Mi novia, yo, y un turista desconocido

Esta historia es real, sucedió este verano y quería compartirla.

Mi chica y yo no llegamos a los 30 años, somos bastante guapos y mi cuerpo es normal, tirando a alto y delgado. Ella se llama Silvia y también está delgada, aunque sus ojos son preciosos, de color verde, una tetas muy bien colocadas y un culo grande, le hace una figura estupenda, es de las chicas que te quedas mirando en la playa.

Pues bien, habíamos estado tonteando todo el verano, con el morbo de si nos veían otras personas o de probar cosas nuevas. Uno de los temas principales que nos gustaba a los dos era que ella se fuera con otro chico, estando yo delante, que me fuera infiel o tal vez un trio. Muchas veces salíamos de fiesta, cerca de la playa, con los turistas, y lo intentábamos pero nunca conseguiamos nada, sobretodo porque nos veían juntos. Así hasta una noche que pasó lo que tenía que pasar.

Estamos en una discoteca, no había mucha gente porque era entre semana, pero bueno, bebimos un poco y nos pusimos a bailar. Solo había algunos turistas alemanes, yo le dije que me iría al baño y así, si la veían sola, igual se acercaban. Ella aceptó, yo me fuí al baño y al volver estaba ella bailando ya mas rodeada de chicos, aunque no mucho. Decidí tomarme una copa en la barra y quedarme apartado, contemplando lo que sucedía.

Ella lo daba todo en la pista, acercandose a los pocos chicos que había, totalmente desinibida. Uno de ellos, aleman, alto y no muy guapo (luego me dijo que no le atraía, solo era para complacer nuestro deseo) se le acercaba mas, ella también. El alemán no se lanzaba así que bailaban un poco separados, aunque ella se movía muy bien. Incluso se le acerco una chica a bailar con Silvia, muy cerca y la abrazó. Silvia me dijo luego que creía que ella quería tema pero con esto no pasó nada, lástima. Aunque luego el aleman ya se puso a bailar mas pegado con ella, ya totalmente abrazados, hasta que finalmente se lanzaron y empezaron a besarse apasionadamente. En aquel momento no me lo podía creer, siempre había sido como una fantasía pero ahora era real, un alemán cualquiera estaba besando a mi chica y ella también le besaba delante de mi.

Estuvieron así liandose un buen rato, pegados y con las lenguas en la boca del otro. Yo ya estaba excitado, pero no sabía lo que aun quedaba por venir. De repente pasaron unos chicos austriacos, uno de ellos ya mas atractivo, no tal alto, y de unos 19 añitos. Pues no se bien como fue pero Silvia se lanzó a él, directa a su boca y se liaron a lo bestia. Aquí si que estaban pegados, Silvia totalmente desbocada liandose con el primero que pasaba y bien acaloradamente. Todos los presentes salimos de la discoteca a la vez, el austriaco cogió a Silvia en brazos, se la puso encima mientras ella gritó de sorpresa y gusto y salieron morreandose. Fuera de la discoteca el aleman este discutió con el amigo del austriaco, porque se habian metido con alemania, fruto de alcohol, a parte de que debía estar furioso de que le quitaran al ligue. El aleman enfurecido nos preguntaba quien había dicho “Fucking Deustchland”, yo le dije que no sabía inglés para eviatar problemas, así que se marchó. Me quedé hablando un poco con el otro chico austriaco, mientras que el jovencito seguía metiendo mano a mi chica. Estaban al lado, en un escalón, liandose muy fuerte (Silvia me dijo que ese chico le encataba y le ponía un montón). Yo seguía sin creermelo pero ahí estaban. Entonces él le metió la mano debajo del vestido, a lo que Silvia le dijo en inglés “No llevo bragas” (antes de salir del coche se las había quitado porque nos ponía mas). A lo que el austríaco contestó un “ya veo”. Mientras seguian besandose y metiendole los dedos en el coño, le preguntó si estaba sola o en un hotel. Ella le respondió que en casa de un amigo. El austríaco dijo, todo en inglés “amigo con derecho?” a lo que ella afirmó.

Entonces se levantaron y se iban, Silvia me llamó, me despedí del otro austríaco y me fui con ellos, la besé para que viera el otro que íbamos a irnos los tres. La metí en un callejón, y detrás de un coche la volví a besar, luego ella besó al chico un rato, hasta que ya no pude mas. Le cogí la cabeza y la puse de rodillas… y la sorpresa fue que el austriaco ya tenía la polla totalmente erecta fuera del pantalón! Silvia me dijo que tenía una polla que le encantaba, la mía es bastante grande aunque torcida de lado, la suya tamiben era grande y completamente recta. Nada mas, Silvia se la metió en la boca de golpe, porque le encanta chupar la polla, y le empezó a hacer una gran mamada. Yo me la saqué pero aun no la tenía del todo empalmada, entre alcohol y los nervios, pero cogí la cabeza de Silvia y le metí mi polla en su boca, asi que enseguida la tuve biene empalmada. Pero poco, quería que se la chupara al otro, así que ella cogió la otra polla y la volvió a chupar. Yo de tan excitado le empujaba la cabeza para que se la tragara toda, era increible. Así nos iba chupando las dos pollas, los dos nos miramos con cara de complicidad y de ver que bien nos la chupaba.

Al rato decidí tumbarla, le levanté la falta y quedó con su coño al aire, la falda arriba y con los tacones puestos. El chico me dijo en inglés que quien empezaba, yo le dije que él. Me puso mucho que me lo preguntara a mi, como si tuvieramos una puta ahí mismo que su opinión no cuenta, esto tambien le ponía a Silvia. Ella toma la pastilla, el chico no lo sabría pero bueno, le metió la polla sin mas de un empujón. Sílvia muchas veces necesita lubricante, pero estaba tan mojoada que le entró como si nada. El tio le daba bien fuerte. En aquel momento fui consciente de todo. Un niñato se estaba follando a mi chica delante de mi, y ella estaba totalmente exitada. Yo intenté meterle mi polla en la boca, pero solo un momento, y tocarle las tetas, pero a ella le ponía tanto el chico que mientras le follaba lo cogió de la camiseta y lo besó. Así que él le follaba fuerte mientras se besaban con las lenguas, estaban totalmente idos. Así estuvieron un rato, porque a él lo llamaban los amigos que se iban al hotel, se levantó y sin decir nada se fue. Yo estaba tan exitado que le metí la polla a Silvia imediatamente, seguimos follando pero ella quería que viniera el otro. Yo lo fuí a buscar pero me dijo que luego no podría volver así que se fue. Yo regresé con Silvia a casa, ella seguía excitada y quería que le follara alguien mas pero ya era muy dificil. En casa terminamos y nos quedó esta gran história.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *