mostrándole la verga mi suegra

Le mostré la verga a mi suegra, les contaré una de las anécdotas más caliente que tenido a lo largo de una larga vida de pervertido sexual.

Yo tengo alrededor de 25 años de casado y soy una persona que al igual que muchos de ustedes, vive en un estado de calentura constante, y cualquier situación me provoca un pensamiento erótico o sexual el cual no puedo contener o al menos tener una fantasía cachonda. Pues bueno les contaré como en una ocasión le mostré la verga a mi suegrita y resultó algo extremadamente caliente.

Hace alrededor de 8 años mi mujer, mi suegra y yo tuvimos que ir a la cd. de Monterrey a la graduación de un cuñado que se especializaba en una rama de la medicina, la invitación no contemplaba un sitio para hospedarse, por lo que decidimos que al llegar a Monterrey lo primero que haríamos sería encontrar un hotel cerca de donde se llevaría a cabo el festejo, cosa que resultó por demás imposible ya que en esos días la ciudad albergaba a una gran cantidad de visitantes por un evento a nivel nacional e internacional, así que iniciamos nuestra peregrinar por cuanto hotel encontráramos para ver si existían cuartos disponibles, ya entrada la noche por fin encontramos una habitación con dos camas y decidió mi mujer que era mejor esa opción que seguir buscando ya entrada la noche.

Así que nos dirigimos a nuestra habitación, muy cómoda y reconfortarle por cierto, les comento que mi suegra hoy en día es una mujer de aproximadamente 70 años, por lo que para ese entonces ya era una mujer grande de edad, ella es viuda desde hace unos 20 años y nunca se volvió a casar ni siquiera a tener una relación con otro hombre ya que ella es una mujer muy discreta, les comento que de joven fue muy hermosa y con un cuerpo muy bien proporcionado y pese a su edad en aquel entonces sus enormes tetas y gran culo le hacían ver como una mujer interesante.

Al llegar a nuestra habitación decidieron que ella tomaría una cama y nosotros la otra ya que según a insistencia mía le había comentado a mi mujer que durmiera con ella, cosa que ella no aceptó y decidió dormir sola, como ya era tarde y teníamos hambre sería mejor cenar algo ligero y dormir para esperar le largo día que se vendría, sin embargo no quiso bajar a cenar prefiriendo darse un baño, nosotros bajamos a cenar y regresamos con algunos alimentos para ella, mientras los comía pude observar sus enormes pezones que abultaban su improvisada bata de dormir, un blusa blanca y larga semitransparente, parecía que ella no tenía inconveniente que se notara su silueta y los enormes botones que sobresalían, mi mujer quizás lo noto pero no dijo nada y se metió a bañar, mientras yo platicaba animadamente con ella y sin despegar la mirada de sus enormes tetas y cuando pasaba frente a mi intentaba ver su entrepierna y nalgas que se dibujaban perfectamente en la blusa, mi verga empezó a abultarse al ver tan ricas tetas, les comento que mi mujer las tiene redondas y no muy grandes, pero mi suegrita hacía gala de unas enormes tetazas con el pezón parado obscuro y grande además de un poco caído señal de la edad pero sin duda se veían pesadas y robustas, llego mi turno para entrar al baño, me bañé y salí con un short sin calzones y con la toalla en los hombros, ella observaba el televisor acostada cómodamente en su cama y mi mujer ya estaba cobijada y tapada hasta el rostro, cuando me metí entre las sabanas observe que mi mujer se había puesto una sudadera, unos pants y debajo de ellos calzones lo que sería imposible hacer algo con ella, recordé las tetas de mi suegrita y disimulé para ir de nueva cuenta al baño intentando notara mi bulto de la entre pierna, mientras lo hacía me comentó que si quería podía cambiar el canal de la televisión y le contesté que solo la vería un rato mientras me llegaba el sueño, yo sé que ella tiene problemas para conciliarlo, y se recostó de lado volteando hacia la pared y dándome la espalda me dijo, buenas noches, y se acomodó entre las almohadas , yo quedé al lado del pasillo y mi mujer al lado de la otra pared ya con el sueño muy profundo, yo inicie agarrándome la verga por encima del short,

Ya estaba muy dura y empezaba a salirme los primeros líquidos seminales por lo caliente de estar a solo un par de metros de mi suegrita y la verga a todo lo que daba, como estaba solo tapado por una sábana blanca decidí descubrirme y sacar la verga del short, entonces apague el televisor y la obscuridad cubrió el cuarto, sin embargo por la parte del baño entraba una línea de luz que iluminaba parte de mis pies y las piernas cubiertas de mi mujer y podía notar que la silueta de mi mano agarrando la verga se veía lo bastante claro, así estuve sobándome la verga decidí quitarme el short y cubrirme un poco con la toalla, pero continuaba sobando me verga que estaba al cien y yo por supuesto decidido a sacarme la leche y arrojarla en la toalla, en eso estaba cuando mi suegra giró un poco y acomodó la almohada para poner su rostro enfrente al mío, yo fingí que no me daba cuenta y seguí sobando mi verga descubriéndola totalmente, agarraba mis huevos y los apretaba para que sobresaliera mi verga de mis manos y quedara sola y dura, de reojo miraba como su respiración estaba agitada y tenía los ojos semi cerrados, al no escuchar algún ruido o reclamo continúe acariciándome , jalándome la verga y con la luz tenue pegando en mis piernas estaba a punto de estallar cuando ella realizó un sonido con la garganta para pasar saliva y un profundo suspiro, no cabía duda que estaba observándome y no hacia ningún movimiento por evitarlo, sentí un poco de temor de sacarme la leche y que ella lo observara, en mi interior pensaba que ya era bastante y que al día siguiente tendría que verla a los ojos, así que deje descansar un poco mi verga y subí las manos por encima de mi cabeza dejando solo la toalla en mis piernas y la verga grande pero no tan dura descubierta,

Así estuve por unos minutos cuando de pronto me suegra se endereza y se pone enfrente de mi a tan solo escaso un metro sentada en el borde de la cama, por mi cabeza pasaron muchas cosas, si se había molestado y despertaría a mi mujer, si me diría algo, yo ya no pude o no quise taparme y me quedé estático inclusive sentí como mi verga disminuía de tamaño, ella hizo un esfuerzo para ponerse de pie y lentamente lo hizo, limpiando su cara frente a mí, entre su cama y la nuestra y caminó hacia el baño encendió la luz y esta iluminó la gran parte de mi cuerpo desnudo, de nueva cuenta como encendida por un flujo de energía que corría por mi columna y salía de entre mis huevos y el culo empezó a endurecer mi verga, cerró la puerta sin hacer ruido y escuche claramente el enorme chorro de orines que salía, se escuchaba como chocaba con gran fuerza con el agua del escusado y poco a poco disminuía hasta llegar a escuchar unas cuantas gotas, una pausa y se abre la puerta la luz ilumina de nuevo mi cuerpo, mi verga y yo conteniendo la respiración con los ojos entrecerrados y la boca un poco abierta fingiendo un placentero sueño, ella no apaga la luz y da un paso hacia adelante, yo ya no cabía dentro de mí, la adrenalina me haría cometer un error, estuvo alrededor de un minuto observando mi verga inclusive se hizo a un lado para dejar pasar la luz, mi verga palpitaba y la moví con un impulso salido desde mi culo, ella regreso al baño apagó la luz y se acostó de nuevo dándome la espalda y tapándose la cabeza con una almohada.

Deje que pasara una hora aproximadamente me acomodé la toalla y me dirigí al baño pero antes voltee hacia donde estaba su maleta la tomé la metí al baño la abrí con mucho cuidado hasta que dentro de una bolsita encontré sus pantaletas y su brasier saqué los calzones y los olí mientras me sacaba la leche oliendo esa rica humedad proveniente de en medio de su calzón arrojé una cantidad de leche en el lavabo y la última gota de leche la unté en medio de ese calzón húmedo, regresé todo a su lugar me puse el short me metí entre la sabanas y dormí profundamente, por la mañana cuando tuve mi primer contacto visual con ella estaba charlando con mi mujer y en ese momento escuché que le dijo-Yo dormí como si no hubiera dormido en varios días , muy a gusto y sin despertarme para nada, con esa frase entendí que SEGÚN ELLA NO HABÍA VISTO NADA, espero les guste este relato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *