Mi asistenta y su amigas me humillan y me emputece

Soy un chico de unos 37 años, estoy casado y tengo una buena posición social, además tengo un físico atlético y soy bastante guapo…y aunque estoy felizmente casado tengo una debilidad por los aromas de mujer, siento pasión por lamer y oler el cuerpo de las mujeres. Fetiche que no comparte mi mujer, por lo que he tenido que buscar otras vías para poder practicarlo…

Los que habéis leído mis otros relatos, ya sabéis que este fetiche me llevo a chantajear a mi asistenta para cumplir mis fantasías, pero que finalmente he terminado siendo yo el chantajeado, ya que ahora es ella la que amenaza con contarle todo a mi mujer.

De forma que cada vez que mi mujer la llama para que venga a casa a limpiar, planchar etc, debo pagarle el doble de la tarifa o mi mujer se enterara de mi secreto.

He pensado despedirla y si le cuenta algo a mi mujer decirle que es mentira, que se lo inventa todo por venganza, aunque es verdad que tiene alguna pruebas que me comprometen, además realmente soy yo el que no quiere que esto termine, porque estoy totalmente enganchado a su cuerpo, y necesito poder volver a lamer sus pies, su coñito o su culo

Sin embargo esta situación creo que ha llegado demasiado lejos y ya no es un simple chantaje, voy a contarles como he terminado por convertirme en su sumiso:

Hace un mes la llame para que me dejara tener un nuevo encuentro, normalmente solíamos aprovechar el día que venía a limpiar a casa y yo acudía del trabajo. Pero en esta ocasión me dijo que tenía una sorpresa para mí, que me cogiera el día libre en el trabajo y que buscara una escusa con mi mujer para estar fuera todo el día. Me pidió que le comprara una botella de champagne y un regalo caro (una joya preferiblemente) y que fuera a su casa para una fiesta de cumpleaños.

Yo no me lo pensé, estaba totalmente excitado, no sabía que era su cumpleaños, pero me pareció una buena idea celebrar su cumpleaños y dar rienda suelta a mi pasión, pensé que ella también disfrutaba de nuestros encuentros y que tal vez los chantajes se habían terminado.

Compre una botella de champagne, me fui a una joyería y compre unos bonitos pendientes, me gaste unos 400€, quería sorpréndala y conquistarla

Me mando la dirección al móvil, su piso estaba en un barrio pobre de la ciudad, subí a su piso, seria un 4 sin ascensor. Estaba totalmente excitado, me arregle un poco el traje y llame al timbré, esperaba ver a Sofía vestida con un vestido elegante o tal vez con un conjunto de lencería…pero cuando me abrieron la puerta vi que Sofía no estaba sola, estaba acompañada de sus dos compañeras de piso.

Me abrió la puerta una chica de unos 30 años, rubia, alta, con ojos azules, llevaba una manicura francesa perfecta, vestía un vestido corto negro y unos zapatos con tacones de un palmo que todavía la hacían más alta, hacía tiempo que no veía una mujer así.

La otra chica era todo lo contrario tendría unos 55 años, morena, con el pelo corto a lo chico, estaba algo rellenita y no era excesivamente guapa, no iba especialmente arreglada. Me pareció que ninguna de las dos hablaba bien el español, ya les dije que Sofía era de Rumania.

Me dijeron que pasara al salón, me quede allí esperando, supuse que Sofía se estaría arreglado y que nos iríamos, pero cuando apareció, vi que no iba vestida como esperaba, solo salir dijo con total desprecio:

-Ya era hora, llegas tarde perro, chicas les presento a mi perrito chupa-coños, hoy será nuestra asistenta.

Yo me moría de vergüenza, en alguno de nuestros encuentros Sofía me traba así y me daba morbo, pero ahora estaba allí de pie, con la botella de de champan en una mano y dos mujeres que no conocía mirándome. Las chicas se echaron a reír y comenzaron a hablar en rumano.

-Hoy es el cumpleaños de mi amiga Katrin, y tú serás nuestra asistenta, igual que hago yo en tu casa, tienes que servimos la comida, fregar, y estar a nuestra disposición.

Yo no sabía que decir, me quede plantado en el salón, delante de las tres mujeres, quería desaparecer, pero sin que me diera tiempo a asimilar la situación. Sofía me lanzo un delantal de cocina a la cara y me dijo:

-Vete al baño desnúdate y ponte únicamente este delantal y tu corbata, queremos que seas un asistenta putita pero elegante.

Fui al baño, me desnude y me puse el delantal que tapaba mi pene pero dejaba todo mi culo al descubierto, no me atrevía a salir al salón, aunque finalmente muerto de vergüenza decidí salir, solo verme se echaron a reír…y me ordenaron que comenzara a servirles.

Comencé a servirles el primer planto, cuando me acerba a la rubia ni siquiera me miraba, pero cuando me acerba a Katrin la cincuentañera me comía con los ojos y de vez en cuando tocaba mi culo.

Aunque no podía creerlo, la situación me fue excitando y tuve una pequeña erección, solo iba cubierto con un paño de cocina y cuando Sofía se dio cuanta me dijo:

-No te da vergüenza empalmarte mientras comemos, ya les he dicho a mis amigas que eres un perro mal educado, tendremos que castigarte. Vamos ponte de rodillas y muéstranos tus nalgas.

Todavía no había terminado de hablar cuando la chica rubia que ni siquiera me había mirado, se levanto y vino con una regla de madera, se puso tras de mí y comenzó a azotar mi culo. Nunca me habían azotado, me sentía humillado, al principio el dolor no era mucho, pero poco a poco mis nalgas comenzaron a enrojecerse y comenzó a dolerme, casi no podía contener las lagrimas del dolor. Pero la joven rubia parecía disfrutar con aquello, en un rumano-español me dijo:

-No llores perro, se que te gusta, nos ha dicho Sofía que eres una putita mala.

Esas palabras me excitaron y aunque me dolía cada golpe que me daba, mi erección no solo no se rebajo, si no que todavía era mayor. Sofía les dijo:

-Mirar, ya os dije que no había que tenerle compasión, que es todo un perrito sumiso y que disfrutaría con esto. Vamos saca el champan y el postre y supongo que habrás traído un regalo para mi amiga, no??.

Fui a la cocina saque el champan y tuve que darle los pendientes a su amiga Katrin, seguramente aquella mujer nunca había soñado con tener unos pendientes así. Se sentaron en el sofá les serví el Champagne, Sofía les dijo:

-Katrin no nos has dicho que tenias los pies cansados de tanto trabajar hoy? Veras como mi perrito te los arregla,

Katrin se descalzo, tenias uno pies algo deformados por los años, olían mal y estaban sudados de trabajar todo el día, me arrodille y comencé a masajearos.

.

-No no así no, quiero que se los chupes como haces con los míos.

Por nada del mundo hubiera chupado aquellos pies, pero levante la vista vi a las tres mujeres y sin saber porque comencé a chuparlos…la que mas gozaba viéndome humillado era la rubia, se acerco y me dio un azote con la mano, animándome “vamos chupa putita” .Katrin no podía ni imaginar que un hombre joven le estuviera chupando los pies.

Al acercar mi boca sentí todo el olor y el sabor del sudor, pero la situación era tan humillante que comencé a disfrutar, imaginaba que eran los pies de Sofía o de la joven rubia y poco a poco mi excitación subía.

-Muy bien buen trabajo perrito, dijo Sofía, ahora quiero que te vayas con Katrin a su habitación y le hagas pasar el mejor día de cumpleaños que jamás haya tenido, lo primero que harás es chúpale su coñito hasta que se corra, no quiero que la penetres hasta que se haya corrido por lo menos una vez…y para finalizar quiero que le chupes también su ano porque seguro que nunca antes nadie se lo ha chupado. Vamos perrito si te portas bien, mi amiga Irinia te recompensara cuando termines.

Solo entrar al cuarto con Katrian comencé a pensar en que Irina me pudiera recompensar.

Sin decir nada Katrina se desnudo y se tumbo en la cama…desnuda parecía todavía más gorda, tenía unas grandes tetas pero algo caídas y un coño enorme sin depilar, nunca había visto algo así. Me esperaba abierta de piernas, no era la situación más morbosa del mundo pero…

Me tumbe sobre ella y comencé a chupar sus tetas…aunque notaba su sudor era agradable meter mi cabeza entre aquellos grandes pechos, poco a poco fui calentándome y baje hasta su coño.

Al llegar a la altura de clítoris note su olor, me volvía loco el olor de los coños, me encantaba…aunque esta vez era un olor tan fuerte que casi me impidió chuparlo, pero pensé en Irinai y comencé a chupar su clítoris, a los poco segundo Katrina se retorcía del gusto y no paraba de gritar.

Y comencé a gozar con aquel olor y con aquel sabor, me gustaba oírla gritar y gemir, creo que nunca había conseguido que nadie gozara tanto, así que estampe toda mi cara en su coño…estaba lleno de fluidos, los lamia cada vez como más fuerza, metí mi dedo en su coño y continúe chapando su clítoris…me excitaban tanto sus gritos que ya no me importaba el olor. Creo que tuvo varios orgasmos…ella no podía más me agarro de los hombros y me subió cogió mi pene con su mano y se lo metió en el coño…yo comencé a bombear y bombear, hasta que me corrí en su interior. Ella también tuvo otro órgano, grito tanto que con la ventana abierta pudieron oírla desde la calle.

Cuando termino me aparto y se puso sobre mí, comenzó a chupármela lamiendo todos los restos de semen que tenía mi pene, acomodo su coño sobre mi cara y yo también comencé a chuparlo, enseguida note como chorreaba mi propio semen sobre mi boca, ella gemía de placer, se dio la vuelta y me beso, intentado quedarse con todo el semen, parecía una perra en celo.

La vi tan excitada que tuve una nueva erección, en cuanto ella lo vio se sentó sobre mi polla y comenzó a cabalgarme teniendo otro gran orgasmo, sus gritos hicieron que entraran sus amigas. Ella no paraba de besarme y cabalgar sobre polla.

-Muy bien, creo que por fin has conseguido que Katrin sepa lo que es un orgasmo, pero le has chupado ya su culo?? Vamos Katrin date la vuelta veras de lo que es capaz un hombre, seguro que tu marido en Rumania jamás te hizo tener un orgasmo y mucho menos te hizo esto.

Katrin se puso a cuatro patas, mostrándome todo su culo, sus amigas se acercaron y le abrieron un poco las nalgas, diciéndome:

-Vamos perrito ven aquí, no dices que te gustan los aromas de mujer? Ahora los vas a conocer.

Solo acercarme, me pareció ver que su culo no estaba del todo limpio, acerque mi cara y note el olor, junto cuando iba a echarme para detrás Sofía cogió mi cabeza y la estampo contra el culo, diciéndome:

-Toma aromas perro, vamos chupa

Empecé a chupar…era asqueroso, pero la situación era total, tres mujeres me estaban obligado a chupar un culo, cumplía todas mis fantasías, pase mi lengua, me olvide de todo y comencé a disfrutar con aquel aroma tan intimo.

De vez en cuando Irina, mientras se reía, metía un dedo dentro del culo de su amiga y me obligaba a chuparlo…cuando le estimule bien su ano, me dijeron que la penetrara…comencé a penétrala. Katrina no paraba de gritar de dolor y placer. Estaba tan excitado que me corrí pronto en su interior y el semen comenzó a brotar de su culo…me hicieron limpiarlo de nuevo con mi lengua

-Muy bien putita, te has portado muy bien, ahora mi amiga Irina te dará un premio, porque a ella también le gustan mucho los culos.

Solo con aquellas palabras casi exploto de placer pensar que podía jugar con el culo de la rubia, Katrina se fue a la ducha y Sofía me dejo a solas con Irina, ella apenas habla español, trajo una bolsa llena de juguetes sexuales, cuando vi todo aquello pensé que podía ser puta pero no me importo, saco de una bolsa unas esposas y unas ligaduras y me ato a la cama.

En un español más o menos entendible, me dijo

-He visto que te gustan mucho los culos, te gusta el mío?? Te gustaría chuparlo, Mira que pretito lo tentó…te gustaría penetrarlo??? Te gustaría poder romper mi culito???

Yo ya estaba fuera de mí, y le dije:

-Si me encetaría chuparlo y luego penetrarlo hasta dejártelo totalmente dilatado y finalmente me correría dentro de el.

Veo que tenemos los mismos gustos perrito…y cuando ya estaba a punto de explotar de placer me di la vuelta y vi que se había colocado un arnés con un gran pene…al verlo me quede de piedra, el penetrado iba a ser yo!!!. Ella se echo a reír, diciendo:

-No tengas miedo ya verás que placer romper un culito.

A mi jamás me habían penetrado, ni siquiera me había metido un dedo…me unto mi ano con vaselina y primero metió un dedo, fue mejor de lo esperado, no pensaba que fuera a darme tanto placer…pero cuando estaba disfrutando de un solo golpe introdujo el pene…no podía aguantar del dolor, pensaba que me iba a parir en dos…comencé a gritar y entro Sofía al cuarto

-Mira nuestra putita disfruta y grita tanto como Katrina…dale Irina, dale más mira como disfruta.

Me caían las lágrimas de dolor…pero poco a poco note algo de placer y mis lágrimas se fueron convirtiendo en placer, apoye la cabeza en la almohada y me toque el pene…Irinia me azotaba y seguía empujando y gritando:

-Vamos cabron pajearte, no voy a parar hasta que te corras.

Después de un rato estalle y me corrí, Irina saco su polla de mi culo, tenía el ano totalmente desgarrado. Se acerco a mi y dándome un beso en la boca, me dijo:

-Te ha gustado?? Te has portado muy bien, vamos ven al baño y date un ducha…y para que veas que soy buena contigo, solo si tu quieres podrás chupar mi coñito.

Fui al baño solo quería ducharme y irme, pero vi aquella mujer delante de mi, era perfecta, aparto su tanga y me dejo ver su coñito totalmente depilado, rosado, era perfecto como ella. Me dijo:

-Si quieres chuparlo, tendrás que pedírmelo de rodillas.

Me arrodille y le suplique por favor que me dejara chuparlo, se quito el tanta y acerco mi cabeza hacia él, su sabor, su olor todo era una explosión de placer.

-Muy bien perro, te gusta eh??? Ahora voy a hacer pipi, puedes apartarte pero sería de mala educación que se perdiera mi champagne calentito, no???

Yo escuchaba y seguía chupando, estaba hipnotizado con aquel sabor y no podía dejar de chupar, de repente comencé a notar como brotaba su pipi, abrí mi boca y deje que lo hiciera sobre mí.

Cuando termino me levanto y comenzó a besarme…con una mano agarro mi pene que estaba totalmente erecto y me pajeo hasta que me corrí. Cuando termino me dijo:

-Ya me dijo Sofía que eras un guarro, pero que sabias hacer disfrutar a las mujeres. Cuando quieras puedes venir por nuestra casa.

Me duche y me fui a mi casa.

Chicas si os gusto podeis dejar vuestros comentarios o criticas.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *