INICIANDO A BOB

Hola amigas y amigos, ya hemos leído muchos relatos de cómo nos iniciamos, pero hasta ahora no he leído algo de cómo han o hemos iniciado a un perrito.
Bueno les empezare contando que ya hace un año un amigo compro un cachorrito de raza Braco de Weimaraner en ese entonces tenia un mes o mes y medio de edad, estaba recién destetado, cuando mi amigo me lo enseño me enamore de el, porque era muy tierno estaba divino, sus ojos eran azules el color de su pelaje era color arena, una preciosidad de cachorro, me acuerdo que le suplique a mi amigo que me lo prestara y me dejara criarlo porque el pobrecito todavía buscaba calor maternal, en fin tanto le insistí que termino por aceptar.
me lo lleve a mi casa y se lo enseñe a mi familia, ellos se emocionaron al verlo, pero les dije tranquilos no se encariñen con el porque solo me lo prestaron por poco tiempo, me preguntaron que como se llamaba y se me ocurrió el nombre de bob, no se porque se me vino a la mente ese nombre pero así se le quedo el nombre, le compre una mamila y lechita para alimentarlo en las noches, me lo acostaba junto a mi en mi cama, diario dormía conmigo me lo recostaba en mi pecho para dormirlo, un día que estaba recién salida de bañarme, me seque y me recosté sin ropa, pero como el perrito estaba chillando, lo abrase y me acosté con el en mi pecho, acariciándolo con mucha ternura, así estuvimos un buen rato hasta que me gano el sueño y lo que me hizo despertar fue la sensación en mis pezones de que alguien me los estaba mamando, al principio soñaba que un amigo me los estaba chupando, pero al despertar cual fue mi sorpresa que el que me estaba haciendo sentir rico era mi cachorro, lo deje un ratito seguir con su nueva teta, aunque pues no me salía nada de lechita jeje, pero lo deje porque eso me había gustado, ya después le di su mamila con lechita y se quedo dormidito.
Así fueron pasando los días y el perrito fue creciendo rápido, lo alimentaba, lo bañaba, jugaba mucho con el, lo besaba, etc. cuando el perro cumplió tres meses de edad ya me llamaba la atención su pequeña cosita, se lo acariciaba, se lo besaba y el se iba acostumbrando a ese tipo de caricias, y también ha dormir conmigo estando yo desnuda, y me lo ponía siempre encima de mi pecho y el siempre me lengüeteaba mis senos, eso se volvió costumbre, cuando cumplió los 4 meses ya lo masturbaba y le sacaba su pequeña cosita y se lo chupaba despacito, a el le agradaba porque hasta se abría de patas, esa edad fue la primera señal del inicio a el amor, aunque estaba todavía muy pequeñito, todavía era un bebe, pero así empecé a prepararlo.
Cuando cumplió 5 meses ya sabia que cuando yo salía del baño o estaba desnuda y lo llamaba era porque lo iba hacer disfrutar de unas ricas chupa ditas y que también me lo ponía ya entre mis piernas para que se fuera acostumbrando al calor y suavidad de mi vagina, déjenme aclararles que lo enseñe a que cuando me viera vestida el tenia que estar quieto y así lo adiestre, yo ansiaba locamente que el creciera mas rápido para enseñarle mas cosas sexualmente hablando.
Cuando cumplió 6 meses de edad, mis familiares ya no lo aguantaban porque era muy inquieto, hiperactivo, rompía y mordisqueaba cosas, además de que el espacio para el perro era muy reducido y el necesitaba mas espacio para jugar, mi amigo que siempre me preguntaba por su perro y lo visitaba con mucha frecuencia también se dio cuenta de la situación y problemas que estaba causando bob y me dijo que seria mejor que ya se lo llevara, eso me puso triste, porque siempre que lo iba a visitar lo sacábamos juntos a pasear y siempre lo regresábamos a casa, pero esa ocasión lo llevaríamos a pasear pero sin regreso, lo que me consolaba es que mi amigo tenia un departamento que solo el ocupaba en ocasiones, y era ahí en donde lo íbamos a llevar, en fin lo prepare y mi familia se despidió de el con mucha tristeza pero era lo mejor para el y también para mi, porque ahí seria donde llevaría a cabo mi romance total con bob.
Llegamos al departamento y lo soltamos, y bob andaba feliz recorriendo todos los cuartos, le puse su alimento y agua, y mi amigo me dijo que fuéramos a buscar una casita para bob, porque bob se quedaría en el patio ya que dentro del departamento podría romper cosas y pues en primer lugar era su perro y su departamento así que no tuve objeción, fuimos al centro de la ciudad a buscar lo necesario para bob, porque el depa de mi amigo esta alejado de la ciudad, y ya que compramos las cosas también de paso compramos algo para comer y tomar unos tragos, regresamos al depa bien cargados de cosas y le instalamos su casita a bob en el patio y acomodamos las demás cosas como su traste para comer y su balde para tomar líquidos, luego llamamos a bob y lo sacamos al patio para que se familiarizara con su nueva vivienda, jugamos con el, y nos tomamos unas cervezas y entre cervezas y juegos nos empezamos a abrazar y a besar y mi amigo me dijo, que tal si le enseñamos a bob a hacer el amor ya va siendo hora que aprenda que opinas me dijo, y como si todavía esta muy chico de edad, todavía ni se le para muy bien le dije, no tontita lo vamos a hacer tu y yo y el que vea y vaya aprendiendo, que no sabes que de la vista nace el amor, bueno me parece bien, pues hagámoslo y empezaron las caricias y besos con mucho frenesí, nos fuimos quitando la ropa al grado que la llama de l a pasión se encendía hasta quedar completamente desnudos, el me besos desde los pies a la cabeza, pero cuando paso por mis muslos fue riquísimo ya que se paso de inmediato a mis labios vaginales y me dio tremenda chupadas a mi clítoris hasta arrancarme dos orgasmos seguidos, luego para corresponder a sus caricias también yo me baje a su pene y le hice un rico sexo oral, luego el me dijo hagamos el 69 y así nos pusimos en la posición del 69 y seguimos disfrutando y degustando de nuestros sexos, mmmmmmm que maravilla era sentir como el me chupaba cada vez que yo me venia, hasta que me dijo ya amor ya es hora de coger acuéstate, y me acosté en un tapete que habíamos tendido para lo que sabíamos que íbamos hacer, bob ya estaba muy inquieto nos rondaba por todos lados y mi amigo lo llamo y puso su hocico en mi panocha para que me la lamiera y bob así lo hizo eso fue aun mas rico de sentir esa lengua recorrer hasta donde mas no podía en la cavidad de mi vagina, eso me retorcía de placer, ya ya tranquilo le dijo mi amigo a bob, que ya es hora de coger a nuestra perra y me voltio boca abajo y me dijo ahora para el culo que te voy a dar adentro, y agarro su gran verga, me separo los labios vaginales y me lo clavo en mi panochita dándome primero con suavidad y después con mucha fuerza, eso a mi me gustaba sentir cada empujón que me daba, y así me estuvo cogiendo un rato hasta que me dijo ahora va por el culo, afloja amor y se chupo un dedo y me los metió por el ano hasta que me lo suaviso, después me puso su pene en el ano y me lo froto hasta que me empezó a meter la cabezita poco a poco hasta introducirla toda y empezar con el mete y saca.
Bob al ver esa imagen se inquieto mucho y no paraba de ladrar como si quisiera participar el también mi amigo al verlo inquieto se rio y me dijo pobrecito ya quiere coger también como vez, pues hay que darle chance a ver si ya puede le dije, ok pero primero déjame terminar si y luego sigue bob me dijo, y después de un rato dándome tremendas arremetidas me hecho toda su lechita en mi culo, luego me la saco y llamo a bob, lo puso a oler mi ano y el muy travieso me lamio la lechita que me salía de mi culo, mientras que mi amigo le hacia una paja al perro para que le saliera su pene, bob empezó a moverse y con me lo monto y con su mano dirigió su pene a mi vagina y lo masturbo hasta sacarle casi todo su pene y metérmelo en mi conchita, pero como bob era todavía muy chico de edad la verdad no se le paraba mucho y pues terminamos sin nada de acción, así que mejor lo dejamos para otra ocasión.
Ese dia fue solo eso con mi amigo y bob, después conforme iban pasando los meses y bob creciendo yo lo masturbaba y se lo chupaba casi a diario ha y también siempre me lo montaba y ponía su pene en mi vagina y a veces en mi culo para que bob me cogiera, pero siempre era desalentador porque bob no lograba llegar a su madures todavía y pues solo se le ponía duro por unos instantes y de inmediato se le ponía flácido, a los 10 meses de edad ya echaba liquido subliminal ósea semen que yo degustaba como loca y ya dilataba un poco mas cogiendo, aunque todavía no llegaba a abotonar que era lo que yo quería que me hiciera bob, pero nada, lo que si es que lo masturbaba se lo ponía duro, lo acostaba y me le montaba y así lo disfrutaba en lo que el llegue a su edad suficiente para que me abotone, eso lo estoy esperando con ansias locas.
Y cuando eso sea ya les contare como estuvo la abotonada, mientras a coger con otros perros, me despido espero no los haya aburrido con mi platica, besos, bye.
atentamente
YURIKO

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *