Mi tio, mi primo y yo en el campo

Hola, mi nombre es marin y les voy a contar lo que me acontecio, la verdad es que siempre he sido un fanatico del sexo en todas sus posibilidades, pero me faltaba una hacerlo con un hombre, lo cual no se ma hacia apeticible pero en fin, nunca hay que decir nunca.

Bueno ocurrio que cuando tenia cerca de 19 años de edad, me fui de aventura al campo, era yo solo contra la naturaleza, bueno asi lo pense al momento, pero despues me arrepenti, entonces invite a mi primo Gerardo y a su papa Luis, por ciero hermano de mi mama, y los tres nos fuimos al campo, llegamos a una region muy lejana, donde no habia nada, y pusimos nuestro campamento, los dos primeros dias todo estuvo super normal, pero al tercer dia al levantarme me percate que mi tio Luis tenia una tremanda ereccion, la verdad si que era grande, y despues que el se levanto todavia se le veia el bulto grande abajo del pantalon, y yo discretamente veia que se lo tocaba; despues del desayuno mi primo Gerardo y Mi tio Luis dijeron que iban a tomar un baño al rio cercano, pero era el dia que me tocaba levantar todo asi que les dije que yo no iba, entonces al irse note que mi primo tambien tenia una gran ereccion, y me quede pensando.

Despues de levantar rapidamente el campamento, y pensando en aquellas erecciones que vi, me fui hacia el rio, deslizandome entre las ramas, y sin hacer ruido me acerque hasta donde habian dejado sus ropas, entonces vi lo que no podia creer, mi primo gerardo chupandole el pene a mi Tio o sea a su papa, no lo podia creer pero despues de un momento repare en ver el tamaño de esa verga era formidable y de una cabeza grandisima y mi primo disfrutaba muchisimo comiendosela, hasta que despues de un momento mi tio empezo a convulsionar y entonces eyaculo en la boca de mi primo, mi primo sonrio de manera picarezca mientras se comia el semen, despues de limpiar aquel hermoso instrumento claro con la boca, mi tio se dio la vuelta dejandole a la vista sus nalgas a mi primo quien de un solo golpe lo penetro, mi tio hizo gestos pero despues de un instante estaba disfrutando, y en ese momento me resbale y mi tio me vio, mientras que mi primo lo seguia bombeando, el sonrio y se concentro en e! l pene que tenia en el ano, yo silenciosamente me retire, y me fui al campamento.

Paso todo el dia nadie hizo ningun comentario, entonces llego la hora de dormir, entramos los tres a la casa de campaña, despues de platicar un rato mi tio le comento a mi primo, que los habia visto en el rio, mi primo sonrio, habia algo de luz por la lampara, entonces me dijo mi primo, quieres ver de mas cerca, y terminando de decir eso, desabrocho el pantalon de mi tio, le saco el pene y se lo metio a la boca, yo no podia creerlo, entonces me acerque donde mi primo le hacia la mamada a su papa, y vi como se tragaba aquel inmenso tronco, entonces mi primo se lo saco de la boca y apuntandome con el me dijo, QUIERES, yo no dije nada pero me acerque y timidamente me lo fui metiendo en la boca, era super, el sabor la dureza era riquisimo, segui chupando, mi primo se retiro y me fue desnudando, me chupo mi pene y mi ano, metiendome un dedo de vez en cuando, hasta que de repente senti un gran dolor que taladraba mi espalda y llegaba al cuelo mi primo me la estaba metiendo, pero des! pues de un rato el dolor desaparecio y cada vez que me la metia ondamente lo disfrutaba muchisimo, mientra me dedique a chupar el pene de mi tio, despues de un rato mi tio empezo a echarme chorros de semen en la boca, que por cierto me encanto su sabor salado y me lo comi todo sin dejar una gota, pues le exprimi el pene hasta que sacara su ultima gota, despues senti que el dolor me volvia en mi ano, voltee y vi una tremenda tranca taladrandome mi ano, y cada vez se ponia mas dura, supe lo que iba a pasar y mi primo eyaculo dentro de mi, fue riquisimo sentir el calor de su semen en mis intestinos, no lo podria describir.

Despues ellos me acostaron y turnandose a chupar mi pene, hasta que les regale mi semen que compartieron ambos comiendoselo y despues en un gran beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *