia donde yo descubrí la intimidad fisiológica de esta desconocida fue muy exquisito y excitante.

Luego ella se retira de este local artesanal y la desconocida desaparece de mi vista. Recorro toda la feria artesanal en busca de ella por que deseaba mas su olor. Y al rato, mas tarde, ya dí por perdida a mi fetiche.

Después veo nuevamente a la desconocida, se encontraba en otra tienda. Ingreso y ella se agacha parando su culo. Me coloco detrás de ella, me inclino un poco, me acerco con mi nariz a su culo y perineo luego comienzo a inhalar su olor a menstruación, es muy excitante.

La desconocida se va a otro local y comienzo a perseguir a ella, yo me encontraba con una excitación extrema, mi cuerpo ardía y sudaba por placer. Mi pene estaba muy erecto y expulsaba mi liquido seminal, me convertí en un adicto a su olor a mujer lo único que deseba era su aroma.

Después, la desconocida ingresa a otro local y luego yo también ingreso y disimulaba que estaba mirando las artesanías. Me coloco a un costado de la mujer. Me agacho, me acerco a su culo y comienzo a olérselo. Estuve oliendo sus robustas nalgas, su ano y luego su perineo. Sintiendo nuevamente su penetrante olor a menstruación que emanaba de su vagina que me excito totalmente. Luego camino hacia atrás de ella para observar su gran culo. Se le apreciaba su pantalón de strech metido en su raja por ser demasiado ajustado así se le partía sus robustas nalgas.

En ese momento, ella choca con mi cara aplastándome con su culo, y la penetre suavemente con la punta de mi nariz en su robusta nalgas, ella no reacciona pero quede muy caliente, y nuevamente me acerco a su perineo y siento su exquisito perfume menstrual.

Luego la desconocida camina mas adelante y yo le sigo para estar cerca de su culo, para inhalar su esencia que emanaba de su perineo, y una de la vendedora que estaba encargada del local artesanal me observaba lo que estaba haciendo con la desconocida, pero yo seguía con mi fetiche olfativo, en un momento la desconocida se coloca en un pasillo bastante estrecho del local y luego se inclina y se coloca en la posición pompa. Así comencé a oler al máximo su aroma de menstruación y impregnando mis fosas nasales de su rico olor.

Luego ella se retira del local y comienzo a perseguirla. La desconocida descubre que la estaba persiguiéndola, para disimular yo me fui al otro sector y al final me retiro de la feria artesanal.

Yo me encontraba ardiendo de pudor recordando mi fetiche por esa gran desconocida y mi fosa nasal aun estaba impregnado de su olor.

Después de la tercera semana del mismo mes víspera la navidad ocurre la segunda historia con mi fetiche olfativo.

Era una tarde normal, yo salí de mi trabajo e ingresé a unos galería comerciales a observar algunos locales que estaba ahí.

Al rato ingreso a una tienda que venden accesorio para damas, estuve mirando algunos collares y cadenas de plata, aros etc.

Minutos después veo pasar a una estupenda rubia. Era una estupenda rubia de cabellos cortos, tenia una mirada profunda con un gran par de ojos celeste. Era delgadita, de no muchas teta y un culo normal y se le apreciaba sus par de pierna bastante tornadas; ella promediada unos 30 año de edad; estaba vestida con una ancha polera Blanca y una corta bermuda floreadas de color beige claro”

Me coloco aun costado de la rubia y tuve el deseo de realizar un nuevo fetiche. Me acerco por detrás de la rubia, me agacho a su culo y comencé a observarlo detalladamente. Después comencé a olérselo y emanaba olor parecido a menstruación que estaba impregnado en su culo.

Comienzo a disimular que estaba mirando los collares, para no levantar sospechas con la demás gentes.

Continué con mi fetiche olfativo, disimuladamente me acerco asu culo y la olfateo. Aun emanaba ese exquisito olor. Apoyo mi boca y mis labios a su culo sintiendo su calor por el tacto de mi boca y quedándome muy excitado.

Lentamente iba bajando para apreciar sintiendo su olor y luego comencé a oler su perineo y sentí un penetrante olor a menstruación. También estaba impregnada la parte trasera de su bermuda.

Yo quede muy excitado por esa exquisito aroma que por segunda vez se lo olía a otra mujer, que excitante……

Nuevamente descubrí que estaba con el periodo menstrual y menstruaba con flujo abundante, la exquisita rubia. Comienzo nuevamente a observar los collares para disimular, luego me tropiezo y choco con su culo introduciendo bruscamente mi hombro y emana un sonido de su culo parecido a un pedo pero que no lo era. La rubia reacciona y se retira del lugar donde me encontraba, yo quede mas caliente y excitado que un puto

Al rato después la veo a ella y estaba en la fila de una caja recaudadora y ella me mira perpleja, después yo miro al reloj y me retiro excitadamente de la tienda y me dirijo a casa.

En casa me masturbé como loco, recordando la esencia del ciclo del periodo menstrual de la rubia desconocida.

La tercera historia ocurre en el mismo lugar del anterior fetiche olfativo. Esto ocurre al año después, también era víspera de navidad, que yo me encontraba vitrineando y de compra.

Al rato, observo a una pelirroja que andaba acompañada de su madre y su hermana que estaba esperando un bebe. Me coloco a un costado de la pelirroja para observarla mejor. Ella era bajita de estatura, un poco macizota pero de buen cuerpo. Andaba vestida con suéter color crema que se le apreciaba sus robusta tetitas y un pantalón de lino color blanco, ella era una joven pelirroja, era muy hermosa y su cabello rizado.

Su culo era gordito y aplastado, que luego me excitaría por mi deseo de mi fetiche olfativo Por esa estupenda pelirroja que era tan hermosa.

Me inclino detrás de ella, me acerco a su culo y comienzo a olérselo completamente. No sintiendo ningún olor de su culo y entonces comencé a oler su perineo, sentí aroma a menstruación que emanaba de su vagina y yo nuevamente quede muy excitado por su olor.

La pelirroja andaba sensible por que se le apreciaba su personalidad pero se veía muy tierna. Mientras yo olía su culo, en su pantalón se apreciaba su calzón blanco. Después continué olfateando su perineo e introduzco mas mi nariz debajo de su perineo para oler su vagina Y exprimir al máximo de su esencia.

Después ella se retira de donde me encontraba y luego desaparece por un rato. Mientras yo me dirijo a la caja recaudadora para cancelar unos producto que yo había comprado ante de retirarme de esa tienda veo nuevamente la pelirroja, aun se encontraba mirando los collares, y estaba acompañada de su madre y su hermana.

Yo me dirijo a ella, me acerco por atrás, me agacho y comienzo a oler nuevamente su culo. Estuve oliendo su ano, después sus gordas nalgas, mientras también observaba su calzón blanco que se apreciaba de su pantalón y luego comencé aspirar su olor a menstruación, que era bastante cautivante y olía olía olía su culo

Después se coloca en posición de pompa y comienzo a inhalar su perineo hasta sacar su ultimo olor de feminidad, esa fue la mejor y excitante experiencia de mi fetiche olfativo.

“La pelirroja aun estaba para fecundar por que era joven, promediaba entre 29 o 30 año” Luego de un buen rato de mi fetiche olfativo con la pelirroja finalizo esta experiencia y luego me retiro de ese lugar.

Tiempo después, en la primavera del 2001, ocurre mi último fetichismo con una muy joven mujer extranjera.

Era una tarde, yo había finalizado mi hora laboral y me dirigía a esa famosa feria artesanal. En ese momento andaban bastante turista extranjeros. Ingreso a un local que vendía piedras preciosas y me encuentro con una extranjera, me parece que venía de gringolandia, la observe pero era una mujer menudita y bastante fina de cuerpo pero yo igualmente la deseaba a esta gringa.

La gringa no tenia muchas tetas, era como plana, no tenia mucho culo era bastante chico y menudito. Andaba vestida un poco elegante por ser turista: un bluzon gris que apenas se apreciaban sus senos y un pantalón de gamuza color beige oscuro, y se le apreciaba que andaba con tanga colaless. “Las gringas en general le fascina andar trayendo puesto colaless”

Esta extrajera tenia un hermoso rostro bastante femenino con carita de muñeca. Me fascino su hermoso y suave y delicado rostro y su cabello ondulado de color negro y su tes. Piel blanca, era ideal para mi fetiche olfativo.

Me acerco disimuladamente a ella, le toco su hombro, luego me agacho por detrás de ella y le comienzo a oler su pequeño culo. Ella emanaba de su trasero su perfume menstrual que era bastante exquisito. Ella se encontraba en esos días pero era bastante femenina.

Como ya saben, actúe nuevamente como si estuviera disimulando que estaba mirando las vitrinas. Después nuevamente comencé a oler ese rico culito y comencé a inhalar su esencia, que estaba impregnada en su pantalón por detrás, estuve por un buen rato olfateándola su raja.

Después ella va a cancelar su dinero en el cajero mientras yo la persigo inclinadamente como si tuviera un imán en su culo, después continué oliendo su culo para extraer su aroma menstrual.

Luego ella se retira de ese local artesanal y yo la sigo. Ingresamos a un pequeño local de artesanía. Ella comienza a vitrinear, siempre dándome la espalda. Yo me inclino, me acerco a su pequeño culo y la comienzo a oler y emanaba ese exquisito olor a menstruación. Comencé a inhalar su perineo y la vagina donde aun más sentí el olor de su flujo menstrual.

Este intimo olor a mujer… me quede excitadísimo por este fetiche. Luego ella sin querer se tropieza conmigo y me pide disculpa con un español bastante empobrecido. Después, compre unos objetos artesanales mientras ella se retira del local. Salgo y no pude encontrarla en ningún lugar de la feria, pero yo aun recordaba de su perfume a feminidad.

( La gringa era bastante joven demostraba como unos 20 año de edad)

Estas fueron algunas de las aventuras de mis fetiche olfativo más excitantes y ardientes. Esos exquisitos aromas a feminidad.

Mi asistenta y su amigas me humillan y me emputece

Soy un chico de unos 37 años, estoy casado y tengo una buena posición social, además tengo un físico atlético y soy bastante guapo…y aunque estoy felizmente casado tengo una debilidad por los aromas de mujer, siento pasión por lamer y oler el cuerpo de las mujeres. Fetiche que no comparte mi mujer, por lo que he tenido que buscar otras vías para poder practicarlo…

Los que habéis leído mis otros relatos, ya sabéis que este fetiche me llevo a chantajear a mi asistenta para cumplir mis fantasías, pero que finalmente he terminado siendo yo el chantajeado, ya que ahora es ella la que amenaza con contarle todo a mi mujer.

De forma que cada vez que mi mujer la llama para que venga a casa a limpiar, planchar etc, debo pagarle el doble de la tarifa o mi mujer se enterara de mi secreto.

He pensado despedirla y si le cuenta algo a mi mujer decirle que es mentira, que se lo inventa todo por venganza, aunque es verdad que tiene alguna pruebas que me comprometen, además realmente soy yo el que no quiere que esto termine, porque estoy totalmente enganchado a su cuerpo, y necesito poder volver a lamer sus pies, su coñito o su culo

Sin embargo esta situación creo que ha llegado demasiado lejos y ya no es un simple chantaje, voy a contarles como he terminado por convertirme en su sumiso:

Hace un mes la llame para que me dejara tener un nuevo encuentro, normalmente solíamos aprovechar el día que venía a limpiar a casa y yo acudía del trabajo. Pero en esta ocasión me dijo que tenía una sorpresa para mí, que me cogiera el día libre en el trabajo y que buscara una escusa con mi mujer para estar fuera todo el día. Me pidió que le comprara una botella de champagne y un regalo caro (una joya preferiblemente) y que fuera a su casa para una fiesta de cumpleaños.

Yo no me lo pensé, estaba totalmente excitado, no sabía que era su cumpleaños, pero me pareció una buena idea celebrar su cumpleaños y dar rienda suelta a mi pasión, pensé que ella también disfrutaba de nuestros encuentros y que tal vez los chantajes se habían terminado.

Compre una botella de champagne, me fui a una joyería y compre unos bonitos pendientes, me gaste unos 400€, quería sorpréndala y conquistarla

Me mando la dirección al móvil, su piso estaba en un barrio pobre de la ciudad, subí a su piso, seria un 4 sin ascensor. Estaba totalmente excitado, me arregle un poco el traje y llame al timbré, esperaba ver a Sofía vestida con un vestido elegante o tal vez con un conjunto de lencería…pero cuando me abrieron la puerta vi que Sofía no estaba sola, estaba acompañada de sus dos compañeras de piso.

Me abrió la puerta una chica de unos 30 años, rubia, alta, con ojos azules, llevaba una manicura francesa perfecta, vestía un vestido corto negro y unos zapatos con tacones de un palmo que todavía la hacían más alta, hacía tiempo que no veía una mujer así.

La otra chica era todo lo contrario tendría unos 55 años, morena, con el pelo corto a lo chico, estaba algo rellenita y no era excesivamente guapa, no iba especialmente arreglada. Me pareció que ninguna de las dos hablaba bien el español, ya les dije que Sofía era de Rumania.

Me dijeron que pasara al salón, me quede allí esperando, supuse que Sofía se estaría arreglado y que nos iríamos, pero cuando apareció, vi que no iba vestida como esperaba, solo salir dijo con total desprecio:

-Ya era hora, llegas tarde perro, chicas les presento a mi perrito chupa-coños, hoy será nuestra asistenta.

Yo me moría de vergüenza, en alguno de nuestros encuentros Sofía me traba así y me daba morbo, pero ahora estaba allí de pie, con la botella de de champan en una mano y dos mujeres que no conocía mirándome. Las chicas se echaron a reír y comenzaron a hablar en rumano.

-Hoy es el cumpleaños de mi amiga Katrin, y tú serás nuestra asistenta, igual que hago yo en tu casa, tienes que servimos la comida, fregar, y estar a nuestra disposición.

Yo no sabía que decir, me quede plantado en el salón, delante de las tres mujeres, quería desaparecer, pero sin que me diera tiempo a asimilar la situación. Sofía me lanzo un delantal de cocina a la cara y me dijo:

-Vete al baño desnúdate y ponte únicamente este delantal y tu corbata, queremos que seas un asistenta putita pero elegante.

Fui al baño, me desnude y me puse el delantal que tapaba mi pene pero dejaba todo mi culo al descubierto, no me atrevía a salir al salón, aunque finalmente muerto de vergüenza decidí salir, solo verme se echaron a reír…y me ordenaron que comenzara a servirles.

Comencé a servirles el primer planto, cuando me acerba a la rubia ni siquiera me miraba, pero cuando me acerba a Katrin la cincuentañera me comía con los ojos y de vez en cuando tocaba mi culo.

Aunque no podía creerlo, la situación me fue excitando y tuve una pequeña erección, solo iba cubierto con un paño de cocina y cuando Sofía se dio cuanta me dijo:

-No te da vergüenza empalmarte mientras comemos, ya les he dicho a mis amigas que eres un perro mal educado, tendremos que castigarte. Vamos ponte de rodillas y muéstranos tus nalgas.

Todavía no había terminado de hablar cuando la chica rubia que ni siquiera me había mirado, se levanto y vino con una regla de madera, se puso tras de mí y comenzó a azotar mi culo. Nunca me habían azotado, me sentía humillado, al principio el dolor no era mucho, pero poco a poco mis nalgas comenzaron a enrojecerse y comenzó a dolerme, casi no podía contener las lagrimas del dolor. Pero la joven rubia parecía disfrutar con aquello, en un rumano-español me dijo:

-No llores perro, se que te gusta, nos ha dicho Sofía que eres una putita mala.

Esas palabras me excitaron y aunque me dolía cada golpe que me daba, mi erección no solo no se rebajo, si no que todavía era mayor. Sofía les dijo:

-Mirar, ya os dije que no había que tenerle compasión, que es todo un perrito sumiso y que disfrutaría con esto. Vamos saca el champan y el postre y supongo que habrás traído un regalo para mi amiga, no??.

Fui a la cocina saque el champan y tuve que darle los pendientes a su amiga Katrin, seguramente aquella mujer nunca había soñado con tener unos pendientes así. Se sentaron en el sofá les serví el Champagne, Sofía les dijo:

-Katrin no nos has dicho que tenias los pies cansados de tanto trabajar hoy? Veras como mi perrito te los arregla,

Katrin se descalzo, tenias uno pies algo deformados por los años, olían mal y estaban sudados de trabajar todo el día, me arrodille y comencé a masajearos.

.

-No no así no, quiero que se los chupes como haces con los míos.

Por nada del mundo hubiera chupado aquellos pies, pero levante la vista vi a las tres mujeres y sin saber porque comencé a chuparlos…la que mas gozaba viéndome humillado era la rubia, se acerco y me dio un azote con la mano, animándome “vamos chupa putita” .Katrin no podía ni imaginar que un hombre joven le estuviera chupando los pies.

Al acercar mi boca sentí todo el olor y el sabor del sudor, pero la situación era tan humillante que comencé a disfrutar, imaginaba que eran los pies de Sofía o de la joven rubia y poco a poco mi excitación subía.

-Muy bien buen trabajo perrito, dijo Sofía, ahora quiero que te vayas con Katrin a su habitación y le hagas pasar el mejor día de cumpleaños que jamás haya tenido, lo primero que harás es chúpale su coñito hasta que se corra, no quiero que la penetres hasta que se haya corrido por lo menos una vez…y para finalizar quiero que le chupes también su ano porque seguro que nunca antes nadie se lo ha chupado. Vamos perrito si te portas bien, mi amiga Irinia te recompensara cuando termines.

Solo entrar al cuarto con Katrian comencé a pensar en que Irina me pudiera recompensar.

Sin decir nada Katrina se desnudo y se tumbo en la cama…desnuda parecía todavía más gorda, tenía unas grandes tetas pero algo caídas y un coño enorme sin depilar, nunca había visto algo así. Me esperaba abierta de piernas, no era la situación más morbosa del mundo pero…

Me tumbe sobre ella y comencé a chupar sus tetas…aunque notaba su sudor era agradable meter mi cabeza entre aquellos grandes pechos, poco a poco fui calentándome y baje hasta su coño.

Al llegar a la altura de clítoris note su olor, me volvía loco el olor de los coños, me encantaba…aunque esta vez era un olor tan fuerte que casi me impidió chuparlo, pero pensé en Irinai y comencé a chupar su clítoris, a los poco segundo Katrina se retorcía del gusto y no paraba de gritar.

Y comencé a gozar con aquel olor y con aquel sabor, me gustaba oírla gritar y gemir, creo que nunca había conseguido que nadie gozara tanto, así que estampe toda mi cara en su coño…estaba lleno de fluidos, los lamia cada vez como más fuerza, metí mi dedo en su coño y continúe chapando su clítoris…me excitaban tanto sus gritos que ya no me importaba el olor. Creo que tuvo varios orgasmos…ella no podía más me agarro de los hombros y me subió cogió mi pene con su mano y se lo metió en el coño…yo comencé a bombear y bombear, hasta que me corrí en su interior. Ella también tuvo otro órgano, grito tanto que con la ventana abierta pudieron oírla desde la calle.

Cuando termino me aparto y se puso sobre mí, comenzó a chupármela lamiendo todos los restos de semen que tenía mi pene, acomodo su coño sobre mi cara y yo también comencé a chuparlo, enseguida note como chorreaba mi propio semen sobre mi boca, ella gemía de placer, se dio la vuelta y me beso, intentado quedarse con todo el semen, parecía una perra en celo.

La vi tan excitada que tuve una nueva erección, en cuanto ella lo vio se sentó sobre mi polla y comenzó a cabalgarme teniendo otro gran orgasmo, sus gritos hicieron que entraran sus amigas. Ella no paraba de besarme y cabalgar sobre polla.

-Muy bien, creo que por fin has conseguido que Katrin sepa lo que es un orgasmo, pero le has chupado ya su culo?? Vamos Katrin date la vuelta veras de lo que es capaz un hombre, seguro que tu marido en Rumania jamás te hizo tener un orgasmo y mucho menos te hizo esto.

Katrin se puso a cuatro patas, mostrándome todo su culo, sus amigas se acercaron y le abrieron un poco las nalgas, diciéndome:

-Vamos perrito ven aquí, no dices que te gustan los aromas de mujer? Ahora los vas a conocer.

Solo acercarme, me pareció ver que su culo no estaba del todo limpio, acerque mi cara y note el olor, junto cuando iba a echarme para detrás Sofía cogió mi cabeza y la estampo contra el culo, diciéndome:

-Toma aromas perro, vamos chupa

Empecé a chupar…era asqueroso, pero la situación era total, tres mujeres me estaban obligado a chupar un culo, cumplía todas mis fantasías, pase mi lengua, me olvide de todo y comencé a disfrutar con aquel aroma tan intimo.

De vez en cuando Irina, mientras se reía, metía un dedo dentro del culo de su amiga y me obligaba a chuparlo…cuando le estimule bien su ano, me dijeron que la penetrara…comencé a penétrala. Katrina no paraba de gritar de dolor y placer. Estaba tan excitado que me corrí pronto en su interior y el semen comenzó a brotar de su culo…me hicieron limpiarlo de nuevo con mi lengua

-Muy bien putita, te has portado muy bien, ahora mi amiga Irina te dará un premio, porque a ella también le gustan mucho los culos.

Solo con aquellas palabras casi exploto de placer pensar que podía jugar con el culo de la rubia, Katrina se fue a la ducha y Sofía me dejo a solas con Irina, ella apenas habla español, trajo una bolsa llena de juguetes sexuales, cuando vi todo aquello pensé que podía ser puta pero no me importo, saco de una bolsa unas esposas y unas ligaduras y me ato a la cama.

En un español más o menos entendible, me dijo

-He visto que te gustan mucho los culos, te gusta el mío?? Te gustaría chuparlo, Mira que pretito lo tentó…te gustaría penetrarlo??? Te gustaría poder romper mi culito???

Yo ya estaba fuera de mí, y le dije:

-Si me encetaría chuparlo y luego penetrarlo hasta dejártelo totalmente dilatado y finalmente me correría dentro de el.

Veo que tenemos los mismos gustos perrito…y cuando ya estaba a punto de explotar de placer me di la vuelta y vi que se había colocado un arnés con un gran pene…al verlo me quede de piedra, el penetrado iba a ser yo!!!. Ella se echo a reír, diciendo:

-No tengas miedo ya verás que placer romper un culito.

A mi jamás me habían penetrado, ni siquiera me había metido un dedo…me unto mi ano con vaselina y primero metió un dedo, fue mejor de lo esperado, no pensaba que fuera a darme tanto placer…pero cuando estaba disfrutando de un solo golpe introdujo el pene…no podía aguantar del dolor, pensaba que me iba a parir en dos…comencé a gritar y entro Sofía al cuarto

-Mira nuestra putita disfruta y grita tanto como Katrina…dale Irina, dale más mira como disfruta.

Me caían las lágrimas de dolor…pero poco a poco note algo de placer y mis lágrimas se fueron convirtiendo en placer, apoye la cabeza en la almohada y me toque el pene…Irinia me azotaba y seguía empujando y gritando:

-Vamos cabron pajearte, no voy a parar hasta que te corras.

Después de un rato estalle y me corrí, Irina saco su polla de mi culo, tenía el ano totalmente desgarrado. Se acerco a mi y dándome un beso en la boca, me dijo:

-Te ha gustado?? Te has portado muy bien, vamos ven al baño y date un ducha…y para que veas que soy buena contigo, solo si tu quieres podrás chupar mi coñito.

Fui al baño solo quería ducharme y irme, pero vi aquella mujer delante de mi, era perfecta, aparto su tanga y me dejo ver su coñito totalmente depilado, rosado, era perfecto como ella. Me dijo:

-Si quieres chuparlo, tendrás que pedírmelo de rodillas.

Me arrodille y le suplique por favor que me dejara chuparlo, se quito el tanta y acerco mi cabeza hacia él, su sabor, su olor todo era una explosión de placer.

-Muy bien perro, te gusta eh??? Ahora voy a hacer pipi, puedes apartarte pero sería de mala educación que se perdiera mi champagne calentito, no???

Yo escuchaba y seguía chupando, estaba hipnotizado con aquel sabor y no podía dejar de chupar, de repente comencé a notar como brotaba su pipi, abrí mi boca y deje que lo hiciera sobre mí.

Cuando termino me levanto y comenzó a besarme…con una mano agarro mi pene que estaba totalmente erecto y me pajeo hasta que me corrí. Cuando termino me dijo:

-Ya me dijo Sofía que eras un guarro, pero que sabias hacer disfrutar a las mujeres. Cuando quieras puedes venir por nuestra casa.

Me duche y me fui a mi casa.

Chicas si os gusto podeis dejar vuestros comentarios o criticas.

En el cine porno de Oaxaca

Como en muchas ocasiones anteriores, el viernes pasado nos preparamos mi esposa y yo para asistir al cine porno que hay en nuestra ciudad; no le dije a mi esposa la sorpresa que le tenía preparada para aquella tarde y eso aumentaba mi excitación al 1000.
Como ya lo he comentado en otros relatos anteriores, tenemos un amigo con quien jugamos en el cine; él se encarga de acariciarle los pies y las piernas a mi esposa, ella termina bien calientita y excitada y yo sólo disfruto del manoseo que el tipo le da a mi esposa. Ese jugueteo a mi esposa también le encanta, pues ella decide hasta donde puede llegar el tipo éste. El caso es que la verdad, no sabemos bien a bien quien es él. No sabemos su nombre, no le hemos visto ni siquiera bien el rostro, nada de nada; sólo sabemos que es una persona más o menos joven y eso sí, muy caliente y todo parece indicar que es uno de los vigilantes del cine, aquellos que revisan que no se haga algún tipo de tontería dentro del espacio.
Ya estamos acostumbrados a que, una vez que llegamos al cine y nos ubicamos en las butacas de siempre, al cabo de dos o tres minutos llega él a sentarse delante de nosotros, casi siempre con su chamarra de piel negra y una gorra ancha del mismo color. Una vez que toma asiento, toca fuerte el respaldo de la butaca con los dedos y esa es la indicación de que está listo y está llamando a mi esposa para que le pase los pies por debajo de la butaca que está a su lado y empezarla a acariciar.
Ese día le pedí a mi esposa que se pusiera unas pantimedias de color negro con una micro falda también del mismo color, pero de pedí muy de manera especial que no se pusiera calzón o tanga, le pedí que solo se pusiera las pantimedias solas. Además, parte de la sorpresa que yo guardaba para el juego de ese día es que llevaría varios condones, pero ojo, no para que hubiera penetración (lo cual ya me había pedido mi esposa, pues la ha calentado de tal forma que me ha pedido permiso para que, por lo menos le permita mamársela al tipo, no tanto una penetración, pero si por lo menos, una buena mamada).
Total, ese día llegamos como a eso de las 7 de la noche, pues nos gusta entrar al cine cuando está obscureciendo. Tomamos nuestro lugar y sí, efectivamente, al poco rato ya estaba nuestro amigo sentado frente a nosotros; se acomodó la chamarra, se ajusto la gorra y en seguida tocó con sus dedos el respaldo de la butaca, indicándonos que estaba listo.
Mi esposa comenzó el ritual; cruzaba las piernas de un lado a otro haciendo un esfuerzo en las mismas para hacer sonar las pantimedias, escuchar ese ruido de roce de las pantimedias como me enciende y creo que no solo a mí.
Él giraba su cabeza hacia atrás para ver los hermosos muslos en pantimedias de mi esposa.
Un rato después, mi esposa se quitó una de sus zapatillas y cruzó su pie por debajo del respaldo de la butaca de enfrente, para que quedara cerca de la mano de aquél extraño. Sabía que era lo que seguía, pero quise ponerle un poco de pimienta al asunto desde ese momento.
Vi como jugaba aquél tipo con los dedos enfundados en las pantimedias negras de mi esposa y en seguida metí mi mano a la bolsa de mi pantalón para sacar un condón; mi esposa se quedó sorprendida cuando vio el condón, pero no dijo absolutamente nada. Rompí la bolsa del condón y lo saque con mucho cuidado, era de los condones que da el centro de salud, es decir, es de los que no vienen con gel lubricante. Tiré la bolsa al suelo y me acerqué a la butaca de enfrente; con voz baja le dije: – ponte éste condón, cuando termines, te lo quitas con cuidado para que no se vaya a regar tu leche y así lleno me lo devuelves -.
Dicho y hecho. Con su verga bien parada se colocó el condón y comenzó a chaqueteársela mientras manoseaba los pies de mi esposa; ella comenzó a calentarse por lo que escuchó y en seguida quitó su pie, se puso nuevamente se zapatilla y se sentó algo inclinada, esto para acercar sus piernas cruzadas a la butaca de enfrente. Él entendió el movimiento y de inmediato pasó su mano hacia atrás y comenzó a acariciarle primero las pantorrillas, haciendo movimientos en forma de circulo por momentos y después apretaba un poco las pantorrillas de mi mujer, no haciendo un movimiento brusco, sino más bien, acariciando sus pantorrillas con algo de presión, pero bueno, ustedes saben a que tipo de presión me refiero.
Así alternaba sus caricias en ambas pantorrillas, hasta que poco a poco fue subiendo sus manos y siguió con sus rodillas. En el momento menos pensado su mano iba entre las piernas de mi mujer abriendo camino, apretaba sus muslos y jugaba con una y otra pierna. Así pasaron unos 10 minutos y de repente, vi como sacudía levemente su cuerpo este canijo; quitó las manos de las piernas de mi esposa que por cierto, en ese momento eran las piernas de mi mujer las que presionaban una de sus manos de su manoseador.
Vi como se incorporaba e inclinando su cuerpo hacia delante, de repente me voltea a ver y me dice – listo, creo que se me salieron unas gotitas, pero va lleno -.
Lo tomé con mucho cuidado y lo primero que hice fue llevármelo hacia mi nariz para llenarme de su aroma; ese aroma delicioso que se combina entre el semen y olores a orines de un extraño. Después se lo di a oler a mi esposa y también ella quedó maravillada con ese hermoso aroma. Y pensar que minutos antes, ese condón lo había tenido puesto una preciosa verga, cierto, no muy grande, pero al final, era una verga extraña.
Metí dos de mis dedos dentro del condón para embarrarles un poco de esa lechita que aún permanecía caliente, con la cantidad de semen que se impregno en mis dos dedos, los embarré en los labios de mi mujer y en seguida nos fundimos en un delicioso beso con sabor a una verga de diferente a la mía, es realmente maravillosa esa sensación y el sabor, exquisito.
Después; con mucho cuidado y poquito a poco fui dejando caer el semen restante en ambas piernas de mi esposa. Cuando ya las había llenado de leche utilicé una de mis manos para embarrarlas completamente, me incliné un poco para olerle las piernas y quitar con mi lengua algo de ese líquido con sabor saladito y nuevamente besar a mi esposa hasta que ambos tragamos algo de esos mocos. Ella se corrió en el momento en que nos besábamos y yo me vine después.
Nos levantamos de las butacas y nos retiramos del cine. Cuando llegamos a casa y con las luces que tenemos en la sala nos dimos cuenta del color blanquizco que se notaban en las piernas de mi esposa. Por cierto, ni siquiera nos bañamos, nos fuimos directamente a la cama y mientras cogíamos, recordábamos lo sucedido en el cine y juntos besamos nuevamente las pantimedias de ella para mantener ese rico olor en nosotros.
Si todavía no conoces a mi esposa y tienes la inquietud de saber como se ven sus hermosas piernas enfundadas en Pantimedias.

