Cita en un chat gay

Hola este relato es muy verdadero me llamo Arturo (ficticio) y vivo en hermosillo sonora México tengo 18 años, soy delgado peso 67 Kg. mido 1.82 soy moreno claro no soy guapo pero tampoco soy feo pero bueno esto pasó ya saben que la ociosidad te lleva a hacer cosas que no esperas bueno pues resulta que yo me la pasaba en el mirc y me gustaba mucho entrar a los canales de sexo de todo tipo lo malo es que muchos son en ingles y por lo tanto no es lo mismo que chatear en español así que busqué alguno que fuera en español y pues por como les dije por ociosidad me metí al #gaymexico nomás les digo que no soy gay pero tenía tiempo teniendo curiosidad y pues a mí lo que más me gusta ver hablando de porno era el sexo oral me llama mucho la atención y quería saber qué se sentía cómo sería eso me refiero a hacérselo a un hombre y pues cada vez me metía más tiempo al canal para platicar con gente gay de Hermosillo ya que hay muchos hasta que un día me atreví a citarme con alguien quería que fuera alguien delgado que no fuera gordo o sea que si lo iba a hacer que lo disfrutara pero ya sea por miedo por nervios o lo que sea no fui pero bueno la siguiente vez encontré a alguien de 18 se llamaba Julio y pues la verdad sí quería probar cómo sería y pues hablé con él me cayó bien parecía que cumplía con lo que yo quería y pues nos quedamos de ver en uno de los 3 cines que hay por acá y cuando llegué y lo vi no saben qué nervios sentí era algo totalmente nuevo a él lo habían llevado y lo dejaron ahí y pues estuvimos platicando un rato nos conocimos un poco mejor y le dije que si quería ir a mi carro a dar la vuelta él dijo que sí yo creo que los 2 ya sabíamos qué iba a pasar pero de todas formas estábamos bien nerviosos y bueno él se subió yo también fuimos a dar la vuelta mi carro está polarizado así que no se ve nada fuimos a un lugar famoso por aquí que se llama la Javier que es donde se juntaban los jóvenes pero lo cerraron todavía puedes llegar pero nada más al parque ya estacioné el carro y ya no podía a aguantar más la presión y el nerviosismo y con mi mano derecha le agarré el pene estaba flácido yo lo apretaba él se quedó como que muy pensativo pero se veía que le gustaba y no le molestaba así que seguí tocándole fui sintiendo cómo crecía se ponía bien dura era raro por que lógicamente el único pene que había sentido era el mío así que seguí desde un principio quedamos que nada de besos por que lo que nos movía era la curiosidad así que continué y le dije que si podía abrirle el pantalón él dijo que sí él también empezó a acariciarme mi pene se sentía muy bien yo ya tenía rato que estaba súper duro mi pene es normal de 16 cm algo así el de él se sentía más o menos del mismo tamaño así que ya se la saqué la pude ver era algo totalmente nuevo y muy excitante no me aguanté y me la metí en mi boca quería saber a qué sabía cómo era tiene un sabor muy raro o diferente te queda una sensación muy rara en la boca yo seguí chupando, estaba tan excitado que me corrí en mis pantalones él no paró de tocármela yo seguía chupando la verdad no sabía si así se hace pero parecía que si le gustaba así estuve como 5 minutos y él se corrió yo no paré de chupar y lamer todo lo que salía era súper excitante no podía parar así seguí no se le bajó la erección ni a mi tampoco así que seguí mi idea no era que hubiera penetración pero estaba tan cachondo que me animé le dije que si quería metérmela él me dijo que si yo llevaba vaselina porque sabía que se necesita para que no duela tanto así que me quité mi pantalón y mi ropa interior le dije que me pusiera vaselina en mi ano me puse en la pose más erótica que pude haber puesto me sentía como una puta en ese momento no me importaba nada él me puso con sus dedos se sentía súper bien ya no me importó nada y me senté en su pene lo sentía súper duro y rico en la entrada de mi ano me empecé a poner pesado en y echar mi peso pero a la madre cómo duele así estuve un montón de rato hasta que sentía que iba entrando con dolor pero entraba así estuve poco a poco hasta que la empecé a sentir cada vez más adentro hasta que estaba totalmente adentro y me empecé a mover arriba abajo durante como 8 minutos me sentía súper cachondo y puto me gustaba a él se veía que también le gustaba hasta que sentí un chorro caliente en mi ano todo lo que sentía era algo nuevo totalmente y me gustaba él ya no podía estaba bien cansado yo quería más la tenía súper parada le dije que si me la chupaba me dijo que si nos acomodamos me la empezó a chupar ya me la habían chupado unas putas pero nadie más se sentía riquísimo era delicioso por supuesto no aguanté casi nada hasta que me corrí otra vez wow fue bien rico ya nos vestimos le dije que me gustó él me dijo lo mismo pero íbamos súper callados en el camino a su casa el típico arrepentimiento después del sexo y pues lo dejé y eso fue todo estuvo muy bien pero eso fue todo ese día la segunda vez que tuve una experiencia de este tipo fue una vez que fuimos a un torneo a otra ciudad de Sonora y nos quedamos en un hotel de esa ciudad íbamos a estar 2 noches ahí la primer noche después de tener nuestro juego cada quien se fue a su cuarto eran cuartos de 2 camas y éramos 4 por cuarto o sea que éramos 2 por cama a mí me tocó con Iván que tiene 18 años igual que yo el moreno, delgado y pues sí me sentía medio incomodo por dormir con él sobre todo porque ya lo había observado y pero ni modo ya ese día después de echar mucho desmadre y ya nos propusimos a dormir nos metimos en la cama y ya en la noche sin querer nos habíamos pegado uno a otro yo sentí sus nalgas con mi cadera y yo me empecé a excitar lo rozaba con mi muslo y en eso que se da vuelta con su pene en el lugar en el que estaban sus nalgas yo me sentía súper caliente y también me di vuelta con mis nalgas de frente a su pene después empecé a restregar mis nalgas poco a poco me empecé a sentir otra vez como una prostituta cada vez más fuerte y en eso empecé a sentir cómo crecía su pene y lo empezaba a sentir cada vez más era muy bueno se sentía mejor y en eso que me dice en voz baja ¿te gusta? Yo me asusté pero él me dijo que no pasaba nada que no le molestaba y yo me empecé a mover otra vez y él me preguntó que si me molestaba si me bajaba el short y yo todo caliente le dije que no y me bajó mi short y él también se bajó el suyo y me la empezó a restregar entre mis nalgas yo me sentía súper caliente yo me puse en posición fetal para darle una mejor posición y que él disfrutara y yo también me preguntó que si me la podía meter yo le dije que ahorita no porque nos podían cachar y que no estaba listo pero después de esto me metí bajo las sabanas y se la empecé a chupar me la metía en la boca le lamía su glande desde después de los testículos hasta el glande él jadeaba muy ruidosamente yo tenía miedo de que nos fueran a atrapar así pero me sentía bien cachondo como para parar yo se la seguí chupando hasta que él se corrió me llenó la boca de semen yo me la tragué toda se la seguía lamiendo y le dije que mejor ahí la dejábamos que nos podrían cachar yo no tuve orgasmo pero me sentía bien después de sentirme como un puto y nos dormimos ese día al siguiente tuvimos partidos y llegamos a el hotel durante el día todo estuvo muy normal no nos convenía que nos descubrieran ese día después de los juegos y todo nos dieron la oportunidad de salir a divertirnos y fuimos a bailar a un antro estuvimos bailando con unas muchachas de otra ciudad yo con una y él con la amiga de con quien estaba bailando se los juro que son las mujeres que bailan más sexy que yo haya visto yo pensaba que ese día nos iba a tocar sexo pero ya como a las 12 que nos dicen que ya se van intentamos que se quedaran con nosotros pero no quisieron les dijimos a nuestros compañeros que si querían acompañarnos e irnos al hotel pero por obvias razones no quisieron y pues yo me fui con él al cuarto , yo me empecé a acordar de la noche anterior y me puse bien cachondo ya no aguanté y que le tomo su pene se lo saco del pantalón y lo empecé a masturbar después a chupar él gemía y jadeaba se veía súper caliente le dije que si quería metérmela hoy y me dijo que sí entonces fui por crema para la cara y se la puse en su pene para lubricarlo pero también lo seguía masturbando hasta que se vino me encantó probar su sabor otra vez tragarme todo su semen se puso flácido pero se la seguí chupando y le dije que me fuera poniendo crema en mi ano y él lo hacía me acariciaba todo mi ano y mis nalgas hasta que se puso duro otra vez y le dije métemela , me puse en cuatro apoyado en la cama y me empezó a presionar en mi ano con su pene lo sentía bien duro él estaba como loco de caliente y no esperó nada me la metió toda fue uno de los dolores más fuertes que he sentido siguió el mete saca un rato hasta que volví a sentir su semen dentro de mí me la empecé masturbar él me ayudó mientras él seguía dentro de mí pero sentía cómo se hacía más chico él me la empezó a masturbar hasta que me vine súper delicioso así fue mi segunda experiencia homosexual.

Va a recoger a su sobrino y se folla al profesor

Recuerdo que una vez mi hermana me envió a buscar a mi sobrino a su colegio, era un día de mucho calor por lo que fui con pantalón corto y zapatillas. Cuando llegué me encontré con que el profesor era un tipo muy alto, atlético y de unos 30 años. Me saludó y dije vengo por Ángel soy su tío, el niño corrió a saludarme, enseguida comenzamos a guardar sus cosas en su mochila, de reojo miraba al profesor el cual tenía una mirada morbosa. Me veía fijamente y cuando yo me percataba, cambiaba mi mirada esquivándolo pero él siempre me sonreía maliciosamente y se agarraba su paquete disimuladamente, mostrando a través de su pantalón su erección y me lo meneaba. Yo sentí un poco de miedo que mi sobrino se percatara de la situación y tomándolo de la mano salí apresurado de la sala despidiéndome, él me mira y me dijo espero que vuelva a verlo en otra oportunidad. Cierta vez mi hermana me dijo acompáñame a buscar al niño al colegio, llegando allá me dieron ganas de ir al baño, le dijiste ve tú a buscarlo mientras yo les espero en la entrada. Mi sorpresa fue mayúscula al encontrarme con Ramiro así se llama el profesor, me puse nervioso pero igual me detuve al lado de él y me dispuse a orinar, cuando siento su mano tomar la mía y la dirige a hacia su verga diciéndome: siéntelo, que te ve a encantar. No te preocupes que yo reconozco inmediatamente un potencial como tú mi vida, ya que a mí sólo me gusta hacerle sexo a hombres como tú que son recatados. Me sentía nervioso pero a la vez feliz de tener aquella herramienta en mis manos, no era tan grande pero tenía un grosor considerable, le masturbaba suavemente, él miraba la mía que estaba en total erección y me la tomó para masturbarme, mientras le hacía me dijo qué grande y gorda la tienes, me encantaría tenerla en mi boca (mi verga mide 21 y bastante gruesa), acto seguido se la tragó toda, la mamaba como todo un profesional, no tardé mucho en vaciar mi leche en su garganta mientras él acababa sin tocarse su verga. Rápidamente me lavé y salí del baño, mi hermana me esperaba en la salida, me dijo por qué vienes tan agitado, no le contesté es que me apresuré para que no me esperaran tanto rato. Al otro día caminando por la calle me tocan la bocina un vehículo me detengo y veo que es el profesor y me dice ven ¿ quieres tomar una copa conmigo en mi casa? , Le acepté y nos fuimos. Llegamos y él puso una luz tenue, música romántica y prendió un circuito cerrado de T.V. en donde nos veíamos en la pantalla. Luego me llamó al centro de la sala y me desnudó lentamente, me besaba y manosea nalgas, espalda. Mi verga se pone como un fierro caliente cuando siento sus dedos tocar mi ano, con su boca baja por mi espalda haciéndome estremecer. Sentí sus manos abrir mis nalgas acostándome en el sillón con las piernas abiertas mientras sus manos separaban mis nalgas, dejando el ano palpitante en posición para que su lengua comenzara a lamerme hasta introducírmela. Yo gemía y es cuando me pregunta si me gusta. Le contesto que sí profesor y es cuando me pide que lo llame mi amor y que le dijera cómo me gustaba que viera en la pantalla cómo me mamaba el culo. Dije tímidamente sí, mi amor me gusta sigue, que siento rico . Luego me volteó y me dice que me toca a mí pero que lo mamara por delante y me coloca esa verga, dura y baboseada enfrente de mi boca. Yo mirándolo a los ojos, tomo esa carne tibia y dura con esa cabeza rosadita y le paso mi lengua por la punta la cual esta secretando gotitas que yo chupo y me trago, y sin darme cuenta termino con toda la verga en mi boca entrando y saliendo, le chupé suavemente los testículos y él se excitó bastante, cuando le pedí mientras mamaba su verga como si fuera un helado que me volviera a mamar el culo. Ese morboso me mamó divino. Mi pene estaba a punto de irse pero yo no sabía por lo que pensé que era por mamarlo que experimentaba y justo antes de expulsar mi primer chorrillo de semen, sentí el de él inundar mi boca. Ese liquido caliente. Viscoso, se me desparramaba por la boca, a pesar de tragarme la leche lo más rápido, era tanta la que expulsaba ese pene en mi boca. Lamí hasta la ultima gota y él muy extasiado y complacido me abrazaba besándome en la boca. Luego tomó mi verga y se la metió en la boca, se la tragó toda de una vez, me hacía suspirar de placer, dejó de mamármelo y dijo quiero sentir ese monstruo dentro de mí y me hizo acostarme de espalda en la alfombra y se sentó sobre mi erecta verga tragándoselo todo su hermoso culito que sentía apretaba mi mástil haciéndome gozar cada vez más. Me cabalgaba como un loco mientras se masturbaba, no aguanté más y me vine dentro de él con grandes gritos de placer mientras él expulsaba su semen sobre mi pecho, se levantó y poniéndose las manos en la cintura me dijo ahora te toca a ti mi amor. Lo que más me gustó fue que él no se bajó, ese pene siguió grande y duro y casi de inmediato me pidió que me volteara y me pusiera en 4 patas bien abierto. Sus dedos comenzaron a distribuir la crema, para la penetración. Sentí cómo se poso ese fierro caliente en mi hoyito. Al entrarme la cabeza, sentí un pequeño dolor en mi ano, yo me enderecé gimiendo le dije: quiero sentirte dentro de mí, él me la mete toda de una vez, siento un dolor que muy pronto se convierte en una sensación rica. Ese pene inmenso me entra y sale por mi culo. Al rato yo estoy inmóvil sintiendo la cogida sensacional que me está dando mi bello sádico. Él me pide que me menee y comienzo a llevar el ritmo contrario para que me cogiera mejor. Al rato me lo saca y me pide que me ponga en pose de Patita al hombro. Obedezco y me volteo boca arriba, toma mis tobillos me sube las piernas abriéndomelas, centra el pene y disfruto cómo me lo mete de un solo golpe sin dolerme. Me cogió un buen rato para luego él se acostara boca arriba y me dice que se la meta, le tomo las piernas y se las alzo y se la hundí hasta el fondo él gime de placer mientras se masturba frenéticamente, no duramos mucho en esa posición y acabamos juntos, me encantó sentir su esfínter apretando mi verga, fue algo delicioso. Seguimos viéndonos por un tiempo, pero fui yo quien se tuvo que ir a trabajar fuera de la ciudad, luego supe que se había retirado del colegio para irse a vivir al sur del país.

La morbosa academia gay

CONVOCATORIA PARA EL PROXIMO EXAMEN DE ADMISION

La “Academia de Prostitución Gay” anuncia que están abiertas las inscripciones para su próximo examen de admisión.

Requisitos para postular:

Tener entre 18 y 25 años. Gustar mucho del sexo. Tener un buen físico. Ser muy ambicioso.

Programas ofrecidos: Programa de Activos: Con énfasis en cursos y talleres donde se enseñan las mejores técnicas para follar, dar placer con la verga y dominar sexualmente. Programa de Pasivos: con énfasis en cursos y talleres donde se enseñaran las mejores técnicas para ser follado, dar placer con la boca y el culo y ser sometido sexualmente.

Los estudiantes de ambos programas recibirán cursos sobre tipos de clientes; relaciones entre sexo, dinero y poder; técnicas de control de orgasmos y como promocionar y vender sus cuerpos en el mercado de la prostitución y la pornografía.

Proyección a Futuro. Todos los graduados saldrán con un puesto de trabajo asegurado en Burdeles o Agencias de países del primer mundo, pues como parte de la “XXX” Adult Network Inc., una poderosa corporación internacional dedicada al negocio del entretenimiento para adultos, la Academia de Prostitución Gay se encuentra en una posición privilegiada para ofrecer a sus alumnos todas las visas y permisos necesarios para trabajar en los mercados más competitivos.

Duración de los estudios Tres meses a tiempo completo (internado).

Los interesados pueden escribir a la Academia solicitando un folleto con información detallada.

Primer Capitulo -¡Muévanse cabrones! – gritó el Doberman. ¡Los quiero a todos en pelotas en menos de un minuto!

Quinientos hombres se desvestían metiendo atolondradamente su ropa y sus pertenencias en el saco de yute que le habían dado a cada uno. Miguel nunca había visto a tantos hombres desnudos juntos. Habían llegado, como él, de todos los rincones de América latina para someterse al examen de ingreso de la ‘Academia de Prostitución Gay’. Algunos habían viajado hasta quince días desde países y ciudades lejanos para poder llegar a tiempo. Muy pocos habían tenido la posibilidad de darse un baño o afeitarse antes de presentarse temprano esa mañana. Miguel no pudo evitar inhalar profundamente y sentirse embriagado. Olía a hombre, a animal, a una mezcla de sudor, con semen, con esmegma, con orina. Olía a sexo. A sexo de hombre.

Un argentino rubio y de ojos celestes se bajaba los pantalones. ¡Ese culo está como para reventarlo!, pensó Miguel. Un cubano parecidísimo a Ricky Martin que se sacaba los zapatos a su lado, le sonrió como si le hubiese leído el pensamiento. ¡Y esa boca está como para que me dé la mamada del siglo!, se dijo Miguel mientras le devolvía la sonrisa. Un poco más allá un indio boliviano se rascaba las pelotas. ¡Qué tales cojones! ¡Parecen de toro! Miguel sintió que la verga se le ponía dura. No era el único. La visión de tanta verga y tanto culo había puesto cachondos a la mayoría. Un mulato puertorriqueño se la sobaba descaradamente. ¡Joder! ¿Esa verga es de hombre o de caballo?, se preguntó asombrado Miguel.

¡Apúrense, carajo! Volvió a gritar el Doberman-. ¡No parecen putos sino señoritas!

Miguel terminó de meter su ropa en el saco y le hizo un nudo. Miró a su alrededor. ¡Qué tal manada de machos espléndidos! Se dijo a sí mismo. ¡Mercancía de primera para el negocio del sexo!.

Pronto todos estuvieron completamente desnudos. Todos menos el Doberman y sus asistentes. El Doberman vestía completamente de cuero negro. Llevaba la casaca abierta mostrando el musculoso pecho cubierto de vello y los pantalones ajustado marcando un descomunal paquete. Los asistentes solo llevaban unos pequeños taparrabos triangulares que casi no les podían cubrirlos cojones y las enormes vergas.

¡Activos a la izquierda y pasivos a la derecha! – gritó el Doberman. Los postulantes se desplazaron desordenadamente por todo el recinto. Miguel se abrió paso por entre los cuerpos desnudos moviéndose hacia la izquierda.

Había un gran nerviosismo en el ambiente. Todos, sabían que el cupo era sólo para cincuenta activos y cincuenta pasivos y se observaban unos a otros tratando de medir sus posibilidades. Algunos hacían ejercicios para marcar mejor los músculos de sus cuerpos.

El Doberman iba de postulante en postulante. Huele como un animal, pensó Miguel cuando se le acercó. Sintió que sus, manos le jalaban los hombros hacia atrás. Uno de los asistentes le dibujó el número 34 sobre el pecho con un marcador de tinta indeleble. Otro de los asistentes se llevó el saco de yute con sus pertenencias. ¡El siguiente!- gritó el Doberman.

Dos cuerpos enormes se plantaron ante él. Eran dos hermanos gemelos, idénticos como dos gotas de agua. Tenían unas musculaturas espectaculares. Los pectorales, bíceps, tríceps, abdominales, glúteos, muslos y pantorrillas se les marcaban de manera formidable con cada uno de los movimientos que hacían. Tenían las espaldas muy anchas y las caderas estrechas. Las piernas parecían columnas capaces de sostener edificios enteros. Miguel calculó que debían medir alrededor de un metro noventa. El vello que les cubría las piernas y el pecho era tan negro y abundante que el Doberman tuvo que dibujarles los números en las espaldas. Tenían la piel trigueña y los ojos verdes. La expresión de los rostros era tosca, incluso agresiva. Hablaban con un fuerte acento caribeño entre ellos y mientras lo hacían se tocaban y acariciaban el uno al otro con la mayor naturalidad.

Tenían un par de vergas espectaculares, enormes, idénticas. Aun estando flácidas se veían inmensas, largas, gruesas, con unas cabezas brillantes y poderosas. Los cojones también colgaban de manera descomunal, creando un conjunto que era todo un alarde de poder y de belleza. Y además en partida doble.

Miguel estaba hipnotizado con la imagen. No les podía sacar los ojos de encima. Los gemelos se percataron de la de la manera en que estaban siendo observados y comenzaron a mirar a Miguel ellos también. Uno le dijo algo al oído al otro. Miguel notó que le miraban el culo. Se sintió incomodo y buscó instintivamente algo con qué cubrirse. No lo encontró. Decidió alejarse de ellos. Caminó hacia el fondo del salón. Los gemelos seguían mirándole el culo.

¡Número 34! – gritó un asistente desde la puerta. A Miguel se le heló la sangre. Era su turno. Se arregló el cabello y se humedeció los labios con la lengua. ¡Numero 34! – volvieron a llamarlo. ¡Voy! – contestó.

Salió corriendo. El asistente lo guió por un largo pasadizo que desembocó en un enorme hall. En una de las paredes, enmarcada por una imponente estructura, había una gran puerta de acero. Miguel sintió escalofríos. Sabía que al otro lado de esa puerta estaba reunido el jurado que lo evaluaría.

Espera acá- le dijo el asistente mientras desaparecía por una puerta lateral.

Miguel dio una nerviosa mirada alrededor. En dos de las paredes había inscripciones hechas en relieve sobre el concreto. Una decía: “Juventud + Belleza + Profesionalismo + Técnica = ÉXITO”. Y la otra “La prostitución es un trabajo no un delito”.

Vamos. Te están esperando – le oyó decir al asistente.

A Miguel se le hizo un nudo en el estómago. Respiró hondo y vio cómo se abrían las dos hojas de la imponente puerta.

El espacio que apareció ante él estaba completamente oscuro. Mientras avanzaba, guiado por el asistente, Miguel sintió como sus pies se hundían en una suave alfombra. Alguien chasqueó los dedos de una mano y un reflector se encendió. El cuerpo de Miguel se iluminó con la potente luz. El asistente se retiró dejándolo completamente solo. Miguel hizo un esfuerzo por tratar de ver algo pero no pudo, el reflector lo cegaba completamente

Abre más las piernas y cruza los brazos tras la espalda – le escuchó decir a una voz grave, Miguel hizo lo que le ordenaban.

Levanta un poco más el mentón. Queremos ver bien tu cara.

Era la misma voz. Una voz que parecía acostumbrada a dar ordenes y a ser obedecida inmediatamente.

Miguel levantó el mentón como le ordenaban. Siguieron unos minutos en completo silencio. Miguel sintió que varios pares de ojos evaluaban cuidadosamente cada uno de sus atributos.

¡Medidas! – ordenó la misma voz.

Inmediatamente dos asistentes corrieron hacia Miguel. Llevaban una cinta para medir.

Estatura: “Un metro con ochenta centímetros”. – dijo uno de los asistentes. Espaldas: “Sesenta centímetros” – dijo el primero. Brazos: ‘Treinta y siete centímetros”. Muslos: “Cincuenta y seis”.

Miguel escuchó como alguien ingresaba sus datos en una computadora. Le sorprendió que no dejasen un solo lugar de su cuerpo sin medir: el pecho, el cuello, las caderas, las palmas de las manos, la longitud de los dedos, los tobillos, los empeines, las orejas… De pronto sintió que uno de los asistentes le ponía la mano entre las piernas cogiéndole los cojones.

Tamaño de los testículos: “B-1” – dijo el asistente.

Luego los frotó por un par de segundos y agregó:

Textura: “A-3”.

Inmediatamente después el otro asistente le cogió la verga y lo comenzó a masturbar. A Miguel se le paró casi instantáneamente.

Capacidad de reacción del pene al estímulo táctil: “A-3” dijo el asistente.

Luego le presionó la verga con la mano.

Grado de dureza: “A – 4”.

El primer asistente le puso un dedo en el glande y empujó hacia abajo. La verga de Miguel volvió a levantarse.

Angulo de erección: “A- 3” – dijo el otro asistente. Miguel vio como colocaban un extremo de la cinta en la base de su verga y medían cuidadosamente el largo que tenía hasta la cabeza del glande.

Longitud de pene: “Dieciséis centímetros y medio”.

De pronto Miguel sintió que se hacía un silencio absoluto en la sala. Los dos asistentes Quedaron paralizados, mirándose el uno al otro sin saber qué hacer. La tensión se podría haber cortado con un cuchillo.

¡No califica! – dijo de manera autoritaria la voz grave con acento alemán. ¿Có… cómo? ¿Por qué? – tartamudeó Miguel.

Se requiere un mínimo de dieciocho centímetros de longitud de pene para ser aceptado en el Programa de Activos – dijo otra de las voces del jurado.

Miguel estaba completamente aturdido ¡Tenía que haber un error! ¡No podía ser que fuese rechazado sólo por el tamaño de su verga!.

Que pase el próximo- dijo una tercera voz.

Los dos asistentes lo empujaron hacia la puerta. Miguel vio cómo todo se oscurecía nuevamente a su alrededor.

¡Un momento! – dijo la voz con acento alemán.

Inmediatamente los asistentes se detuvieron.

Colóquenlo nuevamente bajo el reflector.

Los asistentes retrocedieron y colocaron a Miguel nuevamente en el centro de la sala. Su cuerpo se volvió a iluminar. Miguel oyó que los miembros del jurado susurraban entre ellos. Parecía que estaban discutiendo. Pasaron varios segundos que a Miguel le parecieron una eternidad.

Date la vuelta- dijo la voz con acento alemán. ¿La vuelta? – dudó Miguel. Sí. Muéstranos el culo.

Lentamente Miguel se dio la vuelta mostrando el culo. Se levantó un murmullo de admiración. Miguel escuchó el sonido de un cuerpo que se levantaba arrastrando una silla. Yo mismo lo voy a medir.- dijo la misma voz. ¡Es Sven! ¡Viene para acá! – le dijo uno de los asistentes al otro. Ambos se retiraron atemorizados.

Miguel pudo sentir como esa presencia imponente se desplazaba hacia él. Pudo sentir el respeto que infundía en los demás. Pudo sentir la seguridad con la que caminaba. Pudo sentir su olor. El olor que emanaba de esa piel. Sven en el campo de visión de Miguel y el reflector lo iluminó a él también. Por un segundo se miraron fijamente el uno al otro. Miguel se quedó sin habla. Lo que tenía delante era un hombre extremadamente apuesto y elegante. Un hombre de tal distinción como sólo los había visto en el cine o la televisión. Uno de esos hombres que aparecían piloteando sus propios yates, aviones o automóviles deportivos. Uno de esos hombres que se bronceaban en las más hermosas playas del Caribe, cenaban en los restaurantes más exclusivos y jugaban golf en los lugares más exóticos del plantea. Debía tener unos treinta y cinco años y una estatura de un metro ochenta y seis. Era esbelto y se movía pausadamente, con los lentos y elegantes movimientos de un felino. Llevaba un traje finísimo, un diseño exclusivo hecho especialmente para calzar perfectamente en su bien proporcionado cuerpo. Miguel observó la corbata de seda, el reloj de platino, los zapatos, el cinturón, la camisa y calculó que hubiese necesitado de su salario de tres años en el almacén donde había trabajado hasta hace poco para poder comprar lo que ese hombre llevaba puesto. Era rubio; y bajo esas doradas cejas unos penetrantes ojos azules, fríos como el acero, lo miraban fijamente. Miguel no pudo resistir la fuerza de esa mirada y bajó los ojos. Al hacerlo pudo notar que la mano derecha de Sven estaba cubierta por un guante de cuero negro. Sven caminó lentamente alrededor de Miguel, como una fiera cercando a su presa. De pronto Miguel sintió que las enormes manos de Sven se posaban sobre sus nalgas. Se le aflojaron las piernas y un escalofrío le subió por la columna. Sven deslizó las manos suavemente siguiendo las prominentes curvas de su culo y Miguel pudo sentir, simultáneamente, la tersura de la palma de la mano izquierda y la aspereza del guante negro con el que se cubría la mano derecha.

No calificas para el programa de activos – le susurro Sven al oído. Pero dadas las excepcionales características de este culo, el jurado de “La Academia” estaría dispuesto a considerarte para el programa de los pasivos. ¿Aceptas?.

Miguel no supo que decir. Nunca se había imaginado como un puto pasivo. Más aún, nunca nadie se lo había follado. ¿Y si no le gustaba? Pero tampoco tenía muchas alternativas. Ya no le quedaba dinero, se había gastado todos sus ahorros en viajar hasta la Academia. Sólo le quedaban dos alternativas. Aceptar postular al programa de pasivos o salir a mendigar por las calles de la cuidad.

Acepto – dijo. Bien – dijo sonriendo Sven.

Miguel sintió que la mano izquierda de Sven dejaba de acariciarle el culo y se posaba sobre sus labios.

Abre la boca – le dijo.

Miguel lo hizo y sintió como Sven introducía un par de sus dedos y le revisaba las muelas y los dientes. Al verse examinado como si fuese un animal se puso muy cachondo. La verga se le volvió a parar. Sven lo notó y sonrió. Miguel le lamió los dedos.

Estado de la cavidad bucal: “A-1” – dijo Sven.

Alguien volvió a teclear en la computadora.

Sven sacó los dedos de la boca de Miguel y los frotó en su mentón y en sus mejillas para limpiarlos de saliva. A Miguel la verga, se le puso aún más dura. Sven le volvió, a poner la mano en el culo y la deslizó hasta la misma raja. Buscó con uno de sus dedos hasta que encontró el orificio. Presionó un poco tratando de penetrarlo.

Grado de estrechez del orificio anal: “A- 1” – dijo nuevamente.

Empujó el dedo un poco más adentro. Miguel dio un respingo. La verga le saltó como un resorte. Sven volvió a sonreír.

Capacidad de reacción del pene ante estímulo anal: “A-1”.

Sven metió el dedo un poco más. Miguel sintió que todas las venas y arterias de su cuerpo bombeaban sangre hacia su verga. Sven se la rodeó con la mano enguantada y la presionó ligeramente.

Grado de dureza del pene ante el estímulo anal: “A-1”. Volvió a decir Sven.

Los asistentes lanzaron un silbido de admiración.

¡Silencio! – rugió Sven.

Se hizo un silencio absoluto. Sven le puso el dedo índice de la mano enguantada sobre el glande. Miguel sintió la textura del cuero y la presión del dedo de Sven empujándole la verga hacia abajo y, al mismo tiempo, el dedo que tenía metido en el orificio del culo girando a ciento ochenta grados. De pronto Sven retiró los dos dedos al mismo tiempo y la verga de Miguel saltó, estrellándose durísima contra su propio vientre.

Angulo de erección del pene ante el estímulo anal: “A-1”. Dijo Sven.

La verga de Miguel estaba goteando líquido preseminal. Sven chasqueó los dedos e inmediatamente un asistente se acercó con una pequeña toalla. Le limpió cuidadosamente el glande.

Has dado una buena Prueba de Presencia – dijo Sven. Vamos a ver ahora como te va con la Entrevista Personal.

Miguel respiró hondo y trató de relajarse. Sven volvió a caminar alrededor suyo recorriéndolo con la mirada.

Ahora quiero que te imagines que eres un puto que está trabajando en un burdel de una gran ciudad – le dijo. Quiero que tu manera de caminar y tus movimientos le digan a todos esos potenciales clientes que están examinando la mercancía, que eres un puto pasivo y que estas hambriento por tener una verga en el culo.

Miguel se quedó paralizado. Nunca antes había hecho eso.

¡Muévete! ¡Quiero ver como te vendes!.

Lentamente Miguel comenzó a caminar. El reflector lo siguió.

Así no convences a nadie – le dijo Sven. Tú tienes que ser el primero en sentir que necesitas un macho que te folle. Solo cuando tú lo sientas vas a lograr que tus clientes también lo sientan. Se le acercó nuevamente y le metió la mano en la raja del culo. Tienes que poner toda tu concentración aquí, le dijo. ¡Vamos demuéstrame que eres una perra!.

De pronto Miguel notó que la mirada de Sven estaba cargada de deseo. Lo turbó el sentirse deseado por un hombre tan apuesto y poderoso. Pero al mismo tiempo se dio cuenta que al ser deseado de esa manera él también adquiría algo de poder sobre Sven.

Le gustó esa sensación y quiso provocarlo aún más. Quiso que Sven no pudiese resistir la tentación de montárselo en ese mismo instante y lugar. Comenzó a caminar lentamente dejando que sus nalgas se moviesen rítmica y provocativamente. Se acarició el vientre con una y el culo con la otra. Miró a Sven directamente a los ojos y se pasó la lengua por los labios. Se le acercó un poco más y esta vez fue Miguel quien caminó alrededor de Sven. Pudo sentir su respiración entrecortada y el gran control que estaba ejerciendo sobre su cuerpo para no saltarle encima como un macho en celo. Miguel sonrió. Estaba disfrutando con el poder que empezaba a sentir. Se llevó un dedo a la boca y lo introdujo en ella, lo humedeció con la lengua y luego se acarició las tetillas con él. Sven frotó con nerviosismo la palma de su mano izquierda sobre el puño enguantado de su mano derecha. Miguel cerró los ojos y trató de imaginar como se sentiría la verga de Sven rompiéndole el culo. Se inclinó y se buscó el orificio con el dedo todavía húmedo de saliva. Poco a poco lo comenzó a meter. Le gustó lo que sintió. Se metió otro dedo. Le dolió pero no le importó pues más placer le daba el saber que Sven lo miraba ardiendo de deseo. Miguel también estaba ardiendo de deseo. Nunca antes se había sentido así. Necesitaba desesperadamente sentir la verga de Sven rompiéndole el culo. Se metió un tercer dedo y lanzó un grito de dolor. Se imaginó que sus dedos eran la verga de Sven. Empezó a moverlos rítmicamente y se sintió como una perra de verdad. Comenzó a gemir. Aceleró los movimientos y sus gritos de dolor se mezclaron con sus gemidos de placer. Estaba desesperado por saber cómo se sentiría al ser follado por una verga de verdad. Trató de meterse un cuarto dedo.

¡Basta! – bramó Sven.

Estaba cubierto de sudor y respiraba agitadamente. Sacó un pañuelo de su bolsillo y se lo pasó por el rostro. Miguel se sacó lentamente la mano del culo y enderezó el cuerpo. Escuchó el sonido de los otros miembros del jurado acomodándose en sus asientos. Sven respiró hondamente.

Es suficiente – dijo ya más calmado.

Miguel sintió que algunos de los asistentes se llevaban las manos a los paquetes tratando de acomodar sus erecciones. Sven lo miró directamente a los ojos. Había recuperado el control y su mirada, fría y calculadora, era el reflejo del poder que volvía a emanar de todo su cuerpo. Miguel trató de sostenerle la mirada pero no pudo. Bajó los ojos con sumisión pero inmediatamente sintió que la mano enguantada de Sven lo cogía del mentón y le levantaba la cabeza obligando a mirarlo nuevamente a los ojos.

¡El numero 34 ha sido aceptado!- dijo en voz alta Sven. ¡A partir de este momento es un alumno más de la Academia de Prostitución Gay!.

Miguel escuchó murmullos de aprobación alrededor suyo.

¡Prepárenlo para la Fiesta del Bautizo! – ordenó Sven.

Miguel sintió que varios brazos lo levantaban en vilo y lo sacaban de la habitación. Mientras lo guiaban hacia los camerinos se preguntó cómo sería la Fiesta de Bautizo. ¿Habría sexo? Si serás huevón, se contestó a sí mismo. Claro que tiene que haber sexo, acabas de ser aceptado en una Academia para putos donde absolutamente todo tiene que ver con el sexo. Entró a los camerinos. Allí se empezaban a reunir los afortunados que ya habían sido aceptados. Algunos se duchaban. Otros se afeitaban. Otros simplemente conversaban relajadamente. De pronto Miguel palideció. Acababa de notar el descomunal tamaño que tenían muchas de las vergas de los muchachos que lo rodeaban. ¿Y si alguno de ellos intentaba follarselo en la Fiesta de Bautizo?. Miguel recordó el dolor que había sentido solo por tener tres dedos metidos en el culo. Esas vergazas podrían partirme en dos, pensó.

Una hora más tarde Miguel y todos los demás muchachos estaban reunidos en el “Salón de las Orgías”. De pronto se elevó un murmullo general. Miguel volteó a ver lo que sucedía. Era Sven que entraba seguido por el Doberman y un séquito de varios hombres también jóvenes y bien parecidos. Eran los profesores de la Academia. Les abrieron paso respetuosamente. El grupo cruzó el salón y subió a un estrado que dominaba todo el recinto. Sven volteó hacia la manada de hombres desnudos, que los observaban desde abajo. Hizo un gesto con el brazo y se hizo un silencio general. Cien pares de ojos se clavaron en él. Sven chasqueó los dedos de su mano izquierda y la intensidad de las luces disminuyó hasta convertirse en una semipenumbra.

¡Que comience la Fiesta del Bautizo! – gritó el Doberman.

En un primer momento se hizo un silencio cargado de tensión. Sólo se escuchaba la respiración agitada de cien hombres inmóviles. Luego, una música muy suave comenzó a sonar por los altoparlantes. El ambiente se relajó y algunos de los muchachos se movieron en sus sitios. Lentamente los cuerpos empezaron a buscarse entre sí. Estiraban las manos, se palpaban, se susurraban palabras al oído. Tímidamente al principio; con mayor atrevimiento pasaban los segundos. De pronto Miguel vio que un muchacho de Costa Rica se ponía de rodillas y enterraba su cara en una verga chilena. Unos débiles gemidos empezaron a llegar desde varios lugares del recinto. Unos metros más allá, un muchacho peruano se tendió en el piso cuan largo era, levantó el culo y lo comenzó a mover provocativamente invitando a que se lo follen. El dominicano que estaba a su lado lo cubrió inmediatamente. Ambos cuerpos se acoplaron y empezaron a moverse rítmicamente.

La mayoría de los muchachos del Programa de Activos se comenzó a desplazar por el salón en busca de los pasivos que más le gustaban. A Miguel le comenzaron a sudar las manos.

– ¿ Por qué tan nervioso? – le susurro al oído una voz con acento uruguayo.

Miguel volteó y se encontró con un muchacho blanco, muy guapo y de cuerpo fibroso y esbelto.

Es que nunca antes me han follado – le confesó Miguel mordiéndose el labio.

El uruguayo lo cogió suavemente por la cintura y lo atrajo hacia sí besándolo dulcemente en los labios.

No te preocupes – le dijo. Todo va a salir bien.

Miguel le miró la verga. Felizmente no medía más de veinte centímetros. El uruguayo lo volvió a besar pero esta vez metiéndole la lengua en la boca y explorando cada uno de sus rincones. A Miguel le gustó su sabor. Las manos del uruguayo bajaron un poco y le acariciaron las nalgas.

Tienes el mejor culo que he visto en mi vida- le susurró al oído.

Miguel dejó que sus manos gozasen acariciándole las nalgas. La verga del uruguayo se puso como un fierro al rojo vivo. Su respiración se aceleró. Está listo para follarme, pensó Miguel. Es mejor que lo hagamos de una vez. Suavemente se fue deslizando hasta el suelo. Se colocó en cuatro patas como había visto que hacían la mayoría de los pasivos de su alrededor.

Así no – le dijo el uruguayo -. Así follan los animales. Yo quiero follar como los seres humanos, cara a cara.

Lo ayudó a girar y a recostarse sobre su espalda. Miguel le sonrió. Dos hoyuelos de le dibujaron en las mejillas.

Qué bonito eres – le dijo el uruguayo. Pareces un ángel.

Se volvieron a besar. A su lado un mestizo mexicano se estaba follando a un blanquito venezolano. Habían colocado una vasija con crema lubricante cerca de ellos. El uruguayo estiró el brazo y sacó un poco. Se untó la verga con ella. Luego, suavemente, le levantó las piernas a Miguel y las puso sobre sus hombros. Miguel sintió que la cabeza de la verga del uruguayo buscaba el orificio de su culo.

Relájate le dijo volviéndolo a besar. Piensa que lo voy a hacer con mucho cariño.

Miguel cerró los ojos y trató de relajarse. El uruguayo empujó un poco su verga y la cabeza se enterró un par de centímetros en el ano de Miguel.

Avísame si te duele – le dijo.

Miguel asintió con la cabeza. Había sentido un pequeño dolor pero era soportable. Con sumo cuidado el uruguayo metió su verga un centímetro más.

Vamos a dejarla un momento así para que te vayas acostumbrando poco a poco- le dijo.

Miguel le sonrió con agradecimiento. Cerró los ojos y el uruguayo se inclinó sobre él para besarlo. De pronto Miguel sintió que el uruguayo salía disparado por los aires. Abrió los ojos y vio que caía sobre el mexicano y el venezolano que estaban follando al lado, convirtiendo sus cuerpos en una masa amorfa de brazos, piernas y torsos. Escuchó gritos de dolor y el crujido de algunos huesos. Un pie enorme pateó la vasija con crema lubricante que salió volando y cayó sobre los tres magullados cuerpos. Dos inmensas sombras cubrieron el cuerpo de Miguel. Eran los gemelos caribeños. El uruguayo se incorporó dispuesto a devolver el ataque pero al ver el tamaño de los gemelos y la actitud amenazadora con que lo miraban retrocedió asustado.

Miguel sintió que las manazas de uno de los gemelos lo levantaban en vilo y le daban la vuelta. El otro le abrió las piernas y le alzó las caderas. De pronto había quedado nuevamente en cuatro patas, apoyado sobre las manos y las rodillas; con el culo en el aire. Uno de los gemelos le metió la nariz en el culo y aspiró profundamente. El otro gemelo también metió la cara. Unas manos enormes le separaron las nalgas y una lengua húmeda y caliente le lamió la raja del culo de abajo hacia arriba. El otro gemelo se inclinó y también le metió la lengua. Las mejillas de los dos gemelos presionaron con fuerza entre las nalgas de Miguel raspándolas con la aspereza de las barbas que les comenzaban a crecer nuevamente. Por un momento Miguel sintió como las dos lenguas buscaban abrirse paso simultáneamente hasta el orificio de su culo. El roce de las ásperas mejillas de los gemelos se hizo aún más tosco. Miguel sintió un violento forcejeo. Uno de los gemelos había puesto la palma de su mano sobre la cara de su hermano y la apartaba con fuerza para poder gozar él solo del culo de Miguel. El otro gemelo le dio un empujón y le gritó algo que parecía ser un insulto. El primer gemelo le dio una bofetada. Su hermano le contestó con una patada que lo hizo trastabillar. En menos de un segundo los dos gemelos se estaban trenzando a golpes. Miguel quedó atrapado entre sus piernas. Estaba aterrado. Se cubrió el rostro tratando de protegerse. Uno de los gemelos encajó un puñetazo en medio de la cara de su hermano. El otro reaccionó dándole un rodillazo en los genitales que lo dobló en dos.

Los muchachos que los rodeaban se apartaron haciendo un circulo alrededor de ellos. Las otras parejas dejaron de follar y se acercaron a ver qué estaba sucediendo. En un momento todos los presentes se habían agrupado alrededor de ellos. Varios asistentes se acercaron con la intención de separarlos.

¡No los separen! – gritó una voz autoritaria.

Los asistentes quedaron paralizados. Era Sven.

Es normal que dos machos se peleen por una hembra – agregó mirando directamente a Miguel.

Miguel supo lo que decía Sven era cierto. Los dos hermanos estaban peleando como animales para decidir cuál de los dos se lo follaría primero. Sintió que la verga se le ponía durísima. De pronto uno de los gemelos saltó como un tigre sobre el otro y le metió un cabezazo en el pecho. Los dos rodaron por el piso. Uno de ellos tenía un ojo morado y al otro le sangraba la nariz. El del ojo morado logró encaramarse sobre su hermano dándole un golpe salvaje en el rostro. Le rompió el labio. Miguel sintió que varias gotas de sangre le salpicaban en el torso y en la cara. El gemelo que recibió el golpe cayó al suelo inconsciente. Al ver que había ganado la pelea, su hermano levantó los poderosos brazos en señal de triunfo y lanzó un aullido salvaje. Miguel se estremeció. No parecía un ser humano sino una bestia.

El gemelo volteó a ver a Miguel. Le clavó la mirada y con la respiración todavía agitada por la pelea empezó a avanzar hacia él. Conforme lo hacía la verga se le iba endureciendo, cuanto más se acercaba más le crecía. Todo el grupo seguía atentamente cada uno de sus movimientos. El silencio era absoluto. El gemelo siguió avanzando hasta que estuvo a pocos centímetros de Miguel. Miguel pudo ver con toda claridad como unas venas hinchadas le surcaban la verga haciéndola latir como si fuese un animal vivo. Era una de las vergas más grandes que había visto en su vida y sabía que cuando se la metiera lo iba a partir en dos de dolor. Pero eso ya no le importaba. El gemelo se había ganado el privilegio de ser el primero en romperle el culo y eso lo había puesto muy cachondo. Miguel quería entregarse a él. Quería hacerle saber que aceptaba ser su premio por la fiereza con que había peleado. ¡Quería darle placer! Se incorporó lentamente y sin dejar de caminar en cuatro patas se volteó ofreciéndole el culo.

El gemelo sonrió. Se acercó aun más, le separó las nalgas con las dos manos y escupió directamente sobre su orificio. Miguel sintió que la saliva le resbalaba por la raja, le humedecía los testículos y caía al piso. El gemelo le lanzó otro escupitazo. Miguel sabía que lo estaba haciendo para lubricarlo. Sintió que la verga se le ponía tan dura que por un momento le pareció que la iba a dar. El gemelo colocó la cabeza de su verga directamente sobre el orificio del culo de Miguel. Lo cogió de las caderas con ambas manos. Miguel respiró hondo. El gemelo tomó impulso y con un solo movimiento arremetió salvajemente enterrándole de golpe sus veintisiete centímetros de verga. Su grito de placer se confundió con el alarido de dolor de Miguel. Por unos instantes el dolor fue tan fuerte que Miguel perdió completamente la percepción de cualquier otra cosa que no fuese esa verga que lo perforaba como un taladro. La vista se le nubló, los oídos se le taparon, el olfato se le obstruyó y lo único que pudo sentir fue ese dolor que lo atravesaba como una locomotora pasándole por encima.

Fue por eso que no notó que su aullido había despertado al gemelo que estaba inconsciente. Miraba la escena desde el piso, en posición fetal, con la verga completamente encogida entre las piernas, aceptando su derrota. Al notar que su hermano había recobrado el conocimiento, el gemelo que se estaba follando a Miguel detuvo sus embestidas.

Acércate – le dijo.

Su hermano lo ignoró y siguió tendido en el suelo. El gemelo que estaba follando a Miguel le volvió a hablar suavizando el tono de su voz.

Ven a follártelo conmigo.

Su hermano lo siguió ignorando. El gemelo ganador insistió. Su voz se hizo más cariñosa.

Por favor – le dijo.

Le hizo un gesto para que se acercara. Lentamente el gemelo caído se incorporó. Su hermano le sonrió para animarlo. El gemelo perdedor caminó hacia ellos. Miguel sintió que el gemelo que se lo estaba follando lo cogía violentamente del pelo y le levantaba la cabeza y poniéndola a la altura de la verga de su hermano.

¡Mámasela! – le ordenó.

Miguel abrió la boca. El otro gemelo avanzó un paso y se la metió. Como todavía estaba flácida pudo tragársela casi completa, pero a los pocos segundos le creció y Miguel sintió que se ahogaba. Tuvo que sacar más de la mitad para tomar aire. El gemelo ganador comenzó a arremeter contra su culo nuevamente. Miguel sintió las dos enormes vergas de los hermanos follándoselo al mismo tiempo. El dolor lo atravesaba pero la sensación de estar siendo usado de esa manera lo puso cachondísimo. Comenzó a mover el culo y la boca tratando de darles la mayor cantidad de placer posible.

¿Quién crees que se vendrá primero? – preguntó Sven.

De pronto Miguel se dio cuenta que nadie se había movido de su sitio desde que comenzó la pelea entre los gemelos.

Yo creo que la perra – le contestó el Doberman.

Todos los nuevos estudiantes, los asistentes y los profesores habían estado allí, observándolos sin perder detalle durante todos esos minutos.

Yo creo que el gemelo que le está dando por la boca – dijo uno de los profesores.

La mayoría de los muchachos mostraban unas descomunales erecciones y algunos se masturbaban descaradamente.

No -, dijo Sven. Yo creo que el que le está dando por el culo.

A los asistentes también se les habían armado las vergas formándoles unos enormes paquetes que sus minúsculos taparrabos trataban inútilmente de contener.

¿Apostamos?- preguntó Sven.

¡Apostemos! – le contestaron los otros dos.

Los dos gemelos aceleraron sus embestidas. Miguel se comenzó a mover frenéticamente. Sabía que se iba a venir en cualquier momento. Los dos gemelos le enterraban las vergas sin misericordia. El gemelo que se lo follaba por la boca lo cogió de las orejas y arremetió con más fuerza. Miguel trataba de tornar aire desesperadamente entre embestida y embestida. El otro gemelo lo cogió de la cintura y le enterró la verga hasta la base misma de los cojones. El dolor hizo que los ojos de Miguel se llenasen de lagrimas.

Vamos perra – dijo el Doberman -. ¡Vente de una vez!

Los tres cuerpos se movían frenéticamente, completamente cubiertos de sudor.

¡Vamos gemelo! ¡Llénale la boca de leche! – gritó el profesor.

Miguel sintió que sus cojones se preparaban para eyacular cuando escuchó un grito animal y sintió que le llenaban el culo con chorro tras chorro de semen. El otro gemelo también lanzó un alarido que remeció la sala y le llenó la boca con un liquido espeso y salado que no paraba de salir. Miguel lo tragaba tan rápido como le era posible pero la enorme verga disparaba más y más rápido. Retiró la boca y los chorros de leche del gemelo se estrellaron contra su rostro cubriéndolo casi por completo. Miguel sintió que un estremecimiento le subía por las piernas y de pronto él también eyaculó disparando varios chorros de leche blanca y espesa.

¡ Gané! – le escuchó decir a Sven.

¡ Perra de mierda ! – dijo el Doberman.

Los dos gemelos colapsaron sobre la espalda de Miguel. Luego, poco a poco, se incorporaron dejándolo tendido en el suelo. Se abrazaron y caminaron hacia una de las esquinas del salón. Se sentaron juntos, apoyándose en la pared. Se hablaban con cariño, se acariciaban, se lamían las heridas el uno al otro. Se besaron en los labios, con ternura al principio, con verdadera pasión después. Se habían olvidado de Miguel, del uruguayo, de Sven y de todos los demás.

Miguel estaba casi inconsciente, con un dolor que le atravesaba el cuerpo de lado a lado. Yacía sobre un charco de su propio semen. El grupo que se había formado alrededor suyo se estaba disolviendo. Intentó levantarse pero sintió que unos brazos muy fuertes lo empujaban nuevamente contra el suelo. Un negro panameño con un cuerpo muy musculoso lo cubrió.

Es mi turno – le dijo mientras le buscaba el orificio del culo con una verga dura y caliente.

Miguel trató de resistirse pero no pudo. El negro era más fuerte y a él ya no le quedaban fuerzas. Volteó y notó que se había formado una larga cola tras él. Estaban esperando para follarselo.

Se lo follaron durante horas. Miguel nunca supo cuántos fueron porque el dolor le hizo perder el conocimiento varias veces. Pero por la cantidad de esperma que le quedó saliendo del orificio culo cubriéndole las nalgas, los testículos, los muslos, la espalda y formando un enorme charco bajo su cuerpo, sabía que habían sido muchos.

Algunos se lo follaron con ternura, otros a lo bestia. Algunos con torpeza, otros con gran maestría. Algunos le susurraban largas frases, otros sólo emitían gemidos. La variedad de vergas que lo penetraron esa noche fue enorme; vergas de todos los tamaños, formas y colores. Vergas que lo único que tenían en común era el haber experimentado el enorme placer que el culo de Miguel les proporcionó.

Mientras lo muchachos se divertían, Sven y el resto de los profesores se paseaban por el salón observando sus juegos sexuales. En ningún momento trataron de tocarlo o de intimidar con ellos. Simplemente se limitaron a comentar, casual y despreocupadamente, las habilidades sexuales o características físicas de sus nuevos estudiantes.

Lo que los nuevos alumnos de la “Academia de Prostitución Gay” todavía no sabían, es que para Sven y para el resto de profesores, la verdadera diversión, recién comenzaría al día siguiente.

Con mi TIO cuando tenia 13 en un viaje de negocio

Me llamo Daniel tengo 18 y le voy a contar como fue un viaje inolvidable que hice con mi tio cuando tenia 13 AÑOS.
No dejen de leerlo porfavor me costo mucho en redactarlo para que no lo lean.
Es un poco largo pero se que les va a gustar.

Voy a comenzar diciéndoles que mi tio Jorge para ese entonces era un señor de unos 45 años con un poco de pansa debido al trabajo de camionero, el cual paso la mayor tiempo del dia frente al volante pero por lo de mas se mantiene en forma.
Mi relación con el siempre fue buena, cuando llega a la casa a visitar a su hermano ( mi papa) me lleva regalos y yo lo recibo con un fuerte abrazo y me levanta en brazos y me sostiene de mis nalguitas, lo cual yo no tomo a mal, no se si es por el regalo o porque me gusta que lo haga.

Mi tio aprovechando la visita que nos hizo para pedirle a mi padre que si me podia dejar que yo lo acompañara en un viaje que tenia que hacer, ya que como hiba solo yo le podia hacer compañia y de paso aprender de como era la vida de los camioneros porque ellos sabían que a mi me gustaba mucho y ciempre me escuchaban decir que cuando creciera hiba a trabajar como mi tío en los camiones, asi que mis padres no tuvieron ningun problema en dejarme ir con mi tio.

Al dia siguiente mi tio paso por mi a la casa y yo estava ya listo, vestido como el me habia pedido en la noche antes de irse de mi casa, vestía un shor corto como de equipo de football, una camiseta, zapaticas tenis y que no llevara ropa interior diciendome que hacia mucha calor para viajar con mucha ropa.
Y llego en un camion rojo de esos que tiene como un cuartito atras que estan bien equipados con cama, TV, DVD y asta una pequeña refrigeradora, al verlo yo salte de gusto porque siempre había querido ir con el pero me decian que estaba muy pequeño, pero al paracer a mi tio ya le habia parecido que yo ya habia crecido lo suficiente para acompañarlo porque al paracer le habia insistido bastante a mi papa para que me diera permiso.

Ya en el camino todo trascurría de lo normal, hablando de todo, de la casa, del cole de todo lo que se nos ocurriera hasta que mi tío me empezó a preguntar que si ya había tenido novia o si ya había tenido sexo, lo cual le dije que no
después me hizo una pregunta que me puso nervioso:

-Daniel pero ya te has masturbado verdad?
-Si tío ya lo he hecho varias veces viendo las películas que me presto un compañero del cole.

-Y te gustaria ver una que tengo ahi atras en el DVD, de esas no as visto y se que te va a gustar.

Sin esperar que me dijera otra vez me fui a verla, al principio comenzo normal un hombre y una mujer teniendo sexo, pero como a los 10 minutos se corto la esena y aparecio un hombre mayor teniendo sexo con un chico como de mi edad, se veia como ese chico le mamaba la verga al hombre y despues el lo ponia de perrito y le metia la lengua en el culo para despues meterle la verga en su pequeño culo, ya para ese momento mi pene lo tenia duro como nunca antes.
No se cuanto tiempo estuve viendo la pelicula porque estaba como imnotizado por aquellas imagines que veia en la peli, cuando mi tio me aviso’ que ya haviamos llegado, que me fuera para el asciento del ayudante.

-Dany te gusto la pelicula?
-SI tio, es primera vez que veo una pelicula asi.

-Ya lo veo, mira como traes el pene de parado!!!

Como solo traia la calsoneta se me podia ver la ereccion que me habia provocado ver la pelicula

-No te preocupes sobrino, es natural que la tengas asi, a mi tambien me pasa lo mismo cuando la veo.

Al llegar a nuestro destino mi tio se bajo para entregar la carga que llevabamos y asi terminar con el trabajo yo solo queria regresar a seguir viendo la pelicula, despues de unos minutos el regreso y me dijo que teniamos que quedarnos a dormir en el camion porque al dia siguiente teniamos que llevar otra carga de regreso, que no me preocupara que ya le habia hablado a mi papa y el estaba deacuerdo, que no habia problema que me quedara.
Como eran como las 5 pm cuando llegamos, ya que el conocia nos fuimos a paciar por el pueblo e ir a buscar donde cenar.
Cuando regresamos como a las 7, mi tio me dijo que me fuera para el camion que me llevaria una sorpresa, que le dijera al vigilante que yo era su sobrino para que me dejara pasar porque en el plantel solo estabamos nosotros y que ahi nos hibamos a quedar para recoger la carga temprano por la mañana.

Despues de una hora de esperar en el camion, mas espacifico en el camarote que mas parece cuarto por lo alto y grande que es, senti que mi tio abrio la puerta y subio acompañado de una niña como de unos 16 años, vestida con una minifalda a cuadros rojos con linias blancas, una blusa blanca de botones, llevaba puesto unos zapatos negros de correas con tacanzitos y en su pelo liso, peinada con 2 coletas que le caian en los hombros, la verdad se veia preciosa y asta menor de 16.
Mi tio al ver mi reaccion solo me dijo:

-Dany te presento a Kenia, nos va acompañar un rato para que no estamos solos, le pedi que se vistiera asi como de colegiala porque la niñas se ven preciosas asi.
yo solo salude dandole la mano y mi nombre un poco nervioso.

Como en el camarote del camion solo esta la cama nos sentamos los 3, ella enmedio de los 2 a platicar un rato, preguntar como hiba en el cole, musica y cosas asi.
Mi tio nos habia dado de beber unos tragos para brindar y asi ya me habia calmado un poca despues dijo que prendiera el TV para ver la pelicula y con una risa picara me cerro un ojo y yo la puse y nos pusimos a ver la misma pelicula que yo ya habia visto antes, solo que esta vez estaba acompañado, despues de verla un rato vi de reojo que mi tio la dijo algo al oido y ella le empezo a agarrar el pene sobre el pantalon, mi tio ya la tenia parada igual que yo, solo que a mi se me veia mas porque yo solo estaba con la calzoneta que traia, despues ella se voltio asia mi y me beso en la boca con un beso bien apasionado, yo ya habia besado a niñas antes pero no como esta vez, lo senti diferente y rico, nos seguinos besando y ella puso una mano en mi pierna y la fue subiendo asta mi pene que ya lo tenia duro, me lo saco por un lado de la lierna y me empezo a masturbar mientras me seguia basando.

Mi tio ya se habia levantado de la cama y se estaba desnudando, cuando le vi una gran verga como de unos 23 cms, gruesa con muchas venas que resaltaban mas su grozor, con una cabeza grande y roja asi como las que estabamos viendo en la pelicula y se las metian toda un sus pequeños culos.
Mi tio levanto a Kenia y la empezo a desvertir, primero le quito la blusa y pude ver sus pequeños pechitos blancos y con pezones rosadito los cuales mi tio los chupo con sus labios, despues le dio la vuelta y le bajo la faldita dejando al descubierto sus malguitas duras y redonditas, con una tanguita negra que le asia resaltar aun mas su culito blanquito, antes de darle la vuelta pra verla de frente mi tio me dijo:

-Sobrino, te dije que te tenia una sorpresa verdad, pues aqui esta!!!

Al quedar de frente a mi no podia creer la que miraba, Kenie tenia un PENE!!! era un niño que mi tio vistio de mujercita.
Mi tio lo volvio a llevar devuelta a la cama y ahi pude ver de mas cerca su pene igual de grande que el mio como de unos 16 cms, era blanco, con la cabicita tapada con el prepucio y con un bultito de pelos arriba del PN, se veia que asi se lo resuraba. Al estar nuevamente a mi lado no podia dejar de verlo, asi con sus pechitos de niña y su PN entre sus piernas, al verme me volvia a besar y fue ahi que pude sentir porque lo habia sentido diferente el primer beso que me dio, el me lo daba con una gran pasion que me asia respirara fuerte.

Mi tio al vernos centedos besandonos me tomo de la calsoneta y me la quito de un tiron dejandome totalmente desnudo porque antes yo ya me habia quitado la camisa, despues se puso parado al lado de Kenia y le ofrecio la verga para que la mamara y el se la metio toda en la boca como el la pelicula y la siguio chupando mientras no dejaba de masturbarme, despues me volvia a besar yo cerraba los ojos dejandome llevar, despues de unos momentos pude sentir como la verga de tio se deslisaba enmedio de nuestros labios yo me separe asustado pero al ver a Kenia como gozaba con la verga de mi tio, volvi a aquel rico beso saboriando la verga de tio y podia sentir las venas en mis labios, despues el se quito y me dejo a mi metiendome solo esa verga grande en mi boca mientras el se metia mi PN en la boca, la verdad no se porque no acabe en ese momento, creo que mi tio nos dio algo en los tragos porque yo me sentia exitodo como nunca y relajado, solo dejandome llevar.

Despues de un rato metiendome la verga de mi tio en la boca, el se acosto en la cama y le dijo a Kenia que se montara y vi como desaparecia facilmente toda la verga en su culito, mi saliba ayadaba como lubricante, a mi me dijo que me subiera en su cara de frente a Kenia, me empujo asia el para que yo se la chupara a el, en esa posicion mi tio se apodero de mi PN con su boca, despues de mis guevos y llego el turno de mi culito, al centir su lengua queriendo entrar yo solo cerre mi ano como queriendo morderla la lengua, pero eso le gusto mas a el porque trataba mas de metermela y a mi me arrancaba quejidos de placer, despues senti sus dedos queriendo metermelos, los tenia bien lisos porque uno logro metermelo, senti un poquito de dolor pero lo saco y volvia a intentar, cada vez que lo hacia me dolia menos porque creo que me hechaba alguna pomada porque no sentia dolor, en mas ni sabia cuantos dedos tenia adentro asta que el me dijo que ya estaba dilatado, ahora Kenia me dejo su lugar para que yo me montara, le pidio a el que me ayudara porque era mii prmera vez, el agarro le verga de mi tio y la dirigio a mi culito para que me entrara despacito, pude sentir cuando me entro la cabeza porque ahi me detuve, no pasaba mas pero no me dolia para nada es mas miraba en la cara de mi tio que a el si le dolia porque le estaba ahorcando la verga de lo socado que le tenia la cabaza de la verga.

Mi tio le dio mas crema a Kenia y el la puso en el tronco de la verga de mi tio, despues me beso y me empujo con un poco de peso asia abajo y eso ayudo a que la verga de mi tio me fuera entrando poco a poco, podia sentir el paso de cada vena entrando en mi culito, cuando estaba totalmente empalado en esa verga de 23cms no sentia nada de dolor, solo como unas ganas de cagar lo extraño era que mas bien me sentia mas exitodo aun.
Kenia me empeso a enseñar como mover las caderas de arriba y abajo y a hacer circulos para poder disfrutar mas con esa verga cada parte interna de mi culo, lo cual rapido le agarre el ritmo.

Despues mi tio le dio una señal a el y Kenia se para frente a mi con una pierna acada lado de mi, mientras yo seguia sentdo con la verga de mi tio en mis entrañas, Kenia fue bajando de frente a mi, me beso y con su mano agarro mi PN y se lo fue metiendo en su culo, como mi tio ya se lo habia metido el mio le entro con facilidad y ahi estabamos los 3, yo clavado por mi tio mientras yo se la media a Kenia, el que mas sufria era mi tio porque el estaba aguantando el peso de los 2, asi estuvimos un rato despues el se bajo de mi y mi tio me puso de lado y me la volvio a meter, Kenia tambien se acosto adelante de mi pero de espalda y con su mano se volvia a meter mi PN en su culito y ahi estabamos los tres trabados como un pequeño trensito, pero el que estaba como en 2 mundos gozando de placer era yo, con la gran verga de mi tio en mi culito y con mi PN en el culito redondito de aquel niño con apariencia de niña con sus pechito y su pelo largo con 2 colitas a cada lodo.

En la pocicion que estabamos y por lo apretado de mi culito mi tio me dijo que ya hiba a acabar y cada vez sentia cada envestida con mas fuerza, al sentir eso yo tambien empese a tambien hiba a acabar y el Kenia no se como pero empeso a mover los musculos de su culo y me empezo a apretar el PN, mas bien perecia que lo hacia con la mano porque sentia como me apretaba y no pude mas y acabe adentro de Kenia, cada chorro de semen hacia que mi culo apretara le verga de mi tio y fue cuando tambien empece a sentir como mi tio me llenaba las entrañas, sentia cada chorro porque le hacia palpitar la verga y lo sentia en mi culo que estaba como guante a su verga.

El primero en quitarse fue Kenia y mi tio solo me la saco del culo y se puso a mi lado al par, los 2 estavamos de frente cara a cara solo nos voltiamos a ver y yo solo me acerque mas y lo empece a besar, mientras nuestras lenguas se unian en un juego delicioso, empese a sentir un liquido caliente que nmos caia en la cara, abri los ojos y era Kenia que estaba parado a nuestras cabezas y se habia masturbado encima de nosotros, dandomos un baño calentito con su semen, mi tio me volvio a besar y con el semen de Kenia entre muestros labios era mas rico que el beso anterior.

Despues de un rato mi tio se levanto mientras Kenia se vestio, vi que le pago y ella se despidio de mi lansandome un beso al aire y salio del camion, mi tio se volvia a acostar al lado mio me abrazo y asi nos quedamos dormidos.
En la mañana me desperte y senti la verga de mi tio adentro de mi culo, me estaba volviendo a coger pero esta vez tanto como el y como ya acabamos rapido.
Mi tio se vistio y se fue para la oficina, le dieron los papeles de la carga y salimos con rumbo para la capital y a mi casa, cuando llegamos ya no queria bajarme pero mi tio me prometi que luego volveriamos a hacer otro viaje, tambien me dijo que no le contara a nadie, que era entre los 2, tambien me dio el frasco de pomada que la escondiera y si me doliera mucho el culito que me volviera a hechar, que eso me lo calmaria asta que me acostumbrara a su verga.

Me llevo asta mi casa, entramos y me entrego a su hermano (mi papa), el le pregunto como me habia portado y mi tio le dijo que era el mejor. De la boca de mi papa salio el decir que cuando me volveria a llevar, lo cual mi tio dijo que pronto, el se despidio de mi con un abrazo y despues de mis padres y aproveche para salir por la puerta de atras y carri al camion, cuando subio ya estaba adentro a un lado del aciento y cuando de sento le dije que no me que queria despadir asi y empece a mamarcela ahi enfrente de la casa con la gente pasando en la calle y camo el camion es alto nadie nos veria, despues de unas cuantas mamadas rapidas acabo en mi boca lo cual me trague toda su lechita, me dio un beso en la boca y se despidio, que muy pronto nos veriamos.

Y asi fue mi primer viaje con mi tio, nada mal para mi primera vez verdad!!!
LUego les cuento como fue mi segundo viaje, esta vez nos encontramos con unos amigos de el y uno de ellos viaja con un perro Gran Danes.

Esparo y les guste y asi me dejan sus comentarios.

Viole a MI Jefe Gringo

Esta es la historia de como en una noche salvaje un simple empleado se aprovecho de un “enorme pedazo de carne” que era su jefe…

La historia empieza cuando yo tenia la edad de 20 años y empeze a trabajar en una empresa computacional y que tenia relaciones con otras industrias americanas, por lo cual en la empresa existia una gran variedad de personas de diferentes etnias, latinos, europeos, y principalmente estadounidenses, por lo cual se veian los tipicos “gringos”, muchachas rubias con ojos claros y grandes y fortachones “gringos”.

En los cuales estaba incluido en ese entonces mi jefe; el era alto blanco, con cabello rubio, ojos claros fortachon y se notaba que era velludo, era basicamente el tipo de gringo perfecto que uno ve en las peliculas o en las revistas de ropa interior si pudiera compararlo con alguien diria que era como ver a un actor porno llamado “parker williams”, eran casi identicos, el era el perfecto “americanco” con el que todos sueñan…en fin pasaba el tiempo, en ese entonces mi sexualidad era algo bastante confuso, habian dias en los que tenia pensamientos raros cuando lo veia, mientras que otros solo lo veia como mi jefe y con el tiempo como mi amigo…en fin el tiempo paso el tiempo y yo me habia hecho amigo de la mayoria de los de mi oficina incluyendolo a el, asi que con el tiempo logre conseguir una plaza en otro trabajo que me haria viajar al extranjero por lo que me dio tristeza el hecho de dejar a todos mis compañeros, pero esa era una plaza que yo anhelaba mucho, asi que le entrege mi carta de renuncia a mi jefe semanas antes de irme para que tuviera oportunidad de buscar mi remplazo, y cuando me di cuenta llego el ultimo dia en que estaria en esa empresa, era viernes, asi que todos mis compañeros junto con mi jefe organizaron una fiesta en una discoteca a la cual iriamos al finalizar el trabajo

Despues de salir nos fuimos todos a celebrar habia alcohol, comida, era una verdadera parranda, y despues de bailar y beber me sente a platicar con mi jefe que para ese momento estaba bastante ebrio, el es bastante serio en el trabajo que cuando bebe se vuelve bastante “confiado”, en fin, empezamos a conversar del futuro, el matrimonio y ahi fue cuando el me conto de que se sentia desesperado porque hacia ya 3 meses que no tenia sexo con su esposa pues ella viajaba mucho y se mantenian bastante alejados, y entrando en calor me conto que tampoco habia podido “deshaogarse” porque se habia hecho la circuncision hace varias semanas por lo que tampoco habia podido masturbarse, en fin la conversacion estuvo bastante extraña y me dejo con una rara sencacion…

Despues de horas de festejos todos los invitados empezaron a marcharse con abrazos y despedidas poco a poco el lugar quedo vacio, solo me quede yo con mi jefe y la demas gente de la discoteca que no tenia nada que ver con nosotros, en fin, yo entre un momento al baño y estaba listo para irme, mi sorpresa fue que al salir del baño vi a mi jefe peleando con un desconocido por motivo desconocido, la pelea estuvo bastante seria y se dieron unos buenos golpes, tanto que los sacaron a los dos a empujones del lugar y de inmediato fui a ver si todo estaba bien, para ese momento el estaba tan ebrio y golpeado que casi estaba inconciente, asi que tome las llaves de su auto, como puede lo subi y logre hacer que me diera su direccion, asi que nos fuimos…
al llegar a su casa vi que era enorme, una casa muy fina, llena de cosas caras, y su cuarto estaba al subir unas escaleras, asi que como puede me lo lleve rescostado, cosa que fue tremenda, porque que el era un tremendo fortachon, al entrar al cuaro lo deje caer en su cama, para ese momento el estaba inconciente,

Asi que fui a buscar unas toallas humedas para secarle la sangre del rostro, cuando entre al area de lavanderia fue alli en donde todo se salio de control y empieza la parte sucia de la historia, mientras buscaba las toallas via en el piso, el canasto de la ropa sucia, no se porque pero me dio curiosidad y empece a revisar, habian camisas, pantalones, etc. hasta que algo aparecio ante mis ojos, era uno de sus boxers, cuando lo agarre vi, que era uno de esos boxers que quedan ajustados, era de color azul oscuro y en ese momento algo me paso, algo que hasta este dia no entiendo, sin pensarlo empece a oler el boxer, y lo que senti era un aroma indiscriptible, era un aroma fuerta y varonil, empece a olerlo desesperadamente imaginando ese boxer cubriendo el cuerpo de mi jefe, asi que despues de tremenda exitacion deje lo que estaba haciendo y subi casi que corriendo a la habitacion, yo estaba poseido y queria hacer de todo con ese hombre que estaba inconciente en su cama, cuando entre lo vi en la misma posicion completamente indefenso, debo aclarar que tengo un fetice con los pies masculinos, y mas si usan los tipicos calcetines oscuros y ajustados, en fin exitado me fui directo a sus pies, le quite los zapatos y los calcetines y tuve ante mi unos hermosos pies blancos, eran perfectos con una cuantas venas resaltados, los olia y me exitaba aun mas, y como un perro me lance sobre el para arrancarle la camisa

Ante mi quedo un tremendo torso, unos brazos enormes y unos pectorales cubiertos de vellos todo su torso era perfecto y completamente velludo, lo empece a besar y el ni siquiera se movia, le lamia la cara, el pecho todo, hasta que baje a su abdomen, y le quite esos finos pantalones de traje, y mis ojos no pudieron creer lo que veia, eran unas piernas mas que perfectas, sus muslos eran enormes como troncos de arboles completamente velludas y llevaba un boxer igual de ajustado que el anterior excepto que de color blanco, la imagen era perfecta un tremendo “gringo” completamente indefenso solo para mi, que en ese entonces estaba dispuesto a todo, sin pensarlo le arranque el boxer dejando expuestos sus genitales puede ver que en efecto se habia hecho la circuncicion pues puede ver ese recien salido y muy rosado glande expuesto y sensible, aunque ya no tenia marcas de la cirugia, era perfecto, nervioso lo tome y empece a chuparlo, era algo increible tenia un sabor que jamas podre describir lo lamia, chupapa, jalaba y aun asi no se ponia erecto, pero yo queria mas, como puede lo puse de espaldas y me desvesti rapidamente, me puse un condon que llevaba conmigo y empece a cogerme a mi propio jefe, el empezo a gemir inconcientemente, pero a mi no me importaba si se despertara, yo lo cogia como un animal, el solo gritaba de dolor, pero aun asi no abria los ojos o ponia resistencia, yo lo cogia salvajemente y gritaba como nunca en mi vida, cuando senti que me iba a venir, lo voltee y deje caer todo mi semen sobre su pecho velludo, lo deje cubierto, jamas crei que podria eyacular tanto en mi vida, pero lo hice entonces empece a restregar mi semen sobre todo su pecho como si se tratara de una crema humectante, la mezcla del semen y el abundante vello de su pecho me mantenian exitado,

Entonce vi, que su pene ya se estaba poniendo duro, y me lance como un perro otra vez a chuparlo, lo chupaba como un niño chupa una paleta intentado sacar el relleno cremoso, su glande aun era muy suave y eso lo hacia mejor, pues el gemia de un placer inmenso y aun asi no abria los ojos, el efecto del alcohol y los golpes fueron de mucha ayuda, el tal vez pensaria que era un sueño humedo o algo, pero yo sabia que era mas que real lo que pasaba, yo seguia succionando ese pene, todo, desde los testiculos hasta el fino vello pubico que los cubria, finalmente puede sentir como el estaba a punto de venirse y lo solte, el dio un ENORME GEMIDO de placer y el semen salio de su pene en unos tremendos chorros una y otra vez, salia tanto semen que parecia una fuente de liquido viscoso, y era de entender el pobre hombre no habia “vaciado” sus reservas durante mucho tiempo, el semen era tanto que le cayo en las piernas, en el abdomen y en la cama, asi que al igual que antes, empece a esparciar el semen en su cuerpo como si fuera crema, lo sobaba y acariciaba y finalmente todo su torso y piernas estaban cubiertos de una capa de semen mio y suyo, entonces empece a lamerlo…queria dejarlo limpio antes de irme para siempre, asi que empece a limpiar con mi lengua todo el semen que habia, empece por su pecho, lamia y lamia, podia sentir como el vello de su pecho se pegaba a mi lengua, chupaba sus pezones como un bebe en busca de alimento, y sus axilas…hummm, sus axilas era tremendas, un majar llenas de vello espeso y con un olor fuerte y varonil, chupaba tan salvajemente sus axilas que el volvia a gemir, la chupaba como queriendo arrancar todo el vello de ellas, luego de “limpiar” su torso me fui a sus piernas, empece a lamer esos enormes y velludos muslos, no habia centimetro de ese enorme cuerpo que yo no hubiera lamido, despues de acabar, vi que aun habian residuos de semen saliendo del glande, asi que empece a “succionar” su miembro, lo abretaba como si fuera un tubo de pasta dental, y el liquido salia y que tragaba cada poco de eso, hasta que sus genitales quedaron secos, el se oia exhausto y relajado, como si le hubiera “sacado” todo el peso que el llevaba acumulado, yo tambien estaba exhausto, habia lamido tanto semen de su cuerpo que mi aliento expulsaba ese caracteristico olor,

Para ese momento eran las 3am y el telefono sono, era su esposa, avisando que llegaria a las 5am, yo me decepcione, pues no queria dejar que tocar sus musculos y su jungla de vellos, pero tenia que hacerlo, con su boxer blanco limpie el semen que quedaba en la cama, y me vesti, pero no me iria sin recuerdos, agarre el par de calcetines que le habia quitado, estaban “sucios” y humedos y eso era lo que queria, tambien agarre ese boxer blanco empapado con semen, y el otro boxer azul, con el que todo habia empezado me arregle, tire lejor el condon usado, y me fui, lo ultimo que vi y escuche al salir de ese cuarto fue ese TREMENDO “gringo” completamente desnudo, y oi como el suspiraba de satisfaccion, aun despues de que lo cogi tan salvajemente…cerre la puerta, tome un taxi y me fui para nunca volver…aun hasta hoy me pregunto: que habra pasado despues?, habra visto esa mujer a su hombre completamente expuesto en la cama?, y mas importante, que habra pensado el?, sintio el dolor de haber sido “violado” al despertar?, sabra quien lo hizo?, le habra gustado?, nunca lo sabre…hasta hoy conservo las prendas que tome, la huelo, las chupo, intentando sacar cualquier rastro de “jugo”…algo que siempre hare

hetero cogido por amigo

De como un fin de semana para asistir a una boda fui follado por un amigo

Hace unos dos meses asistí a la boda de un amigo. Ello conllevó el viaje a otra isla y estancia en un hotel de 4 estrellas. Todo un lujo. Al viaje me acompañó, Fernando, quien también estaba invitado a la boda. Para ahorrar gastos adquirimos una habitación doble para ambos, dado que teníamos bastante confianza y feeling el uno con el otro.

La boda era el viernes, pero aún así decidimos quedarnos todo el fin de semana para aprovechar a salir de fiesta. Mi novia no podía acompañarme por motivos de trabajo, así que para mí era todo una novedad y quería disfrutarlo.

Una vez llegamos al Hotel y acomodar el equipaje, teníamos que preparanos para acudir al enlace. Fernando se desnudó delante de mí sin ningún pudor. Debió notármelo porque me dijo: “hay confiannza”. Yo le sonreí asintiendo. Para no quedarme atrás me cambié delante suyo. Me percaté que miró varias veces de forma prolongada, pero no dije nada.

Tras la boda fuimos a un supermercado a comprar alcohol e ir para el Hotel a descansar un poco antes de proseguir la juerga.
Nos pusimos cómodos y Fernando me comentó que se iba a hacer una raya, que lo necesitaba. Me ofreció, y accedí, total ya que estábamos…

En un momento dado me sacó el tema de desvestirnos el uno delante del otro, que percibió que me dio vergüenza. Le dije que no, que simplemente me sorprendió, pero que estaba acostumbrado por las duchas del gimnasio. Y a continuación me dijo: “Buen culo”. Le dije: ¿Cómo dices? Y me comentó que yo tenía un buen culo, bien musculado.
Para no ser menos, le dije: “Buena herramienta”. Me dijo: “gracias, suelen decírmelo”. Y reímos.

Al rato me dice: “¿Quieres que nos desnudemos de nuevo? Es que me apetece hacerlo, simplemente para observarnos.
Asentí con un “vale”. Nos desnudamos y nos quedamos frente a frente sin decirnos nada. Simplemente tocábamos nuestras poyas, como despertándolas para mostrar nuestra virilidad. Nos acercamos y las cabezas de nuestras poyas comenzaron a rozarse. La excitación y el morbo eran enormes. Nuestras poyas estaban duras, rozándose. Fernando tenía una poya de unos 18 cm aprox., muy gruesa, venosa, con un cabezote morado y gordo.

En seguida cogió la mía y comenzó a menearla, y yo hice lo mismo con la suya. Qué caliente la tenía. Comenzó a suspirar, hasta que se agachó y comenzó a chuparme la poya. Estuvo varios minutos. Fue una sensación de placer única, ver a mi amigo chupar mi poya.
Se levantó y me agaché yo para devolverle el favor. Era la primera vez que me metía una polla en la boca. Lo disfruté como una actriz porno, qué placer más grande, su olor, el sabor, oírle suspirar y gemir…

Me dijo que quería que hiciésemos un 69. Y vaya si lo hicimos. Dándonos placer al mismo tiempo, aunque chupársela para mí fue un auténtico placer. Despertó en mi la puta que llevo dentro. Mientras le chupaba los huevos, noté su lengua en mi ano. Me ericé. Qué placer!

Me preguntó si quería llegar hasta el final, le dije que sí. Me hizo poner a 4 patas y acercó su poya a mi agujerito. Nada, no había manera. Me incorporé y fue a mi bolsa de viaje a por una loción hidratante. Me unté un poco en mi culo, a la vez que comencé a introducir un dedo. Luego unté su poya y me puse a 4 patas. Le pedí que tuviera cuidado, que fuera despacio. Así lo hizo, pero me costó retorcerme de dolor que comenzara a meter su poya en mi virgen culo. Una vez dentro del dolor que me producía le pedí que la sacara, que me dolía, que no podía más. Me dijo que esperara unos segundos mientras comenzaba a moverse. Me dolía, no podía, me retorcía del dolor, hasta que el dolor desapareció y ya empecé a sentir como la poya de Fernando entraba y salía de mi culo dándome placer.

Me sentía una puta mientras golpeaba su cuerpo contra mis nalgas intentando penetrar hasta el fondo mi culo. Agarraba con sus manos mis nalgas y me embestía con fuerza mientras me decía: “¿te gusta, zorra? Yo con la voz entrecortada le decía que sí, que me diera duro.

Tras unos minutos follándome el culo, me hizo quedar bocaabajo presionando su cuerpo contra el mío, quedando su boca junto a mi oreja diciéndome vulgaridades como “qué coño más rico tienes, te lo estoy destrozando, puta” Esa situación me tenía a mil, más como sentía que me penetraba con fuerza, como si quisiera hacerme daño, romperme el culo.

Terminó sacando su polla y chingando sobre mí. Sentir su leche caliente sobre mi espalda ha sido la mejor sensación de mi vida.
Apenas salimos el fin de semana del hotel. Es cierto, que me rompió el culo, pero aguantó y disfruté de lo lindo. Él también quiso probar mi verga en su culo y pude “vengarme” en nombre de mi culo.

Por Xavi: el amigote de mi papito, me desvirgo

El se dio cuenta de descarada mirada por sus testículos porque en lugar de cerrar las piernas, las mantenía abiertas e incluso parecía mostrar más esa parte de su anatomía.
Después de un buen rato, en donde ya había yo terminado la parte que me correspondía hacer en el taller, brunote le dijo a mi papá que si compraba algo para cenar pero que si yo lo podía acompañar porque no conocía bien la ciudad. Mi papá le dijo que si y nos fuimos en su camioneta.

hola todo mundo sin tabús, es mi primer relato súper detallado, espero que ponga su corazón a latir a mil como a mí, y que después de leerlo, una pajeada de polla no sea suficiente, y tengan que salir al baño publico más cercano, o citar alguien por el chat ya mismo, para bajarse las ganas y la excitación, que les deje esté y todos los relatos que pienso compartir, por que recordar es volver a ‘’vivir’’ qiero agradecerle a todos los que se toman el tiempo para contar sus historias, qe me han recordado todo lo que me ha pasado en la vida, y que me han animado para compartir mis historias más súper cachondas y saber que no soy el único adicto al sexo.

Quiero decir antes de empezar que desde niño ya buscaba sexo como una jodida adicta, desde los 8años, me encanta el sexo clandestino y prohibido, que pone mi corazón al mil pone mi cabeza apunto de estallar¡¡¡bueno nunca nada se había dado analmente solo mamadas, que en eso soy una experta jajajaja. Desde siempre me ha gustado verme en traje de baño y ver a los demás hombres en traje de baño (y si es sin traje de baño… pues mucho mejor).Imaginarme el tamaño de sus testículos o el contorno de una buena verga siempre ha sido uno de mis pasatiempos favoritos
También siempre me ha gustado aguantarme un poqito la popis, para sentir el dolor y el esfuerzo qe hace mi esfínter para no dejar salir mi popis dura. Ósea siempre eh sido una pasivita muy loca.

Esto me pasó cuando tenía aproximadamente 11años. Soy del noreste de la República Mexicana, específicamente en san Luis potosí.
Yo ayudaba a mi papito en su taller mecánico. Iba al taller, no tanto por ayudarlo sino para echarme un “taco de ojo” con los señores que llevaban sus vehículos a reparar, además solo barría y limpiaba como una mujer, y cuando me ponía a cargar cosas pesadas, o a ver como se reparaban los coches, me desaparecía, que flojera¡¡.veía siempre Hombres de mediana edad con pantalones de mezclilla ajustados o con pantalones cortos que dejando ver un buen par de piernas –si eran velludas mucho mejor. Otros con pantalones de vestir o pants de esos en los que se notan los bultos luego, luego. Algunos iban a orinar a la parte trasera del taller, y los veía a través de los hoyos de las laminas, era lo único que me ocurría y me ocurrió casi siempre.

En una de esas tantas tardes-noche que me quedaba ayudando a limpiar y recoger a mi papito, llegó de visita un amigo de mi papito procedente de monterrey. En ese entonces, (su nombre es bruno, de cariño le decía brunote, es que soy súper ñoño la verdad, soy una mimada de lo peor) él rondaba los 40 años de edad y por su trabajo, jefe de relaciones publicas de un hotel, conservaba un buen físico. Media como 1.80 de estatura o bueno apenas y entraba por el marco a lo largo de la puerta del taller, unos 90 kilos de peso, piel clara, pelo en pecho y unos brazos velludos y qué decir de sus piernas. De verdad que hacía voltear a cualquiera. Yo soy mui bonito también, piel blanquita, labios rositas, cabello castaño y tengo pecas en la espalda y la cara mis antepasados son españoles.

Bueno Ese día Brunote vestia con una playera tipo polo y unos pantalones cortos de esos que usan los tenistas. Unos pantaloncillos que solo le llegaban a los muslos ( y sin ropa interior. Eso lo se porque durante el tiempo que estuvo en el taller se sentaba con las piernas abiertas –como todo hombre heterosexual- mostrando un par de pelotas velludas y grandes que se le salían por la entrepierna).

El caso es que yo buscaba la menor oportunidad para pasar enfrente de él o sentarme a platicar pero solo para seguir viendo esas magnificas pelotas. El pene no lo había visto porque solo asomaba un testículo por la entrepierna del short.

El se dio cuenta de descarada mirada por sus testículos porque en lugar de cerrar las piernas, las mantenía abiertas e incluso parecía mostrar mas esa parte de su anatomía.
Después de un buen rato, en donde ya había yo terminado la parte que me correspondía hacer en el taller, brunote le dijo a mi papá que si compraba algo para cenar pero que si yo lo podía acompañar porque no conocía bien la ciudad. Mi papá le dijo que si y nos fuimos en su camioneta.

Durante el trayecto seguimos platicando y brunote comenzó a preguntarme que cuántos años yo tenía, en que grado escolar estaba, si tenia novia, en fin y yo iba contestando con él un tanto nervioso sobre todo porque no sabía qué podía esperar de tantas preguntas o alguna reacción por haberle estado viendo un testículo. Para esto él había comenzado a recorrer varias calles de la ciudad sin llegar a donde supuestamente compraríamos la cena. En eso estábamos cuando de pronto me pregunta, así sin mas ni mas: QUE TE PARECIÓ MI HUEVO (huevo le decimos en México a los testículos). Obviamente me agarró desprevenido y lo único que le pude contestar fue que “NO LO VÍ BIEN”.

Lo que hizo me dejó por demás sorprendido ya que nunca me imaginé que adoptara esa actitud pues yo sabía él estaba casado y tenia hijos.

Agarrando el volante con una mano, con la otra hizo a un lado la entrepierna de su short y dejo que sus huevos colgaran libremente (eran enormes, deliciosos y peludos) y me volvío a preguntar: “QUE TE PARECEN? TE GUSTAN?.Yo admito que soy una puta la verdad, pero yo siempre soy el que toma la iniciativa, así que esta vez como él era el que llevaba la iniciativa me puso muy nervioso y solo le dije: ESTÁN BIEN GORDOTES, él – ALGUNA VEZ HAS AGARRADO HUEVOS COMO LOS MIOS?- me preguntó. NO, SOLO LOS DE MI PRIMO JONATHAN, PERO EL TIENE 15,

Entonces brunote estiró la mano, tomó la mía y la depositó en su par de huevos peludos. No me cabía ni uno en la mano pequeña que tenia. Yo no salía de mi asombro y sorpresa y dejé mi mano descansando en esa bolsa de seda que contenían un par de ricos huevos.

Viendo mi nerviosismo, brunote comenzó a sobarse los huevos teniendo mi mano en medio lo que hacia que yo también le sobara los huevos. Obviamente su verga comenzó a reacción y yo no podía salir de mi asombro. brunote tenía una verga grande y gruesa que había empezado a cobrar vida.

Cuando ya la tuvo bien parada me preguntó QUE SI ALGUNA VEZ HABIA VISTO UNA VERGA PARADA y yo le respondí QUE LA DE MI PRIMO JONATHAN, PERO POQITO. Entonces se bajó el short y dejó que su verga saliera en todo su esplendor. No es broma… su verga le pasaba el ombligo y ademar era muy gruesa, tan gruesa que mis dedos no se podían cerrar a su alrededor.

brunote guió mi mano para que pudiera sobarle la verga y bajarle el prepucio y le comenzara a
masturbar la verga.
-TE GUSTA VERDAD?- me preguntó. En medio de mi nerviosismo le respondí que si.
TE GUSTARÍA QUE HAGAMOS ALGO MAS? Me dijo. Algo más… como qué… le pregunté. TE HAN METIDO EL CHILE EN EL COÑITO?- NO, SOLO SE LA EH CHUPADO A MI PRIMO

Poniendo manos a la obra, brunote detuvo el carro en una calle semioscura y me dijo: AHORITA TE ENSEÑO.
Para eso mi verga estaba mas que húmeda por tanto líquido pre seminal que estaba yo expulsando a consecuencia de la excitación.

Luego que detuvo el carro, brunote se pasó al asiento del copiloto y me dijo que me pusiera boca abajo sobre el respaldo. Entonces me bajó el pantalón y la trusa y me abrió las nalgas para poder meter la lengua húmeda por mi culo. Ante esa invasión mi instinto fue presionar las nalgas para evitar que entrara su lengua a mi culo virgen. Esto lo único que hizo fue que brunote hiciera mas presión en las manos para abrir bien mis nalgas y meter lo mas profundo que podía su lengua. NUNCA TE HABIAN BESADO EL CULO? Me pregunto. No, dije con voz temblorosa, mas de miedo que de excitación. –Y NUNCA TE HAN COGIDO?- me preguntó. TAMPOCO, le dije.
NO INVENTES SI SE VE QUE ERES BIEN PUTITO Y DE LOS EXPERTOS’’, -SI SOY PUTO PERO ENSERIO QUE NO- le dije -OK. ORITA TE ENSEÑO COMO SE HACE, me dijo brunote.

Estando de espaldas, solo sentí que algo húmedo recorría mis nalgas y bajaba por mi culo. brunote había escupido bastante saliva en mi ojo de culo virgen y me dijo: QUE RICO CULITO TIENES CHIQUITA, NO TE MUEVAS… NO TE VA A PASAR NADA., TE VOY HACER COMO A UNA MUJER.

Yo sentía que mi corazón latía a mil por hora y que mi sangre se agolpaba en mi cerebro por el nerviosismo pero también por la excitación.

De pronto sentí que brunote se colocó a mis espaldas y que a tientas intentaba colocar la cabeza de su verga en la entrada de mi culo. Yo sentía como se resbalaba su verga por la raja de mis nalgas sin encontrar la entrada. Viendo esa dificultad, brunote agarró su verga y la dirigió hasta la entrada de mi culito. Yo solo sentí que su cabeza intentaba abrirse paso hacia mi esfínter y le dije: PARALE, ME ESTA ARDIENDO EL OJO DEL CULO’’

RELAJATE QUE NO VA A PASAR NADA, me dijo pegando su boca en uno de mis oídos. Yo solo atinaba a apretar mis nalgas para que no entrara ese monstruo que tenia por verga brunote. Pero el seguía empujando, poco a poco, lentamente, tratando de taladrar mi culo-ABRETE,ABRETE, O TE VA A DOLER UN CHINGO-.NO QUIERO yaaa¡¡ -BUENO YO TE ADVERTI AHORA TE AGUANTAS MALDITA PUTITA. Me tenia aprisionado entre el respaldo del asiento y su pecho velludo mientras seguía en su intento hasta que de pronto sentí un intenso dolor en mi culo que hizo que yo intentara zafarme de su abrazo. –NO TE MUEVAS-, me volvió a repetir mientras empujaba mas fuerte hasta que sentí que algo me partió en dos. Me templaban las piernas, sentí que me iba a cagar la verdad. Pero aunque estaba semioscuro en mis ojos vi muchas estrellas y la cabeza me empezó a dar vueltas por el dolor que sentía ya que su verga había entrado casi en su totalidad a consecuencia de la saliva que mojaba mi culo.

ME DUELE MUCHO¡¡YA BAJATE, QUIERO IR AL BAÑOle dije. Que no NO TE MUEVAS, AHORA ERES MI PUTita, aggggh que apretadita shhhhmmmmnrepetia y gemia mientras seguia empujando. Siguió empujando hasta que me dijo…. YA LA TIENES TODA ADENTRO.¡TIENES BUEN CULITO YA VEZ

Yo no podía creer que esa verga haya entrado en un culito de apenas 12 años… brunote se quedo quieto por unos instantes y de pronto comenzó a sacar, lentamente su verga de mi culo, yo solo sentía que algo se iba a salir junto con su verga. De pronto y sin decir agua va me la dejo ir de un solo golpe y solo atine a emitir un ligero mmmmmhhhhggggg…¡ por el dolor que me hizo sentir. Ya estaba cansado, y débil era un esclavo de ese macho peludo. Ya no opuse resistencia.

Con sus piernas hizo que yo abriera aun más las piernas y empezó a bombearme primero lento y después rápidamente. Yo solo me aferraba al respaldo del asiento de la camioneta para evitar desvanecerme.

Hizo un movimiento de vaivén constante hasta que me dijo… ME VENGOOOshhashashasha¡¡¡¡…. Y sentí que su verga se hincho aun mas dentro de mi culo. Sentí que mi ojete se llenaba de algo muy caliente y chicloso. Solo por eso esa follada violenta valió mucho la pena, cosa que siempre eh buscado cada vez que soy follado, sentir esa sensación de alivio en mi recto.

Estuvo dentro de mí un rato hasta que su verga comenzó a ponerse flácida. –SOY EL PRIMER HOMBRE DE TU VIDA MUJERCITA, QUE NO SE TE OLVIDE- Cuando salió yo sentí que algo escurría por mis piernas. Agarro una camiseta que llevaba dentro del vehículo y me limpio. Cuando la agarre para terminar de limpiarme vi su leche mezclada con sangre y popo que salía de mi culito. Yo no podía moverme por el dolor que sentía. Después sabría que había traspasado mi esfínter y llegado hasta el segundo anillo interior que tenemos en el culo. Su verga había roto mi virginidad.

Yo aun estaba sobre el respaldo del vehículo lo que aprovecho para pasarme la lengua otra vez por el culo adolorido.

QUIERES QUE TE LA META OTRA VEZ ME DIJO… yo no respondí… MEJOR EN OTRA OCASIÓN,- se respondió brunote mientras se colocaba el short.

Después que me puse el pantalón, fuimos a comprar la cena. Yo no podía moverme del vehículo. Llegamos al taller nuevamente y tuve que esperar unos momentos para que el dolor siguiera pasando.

Mientras brunote se bajó y fue al taller como si nada.

Después que cenamos él se despidió de mi papa y, desafortunadamente, ya no lo volví a ver.
Creo que tuvo algunos desacuerdos con mi papito por no se que cosas del taller y rompieron amistad. YO LO UNICO QUE RECUERDO ES QUE TAMBIEN ROMPIO OTRA COSA.

Una Obseción con los taxistas

Siempre hay un motivo para tomar taxi, así empieza mi obsesión con los taxistas, resulta que soy un persona de 32 años y siempre me gusta desplazarme en taxi, cada que tomo uno puede ser una excitante historia.

Aquí cuento una de las muchas anécdotas, que me han pasado con estos machos de verdad:

Recuerdo, cierta vez , tenía que desplazar desde mi sitio de trabajo hasta mi casa, coji el primer taxi que apareció en la avenida, una vez dentro del automóvil, me fije que era un joven de aproximadamente 30 años con cara de niño, alto y una hermosa sonrisa que hasta ahora no he logrado olvidar, empecé a entablar conversación con él ( sentí una atracción grande), conversamos de todo un poco, me conto que tenía una esposa y dos hermosas niñas, yo no quería que acabara tan rápido el trayecto, no sabía qué hacer, le pedí por favor que me diera el número de su celular, porque necesitaba con frecuencia ser desplazado por un taxi, a lo que el accedió. Pasaron los días y mi taxista me seguía haciendo servicio de llevarme a mi casa, cada día mi conversación era más subida de tono, pero el siempre trataba de esquivarme, hasta que un día no puede mas y le dije que era gay y sentía algo muy fuerte por él . Al escuchar eso el me miro muy sonrientemente, y me dijo que no entraba a este tipo de situaciones, pero saben eso a mí no me importo y seguía insistiendo me había enamorado de este macho.

Cierto día mientras me transportaba, le quede contemplado como siempre y sentí cierta tristeza en su rostro, con mucha sutileza le pregunte que le pasaba, a lo que el respondió que tenia con problemas en su hogar y que su mujer cada día le reclamaba que llevase más dinero a la casa. Bueno yo ni sonso ni peresozo le invite a mi casa a tomar unos tragos y hablar más tranquilamente a lo que el accedió con la promesa, de que no iba tratar de hacer nada, no me quedo otra que aceptar. Una vez sentado con unos tragos (yo un ron y él una cerveza) empezamos a conversar, el me conto casi toda su vida, allí fue donde empecé a conocer a la maravillosa persona que era, también me llamo la atención que la relación con su mujer se había vuelto monótona y todo se reducía a costumbres y a los hijos, como supongo se han de convertir todos los matrimonios una vez que pasan los años.

Esa noche le prometí ayudar económicamente subiendo la tarifa del servicio de taxi a lo que el agradeció. Y así siguió nuestra historia había días que no necesitaba ser transportado pero igual lo llamaba , necesita verlo, siempre trataba de insinuar que me gustaba; cierto día llego a mi casa más temprano de lo acordado, bueno lo hice pasar para que me esperara mientras terminaba de arreglarme, dentro de la casa el me busco y me dijo: “Que por todo la ayuda que le había brindado” quería retribuir teniendo relaciones conmigo, bueno al principio me choco porque me sentía que solo era interés por mi dinero, pero bueno me trague mi orgullo, y acepte, acordamos que esa noche le esperaría en mi casa.

Llegada la noche, llego muy puntual a la cita, yo estaba nervioso, el hombre de quien me había enamorado iba ser mío. Al principio el me pidió un poco de paciencia ya que nunca antes había tenido relaciones sexuales con ningún hombre, yo solo atine a reírme. Bueno una vez en el rin de las cuatro perillas, le comencé a desnudarle, cada centímetro de su cuerpo era una maravilla, era como lo había pensado, grandes músculos que me excitaban, le empecé a besar por todo el cuerpo, muchos de mis besos me esquivaba, no me importaba, el hecho de tenerlo en mi cama era suficiente, una vez que llegue a su polla la empecé a succionar a chupárselo con a nadie lo había hecho, quería impresionarlo, pero saben no logre que tuviera erección, debo reconocer que era todo un macho y que buscaba a una mujer, no me importo, y seguí con la caricias por su cuerpo le hacía masajes, sentía que estaba bien estresado, el se sentía con un niño entre mis brazos, esa noche todo nuestro actos solo redujeron a besos y caricias, pero no me importo, después de aquel día, algo había cambiado entre él y yo. Sentí que se había vuelto más cariñoso y me contaba todo lo que le pasaba. ¡Era una tierna relación, no importaba tener sexo tan solo era suficiente saber que estaba bien! , Así pasaron los días, semanas y meses, sentía que cada día nos pertenecíamos más y más, ahora ya no esquivaba mis besos.

Cierto día por consejo de una amiga travesti, me disfrace de mujer, me veía bonita, nunca lo había hecho y espere a mi hombre, cuando entro a la casa me vio y vi en sus ojos cierto brillo, le comencé a bailar, hacer movimientos sensuales, y vi como mi hombre se deslumbraba ante mi encantos. No pudo más me agarro muy fuerte y me empezó a besar como nunca nadie lo había hecho. Yo bajé la mano a su entrepierna y la noté ya bastante dura, desabroché su pantalón y metiendo la mano en sus calzoncillos empecé a masturbarle. La tenía gruesa y suavecita, con unos testículos que eran arrugaditos y parecían bolas de cañón. Empecé a lamerle el capullo y a masturbarlo de nuevo, y después empecé con una deliciosa mamada que mi taxista disfrutó como un loco, comenzó el juego del metí y saca en mi boca, como si me estuviera follando, nunca antes los había visto tan excitado. Hasta que no pudo más y exploto dentro de mi boca, yo agarre todo su líquido y me la trague, el muy sorprendido me pregunto ¿que haces?, y yo respondí: es un acto de amor, ahora eres parte de mí. Posteriormente el me conto, que a su mujer le daba asco tener sexo oral.

Cuando pensé que todo había acabado, mi taxista me levantó la cabeza y me dijo que quería follarme. Empezó a pasarme la verga por todo el culito, una y otra vez, metiendo la puntita por mi húmedo trasero, y me preguntaba si me gustaba. Yo le decía que sí y que necesitaba que me la metiera. Luego guiándose con la mano puso la punta de su pene sobre mi huequito y así comenzó, la presión al entrar, un poco de dolor aunque no mucho, y poco fue entrando. Una vez la tuvo dentro, la saco casi por entero y me preguntó si me gustaba sentir su verga en mi culo, le dije que sí, y entonces me la clavó de golpe en el culo de nuevo hasta el fondo, di un pequeño grito que él ignoró y empezó a follarme el culito acelerando la marcha cada vez más. Sus testículos rebotaban y golpeaban sin compasión mis nalgas duritas y redondas. Hasta que por fin se corrió con un par de fuertes envestidas que me dejaron el culo dolorido, al escucharle y sentir que se corría me corrí yo también casi a la par, y quedamos los dos tirados sobre la cama.

De allí en adelante, yo le entrego la pasión y el amor que mi taxista no encuentra en casa, no saben lo rico que es sentir a un macho de verdad dormir contigo, y ahora si estoy seguro que el también me quiere.

Mas detalle por favor escriban al correo lamolinera2009@hotmail.com

A mis 12 años

ATENCION RELATO NO APTO PARA GENTE RACISTAS, HOMOFOBICOS,RELIGIOSOS, GENTE DE MENTE CERRADA Y NO APTO PARA MENORES DE EDAD. RELATO LARGO.

NO ENTREN SI SON SENSIBLES.

TE LO ADVIERTO NO LO LEAS, NO ACEPTARE CRITICAS DE PERSONAS ASI. ESPERO NO INFRINJA LAS NORMAS DE SEXOSINTABUES, Y SI ES ASI DIGANEMLO. TODOS TENEMOS DERECHO A PUBLICAR NUESTROS RELATOS. NO SOY ESCRITOR PROFESIONAL Y SOLO PUBLICO LO QUE ME PASO CUANDO ERA NIÑO.

.

Hola a todos esto sucedió cuando yo tenia 12 años.

Como mi padre habia comprado la casa de alado y ahí habia puesto su negocio pues ya no pude hacer nada con mi perro, asi que como siempre habia gente en la casa o en el negocio pues ya no tenia la oportunidad de coger con mi perro, asi que lo olvide por un rato, para ello seguia masturbandome en el baño y metiendome un dedo en el ano. A veces me masturbaba hasta tres veces en un dia y era muy rico.

En la colonia habia un chico que se llama pedro Ignacio, el tenia en ese entonces 14 años y yo 12, se juntaba con nosotros a jugar en la calle y todos eramos buenos amigos, el estaba en secundaria y yo iba para primero de secundaria, eran las vacaciones de verano.

Como siempre nos juntabamos para jugar nuestras madres se conocían y se hablaban, casi todas las de la calle se juntaban en una casa o se visitaban unas a otras. La mama de pedro es maestra y trabajaba en una escuela en la tarde, la escuela queda a dos cuadras asi que si algo pasaba Pedro podria ir a la escuela y preguntar por su mama.

A veces nos quedabamos a dormir en casa de uno o de otro, eramos varios chicos y haciamos algo asi como una pillamada. Un dia me toco quedarme en la casa de pedro porque sus papas iban a ir a una boda y pues el se iba a quedar solo, su hermana iba a salir con sus amigos y pues me invito, le pedimos permiso a mi mama y dijo que si, solo era una cuadra de distancia lo que separaba nuestras casas.

Ya esa noche que era un sabado su mama nos dejo pizza de cenar y refresco, nos pusimos a ver la tele mientras sus papas se arreglaban y se iban. Para las diez de la noche ya se habian marchado, asi que teniamos la casa para nosotros dos solos.

Tras ver la tele en el cuarto de Pedro el me dijo que ya se iba a dormir, aunque se me hizo raro que se durmiera a las once, supongo que porque asi lo habian acostumbrado, no le di importancia. El cuarto de Pedro era un poco grande, con una cama, un escritorio, un ropero grande, un sillon y una mesita donde iba la televisión.

Pedro era un chico moreno de estatura bajita, algo chaparro para su edad y muchos le deciamos enano, sus ojos cafes oscuro, delgado, cabello negro y pues con un poco de nalga. Yo era en cambio de tez blanca, ojos cafes claro, cabello castaño claro, alto para mi edad y delgado, ahora soy fornido.

Como el ya se habia acostado y habia solo una cama para dos pues me acoste con el, yo me puse del lado hacia la puerta y el se puso al otro lado, espaldas con espaldas, ambos nos acostamos en shorts porque hacia calor y pues el tenia el aire prendido y tapados con una sabana nos acostamos, el no saco mucha platica, se me hizo raro que fuera tan serio y a los 5 minutos se durmió.

Con la luz apagada me recoste y pense que el dia habia estado genial, pero lo malo es que Pedro se durmió bien temprano y no pudimos hacer muchas cosas, me hubiera gustado hacer mas cosas. Mire mi reloj que traia en la mano y eran las 11:38, muy temprano para mi, ya que a veces me dormia a la 1 o 2 cuando mis padres no estaban.

Ya cerre los ojos para dormirme y cuando siento que Pedro se empieza a mover un poco y en una de esas pone una de sus manos en mi cintura a la altura de mi estomago, pense que era un movimiento de dormido, asi que no me movi. El movio un poco mas su mano y la bajo hacia mi short y metio un dedo entre la truza y mi cuerpo, senti bien raro y no se porque no me quise mover, sentia que mi corazon latia bien fuerte, no sabia si lo que estaba pasando era a proposito o si Pedro estaba dormido.

Basto un poco mas de tiempo y Pedro se acomodo mejor y metio su mano dentro de mi short y empezo a acariciar mi pene, lo empezo a masturbar, ahí fue cuando me di cuenta que el estaba despierto y lo habia estado todo el tiempo. Un escalosfrio recorrio toda mi espalda y aunque mi pene no estaba erecto me gustaba, fue cuando recorde lo del perro de hacia dos años y me empece a exitar y mi pene empezo a crecer un poco, en ese entonces mi pene media algo asi como 12 cm de largo por 2 de grueso, apenas empezaban a salirme vellos pubicos y me sentia orgulloso de ello.

De pronto Pedro se levanta muy lentamente, como evitando hacer ruido y se acerca a mi y baja un pedazo del short, en ese entonces tenia los ojos cerrados, queria ver hasta donde llegaba, y cuando llega a mi entrepierna siento algo humedo, abro los ojos y Pedro me estaba chupando mi pene, se sentia tan rico, me sentia en la gloria, como la vez del perro, asi que con mis dos manos empiezo a mover la cabeza de Pedro de arriba hacia abajo y me empiza a masturbar con su boca, en ocasiones se detenia y me daba mordiditas en el glande lo cual me hacia estremecer aun mas, yo le decia que siguiera que no se detuviera.

El debio entender que ya estaba despierto y me estaba gustando lo que me estaba haciendo, se levanto un poco y encendio la luz de su cuarto.

Fue cuando empezo a quitarse su ropa y yo me pare para quitarme la mia, por primera vez lo veia desnudo, su cuerpo moreno y su pene bien parado, un pene de unos 16 cm de largo por unos 4 cm de grueso, mucho mas grande que el mio. Mi pene ahora mide eso, es un pene pequeño.

Ahora ambos estabamos desnudos y se acerca a mi, me hace sentar en la cama, se arrodilla y me empieza a mamar el pene de nuevo, yo me retorcia de placer, le decia que no parara, en ocasiones se detenia y me lo volvia a chupar, supongo que el pensaba que me iba a venir.

Me dice que me acueste en la cama que ibamos a hacer algo nuevo y bien rico, asi que le hago caso, me recuesto y boca arriba y el se pone en cuatro puntos con su cabeza hacia mis piernas, me dice que esta posición se llama 69, nunca habia oido hablar de ella, sin embargo después la reconoci en revistas porno.

Me dice que se la mame y el a mi, asi que como el empezo sentia que debia corresponderle, el se metio mi pene en su boca y me lo empezo a masturbar, yo me meti su pene que era mas grande y empece a mamarselo como un biberón.

Lo que el me hacia yo se lo hacia ya que no tenia experiencia, el succionaba mi pene y yo le hacia lo mismo, a veces me lamia el tronco del pene y yo a el, me gustaba sentir sus mordiditas en mi glande y yo le hacia lo mismo pero muy despacio, no queria lastimarlo, solo lo oia gemir y yo me contorsionaba por el placer que me estaba dando.

De pronto el empieza a mamarmela mas rapido y yo me estiro un poco haciendo mi pene mas duro cosa que le agrado y empiezo a sentir un cosquilleo en mi pene, le dije que si quiere que le heche mis mecos en su boca y el dijo que si, que se los queria comer todos, asi que empieza otra vez a mamarmela muy rapido y fuerte, siento que mi cuerpo se pone tenso, mi pene se pone muy duro y estoy por eyacular en su boca, cuando de pronto le digo ya voy a hechartelos en la boca es cuando me succiona mi pene con mas fuerza.

Empiezo a eyacular en su boca, ah, ah, ah, salen gemidos de mi boca, se siente tan padre, tan rico que me vine en su boca, mi cuerpo esta tenso y estirado, mis manos sobre su nuca empujando mas y encorvando mi espalda para que le entre todo mi pene en su boca.

Es el primer orgasmo que siento que dura mucho, cuando siempre me masturbaba sentia orgasmos ricos, pero este habia sido el mas largo y mas rico desde el perro.

Pedro se saborea mi semen o mecos como le decia en ese entonces, me voltea a ver y me dice que si me habia gustado y le digo que si.

Me pregunta si alguna vez me han cogido y le digo que solo mi perro lo habia hecho hacia dos años antes, lo cual le pone una enorme cara de WHAT, pero no le dio mucha importancia porque me pregunto si queria que el me cogiera.

Debo admitir que recorde lo del perro y que me habia dolido mucho y no queria que Pedro me cogiera porque sabia que iba a ser mas dolor, pero el insitio tanto y dijo que me la habia mamado y era lo menos que podia hacer por el y que iba a sentir bien rico, pues le crei y le dije que me cogiera.

Me puso en cuatro patas sobre su cama y empezo a meterme un dedo en el ano, debo admitir que no me dolia y se sentia rico, no tanto como el orgasmo pero era como un cosquilleo rico en el ano, asi que le dije que siguiera haciendolo. Después siento un poco de dolor y me mete dos dedod ensalibados y aunque el cosquilleo es menor me empieza a gustar, empieza un mete y saca mas rapido con sus dedos.

Aunque mi pene estaba flacido por la eyaculacion empezo a ponerse erecto de nuevo, supongo que eran sus dedos entrando y saliendo de mi culo.

De pronto me dice que me la va a meter y le digo que lo haga, asi el pone su pene en la entrada de mi ano y se hecha saliva, empuja un poco y entra su glande, ahh me duele un poco y le digo que lo saque y asi lo hace.

Lo vuelve a meter otra vez pero mas despacio y cuando entra su glande siento todavía dolor, no se porque de pronto me la metio toda de golpe, por dios, senti que me iba a partir en dos como el perro, Ayyy, fue el grito que di al sentir sus huevos contra mis nalgas.

Me queria quitar porque en verdad me dolia un chingos, pero el no me dejaba, me dijo que me aguantara que pronto empezaria a sentir bien rico como cuando me la estaba mamando, asi que me deje ya que sabia que iba a ser rico de nuevo.

El empezo un mete y saca bien despacio porque todavía me producia dolor su pene dentro de mi culo y pues hasta lagrimas me habian salido, asi que empece a relajarme un poco. Sentia unas ganas enormes de cagar y queria ir al baño pero el me decia que era normal, que me aguatara.

De pronto empieza a meter y sacar mas rapido, y siento algo de cosquilleo en el ano, se sentia rico la verdad, ya el dolor estaba desapareciendo y era sustituido por una sensación de placer.

Empezaba a morderme los labios por el placer mi pene bien erecto de nuevo y el entrando y saliendo de mi culo, podia sentir como la sacaba toda y con un poco de esfuerzo volvia a entrar, varias veces hizo eso, a veces se detenia y me hacia sentar en la cama para mamarmela y un par de minutos, después me volvia a poner en cuatro patas y me la metia de golpe, ya dolia menos y entraba mas facil, el placer seguia y seguia.

Hasta que de pronto el placer se volvio mas grande, ahhh grite y volvi a eyacular sobre su cama, unas gotas de semen saltaron a la sabana y al ultimo una se quedo escurriendo de mi pene. El orgasmo habia sido rico como la mamada que me habia dado.

Vio que ya habia eyaculado y se salio de mi, se chupo el semen de la sabana y lo que quedaba de mi pene. Me dijo que queria hecharme sus mecos en mi culo y le dije que asi lo hiciera.

Empezo un mete saca bien frenetico, mas rapido y mas violento, me movia el cuerpo con sus embestidas, el placer habia disminuido mucho y la sensación en mi ano ya no era tan marcada, de pronto veo que sus embestidas son mas fuertes y rapidas, ya no la saca de mi culo y con sus dos manos me empuja hacia el.

Pude sentir caliente adentro de mi culo ya se estaba viniendo, cuando termino me la dejo adentro y me empezo a masturbar un poco, a jugar con mis testículos y mi pene que estaba bien flacido.

Pasaron como unos dos minutos cuando se salio de mi culo, pude ver su pene ahora flacido y del tamaño del mio cuando esta erecto. Tenia restos de excremento y fue a lavarse al lavabo, me trajo papel para que me limpiara.

Esta vez volvi a notar un poco de sangre en el papel pero el me dijo que ya no me iba a salir porque me habia roto el culo.

Sentia el ano raro, como si hubiera tenido algo dentro y de pronto lo sacaran.

Mire el reloj y eran casi las 2 am, algo tarde y habiamos durado un buen rato cogiendo y mamandonos el pene. Nos volvimos a poner la ropa y me puse papel en el ano, nos acostamos cada quien para un lado, según para que sus padres no sospecharan.

Esa fue la primera vez con un chico, en los siguientes dias lo seguimos haciendo por las tardes entre semana que su madre estaba en la escuela y su padre en la fabrica.

Después de una semana Juan Carlos mi vecino de enfrente se entero porque el le hizo insinuaciones sexuales a Pedro y el le conto todo el rollo.

Eso les contare en la segunda parte de esta historia.

Disculpen las faltas de ortografia, no tuve tiempo de corregirlas y asi subi el relato.

Me converti en su amante a lo 11 años

Esta es mi historía y es veridica, hoy tengo 30 años, soy sacerdote encargado de un cuarto en un internado para varones que por logicas razones no puedo revelar cual es o donde queda.

Cuando tenía 11 años, murió mi padre de un infarto, y mi madre que era muy pobre me llevo a un colegio de curas en donde me interno. Yo era un niño tímido pero muy bien formado y bonito. Cuando llegue al internado el director me dijo que como yo era tan bien parecido, alguno de los curas me iba a hacer alguna proposición pero que les dijera que ya él me había escogido, yo no entendí que quiso decir.

Me llevaron al dormitorio y el cura encargado me mostró mi cama que estaba en un cuarto con otros 10 niños más y me mostró también su habitación y me dijo que cuando quisiera fuera a visitarlo por las noches. Igual que con el director no entendí a que se refería.

Esa noche que era mi primera allí, me acosté como todos en el cuarto y apagaron la luz, después de un rato me dormí, no se a que hora sentí que alguien me despertaba y era el cura encargado del dormitorio, me dijo que no hablara y lo acompañara y fuimos a su dormitorio, me dijo que yo estaba muy bien y no podía esperar por que podría perderme con otro cura y que allí se respetaban a sus conquistas. Le pregunté que por que me llevaba allí y que no sabía que quería decir, me dijo que en ese colegio cada cura tenía uno o dos niños y que los otros curas se los respetaban, que esos niños eran sus amantes y por eso la pasaban muy bien. Me dijo que me había escogido por ser tan hermoso y que no podía esperar a que se lo quitara otro cura.

Me pregunto que si me gustaban los hombres y que si ya me había acostado con uno, yo tenía mucho miedo y le dije que no y que me quería ir a dormir, el me abrazo y me empezo a sobar todo el cuerpo diciéndome que me tranquilizara, que él me iba a enseñar.

Me comenzó a desabotonar la camisa de dormir y me la quito, me comenzó a besar el cuello y el pecho, me chupaba los pezones, yo temblaba y comencé a llorar, el no se detuvo y me quito el pantalón quedando yo desnudo.

Me coloco boca arriba en su cama y me comenzó a chupar mi cosita, al tiempo me sobaba las piernas de arriba abajo y me decía que estaba muy bueno.

Apago la luz y se quito la bata que traía quedando también desnudo, por la oscuridad yo no lo ví bien pero lo sentía grande y pesado. Me abrazaba y me refregaba a él.

Yo estaba llorando pero al rato ya no podía por la impotencia que sentía por la situación.

Acerco su boca a mis labios y me besaba, me metía la lengua, él me decía que sacara la mía, no se por que pero yo le hacía caso, me refregaba su lengua a la mía, yo sentía una sensación muy rara. De pronto comencé a sentir que me untaba algo en el culito y comenzó a meterme los dedos, yo trataba de apretar las nalgas pero él se daba cuenta y me decía que soltara, que no me afanara que él sabía como hacerlo y que si le hacía caso no me iba a doler. Me metió un dedo y lo movía dentro de mi culito, de pronto me metió otro y sentí algo de dolor pero podía resistirlo bien, los movía, los sacaba y me los volvía a meter, en una de esas me metió tres dedos y allí si me dolió más, yo gemí y trate de gritar, el me hablo fuerte y me dijo que no se me fuera a ocurrir gritar por que ahí si lo iba a conocer, yo no grite y seguí soportando.

Me puso boca arriba y separo mis piernas y dobló mis rodillas, se me acostó encima y me dijo que ahora si iba a ser suyo, que me relajara y que no fuera a llorar o gritar.

Con las dos manos me separó la nalga y sentí como me puso su cosa en mi culito, comenzó a hacer fuerza para metérmela pero no entraba, me unto más de esa pomada y comenzó a meterme los dedos otra vez, me dijo que era para dilatarme y que así no me iba a doler.

Volvió a hacer fuerza yo trataba de cerrar las nalgas pero no podía por la posición en que estaba y por que me separaba el culito con sus manos. De pronto comencé a sentir un dolor terrible, que me partía y era su cosa que me estaba entando, comencé a llorar y le decía que no más, el me decía que tranquilo que ya iba a pasar, siguió hasta que la tenía toda adentro. Se estuvo un buen rato quieto sobre mi, yo sentía un dolor fuerte pero que fue pasando lentamente. No se cuanto tiempo estuvo quieto pero cuando ya no me dolía tanto él empezó a moverse haciéndome hacia adentro y hacia afuera, de un momento a otro se movía mas lento, jadeaba y decía “que rico”.

Me la saco, se quito de encima, me abrazo quedando pecho con pecho, me dijo que le había gustado mucho y que de ahora en adelante yo sería su protegido.

Cuando se quedo dormido me fui al baño, me limpie con agua por que me ardía mucho el culito, llore solo un buen rato y me fui a mi cama.

Al día siguiente nos levantamos y él se comportaba como si nada, yo si trataba de esquivarlo, sin embargo nos veíamos por que era mi profesor.

Como a las dos de la tarde después del almuerzo el director me llamó a su oficina y me dijo que como me había ido en mi primer día, yo me puse a llorar y le conté lo que me había pasado, el director se puso muy bravo y me dijo que si acaso no me había dicho que él ya me había escogido.

Mando a llamar a mi cura profesor y le recriminó el por que me había tomado si yo le pertenecía a él. Mi cura profesor le dijo que yo no le había dicho nada y como era mi primer día, sabía que no tenía dueño. El director se calmó y me dijo que esas cosas eran normales en el internado y que yo nunca debía decir nada a nadie si no iba a recibir todo es castigo de Dios.

Yo escuche cuando el director le dijo al cura profesor, que a pesar del convenio que tenian me compartiera de vez en cuando con él.

A partir de ese día fui el amante del cura profesor y efectivamente más o menos una vez al mes me compartía con el director y el director le prestaba a su muchacho, en alguna ocasión estuvimos los 4 y entre los dos nos violaron toda la noche.

Esto duro hasta los 16 años que salí al seminario a formarme como sacerdote.