Me inicio un antiguo y maduro vecino

Yo habia cumplido 20 años por aquel entonces, y acababa de terminar el servicio militar. Estaba buscando trabajo y fui a entregar la solicitud para un puesto en un almacen.

Alli me encontre a un antiguo vecino del barrio, este, ya no vivia en la zona, habia estado casado y luego separado de su mujer, hubieron muchas habladurias sobre esta separacion en el barrio. Se comentaba mucho sobre sus gustos sexuales y que su mujer habia decidido dejar la relacion por este motivo.

Estuvimos hablando un buen rato, no consegui un puesto en el almacen porque no habia vacantes en aquel momento, pero Paco, mi antiguo vecino, se comprometio a avisarme en cuanto hubiera algun puesto de trabajo libre. Yo tambien tome su numero de telefono con la intencion de quedar una tarde para hablar de los viejos tiempos en el barrio.

Una aburrida tarde de primavera me dio por telefonearle y quedar para tomarnos unas cervezas juntos el la zona turistica de la ciudad. Nos vimos en un puerto deportivo junto al mar, cuando llegue, el ya estaba alli tomando una caña, nos saludamos y me sente a la mesa. Paco llevaba un pantalon corto y chanclas, se habia despojado de la camiseta para evitar el carlor primaveral.

Yo hasta ese momento no habia prestado mucha atencion a los hombres, habia tenido unos cuantos lios con chicas nada mas, pero tube que reconocer que se conservaba muy bien para su edad. Estaba a punto de cumplir 59 años, pero aun mantenia su tripa a raya, su pecho era algo velludo y canoso, lo que le daba un aire muy interesante. Lo que mas destacaba a la vista eran sus piernas, estas eran fuertes y con la musculatura bastante marcada, en nada parecian las de una persona de su edad, yo envidiaba sanamente tener unas piernas como el, tu trasero era pequeño, prieto y algo respingon, tipico de un deportista.

Estuvimos toda la tarde charlando y tomando copas y luego bien entrada la noche nos dejamos caer por las terrazas de copas de la zona, no nos pusieron muchas pegas por la indumentaria debido a que era una zona turistica y la gente solia vestirse de forma desenfadada. Ya estabamos mas que ebrios y decidimos marcharnos, Paco me pidio que le acompañase a su apartamento, cuando llegamos, tuvimos que sujetarnos mutuamente para no caernos al abrir la puerta de su pequeño apartamento. Mi cuerpo se estremecio al sentir el contacto del suyo, el tambien se sujeto a mi y aprovecho para sobarme el culo. Yo nunca habia intentado nada con un hombre, y menos con uno tan maduro como el, pero me deje llebar, entramos y nos recostamos en el sofa. Paco comenzo a jugetear conmigo, me tocaba el pecho, el vientre, me acariciaba los muslos, etc. Yo seguia en el papel de pasivo dejandole hacer, el tomo mi mano y la guio hasta sus muslos, entonces por primera vez en mi vida me atrevi a tocar a otro hombre, acaricie sus firmes y musculadas piernas, note como mi polla empezaba a ponerse dura.

El se quito la camiseta y yo me atrevi a acariciar su pecho, es mas, me senti tan caliente y deseado que desabroche su pantalon corto y baje su bañador. Tenia unos genitales muy desarrollados, sus huevos eran muy grandes y colgaban bastante, pero su rabo era de impresion, aun estaba en reposo y ya era muy largo y gordo. Paco noto mi exitacion y solo pronuncio una palabra: cometelo.

Yo le hice caso, me arrodille frente a el y reestregue mi cara por sus enormes y grandes genitales, olisqueandolo como un perro en celo, sintiendo el roce de su pubis en mis mejillas, que me estaba pasando?. Senti la urgente necesidad de mamar aquella enorme polla que ya estaba semierecta, asi que la cogi con mis manos y la introduje en mi boca. Comence a mamarla con desesperacion, la queria saborear completa, el gemia de placer y despues de un buen rato sin parar de chuparsela consegui lo que me apetecia, hacer que se corriera, descargo su leche en mi boca, la senti caliente y salada, me encanto su sabor, era muy rica y me bebi hasta la ultima gota.

Paco estaba muy satisfecho conmigo, nos sentamos en el sofa para que se recuperara, me confeso que yo le gustaba mucho desde la epoca en que era mi vecino y que despues de marcharse del barrio siempre se quedo con la pena de no poder follarme algun dia. Yo le confese que siempre me habia gustado su cuerpo, que a pesar de que yo siempre habia salido con chicas, habia algo en el que me atraia, solia mirarlo mientras limpiaba su coche en la puerta de su casa, admiraba sus macizas piernas, su culo prieto y el bulto que dejaba adivinar la hermosa polla que tenia, por aquel entonces pensaba que si algun dia tenia que ser follado por un hombre, seria uno como el.

Con tantos comentarios Paco se puso a tono, yo aun no habia saciado mis ansias de placer. Se acerco a mi con la intencion de besarme, yo me quede cortado, para mi un beso era una cosa muy intima, no sabia que hacer. Cerre los ojos y sus labios se posaron en los mios, abri mi boca y deje que su lengua penetrara en ella. El sabor de su boca era exquisito, me deje llebar por la pasion y terminamos comiendonos la boca abrazandos y sobando nuestros cuerpos desnudos. Nuestras pollas empalmadas se rozaban, las uni en mi mano y las frote una contra la otra, nuestros gemidos de placer eran ahora incontrolados. Senti la necesidad de ser poseido, aunque mi ano era virgen estaba dispuesto a todo. Me tumbe, boca arriba, sobre la cama, Paco lubrico mi ano, levante mis piernas lo mas que pude y senti su gran polla abrirse camino en mi culo. Dame polla, le suplique, quiero sentirla toda dentro de mi, llename el culo de tu leche. Mis palabras exitaron mas a Paco, que termino corriendose, dentro de mi culo, profiriendo un largo gemido. Luego saco su polla y levantandose me dijo: vas a probar a un hombre. Se lubrico el ano y se puso de pie apoyado en una mesa con el culo en pompa, yo me acerque y roce mi polla por sus nalgas, lo que hizo que un escarlorfrio nos recorriera el cuerpo a los dos.

Le meti la polla, su ano era suave y caliente, empece a moverme ritmicamente mientras lo sujetaba por las caderas, no pude aguantar mucho, al placer que me daba su prieto culo se unia el morbo de ver sus macizas piernas abiertas con mi polla en medio. Fue una velada increible y mi primera experiencia con un hombre.

Luego seguimos viendonos de vez en cuando, manteniamos veladas de sexo salvaje, llegamos incluso a practicar el fihsting, El me dilataba el ano hasta que terminaba introduciendo su puño completo dentro de el, me converti en su juguete sexual. En una velada invito a otro chico de mi edad y tuvimos sexo los tres. Me convencio para que follara con el otro chico mientras el nos miraba. Para mi era algo nuevo, solo lo habia hecho con el, ademas de que en esta ocasion se trataba de un chico de mi edad. Pero al final lo hicimos, el otro chico y yo follamos para Paco, nos comimos las pollas mutuamente y terminamos follandonos el uno al otro, primero me enculo a mi y luego yo a el. Paco termino poniendonos a los dos a cuatro patas y follandonos, sacaba su gran polla de mi culo y se la metia al otro chico, luego la sacaba de su culo y me follaba a mi, luego nos rocio las caras con su leche caliente.

Cada vez haciamos cosas mas fuertes. En una ocasion nos fuimos a un club exclusivo para hombres, alli habia una fiesta especial. Nos enborrachamos y terminamos todos semidesnudos. Paco me llebo hasta un cuarto oscuro, me hizo apollarme boca a bajo en una especie de potro y me ato de pies y manos. Empezaron a entrar hombres y a colocarse alrededor formando un gran corro. Paco se coloco detras de mi y me enculo, me follaba mientras los demas miraban, yo me dejaba hacer. Termino corriendose y luego se aparto. Me di cuenta de lo que iba a pasar, un desconocido de mediana edad se coloco detras de mi, senti entrar su polla, me follo hasta correrse. Luego otro ocupo su lugar, fueron unos cuantos los que me follaron asi, el semen de todos estos resbalaba por mis muslos. Le dije a Paco que mi culo ya no aguantaba mas, entonces me desato, me hizo arrodillar y los nueve o diez tios que quedaban por correrse lo hicieron en mi boca, nunca pense que podia tragar tanto semen, pero me gustaba su olor, su sabor, era delicioso saborear toda aquella leche de tantos hombres deseosos de sentir placer conmigo.

En fin, con Paco me converti en un adicto al sexo, no solo me gusta disfrutar, sino, aun mas, que me disfruten. Me gusta sentirme deseado, dar placer, me encanta que utilicen mi cuerpo. Que se le va a hacer, cuando noto que alguien me desea no puedo remediarlo y me dejo llebar, siento la necesidad de complacerlo y hacerlo disfrutar, es mi sino, pero Paco sigue siendo mi amante especial, me entrego a el y a todo lo que desee hacer con mi cuerpo, le pertenezco.

Mis juegos desde niño

Jugando con mi primo fui iniciado poco a poco en una relacion de incesto y gay al mismo tiempo y que ha marcado mi vida

Naci en un pueblo chico donde la inmensa mayoria de las personas se conocen. Ahi mismo o en los alrededores nacieron nuestros tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, nuestros padres, y nosotros, que en nuestra juventud emigramos en busca de mejores horizontes.

En mi pueblo habia de todo: hombres, mujeres, ricos, pobres, feos, guapos, altos, chaparros, rubios, morenos, españolizados, afrancesados y mexicanos, jovenes y viejos, niños y niñas, escuela primaria, secundaria y comercial, mercado, cantinas, dos cines, la presidencia municipal, la plaza y el templo, el juez de paz, los vagos, los borrachos, las prostitutas, los jotos y los pervertidores de menores. No habia ninguna diferencia con ningun otro pueblo.

Desde que recuerdo, a mi me gustaba mucho jugar con niñas, quiza seria a que en mi familia, en mi casa, de mi edad yo era el unico “hombrecito”, (ademas de un primo un poco mas grande que yo que por ser mayor tenia sus propios amigos y se excluia de jugar conmigo) entre varias primas y amiguitas hijas de vecinos con quienes jugabamos a la mama y al papa. Obviamente yo era el papa, aunque ahora pienso que hubiera deseado ser la mama.

Yo (Orlando) tendria alrededor de 4 o y 5 años y mi primo (Hector) seguramente 12 o 13 años porque en ese entonces recuerdo que el ya tenia pelitos coronando la raiz del tronco de su verga.

Los papas de Hector y mi madre (madre soltera) por razones de cierta enfermedad incurable de mi abuela (que a la postre murio) tuvieron necesidad de llevarla durante varias semanas a tratamiento a una gran ciudad muy lejana de mi pueblo, por lo que nosotros, Hector y yo, quedamos al cuidado de la otra tia, mama de mis primas.

Por ser los unicos hombrecitos, teniamos la obligacion de hacer los mandados y lo que en casa se ofreciera ademas de que, siguiendo la costumbre de la responsabilidad familiar, deberiamos cumplir con ciertas actividades domesticas.

Una de nuestras responsabilidades era barrer diariamente el patio de nuestras casas: la casa donde yo vivia con mi madre y mi abuela asi como la casa de mi primo donde el vivia con sus padres (que por razon del viaje buscando el alivio de mi abuela, ambas casas habian quedado transitoriamente solas y bajo el resguardo de la tia que nos cuidaba).

Una mañana que fuimos a cumplir nuestra responsabilidad de barrer el patio de la casa de mi primo, a este le ocurrio la necesidad de ir al WC. No se por que motivo lo segui y entre inocentemente con el al reservado.

Obviamente, se bajo los pantalones y el calzon por lo que pude observar que tenia una verga con muchos pelos, que para mi edad, y quizas en comparacion inmediata con la mia, se me hizo descomunal.

Mi primo Hector, sentado en la tasa se la empezo a tocar y en un momento la tenia bien dura: recuerdo que era larga, perfectamente recta, mas gruesa en el tronco que en la cabeza.

Me pidio que se la tocara, lo cual hice sin ningun recato. Repentinamente el acerco mi cabeza a su duro miembro y me la introdujo en mi boca por lo que empece a mamar, al principio con cierto miedo y asco, despues ya no. Mi primo Hector me dijo:

¿Quieres que te culee?

¿Que es eso?, – le pregunte, ya que aunque lo imaginaba, yo no sabia.

Es lo que le hacen los hombres a las mujeres por la panocha, pero como tu no tienes panocha porque no eras mujer, sino que eres joto, a ti te la puedo meter por tu culito.

Pero seguro que me dolera y me puede salir sangre.

No te va a doler, al contrario, te gustara ¿aceptas?.

No espero a que yo dijera que si, cuando mi primo me volteo y me puso en 4 pies en el piso del WC.

Recuerdo que me ensalivo my bien mi hoyito y me acerco su lanza que, en medio de un fuerte dolor que me hizo llorar, me empezo a entrar poco a poco hasta que senti que la tenia totalmente dentro, ya que senti sus pelos pegando en mis nalguitas que a partir de ese momento ya no eran virgenes.

Mi primo dejo de empujar porque ya no podia hacerlo mas y se dejo de mover, seguramente para que yo me acostumbrara a tener su leño dentro. Ahora, por mi experiencia, pienso que mi primo debio haber tenido un miembro de aproximadamente 15 cms. de larga. Cuando el llego a ser hombre le midio 22 cms. y muy gorda.

Cuando deje de llorar porque el dolor de la primer penetrada ceso, mi primo empezo un sabroso mete y saca que me hizo trasladarme a otro mundo. Empece a gozar por esa parte que se llama culo y que todos tenemos por atras.

De repente senti que algo caliente me inundaba mi interior. Pense que mi primo me estaba orinando dentro, porque le dije:

Oriname mucho, Hector. Oriname mas adentro.

No son orines, Orlando, son mecos.

¡Que es eso!

Es la leche con que se hacen los niños.

Me zafe inmediatamente de su verga con que me tenia ensartado pensando en que yo podia quedar embarazado (como mi tia), y tener un hijo. Hector me dijo:

¿Que te pasa, por que te sacas?

¡Por que voy a quedar embarazado!. Y de terror empece a llorar.

Los hombres no se embarazan, solo las mujeres. No llores.

¿De veras?

¿Cuando has visto a un hombre embarazado?

Nunca.

No tengas miedo. Te puedo culiar mas, si quieres.

En eso me di cuenta que su verga estaba llena de sangre y pude ver que a lo largo de mi pierna me corria un delgado hilillo de sangre. Volvi a llorar. Sin embargo, mi primo Hector me consolo. Estoy seguro que el tambien se asusto y me dijo que me iba a curar, y que no dijera a nadie lo que habiamos hecho.

Me llevo para su recamara para curarme: me quito toda la ropa, me acosto de espaldas de manera que subiera mis piernas y con mis manos pudiera abrir mi culito de niño de 5 años recien desvirgado. Me dijo:

No tienes nada, es solo una pequeña cortada que ya no te sangra.

Y me empezo a curar con una pomada que aun existe en las farmacias y que por cierto se llama “Pomada de la Campana”. Descubrimos que con esta medicina me lubricaba muy bien mi culito porque sus dedos me entraban perfectamente. Me dijo mi primo Hector:

¿Quieres, Orlando, que te vuelva a culiar?

Era lo que yo queria. La curada con pomada de la campana y sus dedos en mi culito me hicieron desear ardientemente ser culiado de nuevo.

¡¡¡Siiiii!!!, metemelo de nuevo, pero por favor despacito, que no me vaya a doler.

Ya no te va a doler, porque ya te rompi, ni te va a salir sangre, porque ya te cure.

Y asi como estaba me volvio a meter su verga hasta el fondo.

Recuerdo que me ardia un tanto y me dolia un poco, pero me sentia muy feliz al estar siendo poseido por mi culito por mi primo Hector.

Fue la segunda vez que me lo metio esa mañana. Segunda vez que lo disfrute mas que la primera, y el inicio de una satisfactoria relacion que duro mas de 15 años.

Luego te platico lo que paso aquella navidad cuando yo tenia 12 años, Hector de aproximadamente 19 y me poseyo en su casa y otro primo (Felipe) de 20 años que discretamente nos siguio nos encontro en el acto…. Desde entonces me encanta tener sexo con mas de uno al mismo tiempo.

Un Juego de Barrio

Mi primera vez fue un evento casual. Sin pensarlo cai en sus redes. Me enseño a disfrutar la vida Gay desde mi lado pasivo, sumiso y complaciente.

Han pasado algunos años de mi primera vez, tenia 17 años, era un chico normal, me encontraba terminando mi bachillerato en un buen colegio en el norte de la ciudad de Bogota; habia tenido 2 novias con las que logre tener relaciones sexuales por lo que ya no era virgen, mis amigos eran muchachos de barrio de estrato alto con los que rumbeaba y nos divertiamos.

Fisicamente estaba bien, media 1,67 mts, pesaba cerca de 61 kilos, ojos verdosos, cabello negro, poco vello mas bien lampiño, buen cuerpo en especial mis piernas y mi trasero, hacia deporte frecuentemente. Tenia buena suerte con las mujeres, no era un chico corpulento, mas bien delgado, pero, bien formado y sensual.

Un domingo en la mañana, a eso de las 11 a.m. estaba en una de las calles de mi barrio con unos amigos chutando un balon, en una de esas veces que lo hice lo mande al balcon de una casa desocupada. Todos nosotros sabiamos que los dueños de esa casa vivian de ahi a casi 2 cuadras, fuimos alli en ese momento pero no encontramos a nadie. Mis amigos me responsabilizaron para reclamar el balon. Cosa que hice a eso de las 2 de la tarde, despues de asearme, almorzar y de que mis padres salieran con mi hermana y hermano a dar una vuelta dominical por la sabana y yo me despidiera de ellos argumentando que estaria estudiando para un examen.

Al llegar a la vivienda de la familia dueña de la casa desocupada me abrio un chico de unos 24 años, se llamaba Miguel, le explique que el balon habia caido en ese balcon, que yo lo habia tirado accidentalmente y que le pedia el favor de ayudarme a recuperarlo. El se mostro un poco disgustado, me dijo que estaba ocupado estudiando para un parcial de la U. Que ademas no habia nadie mas en ese momento para ayudarme. Me toco insistir y luego de varios minutos de titubeo me dijo que me ayudaria a coger el balon….. Bien, esperame un poco iremos juntos…… tardo cerca de 5 minutos…. salio de sudadera deportiva, camiseta, tenis y con una mochila no muy llena… al preguntarle que para que la mochila, me dijo que luego seguia por ahi mismo para el gimnasio. Caminamos cerca de 2 cuadras, en el camino me preguntaba a cerca de mi novia, que si tenia, que si era linda, que si habia tenido ya relaciones con ella, cosa que no parecio raro, pues, con mis amigos se hacian las mismas preguntas.

Al llegar a la casa desocupada abrio y entramos, cerro la puerta y me dijo que subieramos a la segunda planta donde habia caido el balon, la casa era grande, era muy bonita ademas, me conto que sus padres la tenian en venta y que estaba muy proximo a cerrarse un negocio. Durante este trayecto el se mantenia detras de mi, me decia por donde seguir, yo veia que me miraba un poco raro, pero, ni sospecha de lo que tramaba. Llegamos a la alcoba principal, abrio la puerta y me dijo que ese era el balcon que lo abriera y cogiera el balon, el se quedo afuera del cuarto, cuando volvi a cerrar el balcon y dirigirme hacia la puerta me di cuenta que se habia quitado la camiseta, me dijo que tenia calor.

Tenia un abdomen liso, buenos pectorales y brazos, velludo, cabello negro, ojos cafes, trigueño, lo vi muy atletico y atractivo, cosa que me impacto, pues, nunca habia detallado un hombre de esa forma y menos tan cerca y proximo a mi.

Me dijo: bueno Felipe, es hora de que me pagues el favor. Yo le dije: pero que dice, como que le pague, con que?…..El me mira burlon y cuando pretendia pasar la puerta del cuarto que el custodiaba me cogio del cuello con una llave de su fuerte brazo y me pego contra la pared de la alcoba, yo trate de safarme y defenderme, pero indiscutible era mas fuerte y mas alto que yo. Al ponerme contra la pared senti su verga pegada a mi trasero, senti como su otra mano me manoseaba todo y como su lengua recorria mi cuello, mis oidos y mi cara. Me susurraba al oido cosas como: estas muy rico….. me gustas….. quiero que seas mio…… quiero verte desnudo para mi… yo no podia safarme.

Luego senti, que con su mano libre me solto mis jeans y metio su mano entre mi ropa interior, tenia susto, pero senti como mi verga se empezo a parar, el me la cogio libremente, ademas me pegaba la suya y me movia como penetrandome, su boca no dejaba de recorrer mi nuca y mis oidos, tampoco paraba de decirme palabras cada vez mas directas, calientes y sucias: ¡ asi putica, muestrame como se te para la verga…. dejame sentir como gimes….. quiero que seas miaaaa…….quiero sentir tu piel… quiero poseerte. yo no aguante mas, deje de luchar lo poco que resisti, cerre los ojos y empece a gemir y a respirar fuerte y lleno de deseo…..ahora queria que me manoseara todo, queria sentirlo, queria que me desnudara, cosa que ya tenia muy adelante, pues, mis jeans y mi ropa interior estaban en mis tobillos, el sintio que me le entregaba y me solto del cuello, inmediatamente me quito la camiseta y se quito su sudadera. Yo estaba contra la pared, ya totalmente desnudo, el tambien.

Sus manos me recorrian todo me metia un dedo a mi boca, pellizcaba mis tetillas, me daba palmadas en mi trasero, me abrio las piernas y me hizo levantar las manos contra la pared…. durante todo el tiempo no dejaba de hablarme, de decirme cosas calientes…..y asi me dominaba, me sentia transportado, sentia que se apoderaba de mi, que sus palabras me llegaban a lo mas hondo de mi ser….me sentia dominado sometido,…y queria mas..lo deseaba lo necesitaba……

Su verga media cerca de 18 cms. era gruesa y rapadita, la sentia entre mis piernas chocando contra mis bolas, el se movia acompasadamente como mostrandome como se penetraba….sus manos me recorrian todo.

Su lengua empezo a recorrerme la espalda por toda la columna. Ahora sus manos me cogian de ambas caderas y me pegaba mas hacia el…..luego fue arrodillandose y con su lengua empezo a recorrerme todo mi culito, sus manos me abrian el hoyo. me hizo doblarme mas, sin despegar las manos de la pared y con las piernas abiertas….estaba a su antojo, a su disposicion……yo gemia, me movia al sentir su lengua recorriendo mi culo…

Luego su mano cogio mi verga que estaba a mil…media menos que la de el, solo 14 cms y era mas delgada….senti como voltio y metio su cabeza entre mis piernas y luego vi como desaparecia toda mi verga en su boca, sus manos seguian en mis nalgas haciendome mover contra el y mi verga entraba y salia de su boca yo no podia mas, me tenia volando con los ojos cerrados, respiraba fuerte y gemia ahhhh….ahhhhhha..ahhhh loquito de placer…..ahhhh…ahhhh…sigue…..mamameloooo…si.siiiiii……chupameloooooooo……dale….me quiero venirrrrrr……..el sintio que estaba proximo a terminar e inmediatamente saco mi verga de su boca y con una mano me agarro la base de mis bolas…..fue como si parase una avalancha…mi descarga se devolvio…..no quiero que te vengas todavia putica rica….no te he dado permiso para que sueltes esa lechita…lo haras mas tarde….ok….ahora te toca a ti mamar……..se paro y se recosto contra la pared…me hizo arrodillar ante su verga….con una mano se la cogio, con su otra agarro mi cabello y me dijo:

¡ abre la boca¡……obedeci, cerre los ojos y luego senti una cosa caliente y jugosa en mi boca, el seguia llevando el ritmo de sacar y meter……aunque me sentia algo raro por mi primera mamada, empece a sentir placer…..luego con mis manos lo cogi de sus caderas y yo mismo comence a manejar el ritmo…..luego con una mano cogi su verga, mientras seguia chapandole y dandole lengua en su cabezota….producia gorgoteos al chaparselo y sacarmelo al mismo tiempo….luego sin pensarlo…pase mis lengua por sus bolas…empece a chaparselas suavemente, mientras con mi mano le seguia moviendo su vergota…..su ritmo era cada vez mas fuerte………asi putica…sigue asiiii…lo haces rico…sabia que eras una perrita caliente…siiii….dame lenguaaaaa….ahhhh…siiii…….metelo en tu bocaaaaa….me quiero venir…….deje de chupar sus bolas, me lo meti en mi boca, le di tres o cuatro mamadas mas y luego senti sus manos cogerme mi cabeza y su verga meterse casi en mi garganta…..yaaaaaaaaa…..ahhhhhhh……ahhhhhh…siiiiiiiiiii….meeeeeeee……………………. vengooooooo..ahhhhhhh…….senti un liquido caliente en mi boca y mi garganta…..tuve que empezar a tragar para no ahogarme, pues no podia retirar mi boca de su verga, me tenia agarrado……chupatela toda…no dejes caer ni una gota de leche……yo tragaba y tragaba….sentia su leche caliente y espesa bajar por mi garganta, mi boca seguia llena……senti que me soltaba, pude respirar y tragar mejor….ahora le pasaba mi lengua limpiandole todo rastro de semen…la comisura de mis labios dejaron ver ese liquido blanco y el con un dedo me lo limpio y me lo hizo limpiar tambien con mi lengua…..asi nenita rica…limpiame la verga….chupate toda la lechita…es tuya….pasate la lengua por tus labios….eso….asi……ricoo..ricoo…tienes una boquita mamadora…….sabia que eras caliente, lo supe desde que te vi…..por eso estas aca…para que me demuestres lo putica que eres…..se arrodillo junto a mi, me beso tiernamente y luego me dio lengua como tratando de revisar si todavia tenia leche sin tragarme….me gusto…….

Se acosto en la alfombra, me hizo recostar contra el….me dijo que desde que abrio la puerta de su casa le habia gustado, que mientras yo insistia para que le ayudara a coger el balon el tramo todo esto, que no podia dejar pasar la oportunidad de hacerme suyo y que ademas, todavia faltaba mas…..quiero que revises lo que hay en la mochila..

Me pare, fui por la mochila que estaba a la entraba de la alcoba principal donde estabamos, llegue nuevamente al lado de Miguel, me sente y abri su cierre, alli habia un pote con una crema lubricante con sabor de fresa, condones y unas tanguitas femeninas, negras de seda con unos encajes con adornitos de floresitas.

¿Y esto es para que?…pregunte medio alarmado, medio burlon. pues ya te dije que todavia falta mas….y me cogio de un costado y me tiro a la alfombra junto a el…me empezo a besar…a lengüetearme las tetillas……quiero que seas mia….quiero cogerte por ese culito rico….quiero hacerte llegar…..quiero poseerte, quiero que seas mi nenita hoy toda la tarde, quiero verte con esas tanguitas…quiero ver a mi nenita entregada a su papi……era extraño, nunca me habian hablado asi en toda mi vida, ni yo lo habia hecho….pero me sentia transportado, me sentia poseido, me sentia entregado….era como entrar en un trance en el que mis fuerzas desaparecian…..inmediatamente mi verga se puso dura de nuevo….senti su mano apoderarse ella y lentamente empezo a movermela…sus labios se movian entre mis tetillas y mi boca……me puso otra vez a mil, sentia mis bolas reventar de lo cargadas que estaban, sentia que me explotaba…..me solto de nuevo presintiendo mi llegada…..se paro…ven ricura, quiero mostrarte la casa….me sorprendi, no entendi esa invitacion….vi como se ponia su sudadera…..de su mochila saco las tanguitas negras y me las entrego….pontelas quiero verte con ellas….no dije nada, estaba tan sometido y tan caliente que solo pude acatar su solicitud…..las tanguitas se sentian delicadas, la tela de seda acariciaba mi partes intimas, se senti raro pero a gusto, la parte de adelante apenas pudo ocultar una parte de mi verga que estaba toda dura…..mis nalgas resaltaban con la pequeña tela negra……ummmmm…te ves preciosa……volteate…gira para verte……fueron sus palabras, me senti halagado con sus palabras y su mirada lujuriosa….gire lentamente…..luego me dijo…vete hasta el balcon y te devuelves lentamente……asi lo hice…sentia su mirada en mi culo…..ummmm….tienes un culo muy ricoooooo….ummmm….todito sera mio….ahora ven hacia mi…….eso es…mira esa verguita toda parada….efectivamente mi verga se salia por un costado de las tanguitas…..muestrame esa lengua mamadora…pasatela por los labios….le obedeci sin rechistar…estaba gobernado por el, su mirada y sus palabras me derritan todo cuando me hablaba……me cogio de la mano y me dio en beso en la boca, mientras su mano se apoderaba de mi culo….quiero mostrarte la casa, ponte tu camiseta solamente…..

El estaba de sudadera y al ponerme la camiseta que era un poco larga quede como con un vestido y ropa interior de mujer, me hizo nuevamente modelarle y salimos, en la segunda planta habia otras 3 habitaciones, un estudio y una salita de estar, bajamos a la planta baja, durante el trayecto sus manos no se quedan quietas, unas veces las sentia en mis nalgas otras veces en mi verga, en mi cintura, en mi cara mientras me besaba…..en fin, todo el trayecto me hablaba y me manoseaba, mi verga permanecia dura….el recorrido era tormentoso, erotico y morboso pero sobre todo era la dominacion total, me hacia sentir de su propiedad, de que podia pedirme lo que quisiera sabiendo que lo obedeceria, recorrimos toda la planta baja de la casa hasta que terminamos en un salon amplio en el que funcionaba la sala de la casa, tambien estaba alfombrado y como puede sentirla era una alfombra mas tupida, mas suave que la que conoci y senti en la habitacion principal…..me empezo a besar apasionadamente, locamente, senti su verga nuevamente en toda su plenitud, habia transcurrido cerca de una hora desde que entre a esa casa con Miguel…..se despojo de su sudadera y se acosto en la alfombra boca arriba y me dijo que me desnudara y me atrajo hacia el, le tire mis tanguitas y se sobo con ellas la cara y su verga……

Eso produjo mas erotismo…me acoste encima suyo, sentia su piel, sus pectorales formados, sus manos aferradas a mis caderas, senti que nuestras vergas se rozaban…ummm..que rico sentirte Felipe, que rico saber que te gusto, saber que eres mio, que me obedeces, que me complaceras en todo lo que yo quiera…esas palabras me retumbaban en mi cabeza..me gustaba que se dijera que era suyo, de su propiedad…..nuevamente nos besabamos…..nos entrelazamos con brazos y piernas y rodamos apasionadamente por la alfombra…..estando yo encima me dijo: mamamelo ricura…..comete esa verga….y sin pensarlo dos veces….empece a bajar con mi boca por todo su cuerpo, inicialmente me apodere de sus tetillas como el antes me lo habia hecho….inmediatamente senti un gemido y supe que le gustaba….mi lengua recorria esa zona gustosamente, aprovechaba para mordisquearlo, mientras que con una mano preparaba la otra tetilla….le daba lengua y mordisqueaba morbosamente……no dejaba de decirme cosas….asi putica….lo haces rico…siiii…chupame esas teticas…son tuyassss…..muerdemeeeee…….ummmm…….mi otra mano cogio su verga…..empece a moverla como todo un experto…..lentamente pase por su ombligo hasta llegar a su verga….por un momento me deleite mirandola goloso, ganoso…..para luego llevarmela como un caramelo a mi boca……ahora sabia mejor como hacerlo, con una mano lo cogia de la base, mientras mi boca se encargaba de subir y bajar en su rica verga….a veces lo sacaba del todo y me apoderaba de sus bolas…les daba lengua, les dejaba caer mi saliva para luego limpiarlas con mis labios y lengua, mientras mi mano seguia moviendosela ritmicamente……….lo miraba a los ojos y veia como lo disfrutaba…..se sentia complacido y eso me llenaba de orgullo para seguirselo haciendo………estaba otra vez proximo a venirse……por lo que me dijo que parara……..para nene, sueltamelo que me vengo…..obedeci…ve por la mochila, traemela……quiero poseerte…..se me abrieron los ojos…..senti que mi culo estrecharse de susto y de placer……..me pare para ir a la segunda planta por la mochila…….pero me dijo: ponte primero la tanguita nenita….ok?…lo hice y sali por la mochila, no demore 2 minutos y ya estaba nuevamente ante Miguel…le entregue la mochila, el sentado y recostado contra una pared la abrio y saco el pote de crema y un condon….me hizo acostar a su lado….me fue quitando las tanguitas lentamente, mientras me pasaba su lengua por mi verga…….ahora veras que lo rico cuando dentro de ti esta mi verga que tanto te gusta…..

Se arrodillo entre mis piernas, las cuales puso en sus hombros, unto sus dedos de crema y la puso abundantemente en mi culo, lo masajeo, con una mano me sobaba la verga, con la otra sentia como un dedo intentaba abrirse paso por mi culo virgen………no tarde mucho en sentir no solo el primero, si no el segundo dedo dentro de mi… solo sentia ya el mete y saca y como seguia dilatandomelo…..mi dolor habia desaparecido, me dijo que esa crema era de sabor de fresa y que ademas era como un anestesiador que rapidamente desaparecia……cogio su verga……la puso en la entrada de mi culo y empezo su recorrido de penetracion……sentia algo extraño, esa sensacion de todas formas me asustaba…..asi lo sabia por lo que sus manos no se quedan quietas, una seguia moviendome la verga, la otra seguia dandome dedo en la boca y pellizcandome las tetillas… sus palabras tampoco dejaban espacio al silencio…..si rico…que culito estrechito….ummmm…es mio…..toditoooooo…..asi te queria ver nenita…..eso putica ricaaaaa….abrelo……deja que entreeee….ummmm…………lentamente, pero sin titubear lo llevo hasta el fondo….senti sus testiculos pegar contra mis nalgas….senti toda su verga gruesa y larga dentro de mi…..siiiiiiii…..siiiiiiii……nuevamente hacia lo que queria conmigo……habia desvirgado mi culito……

Su movimiento de mete y saca fue creciendo lentamente…..al principio lo sacaba un poquito solamente…….pero despues de cortos minutos su movimiento era largo y rapido……yo ya sentia placer, lo sentia dentro de mi, veia como su cuerpo se llenaba de sudor, como caian sus gotas en mi cara y en mi abdomen mientras mis piernas estaban encima de sus hombros y me las llevaba mas hacia mi cabeza…sus manos estaban ahora apoyadas en la alfombra…….cerraba mis ojos, estaba volando, me sentia penetrado, poseido, dominado…..y ese macho sudoroso, musculoso y dominante me hacia suyo o como decia el….SUYA…………..

Sentia que explotaba, estaba proximo a venirme por primera vez en toda la tarde…..eso essss….sigue asiiiii…….eres mi puticaaaaa….eres miaaaaa….eres mi nenitaaaaa….quiero que te vengas..quiero sentir tu lecheeeee………….eso fue como la orden para que me pudiera venir, cosa que inmediatamente obedeci…….mi verga empezo a disparar leche entre los dos…. el inmediatamente saco su verga de mi culo, le quito el condon y empezo tambien a votarse,,,,,siiiiiiiii….siiiiiiii………te baño con mi lecheeeeee……..ahhhhhhhhh…ahhhhhhhhhh……..ahhhhhhhhh……ahhhhhh….siiiiiiiiiii……..siiiiiii….me vengooooooo….yo tambien Migueeeelll…yo tambiennnn papiiiiiii…..soy tuyaaaaaaaa…….tu puticaaaaa…..ahhhhhhhh…..si nenitaaaaa…eres miaaaa…mi putica….dimeloooo…¡ssiiiii…soy tuyaaaaa..tu puticaaaaaaa!….su descarga me llego hasta mi cara y luego cayo en mi pecho, estomago y tambien en mi verga y mis bolas; nuestros semen se mezclaron y el olor era riquisimo…….cogio su verga y me la paso por la mia, veia como recogia nuestro semen mezclado con la cabezota de su verga….luego me dijo: ¡limpiamela con tu boca…chupate la leche!…… me incline un poco y le pase inicialmente mi lengua, luego me la meti en la boca y la limpie todita, no quedo un solo rastro de semen, me encantaba su sabor…….inclusive, mis dedos recogieron un poco de semen de su pecho y tambien me lo lleve a la boca……ya me sentia como un experto en esas degustaciones…… era super…….

Dormitamos cerca de 30 minutos uno al lado del otro….fue la llegada mas espectacular que habia tenido en mi vida, a su vez era mi primera culiada…..era la primera vez y que primera vez….Luego de ese tiempo y de haber pasado cerca de 3 horas con Miguel recogiendo un balon por un juego de barrio, mi vida habia cambiado……habia descubierto el placer gay, habia descubierto mi naturaleza sumisa, complaciente y obediente……………habia descubierto a Miguel….

A partir de ahi y por espacio de 2 meses, tiempo que duro la venta de esa casa, Miguel me poseia minimo 1 vez por semana, lo normal era 2 veces, aunque hubo semanas de casi todos los dias….recorrimos todas la habitaciones y salones, inclusive lo hicimos en la bañera en donde me enseño otras cosas, entre ellas su lluvia dorada que tanto me gusta ahora……..nunca pude decir que no….siempre me hacia obedecerle bien sea calentandome, chantajeandome, ordenandomelo o por que yo lo necesitaba…. me gustaba que me dijera cosas calientes y morbosas por telefono y que me ordenara a que dia y a que hora tenia que estar en la casa desocupada, de ese barrio del norte de Bogota…..siempre me lo hizo alli…….

Las tanguitas negras de seda fueron la primera pieza intima de mujer con la que le modele, pero, hubo muchas mas: minifaldas, ombligueras, topsitos, medias de seda largas, ligueros, vestidos ceñidos, brasieres, hilo dental fueron los mas comunes, la mayoria salian prestadas del ropero de mi hermana de 19 años, las otras, el las conseguia, el estilo dependia del programa que Miguel tenia para mi y como queria hacermelo esa vez. Pero esas otras cogidas corresponderan a otra narracion.

FIN

Galanura otoñal

Fue una atraccion mutua… a primera vista… solo que habia 33 años de diferencia en edades… sin embargo, fue algo dulce, romantico, seductor…

¡Que recuerdos! Tenia yo 23 años, era fornido mas sin barriga… ancho de espaldas, velludo, bien dotado, bigoton desde entonces, me sentia atractivo, a fuerza de escucharlo decir por muchachas, compañeras de estudio y algunas noviecitas ocasionales, sin embargo, ellas no me atraian.

Yo me he definido desde siempre como gay, sin andar por ello exhibiendo el “numerito”, siempre he tenido una conducta varonil, no hay asomo en mi personalidad que indique lo contrario a lo que debe ser un hombre seguro de si mismo.

Mi papel sexual era cien por ciento activo, sin embargo, disfrutaba tremendamente el 69, creo que desde entonces es mi numero favorito.

Bien, por aquel entonces, en Monterrey el paraiso gay eran los Baños del Norte, situados en la parte alta de un centro comercial de clase media baja….. era algo increible: pasillos con vestidores a uno y otro lados, bar, sala de descanso, sala de duchas colectivas, cuarto oscuro, cuartos de vapor ruso, turco, sauna, en fin, algo maravilloso.

Yo era asiduo de los Baños del Norte y generalmente encontraba quien calmara mis ansias amatorias, pero este relato lo dedico a el, al Sr. Alfonso…. un hombre arriba de los cincuenta….

Alfonso era el prototipo del hombre de negocios, pulcro, atractivo, cabello cano, cuerpo de deportista, muy cultivado a pesar de la edad, velludo entrecano, un bigote que provocaba a un beso profundo, unas nalgas apetecibles, un…. un….. Este hombre me llamo la atencion desde que lo conoci.

Se dio la oportunidad de compartir una copa, el invito…. me pregunto si ya iba de salida, mi respuesta fue afirmativa, era sabado, eran las diez de la mañana, yo habia llegado a las siete… habia visto muchos prospectos, mucha provocacion, mi calentura era mucha, pero la vista de este señor me hizo centrar mi atencion en el solamente.

Entonces, Alfonso me dijo que el ya se retiraba, pero que si deseaba seguir platicando en privado, con gusto me llevaria en su coche.

Yo acepte, salimos, abordamos un auto del año….. prefiero no mencionarlo, todo confort y vanguardia. Me llamaba “chiquito” y me invito el almuerzo en un lugar de muy buena marca. En un momento dado se retiro al telefono…. tardo algo, pero cuando regreso me dijo que disponia del resto del dia, que si yo no tenia ningun compromiso ni debia avisar a nadie, me invitaba a Saltillo, una ciudad capital vecina a Monterrey.

Yo era “chino libre”, me gusto la invitacion, le hice saber que no contaba con recursos para gastos y entonces me dijo que yo era su invitado y que mi boca era la medida, que el pasaba por cualquier imprevisto.

Al llegar a Saltillo, enfilo hacia el hotel de moda, el “Camino Real” elegantisimo y situado en la carretera nacional a las faldas de la Sierra de Arteaga… un lugar al que no habia yo pensado en acudir, al menos en aquella epoca.

Entramos, se registro, fuimos al bar…. me dijo que deseaba estar en la intimidad conmigo, pero que le gustaria nadar un rato. Le indique que no llevaba bañador y me contesto que ese no era problema….. fuimos a la boutique del hotel, me dejo elegir mi traje de baño, lo pago, fuimos a la habitacion, nos cambiamos por separado, terminamos la copa que nos habian subido y bajamos al area de la piscina.

Yo me sentia un poco cortado por la falta de costumbre, habian muchas personas de diferentes edades pero todas, al menos por su actitud y confianza habituadas al “gran mundo”.

Pasamos alli dos horas, Alfonso era un experto nadador, lo imitaron varios hombres de su edad y mas jovenes en el ejercicio de clavados del trampolin desde varias alturas. Yo estuve siempre pegado a la orilla, no se nadar pero si se tomar y entonces, la pase de lo mejor.

Salimos de la piscina, ordeno bebidas a la habitacion y botanas. Subimos, nos duchamos por separado, el primero. Me indico que saliendo de la ducha le alcanzara en la cama.

Mientras me bañaba, sobe mis atributos, mi verga estaba lista para penetrar al que se me pusiera enfrente, mi juventud me daba una energia tremenda y ya eran muchas horas de contener mi carga seminal.

Al llegar a la habitacion, observo a Alfonso tendido de espaldas en la amplia cama: ¡Que barbaro!… digno de un lienzo….. un cuerpo formidable y algo que no habia percibido: una tremenda tranca, cuando menos 20 cm. de verga gruesa, sin circuncidar; jugaba retrayendo el prepucio y dejando al descubierto una hermosa cabeza, un glande que pedia ser succionado.

Mi emocion llego al maximo, tire la toalla con la que me cubria y me iba a colocar a su lado cuando me llamo, tomo mi verga ya durisima, de manera muy cariñosa subio y bajo mi prepucio y deposito un tierno beso en la punta……. con una mano levanto mi verga y con su lengua lamio delicadamente mis huevos y con la otra acariciaba mis nalgas, hurgaba entre la raja y muy sutilmente jugaba la yema de sus dedos en la entrada de mi culo……. yo estaba al maximo de excitacion.

El me decia “Chiquito, tranquilito, tranquilito, ven recuestate a la inversa de mi, vamos a degustar al mismo tiempo estos ricos caramelos”.

Fue una 69 fabuloso, sin llegar al orgasmo….. nos lamimos, nos chupamos, nos lengüeteamos huevos y anos….. yo jamas habia vivido una experiencia similar, si bien habia vivido algo parecido, pero nada que ver con la experiencia, la delicadeza y la galanura de Alfonso.

Le aclare que yo no era pasivo, es decir, que nadie me habia penetrado…. que estaba listo para regalarle el calor de mi verga y me dijo que eso era lo que estaba esperando. Tomo un pomo de jalea lubricante, unto generosamente la cabezota de mi verga, se lubrico el culo y levanto sus piernas….. Increible….. su culo era un orificio cerrado, como si fuese la primera vez que recibia una tranca en su interior. Me pidio mucho cuidado y delicadeza, me dijo que no lo hacia desde que era soltero, pero ya tenia 35 años de casado, era padre de 8 hijos y abuelo de 21 nietos, que siempre habia querido disfrutar su bisexualidad como pasivo, pero que no habia encontrado alguien que le llenara de tal modo que le hiciera llegar a ese momento……

Me senti halagado, con deseos de cumplir su fantasia de la mejor manera. Le propine una cogida que todavia al regreso me comentaba que habia sido una delicia.

Ya de regreso, en el auto, se detuvo en un paradero, abrio mi bragueta y me propino una rica mamada, trago los chorros de espeso y caliente semen que le solte en la boca y seguimos el viaje.

Encendio la radio, se escuchaba el programa “La hora azul” con Agustin Lara, empezo a cantar “Piensa en mi” con una voz de baritono muy cultivada; me dijo que era su predilecta, que siempre que la escuchara le recordara.

No le he vuelto a ver…. no se si viva aun, pero hoy al mediodia escuche la cancion “Piensa en mi” y este recuerdo lo he querido compartir con ustedes.

Su poesia favorita tiene un fragmento que dice: “Tan hecho estoy a perder lo que no puedo ganar, que no me atrevo a tocar lo que no he de poseer”.

Mi hermano Manolo

Esa noche descubri que mi hermano tenia gustos similares.

Hola amigos, me llamo Juanjo tengo 33 años y la historia que os voy a relatar ocurrio aproximadamente hace un año.

Siempre me han atraido las personas de mi mismo sexo, desde muy pequeño me he fijado en los chicos de mi clase, en mis profesores, pero en especial siempre me he sentido muy atraido por mi hermano pequeño. Manolo.

Manolo es cinco años mas pequeño que yo. Pertenecemos a una familia numerosa y como somos los mas pequeños siempre nos toco compartir todo en casa. Lo que mas me gustaba era que siempre dormiamos en la misma cama, por lo que estamos ambos acostumbrados a vernos desnudos, he incluso muchas veces los Domingos por la noche mi madre nos bañaba juntos.

El caso es que paso el tiempo y yo me fui de mi casa a vivir solo a un pueblo cercano, mientras que Manolo se quedaba con mis padres. Yo seguia con mis royos y el en ese tiempo conocio a una chica y se hicieron novios.

Hace aproximadamente una año, estaba en mi casa. Era de noche y hacia frio. Entonces sono el telefono. Lo descolgue y pregunte. Era mi hermano pequeño. Tenia la voz temblorosa, como si hubiera llorado. Me dijo que habia tenido una discusion muy fuerte con su novia (con la que pensaba casarse) y que no queria que mis padres le vieran asi, en esa situacion, por lo que me pidio que si le dejaba pasar la noche en mi casa. Le dije que si.

Cuando llego me conto lo que le habia sucedido. Le prepare algo de cenar y le dije que nos acostasemos pues al dia siguente teniamos que madrugar los dos para ir nuestros respectivos trabajos.

Como solo tengo una cama, le dije que durmiera conmigo como en los viejos tiempos, cosa que no le importo. Asi que nos empezamos a desnudar. Me fije en lo cambiado que estaba mi hermano. Mientras se quitaba los pantalones pude observar sus piernas prietas con el vello justo, despues se quito su jersey y luego su camiseta. Dejo al descubierto unos pectorales de escandalo, tambien con el vello justo. Las tetas eran de un marron oscuro con unos pezones muy marcados. Mientras, yo me desnudaba al otro lado de la cama.

Tuve que darme la vuelta para que no notara como se me estaba poniendo la polla en esos momentos. Me desnude rapido aprovechando que fue al servicio a orinar y me meti en la cama en pelota picada. Cuando llego el edredon escondia el pedazo de ereccion que estaba sufriendo en esos momentos, por lo que descaradamente me acoste de tal manera que podia verle por completo sin miedo a ser descubierto. Mi hermano me dijo que el estaba acostumbrado a dormir desnuno por lo que me pregunto que si me importaba, a lo que le conteste que no, que no era la primera vez que le veia la polla y el culo, pero claro hacia ya mucho que no le veia desnudo. Llevaba unos boxer ajustados que se quito y me dejo ver una polla que habia crecido y llenado de pelos desde la ultima vez que lo vi. Sus huevos colgaban y se movian segun el se metia en la cama. Pude ver tambien su culo, con la marca del bañador, con poco pelo y muy duro.

Me dio las buenas noches y me dio la espalda. Le consteste que igual. Me di la vuelta y apague la luz. Nos quedamos en posicion fetal con nuestros culos pegados. Ante esta situacion mi polla estaba a punto de estallar y con un susurro de dije….Manolo…te quiero mucho…….Estas palabras a mi hermano, despues de la discusion, le llegaron al alma por lo que se dio la vuelta y me abrazo….con la “fortuna” que en el abrazo su mano rozo mi polla, por lo que se dio cuenta de que aquello estaba mas duro que una barra de acero. Se quedo como parado y derrepente me agarro la polla y me comenzo a hacer una paja muy despacio….como vio que yo me dejaba hacer, siguio con mas confianza por lo que su polla que estaba pegada a mi culo comenzo a crecer descomunalmente. Me di la vuelta y le agarre su miembro que al igual que el mio estaba circuncidado. Acercamos nuestras caras y nos dimos un beso de escandalo. Manolo me metia la lengua hasta la garganta…nos abrazamos fuertemente de tal manera que mi hermano quedo debajo y yo encima. Baje besando su cuello hasta sus tetas que chupe despacio..esto hizo que gimiera de placer por lo que segui bajando por su ombligo hasta encontrarme con su polla. La bese desde el pubis, segui subiendo por su tronco hasta su capullo, suave y caliente. Me lo meti en la boca y empeze a subcionar. Mi hermano me agarro la cabeza y empezo un bamboleo, un mete y saca, como si me estuviera follando la boca, a cada empuje su polla llegaba hasta mi garganta cosa que por sus gemidos intuia que le gustaba. Me saque su polla de la boca y me llegue hasta sus huevos que succione uno detras de otro. Aproveche la postura para abrirle de piernas y asi alcanzar su culo. Con poco pelo.

Comence besandolo, depues dando mordisquitos por los alrredores para luego pasarle la lengua, primero despacio y luego mas fuerte, como si lamiese la salsa del flan que nos hacia nuestra madre. Su calenton iba en aumento, gemia, se retorcia de placer. Entonces me hizo colocarme encima de el, en forma de 69.

Cogio mi polla y se la metio en la boca mientras yo me comia su culo, su polla y sus huevos. Me sorprendio la maestria que tenia a la hora de mamarme el nabo.

Pero el extasis llego cuando paso su lengua por mi culo. Era todo un experto. Me lubrico muy bien la zona y me metio un dedo…despacito para que mi culo se acostumbrase, despues dos, y despues tres con la misma tecnica. Entonces me dijo que queria follarme. Por lo que me tumbo en la cama como si fuera una tia, me abrio de patas y puso su capullo en mi culo ya preparado por el previamente. Empezo a meter despacio y cuando mi culo se hizo a su grosor empezo un mete-saca bestial. Nuestras bocas se encontraron y mientras me follaba me metia la lengua hasta la garganta.

Yo le agarre el culo y le meti un dedo, cosa que le agrado. Despues de un rato de bombeo, paro y me dijo…”hermanito, ahora quiero que seas tu el que me folle”….Cosa que acepte de inmediato. Le puse en la misma postura que el me habia puesto previamente. Pero antes le comi un rato mas el culo, al igual que el meti un dedo, y luego dos, y luego tres….. quede extrañado de lo bien que lo recibia….el cabron se retorcia. Escupi en mi polla, le abri de patas y se la meti. Entro a la primera sin problemas y me pidio que lo hiciera despacio…y eso hice bombee despacio, poco a poco y mucho rato. Nos abrazamos, nos arañamos, nos insultamos, nos besamos….estaba siendo un polvo bestial. Saque mi polla de su culo y nos preparamos un 69. Comenzamos a comernos nuestros capullos. Rapidamente comenze a notar que me corria….en ese momento mi hermano solto un grito y me dijo …”Joderrr, Juanjo, que me corro” “Hazlo de una puta vez…quiero tu leche” Empezo a salir leche su capullo ahora muy morado que yo recogia con todo el placer usando mi lengua y mis labios….no pude mas y le dije…Manolo que ahora voy yo….toma…….hermanito….alcance a mirar hacia atras y vi que mi hermano recibia toda mi leche en la boca…era tanta, que dos enormes rios de leche le salian por la comisura de sus labios……quedamos extenuados….abrazados y medio dormidos, le pregunte…”¿Manolo, has estado con otro tio?” y entre tinieblas acerte a oir ……”si.”

UN POLVASO EN EL HOSPITAL

Esa noche cuando cene en hospital de mi empresa no pense lo caliente que esto seria.

Como de costumbre eran las 7:oo de la noche cuando ingrese a la fila del restaurante del hospita. En la cabeza de la fila estaba el con cuerpo atletico y y una hermosa cara, una sonrisa encantadora, lo mire de pies a cabeza y me encanto, el me miro me sonrio.

Pago su comida y se acomodo en el comeodr de la cafeteria, yo no lo dude y me sente en la mesa contigua a el,comence a comer pero lo miraba con entuciasmo. De pronto me pregunta que si yo trabajaba en el hospital, a lo que yo le respondi que no, que trabajaba en el otro edificio de la compañia. continuamos charlando un rato.

Cuando terminamos la cena me invito a que lo acompañara a su consultorio. Una ves alli yo aproveche un pretexto para pedirle que me realizara un masaje, a lo cual el respondio con una caricia a lo largo de mi cuello y espalda con unas manos tan suaves que yo comence a calentarme rapidamente.

Mi amigo me insinuo que me quitara la camisa y soltara un poco mis pantalones para poder masajear mejor, asì lo hice. Empezo a resbalar sus manos hasta mis nalgas a lo cual yo me calentaba mas, mis nalgas apretaban y soltaban y mi pene se comenzaba a reventar.

Decpronto el me convido a bajar un poco mas mis pantalones y ropa interior y creanme que calenton. Luego me dijo que esa tension tenia otros puntos para ser controlados y senti cuando su mano se deslizo entre mis nalgas y toco mi punto perineal, lo presiono suavemente, yo pregunte si habia otro punto y el respondio que si, y acerco sus dedos a mi ano el cual ya estaba mas que dilatado de lo caliente que estaba.

Alli el me insinuo que este punto estaba hacia el interior de mi culo que estaba caliente, yo le exclame que me lo enseñara que yo no tenia ningun problema, el introdujo su dedo con mucho cuidado pero con gran firmeza, yo por dentro queria su verga en mi.

Luego me dijo que me quitara la ropa que el me sobaria todo mi cuerpo. yo lo hice en forma inmediata el se puso mas comodo, se quito su bata y luego sus zapatos y yo estaba con mi pecho contra la colchoneta, gire mi cabeza y observe como su enorme y hermoso pene salia de su bata de medico, yo me voltee y lo tome con mis manos lo lleve a mi boca para chupar ese gran miembro.

Posteriormente me puso como los morteros y me penetro con una suavidad y un locura inmensa, yo me senti reventar con esa verga dentro de mi culo,luego me volteo y tomo mi verga y comenzo a chuparla hasta que estaba a reventar. Dio un paso colocandose a a horcajadas sobre mi y penetrandome con mi pene que estaba a reventar.

Luego senti que me venia el se paro y cuando sacaba mi leche el me bañaba con su leche que rico!

Esa noche fue espectacular nos besamos por otro lapso de tiempo y salimos a la cafeteria donde todo habia comenzado.

Seis ancianos para el placer

La visita a una asilo de ancianos para ver a mi tio, resulta en el encuentro con seis ancianos que me llenan de placer.

Me llamo Ricardo y hoy voy a visitar a mi tio Pablo que tiene 72 años y vive desde hace 4 años en un hogar de ancianos. Es el unico pariente que me queda despues de la muerte de mis padres. Es hermano de mi madre y vivio siempre con nosotros. Ricardo fue el que me violo cuando tenia 14 años y desde esa epoca fui su amante, desde ese dia que desgarro furibundamente mi ano con su verga descomunal no paro de cogerme, lo he odiado y lo odio profundamente pero nunca he podido resistirme a sentir en mis entrañas ese descomunal instrumento.

Han pasado 20 años desde esa primera vez y hoy que esta viejo y vencido sigo chupando su pija ya flacida que apenas se endurece, pero todavia arroja rios de leche al fondo de mi garganta.

Esa primera experiencia, esa violacion a manos de un hombre mucho mayor que yo, me ha marcado de manera especial y siempre he elegido hombres mucho mayores que yo, he hecho el amor con hombres de mas de 80 años, y siempre he encontrado un enorme placer en ello, los viejos tienen un olor especial, una ansiedad especial por coger y sobre todo si es alguien bien joven, con un hermoso culo como el mio y sin ningun limite para el placer.

Siempre he encontrado muy satisfactoria la experiencia de introducir en mi boca la totalidad de una verga muerta y flacida y ver como al rato y dificultosamente van ganando rigidez.

Hoy como tantas veces en los ultimos años voy a visitar a mi tio, le llevo algo de comida y un poco de dinero para sus gastos y como siempre me llevara a algun lugar apartado y solitario del asilo, sacara su enorme y flacida verga y me la hara chuparsela, debere tragarme hasta la ultima gota y con mi lengua dejarsela perfectamente limpia.

En este asilo los ancianos viven en habitaciones compartidas de a dos y de tres personas, cuando llego voy directamente a su habitacion. Mi tio comparte su cuarto con otro señor algo mas joven que el y muy amable y cordial, siempre en esto dias de verano usa shorts de tela muy cortos y con cinturon lo que siempre me llamo la atencion. Cuando entre al cuarto mi tio no estaba y su compañero dormitaba en su cama, lucia uno de estos shorts, este era particularmente corto y su posicion en la cama dejaba escapar por un constado uno de sus huevos, mi mirada ya no pudo apartarse de alli, al sentir la puerta se desperto y me conto que mi tio habia partido con una excursion a un museo y no volveria hasta la noche, mientras me decia esto pudo advertir que mi vista no podia apartarse de su entrepierna, entonces me dijo que cerrara con llave la puerta para poder charlar tranquilos, lo que hice de inmediato.

Cuando me di vuelta sus dos manos acariciaban sus huevos y su verga y ya no disimule mi mirada y mi excitacion, sin decir palabra se saco el short, la camisa, el calzoncillo y quedo totalmente desnudo ante mi, pero su verga seguia flacida lo que excito mas aun. Me pregunto “te gustan lo señores mayores”, y respondi “si, sobre todo si me hacen sentir su nenita”, entonces me hizo arrodillar y metio su verga flacida en mi boca casi hasta mi garganta y empezo a moverse cogiendome por la boca, me dijo que a su edad le costaba un rato largo acabar, pero que un nene tan putito como yo lo lograria rapidamente. Para mi placer al cabo de unos minutos su verga empezo a endurecerse dentro de mi boca, entonces la saco y me hizo desnudar por completo mientras se la meneaba, me hizo colocar en cuatro patas y con sus manos abrio mis nalgas y comenzo a escupirme certeramente en mi agujero, sin decir agua va me introdujo sus dedo pulgar, lo saco rapidamente y de un solo empujon me mando hasta los huevos su verga, debo decir que por mi culo han desfilado un numero mayusculo de instrumentos, por lo cual no encontro una fuerte resistencia, mientras me cogia me tenia agarrado del pelo, me mordia el cuello y la espalda y me decia un sinnumero de porquerias y bajezas. Me volvio loco porque tardo un buen rato en acabar y me serrucho con un enorme vigor, este era un hombre de verdad y pense que en su juventud habria sido un semental, cuando acabo me apreto contra su cuerpo fuertemente y me dijo que hacia años que no se echaba un buen polvo y que habia sido uno de los mejores que habia tenido, que lo calentaba mas que cualquier mujer y que movia mi culo como una verdadera puta

Descansamos un buen rato en su cama abrazados y besandonos, cuando de pronto me dijo si no me gustaria conocer el taller de pintura donde pasaba buena parte de sus tardes en compañia de algunos amigos, con los que compartia su aficcion por las acuarelas y los oleos, lo que acepte gustoso. Salimos de la habitacion recorrimos varios pasillos y al fondo de uno oscuro y solitario, llegamos al cuarto donde funcionaba dicho taller. Cuando ingresamos vi a cinco ancianos charlando animadamente mientras tomaban cafe, nos paramos en el centro de cuarto y dijo “les presento al sobrino de Pablo, el que ha traido un regalo para todos nosotros”, dicho esto me sento en un silla, desabrocho su bragueta saco su verga y me la metio en la boca. Inmediatamente vi como todos se paraban, uno corrio a cerrar la puerta con una tranca, dos sacaron todo lo que habia sobre la mesa y los cinco se desnudaron rapidamente. Mientras seguia chupando esa pija 10 manos comenzaron a recorrerme y desnudarme, comenzaron a acercar sus pijas a mi boca y tenia dos y hasta tres que chupaba al mismo tiempo, mientras tanto no habia parte de mi cuerpo que no besaran o mordieran y se turnaban para que sus dedos se metieran profundamente en mi ojete que al poco rato estaba mojado y deseoso de recibir esas vergas. Un rato despues me levantaron en vilo y me acostaron boca abajo sobre la mesa, abrieron brutalmente mis piernas y comenzaron a cogerme uno por uno. Cada uno ponia su flacida verga en mi boca y yo la chupaba hasta que se endurecia y esa era la señal para metermela en el culo. Los seis, a su turno, acabaron adentro mio y la leche me chorreaba hasta los tobillos, fueron 4 horas con seis ancianos que me brindaron infinito placer.

Ahora voy poco a visitar a mi tio, prefiero pasar el tiempo con mis seis amores en el taller de pintura.

Fotografiando desnudos

Lentamente se lo bajé un poco hasta dejarle la cabeza afuera, se la escupí y enseguida se la chupé apenas

Tengo una casa de fin de semana a 300 kilómetros de la ciudad y llamé a una decoradora para que haga unos diseños.

Salimos el sábado para volver el domingo, yo iba en mi carro y ella con su asistente en el suyo, pero gran parte del viaje hasta la casa es por camino de tierra, hacía mucho tiempo que no llovía así que era todo una gran polvareda molesta para viajar por esa zona. A mitad de camino la mujer que es asmática decidió volver, así que le pidió a su asistente que siguiera viaje conmigo para al menos tomar fotografías de todo el lugar y ella pudiera ir diseñando algo basándose en las fotos.

No puedo describir al asistente, su nombre es Julio. 1.85 mts, muy buen cuerpo, ojos pequeños pero muy sonrientes en todo momento, su sonrisa parecía de publicidad de pasta dentífrica, labios carnosos y rojos y dientes blancos y grandes.

De muy buen humor, no le molestaba para nada la polvareda del camino, no protestaba por el calor y se notaba que disfrutaba a pleno del viaje, sonriendo siempre y devorando el paisaje en todo momento. Noté que transpiraba demasiado, le dije que se podía quitar la ropa y que lamentaba que la refrigeración del carro no funcionara.

Ni lerdo ni perezoso el buen Julio se quitó la camisa, calzado y pantalones, quedando en unos deliciosos bóxer blancos ajustaditos. Hice lo mismo. Yo no sabía si ver a la ruta o ver semejante adonis. Muy peludo, nunca había visto a alguien con tanto pelo, hermosas piernas bien musculosas, panza bien trabajada, nada de grasa, lindos pechos en donde entre el pelo se veían asomar sus tetillas rosadas. Manos grandes, brazos fuertes, y un bulto bastante pronunciado.

Qué más se puede agregar? Que es el tipo de hombres que todos soñamos para vivir abrazados todo el tiempo, esos que uno no quiere perder por nada del mundo. A esta altura mi cabeza volaba a mil y apostaba lo que sea que Julio es un perfecto amante. Me alegré que la mujer se haya ido, también que en la casa ese fin de semana no hubiera nadie, para tranquilidad de la diseñadora había mandado a decir al cuidador que ese fin de semana no estuviera.

Le dije mientras seguíamos viaje que tengo una piscina de natación y me contestó que no traía shorts de baño, le mentí entonces que yo tampoco pero como estaríamos solos no habría problemas de nadar desnudos, entonces le conté de mi profesión de fotógrafo y que me permitiera tomarle fotos para una supuesta muestra de desnudos en donde yo todavía por falta de tiempo no había preparado nada, Julio me dijo que no tiene problema alguno siempre y cuando no le retrate su rostro porque es bastante vergonzoso y no quería que nadie lo reconociera.

Bueno, pensé, se viene un inolvidable fin de semana. No creo que se haya dado cuenta de mi homosexualidad porque no se me nota para nada, además soy bastante disimulado cuando miro a los hombres. Quizás él no es gay o nunca haya tenido una relación con un hombre, pero confiaba en las distintas bebidas alcohólicas que tengo en mi casa, además de yerbas “especiales” que crecen por la zona y que le invitaría a fumar, todo esto inevitablemente rompería resistencias. El trecho final hasta la casa no hablamos, el polvo suspendido en el aire dentro del carro afectaba nuestras gargantas.

Contemplaba a mi compañero de viaje con su pelo negro lleno de polvo gris, lo mismo su cuerpo donde las gotas de transpiración lo recorrían y se secaban, dejándole marcas que yo ansiaba limpiar con mi lengua. No pude evitar acariciar su brazo con la excusa de explicarle cómo puede hacer para ir sacándose de encima el polvo que se le iba pegando al cuerpo. Su brazo era fuerte, musculoso y parecía que ardía, no por el sol sino aparentemente el fuerte calor que emanaba de su cuerpo constantemente era natural.

Ansiaba lamerlo entero, meter mi cabeza en la raja de su culo y sentir en mi cara su calor y sus olores. Si de su brazo salía tanto calor, me imaginaba que su sexo hervía. A pesar del calor y el polvo e n la ruta, aceleré el carro pues no veía la hora de llegar y verlo desnudarse. A las dos horas y muy cansados llegamos. Mientras yo abría las ventanas de la casa, él salió a conocerla. Necesitábamos una siesta para recuperar energías y pensé en inventarle alguna historia de sabanas sucias en donde él no podía dormir en las otras habitaciones sino conmigo en la cama doble, lo busqué pero lo encontré acostado en el diván profundamente dormido.

Verlo así, en bóxer y con semejante hermoso cuerpo y con libertad de poder contemplar cada centímetro porque él dormía, me excitó mucho, me quitó el cansancio del viaje y acerqué la palma de mi mano a su cuerpo para sentir su delicioso calor. Sin tocarlo casi, pero muy cerca de su cuerpo, sintiendo el roce de sus pelos en mi mano. Fue hermoso, recorrí todos sus milímetros, pies, piernas, brazos, su cara, su cuello, su pecho, dejando su sexo para el final, como postre. Entonces acerqué mi mano.

Como me imaginé su sexo ardía, a pesar de tener el bóxer puesto yo podía sentir el calor que emanaba. Quería morderlo, me contenía para no saltar sobre él. Su bulto seguía marcando presencia. Aunque no lo tocaba podía sentirlo. También acerqué mi boca a su boca, nuestros labios casi se tocaban, su boca entreabierta, su olor a fresco. Olí su nariz, recorrí con mi nariz sus axilas transpiradas, tenía un olor delicioso. Baje mi cabeza hasta su polla, cerré mis ojos y aspiré profundamente, ese olor a hombre era tan fuerte y rico que mi polla estaba como nunca antes había estado, enorme, más grande y gorda que nunca.

Julio seguía durmiendo (o si no lo hacia lo disimulaba muy bien) y me quité mis slips mientras seguía oliéndole el cuerpo. Apoyé mi polla en su mano entreabierta. No hubo ninguna señal. Apenas me pareció que cerró su mano levemente para tocármela, o quizás yo con mi calentura acerqué demasiado mi polla a su mano.

El riesgo de que se despertara y se molestara era mi autocontrol para no arrojarme sobre él y meter su polla entera en mi boca, chuparle su culo y cada rincón de su cuerpo.

Empecé a masturbarme mientras seguía oliéndole su pene. Le pasé mi lengua desde su nacimiento hasta la punta, suavemente para no despertarlo y lo suficiente para yo sentirlo. La cabeza de su pija se notaba enorme, a pesar del bóxer. Lentamente se lo bajé un poco hasta dejarle la cabeza afuera, se la escupí y enseguida se la chupé apenas. Entonces acabé, de mi pinga salía litros de leche calentísima que como pude la puse en mis manos y me la tragué. Parte de la leche tiré sobre la polla de Julio. Se la chupé y él apenas se movió.

Evidentemente se hacía el dormido y lo disfrutaba tanto o más que yo, pero por otra parte por mis estúpidos miedos al rechazo evitaba besarlo con toda pasión sus bellos labios o meterle mi polla en su boca para que tragara el resto de mi leche que seguía saliendo. Me fui a arrojarme a la piscina. El agua fría me tranquilizaría un poco. Me tiré de cabeza e hice un largo pero buceando.

Cuando llegué al extremo opuesto saco mi cabeza fuera del agua y me encuentro los pies de Julio en el borde. Levanto la mirada despacio para ver sus piernas, sus rodillas y me detengo en su sexo. Estaba desnudo totalmente y su polla erecta, apuntando hacia el cielo. Sigo subiendo y veo su rostro y su sonrisa perfecta, mirándome. “Me encantó lo que pasó adentro. Vengo por más.” Es todo lo que me dijo. Se agachó, apenas pasó su lengua por mi boca, me dio la espalda y metió parte de su cuerpo en la piscina, hasta su cintura y con sus brazos fuertes se sostenía para no caer, dejándome todo su culo a la altura de mi cara.

Sacó su pierna derecha afuera, o sea que solo otra pierna quedó adentro, su culo y por su postura bien abierto quedó a milímetros de mi cara y mi lengua que no pudo quedarse quieta y arremetió. Le metí la lengua bien adentro de su agujero. Con mis manos me ayude para abrir lo más posible sus nalgas y poder chuparle más adentro de su agujero caliente. Le pasé mi lengua por arriba y por abajo, él se inclinó quedando sus bolas y su pene apoyado contra el borde de la piscina que yo chupé como nunca antes había chupado.

Su pene era mucho más grande de lo que me imaginaba. Le chupaba todo su culo con todas mis ganas, él respiraba hondo, se notaba que estaba muy caliente, le metí un dedo en el culo y él se acercó más para atrás de la calentura, entonces le metí dos dedos más. Con los golpes del agua de la piscina no podía lubricarlo bien, a pesar de mi saliva pero a él no le importaba el dolor, así que lo tomé de la cintura y lentamente hice que fuera hundiendo su cuerpo en la piscina, mientras yo le hacia sentir mi polla erecta por sus piernas, y mientras él bajaba mi polla subía hasta encontrar su culo.

Apoyé mi polla ahí. Julio nuevamente se balanceó para atrás como diciéndome que lo penetrara. Yo empujé la polla un poco pero me costaba metérsela porque tenia el agujero virgen y a pesar de su calentura, el agua no ayudaba a que hubiera lubricación, entonces él puso su mano hacia atrás, buscándome la polla, me la tomó, separó sus piernas más, sacó para atrás mas su cola, y ayudándose con su mano metió mi polla en su culo. Yo empuje con fuerzas, él grito pero volvió a tirarse para atrás, quería que se la metiera entera y así lo hice.

Julio se agacho reclinando su cuerpo fuera de la piscina y dejó que yo bombeara con todas mis fuerzas, se la metía y sacaba sin parar, era tal mi calentura que hasta mis bolas quería metérselas. Él me pedía que lo hiciera mas fuerte mientras se quejaba de placer. Y yo volví a acabar, todo adentro de él, que se contorsionaba de dolor y placer. Subí de un salto al borde y me acosté boca abajo.

Julio se acostó sobre mí y esto fue solo el principio de ese fin de semana que terminó convirtiéndose en diez días inolvidables donde Julio lo que nunca hizo fue tomar las fotografías de la casa pero yo sí de él. Ah! Me confesó que fue su primera vez.

Seducido y enviciado por 2 curas

Me parecía increíble lo que estaba pasando. Cuando me di cuenta, ya tenía metida una polla en mi culo y otra en mi boca. Me sentí putón, putón.

Siempre fui a un colegio de curas. Hice todos mis estudios allí hasta que llegué a la

Universidad. Os voy a explicar una experiencia el último año que estuve allí. El colegio era

sólo de chicos, por lo que íbamos bastantes salidos. Sobretodo hacíamos comentarios de las

profesoras que teníamos. La mayoría eran para aburrirse, pero siempre había la que estaba

bien y sobre ella caían los comentarios más calientes. Aparte teníamos los profesores y los

curas. Yo jugaba en el equipo de fútbol del colegio. Teníamos entrenamientos varios días

después de clase y el partido con otro colegio el sábado por la mañana. El entrenador era el

padre Ramón y tenía ayuda de otro cura llamado padre Rafael. Eran muy buenas personas y

siempre estaban por nosotros. Yo había estado en el equipo de fútbol desde hacía unos años, y la verdad era que me lo pasaba muy bien.

La rutina era siempre la misma. Salíamos de las clases y nos íbamos al vestuario a cambiar.

Luego entrenábamos y al final a las duchas, cambiarnos y a casa. Desde hacía unos días,

notaba que el padre Ramón estaba mucho por mí. Cuando llegaba me preguntaba como había ido el día, bromeaba conmigo y me dejaba jugar más minutos que de costumbre. También notaba cuando entrenaba y estaba haciendo ciertos ejercicios gimnásticos que el padre Ramón y el padre Rafael me miraban y se reían entre ellos.

Cierto día el entrenamiento fue muy duro y en un ejercicio que hice me lastimé el pie. No era nada grave, pero me molestaba un poco cuando caminaba. El padre Ramón me dijo que si no podía continuar con el entrenamiento que lo dejase, pero como ya faltaba muy poco para acabar y no me molestaba en exceso, continué. Cuando acabamos, el padre Ramón me dijo que quería verme el pie y comprobar que no tenía nada. Me lo estuvo mirando junto con el padre Rafael. Juntos decidieron que lo mejor era que me hicieran unas friegas en el pie para que no fuera a más. Me dijeron que me darían unas friegas antes de la ducha y luego otras después. Yo insistí que no era necesario, que no me dolía en exceso, pero al final accedí previendo males mayores.

Me dieron el primer masaje y me pareció que fue bastante largo. Tanto que cuando me fui a

las duchas todos mis compañeros se habían ido a casa. Me estaba duchando y mientras, iba

sintiendo que entre los dos iban hablando en voz baja y riéndose. Cuando salí iba con la toalla tapándome el cuerpo. Hice la intención de ponerme la ropa interior, pero el padre Ramón me dijo que no era necesario, ya que igual después me tenía que volver a duchar. Me pareció raro, pero confié en él.

Me hizo sentar en una silla, al tiempo que levantaba el pie para hacerme el masaje. Empezó

con su tarea. Al cabo de unos minutos, noté cómo su mirada estaba fijada en mi pene. No

hace falta decir que al sentarme y levantar mi pierna, me quedé todo desnudo delante de

ellos. Al principio me sentí un poco incómodo y miré al padre Rafael. Cual no fue mi sorpresa cuando me lo encontré también mirando mi pene y con la mano metida en su pantalón tocándose el suyo.

Me quedé bloqueado y pensativo. Pero me pareció una escena divertida. No sé por qué, pero sonreí y miré a los dos con cara divertida. No me reconocía. A mí me gustaban y me gustan las mujeres, pero me estaba gustando que esos dos me mirasen. De repente, noté cómo el padre Ramón pasó de masajearme el pie, a ir subiendo por la pierna. Y sus dedos empezaron a acariciarme. Me excitó. No lo puedo negar. Estaba sorprendido por mi reacción, pero la escena me gustaba.

Sus dedos empezaron a ir subiendo y mi respiración empezó a ser más intensa. Pensé que iba a parar y me vestiría, me iría y nos olvidaríamos del tema. Sin embargo, el padre Ramón me miró y puso su mano en mi pene. Este ya empezaba a estar hinchado, y al poner su mano, se me puso tiesa.

En ese momento el padre Rafael le dijo al padre Ramón: “vaya, ya te lo dije que a este le

gustaría”. El padre Ramón me guiñó un ojo me empezó a mover mi polla. Yo les dije que no sé qué me pasaba, que nunca había hecho algo así con hombres y que sería mejor que me fuera. El padre Ramón me dijo que no me preocupase, que me iba a gustar mucho lo que me iban a hacer. Que me relajase y disfrutase.

Me parecía increíble lo que estaba pasando. Estaba en el vestuario con un cura que me la

estaba meneando y con otro que me miraba de forma lasciva. El padre Ramón me dijo que

hiciera todo lo que me iban a ordenar y me prometió que cuando acabasen yo mismo pediría otra vez que me lo hicieran.

El padre Ramón se puso de pie y se desabrochó sus pantalones. Se los bajó y le apareció un

rabo como nunca lo había visto. Era enorme y muy regordete. Todavía no estaba empalmado, pero sus dimensiones me alucinaron. Yo nunca había visto un rabo como ese, y me quedé embobado sin apartar la vista. Se quitó toda la ropa y me dijo que me acercase.

Me puso de rodillas en un banquillo del vestuario y me dijo que cogiese con mis manos su aparato. Lo hice. El primer contacto con su polla me gustó. Toda mi mano rodeó su pene y como si lo hubiera hecho toda la vida se la empecé a menear. Su polla se empezó a poner dura. Era grande y yo estaba muy excitado. A continuación me cogió mi cabeza y la acercó a la punta de su nabo. Era obvio que lo que quería era que se la mamase. Y así lo hice. Me empecé a meter aquel capullo en mi boca. Él me iba guiando. Yo se la chupaba y me la iba metiendo dentro de la boca. Ese sabor salado que tenía me estaba gustando. Tanto que tenía la polla totalmente dura y mis huevos me empezaban a hacer daño.

Mientras se la mamaba le iba mirando a la cara, y le veía disfrutar. Eso fue lo que más me

gustó y me excitó. El padre Ramón miró al padre Rafael y le dijo: “creo que hemos descubierto a toda una putita que le gustan las pollas más que los caramelos; mira como me está mirando; se lo está pasando en grande”. Cada vez más me iba metiendo ese pedazo de polla en mi boca, cuando noté que las manos del padre Rafael me estaban acariciando mi culito. Me pidió que me pusiese de cuatro patas porque me quería dar placer. Así lo hice y él me empezó a chupar mi ano. Era delicioso. Mis huevos ya estaban a reventar de la leche que estaba generando. Pero para leche la que el padre Ramón me dio cuando se corrió dentro de mi boca. Me dijo “trágatela toda perra que seguro que te gusta”. Yo cuando oí eso, ajusté mis labios y me dispuse a tragármela toda. Me costó, porque la cantidad era mucha, pero lo hice. Y mientras lo hacía oía como gemía de placer.

Cuando acabé con la mamada de uno, me cogieron y me dieron la vuelta para que mirase al

padre Rafael. Fue en ese momento cuando desnudo, descubrí una polla todavía más grande

que la me acababa de comer. Era larga y enorme. Ya estaba empalmada, pero sus dimensiones me asustaron. Nunca pensé que pudiera existir un pollón como aquel. Y a decir verdad, no lo he vuelto a ver en ningún otro hombre. El padre Rafael me dijo que me la metiera en la boca, pero era tan grande que apenas me entraba. Lo fui intentando hasta que poco a poco mi boca cedió y me pude meter toda su puntita. Él me cogió la cabeza y me empezó a follar la boca. Yo empecé a sentir ganas de vomitar, pero lo pude controlar. Y mientras yo estaba con esa faena, no me había dado cuenta que el padre Ramón me había puesto crema en mi ano y que ya tenía metido tres dedos.

Estaba salido. Era un placer inmenso. Me sentí guarro. Mejor dicho, me sentí guarra y puta

dándoles placer a aquellos dos machos. El padre Rafael no hacía más que llamarme perra y que me la metiera más adentro. Estaba tan excitado que pensé que cuando se corriera no me

podría tragar toda su leche. Sin embargo, todavía quedaba para eso. Antes, el padre Ramón

me dijo que me preparase para sentir la mejor experiencia de mi vida. Y acto seguido me

empezó a romper el culo con su enorme polla. Me dolió mucho, pero me la metió muy

lentamente y se iba parando a medida que daba empujoncitos. Cuando me di cuenta, ya tenía metida una polla en mi culo y otra en mi boca. Me sentí putón, putón.

El padre Ramón se empezó a mover lentamente hasta que cogió ritmo y me la metía y sacaba del culo dándome mucho placer. Mientras el padre Rafael me cogió fuertemente la cabeza y empezó a bombear su leche. Fue tal la fuerza de bombeo que casi me hace vomitar. Sin embargo, cogido como estaba por sus manos, no tuve más remedio que tragarme toda la leche. Fue delicioso.

Cuando me sacó su polla de la boca, el padre Ramón continuaba metiendo y sacando su polla. Era increíble. Yo empecé a gemir y a pedir más. Entonces, y con los huevos doloridos por tanto placer que me estaban dando, me corrí. Sin hacer nada, mi pene empezó a bombear toda la leche que tenía dentro. Yo acabé gritando de placer. Y mientras oía los comentarios que me decían: “mira a esta perra que se está corriendo sin tocarle”, “vaya putón que está hecho”, “a partir de ahora nosotros te vamos a dar por culo siempre que queramos y te va a gustar”, “dale, dale, que parece que todavía no está satisfecho”.

Cada vez más el padre Ramón iba acelerando su penetración. Miré al padre Rafael con malicia y noté que ya tenía otra vez empalmada aquel pedazo de verga que apenas me había podido meter en la boca. Y me decía: “mírala bien porque te va a destrozar ese culito que tienes y te va a dar mucho placer”. Entonces, noté como el padre Ramón gemía más, me apretaba con fuerza contra él y se corría. Fue delicioso sentir su semen dentro de mi culo y como bombeaba con fuerza.

Cuando acabó me la sacó y de tanto semen que me había metido se me empezó a salir y a

resbalar por mis piernas. El padre Rafael me dijo que me levantase, que me iba a partir el

culito. Que lo que me había hecho el padre Ramón era prepararme el camino para la traca

final. Entonces él se estiró en el banquillo con toda su verga tiesa y dura. Y me dijo que me

sentase encima de ella. A mi me pareció que me iba a hacer mucho daño, pero me insistió y

me puse de pie encima de él. Me agaché poco a poco hasta apuntar su polla a la entrada de

mi ano. Él me dijo que no me preocupase que me aguantaría con sus manos para que entrase poco a poco. Le hice caso y noté cómo sus manos me abrían el culo y me cogían.

Entonces noté su punta que entraba por mi agujerito. Aunque ya me habían dado antes por el culo, su punta era tan gorda que encontró resistencia. Yo me agaché un poco más descansando el peso en sus manos. Y entonces, cuando ya tenía media puntita dentro (y sintiendo mucho daño), el padre Rafael me soltó y yo caí a plomo metiendo toda su polla dentro de mi ano. Solté un grito por el dolor inmenso que sentí. Él me dijo que no me moviera hasta que se me pasase. Esperé y a medida que iba pasando el tiempo me iba cambiando la sensación de dolor por placer. Entonces me empecé a mover despacito.

“Venga putita, muévete así que te estoy rompiendo tu culito”, me iba diciendo. A medida que iba oyendo todas esas palabras me estaba poniendo más cachondo y mi movimiento empezó a ser rítmico. Subía y bajaba cada vez más rápido. Era delicioso. Yo no hacía más que gritar de placer mientras aquel cabrón me la iba clavando cada vez más. Bajaba y subía y chocaba con sus huevos cada vez que me dejaba caer. En eso, el padre Ramón se me acercó y me empezó a mover mi polla. Yo estaba muy salido, y sólo oía que me decían: “así, sigue así putita” y cosas como “zorrita”, “mariconazo”, “putón”. Todo un placer.

El padre Ramón me hizo correr pero no me dejó parar, y yo seguía para arriba y para abajo con aquel inmenso pollón dentro de mí. Entonces noté como el padre Rafael me dijo que se iba a venir. Me senté y empecé a apretar mi culito. La sensación debió ser tal que me

empezó a bombear toda su leche con tal intensidad que creí que me llegaba hasta el

estómago. Estuvo un rato bombeando y cuando acabó me empecé a mover de nuevo. Quería que se le pusiese de nuevo tiesa sin sacarla para que me continuase dando placer.

El padre Rafael me dijo que no continuase, que la tenía muy sensible y no podía aguantar, a lo que le contesté que tal como me había dicho al principio, quería más y me la tenía que dar. Entonces él me dijo que si es lo que quería que me lo iba a dar. Así, yo seguí moviendo y noté como aquella bestia de polla se volvía a poner dura dentro de mí. Fue una sensación increíble. Cuando ya la tenía toda dura, empezamos de nuevo con más ritmo. Entonces, me

dijo que parase y que sin sacármela me pusiera a cuatro patas. Quería que el padre Ramón,

que estaba otra vez con su estaca tiesa, me follase por la boca. Dicho y hecho. Me puse a

cuatro patas y se la empecé a comer.

Como disfruté. Me estaban enculando bien enculado y me estaban follando por la boca de

forma brutal. Y digo bien porque el padre Ramón me metía su polla con fuerza por la boca y el padre Rafael no hacía más que meterla con brutalidad por el culo. Sus palabras eran: “te voy a partir el culito que tienes guarra”, “que eres más putón que las gallinas”. De pronto sentí que el padre Ramón se corría en mi boca y al mismo tiempo el padre Rafael me inundaba con su semen. Follado por dos tíos y corriéndose al mismo tiempo.

Acabamos extasiados por el esfuerzo, pero yo acabé además feliz. Nunca había sentido nada tan intenso y tan placentero, y fue genial. Luego nos duchamos los tres y aproveché para hacer una mamada más a cada uno como limpieza final. Y nos vestimos y nos fuimos porque era muy tarde. Como podréis adivinar, hubo muchas más sesiones de masaje con esos padres, y como podéis imaginar también, jugué muchos partidos como titular.

Espero que os haya gustado esta mi historia de un putón que todavía busca pollas para que le rompan el culito.

P.D.: Espero sus comentarios.

Pajas con Ulises

Un amigo de mi padre, me enseñó a encontrar mi propia satisfacción de una manera extraordinaria

Ulises era un amigo de mi padre, tendría unos cuarenta y tantos años y yo unos dieciséis cuando me sorprendió en el baño de su casa pajeándome. Pero para que ustedes sepan como sucedió eso debo

decir que él tenía dos hijos de mi edad con los cuales yo compartía muchos de mis juegos y salidas.

Era viudo hacía unos tres años, su esposa había fallecido de cáncer de ovarios y él se había dedicado a sus hijos, no le conocimos a ninguna nueva pareja… Ese día como tantos fui a su casa a buscar a sus hijos pero todavía no habían llegado.

Ulises estaba solo y me hizo pasar al dormitorio de ellos para que hiciese tiempo mirando algunas revistas porque él estaba muy ocupado reparando una radio. Empecé a buscar entre los libros de mis amigos y atrás de ellos encontré una revista porno con parejas hetero haciendo las mil una maravillas. Con esa edad quien no se excita viendo esas imágenes, la verga se me puso a mil, por lo que decidí ir al baño para hacerme un paja y calmarme un poco la calentura que me había dado la visión de esas fotos.

Estaba en lo mejor, con la mano apretando la cabeza y tirando del “cuerito” para darme más placer pero al estar tan entretenido con eso no me di cuenta de que abrían la puerta. Era Ulises que venía a orinar y se sorprendió mucho de verme allí haciendo eso, yo quedé rojo de vergüenza con la pija en la mano, empapada y totalmente baja. El se quedó mirándome y yo a él.

-Omar!!! Así no se hace la paja!!!

No atiné a decir nada, quedé duro como una piedra pero lo que antes estaba duro se encongió tanto que casi desapareció de mi cuerpo.

Oímos la puerta de la calle, seguramente eras sus hijos que volvían.

-Después hablaremos de esto. Yo te voy a enseñar como se hace.

Después que me dijo eso, guardé mi pija, salí del baño y supongo que él se habrá puesto a orinar. Me encontré con sus hijos y por supuesto no conté nada del mal momento que había pasado al ser sorprendido por su padre en esa actitud tan vergonzosa.

Como la curiosidad es más fuerte que todo, a los pocos días llamé a Ulises y le pregunté si era cierto que me iba a dar clases. Por supuesto que era cierto, así me lo dijo y me citó para que fuese a su casa al otro día un rato antes de que llegasen sus hijos. Me dio un sermón, diciéndome entre otras cosas que con mi mano podía darme todo el placer que quisiese y que tenía que llevar un ritmo perfecto de correrla sobre mi glande y hacia atrás de modo que cada zona de mi verga debía sentir el placer en toda su superficie.

Con toda esa charla previa mi pija comenzó poco a poco a crecer y crecer dentro de mi slip, hasta que me dolió de lo dura que se me puso. Ulises me salvó a tiempo diciéndome:

-Bueno, si vas tener tu primera lección, empezá sacando la pija y

mostra,me como la agarrás.

La liberé de su encierro, ya con algún rastro de líquido pre seminal, y empecé a acariciarme los huevos, a darme un buen masaje en ellos porque los tenía muy apretados dentro de mi ropa y necesitaban un poco de soltura…

-Por lo que veo sos muy veloz, ya tenés toda la cabeza mojada!!

Me puse muy nervioso, no solamente por las indicaciones de Ulises, sin porque tenía vergüenza de él, era amigo de mi padre, padre de mis amigos y… me atraía un poco pero no podía decírselo a pesar de que estaba de pija dura en su presencia y él mirándomela muy entusiasmado con lo que me iba a enseñar.

-No sólo la pija tenés que manipular, primero pellizcate los pezones y comenzá a gemir bajito como que te está gustando lo que te estás haciendo.

Mis manos dejaron momentáneamente la pija y se fueron a pellizcar la parte indicada por Ulises. A los pocos segundos de pellizcarme mis pezones comenzaron a ponerse duros y mi garganta empezó a gemir por el inusitado e inesperado placer que mi cuerpo estaba recibiendo a través de las terminales nerviosas de mis tetillas. Empecé a gemir como una perra, imaginando un sinfín de cosas y de placeres hasta ese momento desconocidos para mi y que Ulises con sus indicaciones había abierto la puerta para poder penetrar a ese recóndito sitio de mi cerebro donde esos estímulos lo excitaban.

Mi culo comenzó a dilatarse porque luego de chuparme un dedo lo empecé a meter por allí mientras Ulises hacía lo mismo con su culo para que yo viese como se hacía esa delicada forma de llegar a los confines del placer. Y después, cuando ya no podía más, mi mano comenzó a subir y bajar por mi pija, ya casi morada, con ganas de escupir toda la leche rica que atesoraba dentro. Con la otra mano hice un círculo con mis dedos y me pajeé en la cabeza de la verga, muy suavecito…

Hasta que terminé por tener la esperada eyaculación e inundé todo alrededor mío con mi lechecita caliente, deseando que alguien me enculase furiosamente, que me rompiera el culito, que acabase dentro mío para hacerme disfrutar. Al poco rato vi que la mano de Ulises sacudía muy fuertemente su pija y con unas convulsiones muy fuertes acompañadas por unos gemidos de placer, expulsó una gran cantidad de leche.

Cuando todo pasó y recobramos la normalidad me dijo:

-Vení, vamos a lavarnos las manos y las pijas ya que empieza a derretirse la leche y si no la sacamos inmediatamente vamos a quedar todos pegoteados. Realmente estaba fascinado con la paja que me había enseñado a practicar Ulises, pero necesitaba algo más… La próxima vez que fui, Ulises me dijo:

-Ya que viniste te voy a enseñar a hacer el tirabuzón.

Poné la pija entre las palmas de las manos y deslizalas en direcciones opuestas como retorciendo, pero hacélo con suavidad porque te va a doler. Fui muy torpe al querer hacer eso y no pude hacerlo por lo que Ulises trajo un poco de aceite, me la untó con él

y con sus manos una a cada lado de mi verga empezó a hacerme lo

que me había explicado.

Realmente cada vez que retorcía mi verga me daban unas tremendas ganas de expulsar toda mi leche, pero Ulises se daba cuenta de la tensión que estaba soportando mi pija y por esa razón disminuía el torneado aflojando la tensión y la excitación. Un momento después su verga estaba totalmente fuera de sus pantalones chorreando precum en gran cantidad, Ulises tomó mis manos y me dijo:

-Estoy muy excitado y tengo ganas de acabar…hacémelo y demostrame que aprendiste a hacer el tirabuzón.

Tomó mis manos y las guió a su verga, la cual no necesitó de ningún lubricante, como había necesitado la mía porque estaba totalmente empapada y pegajosa por sus fluídos naturales. Como mis manos no daban el ritmo de la paja tirabuzón que él requería para llegar al grado máximo de excitación, apoyó sus manos sobre las mías y las fue guiando hasta que empezó a jadear y de su verga asomó una generosa cantidad de líquido blanquecíno que me pegó en la frente

porque yo me encontraba agachado entre sus piernas. Cuando Ulises se recobró del momento de placer que había disfrutado me vio la frente y exclamó:

-Lo siento! No me di cuenta. Esperá que te limpio.

Mi relación con Ulises cada día se ponía más caliente pero se limitaba solamente a eso: pajas de todas clases. Otro día que fui a su casa me enseñó a hacerme una paja “Exprimidor de limón” pero con la variante que yo sostenía mi pija por el tronco y él con su mano ahuecada me retorcía la cabeza al mismo tiempo que con su otra mano se sostenía el tronco de su verga y yo tímidamente trataba de enroscar el glande con mis dedos.

Solamente pajas y más pajas me enseñó a hacer Ulises en los dos o tres meses que disfrutamos pajeándonos mutuamente pero cuando intenté algo más… explotó y todo terminó entre nosotros. Ahora con los años y la experiencia sospecho que Ulises era un gay no asumido o no salido del armario como les dicen ahora, porque pajearnos mutuamente no lo encontraba mal pero una relación más completa entre dos hombres (en este caso un hombre y un adolescente) lo puso descontrolado.

Sucedió que con la Paja exprimidor de limón nos excitamos mucho pero ninguno de los dos podía tener una eyaculación por lo tanto intenté chupársela y cuando tuve el glande dentro de mi boca me dio un manotón sacándome la boca de su verga.

Luego me insultó terriblemente tratándome de degenerado y un sinfín de cosas más.

Para mi descargo le dije que los dos hacíamos cosas de maricas porque nos tocábamos las pijas y algo más para buscar el orgasmo que nos hiciese gozar plenamente.

No aceptó ningún alegato, solamente dijo que él me estaba enseñando a pajearme sin intenciones de tener una relación homosexual conmigo. Se las dio de macho conmigo y tal vez fuese cierto porque al poco tiempo se casó, jamás los vi con un hombre ni oi ningún comentario sobre él y algún tipo. Lo seguí viendo porque era amigo de mi papá y yo de sus hijos, pero nunca más estuvimos a solas y si lo estábamos él trataba de alejarse o de buscar la forma de eludirme. Ahora Ulises es abuelo y poco se de él…

Como siempre espero comentarios y fotos.