Mi maestra y su perro

Los chicos pensais que nosotras no tenemos nuestras necesidades sexuales, aun los medicos, todavia despues de mucho tiempo no saben definir el orgasmo femenino y muchas cosas mas de nuestro organismo sexual.

Yo se que a muchas de nosotras no nos gusta comentar lo que es nuestra vida sexual, que sentimos, que hacemos, cuando no nos sabeis aplacar ese calorcito que se nos viene y se nos va, como hacemos para no quedarnos asi y de verdad es un tabu, aca en mi casa las mujeres no somos una excepcion de la regla, nadie comenta nada, nuestra regla, nuestras masturbaciones, como nos desvirgan, nos casamos, tenemos hijos, les ponemos cuernos y nadie comenta nada de nada, nos olvidamos que somos, sin equivocarme, el otro complemento sexual de los chicos.

Tenia 14, mi hermana 16, viviamos en el segundo nivel. Mi padre, un enamorado del futbol soccer, tenia un equipo, con mi madre peleaban constantemente, porque despues de un partido siempre se iban a bañar todos los jugadores a nuestro apartamento y dejaban eso, bueno imaginense… mi padre por eso, en la parte del jardin de abajo habia mandado a hacer un baño solo para ellos y nosotras desde la ventana los veiamos desnudos, les conocimos su pene a todos.

Yo a esa edad pensaba que como era posible que esas cosas le pudieran entrar a una en ese hoyito, no lo concibia, me decia que era imposible, que el sexo era de otra manera, hasta que un dia buscando entre las cosas de mis padres encontre, lo que para mi fue mi despertar mentogenital, un VHS pornografico, en ese momento no sabia de que se trataba.

Me lo lleve a mi cuarto y por la noche, lo puse, se trataba de una chica que se metia la cosa de un hombre de color, en su vagina y en su boca, de verdad que me puse calientita de verlo, ante ese espectaculo, tuve mi primera lubricacion sexual, sentia maripositas en la boca del estomago, me abri de piernas y me toque, tuve alli tambien mi primera contraccion vaginal, senti que mi cuerpo habia estallado, no comprendi que era lo que me estaba sucediendo, me quede bien dormida.

Me habia convertido en muy amiga de mi profesora y esta tambien me habia tomado cierto cariño, me ayudaba mucho, era una mujer de mediana edad, no era bella, pero si generaba mucha vitalidad, en varias oportunidades me solicito que me quedara a cuidar su casa, que quedaba enfrente de mi casa y mi mama gustosa siempre le decia que si, estabamos a punto de cerrar ciclo escolar y ese dia me pidio que si volveria a quedarme en su casa, al salir fuimos con mi madre y como siempre accedio, ese dia, como siempre me pidio que por las noches no dejara entrar a su perro a la recamara, que se quedara en la sala.

Ya estando en la casa, me bañe y me acomode en su cuarto a ver television, ya tarde me dio hambre y me levante a la refrigeradora, como traia las manos ocupadas y me faltaba el refresco la puerta la deje abierta y en ese descuido el perro, un gran danes, grandote se metio al cuarto y no me di cuenta, como se imaginaran solo estaba en brazzier y pantaletas.

Despues de haber refaccionado, empece a buscar el control de la Tv, no lo encontraba, levante sabanas, mire muebles y nada pense, que se habia ido debajo de la cama, desde la posicion de arriba lo empece a buscar y cabal, alli estaba, pero no lo alcanzaba, me tuve que bajar y quede en posicion de cuatro patas, asi estaba cuando senti que algo humedo y frio me buscaba entre mis piernas, inmediatamente me di vuelta, asustadisima, el corazon se me queria salir, me tranquilice, me subi a la cama, el perro tambien estaba sorprendido y ante mi reaccion se fue para un rincon del cuarto.

Ante lo inesperado no habia podido recoger el control remoto, fui a la cocina y traje una palo de trapeador y con el lo hale, y me puse a cambiar canales, todavia no pasa de la sorpresa, como ya era tarde trate de sacar al perro del cuarto y lo halaba del collar y no pude hacerlo, me conforme con dejarlo alli, solo que me puse como mil sabanas, porque no queria que volviera a suceder lo anterior.

Desperte y el perro alli estaba echado, pude ver como de su capuchon se le salia parte de su pene, era bien colorado, se lo lamia, la mente me trabajaba a mil revoluciones, el como adivinando, cada uno de mis pensamientos, de un salto subio a la cama y me empezo a ver, alli tan cerca me pude percatar de su enorme pene, era grande de verdad, se lo lamio, yo tenia miedo de mis pensamientos y de las reacciones del perro, se lo lamia esperando a que yo hiciera algo, me subio una de sus enormes patas a mis musculos y empezo a hacer los movimientos de penetracion que les hacen a sus hembras, alli se le salio todo del capuchon y no se porque se lo toque, era pegajoso y al contacto de mi mano como que lo irrito y se lo lamio.

Sin mostrar interes y disimuldamente, abri mis piernas para ver que hacia y empezo a olfatear mis piernas hasta que llego a mi entrepierna, alli se quedo olfateando, buscando no se de que, con su cabeza separo mis muslos y empezo a lamer encima del panty, que gozo, que placer el que me brindaba su lengua aspera y himeda, en un momento me quite mis panties y le deje todo mi sexo a su sabor y antojo, me lamia, me abria mis labios vaginales, me separaba con su lengua mis vellos, senti deseos de orinar y alli me vine, era la segunda vez en mi vida que habia sentido esa sensacion, esos espasmos anales y vaginales, era mi orgamos.

Me quede quieta y el comprendio o entendio o no se que, que para mi ya todo habia terminado, se levanto y se fue, salio y pude verlo que se lamia todavia su pene, puse mi mano a un lado y vi que la sabana de abajo estaba toda humeda en abundancia, no sabia si eran mis jugos vaginales o su esperma lo que habian manchado.

Eran apenas 14 años y en pocos meses, siendo virgen, estaba teniendo placeres eroticos, cuantas chicas de mi edad, solo se masturbaban o ni siquiera a eso llegaban y yo me sentia a veces bien a veces mal, era una sensacion estraña.

El dia de fiesta de finalizacion del curso lo hicimos en la casa de la maestra y el perro me prodigo de cariño especial, cuando ya todo habia terminado, estaba por despedirme de ella, cuando me dijo directamente, si yo habia jugado con el perro una de esas noches, senti una vergüenza tremenda y claro le dije que no, que como lo podia creer, me puse a llorar, de pena y saberme descubierta, me abrazo, me consolo, me dijo que me fuera a lavar la cara porque si no en mi casa me preguntarian porque tenia los ojos rojos.

Estando en el lavamanos y ella sentada en la tapadera del sanitario, me dijo que ella si lo estaba haciendo, que lo descubrio en forma casual, estando en cunclillas, el perro se le monto y tratado de penetrarla, que como estaba con short, lo dejo estar y vio que el tenia cierto entrenamiento para hacerle el sexo, que esa noche lo dejo entrar a su recamara y que le prodigo uno de sus orgamos mas placenteros, y que de alli practicamente se habia convertido en su mejor relacion sexual, pero, que a la fecha no se dejaba penetrar, pues miraba que lo tenia enorme y pensaba que la podia lastimar vaginalmente.

Me comento que buscaba por el Internet, toda clase de informacion de veterinarios, de enfermedades que se podian trasmitir y que practicemente el perro era muy limpio. Me interrogo si lo hicimos y le dije que si, ante su confesion espontanea, me pidio que no se lo fuera a comentar a nadie, pues si no ella se podia encontrar en dificultades, le pedi quedarme esa noche y llamamos a mi mama, la que accedio como otras oportunidades.

Mi joven mente estaba excitada a que esa noche sucediera algo, tomamos una leche caliente y alli estaba hecha el perro, esperando no se que, nos pusimos haber TV, respirabamos ambas profundamente, nerviosas, esperando que alguna tomara la iniciativa, me dormi con esos pensamientos, el dia para ambas habia sido agitado, no se que horas eran cuando senti que alguien urgaba entre mis pantys, era ella, me hice la dormida y la deje estar, me acomodo de tal manera que me empezo a meter el dedo entre mis labios vaginales, me olia mi sexo poco a poco me fue abriendo mis piernas hasta lograr una posicion comoda, por una de mis mangas me metio el dedo, pero me lastimo y mejor desperte.

Se me quedo viendo y me abrazo me dijo que si queria que lo hicieramos, le dije que no sabia, que nunca habia tenido ninguna experiencia, que era virgen, todas esas cositas. Me desnudo, quede expuesta a lo que ella quisiera hacerme, no me opuse, ella tambien se desvistio y se acosto encima de mi cuerpo, lo frotaba, despues se acomodo en especie de tijera y nuestras dos vaginas se rosaban una a otra, en eso estabamos cuando, el perro se subio a la cama y se nos quedo viendo.

La maestra me abrio las piernas y me empezo a dar besos en mis labios, buscandome mi punto critico, hasta que lo encontro, tenia mis ojos cerrados, de la emocion y los abri, vi que el gran danes estaba lamiendo entre las piernas, era un doble gloso, ella me disfrutaba y el perro la disfrutaba a ella, estaba super excitada, me dijo que ella estaba preparada para que el perro la penetrara, pero que yo le ayudara, buscamos la mejor manera y esta fue de que se pusiera boca a bajo con las piernas libres en la cama.

El perro al nomas verla en esa posicion se le encaramo y empezo a culiar para metersela, no podia encontrar la entrada vaginal, ella se la agarraba, se la ponia en su hoyito, pero el perro en su desesperacion se le zafaba, les tenia que ayudar le tome el pene al perro y con mis dedos palpe el orificio de entrada, se lo puse y de un solo empujon lo vi desaparecer, mi maestra que hasta ese momento habia permanecido quieta al sentir la penetracion, pego un suspiro profundo y un gemido lastimero, que me dio miedo, el perro se meneaba a mil revoluciones por minuto, de la vagina de mi maestra salia una gran cantidad de esperma.

Yo estaba super, al lado de la cama y sabiendo que nadie me veia me estaba masturbando, me estaba dando mi propio placer, pero tambien sentia deseos de esa cosa grande y colorada dentro de mi, si a ella le habia entrado, tambien era posible tenerla dentro de mi cuerpo, terminaron, ella quedo extenuada sin poderse menear, el perro se le desmonto y se puso a lamer su pene, a sentir los jugos vaginales y la esperma entre mezclados, yo tenia todavia mis dedos jugando, se levanto y me fue a buscar mi entrepierna y yo gustosa se lo regale.

Vi como ella con sus toallitas se limpiaba su conchita, al verme a mi se nos acerco, ayudandome a sentir placer, me acariciaba mis pechos, me dijo que me pusiera en cuatro patas, que ella me protegeria para que solo me sobara su miembro pero que no me penetrara, le hice caso, el perro al verme en esa posicion que se ponen sus hembras, me fue a olfatear primero, posteriormente me lambio y me encaramo sus tramendas patas, me lastimaban sus uñas mi espalda, pero el placer era superior, empezo a buscarme la entrada virginal, y ella se la retiraba.

En cada acercamiento me dejaba caer esperma, lo que hacia que me mantuviera lubricada, tenia un culiado rapido que yo en mi excitacion queria seguir, pero no podia, sentia como su miembro blando, pero firme buscaba el hoyito que le daria placer, en eso senti que mi maestra en vez de que no me fuera a penetrar, me lo acomodaba en el ano, senti como un dolor muy profundo invadio mi recto, senti que algo me estaba entrando, como sus movimientos eran rapidos, su penetracion rapida y profunda, la lentitud de los mios no habian logrado el proposito de que no me penetrara, senti como en sus movimiento me topaba con su pelota, que se le habia formado atras, cada vez que me penetraba analmente, soltaba chorritos de esperma que me ayudaban a mantener mi ano lubricado y no me lastimara.

Ella despues de su accion, me busco mi clotoris y me lo empezo a masajear, no pude ante tanto gozo, me vine, no se si dos, tres o mas veces, los tres quedamos rendidos. Ante toda ese erotismo y placer, habia logrado permanecer virgen, no se hasta cuando, ¿sera el gran danes?, ¿sera el dedo o el vibrador de mi maestra? ¿o sera el pene de un hombre el que me desvirgue?. Espero que les haya gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *