Mi Maestra Imelda…

Este emocionante y ecxitante relato habla, acerca de como logre cogerme a mi maestra del Bachilleratoque por sierto esta buenisima, es la Maestra Imelda y es un Diosa del Sexo…

Soy Hugo, Yo vivo en Veracruz, lo que les voy a platicar me sucedió cuando estudiaba el Bachillerato.

Yo tenía 17 años y estudiaba el Bachillerato en la escuela Manuel C.Tello, desde que yo entre a esa escuela, conocí ala directora, es una mujer de 40 años y esta muy bien, a pesar de su edad, morena clara, cabello negro y rizado, unos labios carnosos, un poco llenita, pero tiene un trasero muy grande, acompañado de unas grandes y deliciosas piernas y unos senos grandes. Se llama Imelda

En el primer año que estuve en esa escuela, la Maestra Imelda me dio clases.

Y la verdad casi siempre que me daba clases, yo tenía una erección, al grado de tener que poner la mochilla encima de mi pene para que nadie se diera cuenta.

Ella era una maestra muy estricta y encargaba mucha tarea, y yo casi nunca la hacia, ella se la pasaba regañadome y eso me molestaba mucho. Pero me seguía excitando mucho.

En una ocasión, yo y unos compañeros tuvimos un problema, por que en uno de nuestros juegos rompimos una mesa del salón de clases, así que la maestra Imelda al ser la directora nos dijo: tienen que traer sus papas.

Yo no quería que mi Papa se enterara de lo que había pasado, así que no le dije nada a mi papa.

Todos mis demás compañeros llevaron a sus papas, pero yo no.

Y la maestra me dijo: hasta que no traigas a tu papa, no te voy a dejar entrar a clases.

Así que estuve un día en la dirección con ella, lo cual a mi no me disgusto del todo, por que aproveche para mirar su trasero y sus senos que tanto me gustaban.

Ala 1 de la tarde que era la hora de salida, todos salieron y cuando yo me iba a ir,

Ella me dijo: espérate, tú no te vas, hasta que le hables a tu papa para que venga por ti.

Me enoje mucho, pero tuve que hablarle por teléfono.

Mi Papa llego a las 3.

La maestra le dijo lo que había pasado con la mesa y que el día que no me dejo entrar a clase ella había puesto un examen que yo no había hecho.

Mi papa hablo conmigo y se enojo mas por no haberle dicho nada, que por lo de la mesa.

Cuando mi papa ya se iba

Le pregunto: ¿Hugo se puede ir conmigo?

Y la maestra le dijo: No, que se quede para que de una vez le ponga el examen.

El examen me lo puso en la dirección mientras que ella arreglaba unos papeles.

En lo que yo hacia el examen, entro la secretaria y le dijo: maestra, yo ya me voy.

La maestra le dijo: Bueno, Nos vemos mañana.

Cuando termine mi examen, le dije: ya lo termine.

Ella me dijo: OK. Dámelo.

Yo le dije: bueno, entonces ¿ya me puedo ir?

Me dijo: no, ahora te esperas hasta que yo me valla.

Yo le dije: bueno.

Ella me pidió que la ayudara y mientras la ayudaba me dijo: tienes que echarle muchas ganas, por que apenas empiezas…

Cuando nos fuimos ella me llevo a mi casa en su carro y en el camino,

Ella me dijo: si quieres podemos ser amigos… fuera de la escuela podemos ser amigos, pero en la escuela somos maestra y alumno.

Llegamos a mi casa y yo me baje de su carro,

Y le dije: bueno, hasta mañana.

Ella me dijo: oye ¿me das permiso de pasar a tu baño?

Yo le dije: si, claro

Mi casa estaba sola, por que solo vivimos mi papa y yo.

Ella pasó al baño y cuando salio me dijo: bueno, ya me voy, nos vemos mañana y se despidió dándome un beso en la mejilla.

Ala día siguiente ella y yo actuamos normal.

Desde ese día no volvimos a tener ningún acercamiento pero en 5to semestre yo reprobé la materia que ella me daba clases yo ya tenia 19 años.

Así, que ala hora de hacer el extraordinario.

Ella me dijo: yo me doy cuenta que tu si sabes, pero lo que afecta es que no haces las tareas.

Yo dije: si.

Ella me dijo: tú me vas a ayudar con la biblioteca, a acomodar los libros, y así vas a pasar.

Yo le dije: OK

Fui durante una semana a acomodar la biblioteca, los primeros días fuimos yo y un compañero, pero apartir del 3er día solo fui yo.

El miércoles yo estaba solo en la Biblioteca, la Maestra Imelda entro y me dijo: si quieres vete y regresas mañana.

También me dijo: Lo que pasa es que Javier ya no va a venir, su mama me hablo y me dijo que el ya no va a venir. Mañana yo te ayudo, es que hoy no traigo ropa para ayudarte.

Yo le dije: bueno. Y me fui

Al siguiente día, regrese alas 8 de la mañana, eran vacaciones, por eso la escuela estaba sola, cuando yo llegue solo estaba la maestra y la secretaria.

Toque la puerta y me abrió la Maestra Imelda,

Me dijo: que bueno que ya llegaste. Ahora si te voy a ayudar con la biblioteca, la maestra Imelda traía puesto un pans color rojo, y una playera blanca, con ese Pans se le veía un trasero grandísimo y delicioso.

Fui ala biblioteca a empezar a acomodar los libros y al poco rato ella entro y me ayudo, los libros estaban en unos estantes muy altos, así que al intentar bajar los libros,

Ella me dijo: súbete a esa mesa, yo te agarro de la cintura para que no te caigas

Me subí ala mesa me agarro y los baje.

Los terminamos de acomodar, y al poco rato ella se subió ala mesa a bajar más libros y me dijo: ahora tu agarrame, pero agarrame bien.

La agarre de la cintura, pero cuando se estiro, para agarrar los libros, agarre su cadera y su trasero quedo enfrente mi cara, lo mire fijamente y vi que traía puesta una tanga.

Se bajo y me dijo: ya te agasajaste conmigo.

Yo me sonreí y le dije: si, verdad…

Alas 2 de la tarde entro la secretaria y le dijo: Ya me voy maestra.

Ella le dijo: Bueno, Nos vemos mañana.

Y me dijo: Hugo, puedes ir a cerrarle

Yo le dije: si, claro.

La puerta se cerraba con un pasador por adentro. Por eso tuve que ir.

Cuando regrese, la maestra me dijo: ¿oye? Yo ya quiero terminar hoy. Así que, que te parece si ¿te invito a comer y nos quedamos aquí hasta que terminemos?

Yo le dije: Bueno.

Fuimos a comer, y mientras comíamos ella me pregunto: ¿tienes novia?

Yo respondí: No

Ella me dijo: esta bien, y te lo diré yo, yo estoy mejor así, sola.

Me platico que ella tiene un hijo de 6 años, pero que esta sola, y que así estaba mejor.

Terminamos de comer y fuimos ala escuela.

Seguimos apurándonos con los libros, hasta que paso algo muy excitante.

Ella se subió ala mesa y me dijo: agarrame fuerte por que me voy a estirar a agarrar un libró que esta hasta el fondo.

Yo la agarre bien, pero la mesa no aguanto el peso y se movió… al moverse la mesa, ella casi se caí, pero la abracé para que no se cayera y me arrimo el trasero ala cara.

Me dijo: casi me caigo, de no ser por que me agarraste. Gracias

Seguimos con los libros, y ella me dijo: me agarraste el trasero ¿verdad?

Yo le dije: si, pero fue para que no se cayera.

Me dijo: no te preocupes Hugo… y se río

Al poco tiempo me dijo: creo que tocan la puerta, ¿puedes ir a ver?

Yo fui, pero no había nadie, regrese y le dije: No había nadie.

Ella me dijo: OK, escuche mal. ¿Puedes ir a cerrar la ventana de mi oficina y apaga la luz?… para que ya no vallan a tocar.

Ya eran las 5 de la tarde y ya estábamos cansados, cuando regrese.

Ella me dijo: ya me canse, vamos a descansar un rato, vamos al patio a respirar un poco de aire fresco.

La escuela es una escuela pequeña, se ve que antes había sido una casa.

Me senté en una banca y ella se sentó a mi lado y

Me dijo: deberías de buscarte una novia, estas muy guapo…

Le dije: gracias y sonreí

Ella me dijo: si yo tuviera tu edad… ya estaría encima de ti.

Yo le pregunte: ¿Enserio?

Me dijo: Si, a mi me han platicado algunas chicas, que tu les gustas, solo que eres muy serio y tímido.

Yo le dije: ¿Ah… si? ¿Quién?

Me dijo: no te voy a decir… y se me quedo viendo de una manera que a mi me calentó

Yo le dije: Ahh… pues si yo tuviera su edad… también estaría enzima de usted.

Ella se rió y me dijo: ¿Enserio?

Yo le dije: si.

Y me pregunto: ¿y por que?

Le dije: por que usted es una mujer muy guapa y sexy…

Me dijo: me siento alagada que tú pienses eso de mí

Se volvió a reír, y me dijo: bueno, vamos a seguir con los libros.

Se levanto y se fue ala biblioteca, yo estaba muy excitado, la mire cuando caminaba hacia la biblioteca y al ver ese trasero tan grande me calenté mucho mas… hice algo muy arriesgado.

Cuando entre ala biblioteca la mire, me acerque a ella, me puse atrás de ella y le agarre los senos y le arrime mi pene en su trasero mientras besaba su cuello.

Ella dijo: ¡Hugo…! ¡Que te pasa…!

Y le dije: perdóneme si la ofendí…

Me pregunto: ¿por que hiciste eso…?

Le dije: perdón… pero usted me gusta mucho.

Me dijo: ¿De verdad te gusto?

Le dije: si, mucho.

Ella se me quedo viendo con unos ojos de que me quería devorar…

Y me pregunto: ¿has estado con alguna mujer antes?

Yo no sabia que decirle, así que le metí y le dije: No, yo soy virgen

Me dijo: entonces te voy a estrenar…

Agarro mi pene y empezó a masturbarme mientras me decía: no sabes cuantas ganas te traigo… mi amor…

Me beso apasionadamente y me dijo: yo también tengo necesidades y esta es una de ellas.

Me dijo: Quítame la ropa.

Al principió solo la deje en ropa interior, la tanga y el brassiere que traía puesto eran de encaje… era una diosa… tenia unos senos y un trasero mas ricos de lo que yo me había imaginado.

Ella me quito el pantalón, se arrodillo enfrente de mí y empezó a hacerme sexo oral,

Al poco rato me dijo: Quítate la playera

En lo que yo me quite la playera, ella desabrocho su brassiere y puso mi pene entre sus senos y me dijo: ¿Te gusta?

Yo le dije: si… mucho… me encantan sus senos…

Sus pezones se veían deliciosos eran claritos y muy grandes, puesto que ella tenia unos senos grandes.

Se subió y me empezó a besar, mientras yo acariciaba su trasero. Empecé a besar su cuello y de ahí me fui directamente a sus senos. Tenia unos pezones deliciosos estaban muy duros y mientras yo los chupaba ella decía: ¡Uyyy…! Que rico…

Yo le dije: mmm… que ricos senos tiene maestra…

Me dijo: comételos son todos tuyos…

Se sentó sobre una mesa, se quito su tanga, abrió sus piernas

Y me dijo: hazme sexo oral…

Yo empecé a lengüetear su rica vagina, mientas que ella gemía de placer…

Y me decía: ¡Que bien lo haces!… y acariciaba sus senos.

Después de un rato me dijo: quiero hacerte sexo oral otra vez

Se volvió a arrodillar enfrente de mí y siguió chupando mi pene.

Lo hacia como una verdadera maestra y le dije: ¡Que rico se siente!

De pues de un rato se levanto, se recostó sobre la mesa, abrió las piernas

Y me dijo: Ahora… Quiero que me lo metas… Cogeme mi amor…

Yo me quede parado ala orilla de la mesa, agarre sus piernas, una en cada brazo y le metí mi pene en su vagina, ella empezó a gemir y me decía: ¡Cogeme!… ¡Cogeme!

Empecé a cogerla. Estaba deliciosa y tenía una vagina muy rica y muy mojada…

Después de un rato ella me dijo: espérate, que ya me voy a venir…

Se bajo de la mesa y se inclino sobre ella su gran trasero quedo enfrente de mí.

Y me dijo: Ahora cojeme así…

Me acerque bese su trasero por todos lados y le metí el pene… ella gimió muy fuerte y me dijo: ¡Cogeme Duro!

Puse mis manos en su trasero y comencé a moverme muy rápidamente, mi pene estaba hasta el fondo de ella y a ella le gustaba mucho eso. Por que sentí claramente cuando ella se empezó a venir y en ese momento me dijo: ¡No pares por favor…!

Ella me dijo. ¡Estuvo Fantástico! Ahora te voy a coger yo a ti mi amor… y me beso.

Me acosté en la mesa y ella me monto, yo puse mis manos en su trasero e bese su senos mientras que ella me cogia, ¡Guau! La Maestra Imelda cogia delicioso, en ese momento pensé en que la maestra que me daba clases me estaba cogiendo de una manera fantástica, la manera en que se movía hizo que en muy poco tiempo yo me estuviera viniendo.

Yo le dije: ¡Me voy a venir…!

Y me dijo: Vente dentro de mí, quiero tu semen mi amor…

Al momento que yo me vine, ella también se volvió a venir, por que vi como gritaba y gemía y sentí como su vagina se empezó a contraer.

Ella Gritaba: ¡Que rico…! ¡Guau!… Te amo…

Después de eso ella se acostó enzima de mí y me dijo: Estuvo genial Hugo… y me beso en la boca.

Yo el dije: Si, Maestra.

Ella me dijo: Tenia mucho tiempo que nadie me cogia así, Tenemos que repetirlo…

Estuvimos alrededor de 2 hora cogiendo, y después de que terminamos

Me dijo: Mañana terminamos con los libros… ¿Vienes mañana?

Yo le dije: Si, Claro… y me acerque a besarla…

Todas esas vacaciones fui ala escuela con la excusa de que la maestra me había castigado y que estaba acomodando la biblioteca. Pero en realidad iba solo a cogerme a mi deliciosa maestra…

Solo esperábamos que se fuera la secretaria y ella y yo nos poníamos a coger…

Teníamos un excelente sexo, después de vacaciones creí que se iban a terminar nuestros encuentros, pero ella me dijo: Ahora lo vamos a hacer en mi casa…

Yo le dije: OK, pues a mi me encantaba cogerla

Yo todavía estuve un semestre en esa escuela y durante ese semestre seguimos cogiendo casi diario y como es de esperarse ella me puso un 10 de calificación.

Actualmente yo tengo 22 años y estoy en la Universidad pero de vez en cuando voy a visitarla y cada que la visito tenemos sexo… y sigue siendo igual de intenso que la primera vez…

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *