HISTORIA DE INCESTO

Hola! Esta es la primera vez que les escribo, yo vivo en Cuernavaca, en México y nunca creí que esto me pasaría, pero créanmelo, me pasó. Yo me llamo Carlos y tengo 21 años, tengo 2 hermanas Laura de 15 años y Sara de 17, ambas en la pubertad y creciéndoles unos senos tan ricos…

Mi historia inicia cuando un fin de semana mis padres salieron a México a una reunión y se fueron Viernes, Sábado y Domingo. Entonces los tres ibamos a estar solos. Lo primero que pensé era ver la tele y nada más, pero lo que sucedió aquí les va:

Viernes: Salí muy temprano a casa de un amigo y me dijo que tenía unas películas pornos nuevas donde había orgías y todo eso. Me prestó una y me la llevé a la casa. En la tarde llegué y no había nadie, pensé “Que bien!! la voy a ver masturbándome con la suave, aterciopelada y dulce ropita interior de mis hermanas”. La empecé a ver y me excité en segundos ya que salían lesbianas, me desnudé todo y me frotaba los calzones en el pene, mientras me introducía dedos por mi ano, ya iba a eyacular cuando de repente oigo que llegó alguien. Me vestí lo más rápido que pude y me asomé, pero no era nadie, pensé “A lo mejor estoy muy nervioso y pensé haberlo escuchado”; Regresé al cuarto y me volví a desnudar, me tiré en mi cama y me puse los calzones de mi hermanita mientras chupaba mi jugo, unos calzones sin lavar de mi hermana es lo más rico que he probado!!. Estaba empezando a masturbarme, pero dejé la puerta abierta del cuarto y sin darme cuenta mi hermana menor ya había llegado y se asomaba, nos vimos y me quedé paralizado, dije “Ya me vio y le va a decir todo a mis papás”, pero no, ella se fue corriendo a su cuarto. Yo me vestí de nuevo mientras pensaba que le decía… en eso llegó mi otra hermana y empezaron a hablar, no se sí de lo que vio laura o quien sabe, pero hasta ahí quedó.

Sábado: Por la mañana salí con mi amigo y le conté todo, me cambió la película por otra, regresé a mi casa y solo estaba Sara, me dijo “Oye puedo hablar contigo???” y le dije que si. Entonces fuimos a su cuarto y me preguntó que donde estaban unos calzones de ella, le dije que no sabía y me dijo “Laura me contó todo”. Yo me puse nervioso, pero se acercó a mí y me dijo “Tranquilo, se que es difícil vivir con 2 hermanas” (vaya que si lo es, el verlas pasar en ropa interior o en pijama sin nada abajo, por más que sean tus hermanas tu eres hombre y ellas mujeres y calienta de todos modos, además estan muy bien de cuerpo y con unos senos y unas nalgas…). Caminó a su buró y abrió un cajon y dijo “Se lo que te pasa, mira lo que me pasa a mí” y en eso sacó unos calzones míos que llevaba tiempo que no los veía, estaban tiesos y me percaté que eran jugos de ella. Deduje lógicamente que se masturbaba con ellos, pero eso no era todo… En eso llegó Laura y entró al cuarto y dijo “Ya lo sabe” le dije “Qué?”. Ellas dos se masturbaban juntas con mis calzones!!!!! UFFFFF que onda, al principio me dio miedo, pero luego me calenté un buen el tan solo imaginarlas jugar con mis calzones.

Laura empezó a hablar y dijo “Carlos ayer que te ví, fue lo más erótico y me fui a mi cuarto a masturbarme”. Eso me emocionó mucho, les dije “Son lesbianas?” me dijeron que no, que a ellas les encantan los hombres, pero que sí era divertido hacer eso, les pregunté si se besaban y me dicen “Así?” y se empezaron a besar y a desnudarse. En eso yo me desnudé también y olí la pucha de Laura que olía y sabía tan bien, que nada se le compara. Sara me empezó a chupar la verga que estaba ya bien tiesa, Laura me puso sus senos en la cara y le metía un dedo por el ano… Ellas gritaban de placer, en eso penetré a Laura y Sara me besaba con tanta pasión en la boca, nadie besa como ella, me vine dentro de Laura, se la saqué ya flácida, pero Sara dijo “Yo quiero también”. Me la empezó a tocar y besar y de nuevo estaba dura, se sentó sobre ella, se la metí por el ano, a ella le encantó… Mientras Laura se reponía y trataba de sacarse jugos míos de su puchita para comérselos, yo le dije que todavía había más, entonces ella me besó también. Yo me empezaba a venir mientras oía los gemidos del orgasmo de Sara, fue increíble, pero todavía no eyaculaba, entonces se la saqué del ano y eyaculé, salió tanta leche que alimenté a mis hermanas como si fueran bebes hambrientos. Nos quedamos dormidos los tres y el domingo lo volvimos a hacer, pero imitábamos la película porno, ahora cada vez que no hay nadie lo hacemos otra vez, ya sea los tres juntos o solo 2. Ahí les va un tip para los que tienen hermanas ya sea grandes o chicas, supongo que es lo mismo: busquen en la ropa sucia de ella y huelan los calzones sucios, chúpenlos, es lo más rico.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *