NUNCA JUEGUES CON EXTRAÑOS

La historia de como me converti en el perro de una mujer perversa.

Era lunes. Como cada dia, me levante temprano para tomar el autobus que me llevaria a la facultad. Estaba cansado, no sin motivo: la mitad de la noche anterior me la habia pasado visitando paginas sobre Dominacion/sumision, visitando chats, y viendo videos con los que masturbarme para saciar mis ganas de ser de una vez por todas, convertido en el perro obediente de un Ama estricta…en efecto, ese era mi pequeño secreto.

En la cola del autobus, y ensimismado en la musica que sonaba por mi discman mi vista se fijo, por casualidad, en una hermosa e imponente silueta femenina. El sol me daba de frente por lo que no podia verle la cara, pero si podia distinguir una hermosa melena ondulada, un cuerpo cubierto por un largo abrigo de cuero y unos pies calzados en unas botas de un tacon extraordinariamente alto. Me quede absorto mirando fijamente esa bella imagen, por lo que entre la falta de sueño y el sol dificultandome la vision no me di cuenta de que ella tambien me estaba mirando fijamente. Enseguida baje la vista avergonzado puesto que imagine que fui bastante indiscreto al mirarla por tanto tiempo.

Una vez dentro del bus, me dirigi como siempre hacia el final, donde me gusta ponerme a escuchar musica y ver el paisaje desfilar, sin embargo no pude llegar: una hermosa mujer me agarro del brazo y me hizo un gesto para que me sentara a su lado. Enseguida me di cuenta de que se trataba de la misma mujer a la que estuve escudriñando unos minutos antes. Era realmente guapa, tenia unos labios carnosos pero no demasiado gordos, su mirada penetrante resaltaba aun mas por sus ojos verdes perfilados de negro y su larga melena color azabache le daba aspecto de una bella y peligrosa amazona. Tenia los labios pintados con carmin rojo y me fije que llevaba las uñas pintadas de negro. Aquel aspecto misterioso y tremendamente atractivo me excito enseguida…¿ Como rechazar aquella invitacion? Me sente a su lado con un timido y ridiculo “gracias”.

Habian pasado cinco minutos desde la salida del bus y aun no habia abierto la boca cuando de repente note una presion sobre mi miembro por encima de los vaqueros…¡aquella hermosa mujer estaba sobandome el paquete! No me lo podia creer; se me puso dura enseguida y ella al notar mi reaccion, apreto aun mas, lo que hizo que me estremeciera y soltara un pequeño gemido. Me gire para verla y ella estaba sonriendo maliciosamente. Se acerco a mi oido lentamente-podia oler su perfume, casi me desmayo de la impresion, estaba increiblemente caliente- y entonces me susurro –“ hoy vas a ser mi puto perro chaval, calladito y sigueme a donde yo vaya”- ¡Dios! ¡No podia estar pasando, era mi sueño hecho realidad y con una tia que estaba buenisima!

Al cabo de un rato (ella no habia dejado de apretarme y sobarme la polla en todo el viaje) me hizo un gesto dando a entender que esta era nuestra parada. Nos bajamos. Ella iba delante, guiandome en el camino con cada paso suyo, con cada taconazo que daba y que retumbaba como pequeños golpes que marcaban mi nuevo destino. Golpes que no dudaba en seguir; cada paso suyo era una sentencia que indudablemente yo debia cumplir.

Por fin llegamos a su casa y nada mas entrar, mientras ella se despojaba de su abrigo y dejaba al descubierto un cuerpo escultural protegido por un traje negro muy escotado, me dijo que me desnudara. Obedeci torpemente porque aquella excitacion que llevaba encima no me dejaba razonar, tenia la polla a punto de explotar. Me miro de arriba abajo, se acerco y me acaricio todo el cuerpo dejando para el final mi polla erecta, a la que solo le dedico dos caricias. Acto seguido se acerco a un armario del que extrajo una fusta.

-“abre las piernas, baja la espalda y pon las manos contra la pared”- me ordeno.

-“ Si señora…”-conteste

Acto seguido de acabar mi contestacion recibi un fuerte flagelazo en las nalgas. Grite mas por la impresion que por dolor.

-“ Esta por desobedecerme…creo recordar que te dije que estuvieras calladito. Solo me hablaras cuando te pregunte. Ahora vas a recibir tu merecido…¿sabes porque?”- me dijo.

-“ No…no señora”- conteste casi temblando de excitacion e impresion.

-“Porque eres un niño malo. ¿No te enseñaron a no jugar con desconocidos? Yo me encargare de educarte como el perro que eres…ya veras como no se te olvida en la vida”-

Y entonces empezo a azotarme, primero lentamente, luego mas rapido y mas fuerte. Ella repetia a cada golpe lo puta que yo era y que era yo el que le habia obligado a que me diera tal escarmiento. No se cuantos azotes me dio pero llego un momento en el que ya no pude mas y tuve que suplicar clemencia a mi Educadora.

-“Esta bien…creo que estas aprendiendo la leccion. Sin embargo no hemos hecho mas que empezar”- replico

Dejo la fusta pero me ordeno seguir en la misma posicion…”Ahora te dare con mi mano”, me dijo. Y empezo a azotarme en cada nalga.

-“Quiero que los cuentes puta”.

-“Si señora…uno, dos, tres……………….quince, diecisesis……..veintiocho, veintinueve, treinta…”

-“Bien, creo que ya es suficiente”- me dijo.

El culo me quemaba a horrores, pero no me sentia nada mal en absoluto, al contrario, me sentia satisfecho por haber recibido mi merecido.

Entonces me cogio suavemente para que me incorporara…su dulce tacto hizo que me estremeciera y tuviera unas ganas increibles de adorarla y obedecerla para siempre. Me acaricio mi dolorido culo, que debia estar al rojo vivo. En ese momento, se recosto en el sofa, se remango el traje dejando ver el coño mas hermoso y mas humedo que habia visto en mi vida; estaba totalmente depilado y rebosaba rios de jugos vaginales.

“-Como ves, llevar bragas me resulta incomodo…ahora ven aqui y chupa este tesoro hasta que me corra”-

No dude ni un instante, me arrodille y hundi mi cara contra ese coño divino. Lo chupe, lo lami, me restregue por el, me tragaba todo lo que salia y seguia pidiendo mas. Mi polla chorreaba tanto liquido preseminal que parecia que me habia corrido. Entonces Ella empezo a estremecerse y a respirar cada vez mas intensamente mientras se acariciaba el cuerpo…era evidente que se iba a correr…En ese momento duplique mis esfuerzos y chupe como el mejor de los perros podia chupar. Me encariñe con su clitoris, le dedique un pequeño homenaje a cada uno de sus labios y di cobijo en mi boca a todos sus olorosos jugos.

“-Ah…me voy a correr cabron…ni se te ocurra parar o apartar la cara…dios….”-me dijo

Entonces exploto en mi cara. Me lleno de su intensa corrida, me marco como su perro con la corrida de su coño.

Entonces, despues de haberse recuperado y darme un fugaz beso en la boca me dijo que me tumbara en el sofa. Ella se fue hacia una habitacion mientras se quitaba el vestido. Al cabo de un rato volvio con una pequeña bolsa. Al abrirla saco un guante de latex que se coloco en la mano derecha y un tubo de vaselina. Hecho un buen pegote en la mano cubierta por el guante y otro tanto en mi ano…entonces empezo a realizar suaves masajes en mi ojete mientras me masturbaba y chupaba con movimientos cortos pero rapidos el capullo de mi polla. Me aviso de que no me corriera aun, tarea extremadamente dificil para mi en ese momento, pero asenti sin decir palabra…Sabia lo que conllevaria si desobedecia una orden suya. De repente, senti como me metia un dedo por el culo y lo movia rapidamente …adelante, atras, adelante, atras…Era la primera vez que desvirgaba mi culo, y me sento tremendamente bien. A sus movimientos yo respondia con gemidos..mi polla iba a estallar, creo que ella lo noto y dejo de chupar, pero en cambio me metio dos dedos mas. Tenia tres dedos abriendome el culo…adelante, atras….sin parar.

-“Bien cachorrito, ahora creo que estas listo…”-me dijo

Y entonces saco un StrapOn de unos 16 cm de largo y mas o menos 3 dedos de ancho. Me quede atonito ante tal aparato ¿Acaso iba a follarme con eso? Estaba demasiado excitado como para articular palabra, solo gemia como un perro.

Se lo ato a la cintura, apunto y de un movimiento lento de cadera empezo a perforarme el culo y a follarme como una loca.

-“ ¿Te gusta puta? ¿Te gusta que te folle el culo cabron?”- me dijo

-“siii….follame Ama…por favor, no pare…dios…ahhh”-solo podia hablar entrecortadamente ante tal cumulo de placer que sentia en mi cuerpo. Era como si yo fuese demasiado pequeño para soportar tanto placer junto que iba a explotar.

-“Hazte una paja, venga…correte para mi, quiero ver tu leche…¡venga, dame tu leche!- Grito. La mire y estaba apretando los dientes y mirandome fijamente. Llevaba follandose mi culo un buen rato. Su larga melena estaba revuelta y parecia una Diosa salvaje.

Empece a bombearme la polla rapidisimamente y no tarde ni un minuto en correrme brutalmente. Todo mi semen salpico mi cuello y mi cara mezclandose con la corrida de mi Ama aun presente en mi rostro. Grite de placer, a lo que ella, dejo de follarme, se incorporo rapidamente encima de mi cara y empezo a hacerse un dedo…ella tampoco tardo ni un minuto en correrse de nuevo sobre mi inundandome de su placer.

Despues de esto, estuvimos recuperandonos durante un momento, ella jugaba con mi pelo y yo no podia dejar de adorarla.

-“Estas sucio…vamos a lavarte”. Me dijo –“Ven, te llevare a la ducha”

La segui obedientemente, hasta llegar al baño.

-“tumbate en la bañera, te voy a limpiar un poco la cara”- En su cara, habia dibujado un malicioso rostro que no llegaba a entender…

Hice caso y me tumbe en la bañera, desnudo, con el culo follado y con la polla dura de nuevo. En ese momento, ella entro tambien, se puso a horcajadas encima de mi y abrio un poco su majestuosa vagina. El pelo se le caia hacia delante y le ocultaba ligeramente la cara.

-“Vamos a ducharte un poco guarro”- dijo sin dejar de mirar hacia abajo que era donde estaba yo.

Y en ese instante, solto un gemido y comenzo a orinar sobre mi cuerpo. Aquel liquido impacto sobre mi abdomen y empezo a deslizarse por mi polla. Estaba caliente y olia muy fuerte. Me senti como una puta, tan humillado y sometido…pero me gusto. Ella seguia meandome y empezo a subir poco a poco: primero el pecho, luego el cuello y empezo a mearme en la cara y el pelo. Aquello me produjo en principio una sensacion fuerte de rechazo, pero al cabo de un rato y al oir (puesto que no podia abrir los ojos por el escozor) los gemidos de placer di mi Dueña emepze a ponerme cachondo de nuevo.

-“Pajeate niño malo”-fue lo unico que oi de entre sus gemidos.

Empeze a masturbarme mientras sentia como su meada se deslizaba por mi cuerpo…no pude mas y me corri de nuevo, gruñendo profundamente.

Cuando paro de mear, se limpio, me miro complacida y me ordeno que me duchara rapido, cogiera mis cosas y me fuera.

-“ Nos veremos en otra ocasion…has sido un buen perro..ah, y no me busques, si te necesito ya lo sabras, o de lo contrario no volveras a verme”- Esas fueron sus ultimas palabras antes de retirarse al otro cuarto de baño para ducharse ella tambien.

Cuando sali de alli pese a no saber cuando iba a volver a verla, no me sentia triste. Al contrario, me sentia feliz…feliz de ser su puto perro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *