Mi Hondureño

Esto me ocurrió hace algunos años, como vivo cerca de las vías del ferrocarril donde pasa el tren que todos los sudamericanos llaman la “Bestia” seguido veo caras nuevas, gente que por su necesidad o a lo mejor su espíritu de aventura, dejan su país para ir en busca del sueño americano, y la verdad es una travesía muy triste llena de sin sabores, una noche cuando la “bestia” anuncio con su potente pito la llagada a estas tierras me salía a ver que pasara y vi demasiados policías habría operativo para deportación me daba pena ver como les correteaban y los subían a las patrullas con exceso de fuerza, bueno me quede en la reja cuando empezó la carrera y el pito de los policías a sonar con fuerza y la luz de las lámparas, alumbraba por doquier de repente llegaron hasta mi una mujer y tres hombres todos negros, no niego que me dio miedo no sabia que me pasaría la mujer me pidió le permitiera esconderse que no querían ser deportados por favor me decía yo solo atiene a dejarles la entrada libre, ello corrieron y se fueron atrás de la casa yo cerré justo antes de que unos patrulleros me interrogaran si no había visto pasar gente, les mencione que mire un puñado de hombres correr calle abajo hacia el rio, ellos siguieron el camino y yo entre a la casa, fui a la cocina y sin encender la luz les invite a pasar, como siempre he vivido solo, no tenia problema una vez adentro se sentaron y les ofrecí algo de comer y beber ellos lo agradecieron el hombre mayor me dijo que temprano en cuanto pasara el operativo se marcharían a ver a donde, que eran gente trabajadora, la señora una mujer como de 47 años lavó los trastes y recogió la cocina les ofrecí la recamara del fondo esa que solo ocupo de vez en cuando, si la ocupo cuando traigo alguien para una aventura, como tiene baño y parece independiente de la casa solo había una cama matrimonial y un sofá ellos se acomodarían en ese lugar.
Esa noche no dormí casi nada, por temor uno no sabe que clase de gente viene y con eso de las maras y todo lo que nos han dicho de la gente de color prejuzgaba pero al amanecer me dormí desperté por el sonido de la alarma del despertador brinque de la cama y me metí al baño se me había olvidado que tenia huéspedes una vez bañado y vestido baje por mis cosas me llamo la atención el olor a café recién hecho, y al entrar les vi en la cocina la mujer había hecho café me dieron confianza se les notaba gente de buen vivir les deje mi casa y les pedí que no salieran, así pasamos una semana en ese tiempo súper que el mayor José David Era ingeniero en sistemas computacionales me arreglo el vejestorio que tenia en casa y realmente compre pocas piezas y volvió a servir mi rumia de compu, En el trabajo seguido teníamos problemas con los sistemas computacionales parece que todos cometíamos errores y cansado mi jefe corrió al ingeniero que tenia para eso, ya que todas las semanas había mucho gasto en seguida dispuso que se tenia que ver otra persona para ese fin, como yo soy el encargado, de la contratación de personal, me dispuse a marcar cuanto teléfono tenia de las compañías que se dedicaban a ello, los días pasaban y no había una respuesta positiva todos querían laborar pero no con contrato sino por trabajo, eso a la compañía no le convenía, el viernes en la mañana es sistema se cayo y se le pidió al ingeniero que estaba que volviese el se negó por estar laborando ya para otra compañía, como urgía me atreví a comentarle a mi jefe de mi huésped y que era ingeniero en eso pero era indocumentado, el se atrevió a que lo llevara así que salí rápido y lo fui a traer a casa el llevo a su hermano entre los dos en una forma muy rápida levantaron el sistema nuevamente y descubrieron donde estaba el error, todo fue en un tiempo breve solo dos horas y veinte minutos, mi jefe quedo impresionado y mas su guapa hija y compañera mía en el trabajo al conversar con el le comento de un sistema y varios programas que agilizarían el trabajo y lo simplificarían mi jefe le dijo que cuanto se le debía el solo le respondió que lo el le diera estaría bien le comento que su situación no le permitió cobrar ya que era un indocumentado de paso para ir a los Estados Unidos de Norteamérica sin saber se lo estaba diciendo a un diputado al estado recién electo, y que entraría en funciones pronto, el le pago lo justo y le ofreció su ayudad si quería quedarse en México y le ofreció trabajo en la compañía, se despidió y le dio las gracias, desde ese momento fue llamado una y otra vez mi jefe le consiguió un permiso especial a el y a su familia para estar en la ciudad sin problema durante un buen tiempo mientras viajaban a la capital del estado para pedir la ciudadanía entre la hija y yo nos pusimos a enseñarles lo que debían saber para sustentar el examen y ser ciudadanos de este país, el entro de lleno a trabajar en la compañía, optimizando la computación en toda la empresa después lo llevo mi jefe a la capital para que realizara el trabajo del sistema de computación de la cámara de diputados trabajo que realizo en poco tiempo y con una gran calidad el y su hermano pronto estaban trabajando al máximo su hermano menor también sabia de la mismo ya que era pasante en la carrera. A mi me dio gusto saber que mi obra había sido buena y que eran una familia muy trabajadora su padre y madre en la casa que rentaron cerca a la mía pusieron un negocio de comida al estilo de su patria pidiendo la gente el chicharrón con yuca, las pupusas y los tamales de elote muy parecidos a los nuestros, como guisaban rico los mariscos pronto tuvieron gente que se hizo su cliente, todos ellos trabajaban. Un sábado después de la hora de salida Miguel Ángel el atractivo negro ingeniero en sistemas me abordo y me invito a salir esa noche a cenar, yo acepte, no estaba de menos, tan solo por ir cerca de el estaba feliz, nos vimos a las 10 fuimos a cenar a un restaurante después me invito tomar una copa y así una tras otra nos dieron las 2 de la mañana yo pedí volverá a casa, el pago y nos fuimos en su automóvil que la empresa nos da, solo que no se encamino a casa si no rumbo a l a salida de la ciudad mi corazón latía fuertemente, de repente se metió en un motel que encontró a la orilla del camino no supe que decir baje la cabeza una vez a dentro me invito a bajar y entrar me sentía un poco apenado yo soy un homosexual mayor tenia en esos momentos 36 años y el era un joven como de 25 o 26 pero entre cerro la puerta y me comenzó a abrazar busco mis labios y nos fundimos en un beso mega cachondo, ¡si de esos que la lengua entra hasta las anginas! Sentí que me derretía le abrase su cabeza y el beso duro largo rato, me decía al oído palabras tiernas que me deseaba y que desde que me vio supo que un día seria para el, su grandes manos recorrían mi cuerpo, nos fuimos despojando de la ropa, yo baje mi mano y acaricie encima de su pantalón su gruesísimo miembro algo que me hizo temblar el se bajo su pantalón y su bóxer y lo puso en mi mano libre al sentirlo temblé y baje la mirada para ver tremendo camote ( como le decimos aquí en México al miembro del hombre) su cabeza parecía un hongo y ese color que me hacia pensar que estaba hecho de chocolate me hinque para tratar de meterlo en mi boca pero no cabia, así que lo lamí de lado y lamí sus bolas que estaban enormes como el, todo era grande en ese hermoso hombre, su color me encantaba a mi los hombres oscuros me motivan el busco la raja de mi culo y comenzó a enterrar sus dedos que gruesos y anchos lastimaban mi interior, gemí de dolor pero a el pareció no importarle, continuo primero uno luego dos, y así hasta que lloraba por sentir dentro de mi 4 de sus enormes dedos, mi esfínter estaba muy dilatada nos dejamos caer en la cama y el mamo mis tetas que estaban paraditas y como tuve desarrollo mamario en la adolescencia me quedaron como las una nena que comienza a tener busto y cuando alguien me calienta se me ponen duras y mas grandes yo pienso que es por que la sangre va a esos puntos, el las mordía suavemente y yo gemía y me retorcía de placer, el me levanto y me recargo en un diván si de esos que están en los moteles especiales para hacer sexo, supe que había llegado el momento y me encomendé a todos los santos para que mi ano aguantara tremenda verga súper gruesa. Saco se la bolsa de su pantalón un tubo de gel y me unto en mi ano y con sus dedos entro al recto, y se puso en todo su pene saco el condón y se lo coloco a penas le cubría un poco mas de la mitad, me dio una almohada para que la mordiera y me pidió no gritar solo levantar la mano si ya no lo aguantaba, coloco su gran mástil en mi culo y me estremecí así que decidí relajarme para no sufrir mucho al entrar su hongo en mi sentí un tremendo dolor y cada vez que el se enterraba sentía que me destrozaba por dentro y me partía en dos, mas deje que entrara cuando ya no aguante por que sentí que muy adentro algo se habría mucho, alce mi mano, el dejo de enterrarme su gran pene y me besaba los oídos el cuello, en fin toda mi espalda eso me motiva a relajarme mas y mas después de un rato y hablándome en femenino comenzó a bombear yo sufría la verdad lloraba y mordía la almohada para mitigar en algo el dolor pero después de un rato ese gran dolor paso, y comenzó un gozo tremendo tenia el recto y ano muy caliente y sentía en mis piernas algo caliente que escurría y casi llegaba a mis pies,. Sus bolas golpeaban mis nalgas sabía que estaba todo dentro de mi y el gemía de placer diciendo mamita, estas rica , que buen culo tienes, dulce y rica nena cosas de esas que a los gay nos hacen sentir bien cuando nos están penetrando sin que el me tocara parte de mi cuerpo que no fueran mis tetas y mis nalgas me afloje aventando al cuero del diván mis mocos calientes y algo espesos ya que nunca me masturbo, al poco rato sentí dentro de mi algo muy caliente que me llenaba por dentro, pero era demasiado, tanto que pensé se estaba orinando, pero sentía su uretra como se habría y cerraba en la entrada de mi ano también comprendí que el condón se había roto el gemía lleno de placer y se pegaba mas y mas a mi, yo sentía a cada momento su miembro mas adentro me cargo sin sacarme su miembro ya que el es mas alto y mas fuerte yo en ese tiempo estaba delgado y no soy muy alto me llevo a la cama y nos acostamos quedamos de lado así después de un rato mientras el besaba mi cuello y espalda su gran verga se salió flácida de mi interior, entonces me abrazo y me beso en la boca con un gran sentimiento me pedía perdón por haberme lastimado yo por respuesta le bese muchas veces mas ya que no es común que los activos nos quieran besar, y ahora que había uno lo tenia que aprovechar, después de mucho rato me invito a bañarnos, asenté con la cabeza y nos dirigimos al baño, lo primero que hice fue ir a vaciar el contenido de mi recto, que salió acompañado de mucho aire me dio pena pero el me dijo que era natural, el bombeo deja entrar aire al interior que no me apenara me limpie y fue entonces cuando me espante, el papel tenia aparte de semen mucha sangre y al ver la taza había arrojado mucha sangre eso me puso de nervios, el me abrazo y me pido me calmara que iríamos a ver a un medico, en verdad yo si quería, me sentía mal no se por que abrí la ducha del inodoro de damas para lavarme en mi ano que estaba muy abierto entro el chorro del agua hasta lo mas profundo sentí un ligero ardor pero el agua fría se sentía muy bien después de un rato, cerré la llave y me levante al fui al baño para bañarme y no me sentía mal me lave bien todo el cuerpo al secarme vi que no había ya sangre, por curiosidad metí mis dedos envueltos en la toalla y no había sangre todo estaba bien ya con mas calma salí sonriente el al verme me abrazo y me ayudo a vestir salimos y le pedí me llevara a casa, en el camino mi traviesa mano, entro dentro del cierre y acaricio al gran rey que me había dado tanta satisfacción, el se apeno y me dijo que ya nunca estaría con el yo le respondí que si en cuando pasara la sorpresa se podría volver a vivir esos grandes momentos por respuesta nos besamos ante la mirada sorprendida de unos borrachos que estaban en la acera, he sido muy feliz con el tanto que solo pienso el día que se marche y me quede sin mi gran King la verdad no creo encontrar otro como esa gran verga de chocolate,,
Leodobar.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *