La Venganza de Ana y Raquel

Raquel y Ana son engañadas por el mismo hombre, estas deciden vengarse de el, le someten a crueles castigos y humillaciones.

El destino quiso a unir a estas 2 mujeres, Ana y Raquel, dos mujeres engañadas por el mismo hombre, Tony, un vividor que se aprovecho de las dos mujeres y las engaño, Tony era un galán de mujeres, cada noche estaba con una, no conocía la palabra fidelidad, un vividor que bebía mucho, se emborrachaba y se sobrepasaba con las mujeres. Ana y Raquel descubrieron todo y llegaron a conocerse, las dos se dieron ánimos entre ellas, llegaron a ser muy buenas amigas, hicieron tan buena amistad que fraguaron la venganza hacia el hombre que odiaban.

Ana es una mujer de 45 años, Raquel 43, Ana la mujer de Tony y Raquel su amante de entre muchas otras, la cual la decía que era divorciado y la tenia completamente engañada. Ana y Raquel no se olvidan de Tony, cada día piensan en la venganza hacia el, hasta el día en que empezó a fraguarse la venganza.

Raquel llamo a la puerta de Ana, al abrirla la puerta, entro rápidamente:

– Ya tengo la solución, se cual será nuestra venganza- Dijo Raquel apresuradamente enseñando un libro a Ana.

“La supremacía femenina”- es un libro que por casualidad llego a mis manos comencé a leerle y me dio ideas- dijo Raquel entusiasmada.

– Explicame- Ana se sentó y se puso a escucharla.

Estuvieron hablando durante horas las dos, trazando un plan, retenerian a Tony y le someterían a las inimaginables humillaciones y castigos, algo de lo que nunca podría olvidarse. Elaboraron una lista con todo lo necesario, en los siguientes días ambas estuvieron comprando todo lo necesario y alquilaron una casa un fin de semana a las afueras de la ciudad, todo estaba planeado, solo faltaba poner en marcha la ansiada venganza.

Era viernes por la noche, Raquel llamo a tony al móvil, fingió estar llorando y suplicarle que la perdonara, aunque por dentro solo tenia ganas de vengarse de aquel hombre que tanto daño la hizo, Raquel le dijo que quería verle, quedaron en un bar para charlar, Raquel se aguanto su ira y fingió todo lo que pudo al verle, Tony pensaba que había triunfado y se había salido con la suya una vez mas, pero estaba muy equivocado, Estuvieron hablando tranquilamente, Raquel fingía muy bien su papel de arrepentida, En un momento de la conversación Raquel aprovecho el despite para echar unos polvos en la bebida de Tony, el cual ni se dio cuenta y bebió su bebida tranquilamente sin saber que llevaba unos somníferos muy potentes, que le dejarían totalmente dormido y sin fuerzas.

Tony empezó a encontrarse mal, Raquel le metió en el coche con la excusa de que se le pasara, pero el empeoro y se quedo completamente dormido, un sueño muy profundo debido a una gran cantidad de somníferos, ella arranco el coche y se dirigió a la casa donde se encontraría con Ana, tras un pequeño viaje llego a la casa, Ana la abrió la puerta del garaje y entre las dos subieron a Tony a una habitación, la venganza había comenzado.

Por fin tenían delante al hombre por el que tanto odio sentían, sin mediar palabra entre ellas comenzaron a desnudarle, le dejaron completamente desnudo durmiendo en el suelo, Ana y Raquel sacaron una mochila llena de objetos que habían comprado, Ana saco unas esposas , le puso las manos a la espalda y le esposo apretando el metal a sus muñecas, era imposible que se liberara pero no querían correr riesgos y continuaron atándole las manos con una cuerda por las muñecas, ahora era imposible que se liberara. Con los pies hicieron lo propio, le ataron los pies con fuerza con un buen manojo de cuerdas, se aseguraron que estuviese bien apretada, ahora ya le tenia como ellas querían, inmóvil y a su merced. Continuaron atándole, una cuerda por los codos, una por las rodillas, todo lo habían leído del libro, lo tenían bien estudiado, acabaron inmovilizándole por completo. Una vez que estaba completamente atado le dejaron dormir, cuando despertara comenzaría su venganza.

Pasaron unas horas, Ana y Raquel entraron de nuevo a la habitación, cerraron con llave y guardaron en un lugar seguro la llave, Tony estaba encerrado con ellas dentro e inmóvil , le esperaba algo que no olvidaría. Ana y Raquel se acercaron a el, Ambas comenzaron a darle pataditas para que despertara, ambas llevaban unas botas altas de tacón para la ocasión, al fin despertó, se llevo una gran sorpresa cuando abrió los ojos y vio a las dos mujeres juntas, primero hizo una sonrisa de burla y luego trato de ponerse de pie, con su sorpresa que no podía moverse, que estaba muy bien atado, las cuerdas y esposas apretaban su piel fuertemente, no podía levantarse ni moverse.

– Pero que estáis haciendo, soltarme putas, os vais a enterar- Empezó a gritarlas, insulto tras insulto salía de su boca.

– Solo te lo voy a decir una única vez, cállate, no tienes nada que hacer ahora, lo haremos por las buenas o por las malas, tu eliges- Raquel con tono muy amenazador y dominante le explico su situación.

– Que te jodan zorra- le grito Tony.

– Bien será por las malas, te lo advertí- le recrimino Raquel.

– Dame algo para amordazarle Ana- le pidió a su amiga.

Ana saco de la mochila cinta de embalar, se la pasó a Raquel, cuando esta iba a empezar a amorzarle, Ana la detuvo:

– Espera, méteselas en la boca- , Ana comenzó a reírse, se quito las bragas y se las dio a su amiga, Ambas se rieron, Raquel se inclino sobre el y trato de metérselas, pero el se resistía y no abría la boca, ella le tapo la nariz con fuerza, cuando abrió la boca para respirar ella comenzó a introducírselas , las forzó con muchas fuerza, presionaba la nariz y a la vez cada vez se las introducía mas, al final entraron por completo, Alrededor de la boca empezó a amordazarle con la cinta de embalar, paso varias vueltas por su cabeza, ahora estaba bien amordazado, no podía emitir nada mas que un leve gemido prácticamente inaudible.

– HHHHHMMMMHHHH, HHHHHMMMMMHHHHMMM-

– Ahora grita lo que quieras cerdo- Raquel con odio le dijo estas palabras y le soltó una terrible bofetada en la cara.

– ¿Bien que te apetece que le hagamos primero Raquel? – la pregunto Ana.

Ella se inclino sobre el de nuevo y pegando su cara a la de el:

– Azotaremos su culo hasta que pida piedad, pero creo que no podrá hacerlo amordazado- , ella comenzó a reírse, estaba disfrutando mucho, era el momento que tanto tiempo deseaba.

Ambas sacaron de la mochila dos pares de guantes, se colocaron unos guantes domésticos de goma amarillos de casa que habían echado en la mochila, se ajustaron bien los guantes a su mano y sus dedos, cuando terminaron cogieron un cinturón, Raquel fue la primera en cogerlo, le doblo por la mitad y se acerco a el, Ana se acerco también, entre las dos le dieron la vuelta y le pusieron bocabajo, Ana se sentó encima de Tony impidiendo que se moviera, Ana era mas obesa y dejo su peso sobre el, ahora no podía moverse nada, Raquel se aproximo a Tony y de pronto descargo el cinturón en su culo, se escucho un leve gemido de su boca amordazada, Raquel comenzó a reírse y comenzó a azotarle una y otra vez, su brazo descargaba el cinturón una y otra vez en el culo de Tony, su culo empezó a ponerse rojo, cada vez dolían mas los azotes y ella seguía sin ningún tipo de piedad, tenia el culo completamente rojo cuando paro.

– Toma Ana, dale su merecido a este cerdo- , entrego el cinturón a Ana y se cambiaron de posición, una se sentaba sobre el mientras la otra le azotaba sin piedad, Ana comenzó a descargar el cinturón en el culo de su ex marido, con cara de rabia azotaba una y otra vez a quien la engaño por completo, la azotaina se hizo larga, estuvo unos minutos azotándole, cuando paro Tony tenia el culo completamente marcado, Ahora ya había sufrido las primeras consecuencias, pero aun le esperaba demasiado de aquellas mujeres.

– Dale la vuelta, quiero verle la cara- , le dieron la vuelta y tony tenia cara de estar pasándolo realmente mal, ojos llorosos y sudores, Raquel se sentó en el pecho de el.

– Mírame a la cara cerdo- le dijo gritándole, de pronto una bofetada se estrello en la cara de Tony, el guante de goma se estrello en su cara con fuerza, Raquel se ajusto el guante y siguió mirándole fijamente, pronto le propino una nueva bofetada, empezó a darle bofetadas con su mano enguantada a Tony en la cara, sin apartar la mirada sobre el ella le soltaba una bofetada , hacia una pequeña pausa mirándole con cara de odio y volvía a soltarle otra, como hicieron con los azotes luego continuo Ana, su guante de goma se estrellaba en la cara de Tony una y otra vez, estaba siendo castigado duramente y humillado ante las dos mujeres que buscaban venganza. La cara de Tony se volvió colorada, ahora tenia dolorido el culo y la cara, ya le habían propinado un buen castigo.

– Se esta haciendo tarde – le dijo Ana a Raquel.

– Mañana continuaremos, ahora vamos a dormir- Ambas se miraron y rieron.

Ambas con la mirada sabían que iban a hacer, Raquel se puso a la altura de Tony, se agacho poniéndose en cuclillas y aparto su braga a un lado y comenzó a orinarle, lleno su rostro con su orina, cuando termino le miro riéndose y le soltó un nuevo bofetón, Ana hizo lo mismo, le orino la cara, ambas sintieron mucha satisfacción al hacer aquello. Ambas se quitaron sus guantes y se lo arrojaron a la cara de tony:

– Mañana continuamos cerdo- Ambas salieron de la habitación cerrándola con llave. Dejaron a Tony amordazado, atado y con un fuerte dolor de culo y cara y sin orgullo, le habían humillado cruelmente, la venganza estaba siendo un éxito.

Tony apenas pudo pegar ojo en toda la noche, su situación no se lo permitía, incomodez, molestias, dolor, sus pensamientos, todo le rondaba por la cabeza, no podía creer como había sido engañado de aquella forma. Aun le quedaba todo un fin de semana por delante siendo prisionero de aquellas dos crueles mujeres.

La Puerta se abrió a primera hora de la mañana, Ana y Raquel entraron en la habitación, Ambas iban vestidas con un camisón , se acababan de levantar y fueron a ver a su prisionero, se aproximaron a el:

– ¿Que tal has dormido Cerdo? – le pregunto Raquel.

Raquel le piso la cara con su pie descalzo y apretó su pie contra la cara de Tony y el suelo:

– Contéstame estupido- le recrimino Raquel.

– HmmmHmmmHHHmmm- fue lo único que podía salir de la boca de Tony

– Hueles mal Cerdo, habrá que lavarte -, le recrimino Ana, Ambas mujeres se echaron una mirada cómplice y dejaron asomar una sonrisa de su cara.

Las dos mujeres volverion con un cubo de agua en sus manos, Ambas se pusieron al lado de Tony, levantaron el cubo y empezaron a echarle el agua por encima a Tony, comenzaron a lavarle como un animal, Ambas comenzaron a reírse y burlarse, las dos mujeres se reían a carcajadas, estaban disfrutando, con su venganza.

La mañana trascurrió para Tony bajo la atenta mirada de las dos mujeres, entraban y salían de la habitación, no querían que en su venganza nada saliera mal, pusieron mucho cuidado en todo. Pronto llegarían más humillaciones para Tony.

Raquel entro en la habitación, tras ella Ana con un recipiente en la mano:

– Hora de comer, vamos a quitarte la mordaza, ni una sola palabra o te azotamos de nuevo- le dijo con tono amenazador Raquel a Tony.

Le quitaron la mordaza de su boca, Tony en un tono muy sumiso pidió que le soltaran, Amabas no hicieron caso a sus palabras.

Ana cogió sus guantes de goma del suelo y se los coloco nuevamente, se inclino hacia la cara de Tony:

– Sin mi nunca has sido nada, siempre has comido de mi mano- , Acto seguido Ana cogio un puñado de comida con su mano enguantada y se la puso en la boca a Tony, Tony comenzó a comer del guante de Ana, Ana le estaba humillando y haciéndole saber quien mandaba, Tony tenia hambre y sin decir nada comía de la mano de la que fue su mujer, sin rechistar comía del repugnante guante de Ana, ella disfrutó viéndole en aquella situación, mostrándole su superioridad. Raquel quiso también humillarle, volcó el plato de comida en el suelo y con su bota la piso:

– Vamos come- , ella le piso su cara con su bota contra la comida, el continuo comiendo, Raquel estaba llena de orgullo, una sensación de satisfacción la recorría su cara.

Las dos mujeres habían cumplido con creces su venganza, pero no habían terminado la llevarían hasta el final, le sometieron a crueles castigos y humillaciones a lo largo del día, su peor castigo llego por la noche, Tony había conseguido quedarse dormido.

Raquel y Ana entraron en la habitación, cerraron con llave como hacían siempre, se dirigieron hacia Tony, una bofetada en su rostro le despertó:

– vamos a dejarte marchar, pero antes deberás suplicar perdón por todo el daño que nos has hecho- , con voz muy seria y tranquila se dirigió Raquel a Tony.

– Lo siento, lo siento, no lo haré mas- se apresuro a decir Tony.

Ana conmovida por la rabia le soltó un terrible bofetón a Tony:

– Así no estupido, hazlo bien si quieres irte- le recriminaron.

Raquel se puso delante de Tony y se agacho sentándose en su cara, se subió la falda y dejo caer su culo en la cara de Tony:

– suplica perdón mientras besas mi culo- , Raquel estaba muy seria esperando verle suplicar y hacer menor así su dolor que tanto la había echo ese hombre.

Tony suplico todo lo que puso, se arrastro, se humillo, suplico, pidió perdón, se insulto a si mismo, beso el culo de Ana y de Raquel, se humillo todo lo que pudo con tal de salir de allí. Ana y Raquel sonreían, ahora tenían lo que tanto habían deseado, por fin se sentían bien, su venganza las había calmado.

– Ahora dejarme ir – suplico Tony.

– NO- contestaron rotundamente.

– Me lo prometisteis, putas, zorras… sois unasmmmmhhhhhhhmmmhmhm- Tony fue amordazado de nuevo, Ana le metió de nuevo las bragas en la boca, rápidamente Raquel le pego cinta de embalar de nuevo, volvieron a amordazarle para no escuchar sus insultos y gritos.

Las dos mujeres se dirigieron tranquilamente a la bolsa, para sorpresa de Tony sacaron de ella unos cinturones de Strap on, arnés con un pene de goma, Ana había ido a un sex shop a comprarlos, lo tenían planeado y ahora iban a llevarlo a cabo, Ambas comenzaron a desnudarse, Raquel tuvo una cruel idea, se acerco a Tony con sus medias en la mano, le coloco su media en la cabeza, le tapo la cara con su media, Tony estaba amordazado y con la presión de la media en su cara, cruel castigo.

Ana y Raquel se acercaron con el arnés en su cintura bien ajustado, Entre las dos le levantaron y le apoyaron en una silla, las dos mujeres se pusieron sus guantes y comenzaron a meterle sus dedos con vaselina por el ano, Tony gritaba entre su mordaza, pero lo peor llego después, ambas fueron turnándose e introduciendo su pene de goma por el ano de Tony, le sodomizaron una y otra vez, Tony solo podía gritar entre su mordaza, Tony sudaba a chorros por el calor, el sufrimiento que sentía, inmóvil, amordazado, una media en la cabeza y aquellas dos crueles mujeres sodomizándole.

– Ahora aprenderás a tratar a las mujeres – le recriminaron a Tony mientras seguían metiendo y sacando el pene de goma del ano de Tony.

A Tony ya no le quedaba nada de orgullo, fue humillado y castigado, nunca olvidaría a Raquel y Ana, estas cuando acabaron le dejaron encerrado por ultima noche en aquella habitación, amordazado y atado y con la agonía de la media en la cabeza, ya había recibido su castigo, Ana y Raquel estaban satisfechas, su venganza se había cumplido.

Al día siguiente Tony fue drogado de nuevo con somníferos, cuando despertó estaba en aquella habitación libre, sin rastro de Ana y Raquel, Tony se levanto y se marcho de aquella casa, Tony apenas podía andar por los castigos que había sufrido, azotes, sodomizacion… y su orgullo estaba por los suelos por las humillaciones sufridas, Tony había recibido lo que se merecía, había probado de su propia medicina.

Para cualquier comentario sumisso22@yahoo.es

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *