Mis primas Cartageneras

Llegue a pasar vacaciones donde mis tíos en la ciudad de Cartagena, linda ciudad, mi edad 23 años. Mis primas son dos simpáticas señoritas Catalina de 18 años y Stefania de 15 años y mi primo Roberto de 13 años. Durante los primeros días salimos varias veces a la playa, íbamos casi todo el día ya que la distancia entre la casa y la playa tan solo era una cuadra. En tantos ires y venires un día me dio la sensación de que Roberto tocaba mucho a Stefania y esta no decía nada, me propuse a espiarlos y ver en realidad que era lo que pasaba.

En una de esas noches de espionaje y al estar ya todos acostados sentí un ruido afuera de mi habitación, salí con cautela a ver que pasaba y vi que Roberto entraba a la habitación de Stefania, es de anotar que cada uno de ellos tenia habitación separada, me acerque a la puerta a ver si lograba ver o escuchar algo, la puerta estaba cerrada pero sin seguro, muy cuidadosamente abrí la puerta, un poco tan solo para poder ver algo, vi a Roberto sentado en la cama y Stefania debajo de las cobijas recostada, conversaban y se reían silenciosamente, de un momento a otro Roberto se bajo el pantalón de la pijama y los calzoncillos, se paro frente a Stefania y comenzó a masturbarse, la cosa me inquieto pero pudo mas mi curiosidad de ver que pasaría mas adelante, Stefania lo miraba con ansias, con anhelo, el tomaba su verga y lentamente se masturbaba, ella se salió de las cobijas sin perderle la mirada a su hermano, Stefania tenia de pijama un short transparente y el solo brassier, de un momento a otro ella se quito el short quedando en solo calzones, eran unas tangas blancas, se metió su mano a través de los calzones y comenzó a masturbarse igual que su hermano, como a los tres o cuatro minutos de estar en esas Roberto eyaculo, todo su semen cayo en el piso y esto parece que excito demasiado a Stefania ya que ella apuro su ritmo de masturbación y al cabo de unos segundos se retorcía de placer en su cama, se saco su mano de entre los calzones y Roberto se volvió a vestir, Stefania se paro por un instante de la cama y observe como tenia mojados sus calzones, parece que la llegada de ella fue magnifica, ella lo abrazo y se despedido, corrí hacia mi cuarto y observe salir a Roberto de la habitación. Al parecer las citas clandestinas solo servían para masturbarse mutuamente. Las dos noches siguientes paso lo mismo.

Al día siguiente estando a solas con Stefania hice el comentario de que la noche anterior había escuchado ruidos a altas horas de la noche en la habitación de ella, se sonrojo pero no me hizo ningún comentario, entre a ducharme y ella guardo silencio. De solo pensar las cosas que había visto me excitaba mucho, la verga de Roberto aun era pequeña y tenia pocos vellos, de Stefania lo único que había podido verle era sus tetas cubiertas por el brassier, sus tetas eran pequeñas pero lindas, y lo otro que había logrado verle eran sus calzones, todos muy lindos, la primera noche unas tangas blancas que le cubrían medio culito, la noche siguiente unos boxer espectaculares y la noche anterior unas seda dental que casi me hacen desmayar, sus vellos aun no los podía ver ya que las tres noches que se masturbaron ella siempre lo hizo con la mano dentro de los calzones, como que no quería que su hermano le viera la vagina. Me desnude y mi verga estaba erecta, me lave los dientes y de un momento a otro Stefania me toco la puerta a preguntarme que donde estaban sus papas y hermanos, le dije que habían salido pero que no demoraban en volver, me duche y a los cinco minutos salí y me di cuenta que no había entrado la toalla, llame a mi prima para decirle que me la alcanzara pero ella no me respondió, me imagine que había salido, abrí la puerta y así desnudo me dirigí a mi habitación, entre y cerré la puerta al darme la vuelta recibí una sorpresa terrible, Stefania estaba recostada en mi cama viendo televisión, como pude tome mi mano y me tape la verga que no se porque estaba parada, ella se río y me dijo que me tranquilizara, que ella ya había visto hombres desnudos y que era normal para ella ver una verga, lo que si me dejo asombrado fue que me dijo que mi verga era la mas grande que había visto en su vida. Me pidió que se la dejara ver bien, me dio pena pero accedí, me le acerque y retire mis manos de mi verga, frente a los ojos de ella quedo semejante tranca erecta, abrió sus ojitos de placer y sorpresa. Es muy linda me dijo. Para igualarnos deberías dejarme ver tu vagina, le dije, ella sonrío y me dijo que con la condición de que me masturbara delante de ella.

Me senté en mi cama y comencé a masturbarme, ella no me quitaba la mirada de encima, de un momento a otro comenzó a desnudarse, se quito la blusita y para sorpresa mía no tenia brassier, que tetas tan hermosas, chiquitas y redonditas, bien paraditas y sus pezones fenomenales, se paro y se quito el short, quedando en calzones hilo dental rosados medio transparentes, hermosos. Se metió su manito y comenzó a masturbarse, le dije que se los quitara y me dijo…..quítamelos!!!, así fue. Quedamos los dos desnudos, su vagina era hermosa, chiquita no muy peluda y sus vellos eran rubios, color oro, dorados, eran hermosos, eso hizo crecer mi ritmo de masturbación y sin quererlo me derrame, ella corrió al lado mío y sin saber que haría se arrodillo y termino de chuparme la verga para extraer hasta la ultima gota de semen, que delicia, pero todo termino hay, sentimos ruidos y ella salió a correr, cogió su ropa y salió para su cuarto, me quede atónito y exhausto, cansado, fue una derramada genial y mas como termine, ella chupándomelo, me pare y vi que en el piso habían quedado sus calzones tirados, los cogí y los olí, su olor a vagina y jugos vaginales juveniles me excito de nuevo y termine masturbándome deliciosamente mientras olía esos calzones hilo dental. Al terminar los guarde debajo de mi almohada.

Los días siguientes pasaron sin nada raro que sucediera, Roberto no volvió a la habitación de Stefania, Catalina no pasaba casi en casa, pasaba mucho de rumba con sus amigos y por lo general llegaba tarde en la noche, cierta noche cuando todos dormían y Catalina sin llegar entre en la habitación de ella a husmear, me interesaba un solo aspecto, ver su ropa interior, busque hasta que llegue al cajón deseado, tenia bastantes calzones y de todos los estilos, hilos, tangas, corrientes, boxer, cacheteros, descaderados, mejor dicho de todo para todas las ocasiones, dentro de los colores predominaba el blanco, los otros colores eran esporádicos como negro, beige y algunos estampados muy lindos, tome dos para mi, unos hilo blancos hermosos y unos cacheteros con líneas negras y rojas, salí para mi habitación y justo cuando cerraba la puerta frente a mi quedo Catalina, acababa de llegar y no me había dado cuenta, como pude metí los calzones entre mis calzoncillos, ella venia bastante tomada que no se dio cuenta que estaba saliendo de su habitación, o eso creo. Primo llévame a la cama estoy muy mareada, me dijo. Abrí de nuevo la puerta y pasando mi mano por detrás de su cuello y ella su mano en mi cintura, la lleve hasta su cama, la acosté y le quite los zapatos, le desapunte el jean y como tres botones de su blusa como pude metí mi mano a través de su blusa y le desabroche el brassier, me di vuelta para salir y voltee a mirarla, yacía inmersa, dormida, al verle los jean vi que solo le había desapuntado el botón, me acerque y le baje la cremallera, vi parte de los calzones que llevaba puestos y esto me excito un poco, la moví para ver si estaba realmente dormida, no dijo nada.

Le di media vuelta, metí mi mano por la parte de atrás de su cuerpo, toque sus calzones y pude darme cuenta que llevaba hilo dental, le acaricie las nalgas, le aparte un poco la poca tela que se mete dentro del culo y se lo urge un poco, lo saque y lo chupe para que se mojara, lo metí de nuevo y como pude comencé a introducírselo en su orificio, que sensación tan sabrosa estaba experimentando, mientras tanto con la otra mano le subí el brassier que ya estaba totalmente suelto y comencé a tocarle sus tetas, tenia unas tetas encantadoras, mas grandes que las de Stefania, sus pezones eran duros, estuve así como 10 minutos, ella intento moverse, por lo que me separe de ella inmediatamente y me dispuse a salir para mi habitación, me habían dado nervios.

Al abrir la puerta escuche que ella me dijo. –Primo, me vas a dejar tan excitada y no vas a terminar..???, quede lelo, atónito, me di vuelta y estaba hay, sentada en la cama. –Porque no vienes y terminas de hacer lo que comenzaste y lo que tanto me ha gustado. Me acerque y hay paso lo que tenia que pasar, hicimos el amor como hasta las 5:30am, hora en que le dije que era mejor irme a mi habitación, le metí por ultima vez la verga en el culo, eyacule, la bese tiernamente y antes de salir me dijo que se lo dejara mamar de nuevo, así paso. Mi botín fueron tres calzones, los dos que en la noche había sacado y me lleve los que tenia puestos.

Llegue a mi habitación, me desnude y comencé a oler los calzones de Catalina, saque los de Stefania e hice lo mismo, los dos olían sabroso, claro que el olor de los de Catalina era mas concentrado, los de Stefania su olor era mas suave, mejor dicho como diría yo, la chocha de Catalina huele a usada y la de Stefania a chocha de niña sin estrenar. Me masturbe pensando en lo que acababa de pasar con Catalina, hicimos el amor como tres veces, que mujer tan ardiente, su cuerpo era perfecto sus tetas tipo medianas, bien redondas y duras al igual que sus pezones, su cintura espectacular, su culo redondo y tierno y su cosita de película, la tenia totalmente rasurada, mi verga entraba y salía sabrosamente de su cuevita, que así como estaba parecía la cuevita de una niña de 12 años, tierna, sin pelos y divina.

Me levante cansado, es que cinco eyaculaciones en una noche son como bastantes, Cata aun no lo hacia, debía estar con guayabo y también cansada de la noche de sexo, salí a ver el mar y a lo lejos divisé a Stefania con Roberto y dos niñas mas, supongo compañeras de estudio, era día sábado y soleado. Roberto me hizo señas de que fuera para allá, entre me puse mi vestido de baño y me dirigí hacia donde estaban ellos, no sin antes pasar por la habitación de Catalina, toque y mi llamado no lo respondió, entonces abrí un poco la puerta y vi que aun dormía, entre y eche llave, la mire, estaba tapada solo con una sabana, la levante un poco y vi que estaba desnuda, me acosté al lado de ella y le bese el cuello, baje mi mano por su espalda hasta llegar al culo, le toque sus nalgas, se las abrí un poco y comencé a urgarle el ano, como pude le metí mi dedo índice, ella se movió y me dijo que porque en vez del dedo no le metía mas bien la verga. Se sentó en la cama y me beso su pecho quedo desnudo, sus tetas estaban hermosas, paraditas y sus pezones erectos. Hazme el amor, me dijo. Tus hermanos me esperan en la playa y me estoy demorando, no quiero levantar sospechas, yo que digo esto y siento que Roberto comienza a llamarme, a preguntar donde estaba que aun no había ido con ellos. Estoy acá convenciendo a tu hermana que vayamos a la playa, me pare de la cama y le quite el seguro a la puerta, Catalina se levanto y se metió al baño, justo en ese momento Roberto abrió la puerta y le dije, tu hermana esta en el baño y creo que si va a ir a la playa, salimos con Roberto y le dijimos que la esperaríamos.

Llegamos donde estaban ellos y me presentaron a las amigas, se quedarían todo el fin de semana, dos hermosas niñas amigas de Stefania, la primera Mónica tenia la misma edad de mi prima Stefania era rubia, ojos azules, tenía puesto un vestido de baño de dos piezas por lo que dejaba ver su hermoso cuerpo, sus tetas eran pequeñas, su cintura bien formadita, sus piernas y muslos espectaculares, y su culo redondo y bien paradito. Jessica era la otra niña, tenia 14 años, era de tez blanca, cabello negro ojos color miel, sus tetas pequeñas como la de sus amigas, su culo era bonito pero no tanto como el de mi prima o el de Mónica, tenia un vestido de baño enterizo blanco. Al rato llegaron Catalina y mis tíos y pasamos toda la mañana divirtiéndonos sabroso, Cata y yo cruzábamos una que otra mirada. La que me impacto fue Jessica en una de las salidas del mar venia de frente a mí y ya que su vestido de baño era blanco, fije mi mirada a su cosita y logre ver una manchita oscura, supuse que eran sus pocos vellos esto me excito demasiado y cada que salía del agua trataba de verle su entrepierna, varias veces mas logre verle su matica de vellos.

A medio día fuimos todos a almorzar a la casa y mis primos quedaron en salir con sus amigas a dar una vuelta por la ciudad, me dijeron que los acompañara pero me negué fingiendo cansancio, termine de almorzar y me fui a bañar, el baño estaba ocupado ya que Roberto se estaba bañando, entonces utilice el de la habitación de huéspedes, a los diez minutos de estar duchándome salí, al abrir la puerta encontré a Mónica que se estaba cambiando, me hice el loco y medio cerré la puerta del baño y comencé a mirarla, estaba de espalda y ya se había quitado la parte de arriba del vestido de baño, luego se quito el calzón y ante mi quedo ese hermoso y redondo culo, que belleza, mi verga se puso inmediatamente erecta, se puso de frente a mí, las tetas eran hermosas pequeñas, redondas, bien paradas y sus pezones de un color carmesí, los tenia un poco erectos, su vagina estaba totalmente rasurada, por lo que se le apreciaba espectacular, se le veía bien el contorno de sus labios. Saco de su maleta la ropa, se puso un top, unos calzones hilo dental blancos, un short, una camisa y las sandalias, salió del cuarto y yo me quede en el baño masturbándome, que masturbada tan genial la que me pegue, imaginándome a Mónica, sus tetas, su culo, su vagina rasurada, en fin, dure como cinco minutos masturbándome.

Salí del baño ya vestido, y justo cuando yo salía Mónica estaba entrando de nuevo a la habitación. Que pena me dijo, tranquila le conteste, es que el baño estaba ocupado y utilice este. Mónica se sonrojo y me imagino que supuso que mientras ella se cambiaba yo estaba hay en el baño. Y hace rato te estabas bañando. ? Me pregunto. Si hace como veinte minutos le respondí. Me despedí pero ella quedo con la duda.

Toda la tarde estuve solo, los jóvenes salieron de compras, Catalina con su novio y mis tíos a visitar unos amigos, hacia mucho calor, me quite la ropa y me quede en solo ropa interior, me acorde de los calzones de Stefania y fui a ponérmelos, se me veían bien, me acorde de las amigas y fui al cuarto que ellas ocupaban, el de visitantes, entre y comencé a esculcarle la maleta a Jessica, halle unos calzones, eran normales, esos que llaman mata-pasiones, eran amarillos, la verdad no me gustaron, mire la otra maleta, la de Mónica allí encontré dos calzones, unos cacheteros azules y otros hilo dental color curuba, los cacheteros parecían usados, los olí y efectivamente, olían a niña, a lo mismo que olían los de Stefania, a vagina sin usar, que olor tan exquisito, se me paro pero evite masturbarme. Los tome y los lleve para donde tenia mis otros calzones guardados, ya eran cinco los que había hurtado. Llegue a mi habitación y me los medí todos. Tres usados y dos sin usar.

Como a las siete de la noche estabamos de nuevo todos reunidos en la mesa comiendo, menos Catalina quien había llamado a decir que esa noche no iría a dormir a la casa, que iba para una fiesta y se quedaría en casa de unos amigos. Mis tíos saldrían con unos amigos a bailar, los jóvenes se quedaron y me propusieron jugar algo, les dije que cartas y aceptaron, me dijeron que si les acolitaba una diablura, pregunte cual y fue tomarnos un vino, acepte. Al cabo de la primera botella vi que Roberto estaba como medio embriagado, le dije que no tomara mas, las tres niñas estaban contentas pero no ebrias. Me arriesgue a proponer un juego aun mas atrevido, la botella y quitarnos prendas, todos se miraron y al final aceptaron, la que no estuvo muy de acuerdo fue Mónica, pero al final la convencimos. El juego consistiría que a quien el pico de la botella señalara se quitaría una prenda de vestir. Rifamos la salida y me toco comenzar a mí a hacer bailar la botella, la primera persona en señalar fue Ricardo, este se quito los zapatos, el turno de tirar fue para Stefania, la elegida fue ella misma, se quito igual los zapatos.

Al cabo de media hora de juego la situación estaba candente, Ricardo era a quien mas le había caído la botella y ya estaba en solo calzoncillos, Jessica estaba en short y brasieres, seguía yo en solo short, Mónica estaba en brasieres y calzones, los hilo dental blancos y Stefania también en brasieres y calzones, tenia unos boxer azules, muy pronto alguien iba a quedar desnudo o semidesnudo, rodó la botella y me toco a mi quitarme el short, quede en calzoncillos, la botella la hizo rodar Mónica y de nuevo yo, me sonroje y todos me dijeron que juego era juego así que me tocaba, me pare y me quite los calzoncillos, mi verga quedo al descubierto y las miradas de ellas tres fueron de asombro, Stefania disimulo ya que ella ya me había visto así, Roberto se asombro también, me senté y la botella volvió a girar, esta vez Stefania, se quito el brassier, Roberto casi se muere de la emoción, siguió Mónica, dos veces seguidas, así que quedo desnuda, que maravilla de mujer. Mi verga se paro al igual que la de Roberto que aun no perdía pero se le notaba, ellas se dieron cuenta, en especial Mónica que no me quitaba la mirada de encima, yo trataba de cubrirme como fuera. Siguió Roberto, la verga era pequeña estaba erecta y tenia poco vello, pidió excusas y ser entendido, finalmente las ultimas en desnudarse fueron Stefania y Jessica. Los calzones de Jessica eran corrientes y su vagina como me lo había imaginado tenía poco vello, se veía hermosa. Ya todos desnudos la pregunta fue y ahora que hacemos?. Por las miradas y los nerviosismos, todos estabamos excitados, se notaba, la verga de Roberto y la mía estaban erectas, al igual que los pezones de Mónica y Stefania, Jessica trataba de disimular pero igual estaba excitada.

Stefania rompió el hielo y propuso jugar con la botella a ser masturbado, ella comenzaría tirando la botella y a quien le cayera tendría que masturbarla a ella, todos nos miramos entre si y al unísono aceptamos. Stefania comenzó y la botella apunto en Jessica, esta se acerco y con el dedo índice de su mano derecha comenzó a masturbar a Stefania quien cerro los ojos y disfruto el placer hasta tener un orgasmo. Me toco el turno y tire la botella, que suerte, cayo en quien yo mas lo deseaba, Mónica. Se me acerco y tomo con su mano derecha mi verga que estaba erecta, comenzó a subir y a bajar su manito, de la excitación que yo tenia de estarla viendo desnuda y masturbándome, como a la décima subida y bajada llegue, expulse semen en cantidad, tanto así que Jessica que estaba frente a mi, quedo en sus tetas untada de mi leche, quede exhausto. El turno era para Roberto quien se disponía a tirar y justo en el momento escuchamos que mis tíos llegaban, nos levantamos rápido, cada uno cogió su ropa y salió corriendo a sus cuartos.

Ya en mi cuarto me desnude y comencé a pensar en Mónica, se veía hermosa desnuda y masturbándome, esto hizo que mi verga se parara de nuevo, trate de masturbarme pero estaba cansado. Me acosté desnudo y pensando en todo lo que había pasado, en el juego, en la masturbada, en fin donde mis tíos no lleguen a esa hora todo hubiera terminado en orgía, de eso estoy seguro.

A eso de las dos de la mañana sentí un ruido, me pare, me puse un short y salí a ver que pasaba, vi la luz de la cocina encendida, entre sin hacer mucho ruido y me encontré a Mónica tomando agua, estaba en solo calzones, los hilo dental blancos, me le acerque por detrás y sin que dijera nada le di un beso en el cuello, se asusto un poco y se volteo ya de frente a mi le dije que me gustaba y bese sus labios, mi beso fue correspondido, ella trato de cubrirse y le dije que tranquila que ya la había visto desnuda y que verla así como estaba me excitaba mucho, mi verga se paro y ella lo noto ya que me dijo que mi amigo se había puesto inquieto, la invite a mi habitación, se rehuso un poco diciendo que de pronto Jessica despertaba y no la veía y que podría preocuparse. Al fin la convencí, ya en mi habitación y estando frente a frente le dije lo hermosa que era, sus senos eran realmente hermosos, los acaricie con mi mano, luego con mis dedos toque sus pezones, ella cerro sus ojos y la bese, me fui arrodillando y besándole todo su cuerpo, bese su cuello, sus pezones, su ombligo, ya arrodillado quede frente a la hermosura de calzones que llevaba puestos, bese su vagina por encima de ellos, le di la vuelta y pude apreciar su culo en toda su dimensión, era redondo, bien parado, sus nalgas divinas y por su rajita podía observar la poca tela que se le metía de los calzones, volví a decirle que se diera vuelta y de nuevo frente a mi comencé a bajarle los calzones, que sensación tan indescriptible, su conchita rasurada quedo frente a mi boca, saque mi lengua y comencé a pasarla por su órgano, la introduje en medio de sus labios para ir en busca de su clítoris, lo encontré ya que ella se estremeció, me pare y le dije que me desnudara, se arrodillo frente a mi y me bajo el short, mi verga estaba erecta, la cogió, la acarició y se atrevió a besarla. Le pedí que se la introdujera en su boca y así lo hizo, que ricura, la chupo con suavidad y ternura, casi llego pero me contuve. Se paro y fuimos a la cama, ya en ella nos abrazamos hasta que no aguantamos mas y nuestros órganos se juntaron, le abrí las piernas y me pidió que la introdujera con suavidad ya que era su primera vez, así lo hice. Hicimos el amor durante quince a veinte minutos antes de que yo llegara, al sentir que iba a volcar mi semen en su cuerpo lo saque rápidamente y me derrame en su estomago, nuestros cuerpos siguieron juntos como por cinco minutos mas, me baje de ella y la abrace, comenzamos a hablar y duramos en esas como media hora, hablamos del juego y ella me dijo que hubiese preferido que Roberto no estuviese ya que el era como morboso y a parte de todo varias veces le había pedido ser su novio, de lo que sintió cuando le toco masturbarme, de lo nerviosa que se puso y de la satisfacción que le dio cuando me derrame. Mire el reloj y eran las 3:30 a.m., habíamos quedado en que hacia las cinco de la mañana ella se iría para su cuarto, nos quedaba hora y media mas de placer y amor, aun teniéndola abrazada baje mi mano y comencé a masturbarla, ella dijo que no lo hiciera, pero le dije que quería devolverle el favor por lo que ella había hecho conmigo, accedió y durante quince minutos mis dedos jugaron en su vagina, sentí algo mojado y pense que había tenido su orgasmo, pero no fue así, saque mi dedo de su vagina y al mirarlo vi que era sangre, fruto de la desvirgada, ella le dio como pena y le dije que se tranquilizara, seguí masturbándola hasta que tuvo su orgasmo, hicimos dos o tres veces mas el amor y dieron las cinco de la mañana, con tristeza se tuvo que ir dejándome solo, se puso sus calzones y me dio un beso en los labios y otro en mi pene.

A la mañana siguiente desperté como a las once de la mañana, estaba desnudo y cansado, me asome por la ventana y divise a mis primos y a Jessica y Mónica en la playa. Sera historia en otro proximo relato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *