Menina de 14

De como una peladita de 14 años me enloquecio hasta poder poseerla.

Tengo que contarle a alguien esto. Soy un tipo normal de 30 años casado con 1 hijo de 4 años. Hace poco armamos un paseo con algunos amigos y fuimos a una finca que alquilamos a las afueras de la ciudad. Queda a 2 horas de camino. Al paseo fuimos aproximadamente unas 18 personas cada uno con sus familias. Yo con mi señora mi pequeño y los otros amigos con sus familias. Uno de mis compañeros llevo un amigo que yo no conocía, él tenía una hija de 14 años.

Como cualquier paseo llegamos nos cambiamos y empezamos a beber. Al segundo día luego de la fiesta de la noche anterior. Sobre las 9 de la mañana todos estaban dormidos aun de la resaca y solo los niños estaban ya despiertos y jugando en la piscina, yo estaba frente a esta con aun un poco de la borrachera del día anterior. Me quede mirando como jugaban los muchachos. Isabel, la niña de 14 años estaba con ellos. Ella es una morena de rostro fuerte atractiva con un deje de adolescente irritante y con una mirada de me importa todo nada. No me agrado la peladita. Veo que entra al baño y se cambia para ir a la piscina. Me llamo la atención que no tenía vestido de baño. Se había dejado un short blanco y una camiseta un poco suelta de mangas cortas. Como estaba jugando a lanzarse repetidas veces al agua, siempre salían del lado en el que yo estaba. Así que me quede mirándola bastante tiempo. La camiseta mojada resaltaba sus peoncitos y no podía dejar de verlos. Sobre las 12 del día todos despertaron y empezaban a hacer el almuerzo (un asado). Isabel quedo con las mismas ropas que luego el sol secó Yo ya estaba muy caliente y no dejaba de verla. Me ponía las gafas para que nadie más notara como la observaba. Ella si lo noto y me miro terriblemente mal. Como con cara de este verde que me mira.

Luego del asado la gente se enrumbo de nuevo. Solo que para las 8 ya todos estaban caídos. Mi mujer estaba con mi hijo y quiso acostarse temprano para el domingo ir a misa en el pueblo (Ella es muy católica). Isabel se bañó se colocó un camisón corto y un short del mismo color. Se le veían sus rizos aun húmedos. Y sentada frente al tv mirando la tele. Yo me acerque y le dije que si podía acompañarla. Haga lo que quiera me respondió. Allí me quede. De cuando en vez la miraba de arriba abajo. Solo pensaba en sus pequeñas téticas duritas que había visto en la mañana. En una de esas miradas a mí se me empezó a poner duro el pene. Isabel se dio cuenta, me abrió los ojos con cara de susto. Y le pique un ojo. La niña se paró y se fue a su cama sin decir nada. Yo me quede un rato y seguí acariciándome el pene sobre el pantalón. Me acomode mi aparato cosa que quedara erecto pero sin quitarme la ropa y con la punta de mi pene en el ombligo me acariciaba el glande con la punta de los dedos. Al rato llegaron todos y después fuimos a dormir.

Sobre las 2 de la mañana me desperté y fui al baño. Al salir vi que estaba Isabel en la sala. Allí empecé a tocarme mirándola. Me temblaba todo pensando que me vieran pero al tiempo me excitaba. A los dos minutos me di cuenta que estaba despierta y se estaba haciendo la dormida. Me aleje como si fuera para mi cama y me quede espiándola un rato. A los dos minutos abrió los ojos se descubrió y vi que esta criatura estaba era masturbándose, ella metía las manos en su short y con la otra mano se acariciaba un seno. Vi todo masturbándome hasta que termino y ella luego se pasó a su cuarto. No me vio. Fui a la cama y trate de dormir pensando en ella.

El lunes festivo quedamos de ir a ver unas cascadas como a 1 hora de trayecto. Como mi carro era muy bajo para poder meterlo por trocha, nos acomodamos en las camionetas. Yo notaba como Isabel me evitaba, pero para fortuna mía la bajaron de uno de los carros y la subieron al vehículo donde iba yo. En el puesto de atrás íbamos 4 personas, No muy cómodos a los 20 min le dije a mi señora que porque no la subía en las piernas para ir mas cómodo a lo que ella me respondió. Porque no llevas a Isabel que es más liviana. Ella no quería. Pero mi mujer la convenció que iba a ir más cómoda. Paramos nos acomodamos y arrancamos. Cuando entramos a la trocha el sube y baja con esta niña sentada en toda mi verga hizo que se me pusiera muy dura. Ella lo noto allí mismo y me miro de nuevo muy mal. Solo que esta vez coloque cara de avergonzado y le dije si quieres paramos y volvemos a como estábamos si no estás cómoda. Ella miro mi mujer y dijo: “No hay problema sigamos así que ya vamos a llegar”. Los 10 minutos siguientes fueron increíbles yo tenía la respiración agitada miraba para afuera y ella con sus nalguitas sobre mi pene. No aguante y termine viniéndome en el pantalón. Hice mil maromas para que nadie lo viera. Trate de secarme con unas servilletas y afortunadamente el pantalón era oscuro y no se notó. Con agua de una botellita me limpie y durante el día se secó.

El regreso nos acomodamos de forma diferente y termine sentado en el puesto de adelante solo. Esa noche empacamos y nos alistamos para regresar todos. En la finca estaban todos en frente de la piscina y yo me quede alistando maleta. Cuando vi que Isabel salió del baño envuelta en una toalla corriendo al cuarto. Yo aproveche y me metí al baño. Estaba tomando mis cosas de aseo personal cuando veo en una esquina la ropita de ella que había tenido en el día envuelto en una esquina. Me agache y busque y encontré sus cacheteros. Los tome y empecé a olerlos. Olían a sexo (o eso quería pensar yo). Allí me pegue el susto de mi vida cuando oigo a mis espaldas ¿Usted que está haciendo? Me gire y era Isabel. Se me acerco me rapo los cacheteros y se entró al cuarto. Estaba muerto del susto de que fuera a hacer esta niña. Me quede muy intranquilo y finalmente salimos todos trate de acercarme pero me evitaba por todo lado. Mi mujer también me pregunto que me pasaba. Le dije que eran cosas del trabajo. Nos alistamos y salimos. Llegue a la ciudad con el corazón en la mano.

Esa misma noche me metía internet tratando de encontrar a Isabel en Facebook. Para hablar con ella. La agregue y le escribí un mensaje que decía que me perdonará que por favor no le dijera a nadie que lo que pasaba era que me gustaba. A los 10 min respondió. ¿De verdad le gusto? Allí empezamos a chatear.
-Si Isabel me gustas mucho. Por eso te miraba tanto en la piscina.
-Pero usted está casado que quiere con alguien de 14 años.
-Yo sé que es una locura pero pues yo no pedí esto. Solo sé que me llamaste mucho la atención.
– Vale… fresco que no le voy a decir a nadie. Chao.
Yo me fui a dormir tranquilo. En los siguientes meses seguía mandándole mensajes de cuando en vez pero no me respondía.

Pasaron 6 meses. Y nos invitaron a un bautizo de unos amigos y o sorpresa la familia de Isabel estaba allí. Igual que Isabel. Ella estaba con un pantalón de dril café y una camiseta de esqueleto verde con un saquito gris encima. Busque la oportunidad y en la cocina estaba ella. Entre y le pregunte que porque me había ignorado todo este tiempo. Me respondió. Porque esto no puede ser. Me acerque le puse las manos en el hombro y apreté mi pene contra su culito y al oído le dije: “ te acuerdas de haber estado así de cerca” ella asintió con la cabeza.
– Te molesto esa vez?
– No, dijo con la cabeza.
– Y ahora te molesta? ( ya la tenía dura y me restregaba contra ella)
– No, dijo de nuevo con la cabeza mirando al suelo.
– En esas la llamaron. Me miro y me dijo hablamos por Facebook me dio un pico en la mejilla y se fue.

Yo me fui al baño me masturbe. Y esa noche le hice el amor a mi mujer pensando que era Isabel.
La siguiente noche entre a internet y chateamos. Ella solo me repetía que no podía ser que yo era mayor que ella, que yo que le veía. Y solo le repetía que me encantaba. Así pasó una semana. Y un día me anime caerle de sorpresa a la escuela. Sobre las 3 de la tarde salió ella. Iba a coger el bus que le llevaba a casa cuando pare al lado y le pite. Que yo la llevaba. Miro al cielo, le dije que si me iba a hacer rogarle. Hiso un gesto con la boca de ok. Y subió. Le dije que fuéramos a comer algo. Fuimos al centro comercial y me estacione en el último sótano. No me baje del carro sino que le dije que nos quedáramos un rato allí. Ella tenía puesta una faldita de cuadros medias blancas, y una camisa de botones blanca y un saco de botones del mismo color de la falda. Me acerque y le dije que si me daba un pico como el de esa vez me acerque mientras le ponía la mano sobre uno de sus muslos. Ella miro a todos lados y después me dio un pico.

Dame otro. Y yo ya estaba nuevamente con mi pene muy duro y se me notaba dentro del pantalón. Ella me dijo. Usted como que se arrecha muy rápido. No soy el único, le respondí mientras rosaba mis dedos sobre sus téticas.
Ella se sobresaltó y me dijo Oiga que le pasa?.. déjeme ya en mi casa.
-No te pongas así. Yo sé que te gusta.
No respondió nada.
-Yo te vi ese día en la finca cuando estabas en la sala.
Y que!?, me di cuenta.
-No, yo vi todo lo que hacías.
Marica usted que vio?
Vi cómo te tocabas y te consentías. (Seguí poniéndome muy caliente), Sabes yo también me acaricie en ese momento.
-Quieres ver como lo hacía. Y antes de que me respondiera me abrí la cremallera y me saque el pene. Ella no decía nada.

Ven tócalo, le tome la manito y con un poquito de resistencia la lleve a mi pene. Sentía que temblaba. Y empezó a acariciarme. Yo después de un rato le subí la faldita a sus muslos y lleve lentamente mi mano a su vagina sobre sus cacheteros blancos. Le rozaba la yema de los dedos y empecé a sentirla mojadita. Luego desabotone su camisa y metí mi mano acariciando esos pezoncitos que tenía tantas ganas de besar. En ese tiempo ella nunca soltó mi pene.

Allí le dije. Que porque no me besaba abajo. Nunca lo he hecho. Respondió. Yo te enseño. Y la tome de la nuca y la fui llevando lentamente a que se la metiera en la boca. Sentí sus labios tocando mi glande. Mi pene mojado en su saliva sintiendo su lengua lamer la punta de mi pene. Le susurraba que quería hacerle el amor.
Ella me miro con su clásica malacara y me dijo ¿aquí?
No, aquí no, vamos a otro lado. Lo pensó un rato y dijo. Soy virgen.
Y quieres perder la virginidad conmigo?
-Si, si quiero. Me va a doler?
No, y te va gustar mucho, más que cuando te tocas.

OK pero no me puedo demorar mucho. Antes de 1 hora estas en casa Le respondi.
OK déjeme entonces le digo a mi mama que me voy a la casa de Cata y llamo a Cata para que me haga el cuarto. (Ella nunca me tuteaba)

10 minutos después estábamos saliendo y yendo a un lugar cerca al aeropuerto al que uno puede entrar en carro . Le pedí que se cubriera con mi chaqueta para que nadie la viera. Entre en el sitio y subimos al cuarto.

Gire y le vi sentada con sus dos piernas juntas y con el llavero en sus manos jugando con las llaves muy nerviosa.
Me arrodille frente a ella y le dije. Nada que no quieras se va a hacer. Si en algún momento te arrepientes o no quieres me dices y se acaba. Es tu palabra y fin.

Ella me miro y me dijo. Pero si quiero. Al término de esa frase metí las manitos debajo de su falda y acariciaba sus muslos. Le pedí que se recostara. Y le baje su ropita interior. Estaba súper mojada. Le empecé a dar besitos por la pierna subiendo a su vagina y sentía como temblaba. Le di un besito en el clítoris y con la lengua empecé a lamer esa cuquita rosadita joven. Le quite el saco le desabroche el sostén. Se lo baje. Besaba sus pezones masajeaba sus téticas. Y me puse sobre ella y al tiempo que nos besábamos ponía la punta de mi pene a la entrada de su cuquita. (No me puse condón, no quiera perderme esa sensación). Le dije al oído que si estaba lista. Y sin que me respondiera empecé a metérselo muy despacio. Ella empezó a gemir y con sus débiles manos empujaba mi pecho para que no se la metiera. La sacaba un poquito y volvía y entraba. Hice eso por lo menos unas 10 veces solo entraba la puntica del pene en su húmeda vagina. Llego un punto en el que se acostumbró y en ese momento se la metí hasta el fondo. Gimio muy fuerte me tomo de la cabeza y me abrazo super duro. Ella grito y le dije que si estaba bien. Ella solo dijo sigue sigue.

Le hice el amor delicioso unidos los dos yo dentro de ella con mi pene en su vagina y ella aruñandome la espalda y mordiéndome el pecho. Sentía sus senos muy duros. Llego un punto en el que no aguante más y llegue dentro de ella. Deje todo mi semen dentro de ella. Para cuando acabe ella ya había tenido un orgasmo y estaba cercano al otro. Así que baje me metí debajo de su falda y le chupe su clítoris hasta que tuvo el segundo orgasmo.

Terminamos nos vestimos y la deje en la casa. En el camino ella solo me cogía el brazo me tomaba la mano. Una cuadra antes de dejarla pare para que nadie nos viera. Nos besamos y me dijo al oído te quiero. Se había enamorado de mi.

Afortunadamente ella no se embarazo y los siguientes meses fue de mucha lujuria y sexo. Ahora nos cuidamos mucho. Lo hacemos 1 o dos veces por semana y siempre vamos al mismo lugar.

Mi vecina, la señora Isabel

Hola lectores. Quiero relatarles como conseguí cogerme a la vecina más linda y caliente del barrio, siendo ella casada y sin un pasado de haber engañado a su marido.

Hola a todos, me dicen Jimy, en esa ocasión tenía 23 años, soltero, de buen físico, estaba bien proporcionado donde ya saben, mis casi 7.5 pulgadas me hicieron popular en la prepa, donde tuve oportunidad de tener a varias compañeras en mi cama. Pero mi amor prohibido siempre fue la vecina que llamaremos Isabel (su segundo nombre). La conocí cuando ellos se mudaron al barrio, estaba casada con un economista, yo tenía ya 17 años y con solo verla se me paraba la verga, ella es una morena de ojos verdes, con unas lindas tetas que sin ser ostentosas, eran bellisimas, su culo era regordete en forma de corazón que eran el centro de mis miradas y de mis pajas nocturnas, sus pies pequeños y casi perfectos, sus piernas llenitas en los muslos. Creo que todo chico del barrio se hizo alguna paja en ese entonces por doña Isabel, que tenía unos treinta y cuatro años en ese entonces.

Isabel me conocía desde los 17 como indiqué, de alguna forma yo le caía bien y charlabamos en la calle o aveces me invitaba a su casa a merendar, todo normal, a ella no se le conocía aventura alguna, era una señora honorable en todo el sentido. Sin embargo, el destino suele cambiar todo. Su esposo fue contratado por el gobierno central y debía estar en la capital por largas temporadas, aveces dos meses, aveces tres meses, pues iba al extranjero frecuentemente a especializarse o recibir capacitación y la dejaba sola. Alli fue mi puerta de entrada, yo comencé a hacerle compañia y ella empezó a tener confianzas conmigo. Para mi ya eso era ganancia porque podía estar con mi amor prohibido por casi días enteros, verla en condiciones que nadie, excepto su marido la había visto, por ejemplo verla en shorts mientras hacia los quehaceres del hogar, blusas escotadas, sus atuendos para dormir, usaba unas minúsculas tanguitas para ello. Yo vivía con la verga parada, pero trataba de ocultarla para no perder su confianza.

En una de esas ocasiones en donde su marido se ausentaba por largo periodo, resulta que uno de esos días era su cumpleaños, ese día la vi molesta, al parecer al esposo se le habia olvidado la fecha, pero no a mi, le compré un pequeño pastel y se lo llevé por la tarde, asi también le compré un regalo también, que era un prendedor que era de oro de 10 k, que era todo lo que podía yo ahorrar, trabajaba con mi padre, pero el no me trataba como un empleado y me pagaba menos. Isabel se puso muy contenta. Me quedé con ella hasta que fue de noche, fue cuando ella sacó una botella de vino y me dijo que la había comprado para tomarla en su cumpleaños, ya que ella no tomaba. La botella la consumimos rapido, y ambos estabamos más liberados, empezamos a charlar y yo empecé a hablar de lo bella que era, de lo dichoso que tenía que ser su marido al tenerla como esposa, total la llené de halagos, Isabel se mostró atenta, pero estaba triste por la nostalgia de su cumpleaños y la indiferencia de su esposo.

En una de esas, nos abrazamos y mis labios rozaron los de ella, -Jimy!!, que haces?- me dijo. Yo con los vasos de vino me animé a decirle que ella me atraía mucho desde pequeño, pero que nunca me había aniimado a decirselo, Isabel quedó en silencio, pero luego me dijo que eso no esaba bien, que ella era casada y que nunca le había fallado a su marido, luego cambió de tema y se me ocurrió más tarde poner música y la saqué a bailar, la música era como merengue y yo le daba vueltas y la pegaba a mi, en una de esas, nuestras bocas quedaron de nuevo muy cerca y la besé, ella quiso separarse, pero yo lo impedí, y el beso continuó, que rico ese beso, pareciamos que nos queriamos comer el uno al otro, no conocía esa faceta de doña Isabel.

Luego ella se separó y dijo que eso estaba mal. Nos sentamos, la jalé y le dije que le iba a dar su verdadero regalo, la comencé a besar en los labios, luego las mejillas, las orejas y el cuello, Isabel decía que no, lo repetía varias veces, pero yo no dejaba de besarle su fina piel, con mucho cuidado fui desabotonando su blusa y pude tocar sus bellos senos y su sostén era tan delgado que podía palpar sus pezones que rapidamente se erectaron, ella me retiró la mano, pero yo insistí y meti mi mano dentro de su sostén y pude acariciar sus tetas mientras que mis labios se comían su cuello. Isabel repetía -no Jimy, no Jimy!-, pero yo no iba a desaprovechar la ocasión.

En un movimiento rápido mi boca bajó a sus senos, los mamé con deseo y le chupé los pezones, Isabel gemía y seguía repitiendo que no, que me detuviera, pero no me obligaba a hacerlo, asi que fui mamando por turnos sus tetas, nunca me hubiera imagido haciendo esto con doña Isabel. Le chupé los senos lo mejor que pude, ella estaba muy excitada, yo el doble, le metí una mano debajo de su falda a la rodilla, toqué sus muslos con mucha lujuria, llegué hasta su braguita y ella me retiró la mano, volví a insistir y ahora no opuso resistencia, toque su sexo sobre la delgada tela de su braga, sus labios vaginales se podían palpar sus protuberancias, al mismo tiempo mis labios buscaron los suyos, ahora nuestras lenguas se entrelazaron, ella estaba muy caliente, inclusive abrió un poco sus piernas para favorecer la entrada de mi mano a su chuchita.

Mis dedos se metieron por debajo de su braga, toqué sus escasos vellos que cubrían su rajita, mis dedos jugaron con sus labios vaginales y localizaron la entrada de su vagina, ella puso su mano sobre la mía y trató de impedir que yo siguiera tocando su sexo, pero yo seguía en lo mio, uno de mis dedos se introdujo en su chuchita, ella gritó -Jimy!!, bebé que me estas haciendome?-, yo ya tenía una ereccion y posiblemente mis calzoncillos mojados, asi que tomé a Isabel y la cargué en peso y caminé asi hasta su dormitorio y la coloque sobre la cama, ella vió mis intenciones de poseerla, me dijo que no estaba bien, que ella no quería fallarle a su marido, yo le rogué que quería hacerla mia, ella que estaba igual de excitada que yo me dijo que solo fuera sexo oral, que le prometiera que no habría penetración, finalmente le prometí que no la penetraría.

Nos desnudamos y yo fui el primero que la besó toda, desde los labios, pasé por el cuello, luego bajé a sus senos y ahora los mamé con paciencia sin prisa, le lamía toda su carne y luego con la punta de la lengua le hacía circulos en sus pezones, para luego tomarlos con los labios y chuparlos, Isabel gemía y se contoneaba en la cama, luego bajé al vientre plano y lo lamí, use la lengua para deslizarme desde allí pasando por una linea de pelitos púbicos y llegué primero a su clitoris, le pasé la lengua varias veces allí, ella aumentó sus gemidos y me jalaba los cabellos, seguí bajando y el olor a hembra caliente era notorio, pase la lengua entre sus labios vaginales, Isabel estaba mojadísima, pude sentir el sabor de su calentura, abri sus labios vaginales y lami de arriba a abajo y viceversa, cuando llegaba a su clitoris mis labios lo tomaban y los apretaban, Isabel tuvo con este tratamiento una corrida tremenda, gritó y gimió de gusto. Yo estaba hipnotizado con su rajita y no dejaba de comermela.

Por fin ella me pidió clemencia, me puso boca arriba y se metió entre mis piernas, tenía una carita sonriente y ojos de deseo, me comenzó a lamer la polla por todo el tronco sin meterla en su boca, llegó hasta mis cojones y me hizo vibrar cuando me pasó su lenguita por debajo de mis guevos, exquisito. Luego volvió a mi glande al cual le hizo varios circulos en el glande y luego engulló mi erección, mi verga es larga como dije, pero Isabel se las ingeneaba para comersela casi completa y meterla en su boquita. Isabel me dio una mamada de pelicula, yo aveces la detenía para no hacerme llegar tan rapido y detener esa felación extraordinaria, ella lo entendió y bajaba las revoluciones y luego seguía comiendomela como quería. Por fin ya estaba al borde y se lo dije, ella siguió como si nada y comencé a eyacular, ella lo sacó de su boca cuando sintió mis chorros de esperma y se lo pasó por la cara, mi leche parecía escarcha navideña en su bello rostro. Luego ella se fue al tocador a arreglarse, salió vestida al tiempo que yo me ponía también la ropa, me dijo que había estado maravilloso, yo me sentía muy a gusto por eso, y también me dijo que yo era un chico travieso y caliente. Me despedí de ella con un beso en la mejilla, yo sabia que esto se tenía que repetir.

Y no pasó mucho tiempo para repetirlo, a los tres días de eso, alli estabamos en la cama, siempre ella me decía que penetración no!, asi que esa segunda vez, hicimos una 69 deliciosa, yo metido entre sus muslos chupando a placer aquella rica chuchita mojada y caliente, la hice terminar en mi boca y ella me regaló mucho fluido vaginal que bebí sin reparos. Ella me hizo llegar minutos después y se tragó parte de mi esperma, aunque no me lo dijo yo lo sé. Yo era dueño de ese cuerpazo, pero no podía cogerla, pero con ese sexo oral que nos dabamos no lo sentía necesario, al menos esas primeras veces.

La tercera vez fue más sofisticada, ella hincada yo de pie con la verga al aire, ella se pasaba mi verga por los labios y me decía en susurros que mi verga era muy grande, la pasaba por sus labios, luego se la metía y yo le tomaba la cabeza con las manos y casi le follaba la boca, como si fuera una vagina. También en esa tercera ocasión, la puse hincada sobre su sofá con el culo para afuera y por primera vez le comí la redondez de su ano, nunca había imaginado que tal parte de cuerpo de una mujer fuera tan exquisito y erótico, y ella se moría de placer, la hice llegar a uno de sus dos orgasmos de ese día, a través de comerle el culo.

Y sucedió algo. Regresó su marido y por supuesto toda esa semana no la vi, no me imaginé lo enamorado que ya estaba de doña Isabel, que fue una semana depresiva para mi, no quería nada, estaba de mal humor, en ocasiones lloraba sin motivo, estaba enamorado!!. Pasó la semana y su marido desapareció como siempre, yo no quería ir a su casa, sabía que debieron tener sexo casi todos los días. Yo estaba triste.

No fui a la casa de doña Isabel toda la semana siguiente, no tenía animos. Crei que todo estaba perdido. Un día recibí una llamada llegando a casa, era Isabel, estaba llorando, me dijo que si podía llegar, yo fui corriendo, ya era tarde, alli estaba bella como siempre, pero llorando, no me quiso decir, solo se recostó en mis brazos para llorar, sabía de algún modo que era por su marido.
Luego empezaron los besos, eran muy efusivos y cargados de deseo, pronto nos fuimos quitando la ropa como en otras ocasiones, quedamos en cueros, luego ella tomó la iniciativa y dejándome sentado ella se arrodilló entre mis piernas y comenzó a lamerme la verga, lentamente, como ella sabía que me gustaba empezar, lamió mi tronco y se deslizó hasta mis cojones los cuales lamió y chupó, su mano al mismo tiempo me pajeaba, que rico, como lo había extrañado le dije, ella me sonrió y siguió comiendome la verga con largos y profundos chupones, me puso a mil rapido.

Luego de que me dejó una erección durisima, se fue colocando hincada a la orilla del sofá, como a mi me gusta comerle su chuchita y su culito. Me fui detras y comencé a comerle el culo con mucha lengua y saliva, ella gemía y me decía que no dejara de chuparselo, eso me ponía muy caliente, mi verga goteaba el piso de la casa. Le mamé como nunca el aro de su culito y luego le lamí su chuchita, como nunca lo había hecho, le metí un dedo en su rajita mientras le comía el culo, Isabel no dijo nada ni se opuso, eso era bueno para mi, ella más que oponerse gemía como endiablada, diciendome que le gustaba como se lo comía.

Me puse de pie y con la calentura que tenia, le puse mi verga en su rajita y se la frote directamente en sus labios vaginales, ella gritó y me decía si, si, si, como si me pidiera por fin que la hiciera mia, tome mi verga con la mano y se la dirigí a su vagina y pude sentir la redondez de la misma, empujé y por fin después de meses, la penetré!, ella volvió a gritar, más no se opuso, segui empujando y mi verga se fue deslizando en su interior, era caliente y húmeda, como lo había imaginado tantas veces, la forniqué duro apenas sentí que se la metí toda, me aferré de sus bellas y voluminosas nalgas y me pistonie duro, cada empellón le sacaba gemidos y gritos a Isabel, por fin mis sueños húmedos estaban cumplidos, me estaba cogiendo a mi amor prohibido. Yo no dejaba de ver como su chuchita se tragaba el largo de mi verga y sus nalgotas como adorno.
-Papi, papi!!, me corro, me corro!!- gritó Isabel y sentí como su rajita se llenaba de más liquidos, mi verga salía brillosa de su interior por tanto jugo que segregaba ella.

Mientras seguía cogiendomela rico, puse uno de mis dedos a tocar e intentar meterselo en su ano, ella lo sintió cuando le deposité medio dedo entre su culito, ella en lugar de oponerse comenzó a mover su trasero como cogiendose mi dedo, eso me encantó e hizo que atrevidamente le sacara la verga de la chuchia y se pusiera en la entrada de su culo, se la fui empujando lento pero duro, ella gritó -papi te gusta mi culo?, te lo quieres coger?-, y mi glande abrió esa rica cavidad de su cuerpo, era muy estrecha, hasta pensé detenerme, pero estaba tan caliente y excitado que no me detuve, seguí metiéndosela y el tronco de mi verga fue atravesando su ano, ella gritando y yo diciendo -qué rico!, qué rico!!- y por fin se la tuve a la mitad, dejé de moverme, me agaché hacia ella y le besé la espalda un poco transpirada. Sentía que su ano me apretaba el tronco de forma deliciosa; luego me empecé a mover dentro de ella, Isabel se volteo y me dijo que me fuera despacito, que no acostumbraba hacerlo por allí. Me puse a pistonearle muy lento, pero era genial, por demás exquisito.

Después de varios minutos dándole despacio, vi que mi verga ahora quedaba más floja, por fin su esfinter se había dilatado, asi que eso me permitió moverme más rapido, me la cogí cada vez más duro y ella comenzó a gemir y gritar como cuando la cogía por la rajita, o sea la estaba gozando ella.

Yo ya no aguanté y me vine a chorros dentro de su culito, grité varias veces, un latigazo por cada grito, cuanto tiempo habia deseado este momento, inundé los intestinos de Isabel, tanto que su recto me devolvía parte de mi leche. Por fin me calmé.
Y antes que ella buscara su ropa, la cargué y la llevé a su dormitorio y le dije al oido, -no he terminado contigo, fueron muchos años los que aguanté y hoy se terminó la espera-, ella se abrazó a mi y la acosté en la cama, mientras nos recuperabamos nos besamos y acariciamos, no le pregunté el por qué estaba llorando, temi que perdieramos el momento averiguando eso.

Como estabamos sudados, transpirados y con olor a sexo, ella me invitó a bañarnos juntos, fue una delicia, nuestro baño duró como una hora, nos besamos,nos frotamos, nos acariciamos y tuvimos sexo oral, ella me comió la verga para ponerla durita, yo me hinqué y ella levantó la pierna para que yo le comiera todita su rajita y luego se puso de espaldas para que le hiciera los honores a su abiertito culito, me devoré ambas partes y la hice llegar a un sonoro orgasmo metiendole un dedo en su culito y otro en su rajita mientras me comía su clitoris, fue epico.

Luego a la cama a follar como desesperados, la cogí en no se cuantas posiciones, cambiabamos cada cinco o diez minutos, nos reíamos, inventamos algunas poses, que nunca habíamos hecho, la cogí de nuevo tanto por la raja como por el culo. Me corrí esa noche en ambos orificios y el tiempo pasó como agua en las manos, oí que mi teléfono movil sonaba, eran mis padres, preocupados de no saber de mi, eran ya las 2 de la madrugada y yo no dejaba de hacer el amor con Isabel. Eso solo fue el inicio de algo bueno.

Mi relación amorosa siguió con Isabel, no podíamos estar más de tres días sin hacer el amor. Eramos amantes, pero profundamente enamorados uno del otro. A los casi once meses de ese inicio, ella le propuso el divorcio a su marido, y en el no quiere darselo, ya no vive en la casa, ahora yo comparto su cama.

MI NUERA ES MI AMANTE

Soy un hombre divorciado de 45 años, tengo un hijo de 22 casado con una mujer espectacular de 21 años. Ellos hace dos años están casados, tuvieron un tras pies económico y aceptaron mi ofrecimiento de venirse a vivir en mi apartamento.

Después de mi separación mi hijo decidió vivir conmigo, el antes de casarse estudiaba y trabajaba, la muchacha con quien se caso es una mujer espectacular, proporcionada en todo sentido, unos senos espectaculares, una cintura de avispa y un trasero redondito y parado, es de piel color canela y ojos verdes, cabello castaño aunque a veces se lo pinta de colores y siempre lo lleva suelto y le cae al hombro. Desde cuando era novia de mi hijo y la conocí yo también quede prendado de ella, tan es así que cuando decidieron casarse les ofrecí que vivieran los dos en mi apartamento que les cedía la alcoba principal y yo me iba al otro cuarto, pero ellos decidieron armar su propio hogar; sin embargo les sobrevino una crisis y ambos se quedaron sin trabajo al mismo tiempo, yo les volví a hacer la oferta, vendan las cosas que compraron y se vienen a mi apartamento y con el dinero que reciban de la venta sobreviven unos días y por la vivienda no se preocupen que acá lo tienen todo, al final no les quedo mas opción que aceptar mi oferta.

Yo me emocione porque como les había dicho a mi también me había prendado mi nuera y saber que la iba a tener cerca y que había la posibilidad de espiarla y contemplarla en toda su belleza hacia que de solo pensarlo se me parara, después de algunos meses mi hijo consiguió un trabajo bastante duro pero como el dijo tenia que despegar la aguja, yo ya vivía con la libido alborotada a toda hora, porque todas las noches me paseaba por el pasillo y en algunas de ella oia sus gemidos y lo que se decían, ummmmmmm, me masturbaba de lo mas lindo, mi hijo por el trabajo que había conseguido salía del apartamento mas temprano que yo y ahí me daba el gusto de ver a mi nuera en unas piyamas que algunas de ellas se le notaba todo, sus pezones, su aureola sus nalgas porque usaba tanguitas de esa que se meten en la raja, se le notaba su raja depiladita.
Cualquier dia regrese al apartamento a media mañana para recoger unos papeles y ufffff lo que vi me dejo perplejo, mi nuera en la habitación subida en la cama mirándose al espejo, arrodillada subia y bajaba se tocaba las nalgas y los senos y gemia, busque la forma de acomodarme y poder mirar mejor y que ella no me viera cuando lo logre me di cuenta que se estaba masturbando con una zanahoria, esta era larga y gruesa, me dije para mis adentros que puta que es mi nuera le gusta bien gruesa, ella subía y bajaba, movía las caderas en círculos se apretaba los pezones recogía con los dedos jugos vaginales y los lamia.

No quería que me viera, con mucho cuidado me salí del apartamento y con una erección que no sabia como disimularla. Cuando calcule que ella había terminado volví al apartamento haciendo ruido, efectivamente ella había terminado y estaba en la cocina, creo que mi mirada me delato ella se turbo un poco porque note que se le pusieron duro los pezones, me pregunto que porque había llegado tan temprano le dije que solo iba a buscar unos documentos, me entre en la pieza de ellos y me metí en el baño buscando algo untado de sus jugos y lotería ella no había recogido la zanahoria, esta estaba envuelta en papel plástico con que envuelven los alimentos, tenia humedad no se había secado totovía y ummmmmmm la cogí la olí, la lamí por todos los lados y comencé a masturbarme, cuando sentí que ella entro en la habitación y me llamo, no sabia que hacer, le dije que estaba muy apurado y por eso me metí a su baño, cuando termine de masturbarme deje la zanahoria en el sitio donde ella la había puesto y salí, me pregunto que si había encontrado los papeles le dije que si que me iba a tomar un vaso de agua y ya salía, cuando estaba en la cocina ella llego, la note toda turbada pero ni ella hizo comentario ni yo dije nada.

A partir de esa fecha se me volvió obsesión y creo que ella se dio cuenta de cómo la miraba, una mañana me levante tarde, ese día no iba a ir al trabajo y cuando llegue a la cocina encontré a mi nuera sentada llorando, me le acerque y le pregunte que te pasa y me respondió que solo eran cosas, que ella estaba muy preocupada porque no había vuelto a conseguir trabajo, me acerque donde estaba sentada y le acaricie la cabeza diciéndole cosas como para calmarla, yo estaba en piyama que es un short y una camiseta de algodón, pegue mi cuerpo a su hombro pensando que cuando ella sintiera mi verga dijera algo o me rechazara, pero no fue así, mi verga fue creciendo y armo carpa en el pantalón de la piyama la punta tocaba su pezón que estaba duro, la apretaba contra mi y de pronto me dice, huy suegrito si usted supiera porque lloraba, le dije cuéntame, me dijo es que hoy amanecí con ganas de sexo y Carlos (así se llama mi hijo) no me quiso hacer nada, y usted mire lo que me esta proponiendo, y paso su mano por mi verga y la apretó a su seno, no sabía qué hacer ni que responder fueron los segundos más largos de mi vida, al fin reaccione y le dije tienes que tenerle paciencia tu sabes que el trabaja duro, pero hagamos un trato, cuando quedes así no te deprimas me dices y yo te colaboro, ella se rio y eso me corto un poco y se me bajo la erección, ella al notarlo me la volvió a acariciar y la apretó con su mano eso me tranquilizo y mi verga volvió a ponerse dura, disimuladamente me fui bajando el pantalón de la piyama hasta que mi verga quedo por fuera me quede quieto esperando su reacción y oh! sorpresa la agarro y la guio hacia su boca y comenzó a lamerla, pasaba sus labios por la punta, sacaba la lengua y me la lamia, se la metió en la boca y la succionaba fuerte yo gemía de placer, la cogí de un brazo y la hice que se pusiera de pie y la abrace y se la empecé a sobar en la raja ella lanzo un pequeño gemido que me dio pie para besarla hasta llegar a su boca la cual ella abrió para sacar su lengua y comenzar a jugar con la mía, mis manos buscaron sus senos los masajeaba, apretaba con la yema de los dedos sus pezones y ella soltaba unos gemidos profundos, abrazados nos fuimos desplazando a mi habitación, ahí le fui quitando la ropa hasta que estuvo completamente desnuda me separe un poco de ella para contemplar esa hermosura, ella se tocaba los senos y su pubis, me desnude, nos acomodamos en la cama hicimos un 69 ummmmmmmmmmmm que delicia esos jugos que ella botaba, mis líquidos preseminales ella se los untaba en los labios, sentía mi punta recorre sus labios su lengua salir y lamerme la punta ohhhhhhhhhh que ricura.

Toque su culito con un dedo y ella dio un brinquito y soltó un gemido, se estremeció del orgasmo que acababa de soltar y yo me extasié con la cantidad de jugos vaginales que boto en ese orgasmo, me voltie para besarla en la boca, fue una delicia ella con sus labios untados de mis jugos y yo con la boca llene de los de ella, nos dimos un beso bien fuerte, mi mano toco su conchita y mis dedos se deslizaba adentro y afuera. Mi boca fue bajando por su cuello hasta llegar a sus senos, le chupe como un bebe los pezones ella gemía, se contorcsionaba, le había metido dos dedos en su chocho y con la punta del otro le tocaba su culito, ella me empujo para que quedara boca arriba y se me subió agarro mi verga se la sobo por toda la rajita yo levantaba la pelvis para ensartarla pero ella se subia y se seguía sobando la unta por toda la rajita y se detenía en el clítoris y se daba masajes con mi punta que mujer para ser jugosa, le goteaban sus jugos, de pronto se dejo caer sobre mi verga y se la enterró toda, que placer ummmmmmmm, cuando esa mujer empezó a mover sus caderas me transporto a las nubes, se movía de una manera deliciosa sentía como si tuviera chupadera en su concha como apretaba de rico en cada movimiento, le tocaba los senos, recogía de sus jugos y le pasaba los dedos por sus labios ella los lamia hasta que comenzó a temblar y gemir mas fuerte había llegado a su orgasmo, se abrazo a mi y dejo de moverse, entonces fui yo quien me movía y ella seguía temblando casi sin respiración.

Nos dimos vueltas y ahora ella quedo boca arriba puse sus piernas sobre mi hombre y me di gusto mirando su concha de labios vaginales gruesos, su culito que se veía apretadito, le sobe mi verga por la raja y le unte saliva en su culito le acaricie con la punta la entrada ella seguía gimiendo de placer, le unte mas saliva en su culito y empuje mi verga ella grito, me dijo que parara que era virgen por ahí y que le dolía mucho, le dije relájate que ya se te pasara, seguí empujando mi verga despacito hasta metérsela toda, ella seguía llorando, le abrí un poco las piernas y con los dedos le acariciaba el clítoris, eso le fue dando placer y olvidándose del dolor comenzó a moverse nuevamente, y yo bombeaba ese culito divino, me dijo suegro quiero tu leche en mi boca, yo estaba a punto de explotar se la saque y ella se la metió en la boca la lamia la chupaba hasta que no aguante más le dije me vengo y ella se unto toda mi leche en su cara y volvió a meterse mi verga en su boca y chupaba hasta sacarme toda la leche que tenia, nos quedamos acostados un rato

Ella me empezó a decir que yo había sido el segundo hombre en su vida, que solo había tenido relaciones con Carlos y conmigo, le pregunte que siendo tan fogosa como aliviaba las tensiones, me conto que se masturbaba y que cuando estaba muy alborotada se metía o una zanahoria o un pepino, le dije que porque no compraba un consolador, me dijo que eso seria muy duro para Carlos, que mejor se metía la zanahoria y así el no se daba cuenta de nada, le dije hagamos un trato, unos de estos das vamos a una tienda de sexo y compramos el juguete que te a ti te guste yo lo guardo en mi habitación en un sitio que tu lo puedas sacar cuando quieras, pero si yo estoy presente solo basta que me digas y tenemos sexo todo el que tu quieras. Llevamos un año viviendo así.

Mi Esposo Me Pervirtió

mi esposo me hizo una puta, hoy disfruto demasiado de buen sexo.

Ese fin note dos cosas…. Mi gusto por exhibirme y mi distanciamiento con mi esposo… Fueron los dos tópicos que demarcaron, no lo se… un ejemplo sencillo… Yo jamás me hubiera atrevido a publicar fotos de mi en una pagina Web como hoy en día lo hago… me excita, Disfruto sentirme expuesta… con mi esposo explotamos de manera muy intima, de manera cómplice ese maravilloso placer de recibir placer dando placer a través de los ojos… Hoy soy una mujer madura… segura de mi misma… que disfruto del sexo no como una mujer sino como una HEMBRA… El femenino del animal…y Disfruto muchísimo que los hombres me deseen que me digan en mi cara que me quieren penetrar… Pero ese es un placer que me llena en todos mis aspectos y necesidades… pues Con mi experiencia aprendí… lo comprobé… que No hay nada mejor… que tener una pareja y cuidarla…Como no… la picardía, los juegos… todo eso ayuda y hace falta… Igual pienso yo Mujer que tiene un solo hombre y lo mantiene contento…Que es Rico…. Rico…. Rico… la complicidad en la pareja… eso si es rico… y ahí esta el secreto… en ser cómplices… es ser… íntimos… en tener secretos que solo ellos dos mas nadie saben… eso es rico…

Si me daba gusto por exhibirme… Pero el exhibirme, sensualmente, saber que me miran, que me observan, que soy el centro de atracción… si comenzó a marcar muchas de las cosas que hacia… y fue lo que me llevo a mi realidad actual y a consecuencia de esto, fue que se dio mi acercamiento Con mi esposo…
La Playa… Isla Margarita… Particularmente Hotel Esperia Playa el Agua… Excelente Lugar… Mi Esposo y yo fuimos a pasar unos días ahí… de descanso, la pasábamos muy relajados…. Seria una Semana sin nadie solo para nosotros… Toda una 2da. Luna de Miel…

En resumen… mi esposo se encontró a tipo mayor de unos 45 Años. Se llamaba Andrés. Yo lo conocí pues el me lo presento como un viejo amigo tenia acento colombiano… Yo estuve en la playa y los tres conversamos… Desde que lo vi, el tipo me atrajo, era muy interesante… mi esposo noto en el acto mis actitudes… pues fui muy abierta en atenciones con el… y desde que lo conocí hasta hoy lo sigo atendiendo… El primer día compartimos en la playa… pero fue la segunda noche me lo encontré… y fue medio complicado pues mi esposo y yo habíamos ido a una disco en la isla… pero esa noche jugábamos que yo estaba sola… mientras mi esposo me observaba…. Eso era algo nuevo para nosotros… lo habíamos hecho en varias oportunidades, y era simple yo me mostraba y así jugaba atraer al hombre que me gustaba… luego aparecía mi esposo y nos íbamos bien calientes… Me excitaba exhibirme… eso fue lo que había descubierto en mi… aquella noche con Roque…

Bailar Sexy mostrar parte de mi ropa interior… llegue hasta el punto de quitármela y obsequiársela a uno que me lo pido… eso fue lo mas lejos que llegar hacer… el tema no era involucrarme con otro era disfrutar de que mi esposo me espiara…disfrutar de los nervios de sentir que te miran que te desean… eso lo descubrí en mi…
Aquella noche el primer hombre que se me acerco fue su amigo… mejor imposible… eso hombre me atrajo desde que lo vi.
Yo estaba vestida muy sexy… total ambiente playero… El me pregunto por mi esposo…. Y en el acto le dije que el se había quedado se sentía cansado y yo tenia ganas de bailar y tomar un trago así que me fui sola para la disco…

Le escribí un mensaje a mi esposo y le pedí que no se presentara ante mi… que si quería se fuera que yo llegaría al hotel, el me respondió: “te espero en el hotel… obséquiale tus tangas…” yo leí varias veces ese mensaje mientras hablaba con Andrés pues el estaba impresionado de por que yo estaba sola y mi esposo en el hotel. Y entre sus comentarios soltó uno que abrió todas mis puertas para el… “A una mujer como tu… yo no la dejaría sola… y menos en un lugar como este” y dijo una expresión que dio el punto de partida de todo…dijo: “Me encantas… pero estoy limitado por este anillo…” y justo tomo mi mano y beso mi anillo… Yo me acerque a el y casi rozando sus labios lo mire sus pupilas se cerraron entorno a mi… y le dije viendo sus hermosos ojos azules… “Si tu problema es el anillo…” y extendí mi mano y deslice mi anillo y me lo quite frente a el… y abrí su chaqueta y poniéndoselo en su bolsillo le dije “Cuando termine la velada… Vuelvo a estar Casada”…

Justo ahí nuestros labios se juntaron…su lengua recorrió cada rincón de mi boca, de mi rostro hasta mis oídos… el tomo mi mano me la llevo a su cintura y le abrase… Nos devorábamos a besos… Mientras nos besábamos en la oscuridad de la disco… oí una canción que me mataba… y me levante y besándole lo hice pararse y bailamos pero mas acaramelados…
Fue maravillosa esa velada… Pero ya a eso de las 3 de la mañana… Le dije: “debo irme ya”… El estuvo de acuerdo, y salimos de ahí como novios de 20 años… Me abrió la puerta de su carro y antes de subirme nos besamos como enamorados… Ese hombre me fascinaba…

Nos fuimos en el carro al Hotel, todo el viaje como de 25 minutos conversábamos sobre cualquier cosa… pero íbamos tomados de la mano… Al llegar caminamos abrasados hasta mi habitación donde estaba durmiendo mi esposo… eran ya casi las 4 de la mañana, y nos costo algo despedirnos… nos besamos justo en la puerta de la habitación… como locos… yo el me recostó al borde la puerta y comenzó a acariciarme sus manos me enloquecían…

Ahí en plena puerta, justo detrás estaba mi esposo… Sentía sus manos acariciar mis senos que ya estaban desnudos ante el… con sus dedos apretaba cada uno de mis senos rozando con suavidad mis pezones… yo no hacia mas que chupar su lengua como si fuera un pene… se inclino y se los llevo a la boca… una a uno los fue chupando… yo lo veía, veía como sus labios se ceñían a la piel de mis senos… yo lo abrace y lo apreté hacia mi….. Fue bajando hasta llegar a mi abdomen… lleno de besos mi cintura y ahí sin mas soltó la falda que llevaba puesta y quede cubierta frente a el por mis tangas transparente… me las arranco con fuerza… tan solo pude levantar un pie para sacarlas… y ahí se hundió entre mis piernas explorando cada rincón de mi vagina con su lengua… Recuerdo eso y me excito… justo ahora lo escribo excitada… Reviviendo esa experiencia…
Me lamió toda, mi vulva, mi ano… todo… me devoraba yo solo cerraba mis ojos y me sostenía de su cabello… Mis gemidos llenaban el pasillo…Aun que estaba oscuro… Se oía hasta mi respiración…

El se levanto y me giro me puso de espalda… yo sabia lo que quería… y separe mis piernas… gire mi cara… y cuando fui hablarle… mi voz se cristalizo y solo pude estallar con un ahhhh ohhhh… cuando sin mas… me clavo su verga hasta el fondo… eso no era una vergota… que me quemaba….me perforo me taladro… me atravesó… de punta a punta… Me cogia por mis caderas… y me daba con fuerza con vehemencia… Platz!!! Platz!!! De nuestros cuerpos era el único sonido que se manifestaba… El me Abrazo y gire mi cabeza y nos comíamos a besos…
Donde quieres que te llene… Adentro adentro… Lléname de ti… le dije… moviendo mis caderas a un ritmo mayor…El agarro fuertemente mis caderas y uniéndonos por completo… sentí su gran chorro de leche caliente… y ahí siguió una cadena de convulsiones que me llevaron a casi gritar…El salio de mi y termino limpiado su pene en mis glúteos…
Que culo tan rico tienes Victoria…dijo el… Yo me gire frente a el y jadeando le comí los labios busque agarra su pene con mis manos y los termine de escurrir…. Solo espero que no sea la ultima vez… fue lo único que acerté decirle… El me apretó las nalgas y me dijo… Desde Hoy eres Mía Vicky

Y…Acaricio mis glúteos…yo miraba sus ojos jadeando aun por la exquisita cogida que me había dado…y sin mas me dijo… Estas Ricuras están llenas de mi… el me mostró sus dedos húmedos por el semen… pinto mis labios con ellos…Un shock de electricidad recorrió mi cuerpo al sentir sus dedos llenos de semen en mis labios… Si no hacia algo rápido iba amanecer con ese hombre…

Ahí recogí mis cosas y las agrupe en mi pecho…aun colgaba mi cartera del brazo… saque la tarjeta de la habitación y mirándole me incline y le di un pequeño beso en su pene…
Me levante y metí la tarjeta en la puerta gire la manilla y abrí la puerta… el me busco de nuevo y agarrándome por mis senos me giro un poco y volvimos a besarnos… yo comencé a entrar a la habitación… y me separe de el y le dije…Búscame mañana… Me beso y casi se metía a la habitación…. “Loco mañana nos vemos… ahí esta mi esposo”… ahí reacciono y salio… lo volví a besar y cerré la puerta…

Para mi sorpresa… apenas cerré mi esposo estaba tras la esta, me dio un susto que casi me mata…Me salto encima y comenzó a besarme en la boca yo correspondí sus besos… sentí un corrientaso en el acto nos comenzamos a besar…. “Te dejaste coger en frente de la puerta” dijo el…Yo solté mis cosas y cayeron al suelo y me abrace a el y le dije “…Si mi amor…Me cogio… estoy llenita para ti” le dije El estaba desnudo… esas palabras desataron una excitación en el y nos tiramos en la cama besándonos… y me fui acostando en la cama y abrí mis piernas… el me soltó y encendió las luces… yo imagine lo que quería hacer… sabia que era lo que quería ver… El se fue a subir en la cama y abrí mas las piernas y le dije… “mírame… mírame me acaban de coger…El se puso entre mis piernas y se agacho y paso su mano entre mis labios y luego levanto sus dedos mostrándomelos…. Tenía un grumo inmenso de semen en la punta de sus dedos… El acercó su mano a mi boca y la abrí sonriéndole y el volteo sus dedos dejando caer una a una las gotas del semen de Andrés dentro de mi boca… Luego metió sus dedos y los chupe mirándole… Estaba perversa muy perversa… Ahí me penetro y nos violamos como locos…Fue brutal esa sesión de sexo… El termino dentro de mi… entre gritos y gemidos… yo recuerdo que pensaba “Estoy llena de semen… tengo semen de dos hombres distintos dentro de mi”

Amanecimos exhaustos… Yo abrí los ojos y en el acto recordé lo ocurrido en la noche anterior… me sentía bien y mal a la vez… conversamos el tema… el me dijo Te gusto Andrés verdad…??? yo no sabia que decirle… Pero fui seca en mi respuesta… “Tu Crees que yo le abro las piernas a cualquiera…. Y de paso me dejo llenar así no mas…”
El Se sentó al borde de la cama y acaricio mis piernas… “Te Gustaría Volverlo hacer con el”… Pregunto…
Yo lo mire y le dije “Y a ti te gustaría”…. El insistió no se quedo con mi forma de evadir su pregunta… “Dime… quieres hacerlo otra ves con el”…. El Comenzó acaricias mi glúteos y dijo “Se que te gusta… esa es la libertad creo que la hemos fomentado…y se que el tipo te gusta… y ahí es donde me gustaría disfrutar verte hacerlo con el… Anoche disfrute oír como te cogian a solo centímetros de mi… ahora quiero verte sobre el…”…
Yo lo mire seria, Me volteé y abrí mis piernas… y le dije “mira… mira como estoy… hecha un charco… y tu sabes por que estoy así…”… le bese los labios y le hable muy dulcemente… “Amor… Si tú me pides que no lo haga… No lo hago… y punto ignoro lo que paso anoche y ya…pero si me das la libertad…” “a tu mujer se la van a coger toda la semana”….Lo deje solo y me metí en el baño.

Yo me debatía entre moralismos y conflictos de amor por mi esposo… Justo en el acto OK me dejo llevar lo disfruto, lo deseo, lo vivo… pues soy humana… pero el que yo me lance por modus propio a cualquier hombre… solo con el… solo con Andrés… El despertó en mí… una fuerza distinta a la de mi esposo
Los primeros días después del viaje estuve muy pendiente de una llamada de Andrés y hasta casi le envío un mensaje… Yo ya me había hecho la idea de que con Andrés había sido un affaire simplemente… Pero para mi sorpresa estando un medio día en casa recibí un mensaje del… “Quiero Verte…”… Al ver lo que escribió me emocione, me alegre…No sabia si responderle… Estaba tan contenta … y por ahí me vi como la esposa arrepentida tímida…No me era fácil, me sentí como una puta pero no mi esposo me da permiso para hacerlo con los hombres que quiera”…

Respondí su mensaje le dije “Gracias …me agrado mucho saber de ti”.. Se imaginan que sentía… Estaba confundida… Aturdida… Mi atracción por este hombre era distinta… Me gustaba, me excitaba… pero en el fondo sentía que era distinto…
Pase varios días pensativa en ello pero lo que me impulso de decidir llamarlo fue una tarde de fin de semana… estaba acostada en la cama con mi esposo y me pregunto por el… no le había contado lo de Andrés… y le respondí que no que no había sabido mas de el… Luego se que lo hizo para encenderme… comenzó a decirme cosas alusivas a mi experiencia con Andrés… Yo llevaba puesto solo mis tangas… y apenas el comenzó hablar yo le di la espalda… no quería que viera mi rostro emocionarse por eso… y el se acerco… me abrazo y sentí su miembro entre mis glúteos… estaba ya duro y firme… me hablaba al oído… excitándome… haciéndome recordar cuando lo hice con Andrés… Y me fui encendiendo… el busco quitarme las tangas y le ayude levantando un poco mis caderas y me dijo… “así así… colabora…déjate hacer… imagina

Que es el quien te va coger”… Como me iba excitar… El puso su pene entre mis piernas y besándome en mi oreja, chupandola,… pasando su lengua por mi oído… me fue inevitable no engancharme en su juego…Quien soy yo… me preguntaba… no le decía nada… El rozaba su pene entre mis labios, que poco a poco lo fueron bañando con el flujo de mi deseo… El se movía suavemente entre mis piernas… estaba imaginando recordando la noche con Andrés… Pídeme que te la meta… dijo el y le respondí…Hazme el amor Andrés… en el acto sentí como me atravesó con su pene… Estaba muy excitada y Mi esposo me sabia calentar con sus palabras…El comenzó hacerlo mas rápido… Y me encendí por completo… Así Andrés Cogeme… Rico Cogeme”… El se movía aun mas rápido… cada vez que le decía algo lo enardecía…Gemía… Murmurando el Nombre de Andrés… lo repetía continuamente… “Te gustaría estar mamandoselo ahora”… “Hay siiiii quiero sentir su vergota en mi boca…ahhhh quiero me coja papi… ese hombre me mata…” mi esposo se desenfreno me volteo y se subió sobre mi me separo las piernas y me tomo por los tobillos abriéndome de par en par…. Me penetro durísimo…Mis gemidos llenaban todo el cuarto….Quieres que llame Andrés….dijo el… y me explote en un orgasmo entre gritos y convulsiones… Dime quieres… en mi cabeza circulaban imágenes de Andrés…… Luego dijo… Llámele tu… y dile que venga esta noche…”…. Yo me levante y me abrase a mi esposo… y Le dije… “Papi me va Coger me va Coger mucho”… Y Ahí exploto el… Acabo dentro de mí gritándome…. “Ooo… Que puta eres… Eres una Puta”…. “Tu me hiciste una puta…” le respondí…
Me deje caer en la cama… y mi esposo se levanto sonriendo y se fue al baño… gire a mi derecha y vi mi cel extendí mi brazo y sin esperar un segundo le envie un mensaje… “Quiero Verte” y sonó un mensaje… casi lanzo el cel de la emoción… me sentía cual adolescente esperado respuesta de su enamorado…Revise y decía… “Solo dime cuando”…Yo no sabia si responder o no… lo pensé y lo pensé… Ese día quería verlo… …No le respondí… me levante… y me dirigía al cuarto… cuando sonó el timbre del apto… me extraño, y fui hasta la puerta…Andaba en bata casera… mire por el visor… Sorpresa… Era el…Me emocione de alguna manera y le abrí y le salude efusivamente… me alegraba de verlo… lo hice pasar hasta la cocina, y nos sentamos hablar… éramos dos buenos amigos hablando…Le escribí un mensaje a mi esposo diciéndole quien había llegado… el no respondió… si tuvimos sexo inevitable…comenzamos en la sala… Pero la fiesta no había tomado calor cuando me levante y lo lleve a mi cuarto… Si mas me metí en la cama y ahí estaba mi esposo… solo nos sonreímos, Andrés entro desnudo… y sin mediar palabras me cogieron entre los dos…

Lo disfrute…Hubo un momento que hasta me sentí cochina… pues paso algo desagradable…Ellos quisieron hacerme una doble penetración… Si… un pene en mi vagina y otro en mi ano… ambos a la vez… Yo no era muy amante de esas alternativas pues siempre al principio era muy doloroso… pero al fin… lo hicimos… mi marido siempre quería penetrarme analmente… y justo acabo dentro de mí…bueno pasamos el tema y me metí a bañar……Al Salir mi marido estaba sentado con las piernas extendidas Recostando sobre la cama… el estaba fumando…y Andrés ya se había ido, Yo comencé a ponerme cremas sobre el cuerpo y acariciaba toda mi figura… veía por el espejo como me observaban… Sentí placer en esa situación… y Así estuve… acariciándome, peinándome… y veía que el se acariciaba su pene… sin el mas mínimo reparo…Ahí ya estaba deseosa no lo voy a negar y me dirigí hacia mi marido me incline y sin mas comencé a darle una mamada… El me tomo por la cintura y me atrajo hacia el… y comenzó acariciarme los senos… “me acariciaba y besaba el lóbulo de mi oreja rozando con su lengua todo la parte exterior… Insistía e insistía… “me muero por disfrutarte de nuevo”…“Tu no sientes lo mismo”…… me pregunto… “Tócame y veras que siento”… Le respondí… el bajo su mano entre mis piernas y rozando con sus dedos mis labios los separo y los hundió dentro del canal que se formaba entre ellos… Estaba hecha un charco de humedad…El Enloqueció en el acto… me recostó a la peinadora y sin mediar palabras, me introdujo su pene… yo lo miraba excitada por el espejo y me penetro de un solo golpe… Ahí comenzamos y nos dimos la conversación más morbosa que yo recuerde…

Quieres hacerlo con el… verdad??? Pregunto el…. Yo trataba de controlarme y no emitir un gemido… se que eso lo retaba y se esforzaba por hacerlo aun mas fuerte…Yo Me sostenía con el borde de la peinadora…
Dímelo… Quieres volver a sentirlo dentro de ti… Te gusto mucho como te cogió en la puerta de la habitación… verdad… Yo no respondía solo cerraba mis ojos y lo recordaba…

Cada vez se fue intensificando aun mas… se fue volviendo mas y mas fuerte, las expresiones que usaba…. Y En realidad me excitaba eso… que me hablara y me dijera cosas así…
Recuerdas cuando te lleno con su semen… te gusto… se lo mamaste lleno de leche verdad… te acuerdas… Ahí justo ahí recuerdo que no me contuve… esa expresión del no la puedo olvidar… y Comencé a gemir sin poderme controlar… el lo noto y comenzó a referirse con mas morbo… el sabia que había logrado conseguirme descontrolar…Ajaaa Mira como te pones perra… Te gusta recordar su leche… verdad… Quieres volverla a sentir en tu boca verdad…. No te aguantas….. Yo solo gemía… solo gemía… entre dientes…
Quiero que salgas con el y vuelvas llena de su semen… Quiero ver tus pantaletas tus sostenes, tu ropa, tu cabello, lleno de semen… Quieres… Quieres venir así…Ahí no me contuve…. Hasta en el culo!!!… Amor hasta en culo quiero su semen… le dije… Fui vulgar… eso quería el que fuera… vulgar… Me jalo por los cabellos y sin más metió su dedo pulgar en mi ano sin ningún cuidado…

Esa es mi perra… por hasta por aquí quieres su leche…Me penetraba con su debo… Gemía ya sin control…. Dímelo dímelo, te vas a dejar coger por el otra vez… Siiiiii Siiiii me voy a dejar por el…siii….y sonriéndole al espejo, aun bajo la presión de sus manos en mi cabello le dije… “Si me dejo coger otra vez… ahhhh va hacer por mucho tiempo… Eso quieres tu…… Le hablaba entre mis dientes… voy a venir perforadita por su vergon”.
El lo hizo más fuerte… y sin más acabo… me lleno….. Me abrazo fuerte hasta que su ultimo espasmo… seso… y salio suavemente de mi… yo aun inclinada… metió dos dedos en mi vagina y saco su semen y me giro mirándome y mirándome a los ojos lo unto en mis labios que aun jadeaban por la faena… Luego con pasión nos besamos mientras el seguía llenando sus dedos con nuestros fluidos…
Quiero verte con el… quiero que te cojamos juntos… quiero que seas muy puta… y te dejes coger de quien yo te diga…Yo lo mire seria y me separe de el, me voltee, tome un clínex de la peinadora y me limpie sutilmente los labios…Ahí ataque y le dije… Si deseas que compartamos eso… puede ser muy arriesgado… quieres arriesgarte que sea su amante…. Lo mire al espejo… el sonrío… y Dijo: “Te gustaría”… me voltee y le dije muy seria “Quieres que te responda o pase esa pregunta”… Dímelo… Dijo… “ Si el tipo me gusta…me agrada demasiado que casi me mata de placer!!!… que te parece si ese hombre no me quiere compartir… y me quiere para el… ahora dime tu quieres que lo tenga como amante….le dije mirándole muy seria esperando su respuesta…

Diga lo que te diga… se que mas temprano que tarde… te va coger…” justo ahí metió sus dedos entre mis piernas masajeándome internamente… El shock fue brutal!!!….yo moviendo mis caderas y apoyando mis manos a la peinadora… le Dije “no sere responsable de mis actos con ese hombre…” el se acerco y me dijo entre dientes… Putaaa ves que puta teas puesto… ahí mi esposo remato el momento con una sesión formidable de Sexo oral… tan profunda… que me orine… si me orine como una niña adolescente, que se masturba en pleno desarrollo…

Esa noche me acosté confundida…. Disfrutar de sentirme sutilmente deseada por otros… Pero es el mi macho… y me hace sentir sumisa, agresiva, masoquista, fetichista, puta, exhibicionista, sucia, esclava, pervertida,… etc., etc., etc., lo que sea… pero para el…. De alguna manera me comparte… yo lo se… pero me siento segura y orgullosa al saber que estoy sin sostenes en una playa con un hilo dental….. Pero es el quien me lleva de la mano… es el quien me brinda la seguridad de sentirme amada, desea, cuidada… y bueno un montón de cosas que la cabeza de un hombre dudo que con esos gustos tan arraigados en compartir su pareja… llegue a comprender alguna vez.

La sobrina de mi mujer fue mi perdición

Ella era de 17 años, pero respiraba sexo y erotismo.

Hola a todos, soy Salomón de 39 años en ese momento. La hermana de mi mujer nos pidió recibir a Karla una bella adolescente, que seguiría sus estudios de preparatoria, ella proviene de un pueblo cercano a la capital. Yo ya la había visto antes, desde pequeña, pero siempre ha tenido sex appeal, es muy coqueta, sexy y rebosa erotismo su cuerpo, que es delgadito, piel trigueña, ojos color miel, piernas largas y delgadas, y un lindo y precioso culito compacto.

Desde que se integró a la familia, Karlita fue un tormento para mi, ver sus diminutas braguitas en la lavandería o aveces encontrarlas tiradas en el tocador después de haberse bañado, yo no he sido del tipo que recoge las bragas de nadie, pero las de Karlita me fui acostumbrando a olerlas y sentir el olor tipico de su rajita. En varias ocasiones la encontré saliendo de la ducha solo envuelta con una pequeña toalla que apenas cubría sus nalguitas. En una ocasión, llegué del trabajo, ella se estaba cambiando en su habitación, yo vi la puerta semiabierta y quise entrar, pero la vi de espaldas, estaba desnuda, sus nalgas era pequeñas pero casi perfectas, unos semiglobos lindos, esa noche me follé a mi esposa pensando en el culito de Karlita.

También agrego que ella era muy efusiva conmigo, apenas me veía me abrazaba y en ocasiones, se sentaba en mis piernas cuando quería contarme algo que le había pasado y quería mi consejo.
Llegando del trabajo cierto día, la encontré llorando en su habitación, rápido me senté con ella y dulcemente le pregunté de su pena, ella me confesó que había terminado con su novio de su pueblo, el quería que ella regresará, pero ella me dijo que quería seguir estudiando. Yo la calmé, le aconsejé y para agradarla la saqué a comer un helado, luego le comenté de eso a mi esposa.

Cada día siguiente, le llevaba algo a regalar, una flor, un chocolate, un Cd, o llegaba a platicar con ella, luego semanas después me dijo que ya había olvidado a su exnovio, eso me alegró.
Unas dos semanas después, me dijo que me contaría un secreto, me costó que me dijera ese secreto, pero me lo contó, me dijo que estaba entusiasmada por alguien, pero ella sabía que no le correspondería, yo le dije que como era posible que alguien no le correspondería, si era una chica muy linda, agradable e inteligente. Ella que estaba su habitación me tomó de las mejillas y me dió un beso en la boca, yo me quedé paralizado y no atiné a contestar el beso, solo salí de la habitación.

Al otro día fui a traerla al colegio, ella salía temprano esos días por examenes, de regreso me pidió perdón por lo de anoche (el beso), me estacioné fuera de la carretera, y la tomé de las manos la acerqué y la besé, ahora ambos nos quedamos enredados con la boca y la lengua, la chica besaba como las diosas. La fui acercando de modo que quedó recostada en mi pecho y sentada en mis piernas, no se cuanto tiempo pasamos besándonos, pero fue más de media hora, mi verga estaba parada en mis calzoncillos, desde que era soltero no besaba a nadie asi. Luego aproveché que ella llevaba la falda de la preparatoria y mis manos se dirigieron a su rajita, jugué con ella sobre su braguita, pero en ocasiones metía uno o dos dedos dentro de su braguita y tocaba su rajtia depilada, pude sentir su húmedad entre sus piernas. Como ya era tarde y nos podía extrañar mi esposa nos fuimos para la casa, casi nadie habló de regreso a casa.

La llama ya estaba encendida entre Karla y yo, la atracción era mutua, aprovechabamos cada momento que no nos veía nadie y nos besabamos como dos enamorados a escondidas, Karla como dije besaba muy rico.

Yo ya soy un hombre maduro, y no iba a andar como un adolescente de manitas calientes, sino quería llegar a poseerla. Asi que a la primera que se presentó, mi esposa iba a visitar a una amiga enferma y no regresaría hasta tarde en la noche, yo tenía como cuatro horas a solas con Karlita. Asi que la fui a buscar a su habitación, nos besamos y no revolcamos entre las sabanas aún con ropa puesta, luego le fui quitando su blusita y su sostén, sus senos eran como naranjitas, las mamé y le chupé todos sus senos, le presaba los pezones con los labios y ella gemia como gatita en celo. Ella estaba excitadisima solo con eso, vi que una de sus manos me frotaba la verga sobre los pantalones. Para facilitar su trabajo me quité los pantalones, ella preguntó por su tía (mi esposa), le dije que tardaría en llegar, entonces ella se quitó la falda y se quedó solo en un diminuto bikini.

Le comencé a besar desde los labios, cuello, senos, pezones, vientre y por fin llegué a su sexo, le bajé su braguita y ella exclamó algo, como diciendo por fin, tomé su rajita entre mis labios y chupé y lami sus labios vaginales y su clitoris, Karlita se contorsinaba sobre la cama gozando la mamada que yo le brindaba. Me tomaba de los cabellos y decía -aayy dios mio!!- a cada instante, Karlita me regaló sus juguitos íntimos que tomé como nectar de flor. Luego le di la vuelta en la cama, quedándome su bellas nalguitas a mi disponsición, se las abrí con las manos dándoles varios besos antes, divisé el ojete del culo y lo mamé, Karlita pataleaba, gemía, se quejaba, la nena estaba como loca gozando por primera vez, creo, una comida de orto. Mi lengua iba del ano hasta su clitoris, y regresaba de nuevo a su culito. Yo me estaba esmerando, quería que ella quedara muy satisfecha esa primera vez y lo estaba logrando.

Después que Karlita de corrió por segunda vez, me quité el resto de la ropa y me fui sobre ella, le abrí las piernas y tomando mi verga la guié hasta su rajita, empujé para penetrarla, su lubricación era excesiva que mi verga a pesar de ser gorda y su rajita estrecha, se fue deslizando sin dificultad en su vagina, seguí empujando hasta que le metí más de la mitad, Karlita gritaba y parecía que estuviera chillando, pero era puro gozo y pasión. Luego comencé a pistonearle mi verga, primero lento, pero poco a poco le daba pistonazos secos metiendosela hasta el fondo, ella me comenzó a arañar la espalda y los costados, señal que la chica estaba por entrar a otro climax. Segui martillando mi verga adentro hasta que la hice correrse desmesuradamente.

Yo aún no lograba venirme, pues no quería simplemente, cuando sentía que podía ir al no retorno, me detenía para tomar aire y le mamaba los senos o la besaba mientras me pasaba la gana de correrme. Asi le hice el amor por más de una hora, por último yo deseaba explotar dentro de ella, no me importaba si ella se controlaba o no, la puse encima de mi y le dije que ahora ella me cabalgara, Karlita tomó mi verga y se la fue acomodando en la rajita, debo decir que Karlita no era virgen, pero si tenía poca horas de vuelo. Luego se sentó en mi verga y ésta se fue desapareciendo dentro del interior de su vagina, ella mordió su labio y cerró los ojitos cuando la tuvo toda dentro de su rajita. Luego cabalgó lentamente, lo cual dio tiempo a besarnos y mamarle sus tetitas, pero luego ella se fue excitando y su cabalgada fue más rapida y profunda, me fue llevando hasta el no retorno, la tomé de la espalda la pegué a mi torso y exploté, una bárbara cantidad de esperma salió de mi verga, dio cinco o seis palpitaciones dentro de la vagina de Karla, arrojando semen caliente en toda su cavidad. No recurdo haber echado tal cantidad alguna vez como esa.

Nos quedamos en la misma posición por varios minutos, ambos estabamos sudados y transpirados. Ella fue la primera en desmontarse de mi y correr al tocador, yo me quedé descansando un rato. Al rato oí su voz llamandome para que nos ducharamos juntos, alli nos besamos todavía y nos reiamos de los que había sucedido en la cama.

Desde ese día, mi vida y mi tormento fue Karlita, esta bella niña me había robado el corazón. Yo quería irme con ella para vivir juntos, ella también quería pero me decía que no era justo para su tia, asi que decidimos esperar, para saber si era solo una atracción sexual o era amor. Alquile un apartamento para estar juntos fuera de la casa, alli le rompi el virgo de su culito, ohh fue lo máximo, mi verga entrando y saliendo de su orificio más chico de su cuerpo, yo se que a ella le dolió horrores, pero aguantó por mi, porque ella quería darme lo último que tenía en su cuerpo. Me volví adicto a ese orificio, me encantaba darle duro por allí y aprendí a hacerla gozar y llegar a varios orgasmos penetrada en ese agujerito. Me era dificil no cogerla todos los días, parecía que estaba viviendo otra vez mi juventud, me mantenía con la verga parada pensando en ella y sus senos, sus pies, su culito y su húmeda rajita..

Todo estalló un año y medio después, cuando Karlita resultó encinta, ya era mayor de edad. Alli se supo todo. Mi esposa me quitó la casa y los vehículos, pero todo no es nada comparado a vivir con ella.
Al momento todo va bien, se que la diferencia de edades es considerable, pero quiero pasar mis últimos años sexualmente activo.

Se la chupé a un camionero

Iba con mi esposo de viajes a una convención, hicimos una parada en la vía producto del cansancio, y terminé mamándosela a un camionero….

Hicimos un viaje largo, muy largo mi Fabián y yo. En el trayecto, debido al cansancio, decidimos parar un rato en una estación de gasolina de carretera con el propósito de estirar las piernas y reposar. Aún faltaban unas horas para llegar a nuestro destino que era la Convención donde mi marido debía participar. Por tanto, estacionamos, bajamos a caminar un poco y tomarnos un café. Mi esposos sin embargo me manifestó que deseaba dormir un poco antes de continuar rodando para reponer fuerzas, así que se metió al auto y allí se puso a dormir. Yo mientras, seguí caminando por los alrededores. El sitio estaba lleno de camioneros que hacían parada también allí, muchos de ellos al verme me decían cosas, bien piropos o vulgaridades pero yo no les hacía caso….Me dirigí a los baños, oh sorpresa, estaban cerrados por falta de agua, y ahora qué hacía? necesitaba orinar, ufff. Un gordo camionero se percató de mi necesidad inminente de baño, así que con cierta malicia se me aproximó:

-Hola nena, qué…. ¿urgida de hacer pis?

-Ay sí señor, y los baños cerrados, qué tal?

-Bueno, sé que para ustedes las damas no es fácil como para nosotros eso de orinar en cualquier lado, pero si tanta es tu urgencia podrías dirigirte a los matorrales por allá y allí descargarte, haha.

-Bah, cómo si fuera tan fácil…. Qué tal que alguien me vea ir hacia allá y se aproxime, eh?

-No hagas problema con eso mi amor, yo puedo escoltarte y asegurarme que nadie te vea….

-¡Noo, qué va! No lo conozco, ¿y si resulta usted alguien malo?

-Pos con gritar tendrías, hay mucha gente que te oiría y no me arriesgaría a meterme en problemas. Incluso me di cuenta que andas acompañada, cierto?

-Sí, ando de viajes con mi esposo pero se recostó un rato a descansar, venimos de lejos…. ¡Ay, no aguantoo, me orinooo!

-Haha, entonces no lo pienses más, ¡vamos hasta esos matorrales y ya!

Tenía cierta desconfianza pero las ganas me reventaban, así que acepté que el tipo me acompañase y fui hasta el sitio que me señaló donde sudando y ya con dolor por las ganas inmensas de hacer pis, le dije al camionero:

-Bien, dese vuelta por favor…. Me muero de ganas de orinaar, ¡aayyy!

-Okey, haha, anda orina….

-Bajé mis pantalones y braga, me agaché y uufff, vaya que alivio mi Diossss.

El tipo en eso, volteado sin verme, decidió sacar su “bicho” y ponerse a mear allí también en dirección opuesta a mí claro está, qué tal? Pude notar un pedazo de su pipe y el largo chorro que echaba, yo a todas estas, logré finalizar la desahogada, me puse de pie y me vestí. Pero la curiosidad y mis puterías fueron más fuertes y me interesé por ver más de aquel camionero que, sin tapujo, tenía su manguera afuera, quizás con la idea morbosa de que yo se la viese, eso produce excitación en muchos hombres y estoy clara, haha. De tal manera que, siguiéndole el juego, me pongo a un costado suyo y le preguntó:

-Vaya, usted también estaba con tanque full, eh?, ¿Quiere que se lo sacuda? haha.

-Hahaha, cómo no amor, si es tu gusto ven y sacúdemela para guardarla, aunque creo que si me la tocas será difícil que pueda entrar a su “jaula mi pájaro”….

Con sonrisa maliciosa, verificando que nadie nos pudiese estar observando, me aproximé por detrás del hombre y así quedaba tapadita por si acaso, tomé su pija y empecé a sacudirla. Obviamente, ese pene se puso como de cemento al sentir el tacto de mi delicada manito que, juguetona, lo movía a todos lados. A poco de estar en eso, el tipo se volteó hacia mí, me abrazó y buscó mi boca. Yo, lo recibí con beneplácito, con las pulsaciones a millón por lo picante, arriesgado y caliente de aquella situación en la que me veía envuelta…. Mi marido durmiendo a pocos metros, gente a lo lejos que charlaba, otros llegaban y algunos se iban continuando viaje, yo besándome apasionadamente y con furia en la oscuridad de la noche que nos cubría, con aquél tipo algo barbudo, panzón y a quien ahora pajeaba aprisa con mis manitas mientras quejidos bajitos salían de mi garganta en lo que tomábamos aire para seguir magreándonos con delirio.

-Aaah qué rico besa señor camionerooo…

-Ummm mamita, y tú tienes una boquita y lengua deliciosas, y tus manitas son traviesas, eh? Dale, sigue moviéndolas así de sabroso…. ¿Te gusta mi verga?

-Siiii, al verla le confieso que quise tomarla para mí, mmmm….

Terminando de decir aquellas palabras, volviendo a dar un recorrido visual rápido por las cercanías, decidí agacharme y empezar a besar y lamer aquel mástil que ya botaba líquidos preseminales debido a la excitación y exaltación de su dueño. Sin ton ni son engullí aquel trozo de carne para darle unas mamadas prodigiosas mientras le daba apretoncitos a sus bolas llenas de semen. El camionero se retorcía de placer, se le escuchaba gruñir mientras recibía de mi boquita, labios y lengua una sensacional experiencia de calidez y succión que me embriagaban a mí de lujuria:

-Mmmmgggghhh, mmmmgghh…. qué rico, me gusta el sabor y dureza de su pene señor camionero, mmmm…. Mmgghh, mmgggghh….

-Aaagggg mamita, que putita eres, se nota que te encanta mi palo…. Qué mamadas más espectaculares me das…. Aaagggg, así, ¡así se hace perra!

Mientras me encontraba pegada en la verga divina del gordo, me toqué mi clítoris con mis deditos y tuve un orgasmo exquisito. Acto seguido el camionero se corrió mientras se la chupaba, aquello fue bárbaro como botó leche en cantidades industriales, yo la tragué casi toda y otra tanta manchó mi rostro y parte de mis ropas. Terminé de limpiársela con mi lengua, me quité el semen de mi carita con los dedos y lo sorbí, mmm. El hombre me veía como incrédulo, quizás jamás espero esa reacción de mí, una mujer que hacía minutos había conocido, que le gustó a rabiar y ahí le había proporcionado una deliciosa mamada en plenos matorrales con mi esposo y gente cerca de ambos…. Me acomodé, le di un besito de piquito y nos despedimos. Claro, el camionero quería más de mí y yo de él, pero le sugerí me diera su nro. celular que yo pronto lo llamaría para repetir la experiencia y hacer más cosas prohibidas pero gustosas, haha, ya que, por casualidad y de la buena, iba a entregar su carga en la misma ciudad donde nos dirigíamos mi esposito y yo.

Infidelidad obligada

A veces pensar en colocar una tercera persona en la cama es una cuestión de madurez sexual, y no siempre es genial como se piensa.

Hola a todos. Mi relato parece repetido, pero tiene alguna otra parte que no tienen los demás, además es verdad lo que me sucede hoy día.

Mi nombre es Pamela (ficticio), de 29 años, seis de casada, con un hijo de cinco. Desde hace un año que mi marido me está insistiendo de tener sexo con otro hombre. Yo no concebía tal propuesta, por qué tener sexo con otro hombre? y yo vengo de una familia cristiana. Al menos no estaba necesitada de eso. Debo decir que no soy fea, es más, más de uno de mis compañeros de trabajo me ha insinuado acostarme con él, tengo bonitas bubis y mis piernas aún son bonitas al igual que mi colita que recibe piropos en la calle.

La insistencia de mi marido fue tremenda en los últimos meses, tal que nos enojamos varios días en varios momentos. Contra mi voluntad, con tal de complacerlo acepté hacerlo hace unos cinco meses atrás. Mi marido fue quien escogió al tipo, sería su jefe, un señor de unos cuarenta y tantos años, de nombre Ruben (ficticio). Sería en nuestra casa durante una cena. La única condición que puse es que debía estar presente mi marido, cosa que cumplió a medias.

Esa noche Leonardo mi esposo, me pidió que me pusiera una mini, la más corta posible, asi como una blusa con amplio escote y que no me pusiera sostén. Llegó don Ruben, el tipo me pareció sucio, tosco desde el principio, no fue recatado, sino me miraba los senos y la colita constantemente, me ofendía como lo hacía con tanto descaro. Al terminar de cenar, comimos muy poco todos, nos fuimos a la sala, mi marido me sentó a la par de su jefe y nos sirvió unos whiskys, el mío me lo tomé de un solo trago. Mientras platicábamos de política y del trabajo (yo también trabajo en una agencia de viajes), sentí como la mano de don Rubén se acomodaba en mi muslo. –Te ves adorable con esa mini!- me dijo. Yo solo di las gracias.

Mi marido para romper un poco el hielo, puso un poco de música y me dijo que sacara a bailar a su jefe, el rápido se puso de pie y me tomó de la mano para que me parara, la música era apacible, asi que bailamos pegaditos. Don Rubén comenzó a decirme al oído que mi marido era un afortunado con tenerme de esposa, y que me agradecía el gesto de haberlo aceptado para compartir la cama esa noche. Yo quise decirle que la idea de todo era de mi marido y no mia, pero lo dejé asi. La mano que don Rubén me ponía en la cadera la fue bajando más y más, en poco tiempo me la tenía casi tomándome una de mis nalgas, pero lo hacía de una forma sutil.

Mi marido al observar eso, se puso contento e hizo como que iba a traer hielo a la cocina con tal de dejarnos solos. Fue cuando don Rubén comenzó a besarme el cuello, su lengua y labios subieron hacia el lóbulo de la oreja, la mordió delicadamente y me la chupó, corrientes eléctricas subían y bajaban de mi cuerpo –como es posible que este tipo de seducción se haya perdido actualmente!, si tan rico que es sentir la lengua de un hombre recorriendo tu cuello y tus orejas-.

Don Ruben no necesitó besarme o tocarme mis partes íntimas para calentarme, lo logró solamente con besarme y lamerme suavemente el cuello por delante y por detrás, mis orejas y mis hombros. Yo cerraba los ojos, tenía mucho tiempo, desde que éramos novios con Leonardo, que no sentía esa sensación erótica. Mi rajita se comenzó a mojar sin remedio, además don Ruben ya no me pareció tan antipático. Luego don Ruben metió su mano debajo de mi mini por atrás y acarició mis nalgas, yo tenía puesta un braguita de media nalga que facilitó su deseo. Sus dedos tenían experiencia para acariciar, sentí como metía su mano por atrás y uno de sus dedos me tocaba los labios vaginales por atrás, seguramente notó que me estaba mojando mucho, porque al sentir mis juguitos mojando la yema de sus dedos me sonrió pícaramente.

Sus labios rozaron los mios, yo estaba tan caliente que lo jalé para que me besara por fin, nuestras lenguas se friccionaron una con otra, sus labios envolvieron mi lengua y me jalaron adentro de su boca volviéndose a enlazar, el hombre sabía lo que era besar a una mujer. Unos de sus dedos que jugaban por atrás con mi rajita me penetró, ufff que excitante!, mojé bastante ese dedo metido en mi parte íntima.

Luego la boca y los besos de don Ruben fueron bajando por mi garganta, beso con mucha pasión la parte de los senos que no me tapaba la blusa, pero una de sus manos bajó mi escote para que mis pezones salieron al descubierto, don Rubén buscó con sus labios mis pezones los mamó y los acarició con la punta de su mojada y tibia lengua, eso me hizo estremecer. Las manos de él no se quedaban quietas en ningún momento, encontró el cierre de mi mini y lo abrió, mi faldita se fue para abajo dejándome en bragas, mientras él aún se deleitaba con mis senos; mi marido tenía mucho tiempo que no me mamaba los senos de esa forma. Vi como el jefe de mi marido se deslizaba de mis senos hacia abajo, me lamió el estomago rico, luego el vientre y llegó a la orilla de mi braguita, con sus hábiles manos me la quitó, dejando mi rajita rasurada frente a su rostro.

Don Rubén se fue acomodando hincado en el suelo, entre mis piernas, me levantó una de mis piernas para abrir mi sexo, luego como un animal hambriento me comenzó a devorar el coño, su lengua parecía tener vida, se movía dentro de mis labios vaginales y frecuentemente me buscaba el clítoris para tomarlo con los labios, yo sentí que me faltaba el oxigeno para respirar, las fuerzas de mis piernas parecían ceder, no era más que un infernal orgasmo que me recorría el cuerpo, nunca mi esposo en los últimos cinco años me había hecho tener un orgasmo sin penetración y don Rubén me lo había logrado con honores.

A continuación don Ruben siguió comiéndome la raja y llevándome al cielo, además me metió dos dedos en mi interior, los sacaba y los metía dándome más placer. Yo creí que me desmayaría de tanto, volteé a ver si estaba mi marido alrededor, me daba cierta vergüenza estar gozando como una putita con otro hombre, pero no lo ví.

-Voltéate!- me pidió don Rubén, asi que me puse contra la pared, el aún hincado me separó las piernas y su lengua pasó sobre mis nalgas como si fuera un dulce rico, con sus manos fue abriendo mis nalgas, yo estaba nerviosa, mi marido me había chupado el ojete del culo, pero no era de su preferencia. El empezó a lamer alrededor de mi ano con la punta de su lengua varias veces, sentí unas cosquillas enormes, luego salía de mi rayita y mordía delicadamente mis nalgas, luego volvío a la carga lamiendo con mucha saliva alrededor de mi ano, yo me mordía los labios de gozo. En una de esas, sentí su lengua sobre mi ojete, le hizo varios círculos sobre mis pliegues arrugados del ano, ohh que bárbaro para comerse mi culo!, me hizo mojarme de nuevo en pocos segundos, sentía un placer exquisito, su lengua siguió con dirección hacia abajo y pasó encima de mis labios vaginales hacia mi clítoris, me agaché un poco más brindándole ayuda para llegar a donde él quería.

El jefe de mi marido, no era un adonis, pero sabía donde tocar, donde lamer y como usar la lengua masculina. Repitió la dosis varias veces, yo gemía y me quejaba de lo que él me hacía en mi colita. Metió de nuevo dos dedos en mi raja y con la punta de su lengua me comía el culito, era rico y placentero eso!. No podía yo creer que estaba a punto de correrme de nuevo (tercera vez) sin que el hubiera tenido necesidad de meterme su pene. Nunca hubiera pensado que eso era posible.

Logró don Ruben mi nueva corrida, cuando intercambió sus dedos en mis orificios, es decir, me penetró con un dedo el ano y su lengua lamía mi clítoris. –Ya no! Ya no!- le decía yo a él, estaba mareada y agotada. Por fin dejó mi colita y se puso de pie, tomándome de la mano, me preguntó dónde estaba mi recamara, le señalé, me llevó hacia allí, me acostó en cama con delicadeza. El fue a cerrar con cerrojo la puerta, no quería ser espiado me imaginé, luego se puso de frente a la cama y se fue quitando la ropa, camisa, pantalón, calcetines, por último su bóxer, ohh madre mía!, no sé si era el mareo que tenía, pero la riata del jefe de mi marido era enorme y gorda, con un cabezón exageradamente grueso, la tenía parada y él mismo se la masajeaba – te gusta-?, me dijo, -te la vas a comer toda!- me dijo con excitación.

Se subió a la cama de frente a mi, me quitó la poca ropa que aún tenía (blusa) y luego me fue zafando los zapatos, subió uno de mis pies y se lo llevó a la boca, lo besó y luego chupó cada dedito de mi pie, eso me puso la carne de gallina. Luego tomando el otro repitió la dosis haciéndome gemir, después los tomó juntos y los puso a cada lado de su verga y comenzó a masturbarse con ellos. Por el rostro y los gestos que hacía don Ruben le estaba fascinando pajearse con mis pies, su verga no podía estar más erecta y dura de lo que ya estaba.

Terminando de hacerlo, se metió entre mis piernas y sin miramientos, me penetró con fuerza y me la metió hasta el fondo, fue tanto tanto que pujé para recibir ese pedazo de carne dura. Luego echándose encima de mi comenzó a culiarme duro y fuerte, sus embestidas movían toda la cama, yo sentía que mi vagina se abría al máximo para recibir tal embestida y tal vergota, yo no suelo ser gritona en la cama, pero ese señor me sacaba los quejidos y gritos espontáneamente, a veces bajaba yo el volumen porque me daba vergüenza que mi marido estuviera afuera oyéndome como gozaba con otro hombre en la cama, pero era difícil.

Que cogida me estaba dando don Rubén!, Me daba duro, luego suave, después embestía como un animal, luego se detenía, era diferentes los ritmos que me daba, pero en todos me daba placer, en verdad yo sentía que me llevaba al cielo de nueva cuenta, al oír que estaba a punto de correrme, él aceleró su mete-saca, no sé si quería oírme llegar rápido o quería correrse conmigo, porque empecé a gemir fuerte cuando llegué al climax y unos segundos después lo oí a él vaciarse adentro de mi raja, sentí su semen caliente colarse bien adentro de mi vagina, luego los movimientos de don Ruben cesaron por completo, pero el bufaba como un toro cansado.

Sacó su verga de mi raja, estaba empapada, brillaba de lo mojada. Yo pensé ya no tendría fuerzas ni para ponerse de pie, pero estaba equivocada. Me pidió que me volteara y me pusiera en cuatro, yo de lo agotada, solo alcancé a ponerme sobre mis rodillas y con la cabeza sobre la cama, sentí como colocaba su gorda verga sobre mi raja, frotándola, luego sentí como su pedazo de carne entraba de nuevo en mi cuerpo, la metió hasta que sentí su vientre pegar contra mis nalgas, me la tenía de nuevo hasta el fondo. Luego me comenzó a follar, no con la fuerza con que me penetró inicialmente, sino fue despacio, como descansando, se aferraba de mis nalgas para introducírmela profundamente, mi vagina estaba muy dilatada y mojada, su verga a pesar de ser grande y gorda entraba fácilmente en mi.

Yo que estaba completamente agotada, descansaba mi rostro en una almohada, ya no me importaba gozar más, en ese momento le dije sin pensar – don Rubén góceme como quiera!-, eso fue un gran error!!.

El lo malentendió, primero me estuvo metiendo un dedo en mi culito, luego un segundo dedo peleaba con mi esfínter para meterlo junto al primero, hasta allí no me imaginaba sus intenciones finales, pero se lo merecía, yo creía que solo quería divertirse con mi colita, pero de pronto sentí que me la sacó de la raja y luego la puso en mi ojete del culo, empujó y yo gemi y pujé, antes de poder decir algo, el me tomó con una mano de una nalga y con la otra guió su verga al interior de mi ano, -don Rubén noo!!- fue tarde, su grande cabezón había abierto mi ano y se había metido en mi colita.

Luego él siguió empujando a pesar que yo le pedía que no, su miembro viril me penetro a la mitad de su largo, luego se puso a pistonearme su verga, cada vez que lo hacía me penetraba más y más profundo. No es que yo haya sido virgen de allí, pero realmente mi ano tenía poco uso y nunca había entrado algo tan grueso, como mis ruegos no encontraban respuesta, me callé y me concentré en la follada de culo que me daba, me causaba curiosidad ser penetrada por algo tan grande, me relajé y soporte las embestidas de don Ruben, al inicio me dio vergüenza, luego incomodidad, pero los últimos minutos de la culiada me parecieron increíblemente ricos, yo quería que no dejara de penetrarme el culo, pero no contaba con que él llegaría a su venida, me tomó de los hombros y se derramó bien profundo en mis intestinos.

Aun minutos después que terminamos de coger, su leche seguía saliéndome de mi ano, me levanté y fui al tocador tomé unos pañuelos desechables para limpiarme la raja y el culito. Que fajada te han puesto Pamela!, me decía yo misma frente al espejo viéndome agotada. Don Rubén se vistió y salimos juntos de la habitación, perdí la noción del tiempo, pero creo que estuvimos cogiendo alrededor de una hora y quince minutos, lo cual para mi era un record, cuando últimamente mi marido me coge en quince minutos en promedio.

Yo me puse colorada cuando vi de nuevo a mi marido que aguardaba en la sala, viendo tv. Aún tomamos una bebida todos juntos y luego él se despidió, yo miraba que mi marido estaba muy celoso, esa noche casi no preguntó nada, fue hasta el otro día, tuve que mentirle y decirle que él era mejor que su jefe en la cama y que fueron momentos muy incómodos. Pero la verdad es que don Rubén se había ganado la medalla de oro, ya no me acuerdo bien cuantas veces me hizo llegar al orgasmo, si cuatro o cinco veces. Pero la culpa la tenía mi marido, por obligarme a cumplir una de sus fantasías y el hombre que escogió para mi era un campeón en la cama.

Les comentó que después de esa noche todo fue infierno en nuestro hogar, mi marido se volvió más celoso que antes, al grado que nos peleábamos con frecuencia, nos fuimos distanciando más y más. Yo tenía, como él, necesidad de sexo y el creía que negándose me daría una lección, pero todo le salió mal, ya que donde trabajo había un chico joven, de unos 21 años, que de hecho trabajamos en la misma oficina, él siempre andaba invitándome a su apartamento o a comer, yo le gustaba mucho, pero yo siempre me negaba; el joven no está nada mal, es muy guapo y bien parecido, y un día que me vine peleando de mi casa con mi marido acepté su invitación, como se imaginaran, terminamos en su cama mamando nuestro sexos y cogiendo en varias posiciones, pero a pesar de su juventud y que me echó tres polvos, dos de ellos sin sacarmela, no puedo negar que la gocé más con don Rubén.

Cómo tres meses después de mi encuentro con don Rubén, lo encontré en un centro comercial y llegó a saludarme, yo iba con una amiga, me quedé hablando con él y me dejó su número del móvil, dos semanas más tarde, concertamos una cita y ya estaba en una cama con él repitiendo nuestro primer encuentro, me hizo correrme otro número igual de veces, me hizo el amor lentamente, yo ahora gemía y me quejaba sin tregua, ahora se la mamé y lo hice terminar con mi boca y tragarme su venida calientita.

Ahora tengo dos amantes. Nos encontramos con Don Rubén, una o dos veces al mes para follar, no lo hacemos más veces porque él es casado, ahora con mi chico del trabajo, cogemos dos o tres veces por semana, el chico quiere cogerme todo el tiempo, me dice que no deja de pensar en mi, lo hemos hecho hasta en el oficina. Todo culpa de mi pervertido y celoso esposo, creo que ni él ni yo estábamos preparados para una experiencia asi.

Cogiendo con mi Suegra…

Estando sin ver a mi novia por 2 años… tuve que buscar consuelo y desahogo… y quien mejor que su mama. Así todo queda en familia…

Hola el relato que les voy a contar es real, por lo tanto voy a utilizar nombres falsos.
Diremos que yo me llamo Alberto y tengo 24 años, yo tuve una relación con una chica llamada Luisa, la cual tiene una madre que cuando yo la conocí, que fue hace 6 años… era una señora gordita. La cual no llamaba mi atención en lo más mínimo.

Yo dure con Luisa 6 años de noviazgo, en el cual hace 2 años su mama comenzó a consumir productos dietéticos y a hacer mucho ejercicio… ella adelgazo y comenzó a tornear su cuerpo. Me di cuenta del cambio y no niego que comencé a mirarla con ojos de deseo, sobre todo cuando regresaba de hacer ejercicio, se veía… ¡¡¡súper sexi!!!
Yo no podía dejar de mirarla y no dejaba de fantasear con ella, pues era una de esas mujeres maduras, elegantes y con buen cuerpo…
Ella es una mujer morena, cabello negro y lacio, alta, cara elegante, buenas tetas, pero lo que más llamaba mi atención era su culo. Ella es una mujer con caderas anchas y culo parado y redondo… ella se parece algo a la actriz mexicana “Isaura Espinoza” de hecho, en una ocasión le comente a mi novia el parecido de su mama con dicha actriz y me dio la razón.
Mi relación con Luisa iba bien, pero cuando llevábamos 5 años de noviazgo, ella se fue a estudiar a la capital y por obvias razones se iría a vivir allá.
Ella se fue, pero todas las noches después de ir a la universidad pasaba a casa de su Mama para hablar por teléfono con mi novia… pues aprovechaba que ella todos los días le hablaba.
Gloria… que es el nombre de mi suegra, es madre soltera, solo tubo a Luisa y vive sola.

Todas las noches que yo pasaba, mi suegra me esperaba para hablar con mi novia por teléfono y después me invitaba a cenar. Después le hacía un poco de compañía y como a las 11 de la noche me iba a mi casa. Pues vivimos en el mismo edificio, solo que en diferente piso.

Pero para no hacerla más de emoción, lo sexual comenzó una ocasión que ella me pidió de favor que si podía pasar a checar un apagador de luz, yo le dije que sí y pase ese mismo día a las 4 de la tarde, pase antes de irme a la escuela. Pero justo cuando estaba haciendo eso…
Ella me dijo: Me voy a meter a bañar rápido… ahorita salgo.
Yo le respondí: Ok
Y se metió a bañar, yo seguí con lo que estaba haciendo y minutos después salió del baño envuelta en una toalla y con el cabello mojado… se acercó a mí y yo pude ver sus tetas apretadas por la toalla… se veía muy sexy…
Y me pregunto: ¿Cómo vas?
Yo respondí: Bien… ya casi termino…

Entonces respondió: Que bien… entonces me voy a arreglar. Se dio la vuelta y se fue a su cuarto a arreglar… yo mire su trasero en lo que ella se dirigía hacia su cuarto, era enorme y estaba muy ajustado a la toalla, se marcaban sus redondas nalgas cuando caminaba, yo moría de ganas de acercarme a ella y quitarle la toalla… pero solo la mire. Pero enfrente de ella había un espejo y se dio cuenta que cuando camino, yo deje de trabajar y la mire mientras ella caminaba… cuando la vi a los ojos por el espejo, solo desvió la mirada.

Yo era prácticamente de la familia, pues llevaba más de 5 años de relación con su hija, mi suegra me pedía mil favores y yo la apoyaba en todo lo que ella me pedía…

En otra ocasión, una noche me pidió que si el fin de semana la podía acompañar a hacer unos pagos en el banco, pero como eran muchos pagos los que haría, pues me dijo que si le podía ayudar.
Yo le dije que sí y quedamos que el sábado yo pasaría por ella a su casa a las 9 de la mañana.
El sábado pase por ella como habíamos quedado, cuando llegue… toque el timbre, pero no me abrió, estuve tocando durante un rato… y después de un rato me abrió… salió envuelta en una toalla… pero a diferencia de la ves anterior… esta era más pequeña.
Y me dijo: Perdón, pero me estaba bañando…
Entre y la salude, le di un beso en la mejilla y le dije: Ok, no se preocupe.
Ella me dijo: Pero tú tienes llaves de la casa… ¿no?
Yo le respondí: Si… (Yo tenía llaves de su casa, por que como les dije, ellos me pedían favores y luego no estaban, así que cuando eso pasaba yo entraba a su casa con las llaves)
Entonces me dijo: Pues hubieras entrado… por mí no hay problema…
Entonces le dije: Pues si… ahora para la otra…
Y me dijo: Pues… bueno, me voy a arreglar… y de fue a su cuarto.
Cuando se dio la vuelta mire su culo y no estaba cubierto, pues la toalla no lo tapaba… al darme cuenta de eso, me fui atrás de ella… mirando su culo al desnudo.
Ella se dio cuenta y me pregunto un poco sorprendida: ¿Qué paso?
Y le respondí un poco titubeante: Es que… voy al baño… (Pues el baño está enfrente de su cuarto)
Ella me dijo: Ah… Ok. Y se metió a su cuarto.

Hicimos todo lo que teníamos que hacer y terminamos como a la 1 de la tarde y ella me invito a comer… para ser honesto mi suegra se veía espectacular, traía puesto un vestido como de imitación de seda que se veía… ¡¡¡Deliciosa!!! Su culo parado y sus tetas redondas.
Terminamos de comer y me dijo que si podía acompañarla a SEARS a comprar unas cosas… el chiste es que me pase todo el sábado con ella, pues a su casa regresamos como a las 8 de la noche… justamente para hablar por teléfono con Luisa.

Después de hablar con mi novia, nos pusimos a ver un rato la TV y en ese momento…
Me dijo: Tengo un dolor en la espalda… creo que dormí mal.
Yo le dije: ¿Quiere que le dé un masaje?
Ella respondió: ¿En Serio…?

Yo dije: Si…
Entonces me dijo: Bueno…
Así que me senté detrás de ella y ella se sentó en la orilla del sillón de la sala, ósea… yo abrí mis piernas y se sentó enfrente de mí… y comencé a masajear su espalda.
Comencé por los hombros y poco a poco fui bajando mis manos por toda su espada… ella gemía y se retorcía, parecía que le gustaba.
Cuando de repente ella se reclino para enfrente… yo puse mis manos sobre sus costillas, debajo de sus axilas… cuando hice eso, ella se echó para atrás y se recargo en mi pecho, yo me comencé a calentar pues después hiso su cabeza a un lado y dejo su cuello enfrente de mi cara.

Y dejándome llevar por mi calentura… puse mis labios sobre su cuello y comencé a besarlo, ella solo cerro los ojos y lo disfruto… al ver que su reacción fue esa, yo inmediatamente puse mis manos sobre sus grandes tetas y comencé a acariciarlas… ella me dejo durante un buen rato yo siento que fue como 5 minutos… sus tetas eran muy firmes, comencé a sentir como sus pezones comenzaron a ponerse duros… entonces los apreté y ella se dejó, no hizo nada.
El problema fue cuando baje mi mano por su abdomen y toque su vagina… cuando hice eso… inmediatamente se quitó y me dijo: ¡¡No Beto!!! ¡¡¡Esto, está mal!!!
Yo me sorprendí y le dije: Si… perdóneme…
Ella me dijo: No sé qué me paso, pero esto no debió de haber pasado…
Yo le dije: Si… tiene razón.
Entonces se fue a su cuarto y solo me dijo: Buenas noches.
No sabía que hacer pues estaba excitado pero también me sentía apenado, me quede como 15 minutos viendo un rato la TV en su casa y después me levante y me fui a mi casa.
Y cuando iba cerrando la puerta, ella salió y me dijo: Perdóname… no es que no me haya gustado, pero no está bien que tú y yo hagamos ese tipo de cosas… pues eres el novio de mi hija…
Yo le dije: Al contrario… perdóneme usted a mí.
Y ella me dijo: Entiendo cómo te sientes, por qué estamos igual… los dos estamos muy necesitados y la carne es débil… y de esto que paso nadie se tiene que enterar.
Yo le dije: Si… está bien.
Entonces me despedí de beso y me fui.

Pero en toda la noche no pude sacarla de mi cabeza, así que como a las 2 de la madrugada y sin pensarlo mucho fui a su casa.
Y como yo traía llaves, abrí la puerta con mucho cuidado y entre a la casa, me fui directamente a su cuarto, abrí la puerta y lo primero que hice fue quitarme toda la ropa y después me metí a su cama.
Ella despertó inmediatamente, prendió una lámpara de su tocador…
Y me dijo: ¿¿Qué haces aquí??
Yo respondí: Nada… y me acerque a besar su cuello, pues sabía que a ella eso la volvía loca.
Entonces me dijo: No puedes estar aquí… pero no hiso nada por quitarme de encima de ella.
Entonces le pregunte: ¿¿No?? ¿¿Esta segura??
Y en ese momento levante su camisón de dormir, acaricie sus piernas y puse mi mano sobre su calzón intentando bajarlo… inmediatamente ella dijo: ¡¡No!! No hagas eso… pero no hiso ningún movimiento para impedirlo.

Yo le susurre al oído: Nada más tantito… ¿¿Sí?? La verdad es que la deseo… estoy muy caliente.
Entonces dijo: ¡¡Ahí dios…!! ¿Por qué me haces esto…?
Y me miro a los ojos y me dijo: Si no fueras el novio de mi hija… otra cosa seria…
Yo la mire a los ojos y le dije: Nada más tantito… nadie se va a enterar…
Entonces me dijo: Bueno, pero no me vallas a coger, ¿¿Eh??
Yo le dije: No… solo déjeme acariciarla…
Entonces dejo que le quitara su calzón, cuando lo quite completamente.
La acaricie y le metí mis dedos en su vagina durante un rato y ella gemía en voz baja…
Y comencé a besar sus tetas sobre su camisón
Después me acerque a ella y bese su cuello.
Ella solo me decía: Mira que cosas me haces hacer… y gemía…
Yo acerque mi pene a su vagina y ella me decía en voz baja: No… está mal que tú y yo cojamos…
Yo solo le dije: Nada más tantito… ¿Sí? Me muero de ganas…

Ella me dijo: No… esto está mal… entonces la bese en la boca y cuando ella contesto mi beso, yo puse mis manos en su trasero con la intención de que abriera sus piernas y lo hiso… cuando abrió las piernas, deslice mi pene por su vagina que estaba súper mojada y la penetre.
Ella gimió y dijo: ¡¡¡Ay… no mames!!! Te dije que no…
Yo le dije: Nada más tantito… ¿¿Si?? y comencé a moverme…
Ella me respondió: Ahhh… pero, nadie se puede enterar de esto… ¿¿Ehh??
Yo le respondí: Nadie… Y seguí cogiéndola…

En ese momento ella perdió toda la timidez y el temor y abrió completamente sus piernas y me comenzó a besar con mucha pasión. Se notaba que era una mujer que tenía mucho tiempo desatendida.
Se quitó toda su ropa y quedo completamente desnuda, entonces yo comencé a besar sus grandes tetas, tenía unos pezones grandes y muy suaves, ella me dijo: Que rico, hazlo… pero no dejes de cogerme…
Yo le dije: Ok…
Entonces ella dijo: ¡¡¡Esto es lo que tanto necesitaba!!!
Yo seguí cogiéndola con todas mis fuerzas… y ella gemía como una perra en celo… nunca había escuchado a ninguna mujer gemir de esa manera y tan fuerte.
Me decía: ¡¡¡Ay… si!!!! Así… ¡¡Déjate Venir!! ¡¡¡Dame con todo!!
Yo me calenté tanto que comencé a tratarla como una puta, agarraba sus tetas, las mordía, tocaba todo su cuerpo con mis manos y ella se escurría por mis manos mientras y gemía al sentir mi pene.

Después levante sus piernas y las puse sobre mis hombros, eso hiso que mi penetración fuera hasta el fondo de su vagina y cuando lo hice ella dijo: ¡¡Ay… no mames!! ¡¡Esto me encanta!!
Yo la cogía con todas mis fuerzas y ella gemía y gemía… casi gritaba, aparte me di cuenta que es una mujer que le gustaba decir groserías cuando cogía.
Me sorprendió y me prendió mucho, pues en todo el tiempo que llevaba de conocerla nunca la había escuchado decir ni una grosería, de hecho era una señora muy educada… pero en ese momento no paraba de decirlas.
Y me eso me excito mucho… pues que ella se portara de esa manera y me hacía sentir que no me estaba cogiendo a mi suegra.
Después le dije: Le quiero dar por atrás…
Ella me pregunto: ¿¿Por el culo???
Yo le respondí: No… por la vagina, pero quiero tener su culo enfrente…
Y me pregunto: ¿¿Para qué??
Le conteste: pues… me gusta mucho su culo…
Entonces se voltio, se puso en 4 y me puso su enorme culo enfrente de mi… yo lo mire, lo toque…
Y le dije: ¡¡Ayyy..!! Que buen culo tiene suegrita…
Ella volteo su cara, me miro y me dijo: Ahorita no soy tu suegrita…
Yo le pregunté: ¿¿Ahh… no?? ¿¿Entonces?? Y le metí mi pene por su vagina y la comencé a coger de perrito… ella gemía y apretaba y mordía su almohada…
Y después me dijo:¡¡¡Soy tu PUTA!!! Así que trátame como eso… como tu PUTA.
Yo la seguí cogiendo… no podía creer lo loca y puta que era mi suegra, se ve que le encantaba que la cogieran y tenía mucho tiempo que no la cogían… agarre su culo con mis manos y la cogí con todas mis fuerzas.

Ella comenzó a gritar y me dijo: ¡¡Ay… no mames!! ¡¡Que chingon me estas cogiendo cabron!!!
Yo no le dije nada, solo seguí cogiéndola y poniendo mi pene hasta el fondo de su vagina, después de tanta calentura que sentía por cogerla, la comencé a agarrar a nalgadas.
A ella le gustaba, pues gritaba cada que la golpeaba
Y después me dijo: Más fuerte… ¡¡¡Pégame más fuerte cabron!!!
Y yo lo hice, le pegaba con todas mis fuerzas y ella gritaba muy fuerte cada que le pegaba.

Después me dijo algo que jamás espere que me dijera, dijo: ¡¡Quiero que me cojas por el culo!!
Era algo que yo nunca había hecho, pero no lo dude, saque mi pene y lo puse en su culo.
Mi pene se deslizo fácilmente por su culo, se ve que anteriormente ya le habían dado por ahí… después ella abrió el cajón de un buró que tiene alado de su cama, saco un dildo y lo puso adentro de su vagina… Ella se masturbaba mientras yo le daba por el culo.

Pocos minutos después me dijo: ¡¡Me voy a correr!!
Y comenzó a gritar muy fuerte… yo la seguía cogiendo por el culo y ella se masturbaba súper rápido…
Después que ella termino, dejo de masturbarse y me dijo: ¡¡Quiero que me llenes mi conchita con tu leche!!
Entonces saque mi pene de su culo y lo puse en su vagina, comencé a cogerla y ella gemía cuando la cogía…
Y poco después termine adentro de su vagina… y ella sintió porque cuando eyacule…
Ella dijo: ¡¡¡Ay… no mames!!! ¡¡Que rico!!
Después saque mi pene y me acosté enzima de ella…
Ella suspiro y me dijo:¡¡Qué bueno estuvo esto!!
Yo dije: Si… Ya tenía muchas ganas de hacer esto…
Me pregunto: ¿De cogerme?
Yo le respondí: Si… está bien buena…
Y ella me dijo: Lo tenemos que repetir, ¿¿Ehh??
Yo le dije: ¡¡Claro!!!

Después ella y yo platicamos que nadie se podía enterar de esto, pero ella y yo seguimos cogiendo durante mucho tiempo, mi novia nunca se enteró, pero después ella y yo terminamos… Pero yo seguí viendo a su Mama en otros lugares… íbamos a hoteles, la llevaba a mi casa cuando no estaban mis papas… ella y yo nos convertimos en amantes, pues solamente nos veíamos para coger. Pues ella es una fiera en la cama… el día de hoy la sigo viendo de vez en cuando, pero solo es para eso…

mi alumna Daniela

Mi alumna Daniela me la cogi

Soy profesor de una institución particular donde hay alumnos de secundaria y de bachillerato como verán tengo contacto con muchas niñas quiero aclarar que no ando en busca de estas niñas simple mente ellas se enamoran de uno y jamás e estado con niñas de secundaria me espero a que sean de bachiller bueno pero aclarado este punto les contare este relato que será uno de varios que pienso contarles.

Daniela era una niña que entro cuando apenas iniciaba el primer grado de secundaria la trataba igual que todas las demás, pero tengo por costumbre responder a cualquier pregunta para disipar las dudas así que esta niña en especial me tomo cierto aprecio el cual no le tome mucha importancia, puesto que era muy chica, pasaron los meses y los años y Daniela seguía frecuentándome en mi oficina, que estaba separa de todas las aulas. Y aún así no lo veía como mujer por qué no tenía nada de atributos llamativos. Pasaron para todo esto tres largos años en los que simplemente se me acercaba me veía y de vez en cuando se me restregaba como queriendo que yo me fijara en ella, sin embargo no la veía como mujer hasta que entro a bachillerato.

Cuando entro a bachillerato tenía unos senos enormes que no sé de donde le salieron. Eran espectaculares era bonita con sus chapitas rosas pero como nunca me fijaba en ella ahora la veía hermosa increíblemente hermosa tenía un culito pequeño no tenía mucha nalga, pero si un cuerpo muy bien formado, no le faltaba nada.

Como siempre subía a verme y darme un beso en la mejilla, solamente que en esta ocasión me dijo que sentía una bolita rara en su seno y que no sabía que era y que su mama no le había hecho mucho caso a lo que yo le dije vuélvele a decir, y si no te hace caso dile a tu abuela que se llevaba muy bien con ella o sino a tu hermana, en caso de que no te digan nada me vuelves a preguntar si mi amor le dije, pensando en que ella notara que se lo decía con mucho cariño.

Al día siguiente nuevamente muy de mañana se acerco a mí y me dijo quiero verlo para que me revise mi bolita ya que en mi casa no me dijeron nada, ¿a qué hora puedo subir? para eso y sin darme cuenta ya tenía la verga más dura que un pedazo de madera de roble y ya con ese pensamiento le conteste, a la hora que no haya nadie subes que no te vean para que no interrumpan y no te llamen la atención ¿te parece? Muy alegre me contesto siiiiiiiiiiii

Muy bien te espero, como cada día en los recesos me encontraba en mi oficina que tiene vista a toda la escuela pero está en el segundo nivel así que no suben a cualquier hora, esperaba ansioso el momento en verla entrar y no paso mucho tiempo para que viera que agachada para que nadie la viera entro Daniela, tratando de mantener la calma para no ser tan obvio le pregunte – qué era lo sentía y que como era lo que tenia, eso lo hice ya que en caso de equivocarme no tendría problemas en la escuela.

Ella me dijo al mismo tiempo que me señalaba su seno que tenía una bolita a lo que le indique la manera correcta de palparse ella sonriente me dijo así mientras se sacaba un enorme seno blanco, divino con un pezón pequeñito y una aureola rosadita no, no, no, era sensual algo que no puedo describir por que se veía una muñequita una diosa, tomando mi mano se la acerco a su seno y me dijo aquí siéntala, yo temblaba mi verga erecta me dolía de tan dura que estaba , sin embargo me contenía sabiendo que no era el momento de hacerle algo debía de preparar el camino.

Por lo que no paso de esa caricia, y tocaron la hora de clase y se retiro de la misma forma en que entro, al día siguiente paso lo mismo solamente que ahora yo fui quien tomo la iniciativa, sin decirle nada la tome de frente y le metí la mano por debajo del uniforme encontrándome con su sostén primero la acaricie por encima y de inmediato pude sentir como sus senos se pusieron duros, aproveche el momento para meter toda la mano por debajo de su brasiere acariciando se precioso seno, me detuve un momento para ver su reacción y no dijo nada. Por lo que continúe acariciando su pezón, ya no me acordaba de la supuesta bolita ya que ahora tenía otros pensamientos que llevaría a cabo muy pronto.

De nueva cuenta tocaron y se retiro no sin antes darme el beso en la mejilla que ahora me pareció duraba mas, la deseaba tanto que esperaba con ansia verla entrar y como un milagro entro de nuevo, ya no decía nada lo primero que hacía era meter la mano en su seno y acariciarla sin decir palabra alguna solamente la acariciaba. Tocaban y se retiraba; así pasaron como tres semanas, imagínense que aguante, mi verga para ese entonces me dolía con solo pensar en ella; hasta que llego el día esperado, en un receso de esos que llegaba me dijo mañana vengo a verlo de una vez le doy su beso a lo que yo asistí con la cabeza al mismo tiempo que le decía, entonces acaricio una vez más este seno tan bonito. Ella sonrió y me dio un beso en la mejilla y le apreté suavemente su pezón y sin decir más me dio un beso en la boca al que yo respondí de inmediato, por primera vez sentía sus labios rojos muy bien delineado saboreo su lengua y me bebí su saliva que emanaba hacia mi boca y me dijo mañana vengo a verte a partir de ahí me empezó a tutear si estaba sola conmigo delante de los demás me hablaba de usted.

Al siguiente día ya iba a cada receso y en cada uno me daba a probar sus labios pero ahora quería probar las mieles de sus senos así que sin querer esperar más le subí su blusa y le baje el sostén y por primera vez le mame los pezones con suavidad y al mismo tiempo con lujuria, ella me decía que siempre me había querido desde que estaba en la secundaria yo simple mente me dedique a mamarle las chichis y no conteste , así durante todos los recesos Daniela se subía conmigo para darme a probar sus labios y sus senos. Hasta que un me dijo que por qué no salíamos juntos le dije que si pero que no podían vernos juntos cerca de la escuela así que deberíamos buscar un lugar lejano además de que le llevaba 20 años de edad y que que pensarían de ella, a lo que dijo que no le importaba que se sentiría orgullosa de andar conmigo, por mi parte también porque se siente bien que te vean con una jovencita y yo como viejo pues nada que dijeran lo que quisieran, pero tenía otro problema soy casado claro que Dany sabia de ello y me decía que no le importaba nada, más que estar conmigo eso me tranquilizaba además de que me daba gusto que aún así quisiera andar conmigo.

Sin embargo para mí eso ya no era suficiente, sus caricias, sus besos y sus senos eran ricos pero tenía algo más que quería disfrutar y ser el primero; porque era una virgencita ya que nunca había tenido novio y lo sé por que como les decía, estuvo conmigo durante toda la secundaria y jamás la vi con alguien. Así que ahora tocaba el turno poder cogérmela, así que lo primero que hice en nuestra primer cita fue acariciarla como siempre y empezar acariciar sus piernas por encima de su pantalón y a decirle que la deseaba mucho, su respuesta era comerme a besos así que decidí meterle la mano por debajo del pantalón a lo que ella se retorció como fiera diciéndome que no que no era el momento y que además tenia miedo.

Sin decirle nada me acomodo en el asiento del coche ya que estábamos en una zona alejada y con buena vista por si se acercaba la patrulla ya que por ese lugar solamente van parejitas coge lonas y si nos veían nadie le importaba, al contrario me excitaba que vieran que una chica joven me la estaba cogiendo. Pero volviendo al punto, ella al verme un poco serio me dijo tengo miedo yo le dije con una sonrisa y con mucho cariño no amor no temas que nada te pasara y te tratare con cariño, se sonrió y me dio un beso lo que significaba que tenía su consentimiento por lo que me ti mi mano por debajo de su pantalón sintiendo la suavidad de sus bellos púbicos la suavidad de su vagina tibia y llena de jugos que podía jugar, entrecerró los ojos y suspiraba diciéndome nuevamente que me amaba, empecé a meter mi dedo en su panocha y pude corroborar que realmente era virgen aunque aparente mente no tenía dudas al sentirla, pude verificar que realmente ese culito sentía por primera ves las caricias de un hombre y que pronto me podría coger.

En ese día por supuesto no me la cogí ya que siempre tengo por estilo decirles que lo piensen bien, que no quiero que mañana se arrepientan y digan que yo tuve la culpa y mucho menos que el amor que sientan se convierta en odio, que analicen que soy muy viejo y que ella era joven así que le dije mañana me dices ya que es viernes y si aún así me amas el sábado nos vamos todo el día y te entregas a mi amor, claro que se lo dije con mucho amor además de que realmente la quería mucho y la deseaba mas nunca pensé dejar a mi familia por ella ni por nadie.

Paso el viernes y a primera hora subió a verme le mame los senos y claro le metí mano en esa rajada virginal que muy pronto me comería, la acaricie por sus labios vaginales para darle placer y se marcho quedándome con ese rico olor a su vagina que era mmmmmmmmm delicioso. Pero ya se acercaba el día sábado y ella me dijo que nos veríamos a las 10 am. En cierto lugar por cierto lejano a la escuela y a su casa a si como de la mía.

Pues bien al fin sábado no puede dormir toda la noche pensando que hoy me cogeré a Daniela mi Daniela; cerca de las 9.30 salgo de la casa y paso al lugar donde quedamos de vernos y hooo ya estaba ahí con un pantalón pegado y una blusa de color como naranja que combinaba con el pantalón que traía. Se subió al coche nos dimos un beso tierno y nos enfilamos a nuestro destino que era un motel llamado Venus, sugestivo verdad como ya se termino el espacio para escribir tengo que terminar de contarles en el próximo relato así que por favor estén pendientes y escríbanme si les gusto.

——————————————————————————————

Como recordaran en el relato anterior me quede en el motel en el que Daniela perdería su virginidad, Dany es mi alumna y yo soy su profesor.

Después de encontrarnos el lugar señalado Daniela se subió al coche y de inmediato nos dimos un beso de lengua y nos bebimos nuestra saliva, con solo eso me verga se me paro al máximo y mis manos se dirigieron de inmediato a la entrepierna donde me esperaba una hermosa pantaletita que se marcaba atreves del pantalón, por lo que metí la mano para verificar tan hermoso tesoro, únicamente tapaba la entrada de la vagina virginal, únicamente le pase mis dedos empapándome con sus jugos que prometían una tarde de placer, rápidamente llegamos al motel Venus y en el estacionamiento nos comimos a besos para después meternos a la habitación. Trate de no perder la calma ya que mi intención era tomarle fotos desde el primer día y un video donde se viera como me la cogía, así que me contuve y empecé a besarla sabuesito muy lentamente empecé por sus labios carnosos, bese su cuello y solamente respiraba agitada, profundo y entrecortado, luego me dirigí al inicio de sus senos y ahí me detuve le dije que le tomaría muchas fotos para que jamás se le olvidara como sería su primera vez, me sonrió y me dijo que si que tomara las que quisiera, así que de inmediato me puse manos a la obra, le saque un senos ya si le tome varias fotos y mientras lo metía a mi boca y se lo mamaba le saque muchas más. Le quite la blusa suave y sin prisa mientas fotografiaba cada parte de su cuerpo y por supuesto mamaba, chupaba cada poro de sus enormes globos de sus senos. Me tome el tiempo necesario para que el deseo en ella fuera de locura, de tal forma que con sus manos se agarraba la chichi y lo ponía en mi boca como si fuera su bebe, yo lo disfrutaba después me dedique a darle besos su vientre plano virginal de una niña adorable, quite, le fui bajando el pantalón y la deje únicamente con esa pantaletita que desde que la vi la había notado, era pequeñita, con un diminuto hilo que se le metía en ese precioso culo, nononononono, cuando vi su vagina necesitan mucha imaginación, para medio acercarse a lo que le hice, le pase mi lengua por sus pliegues vaginal y pude saborear esos jugos que emanaban agrandes cantidades, le chupe todo y me bebía cada gota de sus líquidos que me sabían a gloria le dedique mucho tiempo mientras que por supuesto sacaba mis fotos, le dedique mas e una hora a esa parte de su cuerpo que a mí me pareció un minuto, hasta que llego el momento en que ella me dijo papi hazme tuya ¡siiii! Cosa que le dije si mi amor solo espero a que sientas que te quiero y que se te quite el miedo, a lo que me respondió ya no tengo miedo, quiero sentirme tu mujer, si amor me acerque a ella ya desnudo creerán que ni supe cómo me desnude, pero me pare frente a ella y le puse mi verga junto a su cara y le dije mételo a tu boca amor y chúpalo no se lo dije dos beses lo tomo entre sus manos y lo chupo, lo lamio lo beso y se lo pasaba por su cara mientras repetía te amo papito, te amo.

La recosté suave y le puse la punta de mi verga en la entrada de su vagina empapada, y se la empecé a meter, justo ahí le saque muchas más fotos y se arqueo por el dolor diciéndome mmmmmmmmmmm, duele papi, no le conteste ya que tenía en la boca su seno, la bese en los labios y se la empuje a lo que ella dio en leve grito, le pregunte amor quieres que te lo saque ella respondió enredándome sus piernas en mi espalda ya no lo pensé mas y me tire a matar mas fuete y sentí como si rompiera una ramita al romper su virginidad.

Me espero un momento para que ella se adaptara a mi verga en su interior, y le empecé a coger suave sin prisa ya la tenía empalmada así que nada ni nadie podía impedir que me la siguiera cogiendo. La cogí y la cogí hasta que empezó a quejarse como una gatita, me besaba con locura y yo le respondía con el mismo fuego, hasta que exploto y me araño fuertemente mientras gemía el primer orgasmo de su vida el primero de muchos que tendría a mi lado, así que no quise quedar mal y le inunde la vagina de mi leche sentía que eran chorros los que me salían mientras le decía te estoy llenando amor, siente como te estoy llenando de semen amor, quiero decirles que muy rara es la ocasión en que me las cojo dos bese pero esta no sería esa ocasión le tome verías fotos con la panocha empapada de semen y sangre y de nueva cuenta mi verga se levanto y no la hice esperar se la volví a meter, le levante las piernas por encima de mi hombro y me la culie , en esta ocasión esperaba tardarme mucho mas y así lo hice ella no se izo esperar y me dio otro suculento orgasmo que inundo mis guevos se sentía riquísimo porque ella me decía que por fin era mi mujer que jamás dejaría de amarme y que no le importaba que fuera mi amante. Eso me sobre excitaba y aproveche para decirle que quería metérselo por el culo a lo que ella contesto que hiciera lo que quisiera, que para eso era mi mujer con mucha suerte y muchas ganas en el primer piquete le enterré la mitad de mi verga en ese hermoso culo simplemente me dijo papiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii me duele y le seguí culiando mientras que con mis dedos jugaba su clítoris nuevamente me regalo una chorreada de su muy rica concha mientras que yo le tomaba unas fotos con mi verga en su culo, no la quise llenar de nuevo ya que no era el momento se la saque de un solo jalos de entre las nalgas asiendo un sonido shoc mmmmmmm, la voltee y abriéndole las nalgas le saque otra fotografía, viendo aquel orificio agrandado y con sangre, la bese y le mame los senos nueva mente, mientras que ella me pedía que se lo mamara mas fuerte, yo encantado la mame y la chupe y de nueva cuenta me pidió que la mordiera y que le hiciera un chupetón, lleno de lujuria le mordí los pezones medianamente fuerte y me dijo mas fuerte papi y las mordí como quise hasta hacerle los pezones grande la llene de chupetones, no le deje un centímetro de piel sin mis marcas hasta el cuello le chupe y con su cabellera larga se los cubría.

Nos fuimos al jacuzzi y ahí nos besamos nos amamos me prometió ser mi amante siempre que yo quisiera que sería mi mujer, a mi me excita que me digan que serán mis putas y le dije si quería serlo por un momento se sintió rara, pero después me dijo que sí, que sería mi puta siempre.

Se subió en mi y ahí entre el agua y jabón se lo volvió a meter esta vez le volví a chupar la vagina con la misma fuerza que los senos, y decidí sacarla del agua y mamárselo más a gusto regalándome un delicioso orgasmo en mi boca que me supo a gloria se lo bebí y después le lleve un poco a su boca se lo metí y me la cogí hasta que me verga me empezó a doler fue entonces que se los volví a echar se la saque y le pedí que me lo mamara suave para que me limpiare el semen y sus flujos; apartir de esa fecha Daniela se convirtió en mi amante y mi puta Nos vestimos y la fui a dejar al mismo lugar en que la recogí

Más adelante les contare de la beses que me la cogí en la escuela

Si es que les gusto.

elmitologico2010@live.com.mx

Mi fetiche son los penes grandes

Hola a todos, soy casada y fui infiel por primera vez debido a mi fetiche desde niña, los penes grandes.

Mi historia es muy comprometedora porque soy casada, asi que este relato no tendrá más nombres que mi amante, al que le llamaré Valentin.

Mi fetiche desde adolescente han sido los penes grandes, siempre desde adolescente me han llamado la atención y me ponen sumamente caliente el solo verlos. A mis enamorados y novios siempre primero, antes de follar les mamaba la verga para verselas erectas y ver su tamaño, si eran pequeñas solo les sacaba la leche a pura mamada y alli los dejaba, si tenían grandes vergas dejaba que me la metieran en mis dos orificios intimos, o sea que antes de casarme no era virgen de nada.

Más tarde conoci a mi futuro esposo, del cual me enamoré perdidamente y aunque su pene es tipo promedio, me casé con él y llevaba cinco maravillosos años de casada y de serle fiel hasta en los sueños. Mi marido colecciona revistas porno y no me importaba, ya que puedo ver las tremendas pollas de los modelos varoniles que alli hay, y me sirven para masturbarme con un dildo grande que guardó desde mi adolescencia.

Fue mi marido quien metió a otro hombre a la casa. Cierto él día me dijo que se había encontrado a un amigo de su juventud, era el hijo de la criada de la casa de sus padres, a quien le decían “caballo”, su nombre era Valentin, con quien mi marido jugaba desde pequeño, asi que le guardaba cierto aprecio, él andaba buscando trabajo y mi marido lo había invitado para que fuera nuestro empleado. Mi familia y la de mi marido pues son bastante solventes economicamente y tenemos una casa algo grande con piscina y todo. Asi que el se encargará de la limpieza de la piscina, en limpiar el jardin, pintar, de todo! dijo mi marido.

Ahora dejenme describirme un poco, soy blanca, no soy delgada, nunca lo he sido, pero tampoco soy gorda, soy llenita y tengo senos grandes y lo mejor es mi trasero con dos nalgas respingonas y paradas, no soy alta, apenas 1.68 mt, mi cara es bonita y redondita.

Valentin era un hombre de unos 30 años, alto 1.85 metros, delgado pero con musculos, su rostro tiene lineas de expresión muy marcadas, tanto que aparenta mucho más edad que la que tiene. Es moreno y habla el castellano con dificultad.

Un día que él estaba sacando la basura de la piscina, tenía puesto un short que le quedaba muy apretado, fue allí cuando me quedé soprendida del enorme paquete que se le dibujaba y que guardaba en ese short, mi fetiche volvió a renacer en mi, me imagine semejante verga erecta, que tamaño tendría.

La supuesta enorme verga de Valentin se me volvió una obsesión, yo quería versela en vivo, hice un plan, Valentin se daba una ducha después de limpiar la piscina, asi que retiré todas las toallas del baño. Asi que cuando el terminó de bañarse y al no ver toallas, me pegó un grito, -Señora, me puede traer una toalla, por favor?- (el no me llamaba por mi nombre solo me decía “señora”), yo tomé una y entre al baño, hice a un lado la cortina para darsela y .. ¡qué tremenda verga!, me dije, estaba flácida y aún asi era mucho más grande que la de mi marido. Valentin al ver que yo me le quedé viendo a su nabo, se quiso tapar, pero yo ya se la había visto bien.

Después de eso, mi obsesión creció. Yo quería poseer esa verga, pero estaba casada y enamorada de mi esposo todavía. Asi que no hice nada. Todo sucedió al azar.

Ese fin de semana, mi esposo viajaría, quería ver como iba la apertura de una agencia de la empresa familiar que el dirige. Me quedé solita con Valentín. El morbo me mataba en la primera noche, estaba sola y Valentín estaba en su habitación, me imaginaba entrar desnuda y que él me hiciera suya con su tremenda verga. Me mojaba pensar en eso. Saqué mi dildo de un cajón, me bajé mis bragas y me puse a pasarmelo sobre mi raja caliente, me imaginé que el dildo era el nabo de Valentin, me lo llevé a los labios y lo chupé con deseos, luego lo metí entre mi labios vaginales y lo inserté en mi vagina.

Cerré los ojos mientras lo movia en mi interior. Estaba tan absorta en mi masturbación, gimiendo, que no oí que Valentín me llamaba (eso contado por él) al no oir contestación, Valentín abrió la puerta y me vio alli con las piernas abiertas sobre la cama, metiendome el consolador y moviendolo en el interior de mi raja. En eso abri los ojos, ya él estaba adentro, estaba paralizado viendome y no sabía que decir. Yo que estaba muy caliente vi la oportunidad, le dije que se acercara, el lo hizo lento, lo acerqué y le bajé los pantaloncillos con los que dormía, frente a mi se desenrollo su verga flácida aún. La tomé y la metí a mi ansiosa boca.

Le comencé a dar una buena mamada de verga, aún flácida me costó meter el glande en mi boca, que es pequeña, le succione su glande varias veces, luego le lamí el largo de su verga, la cual se fue poniendo cada vez más dura y grande, luego la levanté para chuparle sus cojones, eso terminó de poner la verga bien parada, por fin pude ver el tamaño real, si era una vergota, mi mano apenas podía tomar la tercera parte de su dura carne.

-Caballo por favor quíta la calentura de mi raja, cógeme!- le dije, (yo nunca lo llamaba por su apodo). Pero al ver su vergota fue lo primero que se ocurrió.

Valentín se subió a la cama yo lo esperaba con las piernas abiertas, mostrando mi raja sedienta de verga, pero de su verga. La restregó contra mi pepa varias veces y por fin su glande se deslizó entre mi raja y pafff! La dejó ir adentro, Yo pataleé, gemí, grité de placer, por fin me estaba clavando la verga con la cual yo fantaseaba en las ultimas semanas, sentí mi vagina llenarse de su cosota, Valentín llegó a lugares en mi vagina que nadie en mi vida había llegado, y todavía no la tenía completa. El se movió en el clásico mete-saca, cuando intentó meterla hasta el cabo, sentí que mi vagina ya no daba más, que su verga topaba con algo adentro de mi utero. Pero la sensación era muy placentera.

-Asi mi caballito, toda, toda, la quiero toda adentro!- le gritaba yo. Valentín estaba excitadisimo, que creo que gemía más que yo cuando entramos a un rico ritmo de la follada.

-Que buena está señora, que rica tiene la panocha!- me decía él mientras cada vaiven me levantaba de la cama. Yo lo enrollé con mis piernas para que me metiera hasta el último centimetro de su verga. No tardé en venirme en un suculento orgasmo.

-Ayy si, ayy si mi caballito, asi!- grité y me vine en gritos desgarradores. El no dejaba de taladrarme la vagina con su enorme instrumento. De pronto lo oí quejarse más fuerte y sentí en mi vagina un chorro de leche caliente que me inundaba, él estaba corriéndose dentro de mi. Valentín me echó una gran cantidad de esperma, pero su musculo sexual siguió duro como la madera. Yo aproveche para voltearlo y ahora quedar sobre el, lo hicimos tan bien que su verga nunca salió de mi raja.

Me puse a cabalgarle su enorme verga, yo estaba encantada y excitada por tener adentro semejante carne. Era la verga más grande que había entrado en mi cuerpo y quería exprimirla y que se metiera en todos los lados posibles de mi vagina.

Lo tomé de las manos y se la puse en mi tetas, quería que me las acariciara y que apretara los pezones hinchados que yo tenía en ese momento Valentín tenía una cara desarticulada por la pasión que yo le ponía a mi movimientos pelvicos , tenía adentro todas sus pulgadas de verga, solo sus cojones se frotaban contra mis labios vaginales. Yo gemí como desquiciada y de nuevo llegué al climax, lo cabalgué con más intensidad para hacer más grande mi orgasmo, y lo conseguí,

-Caballo que cogida me estas dando!!- le grité mientras por mi vagina bajaba una gran cantidad de jugos íntimos.

El se sentó un poco para que sus labios tomaran mis pezones y los mamó a placer mientras yo me corría como una bestia. Más tarde me tomó las nalgas con sus grandes manos me las apretó y ahora fue el quien movia su pelvis para metermela bien adentro, llegó el momento en que el levantaba su vientre con fuerza, tanto que se levantaba de la cama y su verga me llegaba hasta el estomago, al menos allí la sentía. En minutos volví a tener la sensación de venirme de nuevo, y él daba muestras de quererse correr también.

Los dos llegamos casi juntos a nuestro nuevo orgasmo. Me abrazó fuerte mientras su verga pegaba latigazos dentro de mi vagina, esparciendo su semen en mi interior. Uf que excelente polvo!.

Nos quedamos abrazados de lado un rato. Luego el reaccionó y me dijo que se sentía mal porque yo era la mujer de su amo. Yo lo calmé un poco diciéndole que no tuviera preocupación que yo tenía la culpa.

Al siguiente día, Valentín no quería ni darme la cara. Pero yo había pasado una noche inolvidable, había dormido como un angel, me dolía la cuca por haberla hecho tragar tan enorme verga, pero estaba satisfecha.

En la noche, nuevamente me puse caliente, la lujuria me embargó, no pude evitarlo. Me quité las bragas, me dejé solo un blusón flojo sin nada abajo, me fui a su habitación, abri y me puse de frente a él, Valentín estaba acostado viendo TV, me quité el blusón y le dije que quería pasar la noche con él.

-Es que usted señora es la mujer de mi amo- me dijo

-O es que no te gusto?- le dije para contrariarlo.

-Si me gusta mucho señora, pero..-

-Pero nada..si te sientes mejor, no me lo hagas en la panocha- le dije astutamente.

-Entonces por donde señora?- me preguntó

-Hazmelo por atrás, por mi culito, o no te gusta mi colita- diciendole eso y me voltie para que me viera mis buenas nalgas. Vi como Valentín tragó saliva.

No lo dejé hablar más, me subí a la cama, luego sobre él y le puse mi vulva en su rostro. El comenzó a chuparme la raja y el culito como nadie lo había hecho. Ya excitado me sujetó de los muslos y metió la punta de su lengua en mi vagina y en mi culo varias veces como si estuviera follándomelas. Me vine sobre su boca y el se tomó todo, ya que no dejó de chupar y lamer mi partes intimas.

Luego me colocó abajo, levantó mis piernas y las abrió y poniendome su glande en mi ano me la metió, ayyy grité yo cuando sentí como su verga se introducía en mi recto, le grité que se fuera despacio, lo hizo pero aún asi me sacó varios quejidos de dolor mientras su enorme verga entraba en mi culo y me amoldaba. Después de varios minutos luchando por fin Valentín me la tenía casi toda metida. Mientras se puso a culearme, me chupaba los dedos de los pies, cosa que me puso mucho más cachonda.

-Te gusta mi culito Caballito?- le decía yo al borde del climax.

-Me gusta su culito señora, me gusta mucho- me decía Valentín.

Valentín me siguió clavando por el culo los siguientes quince o veinte minutos, me hizo correrme con su verga metida. Fue un orgasmo brutal. El se corrió dentro de mi culito y me lo dejó abierto como un tubo de dos pulgadas.

-Ahora por delante!- le dije a Valentín.

Ahora no le importó que yo fuera la mujer de su amo, él estaba excitado, se subió sobre mi y me penetró sin misericordia la raja, me folló de lo lindo, me sacó dos veces los jugos y yo le saqué dos veces lechita caliente. La última me echó sobre mis tetas. Fue una noche increible, estabamos cansadisimos, sudados, nos dormimos abrazados. Yo pasé con él toda la noche, durante la cual él se despertaba me abrazaba de ladito y me penetraba con su enorme musculo y me hacía gemir casi dormida. No se cuantas veces me cogió durante toda la noche, su pene se volvió una parte de mi esa noche y amanecimos llenos de leche en las piernas y en las sabanas, de la suya y de la mía.

Los días siguientes me di cuenta que había despertado la bestia que estaba dentro de Valentín, ya que el quería cogerme a todas horas. Mi marido trabaja y no estaba de día. Aveces yo estaba en la cocina preparando el almuerzo o bien haciendo otras cosas y el entraba sin ser notado, me levantaba la falda y me hacía a un lado la braguita y me la metía bein adentro, me hacía gemir de placer y luego de estarme cogiendo se venía dentro de mi raja, luego se iba dejándome goteando de su leche, en otras me enrollaba a su cuerpo y me follaba de pie y yo enrollada en su cintura, se movía metiendo su vergota o me levantaba para dejarme caer y ensartarmela toda. Me daba tremendas cogidas, pero ya eran demasiadas, dos o tres veces al día, y corriamos el riegos de que fueramos encontrados por mi marido, los vecinos o alguna otra persona como la mucama.

Se lo dije a Valentín, vino él y renunció de su trabajo, a mi marido le dio tristeza que se fuera, consiguió trabajo en otro lado y ahora nos vemos una vez a la semana, pero fuera de la casa, me da unas cogidas monumentales por mis dos hoyitos, que me deja agotada por varios días.

Yo amo a mi marido, no quiero separarme de él, y no es por su dinero, yo tengo el mio. Pero amo también las vergas grandes y me vuelve loca sentirla dentro de mi, tengo ese vicio.