Mi regarrote Navideño

Después de darnos el abrazo y acostar el niño en el pesebre cenamos el tradicional pavo, el puré de papa y la sopa fría con piña y mayonesa en fin lo de una cena de clase media, me salí cuando todos se disponían a irse a dormir le dije a mi familia que iría al antro, tome mi abrigo negro y una bufanda y me salí en medio de la espesa niebla solo que al pasar por el bar de la Beta, entre a felicitarle, estaba con otras tres travestis y dos parroquianos que tomaban su cerveza, brinde con ellos con una copa que la beta nos invito, me iba a retirar para seguir mi camino cuando uno de los dos me llamo, fui a ver si se le ofrecía un cerveza mas, pero no el me tomo la mano se presento conmigo y me invito a sentarme con el. Su audacia me dio confianza, y me senté me pidió una fría y brindamos por la navidad que estaba comenzando, me comento que era de un estado lejano, y que manejaba un tráiler, pero se le descompuso el día anterior, y se había quedado varado, y extrañaba a su familia, que estaba lejos, ya había charlado con ellos por el cel, pero seguía sintiéndose triste, le dije que no que olvidara eso que estaba ahí para ayudarlo, le ofrecía mi amistad y esperaba que de algo le sirviera, así comentando una y otra anécdota se fue el tiempo, cuando me di cuenta el reloj marcaba las tres de la mañana, intente despedirme para ir al antro a ver si lijaba algo, tenia ganas esa noche de probar mi pasividad y el tipo parecía que no le interesaba el sexo gay me hablaba de sus mujeres y esas cosas, me despedí y el me dijo -espera te acompaño, así dos estamos mas seguros- pago la cuenta y nos salimos, me encamine hacia un antro gay y ya dentro el no se intimido nos sentamos llegamos justo antes de que terminara la loca de hacer su numero, así que vimos dos rolas se sentó junto a mi, pidió una cubeta de cervezas y las pago comenzamos a tomar, me pare y fui al baño había mirado a un chavo a todas margaritas y esperaba se me hiciera aunque sea pegarle un mamada, pero no se pudo el baño estaba lleno así que orine y me salí el también lo hizo, volví a mi lugar, con mi recién amigo, me senté junto a el como estaba y el me abrazo y me pego a su pecho, con sus dedos jugueteo mi oído y yo me sonreí puse mi mano en su pierna izquierda y no digo nada así que me atreví a deslizarla con rumbo a su bragueta y el levanto la rodilla como apurándome mi mano llegue y tropezó con algo inflamado que estaba cargado hacia el dado izquierdo, lo toque encima del pantalón y sentí como si palpitara eso me calentó mas, como vi que el no se molestaba, empecé a tocar su miembro ya erecto, el gozaba mis caricias, se arrimo a mi oído y mordiéndomelo me dijo, -me la mamas, si- le respondí que si que fuésemos al baño y se la mamaria, por toda respuesta me invito a pararme y salimos pero con rumbo a la calle, me llevo a su hotel aviso en la administración que nos quedaríamos los dos, entramos una vez en el cuarto se quito la camisa mostrándome un pecho fuerte y velludo y me atrajo hacia el yo me deje llevar y con mis manos busque su pene erecto el busco mis labios y nos fundimos en un súper beso, fue el primer beso que me pegue con un macho había sido activo pero nunca había besado a nadie y menos en la boca, y el hasta le lengua me metió y yo lo acepte, después continuaron mas y mas besos, no se cuantos pero los disfrute al máximo el no solo beso mis labios si no también mi cara, y mi cuello debo confesar que al sentir esos labios en mi cuello me hizo vibrar y fue ahí cuando me abandone a el sin importarme ya nada, ni lo grande de su pene ni lo grueso, solo deseaba disfrutarlo y ser de el me fue quitando la ropa lo mismo que yo hice tantas veces con las novias con las cuales tuve sexo, hoy por primera vez lo sentía con una persona igual que yo físicamente, y la verdad era muy placentero para mi, vencí el miedo de ser de alguien, así entre besos y caricias me fue guiando hacia su pene que estaba erecto, lo metí en mi boca donde casi no cabía pero abrí mis labios lo mas que pude y logre meterlo dentro de mi pequeña boca, lo mame el me pidió no usara los dientes ya que lo lastimaba, trate de evitar mis dientes y empecé a usar la lengua el sabor salado y a orín pronto lo vencí y me deleite con ese gran pene, el mientras tanto hacia caras de placer y sus gruesos dedos, entraban en mi ano lastimándolo pero dándole un gran placer al mismo tiempo, sin que el me lo pidiera me baje a sus testículos los cuales estaban cubiertos por grandes pelos, y los lamí como si fuese un can, eso lo hizo gemir de placer, y me volteo poniéndome en cuatro como se dice de perrito, y entonces cuando yo pensaba que me iba a enterrar esa gran verga, no lo hizo , no arrimo su boca y metió su lengua muchas veces en mi ano, lamiéndolo y haciéndome gemir ya que sentí un placer que no conocía, ensalivo mi anillo y después me enterró su gran falo de un solo golpe haciéndome gritar de dolor, pero el me tomo fuertemente para que no me zafara del gozoso suplicio que estaba viviendo el se mantenía quieto yo sentía que me estaba partiendo en dos, pero poco a poco mi recto fue cediendo, y trasformo el dolor en placer y fue cuando mi amante comenzó a moverse lentamente y cada momento sentía que entraba mas y mas hasta que sentí como si algo muy adentro se rompiera también pero no me importo y me comencé a mover, primero hacia arriba y hacia abajo después como haciendo círculos, y en un arranque de calor mi ano se comenzó a apretar y aflojar como si tuviese espasmos yo sentí algo de temor era algo que no había vivido, pero al escuchar la voz de mi hombre llena de placer ya no me importo y goce lo que me estaba pasando de repente sentí como si algo arrojara mi intestino era algo caliente pensé que me había puesto mal del estomago y sentí pena, tenia la seguridad que había realizado una porquería en el pene de mi macho, el solo gozo ese espasmo de mi improvisado útero o algo así para el, y fue cuando una voz ronca salió de su interior y haciendo sonidos como un animal herido exploto dentro de mi, sentí algo muy caliente que caía en mi interior a la vez que mi pene que no estaba erecto dejaba salir los acumulados espermas de ese día, lentamente rodamos a la cama quedando de lado el detrás mío con su verga en mi interior así solito salió de mi yo tome papel pensando en lo que yo imaginaba un grave accidente y le envolví su flácido miembro, coloque papel en mi lastimado ano, y sentí que escurría algo de mi interior lo que me hizo levantarme y e ir al baño sentía pena, me senté en la taza y puje algo cayo, el vino detrás mío y encucliyandose frente a mi me dijo y entonces vi el papel con que había envuelto su pene lleno de sangre, me levante algo preocupado y vi en la taza sangre y liquido lechoso blanco y espeso, no, no era lo que había imaginado me metí a la regadera y vi como el agua al pasar por mi cola se teñía de sangre, claro me habían desvirgado y me sentí feliz el también entro a la regadera y nos bañamos, ahí me volví a empinar cuando vi su miembro listo para otro festín ahora yo lo deseaba y el hundió nuevamente su miembro en mi colita que se le ofrecía y esta vez tardo mas que la primera vez y yo goce como una loca esa segunda cogida, deseaba que terminara en mi boca deseaba probar ese semen lo sentí mi hombre pero el no lo hizo, termino dentro de mi dejando su carga en mi interior, después sin secarnos nos acostamos abrazados no se en que momento me dormí, solo nos volvió a la realidad su celular que sonaba con insistencia el respondía y dijo que en una hora estaría con ellos, nos bañamos y fue cuando me informo que se marcharía que el tráiler estaba listo, me pidió mi numero de celular y dándome muchos besos los cuales acepte se despidió de mi agradeciéndome el regalo de mi virginidad dado a el salimos juntos del hotel la mañana estaba ya entrada entonces me dije que tenia que encontrar una excusa para que no me llamaran la atención, las calles estaban vacías poca gente iba y venia la mayoría aun tomadas por la celebración de la noche buena, yo con tristeza lo vi abordar un taxi el me dijo adiós con un ademan cuando el automóvil se marcho meta mis manos en la bolsas de mi abrigo y sentí algo que yo no había dejado lo saque y vi que eran unos billetes, fue cuando me sentí mal, yo lo había hecho por gusto no por necesidad, sonó mi cel. Y al responder escuche su voz que me decía sonreí y ya mas feliz me encamine a casa, tenia la cola adolorida pero estaba muy feliz.
Leodobar.

One thought on “Mi regarrote Navideño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *