MI SESION DE SADO CON TRAVESTI

El relato es completamente veridico, y en el cuento como se desarrrollo una sesion de sado con una travesti brasileña.

Llegue a su apartamento en Salou y un chico me hizo pasar hasta una habitacion y me dijo que me esperara alli, que Alaska (que asi se llamaba el travesti) se estaba duchando.

Al cabo de un rato entro Alaska. Era una mulata muy guapa, con el pelo por debajo de los hombros y vestia un biquini de cuero fino de color negro. Me pregunto que servicio deseaba, le dije que el de “sado”. Me dijo que habia de varios precios dependiendo del tiempo y de lo que hicieramos. Le dije que queria el mas completo, y que no me importaba el precio. Me pregunto que si podia sacar unas fotos durante la sesion para su album, a lo que respondi que si, ya que me daba mas morbo.

A continuacion me llevo a otra habitacion preparada para el sado y me dijo que me fuera quitando la ropa, que ella volvia enseguida. La habitacion estaba muy bien preparada; en el centro habia un potro de color negro, en el techo y en las paredes habia algunas argollas y cuerdas, y en una mesa habia un monton de utensilios para practicar tortura como: pinzas, correas, velas, consoladores de varios tamaños, fustas, plumeros de piel y latigos, la verdad es que me asusto un poco.

Me quite toda la ropa, con la excepcion de un tanga de mi mujer que me habia puesto y me quede esperando. Al cabo de un momento entro otra vez junto con dos chicos, que iban a sacar las fotos. Me dio una especie una capucha de piel que me cubria hasta los ojos, dejando los agujeros para poder ver. Me coloco un collar de cuero y ato a el una correa.

Lo primero que hizo fue arrearme un bofeton bastante fuerte que no me esperaba. Me dijo que me pusiera a cuatro patas y que andara como un perro, mientras ella me paseaba por toda la sala. A continuacion se sento en un sillon y me ordeno que le lamiera las botas. Mientras uno de los chicos hacia algunas fotos. De vez en cuando me daba otra bofetada. Pegaba bastante fuerte, pero me daba morbo estar sometido a ella.

Al cabo de un rato me aparto y me llevo hasta el potro. Me hizo tumbarme y entre ella y uno de los chicos me ataron de pies y manos a unas correas que habia en el. Me dijo que llevaba unas bragas muy bonitas pero que a una puta como yo no le hacian falta. Las cogio y de un tiron me las arranco. Yo llevaba las piernas y el cuerpo depilado pero el sexo no. Ella me dijo que como se ocurria presentarme ante ella con el sexo sin depilar, a lo que comento que me lo iba a dejar como nuevo.

Fue hasta la mesa donde habia varios instrumentos y cogio una especie de pinzas en forma de tijera que cuando se cerraban quedaban sujetas. Primero me coloco en cada pezon dos pinzas con unas pesas que caian a ambos lados de mi torax. Hasta entonces mi pene aun estaba morcillon. Me cogio la punta del prepucio tiro de el y le puso un par de pinzas, dejando el capullo encerrado. Entonces cogio las pinzas metalicas en forma de tijera, las abrio y cogio un puñado de pelos de mi pubis, cerro las pinzas y zas…, pego un tiron arrancandomelos de cuajo, mientras yo soltaba un grito. Volvio a coger otro puñado de pelos y volvio a hacer lo mismo. Como yo gritaba a cada tiron, me dijo que iba a ser peor. Cogio un trozo de cinta adhesiva y me tapo la boca con ella. Volvio a sujetar un puñado de pelos con las pinzas, las cerro bien entorno a un manojo de pelos y empezo a tirar lentamente pero con fuerza de ellas, arrancandome poco a poco los pelos que agarraban; de esta forma aun me hacia mas daño que si lo hacia de un tiron seco.

Al cabo de un momento tenia el pubis completamente pelado y dolorido por los tirones. Entonces empezo a hacer lo mismo con los pelos de los testiculos. El dolor al tirar de estos era mayor que en la zona del pubis. Mientras, el chico hacia fotos y no paraba de reirse. Para entonces, mi polla ya se habia puesta tiesa y las pinzas que cerraban la piel del prepucio parecian que iban a saltar presionadas por mi capullo, que empujaba con fuerza desde adentro.

A continuacion, Alaska se subio encima del potro y se coloco de cuclillas encima de mi cara, se aparto un poco el bikini y me ordeno que le lamiera el culo, cosa que me gustaba. Pase la lengua por todo su ojete y la ponia dura para intentar penetrarlo con ella.

Cuando se canso de que la lamiera, me desato, me hizo poner a cuatro patas y me volvio a atar. Dijo a uno de los chicos que abriera mis nalgas, mientras ella empezo a arrancarme los pelos del culo lentamente. Todo esto duro mas o menos media hora.

Cuando me hubo dejado bien pelado por delante y por detras, me desato y me llevo hasta unas argollas que colgaban del techo. Me ato las manos a ellas y tambien me ato los pies con unas cuerdas, que, despues el chico tiro hacia lados contrarios, dejandome las piernas tan abiertas que parecia iban a romperse. Alaska fue hasta la mesa y volvio con un plumero de cuero. Se situo detras de mi y empezo a azotarme con el. Cuando tuve la espalda y el culo bien rojos, se coloco delante de mi, y de un tiron me quito las pinzas de los pezones. Despues me quito las de la polla, que quedo completamente erecta y medio descapullada, entonces empezo a golpearme tambien con el plumero en el vientre y sexo. Esto me daba mucho morbo y la verdad es que no sentia mucho dolor, pero cuando se dio cuenta de ello, me pego un manotazo en los testiculos, de abajo a arriba, que me hizo retorcer de dolor y que me duro bastante rato. Me dijo que yo habia pagado para que me torturara y que me iba a complacer, que habia venido a sufrir y no a disfrutar, y que a partir de entonces lo iba a pasar muy mal. Yo no me podia quejar ya que tenia tapada la boca, aunque con la cabeza decia que no, pero ella ni puto caso.

Se puso un guante de goma para no hacerse daño y empezo a azotarme muy fuerte. Entonces le dijo al chico que hacia las fotos que cogiera una fusta y que me pegara con ella mientras ella lo hacia con el guante. El dolor empezaba a ser insoportable, y yo queria dejarlo ya, pero no habia forma de hacerselo ver. Solo rezaba para que no se me notaran las marcas y pudiera verlas mi mujer. Creo que ellos se daban cuenta de ello, pero no querian soltarme. Estaban fotografiando una tortura real y no todo el mundo esta dispuesto a dejarse fotografiar. Aunque estaba de pie, no podia apenas moverme ya que las cuerdas tiraban mucho y estaba tensado.

Mi polla se habia venido abajo, entonces me dijo que no valia una mierda y que me la iban a cortar. Dejaron de pegarme y ella le dijo algo al oido del chico. El se fue de la sala, mientras ella me estrujaba los huevos con una mano y me golpeaba el pene totalmente flacido. Cogio una cuerda delgada, hizo un nudo con ella alrededor de mis testiculos y empezo a tirar de ellos. Me los separaba del cuerpo y parecia como si en cualquier momento me los iba a arrancar.

Al cabo de un momento volvio el chico con unas tijeras. Ella ato otra cuerda por debajo de mi capullo y cogio las tijeras, tiro de las dos cuerdas y separo otra vez mis testiculos del cuerpo, y apartando mi pene, metio las tijeras en la bolsa escrotal por encima de los testiculos como si fuera a cortarmelos. No creia que lo fueran a hacer realmente, pero despues de los golpes que me dieron, no sabia que pensar. Al final fue una broma, pero estaba realmente asustado.

Cuando se acabaron de divertir conmigo, me ataron otras correas a los pies y pasaron unas cuerdas que luego pasaron por unos aros que habia en el techo. Alaska desato las cuerdas que mantenian mis piernas abiertas, mientras el chico tiraba de las cuerdas atadas a mis pies a traves de los aros del techo quedando suspendido en el aire. A continuacion fueron soltando lentamente las cuerdas de mis manos a la vez que iban levantandome por los pies, hasta que al final quede de cabeza abajo y con las piernas bastante separadas en forma de V. Mi cabeza tocaba casi el suelo y mi culo estaba poco mas o menos a un metro del suelo.

Alaska fue hasta la mesa y volvio con una vela. La encendio y empezo a pasarmela por las piernas, despues por mis nalgas y mis caderas. Despues se coloco delante de mi y paso varias veces con rapidez la vela encendida por mi pene, haciendo que la llama lo rozara. Al principio no notaba casi nada, solo un ligero calor, pero despues empezo a pasarla mas lentamente hasta que consiguio que empezara a sudar y a dar sacudidas, quemandome ligeramente.

Cuando se canso de asarme el rabo, situo la vela encima de mi ano que miraba al techo, espero un momento a que se derritiera bastante cera e inclino la vela haciendo que la cera se derramara sobre el. El dolor era como si te quemase pero enseguida se pasaba. Entonces empezo a mover la vela hasta derramar la cera fundida sobre mis testiculos. El dolor y quemazon era intenso. A continuacion le dijo a uno de los chicos que me separara las nalgas y que me abriera un poco el ano; cuando lo hubo hecho, volvio a derramar mas cera sobre el. Al notar la cera caliente en el mismo ojete senti mucho dolor, pero no podia moverme, solamente intente apretar el ano para que no entrase la cera dentro, pero el chico seguia abriendomelo, mientras ella le decia al otro chico que lo fotografiara de cerca.

Despues, le dijo al chico que fuera a buscar otra vela y que con ella hiciera lo mismo. El chico la cogio y empezo a derramar la cera fundida sobre todas las partes de mi cuerpo, mientras ella cogio una fusta de cuero con la que empezo a azotarme.

Cuando mi piel estaba totalmente enrojecida por los golpes, me desataron y entre los dos chicos me llevaron arrastrando hasta el potro. Me tumbaron boca abajo y me ataron las manos a el. Seguidamente ataron dos cuerdas a mis rodillas y las llevaron hacia delante y a los lados, quedando en posicion parecida a estar a cuatro patas, pero mas baja y abierta.

Entonces ya no me pegaban, y yo me habia calmado un poco. Alaska se situo delante de mi, me arranco la cinta adhesiva de la boca, y bajandose la braguita del bikini me ordeno que se la chupara. Eso si que me gustaba de verdad. Tenia el sexo afeitado y una polla oscura, como la tienen los mulatos y bastante grande.

Cuando empece a mamarsela la tenia un poco morcillona, pero poco a poco iba endureciendose y haciendose mas y mas grande. Cuando la tuvo totalmente dura, vi lo grande que era, debia medir alrededor de veinte centimetros, aunque no eran los veintiseis que aparecian en el anuncio.

Me gustaba mucho chuparsela, aunque de vez en cuando me la sacaba de la boca y me arreaba un bofeton; otras veces me agarraba la cabeza y me la metia hasta que su pubis chocaba con mi frente. Era tan larga que me llegaba hasta el fondo de la garganta, y me producia nauseas. Pero bueno, este rato lo pase bien.

Cuando ya la tuvo bien dura, se aparto y se subio al potro, detras de mi. Me dijo que me la iba a meter hasta el fondo. En la posicion en que yo estaba, mi culo quedaba en pompa y a su disposicion, desde luego pero, esto era lo que mas me gustaba. Se puso un condon y colocando la punta de su polla en mi ano, empezo a presionar de manera que esta iba entrando. No paro hasta que su pubis choco con mis nalgas. A continuacion empezo su vaiven, mete-saca, mete-saca… Me lo estaba pasando pipa. Los dos chicos iban sacando fotos. Uno de ellos se situo delante de mi y se bajo los pantalones. Entonces Alaska me ordeno que se la mamara mientras ella me seguia penetrando.

Al cabo de una rato follandome, y cuando debia estar a punto de correrse, paro. Se bajo del potro y le susurro algo al oido de uno de los chicos. El chico se fue de la sala, y al cabo de un momento aparecio con una botella de agua mineral con gas de litro. La abrieron y Alaska me puso la boca de la botella a la entrada de mi ano, seguidamente la levanto y le dio unos meneos sin apartarla de mi agujero. Al momento note como entraba el liquido efervescente en mi interior. Dio un pequeño empujon y el cuello de la botella entro en mi culo, levanto un poco mas la botella y su contenido siguio entrado dentro llenando mis intestinos. Notaba como entre un cosquilleo y un escozor. Cuando habia entrado suficiente agua, note como los gases querian escapar. Entonces ella saco la botella y un sonoro pedo con liquido incluido se escapo de mi culo. Se pusieron los tres a reir. Al cabo de unos segundos se me volvio a escapar otro pedo y despues otro mas, y asi hasta que hube sacado todo el gas de mi interior. Yo, con estas practicas me lo pasaba bien, y mi polla totalmente tiesa.

Cuando acabe de sacar los gases, Alaska fue hasta la mesa y trajo un consolador negro de un tamaño parecido al de su polla. Lo lubrico con un liquido y me lo metio en el culo. Empezo a meterlo y sacarlo mientras los chicos hacia sus fotos.

Al cabo de un rato lo saco y fue a buscar otro consolador. Vi el trasto y me acojone; este era mucho mayor, era de color rosado y debia medir unos treinta centimetros de largo por unos seis o siete de diametro. Le dije que no pensaria meterme ese monstruo en el culo. Me respondio que me callase, que era mi ama y que si no me callaba me iba a tapar de nuevo la boca.

Le dijo a uno de los chicos que fuera preparandome el culo para meterme el consolador. El chico se metio detras de mi y untando mi ano y sus dedos con el liquido lubricante, empezo a meter sus dedos en mi culo. Primero uno, despues dos, tres, y cuatro; cada vez los metia mas adentro, aunque no llego a meter mas.

A continuacion, Alaska se puso detras de mi y untando tambien el consolador, lo apoyo sobre mi agujero y empezo a presionar mientras le daba movimientos rotatorios para que fuera penetrando sin desgarrar el ano. A la vez me iba masajeando los huevos y la polla para que la exitacion ayudase a abrirme. Yo notaba como mi ano iba abriendose poco a poco, pero llego un momento en que el dolor empezo a ser insoportable, pero ella no se detuvo y siguio presionando hasta que el consolador se abrio paso y la punta penetro en mi interior. Se detuvo un momento, que yo aproveche para relajar mi esfinter anal. Cuando noto que ya estaba mas tranquilo, siguio presionando, a la vez que el consolador iba penetrando, hasta que la punta del consolador topo con el fondo de mi recto.

Me hicieron alguna fotografia mas con el superconsolador insertado en mi culo. Entonces Alaska empezo a tirar hasta un poco antes de sacarlo y volvio a meterlo hasta el fondo, y asi varias veces hasta que una de ellas lo saco completamente. Volvio a lubricarlo y me lo volvio a meter; esta vez ya no me dolio tanto como antes. Esto lo hizo varias veces, hasta que mi ano ya no ofrecia apenas resistencia a la penetracion del consolador. Lo saco de nuevo y quedando mi ano completamente abierto, lo cual aprovecharon para sacar alguna foto de lo que se veia dentro. Mi polla estaba super empalmada.

A continuacion, Alaska me desato y me llevo hasta una especie de bañera que habia en la sala. Me hizo tumbar boca arriba y me dijo que se iba a mear encima. A la vez me ordeno que me hiciese una paja, y que cuando ella acabara de mear yo tenia que correrme.

Se coloco encima de mi y de repente de su pene salio un chorro amarillo que primero dirigio hacia mi pecho y poco a poco lo fue desviando hasta mi sexo, que quedo empapado de orina, mientras yo continuaba masturbandome. Despues desvio el chorro de orina hacia mi cara. Cuando note el chorro en mi cara, abri la boca para que el amarillo liquido penetrara en mi boca, aunque no llegue a tragarme la orina. Entonces Alaska me ordeno que me corriera, mientras seguia meandose en mi cara.

Se le acabo la orina pero yo seguia sin correrme. Entonces ella cogio su polla y me la metio en la boca para que se la mamara. Su polla se iba endureciendo de nuevo. Me ordeno que me siguiera masturbando y que en el momento en que sintiese su corrida en mi boca me debia correr yo tambien. Al cabo de un momento vi que se iba a correr y acelere el ritmo de mis chupadas y de mi paja, hasta que al final note como su semen caliente empezo a llenar mi boca. Cerre la boca y mantuve su esperma dentro de ella hasta que me corri. Fue bestial. De mi pene salio un chorro de leche larguisimo.

Mientras seguian mis espasmos del orgasmo, Alaska me dijo que, ya que era tan guarro de permitir que se corriera en mi boca, que debia serlo un poco mas y que me tragara todo su semen. Empece a tragarmelo, y cuando acabe, me dijo que abriera la boca para ver que me lo habia tragado todo. Me metio de nuevo su rabo y me dijo que acabara de limpiarselo con mi lengua.

Cuando hubo acabado, me dijo que me duchara y vistiera.

Mientras me vestia, hablamos un poco y me dijo que habia disfrutado mucho conmigo, que le habia dado mucho morbo. Que ella no solia correrse con los clientes, pero que la habia puesto muy cachonda y necesitaba desahogarse y vaciar su deposito de leche.

Me pregunto que si yo me lo habia pasado bien. Le dije que si y que otro dia repetiria. No pude, cuando intente ir a visitarla otra vez, ya se habia marchado de la ciudad.

Si quereis practicar conmigo, necesito amo, ama o pareja de amos, enviar e-mail a: sumisotarragona@yahoo.es

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *