LAS PUTERIAS DE MI ESPOSA

Mi esposa como ya les he comentado en anteriores relatos es una mujer muy ardiente y desde que decidió que podía gozar sexualmente sin mi presencia a tenido varias aventuras, la ultima de ellas fue darse una encerrona con cuatro hombres, aprovechando que yo estaba trabajando fuera, para ello decidió ir a un cine para adultos, al llegar al cine, el encargado no le permitió pasar a ella sola, pues pensó que se trataba de una prostituta que quería entrar para buscar clientes, mi esposa le dijo que no era puta y que solo quería disfrutar un rato rodeada de varios hombres, el encargado le dijo que solo le permitiría el paso si primero la hacia disfrutar él, mi esposa le dijo que no había problema y entro al cine junto con él, quien de inmediato le comenzó a tocar los senos a mi esposa y sacándose la verga le dijo que le diera una buena mamada y después él se retiraría y la dejaría sola para que pudiera disfrutar como ella quería, después de darle una buena mamada al encargado él se marcho y mi esposa se paso a la parte central de la sala en donde de inmediato fue abordada por varios hombres.

Ella se sentó en medio de la sala donde comenzó a ser rodeada por varios hombres, al principio solo permitió que le abrieran el blusón que llevaba y le sacaran los senos del pequeño sostén que se había puesto, para que se los tocaran, después los dos que se habían sentado a su lado le tomaron cada uno una mano, y sacándose las vergas le pidieron que los masturbara, ella comenzó a masturbarlos suavemente, después le pidieron que se desabrochara el pantalón para poder meterle la mano y comenzar a tocar su vagina, ella accedió se desabrocho el pantalón y comenzaron a tocarle el clítoris haciendo a un lado la pequeña tanga que llevaba puesta, mi esposa que ya desde que decidió ir al cine ella sola estaba dispuesta a dejar que la tocaran todo lo que quisieran, abrió un poco las piernas para permitir que le metieran un dedo en su vagina para calentarse mas rápido, después le quitaron el blusón y el sostén para mamarle los pechos pidiéndoles que pasaran sus lenguas alrededor de los pezones, ella recargo su cabeza en el respaldo de la butaca e invito a otro hombre que estaba detrás de ella a sacarse también la verga para que ella se la mamara, él se paro detrás de mi esposa y sacando su verga se la puso en la boca, mi esposa de inmediato se la comenzó a mamar pasándole la lengua alrededor del glande, para darle mayor placer, dejando que los que estaban a su lado le mamaran a ella los senos, después sintió que alguien le estaba bajando el pantalón y ella sin ver quien era levanto las nalgas para que el pantalón bajara, una vez que le quitaron el pantalón sintió que le hacían a un lado la tanga y le comenzaron a mamar su vagina, ella jadeaba por el placer que estaba recibiendo y tubo su primer orgasmo, después de venirse mi esposa dejo de mamar la verga que tenia en la boca y vio que ya estaba rodeada de al menos seis hombres, todos con la verga fuera del pantalón esperando su turno, vio que uno de ellos era un hombre ya mayor y pensó que seria al primero que haría venirse, por lo que lo llamo y le pidió que le metiera la verga en la boca, él lo hizo de inmediato y mi esposa comenzó a mamarle la verga mientras le acariciaba los huevos, los demás seguían tocándola y mamándole los pechos, después de unos minutos el señor no aguanto mas y se vino abundantemente sobre la cara y los hombros de mi esposa.

Después de limpiarse el semen que le habían arrojado, mi esposa volvió a permitir que le mamaran nuevamente los senos y la vagina, mientras ella masturbaba a los dos hombres que se habían sentado a su lado, pero esta vez no permitió que le metieran una verga en la boca, pues deseaba ver como la tocaban.

Luego de gozar un rato viendo como todos trataban de tocarla, mi esposa volvió a mamarle la verga a uno de los que estaban sentados a su lado, para que el también pudiera venirse y así quedaran menos hombres a quienes complacer, el que estaba al otro lado de mi esposa al ver que ella se había recostado para poder mamarle la verga al otro hombre trato de penetrarla, pero mi esposa le dijo que no deseaba ser penetrada, él le dijo que entonces a que había ido al cine ella sola y se había sentado en medio, ella le dijo que solo deseaba que la tocaran, pero sin penetrarla, por lo menos en ese momento, el hombre aquel entonces comenzó a meterle los dedos en la vagina y mi esposa volvió a jadear por el placer que estaba recibiendo, y tubo un nuevo orgasmo al sentir como la verga que estaba mamando comenzó a arrojar chorros de espeso liquido que mi esposa bebió sin derramar ni una sola gota, el hombre al cual le había mamado la verga se retiro y su lugar fue ocupado por el que anteriormente le había estado mamando la vagina, el cual la despojo de la tanga que aun conservaba mi esposa y le dijo que deseaba meterle la verga, ella le respondió lo mismo que al otro y le dijo que si quería le mamaba la verga, el acepto y mi esposa se metió nuevamente la verga en la boca para comenzar a mamarla mientras que él le tocaba los senos, después de que aquel hombre se vino en la boca de mi esposa se levanto y también se retiro dejándole su lugar a uno de los que habían estado tocándole los senos, el cual le dijo a mi esposa que en que momento quería que le metieran la verga, pues ya los tenia a todos muy excitados y querían cogérsela, les dijo que si querían cogérsela fueran a otro lado, pues no quería coger en el cine, ya que era muy incomodo, uno de los hombres que estaban escuchando lo que decía mi esposa le dijo que él vivía cerca y que si mi esposa no quería coger en el cine, entonces se fueran a su casa y ahí se la cogerían, los otros tres hombres que estaban con mi esposa aceptaron y ayudaron a mi esposa a ponerse solo el blusón y el sostén, pero no le dieron ni la tanga, ni el pantalón, ella salió del cine con solo el blusón puesto, el cual le llegaba un poco debajo del nacimiento de sus nalgas, por lo que al ir caminando por la calle llamaba bastante la atención pues se le veían todas las piernas y si se agachaba se le podían ver las nalgas, esto puso muy caliente a mi esposa, quien siguió caminando junto con aquellos hombres hasta llegar a la casa donde se la cogerían.

Cuando llegaron a casa de Rubén, mi esposa volvió a ser despojada del blusón y del sostén, dejándola totalmente desnuda, luego le pidieron que los desvistiera a ellos y les mamara la verga, ella se acercó al que tenia mas cerca y comenzó a desvestirlo y una vez que estuvo desnudo se agacho para comenzar a mamarle la verga, mientras los demás le tocaban las nalgas, repitió la misma acción con los otros tres y cuando termino comenzaron a tocarla nuevamente y mi esposa les dijo que si todos traían condón, todos dijeron que si y entonces mi esposa se acomodó en el sillón para que al igual que en el cine, se sentaran dos hombres a su lado, otro se coloco entre sus piernas para mamarle la vagina y el ultimo se subió al sillón para que mi esposa le mamarla la verga, después de que entre todos hicieron venirse nuevamente a mi esposa, ella les fue colocando los condones a cada uno y les dijo que quería que le metieran la verga un rato cada uno, para que no se vinieran muy rápido, pues ella quería que la hicieran gozar mucho tiempo, comenzaron a cogerse a mi esposa turnándose todos y mi esposa al mismo tiempo que recibía una verga en su vagina sentía como los otros tres le mamaban los senos y le acariciaban las piernas, después de tener varios orgasmos, mi esposa les pidió descansar un rato, pues ella estaba un poco cansada, mientras descansaban no dejaron de tocarla, manteniendo así a mi esposa muy excitada, luego de unos minutos uno de sus compañeros se acostó en el piso y la invito a montarse en su verga, ella de inmediato lo hizo y después otro de ellos se coloco delante de mi esposa para meterle la verga en la boca, mi esposa comenzó a mamar la verga mientras se la cogían y luego sintió como le empezaban a lubricar el ano, ella se imagino lo que deseaban y les dijo que trajeran crema para que le lubricaran bien el ano si es que querían metérselo por ahí también, Rubén de inmediato trajo un tubo de gel desensibilizador y le lubrico bien el ano a mi esposa para después decirle que ahora le tocaba a él metérselo por el culo, pidiéndole que se levantara para que se la cogiera en el sillón, mi esposa le dijo que si no se lo podía meter en la posición en que estaba, él le pregunto que si aguantaría las dos vergas al mismo tiempo y mi esposa le dijo que si, entonces Rubén coloco la punta de su verga en la entrada del culo de mi mujer y comenzó a metérselo, ella le pidió que lo hiciera lentamente para que no la fuera a lastimar y así ella pudiera gozar, él lo metió despacio hasta que llego al fondo, después comenzó a meter y sacar su verga del apretado culo de mi mujer, quien ya no solo gemía sino que gritaba por el placer que estaba sintiendo, luego de un rato de estar cogiendo por sus dos orificios sus compañeros se levantaron y cedieron su lugar a los otros dos.

Mi esposa recibió gustosa las dos nuevas vergas en sus orificios y comenzó a pedirles que le dieran mas duro, que se la cogieran bien, ellos comenzaron a meter y a sacar sus vergas con mas fuerza y mi esposa empezó a venirse abundantemente, bañando la verga que tenia en la vagina, después de que termino de venirse, mi esposa se zafo de los dos hombres y les dijo que tenia que descansar otra vez pues se había venido muy abundantemente, la dejaron descansar unos minutos y luego volvieron a pedirle que se colocara en posición de perrito sobre el sofá, para turnarse nuevamente y cogérsela, mi esposa se coloco en la posición solicitada y recibió nuevamente verga, ella seguía gozando y pidiendo mas verga, después de que los cuatro se la cogieron mi esposa comenzó a sentirse cansada y les dijo que volvieran a meterle la verga pero que esta vez hasta que se vinieran, ellos le dijeron que no, que seguirían metiéndosela alternadamente pues pocas veces se encontraban a una mujer tan puta y no la iban a dejar ir tan rápido.

Comenzaron a cogérsela nuevamente, alternándose los cuatro para meterle la verga a mi esposa, mientras se la estaban cogiendo Rubén saco una botella y comenzaron a tomar, invitando a mi esposa, quien pensó que si se emborrachaban menos la dejarían ir y comenzó a tomar con ellos, lo que le resulto contraproducente, pues después de varias copas la que se emborracho fue ella y al calor del alcohol siguió cogiendo sin importarle ya como y donde se la cogían, pues ellos aprovecharon para meterle dos vergas al mismo tiempo en la vagina, y aun cuando no era la primera vez que lo hacia, esta vez fue mucho el tiempo que duraron metiéndole las dos vergas, después se turnaron para meterle la verga en el culo, festejando como mi esposa totalmente ebria, se abría las nalgas ella misma para que le siguieran metiendo la verga diciéndoles que si les gustaba su puta, ellos le dijeron que les gustaba mucho y que como era muy puta se la cogerían hasta que se quedaran secos, luego de que se cansaron de meterle la verga por el culo, la hicieron acostarse en el piso pidiéndole que abriera las piernas para que se la volvieran a coger por la vagina, mi esposa se acostó y abrió las piernas para recibir nuevamente a los cuatro hombres que se fueron alternando para cogérsela, mientras se la cogían los otros tres le sobaban los senos pellizcándole los pezones, lo cual lejos de provocarle molestia a mi esposa la excito mas, permitiendo que después le mordieran los senos, dejándole las huellas de los dientes marcadas en sus senos, mi esposa lejos de protestar festejaba con ellos cuando le decían que era una puta y que le seguirían metiendo la verga hasta que ellos se cansaran.

Luego la hicieron que se montara nuevamente en uno de ellos y otro le volvió a meter la verga en el culo a mi esposa, a quien esta vez si le dolió un poco la entrada de la verga en su culo, pero por la misma borrachera aguanto que se la cogieran por sus dos orificios, mientras dos de ellos se la cogían los otros dos le sirvieron otra cuba y se la dieron para que se la tomara mientras se la cogían, ella les dijo que ya no quería tomar, pero ellos insistieron y mi esposa termino tomándose la cuba casi de un solo golpe, después ellos tomaron el lugar de los que se la estaba cogiendo y la hicieron que les mamara la verga a los otros dos, mi esposa alterno las mamadas a las dos vergas que le ofrecían en la boca al mismo tiempo que recibía las otras dos en sus orificios hasta que los dos que se la cogían en ese momento arreciaron sus embestidas y el que se la estaba cogiendo por el culo se la saco y quitándose el condón se vino sobre las ricas nalgas de mi esposa, ella al sentir la tibieza del semen en sus nalgas le pidió que se lo embarrara en las nalgas con su verga, el comenzó a esparcir el semen por las nalgas de mi mujer, ella pensó que ya solo le faltaban tres para terminar de coger e invito a otro a que se la clavara en el culo, de inmediato mi esposa sintió como otra verga entraba en su culo y comenzaba a moverse dándole placer a mi esposa, después el que se vino fue el que se la estaba cogiendo por la vagina cediendo su lugar al que faltaba por cogérsela, mi esposa se levanto para permitir que le sacaran una verga y le metieran otra.

Los dos hombres que ya se habían venido se fueron a sentar mientras veían como mi esposa seguía cogiendo y pidiendo que le dieran mas placer, luego sirvieron otra copa y descansaron un rato, mi esposa ya no dijo nada cuando le pasaron su vaso y siguió bebiendo con ellos aun cuando ya era mas evidente su estado de ebriedad, lo cual celebraban sus compañeros, diciéndole que la pensaban dejar bien cogida y sin ganas de mas verga por varios días, cuando se terminaron la copa que se habían servido, los que se la habían estado cogiendo volvieron a colocarse para que mi esposa se montara nuevamente sobre la verga de uno de ellos mientras el otro se la metía por el culo, mi esposa volvió a pedirles que le metieran la verga con fuerza para que le dieran mucho placer, ellos le dijeron que tendría placer hasta que ya no pudiera mas, luego le sacaron la verga que tenia en el culo y le dijeron que como habían visto que le gustaba coger por el culo, querían ver que tanto se le abría, le pidieron que se abriera el culo con sus manos y después le volvieron a aplicar gel metiéndole los dedos para lubricarle bien todo el interior de su culo, mi esposa que estaba muy caliente les dijo que su culo podía abrirse bastante, al oír decir esto comenzaron a meterle tres dedos para irle dilatando el culo, después le metieron la verga mas gorda, viendo que mi esposa gozaba con la cogida que le estaban dando le preguntaron que si resistiría algo mas grueso, ella les pregunto que tan grueso seria lo que le meterían y le mostraron un bote de desodorante, mi esposa que estaba con el culo abierto vio como le comenzaron a introducir el bote, al principio sintió que estaba muy grueso y le molestaba un poco, aun que por el gel no sentía dolor, y les dijo que ellos le abrieran las nalgas y ella se lo metería, la agarraron de las nalgas y se las abrieron para ver como mi esposa comenzaba a introducirse el bote hasta que logro meterse la mitad, después le dijeron que querían ver que se moviera por la sala con el bote incrustado en el culo, ella comenzó a moverse a gatas por la sala y después le pidieron que se levantara y caminara con el bote dentro, ella se levanto y comenzó a caminar por toda la sala agachándose frente a ellos para que vieran como tenia el bote metido y su ano bien dilatado, mientras veían caminar a mi esposa vieron que se había acabado la botella y sugirieron ir a comprar otra, Rubén dijo que a dos calles había una tienda de vinos y que ahí podrían comprar la botella, preguntaron quien iría por la botella y contestaron que fueran todos, mi esposa pregunto que si ella también iría y le respondieron que si, entonces comenzó a sacarse el bote del culo, pero le dijeron que no lo sacara, que al fin ya habían visto que podía caminar con el bote metido en el culo, mi esposa dijo que con el bote no podría ponerse el pantalón y ellos le dijeron que solo se pusiera el blusón y fuera con ellos, mi esposa tomo su blusón y se lo puso viendo que casi se le veía el bote que tenia metido en el culo, cuando salieron mi esposa trato de caminar lo mas erguida posible aunque por la borrachera que traía le era un poco difícil, Rubén al ver que mi esposa caminaba con cierta torpeza la abrazo y entro con ella a la tienda de vinos, las personas que se encontraban en la tienda voltearon a ver a mi esposa, pues aparte de la forma tan provocativa en que vestía se le notaba la borrachera que traía, pero por la misma borrachera mi esposa lejos de sentirse apenada disfrutaba viendo como llamaba la atención, cuando salieron de la tienda otro de sus compañeros la abrazo, tomándola de la cintura, provocando que se le levantara la parte trasera del blusón y se asomara el bote que llevaba en el culo, otro de sus compañeros se dio cuenta y le dijo que se veía muy bien caminando y con el bote metido entre las nalgas, mi esposa paso una de sus manos para bajarse el blusón, pero le dijeron que lo dejara como estaba pues se veía bien puta caminando con cuatro hombres, vestida solo con un blusón, ya que no se puso el sostén, y con un bote asomando en sus nalgas, mi esposa se imagino como se veía de acuerdo a la descripción que hicieran y comenzó a caminar moviendo un poco mas las nalgas, aun que para que no se le saliera el bote del culo tenia que caminar apretando precisamente las nalgas, pues en ese momento se sintió toda una puta.

Cuando regresaron a la casa de Rubén mi esposa no espero a que le pidieran que se quitara el blusón, sino que ella misma se despojo de él y les pregunto que les parecía su puta, ellos le dijeron que era mas puta de lo que ellos se habían imaginado y que todavía faltaba que se portara mas puta, ella les pregunto que mas querían que hiciera para portarse mas puta de lo que ya se estaba comportando, Mario otro de los compañeros de mi esposa propuso que la llevaran a algún antro a bailar, pero los demás dijeron que ya habían comprado la botella para tomársela ahí, que mejor bailaran con ella así como estaba, todos estuvieron de acuerdo y destaparon la botella para servir otra ronda de copas.

Mi esposa se saco el bote que traía en el culo y se sentó en medio de dos de sus compañeros, para tomarse la copa que le habían servido mientras ellos le tocaban la vagina, después pusieron música y la invitaron a bailar tocándole las nalgas, abriéndoselas y besándole los senos mientras bailaban, mi esposa por su parte acariciaba la verga de su pareja, después de bailar con todos le dijeron que querían volver a meterle el bote en el culo, pero mi esposa les dijo que ya sentía rozado el ano y que mejor le metieran la verga en la vagina o en el culo pero no el bote, ellos aceptaron y le pidieron que les mostrara como tenia el culo, el cual todavía estaba medio abierto como consecuencia de haber traído el bote metido durante mucho tiempo, entonces se les ocurrió levantar a mi esposa abriéndole las piernas y las nalgas para clavarla sobre la verga de Mario, que se había sentado en el sofá con la verga bien parada, mi esposa sintió como la verga se le metía de golpe hasta llegarle al fondo, pues ella no pudo detener la entrada, ya que al tenerla cargada sus compañeros la dejaron caer sobre la verga, Mario la tomo por las piernas levantándoselas para que quedara a la vista el culo de mi mujer siendo penetrado por su verga, mientras Mario se cogía a mi mujer los demás estaban viendo como le entraba y le salía la verga y en un momento en que se le salió la verga, pudieron ver el culo de mi mujer completamente abierto semejando a una letra “O”, entonces se les ocurrió que ya que era muy elástica del culo podrían meterle dos vegas al mismo tiempo, otro de ellos se coloco delante de mi esposa y le metió la verga unos momentos en la vagina para lubricarla y después se la coloco en la entrada del culo comenzando a meterla lentamente, hasta que entro toda, mi esposa al sentir que le entraba otra verga pensó que no la soportaría, pero como se la fueron introduciendo lentamente su culo se pudo adaptar al tamaño de las dos vergas y comenzó a gozar también, después de ver que mi esposa soportaba las dos vergas en el culo, comenzaron ha turnarse para meterle la verga junto con la de Mario, quien seguía sentado y sosteniéndole las piernas a mi esposa, ella por su parte se tocaba el clítoris para darse mas placer y soportar la cogida que le estaban dando, cuando se cansaron de cogerse a mi mujer por el culo la volvieron a colocar en el piso y se volvieron ha turnar para meterle la verga por la vagina, mi esposa ya había perdido la cuenta de los orgasmos que había tenia ese día y aun seguía gozando con las cogidas que le estaban dando y pensó que realmente era una puta muy caliente.

Después de haber disfrutado de la vagina y del culo de mi mujer, aquellos cuatro hombres se sentían ya cansados, pero querían seguir probando hasta donde era capaz de llegar esa mujer que después de varias horas de estar cogiendo, seguía pidiendo que le metieran la verga, le dijeron a mi mujer que como ella no parecía tener llenadera, y ellos ya se habían cansado llamarían a otro amigo para que siguiera cogiéndosela, ella les dijo que no, que si ellos ya se habían cansado le arrojaran sus mocos y darían por terminada la sesión, entonces a uno de ellos se le ocurrió que antes de vaciarse en ella, le meterían una botella, pero ahora por la vagina, mi esposa dijo que si eso los complacía que le metieran la botella, trajeron la botella vacía y ella les dijo que mientras ella se metía la botella, ellos se masturbaran para que se vinieran, pues quería que le arrojaran todos sus mocos sobre su cuerpo.

Mi esposa les quito los condones a los cuatro y se recostó en el piso abriendo sus piernas para enseguida comenzar a introducirse la botella, mientras ellos se masturbaban viendo a mi mujer meterse la botella en la vagina, ella comenzó a decirles que ya quería sentir sus tibios mocos en su cuerpo, que vieran como le entraba la botella en su rica y jugosa vagina, cuando comenzaron a vaciarse sobre su vientre y sus senos , ella les dijo que llenaran a su puta de mocos, que vieran como la iban a dejar, con todo esto los cuatro se vinieron abundantemente y mi esposa comenzó a untarse el semen sobre sus senos y vientre, al mismo tiempo que con la otra mano se seguía introduciendo la botella en su vagina, después de recibir todos los mocos de sus compañeros, mi esposa tuvo un nuevo orgasmo, después el cual se quedo acostada boca arriba, con las piernas abiertas y la botella incrustada en la vagina.

Después de que terminar de arrojar sus mocos sobre mi esposa, los cuatro fueron a servirse otra copa, llevándole una a mi esposa, ella se saco la botella de la vagina y se levanto para tomar la copa que le ofrecían, cuando termino su copa, mi esposa le pregunto a Rubén donde estaba el baño, pues necesitaba darse un baño, Rubén le indico cual era el baño y mi esposa se metió a bañar, al sentir el agua tibia sobre su cuerpo, mi esposa se relajo y dejo que el agua corriera por su cuerpo, cuando termino de bañarse salió aun desnuda y pidió una toalla para secar su cuerpo, le pasaron una toalla y cuando salió del baño fue a la sala para buscar su ropa, llevándose la sorpresa de que solo quedaba Rubén, quien le dijo que solo le habían dejado el blusón, pues los otros tres se llevaron una prenda cada uno, como recuerdo de ese día, mi esposa le dijo a Rubén que no se podía ir con solo el blusón puesto, ya que en la calle llamaría mucho la atención, él le dijo que si le regalaba su blusón, el la llevaría a su casa, mi esposa le pregunto que como la llevaría a su casa si le regalaba el blusón, pues se quedaría desnuda, él le respondió que la llevaría en su coche y al llegar a su casa ella se pondría otra ropa y saldría a darle el blusón, mi esposa pensó que si permitía que la llevara a la casa, el sabría donde vivía y podría buscarla o darle problemas, por lo que le dijo que no aceptaba que la llevara hasta su casa, que como ya había obscurecido, ella se bajaría un poco antes de llegar a su casa y después regresaría para darle el blusón, él acepto y le dio el blusón a mi esposa para que salieran del departamento y bajaran a su coche, durante el trayecto Rubén le pregunto a mi esposa el porqué de que hubiera ido ella sola al cine ese día, ella le respondió que desde la noche anterior estaba muy caliente y que pensó que yendo al cine podría encontrar con quien coger, y que se había imaginado que fueran varios hombres los que la tocaran y después irse con ellos a coger, como había sucedido, Rubén le dijo que le gustaría volver a coger con ella, pero mi esposa le dijo que no, que solo había sido un momento de calentura y las ganas de vivir una aventura, pero que no quería que se volvieran a ver, Rubén le dijo a mi esposa que si le permitiría volver a tocarle la vagina, la cual casi estaba a la vista, pues al sentarse el blusón se le subió y dejaba ver perfectamente la parte superior de sus muslos, mi esposa le pregunto que si no le había bastado con todo lo que hicieron en su casa, y él le respondió que no, que él podría volver a cogérsela pues ella era muy caliente, mi esposa le dijo que tenia la vagina y el culo adoloridos, pero que si el deseaba le podría mostrar un poco de sus senos, él acepto y mi esposa bajo el cierre del blusón para permitir que se vieran prácticamente la mitad de sus pechos, Rubén le dijo que por lo menos le tocaría los pechos, mi esposa acepto y Rubén metió una mano dentro de la blusa de mi esposa para comenzar a masajear el pecho apretando suavemente el pezón, mi esposa comenzó a sentir que su vagina se mojaba nuevamente y le pidió a Rubén que ya sacara la mano, pues no deseaba volver a excitarse y quedarse a medias, y le dijo que mejor ya dejara de tocarla, pero el insistió en tocarle también en otro seno, comenzó a tocar el pezón y mi esposa le apretó la mano, Rubén al notar esto se dio cuenta de que mi esposa se estaba excitando nuevamente y ya sin decirle nada le comenzó a tocar la vagina, después detuvo el coche en una calle poco iluminada y bajándole un poco mas el cierre le beso los senos al mismo tiempo que le metía un dedo dentro de la vagina, cuando metió el dedo en la vagina se dio cuenta que ya estaba nuevamente mojada, por lo que le dijo a mi esposa que aun no era muy tarde y podían ir a un hotel para que le calmara la excitación que ya se le notaba, mi esposa le dijo si iría con el al hotel, pero que primero pasaran a comprar un pantalón, el acepto y se dirigió a un supermercado para comprarle la ropa que necesitaba mi esposa, cuando llegaron a la tienda mi esposa le dijo que ella lo esperaría en el coche pues se veía muy puta solo el blusón y zapatillas de tacón, el acepto y fue a comprar la ropa.

Cuando regreso al coche mi esposa saco la ropa de la bolsa e intento ponérsela, pero él le dijo que se quedara como estaba pues quería seguir viéndole las piernas y los senos, mi esposa acepto y se dirigieron a un hotel cercano, cuando llegaron al hotel mi esposa lo acompaño a pagar la habitación pues quería que la vieran vestida como toda una puta, después de pagar la habitación caminaron rumbo a esta y en el camino, Rubén le bajo todo el cierre a mi esposa para sacarle los pechos y acariciarlos mientras caminaban, ella por su parte le agarro la verga por sobre el pantalón y se dio cuenta que ya estaba lista para volver a dale placer.

En cuanto entraron a la habitación mi esposa se desnudo y luego comenzó a desvestir a Rubén, una vez que los dos estuvieron desnudos, mi esposa se agacho y comenzó a mamarle la verga mientras a ella le seguían acariciando los pezones, Rubén sintió que con la mamada que le estaba dando mi esposa no tardaría mucho en venirse y tomándola de los hombros la levanto y la recostó en la cama para comenzar a mamarle la vagina, mi esposa que ya se había calentado desde el coche gemía por el placer que le estaban proporcionando y le pidió a Rubén que le chupara suavemente el clítoris, él lo comenzó a hacer y después de unos minutos mi esposa tuvo su primer orgasmo de esta nueva sesión, lo que la hizo desear tener ya la verga dentro, por lo que le pidió a su compañero que ya le metiera la verga, él se acomodó entre las piernas abiertas de mi mujer y le metió la verga lentamente, después comenzó a entrar y salir con suavidad, mi esposa al recibir la verga sintió un poco de molestia, por lo adolorida que estaba, pero una vez que se lubrico correctamente comenzó a gozar gimiendo placenteramente, después Rubén le pidió que se pusiera de a perrito, para verle las nalgas mientras se la cogía, al estar viendo las nalgas de mi esposa, él intento meterle un dedo en el ano, pero mi esposa no lo soporto, pues estaba muy rozada y le ardió, sugiriéndole que mejor le acariciara los pezones, al recibir las caricias en sus pezones mi esposa volvió a gemir por el placer que sentía y luego de otro orgasmo le pidió a Rubén que le sacara la verga y descansaran un rato, Rubén llamo a la administración y pidió un par de copas para refrescarse, mientras llegaban las copas mi esposa continuo acariciándole la verga, para que no perdiera dureza, ya cuando se tomaron las copas mi esposa le dijo a Rubén que se acostara boca arriba y ella se sentó sobre su verga para comenzar a metérsela, él mientras le metía la verga continuo acariciándole los pezones para que ella siguiera excitándose, pues no perdía la esperanza de cogérsela por el culo.

Mi esposa encontró muy placentera la posición en que estaban cogiendo y comenzó a mover sus caderas para darle placer a su compañero, el por su parte no dejaba de acariciarle los pezones hasta que mi esposa obtuvo un nuevo orgasmo, con el que baño abundantemente la verga que tenia incrustada, después se dejo caer sobre la cama, dejando a la vista sus preciosas nalgas, Rubén comenzó a acariciarlas suavemente y después se coloco sobre mi esposa y abriéndole las piernas le volvió a meter la verga, mi esposa al sentir que le entro toda levanto un poco las nalgas para que llegara mas adentro y sentir mayor placer, Rubén al ver el liquido viscoso que escurría de la vagina de mi esposa lo comenzó a untárselo en el ano pero sin penetrarla, mi esposa al sentir que le untaron sus propios jugos en el culo, se abrió ligeramente las nalgas y le dijo a Rubén que si aun deseaba cogérsela por el culo, él le respondió que si, entonces mi esposa le pidió que le siguiera untando el ano para ver si aguantaba que le metiera un dedo, él hizo lo que le pidió mi esposa y después intento meterle el dedo, mi esposa sintió una leve molestia cuando le entro el dedo, pero se aguantó y después de unos minutos sintió que la molestia desaparecía, por lo que le dijo a Rubén que intentara meterle un segundo dedo, cunado tuvo los dos dedos adentro le pidió a Rubén que le sacara la verga de la vagina y se la comenzara a meter en el culo, pero muy lentamente, él le coloco la verga en la entrada del culo y la fue introduciendo poco a poco, deteniéndose cuando mi esposa se lo pedía, hasta que finalmente la metió toda, la dejo quieta unos momentos y después comenzó a meterla y sacarla suavemente, mi esposa por su parte se acariciaba el clítoris para darse placer y aguantar la cogida que le estaban dando por el culo, poco a poco Rubén fue incrementando la fuerza con la que le metía la verga a mi esposa hasta que pudo cogérsela como lo había hecho por la tarde, mi esposa por su parte estaba tan caliente que le pedía que no parara y el la complació hasta que finalmente se vino sobre las nalgas de mi esposa, metiéndole la verga nuevamente en el culo antes de que perdiera su dureza, mi esposa se dejo caer sobre la cama con Rubén sobre su espalda y sintiendo como la verga de este comenzaba a perder la erección, hasta que finalmente salió de su culo.

Después de descansar unos minutos mi esposa se levanto y se fue a bañar, cuando salió ya estaba vestida y le pidió a Rubén que se bañara rápido para que después la llevara cerca de su casa, él se metió a bañar y cuando salió mi esposa ya lo esperaba, por lo que salieron del hotel y se dirigieron rumbo a la casa, en el trayecto él le recordó a mi esposa que le daría su blusón, pero ella le propuso un cambio, él le pregunto cual era el cambio que proponía y ella le respondió que en lugar de darle el blusón le daría la tanga que le había comprado, el acepto y mi esposa le dijo que en ese caso se la entregaría de una vez, para que así el la dejara en algún lugar donde pudiera tomar un taxi y dirigirse a la casa, enseguida mi esposa se quito el pantalón y se despojo de la tanga para entregársela a Rubén, el la guardo y después dejo a mi esposa cerca de la casa, ella tomo un taxi para dirigirse a la casa.

Cuando llego me llamo por teléfono para avisarme que ya había regresado y me platico brevemente lo sucedido, le pregunte como le había quedado la vagina y el ano y me dijo que estaba muy rozada, pero muy satisfecha, y que en ese momento se había puesto crema para refrescarse el culo y la vagina.

One thought on “LAS PUTERIAS DE MI ESPOSA

  1. Mmm como quisiera que me cogieran así ufff que rico, me vine tres veces leyendo e imaginando que me lo estaban haciendo en vez de esa mujer ashh que ricura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *