Me sobaron toda en el bus

Ese domingo decidí ir a un pueblo vecino, estaban de festividades, me vestí deportivamente como lo hago los fines de semana, un pantalón de algodón licrado color azul, que se ajusta completamente a mi cuerpo y una camiseta (Remera que tapa mi trasero y mi frente porque se me marcan mucho), la camiseta me hago un nudo lateral así que se sube un poco pero no deja ver nada

Me fui al punto donde regularmente cojo el bus para ir a ese pueblo, el bus venia bastante lleno así que me toco de pie en la parte central, pero a medida que el bus recorría las calles antes de salir de la ciudad se llenaba mas y nos teníamos que apretujar unos contra otros.

Así fue que de un momento a otro ya no había forma de moverse en el bus, en ese momento sentí que alguien se me apretaba por detrás y se sentía su verga como si la llevara a fuera del pantalón así que como pude mire de reojo y realmente no la llevaba afuera pero como que iba sin calzoncillos y con un pantalón ancho por eso se sentía toda su verga, se me erizo la piel y se me pararon los pezones, pero cuando moví mi cuerpo para tratar de ver atrás sin querer roce con mi concha el hombro del señor que iba sentado y el interpreto mal ese movimiento porque disimuladamente puso su mano en el hombro como para rascarse y realmente se vio a las claras que su intención era tocar mi concha, quede en un sándwich sin poder moverme, con un hombre por detrás que sobaba mis nalgas con su verga y otro por delante que pasaba su mano por mi concha.

Quería bajarme pero me dio miedo quedar sola en medio de la carretera y que se bajaran estos señores también y me violararan, además yo iba en la mitad del bus salir de ahí era casi imposible. Quería pedir ayuda pero me daba como pena, estaba en con esos pensamientos, pero con las sobadas del señor de adelante me excite, así que me hice la que no sentía nada y los deje hacer.

Decir que no sentía nada es una mentira, excitadísima como estaba me di cuenta que el señor que estaba parado a mi lado quería como agarrarme los senos, el llevaba una mochila colgada en su hombro y hacia ademan como para correrla como si quisiera que no se la robaran, pero en realidad extendía los dedos y rozaba mi brazo y se apretaba mas a mi lado como queriendo alargar los dedos y llegar a mis senos, con lo excitada que estaba decidí ayudarle y levante el brazo para agarrarme de la barra superior del bus y no de los espaldares del asiento y me gire un poco, y efectivamente el señor se deleito sobando disimuladamente primero mis pezones y después descaradamente me los agarraba y los apretaba.

Al tener los brazos levantados no se como hizo el señor que estaba detrás mío, pero cuando sentí fue deslizar su verga entre la lycra y mis nalgas el se quedo quieto como esperando a ver mi reacción pero yo también me quede quieta sintiendo ese trozo de carne entre mis nalgas, sobra decir que yo uso tanga seda dental, así que el roce era total, el movimiento del bus hacia que me la sobara de lomas rico, sentía su punta rozar mi ano y con los dedos del señor del asiento casi metidos e en mi raja con lycra y todo yo estaba a punto de explotar, me dio un pánico que me enfrió, el miedo a gemir y que me arrestaran por perversión, por que a las claras se notaba que yo me estaba dejando hacer y que tuviera alguna enfermedad el señor que estaba atrás.

Sin embargo pienso que solo fueron unos segundos porque la calentura volvió a mi cuerpo, así que me empine un poco y me doble un poco y pregunte inocentemente que por donde íbamos, el señor sentado me respondió que en el kilometro quince que todavía falta, la verga del señor de atrás quedo entre mis piernas y la sentía rozar mis muslos y mi raja, me percate que se veía toda mi nalga del lado que llevaba amarrada la camiseta así que solté el nudo por si alguien estaba mirando, cuando el señor que estaba sentado volvió a meter la mano debió llevarse una sorpresota al sentir la verga del otro, porque retiro la mano como asustado, pero después de unos segundos volvió a meterla y cogió la punta de la verga del otro la metió entre mi tanga y la raja y la empujaba para que se me entrara y huy que delicia la que sentí

No me había dado cuenta que el señor que estaba a mi lado como que también quería sobar ya que se habían girado y sobaba su verga por encima de mi muslo, de pronto por mi lado sentí una verga que me rozaba el pubis el señor que tocaba el seno se había sacado la verga y me la sobaba, solté mi mano izquierda del asiento y me dispuse a sobar la verga del señor del al lado, que sorpresa, me parecía increíble una verga tan grande y continúe acariciándola y pensando en lo que estaba agarrando no era real, eso me puso a mil sentía que se me iba la respiración, al señor del al lado no se le ponía totalmente dura y pensaba, eso tan grande si se pondrá duro, seguí sobándosela hasta que sentía los chorros de leche correr por mi pubis y por mi vagina.

Nos quedamos así un buen rato con el sobe que producía sus vergas ya casi flácidas y el movimiento del bus, ellos se guardaron su herramienta y como a los cinco minutos llegamos al pueblo, cuando me baje note que como que todo el mundo me miraba, además se notaba lo mojada de mi camiseta en la parte de abajo, así que me refugie en una tienda, al salir encontré al señor que iba sentado y el que iba a mi lado esperándome. Me dijeron putica no nos dejas así, me agarraron del brazo y me condujeron a un hotel. La verdad es que yo quería probar eso que había tenido en la mano por eso no proteste.

Entre los dos me hicieron de todo y por primera vez probé algo tan grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *