Realizando fantasias

Mi esposa y yo llevamos 8 años juntos, nos conocimos en la preparatoria, cuando nos hicimos novios jamas imaginábamos que nuestra relación duraría tanto tiempo, ni que nos casaríamos, pero sobre todo que llegáramos a los limites más extraordinarios en nuestra vida sexual al llevar a la realidad nuestras fantasías eróticas, y gracias a esto podemos presumir que nuestra vida como pareja es verdaderamente feliz y muy sólida. Pero esto comenzó prácticamente por accidente y de aquella primera ves es lo que quiero contarles.

Leer más

El autobus

Era un día cualquiera de verano,de esos que no sabes que hacer, finalmente decidi que iria a Barcelona hacer unas compras y pasar el dia. Me dirigí a la parada del autobús, se me había estropeado el coche, pero no me umportaba tampoco tenia prisa e ir con el coche a por la ciudad siempre es un

Leer más

Carnavales

Esta no es una historia mía… como sabía la autora que me gustaban las historias… espero que os guste tanto como a mí. Eran carnavales, ¡cuánto juego dan los carnavales! Ser quien no eres y esas cosas. Pero no se equivoquen, los dos protagonistas de esta historia eran quienes eran cuando hicieron lo que hicieron, y puedo asegurarles que sus disfraces no tuvieron que ver… más que en un pequeño detalle; una cuestión de tapas…. ¡Ah, cuánto, cuánto juego dan los carnavales! Él llevaba un traje de Capitán Garfio, con unas mallas negras, unas botas, una casaca roja prestada y un sombrero

Leer más

Que espectaculo

Me siento en un sillón y miro. Luces bajas Apareces vestida con un body, ligas y nada más. El body es transparente y muestra un pubis depilado. Solo piel. Comienza el show. Te paras frente a mí y te desabrochas los snaps inferiores del body, se entreven labios hinchados. Tus manos recorren tu cuerpo lentamente. Muslos, cintura, brazos… tus pezones se dejan ver duros a través del material. Tienes algo más en ellos… ¿aros? no se alcanza a notar.

Leer más

48 horas

Nunca voy a olvidar esas cuarenta y ocho horas que pase con Abel, aquel fin de semana en ese hotel de la playa. Cuando descendí del tren y le vi buscándome, corrí hacia él llamándolo, nos fundimos en un abrazo eterno, nos besamos largamente tanto que unos obreros que andaban trabajando por ahí nos silbaron y dijeron todas esas cosas que solo a ellos se les ocurre.

Leer más