Intercambio a mi esposa en un balneario

Pues como os iba contado en mi anterior relato ”En el Balneario con Silvia”, el conocer a la parejita de recién Casados, Oscar y Rocío, cambio un poco lo planes de mi amiga Silvia para estar conmigo y follar hasta cansarse, porqué al conocer a Oscar y chico joven y tras ver que eran una pareja muy liberal y con ganas de experimental cosa nuevas y sobre todo sexual con una pareja de maduritos por lo menos yo, eso le atraía a Silvia como me comento en la larga charla que tuvimos en nuestra habitación, porque esa noche solo hicimos un 69 y ya está.

Silvia estaba loca porque se la follara Oscar, y de paso quedarse preñada de él, porque a sus 38 años quería tener otro hijo, pero con un hombre que no le creara problemas y ese era Oscar.

Buenos pues habíamos quedado que yo me levantaría al otro día cuando descansara bastante y que Silvia se fuera a sus saunas y baños especiales por todo el barneario,nos veríamos al medio día en nuestra habitación para bajar a comer, como así lo hicimos.

Note que sobre la 9,30 am Silvia con un Bikini rojo y una toalla tapándole su culo se disponía a irse, me dio un beso en mi polla que por su puesto estaba floja y me dijo” hasta luego viejito que descanses que me yo me voy” yo no dije nada solo me puse mi radio y me puse a oír las tertulia de mi programa favorito, y seguir con mi relax camero jajá.

Pues sobre las 11 am estaba acabándome de duchar cuando llamarón a mi habitación, pensé que sería Silvia que venía a coger algo o seria el servicio de habitaciones por eso a no estar seguro me puse la toalla, y abrí la puerta y cuál fue mi sorpresa era Rocio,que venía vestida con un pijama de esos que le llaman tentaciones preguntando que si estaba Silvia conmigo, porqué su estrenado marido a las 9,45 se había ido de la habitación y no sabía dónde estaba, aunque se lo imaginaba a no ver a Silvia conmigo, solo se le ocurrió decir “ Rafa ,Silvia se está follando a mi maridito jajá” yo le dije que no fuera mal pensada, que a lo mejor estaban cada uno por su lado, a lo que me contesto que ella no era celosa, que por si acaso nosotros podíamos hacer

Lo mismo, tiro de la toalla que me cubría me cogió mi polla que estaba ya morcillona y tirando para dentro donde estaba la cama, me dijo Rafa vente que tengo ganas que me folle un madurito y además tú no me puedes preñar y estoy cansada de follar con condón porque Oscar no quiere que tome pastillas ni quiere que me quede preñada tan pronto y el chocho lo tengo que huele a goma quemada.

Pues se puso de rodilla me cogió la polla y empezó a pasar la lengua por mi capullo y mis huevos con una delicadeza que me estaba volviendo loco, mi polla estaba creciendo por segundos y más viendo a esta muchachita tan joven comiéndome con ese arte mi polla, estaba ya cachondisimo, ella a su vez se estaba acariciando su coñito con su hilera de pelitos que tenía en el centro, cuando ella misma vio que ya la tenía tiesa como un palo se me dio la vuelta y se puso culo en pompa apoyando la manos en la cama y me dice “ anda Rafa métemela que estoy cachondisima y quiero polla a pelo” yo me cogí mi polla y empecé a restregársela de arriba abajo por su rajita, para nada más estuviera mi capullo mojadito empezar a metérsela, con los roces que le estaba dando yo empecé a echar liquido pre seminal lo que hacía que ella a notarlo en su coño chillaba y me decía que por favor métela ya , y así lo hice, estaba estrechito ya que aunque estaba ya cansada de follar con Oscar no había parido y para mi parecía virgen.

Puse mi polla a la entrada y empecé a meterla despacio porque sabía que como no fuera así yo me correría pronto, pero a ella a sentirla empujo hacia mí para que le entrara de golpe como así fue, yo empecé despacio a metérsela y a sacarla despacio para evitar mi corrida, pero lo sorprendente fue que ella a sentir mi embestidas despacio solo me dijo,”joderrrrrrrrrrrr, que me corroooooooooooooo,ay ay que barra mas caliente me quema que caliente ,yaya sigue sigue, lléname de leche” Yo le dije que no se sofocara que iba a ponerle unos buenos cuernos a Oscar, y solo dijo que se joda que vamos a follar nosotros y además vas a presumir que te has follado a una recién casada en su viaje de novios, y así seguimos cambiamos de postura y ella se subió encima mía para montarse encima y volverse a meter la polla yo empecé a tocarle sus pechos que también era hermosos y ella solo gritaba ma,masssssssssssss sigue no pares, hasta que con sus empujones cuando le dije que iba a terminar se quedó sentada yo empecé a soltar leche y ella al sentirla toda caliente se empezó a tener su segundo orgasmo, se echó sobre mi pecho, satisfecha como una gatita en celo, le dije que si quería ducharse que lo hiciera y después buscaríamos a su maridito y a mi viudita folladora, y así lo hicimos cuando termino de ducharse yo fui a su habitación a por un bikini color rosa, un pareo y una crema que me indico, se lo puso y me puse mi bañador y a ver por donde andaba Oscar y Silvia y si estaban juntos como así fue, pero no estaban en el Hotel, preguntamos si había visto salir a Oscar y a Silvia, por discreción no quería decir nada, pero al ver que no estaban en el Hotel, subimos a nuestras habitaciones nos vestimos para salir a dar un paseo, y aprovechar y ver el paisaje, salimos y vimos a un señor mayor apoyado en una baranda de un riachuelo que pasaba por allí. Rocío le pregunto si había visto, salir del Hotel un Seat Toledo color amarillo que era el color del coche de Oscar, el abuelito le contesto que sí que era una pareja y que iba los dos en bañador y le había preguntado que donde podían bañarse a lo natural y él le indico un paraje a unos 5 kilómetros del mismo rio donde estaba que le llamaban” LA LECHOSA” porque allí desde toda la vida se iban a follarse la parejitas.

Cogimos mi coche y nos fuimos a buscarlos ya sabíamos que estaban juntos, Rocío solo decía que el muy cabrón se estaba follado a Silvia si habérselo dicho a ella, yo le dije que no formara un espectáculo, porque nosotros habíamos hecho lo mismo, pero ella decía que lo que le molestaba era que no se lo había dicho.

En fin sobre los 15 minutos de camino dimos con el paraje, llegamos y allí no se veía ningún coche amarillo, nosotros paramos y empezamos a andar buscando la orilla de rio, cuando llevábamos unos 500 metros vimos a final de un camino cortafuegos algo amarillo, y al seguir y acerarnos oíamos una risas y decir” toma, toma guarrila toma polla joven” os acercamos porque ya nos dimos cuenta que era Oscar que tenía a Silvia encima del capot de coche, y la tenía con las piernas en V, dándole fuerte a mi viudita alegre como desde entonces empecé a llamarla, Silvia solo decía que estaba en sus días fértiles y que la preñara que le llenara otra vez su matriz de leche fértil, nosotros que nos escondimos a unos 3 metros de donde estaban ellos, nos estábamos poniendo cachondos perdidos a mí se me estaba poniendo la polla dirá como el tronco del árbol donde estábamos escondidos.

Rocío que estaba a cuatro patas embobada viendo a su maridito follando miraba para atrás me miraba y se sonreía, yo que estaba ya todo empalmado me puse detrás de rodillas le baje el pantaloncito que llevaba y de un solo golpe se la metí, ella al sentir mi polla dentro pego un grito lo suficiente alto para que la otra pareja se diera cuenta de nuestra presencia.

Oscar se asustó un poco y se la saco a Silvia, la cual está que al parecer estaba notando que Oscar le iba a soltar su lechada se cabreo mucho, pero fue solo un momento, cuando Oscar se dio cuenta, solo dijo a su mujercita “Que haces ahí Rociito” y ella contesto “fallándome Rafa lo mismo que tú estás follando a Silvia, so guarro”. Silvia cogió a Oscar y le dijo “Vuelve a metérmela so gilipichi y deja a Rafa follase a tu mujercita que no te la va a preñar, como tú a mí y así entre gritos y suspiros los cuatros no corrimos a la vez.

Después de esto nos juntamos los cuatro y empezamos a tomar unas cervezas y unas patatas fritas que Oscar y Silvia y volvimos los dos coches a Hotel para continuar nuestras folladas.

Intercambio de parejas en la boda de una amiga

Ya durante la semana Raquel me avisó de que venía a la boda Jorge, aunque lo mas seguro es que viniera con la novia. Yo había intentado morbosear un poco y fantasear con mi chica de que durante la boda se dejara follar por Jorge en los baños, para recordar los tiempos pasados, pero ella enseguida me cortó el rollo y me dio pocas opciones.

Raquel se puso un vestido azul corto, que marcaba perfectamente las curvas de su cuerpo, sobre todo de su culazo, lo mas llamativo es que se había puesto unos zapatos con mucho tacón, cosa a la que no está acostumbrada y hacía que sus fibradas piernas lucieran todavía mas espectaculares. Desde luego que no iba a pasar desapercibida.

Antes de salir de casa y mientras ella se daba los últimos retoques en el espejo, me puse detrás de ella e intenté subir un poco su vestido, lo justo para ver que llevaba un tanguita.

– estás para follarte ahora mismo…a ver si luego ligas en la boda y te follas a algún tío en los baños de chicas para que se enteren tus amigas, jajaja

– muy gracioso, dijo ella bajándose el vestido y cortándome toda aspiración de llegar a algo más.

Cuando entramos a la comida tengo que reconocer que iba algo nervioso, no es que me importara mucho compartir mesa con Jorge, o Silvia y su novio o las amigas de Raquel, pero el saber que para todos mis compañeros comensales era un cornudo me daba una especie de cosquilleo especial. En el primero que me fijé fue en Jorge, ya después de la misa le había visto hablando un par de veces con Raquel, aunque estaba su novia delante, luego me le había presentado y me había parecido un chico normal. Demasiado normal. No sé que habría podido ver Raquel en ese chico para estar todo el verano pasado follando con él. Y luego estaba su novia que no es que estuviera mal, pero claro comparando con Raquel, no me extraña que Jorge se hubiera quedado pillado por mi chica, en el fondo me daba hasta pena la pobre chica, durante tres meses su novio se estuvo follando a otra. Era la otra gran cornuda de la mesa.

Tampoco es que pasara nada especial en la comida, mas que las miradas que todos me echaban, sobre todo el guaperas novio de Silvia, para el que seguramente yo era un pelele y con esa sonrisilla de suficiencia que me ponía de los nervios. Estaban hechos el uno para el otro. O eso pensé yo.

Luego cuando entramos en la discoteca y empezaron los bailes y tal, yo ya había bebido bastante durante la comida mas unas cuantas copas. Una de las veces coincidí en la barra con el novio de Silvia que también llevaba unas copas de mas. El cabrón fue bastante directo y mirando hacia donde bailaban o mas bien calentaban pollas Silvia y Raquel me dijo.

– ha venido hoy tremenda tu novia, dijo señalando hacia ella con la copa

– gracias, Silvia también ha venido muy guapa.

– hace tiempo que no veía una tía con unas piernas y un culo así…

– ¿como dices?…

– si, ya me ha contado Silvia del palo que vas, dijo poniéndome una mano en el hombro como si fuéramos colegas de toda la vida, eres de esos que no les importan que su piba se vaya con otros, has tenido suerte con Diego, que es un buenazo, o mala suerte según se mire, jajaja, si llego a estar yo en su lugar te aseguro que tu piba iba a estar muy bien follada ahora mismo, aunque bueno estamos a tiempo, si os interesa estoy disponible para lo que queráis.

Y después se marchó a bailar con las chicas como si nada, dejándome terriblemente humillado y excitado con mi copa en la barra, menudo chulo y gilipollas era el guaperas de gimnasio y como me habían excitado sus palabras. No sabía si debía contarle esto a Raquel o no, aquel tío se había reído de mi a la cara y había dejado poco menos que por zorra a ella, pero lo peor es que era el novio de su mejor amiga. Preferí dejarlo correr, seguramente se debiera a que llevaba un par de copas de más y se había puesto mas tonto de lo habitual. Pero no tardó en ponerse a bailar con Raquel y juntar sus cuerpos peligrosamente, luego me echó una mirada mientras sonreía el muy cabrón, estuve tentado de hacer lo mismo con su novia Silvia y sacarla a bailar, aunque en ese momento ya estaba tan borracho que no sabía donde tenía el pie izquierdo o el pie derecho.

Ya siendo tarde veo a Jorge que se acerca a la barra a pedir una copa, el chico no se había separado en toda la noche de su novia, las pocas veces que habló con Raquel estaba ella delante, así que no creo que estuvieran hablando de lo bien que se lo habían pasado el verano pasado, pues eso que cuando se acercó a la barra me puse a su lado.

– hombre Jorge, oyes que quería darte las gracias que antes no he podido…

– ¿las gracias, porque?, dijo él extrañado.

– si, ya me contó Raquel que te portaste muy bien con ella en Londres, que te preocupaste de que estuviera bien.

– bueno lo normal, tampoco hice nada extraordinario, la ayudé a adaptarse lo mejor que pude, una ciudad nueva, el idioma, el piso, lo que hubiera hecho cualquiera…dijo Jorge

– pues si, cualquiera se la hubiera follado tres meses si mi novia se le pone a tiro, está bastante buena, ¿verdad?

– que dices tío, me dijo Jorge mirándome asustado y cogiendo la copa rápido para irse, anda déjame en paz.

– ¿y a tu novia se lo has contado?, seguro que ella no sabe nada…

– mira capullo, a mi novia ni se te ocurra nombrarla, dijo acercando su cabeza a la mía…

– tranquilo que no quiero problemas no voy a decir nada a tu novia, Raquel me ha contado todo lo que hacíais y no pasa nada, no estábamos juntos en ese momento, me gustaría darte las gracias por los conjuntitos que la regalaste, ahora los usa conmigo, si, me gusta que la vistieras como una puta, aunque solo dime una cosa…¿que te gustaba mas que te la chupara o metérsela por el culo?…

– eres patético tío, no sé que hace Raquel con un personaje como tu, me dijo dejando la copa en la barra y yendo rápido a buscar a su novia.

Después habló algo con su novia y casi despedirse de nadie se fueron. Yo creo que al tío le daba miedo de que al verme tan borracho pudiera formar un escándalo y su novia se pudiera enterar de que había estado follando con Raquel todo el verano. Yo me sentí fatal en la barra, estaba deseando que terminara ya la puta boda, llevaba una borrachera de espanto y terminé la noche echándome unos bailes con la novia y luego con Silvia, como me ponía esa zorrita, que manera de moverse, como tenía que follar esa nena. El novio de Silvia también bailaba con Raquel y de vez en cuando me miraba con una sonrisa como diciéndome “no me importaría follarme a tu novia”

Cuando llegamos a casa Raquel me dijo que me había visto hablando con Jorge, que de que habíamos estado hablando, yo la dije que nada en especial, pues comentando alguna cosa de la boda. Aunque estaba muy borracho, el haber visto todo el día como los invitados deseaban a mi novia hizo que llegara a casa con unas ganas de follar terribles. Desde que habíamos salido por la mañana de casa ya tenía ganas de levantar el vestido de mi chica y follármela de pies contra la pared.

– espera, no te quites el vestido, dije acercándome a ella.

Como llevaba todo el día fantaseando puse a Raquel contra la habitación de la pared dándome la espalda y levanté su vestido. Allí apareció su perfecto culazo tan solo cubierto por un minúsculo tanguita. Acaricié una de sus nalgas y luego la otra y tiré de el hilillo del tanga para incrustárselo en el coño. Ella dio un leve gemido antes de que bajara su ropa interior hasta la mitad de sus muslos. Torpemente me quité el cinto y me desabroché el pantalón hasta que conseguí sacarme la polla.

– te voy a follar zorra, dije con la polla completamente flácida.

Acerqué mi miembro a su entrepierna pensando que con el calor de su coñito enseguida se me iba a poner dura, pero no fue así, restregué mi colgajo por su húmeda rajita, pero en ese momento me di cuenta de que iba tan borracho que no se me iba a levantar.

– ¿me la vas a meter ya o que?, dijo Raquel esperando y posiblemente también excitada de haberse bebido alguna copa y de bailar con muchos de los chicos de la boda.

– joder, no puedo…

– déjame a mi, dijo Raquel echando la mano hacia atrás.

Se encontró con mi inerte pene y lo cogió con dos dedos.

– !!!pero si no la tienes dura¡¡¡, dijo sorprendida meneándomela con tan solo dos dedos.

Estuvo un rato así masturbándome, pero yo cada vez me encontraba peor, tenía un mareo de puta madre y la habitación me empezaba a dar muchas vueltas. Lo siguiente que recuerdo es a Raquel poniéndose de rodillas y metiéndose mi pichita en la boca. Ya tenía que haber detenido todo aquello y no dejar que Raquel siguiera intentando inútilmente endurecer mi polla, sin embargo puso toda la carne en el asador, empezó a chupar con fuerza e incluso se metió mis huevos en la boca. Lo siguiente que recuerdo es su dedo indice incrustado en mi ano y chupando mi polla con mas rapidez.

– vamos cornudo…¿es que no se te va a poner dura, puto cornudo?…

Después salí hacia el baño justo a tiempo para vomitar en el retrete, yo creo que me quedé dormido en la taza y no sé cuanto rato estaría en el baño, pero cuando salí me encontré a Raquel en la cama boca abajo, desnuda, con una pierna flexionada hacia arriba y masturbándose sin ningún pudor. Se pegó una tremenda corrida y ni tan siquiera se preocupó por mi lamentable estado.

A partir del día siguiente empezó a cambiar todo.

Antes de la comida Raquel levantó la persiana de la habitación y se sentó en la cama, yo tenía una resaca importante.

– oyes, !!!tu que narices le dijiste a Jorge¡¡¡

– ¿Jorge??, ¿que dices?, no sé ni de que me hablas, vaya manera de despertarme.

– me acaba de mandar un whats…app, que si le dijiste que que prefería que si darme por el culo o que se la chupara, que si le amenazaste con contarle todo a su novia…estoy alucinando…me ha dicho que no sabe que hago con un capullo como tu…

– yo no le dije nada de eso, que le jodan…

– pues claro que se lo dijiste, ¿que pasa que querías ponerte cachondo escuchando como te contaba lo que hacíamos él y yo?…¿ahora es eso lo que te pone…ya no te vale que te lo cuente yo?. Esto se te está yendo de las manos…te lo digo en serio…estás cada vez peor…mira voy a tranquilizarme porque no quiero decir nada de lo que me pueda arrepentir, pero el fin de semana que viene nos lo vamos a tomar para nosotros solos y vamos a hablar ya muy en serio.

Durante la semana apenas tocamos el tema, pero Raquel estaba muy rara conmigo, mas bien enfadada y yo no me atrevía a decir nada para no meter mas la pata. El viernes cuando salió del trabajo Raquel del trabajo me dijo que la esperase en casa y los dos tranquilamente en el sofá comenzamos a charlar.

– mira, llevo toda la semana pensando en esto, en como afrontar la situación, en como exponer el tema, no sé ni por donde empezar, a ver, dime una cosa ¿tu que tipo de relación quieres conmigo?, dijo ella.

– pues ya lo sabes Raquel, te lo he dicho muchas veces, me gustaría que fuéramos una pareja abierta, liberal…sobre todo por tu parte, me excita que estés con otros, no lo puedo evitar.

– ¿y si te dijera que solo quiero estar contigo?…yo no quiero eso que tu quieres, no lo veo muy normal en una pareja.

– ¿normal? ¿y que es lo normal?, cada pareja vive su sexualidad de una manera y nadie de fuera tiene porque meterse, como hace por ej tu amiguita Silvia.

– ella no se mete, solo opina, opina que no es normal lo que tu quieres y yo pienso igual, ¿te gustaría que nuestros padres, amigos o compañeros de trabajo supieran lo que hacemos?, que yo esté con otros tíos y eso te excite, o en un futuro, que se enteraran nuestros hijos, ¿que pensarían de mi?…yo no puedo llevar una vida en que cada semana me esté acostando con un tío diferente, yo ni quiero ni puedo hacer eso…

– a ver, que te estás montando una película, yo no quiero eso, yo solo quiero que fantaseemos, que juguemos con estos temas, si, de vez en cuando incluso organizar un trío, pero de vez en cuando, puede ser una vez al año o cada 5 años, cuando surja, solo quiero pues eso, que no estés cerrada a estar con otros, puedes hacer lo que quieras, incluso si un día sales de fiesta y te apetece follar con un tío por lo que sea, pues lo haces y ya está, a mi no me va a molestar, solo quiero que lo compartas conmigo.

– ¿y tu de verdad piensas que una relación puede funcionar así?

– pues claro puede, muchas lo hacen y les va fenomenal, dije yo, si miras en Internet lo puedes ver, hay muchísimas parejas que son liberales y disfrutan de la sexualidad sin tapujos…

– pues a nosotros ya sabes que nos fue o te tengo que recordar lo de Miguel…

– mira, lo de Miguel fue un error claramente, quizás nos sobrepasó todo aquello, no teníamos experiencia y fue demasiado fuerte, ya empezó todo con mal pie en Mallorca, luego cuando seguías con él a mi me dejaste de lado…

– puede ser, pero no sé si ese es el problema o no, mira ahora con lo de Diego, tan solo me he enrollado con él y también me sentí fatal, a parte que no me gusta como me miran mis amigas, en general no me gusta ser así y las consecuencias que tiene este tipo de “relaciones”

– olvídate de tus amigas, de lo que te dicen, de lo que dice Silvia, esto es una cosa nuestra, no sé que es lo que te bloquea, pero sé que esto te gusta, puedo notar como te excita estar con otros y tu lo sabes, a lo mejor es que te da miedo, pero tienes que reconocerlo esto te pone tanto a ti como a mi, o no me digas que no disfrutabas cuando follabas con Miguel…

– si, pues claro que me pone, pero yo no puedo hacer eso, me siento fatal porque no me reconozco en mi misma. ¿quieres que te reconozca que me daba morbo también?, pues claro, cuando estaba con Miguel cuanto mas me dejaba hacer y mas oscuro y sucio me parecía todo mas me excitaba, era una excitación como nunca he tenido, me temblaba el cuerpo y casi no tenía ni voluntad, hacía lo que él me pedía y me corría de una manera increíble, pero cuando terminábamos me sentía fatal, cada vez peor. Era un círculo vicioso, cada vez disfrutaba mas y luego cada vez me iba sintiendo peor, incluso con Jorge llegué a tener esa sensación, cuando follaba con él en Londres ya sabía que iba a volver contigo, eso es lo que yo creo que realmente me ponía, dejarme follar por él sabiendo que luego iba a volver contigo, ese cosquilleo en el estómago, esa sensación…la tenía olvidada…hasta el otro día en la casa rural…cuando me enrollé con Diego en la habitación, me puse súper nerviosa, otra vez el estómago revuelto, me temblaba el cuerpo y las piernas, me entró un calentón que ni te imaginas, no te lo dije, pero si Silvia hubiera tardado 5 minutos mas en entrar en la habitación nos hubiera pillado follando en la cama…me hubiera dejado follar…lo tengo clarísimo y menos mal que entró, pero luego me sentí fatal conmigo misma sobre todo, me sentí muy mal, solo quería volver a casa contigo…es que yo no quiero ser así…no quiero ser esa clase de tía…

– pero no lo puedes remediar…tu quieres estar conmigo y además quieres follar con otros, te da morbo ponerme los cuernos porque sabes que me gusta, solo tienes que aceptarlo Raquel, te lo digo en serio, no te comas la cabeza con estos temas, yo por mi parte no voy a insistir mas, vamos a dejar que pase un tiempo, podemos seguir fantaseando con ello y cuando tenga que pasar algo de verdad pues pasará…

Así mas o menos terminó la conversación, con una Raquel muy confundida con estos temas y mas bien negativa, pero sin cerrarase del todo a estar con otros, lo importante es que después terminamos follando en el sofá como hacía tiempo que no lo hacíamos. Aunque no lo quisera reconocer ella también se excitaba como yo hablando de estas situaciones.

Ese fin de semana Raquel salió de fiesta conmigo, era evidente que había habido un pequeño distanciamiento entre ella y sus amigas, parecía que estaba evitando salir con ellas. Quedamos con mi grupo de amigos y sus novias, también estaba Rodrigo, el amigo de mi colega. Cuando estábamos en uno de los bares, se acercó a hablar con unas chicas que debían estar sobre los 35 años o así, estuvo un buen rato y luego volvió con nosotros. Al final consiguió el teléfono de una de ellas, lo bueno es que de ese grupo de chicas todas estaban casadas.

– seguro que le ha dado un teléfono falso, solo se lo ha dado para que las deje tranquilas, me dijo Raquel que había observado la escena.

Sin embargo ya antes de irnos a casa, el tal Rodrigo recibió una llamada de teléfono, le estaba llamando la casada para quedar en un bar. Después nosotros nos fuimos para casa y no sabemos como terminó la cosa.

– ¿has visto Raquel?, estas cosas son mas normales de lo que te piensas, no sé si Rodrigo llegará a algo con ella o no, pero yo si fuera el marido de esa tía preferiría saberlo y dejar que ella haga lo que quiera y no que esté quedando con un tío a escondidas de mi y sea un pobre infeliz cornudo…

– a lo mejor el marido “es de los tuyos” también, dijo Raquel. Esa pequeña broma me indicó que empezaba a aceptar un poco todo este tema de la infidelidad consentida y yo cada vez estaba mas contento por ello.

Luego entramos en un bar Raquel y yo solos y estuvimos fantaseando con que le entraba tal chico o este otro y poco a poco entre nosotros nos fuimos calentando muchísimo. Al final tuvimos que irnos a casa porque no nos podíamos aguantar mas las ganas de follar.

Durante un par de fines de semana Raquel estuvo saliendo sola conmigo y seguimos con estos pequeños juegos, pero sucedió algo que yo esperaba. El novio de su amiga Silvia había cortado con ella. Habían durado unos pocos meses y yo después de ver como era en la boda ya me lo podía imaginar. Aquel guaperas se estuvo follando a la rubita hasta que se cansó con ella.

Pero Silvia no es de las que se quedan llorando en casa, llamó a Raquel que el sábado siguiente no quedara con nadie, que iban a salir las dos en plan guerreras. Por la mañana estuvieron de compras las dos y a eso de las 22:00 Silvia vino por nuestra y se encerraron las dos en el baño y luego en la habitación para prepararse.

Cuando salieron me quedé alucinado, no puedo recordar que llevaba Silvia en la parte de arriba porque llevaba unos leggins negros tan ajustados que se marcaba su coño y su culito casi como una segunda piel. Pero lo mas excitante es como iba vestida Raquel. Llevaba una camisa blanca y se la marcaba el sujetador negro por debajo, una minifalda negra de talle alto por encima del ombligo pero que era cortísima, le tapaba el culo a duras penas y unos calcetines- medias con dibujos de altura justo hasta las rodillas con unos zapatos en cuña. Además se había puesto unas extensiones en el pelo y su melena volvía a lucir como antes de habérsela cortado el año pasado.

Casí me empalmé de inmediato pensando en que iban a estar rodeadas de tíos toda la noche. Lo que no podía imaginar es que Raquel iba a follar con otro. Yo creo que ni ella misma salia con esa intención, pero sucedió.

Esa noche Raquel terminó con una polla dentro de ella para volver a convertirme en cornudo.

Yo salí con mis amigos y sus respectivas novias, como últimamente, me tocó justificar la ausencia de Raquel diciendo que había salido con su amiguita Silvia. También salió con nosotros Rodrigo (amigo de Felipe, uno de mis mejores colegas). Ya os había contado que es un chico de 30 años que estuvo muchos años con su novia de siempre y que ahora que se había separado se estaba desmelenando.

Le estuve preguntando por sus ligues y que que tal le había ido con la casada con la quedó hacía unas semanas. Me dijo que con la casada al final no había pasado nada, que tan solo era una calientapollas con ganas de zorrear.

– pero ayer quedé con una tía por la aplicación esta del Tind..r y estuvimos toda la tarde follando en mi casa, tenía 24 años y no estaba nada mal, echamos tres buenos polvos…no creo que volvamos a quedar, me dijo como si fuera lo mas normal del mundo.

Luego Rodrigo enseguida se puso a hablar con un grupo de tías intentando ligarse a alguna, aunque no tuvo mucho suerte no perdía el tiempo. Yo aquella noche no tenía muchas ganas de salir de fiesta y mas o menos pronto me marché para casa. (serían las 2 o así). Mientras iba a casa llamé a Raquel a ver que tal se lo estaban pasando. No me contestó la llamada pero cuando estaba llegando a casa me llamó ella. Estaba algo mas contentilla de lo habitual, había bebido algo y como no lo suele hacer enseguida se le nota.

– que no tenía cobertura antes…por eso no te lo cogí, nos hemos encontrado con Hugo y unos amigos y nos ha invitado a una copilla, me dijo

– ¿Hugo tu jefe?…no me fastidies…

– si, ha estado mucho mas simpático que en el trabajo.

– oyes, ten cuidado con ese tío.

– jajaja, no te preocupes que le ha gustado a Silvia, yo no voy a hacer nada con él ni de coña…

– o sea que seguís con ellos, ¿no?.

– si, nos han dicho de ir a tomar otra copa.

– bueno no te pases que ya te veo un poco borrachilla…jajaja, dije yo.

Llegué a casa y ciertamente tampoco es que me quedara muy preocupado, al fin y al cabo no soy nada celoso, es mas no me hubiera importado que se follara a su jefe, aunque con lo mal que le caía y lo mal que hablaba de él pues lo dudaba mucho.

Un rato mas tarde me quedé dormido y ya bastante de madrugada me despertó un ruido en la habitación. En la oscuridad pude ver a Raquel que había tropezado con una silla mientras miraba la pantalla del móvil.

– ¿que haces Raquel?

– nada que me he tropezado.

Se metió al baño de la habitación para quitarse las extensiones de el pelo, yo la veía con esa faldita marcando culo a lo bestia y esas medias de colegiala que hacía que tuviera mas pinta de guarra. No tardó mucho en venir a la cama mientras seguía chateando por el móvil.

– ¿con quien hablas?, dije yo.

– con Silvia, dijo dejándose caer en la cama.

– anda que vaya borrachera que traes guapita.

– borracha no, contenta si, dijo inclinándose para darme un muerdo, le estaba contando a Silvia que al final lo he hecho.

– ¿que has hecho que?

– lo que me había dicho…lo que querías tu también

– ¿lo que quería yo?…no entiendo nada de lo que dices…

– si, que me he tirado a un tío en su coche, dijo dejándose caer hacia mi para darme un muerdo, donde pude notar su aliento a una mezcla de alcohol y chicle de menta…

En cuanto dijo eso pegué un bote en la cama y me desperté de golpe. Mi polla también se despertó.

– ¿como que te has tirado a un tío?…que dices.

– si, nos hemos encontrado a unos chicos y uno de ellos me ha traído a casa en su coche, Silvia me ha dicho que me lo tirara, que a ver si me atrevía y como sé que a ti no te importa y mira con el alcohol tenía ganas…así que lo he hecho…

– ¿que te has follado a un tío en su coche?…¿A QUIEN?….no me jodas que te has tirado a tu encargado!!!!!

– ¿a Hugo?…no hombre, pero que dices!!!!…hemos estado un rato con ellos, pero una horilla o así, luego otra vez nos hemos ido solas…

– entonces quien ha sido, ¿le conozco?, joder que fuerte…cuéntame todo, como ha sido.

Mi cabeza no paraba de darle vueltas a todo aquello, exactamente no sabía ni que preguntar, solo sé que estaba sintiendo esa sensación de morbo, excitación y sumisión propia de los cornudos. Raquel desde luego que lo sabía y me metió la mano por dentro del pijama para agarrarme la polla. Su teléfono no dejaba de sonar y de recibir mensajes de whats..app de su amiga Silvia.

– y que lo mismo te da quien haya sido si ya estás así de empalmado…

– no te creo nada de lo que me estás contando…dije yo.

Raquel se río y luego se puso de pies al lado de la cama, encendió la luz de arriba y se alisó la faldita tirando de ella hacia abajo.

– mira…

Efectivamente en el medio de la falta había como una mancha así de color blanco a la altura de su tripa. Parecía una mancha de semen sin ninguna duda.

– ¿que es eso?, pregunté sabiendo la respuesta.

– ¿te lo tengo que decir?, dijo ella volviendo a apagar la luz para encender una mas suave de la mesilla.

Se volvió a tumbar a mi lado torpemente por el alcohol y volviendo a agarrarme la polla me susurró al oído.

– se me han corrido encima…

Aquellas palabras me excitaron terriblemente. Casi me explota la polla al instante.

– joder esto es demasiado!!!…vamos dime que ha pasado, con quien has estado…

– pues mira estaba con Silvia en el bar…y nos hemos encontrado con Felipe y su amigo Rodrigo que va siempre con él…

– ¿Felipe y Rodrigo?…¿y que tienen que ver ellos en todo esto?…

– no te enteras David, pues Rodrigo me ha traído a casa en su coche y bueno…pues…eso que he follado con él.

– ¿con Rodrigo?…¿y de que le conoces?…

– de nada, de alguna vez que le he visto con vosotros, estábamos en el bar y nos ha visto Felipe a Silvia y a mi, ha venido a saludarnos y Silvia que ya llevaba unas copillas también se ha puesto a zorrear un poquillo con ellos, el pobre Felipe ha invitado a Silvia a un par de copas, la muy cabrona le ha sacado lo que ha podido, yo ya sabía que no quería nada con él (si vierais a Felipe, mas bien feo, y al ex de Silvia lo entenderíais) y su amigo se ha puesto a hablar conmigo. El muy cabrón como me ha visto que iba con el puntillo no te creas que se ha cortado, se me ha empezado a insinuar, que si que buena estaba, que si fueras mi novia te iba a dejar sola…cosas así, me ha agarrado de la cintura incluso y también me ha invitado a una copa, luego se la ha ido la mano y me ha tocado el culo un poco, enseguida le he dicho “quieto que vas muy rápido”…no te creas que ha respetado mucho a la novia de su amigo…

– hombre, tampoco es muy amigo, pero estoy alucinando con lo que me cuentas, ¡¡¡es que no me lo creo!!!

– Silvia se ha dado cuenta de que me metía mano y que se pegaba a mi, nos hemos quedado con ellos y luego mas tarde nos ha dicho Rodrigo que nos llevaba a casa en su coche, me ha dicho Silvia que me pusiera delante con él y que luego llevara a su amigo Felipe primero a casa, luego que la llevara a ella y cuando se baja del coche dice “que lo paséis bien, mañana me cuentas”. No tenía intención de hacer nada, pero al momento recibí un mensaje de ella, “oyes no está nada mal el chico, si yo fuera tu me lo tiraba, jajaja”, la había estado contando a Silvia lo que hablamos el otro día y todo eso y ella me decía que no fuera tonta, que me hartara a follar y que te jodieran, cosas así…total que al final la respondí “pues mira, a lo mejor lo hago”.

– ¿y al final lo has hecho?….¿de verdad que te has follado a Rodrigo?,no me lo puedo creer, esta misma noche me ha estado contando como folla todo lo que puede, como entra a todas las tías y el cabrón se acaba follando a mi novia..es de locos!!!

– pues no tenía intención, pero había bebido, tenía ganas de sexo, el chico no estaba mal, íbamos solos en su coche…no sé, se ha juntado todo un poco, cuando me ha traído le he dicho que fuera ahí a la calle de las oficinas.

La calle de las oficinas es una calle que está a un minuto de nuestra casa y que en fin de semana pues está prácticamente vacía, es más muchos la usan como picadero para ir con el coche, aunque como digo suele estar vacía.

– cuando hemos parado allí, pues solos y tal, pues me ha puesto la mano en el muslo nos hemos mirado y nos hemos empezado a enrollar, solo iba a hacer eso con él, besos y tal y ya está, de verdad que si, pero me ha empezado a meter mano, hemos empezado los dos a respirar mas fuerte, los gemidos, se ha empezado a empañar el coche, estaba todo en silencio y solo se oían nuestros besos, me ha empezado a dar mucho morbo la situación y él me ha metido la mano bajo la falda y me ha acariciado, si, me ha acariciado el coño…¿que te parece?, luego me ha abierto un poco mas las piernas y apartando el tanguita me ha metido un dedo dentro, me ha cogido la mano y la ha puesto sobre su paquete, en ese momento he pensado que ya era mas de lo que tenía pensado hacer e iba a detener aquello, como yo no movía la mano, el mismo se ha sacado la polla y ha hecho que se la cogiera, me ha dicho “vamos, menéamela”y se lo he hecho así, como te lo estoy haciendo ahora a ti…

Detuve su mano porque si no lo hubiera hecho ya me hubiera corrido en ese momento. Me parecía todo como un sueño, allí recién despertado, sin haber asimilado aquello, escuchando como mi novia se había follado a un amigo de mi colega en su coche. Era todo muy surrealista y Raquel no dejaba de hablar.

– espera no te corras, dijo alejando su mano de mi cuerpo, deja que te lo cuente, si no lo hago hoy a lo mejor ya no lo hago… pues eso que en cuanto le agarré le polla ya supe que íbamos a follar, fue el momento en que ya no había vuelta atrás, se la estuve meneando un poco, pero él no quería acabar así, echó el asiento del coche hacia atrás, se recostó un poco y me dijo que me pusiera encima, yo lo hice y se me levantó el vestido.

Justó miré hacia su faldita y vi lo corta que era, tampoco era muy difícil que se la subiera, me fijé en su tanga medio transparente que asomaba y así medio recostada como estaba metí la mano entre sus piernas. Tenía el coño muy húmedo y me puso muy cachondo el pensar que unos momentos antes la polla de Rodrigo había estado metida en él. Un poquito mas y yo haría lo mismo. No todos los días se tiene la oportunidad de follarte a tu novia minutos después de que otro lo haya hecho.

– luego pues bueno se puso un preservativo y echamos un polvo en el coche, no hay mucho mas que contar…

– me dejas de piedra, tengo que asimilar todo esto, por supuesto que tienes muchas cosas mas que contarme, quiero todos los detalles!!!!, pero es que de verdad sigo sin poder creérmelo…

Volvió a vibrar el móvil de Raquel en la mesilla.

– pero ¿quien te manda whats…app a estas horas?

– debe de ser Silvia, mira el móvil si no te lo crees.

Me dejó su móvil y empecé a leer la conversación que había tenido con ella ese día un rato antes. Supuse que iría hablando con ella mientras Rodrigo la traía a casa en su coche.

– 6:38. eres una cabrona (Raquel)

– 6:38 pq???, jajaja (Silvia)

– 6:39 por decir lo de que lo paséis bien al bajarte

te has pasado

– 6:39 te lo vas a tirar?

No está nada mal el chico

yo lo haría

– 6:39 serás zorra, jajajajaja

pues puede que lo haga

– 6:40 no te atreves, venga hazlo

luego me cuentas, eh

– 6.40 anda calla. que no voy a hacer nada, jajaja

–————–

– 7:20 ya está, joder tía lo hemos hecho en su coche (Raquel)

– 7:20 si, ya, no me lo creo

– 7:21 es verdad, ya sabes que con estas cosas no bromeo

te dejo que entro en casa

mañana te cuento

– 7:21 no me dejes así, cuéntamelo

serás cabrona!!!!!!!

– 7:31 vamos cuéntamelo (Silvia)

estás ahí?

– 7:35 eooooooooooo (Silvia)

– 7:37 que haces tía? (Silvia)

– 7:41 estás ahí??? (Silvia)

Raquelllllllllllllllllllllll

Raquel me cogió el móvil de la mano se tumbó a mi lado y puso a chatear con su amiga mientras yo leía lo que ponía

– 7:43 estoy aquí con David, se lo estaba contando (Raquel)

– 7:43 venga ya (Silvia)

en serio??

pero que le estás diciendo exactamente

– 7:44 pues que va a ser, lo de Rodrigo (Raquel)

– 7:44 esto es muy fuerte tía

es para no creérselo

– 7:45 cuidado con lo que dices que lo está leyendo (Raquel)

– 7:45 jajaja que mentirosa (Silvia)

– 7:45 espera (Raquel)

Y así a mi lado se puso a llamar a su amiga por el teléfono. Oía los tonos perfectamente

– ¿pero que haces?, dije yo

– shhhhhh, un momento, si Silvia espera a ver si te lo crees ahora, toma di algo, dijo Raquel poniéndome su móvil en la boca

Yo negaba con la cabeza, diciendo que no y en voz muy bajita le decía que colgara, pero Raquel insistía y al final dije un patético.

– hola Silvia.

Lo justo para que ella supiera que estaba al otro lado de la linea, luego Raquel se despidió de ella.

– mañana hablamos, ciaooooo

Ya os podéis imaginar en el estado de calentón que tenía en ese momento, mi polla se había vuelto a poner durísima y amenazaba con explotar de un momento a otro. Era el momento de follarme a Raquel que divertida sobre la cama me había vuelto a agarrar la polla para menearmela lentamente.

– ¿te ha puesto cachondo que se lo haya contado a Silvia?

– sabes que si, pero me pone mas que te hayas follado a otro..

– como te gusta ser un cornudo, jajaja…joder que cornudo eres, ya no solo lo saben mis amigas, ahora se van a enterar todos tus amigos…cornudo!!!

– Raquel para…para…

– ¿ya te vas a correr cornudo?…

– para, para, quiero metértela…dije yo, pero Raquel ya no me hacía caso…

– ¿te gustaría que Silvia te llamara también cornudo?…¿ te gustaría?.

Sin dejar de masturbarme la polla con la otra mano cogió el móvil y escribió de nuevo a su amiga, fue bastante directa.

– 7:49 lo está leyendo David, llámale cornudo (Raquel)

– 7:49 estas de coña,no tía? (Silvia)

– 7:49 de verdad que no

por fi, hazlo…

Raquel se puso a acelerar su paja, luego me dio el móvil mientras yo esperaba a que su amiga pusiera algo. Fueron unos segundos eternos.

Silvia (escribiendo…)…

y justo apareció en la pantalla del móvil

– 7:50 cornudo!!! (Silvia)

Y mi polla explotó en una apoteósica corrida, gemía en alto como si me estuvieran matando, no podía parar de correrme y la leche salía disparada hacia todos lados mientras Raquel borracha a mi lado se reía a carcajadas.

Después de la tormenta viene la calma y cuando terminé de correrme me sentí raro. Ni bien ni mal. Solo raro. Casi eufórico. Sin duda era el comienzo de una nueva etapa de pareja, Raquel había asumido lo que yo tanto quería. Me iba a hacer feliz, un cornudo feliz.

Pero no era el comienzo de una nueva etapa. Era el comienzo del fin…

Esa misma noche se metió en la ducha y tardó un buen rato en salir, yo mientras tanto la estuve preparando el desayuno. Cogí su ropa sucia y me quedé mirando la mancha de semen que había en su falda, casi al instante me empalmé otra vez. Un tío se había follado a mi novia y se había corrido encima de ella, todavía no me lo podía creer.

Desde que había vuelto de Londres y nos habíamos reconciliado habría pasado un año justo mas o menos, un año en el que estuve insistiendo en el tema de que estuviera con otro, hasta que lo había conseguido. Pero eché la vista mas atrás, en el último año y medio mi novia Raquel se estuvo follando dos meses a Miguel, tres meses a Jorge en Londres (aunque estábamos separados temporalmente), se enrolló con Diego y ahora se había follado a Rodrigo en su coche. No estaba nada mal, mi novia sin pretenderlo se había convertido en una buena zorra y ni tan siquiera se había dado cuenta. O eso pensé yo.

Salió de la ducha con mala cara, le estaba dando el bajón de la borrachera y sentó a desayunar con casi la mirada perdida.

– me voy a meter en la cama, estoy muy cansada, dijo después de tomarse el zumo y la tostada que había preparado.

Yo salí a hacer un rato de deporte con la bici, cuando volví pasado el mediodía Raquel todavía estaba metida en la cama, preparé la comida y luego fui a llamar a Raquel.

– vamos despierta, que ya está preparada la comida…

– no me apetece comer, me voy a quedar durmiendo un rato más, me dijo.

– como quieras,¿oyes luego iba a venir Silvia a cenar, no?, ¿a que hora habéis quedado?…

– puf, mierda Silvia, dijo cogiendo el móvil de la mesilla, ni me acordaba…no me apetece que venga esta noche a casa después de lo de ayer, joder que vergüenza!!!!, ahora la mando un mensaje para que no venga.

Ese día Raquel se quedó hasta la noche metida en la cama, al día siguiente tenía que trabajar y se quería recuperar bien de la borrachera, por la noche se levantó para cenar conmigo, pero no hablamos nada del tema de Rodrigo y lo que había pasado, preferí dar tiempo a Raquel para que fuera asimilando todo lo que había pasado.

Pero durante la semana seguíamos sin hablar del tema, yo intenté hacerlo un par de veces, pero Raquel no quería, me dijo que no insistiera que no me pusiera pesado. El fin de semana siguiente salimos a cenar ella y yo solos y a la vuelta echamos un polvo en casa, ahí me contó algo mas de lo que había pasado con Rodrigo y fantaseamos mientras me la follaba, pero encontraba rara a Raquel.

Esa semana quedó varias veces con su amiga Silvia, seguramente a ella si que le contara todo y me imagino a su amiguita diciendo a Raquel que me dejara, que si era un cornudo, que como me podía permitir que hiciera eso, que esa relación no iba a ningún sitio…. Me consta que Silvia hizo campaña en plan amiga hija de puta para que Raquel cortara conmigo.

El siguiente fin de semana celebrábamos el cumpleaños de dos de mis amigos del grupo, salimos con todos mis amigos y sus novias, hasta había venido Luisillo del extranjero, no me di cuenta de que también iba a venir Rodrigo. Cuando me presenté con Raquel y vimos a Rodrigo la situación se hizo algo incómoda, sobre todo para mi novia que tampoco había caído en la cuenta de que Rodrigo pudiera venir.

En toda la noche no había hablado con él, era como si le estuviera evitando, pensé que haciendo eso él podía pensar que yo sabía que se había follado a mi novia, así que una de las veces que Raquel estaba hablando con las chicas me acerqué a él.

– ¿que tal Rodrigo?…¿como van esos ligoteos?…

– pues esta semana poca cosa, la pasada quedé con una tía el sábado que conocí por el Bad…o, no era gran cosa pero echamos un polvo bueno…

– joder…no paras tío.

– ya te digo, las chicas hoy en día no se cortan, van a lo que van, como nosotros a follar y punto…y yo encantado, hace dos fines de semana ya te dije que quedé con una por la aplicación del Tind…r y al día siguiente me ligue a una en un bar y me la tiré en el coche.

Se me aceleró el corazón cuando dijo eso, sin ninguna duda se estaba refiriendo a Raquel aunque sin decir su nombre claro. Joder el muy cabrón no se iba a cortar un pelo y me iba a contar como se había follado a mi propia novia.

– estaba muy buena y encima tenía novio…

– vaya zorras que hay por ahí, dije yo

– ni te lo imaginas, yo la conocía de vista y sabía que tenía novio, iba con una amiga y se nos pusieron a zorrear las dos en plan calientapollas, a esas hay que darlas caña y la sobé el culo un par de veces, ella no me dejaba pero iban contentillas y me aproveché, dije por lo menos que me quiten lo bailao.

– pues si, eso por calientapollas, me joden esas tías…

– y a mi, luego nos dijeron que si las llevábamos a casa en el coche y al final pues las llevamos, las tías ya nos habían sacado un par de copas y encima tenía que llevarlas a casa, me quedé con la chica esta en el coche y la llevé a casa y cuando llegamos me dice que me meta en una calle que estaba medio vacía, yo me quedé que no me lo creía.

– normal, dije yo

– entré con el coche y no me corté un pelo, fui a saco y ella no dijo nada, nos empezamos a enrollar y enseguida se dejó meter la mano en el coño, vaya morbazo que me dio, es que estaba muy buena y tenía un culazo!!!!!…se me sentó encima y ahí ya pensé que no se me podía escapar que me la tenía que follar.

– ¿y lo hiciste?, dije yo ya empalmado escuchando a Rodrigo como se había follado a una guarra con novio en su coche (que era Raquel).

– si, la tía sabía lo que se hacía, ella misma me agarró la polla para metérsela, como me gusta eso!!!, luego no podía apartar las manos de su culo mientras lo hacíamos y como se movía, no iba a aguantar nada, solo quité las manos de su culo para desabrocharla la camisa y quitarla el sujetador, quería ver sus tetas…

– ¿tenía buenas tetas también?

– las tenía pequeñitas, pero muy bonitas, quería chupárselas mientras follábamos, me encantó el polvo que echamos, ¿sabes que es lo que mas me jodió?

– que…

– que no pude ver su culo, eso me jodió mucho, se lo pude tocar, pero no se lo pude ver, me hubiera encantando ver ese culazo, eso si un par de azotes buenos si que la pegué, como sonaba ese culo!!!…mmmmm…jajaja…

– ¿y has vuelto a quedar con ella?, pregunté yo.

– no, no creo que vuelva a repetir, hombre si surge no me importaría, está muy buena y ese culo que tiene bien merece una follada por detrás, pero ya te dije que tiene novio y no creo que volvamos a hacer nada…eso sí por lo menos me corrí encima de ella, se lo eché todo por encima del coño, es como marcarlas tío, eso ya no lo va a olvidar nunca cuando ella me vea, pensará “ese tío se me corrió encima”. Esas cosas me ponen mucho.

Entonces me miró y lo vi en su cara, por supuesto que se había dado cuenta de que yo sabía que estábamos hablando de Raquel. El muy cabrón se había estado regodeando, contándome como se había follado a mi novia. Y yo estaba tan excitado que no supe ni que decirle ni que mas hablar con Rodrigo. Raquel para él no era mas que otra tía de las que se follaba los fines de semana y seguro que le había dado mucho morbo contar a su novio como se la había follado. Se lo había pasado de puta madre a mi costa.

Ya me había dado cuenta de que Raquel no dejaba de mirarnos desde donde estaba con las otras chicas, me imagino que estaría pensando que que es lo que yo tenía que hablar con Rodrigo después de lo que había pasado entre ellos. Cuando se fue Rodrigo el que se me acercó fue mi amigo Luisillo, al que le gustan las cosas muy claras y siempre se sincera conmigo.

– no me gusta nada ese tío, es un cabrón, dijo Luisillo

– bahh, tampoco es para tanto, se las quiere dar de ligoncete.

– yo que tu no hablaría mucho con él.

– ¿y eso?

– tengo algo que contarte, pero casi prefiero hacerlo otro día, no quiero que se prepare ninguna bronca ahora

– ¿porque se iba a montar ninguna bronca Luis?…me estás dejando intrigado.

– es por ese tío, pero de verdad que casi prefiero decírtelo otro día, dijo él.

– venga dime lo que sea.

– pues te lo digo, pero tranquilo eh…no quiero que te pelees ni nada…pues… dicen los chicos que Raquel y ese se han…joder es difícil decir esto…

– ¿que se han que…?

– pues ya sabes que se han liado, que dicen que tu novia y ese se han acostado juntos.

– ¿Raquel con Rodrigo…?, pero que dices, ¿quien va contando esas bobadas?.

– pues Felipe que es amigo suyo, lo saben todos, un día se debieron encontrar de fiesta y llevó a casa a Raquel en el coche y lo debieron hacer en el coche, vamos que tu novia y el Rodrigo ese se lo montaron en el coche.

Me quedé mirando a todo mi grupo de amigos y sus novias, era como si me estuvieran mirando todos o a mi me lo parecía, me entraron unos sudores fríos y me sentí el centro de atención. Así que ya todos sabían que Rodrigo se había follado a mi novia, en ese momento solo quería desaparecer lo mas rápido posible. Me despedí de Luisillo.

– no hagas caso a todo lo que dicen…ya te digo yo que eso que me has contado es mentira…

y me dirigí donde Raquel para decirla que nos íbamos para casa. Fue una salida apresurada y cuando llegamos al coche me dijo que que me pasaba, que me encontraba muy serio y porque no habíamos ido de esa manera.

– me ha dicho Luisillo que bueno…que ya saben todos lo que pasó entre Rodrigo y tu…lo saben todos mis amigos.

– ¿y ahora te enfadas por eso?

– no estoy enfadado, es solo que…

– pues claro que estás enfadado, ahora que se han enterado todos tus amigos que tu novia es una guarra y se ha follado a otro ya no te gusta tanto, ¿a que jode verdad?…no decías que no pasaba nada cuando era al contrario, que mis amigas me miraban mal por hacer esas cosas, decías que eran cosas mías…pero claro ahora te ha tocado a ti y ya no es lo mismo.

– es que no tenias tíos para follarte que tienes que hacerlo con uno de mi grupo de amigos!!!!!!

– pero tu eres gilipollas o que te pasa!!!!!!…o sea que llevas meses…no…meses no, mas de un año diciendo que me folle a otros que eso es lo que te pone, todo el día con lo mismo, todo el día igual con el mismo tema y cuando lo hago que con ese no, que claro ahora se han enterado todos tus amigos ya no te gusta, ¿no querías ser un cornudo?…pues ahora te jodes!!!!!…ya te dije que esto lo que va a hacer es que acabemos muy mal, pero parece que no te entra en la cabeza joder!!!!!!!!!

– lo siento Raquel no quería decir eso…

– pues claro que querías decir eso y por cierto ¿que coño hablabas con Rodrigo?…¿te ha estado contando como me follaba y eso te ha puesto cachondo?…es que no te entiendo…¿te enfadas o te pones cachondo?…a ver si te aclaras porque tienes tu mas lio que yo me parece a mi…

– venga vamos a casa que no quiero seguir hablando de esto…

– pues muy bien, a lo mejor cuando quieras tu hablar no me va a apetecer a mi…

–——————————————————–

Esa no fue la última bronca que tuve con Raquel, de hecho fue casi como el pistoletazo de salida, desde ese día empezamos casi a discutir por todo y la relación se empezó a torcer mas si cabe. Me acordé de todo lo que me decía Miguel, de que si seguía así Raquel me iba a dejar, pero el morbo de verla con otro había sido mas fuerte. Iba a perder a una chica como ella solo por insistir en algo que ella nunca aceptó del todo. Me había hecho un cornudo que era mi objetivo, de hecho llegué a conseguir que se estuviera follando dos meses a un viejo como Miguel, después de eso ya tenía que haber parado, lo que pasó con Miguel lo podríamos haber usado como fantasía y haberlo recordado mientras follábamos en plan morboso. Pero quise seguir un poco más y luego otro poco mas, tensando la cuerda y forzando en parte a Raquel.

Las dos siguientes semanas ya noté que la relación con Raquel se iba apagando a toda velocidad, era la misma sensación que cuando ella estaba con Miguel al final y sabía que me iba a dejar. Lo peor de todo es no poder hablar de estos temas con nadie. Es muy difícil tener a alguien de tanta confianza como para poder hablar de estas cosas, así que volví a llamar a la única persona con lo que podía hablarlo, llamé a Miguel para quedar con él en su casa.

Pero si lo que buscaba con él era un poco de comprensión, estaba equivocado, le puse al corriente de mi relación con Raquel y todo lo que había pasado, de lo de Rodrigo…

– joder putita…no sé como lo has hecho, pero ya cualquiera se folla a tu novia, jejeje…te lo advertí y no me quisiste escuchar, ahora me vienes llorando, me acabas de contar que un tío se ha follado a tu novia como una zorra en su coche y además que te va a dejar y ahí estás….todo empalmado y con la polla a punto de reventar…yo si no te importa me voy a hacer un pajote con tu “zorra”, me apetece hacerlo contigo delante.

De repente encendió el portátil y buscó una carpeta con fotos de Raquel, se sacó la polla y se puso a masturbar delante de mi.

– Miguel, ya te he dicho que no quería volver a est…

– cállate putita!!!!!!!dijo echando la cabeza hacía atrás y cerrando los ojos para de vez en cuando abrirlos un poco para mirar las fotos de la pantalla, todavía me acuerdo de cuando me follaba a Raquel, ese culo, diosssss joder…no me puedo olvidar de mi mano marcada en sus nalgas después de un buen azote, buahhhh…y como gritaba cuando la tiraba del pelo y se la metía por detrás…acércate…

– No Miguel…

– acércate y cógeme la polla putita, no te lo voy a repetir mas…estás deseando hacerlo, no retrases lo inevitable…

Y al final me puse a su lado y sin discutir mas con él le agarré la polla, quería seguir escuchando todo lo que me decía de mi novia. Me sentía tan humillado y excitado a la vez.

– mmmmmmmmmm….que bueno…no veas como echaba de menos tus pajas putita…vamos meneamela…asiiiiiii!!!!!!!…despacio…mmmmmmmm mmm…¿la tienes dura verdad?…

– si, Miguel, ya lo sabes…

– bien, eres muy buena putita…ahora te voy a decir algo que ya sabes, pero no dejes de menearme la polla…¿entendido?, Raquel te va a dejar, te va a volver a dejar y esta vez va a ser definitivo, te va a mandar a la mierda putita…te lo has buscado, no sé si será hoy o mañana o dentro de una semana o un mes, pero te va a dejar…y como me caes bien te voy a hacer un último favor…¿quieres saber que favor?

– si, dímelo, ¿me vas a ayudar para que Raquel no me deje?

– jejeje putita, no te voy a ayudar a eso, casi mas bien al contrario, a ti lo que mas te pone es que Raquel se folle a otros, que te haga un buen cornudo, eso es lo que mas te excita, pues voy a ayudarte a conseguirlo otra vez, no va a ser lo mismo que la otra vez porque ya no tiene tanto morbo, al fin y al cabo ella te va a dejar…jejeje…pero antes de que lo haga me voy a follar a Raquel…me voy a volver a follar a tu chica, va a ponerte los cuernos por última vez…ese es el favor que te voy a hacer.

– Miguel yo no quiero que…

– me da igual lo que quieras tu o no, cállate y escucha, ¡¡¡me voy a volver a follar a tu novia!!!!…¿eso es lo que quieres, no?…jejeje…y me la voy a follar bien…no creo que me deje ni un agujero sin probar…hay que hacerte un buen cornudito que es lo que te gusta…jejejejeje…y ahora antes de correrme ven aquí, ponte de rodillas y abre bien la boca putita…

Mi marido me consiente follar con otro

Hola, me voy a presentar, mi nombre es Cristina y en la actualidad tengo 31 años muy bien conservados, mi aspecto físico es bastante bueno pues tengo un cuerpo que me consta causa atracción en los hombres (y en algunas mujeres), pues siendo bajita (1.53) tengo lo justo de todo (y algo más de pecho), con unas curvas y cintura muy marcadas y además lo acompaña mi cara que sin ser una preciosidad sí es atractiva con dos bonitos ojos azules. Por si esto fuese poco sé arreglarme para sacar todo el partido a mi figura y muchas veces sé que al verme se les van los ojos detrás cuando paseo por la calle (me encanta).

Estoy casada con un buen hombre, que me quiere y me entiende, y lejos de haber bajado nuestras relaciones con el tiempo, hemos encontrado las formulas para que estas vayan a más.

Nuestra evolución fue progresiva y poco a poco fuimos descubriendo que nos gustaba ser un poco exhibicionistas y que además éramos muy morbosos (él mucho más que yo) por lo que acabamos fantaseando con disfrutar con otras personas, y ahí empezó todo. Cada vez que hacíamos el amor mi marido me decía que quería que yo fuese una señora en publico y su putita en privado, cosa que a mí me excitaba , y fue tanta su insistencia que acabé por decirle una noche que me enseñase a ser como él quería, a lo que me preguntó que si estaba dispuesta a hacer todo lo que él quisiese, y le respondí afirmativamente. Después de acabar de hacer el amor me preguntó que si era cierto, y yo todavía excitada le ratifiqué el sí.

Estuve varios días caliente intentando imaginar qué cosas le pasaban por su cabeza, pues sabía (le conozco) que algo planeaba, hasta que un día me dijo que me iba a rasurar, pues íbamos a ir a una tienda de tatuajes, y donde me lo iban a poner no era plan de ir con melena. Me afeitó dejándome un minúsculo triangulo en el pubis, y me indicó que junto a ese triangulito, en una zona baja (muy cerca de mis labios inferiores). Pondríamos un pequeño corazón rojo y una cinta donde escribiríamos cómeme.

Me puse muy cachonda con todo eso, y aunque con algo de reparo (estaba nerviosa excitada, y un poco asustada) fuimos por la tarde al lugar para tatuarme.

Llamamos a la puerta, y salió un chico bastante atractivo y un poco raro de apariencia que nos introdujo en una habitación y nos pidió que esperásemos pues estaba acabando a otro cliente. Pude comprobar que mi esposo había elegido el sitio, el sitio del tatuaje, y la persona idónea para hacerlo, pues sólo de pensar por dónde me tendría que toquetear me estaba calentando, cuando me dijo mi marido- el tatuaje te lo tienen que hacer en dos sesiones, hoy y mañana por la tarde a ultima hora, y mañana vendrás sola.

En eso entro el muchacho me indicó que me tumbase en la camilla dándome una pequeña toalla para cubrirme y me preguntó que si era el mismo tatuaje que le había dicho mi marido, a lo que afirmé.

Os puedo garantizar que estuve intentando no excitarme cada vez que sentía que sus manos se posaban sobre mi sexo para poder trabajar, y que a pesar de ser contactos necesarios y sin ningún animo, no pude evitar el acabar totalmente húmeda e incómoda de pensar que el muchacho seguramente se habría percatado, pero la sesión acabó y quedamos para el día siguiente.

Esa noche hicimos el amor como posesos, y mi marido me decía al oído- mañana irás tu sola, y cuando te pregunte el texto le dices cómeme, posiblemente acabes disfrutando de una buena ración de sexo. Le pregunté que si estaba seguro de lo que estaba diciendo, y me respondió que si queríamos ser liberales y vivir cosas fuertes deberíamos de empezar por algo y ese era un plan que le gustaba.

Al día siguiente fui y terminé mi tatuaje pero no fui capaz de insinuarme, me tapé más que el día anterior con la toalla, y pasé mucha vergüenza, por lo que no ocurrió nada, cosa que decepcionó a mi marido, pues esperaba que le contase algo morboso y no pude.

Durante unos días cuando pensaba en lo sucedido me arrepentía pues hubiese estado bien, y decidí que la próxima oportunidad la aprovecharía… y no tardó mucho en llegar.

Un sábado por la noche decidimos salir a tomar algo y mi marido me dijo que me arreglaría él, pues tenía ganas de verme sexy ya que quería ponerse cachondo viéndome provocar a alguien, lo que me pareció muy divertido. Os garantizo que cuando acabó de arreglarme me pareció excesivo pues parecía una putita, a lo que él respondió que era así como quería que me comportase esa noche, y mirándome en un espejo le pregunté si estaba seguro de lo que estaba diciéndome, que luego se podía arrepentir y que me daba miedo, a lo que me contestó que era un juego entre nosotros, y que estaba totalmente seguro, pero que no diese ningún dato real ni dijese ni hiciese nada que nos pudiese implicar en un futuro, y a pesar de mis muchos nervios, nos fuimos a una discoteca que había en un pueblo algo separado de donde vivimos, y cuando entramos fui la comidilla de los muchos grupos de chavales que allí había. Eso era normal por la pinta que tenía, pues mi marido me hizo maquillarme más de lo normal, y me había elegido una ropa de infarto, pues cogió una minifalda de tablas de color negro con la que prácticamente enseñaba el culo (no me la ponía nunca por lo excesivamente corta que era), y una blusa sintética de color lila que dejaba entrever el canalillo hasta más abajo de mis pechos, realzando todo esto con unos altos tacones de salón.

Reconozco que estaba muy caliente y el juego me atraía pero no podía imaginar que mi maridito me propondría separarse de mí para ver como alguien intentaba ligar conmigo, y me incitaba a buscar a alguien que me gustase como amante ocasional, por lo que le pregunté que hasta dónde quería llegar, y cuál fue mi sorpresa cuando me respondió que hasta verme correrme debajo de alguien. Al escuchar ese comentario al oído sentí que empezaba a humedecerme y después de preguntarle de nuevo si estaba seguro y ver su afirmación le dije que lo intentaría pero sin garantizarle nada, y dije que se sentase en las mesas del fondo, que yo iría después.

Tras un minuto fui al fondo y me puse en la barra para pedir, percatándome de la presencia de un chico de más edad que la mayoría, sobre 35, y no necesité más de una mirada y una sonrisa para que se me acercase como un buitre y empezase a cortejarme.

Podía ver la cara de mi esposo a escasos 5 metros de donde estábamos, y era pura lujuria. Podía notar cómo me estaba excitando más de lo habitual, y podía comprobar cómo cada vez se lanzaba más el chico, hasta atreverse a apoyar la mano en mi muslo y hacerme unas leves caricias. Al cuarto de hora estábamos sentados en una mesa más al fondo y me entregaba a apasionados besos, pero viendo que éramos blanco de muchas miradas y que el chico no se cortaba a la hora de meterme mano, fui al servicio haciéndole un gesto a mi marido para que me siguiese. Ya en la puerta del servicio le dije que debíamos marcharnos pues no podía controlar la situación y mi esposo me comentó que sería buena idea salir y entrar el y proponerle a nuestro amigo una noche de sexo, a lo que aún con miedo acepté.

Reconozco que mientras esperaba en el coche a que saliese mi marido, empezaba a desear que no saliese acompañado, pues tenía miedo de lo que pudiese ocurrir después de esa noche, pero al mismo tiempo quería seguir sintiendo esos labios en mi cuello, y esas manos en mis piernas, y deseaba estar con otro hombre y sentirme plena…

Tras diez eternos minutos salieron los dos, charlando como buenos amigos, y al llegar al coche mi marido me dijo- mira estamos todos de acuerdo y vamos a ir a una casita que tiene en una finca cercana, por favor vete al asiento trasero para que me vaya indicando el camino. Nuestro amigo dijo que podíamos ir los dos detrás pero mi esposo le dijo que mejor no, pues tendríamos después todo el tiempo que deseásemos para jugar…

En aproximadamente 6 o 7 minutos entramos por una valla a una finca con una casa que mas parecía un almacén que otra cosa. No tenía muros interiores y era pequeñita pero sí varias camas y una especie de cocina americana, cacharros desechados de una casa llena… y bastante limpia. A esas altura yo era un manojo de nervios, y para romper el hielo nuestro amigo abrió un mueble y sacando unos vasos nos preguntó si queríamos tomar algo, a lo que accedí, pues quería tranquilizarme. Sin darme tiempo a tomar casi nada, mi marido se pegó a mí por detrás, haciéndome sentir su abultado miembro en mi trasero, y mientras empezaba a acariciarme los pechos me dijo- esta noche vas a disfrutar todo lo que te apetezca- y mirando a nuestro amigo le dijo- ¿has visto qué piernas tan bonitas tiene? son muy suaves- y nuestro amigo sin pensárselo dos veces se acercó y empezó a frotarse por delante mientras me magreaba los senos. Me pareció notar un bulto excesivamente grande entre sus piernas, pero dejé de pensar pues a esas alturas sólo quería sentir y disfrutar de todas las caricias que me hacían. No recuerdo de qué forma, pero sí que entre los dos me acariciaron y desnudaron, dejándome solamente los tacones y el tanguita negro que llevaba, y tras unir dos camas me tumbaron boca arriba situándose uno a cada lado y tocándome y besándome por todas partes.

Estando ya totalmente desinhibida y deseosa, palpé por encima del pantalón el miembro del chico y pude notar que no era de dimensiones normales…

Después de unos momentos se desnudaron y pude observar que el miembro que me había parecido tan grande no era grande era grandísimo… y realmente me asusté, pues imaginé que podía hacerme daño. Mi marido se encargó de decirme obscenidades al oído ( cosa que me excita sobremanera), y cuando quise reaccionar mi amante estaba situado entre mis piernas, y con dulzura y firmeza me las separó más, tumbándose sobre mí, y situando su pene en mi entrada. Mi marido se puso detrás de mi cabeza y cogiéndome las manos, estiró mis brazos como si estuviese atada al cabecero de la cama y me dijo- mírale a los ojos y dile que tienes ganas de sentir como te la mete, dile que quieres que te folle…

Un escalofrió me recorrió todo el cuerpo al escuchar esas palabras, noté como un flujo ardiente me chorreaba por las ingles y tras pensar en mi seguridad ( su tamaño no era normal) le dije- quiero sentir como me la metes, suavemente, hasta llegar al fondo. Nada más escucharme el chico empezó a entrar en mí, no tan suave como hubiese querido (lo comprendo por la excitación que debía tener), pero a pesar del grosor no fue tan doloroso como pensaba que sería y tras varias idas y venidas y algunos comentarios de mi marido tuve mi primer orgasmo, estaba en el paraíso…

Mi amigo por la despreocupación al usar preservativo eyaculó dentro, y al retirarse después de varios espasmos le dejó el sitio a mi esposo que sin ningún miramiento, y loco de sexo me penetró diciéndome lo bien que estaba siendo follada.

Podía sentir cómo me penetraba uno mientras el otro mordisqueaba mis pezones, cómo me levantaban las piernas y me sometían a penetraciones en las más variadas posturas, hasta que tras ponerme boca abajo noté que el chico ponía la punta de su monstruo en la entrada del culo, y muy asustada le dije que no, que eso me iba a doler (lo practicaba habitualmente con mi esposo y me dolía y gustaba, pero era un tamaño más normal), pero sin hacerme ningún caso empezó a achuchar, por lo que solté un fuerte grito de dolor… parecía que me estaba partiendo en dos.

Cuando introdujo la cabeza del glande paró, dejando respirar, y dándome tiempo para intentar relajarme, pero a pesar de mis esfuerzos por colaborar, era forzada la entrada de ese instrumento de placer y sin aguantar mucho empezó un leve movimiento de entrada y salida que me dolía como nunca, hasta que sentí que en cada embestida sus testículos me golpeaban, lo que me indico que estaba totalmente dentro de mí. Poco a poco el dolor se fue transformando en placer, y sin ningún miramiento al escuchar mis gemidos de placer me perforó como un poseso, haciendo que tuviese un orgasmo tras otro y gritase como una loca. Cuando me vio rendida del todo, agarrándome por las caderas giró, dejándome boca arriba, y vi como con una expresión de locura y deseo venía mi marido totalmente erecto, dispuesto a ocupar mi agujero natural, y a pesar de decirle que no, empezó a introducirse, haciéndome gritar otra vez de dolor (nunca pensé que una doble penetración fuese tan dolorosa), y de nuevo cambio el dolor por el placer, sintiendo cómo me llenaban totalmente y me disfrutaban a su entero capricho.

No sé cuántas veces alcancé un orgasmo, ya que uno se juntaba con otro, pero seguro que fueron más de una docena, y cuando se corrieron (los dos lo hicieron dentro) y se relajaron, se separaron de mí, dejando totalmente dolorida e incapaz de hacer nada que no fuese encogerme e intentar taparme con la colcha de una cama.

Cuando pude levantarme para vestirme, no podía andar bien entre el dolor y el tembleque que tenía en las piernas, pero haciendo acopio de toda mi fuerza de voluntad me vestí (ellos estaban vestidos esperándome), y nos fuimos, despidiéndonos de nuestro amigo muy cerca de la discoteca. Cuando llegamos a casa, sin apenas cruzar palabra, me duché y comprobé que estaba con la barriga suelta (más que normal), y que tenía todos mis agujeros doloridos, por lo que a pesar de sus deseos mi maridito se tuvo que enfriar.

Tras una semana de los hechos empezamos a excitarnos pensando en repetir la experiencia, y desde entonces no hemos parado, pues cada cierto tiempo disfruto de alguna experiencia nueva. Pero lo cierto es que no disfruto sólo en la cama, también lo hago mientras mi maridito escoge la ropa, o cuando salimos a comprarla, cuando empezamos a seleccionar un nuevo contacto, cuando entablo las primeras conversaciones telefónicas, los primeros emails,… en fin toda la parafernalia que acompaña a una noche en la que me transformo de señora respetable en su linda putita … con el permiso de mi marido.

Llego a casa y me encuentro a mi mujer desnuda con un amigo

Cuando entré al dormitorio, mi esposa y Phil veían la película porno, pero de inmediato noté que la minifalda de Lori, mi esposa, estaba levantada al nivel de su pubis al punto que pude ver que no tenía panty y admiré su recién afeitada vulva. Su blusa estaba entreabierta, la mitad de ella fuera de la falda. Se podía notar la verga parada de Phil, empujando su pantalón en forma de carpa.

Como si no hubiera notado me senté al borde de la cama, a la derecha de mi esposa, le ofrecí el vino y luego empecé a acariciarle el muslo derecho. Poco después Phil acariciaba su muslo izquierdo, noté que su mano subía más y más hacia la chucha. Repentinamente Lori me abrazó, me empezó a besar y se reclinó en la cama. Terminé de abrir su blusa, su brazier estaba ya suelto y empecé a besar sus erectos pezones, algo que le fascina. Pronto mi esposa empezó a jadear y gemir y su cuerpo empezó a ondular, .” Uuuyy qué rico, sigue siiiigueee, qué riiico”, jadeaba. Yo sabía que eso no era porque yo le chupaba los pezones, miré hacia abajo y vi sus piernas sobre los hombros de Phil que estaba arrodillado a los pies de cama y chupándole la chucha lujuriosamente…

“No puedo más” susurraba mi esposa, entre jadeos “Phil, quiero chuparte, métemelo en la boca”. Phil se levantó y se quitó los pantalones colocándose al lado de la cama para que mi mujer lo mamara. Entonces Lori, dirigiéndose a mí dijo “Chúpame la chucha” y luego empezó a mamar la inmensa verga de Phil que apenas le entraba en la boca. Yo, inmediatamente me arrodillé al borde de la cama y empecé a chuparle la chucha, el clítoris, mientras le metía la yema del pulgar izquierdo al agujero del culo. Yo sabía que eso le fascinaba aunque fueron muy contadas las veces que me había dejado hacerlo.

Su pubis afeitado y su clítoris más y más turgente se sentían deliciosos. Mi esposa empezó a mover las caderas en forma circular y luego hacia adelante y atrás, culeando contra mi pulgar hasta que éste quedó enterrado en su bello y apretado culo.

“Qué deliiiicia”, gemía mi mujer mientras jadeaba retorciéndose de gozo.” ooohhhh, qué deliiiicia ,Phil ,Phil, por favor,… házmelo, tú sabes lo que quiero y me gusta… hazlo, por favor, no puedo maaaas, voy a gritar.” Entonces Phil dijo algo sorpresivo, “dile a tu marido lo que te gusta”. “noooo, solo házmelo,yaaa, haaazlo” “díselo, dile a tu marido lo que te gusta” insistió Phil, “no te lo haré si no lo dices”

Y entonces mi esposa reveló un gran secreto,..” Phil por favor, pleeeese, métemelo en el culo, siiiiiii, plese, meeetemelo, lo deseeeeo” Phil se colocó en la espalda de mi esposa que estaba sobre su lado izquierdo mientras yo le seguía chupando la chucha y sorprendiéndome cada vez más de lo que estaba pasando.

Phil se acostó detrás de mi esposa pero no se movió, Lori le pasó su pierna derecha sobre la espalda y lo empujó hacia ella mientras empezó a empujar su cadera contra Phil,

Pude contemplar un verdadero close-up de la inmensa verga de Phil abriendo el apretado culo de mi esposa, ella jadeaba y gemía, una mezcla de dolor placer hasta que el inmenso glande sobrepasó los músculos de su hasta ahora, supuestamente virginal ano. Luego sentí su alivio y placer,”oooh, qué deliiicia, qué riiico que es” murmuraba jadeando. Phil no se movía, fue ella la que suavemente empezó a culear contra esa inmensa verga hasta que poco a poco fue desapareciendo en su delicioso culo. Lori gemía y jadeaba de placer, casi gritaba lascivamente de deleite, ‘cómo me gusta en el culo..siiiiiiigueee, húndemela tooooda. ”

Phil empezó a culearla también, me retiré y me senté en un sillón a contemplar ese bello cuadro erótico, la inmensa verga de Phil fue poco a poco desapareciendo en el dilatado agujero del culo de mi esposa…

Me di cuenta que esa no era la primera vez que Phil se cogía a mi esposa. Se entendían demasiado bien para que así fuera. Mis sentimientos eran una mezcla de celos y deseo, de arechurra. Mi puta y bella esposa culeando con mi amigo, lujuriosamente y sin inhibiciones era un espectáculo demasiado voluptuoso.

Entonces mi mujer dijo: “cómo me gustaría que….”y se calló. Phil dijo” dile a tu marido lo que te gustaría, díselo todo, de una vez .” “Es demasiado” añadió mi mujer. ” No” insistió Phil”, es ahora o nunca, te vas a sentir mejor”… Finalmente mi mujer lo soltó “quiero que Dany venga para que, con Phil, me llenen por delante , y por atrás,” luego me rogó, “por favor llama a Dany, dile que estoy tirando con Phil y quiero que él venga para que me cojan entre los dos” y luego añadió y me dijo, “sé que te gusta verme gozar, y me vas a ver coger sin límites cuando Phil y Dany me llenen por la chucha y el culo al mismo tiempo, estoy súper arecha de sólo imaginar culeado con tus amigos mientras nos ves”. Yo estaba choqueado, pero cada vez mas arecho, llamé a Dany que no demoró nada en llegar. Ver a mi arrecha esposa ondularse apasionadamente entre el doble abrazo de Phil y Dany fue algo indescriptible.

Culearon con lujuria sin limites, les tomé fotos y los grabé, mi mujer jadeaba, gemía, casi gritaba voluptuosamente. “qué deliiiicia, cómo me guuusta, qué riiiiiico, deliiiiicia, oooooh, Phil, siiiiiii.lléname , despacio, siiiii, asiii,… Dany estoy tan arecha Dany, suave, deja que yo te apriete, qué riiiiico” y luego dirigiéndose a mí “¿te gusta?, te gusta ver cómo me tiran y me hacen gozar tus amigos, qué riiiico que es…”

Fue increíble, los tres culearon por horas, mi mujer se portó como la puta ideal. “qué culo maravilloso” decía Phil dirigiéndose a mí, ” qué putas ni qué putas, tu esposa esta es la mejor hembra que me he cogido, ”

Mientras tanto yo los grababa, admiraba ese momento erótico, me pajeaba. Mi esposa, contorneándose, moviendo esas maravillosas caderas, ese maravilloso culo, en forma circular y luego culeando hacia atrás, hacia Dany y hacia adelante a Phil era un espectáculo que jamás pensé presenciar. Mi esposa era la puta más arecha que yo podía imaginar.

Luego de varias horas, Dany y Phil finalmente se fueron, contra los deseos de mi esposa que quería seguir tirando. Pero ambos tenían a sus propias esposas esperándolos.

Mi esposa despidió a mis amigos, desnuda, en la puerta de la casa. Estaba tan arecha que no le importaba que algún vecino la viera. Los besó con pasión mientras frotaba su desnuda cadera contra los aún erectos penes de Phil y Dany. Putísima, pero deseable y deliciosa,

Finalmente terminó la erótica despedida en la puerta abierta, nos fuimos a la cama. Mi esposa, ella y yo, estábamos arechísimos. Mi bella y puta mujer estaba bañada con el semen de Dany y Phil. La abracé, estaba resbalosa, pero su arechurra la puso a moverse ,contornear sus bellas caderas, restregando sus tetas contra mí. Acabé casi enseguida, pero luego empecé a chupar su bella y afeitada chucha, luego su culo que aún chorreaba el semen de Phil y Dany.

La amo.

Segundo Episodio

Luego de esa maratón de sexo dormimos abrazados. Desperté al sentir su cuerpo apretado contra el mío. Mi esposa estaba muy cariñosa, algo que no había ocurrido por años. Me empezó a hablar suavemente, me dijo que sentía un gran alivio al haber podido mostrarme su relación con Phil y Dany. Me dijo que el sentimiento de culpa la había torturado por mucho tiempo y eso hacia que no se me entregara sexualmente con la pasión de los primeros años de matrimonio. Me contó que todo empezó hacia años durante un viaje que hice. Dany la había invitado, junto con su amiga Luci y su amante a comer y que luego fueron a su casa a tomar vino y bailar. Luci y su amante empezaron a besarse con pasión y a desnudarse. Mi esposa y Dany se dejaron arrastrar por el espectáculo erótico y todos terminaron en una orgía en la que todos se mezclaron desenfrenadamente. Mi esposa me contó que fue la primera vez que gozó sintiendo dos vergas dentro de ella. También tuvo sexo con Luci, descubrió que tenía una fuerte inclinación bisexual, confirmando mis sospechas. Esa noche empezó su desenfreno sexual. Siguió visitando diariamente a Dany, y fue ella que le pidió que incorporara a un amigo en sus encuentros porque tener dos penes enterrados en su lascivo cuerpo se volvió una obsesión de deseo. Así fue que Phil se incorporó a sus frecuentes encuentros lujuriosos. Nunca hubo ninguna emoción entre ellos aparte de la pura arechura que fue creciendo con el tiempo.

Seguimos conversando por horas, para sorpresa mía, su historia, lejos de enojarme, sólo aumentaba mi pasión por ella. Y ella al ver mi reacción me contó más y más detalles que en cierta manera, confirmaron mis sospechas. Por lo menos 2 veces por semana, generalmente a medio día se reunían con Phil en el departamento de Dany y los 3 culeaban por horas. Algunas veces se reunía allí con Luci y otras amigas bisexuales. Con las mujeres sí desarrolló lazos de amor, me confesó que amaba a su amiga Maria, a quien encontraba bella y compartían horas de cariño, caricias interminables y besos apasionados. Me dijo que quería que un día las viera juntas amándose… Confirmando nuevamente mis sospechas, mi esposa me confesó que también mantenía una relación amorosa y sexual con nuestra mucama, una bella muchacha, a quien una vez que llegaba a la casa de improviso vi salir de nuestro dormitorio, terminando de abrocharse su uniforme de trabajo. La excusa era que mi mujer le estaba tomando medidas para hacerle nuevos uniformes, pero lo curioso era que mi esposa estaba en cama supuestamente ‘descansando’, totalmente desnuda, porque hacía mucho calor.

Lori dijo que se sentía aliviada de haberme contado sobre su relación con Eva, nuestra mucama, porque muchas veces que yo estaba en la casa, tanto Eva como ella anhelaban poder acostarse juntas, pero sólo podían intercambiar miradas de pasión y de deseo. Yo había notado ese brillo en los ojos de Eva. Por mi parte le confesé que yo también había sido seducido por la apariencia sexualmente atractiva de Eva. Mi esposa estuvo feliz al saberlo, inmediatamente fue a buscar a Eva, la trajo al dormitorio y le dijo, “el señor sabe todo lo nuestro”, noté un gesto de temor en Eva, pero luego mi esposa añadió, mientras abrazaba y acariciaba a Eva, “ven, acuéstate con nosotros. Los ojos de Eva brillaron de deseo. Mi esposa la ayudó a desnudarse, acarciándola, lamiendo sus pechos, metiéndole los dedos en los oídos. Se acostaron, se besaron con ternura mientras frotaban sus cuerpos uno contra el otro con movimientos ondulantes, gimiendo suavemente. Fue extraordinariamente erótico ver a esas dos bellas mujeres acaramelarse entre ellas. Había algo más que puro deseo sexual, había ternura, apego. Pero a medida que progresaban en sus caricias y cuando empezaron a tocarse la vulva, el clítoris, y suavemente explorarse el ano mutuamente, pude ver lujuria y pasión. Sus besos se hicieron más profundos, sus gemidos y murmullos hablaban de la profunda pasión que se sentían. Mi esposa le dijo: “ve a traerlos”. Eva se levantó y desnuda salió de la habitación, volvió rápidamente con una caja de la que sacaron dildos de todo tipo. Ambas se insertaron un doble dildo en sus vaginas y se abrazaron mientras se culeaban con movimientos circulares y de vaivén. Sus gemidos de placer lo decían todo. “Cómo me guuusta, qué riiico.” susurraba Eva, “me encanta saber que el señor ya lo sabe, así podemos estar juntos cada vez que tengamos deseo…qué riiico”. Mientras se seguían frotando y culeando con su doble dildo enterrado en sus chuchas, tomaron ambas vibradores que insertaron una a la otra en el agujero del culo, suavemente y gimiendo de lujuria.

Era inevitable, yo estaba cada vez más y más arecho, empecé a masturbarme lentamente. Entonces Eva murmuró dirigiéndose a mi esposa: “quisiera que el señor me lo meta en el culo, ¿le da permiso?… Mi mujer respondió, “por supuesto, él ya sabe también de mi relación con Phil y Dany, es justo que pueda disfrutar de tu bello culito”. Casi no lo podía creer, me acerqué a Eva por detrás con mi verga erecta como nunca. Mi esposa retiró el vibrador que tenía metido en el ano de Eva, tomó mi pene con la mano y suavemente la fue metiendo al delicioso y apretado culito de Eva que se retorcía de placer mientras gemía: “qué deliiiiicia, estoy tan feliz de ser culeada por los dos”. A lo que mi esposa agregó:” y yo estoy feliz de poder gozarte junto a mi esposo, bella Eva”.

Dos parejas viendo una película porno

Era un agosto muy caluroso, en todos los sentidos, el calor, todo el día ligeros de ropa y con el calentón a tope. Mi novia Marta de 19 años y yo 22 años, compartíamos piso y este era nuestro primer verano en el piso que ella compartía con otras amigas suyas, estudiantes igual que ella. Sus amigas se habían ido a veranear con sus padres y sólo de vez en cuando aparecían por el piso, pero casi siempre sólo era por unos días.

Primero lo hacíamos cada noche, varias veces, luego también por la mañana e incluso por la tarde, me excitaba sobremanera correrme en su boca y me aficioné a hacerle una facial cada noche, me encanta ver su carita de muñeca, sus pelos castaño claro, y sus ojos azules salpicados de semen. Verla luego limpiarme a fondo la polla me hacía ponerme a tope de nuevo.

Un día hablando sobre qué podríamos hacer más fuerte, que fuera muy morboso, se le ocurrió a ella una idea muy fuerte, no quiso decirme nada, y tan sólo me dijo que una compañera de piso vendría dentro de pocos días.

La verdad la idea me excitó mucho, y más tratándose de Marisol, una morenaza de tetas hermosas y de pezones siempre erectos, la conocía de años y me había hecho más de una paja imaginándome que me hacía una buena mamada y me corría en su boca.

Al fin llegó el ansiado día de la llegada de Marisol, yo tenía constantemente la polla morcillona de sólo pensar en ella, y debido al calor y como siempre iba vestido con unos boxers y una camiseta de algodón, tal atuendo dejaba ver claramente mi paquete, que con mis 20 largo X 16 contorno, era bastante llamativo. Llamaron a la puerta, el corazón me palpitaba muy deprisa, ya me imaginaba como provocar a Marisol, para intentar ponerla caliente y poder follarmela. Marta abrió la puerta y entonces me llevé una gran desilusión había venido con su novio Juan. Todo estaba perdido pensé, tan sólo después de cenar, una cena regada con bastante vino, en la que el ambiente se caldeaba empecé a recuperar algo de esperanzas. Luego mi novia propuso que pasáramos al salón a ver una buena película porno, la verdad es que íbamos todos un poco bebidos, pero sólo era un pedete lúcido. Marisol no apartaba su mirada de mi descarada erección que los boxers poco podían hacer por ocultarla. Al ir al sofá le pegué como si fuese un accidente mi polla en su culito, tan sólo cubierto por la tela de una falda de vuelo. Un poco más tarde con la excusa de coger el mando de la tele, me ladeé y le pegué el paquete a su mano. Estaba muy salido y sólo pensaba en follármela. Marta sabía de mis ganas de tirarme a Marisol, y yo pensé que esa era su sorpresa para tener una noche muy morbosa, tal vez un intercambio de parejas o algo así.

De pronto Marta llamó a Marisol y ambas se fueron al pasillo, por los gestos deduje que Marisol le estaba contando el incidente del paquete en la mano, ambas se reían a carcajadas, luego siguieron hablando entre risitas. Cuando volvieron seguimos viendo la película, que la verdad era fortísima, yo tenía la polla dura y sin tocarme, Juan también marcaba un buen bulto en sus pantalones de deporte.

Marta dijo: “Vaya pollas se os han puesto” Marisol se la tocó a Juan por encima del pantalón, entonces me di cuenta que Juan estaba masturbando a Marisol ya que tenía su mano bajo su falda.

Asi estuvimos como un cuarto de hora más, entonces Marta se levantó y dijo: “Tengo un plan que proponeros, lo hemos estado hablando Marisol y yo hace un rato, queremos hacer una pequeña orgía, en la que ambos si lo queréis podréis disfrutar de nosotras, pero sólo hay una condición para ello, que ambos tendréis que hacer todo lo que digamos, nosotras tendremos el control de la situación en cada momento, en caso contrario se acabó la fiesta, tenéis que hacernos gozar a tope.”

Juan y yo nos reímos, y al fin veía cerca el ansiado momento de follarme a Marisol. Marta se acercó a mí y me quitó los calzoncillos, mi polla saltó, en total erección, incluso estaba húmeda de líquidos preseminales, Marta me la empezó a lamer, dándole lengüetazos por todo el tronco y jugando con su lengua con mi glande, me estaba haciendo sufrir de placer, cuando se acercó Marisol no me lo podía creer, me agarró la polla y se la metió en la boca, me estaba haciendo una mamada increíble, pero a los pocos minutos paró y me dejó con las ganas. Se fue hacia Juan a chuparle la polla a su vez, que vista ver a Marisol de cuclillas con un culo imponente de honda raja, y mamando una polla, su larga melena le caía por la espalda, y se movía al unísono de los movimientos de la chupada que le estaba haciendo a Juan. Marta se subió encima de mi polla y empezó a cabalgar, mi polla salía y entraba de su coño, de forma casi brutal. Marisol seguía a lo suyo mamándole la polla a su novio, de pronto se levantó y trajo consigo a su novio, y cogiéndole la polla con la mano se la ofreció a Marta que empezó a chupársela con fuerza, incluso se quitó de encima mío para dedicarse en exclusiva a esa nueva polla, Marisol se unió a ella, qué mierda yo ahí sólo y las dos chicas para él.

Marta me dijo que me acercara que quería darme un morreo, nos besamos efusivamente al tiempo que le magreaba las tetas y le tocaba el culo a Marisol, pero me incomodaba sobremanera tener una polla a pocos centímetros de mi cara, y más cuando Marisol cogiéndola con la mano me la ofreció: “Chúpala” Le dije: “Ni hablar. ¿qué te crees que soy maricón o qué?”

Marisol: “Pues si quieres follarme tendrás que hacerlo, Marta y yo lo hemos planeado todo queremos ver un tío compartir una polla con nosotras, nos mucho morbo”

Marta:”Si no lo haces te la tendrás que pelar tu sólo” Accedí a sus peticiones y empecé a chuparla, nunca había hecho una cosa igual, y sólo lo hacía por conseguir a Marisol, nos turnábamos los tres para mamársela.

Marisol:”Avísanos cuando te vayas a correr”

Juan: “No te preocupes por nada os avisaré”

Las muy putas se la chupaban cada vez con mas vicio, pasándole la lengua por el glande en rápidos lengüeteos, y obligándome a mí a hacer lo mismo, a esas alturas ya no me disgustaba, ni tampoco me gustaba en especial, era incluso excitante por el hecho de compartirla con dos chicas maravillosas. He de decir que soy 100\% heterosexual y sólo me gustan la chicas, aquello tan solo era placer, y sexo, y la llave para tener mayor placer un poco más tarde. Marisol empezó a chuparle la polla desde abajo y Marta hacía lo mismo, le pasaban tan sólo la lengua por el costado de la polla mientras yo se la chupaba, cuando de pronto, el muy cabrón, sin avisar se empezó a correr, ante la sorpresa me la saqué rápidamente de la boca, y siguió soltando chorros, nos llenó a los tres las caras de semen, incluso noté como un chorro me mojaba el pelo, Marta y Marisol reían con cara de vicio, me lamían la cara para recoger todo el semen que pudieran. Dejé salir de mi boca todo el semen que pude, pero cuando tuve que tragar todavía noté la presencia de ese liquido viscoso y espeso, no me daba asco ya que Marta y yo nos morreábamos a veces después de correrme en su boca.

Pero iba a tener mi premio, Marisol se me ofreció de forma incondicional, me la follé con furia, para vengarme de lo de la mamada, incluso por el culo incluso por ahí me la follaba a lo bestia, como si estuviera poseído, mi polla entraba y salía de su culo a gran velocidad, se la notaba incomoda, y no es de extrañar ya que mi polla era mucho más gorda que la de su novio, estaba casi desmayada de placer. Cuando estuve por acabar me la saqué y se la acerqué a la boca para que me la chupara.

Me la estaba mamando de maravilla, mi sueño hecho realidad, cuando me pasó la lengua por entre su boca y mi glande no pude aguantar más y me corrí en su boca, se la saqué de la boca y le apunté con la polla a los ojos, y uno de mis chorros la alcanzó de lleno en un ojo, no le dio tiempo ni a cerrar los párpados, los tenía llenos de leche, con la cara llena de leche le hice que me la siguiera chupando. ¡Qué placer! Había esperado ese momento tanto tiempo y ahí tenía a Marisol con la cara llena de leche.

Creía de todos modos que el precio que había tenido que pagar había sido demasiado alto, para conseguir realizar mi fantasía con Marisol, pero cuando Marisol volvió de nuevo por el piso tres semanas más tarde lo hacía sola, había dejado a su novio, los tres mi novia, Marisol y yo formamos un estupendo trío. Llevamos meses así y la verdad es que el placer que da ese tipo de relación me hace pensar que es el estado ideal para disfrutar del sexo a tope.

Me lo estaba haciendo con mi vecina y su hijo nos sorprendio

El hijo de mi vecina nos sorprendio en la cama sudorosos y jadeantes, hacia tiempo que me follaba aquella madura ardiente,
pero nunca me pude imaginar, que me incitara a follarme a su hijo que lo estaba deseando.

Ella estaba chupando mi polla con su coño peludo, cuando entro en la habitación Tito su hijo adolescente y se le ilumino la
cara al vernos follar como posesos, mientras gritabamos obcenidades.

¿Que os lo estais pasando bien?

Cariño si que has venido pronto.

Yo me quede callado ante aquella incomoda situación y me deje caer de lado sacando la polla del interior de aquella mujer ,
que tantas veces me había hecho correr, mi polla flacida cayo sobre mi pierna y el se la miro con deseo.

Ufffff esta habitación huele a sexo guarros.

¿Y te molesta olerlo?

Si me molesta, no haber partcipado.

Pues si quieres aún estas a tiempo cariño, solo tienes que desnudarte y meterte en la cama, a mi ya me has visto desnuda
otras veces y a Juan lo has visto ahora.

Yo me quede de piedra al ver la invitación que hacía Mari a su hijo, ya que era la primera vez que iba a estar en la cama
con un tio.

El se desnudo y dejo a nuestra vista un buen rabo duro como una piedra, su Madre le acaricio y le beso en la mejilla para
facilitar su relación corporal e intima con los nuestros.

El acaricio los grandes pechos de ella y su lengua empezo a lamerle los pezones erectos por la calentura femenina, ella
gimio como una perra por el morbo que le daba ser amada por su hijo delante de su amante, yo les deje hacer y me quede
mirando aquella escena mientras me pajeaba mi chorra sedienta de sexo y de ser chupada profundamente.

El me miraba de reojo mi estimulación manual, Mari mientras era lamida se tocaba su chocho peludo y mojado por su
flujo espeso y blancuzco.

Tito fué bajando sus lamidas hasta el ombligo y de alli paso al peludo monte de venus, Mari gimio al adivinar donde se
dirigia la lengua de su hijo, se separo los labios vaginales con sus manos para que la boca de Tito se incrustara en su coño hambriento de sexo profundo.

Su nariz se introdujo en su coño y su lengua se centro en lamer su clitoris, este cuanto más lo lamia Tito más se le
hinchaba, el se lo mordia con sus labios y ella se vino profusamente e inundo las fosas nasales con un flujo espeso y
oloroso.

Yo no pude seguir al margen de aquella situación, y acerque mi pija a la boca de aquella puta satisfecha, por ser amada
por dos hombres a la vez.

Mari abrio su boca como si fuera un coño sin pelos, dejando que mi polla se la follara hasta dentro, de pronto me subio
la leche y descargue mi corrida sin sacarla de su boca, a ella la vinierón arcadas por la gran cantidad de leche que solte.

Tito al ver la corrida, me apreto los huevos para ayudarme a sacar hasta la última gota dentro de la garganta de Mari, yo gemia como loco por el gusto que me estaban dando, Tito con la otra mano me acarico las nalgas, y la verdad no me
desagradó en absoluto.

Mi semen regalimaba los labios de Mari, Tito al verlo se amorro y su lengua recogio el semen espeso que le salia, ella
abrió la boca y acepto la morreada intima, yo con la morbosidad de la escena me volví a empalmar de nuevo, mi polla
descapullo por la erección, Tito al verlo dejo la boca lasciva de Mari y busco mi pija olorosa,.

Ufffff como huele, me gusta! huele a chocho y a leche.

Chupa cabrón no pares, disfruta!!!!!

Tito me mamaba sin parar y con avidez, mientras Mari buscaba mi culo y empezaba a sodomizarlo con su lengua yo al
sentirme compalcido por los dos, me deje que me usaran para sus deseos intimos.

Muchachos ¿sabeis que me gustaria que hicierais?

¿Que? contestamos al unisono tanto Tito como yo.

Me gustaria que os lo hicierais los dos delante mio.

Yo me quede fuera de juego con aquel deseo, nunca lo había hecho, pero no queria defraudar a aquella mujer que lo
había dado todo en el sexo.

Mari se coloco entre las piernas de Tito y empezo a chuaparsela con avidez, mientras yo me colocaba detras de Tito
y encare el ano de Tito, hasta que mi capullo coronó su esfinter y empezo su viaje hata su interior, el al sentir mi rabo
dentro empezo a apretar hacía atras para sentirse lleno de polla lo antes posible, mientras gemia como una perra en
celo al sentir la profunda culeada.

Los ruidos guturales de Mari chupando la flacida polla de Tito, me volvierón loco de lujuria y empece a disfrutar de la
dada por el culo, empece a bombear aquel culo hambriento de polla.

Tito gimio fuertemente y se corrio en la boca de Mari, yo al oirlo deje que mi pija soltara toda la leche que tenia dentro
el al sentirse llenado por aquel liquido caliente se apreto a mi huevos para no perder ni una sola gota de aquel elexir
deseado.

Mari busco mi polla y empezo a limpiarla sin escrupulos, pero con un deseo demencial.

Chupa puta cometelo todo.

¿Te ha gustado tirartelo cabrón?

Mucho, no sabía que me podia gustar tanto.

Lo ves cariño como en sexo todo vale.

UN TRIO DURADERO

Hace un par de meses, mi esposa y yo fuimos a un club de intercambio de parejas, tengo 36 años ella 35, y la verdad, fue una experienca, distinta para ambos, estuvimos con otro matrimonio en una habitacion, y por primera vez v a mi esposa follar con otro, y ella a mi con otra, el momento fue muy excitante no lo voy a negar, pero cuando volvimos a casa y charlamos, de ello, teniamos, conceptos distintos, de lo que habia pasado,

Mi mujer habia llegado al orgasmo una sola vez, y mas por ver como yo follaba a otra mujer que por la pericia de su amante, por mi parte a mi amante de turno como a mi esposa, logre que se corriera 3 veces, y cuando ya ellos, estaban mas que terminados y sentados al borde de la cama aun nosotros seguimos follando un buen rato,
Por mi parte, me di cuenta que no me agradaba en verdad ver como mi mujer follaba con otro, pero como habia aceptado, pero no habia sido tan excitante como crei en mi fantasia,
Habiamos sacado dos conclusiones de todo aquello, uno mi mujer le excitaba verme con otra, pero no aceptaba de muy buen grado otro amante, que no fuera yo,
desde aquel momento nuestra relacion en la cama, cuando follabamos, se basaba en ella decirme, como me habia follada a aquella chica, y ahora ella me iba a ordeñar le excitaba aquello, y termiabamos, en unas buenas corridas, durante unas semanas, estuvimos enganchados como perros con su fantasia.

A mi esposa le encanta chatear, y habiamos decidido no ir mas al club de intercambio, no nos gusto, simplemente, y asin chateando conocio a una pareja de nuestra ciudad, Carla y Javier, tambien con experiencia en club liberales, pero buscaban un tipo de relacion, especial, y donde entrara la amistad, algo duradero.
Javier como hombre, no disfrutaba del sexo, de manea normal, le gustaba observar, ver, y masturbarse, el mantener relaciones con una mujer, le era imposible desde hacia un tiempo, simplemente, se venia abajo, su ereccion, mientras que el observar a su mujer con otro, le proporcionaba unos placeres infinitamente mejores, por su parte Carla, es tan atractiva como mi esposa, un año menor, y bixesual, algo que mi esposa, no se habia planteado siquiera.

Nuestra primera cita fue hace dos fines, de semana, en su casa ellos no tiene hijos, nosotros, si, fuimos ese sabado a su apartamento, para comer, la cita era a las dos de la tarde, llegamos, y javier nos acompaño hasta su piso, Javier es algo mas alto que yo, normal, mas bien delgado bien formado, yo soy mas musculoso, aunque algo mas bajo y por fin conocimos a carla, de pelo moreno alta una gran figura, unas tetas preciosas, iba con un vestido muy liviano, mi sposa iba informal con unos vaqueros, que hacian ver su preciosa figura y resaltaba su culito respingon con menos tetas que carla pero redondas y firmes, tambien, a pesar de nuestra hija,

Fueron unos perfectos anfitriones y la conversacion se baso en el sexo en las relaciones, entre matrimonios, dimos nuestra opinion la que expuse al principio, le volvimos a decir que solo habiamos tenido esa experiencia, y ellos, nos contaron las suyas, unas buenas otras no tan buenas, Javier expuso su gusto en el sexo, y a la vez confeso que carla era una fiera en la cama, y el no podia llevar ni el ritmo de ella ni darle lo que ella necesitaba en el sexo, con lo que comenzaron con estos temas, pero, ahora buscaban algo mas serio, y discreto.
terminamos la comida, retiramos la mesa, habiamos comido en el salon, y mi esposa ayudo a ella a limpiar un poco, mientras a nosostros nos dijo que nos sentaramos, y seguimos la charla javier y yo, ni siquera nos percatamos, que ellas se fueron al baño ya cuando estaban dentro fue cuando lo percibimos, y ambas salieron, solo en braguitas recien duchadas sonrientes, me miraron venga me dijo mi esposa, te vamos a duchar cariño, me levante sin dejar de observar a ambas, me sentia pletorico, veraquellos dos bombones para mi sabiendo que el no participaria hacia que me calentara mas que no estuviera como la primera vez, y sali hacia ellas mi esposa me desnudo en el baño en un santiamen, y cuando aparecio mi verga dura y bien trempada, 21 cms, Carla la agarro, y dijo vaya lo que escondia tu marido, riendo, con esto tendremos para las dos, mi esposa, estaba tambien mucho mejor, que la primera vez en el pub, sonriente, mirandola y mirandome dijo tengo un buen semental este aguanta con nosotras dos,

Sabia lo que deseaba mi esposa desde el principio, me lo habia dicho mil veces en nuesras noches de sexo, me ducharon, y salimos, crei que iriamos al dormitorio pero no fue asin cuando salimos el salon estaba despejado la mesa pegada a lapared, un colchon con una sabana en el suelo y Javier sentado desnudo acariciandose su polla, era normalita, 14 0 15cm lo vi como miraba mi veerga, y comence a besar as su mujer, esta pronto me estaba deborando mi lengua, sentia por detras las caricias de mi esposa, aquello me ponia mas, y sente a carla en uno de los sillones junto al colchon me arrodille y comence a saborear su coñito biendepilado mientras mis manos sobaban sus tetas y pezones, y pronto ella comenzo a reaccionar y gemir, mire a ver dode estaba mi esposa, est estaba cerca de mi sentada, en el sofa, al otro extremo de Javier acariciandose su coñito, sin perde detalle de mi y Carla, cuando tuvimos, la experiencia en el club liberal, solo escuchamos gemidos, nosotros como ellos nos cortamos en decir nada o hablar,y entonces carla, cuando comenzo a calentarse de verdad, comenzo a hablar comohacia mi esposa cuando estabamos a solas, vaya lenguita tiene tu marido, como se come mi chocho, que rico, te voy a poner unos buenos cuernos y me lo voy a follar aqui, todo esto mientras me aguantaba la cbeza, sin despegar mi boca de su coño todo humedo y aumentando aquella segregaciones, saboree su gusto algo distinto al de mi esposa pero igual de sabroso y sus frases hacian que me calentara mas, la queria preparar, dejarla bien caliente, antes de actuar yo, pronto me dicuenta que ya lo estaba y me alce ella intento que siguiera comiendo, pero me safe y levante vi a mi esposa se estaba masturbando como un loca, mientras carla, le decia sigue asin difruta viendo como me follo a tu marido mientras yo me alce, mi polla quedo a la altura de mi su boca, y entonces por fin hable anda como una buena polla y calla, ella se la trago rapidamente, y mi esposa al oirme empezo a lanzarse, asin que esa putita te coma bien la polla que sepa lo que tengo en casa, asin cariño que te la mame bien, aquello estaba tornandose, en que estabamos los tres perdiendo los papeles sacando el animal que llevamos dentro, sin nada d racionalidad, no podia ver antes de alzarme a javier pues quedaba sentado detras de mi a unos metros en el otro sofa, pero ya alzado me gire y lo vi meneandosela disfrutando del moemnto pero sin nada de ritmo, aguantando aquello callado, sin que se le escapara una sola imagen,

La comida que me estaba haciendo carla era brual se la escuchaba perfectamente tanto ellos como yo como se tragaba y chupaba mi pollon, comolo succionaba haciendo unos enormes ruidos a veces, pero pense que no era momento de seguir disfrutndo de su boca o sino ella ganaria la partida, se la quite y la alce, le di la vuelta ella de pie se inclino un poco de espaldas a mi y aparecio su coño y su culito, blanco de una piel tan suave como la de mi esposa, mi anterior amante la del club tenia una piel aspera y granos, acostmbrado a mi esposa aquello me hizo perder intensidad pero ella se beneficio pues dure mucho as.

como decia, restregue mi polla por su coño, y se la meti, su coño me resulto estrecho ella dio un pard e respingos pero o la aguantaba firme, y comence a follarla, ella comenzo a decir asin follame bien delante de ese cornudo, yo seguia sin poder ver a javier de nuevo, y segui a lo mio observando como le entraba y salia mi polla brillante de sus jugos, mientras ella decia joder joder que gusto, que polla tiene tu marido, joder ahahahaha se corrio, en apenas 3 o 4 minutos tras montarla, la aguante firme hasta que ella se retiro de mi mi esposa salto como una pantera, supe al intate que queria me tumbe en el colchon ella se coloco encima de un golpe se metio mi polla toda pringosa y se tiro encima mia me beso profundamente mooviendose se alzo mis manos se agarraron a sus tetas pellizque sus pezones y ella comenzo a decir si follame bien dios que olla tienes, esta toda llena de flujos de esa putita y ahora me vas a follar a mi dios que gusto, que rico, cabalgaba como pocas veces la habia visto estaba fuera de si dios asin follame bien, como a disfrutado esa zorra con una polla de verdad, a aaaah le has jodido bien ese coñito, ahora te voy a ordeñar que eres mio, dios empece a gemir y gritar, y me corri como un loco ella empezo a correrse justo cuando termine diciendome asin asin bien ordeñado tu lechita en mi coño ahaahahaah y termino corriendose callendo sobre mi,

Desde que salimos del baño, hasta que nos corrimos no paso mas de 40 minutos, pero fueron unos 40 minutos impresionantes
Mi esposa estaba encima de mi con mi polla ya flacida aun metida, yo sabia que cuando tenia esas corridas pocas veces, quedaba, un rato descansando en mi incapaz de hacer nada, acaricie su culo, le dije lo que la queria al oido ella no me consto solo me besoen m mejilla y siguio asin intentando respirar lo maximo posible, entonces carla, se estiro junto a nosotros, su cara estaba junto a la mia ella de lado mirandome sonriendo, me dio un beso en los labios liviano y se separo su mano, se poso en la espalda de mi esposa, y comenzo suavemente a acariciarla, asin estuvimos unos miutos, aquello me encanto pero aun necesitaba unos minutos mas para rponerme, vi como su mano recorria la espalda hasta su culo, y volvia a subir, po fin mi esposa se volvio, y se puso al otro lado de mi la mano de carla por suuesto se quito, pero al poco ella se la puso, en la garganta mi esposa y ella separadas por mi cuerpo, se miraban sonrientes la mano de Carla bajo hasta sus pequeñas tetas, y las acaricio una y otra vez entonces mi esposa, alargo su mano y comenzo a acariciar las de Carla, asin se llevaron un largo tiempo, separados por mi mirandose las dos, sin dejar de acariciarse su pecho o su garganta o su cara,

Finalmente Carla puso su cabeza en mi pecho de lado y acerco a mi esposa y en mi pecho se besaron las dos, se sepraban volvian a besarse asin estuvieron vrios minutos fue un momento increible, para mi y mi polla comenzo a reaccionar, mi esposa paso su mano a ella, y la acaricio, note com carla hizo lo propio, y ahora sus bocas pasaron a mi pecho, fueron bajando y mi esposa, termino por tragrse mi polla mientras ella acariciaba la cara de mi esposa a escasos centimetros, pronto se turnaron, y mas pronto aun mi polla estaba de nuevo dura, Carla la mamaba, se retiro y se acomodo en ella se la metio y quedo alzada sin moverse con mi pola dentro los ojos cerrados mis manos fueron a sus tetas y las acaricie mi esposa se incorporo y comenzo a comerselas ella empezo ahora a cabalgar y gemir la boca de mi esposa iba de sus pezones a su boca una y otra vez, mientras la mano de carlo comenzo a buscar el culo de mi mujer hasta que lo agarro y despues bajo mas la mano hasta encontrar su coño mi esposa daba gemidos, mientras se comia los pezones de ella, y carla saltaba en mi polla con una mano en el coño de mi esposa y la otra en s cabezala alzaba y yo veia como se deboraban ambas bocas, entonces mi esposa se acomodo y puso su coñito ya muy mojado en mi boca, y comenzo a restregarmelo como una loca estaba excitadisima mientras yo notaba como Carla brincaba en mi polla que a veces hasta me dolia un poco, escuche los gritos y gemidos de ambas note en mi cara como mi esposa, se descarga sus jugos, y yo empapado con toda su raja en mi cara, y como carla se habia corrido tambien, tuve que quitar rapidamente a mi esposa me asfixiaba, y mi polla dura y sin correrse estaba tambien deseando liberarse del coño de carla, esta por fin se quito, me sentia algo escocido, de la forma en que ella habi follado y yo no podia moverme, me fui a duchar lo ncesitaba, y sali en slip, entonces ambas se fueron a duchar pero estaban cansadas y yo volvi a entrar en el baño queria verla a las dos de nuevo desnudas, me encanto verla duchrse a las dos juntas, sin salir de la ducha se secaron la cara con una toalla que les acerque y mi esposa me miro sonriente, su mano se agarro a mi polla, salia parte por el slip, y Carla lo vio, no vamos a dejar que el pobrecito se vaya asin rio, ambas se arrodillaron y se intercambiaron mi polla ahora si queria disfrutar de esa mamada no queria follar ni ella lo deseaban por lo que hacian las dos, se la comian la acariciaban, hasta que unos minutos despues explote en sus caras ambas, se pusieron juntas no las puse yo y mi leche salio a sus caras mientras ambas me decian cosas, asin correte cariño, o carla joder que buena verga tiene tu marido, me encata compartila, y termine con un rgasmo atroz, de nuevo nos duchamos, y los invitamos a merendar en una cafeteria cerca de su casa

Sabiamos queellos, tenian esa noche que ir a un compromiso, y marchamos a casa ambos
Cuando lelgamos recogimos a mi hija, y despues los dos viendo la tele, intercambiamos, de nuevo, opniones, mi esposa estaba totalmente satisfecha, con ellos le habia encantado, Javier hacia el papel, que mi esposa, siemre deseo, el de cornudo, sin molestar solo disfrutando, como un espectador, volvio a decirme como en el coche cuando volviamos, que haia sido buensimo los besos y las caricias con ella,

Mi suegra nos llamo para cenar en su casa, y a regañadentes mi esposa fue, pero al final fue lo mejor, pues en la cena con ms suegro y mi cuñada comenzaron a mandarme mensajes Carla, y Javier pero sobretodo Carla, que nos echaba de menos, que havia sido fantastico que por favor ns volvieramos a ver que la cena era un aburrimiento, que solo pensaban en nosotros, y mi esposa cada vez que podia le contestaba a sus mensajes, cuando terminamos de cenar, mi esposa me dijo al oido que estaba deseando verlos, otra vez, y me dijo voy a bajar un momento y hablar con ellos por telefono, y se escaqueo si que nadie se diera cuenta, volvio a los 15 minutos, con una excusa, y finalmente mi hija quedo con su abuela, con la escusa de salir, fuimos a casa y nos cambiamos, mi esposa ya me habia informado de la conversacion ellos se aburrianen la cena y habiamos quedado en una discoteca y despues dormiriamos en su casa, fuimos como dos colegiales, a la cita carla solo hacia mandarle mensajes y javier me mando un par de ellos, diciendome, que le habiamos encantado, que por favor si solo era algo esporadico se lo dijera, ellos estaban como nosotros como dos colegiales, pero en eso fui malo, yo le dije que no le dijera nada, tras decirle que ibamos a la cita a la discoteca, alli estuvimos cas una hora esperandolos, mi esposa me decia que malo eres hacerlo sufrir asin y nosotros estamos aqui antes que ellos, mas deseosos que ellos, dejalo le dije asin sera mas placentero para ellos, aparecieron por fin por la discoteca, estaba llena nosotros arriba yo sin perder de vista la entrada hasta que los vi, pero ellos a mi no, y nos acercamos, a ellos por detras, agarre desde atras a Carla

Ella miro sobresaltada pero cuando me vio rio y me estampo un beso alli, me separe y la cara de mi esposa estaba sonriente feliz, ella acerco al oido, de Carla y se dijeron cosas que no oi por fin subimos arriba era algo entre comillas mas tranquilo menos ruido al menso nos escuchabamos, y nos sentamos, tras varias copas nos fuimos a su casa, y alli,pasamos la noche los cuatro, fue fantastico, nos hemos hecho inseparables, y esperamos y creemos que esto va a durar mucho pues, tenemos lo que hemos buscado no buscamos, nada mas al menos por ahora.

Pajearon a mi novia en el cine

Dentro de mis locuras, con mi novia hace muchos años siempre pensábamos en hacer cosas raras donde nos imaginábamos. Nos gustaba mucho hacer locuritas como las llamábamos. Pensamos que rico era ir al cine, el fin se semana. Ya habíamos hablado que íbamos a hacer. Toda la semana hablábamos de cosas calientes y arrechas (cachondas) por ejemplo de cómo hacía la paja a su ex novio me contaba cómo se la pichaba (follaba) en diferentes lugares.

Dentro de mis locuras, con mi novia hace muchos años siempre pensábamos en hacer cosas raras donde nos imaginábamos. Nos gustaba mucho hacer locuritas como las llamábamos. Pensamos que rico era ir al cine, el fin se semana. Ya habíamos hablado que íbamos a hacer. Toda la semana hablábamos de cosas calientes y arrechas (cachondas) por ejemplo de cómo hacía la paja a su ex novio me contaba cómo se la pichaba (follaba) en diferentes lugares.

Era sábado y nos disponíamos ir al cine, pero antes nos tomamos unos traguitos para ponernos calientes y arrechos. Fuimos a una taberna media oscura donde presentaban videos, pero la idea era ponernos bien calientes. Iba vestida con una mini de color blanco bien alta y sin medias, sus calzoncitos eran blancos como me gustaban, encima se puso un abrigo de color negro. Una vez llegamos nos sentamos, y al rato iniciamos la función. Le dije que se abriera su abrigo un poco para que dejara ver sus piernas y claro de frente se veía un poco sus calzones, cada vez que pedíamos un trago al mesero María se abría un poco y nos divertíamos al ver el mesero un poco nervioso. La verdad nos arrechamos bastante.

Le metí la mano por debajo de la falda y le hice la paja, claro que no era para que se viniera, era para ponerla bien caliente. Al rato se quitó el abrigo ya que le hizo calor Por el reflejo de las luces de la taberna se notaba bastante las piernas y yo gozaba al verla y ella también disfrutaba la escena. A cada rato llamábamos al mesero que nos trajera hielo o que nos trajera mas traguito y ella disimulada se movía para mostrarle un poco más. Me dijo que quería que le metiera el dedo en el culito, con la excitación y la arrechura estaba toda mojada y de una manera bien atrevida por detrás le metí el dedito, ella se movía y jadeaba y temblaba y la verdad estaba temeroso ya que se podía escuchar, pero nos importó y así estuvimos un buen rato, posteriormente me sacó la verga que estaba muy dura y mojada y poco a poco me la pajeaba, y yo tenía que frenarla ya que en varias ocasiones por poco me la hacía venir.

Cuando ya era hora de irnos entonces era de llamar al mesero para pagar la cuenta y ella, bien arrecha se subió un poco más la faldita mostrando los calzoncitos y expelía un olor muy rico. Cuando llegó el mesero yo le hice señas a María y entendió y empezó a tocarse la chimba(polla), mientras yo me demoraba en sacar el dinero con el fin que la mirara y pasó varios segundos y ella sin recato se pajeó y el mesero que llevaba una linterna la puso en la mesa para contar la plata. María estaba bien caliente y con los traguitos no nos importó y ella se abría las piernas y movía la mano un poco más rápido, se hizo a un lado el calzoncito y se empezó a meter el dedo, el mesero de reojo la miraba y de verdad se puso muy nervioso, inmediatamente María se acomodó la faldita y le preguntó dónde estaba el baño, el mesero le hizo la seña donde se encontraba y se levantó a propósito sobándole el culito delante de el y le dijo uy perdone, y yo me quedé esperando hasta que volvió y nos fuimos.

El mesero se fue y los dos estábamos a punto de estallar de la calentura. Y claro emprendimos la ida al cine. En el carro comentábamos lo que había pasado y nos besamos mucho y le toqué la chimba y estaba muy ardiente. Una vez llegamos al cine entramos al teatro y buscamos a un muchacho que ojal á estuviese solo con la idea de ponerlo caliente y arrecho. Al rato mientras nuestros ojos se acostumbraron a la oscuridad vimos a una persona en la mitad de la sala. Nos sentamos haciéndonos que estábamos buscando los asientos y María se sentó a lado del muchacho. Yo al ver la situación me daban muchas ganas y sentía como me mojaba la verga dentro del pantalón. La película tenía algo de acción y aventura y había momentos de apachurramientos de los protagonistas. Pasaron como unos 20 minutos y yo le hacía señas a María para que se le acerque sobándole la pierna al muchacho, disimuladamente se abrió el abrigo y mostraba las piernas, aunque no eran de modelo, pero era musloncita y con la luz de la película reflejaba un color muy sensual. Poco a poco le rozaba más la pierna y ella me avisaba con la mano si estaba el muchacho inquieto, al rato ella se volteó a mi lado y me dijo en el oído que el estaba muy nervioso, y continuamos con lo que habíamos pensado. La idea era que María le sobara con la mano la pierna, y si el se dejaba entonces era hacerle la paja por encima del pantalón y luego sacarle la verga.

Al rato María me hizo señas para que yo mirara y vi al muchacho con la mano encima de la pierna de María. Esto me produjo un poco de todo, pero era muy excitante y todo era en silencio, para que el no se vaya a asustar. Poco a poco notaba a María que respiraba diferente y el le sobaba por debajo de la faldita y en ese momento quería ser yo el que estaba tocando, pero mi arrechura era tal que me empecé a hacer la paja. Yo le hacía señas para que se subiera mas la falda y ella me entendió, se la subió tanto que dejaba ver todo su calzoncito, disimuladamente se volteó otra vez a mi lado y en el oído me dijo que estaba muy caliente, y le insinué que con la mano de el se quitara los calzoncitos, efectivamente ella con la mano le indicaba que le quitara los calzoncitos y poco a poco se los bajaba, hasta que ella subió la pierna y se los quitó.

Ahora se notaba su chimbita entonces ella le acariciaba la verga encima del pantalón y como habíamos planeado ella le dijo cerca a el que se sacara la verga y así lo hizo. Además me gustaba oírla decir palabras que de verdad calentaban, entonces le dijo al muchacho que estaba con ganas de hacerle la paja y yo escuché esto me calentó aun mas. Nuevamente se volteó a mi lado y con el culito dándole a él para que se lo viera y el no se hizo esperar le metía el dedo, María me decía que se quería venir, y le dije que no que aguantara, y el le hacía la paja una y otra vez, entonces le dije que tratara de verle la verga para que se arrechara más. Entonces se volteó al otro lado o sea se puso de espaldas a mí, mostrándome el culito y ella se agachó lo mas que pudo para el lado de el. Le cogió con las manos la verga y yo le hacía señas para que tratara de chupársela, fue muy incómodo pero el se acercaba con temor por que a cada rato miraba para mi lado, yo me hacía el dormido.

Ella como pudo se agachó y se la empezó a chupar y yo le empecé a hacer la paja por el culito. Pararon varios minutos y vi como ella se movía más rápido y se levantó y disimuladamente escupió el semen ya que él se vino en la boca de María. Como ella estaba muy arrecha entones se volteó otra vez y le dijo que la haga venir, entonces el muchacho empezó a hacerle con los dedos la paja, hasta que María no aguantó y se vino. Disimuladamente se me acercó y la boca sabía a semen, talvés algo sucio pero muy excitante. El muchacho se levantó y nos quedamos un rato comentando lo sucedido. Seguramente lo volveríamos a repetir en otra ocasión.

Convertí a mi esposa en puta y espera un hijo de otro

Logré que mi esposa gradualmente no solo aceptara sino que deseara quedar preñada, embarazada, de otro hombre. Tanto deseaba mi esposa quedar embarazada de otro hombre que estuvo dispuesta a aceptar las consecuencias de llevar en su vientre un hijo de otro y después tener y criar a su hijo.

HISTORIA VERDADERA DE CÓMO CONVERTI A MI ESPOSA EN UNA PUTA Y SE EMBARAZO DE OTRO HOMBRE

Hola me llamo Luis y debo confesar que me costó mucho trabajo decidirme a escribir esta historia de cómo gradualmente convertí a mi esposa en una puta y como este proceso culminó en hacer realidad una fantasía: que a mi esposa la preñara, embarazara otro. Esta es una historia verdadera que inició dos años después de casados y que como les mencioné logré que mi esposa gradualmente no solo aceptara sino que deseara quedar preñada, embarazada, de otro hombre. Es la historia de cómo mi esposa estuvo obsesionada con que otro hombre se la cogiera “a pelo” y se viniera dentro de su vagina. Tanto deseaba mi esposa quedar embarazada de otro hombre que estuvo dispuesta a aceptar las consecuencias de llevar en su vientre un hijo de otro y después tener y criar a su hijo.

Debo dejar muy claro que todo, todo lo que mi esposa y yo hicimos fue con el consentimiento y pleno conocimiento de lo que ambos hacíamos.
Que equivocados están quienes creen que convencer a tu esposa que se la coja otro hombre y además, que deje que la embarace es cosa de un día para otro,. Coger con otro u otra estando casados es algo totalmente diferente a que tu esposa voluntariamente acepte tener cambios serios temporales en su cuerpo durante el embarazo y un cambio permanente en su vida como esposa y madre y la tuya como esposo.

Mi esposa y yo tenemos una relación de mucho tiempo, nos conocemos desde hace muchos años, nos hicimos novios en la secundaria y nos casamos muy jóvenes. Mi esposa Alma es de muy buen ver, no es flaca como se acostumbra hoy, tiene un cuerpo que llama la atención, sus pechos son pequeños, nunca se ha querido operar, tiene unas nalgas y piernas que despiertan el apetito sexual y más cuando se pone faldas cortas. Su culo se le antoja a muchos. De cara muy bonita, muy blanca, de pelo castaño y ojos cafés. No porque sea mi esposa pero en la secundaria y hasta ahora llama la atención a donde vamos y si se viste un poco provocativa ….. más aún. Y curiosamente nunca le ha gustado rasurarse su panochita lo que la hace ver más cachonda. Cuestión de gustos.

Muy pronto después de casados, mientras cogíamos iniciaron las fantasías, fantaseábamos con que ella permitiera que otros hombres la vieran desnuda, ella sabía cuanto me encendía y calentaba esa fantasía, mientras se la metía y la penetraba una y otra vez, le preguntaba si se había dado cuenta como la veían otros hombres durante el día, si pensaba como se imaginaban esos hombres cómo se vería desnuda, y si ella creía que se les antojaría cogerla, ella se calentaba y yo más aún, le preguntaba si no le gustaría que la vieran desnuda, que supieran lo buena y caliente que era además de bonita y sexy.

Esto la prendía, hacía que se mojara y escurriera y yo se lo decía una y otra vez, cuantas veces hacíamos el amor. Hasta que un día sin saber como reaccionaría mientras cogíamos, le sugerí que porque no intentábamos convertir nuestra fantasía en una realidad; al principio me dijo que estaba loco, que como me atrevía a proponerle algo así, que una cosa era que lo platicáramos entre nosotros y otra que fuera real. No insistí ese día, volvía a tocar el tema tres días después diciéndole lo mucho que me calentaría a mi, que me haría desearla más, que nadie la tocaría solo la observarían y que ese sería nuestro secreto. Después de insistir una y otra vez, finalmente accedió a hacer la prueba y muy pronto después hicimos un viaje y le sugerí y aceptó que sería muy fácil si ella se pusiera un “baby doll” transparente y pidiéramos “room service” al cuarto del hotel, de esta manera podría dejar que la viera casi desnuda un desconocido sin consecuencias; yo permanecería en el baño y dejaría la puerta semiabierta para poder ver.

Cuando tocó el encargado de servicio a cuartos era un joven que no daba crédito a lo que veía, Alma frente a él con un “babt doll” rosa, de faldita corta, diminuto calzón, los pechos sostenidos por una telita muy delgada transparente que permitían ver sus erectos pezones, mientras el joven acomodaba el servicio mi esposa se las agenciaba para pasearse frente a él y como yo le había pedido, simuló que se le caía algo y se agachó a recogerlo dándole la espalda, toda la redondez de sus nalguitas quedó al descubierto para que el mesero la viera. Estoy seguro que en ese momento el joven solo pensaba en lo mucho que gozaría cogerse a mi esposa. También debe haber pensado que clase de puta tenía enfrente. Funcionó y después de que salió del cuarto, mi esposa y yo cogimos como locos, ella estaba que ardía, su vagina escurría, no había duda que a ambos nos había calentado la experiencia, mientras la cogía y se la metía una y otra vez le preguntaba si le había gustado portarse como una zorra, ella me contestaba una y otra vez que primero había estado nerviosa pero que después cuando sintió como se mojaba frente a ese extraño, solo pensaba en que le metieran una verga una y otra vez. Cogimos como nunca.

Este juego se repitió por dos años, cada vez le agregábamos algo extra, ya no era solo el “baby doll” transparente, ahora fue una bata larga que además de ser trasparente dejaba abierta al frente exponiendo a la vista su panochita sin rasurar, el contraste del blanco nieve transparente de la bata y el negro de su vello púbico calentaba a cualquiera. Una y otra vez después de exhibirse cogíamos como locos, poco a poco se estaba convirtiendo sin darse cuenta en una puta, cada día ponía menos resistencia a las novedades, había nacido en ella y crecía un deseo que se convertiría en adicción a enseñar. Era ya sin saberlo, una “exhibicionista”, se había convertido en una puta que gozaba cuando la veían y se calentaba con que otros la vieran y a mi me ponía al rojo vivo. Una vez se puso un “baby doll” tan corto y tan abierto arriba que dejaba ambos pechos prácticamente a la vista, y lo poco que se tapaban, se transparentaba. Abajo, era tan corto que la faldita ni media nalga le tapaba y en consecuencia dejaba todo su bosque negro al frente al descubierto. No dejaba nada a la imaginación. El cambio en ella había sido fenomenal, fue ella quien sugirió que compráramos ese “outfit” en una sex shop. No cabe duda la zorrita sin darse cuenta era ya una puta.

Ahora cuando cogíamos ya fantaseábamos no solo con que la vieran desnuda, ahora le gustaba que le preguntará que era ella y me contestaba una y otra vez. Una puta, soy putísima, me gusta ser puta, tu puta, me gusta que me vean, me gusta imaginarme desnuda frente a varios hombres con sus vergas de fuera paradas, me decía.
Ya para entonces los dos necesitábamos más, queríamos probar algo nuevo y estuvimos de acuerdo en que en nuestro próximo viaje haría los arreglos para que un masajista viniera a nuestro cuarto a darle un masaje y si ella no objetaba, el terapista continuaría su masaje en partes de su cuerpo cada vez más y más intimas hasta donde ella quisiera. El día llegó, hice los arreglos necesarios con un masajista que me recomendó el conserje del hotel, hablé con el masajista un joven musculoso de buen ver y fijamos las condiciones y la hora a la que vendría al cuarto del hotel. Estaba entusiasmado, insistió en preguntar si yo estaba de acuerdo. Dije que claro.

Mi esposa y yo decidimos que lo más apropiado sería que se pusiera un tipo bikini de dos piezas. El masajista llegó con su camilla, ella se acostó y yo hice como que leía una revista, pusimos música tranquila en el radio del cuarto, mi esposa se acostó boca abajo y él, Pablo, así se llamaba el masajista empezó poco a poco a correr sus manos sobre el blanco cuerpo de mi esposa, la espalda, las piernas, el cuello, la cintura sin darme cuenta en qué momento, Pablo bajó la mano la puso ligeramente por abajo del calzón de mi esposa en sus nalgas, ella no objetó, lo que es más, pude observar como se ella se movía ligeramente con placer. Era una señal, la señal que Pablo necesitaba para ir más allá, más profundo.

Mi esposa había aceptado que además de que alguien la viera desnuda, ahora, aceptaba que un extraño la tocara, la manoseara. Lo que empezó con una discreta caricia en las nalgas se convirtió en un frenético cachondeo de piernas, cintura, cuello, Pablo despojó a mi esposa del calzón de su bikini, la volteó y cuando la tuvo a la vista boca arriba la despojó del brassiere dejándola por primera vez totalmente desnuda frente a un extraño. Mi esposa no ponía objeción, de vez en cuando me volteaba a ver como buscando mi aprobación y yo cada vez le sonreía como diciéndole: sigue vas muy bien y claro cada vez me paraba más mi verga, Pablo la tenía a su merced, hacía lo que quería y ella no ponía objeción, las manos de Pablo acariciaban todo el cuerpo desnudo de Alma, puso su mano en su monte de Venus, jugueteó con su negro vello, con esa confianza Pablo se bajó los pantalones y su tanga y sacó su verga, un singular miembro, grande y grueso y lo acercó a la boca de mi esposa, ella al principio se resistió, Pablo insistía acercándola a sus labios carmesí hasta que ella accedió primero a besar la punta de la verga de Pablo y luego la metió tímidamente en su boca, segundos después Pablo aprovechó que Alma había consentido y la metía y sacaba de su boca, Pablo tuvo que parar dos veces para explicarle a mi esposa como debía mamársela, debo mencionar que en todo el tiempo de casados nunca había aceptado mamar mi verga, era virgen en la boca, entonces ella no pudiendo más explotó y dijo lo que yo había esperado siempre, primero casi imperceptible dijo aayyy… aayyyyy… mmmmm…. Que rico….. cógeme por favor, conforme se calentaba subió el tono de voz y gimiendo, practicamante a gritos suplicaba: cógeme le decía una y otra vez, estoy escurriendo, ya no puedo más, te necesito dentro de mí, por favor, no me dejes así, cógeme, quiero verga, méteme tu verga, hazme tu puta, por favor. Cógeme pero ponte un condón le pidió. Este fue el inicio de una nueva vida. No cabe duda. Había nacido una PUTA.

Continuamos con nuestras experiencias sexuales, ya no recuerdo cuantos hoteles visitamos aunque los masajistas eran esporádicos, el libido en mis esposa iba en aumento.
Justo después del nacimiento de nuestro segundo hijo, ahora ya estábamos en el quinto año de nuestro matrimonio, una noche de sexo le pregunté si consideraría que otro hombre la cogiera sin condón y se viniera dentro de ella. La sola mención de la idea no solo le molestó, se ofendió y dejó de hablarme por varios días, pedí disculpas una y otra vez aún cuando en el fondo siempre supe que su enojo y resistencia era precisamente una reacción para ocultar lo que ella realmente quería o deseaba. Hicimos las paces, y volvimos a la normalidad, vida, sexo, exhibicionismo una y otra vez hasta que me volví a animar y encontrando el momento propicio le volví a preguntar si habría alguna posibilidad de que permitiera que otro hombre la cogiera sin condón y se viniera dentro de ella. Su reacción no fue como la primera vez, me dijo que lo pensaría y me daría su respuesta en unos días.

Fueron los días más largos de mi vida, no me atrevía a tocar el tema otra vez por miedo a cual sería su reacción. Hasta que una noche en la cama me abrazó y besó y me dijo: “y esa idea loca que tuviste cómo la quisieras llevar a cabo?”

Después de mucho platicar decidimos hacerlo. La pregunta era cómo y con quien. Acordamos que debería ser con alguien desconocido, de preferencia fuera de la ciudad o de la zona donde vivimos, y lo más importante si iba a permitir que la cogieran sin condón, cómo podíamos garantizarnos que no quedara embarazada y más importante aún, si era un desconocido cómo asegurarnos de no correr el riesgo de que la persona fuera VIH positivo. Pasaron los días y no encontrábamos la solución a los dos “peros” de nuestra aventura. Conforme pasaban los días nuestra inquietud, nuestros deseos crecían, no hablábamos más que de este tema, y mientras más lo platicábamos más se nos antojaba.

Aún sin encontrar la respuesta a nuestras inquietudes una noche salimos a festejar el cumpleaños de su prima Luisa, fuimos a cenar y terminamos en un bar en la zona Rosa, ella, Alma iba muy sexy, se había puesto una de esas faldas cortas que dejan al descubierto la mayor parte de sus bien contorneadas piernas y muslos, no llevaba medias y solo un panty que en la parte de atrás se metía entre sus dos redondas y tersas nalgas, otra vez, su vello púbico la hacía ver más sexy al hacerse presente detrás de esa tela trasparente de su minúsculo calzón. Una blusa con amplio escote al frente permitía apreciar sus pechos que aunque pequeños, firmes y de singular contorno. Al calor de las copas y mientras bailábamos y le subía la falda y acariciaba sus nalguitas, la besé y le dije: zorrita ya no puedo más, no duermo pensando cómo y quien te puede coger sin condón, si realmente me quieres y estás dispuesta a hacer lo que sea por mí, en vez de buscar el cómo no, buscamos el como si, ella no me entendió y me dijo, estás borracho o me estás tomando el pelo, no te entiendo y yo le contesté, no nena no estoy borracho ni bromeando, ¿porqué en vez de pensar cómo no te embarazas? porque no pensamos cómo lo hacemos para que te embaraces.

Ella se detuvo, paró en seco y me dijo. Me estás proponiendo que me cojan para que me embarace de otro hombre, quieres que me preñe otro que no seas tú, quieres que lleve en mi vientre el hijo de otro hombre, sabes lo que me estás pidiendo? Soportarías ver como me crece la panza sabiendo que el hijo que llevo dentro no es tuyo? Estás loco? Por un momento no dije nada pero segundos después, que parecieron una eternidad, no se de donde saqué fuerzas que le contesté SI, si eso te estoy pidiendo…. Hubo un silencio sepulcral por unos instantes que me parecieron minutos, Alma me abrazó muy fuerte, juntó sus labios a los míos y sin yo poder creer lo que oía me dijo…. Si eso quieres eso hacemos, te doy gusto en lo que quieras…. Te quiero, llévame a la casa, cógeme, estoy muy caliente, me muero de ganas de tener tu verga dentro de mi. Hazme tu puta vámonos… Te podrás imaginar como cogimos llegando a la casa.
Sin decirle a mi esposa y habiendo calculado su periodo de ovulación, organicé un viaje de una semana a la Riviera Maya a un lugar y hotel que me habían recomendado unos amigos muy reventados. Dos semanas antes del viaje me las agencié para no tener sexo con mi esposa. Quería que llegara ardiendo a la Riviera Maya, y más aún, se me había metido en la cabeza que si ya había aceptado que se la cogieran sin condón, quería estar seguro que si la embarazaran, el que la embarazara fuera otro y no yo.
El tema del SIDA no volvió a salir a relucir en nuestras conversaciones y menos cuando hablamos del viaje. A mi me vino a la mente en varias ocasiones y no se si con toda intención o no, lo borraba de mis pensamientos y pensaba en otra cosa.

Para hacer una historia larga, corta llegamos al Hotel en la Riviera Maya, un lugar con unos jardines y alberca espectacular. La primera vez que bajamos a la alberca mi esposa llamó la atención, como lo habíamos planeado, por lo miniatura de su bikini que poco dejaba a la imaginación, habíamos acordado que ella coquetearía con los hombres solos que hubiera. Cual sería nuestra sorpresa que alredor de la alberca estaba un grupo de cinco extranjeros, nos las agenciamos para ocupar unos camastros al lado de ellos. Hablaban en francés, mi esposa se quitó una pequeña blusa dejando al descubierto el top de su bikini que dejaba a la vista más de la mitad de sus senos. Se acostó boca abajo y desamarró el top, el espectáculo era increíble por lo diminuto del calzón de su bikini dejaba ver toda la redondez de sus nalgas, y sin el top, parecía que estuviera totalmente desnuda boca abajo. Dos de los franceses no le quitaban los ojos de encima y entre ellos comentaban algo, supongo yo que era sobre mi esposa. De repente ella hizo un movimiento inesperado para mi, se volteó y como si hubiera sido accidental, dejó al descubierto sus desnudos pechos, con lentitud estiró la mano en búsqueda de su top, y con toda intención para que los franceses que ahora la observaban sin disimulo. tardó en encontrarlo.
Ese era el momento que estaba esperando, me levanté y le murmuré algo a mi esposa en el oido: “Ahorita vengo voy por unas bebidas al bar te dejo en buenas manos, aprovecha ahora que tienes su atención y seguramente están calientes por ti.

Mi esposa me dijo que después que me fui y estuve fuera de su vista dos de ellos se acercaron a ella y en muy mal español iniciaron conversación con ella, mi esposa había llevado francés en la secundaria y aunque no podía conversar, si entendía muchas palabras, o por lo menos creyó entender. Uno de ellos puso su mano sobre su muslo y como ella no objetó, el otro hizo lo mismo. La muy puta de mi esposa no perdió tiempo y tomó la mano de uno de ellos y la llevó hasta su panochita, el mensaje era claro, prácticamente les decía tómenme, mi esposa metió su mano a su bolsa de playa y sacó la llave del cuarto y sonriendo la entregó a uno de ellos y le dijo “dix heures” a las diez.

Esa noche bajamos a cenar en la palapa del hotel, nuevamente mi esposa vestía por demás provocativa, una faldita corta medio trasparente, sin ropa interior. Nuestros amigos estaban en una mesa en la esquina, solo pude observar como los que daban el frente le sonreían maliciosamente y uno de ellos levantó la llave discretamente y se la mostró a mi esposa a lo lejos.
Cenamos y un poco antes de las 10:00 mi esposa me explicó que era el momento que habíamos estado esperando, ella se levantó de la mesa haciéndose notar y volteando a verlos, les sonrió y se alejó hacia nuestra cabaña que estaba en la parte de atrás de la palapa. Como lo habíamos acordado yo me pasé a una mesa del bar con un puro, como diciendo tómense su tiempo que yo voy a fumar mi puro y me toma tiempo.

Vi como primero dos de ellos y luego otro se levantaron de la mesa, el último en levantarse le entregó un celular a uno de los que se quedó sentados. Estoy seguro que era para que les avisara de mis movimientos.
Alma me contó que poco después de que entró al cuarto oyó como metían la llave en la cerradura y tal como lo había anticipado, entraron los tres franceses, ella les sonrió y ellos se avalanzaron sobre ella, uno besándola, el otro metiendo la mano debajo de su falda y el tercero cogía sus pechos y los besaba, la despojaron del vestido y como lo habían anticipado, debajo del vestido solo había desnudez total. Me platica Alma como se besaron, la cachondearon, le metía uno y luego otro un dedo, dos dedos en su vagina, por primera vez su virgen culo estaba siendo penetrado por los dedos de unos extraños ella solo oía como por momentos le hablaban en francés, luego le decían palabras en inglés, francés y en muy mal español. Pute, whore, puta, de todo le decían, magnífica, belle, desnudos todos se turnaban para que mi esposa les mamara la verga, ella no podía más, me dijo que nunca había sentido tantas ganas de que la cogieran, parecía como que flotaba me dijo después. El que hablaba un poco de español y le decía: estás rica, buena, muy buena eres puta caliente cuando le acercó su pene a la entrada de su vagina mi esposa que tenía los ojos entrecerrados, los abrió y claramente pudo ver como éste hombrón con una verga mucho más grande que la mía iniciaba su penetración sin condón, en eso me contó, me vino a la mente como un relámpago que estaba ovulando, que precisamente esa semana eran mis días más fértiles… me contó que se le salió decir muy fuerte: “Luis hijo de puta, cabrón lo planeaste sabiendo que éstos eran mis días fértiles…., estoy ovulando…. todo junto, la verga del francés en la puerta de mi sexo, saber que habías planeado los días, todo eso hizo que me excitara más me dijo ella, me cogieron uno primero y otro y otro después me contó, primero en mi vagina y luego en mi ano, me dolió mucho cuando me penetraron por el culo, pero estaba yo tan caliente me dijo que una y otra vez se movía siguiendo el ritmo de sus embates. Me continuo contando, Una y otra vez les decía, así, así cójanme, y sin pensarlo, empecé a gritar: si, soy una puta cójanme, embarácenme, quiero que me preñen, vénganse dentro de mi, quiero su leche, mucha leche, quiero tener un hijo de alguno de ustedes, soy una puta, quiero que hagan que me crezca la panza.

Me contó: Uno primero y otro después y otro más me llenaron de su líquido blanco espeso, uno de ellos me dijo: yo creo que tenía mucho tiempo sin venirse porque sentí como me echaba lo que yo supuse eran litros de su semen. Mientras más pensaba yo en que me estaban cogiendo sin condón y viniéndose dentro de mi, más me excitaba me contó Alma, una y otra vez suplicaba: así, así fuerte, cójanme. Vente dentro de mi soy una puta, putísima, soy su puta hagan de mi lo que quieran…. Hubo un momento en que tenía tres vergas dentro de mi, una en mi vagina, el otro me tenía ensartada por el culo mientras yo mamaba al tercero. Cuando me las sacaron estaba yo exhausta me dijo: “fue hasta ese momento que me vino a la mente que me habían cogido tres hombres que yo no conocía, eran extranjeros y aunque de buen ver, no sabía nada de ellos, me helé, me dijo mi esposa, me puse fria de miedo solo de pensar que alguno de ellos fuera positivo del sida”.

De las seis noches que pasamos en el hotel cuatro noches estuvieron los franceses en el cuarto cogiéndose a mi esposa, no hubo uno de los cinco que no se la cogiera y todos sin condón.
El último día de nuestra estancia mi esposa me dijo si no notaba algo raro en uno de los franceses, le comenté que no y me dijo, fíjate bien, camina de manera muy delicada, ya son dos veces que se separa de sus amigos y camina muy misterioso atrás del bar. Una vez más cuando se paró y caminó hacia atrás del bar yo me levanté y caminé hacia el lado contrario desde donde podía ver la parte de atrás del bar. Para mi sorpresa pude observar como el francés, un negro de extraordinaria altura y muy musculoso, besaba a uno de los empleados del bar, una y otra vez, se besaban y movían las manos uno en el cuerpo del otro. Era evidente, era homosexual.

Regresé y con miedo le pregunté a mi esposa si se la había cogido el francés negro y se había venido dentro de ella, Para mi asombro, y sin saber qué decirle, me contestó que si, que curiosamente había sido uno de los que más veces se había venido dentro de ella. No pude emitir palabra alguna y preferí callar.
Una vez de regreso en casa no volvimos a tocar el tema por unos días, hasta que poco a poco empezamos a comentar las experiencias del viaje.
No había día que pasara sin que recordara yo al negro francés besando al empleado del bar del hotel. Me entraron dudas sobre si había sido buena idea la experiencia de mi esposa con el negro homosexual.

Pasaron los días y aunque tratábamos de no hablar mucho del tema yo estoy seguro que en la mente de mi esposa el fantasma de si había quedado embarazada siempre estaba presente. Por lo menos yo si pensaba cada día en esa posibilidad, que consecuencias tendría nuestra calentura. Lo cierto era que lo hecho, hecho estaba y nada podíamos hacer ahora. Habíamos jugado con fuego sabiendo cuales podían ser las consecuencias.
Llegó el día que tanto habíamos esperado y a la vez temido o deseado, Alma me dijo una mañana que tenía ya más de una semana de retraso, muy raro en ella porque siempre había sido muy puntual en su regla.

Corrimos a la farmacia y compramos uno de esos kits de prueba del embarazo. Y ………. Alma estaba embarazada, la había preñado uno de los cinco franceses, cuál no sabemos. Mi esposa está en su quinto mes de embarazo y todas las pruebas que le han hecho han salido bien.. Los dos estamos contentos de tener otro hijo…

Mi esposa y yo en brasil

De como empeze entregando a mi esposa

Si en el momento que estaba en la iglesia casándome con Mónica me hubiesen contado que 5 años después dos tipos estarían rompiéndole el culo delante mío, seguramente no me hubiese casado.

Con Mónica estuvimos de novios 6 años antes de formalizar,y desde el primer momento fuimos muy fogosos en materia de sexo donde no nos privamos de nada ya que ha ambos nos encanta coger. Ella es una mujer hermosa de 34 años, alta y muy bien proporcionada, con un pelo lacio de color castaño hasta la mitad de su espalda, con pechos medianos y una cola realmente hermosa, bien parada y nalgosa;

Siempre me dejaba loco verla cuando hacíamos el amor, me gustaba observar sus gestos y su cara de placer cuando llegaba a su clímax, me da mucho placer verla comprarse lencería y que se las pruebe delante mío, realmente estoy muy enamorado de ella. Nuestros orígenes de pareja liberal comienza con la observación de películas porno y fotos caseras en Internet, me encantaba ver las esposas de otros hombres exhibiéndose por la red y me excitaba muchísimo verlas siendo entregadas por sus maridos. En una de mis ya diarias observaciones virtuales me excito sobremanera la imagen de una esposa que estaba en cuatro patas, con corpiño, tanga, portaligas y botas negras siendo penetrada por atrás por un tipo mientras su esposo miraba que tuve que empezar a tocarme, mientras me masturbaba me imagine en esa foto la cara de mi mujer y acabe en forma impresionante; desde ese momento cualquier foto me la imaginaba con el rostro de Mónica y tenia unos orgasmos únicos, día a día deseaba mas que la penetraran en mi presencia para que yo pudiera ver todo y además participar en su orgía, el inconveniente que se presentaba a fututo para llevar adelante mi fantasía seria si ella estaría dispuesta a participar, razón por la cual empecé lentamente a comentarles con respecto a mis fantasías;

En un primer momento me trato de demente degenerado pidiéndome por favor que no tocásemos mas el tema y que solicite la baja del servicio de Internet, con el paso del tiempo le daba gracia y me decía que no se animaría, luego ya tenia curiosidad y me empezó a hacer preguntas acerca de cómo seria la fiesta, en donde, a que hora ,etc ,etc, hasta que un buen día luego de que habíamos cogido en forma muy caliente me dijo que estaba dispuesta a cumplir con mi fantasía y que además ella ya había creado las suyas propias.

Me contó que luego de mi propuesta empezó a fantasear con que le gustaría a ella, y me confeso que quería entregarse y ser sumisa obediente no ante otro hombre en mi presencia, sino que quería que sean dos, que la tratasen como una verdadera puta y que yo solo me limitase a mirar y pajearme si así lo deseaba, cosa a la que acepte en forma instantánea; me encargo a mi que consiga quienes iban a ser esas personas que no tendrían que ser conocidas nuestras ni de nuestra ciudad, mientras que ella se iba a encargar de comprarse ropa y mostrármelas a ver si me gustaban.

A partir de ese momento vivíamos en una excitación casi permanente , corría el mes de julio y yo había decidido que nuestra reunión la llevaríamos adelante en brasil en el mes de enero, lugar donde íbamos a vacacionar desde hacia algunos años atrás y donde siempre parábamos en una ciudad con poca gente pero muy cerca de otras playas donde existía mucho movimiento, para eso ella no solo había empezado a ir al gym para “sentirse linda” como ella mismo me dijo, sino que también se había comprado una infinidad de conjuntos de lencería de distintas formas y colores demostrando un gran entusiasmo en la preparación.

La verdad es que la búsqueda de quienes participarían con nosotros no resulto nada sencilla, no sabia por donde empezar ya que deseábamos encontrar gente discreta y respetuosa que entendiese nuestras fantasías y no cualquier desubicado que tomase todo como una locura, así que para variar acudí nuevamente a Internet a buscar candidatos para que se cogiesen a mi esposa en mi presencia ¡¡¡

Mi búsqueda comenzó por encontrar parejas liberales de la zona donde íbamos a pasar nuestras vacaciones cosa que por suerte no demore demasiado, había muchas y de todo tipo, de esta manera empecé a chatear y conocer a todo tipo de personas y a interiorizarme mas en el tema, hasta que un buen día conocí de esta manera a un compatriota residente en brasil que sin saberlo en ese momento llegaba para cambiarnos la vida para siempre. Su nombre era Carlos y tenia 42 años, hacia 12 años vivía en brasil, estaba casado y era swingers con su esposa desde 6 años atrás, desde el 1er día por Chat tuvimos muy buenas charlas, prácticamente hablábamos todos los días ya que coincidíamos en los horarios de trabajo. Lentamente le fui contando sobre nuestros gustos y lo que deseábamos hacer con moni, a lo cual siempre me contestaba que había dado con la persona indicada, ya que tenia mucha experiencia en el tema y además contaba con muchos amigos que andaban en lo mismo, además siempre me mandaba fotos de sus fiestas y eran muy excitantes, a todo esto mi esposa cada vez estaba mas puta, con un físico muy bien logrado en el gym y comprándose todo tipo de ropa sexy que se ponía de noche cuando fantaseábamos nuestra orgía ya casi consumada;

Luego de las fiestas de fin de año, para el día 3 de enero partimos hacia brasil, habíamos alquilado una pequeña cabaña con vista al mar que ya habíamos ocupado años anteriores, ya tenia decidido que Carlos iba a iniciarnos en el mundo de las parejas liberales razón por la cual apenas llegábamos me iba a comunicar con el para ultimar los detalles que restaban, cosa que hice a los dos días de haber llegado. Quedamos que nos encontraríamos en una bar que es conocido en la ciudad donde parábamos a la tarde aprovechando que Mónica me aviso que iba a dormir una siesta. Encontrarme con el fue como encontrarse con un amigo de toda la vida, ya que al haber hablado todos los días desde hacia un tiempo atrás nos daba una gran confianza y muchos temas en común, Carlos es un tipo alto, flaco, tostado y con bigotes, de muy buen hablar, estuvimos tomando cerveza, hablando y riéndonos como 2 hs, debiendo confesar que me cayo muy bien ya que no encontré a una persona desesperada por el sexo. Al momento de empezar a hablar sobre nuestras fantasías me pregunto si teníamos decidido con mi esposa a llevarlas adelante con el, a lo cual conteste que si, que estábamos seguros. Ante mi respuesta Carlos se rió y dijo que me preparara, que a mi esposa la iban a coger en serio y sin ningún miramiento, que ya tenia listo un amigo de confianza para ir con el a hacerla sentir la mas puta de todas, luego en broma me dijo que le recomiende a Mónica que coma liviano porque iba a tener mucha acción, nos despedimos y quedamos que al otro día a las 11 de la noche iban a ir a la cabaña que habíamos alquilado. Volví a la cabaña como mareado de calentura, Mónica todavía estaba en cama por lo que aproveche para hacerle el amor en forma casi violenta llenándola enterita de leche, luego de haber gozado los dos estando acostados fumando un cigarrillo le dije que faltaba muy poco para hacer su sueño realidad, a lo que ella con sorpresa me contesto –bueno mi amor, pero tenes que ayudarme a elegir la ropita para mi fiestita- acto seguido procedimos a elegir un conjunto de ropa interior negro con portaligas y botas altas del mismo color, cuando la vi así vestida pensé que nunca había visto anteriormente una mujer tan sexy en mi vida, razón por la cual cogimos toda la noche como 2 adolescentes en celo.

El día siguiente lo vivimos con gran ansiedad y también con nerviosismo, salimos a la playa y a comprar unas botellas de champaña, cada rato consultaba mi reloj queriendo apurar las agujas para que llegue el gran momento que esperábamos y fantaseábamos hacia mucho tiempo, ella una hora antes ya se había cambiado con la ropa que habíamos elegido mientras ya vaciábamos la 1er botella de champaña. Media hora antes de lo pactado tocaron el timbre de la puerta, creo que en ese momento a ambos se nos paro el corazón por algunos instantes, luego nos miramos fijamente a los ojos y sonreímos cómplicemente, me pare y me fui a abrir la puerta: allí estaba Carlos elegantemente vestido con su amigo, un hombre mucho mas joven que el y también mas fornido, este se llamaba Paulo y era un hombre muy pinton, al momento de presentarles a mi esposa casi la desvisten con la mirada sin ningún disimulo, creo que en ese momento sentí una especie de celos en todo mi cuerpo pero mi excitación lo superaba por mucho. Nos sentamos en los sillones que hacían de living de la casa, mi mujer y Carlos en un sillón largo, Paulo y yo en dos sillones individuales, la charla derivo a temas banales mientras tomábamos más alcohol. Carlos no desaprovechaba oportunidad para alabar a Mónica cosa que a ella la hacia sentir muy a gusto y risueña soltándose cada vez mas

Luego el casi sin mirarme directamente me ordeno que buscase otra botella de la heladera a lo que obedecí inmediatamente, había una actitud dominante de Carlos que en vez de molestarme mas excitaba, cuando regrese moni estaba en el regazo de el besándose en la boca en forma salvaje mientras Paulo estaba poniendo música, el cuadro me sorprendió pero me di cuenta que ya no había marcha atrás, lo que habíamos soñado se estaba por fin haciendo realidad. Luego Paulo se sentó en el mismo sillón dejando a Mónica en el medio, ambos empezaron a tocarle por todos lados mientras ella se dedicaba a gemir como loca presa de una calentura como yo nunca había visto, el espectáculo que estaba viendo era fantástico por más que yo solo observaba, en realidad era como que se habían olvidado de mi presencia hasta que Carlos acordándose de mi me dijo:

-te gusta lo que ves?

– Si- respondí

-entonces pídenos que sigamos tocando tu esposa- dijo el,

-sigan tocándola- pedí,

-por favor se pide- me contesto,

-por favor, sigan tocando a mi esposa- fueron mis sumisas palabras.

Luego pidieron a Mónica que se parara y se sacara el vestido puesto que querían verla semidesnuda, mi esposa se levanto y se lo quito muy sensualmente quedando solamente en ropa interior, portaligas y botas negras (el conjunto que yo había elegido, je,je), la hicieron desfilar para ellos comentando acerca de lo bien que lo pasarían con el gran cuerpo de mi mujer, Carlos la sentó y arrodillado frente a ella comenzó a chuparle la concha muy suavemente, introduciéndole toda su lengua en la vagina mientras que Paulo poniéndose al lado de la boca de Mónica saco a relucir una pija de gran tamaño, mas por lo larga que por lo ancha que ella rápidamente se la llevo a la boca y la empezó a chupar, cosa que pudo hacer por poco tiempo ya que la hábil lengua de Carlos en su clítoris la hizo acabar a los gritos violentamente por primera vez.

Luego el se paro, se desvistió y fue a sentarse en el sillón enfrentado al que estaban Mónica y Paulo, cuando vi su pija semi parada no lo podía creer, era demasiado grande, tanto a lo largo como a lo ancho, al ver mi sorpresa en mi rostro Carlos se rió burlonamente y me pregunto:- viste lo que tengo para la puta de tu esposa?, empezó a sobarla y su herramienta iba creciendo cada vez mas, a todo esto ella le daba una esplendida visión de su cola arrollidada en el piso haciéndole sexo oral a Paulo quien la acariciaba su cabello, Carlos dirigiéndose a mi mujer le ordeno que gatee hasta el para chuparle la pija a lo cual Mónica obedeció sin chistar, ver a mi esposa gateando por el piso chupando pijas fue demasiado para mi y tuve que empezar a tocarme sin parar, a ella se la veía como feliz, metiéndose esa gran verga todo lo que podía en la boca, la besaba y lamía como una verdadera loca, Paulo se arrodillo atrás de ella y empezó a pegarle nalgadas con la mano abierta dejándole el culo rojo por las cachetadas, después le abrió bien las piernas, le corrió la tanguita y se la metió entera hasta el fondo levantando un grito de placer por parte de mi esposa, a su vez Carlos le pegaba por los cachetes con su mazo de carne dura.

Ella acabo nuevamente en un tremendo orgasmo mientras Paulo le acababa en su vagina, a su vez Carlos le acabo todo en la boca y en la cara manchándola totalmente de leche. Los tres quedaron fundidos en sus lugares riéndose de cómo habían acabado, nuevamente me sentí como de mas en la escena, ella se paro y se fue a asear mientras los 3 hombres quedamos ingiriendo nuestras bebidas en el living, Carlos sobándose su mástil me dijo: – que linda esposa tenes Horacio, cuando vuelva me la voy a coger por toda la casa para que veas y te pajees- cuando mi señora volvió haciendo ruidos con sus botas en el piso, Paulo le pidió que le chupe la pija de nuevo , lo que ella obedeció contenta y riendo sin dudar, luego el le pidió que le chupe el culo a lo que moni tampoco se negó, pasando su lengua de sus huevos a su culo muy lentamente, Carlos que solo había observado la paro y se la llevo a la cama de la habitación, le saco la tanga, se subió arriba de ella y en la pose del misionero la penetro con su pija totalmente erecta ,lo que hizo que moni abriera sus ojos en forma desorbitada sintiendo el poderoso instrumento de Carlos por mas de media hora, en ese ínterin el se la cogio como se le vino la gana, en forma lenta, despacio ,violenta , la hizo montar su pija y se la metió con ella en cuatro patas, le hizo decir que ella era la mas puta del mundo y que yo un cornudo y puto haciéndola acabar dos veces mas en forma seguida, cuando el acabo le regó el culo con su esperma quedando ambos tendidos boca abajo con el sobre sus espaldas. Nos quedamos los cuatro sobre la cama fumando unos cigarrillos y descorchando una nueva botella mientras comentábamos lo bien que lo estábamos pasando en nuestra orgía, a lo que Carlos acoto que la pasaríamos mejor cuando se la metiesen por el culo a mi señora, ella riéndose nerviosamente dijo que si le metían esas pijas por su cola la iban a matar ya que era demasiado grandes, a lo que el dijo que yo lo decidiría:

-que decís Horacio, se la metemos por el culo?

-por mi no hay problemas-conteste, los gritos de mi mujer cuando el se la metió enterita por el culo fueron terribles, mezcla de dolor y de placer, fueron tantos que hasta me preocupe que vengan los encargados del complejo a preguntar que pasaba, después también se la cogio Paulo de parada por el culo en el baño, se la metió hasta cansarse llenándole de leche en lo mas profundo de sus instentinos dejándole su orificio totalmente rojo y abierto. Habíamos pasado toda la noche envueltos en sexo, afuera ya empezaba a amanecer, Mónica estaba exhausta pero feliz, había tenido como siete orgasmos y se había sentido muy puta y humillada por dos hombres que no le tuvieron ningún tipo de contemplaciones, el problema era que tanto Carlos como Paulo tenían las pijas duras queriendo seguir la fiesta un rato mas, pero al encontrarse ella tan cansada quedaron en que solo le chuparía la pija a los dos hasta hacerles acabar en su boca, ambos se recostaron contra el respaldo de la cama mientras que ella en cuatro patas iba con sus labios de pija a pija, en eso Carlos me mira y me dice :- veni a ayudarla a tu señora que ella sola no puede- ante tal orden quede dudando que iba a hacer, pero viendo el cuadro general de la situación acerque mi boca a su pija y me metí la cabeza en la boca, empezando a chuparla como podía, Carlos dirigiéndose a Paulo le dijo riéndose:- ella es muy puta y el un puto cornudo, que pic-nic nos podemos hacer con ellos¡¡¡- mientras le chupaba su mástil mire a Mónica que estaba al lado mió también chupando pija, ella me miro y se rió como pudo haciéndome un ojito consintiendo lo que estaba haciendo, el otro también me acerco su verga por lo que chupaba alternadamente a cada uno, mi esposa a todo esto, todavía con las botas puestas se masturbaba frenéticamente llegando a un nuevo orgasmo, mientras que ellos se acercaron a ella y acabaron los dos juntos en su boca, ordenándole Carlos que tomase lo que pudiese. Al momento de despedirse ellos me agradecieron por la gran noche que habíamos vivido, nos abrazamos y Carlos me dijo que estaban a nuestra disposición para cuando quisiéramos, inclusive quería traerle a su esposa para sumarla a nuestra cama.

Cuando ellos se fueron Mónica como con algo de vergüenza me dijo- te amo- me pregunto si yo no estaba disgustado con ella por como la habíamos pasado, a lo que conteste que no, que estaba muy orgulloso de que pudo cumplir con sus fantasías y de que yo haya podido estar presente, ella me agradeció y me dijo que realmente la había pasado de maravillas sintiéndose totalmente desinhibida, le conté que me había sentido de igual forma inclusive no sabia que era bisexual hasta ese momento, quedamos de acuerdo en que quizás haríamos otra reunión con nuestros nuevos amigo, nos abrazamos y dormimos muy enamorados, todavía nos quedaban 20 dias en brasil… (ESTE RELATO ES TOTALMENTE VERIDICO).-