Espero que éste breve relato te haya Gustavo.

Los bellos pies de Mariana

MARIANA Y UNA SIMPLE CASUALIDAD Mi nombre es Fehr y hace no mucho tiempo me sucedió algo muy curioso. En la empresa en donde trabajaba conocí a una chica de nombre Mariana, ella tenia 26 años y laboraba como secretaria, era de estatura media, piel blanca, cabello a medio largo y un cuerpo muy sensual.

En una ocasión un compañero la invitó a comer a lo cual Mariana se negó rotundamente, de ahí partió la idea de mis compañeros, acerca de que Mariana era muy tímida y un tanto payasa. A mí sinceramente se me hacia la chica interesante, de hecho mi relación con ella era simplemente de conocidos de trabajo, un hola y adiós por mucho.

Un día mi jefe nos mando llamar a Mariana y a mí, esto con la finalidad de encomendarnos un trabajo acerca de la modificación de redes informáticas de una de las empresas, la cual se encontraba al oriente de la ciudad. Obviamente tuvimos que aceptar, al salir de la oficina algo llamo fuertemente mi atención, note que Mariana caminaba un tanto extraño, recuerdo que ese día ella llevaba un pantalón negro de vestir un tanto ajustado, acompañado de unas botas negras de tacón muy alto y una blusa escotada en color claro.

Yo siempre he sentido una gran atracción por los pies femeninos, así que de inmediato pregunte que le había sucedido, que por qué caminaba así. Ella me respondió que al bajar del microbús se había doblado el pie y probablemente se había lastimado un poco el tobillo, de inmediato sentí una gran excitación al escuchar ese argumento pues imaginaba que sería mi gran oportunidad de poder admirar con detalle sus pies, ya que casi siempre utilizaba zapato cerrado. Para esto ya casi era la hora de la salida, así que le propuse llevarla a una clínica de ortopedia para que revisaran su tobillo, ella curiosamente acepto, diciéndome que sería lo más conveniente ya que tiempo atrás ella había sufrido una fractura en el mismo tobillo, la cual le ocasiono usar yeso durante casi tres meses. Conforme transcurría el tiempo notaba que Mariana caminaba con mayor dificultad. Por fin llego la hora de la salida, así que me dirigí a la oficina en donde ella laboraba, al entrar ella estaba sentada sobre el escritorio, con la pierna cruzada y acariciando levemente su pie, esto con la bota puesta. Al mirarme me dijo que ya estaba lista. Nos dirigimos a mi auto, en el transcurso de la oficina a la clínica de ortopedia, mi excitación aumentaba al pensar que probablemente tendría en mis manos el pie de Mariana, el hecho de pensarlo me volvía loco. Ella me comentaba acerca de su familia y de su trabajo, cuando de pronto la interrumpí diciendo: Oye por que no te quitas la bota para que descanse un poco tu pie, ella me miro y me dijo: No como crees, que pena, imagínate quitarme la bota aquí en tu auto.
No te preocupes por nada, anda quítate esa bota, te sentirás mejor. –respondí-.

Mariana accedió a quitarse la bota, obviamente yo estaba muy atento a cada moviento que ella hacia, ah que hermoso pie se notaba debajo de ese pequeño calcetín blanco, se notaban muy bien sus dedos, el contorno de su pie era perfecto, su tobillo tan fino. Al llegar a la clínica, nos recibió un doctor especialista en lesiones deportivas, ya en su cubiculo dijo: Permítanme un segundo, mientras señorita vaya desnudando su pie, el doctor se salió y de inmediato me ofrecí a ser yo quien desnudara su pie, Mariana sin sospechar mi gran fetiche por los pies femeninos, agradeció mi gesto, tome con suma delicadeza su pie y comencé a bajar el cierre de la bota, la cual llegaba cerca de la rodilla, poco a poco comencé a retirar la bota del pie de Mariana, el aroma que su pie despedía era maravilloso, sumamente limpio y cálido, después proseguí a retirar ese pequeño calcetín blanco, su pie era tan hermoso, tan terso, recuerdo que tenía pedicure francés, las ganas de besar y lamer ese bello pie estaban a cien, pero únicamente lo pude acariciar, tratando de que se impregnara en mis manos ese delicioso olor del pie de Mariana, el doctor llego y comenzó a revisar el tobillo de ella, después de examinarla le receto simplemente una pomada y aplicación de compresas calientes en el tobillo, diciendo que no era nada grave, simplemente una ligera torcedura.

Al llegar a su departamento, ella me propuso que me quedara a cenar, como agradeciendo mis atenciones, era imposible negarse a la invitación de tan bella mujer, preparó rápidamente la cena y comenzamos a entablar una deliciosa conversación de mas de dos horas. Al terminar nuestra agradable charla ofrecí darle un masaje en su tobillo lastimado, a lo que ella respondió: Siempre eres así de amable, se nota que eres muy caballero, sonrío y acaricio ligeramente mi mano, ella se sentó en un sofá y cruzo la pierna, como esclavo ante el amo me arrodille frente a ella y nuevamente comencé a desnudar ese hermoso pie, ella me miraba y sonreía de manera muy tierna, me contemplaba con mucha dulzura, tome su otro pie y de igual forma comencé a desnudarlo, al mismo tiempo le dije: Tienes unos pies muy hermosos, se nota que eres muy vanidosa con ellos, ella me respondió: Pues si, quizás es una de las partes de mi cuerpo que más cuido, para mí los pies expresan mucho, en ellos puedes notar que tanto se cuida la persona. Mientras tanto yo continuaba deleitándome con sus hermosos pies, me di cuenta de que ella hacia gestos y murmullos de placer, no lo podía creer a Mariana le excitaba mucho que le tocaran los pies, de inmediato y sin pensarlo dos veces, acerque su pie a mi rostro, puse mi nariz debajo de sus dedos y aspire y aspire, que olor tan excitante, después comencé a pasar mi lengua a lo largo ancho de ese hermoso par de pies, ella gemía de placer, de repente ella me dijo chúpame los dedos, yo casi explotaba de excitación. Jalándome de la corbata me llevo hasta su cuarto, hizo que me arrodillara frente a ella y comenzó a bajar su pantalón, quito su blusa y se sentó en la orilla de su cama, ella me ofrecía sus pies para que los besara y lamiera, terminamos haciendo el amor por largo rato. Desde ese día somos pareja y disfrutamos mucho la excitación que a ambos nos producen los pies.

MELLY (mi princesa anal)

Hola mi nombre es Cesar y a continuación les contare mi primera
experiencia con mi prima:

Mi edad era entonces de 13 años un varón que trataba de descubrir
los placeres sexuales mas exquisitos, era un niño que no conocía
nada del sexo, nunca había visto una mujer desnuda (bueno solo en
periódicos) pero el problema es que nunca conocí a una chica
desnuda al frente mío,

Hasta que llego a mi casa una prima a pasar vacaciones de verano a
mi casa bueno no era la primera vez que las pasaba con ella, su
nombre era Melly tenia 17 años era una hermosa adolescente de piel
blanca y cabello negro, yo mire que se había desarrollado
físicamente mas de lo que imaginaba, tenia un hermoso y grande
trasero , sus pechos no eran tan grandes pero sus piernas eran
bastante gruesas, bueno mi sueño era verla desnuda haciendo el
amor conmigo, fue una tarde cuando fuimos a visitar a la casa de
la abuela, nos quedaríamos a dormir en su casa que no era tan
grande ,

Eran como las doce del día hacia calor y en la parte trasera de la
casa de la abuela tenia un pozo y a unos 15 metros un baño, bueno
la distancia del pozo y el baño era bastante cerca, pero había un
problema entre ambos pozo y baño habían matorrales y plantas que
la abuela sembraba, es cuando mi estomago estaba que me dolía por
la comida que me dio la abuela entre al baño me senté y mi prima
estaba en el pozo, empezó a desvertirse: empezó con su camiseta de
color rojo y yo estaba mirándola , tendido entre los matorrales,
sus pechos , eran blancos y sus pezones de color rosado, luego se
quito el pantalón un jean ajustado y mire su hermoso y grande culo
por el cual yo moría , su hermoso culo de color blanco llevaba una
tanga negra transparente, y yo no podía mi pene explotaba, yo
miraba como corría el agua por sus pechos mientras se sentaba en
el suelo del pozo para poder mojarse su cabeza yo prácticamente me
arrastre por el suelo para dar por sus espaldas de ella, bueno era
el mejor lugar para un curioso además estaba seguro de que ella no
me miraría estaba cubierto de una espesa vegetación es cuando
decido hacercarme para ver mas, estuve casi como a dos metros de
su espalda de ella escondido entre los matorrales, pero yo quería
tocar sus hermosas nalgas y puta madre no podía era mi prima,
entonces fue que mi pene estuvo durisimo, yo nunca mas había
masturbado o tenido alguna eyaculación pero sentí el peso de mi
cuerpo encima de mi pene, maldita sea.

Ella continuaba empezó a jabonar sus pechos y su espalda bueno
pero empezó a bajar sus mano para jabonar sus trasero empezó
jalándose la tanga para el lado izquierdo y fue cuando yo mire un
pequeñisimo y de color café era su hermosa entrada de su ano, no
cabia en mi cabeza como enormes nalgas pueden tener un ano tan
pequeño, era perfecto mientras ella con sus dedos empezaba a tocar
su ano el jabón de coloro blanco y el agua corría por su pequeño
ano, yo quería ese pequeño ano para mi, bueno después ella puso
sus manos en su vagina y empezó a jabonársela y yo no podía mi
corazón latía , era lo único que hacia bulla por que estaba mas
callado para que ella no me descubriera mientras ella jabonaba su
vagina, bueno termino de jabonarse y empezó a enjuagarse el agua
corría por su espalda blanca bajaba por sus enormes nalgas y yo
pense no puede ser al querer yo penetrarla por el ano mi pene no
alcanzaría siquiera a su entrada, sus manos empezaron a bajar y
fue cuando agarro su tanga y se la quito sus dedos empezaron a
frotar su ano y a meterse agua yo creo que ella estaba excitada
por que empezó a hacerlo empezó a meter uno de sus dedos atrás y
ella dijo así me gusta, ohm ohm, de pronto eran dos dedos que
entraban en su trasero y los sacaba olia su mano sonreía y se los
metía a la boca, yo dije puede utilizar mi pene, pero no era un
maldito reprimido sexual bueno ella termino de hacerlo seco sus
partes con una toalla y fue cuando se salió del pozo.

Yo pense ella tiene que ser mía, bueno la verdad es que mi abuela
es pobre llego la noche y teníamos que dormir bueno en una sola
habitación , mi sueño se cumplió tenia que dormir en la misma cama
que Melly, bueno no estaríamos solos por que la abuela dormía en
su cama como a medio metro de nosotros, junto con el abuelo.

Bueno dormiría con Melly, fue cuando ella entro a la sala a poner
su ropa de dormir usaba un hermoso babydol color blanco
transparente, no usaba sostén pero yo mire su trasero y usaba un
calzón blanco bueno esta vez no era una tanga, yo llevaba un polo
y mi ropa interior, bueno solo era un chiquillo.

Se acostó a mi lado y yo empece a fantasear con ella, eran como la
11.30 de la noche y todos estaba dormidos menos yo mi abuelo y
abuela que hacia unos ruidos asquerosos al roncar. Y a mi lado
izquierdo estaba echada Melly, bueno yo pense si la toco un
poquito no se dará cuenta, así es que cuando iba a empezar a tocar
sus pecho ella se dio vuelta y me dio la espalda ohm que bien
tenia todo su hermoso trasero para mi solo así es que empece a
tocar despacio su trasero pero lo hacia despacio para no hacer
ruido, y empece a levantar su babidoll hasta su cintura lo hice
muy despacio para no despertarla, me tomo como unos 4, minutos
bueno empece a frotar sus nalgas bueno si que eran grandes mis dos
manos con las justas podía abarcar una sola nalga, así es que
empece a jalar su braga para una esquina y metí mi dedo de la
mano, bueno sentí que su ano era suave pero mi dedo seguía
recorriendo empece a deslizar mi dedo a la altura de su vagina
bueno dije espero que no se de cuenta pero mi excitación podía mas
que yo, mi dedo se deslizo y entre a su vagina bueno mientras ella
no se daba cuenta yo no podía quería penetrarla saque mi mano de
sus genitales y empece a oler tenia olor a orines lo cual fue
excitante fue cuando decidí penetrarla, al diablo con los abuelos.

Baje mi ropa interior y saque mi pene quise hacerle a un lado su
braga pero era muy dura su trasero era enorme y la braga ajustaba
su trasero, maldita sea tenia que penetrarla, así es que luchando
un poco logre hacerle su braga para un costado quise penétrala por
el ano pero no podía su ano era demasiado duro, así es que con mi
dedo empece en la entrada de su ano a tratar de dilatarlo empece a
frotar un poco y pude hacerlo estaba dilatado podía meter mi dedo
hasta el final de la uña de mi mano saque mi mano y empece a oler
mi mano era un olor a excremento suave, quise meter mis dos dedos
fue cuando ella salto de dolor y despertó se sentó en la cama me
asuste mucho a lo que ella dijo:

Cual era mi problema, yo le dije que baje la voz que los abuelos
despertarían ella estaba muy molesta, yo le rogué que bajara la
voz y ella se callo; fue cuando le dije: que estaba obsesionado
con ella me estaba enamorando a lo que ella me dijo en voz baja
que esa no era la manera de hacer las cosas, le dije que me
disculpara que me entendiera que a mi edad todo es confuso y que
uno se vuelve loco cuando lar hormonas te jalan hacia diferentes
direcciones hacerle el amor, bueno le dije que era cierto todo lo
que sentía, me sentí apenado. Melly yo creo que ella tal vez
sentía un poco de atracción a mi persona bueno la reacción que
ella tubo fue muy diferente : me puso uno de sus dedos en mi boca
y dijo: cállate hablas mucho hizo que me echara en la cama otra
vez y se echo casi encima de mi puso sus manos alrededor de mi
rostro y me beso ¡oh dios! La mujer de mis sueños me besaba yo
respondí a sus besos con uno de pasión y toque su espalda y baje
mis manos a su trasero ella dijo: no te emociones hazlo con calma
la noche es larga, bueno estabamos besándonos en la cama y de
pronto una de sus manos bajo hasta mi ombligo y seguía bajando
llego hasta mis genitales y empezó a tocarlos ¡oh dios ¡ que
sensaciones empezó a masturbar mi pene mientras yo decía en sus
oídos ¡te amo! Bueno ella jugaba con mi pene yo le dije que se
quitara su babydoll ella se quito el babydoll y pude sentir sus
pechos en mis manos, luego dijo ella: quítate la camiseta yo me la
quite y también mi ropa interior bueno estaba excitado y le dije
tienes el trasero mas hermoso que eh visto: ella sonrío y dijo
bueno ahora es todo tuyo, bueno el trasero mas grande mas duro,
blanquillo y un ano pequeñisimo esa noche era solo para mi, bueno
ella me dijo que bajara hasta abajo por que tenia un regalo para
mi bueno baje despacio hasta su bajo vientre bese su vientre y
seguí bajando le baje las bragas y mire un hermoso triángulo de
bellos negro mi pene quería eyacular pero ohm dios me dijo que con
mi lengua la pase por el clítoris, eso lo hice pasaba mi lengua
por su clítoris mientras lo hacia sentía su olor orina ella
jadeaba agarraba mi cabeza y la pegaba en su vagina casi me
ahogaba pero yo continuaba sus labios vaginales eran deliciosos
ella largaba unos jugos deliciosos mientras se movía en forma
pélvica y gemía, sus gemidos eran lentos suaves y despacio todo lo
hacia con tal de no despertar a los abuelos yo continuaba y uno de
mis dedos decidí meter adentro de su vagina y lo hice no metí un
dedo si no metí tres dedos y ella continuaba decía hazlo rápido,
con fuerza, lo hacia my metí un dedo mas eran cuatro dedos en su
vagina ella continuaba moviéndose y dijo saca tu lengua yo lo voy
a hacer ella frotaba su clítoris con su mano mientras yo metí
todos mis dedos en su vagina ella dijo si continua así es
delicioso, bueno yo quise penetrarla con mi pene y ella respondió
que no guarda balas por que las baterías se te pueden bajar yo le
dije que si lo podía hacer pero por su ano ella dijo que era
peligroso que debería de tener cuidado que nunca lo había hecho
por ahí: ok lo haré con cuidado ella se dio vuelta y dios su
hermoso trasero blanco estaba allí para mi, ok me dijo hazlo con
la lengua quise hacerlo pero era casi imposible sus hermosas y
enormes nalgas me lo impedían, bueno ella dijo no te preocupes
puso una almohada bajo su vientre por su vagina y se abrió por
completo sus nalgas y allí estaba un pequeño agujerito oscuro, yo
bese su ano y trate de meter mi lengua pero que difícil es estaba
besando con mi lengua por su ano mientras una de sus manos de ella
estaba en su vagina ella dijo utiliza uno de tus dedos pero con
cuidado yo quise meter uno de mis dedo y dijo ahh no mójate lo s
dedos yo moje mi dedo con saliva metí hasta la altura de la uña
pero que seco es el ano de ella mientras dijo escupe adentro,
bueno eso lo hice escupí y poco a poco en aquel pequeño agujero
estaba ya dos de mis dedos ella dijo hazlo suave que me arde,
bueno seguí escupiendo adentro de su ano y me sentí preparado me
senté escupí en mi pene y le dije es hora nena: moje mi glande y
lo puse en la entrada de su ano metí y ¡auuuu! ella dijo ¡me
arde!, ¡me arde!, ¡no seas bruto! Bueno saque mi pene y dijo hazlo
con cuidado es doloroso, bueno otra vez lo hice pero esta vez moje
mi pene y escupí bastante saliva adentro de ano pense: te voy a
partir por la mitad nena ohm y metí mi pene y ella agarro con
fuerza una de las almohadas seguí metiendo y ella gimió seguía
metiendo bueno metía unos 6 a 7 centímetros de mi pene y de pronto
ella empezó a moverse y dijo me duele mas cuando sacas parte de tu
pene, por que cuando lo metes siento relajarme, bueno no entraba
mas mi pene solo esos pequeños centímetros ya que sus nalgas en
parte me lo impedían, yo le dije no puedo meterla toda y ella dijo
espera, sácala saque mi pene y hizo que me echara yo voy a
sentarme bueno pero seria mas difícil le dije no te preocupes me
contesto así lo hizo, se sentó en mi ombligo me aplasto el pecho
con su espalda puso su cabeza al lado de mi oído de pronto dijo
ayúdame yo sola no voy a hacer todo no, levanta mis piernas por
debajo de mis rodillas eso hice bueno estaba ella encima de mí
enforma prenatal pero echada encima mío ahora hazlo dijo: bueno
ahora si pude meter casi todo mi pene unos 15 centímetros y yo
podía ver los gestos que hacia con la boca ya que eran expresiones
de dolor yo continuaba metiendo y metiendo pero que lugar tan
rígido ya que cuando ella se movía hacia doler mi pene y ella
cerraba sus ojos como si estuviera quejándose, yo mordí sus labios
y le dije tienes mis labios para que puedas desquitártelos con
ellos eso hizo mordía mis labios cada vez cuando yo sacaba mi pene
bueno metiendo y ella dijo a que hora terminas espera que casi
llego por favor date vuelta le dije ella se dio vuelta ufff se
vajo encima mío y puso la almohada debajo de su vagina y ahh que
delicioso estaba eyaculando adentro de su ano y ella dijo si esto
me gusta me gusta yo seguía eyaculando y arañe su espalda de bueno
era como expresaba mi orgasmo y ella dijo ¡si! ¡si! había llegado
un orgasmo anal junto con ella bueno seguí metiendo mi pene aunque
sentí mojar mi vientre ya que estaba saliendo mi semen de su ano
ella dijo ya que delicioso saque mi pene que estaba perdiendo
erección, y mire adentro de su ano estaba rojo y bastante ancho de
lo que yo conocí, mi pene me radia y ella dijo te duele yo le dije
que si y ella dijo a mi también me dolía pero fue delicioso, mire
como su ano se cerraba de a pocos ella dijo me sigue ardiendo,
bueno, ella dijo trae tu pene se lo puso en su boca y empezó a
chuparlo tratando que erectara otra vez.

Bueno la historia es que esa noche tube tres veces sexo anal con
Melly al día siguiente me dijo que iría al doctor por que había
estado con pequeños sangrados del ano, bueno la historia es que
esa fue la una hermosa noche aunque termine con mi pene que mal
por una semanas tube que acudir al medico pero esa es otra
historia.

Ahora Melly estudia en la universidad a tenido novios y yo nunca
volví a hacer sexo anal con alguien por temor, aunque me gustaría
hacerlo otra vez, no eh visto con frecuencia a Melly ya que cuando
quiero hablar a solas con ella, ella me esquiva, hace como dos
años que no la veo, pero eh estado pensando en buscarla lo haré
dentro de un par de semanas y a ver que ocurre, ya les contare,
hasta pronto…

Atte.

Cesar

Mi profesora y sus pies

Tengo una profesora que me gusta mucho y le tengo muchas ganas.Es una mujer de unos 36 años. Su nombre es Cecilia. No es una belleza andante, pero a mi me atrae mucho. Mide 1.60, tetas pequeñitas, piernas ricas y un culo enorme, redondo, que es su mayor atributo físico.

Me hice muy amigo suyo tanto así que me cuenta de sus experiencias sexuales, sus fantasías, sus corridas a solas,etc.. Luego pasó a mayores, en la clase ella siempre iba vestida con camisas olgadas y se notaban sus tetitas, con pantalones ajustados o faldas. Siempre le decía lo bien que se veía, lo lindo de sus tetas lo que la excitaba mucho. Casi siempre me sentaba a su lado en su escritorio en horas de clase, y ella metia la mano en mis pantalones y empezaba a pajearme hasta eyacular en su mano. Yo tambien le metía la mano en su pantalón hasta que se corriera. Algo que no les he contado es que su parte más sensible eran… sus pies!!!!!!

A ella le encantaba cuando metia mis manos en su blusa o en su pantalón para tocarle el culo o las tetas, pero lo que más le gustaba era que me quedara luego de clases o en los recreos y masajear, sobajear, chupar sus pies, pajearme con ellos y en ellos, en fin todo lo que se les ocurra. Eso sí, si bien nuestra relacion era increíble con mucho sexo y todo siempre me dijo que no dejaría que yo la penetrara pues era muy joven, algo podría salir mal, en fin muchas cosas…

Una vez mis padres decidieron salir de viaje así que la miss Cecilia me dejó quedarme en su casa. Ella vivia con sus padres sus y su hermana. Cuando llegué fui al cuarto de la miss donde yo iba a dormir..

Al llegar la hora de la cena los dos habiamos estado viendo unas porno en TV y estabamos calientes. Al sentarnos todos a comer me percaté que la miss Cecilia se sentó frente a mí y con su pie empezó a cariciar mi verga. Eso me excitó muchísimo y me corrí en sus pies, luego ella con disimulo se metio debajo de la mesa y empezó a chupar de sus pies todo el semen que tenía.

Despues de la cena me dirigí a su cuarto muy caliente y al verla allí recostada con una blusa que apenas y cubría su estómago y un short que parecia iba a ceder ante tremendo culazo me le abalancé encima y me la empecé a mamar. Ella besaba muy bien y su lengua era maravillosa, le saqué la blusa y empecé a besar sus tetitas y esos pezones café oscuro que tanto me excitaban; chupar sus pezones la hacían gemir muchísimo. Empecé a bajar hasta tu ombligo donde metí mi lengua para excitarla más, besé sus entrepiernas y me pidió que chupara sus pies, así lo hice y ella empezó a gemir y a pedir mas y más, con sus pies sobó mi cuerpo y empezó a pajearme con ellos hasta que se los lecheé todos, estó la calentó más y empezó a lamer sus pies y masturbarse.

Subí hasta su coño y empecé a chuparselo, le mordí sus labios y se los estiraba mientras me pedía más y más… su clítoris estaba rojísimo y se lo chupé hasta que se corrió por primera vez; intenté penetrarla pero no se dejó. Comencé a frotar mi pene contra su vagina para que se aflojara, luego hice lo mismo con su culo hasta que cedió. Sus piernas las coloqué en mis hombros y la penetré, su vagina era chiquita y estrecha pero se sentía muy rica; me moví lenta y profundamente como a ella le gustaba, empezó a pegar gritos y gemidos realmente excitantes y sentí como su cuerpo tembló cuando se corrió. Yo aún no me había corrido así que lamí su culo, se lo mordí y metía mi lengua en su ano causandole placer, me encantaba meterle mis dedos por su orto, cuando se dilató lo suficiente la penetré, no fue difícil pues ella era experta en el sexo anal le gustaba más que por adelante, me moví muy rapido y me corrí dentro de ella al mismo tiempo que ella tenía un orgasmo producto del sexo! anal. Después para finalizar hicimos un 69 y me calentó el lamer y mojarme con los fluidos que salían de su coño , y ella me chupó toda mi leche. Terminé chupando sus pies toda la noche.

Mis relaciones con ella ahora son muy frecuentes y sobre todo placenteras.

Nos espiaban

Hace como un mes hubo una fiesta en casa de una amigo, en la que habia demasiadas niñas ya que era cumpleaños de una de sus hermanas, esa noche fue muy especial ya que yo estaba de pie, mirando todas esa niñas tiernas y hermosas, imaginando todo tipo de fantasias, despues de unos minutos yo ya estaba erecto y super cachondo cuando de pronto siento la mano de mi novia en mi miembro, y me pregunta que por que estoy asi,a lo que respondi que estaba mirando a todas esas chicas que me prendian tanto, e invite a mi novia a mirarlas, al principio se le hizo de lo mas normal,,pero poco a poco, ayudandola al contarle fantasias eroticas en el oido, se fue poniendo caliente, y mas, le decia que imaginara a unas niñas besandose y tocandose las nalgas, las tetas, la vagina, lamiendose el cuello y exponiendo sus atributos delante de toda la gente, mi novia no aguanto mas y quiso sacarme la verga delante de la gente y chuparmela, en eso que alguien nos interrumpio.

era una niña que estaba al lado de nosotros, ( ella era morenita, bajita, de ojos claros y brillos, pero con unos labios bien carnosos y con unas piernas bien proporcionadas que dejaban ver la rajita de su calzon que semi-tapaba la minifalda negra que llevaba puesta; en eso interrumpe a mi novia desiendole que estaba muy guapa y que sin querer habia escuchado lo que estabamos platicando, mi noiva y yo nos quedamos paralisados, (aunque nos exito demasiado), y nos dijo que no nos preocuparamos que nuestro secreto se guardaba con ella, ( he de decirte que mi novia en verdad es muy guapa, tiene 21 años, es edecan de eventos internacionales en la camara de comercio, tiene el pelo cobrizo rojiso, es muy cachonda, y seguro te encantaria,) en eso, mi novia no aguanto mas las ganas de cojerme y me llevo a la habitacion de arriba, me desnudo con furia y me empezo hacerme el amor, preguntandome – “te diste cuenta como me veia, lo viste”, estaba realmente exitada, he hizo que le lamiera el culo como por 30 minutos, dido del cuarto y nunca la volvimos a ver, y mi novia se quedo con unas ganas intensas de probar el sabor de otra mujer.

te gusto ?.. escribeme…

( porcierto “somos de mexico”) -smile-

Fuera de casa… una noche de pasión

hola me animé a escribir por que me parece que esto ayuda a muchas parejas, a mí me ayudó bueo mejor nos dejamos de rodoes y me pongo a contrales, omar y yo tenemos 3 años de enamorados y ya hemos tenido relasciones muchas veces pero voy a contarles y una de las veces en que hemos estado juntos, fue en una ciudad al sur de la mía fuimos por un fin de semana a pasarla juntos, llegamos al al hotel y yo decidí que nos bañaríamos y que en la bañera haríamos el amor y así lo hicimos me veía como me desnudaba, a e´l le encanta y ya se le estaba poniendo dura e se me acreco y me ayudó a desvestirme y yo hice lo mismo entramos a la bañera y nos abrazamos fuerte mientytas que el agua caía sobre nustros cuepos ardientes de placer el me iba jabonando mientras que yo hacía cariños a su verga me ancanta cogérsela a mi antojo,. y a el le ancanta besarme los senos chuparlos hacerlos suyos, luegoel me alza y pone mis piernas en sus costados y su verga me la penetra yse meuve con fue! rza mientras el agua sigue cayendo en nustros cuerpos yo estoy subida en sus cuerpo y el me mueve hacia sí miestrtas me chupa las tetas y así estoy llegando hasta mi primer orgasmo acabamos el agua se mescla con el semen que va cayendo de entre mis piernas, ya salimos el se seca todo el cuerpo miestrtas que yo seco su verga con mi lengua y nuevamente veo como se le pone dura me ncanta su verga y es sólo mía estamos en pose 69 y empezamos a masturbarnos mientras nos movemos, el coge y me da la vuleta abre mis piernas y me penetra contodas laa ganas como si fuese la primera vez que lo hacemos quiero que lo meta por mi ano y el lo hace me pone en cuatro y me penetra de la manera mas suave el sabe hacerlo lo hace bien y yo estoyu feliz acabamos rendidos, y aun nos falta mucho la noche es larga y sé que esra apasionada como siempre, nuevamente me acraicia me hace masajes en mi cuerpo mientrtas emoiezo a jadear, me volteao besa mi piernas mis dedos mi pubis y empieza a dar lenguazo! s a mi humeda vagina su lengua juega con mi clítoris caliente y yo estoy loca por tener su verga dentro de mí deja de lamerme y me da un beso mientsa qu con su mando acaricia mis clitoris y mete sus dedos dentro de mi vagina yo ya no aguanto atrapo su cabeza entra mis piernas m sigue follando en plan huracán y no aguanto y le digo em me penetre el esta super arrechísimo y me lo mete con fuerza nos movemos fuertemente como si fuera la ultima vez que estuvieramos juntos pero no elñ siempre estara conmigo, lo amo y es mío todo él es mío y yo soy suya y aún falta muschas noches depasión por ára juntyos…..