Mi tia tania y su hermoso culote parte III

Llegamos a casa y la ayude a salir del auto ella se agacho, arqueo su espalda y levanto su culo deseando estar dentro del auto para ver que havia debajo de ese vestido y ver que ropa interior que no llenaria esas hermosas nalgotas. Su rostro quedo en frente de mi paquete erecto, nos quedamos haci un momento yo mirandole el culo y ella mi paquete, luego le tome la mano y la ayude a salir ella me sonrio y mirando mi verga me dijo
tani: que gran “caballero”.
Entramos a la casa yo me sente en un sillon y ella muy pegada junto a mi cruzando las piernas y pasando un brazo por mi espalda mientras que con la otra mano jugaba con su hermoso cabello y con una mirada y voz coqueta y seductora mientras le miraba las piernas me dijo
tani: lalito por que crees que tu tio me engaña
yo: bueno tia no se porque mi tio haria eso pues con todo repeto usted es la mujer mas sexy que he visto.
Ella sonrio se acerco a mi oido y con voz seductora me dijo
tani: gracias lalito y tu eres el hombre mas “caballeroso” que he visto.
Y al referirse a caballeroso me acorde de que me dijo lo mismo cuando la ayude en el auto haci que se referia a la gran “caballerosidad” de mi entrepierna. Despues se alejo de mi oido y me dijo
tani: hay hoy todos van a divertirse tu mama con tu papa, mi esposo con su amante y mis hijos con sus putas…….pero nosotros ya nos divertimos un poco en el cuarto de ejercisios o no te acuerdas de nuestro secretito
yo: claro que me acuerdo tia.
Se quedo pensante un momento mientras jugaba con su cabello y meneaba sus piernas, luego me dijo
tani: bueno ire a ver que hay de cenar, se me antoja una gran salchica jeje.
Se fue y me exito esa forma en la que jugaba conmigo.
Mire el reloj y eran las 10:15 de la noche y si me la queria coger tenia que actuar mas rapido pues sino se iria a dormir. Me dirigi a la cocina en silencio entresin que ella se diera cuenta y estaba a sus espaldas haci que me deleitaba con ese hermoso culote, ella buscaba en las despensas de arriba yo rogaba por que no encontrara lo que buscaba y se pusiera a buscar en las despensas de abajo y se agachara, y para mi suerte no encontro nada, con las piernas bien rectas y sin flexionar pues era agil y flexible bajo toda su cuerpo de la cintura hacia arriba y todo ese minivestido blanco se recorrio para arriba y esa vista fue expectacular estaban a la vista sus hermosas piernas desede sus tacones negros de puta hiban subiendo hasta lo mejor de la vista unas panties negras apretaditas por ese inponente par de nalgotas desnudas bien trabajadas que daban ganas de asotar con mi gran instrumento bien parado ya.
Se volvio a incorporar y empeso a picar algo en una tabla, me acerque lentamente a ella y justo cuando llegue la agarre de las caderas y repegue toda mi verga bien parada en su culote, ella dio un pequeño salto yo me hacerque a su iodo y le dije
yo: hola tia que haces sigues buscando una salchicha, y que bonita convinacion de el blanco y negro.
Me referia a sus panties negras. Sonrio y con sus labios hizo un
tani: mmm creo que ya la encontre
yo: te puedo decir algo tia
su respiracion se acelero y entrecortada me dijo
tani: ah ah ah ah……que…….lalito
yo: estas bien buenota
tani: ah ah ah ah……tu…..tu tambien estas buenote lalito
yo: y no quieres mi salchica
tani: ah ah ah…..si….si dame tu salchicha.
La volte hacia mi y la empese a besar apasionadamente, la agarre de sus hermosas piernas y la levante hasta sentarla en donde preparaba algo, mientras la besaba y manoseaba sus piernas ella me empeso a desabotonar la camisa me dejo de besar y me dijo
tani: hay lalo cogeme, cogeme que necesito tu vergota adentro mi, de donde quieras pero adentro de mi
yo: calmate nena.
Me quite la camisa y ella acaricio mi abdomen con sus manos, luego se bajo de donde se prepara la comida, se acerco hasta la mesa y tomo la misma pose de cuando se agacho a buscar cosas en la despensa con su cintura para arriba apoyada en la mesa y sus piernas sin flexionar apoyadas en el suelo con sus tacones negros de puta con su culote bien parado, recorri todo su minivestido hasta su cintura, quedaron sus sensuales panties negras ajustaditas que cuando las toque estaban muy humedas luego le dije
yo: que sexys panties tia
ella: ah ah ah….y no te gustaria ver que hay debajo de ellas.
Lentamente las fui bajando hasta que las pase por sus tacones negros, luego las hice a un lado.
Fin tercera parte

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *