Dos parejas viendo una película porno

Era un agosto muy caluroso, en todos los sentidos, el calor, todo el día ligeros de ropa y con el calentón a tope. Mi novia Marta de 19 años y yo 22 años, compartíamos piso y este era nuestro primer verano en el piso que ella compartía con otras amigas suyas, estudiantes igual que ella. Sus amigas se habían ido a veranear con sus padres y sólo de vez en cuando aparecían por el piso, pero casi siempre sólo era por unos días.

Primero lo hacíamos cada noche, varias veces, luego también por la mañana e incluso por la tarde, me excitaba sobremanera correrme en su boca y me aficioné a hacerle una facial cada noche, me encanta ver su carita de muñeca, sus pelos castaño claro, y sus ojos azules salpicados de semen. Verla luego limpiarme a fondo la polla me hacía ponerme a tope de nuevo.

Un día hablando sobre qué podríamos hacer más fuerte, que fuera muy morboso, se le ocurrió a ella una idea muy fuerte, no quiso decirme nada, y tan sólo me dijo que una compañera de piso vendría dentro de pocos días.

La verdad la idea me excitó mucho, y más tratándose de Marisol, una morenaza de tetas hermosas y de pezones siempre erectos, la conocía de años y me había hecho más de una paja imaginándome que me hacía una buena mamada y me corría en su boca.

Al fin llegó el ansiado día de la llegada de Marisol, yo tenía constantemente la polla morcillona de sólo pensar en ella, y debido al calor y como siempre iba vestido con unos boxers y una camiseta de algodón, tal atuendo dejaba ver claramente mi paquete, que con mis 20 largo X 16 contorno, era bastante llamativo. Llamaron a la puerta, el corazón me palpitaba muy deprisa, ya me imaginaba como provocar a Marisol, para intentar ponerla caliente y poder follarmela. Marta abrió la puerta y entonces me llevé una gran desilusión había venido con su novio Juan. Todo estaba perdido pensé, tan sólo después de cenar, una cena regada con bastante vino, en la que el ambiente se caldeaba empecé a recuperar algo de esperanzas. Luego mi novia propuso que pasáramos al salón a ver una buena película porno, la verdad es que íbamos todos un poco bebidos, pero sólo era un pedete lúcido. Marisol no apartaba su mirada de mi descarada erección que los boxers poco podían hacer por ocultarla. Al ir al sofá le pegué como si fuese un accidente mi polla en su culito, tan sólo cubierto por la tela de una falda de vuelo. Un poco más tarde con la excusa de coger el mando de la tele, me ladeé y le pegué el paquete a su mano. Estaba muy salido y sólo pensaba en follármela. Marta sabía de mis ganas de tirarme a Marisol, y yo pensé que esa era su sorpresa para tener una noche muy morbosa, tal vez un intercambio de parejas o algo así.

De pronto Marta llamó a Marisol y ambas se fueron al pasillo, por los gestos deduje que Marisol le estaba contando el incidente del paquete en la mano, ambas se reían a carcajadas, luego siguieron hablando entre risitas. Cuando volvieron seguimos viendo la película, que la verdad era fortísima, yo tenía la polla dura y sin tocarme, Juan también marcaba un buen bulto en sus pantalones de deporte.

Marta dijo: “Vaya pollas se os han puesto” Marisol se la tocó a Juan por encima del pantalón, entonces me di cuenta que Juan estaba masturbando a Marisol ya que tenía su mano bajo su falda.

Asi estuvimos como un cuarto de hora más, entonces Marta se levantó y dijo: “Tengo un plan que proponeros, lo hemos estado hablando Marisol y yo hace un rato, queremos hacer una pequeña orgía, en la que ambos si lo queréis podréis disfrutar de nosotras, pero sólo hay una condición para ello, que ambos tendréis que hacer todo lo que digamos, nosotras tendremos el control de la situación en cada momento, en caso contrario se acabó la fiesta, tenéis que hacernos gozar a tope.”

Juan y yo nos reímos, y al fin veía cerca el ansiado momento de follarme a Marisol. Marta se acercó a mí y me quitó los calzoncillos, mi polla saltó, en total erección, incluso estaba húmeda de líquidos preseminales, Marta me la empezó a lamer, dándole lengüetazos por todo el tronco y jugando con su lengua con mi glande, me estaba haciendo sufrir de placer, cuando se acercó Marisol no me lo podía creer, me agarró la polla y se la metió en la boca, me estaba haciendo una mamada increíble, pero a los pocos minutos paró y me dejó con las ganas. Se fue hacia Juan a chuparle la polla a su vez, que vista ver a Marisol de cuclillas con un culo imponente de honda raja, y mamando una polla, su larga melena le caía por la espalda, y se movía al unísono de los movimientos de la chupada que le estaba haciendo a Juan. Marta se subió encima de mi polla y empezó a cabalgar, mi polla salía y entraba de su coño, de forma casi brutal. Marisol seguía a lo suyo mamándole la polla a su novio, de pronto se levantó y trajo consigo a su novio, y cogiéndole la polla con la mano se la ofreció a Marta que empezó a chupársela con fuerza, incluso se quitó de encima mío para dedicarse en exclusiva a esa nueva polla, Marisol se unió a ella, qué mierda yo ahí sólo y las dos chicas para él.

Marta me dijo que me acercara que quería darme un morreo, nos besamos efusivamente al tiempo que le magreaba las tetas y le tocaba el culo a Marisol, pero me incomodaba sobremanera tener una polla a pocos centímetros de mi cara, y más cuando Marisol cogiéndola con la mano me la ofreció: “Chúpala” Le dije: “Ni hablar. ¿qué te crees que soy maricón o qué?”

Marisol: “Pues si quieres follarme tendrás que hacerlo, Marta y yo lo hemos planeado todo queremos ver un tío compartir una polla con nosotras, nos mucho morbo”

Marta:”Si no lo haces te la tendrás que pelar tu sólo” Accedí a sus peticiones y empecé a chuparla, nunca había hecho una cosa igual, y sólo lo hacía por conseguir a Marisol, nos turnábamos los tres para mamársela.

Marisol:”Avísanos cuando te vayas a correr”

Juan: “No te preocupes por nada os avisaré”

Las muy putas se la chupaban cada vez con mas vicio, pasándole la lengua por el glande en rápidos lengüeteos, y obligándome a mí a hacer lo mismo, a esas alturas ya no me disgustaba, ni tampoco me gustaba en especial, era incluso excitante por el hecho de compartirla con dos chicas maravillosas. He de decir que soy 100\% heterosexual y sólo me gustan la chicas, aquello tan solo era placer, y sexo, y la llave para tener mayor placer un poco más tarde. Marisol empezó a chuparle la polla desde abajo y Marta hacía lo mismo, le pasaban tan sólo la lengua por el costado de la polla mientras yo se la chupaba, cuando de pronto, el muy cabrón, sin avisar se empezó a correr, ante la sorpresa me la saqué rápidamente de la boca, y siguió soltando chorros, nos llenó a los tres las caras de semen, incluso noté como un chorro me mojaba el pelo, Marta y Marisol reían con cara de vicio, me lamían la cara para recoger todo el semen que pudieran. Dejé salir de mi boca todo el semen que pude, pero cuando tuve que tragar todavía noté la presencia de ese liquido viscoso y espeso, no me daba asco ya que Marta y yo nos morreábamos a veces después de correrme en su boca.

Pero iba a tener mi premio, Marisol se me ofreció de forma incondicional, me la follé con furia, para vengarme de lo de la mamada, incluso por el culo incluso por ahí me la follaba a lo bestia, como si estuviera poseído, mi polla entraba y salía de su culo a gran velocidad, se la notaba incomoda, y no es de extrañar ya que mi polla era mucho más gorda que la de su novio, estaba casi desmayada de placer. Cuando estuve por acabar me la saqué y se la acerqué a la boca para que me la chupara.

Me la estaba mamando de maravilla, mi sueño hecho realidad, cuando me pasó la lengua por entre su boca y mi glande no pude aguantar más y me corrí en su boca, se la saqué de la boca y le apunté con la polla a los ojos, y uno de mis chorros la alcanzó de lleno en un ojo, no le dio tiempo ni a cerrar los párpados, los tenía llenos de leche, con la cara llena de leche le hice que me la siguiera chupando. ¡Qué placer! Había esperado ese momento tanto tiempo y ahí tenía a Marisol con la cara llena de leche.

Creía de todos modos que el precio que había tenido que pagar había sido demasiado alto, para conseguir realizar mi fantasía con Marisol, pero cuando Marisol volvió de nuevo por el piso tres semanas más tarde lo hacía sola, había dejado a su novio, los tres mi novia, Marisol y yo formamos un estupendo trío. Llevamos meses así y la verdad es que el placer que da ese tipo de relación me hace pensar que es el estado ideal para disfrutar del sexo a tope.

Me lo estaba haciendo con mi vecina y su hijo nos sorprendio

El hijo de mi vecina nos sorprendio en la cama sudorosos y jadeantes, hacia tiempo que me follaba aquella madura ardiente,
pero nunca me pude imaginar, que me incitara a follarme a su hijo que lo estaba deseando.

Ella estaba chupando mi polla con su coño peludo, cuando entro en la habitación Tito su hijo adolescente y se le ilumino la
cara al vernos follar como posesos, mientras gritabamos obcenidades.

¿Que os lo estais pasando bien?

Cariño si que has venido pronto.

Yo me quede callado ante aquella incomoda situación y me deje caer de lado sacando la polla del interior de aquella mujer ,
que tantas veces me había hecho correr, mi polla flacida cayo sobre mi pierna y el se la miro con deseo.

Ufffff esta habitación huele a sexo guarros.

¿Y te molesta olerlo?

Si me molesta, no haber partcipado.

Pues si quieres aún estas a tiempo cariño, solo tienes que desnudarte y meterte en la cama, a mi ya me has visto desnuda
otras veces y a Juan lo has visto ahora.

Yo me quede de piedra al ver la invitación que hacía Mari a su hijo, ya que era la primera vez que iba a estar en la cama
con un tio.

El se desnudo y dejo a nuestra vista un buen rabo duro como una piedra, su Madre le acaricio y le beso en la mejilla para
facilitar su relación corporal e intima con los nuestros.

El acaricio los grandes pechos de ella y su lengua empezo a lamerle los pezones erectos por la calentura femenina, ella
gimio como una perra por el morbo que le daba ser amada por su hijo delante de su amante, yo les deje hacer y me quede
mirando aquella escena mientras me pajeaba mi chorra sedienta de sexo y de ser chupada profundamente.

El me miraba de reojo mi estimulación manual, Mari mientras era lamida se tocaba su chocho peludo y mojado por su
flujo espeso y blancuzco.

Tito fué bajando sus lamidas hasta el ombligo y de alli paso al peludo monte de venus, Mari gimio al adivinar donde se
dirigia la lengua de su hijo, se separo los labios vaginales con sus manos para que la boca de Tito se incrustara en su coño hambriento de sexo profundo.

Su nariz se introdujo en su coño y su lengua se centro en lamer su clitoris, este cuanto más lo lamia Tito más se le
hinchaba, el se lo mordia con sus labios y ella se vino profusamente e inundo las fosas nasales con un flujo espeso y
oloroso.

Yo no pude seguir al margen de aquella situación, y acerque mi pija a la boca de aquella puta satisfecha, por ser amada
por dos hombres a la vez.

Mari abrio su boca como si fuera un coño sin pelos, dejando que mi polla se la follara hasta dentro, de pronto me subio
la leche y descargue mi corrida sin sacarla de su boca, a ella la vinierón arcadas por la gran cantidad de leche que solte.

Tito al ver la corrida, me apreto los huevos para ayudarme a sacar hasta la última gota dentro de la garganta de Mari, yo gemia como loco por el gusto que me estaban dando, Tito con la otra mano me acarico las nalgas, y la verdad no me
desagradó en absoluto.

Mi semen regalimaba los labios de Mari, Tito al verlo se amorro y su lengua recogio el semen espeso que le salia, ella
abrió la boca y acepto la morreada intima, yo con la morbosidad de la escena me volví a empalmar de nuevo, mi polla
descapullo por la erección, Tito al verlo dejo la boca lasciva de Mari y busco mi pija olorosa,.

Ufffff como huele, me gusta! huele a chocho y a leche.

Chupa cabrón no pares, disfruta!!!!!

Tito me mamaba sin parar y con avidez, mientras Mari buscaba mi culo y empezaba a sodomizarlo con su lengua yo al
sentirme compalcido por los dos, me deje que me usaran para sus deseos intimos.

Muchachos ¿sabeis que me gustaria que hicierais?

¿Que? contestamos al unisono tanto Tito como yo.

Me gustaria que os lo hicierais los dos delante mio.

Yo me quede fuera de juego con aquel deseo, nunca lo había hecho, pero no queria defraudar a aquella mujer que lo
había dado todo en el sexo.

Mari se coloco entre las piernas de Tito y empezo a chuaparsela con avidez, mientras yo me colocaba detras de Tito
y encare el ano de Tito, hasta que mi capullo coronó su esfinter y empezo su viaje hata su interior, el al sentir mi rabo
dentro empezo a apretar hacía atras para sentirse lleno de polla lo antes posible, mientras gemia como una perra en
celo al sentir la profunda culeada.

Los ruidos guturales de Mari chupando la flacida polla de Tito, me volvierón loco de lujuria y empece a disfrutar de la
dada por el culo, empece a bombear aquel culo hambriento de polla.

Tito gimio fuertemente y se corrio en la boca de Mari, yo al oirlo deje que mi pija soltara toda la leche que tenia dentro
el al sentirse llenado por aquel liquido caliente se apreto a mi huevos para no perder ni una sola gota de aquel elexir
deseado.

Mari busco mi polla y empezo a limpiarla sin escrupulos, pero con un deseo demencial.

Chupa puta cometelo todo.

¿Te ha gustado tirartelo cabrón?

Mucho, no sabía que me podia gustar tanto.

Lo ves cariño como en sexo todo vale.

UN TRIO DURADERO

Hace un par de meses, mi esposa y yo fuimos a un club de intercambio de parejas, tengo 36 años ella 35, y la verdad, fue una experienca, distinta para ambos, estuvimos con otro matrimonio en una habitacion, y por primera vez v a mi esposa follar con otro, y ella a mi con otra, el momento fue muy excitante no lo voy a negar, pero cuando volvimos a casa y charlamos, de ello, teniamos, conceptos distintos, de lo que habia pasado,

Mi mujer habia llegado al orgasmo una sola vez, y mas por ver como yo follaba a otra mujer que por la pericia de su amante, por mi parte a mi amante de turno como a mi esposa, logre que se corriera 3 veces, y cuando ya ellos, estaban mas que terminados y sentados al borde de la cama aun nosotros seguimos follando un buen rato,
Por mi parte, me di cuenta que no me agradaba en verdad ver como mi mujer follaba con otro, pero como habia aceptado, pero no habia sido tan excitante como crei en mi fantasia,
Habiamos sacado dos conclusiones de todo aquello, uno mi mujer le excitaba verme con otra, pero no aceptaba de muy buen grado otro amante, que no fuera yo,
desde aquel momento nuestra relacion en la cama, cuando follabamos, se basaba en ella decirme, como me habia follada a aquella chica, y ahora ella me iba a ordeñar le excitaba aquello, y termiabamos, en unas buenas corridas, durante unas semanas, estuvimos enganchados como perros con su fantasia.

A mi esposa le encanta chatear, y habiamos decidido no ir mas al club de intercambio, no nos gusto, simplemente, y asin chateando conocio a una pareja de nuestra ciudad, Carla y Javier, tambien con experiencia en club liberales, pero buscaban un tipo de relacion, especial, y donde entrara la amistad, algo duradero.
Javier como hombre, no disfrutaba del sexo, de manea normal, le gustaba observar, ver, y masturbarse, el mantener relaciones con una mujer, le era imposible desde hacia un tiempo, simplemente, se venia abajo, su ereccion, mientras que el observar a su mujer con otro, le proporcionaba unos placeres infinitamente mejores, por su parte Carla, es tan atractiva como mi esposa, un año menor, y bixesual, algo que mi esposa, no se habia planteado siquiera.

Nuestra primera cita fue hace dos fines, de semana, en su casa ellos no tiene hijos, nosotros, si, fuimos ese sabado a su apartamento, para comer, la cita era a las dos de la tarde, llegamos, y javier nos acompaño hasta su piso, Javier es algo mas alto que yo, normal, mas bien delgado bien formado, yo soy mas musculoso, aunque algo mas bajo y por fin conocimos a carla, de pelo moreno alta una gran figura, unas tetas preciosas, iba con un vestido muy liviano, mi sposa iba informal con unos vaqueros, que hacian ver su preciosa figura y resaltaba su culito respingon con menos tetas que carla pero redondas y firmes, tambien, a pesar de nuestra hija,

Fueron unos perfectos anfitriones y la conversacion se baso en el sexo en las relaciones, entre matrimonios, dimos nuestra opinion la que expuse al principio, le volvimos a decir que solo habiamos tenido esa experiencia, y ellos, nos contaron las suyas, unas buenas otras no tan buenas, Javier expuso su gusto en el sexo, y a la vez confeso que carla era una fiera en la cama, y el no podia llevar ni el ritmo de ella ni darle lo que ella necesitaba en el sexo, con lo que comenzaron con estos temas, pero, ahora buscaban algo mas serio, y discreto.
terminamos la comida, retiramos la mesa, habiamos comido en el salon, y mi esposa ayudo a ella a limpiar un poco, mientras a nosostros nos dijo que nos sentaramos, y seguimos la charla javier y yo, ni siquera nos percatamos, que ellas se fueron al baño ya cuando estaban dentro fue cuando lo percibimos, y ambas salieron, solo en braguitas recien duchadas sonrientes, me miraron venga me dijo mi esposa, te vamos a duchar cariño, me levante sin dejar de observar a ambas, me sentia pletorico, veraquellos dos bombones para mi sabiendo que el no participaria hacia que me calentara mas que no estuviera como la primera vez, y sali hacia ellas mi esposa me desnudo en el baño en un santiamen, y cuando aparecio mi verga dura y bien trempada, 21 cms, Carla la agarro, y dijo vaya lo que escondia tu marido, riendo, con esto tendremos para las dos, mi esposa, estaba tambien mucho mejor, que la primera vez en el pub, sonriente, mirandola y mirandome dijo tengo un buen semental este aguanta con nosotras dos,

Sabia lo que deseaba mi esposa desde el principio, me lo habia dicho mil veces en nuesras noches de sexo, me ducharon, y salimos, crei que iriamos al dormitorio pero no fue asin cuando salimos el salon estaba despejado la mesa pegada a lapared, un colchon con una sabana en el suelo y Javier sentado desnudo acariciandose su polla, era normalita, 14 0 15cm lo vi como miraba mi veerga, y comence a besar as su mujer, esta pronto me estaba deborando mi lengua, sentia por detras las caricias de mi esposa, aquello me ponia mas, y sente a carla en uno de los sillones junto al colchon me arrodille y comence a saborear su coñito biendepilado mientras mis manos sobaban sus tetas y pezones, y pronto ella comenzo a reaccionar y gemir, mire a ver dode estaba mi esposa, est estaba cerca de mi sentada, en el sofa, al otro extremo de Javier acariciandose su coñito, sin perde detalle de mi y Carla, cuando tuvimos, la experiencia en el club liberal, solo escuchamos gemidos, nosotros como ellos nos cortamos en decir nada o hablar,y entonces carla, cuando comenzo a calentarse de verdad, comenzo a hablar comohacia mi esposa cuando estabamos a solas, vaya lenguita tiene tu marido, como se come mi chocho, que rico, te voy a poner unos buenos cuernos y me lo voy a follar aqui, todo esto mientras me aguantaba la cbeza, sin despegar mi boca de su coño todo humedo y aumentando aquella segregaciones, saboree su gusto algo distinto al de mi esposa pero igual de sabroso y sus frases hacian que me calentara mas, la queria preparar, dejarla bien caliente, antes de actuar yo, pronto me dicuenta que ya lo estaba y me alce ella intento que siguiera comiendo, pero me safe y levante vi a mi esposa se estaba masturbando como un loca, mientras carla, le decia sigue asin difruta viendo como me follo a tu marido mientras yo me alce, mi polla quedo a la altura de mi su boca, y entonces por fin hable anda como una buena polla y calla, ella se la trago rapidamente, y mi esposa al oirme empezo a lanzarse, asin que esa putita te coma bien la polla que sepa lo que tengo en casa, asin cariño que te la mame bien, aquello estaba tornandose, en que estabamos los tres perdiendo los papeles sacando el animal que llevamos dentro, sin nada d racionalidad, no podia ver antes de alzarme a javier pues quedaba sentado detras de mi a unos metros en el otro sofa, pero ya alzado me gire y lo vi meneandosela disfrutando del moemnto pero sin nada de ritmo, aguantando aquello callado, sin que se le escapara una sola imagen,

La comida que me estaba haciendo carla era brual se la escuchaba perfectamente tanto ellos como yo como se tragaba y chupaba mi pollon, comolo succionaba haciendo unos enormes ruidos a veces, pero pense que no era momento de seguir disfrutndo de su boca o sino ella ganaria la partida, se la quite y la alce, le di la vuelta ella de pie se inclino un poco de espaldas a mi y aparecio su coño y su culito, blanco de una piel tan suave como la de mi esposa, mi anterior amante la del club tenia una piel aspera y granos, acostmbrado a mi esposa aquello me hizo perder intensidad pero ella se beneficio pues dure mucho as.

como decia, restregue mi polla por su coño, y se la meti, su coño me resulto estrecho ella dio un pard e respingos pero o la aguantaba firme, y comence a follarla, ella comenzo a decir asin follame bien delante de ese cornudo, yo seguia sin poder ver a javier de nuevo, y segui a lo mio observando como le entraba y salia mi polla brillante de sus jugos, mientras ella decia joder joder que gusto, que polla tiene tu marido, joder ahahahaha se corrio, en apenas 3 o 4 minutos tras montarla, la aguante firme hasta que ella se retiro de mi mi esposa salto como una pantera, supe al intate que queria me tumbe en el colchon ella se coloco encima de un golpe se metio mi polla toda pringosa y se tiro encima mia me beso profundamente mooviendose se alzo mis manos se agarraron a sus tetas pellizque sus pezones y ella comenzo a decir si follame bien dios que olla tienes, esta toda llena de flujos de esa putita y ahora me vas a follar a mi dios que gusto, que rico, cabalgaba como pocas veces la habia visto estaba fuera de si dios asin follame bien, como a disfrutado esa zorra con una polla de verdad, a aaaah le has jodido bien ese coñito, ahora te voy a ordeñar que eres mio, dios empece a gemir y gritar, y me corri como un loco ella empezo a correrse justo cuando termine diciendome asin asin bien ordeñado tu lechita en mi coño ahaahahaah y termino corriendose callendo sobre mi,

Desde que salimos del baño, hasta que nos corrimos no paso mas de 40 minutos, pero fueron unos 40 minutos impresionantes
Mi esposa estaba encima de mi con mi polla ya flacida aun metida, yo sabia que cuando tenia esas corridas pocas veces, quedaba, un rato descansando en mi incapaz de hacer nada, acaricie su culo, le dije lo que la queria al oido ella no me consto solo me besoen m mejilla y siguio asin intentando respirar lo maximo posible, entonces carla, se estiro junto a nosotros, su cara estaba junto a la mia ella de lado mirandome sonriendo, me dio un beso en los labios liviano y se separo su mano, se poso en la espalda de mi esposa, y comenzo suavemente a acariciarla, asin estuvimos unos miutos, aquello me encanto pero aun necesitaba unos minutos mas para rponerme, vi como su mano recorria la espalda hasta su culo, y volvia a subir, po fin mi esposa se volvio, y se puso al otro lado de mi la mano de carla por suuesto se quito, pero al poco ella se la puso, en la garganta mi esposa y ella separadas por mi cuerpo, se miraban sonrientes la mano de Carla bajo hasta sus pequeñas tetas, y las acaricio una y otra vez entonces mi esposa, alargo su mano y comenzo a acariciar las de Carla, asin se llevaron un largo tiempo, separados por mi mirandose las dos, sin dejar de acariciarse su pecho o su garganta o su cara,

Finalmente Carla puso su cabeza en mi pecho de lado y acerco a mi esposa y en mi pecho se besaron las dos, se sepraban volvian a besarse asin estuvieron vrios minutos fue un momento increible, para mi y mi polla comenzo a reaccionar, mi esposa paso su mano a ella, y la acaricio, note com carla hizo lo propio, y ahora sus bocas pasaron a mi pecho, fueron bajando y mi esposa, termino por tragrse mi polla mientras ella acariciaba la cara de mi esposa a escasos centimetros, pronto se turnaron, y mas pronto aun mi polla estaba de nuevo dura, Carla la mamaba, se retiro y se acomodo en ella se la metio y quedo alzada sin moverse con mi pola dentro los ojos cerrados mis manos fueron a sus tetas y las acaricie mi esposa se incorporo y comenzo a comerselas ella empezo ahora a cabalgar y gemir la boca de mi esposa iba de sus pezones a su boca una y otra vez, mientras la mano de carlo comenzo a buscar el culo de mi mujer hasta que lo agarro y despues bajo mas la mano hasta encontrar su coño mi esposa daba gemidos, mientras se comia los pezones de ella, y carla saltaba en mi polla con una mano en el coño de mi esposa y la otra en s cabezala alzaba y yo veia como se deboraban ambas bocas, entonces mi esposa se acomodo y puso su coñito ya muy mojado en mi boca, y comenzo a restregarmelo como una loca estaba excitadisima mientras yo notaba como Carla brincaba en mi polla que a veces hasta me dolia un poco, escuche los gritos y gemidos de ambas note en mi cara como mi esposa, se descarga sus jugos, y yo empapado con toda su raja en mi cara, y como carla se habia corrido tambien, tuve que quitar rapidamente a mi esposa me asfixiaba, y mi polla dura y sin correrse estaba tambien deseando liberarse del coño de carla, esta por fin se quito, me sentia algo escocido, de la forma en que ella habi follado y yo no podia moverme, me fui a duchar lo ncesitaba, y sali en slip, entonces ambas se fueron a duchar pero estaban cansadas y yo volvi a entrar en el baño queria verla a las dos de nuevo desnudas, me encanto verla duchrse a las dos juntas, sin salir de la ducha se secaron la cara con una toalla que les acerque y mi esposa me miro sonriente, su mano se agarro a mi polla, salia parte por el slip, y Carla lo vio, no vamos a dejar que el pobrecito se vaya asin rio, ambas se arrodillaron y se intercambiaron mi polla ahora si queria disfrutar de esa mamada no queria follar ni ella lo deseaban por lo que hacian las dos, se la comian la acariciaban, hasta que unos minutos despues explote en sus caras ambas, se pusieron juntas no las puse yo y mi leche salio a sus caras mientras ambas me decian cosas, asin correte cariño, o carla joder que buena verga tiene tu marido, me encata compartila, y termine con un rgasmo atroz, de nuevo nos duchamos, y los invitamos a merendar en una cafeteria cerca de su casa

Sabiamos queellos, tenian esa noche que ir a un compromiso, y marchamos a casa ambos
Cuando lelgamos recogimos a mi hija, y despues los dos viendo la tele, intercambiamos, de nuevo, opniones, mi esposa estaba totalmente satisfecha, con ellos le habia encantado, Javier hacia el papel, que mi esposa, siemre deseo, el de cornudo, sin molestar solo disfrutando, como un espectador, volvio a decirme como en el coche cuando volviamos, que haia sido buensimo los besos y las caricias con ella,

Mi suegra nos llamo para cenar en su casa, y a regañadentes mi esposa fue, pero al final fue lo mejor, pues en la cena con ms suegro y mi cuñada comenzaron a mandarme mensajes Carla, y Javier pero sobretodo Carla, que nos echaba de menos, que havia sido fantastico que por favor ns volvieramos a ver que la cena era un aburrimiento, que solo pensaban en nosotros, y mi esposa cada vez que podia le contestaba a sus mensajes, cuando terminamos de cenar, mi esposa me dijo al oido que estaba deseando verlos, otra vez, y me dijo voy a bajar un momento y hablar con ellos por telefono, y se escaqueo si que nadie se diera cuenta, volvio a los 15 minutos, con una excusa, y finalmente mi hija quedo con su abuela, con la escusa de salir, fuimos a casa y nos cambiamos, mi esposa ya me habia informado de la conversacion ellos se aburrianen la cena y habiamos quedado en una discoteca y despues dormiriamos en su casa, fuimos como dos colegiales, a la cita carla solo hacia mandarle mensajes y javier me mando un par de ellos, diciendome, que le habiamos encantado, que por favor si solo era algo esporadico se lo dijera, ellos estaban como nosotros como dos colegiales, pero en eso fui malo, yo le dije que no le dijera nada, tras decirle que ibamos a la cita a la discoteca, alli estuvimos cas una hora esperandolos, mi esposa me decia que malo eres hacerlo sufrir asin y nosotros estamos aqui antes que ellos, mas deseosos que ellos, dejalo le dije asin sera mas placentero para ellos, aparecieron por fin por la discoteca, estaba llena nosotros arriba yo sin perder de vista la entrada hasta que los vi, pero ellos a mi no, y nos acercamos, a ellos por detras, agarre desde atras a Carla

Ella miro sobresaltada pero cuando me vio rio y me estampo un beso alli, me separe y la cara de mi esposa estaba sonriente feliz, ella acerco al oido, de Carla y se dijeron cosas que no oi por fin subimos arriba era algo entre comillas mas tranquilo menos ruido al menso nos escuchabamos, y nos sentamos, tras varias copas nos fuimos a su casa, y alli,pasamos la noche los cuatro, fue fantastico, nos hemos hecho inseparables, y esperamos y creemos que esto va a durar mucho pues, tenemos lo que hemos buscado no buscamos, nada mas al menos por ahora.

Pajearon a mi novia en el cine

Dentro de mis locuras, con mi novia hace muchos años siempre pensábamos en hacer cosas raras donde nos imaginábamos. Nos gustaba mucho hacer locuritas como las llamábamos. Pensamos que rico era ir al cine, el fin se semana. Ya habíamos hablado que íbamos a hacer. Toda la semana hablábamos de cosas calientes y arrechas (cachondas) por ejemplo de cómo hacía la paja a su ex novio me contaba cómo se la pichaba (follaba) en diferentes lugares.

Dentro de mis locuras, con mi novia hace muchos años siempre pensábamos en hacer cosas raras donde nos imaginábamos. Nos gustaba mucho hacer locuritas como las llamábamos. Pensamos que rico era ir al cine, el fin se semana. Ya habíamos hablado que íbamos a hacer. Toda la semana hablábamos de cosas calientes y arrechas (cachondas) por ejemplo de cómo hacía la paja a su ex novio me contaba cómo se la pichaba (follaba) en diferentes lugares.

Era sábado y nos disponíamos ir al cine, pero antes nos tomamos unos traguitos para ponernos calientes y arrechos. Fuimos a una taberna media oscura donde presentaban videos, pero la idea era ponernos bien calientes. Iba vestida con una mini de color blanco bien alta y sin medias, sus calzoncitos eran blancos como me gustaban, encima se puso un abrigo de color negro. Una vez llegamos nos sentamos, y al rato iniciamos la función. Le dije que se abriera su abrigo un poco para que dejara ver sus piernas y claro de frente se veía un poco sus calzones, cada vez que pedíamos un trago al mesero María se abría un poco y nos divertíamos al ver el mesero un poco nervioso. La verdad nos arrechamos bastante.

Le metí la mano por debajo de la falda y le hice la paja, claro que no era para que se viniera, era para ponerla bien caliente. Al rato se quitó el abrigo ya que le hizo calor Por el reflejo de las luces de la taberna se notaba bastante las piernas y yo gozaba al verla y ella también disfrutaba la escena. A cada rato llamábamos al mesero que nos trajera hielo o que nos trajera mas traguito y ella disimulada se movía para mostrarle un poco más. Me dijo que quería que le metiera el dedo en el culito, con la excitación y la arrechura estaba toda mojada y de una manera bien atrevida por detrás le metí el dedito, ella se movía y jadeaba y temblaba y la verdad estaba temeroso ya que se podía escuchar, pero nos importó y así estuvimos un buen rato, posteriormente me sacó la verga que estaba muy dura y mojada y poco a poco me la pajeaba, y yo tenía que frenarla ya que en varias ocasiones por poco me la hacía venir.

Cuando ya era hora de irnos entonces era de llamar al mesero para pagar la cuenta y ella, bien arrecha se subió un poco más la faldita mostrando los calzoncitos y expelía un olor muy rico. Cuando llegó el mesero yo le hice señas a María y entendió y empezó a tocarse la chimba(polla), mientras yo me demoraba en sacar el dinero con el fin que la mirara y pasó varios segundos y ella sin recato se pajeó y el mesero que llevaba una linterna la puso en la mesa para contar la plata. María estaba bien caliente y con los traguitos no nos importó y ella se abría las piernas y movía la mano un poco más rápido, se hizo a un lado el calzoncito y se empezó a meter el dedo, el mesero de reojo la miraba y de verdad se puso muy nervioso, inmediatamente María se acomodó la faldita y le preguntó dónde estaba el baño, el mesero le hizo la seña donde se encontraba y se levantó a propósito sobándole el culito delante de el y le dijo uy perdone, y yo me quedé esperando hasta que volvió y nos fuimos.

El mesero se fue y los dos estábamos a punto de estallar de la calentura. Y claro emprendimos la ida al cine. En el carro comentábamos lo que había pasado y nos besamos mucho y le toqué la chimba y estaba muy ardiente. Una vez llegamos al cine entramos al teatro y buscamos a un muchacho que ojal á estuviese solo con la idea de ponerlo caliente y arrecho. Al rato mientras nuestros ojos se acostumbraron a la oscuridad vimos a una persona en la mitad de la sala. Nos sentamos haciéndonos que estábamos buscando los asientos y María se sentó a lado del muchacho. Yo al ver la situación me daban muchas ganas y sentía como me mojaba la verga dentro del pantalón. La película tenía algo de acción y aventura y había momentos de apachurramientos de los protagonistas. Pasaron como unos 20 minutos y yo le hacía señas a María para que se le acerque sobándole la pierna al muchacho, disimuladamente se abrió el abrigo y mostraba las piernas, aunque no eran de modelo, pero era musloncita y con la luz de la película reflejaba un color muy sensual. Poco a poco le rozaba más la pierna y ella me avisaba con la mano si estaba el muchacho inquieto, al rato ella se volteó a mi lado y me dijo en el oído que el estaba muy nervioso, y continuamos con lo que habíamos pensado. La idea era que María le sobara con la mano la pierna, y si el se dejaba entonces era hacerle la paja por encima del pantalón y luego sacarle la verga.

Al rato María me hizo señas para que yo mirara y vi al muchacho con la mano encima de la pierna de María. Esto me produjo un poco de todo, pero era muy excitante y todo era en silencio, para que el no se vaya a asustar. Poco a poco notaba a María que respiraba diferente y el le sobaba por debajo de la faldita y en ese momento quería ser yo el que estaba tocando, pero mi arrechura era tal que me empecé a hacer la paja. Yo le hacía señas para que se subiera mas la falda y ella me entendió, se la subió tanto que dejaba ver todo su calzoncito, disimuladamente se volteó otra vez a mi lado y en el oído me dijo que estaba muy caliente, y le insinué que con la mano de el se quitara los calzoncitos, efectivamente ella con la mano le indicaba que le quitara los calzoncitos y poco a poco se los bajaba, hasta que ella subió la pierna y se los quitó.

Ahora se notaba su chimbita entonces ella le acariciaba la verga encima del pantalón y como habíamos planeado ella le dijo cerca a el que se sacara la verga y así lo hizo. Además me gustaba oírla decir palabras que de verdad calentaban, entonces le dijo al muchacho que estaba con ganas de hacerle la paja y yo escuché esto me calentó aun mas. Nuevamente se volteó a mi lado y con el culito dándole a él para que se lo viera y el no se hizo esperar le metía el dedo, María me decía que se quería venir, y le dije que no que aguantara, y el le hacía la paja una y otra vez, entonces le dije que tratara de verle la verga para que se arrechara más. Entonces se volteó al otro lado o sea se puso de espaldas a mí, mostrándome el culito y ella se agachó lo mas que pudo para el lado de el. Le cogió con las manos la verga y yo le hacía señas para que tratara de chupársela, fue muy incómodo pero el se acercaba con temor por que a cada rato miraba para mi lado, yo me hacía el dormido.

Ella como pudo se agachó y se la empezó a chupar y yo le empecé a hacer la paja por el culito. Pararon varios minutos y vi como ella se movía más rápido y se levantó y disimuladamente escupió el semen ya que él se vino en la boca de María. Como ella estaba muy arrecha entones se volteó otra vez y le dijo que la haga venir, entonces el muchacho empezó a hacerle con los dedos la paja, hasta que María no aguantó y se vino. Disimuladamente se me acercó y la boca sabía a semen, talvés algo sucio pero muy excitante. El muchacho se levantó y nos quedamos un rato comentando lo sucedido. Seguramente lo volveríamos a repetir en otra ocasión.

Convertí a mi esposa en puta y espera un hijo de otro

Logré que mi esposa gradualmente no solo aceptara sino que deseara quedar preñada, embarazada, de otro hombre. Tanto deseaba mi esposa quedar embarazada de otro hombre que estuvo dispuesta a aceptar las consecuencias de llevar en su vientre un hijo de otro y después tener y criar a su hijo.

HISTORIA VERDADERA DE CÓMO CONVERTI A MI ESPOSA EN UNA PUTA Y SE EMBARAZO DE OTRO HOMBRE

Hola me llamo Luis y debo confesar que me costó mucho trabajo decidirme a escribir esta historia de cómo gradualmente convertí a mi esposa en una puta y como este proceso culminó en hacer realidad una fantasía: que a mi esposa la preñara, embarazara otro. Esta es una historia verdadera que inició dos años después de casados y que como les mencioné logré que mi esposa gradualmente no solo aceptara sino que deseara quedar preñada, embarazada, de otro hombre. Es la historia de cómo mi esposa estuvo obsesionada con que otro hombre se la cogiera “a pelo” y se viniera dentro de su vagina. Tanto deseaba mi esposa quedar embarazada de otro hombre que estuvo dispuesta a aceptar las consecuencias de llevar en su vientre un hijo de otro y después tener y criar a su hijo.

Debo dejar muy claro que todo, todo lo que mi esposa y yo hicimos fue con el consentimiento y pleno conocimiento de lo que ambos hacíamos.
Que equivocados están quienes creen que convencer a tu esposa que se la coja otro hombre y además, que deje que la embarace es cosa de un día para otro,. Coger con otro u otra estando casados es algo totalmente diferente a que tu esposa voluntariamente acepte tener cambios serios temporales en su cuerpo durante el embarazo y un cambio permanente en su vida como esposa y madre y la tuya como esposo.

Mi esposa y yo tenemos una relación de mucho tiempo, nos conocemos desde hace muchos años, nos hicimos novios en la secundaria y nos casamos muy jóvenes. Mi esposa Alma es de muy buen ver, no es flaca como se acostumbra hoy, tiene un cuerpo que llama la atención, sus pechos son pequeños, nunca se ha querido operar, tiene unas nalgas y piernas que despiertan el apetito sexual y más cuando se pone faldas cortas. Su culo se le antoja a muchos. De cara muy bonita, muy blanca, de pelo castaño y ojos cafés. No porque sea mi esposa pero en la secundaria y hasta ahora llama la atención a donde vamos y si se viste un poco provocativa ….. más aún. Y curiosamente nunca le ha gustado rasurarse su panochita lo que la hace ver más cachonda. Cuestión de gustos.

Muy pronto después de casados, mientras cogíamos iniciaron las fantasías, fantaseábamos con que ella permitiera que otros hombres la vieran desnuda, ella sabía cuanto me encendía y calentaba esa fantasía, mientras se la metía y la penetraba una y otra vez, le preguntaba si se había dado cuenta como la veían otros hombres durante el día, si pensaba como se imaginaban esos hombres cómo se vería desnuda, y si ella creía que se les antojaría cogerla, ella se calentaba y yo más aún, le preguntaba si no le gustaría que la vieran desnuda, que supieran lo buena y caliente que era además de bonita y sexy.

Esto la prendía, hacía que se mojara y escurriera y yo se lo decía una y otra vez, cuantas veces hacíamos el amor. Hasta que un día sin saber como reaccionaría mientras cogíamos, le sugerí que porque no intentábamos convertir nuestra fantasía en una realidad; al principio me dijo que estaba loco, que como me atrevía a proponerle algo así, que una cosa era que lo platicáramos entre nosotros y otra que fuera real. No insistí ese día, volvía a tocar el tema tres días después diciéndole lo mucho que me calentaría a mi, que me haría desearla más, que nadie la tocaría solo la observarían y que ese sería nuestro secreto. Después de insistir una y otra vez, finalmente accedió a hacer la prueba y muy pronto después hicimos un viaje y le sugerí y aceptó que sería muy fácil si ella se pusiera un “baby doll” transparente y pidiéramos “room service” al cuarto del hotel, de esta manera podría dejar que la viera casi desnuda un desconocido sin consecuencias; yo permanecería en el baño y dejaría la puerta semiabierta para poder ver.

Cuando tocó el encargado de servicio a cuartos era un joven que no daba crédito a lo que veía, Alma frente a él con un “babt doll” rosa, de faldita corta, diminuto calzón, los pechos sostenidos por una telita muy delgada transparente que permitían ver sus erectos pezones, mientras el joven acomodaba el servicio mi esposa se las agenciaba para pasearse frente a él y como yo le había pedido, simuló que se le caía algo y se agachó a recogerlo dándole la espalda, toda la redondez de sus nalguitas quedó al descubierto para que el mesero la viera. Estoy seguro que en ese momento el joven solo pensaba en lo mucho que gozaría cogerse a mi esposa. También debe haber pensado que clase de puta tenía enfrente. Funcionó y después de que salió del cuarto, mi esposa y yo cogimos como locos, ella estaba que ardía, su vagina escurría, no había duda que a ambos nos había calentado la experiencia, mientras la cogía y se la metía una y otra vez le preguntaba si le había gustado portarse como una zorra, ella me contestaba una y otra vez que primero había estado nerviosa pero que después cuando sintió como se mojaba frente a ese extraño, solo pensaba en que le metieran una verga una y otra vez. Cogimos como nunca.

Este juego se repitió por dos años, cada vez le agregábamos algo extra, ya no era solo el “baby doll” transparente, ahora fue una bata larga que además de ser trasparente dejaba abierta al frente exponiendo a la vista su panochita sin rasurar, el contraste del blanco nieve transparente de la bata y el negro de su vello púbico calentaba a cualquiera. Una y otra vez después de exhibirse cogíamos como locos, poco a poco se estaba convirtiendo sin darse cuenta en una puta, cada día ponía menos resistencia a las novedades, había nacido en ella y crecía un deseo que se convertiría en adicción a enseñar. Era ya sin saberlo, una “exhibicionista”, se había convertido en una puta que gozaba cuando la veían y se calentaba con que otros la vieran y a mi me ponía al rojo vivo. Una vez se puso un “baby doll” tan corto y tan abierto arriba que dejaba ambos pechos prácticamente a la vista, y lo poco que se tapaban, se transparentaba. Abajo, era tan corto que la faldita ni media nalga le tapaba y en consecuencia dejaba todo su bosque negro al frente al descubierto. No dejaba nada a la imaginación. El cambio en ella había sido fenomenal, fue ella quien sugirió que compráramos ese “outfit” en una sex shop. No cabe duda la zorrita sin darse cuenta era ya una puta.

Ahora cuando cogíamos ya fantaseábamos no solo con que la vieran desnuda, ahora le gustaba que le preguntará que era ella y me contestaba una y otra vez. Una puta, soy putísima, me gusta ser puta, tu puta, me gusta que me vean, me gusta imaginarme desnuda frente a varios hombres con sus vergas de fuera paradas, me decía.
Ya para entonces los dos necesitábamos más, queríamos probar algo nuevo y estuvimos de acuerdo en que en nuestro próximo viaje haría los arreglos para que un masajista viniera a nuestro cuarto a darle un masaje y si ella no objetaba, el terapista continuaría su masaje en partes de su cuerpo cada vez más y más intimas hasta donde ella quisiera. El día llegó, hice los arreglos necesarios con un masajista que me recomendó el conserje del hotel, hablé con el masajista un joven musculoso de buen ver y fijamos las condiciones y la hora a la que vendría al cuarto del hotel. Estaba entusiasmado, insistió en preguntar si yo estaba de acuerdo. Dije que claro.

Mi esposa y yo decidimos que lo más apropiado sería que se pusiera un tipo bikini de dos piezas. El masajista llegó con su camilla, ella se acostó y yo hice como que leía una revista, pusimos música tranquila en el radio del cuarto, mi esposa se acostó boca abajo y él, Pablo, así se llamaba el masajista empezó poco a poco a correr sus manos sobre el blanco cuerpo de mi esposa, la espalda, las piernas, el cuello, la cintura sin darme cuenta en qué momento, Pablo bajó la mano la puso ligeramente por abajo del calzón de mi esposa en sus nalgas, ella no objetó, lo que es más, pude observar como se ella se movía ligeramente con placer. Era una señal, la señal que Pablo necesitaba para ir más allá, más profundo.

Mi esposa había aceptado que además de que alguien la viera desnuda, ahora, aceptaba que un extraño la tocara, la manoseara. Lo que empezó con una discreta caricia en las nalgas se convirtió en un frenético cachondeo de piernas, cintura, cuello, Pablo despojó a mi esposa del calzón de su bikini, la volteó y cuando la tuvo a la vista boca arriba la despojó del brassiere dejándola por primera vez totalmente desnuda frente a un extraño. Mi esposa no ponía objeción, de vez en cuando me volteaba a ver como buscando mi aprobación y yo cada vez le sonreía como diciéndole: sigue vas muy bien y claro cada vez me paraba más mi verga, Pablo la tenía a su merced, hacía lo que quería y ella no ponía objeción, las manos de Pablo acariciaban todo el cuerpo desnudo de Alma, puso su mano en su monte de Venus, jugueteó con su negro vello, con esa confianza Pablo se bajó los pantalones y su tanga y sacó su verga, un singular miembro, grande y grueso y lo acercó a la boca de mi esposa, ella al principio se resistió, Pablo insistía acercándola a sus labios carmesí hasta que ella accedió primero a besar la punta de la verga de Pablo y luego la metió tímidamente en su boca, segundos después Pablo aprovechó que Alma había consentido y la metía y sacaba de su boca, Pablo tuvo que parar dos veces para explicarle a mi esposa como debía mamársela, debo mencionar que en todo el tiempo de casados nunca había aceptado mamar mi verga, era virgen en la boca, entonces ella no pudiendo más explotó y dijo lo que yo había esperado siempre, primero casi imperceptible dijo aayyy… aayyyyy… mmmmm…. Que rico….. cógeme por favor, conforme se calentaba subió el tono de voz y gimiendo, practicamante a gritos suplicaba: cógeme le decía una y otra vez, estoy escurriendo, ya no puedo más, te necesito dentro de mí, por favor, no me dejes así, cógeme, quiero verga, méteme tu verga, hazme tu puta, por favor. Cógeme pero ponte un condón le pidió. Este fue el inicio de una nueva vida. No cabe duda. Había nacido una PUTA.

Continuamos con nuestras experiencias sexuales, ya no recuerdo cuantos hoteles visitamos aunque los masajistas eran esporádicos, el libido en mis esposa iba en aumento.
Justo después del nacimiento de nuestro segundo hijo, ahora ya estábamos en el quinto año de nuestro matrimonio, una noche de sexo le pregunté si consideraría que otro hombre la cogiera sin condón y se viniera dentro de ella. La sola mención de la idea no solo le molestó, se ofendió y dejó de hablarme por varios días, pedí disculpas una y otra vez aún cuando en el fondo siempre supe que su enojo y resistencia era precisamente una reacción para ocultar lo que ella realmente quería o deseaba. Hicimos las paces, y volvimos a la normalidad, vida, sexo, exhibicionismo una y otra vez hasta que me volví a animar y encontrando el momento propicio le volví a preguntar si habría alguna posibilidad de que permitiera que otro hombre la cogiera sin condón y se viniera dentro de ella. Su reacción no fue como la primera vez, me dijo que lo pensaría y me daría su respuesta en unos días.

Fueron los días más largos de mi vida, no me atrevía a tocar el tema otra vez por miedo a cual sería su reacción. Hasta que una noche en la cama me abrazó y besó y me dijo: “y esa idea loca que tuviste cómo la quisieras llevar a cabo?”

Después de mucho platicar decidimos hacerlo. La pregunta era cómo y con quien. Acordamos que debería ser con alguien desconocido, de preferencia fuera de la ciudad o de la zona donde vivimos, y lo más importante si iba a permitir que la cogieran sin condón, cómo podíamos garantizarnos que no quedara embarazada y más importante aún, si era un desconocido cómo asegurarnos de no correr el riesgo de que la persona fuera VIH positivo. Pasaron los días y no encontrábamos la solución a los dos “peros” de nuestra aventura. Conforme pasaban los días nuestra inquietud, nuestros deseos crecían, no hablábamos más que de este tema, y mientras más lo platicábamos más se nos antojaba.

Aún sin encontrar la respuesta a nuestras inquietudes una noche salimos a festejar el cumpleaños de su prima Luisa, fuimos a cenar y terminamos en un bar en la zona Rosa, ella, Alma iba muy sexy, se había puesto una de esas faldas cortas que dejan al descubierto la mayor parte de sus bien contorneadas piernas y muslos, no llevaba medias y solo un panty que en la parte de atrás se metía entre sus dos redondas y tersas nalgas, otra vez, su vello púbico la hacía ver más sexy al hacerse presente detrás de esa tela trasparente de su minúsculo calzón. Una blusa con amplio escote al frente permitía apreciar sus pechos que aunque pequeños, firmes y de singular contorno. Al calor de las copas y mientras bailábamos y le subía la falda y acariciaba sus nalguitas, la besé y le dije: zorrita ya no puedo más, no duermo pensando cómo y quien te puede coger sin condón, si realmente me quieres y estás dispuesta a hacer lo que sea por mí, en vez de buscar el cómo no, buscamos el como si, ella no me entendió y me dijo, estás borracho o me estás tomando el pelo, no te entiendo y yo le contesté, no nena no estoy borracho ni bromeando, ¿porqué en vez de pensar cómo no te embarazas? porque no pensamos cómo lo hacemos para que te embaraces.

Ella se detuvo, paró en seco y me dijo. Me estás proponiendo que me cojan para que me embarace de otro hombre, quieres que me preñe otro que no seas tú, quieres que lleve en mi vientre el hijo de otro hombre, sabes lo que me estás pidiendo? Soportarías ver como me crece la panza sabiendo que el hijo que llevo dentro no es tuyo? Estás loco? Por un momento no dije nada pero segundos después, que parecieron una eternidad, no se de donde saqué fuerzas que le contesté SI, si eso te estoy pidiendo…. Hubo un silencio sepulcral por unos instantes que me parecieron minutos, Alma me abrazó muy fuerte, juntó sus labios a los míos y sin yo poder creer lo que oía me dijo…. Si eso quieres eso hacemos, te doy gusto en lo que quieras…. Te quiero, llévame a la casa, cógeme, estoy muy caliente, me muero de ganas de tener tu verga dentro de mi. Hazme tu puta vámonos… Te podrás imaginar como cogimos llegando a la casa.
Sin decirle a mi esposa y habiendo calculado su periodo de ovulación, organicé un viaje de una semana a la Riviera Maya a un lugar y hotel que me habían recomendado unos amigos muy reventados. Dos semanas antes del viaje me las agencié para no tener sexo con mi esposa. Quería que llegara ardiendo a la Riviera Maya, y más aún, se me había metido en la cabeza que si ya había aceptado que se la cogieran sin condón, quería estar seguro que si la embarazaran, el que la embarazara fuera otro y no yo.
El tema del SIDA no volvió a salir a relucir en nuestras conversaciones y menos cuando hablamos del viaje. A mi me vino a la mente en varias ocasiones y no se si con toda intención o no, lo borraba de mis pensamientos y pensaba en otra cosa.

Para hacer una historia larga, corta llegamos al Hotel en la Riviera Maya, un lugar con unos jardines y alberca espectacular. La primera vez que bajamos a la alberca mi esposa llamó la atención, como lo habíamos planeado, por lo miniatura de su bikini que poco dejaba a la imaginación, habíamos acordado que ella coquetearía con los hombres solos que hubiera. Cual sería nuestra sorpresa que alredor de la alberca estaba un grupo de cinco extranjeros, nos las agenciamos para ocupar unos camastros al lado de ellos. Hablaban en francés, mi esposa se quitó una pequeña blusa dejando al descubierto el top de su bikini que dejaba a la vista más de la mitad de sus senos. Se acostó boca abajo y desamarró el top, el espectáculo era increíble por lo diminuto del calzón de su bikini dejaba ver toda la redondez de sus nalgas, y sin el top, parecía que estuviera totalmente desnuda boca abajo. Dos de los franceses no le quitaban los ojos de encima y entre ellos comentaban algo, supongo yo que era sobre mi esposa. De repente ella hizo un movimiento inesperado para mi, se volteó y como si hubiera sido accidental, dejó al descubierto sus desnudos pechos, con lentitud estiró la mano en búsqueda de su top, y con toda intención para que los franceses que ahora la observaban sin disimulo. tardó en encontrarlo.
Ese era el momento que estaba esperando, me levanté y le murmuré algo a mi esposa en el oido: “Ahorita vengo voy por unas bebidas al bar te dejo en buenas manos, aprovecha ahora que tienes su atención y seguramente están calientes por ti.

Mi esposa me dijo que después que me fui y estuve fuera de su vista dos de ellos se acercaron a ella y en muy mal español iniciaron conversación con ella, mi esposa había llevado francés en la secundaria y aunque no podía conversar, si entendía muchas palabras, o por lo menos creyó entender. Uno de ellos puso su mano sobre su muslo y como ella no objetó, el otro hizo lo mismo. La muy puta de mi esposa no perdió tiempo y tomó la mano de uno de ellos y la llevó hasta su panochita, el mensaje era claro, prácticamente les decía tómenme, mi esposa metió su mano a su bolsa de playa y sacó la llave del cuarto y sonriendo la entregó a uno de ellos y le dijo “dix heures” a las diez.

Esa noche bajamos a cenar en la palapa del hotel, nuevamente mi esposa vestía por demás provocativa, una faldita corta medio trasparente, sin ropa interior. Nuestros amigos estaban en una mesa en la esquina, solo pude observar como los que daban el frente le sonreían maliciosamente y uno de ellos levantó la llave discretamente y se la mostró a mi esposa a lo lejos.
Cenamos y un poco antes de las 10:00 mi esposa me explicó que era el momento que habíamos estado esperando, ella se levantó de la mesa haciéndose notar y volteando a verlos, les sonrió y se alejó hacia nuestra cabaña que estaba en la parte de atrás de la palapa. Como lo habíamos acordado yo me pasé a una mesa del bar con un puro, como diciendo tómense su tiempo que yo voy a fumar mi puro y me toma tiempo.

Vi como primero dos de ellos y luego otro se levantaron de la mesa, el último en levantarse le entregó un celular a uno de los que se quedó sentados. Estoy seguro que era para que les avisara de mis movimientos.
Alma me contó que poco después de que entró al cuarto oyó como metían la llave en la cerradura y tal como lo había anticipado, entraron los tres franceses, ella les sonrió y ellos se avalanzaron sobre ella, uno besándola, el otro metiendo la mano debajo de su falda y el tercero cogía sus pechos y los besaba, la despojaron del vestido y como lo habían anticipado, debajo del vestido solo había desnudez total. Me platica Alma como se besaron, la cachondearon, le metía uno y luego otro un dedo, dos dedos en su vagina, por primera vez su virgen culo estaba siendo penetrado por los dedos de unos extraños ella solo oía como por momentos le hablaban en francés, luego le decían palabras en inglés, francés y en muy mal español. Pute, whore, puta, de todo le decían, magnífica, belle, desnudos todos se turnaban para que mi esposa les mamara la verga, ella no podía más, me dijo que nunca había sentido tantas ganas de que la cogieran, parecía como que flotaba me dijo después. El que hablaba un poco de español y le decía: estás rica, buena, muy buena eres puta caliente cuando le acercó su pene a la entrada de su vagina mi esposa que tenía los ojos entrecerrados, los abrió y claramente pudo ver como éste hombrón con una verga mucho más grande que la mía iniciaba su penetración sin condón, en eso me contó, me vino a la mente como un relámpago que estaba ovulando, que precisamente esa semana eran mis días más fértiles… me contó que se le salió decir muy fuerte: “Luis hijo de puta, cabrón lo planeaste sabiendo que éstos eran mis días fértiles…., estoy ovulando…. todo junto, la verga del francés en la puerta de mi sexo, saber que habías planeado los días, todo eso hizo que me excitara más me dijo ella, me cogieron uno primero y otro y otro después me contó, primero en mi vagina y luego en mi ano, me dolió mucho cuando me penetraron por el culo, pero estaba yo tan caliente me dijo que una y otra vez se movía siguiendo el ritmo de sus embates. Me continuo contando, Una y otra vez les decía, así, así cójanme, y sin pensarlo, empecé a gritar: si, soy una puta cójanme, embarácenme, quiero que me preñen, vénganse dentro de mi, quiero su leche, mucha leche, quiero tener un hijo de alguno de ustedes, soy una puta, quiero que hagan que me crezca la panza.

Me contó: Uno primero y otro después y otro más me llenaron de su líquido blanco espeso, uno de ellos me dijo: yo creo que tenía mucho tiempo sin venirse porque sentí como me echaba lo que yo supuse eran litros de su semen. Mientras más pensaba yo en que me estaban cogiendo sin condón y viniéndose dentro de mi, más me excitaba me contó Alma, una y otra vez suplicaba: así, así fuerte, cójanme. Vente dentro de mi soy una puta, putísima, soy su puta hagan de mi lo que quieran…. Hubo un momento en que tenía tres vergas dentro de mi, una en mi vagina, el otro me tenía ensartada por el culo mientras yo mamaba al tercero. Cuando me las sacaron estaba yo exhausta me dijo: “fue hasta ese momento que me vino a la mente que me habían cogido tres hombres que yo no conocía, eran extranjeros y aunque de buen ver, no sabía nada de ellos, me helé, me dijo mi esposa, me puse fria de miedo solo de pensar que alguno de ellos fuera positivo del sida”.

De las seis noches que pasamos en el hotel cuatro noches estuvieron los franceses en el cuarto cogiéndose a mi esposa, no hubo uno de los cinco que no se la cogiera y todos sin condón.
El último día de nuestra estancia mi esposa me dijo si no notaba algo raro en uno de los franceses, le comenté que no y me dijo, fíjate bien, camina de manera muy delicada, ya son dos veces que se separa de sus amigos y camina muy misterioso atrás del bar. Una vez más cuando se paró y caminó hacia atrás del bar yo me levanté y caminé hacia el lado contrario desde donde podía ver la parte de atrás del bar. Para mi sorpresa pude observar como el francés, un negro de extraordinaria altura y muy musculoso, besaba a uno de los empleados del bar, una y otra vez, se besaban y movían las manos uno en el cuerpo del otro. Era evidente, era homosexual.

Regresé y con miedo le pregunté a mi esposa si se la había cogido el francés negro y se había venido dentro de ella, Para mi asombro, y sin saber qué decirle, me contestó que si, que curiosamente había sido uno de los que más veces se había venido dentro de ella. No pude emitir palabra alguna y preferí callar.
Una vez de regreso en casa no volvimos a tocar el tema por unos días, hasta que poco a poco empezamos a comentar las experiencias del viaje.
No había día que pasara sin que recordara yo al negro francés besando al empleado del bar del hotel. Me entraron dudas sobre si había sido buena idea la experiencia de mi esposa con el negro homosexual.

Pasaron los días y aunque tratábamos de no hablar mucho del tema yo estoy seguro que en la mente de mi esposa el fantasma de si había quedado embarazada siempre estaba presente. Por lo menos yo si pensaba cada día en esa posibilidad, que consecuencias tendría nuestra calentura. Lo cierto era que lo hecho, hecho estaba y nada podíamos hacer ahora. Habíamos jugado con fuego sabiendo cuales podían ser las consecuencias.
Llegó el día que tanto habíamos esperado y a la vez temido o deseado, Alma me dijo una mañana que tenía ya más de una semana de retraso, muy raro en ella porque siempre había sido muy puntual en su regla.

Corrimos a la farmacia y compramos uno de esos kits de prueba del embarazo. Y ………. Alma estaba embarazada, la había preñado uno de los cinco franceses, cuál no sabemos. Mi esposa está en su quinto mes de embarazo y todas las pruebas que le han hecho han salido bien.. Los dos estamos contentos de tener otro hijo…

Mi esposa y yo en brasil

De como empeze entregando a mi esposa

Si en el momento que estaba en la iglesia casándome con Mónica me hubiesen contado que 5 años después dos tipos estarían rompiéndole el culo delante mío, seguramente no me hubiese casado.

Con Mónica estuvimos de novios 6 años antes de formalizar,y desde el primer momento fuimos muy fogosos en materia de sexo donde no nos privamos de nada ya que ha ambos nos encanta coger. Ella es una mujer hermosa de 34 años, alta y muy bien proporcionada, con un pelo lacio de color castaño hasta la mitad de su espalda, con pechos medianos y una cola realmente hermosa, bien parada y nalgosa;

Siempre me dejaba loco verla cuando hacíamos el amor, me gustaba observar sus gestos y su cara de placer cuando llegaba a su clímax, me da mucho placer verla comprarse lencería y que se las pruebe delante mío, realmente estoy muy enamorado de ella. Nuestros orígenes de pareja liberal comienza con la observación de películas porno y fotos caseras en Internet, me encantaba ver las esposas de otros hombres exhibiéndose por la red y me excitaba muchísimo verlas siendo entregadas por sus maridos. En una de mis ya diarias observaciones virtuales me excito sobremanera la imagen de una esposa que estaba en cuatro patas, con corpiño, tanga, portaligas y botas negras siendo penetrada por atrás por un tipo mientras su esposo miraba que tuve que empezar a tocarme, mientras me masturbaba me imagine en esa foto la cara de mi mujer y acabe en forma impresionante; desde ese momento cualquier foto me la imaginaba con el rostro de Mónica y tenia unos orgasmos únicos, día a día deseaba mas que la penetraran en mi presencia para que yo pudiera ver todo y además participar en su orgía, el inconveniente que se presentaba a fututo para llevar adelante mi fantasía seria si ella estaría dispuesta a participar, razón por la cual empecé lentamente a comentarles con respecto a mis fantasías;

En un primer momento me trato de demente degenerado pidiéndome por favor que no tocásemos mas el tema y que solicite la baja del servicio de Internet, con el paso del tiempo le daba gracia y me decía que no se animaría, luego ya tenia curiosidad y me empezó a hacer preguntas acerca de cómo seria la fiesta, en donde, a que hora ,etc ,etc, hasta que un buen día luego de que habíamos cogido en forma muy caliente me dijo que estaba dispuesta a cumplir con mi fantasía y que además ella ya había creado las suyas propias.

Me contó que luego de mi propuesta empezó a fantasear con que le gustaría a ella, y me confeso que quería entregarse y ser sumisa obediente no ante otro hombre en mi presencia, sino que quería que sean dos, que la tratasen como una verdadera puta y que yo solo me limitase a mirar y pajearme si así lo deseaba, cosa a la que acepte en forma instantánea; me encargo a mi que consiga quienes iban a ser esas personas que no tendrían que ser conocidas nuestras ni de nuestra ciudad, mientras que ella se iba a encargar de comprarse ropa y mostrármelas a ver si me gustaban.

A partir de ese momento vivíamos en una excitación casi permanente , corría el mes de julio y yo había decidido que nuestra reunión la llevaríamos adelante en brasil en el mes de enero, lugar donde íbamos a vacacionar desde hacia algunos años atrás y donde siempre parábamos en una ciudad con poca gente pero muy cerca de otras playas donde existía mucho movimiento, para eso ella no solo había empezado a ir al gym para “sentirse linda” como ella mismo me dijo, sino que también se había comprado una infinidad de conjuntos de lencería de distintas formas y colores demostrando un gran entusiasmo en la preparación.

La verdad es que la búsqueda de quienes participarían con nosotros no resulto nada sencilla, no sabia por donde empezar ya que deseábamos encontrar gente discreta y respetuosa que entendiese nuestras fantasías y no cualquier desubicado que tomase todo como una locura, así que para variar acudí nuevamente a Internet a buscar candidatos para que se cogiesen a mi esposa en mi presencia ¡¡¡

Mi búsqueda comenzó por encontrar parejas liberales de la zona donde íbamos a pasar nuestras vacaciones cosa que por suerte no demore demasiado, había muchas y de todo tipo, de esta manera empecé a chatear y conocer a todo tipo de personas y a interiorizarme mas en el tema, hasta que un buen día conocí de esta manera a un compatriota residente en brasil que sin saberlo en ese momento llegaba para cambiarnos la vida para siempre. Su nombre era Carlos y tenia 42 años, hacia 12 años vivía en brasil, estaba casado y era swingers con su esposa desde 6 años atrás, desde el 1er día por Chat tuvimos muy buenas charlas, prácticamente hablábamos todos los días ya que coincidíamos en los horarios de trabajo. Lentamente le fui contando sobre nuestros gustos y lo que deseábamos hacer con moni, a lo cual siempre me contestaba que había dado con la persona indicada, ya que tenia mucha experiencia en el tema y además contaba con muchos amigos que andaban en lo mismo, además siempre me mandaba fotos de sus fiestas y eran muy excitantes, a todo esto mi esposa cada vez estaba mas puta, con un físico muy bien logrado en el gym y comprándose todo tipo de ropa sexy que se ponía de noche cuando fantaseábamos nuestra orgía ya casi consumada;

Luego de las fiestas de fin de año, para el día 3 de enero partimos hacia brasil, habíamos alquilado una pequeña cabaña con vista al mar que ya habíamos ocupado años anteriores, ya tenia decidido que Carlos iba a iniciarnos en el mundo de las parejas liberales razón por la cual apenas llegábamos me iba a comunicar con el para ultimar los detalles que restaban, cosa que hice a los dos días de haber llegado. Quedamos que nos encontraríamos en una bar que es conocido en la ciudad donde parábamos a la tarde aprovechando que Mónica me aviso que iba a dormir una siesta. Encontrarme con el fue como encontrarse con un amigo de toda la vida, ya que al haber hablado todos los días desde hacia un tiempo atrás nos daba una gran confianza y muchos temas en común, Carlos es un tipo alto, flaco, tostado y con bigotes, de muy buen hablar, estuvimos tomando cerveza, hablando y riéndonos como 2 hs, debiendo confesar que me cayo muy bien ya que no encontré a una persona desesperada por el sexo. Al momento de empezar a hablar sobre nuestras fantasías me pregunto si teníamos decidido con mi esposa a llevarlas adelante con el, a lo cual conteste que si, que estábamos seguros. Ante mi respuesta Carlos se rió y dijo que me preparara, que a mi esposa la iban a coger en serio y sin ningún miramiento, que ya tenia listo un amigo de confianza para ir con el a hacerla sentir la mas puta de todas, luego en broma me dijo que le recomiende a Mónica que coma liviano porque iba a tener mucha acción, nos despedimos y quedamos que al otro día a las 11 de la noche iban a ir a la cabaña que habíamos alquilado. Volví a la cabaña como mareado de calentura, Mónica todavía estaba en cama por lo que aproveche para hacerle el amor en forma casi violenta llenándola enterita de leche, luego de haber gozado los dos estando acostados fumando un cigarrillo le dije que faltaba muy poco para hacer su sueño realidad, a lo que ella con sorpresa me contesto –bueno mi amor, pero tenes que ayudarme a elegir la ropita para mi fiestita- acto seguido procedimos a elegir un conjunto de ropa interior negro con portaligas y botas altas del mismo color, cuando la vi así vestida pensé que nunca había visto anteriormente una mujer tan sexy en mi vida, razón por la cual cogimos toda la noche como 2 adolescentes en celo.

El día siguiente lo vivimos con gran ansiedad y también con nerviosismo, salimos a la playa y a comprar unas botellas de champaña, cada rato consultaba mi reloj queriendo apurar las agujas para que llegue el gran momento que esperábamos y fantaseábamos hacia mucho tiempo, ella una hora antes ya se había cambiado con la ropa que habíamos elegido mientras ya vaciábamos la 1er botella de champaña. Media hora antes de lo pactado tocaron el timbre de la puerta, creo que en ese momento a ambos se nos paro el corazón por algunos instantes, luego nos miramos fijamente a los ojos y sonreímos cómplicemente, me pare y me fui a abrir la puerta: allí estaba Carlos elegantemente vestido con su amigo, un hombre mucho mas joven que el y también mas fornido, este se llamaba Paulo y era un hombre muy pinton, al momento de presentarles a mi esposa casi la desvisten con la mirada sin ningún disimulo, creo que en ese momento sentí una especie de celos en todo mi cuerpo pero mi excitación lo superaba por mucho. Nos sentamos en los sillones que hacían de living de la casa, mi mujer y Carlos en un sillón largo, Paulo y yo en dos sillones individuales, la charla derivo a temas banales mientras tomábamos más alcohol. Carlos no desaprovechaba oportunidad para alabar a Mónica cosa que a ella la hacia sentir muy a gusto y risueña soltándose cada vez mas

Luego el casi sin mirarme directamente me ordeno que buscase otra botella de la heladera a lo que obedecí inmediatamente, había una actitud dominante de Carlos que en vez de molestarme mas excitaba, cuando regrese moni estaba en el regazo de el besándose en la boca en forma salvaje mientras Paulo estaba poniendo música, el cuadro me sorprendió pero me di cuenta que ya no había marcha atrás, lo que habíamos soñado se estaba por fin haciendo realidad. Luego Paulo se sentó en el mismo sillón dejando a Mónica en el medio, ambos empezaron a tocarle por todos lados mientras ella se dedicaba a gemir como loca presa de una calentura como yo nunca había visto, el espectáculo que estaba viendo era fantástico por más que yo solo observaba, en realidad era como que se habían olvidado de mi presencia hasta que Carlos acordándose de mi me dijo:

-te gusta lo que ves?

– Si- respondí

-entonces pídenos que sigamos tocando tu esposa- dijo el,

-sigan tocándola- pedí,

-por favor se pide- me contesto,

-por favor, sigan tocando a mi esposa- fueron mis sumisas palabras.

Luego pidieron a Mónica que se parara y se sacara el vestido puesto que querían verla semidesnuda, mi esposa se levanto y se lo quito muy sensualmente quedando solamente en ropa interior, portaligas y botas negras (el conjunto que yo había elegido, je,je), la hicieron desfilar para ellos comentando acerca de lo bien que lo pasarían con el gran cuerpo de mi mujer, Carlos la sentó y arrodillado frente a ella comenzó a chuparle la concha muy suavemente, introduciéndole toda su lengua en la vagina mientras que Paulo poniéndose al lado de la boca de Mónica saco a relucir una pija de gran tamaño, mas por lo larga que por lo ancha que ella rápidamente se la llevo a la boca y la empezó a chupar, cosa que pudo hacer por poco tiempo ya que la hábil lengua de Carlos en su clítoris la hizo acabar a los gritos violentamente por primera vez.

Luego el se paro, se desvistió y fue a sentarse en el sillón enfrentado al que estaban Mónica y Paulo, cuando vi su pija semi parada no lo podía creer, era demasiado grande, tanto a lo largo como a lo ancho, al ver mi sorpresa en mi rostro Carlos se rió burlonamente y me pregunto:- viste lo que tengo para la puta de tu esposa?, empezó a sobarla y su herramienta iba creciendo cada vez mas, a todo esto ella le daba una esplendida visión de su cola arrollidada en el piso haciéndole sexo oral a Paulo quien la acariciaba su cabello, Carlos dirigiéndose a mi mujer le ordeno que gatee hasta el para chuparle la pija a lo cual Mónica obedeció sin chistar, ver a mi esposa gateando por el piso chupando pijas fue demasiado para mi y tuve que empezar a tocarme sin parar, a ella se la veía como feliz, metiéndose esa gran verga todo lo que podía en la boca, la besaba y lamía como una verdadera loca, Paulo se arrodillo atrás de ella y empezó a pegarle nalgadas con la mano abierta dejándole el culo rojo por las cachetadas, después le abrió bien las piernas, le corrió la tanguita y se la metió entera hasta el fondo levantando un grito de placer por parte de mi esposa, a su vez Carlos le pegaba por los cachetes con su mazo de carne dura.

Ella acabo nuevamente en un tremendo orgasmo mientras Paulo le acababa en su vagina, a su vez Carlos le acabo todo en la boca y en la cara manchándola totalmente de leche. Los tres quedaron fundidos en sus lugares riéndose de cómo habían acabado, nuevamente me sentí como de mas en la escena, ella se paro y se fue a asear mientras los 3 hombres quedamos ingiriendo nuestras bebidas en el living, Carlos sobándose su mástil me dijo: – que linda esposa tenes Horacio, cuando vuelva me la voy a coger por toda la casa para que veas y te pajees- cuando mi señora volvió haciendo ruidos con sus botas en el piso, Paulo le pidió que le chupe la pija de nuevo , lo que ella obedeció contenta y riendo sin dudar, luego el le pidió que le chupe el culo a lo que moni tampoco se negó, pasando su lengua de sus huevos a su culo muy lentamente, Carlos que solo había observado la paro y se la llevo a la cama de la habitación, le saco la tanga, se subió arriba de ella y en la pose del misionero la penetro con su pija totalmente erecta ,lo que hizo que moni abriera sus ojos en forma desorbitada sintiendo el poderoso instrumento de Carlos por mas de media hora, en ese ínterin el se la cogio como se le vino la gana, en forma lenta, despacio ,violenta , la hizo montar su pija y se la metió con ella en cuatro patas, le hizo decir que ella era la mas puta del mundo y que yo un cornudo y puto haciéndola acabar dos veces mas en forma seguida, cuando el acabo le regó el culo con su esperma quedando ambos tendidos boca abajo con el sobre sus espaldas. Nos quedamos los cuatro sobre la cama fumando unos cigarrillos y descorchando una nueva botella mientras comentábamos lo bien que lo estábamos pasando en nuestra orgía, a lo que Carlos acoto que la pasaríamos mejor cuando se la metiesen por el culo a mi señora, ella riéndose nerviosamente dijo que si le metían esas pijas por su cola la iban a matar ya que era demasiado grandes, a lo que el dijo que yo lo decidiría:

-que decís Horacio, se la metemos por el culo?

-por mi no hay problemas-conteste, los gritos de mi mujer cuando el se la metió enterita por el culo fueron terribles, mezcla de dolor y de placer, fueron tantos que hasta me preocupe que vengan los encargados del complejo a preguntar que pasaba, después también se la cogio Paulo de parada por el culo en el baño, se la metió hasta cansarse llenándole de leche en lo mas profundo de sus instentinos dejándole su orificio totalmente rojo y abierto. Habíamos pasado toda la noche envueltos en sexo, afuera ya empezaba a amanecer, Mónica estaba exhausta pero feliz, había tenido como siete orgasmos y se había sentido muy puta y humillada por dos hombres que no le tuvieron ningún tipo de contemplaciones, el problema era que tanto Carlos como Paulo tenían las pijas duras queriendo seguir la fiesta un rato mas, pero al encontrarse ella tan cansada quedaron en que solo le chuparía la pija a los dos hasta hacerles acabar en su boca, ambos se recostaron contra el respaldo de la cama mientras que ella en cuatro patas iba con sus labios de pija a pija, en eso Carlos me mira y me dice :- veni a ayudarla a tu señora que ella sola no puede- ante tal orden quede dudando que iba a hacer, pero viendo el cuadro general de la situación acerque mi boca a su pija y me metí la cabeza en la boca, empezando a chuparla como podía, Carlos dirigiéndose a Paulo le dijo riéndose:- ella es muy puta y el un puto cornudo, que pic-nic nos podemos hacer con ellos¡¡¡- mientras le chupaba su mástil mire a Mónica que estaba al lado mió también chupando pija, ella me miro y se rió como pudo haciéndome un ojito consintiendo lo que estaba haciendo, el otro también me acerco su verga por lo que chupaba alternadamente a cada uno, mi esposa a todo esto, todavía con las botas puestas se masturbaba frenéticamente llegando a un nuevo orgasmo, mientras que ellos se acercaron a ella y acabaron los dos juntos en su boca, ordenándole Carlos que tomase lo que pudiese. Al momento de despedirse ellos me agradecieron por la gran noche que habíamos vivido, nos abrazamos y Carlos me dijo que estaban a nuestra disposición para cuando quisiéramos, inclusive quería traerle a su esposa para sumarla a nuestra cama.

Cuando ellos se fueron Mónica como con algo de vergüenza me dijo- te amo- me pregunto si yo no estaba disgustado con ella por como la habíamos pasado, a lo que conteste que no, que estaba muy orgulloso de que pudo cumplir con sus fantasías y de que yo haya podido estar presente, ella me agradeció y me dijo que realmente la había pasado de maravillas sintiéndose totalmente desinhibida, le conté que me había sentido de igual forma inclusive no sabia que era bisexual hasta ese momento, quedamos de acuerdo en que quizás haríamos otra reunión con nuestros nuevos amigo, nos abrazamos y dormimos muy enamorados, todavía nos quedaban 20 dias en brasil… (ESTE RELATO ES TOTALMENTE VERIDICO).-

Hice realidad la fantasia de mi esposo y me encanto

Esto sucedió hace 6 meses y me animo a compartirlo con ustedes por que gracias a mi esposo y sus calientes ideas he vivido muy lindas experiencias sexuales como esta que les contare.

Tengo 5 años de feliz matrimonio, en la cama no me puedo quejar, hacemos de todo mi marido y yo, sin embargo hablar de un tercer participante era algo hasta hace poco dificil de contemplar. Desde hace 2 años para aca mi esposo venia insistiendo en hacer un trio HMH, la verdad no me gustaba la idea, sin embargo el queria hacer realidad su fantasia, verme coger con otro, el morbo de estar con dos vergas a la vez, eso me empezo a llamar la atención, solo que no encontrabamos al candidato en particular ya que por donde vivimos son algo recatados y la mayoria de los conocidos que si tenian el perfil estaban casados y no queriamos meternos en problemos con terceras personas…

En fin, logramos contactar y hacer amistad con un compañero del trabajo de mi esposo que ovbiamente no estaba casado …mas bien divorciado, lo tratamos y vimos que era el del ferfil, a los 3 o 4 meses de tratarlo en reuniones sociales o cuando coincidiamos en lugares, etc.

Ya estaba platicado con mi esposo y yo, a la proxima oportunidad seria, para esto mi esposo le deberia hacer la propuesta a el para que no lo tomara por sorpresa, y asi fue, un sabado temprano (6 pm) nos pusimos de acuerdo, le dije que lo llamara y que le dijera que hariamos una reunión, una carne asada (así se acostumbra por el norte de México), el plan era tambien grabar una situación que a mi esposo le daba morbo, era que yo recibiera a alguien en la casa vestida super sexy, sin bra, y sin tanga, solo con una blusa o top y una falda corta, para ello me vesti de esa manera, el preparo la camara en un lugar estrategico, cuando toco a la puerta el amigo yo me dispuse a abrir y encendi la camara, mi marido estaba terminando de arreglarse, asi que mientras bajaba yo lo recibi, claro que el se dio cuenta como estaba yo vestida, sin ser vulgar me dijo varios halagos de lo bien que me veia, yo me fui por una cerveza que le ofreci y cuando le di la espalda quedo grabado como me miraba, con mucha calentura, era evidente que el mensaje estaba enviado…el sabia lo que mi esposo y yo queriamos hacer ese dia.

A los minutos bajo mi esposo y seguimos con la reunion, en una ocasión que estabamos platicando se me callo una servilleta al piso, me incline y les mostre mi par de tetas y eso les agradaba, sobre todo al invitado… en otra ocasión al estar sentada frente a el en mini falda abri mis piernas haciendome la despistada y el invitado no perdia tiempo hechandose “un taco de ojo” con la vista que tenia se dio cuenta que no llevaba ropa interior (todo esto mi esposo me pidio que lo hiciera para calentar mas al invitado, y si que daba resultados), ya después de comer seguimos mas relajados con la bebida, inevitablemente llegamos al tema del sexo, que si que extrañaba el de estar casado, y compartiamos experiencias, posiciones sexuales mas cahcondas, etc… la cosa se empezo a poner mas hot cuando mi marido nos dice “por que no hacemos un juego para divertirnos los 3” (dijo la palabra magica: “tres” ) jeje para esto yo estaba un poco mojada. Vamos a hacer un juego de retos con el Twist (este juego trata de que uno se coloca en un tablero en el piso y conforme pase el turno de cada quien debe mover manos y pies según las instrucciones que le tocan, de tal forma que llega un momento en que todos quedan enredados (tu brazo por debajo de la pierna de alguien, tu cara frente a unas nalgas y cosas por el estilo), el que perdiera el equilibrio al no poderse mantener en X posición cumpliria un reto.

Adivinen quien perdio primero, pues yo, para esto y como si ya supieramos a que ibamos el reto fue quitarse una prenda, claro que como no traia ropa interior pues me quite la blusa, ayudada por el alcohol que ya hacia efecto, al principio me daba un poco de pena pero al seguir jugando y con la calentura del momento me empezo a gustar.

Después perdieron mi marido y su amigo, prácticamente estaban en ropa interior, solo en boxers…pude darme cuenta como se les marcaba a los 2 un tremendo bulto, señal que estaban excitados.

Yo seguia con mis tetas al aire, acordamos que el primero que quedara desnudo deberia hacer lo que los otros 2 ordenaran por el resto de la noche, se dio el acuerdo y mi esposo fue el primero en quedar desnudo, con su verga razurada (que me encanta por cierto) apuntando hacia arriba, reimos y ahora la cosa estaba entre su amigo y yo, el se quedo fuera del juego porque ya era entre 2, acordamos que el que ganara seria el rey o reyna, de tal forma que perderia el que quedara desnudo y el ganador se le daria la atención que quisiera.

Seguia el juego y habia ocasiones donde el amigo tocaba descaradamente mis nalgas y rosaba con su antebrazo mis tetas…yo veia como seguia excitandose por el momento, mi esposo sentado a lado se empezo a tocar su verga y en eso que pierde el equilibrio el amigo, termino por desnudarse y yo seria la ganadora, pude notar que su verga era tambien de buen tamaño, solo que mas morena que la de mi marido, en eso me dice mi esposo “ahora si te toca a ti terminar de desnudarte para darte tu premio”, me despoje de mi falda y el amigo miraba mi concha razurada, mis labios mojaditos, empezo primero mi esposo a besarme el cuello, las tetas, yo le empece a masturbar con mis 2 manos, el amigo solo observaba con una cara de pervertido que no podia con ella.

En eso mi marido se aparta de mi y se va por una bebida y le dice a su amigo “sigues tu, mantenla igual o mas caliente de lo que ya esta”, me estaba entregando a otro para hacer su fantasia realidad, algo totalmente nuevo, excitante.

El amigo un poco timido se acerco y me dijo “te gusta que te hagan el sexo oral?”.. claro le dije, por que no?… y me recoste en la alfombra mientras que el se clababa en mi concha con su lengua y dedos… mi marido era solo un espectador, jalandosela un poco veia con lujuria como yo disfrutaba con otro del sexo.

Empece a escurrir mis jugos por la excitación, le dije por que no te paras y yo te la mamo junto con mi esposo, acerque las 2 vergas y me las empece a meter a la boca al mismo tiempo, era imposible que cupieran las 2 a la vez, pero las agarraba una con cada mano y las lamia y llenaba de saliba para que sintieran mas rico…en sus caras se veia como disfrutaban mi trabajito.

Lo que siguió fue ponerle un condon a su amigo y empezarme a penetrar yo boca arriba con las piernas en mi cabeza y el taladraba poco a poco mi concha inundada ya de jugos vaginales mi esposo se acerco y me puso su verga para mamarsela. Era muy caliente sentir una verga de otro penetrarme y la de mi marido, 2 a la vez, me gustaba, me sentia como poseida, no me interesaba ya en ese momento el pudor que antes pense que me frenaria a hacer algo asi.

Cambiamos de posición, ahora mi marido en el piso, yo lo cabalgaba mientras le mamaba la verga a su amigo. Mi esposo y su amigo estuvieron como 1 hora cogiendome de forma alternada, a veces de perrito, de frente, espaldas, sentada, etc. Algunas posiciones, creo que tuve 3 orgasmos en todo ese tiempo, mi marido fue el primero en venirse, me hecho su semen en mis nalgas, después siguió el amigo y me los hecho en mis tetas, terminamos los 3 tirados, nos fumamos un cigarro como de celebración y comentamos de lo vivido. El amigo decia que era su primera vez que participaba en un trio, pues ya somos 3 les dijimos, por que mi esposo y yo tambien somos primerizos, jejeje reimos y quedamos en el acuerdo de volver a hacer algo similar en otra ocasión.

La verdad que esperamos que el amigo regrese de su viaje en estos dias para organizar otra reunion, mi esposo quedo encantado y yo ni se diga, la verdad que este tipo de experiencias nos han ayudado a reforzar nuestra relacion ya que la confianza entre ambos sigue firme, espero les haya gustado. Cualquier comentario lo pueden hacer a juanangel801025@hotmail.com

Cogida por mi amigo y un desconocidos

Empiezo presentándome. Me llamo Adriana soy de Caracas-Venezuela 21 años, buen cuerpo y muy calentona a la hora del sexo, tengo una relación estable de 4 años y medio con mi novio y hasta el momento de lo sucedido el único hombre con que había estado.

Todo empezó un día Miércoles si mal no recuerdo yo estaba de vacaciones de la uni… pero mi novio si trabajaba, lo cierto es que estaba demasiado aburrida en mi casa, me decido a llamar algunas amigas para salir algún sitio pero no podían. En una de esas llamadas que le hice a una amiga me atendió el hermano (el cual también lo conozco desde hace mucho tiempo y somos super amigos también)… total que en el transcurso de la llamada me dijo que su hermana no estaba y que si necesitaba algo, me pregunto si me pasaba algo a lo que respondí que me moría de lo aburrida que estaba, el respondió a eso haciendo bromas para hacerme reír un poco… luego entre la conversación me propuso que nos fuéramos un rato a la playa. Era a penas medio día y que teníamos tiempo y que nos veníamos en la noche. Le dije que me llamara en 20 minutos para pensarlo y comentarle a Erick (mi novio) que Johan (amigo) me había invitado a la playa, a lo que el respondió que si quería fuera ya que el estaría ocupado y no íbamos a poder vernos ese día.

Llame sin dudar a Johan y le dije que si quería ir y pregunte en que playa estaríamos… el me dijo que en Higuerote (Costas Venezolanas) había un amigo que podría prestarnos una casa para luego de la playa sacarnos el agua salada y devolvernos con tranquilidad a Caracas a lo que respondí que estaba perfecto…

Johan paso por mi al rato ya yo lista con traje de baño y todo… hicimos una parada para comprar algunas cervezas y snack para la playita… llegando a Higuerote pasamos por la casa que nos prestaron dejamos las cosas aproveche para cambiarme y ponerme un vestido muy corto y semitransparente playero que dejaba ver mis ricas nalgas entre el hilo tan pequeño que tenia por traje de baño… pude notar que Johan me vio con cierto morbo cuando salí del cuarto y me dijo que me veía bien con ese vestido, a lo que respondí dando las gracias y diciendo que me diera una cerveza para irnos…

Llegamos a la playa hablamos y tomamos mucho la pasamos super bien como dos amigos que somos. Caída la tarde teníamos que devolvernos y así lo hicimos recojimos todo y camino a la casa de nuevo para cambiarnos note que Johan estaba algo ebrio como para manejar y le dije que se bañara y descansara un poquito para poder irnos a Caracas tranquilamente. El respondió positivamente.

Pasado esto luego de que estábamos listo el me comenta de que porque no comparábamos mas cervezas y fuéramos en la mañana muy temprano. Como obviamente no tenia nada que hacer accedí… salimos a comprar y nos instalamos en la parte de atrás de la casa que es un patio pequeño que da a una avenida transitada de Higuerote pueblo donde estábamos, nos sersioramos por seguridad de cerrar muy bien la puerta del patio para seguridad…

Como ya estaba decidido quedarnos ahí fui al cuarto a cambiarme y quitarme la ropa que me molestaba tanto por llevar mucho sol a lo que me puse una falda de tela ligera sin nada abajo ya que la liga de mi hilo hacia que me doliera mucho la piel de la insolación y me puse una camiseta blanca de Johan que hacia notar muchos mis senos ya no no tenia sostén…

Entre tanto Alcohol y habladera debo confesar que en algún momento me senti sexy a hasta un poco exitada de ver como Johan cada vez que me veia a la cara para hablarme su mirada bajaban a mis tetas y mis piernas…

Mientras mas y mas cervezas llego la conversacion del sexo, duramos ratooooo hablando de eso a lo que me puso mucho mas exitada y ahora si tenia ganas de que me cojiera… disimuladamente yo lo veia entre las piernas y pude notar que lo tenia muy parado. Pero me daba una pena inmensa decirle que queria sexo ya que era el hermano de una de mis mejores amiga, un muy viejo y buen amigo mio y la mas poderosas de las razones nunca habia estado con otro hombre que no fuese mi novio y nunca de verdad le habia sido infiel y mucho menos habia pasado por una situacion como esta.

Ya pasado el rato aunque habiamos cambiado de conversacion yo seguia con muchas ganas de sexo, asi que de tanto pensarlo ya que Johan no daba señales de nada por pena me imagino, decidi a putearle yo para ver si me cojia y saciabas mis ganas de tener una verga para mi esa noche….

Disimuladamente levante mi falda y la puse mucho mas corta saque de nuevo el tema de sexo y de tanta habladuria y puterias mias me dijo que ya no queria hablar y se iba acostar porque se estaba calentando y le dije que yo tenia rato asi tambien… sin decir nada me miro y su forma de verme me calento mas y me dijo que no me preocupara que nadie iba a saber de esto. Respondi sentandome ensima de el para sentir ese pene grande abultado en mi vagina el rapidamente me subio la falda tocandome y dandome nalgaditas muy ricas en el culo me besaba las tetas y me masturbaba con su dedo y luego dos… estaba tan exitada que vino el primer orgasmo…

Dado que estabamos en el patio de la casa aunque era alrededor de la 2 a 3 de la madrugada y no se veia nadie en la calle le dije que fueramos al cuarto para que me cojiera, el me respondio que no habia nadie y que no nos preocuparamos que cualquier cosa de todas maneras la puerta estaba cerrada y nadie nos conocia en ese pueblo… sin pensarlo mucho me convenció, el seguia tocando mi culo y golpiandolo muy rico estaba super mojada tenia unas ganas incleibles de chuparlo pero mas ganas tenia de que me lo metiera fuerte y que me hiciera gritar de placer … asi fue se lo saque del short y yo misma me lo meti me movia y gritaba como una perra y eso parecía guastarle mucho.

Ya de haber tenido varios orgasmos yo arriba todavia me movia mas lento y gimiendo como puta disfrutando al maximo ese miembro dentro de mi… de repente Johna me agarra la cara y me dice muy tímidamente “no vayas a voltear pero hay un tipo viendo como tiras desde la ventana” eso me congelo de inmediato e hice intento de bajarme pero Johan no me dejo y dijo que tenia ratico ahi y de que nos preocupabamos si nadie nos conocia en el pueblo y a mi no me habian visto la cara… lo pense por un segundo y segui moviendome pero con cierta pena que se notaba.

Yo trataba de voltear para ver quien como era y Johan no me dejaba, luego empezo a decirme que me moviera rico como una perra a lo que nuevamente me puso muy caliente y empece de nuevo a gemir como puta. El Hielo se rompio cuando Johan empezo a susurar en mi oido diciendome que el tipo me veia con deseo y que me moviera rico para que el hombre viera mi culo y lo que el se estaba cojiendo, eso me excito mucho mas, yo trataba de voltear pero no me dejaba, solo me narraba como el tipo veia mi culo moviendose… yo estaba muy caliente sintiendo que me veian y le dije a johan que me pegara y me me metiera el dedo el culo y me lo abriera para que el hombre pudiera ver lo perra que era en ese momento…

Sin ver como era el tipo todavia Johan me dice que me baje y se lo chupe, pero que me ponga en cuatro para que me viera completamente abierta y se exitara mucho mas, la idea me volvio loca por lo que me puse muy abierta para chuparcela a Jonah y meterme mis dedos por el culo y la vagina para que me viera el tipo de la puerta… ya pasados varios minutos en eso johan me dice que se saco el pene. Me dio curiosidad verlo asi que voltie y se estaba masturbando para mi y por mi… se veia muy bien ese pene debo admitir.

De un jalón Jonah me para y me sienta de nuevo arriba de el, esta vez de espalda a el y de frente a la puerta esta vez para metermelo por el culo a lo cual no me opuse ya que me encanta sentirlo tambien por detras, viendo al tipo mastubandose directamente y el viendo mi vagina mojada Johan me dice que si me gustaria dejarlo pasar para que me cojieran los dos. No respondi al instante, solo le dije que me diera duro por el culo y me hiciera gritar, asi lo hizo… al cabo de unos minutos le pregunte a Johan que si tenia condones los buscara para harcelo sino no… el respondio que si y que los buscara en su bolso, me levante baje mi falda y tapandome los senos los fui a buscar.

Cuando llegue de nuevo al patio el hombre desconocido todavia estaba afuera que sin saberlo estaba apunto de cojerme… Johen me pregunto que como queria hacerlo, le repondi que quieria que me cojiera mientras yo se lo chupaba al amigo desconocido, asi fue Johan me puso en 4 y me penetro cojiendome y haciendome gritar como puta… me imagino que en mi ausencia en busca de los condones el hablo con el tipo porque le tiro las llaves el hombre paso y Johan le dijo que me lo pusiera en la boca para que se lo chupara. Fue una sensacion demasiado divina sentir esos dos miembros para mi, en la misma posicion Johan me lo mete de nuevo por el culo cojiendome muy duro hace que llegue el orgasmo…

Pasado un rato ya me habian cojido los dos como quiesieron ya estaba muy cansada… Johan se da cuenta y me pregunta que si quiero seguir a lo que le conteste que si que acabaran pero no dentro de mi el amigo desconocido me pregunto que si queria que acabara en mi boca o en mis senos a lo que respondi exitada todavia que si… fue cuando me penetraron los dos, es lo mejor que he sentido tuve como 100000 orgasmos mas. Me sente ensima de Johan y el amigo desconocido me cojio por el culo… me hicieron gritar como nunca de placer, luego de eso me sente en el muble para que los dos me dieran su leche acabandome entre la cara y las tetas fue demasiado divino…

Terminado esto despues de un breve descanso fui al baño a lavarme mejor dicho me eche un buen baño de agua fria estaba muerta del cansancio y estaban super saciadas mis ganas de sexo…

Al salir del baño ya el extraño se habia ido nos tomamos un par de cerveza mas sin cruzar muchas palabras… Johan me dijo para romper el hielo que era el mejor sexo que habia tenido y que de esto nadie se iba a enterar, le conteste con una sonrrisa y hablamos un rato mas como si nada.

Dormimos un rato para luego en la mañana devolvernos a nuestras casas seguimos siendo muy buenos amigos ya han pasado varios meses de mi experiencia Johan y yo no hablamos del tema aunque aveces si hacemos bromas entre nosotros de eso.

Para despedirme debo decir que una experiencia inolvidable aunque el sexo de mi novio me gusta mucho mas esta experiencia fue unica.

Por fa… si les gusta mi relato dejen comentarios me gustaria leerlos y mas si es un chico de mi pais y conoce Higuerote.

Att: Adriana.

Dos Jovenes se follan a mi mujer en un parque, yo termino la faena

Mi esposa se insinua a dos jovenes en un restaurante abierta de piernas sin bragas, yo les invito a tomar el cafe en nuestra mesa. Ante la indicision de los jovenes Ana toma la iniciativa y les pregunta ¿Quereis comerme el coño?

Hola os paso a contar este otro relato que nos paso en Aranjuez hace dos años,

Esta aventura, sucedio de viajando hacia Madrid, abrian pasado dos semanas de la anterior con el chatarrero.

Decidimos parar en esta bonita ciudad antes de llegar a la capital. Luego de un descanso en el hotel, salimos dar un paseo, decidimos cenar en la terraza de un restaurante, no estaba muy concurrido, Ana hacia lo de costumbre las piernas abiertas enseñando sus bragas, mientras disfrutabamos de un buen chuleton de Avila, algun miron estaria disfrutando, yo al estar de espaldas no lo veia, pero por la actitud de mi mujer era obvio que tenia algun admirador, e incluso la pille sonriendo a alguien, “Cuentame que esta pasando” le pregunte intrigado “Un par de jovenes que no me sacan ojo, como me gustaria fallarmelos” dijo con cara de zorra.

En estos casos la tactica es ir al servicio y al regreso puedes ver lo que tu mujer enseña y quienes la esta mirando, al fin y al cabo es un disfrute de los dos, y si efectivamente la imagen era erotica, las bragas de mi mujer se veian claramente con la luz de la farola que habia al frente y los jovenes a que se referia estaban entre los 18 a 20 años, cambie mi asiento para el lateral de la mesa, con el proposito que la vieran mejor y yo disfrutar de lo que acontecia.

“Ve al baño y sacate las bragas” cuando lo hizo paso rozando a uno de los jovenes insinuandose, cuando regreso y nuevamente se sento lo hizo subiendose ligeramente la falda, el coño peludo de Ana no podia pasar desapercibido, los jovenes se miraron entre ellos sorprendidos, y dandose cuenta que yo estaba de acuerdo, me miraron echandome una sonrisa.

Sin mediar palabra con Ana me levante de mi asiento y me fui hacia ellos, cuando los encare se mostraban un poco nerviosos, mi invitacion calmo situacion “Cuando termineis de comer, tomad el cafe con nosotros”, los jovenes se apresuraron en finalizar la cena y en menos de cinco minutos, los teniamos sentados con nosotros.

Nos presentamos, -Julio y Andres- yo por primera vez presente a Ana como mi esposa Ana los beso como si los conociera de toda la vida comenzamos comentando algo sobre futbol y luego al grano Ana seguia abierta de piernas y ahora el coño se lo veian con suma claridad, “Por lo que veo os gusta el coño de mi mujer” y antes de que contestaran, suelto la pregunta ¿Os gustaria follarla? reino un silencio absoluto, los jovenes miraban a Ana y era notable que se la comian con los ojos y por primera vez en nuestras aventuras sexuales, ella toma la iniciativa ¿Quereis comerme el coño? Lo dice pasando la mano por la raja, “Sii” dijeron los dos a la vez,

La mayor parte de los comensales ya se habian retirado, quedaban un par de parejas y el camarero que tambien se habia dado cuenta de la exposicion del conejo de mi mujer y no paraba de dar vueltas para gozar de la vision, Ana estaba excitada con sus nuevos amigos, la conversacion siguio por un buen rato, el joven que tenia Ana a su derecha, se tomo la libertad de meterle la mano entre las piernas y sobarle el coño.

Decidimos darnos un paseo y buscar un lugar apropiado para follarse a mi mujer, los chicos al igual que nosotros no eran del lugar y consecuentemente no sabian donde ir, finalmente se nos ocurrio ir a un enorme parque que hay en el centro de la ciudad, el lugar era perfecto, muy cerca del rio habia un jardin bastante discreto con asientos, deje que los chicos se sentaran con Ana y yo lo hice en el asiento de enfrente.

Los chicos no tardaron en sacarle las enormes tetas de fuera y comenzaron a comerselas y sobarselas, uno de ellos edemas le frotaba el coño haciendo que Ana se moviese como una puta y gimiera de gusto, yo tenia mi poya en la mano y me la estaba cascando, disfrutando de ver como se magrean a mi mujer, Ana le saco a Julio la poya de fuera para darle una buena mamada, mientras lo hacia tumbada sobre el dejaba el culo descubierto situacion que aprovecho Andres para darle una buena sobada de nalgas.

Ana se sento sobre Julio clavandose en su miembro, comenzo el movimiento el joven la agarraba por las tetas estrujandoselas, Andres ahora se mantenia inactivo disfrutando al igual que yo como su amigo se folla a mi mujer, Julio se corrio inundandole el coño de la zorra, Ana se pone de espaldas con las manos sobre el banco con el culo en pompa y abierta de piernas “Vamos chico, follame” Ana se referia que la penetraran por el culo pero Andres no cogio el recado y opto por el coño.

Mientras Andres folla a mi mujer, se acercaron dos mirones de muy corta edad a disfrutar del show, lo hacian de una distancia prudente, Ana tiene un orgasmo, Andres comenzo a moverse con rapidez y violencia haciendo que las tetas de Ana balancearan como si tuviesen vida propia, el chico la trajo fuertemente hacia el y se corre dentro de mi esposa.

Le pido a Ana que se acerque a mi, yo sigo sentado con mi trabuco en la mano y le pido “ Sientate sobre mi y metetelo por el culo puta” Ana me moja la poya dandome una mamada y dejando su saliva, me da la espalada la ayudo a sentarse, segun se va bajando con una mano enfoca mi capullo en su ano y cuando lo tiene en posicion se deja caer introduciendo todo mi miembro dentro, ante la atenta mirada de nuestros nuevos amigos y los dos mirones que se habian sumado.

Yo no tengo que hacer nada, Ana lo hace todo, se desliza para arriba y para abajo en mi poya, los dos visitantes de corta edad ahora estan sentados frente nosotros mirando con Julio y Andres como le follo el culo a mi mujer, tanto a Ana como a mi nos encanta ser observados mientras follamos.

Cuando Ana sitio que le inundaba el culo alcanzo otro orgasmo, se limpio a unas servilletas de papel y se acomodo las bragas, seguia con las tetas de fuera, me dirigi a los dos pequeños que avian llegado de imprevisto“Ale darle una sobada de tetas, e iros a dormir” eran muy jovenes para iniciarlos, los dos timidamente le tocaron los pechos de mi mujer y salieron corriendo.

Un saludo Paco y Ana

Confesiones de mi esposa

Un hombre entra en su dormitorio encontrandose a su esposa medio desnuda, con un amigo y viendo una pelicula porno. Es el principio de una caliente cadena de sorpresas, confesiones y sexo.

Cuando entre al dormitorio, mi esposa y Phil veian la pelicula porno, pero de inmediato note que la minifalda de Lori, mi esposa, estaba levantada al nivel de su pubis al punto que pude ver que no tenia panty y admire su recien afeitada vulva. Su blusa estaba entreabierta, la mitad de ella fuera de la falda. Se podia notar la verga parada de Phil, empujando su pantalon en forma de carpa.

Como si no hubiera notado me sente al borde de la cama, a la derecha de mi esposa, le ofreci el vino y luego empece a acariciarle el muslo derecho. Poco despues Phil acariciaba su muslo izquierdo, note que su mano subia mas y mas hacia la chucha. Repentinamente Lori me abrazo, me empezo a besar y se reclino en la cama. Termine de abrir su blusa, su brazier estaba ya suelto y empece a besar sus erectos pezones, algo que le fascina.

Pronto mi esposa empezo a jadear y gemir y su cuerpo empezo a ondular, .” Uuuyy que rico, sigue siiiigueee, que riiico”, jadeaba. Yo sabia que eso no era porque yo le chupaba los pezones, mire hacia abajo y vi sus piernas sobre los hombros de Phil que estaba arrodillado a los pies de cama y chupandole la chucha lujuriosamente…

“No puedo mas” susurraba mi esposa, entre jadeos “Phil, quiero chuparte, metemelo en la boca”. Phil se levanto y se quito los pantalones colocandose al lado de la cama para que mi mujer lo mamara. Entonces Lori, dirigiendose a mi dijo “Chupame la chucha” y luego empezo a mamar la inmensa verga de Phil que apenas le entraba en la boca.

Yo, inmediatamente me arrodille al borde de la cama y empece a chuparle la chucha, el clitoris, mientras le metia la yema del pulgar izquierdo al agujero del culo. Yo sabia que eso le fascinaba aunque fueron muy contadas las veces que me habia dejado hacerlo.

Su pubis afeitado y su clitoris mas y mas turgente se sentian deliciosos. Mi esposa empezo a mover las caderas en forma circular y luego hacia adelante y atras, culeando contra mi pulgar hasta que este quedo enterrado en su bello y apretado culo.

“Que deliiiicia”, gemia mi mujer mientras jadeaba retorciendose de gozo.” ooohhhh, que deliiiicia ,Phil ,Phil, por favor,… hazmelo, tu sabes lo que quiero y me gusta… hazlo, por favor, no puedo maaaas, voy a gritar.” Entonces Phil dijo algo sorpresivo, “dile a tu marido lo que te gusta”. “noooo, solo hazmelo,yaaa, haaazlo” “diselo, dile a tu marido lo que te gusta” insistio Phil, “no te lo hare si no lo dices”

Y entonces mi esposa revelo un gran secreto,..” Phil por favor, pleeeese, metemelo en el culo, siiiiiii, plese, meeetemelo, lo deseeeeo” Phil se coloco en la espalda de mi esposa que estaba sobre su lado izquierdo mientras yo le seguia chupando la chucha y sorprendiendome cada vez mas de lo que estaba pasando.

Phil se acosto detras de mi esposa pero no se movio, Lori le paso su pierna derecha sobre la espalda y lo empujo hacia ella mientras empezo a empujar su cadera contra Phil,

Pude contemplar un verdadero close-up de la inmensa verga de Phil abriendo el apretado culo de mi esposa, ella jadeaba y gemia, una mezcla de dolor placer hasta que el inmenso glande sobrepaso los musculos de su hasta ahora, supuestamente virginal ano. Luego senti su alivio y placer,”oooh, que deliiicia, que riiico que es” murmuraba jadeando.

Phil no se movia, fue ella la que suavemente empezo a culear contra esa inmensa verga hasta que poco a poco fue desapareciendo en su delicioso culo. Lori gemia y jadeaba de placer, casi gritaba lascivamente de deleite, ‘como me gusta en el culo..siiiiiiigueee, hundemela tooooda. ”

Phil empezo a culearla tambien, me retire y me sente en un sillon a contemplar ese bello cuadro erotico, la inmensa verga de Phil fue poco a poco desapareciendo en el dilatado agujero del culo de mi esposa…

Me di cuenta que esa no era la primera vez que Phil se cogia a mi esposa. Se entendian demasiado bien para que asi fuera. Mis sentimientos eran una mezcla de celos y deseo, de arechurra. Mi puta y bella esposa culeando con mi amigo, lujuriosamente y sin inhibiciones era un espectaculo demasiado voluptuoso.

Entonces mi mujer dijo: “como me gustaria que….”y se callo. Phil dijo” dile a tu marido lo que te gustaria, diselo todo, de una vez .” “Es demasiado” añadio mi mujer. ” No” insistio Phil”, es ahora o nunca, te vas a sentir mejor”… Finalmente mi mujer lo solto “quiero que Dany venga para que, con Phil, me llenen por delante , y por atras,” luego me rogo, “por favor llama a Dany, dile que estoy tirando con Phil y quiero que el venga para que me cojan entre los dos” y luego añadio y me dijo, “se que te gusta verme gozar, y me vas a ver coger sin limites cuando Phil y Dany me llenen por la chucha y el culo al mismo tiempo, estoy super arecha de solo imaginar culeado con tus amigos mientras nos ves”.

Yo estaba choqueado, pero cada vez mas arecho, llame a Dany que no demoro nada en llegar. Ver a mi arrecha esposa ondularse apasionadamente entre el doble abrazo de Phil y Dany fue algo indescriptible.

Culearon con lujuria sin limites, les tome fotos y los grabe, mi mujer jadeaba, gemia, casi gritaba voluptuosamente. “que deliiiicia, como me guuusta, que riiiiiico, deliiiiicia, oooooh, Phil, siiiiiii.llename , despacio, siiiii, asiii,… Dany estoy tan arecha Dany, suave, deja que yo te apriete, que riiiiico” y luego dirigiendose a mi “¿te gusta?, te gusta ver como me tiran y me hacen gozar tus amigos, que riiiico que es…”

Fue increible, los tres culearon por horas, mi mujer se porto como la puta ideal. “que culo maravilloso” decia Phil dirigiendose a mi, ” que putas ni que putas, tu esposa esta es la mejor hembra que me he cogido, ”

Mientras tanto yo los grababa, admiraba ese momento erotico, me pajeaba. Mi esposa, contorneandose, moviendo esas maravillosas caderas, ese maravilloso culo, en forma circular y luego culeando hacia atras, hacia Dany y hacia adelante a Phil era un espectaculo que jamas pense presenciar. Mi esposa era la puta mas arecha que yo podia imaginar.

Luego de varias horas, Dany y Phil finalmente se fueron, contra los deseos de mi esposa que queria seguir tirando. Pero ambos tenian a sus propias esposas esperandolos.

Mi esposa despidio a mis amigos, desnuda, en la puerta de la casa. Estaba tan arecha que no le importaba que algun vecino la viera. Los beso con pasion mientras frotaba su desnuda cadera contra los aun erectos penes de Phil y Dany. Putisima, pero deseable y deliciosa,

Finalmente termino la erotica despedida en la puerta abierta, nos fuimos a la cama. Mi esposa, ella y yo, estabamos arechisimos. Mi bella y puta mujer estaba bañada con el semen de Dany y Phil. La abrace, estaba resbalosa, pero su arechurra la puso a moverse ,contornear sus bellas caderas, restregando sus tetas contra mi. Acabe casi enseguida, pero luego empece a chupar su bella y afeitada chucha, luego su culo que aun chorreaba el semen de Phil y Dany.

La amo.

Segundo Episodio

Luego de esa maraton de sexo dormimos abrazados. Desperte al sentir su cuerpo apretado contra el mio. Mi esposa estaba muy cariñosa, algo que no habia ocurrido por años. Me empezo a hablar suavemente, me dijo que sentia un gran alivio al haber podido mostrarme su relacion con Phil y Dany. Me dijo que el sentimiento de culpa la habia torturado por mucho tiempo y eso hacia que no se me entregara sexualmente con la pasion de los primeros años de matrimonio.

Me conto que todo empezo hacia años durante un viaje que hice. Dany la habia invitado, junto con su amiga Luci y su amante a comer y que luego fueron a su casa a tomar vino y bailar. Luci y su amante empezaron a besarse con pasion y a desnudarse. Mi esposa y Dany se dejaron arrastrar por el espectaculo erotico y todos terminaron en una orgia en la que todos se mezclaron desenfrenadamente. Mi esposa me conto que fue la primera vez que gozo sintiendo dos vergas dentro de ella. Tambien tuvo sexo con Luci, descubrio que tenia una fuerte inclinacion bisexual, confirmando mis sospechas.

Esa noche empezo su desenfreno sexual. Siguio visitando diariamente a Dany, y fue ella que le pidio que incorporara a un amigo en sus encuentros porque tener dos penes enterrados en su lascivo cuerpo se volvio una obsesion de deseo. Asi fue que Phil se incorporo a sus frecuentes encuentros lujuriosos. Nunca hubo ninguna emocion entre ellos aparte de la pura arechura que fue creciendo con el tiempo.

Seguimos conversando por horas, para sorpresa mia, su historia, lejos de enojarme, solo aumentaba mi pasion por ella. Y ella al ver mi reaccion me conto mas y mas detalles que en cierta manera, confirmaron mis sospechas. Por lo menos 2 veces por semana, generalmente a medio dia se reunian con Phil en el departamento de Dany y los 3 culeaban por horas. Algunas veces se reunia alli con Luci y otras amigas bisexuales. Con las mujeres si desarrollo lazos de amor, me confeso que amaba a su amiga Maria, a quien encontraba bella y compartian horas de cariño, caricias interminables y besos apasionados.

Me dijo que queria que un dia las viera juntas amandose… Confirmando nuevamente mis sospechas, mi esposa me confeso que tambien mantenia una relacion amorosa y sexual con nuestra mucama, una bella muchacha, a quien una vez que llegaba a la casa de improviso vi salir de nuestro dormitorio, terminando de abrocharse su uniforme de trabajo. La excusa era que mi mujer le estaba tomando medidas para hacerle nuevos uniformes, pero lo curioso era que mi esposa estaba en cama supuestamente ‘descansando’, totalmente desnuda, porque hacia mucho calor.

Lori dijo que se sentia aliviada de haberme contado sobre su relacion con Eva, nuestra mucama, porque muchas veces que yo estaba en la casa, tanto Eva como ella anhelaban poder acostarse juntas, pero solo podian intercambiar miradas de pasion y de deseo. Yo habia notado ese brillo en los ojos de Eva. Por mi parte le confese que yo tambien habia sido seducido por la apariencia sexualmente atractiva de Eva.

Mi esposa estuvo feliz al saberlo, inmediatamente fue a buscar a Eva, la trajo al dormitorio y le dijo, “el señor sabe todo lo nuestro”, note un gesto de temor en Eva, pero luego mi esposa añadio, mientras abrazaba y acariciaba a Eva, “ven, acuestate con nosotros. Los ojos de Eva brillaron de deseo. Mi esposa la ayudo a desnudarse, acarciandola, lamiendo sus pechos, metiendole los dedos en los oidos. Se acostaron, se besaron con ternura mientras frotaban sus cuerpos uno contra el otro con movimientos ondulantes, gimiendo suavemente. Fue extraordinariamente erotico ver a esas dos bellas mujeres acaramelarse entre ellas.

Habia algo mas que puro deseo sexual, habia ternura, apego. Pero a medida que progresaban en sus caricias y cuando empezaron a tocarse la vulva, el clitoris, y suavemente explorarse el ano mutuamente, pude ver lujuria y pasion. Sus besos se hicieron mas profundos, sus gemidos y murmullos hablaban de la profunda pasion que se sentian. Mi esposa le dijo: “ve a traerlos”. Eva se levanto y desnuda salio de la habitacion, volvio rapidamente con una caja de la que sacaron dildos de todo tipo. Ambas se insertaron un doble dildo en sus vaginas y se abrazaron mientras se culeaban con movimientos circulares y de vaiven.

Sus gemidos de placer lo decian todo. “Como me guuusta, que riiico.” susurraba Eva, “me encanta saber que el señor ya lo sabe, asi podemos estar juntos cada vez que tengamos deseo…que riiico”. Mientras se seguian frotando y culeando con su doble dildo enterrado en sus chuchas, tomaron ambas vibradores que insertaron una a la otra en el agujero del culo, suavemente y gimiendo de lujuria.

Era inevitable, yo estaba cada vez mas y mas arecho, empece a masturbarme lentamente. Entonces Eva murmuro dirigiendose a mi esposa: “quisiera que el señor me lo meta en el culo, ¿le da permiso?… Mi mujer respondio, “por supuesto, el ya sabe tambien de mi relacion con Phil y Dany, es justo que pueda disfrutar de tu bello culito”.

Casi no lo podia creer, me acerque a Eva por detras con mi verga erecta como nunca. Mi esposa retiro el vibrador que tenia metido en el ano de Eva, tomo mi pene con la mano y suavemente la fue metiendo al delicioso y apretado culito de Eva que se retorcia de placer mientras gemia: “que deliiiiicia, estoy tan feliz de ser culeada por los dos”. A lo que mi esposa agrego:” y yo estoy feliz de poder gozarte junto a mi esposo, bella Eva”.