los tres perros de mi amiga Sandra

Hola a todos, primeramente me presento nuevamente mi nombre es Mónica, tengo 28 años, como habrán leído en mis anteriores relatos soy muy caliente y más cuando se trata de lo prohibido.
Bueno pues les relato que me paso unas semana después de mi encuentro con un perro de la calle, un viernes por la tarde me encontraba ya a punto de llegar a mi departamento cuando me encontré a Sandra una amiga con la cual he compartido algunas cosas en cuanto al sexo, y al verme se alegró mucho y me dijo que iba en ese momento a mi casa para pedirme un favor, le dije que me acompañara a mi departamento mientras me decía de que se trataba ese favor, ya en camino me pidió que cuidara de sus tres mascotas ya que tenía que salir a ver a su madre en Veracruz que se encontraba un poco mal, me dijo que sabía que no tenía yo espacio pero que no me preocupara por eso ya que solo quería que les diera de comer y se podía quedarme una noche en su casa para que vieran que había alguien en su casa.
Llegamos al departamento y me dijo que había pensado al respecto, le respondí que estaba bien que yo los cuidaría y que se fuera sin preocupación, le invite algo de tomar pero me dijo que tenía prisa ya que salía en dos horas a Veracruz y que no tenía mucho tiempo, me dio las llaves de su casa y añadió que la comida de sus mascotas se encontraba en una gaveta debajo del fregadero, se despido de mi dándome un beso en la boca y salió a prisa, no me dejo decir nada, solo salió a la carrera.
Ya había transcurrido un poco más de media hora cuando sonó mi teléfono y corrí a contestarlo me dijo que ya estaba en la terminal que la llevaría a Veracruz y que no me olvidara de cuidar a sus perros, le respondí que de ninguna manera se me olvidaría y que se fuera sin preocupación a ver su mamá, colgué el teléfono y como no era tan tarde decidí ir a su casa ese viernes y quedarme en ella, prepare algo de ropa y salí con rumbo a su casa; al llegar a su casa y entrar en el jardín de esta, los perros de Sandra comenzaron a ladrar y hacer un poco de escándalo, pero ya estando cerca de ellos me reconocieron y se calmaron, me sentía un poco rara de estar en esa casa sin nadie más que los tres perros con migo, me acerqué al refrigerador para ver que había dejado de comida mi amiga pero no había mucho, así que decidí salir a la tienda y comprar algo para cenar, uno de los perros de Sandra lo veía un poco inquieto y decidí salir con él, a la tienda que no se encontraba muy lejos de la casa, le puse su correa y lo saque, como es un perro Akita pues es un poco obediente siempre y cuando no se encuentre una perra encelo cerca de él, al estar ya de regreso a la casa salió un hombre con una perra que al parecer estaba en celo por lo que se puso medio loco y se quería ir con ella, vi cómo se salió de su forro su verga, esto hizo que me encendiera un poco al ver tan rica verga, lo jale y me fui con el hasta la casa, al llegar el perro de nombre shogun no dejaba de estar loco e inquieto, yo ya estaba un poco prendida de ver como antes tenía su verga, pero trate de no hacer caso y ponerme a cenar, después de eso me fui a la computadora y comencé a navegar en internet llegando a una página de relatos los cuales comencé a leer y me volvió con más intensidad la calentura, en esos momentos decidí ponerme mi pijama que tenía en mi maleta, me fui hasta el cuarto de Sandra donde había dejado mi maleta y saque una pequeña bata con la que duerno que es algo corta dejando ver mis nalgas casi al ras de la tela, ya estaba súper excitada en esos momentos y decidí que era ya hora de dar rienda suelta a mis instintos animales, me quite la tanga que traía puesta y salí hasta el patio que fue en donde había dejado a los tres perros de mi amiga, los llame y en el acto entraron a la casa, comencé a acariciarlos y shogun que era el que había estado más inquieto se encontraba ya calmado mientras los otros dos sansón y Goliat se encontraban rondándome como si presintieran algo, ya mi pucha estaba mojada y el primero en olérmela y pasar su lengua fue Goliat, abrí mis piernas y deje que me pasara su lengua y sentir esa ricura áspera deslizándose por mi pucha, en esos momentos mis ganas de tener sexo se habían ya apoderado de mí y no deseaba otra cosa más que sentir la verga de esos tres perros dentro de mi pucha y gozarlas muy rico esa noche, al sentir rozar su lengua en mi pucha comencé a abrir con mis manos mis labios vaginales, para sentir esa rica lengua dándome las más ricas sensaciones, y comencé a pensar y a la vez a decir en voz alta ¡¡¡dale papito chúpame la pucha…..¡¡¡¡¡haaaa…….¡¡¡¡Ufffff. Que rico dame placer con tu lengua,¡¡¡¡haaaaaaaaa, no imagine nunca poder decirle algo así a un perro, pero mis ganas por tener un rico encuentro sexual con esos tres machos era mayor, Sansón mientras me olfateaba mis nalgas y yo me sentía en la gloria, mientras Shogun veía como los otros dos perros me pasaban sus lenguas por mis dos hoyitos, mi pucha estaba que ardía no podía creer como me hacía disfrutar el tener a un perro pegado a mi pucha y el otro a mi culo, yo estaba nublada de verdad por tan rico y glorioso momento, en un momento atine a ponerme de rodillas, y Shogun sin previo aviso se acercó a mi pasando su lengua por mi pucha y casi al instante montándome, los otros dos Goliat y Sansón le ladraban en forma de reclamo y sin hacerles caso, Shogun comenzó a moverse tratando de dar con mi pucha, lo que no conseguía hasta que lo dirigí con mi mano al sentir que entraba su verga esto hizo que me pusiera como loca y le comenzara a decir a Shogun, ¡¡¡¡¡¡cógeme, cógeme que soy tu perra, esta pucha y este culo son tuyos papito quiero que seas mi macho méteme tu vergota hasta el fondo, con sus patas de adelante me tenía bien sujeta por la cintura, esta sensación de tenerlo encima con su pelo rozando mis nalgas me excitaban a un más, cuando ya me tenia bien ensartada por mi pucha solte una exclamación de ¡¡¡¡haaaaa ¡¡¡¡uffff, el muy cabron no dejaba de meterme y sacar cada vez mas fuerte y violento su rica verga de mi pucha y mi dolor se convirtion en goce total, empece a sentir como tenia mi primer orgasmo y como una perra en celo me estuvo cogiendo casi por unos diez minutos, yo le comence a decir ¡¡¡¡ donde estuviste papi en todo este tiempo, cogeme métemela hasta el fondo rompeme la pucha a vergasos, quiero toda tu verga amor, haceme tu perra cogeme mas la quiero toda a dentro, no te vengas todavia amor, me hizo saltar y me produjo un dolor agudo como si me ubiera roto mi pucha, para mi fue señal inequivoca de que me cababa de abotonar, mis rodillas ya me ardían casi igual o un poco menos de lo que me ardia mi pucha, hasta habia perdido la cuenta de todos los orgasmos que habia tenido, era una rica sensación sentior esa presión de la entrada de mi pucha pero por dios pero que rico notaba esa verga adueñarse de cada sentimetro de mis pligues vaginales que tiene mi pucha, y esta ya no tenia lugar, ya que se estaba dilatando mas de lo que yo creria, Shogun aminoro el ritomo, y se quedo queito en un instante y sentí como un liquido caliente que me quemaba todo mi interior, el cabroncito me estaba llenando de leche mi interio y yo como toda una puta gritaba ¡¡¡¡¡¡haaaaaaaaaaaaaa que rico me estas partiendo papito que rico me cojes dame verga amor, llename mi pucha de leche amor la quiero toda en mi interior ¡¡¡¡haaaaaaaaaaaa, y tuve unos tres orgasmos mas casi seguidos seguidos, mis piernas para esos momentos ya me flaqueaban y queria caerme al suelo, pero no se de donde saque mas fuerzas y como pude segui en cuatro hasta que de repente Shogun cruzo una de sus patas y se bajo de mis nalgas y en ese momento quedamos pegados muy ricamante abotonados culo con culo; hasta ese momento no me había acordado de los otros dos perros que esperaban ansiosos por su perra.
Fue es esos momentos que se comenzo a ajalar de mi Shogun y sentioa como daba los jalones y mi pucha se estiraba como si me quisiera arrancar mi utero con ovarios y todo pero a pesar del dolor mi pucha seguíamos viniendonos ambos esto era una locura, cuando por fin escuche el ploffff, y Shogun se salió de mi pucha seguido por un chorro de leche caliente que me caía del interior y de lo mas profundo de mi pucha, esto era lo máximo todavía seguía teniendo esas sensación de tenerlo adentro, quise pasarem la mano por mi puhca pero Sanson el rottweiler no dejo que ni siquiera me pudiera parar, fue cuando comense como me lanzaba algunos piquetitos en mis nalgas queriendome dar en mi pucha que aun seguian destilando la lechita tan rica de Shogun y como pude por que ya no sentía las peirnas soporte el peso de este nuevo amante ensima de mi, toda la lechita continuaba callendo en el suelo de la sala y Sanson no dejaba de querer meterme ese rico pedaso de carne en i pucha, mientras yo queria limpiarle la verga a Shogun que vi que se estaba limpiando con su propia lengua, yo queria saber a que sabia el sabor de la leche de ese amante pero Sanson no me dejaba ni mover ya que a cualquier moviemiento el me gruñia y yo como buena perra me deje dominar por mi macho en turno, yo a pesar de la cogida de Shogun seguia caliente y a hora con Sanson encima de mi recibiendo una nueva monta de mi segundo amaente me sentia la mas dichosa de las perras, no supe en esos momentos a que hora me metio su verga Sanson pero comense a sentir el vaiven de la copula de Sanson y su rica verga ya aprisionada en mi pucha, Shogun me había dejado exhausta de verdad y con la pucha llena de leche, sentia su verga hermosa dadome tanto placer, que me comence a relamer los labios.
Y exclame ¡¡¡¡ qué rica verga tienes papito como me dejaras mi pucha que ya esta muy caliente por recibir tu lechita mi amor…..
a pesar de lo cansada que estaba le decia a Sanson anda amor ¡¡¡¡¡ veni y rómpeme otra vez la pucha haceme gozar quiero tu verga dentro de mi, hame tu perra quiero sentir como te vienes en mi interior amor, Que dolor juro por dios que me partió cuando de un solo golpe me quiso meter su boton, me metió la verga con tanta violencia y de un solo golpe que no atine a nada, quise zafarme pero el me pego un par de gruñidos, y se agarraba muy fuerte a mi cintura, que luego de unos 5 minutos, calculo yo, que sanson ya me estaba taladrando muy rico empecé a sentir esa rica electricidad de mi primer orgasmo, y el dolor disminuyo rápidamente, mientras Sanson no dejaba de meter su verga en mi con una fuerza que me impresiono y fue cuando yo empecé a gritarle.
¡¡¡¡¡ haaaaa que rico, uffff me estas dejando mi pucha bien grande amor dame mas verga dame mas, no te detengas…………
Espero y les guste esta parte de mi relato y cuando pueda les cuento como me dejo mi culo Goliat. Hasta pronto

One thought on “los tres perros de mi amiga Sandra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *