Mis vacaciones con Maria, ella 60 y yo 16 en Granada

Relato una historia real, que me paso cuando tenia 16 años.

En el verano este, fui a la playa de Granada a pasar el mes de Agosto con mis padres. Quede claro, que no me gusta la playa mucho, pero no tenía opción, puesto que había suspendido una asignatura y tendría que recuperarla en Septiembre. En fin, paso a relatar lo que me ocurrió ese verano, que no puedo olvidarlo desde entonces.

El segundo día de estar allí, ya acomodados en el apartamento, y un poco organizados, mis padres se fueron a la playa, y como a mi no me gusta la playa, me fuía a una zona apartada de cañas, a ver que veía interesante. Al cabo del rato, encontré una revista pornográfica escondida entre las cañas, y me adentré para verla, me senté en una toalla que llevaba y comenzé a ojearla. Al cabo de poco, noté que tenía la polla bastante dura, y me quité el bañador y la camiseta, y comenzé a hacerme una paja. Se estaba muy bien así, con el sol dandome en el cuerpo, y me recoste hacia un lado, y con la revista viendola, y con la mano derecha haciendome una buena paja despacito.

En este momento, salio un pajaro de las cañas, por lo que mire hacia arriba, y vi en el edificio que pegaba a esta zona, en el balcón a una señora mayor de unos 60 años, que me estaba mirando, en ese momento, me tape con la toalla y disimulé como pude, e hize como que no habia visto nada, y me puse las gafas de sol y me encendi un cigarro. De esta forma miraba a la señora en el balcón, y senti que estaba mas excitado aun que pajeándome al ver la situación, por lo que me quite la toalla de encima dejando mi polla a la vista, cosa que la señora correspondió agachándose, de tal forma que le veía las piernas abiertas y unas bragas negras, que me llevo mi imaginación a imaginar que era su coño peludo. Ante la situación y la vista, comenzé a hacerme una paja mirándola a ella, y ella me correspondía con una mirada fija y una sonrisa picaresca, así durante unos minutos que me corrí, y ella me correspondió con un gesto de pasar la lengua por sus labios, cosa, que me excito mucho, y di por terminada esta buena paja. Me tumbe en la toalla, tomando el sol sin ropa, y cerré los ojos; así estaría durante unos 20 minutos, en los cuales, creo que incluso dormí, pensando en lo que había pasado.

Escuche moverse las cañas y unos pasos que se acercaban, y me incorporé y me puse la toalla por encima, y me encendí otro cigarro, para que pareciera la cosa normal, cuando ví aparecer a unos 10 metros, a una señora, con gafas de sol, pareo y una pamela grande y un bolso, que se acercaba a unos 15 metros, y se paraba a unos 8 metros de mi. Era es de estatura mediana, pelo castaño rizado, mas bien gordita, y por lo que se dejaba notar en el pareo, con mucho pecho. Saco del bolso una toalla, la extendió en el suelo y se sento encima de ellla.

S – Buenos días!
Y – Buenos días! (En este momento, pensaba en como me iba a levantar, ya que estaba sin nada puesto de ropa)
S – Veo que has encontrado mi sitio secreto, aquí vengo yo a tomar el sol porque no hay nadie.
Y – Señora, si le molesto, me voy, es que he llege ayer para pasar este mes de vacaciones aquí, y he visto el sitio, y me he quedado aquí.
S – Si!! Ya te he visto que estabas aquí (Sonrisa)
Y – Como? (En este momento al ver la sonrisa picaresca de esta mujer, me di cuenta, que era la señora del balcón).
S – Bueno, es mejor que estes aquí, porque me aprobecho de esto, y me puedes dar crema, si no te importa.
Y – Si por supuesto (y cogi el bañador para ponermelo por debajo de la toalla)
S – Muchacho, te he estado viendo antes, ahora te da vergüenza que te vea.
Y – No, no pasa nada, era por usted. (me dirigo a ella con la polla al aire, que estaba un poco flácida).
S – Toma la crema y dame por la espalda.
Y – Vale (comenze a hechar crema por la espalda, y a masajear la espalda para extenderla).
S – Espera que me baje el bañador, que se va a manchar de crema. (Se bajo los tirantes del bañador y vi el volumen de aquellas tetas impresionantes, cosa que me empezó a excitar y a notar que la polla me iba creciendo, e intente darle masajes despacio, para que se bajara el calentón que estaba pilland y no se diera cuenta)
Y – Esta así bien?
S – Si muy bien, me gusta el masaje que me estas dando, me puedes dar un poco por las piernas, que no quiero quemarme. (Asi, le di crema protectora en las piernas)
Y – Bueno, ya esta.
S – Espera, si no te importa, dame tambien por delante (Se dio media vuelta, y al levantarse, se bajo el bañador, quedando sujeto por las tetas, a la altura de los pezones, me quede mirándo a las tetas, cuando se bajo el bañador hasta la cintura, dejando aquellas tetas impresionantes a la vista. Eran enormes, bastante caídas por la edad, y con unas aureolas de color marrón clarito del tamaño de una galleta, la miré a la cara y solto otra sonrisa pícara, y me di cuenta que estaba empalmado totalmente)
Y – Bueno, vamos a ver (verti una cantidad muy grande de crema en la parte del pecho y del estómago, que comenzé a repartir despacito, y poco a poco iba acercandome a las tetas, en las cuales, comenzé un masaje muy despacio, pasando por todas ellas, y me iba dando cuenta, que aquellas aureolas, se estaban convirtiendo en unos pezones de color marrón oscuro impresionantes. Heché otro poco en las piernas, y me coloque entre las piernas y repartí la crema por todas las piernas acercándome poco a poco a las ingles. Hay me di cuenta, que el bañador, tenía una mancha en la zona de la vagina, por lo que me di cuenta que estaba aquella señora muy caliente como yo)
Y – Se te ha manchado el bañador
S – Pues espera que me lo quito, y así no se mancha (En este momento, me quedé que no podía tragar la saliva, mientras que bajaba el bañador hacia abajo y se veía un coño muy peludo negro. Al tener el bañador en la parte de las rodillas me dijo que se lo quitara yo, en lo cual, al abrir las piernas, vi que se abría y se notaba un clítoris bastante grande, y unos labios vaginales de color rosa, a lo cual me coloqué de nuevo en el lateral de ella para repartir la crema que quedaba en la zona del ombligo, la cual comenzé a repartirla hacia las ingles y en culo)
Y – Esta así bien?
S – Si, muy bien, pero reparte bien la crema por toda esa parte, que no quiero quemarme (Ahí me di cuenta que no le importaba lo que hiciera con las manos, y comenzé a tocar el pelo negro de aquel coño, y con la otra mano a tocar las ingles, bajando hasta el culo y subiendo por los labios del coño una y otra vez. Me coloqué tumbado para abajo, para ver aquel coño y aquel culo mientras que lo tocaba, y metí dos dedos de mi mano izquierda en el coño, y con la mano derecha masturbaba aquel clítoris, a lo cual escuchaba una respiración acelerada de aquella mujer, y notaba que cada vez, estaba mas mojado aquel jugoso, grande y precioso coño que tenia a 20 centimetros de mi cara. Saqué los dos dedos y baje, para tocar el ano y la otra mano comenzé a frotar el coño entero, cosa que levantó el pubis y abrió las piernas, y meti uno de mis dedos en el culo, a lo cual, soltó un lemento (ummmmm))
Y – Está así bien?
S – Sigueeeeeee, sigueeee (en ese momento, noté que me cogia la polla con la mano y empezó a pajearme, y se tumbo hacia un lado y me metió la polla dentro de la boca, y empezó a chuparmela de una forma impresionante, a lo cual no dudé en hacer igual, y comenzar a chupar aquel coño abierto delante de mí)
Y – Lo siento, pero me voy a correr (cosa que ya era casi inevitable, puesto que estaba tan caliente con todo aquello, que notaba las pulsaciones de mi polla)
S – Bien, cuando quieras (mientras que aumento los chupetones, escuchandose el sonido de meter y sacar la polla en su boca, y me corrí de una forma brutal, mientras que notaba jugaba con la lengua alrededor de mi glande y veía como la leche se la iba tragando sin dejar ninguna gota, y chupaba y chupaba sin parar, aunque despacio)
Y – Ya, ya he terminado.
S – Lástima, porque me hubiera gustado que me llenaras de leche otro sitio (a lo cual, note que la polla estaba en forma otra vez.
Y – Pues chupa un poco mas con esas ganas, y te lleno lo que quieras (A lo cual comenzó de nuevo a chupar profundamente, y meterse la polla hasta la garganta)
S – Que buena polla que tienes, y que maravilla de juventud, esto de recuperar de esta forma. Ahora quiero que termines lo que te he dicho.
Y – Bien, te voy a llenar este rico coño de leche, pero antes le vamos a hacer que disfrute de gusto un buen rato.
S – Recuerda chico, que tengo dos sitios para llenar, el que tu quieras.
Y – Empezaré por este coño y terminaré en tu culo, te parece bien?
S – Me gusta la idea, pero por dios!!! Fóllame, fóllame ya, que no aguanto mas, méteme la polla hasta los huevos. (cogí con la mano izquierda abrí estos labios del coño, y con la derecha coloqué el glande dentro de aquel coño y me heché sobre ella, sujetándome de aquellas enormes tetas, mientras que notaba como mi polla entraba en aquel humedo y caliente coño)
Y – Te voy a pegar una buena follada, hecha las piernas para arriba. (empezé a meter y sacar la polla en aquel coño, de una forma brutal, mientras que tenía en cada mano una parte de aquellas impresionantes tetas, y me hechaba para adelante, y chupaba los pezones, que estaban como una falange de mi dedo, de grandes y de duros)
S – Ummm, ummmmm, sigue, sigue, fóllame asi, asi, no pares.
Y – Baja una mano y tócate al clítoris tu mientras, y chupate un pezón. (a lo cual comenzó a tocarse el clítoris, y notaba como cada vez que entraba mi polla en aquel coño, topaba con su mano que estaba restregandose el clítoris de una forma rapidísima, y chupaba y mordia uno de sus pezones de la teta que sujetaba con su mano)
S – Saca la polla, y fóllame el culo, que quiero correrme con tu polla en el culo metida, date prisa, que me voy a correr.
Y – Vale, ahora mismo. (Saqué la polla del coño, y heche las piernas para atrás, y le dije que las sujetara con sus manos, y coloqué la polla en el culo, a lo que noté que con tanto flujo, estaba super lubricado, y comenzé a meter poco a poco la polla dentro. Cada centímetro de polla que le iba entrando, soltaba unos gemidos impresionantes)
S – Así, así, así, follate mi culo, méteme la polla entera, fóllatelo.
Y – Dime cuando te vas a correr.
S – Ya, ya, ya me corro!!!!!, ( a lo cual, metí la polla al fondo de un empujón, y empezé a dar empujones en el culo, mientras que notaba las contraciones que tenía, y se pellizcaba los pezones suyos, como si los ordeñara, y mordia sus labios)
Y – Aguanta un poco, que me voy a correr yo tambien, te voy a llenar tu culo de leche, aguanta un poco, ahí vaaa, toma lechecita, tomaaaaaa!
(Pasaron unos minutos tumbado encima de ella con una mano sujetando una de sus tetas)
S – Muchacho que buen polvo que me has hechado, joder, que bien me siento.
Y – Pues imaginate yo, me ha encantado, que buena follada.
S – Te ha gustado de verdad?
Y – Si
S – Y te gustaría repetir?
Y – Claro, por supuesto, estaría follandote a todas horas.
S – Pues vivo ahí, cuando quieras follar, te doy mi numero y me llamas y te digo donde follamos, que este mes que estas aquí, quiero que me folles todas las veces que puedas.
Y – Por mí encantado.

En otro escrito, os contaré que paso durante todo este mes de estas inolvidables vacaciones. Espero que os haya gustado, a mi me gusto mucho, y no puedo olvidar aquel verano desde entonces.
PILLIN

El portero se me folla

Cuando había bajado 3 plantas, me topé en un tramo con el portero, un hombre bastante obeso, calvo y maloliente, un tío que daba asco nada más verlo

—-Capítulo 1—-
Era primavera y mi joven cuerpo estaba lleno de sensaciones hasta ahora desconocidas, algunas veces, notaba como mi rajita necesitaba ser rascada con cierta frecuencia y en aquel entonces, no sabía que aquello era masturbarse, así que yo pasaba muchas horas “ráscandome” todo lo que podía.
Mis padres, trabajaban los dos fuera de casa, mi padre, no llegaba hasta la noche y mi madre, lo hacía por la tarde, aunque algunas veces, llegaba también bastante tarde, casi a la hora de la cena, con lo cual aquella situación era envidiada por mis amigas, al disfrutar de una libertad que ellas no podían.

Una tarde, me llamó mi madre, diciéndome que llegaría bastante tarde, es más, no llegaría a tiempo para cenar. Eso me alegró mucho, todo el día para mí sola, ya que era verano, había sacado buenas notas y me podía permitir gandulear como se me diera la gana, así que me dispuse bajar a la piscina de mi comunidad en un día que iba a ser todo para mí, sin que me regañara nadie, sin oir a nadie, sin que nadie me mandara esta o cual cosa, en fin, un día sin padres, qué más se puede pedir?

Mi bikini era minúsculo, el pequeño tanga amarillo, tapaba mas bien poco y encima al mojarse transparentaba el incipiente vello púbico y el sujetador apena tapaba mis ya hermosas aureolas, con unos pitones que se me ponían al mojarme que era algo exagerado para mi edad y, para colmo me estaba pequeño, pero no importaba, precisamente la “gracia” de aquel bikini, era esa, que me estaba muy pequeño. Muy lasciva era yo para mi edad! Acabé de arreglarme poniéndome un (como no) diminuto pareo y cepillándome profusamente mi larga cabellera castaña y lisa que me daban un aspecto mojigato en contraste con la vuluptuosidad de mi cuerpo de adolescente.

Bajé los escalones andando, pasaba de coger el ascensor, además, había probabilidad de encontrarme saliendo o entrando de su casa con aquel chico que me gustaba horrores y que no me hacía ni caso, pero, cuando había bajado 3 plantas, me topé en un tramo con el portero, un hombre bastante obeso, calvo y maloliente, un tío que daba asco nada más verlo. Siempre vestía casi igual, una camisa que no se sabía si era gris o beige, abierta a la altura del ombligo, porque ya no le cerraba y de los botones de arriba salían unos pelos canosos largos que daba grima nada más verlo, los pantalones le caían y cuando se agachaba asomaba sus calzoncillos que en su día habrían sido blancos. Usaba de esas sandalias horteras de las de viejo de toda la vida y su calva estaba provista de algún poco pelo, canoamarillento. Un tío guarro, descuidado, que ocupaba toda la escalera y al pasar yo, se quedó quieto para que aposta le rozara al bajar.

Antonio (que así se llamaba) apoyó la espalda contra la pared, como queriendo meterse en ella para dejarme paso y yo me puse de espaldas a él para bajar encontrando la mejor manera, ya que peligraba quedarnos encasquillados, tal situación era algo embarazosa. Pasé como mejor pude, de espaldas a él, sin embargo, sentí al pasar un leve roce sobre mi culo redondo y prieto. El me preguntó por mis padres y le dije que llegarían tarde los dos, presumiendo de lo libre que estaba ese día. Al pasar, noté que el cuerpo de Antonio se tensaba y se apretaba contra mi culo y, para mi sorpresa, noté unos dedos gordos y torpes meterse por dentro del tanga, no, sin cierta agilidad. Me quedé sin respiración y llena de extrañeza, como había osado hacer una cosa así aquel tio? Bueno, tenía fama de viejo verde, la verdad que nos miraba mucho a todas las chicas del edificio, pero llegar a eso, nunca me lo imaginé, es más, de haberlo pensado me habrìa dado un asco horroroso. El hombre tenía el dedo en la puerta de mi rajita que ya estaba comenzando a palpiar, le pregunté con un susurro que qué hacía y por toda respuesta encontré que me metía el dedo un poquitín, yo, en vez de quitarme que es lo que mi cabeza me dictaba, abrí mucho las piernas, al tiempo que susurraba que era virgen y podría hacerme daño. Por toda respuesta pasaba el dedo a lo largo y ancho de mi coñito propiciándome un largo y profundo orgasmo conteniendo el jadeo, no sea que alguien me escuchara y podría morirme de la verguenza. Antonio, con la mano que le quedaba libre, y, al ver que yo no me quitaba, me tocaba una teta por fuera del bikini primero y metiendo la mano después, cuando me la pellizcó me caí de culo. Aquello era demasiado, un tío que olía a demonio, asqueroso, de lo peor, me estaba metiendo un dedo en el coño descaradamente al tiempo que me pellizcaba una teta y notaba un bulto cada vez más gordo en mi culo y de pronto, me soltó deseándome un buen día.

Me fuí a la piscina llena de angustia, de miedo y sobre todo una cachondez para mí entonces desconocida, teniendo que meterme en el agua varias veces para meterme el dedo, recordando cada movimiento que me hacía Antonio para imitarlo y tratar de buscar aquel gustillo, que, sin embargo, me daba más al recordarlo que con lo que me estaba haciendo yo misma.

Ya no podía más, iba a subir a mi casa a masturbarme tranquilamente, aquello era demasiado, hacía un calor de muerte y eso hacía que me calentara más, así que mejor en casita, con el aire acondicionado y tranquila. Allí estaría a mi libre albedrío. Mi pensamiento era subir en el ascensor, aunque nunca lo hacía, porque así llegaría antes porque me faltaba tiempo, pero, justo cuando se cerraba, una mano volvió a abrirlo, era Antonio que me miraba con sus ojos ahuevados y con cara de salido. Nada más andar el ascensor, lo paró y se avalanzó contra mí apoyándome contra una de las paredes, me metió la lengua en la boca y habría vomitado si no hubiese sentido otra vez aquellos ágiles dedos trasteandome mi conejito palpitante, en vez de eso, jadeaba en su boca como una puta cualquiera y me entregaba a aquella sucia caricia que a mí me sabía a gloria. Sin soltarme pulsó el botón del último piso, que era la portería para ello tenía que introducir una llave, lo que hizo con la mano que le quedaba libre despegando entonces su boca de la mía.

Estaba babeando, jadeando y rojo de la tensión, no todos los días un tipo así tiene una chica así de ofrecida. Dió al botón y subimos, yo sabía que quería estar a solas conmigo, yo me decía dile que no quieres, pero no abría la boca, me quedé en silencio, tan solo mordiéndome el labio inferior del gusto que sentía con el leve roce de aquel dedo gordo tan magnífico, desde luego, no era igual que cuando me lo hacía yo, tan torpe que era aún. Volvió a besarme y toquetearme las tetas, el tío sudaba como un pollo y gemía como un cerdo, intentando ponerme la polla entre las piernas, pero no podía, ya que la barriga le caía casi hasta las piernas. Llegamos a la última planta, la que nadie tenía acceso, a rastras me sacó de la cabina del ascensor, todo muy nervioso e inquieto, se sacó la polla y me llevó hasta allí con la mano. Era una polla gorda, apenas morcillona, no se le llegaba a poner del todo dura, con unos huevos muy gordos que le caían que a mí se me figuraba los de un burro, tocarlo era asqueroso, pero me daba tanto gusto con la mano que seguí, obedeciendo y le toqué y nada más notar el tacto de mi pequeña mano, tuve entre ellas una polla inmensa y gorda y me aterré. Yo ya no estaba excitada, tenía miedo y quería irme pero no me lo permitió, me dijo que ahora no podía que estaba por venir lo mejor, que no tuviera miedo, que iba a acariciarme como nunca me lo habían hecho y así era, porque a mí nadie me había acariciado antes.

Sin soltarme abrió la puerta de su casa y entramos mientras seguía besándome con una lengua llena de babas repugnante. Tenía que tragar mucha saliva de aquel tío que yo trataba sin éxito de escupir, pero como me daba más se me acumulaba en mi boca, aquello no me gustaba, estaba llena de contradiciones, que me tocara el coño me gustaba, tocarle la polla y que me besara, no, pero continué haciendo ambas cosas apretando además mucho las piernas para sentirle un poco más. Fuimos al sofá, la casa estaba muy desordenada, llena de ropa sucia por el suelo y olía a pocilga pero a mí me daba igual, yo estaba en la gloria y casi desnuda casi sin darme cuenta, porque me había desatado el sujetador y bajado el tanga hasta las rodillas casi sin darme cuenta, probablemente lo vendría haciendo ya por el camino a casa, el caso es que yo ni lo noté. Mis piernas apretujaban su dedo que yo quería sentir no sabía de que manera, pero aquello me estaba sabiendo a poco, me daba tanta verguenza estar con el portero así que me puse a llorar, me daban náuseas su boca y su polla, y antes de pensarlo, me ví tumbada en el sofá con las piernas abiertas sin el tanga ya, entregada, ofrecida, muy puta, muy salida, del sujetador abierto, salían mis grandes tetas cuyos pezones Antonio mamaba con ganas, sin dejar que me enfriara. Se bajó del todo los pantalones y los calzoncillos, me daba tanto asco que volví la cara para no mirar, pero el tío me cogió por la cabeza obligándome a mamarle la polla.

Lo que sentí cuando me la enchufó no puedo ni relatarlo, casi me atraganta, esa polla olía a pis un montón, me daban arcadas pero me obligó a mamársela y, dado que el muy cerdo, no dejaba de tocarme el coñito, seguí , todo menos que parara, lo que ocurría era que a mi entender el muy cabrón estaba llegando demasiado lejos. Con una mano traté de apartarle de mi cara, pero fué imposible, aquella mole humana se había hecho con mi cara y mi boca. Para que le succionara mejor, me cogía la mano para levantarle la gran barriga y aún bajo esta quedaba un buen trozo de polla gruesa y asquerosa que yo me tenía que meter porque no paraba de decirme, entera… “métetela entera en la boca, anda preciosa, que yo te estoy haciendo muy feliz, hazme tú también a mí, cariño” yo no quería, intentaba apartarle, pero era imposible, en vez de apartarse, se ponía mas cachondo mi portero. Se me corrió en la boca, yo ya no podía más y sobre su barriga lo escupí como pude de tanta repugnancia que me entró, creí que se enfadaría, pero lejos de eso, me puso la cara sobre lo que escupí y me obligó a lamerlo, lo hice entre sollozos y me obligó otra vez a meterme la polla en mi boca que además de a pis, sabía a semen asqueroso. Lamí sin dejar de lloriquear, y, al poco noté que se le ponía dura de nuevo. Mientras yo hacía eso, el tío se quitó la camisa y debajo llevaba una de esas camisetas de aro que llevan los viejos ya amarillenta del uso que no se quitó. El olor a sudor ya era insoportable y yo ya no podía más, eso me superaba y para mí había sido suficiente, por lo visto, para él, no.

Tiró de mis piernas y me las subío a la altura de sus hombros, volvió a subirse la barriga para que yo por mi coño notara su glande rozarme. Al sentirlo, no pude más y me hice pipi sobre él. El tío gemía como un cerdo y seguía frotándome y frotándome, me daba asco, pero me corría una y otra vez sobre aquella meada y gorda polla, se retiró un poco y apuntando hacia mí me propinó una meada él tambien que, lejos de asquearme, me dio mucho gustirrinín que me diera sobre mi vulva caliente. Todo eso era demasiado, yo no podía imaginarme que el sexo fuera tan guarro y tan raro, pero allí estaba con las piernas bien abiertas para un tío que no se follarían ni las putas, ofrecida y abandonada, yo me desconocía.

“Vas a follar conmigo, mi pequeña… vas a ver como Antonio, te mete esta polla dentro de tu ser y sentirás el mayor de los placeres que tendrás en tu vida” Me tensé del miedo “follar, no, por favor, que yo no lo he hecho nunca! Sigamos con las caricias, lo que quieras, pero no me metas la polla, que me va a doler, por favor, no” El contesto: “precisamente voy a follarte porque no lo has hecho nunca y ahora vas a saber lo que es consolarse de veras, o crees que no te veo como inutilmente lo intentas con el dedito en tu habitacion? Te veo por la azotea del bloque de enfrente cada día y, créeme, he soñado con este momento cada tarde”

Me puse a gimotear pero él hizo caso omiso, volvió a acariciarme con el glande y volví a sentirme mojada hasta las rodillas del gusto, ya no sabía si me orinaba o me corría pero un dolor de pronto paralizó aquel frenesí. Antonio estaba tumbado sobre mí, su barriga me presionaba y pesaba como un mueble, su polla estaba dentro y era precisamente lo que me hacía daño. El estaba quieto y susurró que me tranquilizara, que aquello pasaba pronto, y , así fué, lentamente, comenzó un metesaca que, aunque al principio era algo molesto, luego me hizo perder el norte. Su polla entraba y salía cada vez más rápido y fuerte, sus huevos hacían ruido contra mi culo en cada embestida que se me hacía insostenible, jamás había sentido tanto gusto en mi cuerpo. Toda yo temblaba, gemía y abría más las piernas, quería sentirla toda, quería más, yo misma me sorprendí pidiendo eso, más.
Seguía el bombeo atroz, aquel hombre estaba lleno de potencia, me daba mucho gusto y sentía vértigo del placer, y , cuando me sobrevino uno de los miles de orgasmos que me hizo sentir, noté su polla que palpitaba siguiendo a continuación un mar de leche que inundaba mi cuerpecito delgado.

Se tiró encima mía como un plomo, aún jadeoso y con los ojos en blanco, babeaba y tenía la boca entreabierta, me lamió toda pero yo lejos de darme asco ya, estaba siendo suya del todo.
Me sacó la polla, bajó mi cabeza y yo la acabé de limpiar. “Ya no hace falta que me lave, me la has dejado muy limpita ya, anda, ponte esa ropilla que llevas y vete antes que nadie te vea que bajas de aquí, y ya sabes, cuando quieras, ven a verme”

Me puse el tanga rápidamente, estaba llena de leche que me caía piernas abajo cada vez que me movía, llena de babas del muy cerdo y olía casi tan mal como él, claro, si había retozado como una zorra entre sus brazos, como iba a estar? pues como él echa una guarra. Sentí mucha verguenza, asco de mi misma, como pude perder mi virginidad con un gordo de 60 años que no se lavaba? me había vuelto loca o que? Abrí la puerta de mi casa y llorando abrí la ducha donde me pasé horas, pero ya era tarde para mí, me había convertido en una adolescente con una experiencia muy fuerte y, aquello sin duda traería sus consecuencias

—-Capítulo 2—-
En la soledad de mi habitación, recordaba el revolcón con Antonio. Realmente era repugnante tener aquel oso encima de mí, sudoroso, partiéndome en dos trozos de aquella manera tan brutal, pero mi rajita de tan solo recordarlo, se mojaba por momentos, qué me estaba pasando? A mí aquello no me gustaba, me repetía a mí misma, no estaba bien y no se debería repetir, pero cuando me ponía mi nuevo tanga diminuto, no podía dejar de pensar en la tarde en la que perdí el virgo en manos de aquel obseso hará ya para 3 semanas.
Desde entonces, me volví más solitaria, aprovechando cada momento para masturbarme, me metía toda clase de objetos para consolarme y acallar mi sed de ser follada, cualquier cosa antes que aquello, algo tendría que servirme, no? pero no, nada me dejaba tan satisfecha como aquella cosota grandota que invadia mi intimidad mas absoluta.

Desde aquel día, no había vuelto a bajar a la piscina por no encontrarme con Antonio el portero al que evitaba. Trataba de salir a la calle cuando él no estuviera de servicio para no encontrármelo, pero hoy bajaría a la piscina a darme un chapuzón y el portero, como si no estuviera, pero estaba, en su habitáculo de portero, poniendo el correo en los buzones, distraido. Intenté pasar sin que me viera, aunque inconscientemente, deseaba que lo hiciera. Quizas por ello, ese día no me puse el pareo, solo llevaba mi tanguita, pero estaba tan caliente esos días que habría ido desnuda. En mi mente calenturienta, me imaginaba sin ropa por las calles y todos los desconocidos se me follaban sin piedad, ese estado había propiciado Antonio en mí.

“Espera” oí tras de mí, era su voz ronca y aguardentosa, no había duda, que querría? que verguenza sentí al notarme húmeda con sólo hablarme! me paré en seco y tan pegado a mí que podía sentir su polla en estado de erección absoluto, metió con descaro un dedo por el tanga. “Uhmmm, te siento húmeda, pequeña, es porque echas de menos a tu portero amigo? Te veo cada tarde meterte cosas en este agujerito e incluso has llorado de deseo, vente luego arriba, a mi casa, anda, que vamos a jugar. Ya sabes que yo juego fuerte” Le regalé un chorreón de líquido viscoso en su mano, me lo dió a lamer y cerrando los ojos de caliente, lo chupé. Me soltó y corriendo me fuí a la piscina.

No pude dejar de pensar en el episodio anterior sin que me mojara toda, sencillamente o me estaba volviendo loca o era una viciosa asquerosa, demasiado para mi edad, no imaginé que la vida estaba llena de aquellas cosas, no me apetecía nada ir con mis amigas, hablar de chicos e ir a las discotecas, a mí lo que me apetecía en realidad, si me oía a mí misma, era revolcarme con el portero y follar con él a todas horas, aquello me había gustado de veras, aunque no quisiera reconocerlo.
Mi madre intuyó que algo ocurría, yo no podía comer, estaba muy nerviosa, deseando salir corriendo a casa de Antonio, yo ya no podía màs.
“mami, voy a tomar el postre con las chicas”(refiriéndome a mis amigas) “Bien, hija, pero antes come, si no, no te vas” así que como pude engullí el puré de verdura y un poco de pescado, para que mi madre me dejara libre por fín.

Vestida con un leve vestidito de tirantes y gran escote de alegres estampados y unas sandalitas cómodas. Debajo, llevaba un tanga blanco y como no necesitaba sujetador, nunca lo usaba. A través del telefonillo interior avisé a Antonio que subía para que me viniera a buscar al ascensor, ya que para subir a la portería necesitaba de una llave. Le esperé en la planta baja nerviosa y, en cuanto se abrió la puerta y me metí en él, comenzó a besuquearme con aquella lengua gorda y viscosa con la que jugueteaba con mi propia lengua sin ningun tipo de pudor. Le ofrecí mi conchita con las piernas bien abiertas, él se tuvo que agachar un poco, por el tamaño de su barriga para con la polla poder resfregarme y, aún con el pantalón puesto, podía sentira vigorosa moverse encima de mí.

Me cogió en brazos, yo con mis piernas le rodeaba su gran cintura buscando aquel contacto tan ansiado y no parábamos de jugar con nuestras lenguas. De esa guisa entramos en su casa. Nada más entrar, me llevó al dormitorio. la cama estaba desecha, las sábanas amarillentas pero a mí nada me importaba, se me había ido la cabeza con la calentura. Antonio tiró de mi vestido hacia abajo, y, me echó a un lado el tanga, descubriendo una conchita hinchada de ganas de ser saciada y no se hizo esperar, noté su lengua gorda y babosa abrirse paso entre las paredes de mi coño, yo me retorcía del placer y gemía despavorida, estaba al borde de correrme cuando de pronto paró. Busqué con mis propias manos aquella polla que tanto ansiaba y no podía ni abrir la cremallera de su pantalón, él mismo me tuvo que ayudar. Respiraba entrecortadamente, estaba rojo y me sonreía “vaya, la nena hoy no dice no, verdad? la nena quiere que su amiguito le de su regalito” decía esto tocándose la polla de forma vulgar. Por fín la ví, tiesa, desafiante, toda para mí y sin dilación me la metí en la boca y mamé de forma golosa. Los dedos del hombre buscaban mi coñito hambriento y yo me abrí aún más si cabe, de piernas.
Esa era yo, una adolescente llena de vida y esta la tenía ante mí. Eso y no otra cosa era lo que yo quería, estaba salida perdida, para aquel tío yo no era una niña, como mis padres aún me veían, él me trataba como una mujer y me daba lo que sólo una mujer puede recibir.

Se tumbó en la cama y me hizo ponerle mi coñito en la boca, de esta forma yo podría comerle la polla cuanto me diese la gana. Me encantaba sentir aquel bocado tan magnífico dentro de mi pequeña boquita. El me decía que se la mojara entera, pero como no me cabía en la boca, tenía que hacer filigranas para poder ensalivarla por todo lo largo y ancho. Mientras mi coño lo tenía abierto completamente con las manos y su lengua me entraba y salía como si me estuviera follando. Yo estaba por las nubes y me corrí en su boca varias veces, pero cuando noté que su polla comenzaba a palpitar, Antonio me levantó de encima suyo y me colocó a mí bocarriba, abriéndome bien las piernas que yo a mi vez levantaba para facilitar más el contacto.
Llevantó su barriga que puso encima de la mía y la noté, noté su polla caliente y babosa de mi boca, la notaba resfregarme en la puerta de mi conchita y aquel contacto me hacía vibrar de emoción y gusto. Lloré, estaba avergonzada de lo que estaba haciendo, pero a la vez me estaba corriendo viva, los orgasmos se me escapaban uno tras otro de mi joven y aún inexperto coño. Antonio tenía los ojos en blanco, la boca entreabierta y pensé que iba a desmayarse, de pronto… de pronto todo me daba vueltas, los ojos se me voltearon y me sentí morir, por fin! por fin me la había metido! pero que gusto sentía al tener aquel trozo de carne que me llenaba entera y me llegaba hasta la cintura! No quería que ese momento se acabara jamás y grité…”OH, QUE GANAS QUE TENIA” Entonces comenzó el vaivén y ya me quedé prácticamente traspuesta. El no paraba de follarme, yo como ida entre jadeos susurraba, “más, más, dame más, por favor, más, no pares, no pares, dame más” y notaba que su polla iba y venía mas duro y fuerte. Nunca soñé que esa sensación existiera, eso era lo que iba buscando, follar como es debido, y, aún fué mucho mejor que la primera vez, que me pareció mucho más suave en relacíon a aquellos empujones infernales.

Pudo pasar más de una hora o un día entero, yo perdí la noción del tiempo y me quedé vacía cuando de pronto me la sacó. Me puse a llorar, no quería que me la sacara aún, Antonio como adivinando mis pensamientos me dijo “tranquila, aún no hemos empezado siquiera, que yo esta tarde no trabajo y podemos jugar cuanto quieras” Me dió media vuelta y me puso a cuatro patas en el borde de la cama. Mis tetas colgaban como campanas y, él desde atrás me las pellizcaba muy fuerte, casi haciéndome daño. Se situó tras de mí , de pié en el suelo y de pronto volví a notar su polla en la puerta de mi raja llena de flujos vaginales. Me agarré a la almohada que olía a rancio de no lavarla, pero para mí era como una balsa en un río revuelto, ya que si no me agarraba me caía con aquellos vaivenes que muy pronto volví a sentir. Cuando me metió la polla de nuevo, me sentí plena, así es como debía estar, cuando me la sacaba estaba vacía, y yo no quería estar vacía , queria que me llenara con aquel tronco maravilloso que saciaba todas mis ansias.

Me folló durante un buen rato, al tiempo que un dedo ensalivado se abría paso en mi culo. Hice ademán de quitarme, pero él me atrajo más hacia sí. “No te dolerá, tranquilita, porque hoy te irás de aquí hecha una mujer” Su promesa me hizo sentir mas cachonda y le entregué otro orgasmo más, el diez mil, por lo menos, yo había perdido ya la cuenta. Me sacó la polla de mi coño y noté el glande en mi culito, al tiempo que sus dedos ágiles, me abrian el coño y me seguían masturbando sin parar. Su polla grande se abrió paso de un sólo golpe en mi culo. Grité, me dolió muchísimo y lloraba de dolor, aunque mi coño salvajemente masturbado mitigaba gran parte de la tortura.
“Mejor así, nena, toda de golpe, porque ahora ya no te va a doler nada, ahora será un placer maravilloso” y así fué. Primero despacito, suave, movía su polla con sabios movimientos, luego mas aprisa. Sus dedos seguían masturbando mi coñito travieso y mi culo se moría de gusto con los apretones de su polla con movimientos cada vez más rápidos salvajes.
En una embestida brutal, sentí que el viejo me llenaba el culo de leche, me bombeaba como si me taladrase entre jadeos, tembloroso, me pellizcaba las tetas y el coño intermitentemente y me corrí casi a la vez con él.

Me sacó la polla del culo y caí de bruces contra la cama, cansada y dolorida, pero feliz, saciada y plena, pero él no acabó ahí, me metió la polla en la boca y pude comprobar que aún la tenía dura como el acero. Se tumbó en la cama y me obligó a sentarme encima de aquel falo inmenso siendo yo ahora la que le follaría. Estaba cansada, me sentía una muñeca rota, quería descansar y se lo dije “Tú has venido a ser satisfecha y no te irás sin saber con quien juegas, ya te dije, que apuesto fuerte” Sin saber por qué aquellas palabras me pusieron cachondísima y moví el culo buscando mi propio placer, buscando aquella polla que me entraba toda y casi podía sentir que me saldría por la boca.
Le cabalgué durante un buen rato y cuando estuve a punto de correrme otra vez, me sentí llena de leche de nuevo, esta vez en mi rajita. Caí sobre él que no paraba de besarme y de decirme “eres una diosa, maravillosa… nena… que rica estás” y de esta manera me quedé dulcemente dormida entre los brazos de mi portero.

—-Capítulo 3—-
Adiós mamá.
Despido a mi madre con esa voz aflautá de que me dotó la naturaleza y espero aún conservar durante unos pocos años más. Como si fuera una muchacha inocente y primerizamente vírgen, pero no se llegan a inmaginar mis papás las últimas experiencias que he tenido con ese hombre tan gordo, feo y desagradable que se ocupa del servicio de portería del edificio. Mamá me dice adiós con el gesto y esa encantadora sonrisa que he heredado de ella y que igualmente le muestro despidiéndola. Si supiera que en menos de lo que un semáforo se pone en verde esos conocidos labios van a estar masturbando una polla, y es más, no la polla de un príncipe azul o uno de los esbeltos, educados y simpáticos compañeros de clase que en ocasiones ha tenido la ocasión de “admirar” mi mamaíta cuando por una u otra cosa se ha cruzado con alguno de ellos.

Sino la polla del maldito portero, ese asqueroso Antonio que no rinde honor a tan clásico nombre que han hostentado desde profetas de la salvación, reyes, príncipes, científicos, actores, cantantes famosos… pero no, el Antonio con que me trato es un hombre pasados ya de trozo los 50 y a punto de sobrepasar la sucia, fea y maloliente línea de los 60.
Sin dudarlo un momento y aún con el pijama puesto salgo de casa y me acerco al ascensor. Antonio me ha dado una copia de la llave necesaria para activar en el ascensor el acceso a su piso, para que así cuando lo desee yo, sin necesidad de llamarle ni pedirle nada, y aún con la opción de darle una dulce y adolescente sorpresa, hacerle una visita.

Cuando llego a su puerta la llamo y sé que él sabe que soy yo pues practicamente nadie tiene acceso a esa puerta excepto el presidente de la comunidad, y este lo último que hará es dignarse a hacerle una visita. Nada más abrir me le lanzo a los brazos y lo morreo. Su lengua gorda y rasposa y su mal olor han terminado por agradarme porque es precisamente ese mal olor el que activa en mi cerebro mis receptores sexuales, que han aprendido a que poco después de sentir ese hediondo estímulo, mis partes sexuales van a sentir otro bastante más placentero estímulo, no desde el punto de vista ético de la tal que nos enseñan en la escuela, sino todo lo contrario. Sexo, perversión, suciedad, polla gorda, morena y sucia que se mete en mi primerizo chocho dando de si mis paredes vaginales para albergar a ese falo gordo y duro cual si fuera de un verdadero fauno.
< qué pasa perra, vienes a buscar a tu longaniza ¿quieres que te folle? – sí va, vamos a la cama. < no…hoy vamos a hacer otra cosa. Manolo me toma de la mano y nos movemos hacia el lavabo. ¿Qué diablos querrá? Me saca y se saca toda la ropa y sin esperar a que me pida nada me arrodillo ante él y le como la polla. Una grande polla que me duele tragar al máximo lo que puedo pero es eso mismo lo que quiero sentir, como le cuesta de entrar aún cuando él empuja y tomándome de la nuca me hace sufrir. < hoy te voy a enseñar una cosa nueva. Sacándome su polla de la boca le inquiero a qué se refiere. – a qué… cabrón. Con rudeza me toma de la mano y me levanta, me mete en la ducha y da el agua que de inmediato cae sobre mi. – aaaaaaaaaaah, está fría!!!!!! Trato de salir de la gélida cascada pero él me pega una leche que dejándome petrificada por su reacción me hace insensible a esa helada agua que me cae encima. – pero qué… < tranquila, espérate que ahora se calentará. Aunque le cueste sin duda el agua se termina calentando y eso lo agradece mi tensa piel que se empezaba a cuartear por la violenta sensación. Cuando ha adquirido una temperatura adecuada yo misma me regalo bajo su influjo para de alguna manera hacerme olvidar la violenta sensación pasada. Manolo también se mete en la ducha y me ordena que me agache. – sí claro, cielo, ahora te la como. Estoy mirando fijamente su polla a 10 centímetros de mis labios pensando en alguna inspiración original con que amenizar esta mamada cuando de esta empieza a salir un chorro de orín que me da en toda la cara. – eeeeeeh, uhmmmmppmps. Trato de apartarme y levantarme pero otra Leche me indica que esa no es la vía a seguir. -PLAS- – ¿Pero qué haces!!! < ¡estate quieta! – pero pero. < estate quieta… no quiero lamentarlo. El ardiente miedo que sube desde mis pies hasta llegando a mi cabeza me indica que lo mejor será obedecer a sus órdenes. – vale, haré lo que me digas. < arrodíllate. Me pongo de rodillas ya esperando lo que está por venir, pero no tengo remedio. Antonio pesa como 3 veces lo que peso yo y oponerme a cualquiera que sea de sus propósitos es más que absurdo y peligroso. Se me empieza a mear en la cara, yo cierro los ojos y siento como ese caliente líquido impregna todo mi rostro como el agua de la ducha que pasa a mezclárse con él. < así me gusta pequeña, como si fuera un helado de nata, está rico verdad… Yo no tengo intención a responderle nada, lo que me está haciendo es asqueroso y puede estar seguro que nunca más va a recibir la visita de su tierna vecinita que tantos recreos le ha propiciado. Entre ellos permitirle ser mi primer hombre, algo que aunque pueda parecer una estupidez, todas las hembras le damos un gran valor. No va a tirarse el resto de la tarde meando, esto es algo que se acaba, por lo que paciente espero que se le termine el suministro de orín. Pero de pronto me da un fuerte pellizco el moflete. < abre la boca. – no. Niego ladeándola sin abrirla. Me pellizca de nuevo el moflete pero esta vez con mucha más fuerza, seguro que me quedará la marca unos días. – Aaaaaaaaaaaaaaaah. Junto al mismo grito dejo la boca abierta dando paso al orín a que me llene la boca. Es por supuesto asqueroso y no sé como le puede haber dado a mi querido Antonio por hacerme una cosa así, pero de esta se va a acordar, voy a complicarle la vida mientras siga viviendo en este edificio y puede estar seguro que mi maligna mente le devolverá con alevosía este mal “trago”. Afortunadamente el orín no da para mucho más y en unos pocos chorros más dejo de sentir esa tibia fuente duchar mi cara. Cuando ha terminado me levanto y con el teléfono de la ducha aún soltando agua caliente me aclaro tanto la cara como todo mi cuerpo. Antonio se acerca a mi y extrañamente pretende besarme. – no. Pero me toma con rudeza la mano y temiéndome otra de sus represalias le termino concediendo en beso. Nos besamos cariñosamente bajo el agua que aún cae encima de nosotros y yo tengo verdaderas dudas de qué diablos está pasando y si me atreveré a hacer nunca más el amor con él, después de lo que me ha hecho. Antonio, peró, parece convenzidísimo de ello pues su comportamiento no dista en absoluto del que tiene habitualmente y me ha hecha tanto amar los embistes de su polla. Cierra el grifo de la ducha y ambos nos secamos un poco con un par de toallas. No parece haber perdido su mandatoria encima de mi y cuando me ve lista me vuelve a tomar de la mano y nos vamos a la habitación. Me tumba en la cama y. – ¿qué pretendes hacer? < follarte. – ¡después de mearte en mi cara! ni hablar! ahí te pudras. Le respondo furiosa, trato de levantarme pero un inesperado empujón vuelve a tenderme ante él, en medio de la cama. – ¿qué pretendes hacer, violarme? < nadie te va a violar pequeña, vamos a follar. Se estira encima de mi y me besa. En el fondo no estoy tan histérica como parece intento dar a parecer y sin mucho a temer asimilo su beso con la misma boca abierta con que suelo hacerlo. Al cabo de unos momentos e intentando yo, olvidar tan penosa experiencia le pregunto. – ¿por qué lo has hecho? Antonio se me separa y se sienta a mi lado. < no temas, ya lo verás…. Me toma del rostro y acercándose a mi con el mismo cariño con el que lo haría un príncipe azul después de salvar de las garras del dragón a su amada me vuelve a dar un beso. Yo me pierdo en él porque aunque temblando de la asquerosa experiencia de la ducha, Antonio fue el 1er hombre en besarme y no conozco de momento a nadie que lo haga mejor. Su beso va haciendo progresiones como es habitual hasta que empieza a bajar por mi cuello, empieza a sorber mis pezones. Yo no ceso de preguntarle. – pero por qué, por qué.. uhmmm. Él no me da respuesta alguna y prosigue su camino duchando con su lengua esa piel que hace un rato estaba impregnando con su repugnante orín. Termina sorbiéndome la almeja. Cuando me oigo a mi misma gemir, doy por olvidada la cabronada de la ducha, voy a hacer el amor con Antonio por mucho que me pese. Le tomo la cabeza para apretarla contra mi vagina, le hace falta un buen rato para elevar mi excitación al grado habitual pero termina consiguiéndolo hasta que llega el momento que me incorporo, le tomo la verga y meto en mi boca ese miembro maldito que hace apenas media hora se me estaba meando. Ni yo misma doy crédito al habitual sabor de su polla que siento en mi boca cuando ni hace un rato la estaba maldiciento y prometiendo que nunca más iba a ser adorada. Al mismo hombre a que bajo su tortura a los pies de la ducha prometía odio eterno y nunca más dirijirle la palabra, pero ahora le estoy comiendo la polla con la misma pasión que lo hice el primer día, la primera polla de mi vida. Cuando me veo satisfecha me incorporo de nuevo y con una angelical y receptiva actitud me tiendo ante él. – házmelo. Él se me sube encima y mientras me apunta el pene en la vagina nos besamos con pasión. Me es difícil precisarlo con lo desequilibrado que tengo el humor después de las vivencias pasadas pero da la sensación que nunca había estado tan mojada, porque su polla entra practicamente de golpe y sin ninguna sensación dolorosa. Me entrego a su follar, mis gemidos rompen practicamente los cristales de las ventanas pues nunca, ni la 1era vez, habían sido tan fuertes las sensaciones. Ahora mismo no hay esa habitual mezcla de placer y dolor sino que todo es exclusivamente placer. Toda su polla al entrar y salir de dentro de mi no hace más que maravillas. Si pudiera me escaparía de casa y me vendría a vivir con este hombre, pero mis papás terminarían descubriendo que su hija perdida vive en el mismo edificio, por lo que de momento tendré que contentarme con hacerle eventuales visitas. Hasta que cumpla los dieciocho, entonces haré lo que me salga de las narices. —-Capítulo 4—- Paloma sale del ascensor y nadie sabría viéndola de qué piso procede. Si de la planta baja procediendo de la calle o quien sabe de qué piso. La cruda verdad es que procede del ático, el apartado que pertenece al portero y al cual sólo él tiene acceso ¿pero como habrá obtenido Paloma la llave para subir a ese piso? que es tan sólo poseída por el mismo portero y eventualmente por algún administrador de la comunidad que no es por supuesto esta mozuela. Nadie lo sabría aventurar con seguridad de saber la certeza de que la muchacha procede de dicho ático y mucho menos aventurar la actividad sexual que ha mantenido la moza precisamente en estas últimas dos horas, en que tras abandonar su madre su domicilio para irse al trabajo, la mozuela se ha dirigido con la llave pertinente al ático para tener un contacto sexual con ese gordo, sucio, viejo y maloliente portero con el cual por cierto ya ha mantenido bastantes más de una docena de encuentros sexuales. Paloma fue desflorada casi por sorpresa hace unas semanas después de un inevitable encuentro con el portero en un tramo de las escaleras en que él le aplicó un sibilino estímulo sexual en su entrepierna, que rato después la invito a visitar al portero a su propio piso, haciendo por primera vez el amor con el ideológico “padre” del príncipe azul con que siempre había soñado. A menudo había tenido la muchacha sueños sobre cómo sería su primer amor, como un joven guerrero a lomos de un blanco corcel. Heredero de un gran reino y amado y adorado por todas las mozuelas de la villa, y con un padre rey y posesor de todo lo que el horizonte puede abarcar con la mirara y de lo cual una día sería reina. Y alguna similitud con su sueño ha tenido su muestra real: el príncipe azul no era este en concreto sino su ideológico padre (el rey/el portero de la comunidad) las pertenencias que heredaría con la boda no serían los horizontes que desde la almena pudiese divisar con la mirada, sino absolutamente nada, simplemente saberse amada por quien se ocupa de mantener la escalera limpia, las luces funcionando, en fin, algo diferente a la labor de impartir justicia entre sus súbditos y paz y libertad a su reino. Y no fue amada Paloma en una blanca y real alcoba sino que fue primeramente sobada a medio tramo de las escaleras y después follada en el sucio y maloliente piso del portero. Pero a quien le importa todo esto, los sueños siempre quedan en sueños y Paloma se ve realmente satisfecha después de haber follado durante dos horas con su pseudo-príncipe. De nuevo regresa a su casa la muchacha y después de follar tanto rato quizá puede hacer algo de provecho como estudiar u hablar con una amiga por teléfono. Una cosa es segura y es que el portero tiene el resto de la tarde libre quien sabe a qué despreciables y malolientes ocupaciones dedicarla. Antonio, el portero, se ve satisfecho por supuesto de haber establecido relación amatoria con la chica del tercero. Por lo general tienden a calentarle los cojones las diferentes muchachas de la comunidad y por fin ha podido follarse una. Un deseo utópico sería follárselas todas, una por cada día de la semana, y haber sido de todas ellas su primer amante. El primer amante de Paloma del tercero, el primer de Lucía del cuarto, el primer del Jazmín del quinto, o el primer de Johana del segundo. Pero Lucía es incluso quizá un poco demasiado pequeña para ser amada; aún no llega ni a los diez años. Para Jazmín, sería una gran aventura pero no sería por supuesto la primera de la bella universitaria que acumula amantes en sus recuerdos como acumula muescas en la empuñadura del revolver un viejo pistolero del lejano oeste. Pero sí quizá podría serlo para Johana, la muchacha del segundo que tendrá aproximadamente la edad de Paloma, quizá uno o dos menos. Y que tiene un similar espíritu explorador de la vida como lo tiene su vecina que por cierto podría mantener durante toda su vida. Johana vive en el segundo y mantiene cierta amistad con sus vecinas al igual que todas ellas, entre ellas. Pero no sabe por supuesto que su vecina del tercero ha sido follada varias veces por el portero de su misma residencia. No tiene este portero para Johana el carácter repulsivo que lo tenía en su día para Paloma y que fue cambiado, después de haber sido amada por él, a un lado opuesto de su escala de valores personales. De tenerlo como una sucia boñiga de heces que se ocupa del orden de la escalera, a tenerlo como su amante secreto, aquel que la inició en el arte del amor aún de una manera un poco sucia, hubiéndosele meado encima unas cuantas veces ya. Pero hubiendo conocido con ello unos que quizá hubieran permanecido desconocidos placeres para el resto de su vida como hubieran sido estes cuya aplicación, como su inicial seducción, fue aplicada a la fuerza. A Johana tanto le da, el portero. Es el señor que se encarga de la escalera y apenas se detuvo nunca a valorar su nivel como hombre como de tantos hombres que rodean su vida; padres, profesores, familiares, tenderos. Aún no ha llegado Johana a esa edad en que empiezas a catalogar a cada hombre según su belleza y de momento sólo adora la muchacha a sus ídolos musicales. Pero para Antonio, el portero, eso es diferente. Johana es una tierna muchacha seguro tan virgen como lo fue en su día Paloma y ve el hombre que realmente habría una posibilidad de poseerla. Amar una muchacha es como domar un caballo; cuando has domado uno ya le tienes pillado el ritmo al proceso y más o menos ya tienes unas señas para domar al siguiente que no se te hace tan difícil. Amar a Johana sería para Antonio como domar a un segundo caballo. Con la experiencia de Paloma ha conocido este con cercanía los sentires de las muchachas, sus maneras de pensar, de moverse, de desear cosas, de obtenerlas. Y Johana es una casi igual de joven moza que por supuesto guarda grandes parecidos internos y externos con su vecina del tercero. Hay varias posibilidades, piensa Antonio, de seducir a Johana y poder rasgar con ella otra muesca en su revolver. Después de la follada con Paloma el portero se toma un descanso y con un té ante él empieza a debatir las posibilidades conquistatorias de “la del segundo” Ahora mismo esta se encuentra sola, su madre con la que vive sola, se ha ido a trabajar para volver como es común al tarde a la hora en que llega la mayoría de vecinos también regresando del trabajo. Podría hacerle una visita, una seductora visita a Johana. Decidido a ello y después de su descanso, Antonio toma un par de cosas de un cajón y resuelto se dirige al piso de Johana. Al poco de llamar al timbre aparece esta ante su puerta. – hola señor Antonio, mi madre no está en casa, dígame. < hola guapa, estoy localizando las diferentes goteras que tiene el edificio para arreglarlas. ¿Podría entrar un momento para hacer una revisión? – no tenemos ninguna gotera, que yo sepa. < no bueno, no es exactamente localizar las goteras sino localizar la posibilidad de que estas surjan. Déjame echar una ojeada. – sí claro, pase. Cede paso la muchacha apartándose a un lado y da paso al portero de su comunidad. Antonio se dirige a donde está situado el balcón con la vecina siguiéndolo. Cuando llega a este, mira al techo como aquel que intenta localizar una inexistente gotera y se saca una correa y una pelota de goma del bolsillo. Johana observa con atención los manejos del portero y por supuesto que no comprende en absoluto el uso a que irán destinados esa correa y esa pelota. Eso serán cosas de grandes, piensa la muchacha, por lo que no le da importancia. A lo que sí da la pertinente importancia es a cuando el portero salta sobre ella y sin darle ni un segundo a reaccionar le introduce la pelota en la boca e inmediatamente la amordaza con la correa atada alrededor de su cabeza, enmudeciéndola hasta que le crea pertinente. Johana intenta fugarse del asalto pero los fuertes brazos del portero, acostumbrados a barrer la escalera a diario, sujetan fuertemente sus débiles brazos impidiéndole oponer toda resistencia a ese amordazamiento que le dará, como tendrá ocasión de comprobar después, el poder de hacerle lo que quiera durante el resto de la tarde. La muchacha intenta aún oponer cierta resistencia pero subyugada a una fuerza superior es arrastrada hasta su misma habitación y cerrada la puerta después de introducirse ambos. Johana mueve la cabeza de un lado a otro violentamente e intenta emitir algún sonido, pero la pelota en la boca impide toda emisión de socorro e incluso pedir, preguntar, por qué se le está haciendo eso. < ¡Mantente quieta! Clama Antonio con ira. Tal clamor consigue cierto resultado y Johana abandona todo intento de fuga. Mirándole a los ojos casi llorando la muchacha inquiere al portero qué demonios se supone que está haciendo. < tranquila, no pasará nada. Susurra este. Es más que utópico tratar de calmar a nadie en esta situación pero para la joven vecina no queda otra opción que, aceptar la invitación del portero a sentarse en su cama. Una vez sentados Antonio toma a la muchacha de un costado y la mira a los ojos. < no te preocupes, no va a pasar nada malo. Ella sin embargo vuelve a mover la cabeza de un lado a otro con violencia y trata sin éxito de emitir algún sonido. < tranquila… tranquila… Clama de nuevo el portero ayudando ahora su petición abrazando con pausa a la chica. Este la abraza y le acaricia la cabeza con calma con lo que consigue detener la histeria de esta. < no pasará nada… Vuelve a decirle mirándole los ojos. Esta vez Johana no tiene la violenta reacción de antes pero se sigue sintiendo a “saltar y morder” El portero se acerca a su rostro y con pausa empieza a dedicarle varios besos. -muac- -muac- -muac- -muac- Johana cierra los ojos no dando crédito a lo que está sucediendo. Está siendo víctima de una violación, de una de esas violaciones que son anunciadas por la televisión. Ahora ella y por quien menos se lo esperaba, el portero de su comunidad, está siendo víctima de un forzamiento sexual porque se supone que de eso se tratará, dentro de un rato terminará siendo follada por el macho terminando con ello su infancia de una forma brutal. Johana vuelve a ladear la cabeza de un lado a otro pidiendo clemencia, comunicando en gestos: ¡vete, déjame, váyase! Su provisional amante determina que hará falta un poco más de convencimiento para que la muchacha acepte la situación. Apartándose de nuevo pero sin retirar la mano de su hombro Antonio vuelve a hablar a su vecina con toda la suavidad que puede. < Johana, cielo, no va a pasar nada, no te follaré ni violaré ni nada de eso. Sólo nos daremos besos, como amigos. Abogando a lo prometido Antonio se vuelve a acercar al rostro de la muchacha y reinicia su pausado besuqueo. < no va a pasar nada -muac- nada -muac- nada -muac- sólo nos querremos. Las irresolubles ansias de huida de la chica parecen haber cesado totalmente. Visto está que no hay ninguna posibilidad y lo único que puede plantearse es vivirlo de la mejor manera. Por lo que haciéndose a la inevitable situación Johana cierra los ojos y siente los besos que se desplazan alrededor de su rostro. Las manos de su pretendiente tampoco han quedado quietas y ahora acarician con ternura su cintura. La muchacha siente unos cálidos besos que se desplazan alrededor de su rostro y unas tiernas manos que le acarician la cintura, por un momento le gustaría tener libre la boca para poder asumir esos besos pero no descubre ninguna forma de decirlo amordazada como está. El besuqueo de su adorador prosigue con una perturbadora calidez, así como las diferentes caricias que siente alrededor de su cuerpo ninguna de ellas aplicada con rudeza ni vulgaridad sino precisamente como siempre había soñado que se lo haría su verdadero amor. Cuando el rostro del portero desciende a besarle el cuello Johana no puede hacer más que dejar que su cuerpo haga la que le pide la naturaleza y abrazándolo por su ancha espalda da por fin permiso a su secuestrador para darle el cariño como lo considere oportuno. El rostro del portero va besando el cuello de la muchacha a la vez que desciende, desabotonando varios de ellos de la camisa y dando los primeros signos de que más abajo hay un par de tiernos bultos coronados por unos rosados y primerizos pezones. El portero libera los pechitos de su pequeño sosten y empieza a sorberlos consiguiendo que la muchacha no cierre los ojos por miedo o temor, sino para sentir más intensos esos primeros besos de hombre que están recibiendo sus pechos. La mano derecha de la muchacha peca de revelar la dignidad que toda hembra está acostumbrada a ocultar y tomando la cabeza del varón la acaricia agradeciéndole el gracioso trato que le está dedicando. Sintiendo la caricia de la mano de la muchacha en su cabeza Antonio se da cuenta que la tiene en el bote. Se incorpora y desamorzadando la moza y lanzando la pelota de goma que a la fuerza le introdujo, al suelo, da por fin un primer beso a la chica con total consentimiento de esta. Johana tiene dificultades para abrazar el ancho tronco de su portero pero aún así lo hace lo mejor que puede con el poco cariño que hasta el momento ha aprendido a dar. La relación de ambos vecinos toma las habituales etapas que les suele tomar a una pareja de enamorados; primero se desnudan, él le come el sexo, ella hace lo mismo un rato después hasta que en un arrebato de pasión y valentía él le introduce el miembro en el orificio vaginal por muy virgen que sea este. Cuando al cabo de ese rato de adoraciones y caricias el pene se le introduce, sabe ella que el esperado momento por fin ha llegado, por fin ha conocido de quien se trataba el príncipe azul en que tanto soñó…. y tan cerca que lo tenía……….. tan cerca………… La cintura del portero salta encabritada encima de las abiertas piernas de la muchacha. – aaaaaah aaaaaah aaaaaah aaaaaah aaaaaah aaaaaah. Es tan grande, y dura, y le ha hecho tanto daño al entrar, pero ahora le gustaría tenerla para siempre más dentro de si. La muchacha espera no tener que compartir a su amante con nadie.. y quien querría coger con este hombre viejo, sucio, gordo y maloliente…

DE PIADOSA CATÓLICA A AMANTE LUJURIOSA DE MI YERNO

HOLA, ME LLAMO REGINA. TENGO 52 AÑOS, SOY TRIGUEÑA Y VOLUPTUOSA. MI CULO ES DESCOMUNAL, TENGO 145 CMS DE CADERA. MIS NALGAS SON GORDÍSIMAS Y SUPER VOLUMINOSAS. HASTA HACE 5 AÑOS MI CULO ERA VIRGEN.
YO ME CRIÉ EN UN HOGAR SUPER CONSERVADOR Y SUPER CATÓLICO. CASI ME HAGO MONJA, PERO CUANDO TENÍA 2 AÑOS COMO NOVICIA MIS PADRES ME SACARON Y ME CASARON A LA FUERZA. PRÁCTIMENTE ME VENDIERON AL QUE HOY ES MI ESPOSO Y PADRE DE MIS DOS HIJAS. NO ES FÁCIL PARA MÍ RELATAR ESTO PERO LO VOY A HACER PARA DESAHOGARME PORQUE NI AUN ME HE ATREVIDO A CONTÁRSELO AL PARROCO EN SECRETO DE CONFESIÓN.
EL HOMBRE QUE ME “OBLIGA” A SER SUYA CADA VEZ QUE QUIERE ES GIOVANI, MI YERNO DE 38 AÑOZ DE EDAD. ÉL ES ALTO Y BIEN MUSCULOSO, ATRACTIVO Y EXTRAORDINARIO EN LA CAMA.
TODO INICIÓ EN UNA SEMANA SANTA QUE DE SANTA NO TUVO NADA. MI ESPOSO DECIDIÓ VIAJAR AL PUEBLO DONDE VIVE MI SUEGRA. YO NO PUDE IR PORQUE ESTABA COMPROMETIDA CON LOS ACTOS DE LA SEMANA SANTA DE LA PARROQUIA DEL BARRIO. MI HIJA SE FUE CON SU HIJO Y MI YERNO SE QUEDÓ SUPUESTAMENTE PARA CORREGIR VARIOS TRABAJOS DE SUS ALUMNOS DE LA UNIVERSIDAD. MI HIJA, POR TANTO, ME PIDIÓ QUE LO ATENDIERA EN TODO. VIVIMOS EN LA MISMA CASA Y NUESTRA CONVIVENCIA SIEMPRE HABÍA SIDO BUENA Y MUY CERCANA, PERO NUNCA TAN CERCANA COMO AHORA.
DESPUÉS QUE SE FUERON, EL SÁBADO ANTES DEL DOMINGO DE RAMOS, EN LAS HORAS DE LA TARDE EMPEZÓ LA “VIOLACIÓN” SISTEMÁTICA MÍA. RECUERDO QUE ESTABA EN LA COCINA SOLA LAVANDO LA LOZA CUANDO SENTÍ QUE GIOVANI CERRÓ LA PUERTA DE LA CASA. YO SEGUÍ HACIENDO EL OFICIO SIN PERCATARME QUE MI YERNO HABÍA ENTRADO TOTALMENTE DESNUDO A LA COCINA PARA VIOLARME. DE REPENTE SENTÍ CUANDO ÉL ME ABRAZÓ DE ESPALDAS. SU ENORME Y GORDO PENE ME LO RECOSTÓ EN MI CULO. INTENTÉ QUITARLO PERO NO PUDE.
ÉL ESTABA DECIDIDO A HACERME SUYA A CUALQUIER COSTO. ALLÍ MISMO ME ROMPIÓ EL VESTIDO, Y QUEDÉ CON UNA CAMISILLA Y LA ENAGUA, CLARO DEBAJO TENÍA MI BRASIER Y MI PANTI SEÑORERO. YO NO SABÍA QUÉ HACER NI QUÉ DECIR. ESTABA EN SHOCK Y ME QUEDÉ TOTALMENTE PETRIFICADA SIN DEFENDERME NI LUCHAR.
ÉL APROVECHÓ MI ESTADO PARA DECIRME ALGO QUE NUNCA VOY A OLVIDAR.
G: SABES ALGO SUEGRITA, LLEVO AÑOS ESPERANDO ESTE MOMENTO. TE HE DESEADO COGER DESDE QUE TE VÍ POR PRIMERA VEZ Y HOY TE VOY A DEMOSTRAR QUE COMO YO TE DESEO NINGÚN OTRO HOMBRE EN EL MUNDO NI MI SUEGRO TE HA DESEADO JAMÁS.
EN ESE MOMENTO ME QUITÓ LA CAMISILLA Y LUEGO LA ENAGUA. DESPUÉS ME CONDUJO DE LA MANO A MI CUARTO Y ALLÍ PROCEDIÓ A DESABROCHARME EL BRASIER, Y LUEGO ME QUITÓ EL PANTI. QUIERO ACLARARLES AQUÍ QUE HASTA ESE MOMENTO DE MI VIDA NUNCA NADIE, NI SIQUIERA MI ESPOSO ME HABÍA VISTO DESNUDA NI ME HABÍA DESNUDADO. EL SEXO CON MI ESPOSO FUE SUPER CONSERVADOR. YO ME LEVANTO LA BATA DE DORMIR HASTA LA CINTURA DEBAJO DE LA SÁBANA, ÉL HACE LO MISMO, LUEGO YO CON MIS PIERNAS ESTIRADAS HACIA ABAJO Y ALGO ABIERTAS LO RECIBÍA ENCIMA DE MÍ. YO TOMO SU PENE Y LO UBICO EN MI VULVA Y ÉL PROCEDE A PENETRARME HASTA QUE TERMINA EN CUESTIÓN DE DOS O TRES MINUTOS. ASÍ FUE SIEMPRE. EL PLACER SEXUAL SEGÚN ME HABÍAN ENSEÑADO ERA PROHIBIDO Y PECADO PARA UNA MUJER DECENTE. SÓLO LAS PROSTITUTAS LO HACÍAN POR PLACER.
COMO JAMÁS ME HABÍA DEPILADO LA VULVA, ÉSTA SE ENCONTRBA BIEN PELUDA. MI YERNO ME ACOSTÓ EN LA CAMA E INICIÓ LA “VIOLACIÓN” BESÁNDOME EN LA BOCA POR VARIOS MINUTOS; LUEGO, EMPEZÓ A BESARME EL CUELLO Y A CHUPÁRMELO. FUE MUY EXTRAÑO PARA MÍ EL SENTIR AQUEL COSQUILLEO SUPER AGRADABLE. YO CERRÉ MIS OJOS PARA EVITAR SEGUIR SINTIENDO ESA SENCACIÓN TAN PLACENTERA, PERO FUE INÚTIL. POR EL CONTRARIO, EL PLACER AUMENTÓ HASTA EL PUNTO QUE MI VULVA POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA EMPEZÓ A LUBRICAR Y A MOJARSE BASTANTE.
SIN EMBARGO, EN EL MOMENTO EN QUE MI YERNO BAJO PARA BESARME LOS SENOS, EL PLACER SOBREPASÓ LOS LÍMITES DE AGUANTE Y EMPEZÉ A RETORCERME INVOLUNTARIAMENTE. LA LUCHA FUE FEROZ. MI MENTE ODIABA EL MOMENTO Y PELEABA PARA NO SEGUIR SINTIENDO ESO, Y MI CUERPO ESTABA ENTREGÁNDOSE TODO A ESE PLACER Y SIN DESEOS DE QUE TERMINARA.
DESPUÉS, MI YERNO SE DETUVO Y ME MIRÓ A LOS OJOS Y ME DIJO:
G: REGINA, VOY A HACERTE ALGO QUE DE SEGURO JAMÁS HAS EXPERIMENTADO Y QUE TE GUSTARÁ TANTO QUE NO VAS A QUERER QUE TERMINE.
ENTONCES ÉL PROCEDIÓ A ABRIRME LAS PIERNAS DE PAR EN PAR COMO SI YO FUERA A PARIR. MI ENORME Y BIEN PELUDA VULVA QUEDÓ TOTALMENTE EXPUESTA Y ABIERTA ANTE ÉL.
G: TIENES EL CHOCHO MÁS GRANDE, GORDO Y PELUDO QUE HAYA VISTO EN MI VIDA. Y HE VISTO MUCHÍSIMOS. PERO ESTE ENORME CHOCHO QUE TÚ TIENES ESTA FUERA DE CONCURSO. ES EL MÁS PELUDO DE TODOS. TIENES EL CLÍTORIS BIEN GRANDE Y LOS LABIOS DE TU CHOCHO SON BIEN GRANDES. UFF! QUE DE BUENAS QUE SOY YO.
INICIÓ BESÁNDOME EL BELLO PÚBICO DESDE ARRIBA HASTA ABAJO PERO MUY LENTAMENTE. YO SENTÍ QUE IBA A ESTALLARME LA CABEZA POR EL GRAN PLACER QUE EXPERIMENTÉ. TAN FUERTE FUE EL PLACER QUE MIS ARQUEADAS FUERON BIEN GRANDES Y EMPEZÉ A GEMIR PLACENTERA Y DESCONTROLADAMENTE. HASTA QUE GIOVANI ME EMPEZÓ A CHUPAR EL CLÍTORIS. LOS 47 AÑOS QUE TENÍA EN ESE ENTONCES SIN SENTIR UN ORGASMO (NO TENÍA NI IDEA DE QUE LO QUE SENTÍ EN ESE MOMENTO SE LLAMABA ASÍ, NI TAMPOCO MIS CASTOS OÍDOS HABÍAN ESCUCHADO ESA PALABRA) LLEGARÓN A SU FIN CUANDO ME VINE, ME CORRÍ A CHORROS EN LA BOCA DE MI YERNO.
YO LO TOMÉ CON MIS MANOS, QUE HABÍAN PERMANECIDO QUIETAS HASTA ESE MOMENTO, Y LO EMPUJÉ HACIA MI VULVA PARA QUE NI PARARA NI SE QUITARA DE ALLÍ. LAS CORRIDAS QUE ME HIZO SENTIR FUERON INCONTABLES Y MARAVILLOSAS. ME SENTÍA EN MI MENTE BIEN SUCIA, PECADORA, UNA PERRA, UNA ZORRA, UNA PUTA. PERO EN MI CUERPO ME SENTÍA, POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA, ORGULLOSA DE HABER NACIDO MUJER, DESEOSA DE SEGUIR Y DE QUE NUNCA TERMINARA MI YERNO.
EN ESE MOMENTO, ÉL SE DETUVO Y ME VOLTEÓ BOCA ABAJO. ALLÍ ÉL EMPEZÓ A BESARME TODA LA ESPALDA HASTA QUE LLEGÓ A MI ENORME CULO. MIS NALGAS LLENAS DE CELULITIS PERO DURAS QUEDARON DESPLEGADAS ANTE ÉL. CREÍ QUE NI ME LAS TOCARÍA, PERO ÉL NO SÓLO EMPEZÓ A TOCÁRMELAS SINO TAMBIÉN A CHUPÁRMELAS, LAMÉRMELAS Y BESÁRMELAS CON GRAN LUJURIA Y PASIÓN DESENFRENADA. EN ESE ENTONCES SENTÍ QUE EL DESEO DE MI YERNO POR MI ENORME CULO ERA MAYOR QUE EL QUE SENTÍA POR MI PELUDA Y GORDA VULVA. FUE MARAVILLOSO SENTIR SU LENGUA LAMIENDOME LAS NALGAS CENTÍMETRO A CENTÍMETRO. EN UN INSTANTE ME EMPEZÓ A MOVER DE TAL FORMA QUE SUPE QUE DESEABA PONERME EN CUATRO, ASÍ QUE YO BIEN SUMISA LO HICE.
ME METIÓ LA LENGUA DENTRO DE MIS NALGAS Y FORZADAMENTE ME LAMIÓ POR PRIMERA VEZ MI VIRGEN ANO. YO GRITÉ DE TAL FORMA QUE ÉL ME HABLÓ ASÍ:
G: ¿TE GUSTÓ? DIME LA VERDAD, POR FAVOR.
R: SÍ. ME GUSTÓ. PERO NO QUIERO QUE SIGAS, YA NO CONTINUES, POR FAVOR. DÉJALO HASTA AQUÍ. TE PROMETO QUE NO LE DIRÉ A NADIE SOBRE ESTO.
G: NO, MI AMOR. TE LO JURO QUE NO PUEDO COMPLACERTE CON ESO. SI NO TE POSEO AHORA ME MORIRÉ. ESTO ES ALGO DE VIDA O MUERTE. ESTOY AGONIZANDO DE HAMBRE Y SED DE TI REGINA. POR ESO VOY A SEGUIR HASTA EL FINAL. Y SI DESPUÉS DE TODO ESTO QUIERES REVELARLO A LA FAMILIA Y METERME PRESO POR VIOLARTE, HAZLO. NO ME IMPORTA IR A LA CÁRCEL CON TAL DE CONSEGUIR LO QUE POR AÑOS HE ESTADO DESEANDO HACERTE.
ALLÍ REALIZÓ UNA LAMIDA DE MI ANO SUMAMENTE SUCIA Y DEPRAVADA, PERO INTENSAMENTE PLACENTERA. ÉL ENTERRÓ SU CARA ENTRE MIS GORDAS NALGAS Y CON SU LENGUA Y LABIOS ME CHUPÓ EL ANO MAGISTRALMENTE. YO GRITABA DE PLACER Y ME ESTREMECÍA CON VIGOR.
LUEGO DE ALGUNOS MINUTOS SE DETUVO Y SE ME ACERCÓ POR LA RETAGUARDIA PARA COLOCARSE EN POSICIÓN DE PENETRACIÓN. UBICÓ SU ENORME PENE EN LA BIEN HÚMEDA RAJA DE MI PELUDA Y GORDA VULVA. YO NO HABÍA SENTIDO ALGO ASÍ CON EL PENE DE MI ESPOSO PUESTO QUE ÉSTE ES BIEN PEQUEÑO EN COMPARACIÓN CON EL DE MI YERNO. DESPUÉS DE 5 AÑOS DE SER “VIOLADA” CASI 5 VECES SEMANALMENTE POR MI YERNO HE LLEGADO A CALCULAR QUE SU PENE MIDE UNOS 23CMS Y EL DE MI ESPOSO SÓLO 11 CMS. EL DE MI YERNO ES DE 3 A 4 VECES MÁS GORDO QUE EL DE MI ESPOSO Y EL COITO O POLVO CON MI YERNO DURA ENTRE 45 A 60 MINUTOS Y EL COITO CON MI ESPOSO NO PASA DE 3 MINUTICOS.
DE UN SOLO ENVIÓN LO CLAVÓ, METIÓ, EMPUJÓ CON TODAS SUS FUERZAS DENTRO DE MI VULVA. MI VAGINA LO RECIBIÓ ACOGEDORAMENTE DENTRO DE ELLA. NO ME DOLIÓ A PESAR DEL GRAN TAMAÑO DEL PENE. POR EL CONTRARIO, EL GUSTO Y PLACER FUERON BIEN FUERTES. MI GRITO FUE ENSORDECEDOR Y EL DE MI YERNO TAMBIÉN. ÉL INICIÓ LOS IMPULSOS CON TRANQUILIDAD SACÁNDOME SÓLO UNOS 2 o 3 CMS Y LUEGO ME LO HUNDÍA HASTA EL TOPE RESTREGÁNDOME SUS DOS TESTÍCULOS O COMO SI TAMBIÉN ME LOS QUISIERA METER. A LOS 5 0 6 MINUTOS DE ESO SENTÍ EL PLACER SUMO CUANDO ME CORRÍ BESTIALMENTE GIMIENDO Y DICIÉNDOLE A MI YERNO:
R: ASÍ, ASÍ, MÁS RÁPIDO, MÁS DURO, VAMOS, VAMOS, AHÍ, AHÍ, AHÍ, SÍ, SÍ, SÍ, SÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍ…..
ÉL NO SE DETUVO POR MI ORGASMO. TODO LO CONTRARIO, ACELERÓ EL PASO PARA QUE YO ME VOLVIERA A VENIR RÁPIDO. Y ASÍ FUE. EL SEGUNDO ORGASMO FUE COMO A LOS TRES MINUTOS DEL PRIMERO.
ÉL SE MANTUVO DETRÁS DE MÍ COMO POR 30 MINUTOS HACIÉNDOME SUYA. ENTONCES ME SACÓ TODO SU PENE Y ME PUSO BOCA ARRIBA. ALLÍ ME ELEVÓ LAS PIERNAS POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA Y LAS UBICÓ EN SUS HOMBROS. MI GORDA Y PELUDA VULVA ESTABA TOTALMENTE DILATADA Y EMPAPADA AL IGUAL QUE MIS PIERNAS. YO LE PEDÍ ALGO REALMENTE NUEVO PARA MÍ:
R: GIOVA, POR FA, MÉTEMELA DE NUEVO TODITA Y HAZMELO BIEN DURO QUE ME GUSTÓ MUCHO CUANDO ME LO HICISTE ASÍ AHORITA.
G: ESTÁ BIEN MI AMOR.
YO TOMÉ CON MI MANO DERECHA ESA ENORME FUENTE DE PALCER LLAMADA PENE Y LO PUSE EN MI PERFORADA Y HUECUDA VULVA Y ÉL ME LO METIÓ NUEVAMENTE TODITO. SUS GRANDES HUEVOS ME GOLPEARON EL GRAN CULO QUE TENGO CON SUMA FUERZA. ALLÍ ÉL ME COMPLACIÓ COGIÉNDOME COMO SE LO PEDÍ. LOS ORGASMOS NO SE HICIERON ESPERAR. ME VENÍA UNA Y OTRA VEZ. TODOS LOS ORGASMOS QUE ESTABAN REPRESADOS DENTRO DE MÍ DURANTE LOS 47 AÑOS DE VIDA QUE TENÍA EN ESE ENTONCES EMPEZARON A SALIR SIN CONTROL UNO TRAS OTRO.
DE REPENTE GIOVA SE DETUVO Y ME MIRÓ DIRECTAMENTE A LOS OJOS Y ME HABLÓ DICIENDO:
G: REGINA, YA ME VOY A VENIR. ASÍ QUE PREPÁRATE QUE VOY A DESCARGAR DENTRO DE TI TODA LA LECHE QUE POR TANTOS AÑOS HE MANTENIDO DENTRO DE MÍ.
EN ESE INSTANTE YO MIRÉ EL RELOG QUE TENGO EN MI CUARTO Y YA HABÍA PASADO MÁS DE UNA HORA DESDE QUE GIOVANI ME EMPEZÓ A PENETRAR.
ÉL SIGUIÓ CON GRAN PASIÓN HASTA QUE LITERALMENTE ESTALLÓ DENTRO DE MI VAGINA, INUNDÁNDOLA POR COMPLETO CON UNA SUPER DESCARGA DE SU ESPESO Y CALIENTE SEMEN. ÉL GRITABA Y GEMÍA COMO LOCO. YO LO RECIBÍ DENTRO DE MÍ CON GRAN PLACER. NUNCA HABÍA SENTIDO EL SEMEN DE MI ESPOSO, PERO EL DE MI YERNO SÍ QUE LO SENTÍ Y LO DISFRUTÉ. MI YERNO CAYÓ AGOTADO ENCIMA DE MÍ, ME SOLTÓ LAS PIERNAS Y YO LO ABRACÉ FUERTEMENTE. POR VARIOS MINUTOS NOS QUEDAMOS ASÍ. ENTONCES ÉL SE LEVANTÓ Y ME SACÓ SU PENE YA FLÁCIDO Y LECHOSO. MI VULVA QUE TENÍA UN ORIFICIO BASTANTE GRANDE EMPEZÓ A BOTAR TODA ESA ENORME CANTIDAD DE SEMEN. MIS NALGAS QUEDARON EMPAPADAS DE ESE SEMEN. LA SÁBANA TAMBIÉN SE HUMEDECIÓ. NOS FUIMOS PARA EL BAÑO Y NOS LIMPIAMOS EN SILENCIO. CUANDO SALIMOS DEL BAÑO NOS CAMBIAMOS Y YO LE HABLÉ ASÍ:
R: GIOVANI, QUIERO PEDIRTE QUE POR NADA DEL MUNDO LE DIGAS A NADIE ESTO QUE PASÓ AQUÍ. ME GUSTÓ MUCHO LO QUE ME HICISTE SENTIR, REALMENTE FUE MUY PLACENTERO, PERO YO SOY UNA MUJER DECENTE, CATÓLICA Y CONSERVADORA; ADEMÁS, ESTOY CASADA Y TÚ ERES MI YERNO, Y SERÍA MUY VERGONZOSO PARA MÍ QUE ALGUIEN SE LLEGASE A ENTERAR DE ESTO. ASÍ QUE POR FAVOR, MANTENLO EN SECRETO, PORQUE YO DE MI PARTE NO LE DIRÉ A NADIE QUE BUENO, QUE TÚ ME EMPEZASTE A VIOLAR Y QUE AL FINAL YO TAMBIÉN FUÍ PARTICIPE DE ESTE ADULTERIO. MEJOR DICHO QUE TAMBIÉN LO DISFRUTÉ. ¿SÍ?, ¿POR FA?
G: REGINA, SÓLO TE PUEDO DECIR QUE LO QUE HICE LO HICE POR DESESPERO, PORQUE EN REALIDAD DESEABA HACERTE MÍA CON DESESPERACIÓN. ESTO ERA ALGO QUE YA NO PODÍA SEGUIR CONTROLANDO. ASÍ QUE TE PIDO QUE ME PERDONES. NO QUERÍA HACERTE DAÑO, NI MALTRATARTE. Y BUENO YO TE PROMETO QUE JAMÁS NADIE SE ENTERARÁ QUE HICIMOS EL AMOR O QUE TUVIMOS EL MÁS EXTRAORDINARIO SEXO DEL MUNDO.
R: BUENO EN REALIDAD NO ME MALTRATASTE. A PESAR DE TENER EL…, MEJOR NO SIGO.
G: YA QUE ESTAMOS HABLANDO EN CONFIANZA DIME TODO YA QUE ESTO DE AQUÍ NO SALDRÁ.
R: ESTÁ BIEN. A PESAR DE QUE TIENES EL PENE BIEN ENORME NO ME MALTRATASTE LA VULVA.
G: ¿NO TE DOLIÓ ENTONCES?
R: NO PARA NADA.
G: ENTONCES, ¿TENGO EL PENE MÁS GRANDE QUE MI SUEGRO?
YO LE SONREÍ COMO APENANADA Y LE ASENTÍ CON LA CABEZA.
G: SENTÍ CUANDO TE VENÍAS. ¿ESO FUE REAL?
R: CLARO QUE SÍ. TE JURO POR LO MÁS SAGRADO QUE YO JAMÁS HABÍA EXPERIMENTADO ALGO ASÍ. AL PRINCIPIO NO TE NIEGO QUE ME SENTÍ SUCIA Y COMO UNA…, PUTA. PERO LUEGO ME DEJÉ LLEVAR POR TI Y POR EL PLACER QUE ME ESTABAS PROVOCANDO POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA.
YO SEGUÍ RELATÁNDOLE MI HISTORIA SEXUAL CON MI ESPOSO PUNTO POR PUNTO Y ÉL ME EXPRESABA LO ORGULLOSO QUE SE SENTÍA AL SABER QUE ÉL HABÍA SIDO EL PRIMERO EN HACERME VERDADERAMENTE MUJER EN LA INTIMIDAD.
DESPUÉS DE VARIOS MINUTOS ASÍ, ÉL ME PROPUSO ALGO:
G: REGI, YA QUE ESTAMOS SOLOS AQUÍ EN LA CASA ME GUSTARÍA PROPONERTE QUE SIGUIERAMOS HACIENDOLO TODA LA SEMANA. ¿TÚ QUÉ DICES?
R: DEBES ESTAR LOCO. TÚ SABES QUE ESTO PASÓ FUE POR QUE TÚ ME OBLIGASTE. ADEMÁS, ES SEMANA SANTA Y YO SOY UNA DE LAS ORGANIZADORAS DE LOS EVENTOS EN LA PARROQUIA. YO NO VOY A IR A LA PARROQUIA SIENDO UNA ADÚLTERA EMPEDERNIDA.
G: ES DECIR QUE ME VA A TOCAR VIOLARTE TODA LA SEMANA YA QUE TÚ NO ME DEJAS MÁS OPCIONES. ¿ESO ES LO QUE QUIERES? ACASO ¿NO TE GUSTARÍA SEGUIR TENIENDO LOS ORGASMOS QUE SOLO YO TE HE HECHO SENTIR?
R: BUENO, NO ES ESO. ES QUE NO DESEO LUCHAR CON MI CONSCIENCIA. TE PUEDES IMAGINAR CUANDO YO ESTÉ EN LOS ACTOS DE LA PARROQUIA Y RECUERDE TODO LO SUCIO Y PECAMINOSO QUE HICIMOS AQUÍ. VOY A SENTIR QUE TODOS ME ESTAN MIRANDO, AUNQUE NO SEA ASÍ.
G: PERO YO TODAVÍA TE DESEO CON DESESPERACIÓN. ¿TÚ A MÍ NO?
R: SÍ, YO TAMBIÉN QUIERO SEGUIR CONTIGO HACIÉNDOLO SIEMPRE. PERO, Y SI NOS DESCUBREN. LO MEJOR ES QUE ESTO NO VUELVA A PASAR.
YO DE TONTA LE DÍ LA ESPALDA PARA SALIR DEL CUARTO Y FUE CUANDO ÉL ME VOLVIÓ A TOMAR CON SUS FUERTES BRAZOS. ME DIJO LO SIGUIENTE:
G: MI AMOR, NO PUEDO DEJARTE IR. EN REALIDAD TE VOY A CONFESAR ALGO QUE HE MANTENIDO OCULTO POR AÑOS. YO ESTOY PERDIDAMENTE ENAMORADÍSIMO DE TI. SIEMPRE LO HE ESTADO. TE AMO CON LOCURA, CON LUJURIA, CON DESENFRENO, SIN LÍMITES. SI YO ME CASÉ CON TU HIJA FUE PARA PODER ESTAR CERCA DE TI. POR AMOR ÚNICAMENTE A TI. YO NO PUEDO VIVIR SIN TI. ACASO NO LO SENTISTE CUANDO TE HACÍA EL AMOR, CUANDO TE POSEÍA EN CARNE VIVA.
R: GIOVA NO. TÚ NO PUEDES ESTAR ENAMORADO DE MI. ESO ES PECADO.
Y: NO ESTO ES AMOR, AMOR PURO, DEL BUENO, DEL QUE SE SIENTE SÓLO UNA VEZ EN LA VIDA. Y YO LO SIENTO SÓLO POR TI.
ENTONCES ÉL ME VOLTEÓ Y ME MIRÓ DIRECTAMENTE A LOS OJOS. Y SIN PALABRAS, SÓLO CON SU MIRADA ME DIJO QUE ME AMABA. YO LO VÍ EN SUS OJOS. FUE ALGO BASTANTE TIERNO. Y ALLÍ ME BESÓ EN LA BOCA. TODO MI CUERPO LO SINTIÓ. YO NO PUDE SEGUIR RESISTIÉNDOME MÁS Y VOLVÍ A CAER OTRA VEZ EN SUS BRAZOS PARA NUNCA MÁS VOLVER A SALIR DE ALLÍ.
GIOVANI ME VOLVIÓ A DESNUDAR Y A DESNUDARSE ÉL. LUEGO SE ACOSTÓ BOCA ARRIBA Y ME SEÑALO PARA QUE YO ME SUBIERA ENCIMA DE ÉL Y ME INTRODUJERA TODO SU ENORME PENE UNA VEZ MÁS DENTRO DE MI ENORME VULVA. Y ASÍ LO HICE. EL PLACER FUE INTENSO. POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA EMPEZÉ A CABALGAR ENCIMA DE ÉL. EL PLACER SE APODERÓ DE MÍ A TAL PUNTO QUE MIS GRITOS DE PLACER FUERON DESCARADOS Y SUCIOS. NO ERA YO, ERA OTRA MUJER TOTALMENTE DISTINTA. DE LA DAMA CATÓLICA, DECENTE, PULCRA Y DEFENSORA DE LOS MATRIMONIOS NO QUEDABA NADA.
ASÍ ESTUVE YO ENCIMA DE ÉL CORRIÉNDOME EN MULTIPLES OCASIONES HASTA QUE SENTÍ QUE MI YERNO ME APRETÓ LAS ENORMES NALGAS EN SEÑAL DE QUE DESCARGARÍA NUEVAMENTE TODO SU SEMÉN DENTRO DE MÍ. Y ASÍ FUE. UNA VEZ MÁS ÉL INUNDÓ TODA MI VAGINA CON SU SECRECIÓN. YO ME TIRÉ ENCIMA DE SU PECHO Y ALLÍ ABRAZADOS NOS BESAMOS POR VARIOS MINUTOS.
DESPUÉS YO LEVANTÉ Y ME FUI A LIMPIAR AL BAÑO. ÉL ENTRÓ DESPUÉS PERO ESTA VEZ ÉL ME ABRAZÓ Y ME BESÓ ALLÍ DEBAJO DE LA DUCHA. AL POCO RATO VOLVÍ A SENTIR QUE TUVO OTRA ERECCIÓN Y LO HICIMOS NUEVAMENTE, PERO ESTA VÉZ FUE EN EL BAÑO Y DE PIES. FUE INCREIBLE.
UNA VEZ TERMINAMOS. SALIMOS Y NOS CAMBIAMOS. VÍ LA HORA Y LE DIJE A MI YERNO QUE ME IBA PARA LA PARROQUIA A UNA REUNIÓN PARA ULTIMAR LOS DETALLES DEL DOMINGO DE RAMOS. ÉL ME DIJO QUE ESTABA BIEN, PERO QUE CUANDO VOLVIERA ÉL ME HARÍA SUYA NUEVAMENTE.
YO LE SONREÍ Y ME FUI. ME SENTÍ EXTRAÑA, NERVIOSA Y DISTRAIDA EN LA REUNIÓN CON EL CURA PÁRROCO Y LAS OTRAS DAMAS DEL BARRIO. MI VULVA AUN ESTABA EXPULSANDO SEMEN DE MI YERNO Y MI PANTI SE HABÍA EMPAPADO POR COMPLETO. COMO SI ME HUBIERA ORINADO. LO ÚNICO QUE PENSABA ERA EN VOLVER PARA HACER EL AMOR CON MI YERNO DE NUEVO.
CUANDO POR FIN TERMINÓ ESA REUNIÓN SALÍ APRESURADAMENTE DE ALLÍ. ME TOQUÉ LA FALDA NEGRA QUE LLEVABA Y EFECTIVAMENTE ÉSTA SE ENCONTRABA MOJADA. AL LLEGAR A CASA, MI YERNO ME ABRAZÓ Y DE UNA ME DESNUDÓ. YO LE DIJE QUE LO DESEABA Y QUE QUERÍA QUE ME LO HICERA ALLÍ DE PIE FRENTE A LA PUERTA DE ENTRADA. Y PUF. MI YERNO ME VOLVIÓ A COGER SIN NINGÍN TIPO DE REPAROS HASTA QUEDAR SACIADOS LOS DOS DE NUESTRA LUJURIA ADULTERA.
NOS SENTAMOS EN EL SOFÁ DE LA SALA. Y FUE ALLÍ DONDE MI YERNO ME PROPUSO LO MÁS SUCIO, INDECENTE, IMPÚDICO, OBSCENO, INMORAL E INDECOROSO QUE YO HAYA ESCUCHADO EN MI VIDA, PERO QUE AL FINAL, DESPUÉS DE EXPERIMENTARLO, RESULTARÍA SER LO MÁS SUBLIME, DELICIOSO, GLORIOSO, EXTRAORDINARIO, MARAVILLOSO, ESTUPENDO, FENOMENAL, FANTÁSTICO, EXQUISITO Y SUPER ADICTIVO DEL MUNDO, EL SEXO ANAL.
AL PRINCIPIO NO QUERÍA PERO CÓMO NEGÁRMELE AL HOMBRE QUE ME ESTABA HACIÉNDO LA MUJER MÁS DICHOSA DEL MUNDO. ÉL ME LLEVÓ AL BAÑO Y ME DIJO QUE PARA QUE FUERA LIMPIO YO DEBERÍA DEFECAR PRIMERO. Y ASÍ LO HICE, EVACUÉ TODO LO QUE PUDE. POSTERIORMENTE, ÉL ENTRÓ AL BAÑO CON UNA PEQUEÑA MANGUERA QUE CONECTÓ AL LAVAMANOS. ACTO SEGUIDO, ME DIJO QUE ME INCLINARA HACIA DELANTE PARA ÉL PODER TRABAJAR EN MI ENORME CULO SUPER GORDO. DE ESTA FORMA LO HICE, DEJANDO TODO MI ENORME TRASERO ENFRENTE DE SU CARA. ÉL LO MOVIÓ EN DIRECCIÓN DEL RETRETE Y ME UNTÓ EN EL ANO UN ACETE QUE HABÍA TRAIDO DE SU CUARTO, Y TAMBIÉN LE UNTÓ A LA MANGUERITA. LUEGO ME LA METIÓ POR EL ANO CASI COMO 5 CMS Y ABRIÓ EL GRIFO DEL LAVAMANOS. DE ESTE MODO EMPEZÉ A SENTIR COMO MI RECTO SE LLENÓ DE AGUA PARA LIMPIARLO DE RESTOS DE EXCREMENTO. CUANDO SINTIÓ SACÁRMELO LO HIZO CON MI TRASERO INCLINADO HACIA EL RETRETE PARA QUE EL AGUA SUCIA DE MI ESTIÉRCOL CAYERA EN ÉL. ASÍ LO HIZO VARIAS VECES HASTA QUE EL AGUA SALIÓ LIMPIA.
DESPUÉS NOS FUIMOS PARA MI CUARTO Y ALLÍ ME PUSO BOCA ARRIBA. Y ME DIJO:
G: MI AMOR. TE VA A DOLER AHORA QUE EMPIEZE A HACERTE EL AMOR POR TU ANO. ES QUE ES TU PRIMERA VEZ. QUIZAS DERRAMES ALGO DE SANGRE. Y ESO ES PORQUE TU ANO ES VIRGEN Y YA NO ERES UNA NIÑA. PERO TE RUEGO QUE NO ME APARTES PORQUE VOY A HACÉRTELO CON TODO EL AMOR DEL MUNDO Y CON SUMO CUIDADO. SI SIENTES LLORAR DE DOLOR HAZLO. ADEMÁS DEBES TENER EN CUENTA QUE MI PENE ES BASTANTE GORDO Y ESO ES UN TOQUE EXTRA QUE DE SEGURO PROVOCARÁ QUE TE DUELA MUCHO MÁS DE LO NORMAL. PERO TÚ ESTATE TRANQUILA, QUE YO VOY A PROCURAR QUE TE DUELA LO MENOS POSIBLE. ME VOY A CUBRIR EL PENE CON ABUNDANTE ACEITE PARA QUE TE ENTRE LO MÁS SUAVE POSIBLE Y TAMBIÉN TE UNTARÉ EL ANO POR DENTRO Y POR FUERA PARA MAYOR FACILIDAD.
R: LO VOY A HACER PARA COMPLACERTE, YA QUE TÚ ME HAZ COMPLACIDO EN TODO LO QUE TE HE PEDIDO.
G: VOY PRIMERO A EMPEZAR METIÉNDOTE UNO DE MIS DEDOS POR EL ANO PARA INTENTAR DILATÁRTELO, LUEGO TE METERÉ DOS Y POR ÉLTIMO TRES. TODOS MIS DEDOS ESTARÁN BIEN LUBRICADOS. CUANDO TE LOS SAQUE TE METERÉ MI PENE.
R: BUENO, GIOVA. TÚ ERES EL QUE SABE Y EL QUE QUIERE HACÉRMELO. SOY TODA TUYA. EMPIEZA.
MI YERNO EMPEZÓ Y MI ANO EMPEZÓ A ARDERME ALGO. CUANDO POR FIN ME SACÓ LOS TRES DEDOS, SE ACOMODÓ Y ME METIÓ SU ENORME Y GORDO PENE DENTRO DE MI VULVA PARA LUBRICAR SU PENE CON MIS LÍQUIDOS. ME COGIÓ HASTA HACERME VENIR A CHORROS Y PARA QUITARME UN POCO EL NERVIOSISMO QUE ME MATABA. UNA VÉZ TERMINÉ ÉL ME SACÓ ESE ENORME TRONCO DE CARNE BIEN MOJADO CON MIS SECRECIONES VAGINALES Y ORGÁSMICAS Y ME UBICÓ SU GORDO GLANDE EN MI ANO ACEITADO.
ALLÍ, CON SUMO CUIDADO INICIÓ LA PENETRACIÓN EMPUJÁNDO SU GLANDE. YO SENTÍ CÓMO, A PESAR DE ESTAR DILATADO MI ANO, SU GLANDE ME ABRIÓ EL ANO POR COMPLETO. ME ARDÍA BASTANTE, PERO AL MISMO TIEMPO AL VER EL ROSTRO DE SATISFACCIÓN DE MI YERNO ME GUSTABA. ENTONCES HICE ALGO TOTALMENTE LOCO Y DESQUICIADO. LE HICE SEÑAS A MI YERNO PARA QUE SE INCLINARA HACIA MI PARA HABLARLE ALGO AL OIDO. ÉL ASÍ LO HIZO. Y YO LE HABLÉ ASÍ:
R: PAPI, SÉ QUE ME DESEAS PENETRAR POR MI CULO CON MÁS GANAS QUE CUANDO ME COGISTE POR LA VULVA. ¿NO ES CIERTO? DIME LA VERDAD. LO SENTÍ CUANDO ME CHUPASTE EL ANO POR PRIMERA VEZ. ME LO CHUPASTE CON MÁS INTENSIDAD QUE CUANDO ME CHUPASTE LA VULVA.
G: EH…, BUENO, LA VERDAD ES QUE TÚ TIENES RAZÓN. ES QUE TÚ TIENES EL CULO SUMAMENTE GIGANTESCO. YO HE VISTO CÓMO LOS HOMBRES EN LA CALLE TE LO VEN Y TE LO CODICIAN A PESAR DE QUE TÚ VISTES BASTANTE RECATADA, Y ESO ME DA RABIA. TU ENORME CULO FUE LO PRIMERO QUE ME GUSTÓ DE TI, ESA ES LA VERDAD.
R: O SEA QUE TÚ HAS QUERIDO ROMPÉRMELO POR MUCHO TIEMPO. ¿POR QUÉ NO ME LO ROMPES AHORA? VAMOS, PAPI. YO TE DOY EL PERMISO PARA QUE SACIES ESA HAMBRE LUJURIOSA Y ESA SED PECAMINOSA QUE TE ESTÁ MATANDO DE REVENTARME MI ENORME Y GORDÍSIMO CULO. ES TODO TUYO. SATISFÁCETE. HAZME SENTIR CUÁNTO ME DESEAS. NO TENGAS MIEDO. DATE ESE GUSTO. TE LO MERECES, TE LO HAS GANADO.
G: ¿ESTÁS SEGURA, MI AMOR? MIRA QUE TE PUEDO REVENTAR TODO EL ANO Y SACARTE BASTANTE SANGRE Y MAÑANA QUIZÁS NO VAYAS A PODER LEVANTARTE PARA IR A LA MISA DEL DOMINGO DE RAMOS. TE PUEDO HACER LLORAR DE DOLOR.
R: SÉ QUE ESTO ES UNA LOCURA, PERO ACASO ¿TÚ NO QUIERES HACÉRMELO ASÍ? VAMOS, RÓMPEME, MI AMOR, SOY TODITA TUYA. MI ENORME CULO ES TODO TUYO. EMPIEZA YA Y NO PARES AUNQUE YO LLORE, GRITE DE DOLOR O TE PIDA QUE TE DETENGAS.
G: ESTÁ BIEN MI AMOR, AQUÍ VOY, PREPÁRATE.
MI YERNO DE UN SOLO ENVIÓN ME INCRUSTÓ SUS 23 CMS SUPER GORDOS DENTRO DE MI ESTRECHO Y VIRGEN ANO. YO GRITÉ BASTANTE DURO DE DOLOR. PERO ÉL NO LE IMPORTÓ E HIZO LO QUE YO LE PEDÍ. ENTONCES COMENZÓ A METÉRMELO Y SACÁRMELO TODITO, DESDE EL GLANDE HASTE EL PEGUE. CON SUMA VIOLENCIA. SUS EMBESTIDAS ERAN MÁS SALVAJES QUE CUANDO ME COGIÓ POR LA VULVA LA PRIMERA VEZ EN LA POSICIÓN DEL MISIONERO. EL ARDOR ERA INSOPORTABLE, PERO ME GUSTABA SENTIR ESA DOLOROSA SENSACIÓN. MI YERNO GRITABA MI NOMBRE MIENTRÁS ME COGÍA BESTIALMENTE POR EL CULO. YO NO ME PERTENECÍA. MIS GRITOS DE DOLOR ERAN CADA VEZ MÁS FUERTES. DE PRONTO SENTÍ ALGO CALIENTE SALIENDO DE MI ANO. ERA MI SANGRE. GIOVANI ME HABÍA ROTO EL ANO. LA SANGRE CORRÍA POR MI CULO Y MANCHÓ LA SÁBANA. PERO NO ME IMPORTÓ. LO ÚNICO QUE ME IMPORTABA ERA QUE MI YERNO SE DIERA GUSTO CONMIGO, Y SÓLO CONMIGO. YO YA SABÍA QUE DESPUÉS DE ESTO NO HABÍA MARCHA ATRÁS. TENDRÍA QUE SER MUJER DE MI YERNO POR SIEMPRE SIN IMPORTAR NADA DE LO QUE SUCEDIERA SI NOS ATRAPABAN. ESE SEXO ANAL FUE BASTANTE DEPREVADO, SÁDICO POR PARTE DE ÉL Y MASOQUISTA POR PARTE MÍA.
DESPUÉS DE UNOS TREINTA MINUTOS ÉL ME VOLTEÓ PARA QUE YO QUEDARA EN CUATRO SIN SACÁRMELA. LUEGO PROSIGUIÓ CON SUS SALVAJES IMPULSOS. LES JURO QUE SENTIR TODO ESE DOLOR MIENTRÁS ÉL SE GOZABA MI CULO, ME GUSTÓ COMPLETAMENTE, TANTO QUE ME VOLVÍ SUPER ADICTA AL SEXO ANAL CON MI YERNO. A TAL PUNTO QUE DE DIEZ VECES QUE HACEMOS EL AMOR 7 VECES SON SEXO ANAL SALVAJE Y VIOLENTO.
MI YERNO INFORTUNADAMENTE NO PUDO SEGUIR POR MÁS TIEMPO Y TERMINÓ CORRIÉNDOSE DENTRO DE MI RECTO. ME LO SACÓ Y ME TOMÓ UNA FOTO CON SU CELULAR PARA QUE PUDIERA VER LO REVENTADO QUE ME HABÍA QUEDADO EL CULO, MI ANO QUE YA NO ERA PARA NADA VIRGEN.
DESPUÉS DE ESTO LO HICIMOS TODA LA SEMANA. Y CLARO YO ASISTÍ CUMPLIDAMENTE A TODAS LAS MISAS DE SEMANA SANTA DE LA PARROQUIA. EN LA IGLESIA CATÓLICA SIGO SIENDO TODA UNA BEATA, UNA PIADOSA MUJER CATÓLICA, EJEMPLO DE FIDELIDAD EN EL MATRIMONIO Y FERVOROSA DEFENSORA DE LA SUMISIÓN DE LA MUJER EN EL HOGAR Y LA CASTIDAD, DECORO, DECENCIA, PUREZA SEXUAL DE LA MUJER CATÓLICA. PERO EN LA CAMA CON MI YERNO, QUIEN AHORA ES MI MARIDO, MI HOMBRE, MI AMANTE, SOY UNA LOBA COMPLETA, UNA PERRA SUCIA Y DEPRAVADA, LUJURIOSA Y ARRECHA, AMANTE Y ADICTA DE SU PENE. NO HE VUELTO A ESTAR NI A DORMIR CON MI ESPOSO. LA EXCUSA ES QUE YA LA MENOPAUSIA ME LLEGÓ Y MI VIDA SEXUAL CON ÉL TERMINÓ, QUE YA NO TENGO POR ESE MOTIVO DESEOS ÍNTIMOS. POR LO CUAL AHORA DUERMO EN UN CUARTO APARTE, EN DONDE CASI TODAS LAS NOCHES HAGO EL AMOR CON MI GIOVANI, MI YERNO AMADO. ESPERO Y NO ME JUZGUEN MAL POR LO QUE HE HECHO, PERO UNA MUJER CUANDO CONOCE A UN HOMBRE COMO ESTOS TIENE QUE HACER LO QUE SEA POR ÉL. LO AMO CON LOCURA Y JAMÁS LO VOY A DEJAR. GRACIAS POR LEER MI RELATO. TODO LO QUE HE DICHO AQUÍ ES REAL. NO HAY NADA EXAGERADO. TODO ES VERDADERO. CHAO

Madura y putita me convertí

A los 46 descubrí que en el sexo aún me faltaban cosas por conocer.

Hola a todos. No estuve muy segura de escribir hasta hace poco, ya que es muy personal el relato y no tengo mucha costumbre de escribir relatos también. Los nombres son cambiados.

Tengo 48, pero cuando todo esto sucedió recién había cumplido 46, tenía seis meses de haber enviudado. Con mi esposo Clementino, habíamos tenido un matrimonio de 23 años, nunca supe lo de serle infiel a mi marido en ese tiempo y yo siempre crei también que él me habia sido fiel, hasta que en el funeral se apareció una mujer jóven y un supuesto hijo de Clementino, de 7 años, eso fue muy duro para mi. Más tarde comprobé que era cierto y que varias personas, que se dicen amigos, sabían de esa relación extramarital.

En mi caso, a pesar de mis 46 años en ese momento, mis carnes aún tienen cierta dureza de antaño, mis senos no son lo firme que eran antes, pero aún mantienen sus buenas formas, mis ponpas son ahora anchas, pero siguen siendo duras y mis curvas muestran mi madurez y mis dos partos. Mis hijos ya no viven en el hogar, uno ya está casado. Asi que mi vida solitaria inició. Como mi vida giró entorno a mi marido, no tengo muchos amigos hombres, no tenía la costumbre de frecuentar discotecas, fiestas o grupos de amigas, mi soledad empezó a hacer estragos en mi. Mis amigas me recomendaban buscarme un amante que al menos saciara mis necesidades sexuales, pero yo estaba en una total depresión por todo lo sucedido con mi esposo y con su hijo fuera de matrimonio.

Pasaron largos casi seis meses. De pronto estaba viendo una película en la TV, era de noche, hace unas dos horas se habían marchado algunas amistades que me habían llegado a visitar, en eso sonó el timbre. Me envolví con una bata, yo suelo dormir en camisón y con un bikini puesto, sin sujetadores, y salí a abrir. Era un viejo amigo de Clementino, de nombre Raúl, un tipo fornido de unos 38 años, que cuando visitaba a mi esposo se ponían ebrios, algunas veces en la casa y otras en la calle, pero cuando estaba asi le gustaba decirme indirectas o simplemente tirarme piropos acerca de mi cuerpo, aun delante de mi marido, quien por los traguitos le aguantaba esos descaros. Raúl era el típico hombre mujeriego, divorciado dos veces y parrandero sin remedio.

Raúl me dio el pésame por Clementino y pasó adelante. Me dijo que no había podido acompañarme por cuestiones de trabajo y que por cuestiones de trabajo estaría una temporada en la ciudad. Raúl era un cretino en cuestiones amorosas, pero en su trabajo era uno de los mejores, y la compañía donde labora iba a abrir una sucursal en ésta ciudad y él estaba comisionado para lograr esa apertura.

Raúl se sentó conmigo en el sofa de la sala y conversamos amablemente. Pero yo notaba que él miraba frecuentemente mis piernas, lo cual me ponía incomoda. Recuerdo que más de una vez, estando ebrio, Raúl me había insinuado que me acostara con él y serle infiel a mi esposo con él, pero la más reciente era hace unos tres años.

Estuvimos charlando sobre el funeral y se me salieron algunas lagrimas, Raúl las quitó con sus dedos en mi rostro, eso fue muy sensual, luego me abrazó, lejos de sentir su abrazo como una muestra de apoyo la sentí como algo más parecido a un sentimiento sexual. Sus manos acariciaban deliciosamente mi espalda dentro del camisón y me estrujaba los senos contra su pecho.

Sus manos en mi espalda empezaron a frotarme la piel de forma maliciosa. Me dijo al oído que era una mujer muy fuerte y que era.. muy bella aún, -yo sé que te sientes sola, ..y yo estoy aquí para que no te sientas sola..yo te puedo hacer sentir bien-. Traté de soltarme, pero él me tenía bien sujetada. Una de sus fuertes manos bajò por mi espalda y masajeó mi cadera, luego hizo lo propio con la parte alta de mi nalga. Insistí en soltarme, pero el me apaciguó –no te resistas preciosa, yo se que necesitas desahogarte con alguien y yo estoy aquí- me dijo Raúl en un tono más insinuante.

Por fin me soltó. –Que te pasa Raúl?- le dije, -mi marido, era tu amigo, estaría muy molesto por lo que me dices!-.

-Tu marido Clementino, estaría muy de acuerdo en que yo y no cualquier otro hombre, te recordara que eres una mujer aún deseable-, me dijo viéndome a los ojos y luego una de sus manos la puso en mi muslo y casi me sujetó, luego comenzó a subirla. Yo me puse de pie y le dije que se fuera de la casa. El se puso lentamente de pie y fue caminando hacia la puerta, yo me fui detrás. A un metro de la puerta, se viró y me sujetó de los brazos y me prensó contra la pared. Su ávida boca comenzó a besarme la parte baja del cuello, sus labios besaban y chupaban todo, yo me resistía, pero su volumen era mayor, se pasó a mis orejas y mientras sus labios tomaban mi lóbulo de la oreja su lengua se metía en su interior. Quise librarme usando la fuerza, pero él era fornido, tenía mayor fuerza que yo.

Con una de sus manos abrió mi bata y desgarró mi camisón, yo empecé a dar de gritos, mientras el me tomaba los senos con sus gruesos labios, los chupaba y los mamaba a placer incluyendo mis pezones. –No, no, por favor Raúl!- le pedía yo, pero el seguía en su afán. De nuevo con una mano arrancó mi bikini, que era de una tela fina. Luego, me soltó y tomándome de las piernas bajó a mi sexo y abriéndome las piernas comenzó a darme sexo oral, yo gritaba y le jalaba el cabello para que me soltara, y luego me quedé petrificada por lo mojada que yo ya estaba, pude haberme soltado en ese momento, porque su atención se centraba en mi raja, pero contra la razón, todo lo que sucedía me tenía excitada, yo le decía que parara, pero yo ya no hacía mucho esfuerzo en quitarlo de entre mis piernas, tal vez si necesitaba a un hombre después de todo.

Ahora sin oposición, Raúl pasaba su lengua sobre mi mojada vulva como si estuviera lamiendo una paleta de dulce. Usaba sus manos para abrir mi raja como pétalos de flor y ahora pudo meter bien su lengua entre mis labios vaginales y repetía su lamida, solo que ahora lo hacía con más deseo y lujuria, pude sentir su lengua ahora más profunda en mi raja. Yo seguía por inercia, repitiéndole que se detuviera, cuando en el fondo estaba disfrutando como se comía todo mi coñito. Era tanta la excitación que yo me sentía mareada y estaba mojando mi raja abundantemente de fluidos vaginales, las fuerzas me faltaban para seguir manteniéndome de pie, asi que me sujeté de la cabeza de Raúl que estaba entre mis piernas. El estuvo tomándose todo lo que salía de mi raja y lo hacía con una serie de sonidos bucales, como si se tratase del platillo más exquisito.

Pasaron los minutos, yo allí recibiendo sexo oral de pie (nunca me lo había hecho asi), más tarde Raúl me levanta en peso y ahora quedé con los muslos abiertos sobre sus hombros sin tocar el suelo y su rostro metido entre mis piernas comiéndome mi raja abierta a placer. Nunca me había puesto asi, me parecía que las cosas en la casa daban vueltas, me faltaba el aire y comencé a respirar con problemas, lo que sucedía era que estaba sintiendo a un brutal orgasmo causado por la boca y labios de Raúl, sentí que mis jugos vaginales bajaban abundantemente por mi vagina y Raúl se bebía todo lo que podía. –Ohh dios que placer!! pensé. Ya me faltaba algo como eso. Hace unos diez y tantos años que mi esposo no me daba una chupada como esa, ya ni me acordaba de todo ese placer.

Vino Raúl y apartándose de mi raja, me cargó en sus brazos y me preguntó donde estaba mi recamara, le señalé con un brazo y me llevó hasta alli, me dejó en la cama semidesnuda mientras el se desvestía. Frente a mi quedó en cueros. No había visto un hombre desnudo que no fuera mi marido en más de 23 años. Luego subiéndose en la cama, se acostó y me pidió que se la mamara, me quedé viéndole el nabo, era grande y gordo, apenas podía tomarlo completo con una mano, aunque yo tengo manos pequeñas, pero su verga era mucho más grande que la de mi finado esposo.

La empecé a mamar con largos chupones en el glande, eso le gustó. Traté de hacerlo lo mejor que podía, recordando mis mejores años. Le di varias lamidas a lo largo de su tronco, succionándolo frecuentemente, hasta llegar a sus huevos. –Lame mis huevos preciosa- me dijo Raúl ordenándomelo. Le lamí sus bolas peludas, no me gustó porque algunos pelos me quedaban en los labios o en la lengua, pero Raúl estaba extasiado. –Ohh que rico me lo haces!- me decía él. Después me metí la mitad de su verga y comencé a mamárselo, sacándolo y metiéndolo en mi boca con velocidad, como si mi boca fuera una raja; Raúl se excitó tanto que tomándome la cabeza comenzó a cogerme la boca, metía y sacaba su verga con fuerza, haciendo un ruido como una vagina mojada. Yo sentía que su gorda carne se metía hasta mis amígdalas, me sentía ahogar, a pesar de eso me gustaba.

Al rato, sin mediar palabra me sacó la verga y me tumbó en la cama no sin antes arrancarme la poca ropa que me quedaba en el cuerpo y luego colocándose entre mis piernas me penetró con su gorda verga. Increíblemente a mis 46 años, me dolió un poco la inserción de su verga en mi cuca, no sé si sería tanto tiempo de no usarla o usarla poco, al parecer se había secado o estrechado mi panochita. Pero eso no impidió que entre bombeos Raúl la terminara metiendo toda en mi vagina. Luego me cogió con fuerza que aumentaba cada vez más, cada arremetida me sacaba un gemido y un quejido de placer, yo lo abrazaba contra mi cuerpo, queriendo fundirme con él. Raúl estaba tan desenfrenado, que en ocasiones se aferraba a la cabecera de la cama y me embestía como un toro, metiéndome toda su carne dura.

A la vez él exclamaba frases cortas como: -Que rico lo tienes!-, -te quiero partir la cuca!-, -Hace tiempo que te llevaba ganas, que te quería coger!-, -Que buena estas, se ve que tu marido no te cogía bien!-. Todo eso que me decía me hacía hervir la sangre. No tardé en correrme y en regalarle otra tanda de mis jugos vaginales con otro rico orgasmo, gemí y yo mismo lo abracé con las piernas por los costados para que me metiera hasta el último centímetro de su verga. –Ohh Raúl, dame, dame, que rico!- En los últimos 10 años mi marido solo logró sacarme un orgasmo por cada relación sexual, ahora estaba gozando el segundo apenas comenzando.

Luego al rato de estarme bombeando, Raúl me la sacó y se puso boca arriba, pajeandose la verga empalmada, era obvio que quería que me subiera encima de su larga y dura carne, puse una pierna de cada lado de su cuerpo y tomando con una mano el tronco de su verga me la llevé a mi raja, Raúl hizo un movimiento de caderas hacia arriba y me la clavó, yo hice el resto sentándome sobre su verga, con esto me la metió hasta el fondo, yo grité, ahora fue de placer, sentí como su enorme falo se hundió en mi ser. Tomándome él por las nalgas comenzó a rellenarme la raja de verga. Luego me dijo que lo cabalgara, no entendí muy bien eso, pero me empecé a mover sobre su verga como si yo fuera un jinete. El pegaba de gemidos, eso me gustó, darle a él también placer. La cama rechinaba como nunca lo había hecho, su verga me llegaba a lugares de mi vagina que nunca había tocado.

No pude resistir de nuevo la llegada de una nueva venida, esta vez yo misma me lo provoqué moviéndome encima de su verga, noté que los dos nos venimos con segundos de diferencia. Hubo quejidos y gritos, sentí su semen caliente en mi vagina dilatada y varias gotas de sudor adornaban nuestras frentes. Que cansancio más rico.

Me metí al tocador y me lavé la vagina en el videe, no la había visto tan dilatada como esa noche, además una gran cantidad de semen de Raúl salió por mi panocha. También tenía la conciencia sucia, a pesar de la infidelidad de Clementino, no podía creer que lo estaba haciendo con uno de sus mejores amigos a escasos tres meses de su deceso.

Nos quedamos descansando en la cama, nos metimos debajo de las sabanas aún desnudos. Raúl me confesó que siempre yo le había gustado y que cuando supo lo de Clementino, lo lamentó mucho, pero sabía que tenía una oportunidad de hacer realidad su deseo. Me dijo que yo había sido siempre su amor platónico y que nunca me lo había dicho sin tener unos tragos de más.

Le pregunté si había cenado, me dijo que no, asi que me puse la bata sin nada abajo y me fui a la cocina a hacerle algo. El se quedó en la cama. Le llevé la cena a la cama, creo que en fondo se lo merecía, por el placer que me había dado. Me había hecho sentir joven de nuevo. Después de cenar, volvimos a las caricias y me hizo el amor de nuevo, ahora me cogió al estilo perruno y de pie (por primera vez estuve ensartada con un hombre de pie, abrazándolo con las piernas y subiendo y bajando por su palo), agréguenle otros dos orgasmos.

Cuando me estaba cogiendo en la posición canina, me preguntó si yo cogía por el culo, le dije que mi marido nunca le había gustado por alli, -ahora lo vas a probar- me dijo Raúl. –Donde tiene cremita?- me preguntó. Yo le señalé una mesa, el tomó un tarro de crema para manos y se embadurnó su erecta y gorda verga, luego hizo lo mismo con mi orificio. Yo tenía miedo que me lastimara.

Me la fue metiendo poco a poco, mientras me la deslizaba en mi orto, me fue diciendo lo que tenía que hacer, me dijo que me relajara, que no hiciera fuerzas, que no gritara mucho, por fin después de varios minutos de lucha, me la tenía insertada en mi recto. Me dolió un poco, pero no le dije nada, el comenzó a pajearme su verga en mi culo abierto. Increíblemente, del dolor pasé al placer rápidamente. Más tarde, sus embestidas eran similares como cuando me cogía por la raja, lo oí gemir estruendosamente y venirse en mi recto, sentí como su esperma caliente se derramaba en mi culo. Debo decir que no alcancé el orgasmo esa primera vez, pero si gocé por unos minutos su verga en mi orto.

Asi empezó mi vida sexual después de los 46, siendo viuda. Es fácil imaginar que Raúl se volvió mi amante en los dos meses que duró su estancia por aquí. Me hizo sentir deseada y amada. A pesar de que yo sabía que era un mujeriego y que tendría sin duda otra u otras mujeres en otro lado.

Luego de Raúl vinieron más hombres, algunos jóvenes como Julio Rafael, que trabajaba en una empresa que distribuye productos para el hogar, que inclusive me propuso matrimonio a los cuatro meses de estar conmigo, pero eso ya no era para mi. Eso lo partió y se fue de mi vida como llegó.

Los días jueves, yo frecuentaba un bar para solteros. Alli también liguè con varios hombres, que me llevaban a un motel o a sus apartamentos, incluso llegué a tener un encuentro con dos hombres a la vez, eso fue sexo en exceso.

Pero, lo que quiero también escribir algún día, es cuando tuve un encuentro sexual con mi yerno, esposo de mi única hija, eso fue una tarde que por cuestiones de trabajo él estaba en la ciudad y me visitó, tomamos un botella de vino que el llevaba como cortesía, y terminamos fornicando en la sala de estar, fue increíblemente rico. Esto se ha repetido varias veces más, creo que somos almas gemelas en la cama. Ese sería mi segundo relato posteriormente. Ahora soy una puta desenfrenada.

Me cogió un chico de 16 años

Nunca me imaginé que mi primera infidelidad como mujer casada iba a ser con un chico adolescente que llegó a mi casa.

Estimados lectores de estos relatos. Ahora me toca relatarles un acontecimiento cachondo que me sucedió hace poco. Escribo porque me da confianza haber leído varios de este tipo.

Mi nombre modificado es Victoria de 32, desde hace seis años casada con Jorge Mario, mi vida marital es bastante buena y no tengo motivo para tratar de conseguir sexo fácil por allí. Tengo dos buenos senos y mis caderas y mi trasero son bien formaditos.

Aún no tenemos hijos, por lo cual recibimos frecuentemente en casa, sobrinos tanto de la familia de mi marido como de la mía. De mi lado familiar, el sobrino que más veces viene de invitado a mi casa es Mario Roberto, de 13 quien viene desde que tenía 9 añitos, él es un niño muy alegre y educado, el tipo de chico que no pesa tenerlo en casa. Ahora ya es todo un pre-adolescente. Uno de sus hábitos, que no es muy común, es dormirse abrazado de uno de mis pies, alli se duerme y luego mi esposo lo carga para su recamara. Debo decir que esto lo hace solo conmigo y con nadie más.

Esa vez llegó a la casa con su maleta, llegaba a pasar el fin de semana. A mi me haría compañía, ya que mi esposo andaba de viaje de negocios y no estaría presente. Me sorprendió que cuando lo recibí en casa, iba acompañada de “Nacho” quien ahora era su mejor amigo, el otro chico era morocho, piel trigueña, de la misma estatura que mi sobrino. Bueno me dije, si no hay remedio, que se quede también, al fin que no estaría mi marido y no será una gran carga.

Durante la tarde los chicos estaban jugando juegos de video en la TV, yo me acerqué a ver lo que hacían, en esta época suele haber calor en esta parte del país, asi que todos vestíamos ropa muy suelta, y pude ver que Nacho tenía una camiseta de tirante, y no pude ocultar ver que ya tenía cierta musculatura y vellos en los brazos, lo cual no sucedía con Mario Roberto quien era más acorde a su edad. Además yo observaba que a cada momento Nacho volteaba a verme las piernas, yo tenía puesta una falda corta y un top, estaba sentada de frente a ellos. Nacho miraba mucho mis piernas y se reía conmigo de forma coqueta, lo cual en su momento me causaba gracia.

Llegó la noche, los chicos vieron TV en la sala y yo en mi habitación, en eso les pedí que se acostaran, a los diez minutos me tocaron la puerta, era Mario Roberto, me acordé que él se dormía abrazado de uno de mis pies, lo pasé adelante, sin embargo detrás de él venía Nacho, también lo pasé adelante. Mario Roberto se acomodó en la parte inferior de la cama y tomó mi pie como siempre y lo puso entre sus brazos pegado a su pecho y su cabeza a la altura casi en mi pantorilla, por el lado de afuera. Nacho se quedó viendo eso e hizo lo mismo con mi otro pie libre. Yo tenía sueño y no tardé en quedarme dormida.

No se a que horas de la noche, primero creí que era un sueño húmedo, pero sentí que una mano varonil me acariciaba la parte baja de la entrepierna, y yo lo gozaba mojando mi rajita, luego esa misma persona besaba mi pantorilla, luego mi rodilla, podía sentir su lengua recorrer mi piel, eso me puso la piel chinita. Cuando sentí una mano entre mi camisón y sobre mi sexo por arriba de mi diminuto panty que uso para dormir, alli me desperté, estaba un poco confundida, pero volví a sentir la mano que invadía mi intimidad. Abrí uno de mis ojos, la habitación estaba casi en penumbra, pero podía ver y sentir esa mano manoseándome encima de mi rajita. Era de Nacho. Voltee a ver a Mario Roberto y el estaba dormido casi roncando.

Que hacer?, dejarme seducir por ese adolescente con sus hormonas a mil, o darle un pellizco en su mano para que reducirlo al orden. Mientras pensaba que hacer los pequeños dedos de Nacho tocaban suavemente cada parte de mi sexo, como la tela de mi panty es fina y delgada, podía sentir muy bien sus torpes caricias. No podía creerlo, pero mi rajita se estaba mojando y me estaba excitando cada vez más por los toques de Nacho y además su pequeña lenguita lamiendo delicadamente mi pantorilla y a veces hasta mis pies. No sé por qué, pero lo dejé un rato más.

De pronto, él deja de tocarme el sexo sobre mi panty. Que tramará ahora este chico? Pensé. Me quedé en alerta. De pronto siento que algo se frota contra los dedos de mis pies, lo hace primero suavemente, pero poco a poco lo oigo aumentar su respiración y emitir ciertos gemidos reprimidos, levanto la cabeza sobre la almohada y veo que Nacho se está masturbando con mis pies!, frota contra ellos su erecto pene, se siente duro contra mis deditos del pie, lejos de molestarme, me está excitando, mi raja se llena de mis jugos vaginales. Siento que ardo allí en la cama, el chico se sigue masturbando acelerando la fricción entre su miembro y mi pie, al rato casi se sienta en la cama para tener más comodidad y para usar mejor mi pie. Yo dejó que lo haga, no se porque no corto y detengo a ese mocoso de inmediato y le doy su merecido.

Luego de un rato y de llenarme el pie de sus líquidos preseminales, Nacho se vuelve a acostar, su cabeza ésta ahora a la par de mi rodilla. El chico me ha dejado muy cachonda, mi rajita es una sopa caliente. Sin embargo, a los diez o quince minutos, vuelve a las andadas. Siento sus deditos explorar de nuevo mi rajita sobre mi panty, se nota que no se ha saciado aún. También me empieza a besar mi muslo interior arriba de la rodilla, ahora lo hace con mejor técnica, mi vagina empieza a lubricarse de nuevo. La sensación de ser manoseada prohibidamente en mi propia cama es muy erótica, me siento a merced de ese morochito.

Volteo a ver a Mario Roberto y el sigue dormido profundamente. En eso le tomó la mano a Nacho, él se asusta, la quiere retirar, pero yo no lo dejo, cojo su mano y la llevo por debajo de mi panty, Nacho se queda quieto totalmente. Le he metido su mano completa dentro de mi panty y ahora está sobre mi vulva depilada. Lentamente Nacho empieza a explorar el territorio, sus dedos se enlazan con mi pelitos púbicos existentes, de allí llega a mis labios vaginales, me imagino que debe haber sentido que estaba bien mojada, uno o dos dedos los frota entre mis pliegues de mi rajita. Yo estoy que me muero de excitación, solo atino a abrir más mis piernas para Nacho. Trato de hacerlo sin despertar a Mario Roberto que tiene cerca una pierna, pero que al dormirse la ha soltado.

Los dedos de Nacho siguen moviéndose en toda mi rajita, el chico sabe tocar y yo me muero de placer. Un dedo sigue el contorno de la entrada de mi vagina y de pronto mete la puntita de su dedo, creo que en ese momento tuve un orgasmo, me llevé un puño a la boca para no gritar, eso motivo a Nacho para introducirlo todo en mi rajita caliente, luego lo empezó a meter y a sacar lentamente, yo me moría, mi orgasmo no tenía fin. Era notable lo atrevido de ese chico.

Al rato Nacho introdujo un segundo dedo en mi mojada raja y también los pajeo dentro de mi. Yo podía sentir muy bien sus dedos moviéndose dentro de mi gruta mojada. El muchacho era pura candela. No satisfecho con todo lo que me había hecho ya (me había besado toda una pierna, se había masturbado con mi pie y tenía dos dedos en mi rajita), sentí que sacó sus dedos empapados de mi rajita, y el chico intentaba sacarme el panty!, yo que estaba muy caliente para ese momento, levante mi trasero para facilitarle lo que quería, asi también junté mis pies, él estaba sentado frente a mi y le quedó mi panty en sus manos. Volví a mirar a Mario Roberto y él estaba igual.

Ahora yo tomé la iniciativa, sin calzón, abrí las piernas frente a Nacho como invitándolo a entrar, vi que el se quitó el pantalón de la pijama, quedándose con la camisa, se subió a horcajadas a la cama entrando entre mis piernas, el chico comenzó a lamer mi rajita como si fuera un perrito lamiendo una paleta, sentí toques electricos que iban de mi raja a mi cabeza, nunca había sentido tal cosa, su lenguita parecía más rugosa que lo normal, me vine irremediablemente en pocos minutos, Nacho ponía su lengua en todos lados sin control, ya no podía más quería y deseaba tenerlo adentro de mi, -métela ya!- le dije, Nacho puso su pene tomado con su mano en la entrada de mi rajita y echó su peso penetrándome, Uggh!, su pene no era del tamaño de un infante, era del tamaño de un adulto, me llenó toda la raja!.

El chico comenzó a moverse apenas sitió que la tenía dentro de mi, allí si se evidenció su novatez, ya que se movía sin orden, a pesar de eso yo me moría de excitación y placer, me hacía delirar de gusto, le tomé las nalgas con las manos y lo apreté para que me la metiera todita y que su bombeos fueran bien profundos, no se si era porque era un chiquillo o por la forma en que ocurrió todo, pero me tenía al borde de otro orgasmo y yo quería acelerar su llegada.

Lo abracé y me vine, al mismo tiempo sentí un abundante líquido caliente en mi raja, Nacho se estaba corriendo, parecía que se estaba orinando dentro de mi por la cantidad que salía de su pene. El siguió moviéndose dentro de mi, eso provocó que su semen saliera de mi vagina y recorriera mi rayita hasta llegar al ojete de mi culito, sentí lo caliente en mi ano. Fue un orgasmo bestial el que tuvimos los dos.

Minutos después lo quité de encima de mi y entré al tocador a limpiarme el semen de mi rajita y de mi rayita. No era un semen espeso como el de un hombre, más bien era un líquido viscoso transparente. Al regresar el ya se había puesto el pantalón de la pijama, entonces le indique, ya que había estado bien, que se fuera a su habitación a dormir, cargué a Mario Roberto, quien había sido un ciego testigo de todo lo acontecido. Regresé a mi cama posteriormente y no pude evitar hacerme una masturbación pensando en el pene de Nacho y en todo lo acontecido.

Más tarde supe que Nacho tenía 16 años, eso explica en parte su despertar sexual y el tamaño de su pene. Varias noches se me ha repetido esto durante el sueño, el chico me dejó inquieta. He llegado a pensar en él cuando mi marido me está penetrando. Que loco no!.

He invitado de nuevo a Mario Roberto para que llegué pronto a la casa y le he dicho que invite a Nacho también. No se que pasara.

Vacaciones con mi tía Samantha

Relato las divertidas y calientes vacaciones que tube con mis primos, pero en especial con mi divertida y caliente, tia Samantha… que esta gordita, pero rica…

Hola a todos, mi nombre es Juan. Yo vivo en México, tengo 23 años. Soy alto, delgado y un poco marcado. Por que practico Capoheira…

Lo que le voy a platicar es una historia real que me sucedió hace 5 meses cuando visite a mi familia que vive en la cuidad de Monterrey.

Tengo unos primos que viven en Monterrey y desde que nacimos habíamos vivido en la misma cuidad, pues ellos vivían en México. Pero cuando tenia 10 años se fueron a vivir a Monterrey.

Durante 9 años ellos nos visitaban casi todas las vacaciones aquí en México, pero como empezaron a trabajar, dejaron de venir a visitarnos.

Pasaron casi 3 años sin que ellos vinieran, solo nos hablábamos por teléfono.

Y un día platicando por teléfono con mis primos me invitaron a ir a visitarlos a Monterrey… yo no tenia ningún problema por que yo estaba de vacaciones, pero lo platique con mi Papa, y el me dio permiso y fui a visitarlos.

Mis primos son 3: Cesar, Samantha y Roberto. Los 3 son más grandes que yo.

Su Papa es hermano de mi Mama y cuando ellos venían a visitarnos por lo regular no venia mi tía… por eso yo tenia casi 8 años que no veía a mi tía.

El día que llegue a Monterrey, mi tío Cesar fue a recogerme al aeropuerto. Lo vi, lo salude y le pregunte por mis primos.

El me dijo: Tus primos no pudieron venir, por que trabajan…

Me llevo a la casa y me dijo: Te voy a llevar a la casa, ahí esta tu tía…

Le dije: Bueno tío.

Llegamos a su casa y me di cuenta que les había ido muy bien aquí en Monterrey… Tienen una casa muy bonita y grande, con alberca, con un cuarto de juegos y un gimnasio…

Cuando entramos ala casa mi tío le hablo a mi tía… como les dije anteriormente, yo tenia mucho tiempo que no veía a mi tía…

Ella salio y me dijo: Hola Juanito… Yo me acordaba que mi tía era una mujer delgada… pero después de 8 años sin verla… ella se había puesto un poco gordita.

La salude de beso y le dije: Hola tía… y le di un abrazo…

Cuando la abrase, sentí como sus enormes tetas se pegaron a mi pecho.

Después me dijo: hasta que te animaste a visitarnos…

Le dije: Si, por que tengo vacaciones…

Mi tío se despidió y se fue al trabajo…

Me quede toda la tarde con mi tía… ella me dijo que mis primos trabajaban hasta las 5 de la tarde, pero que ella iba a estar conmigo…

Estuve con mi tía platicando toda la tarde y después de mirarla detenidamente me di cuenta que… se veía muy sexy. Tenia un muy buen culo, unas caderas anchas y unas tetas muy grandes, es de esas gorditas que se ven muy ricas… ella es de piel blanca y cabello largo, lacio y rubio… y una cara muy bonita. Ella tiene 42 años… para su edad, esta muy bien…

En la tarde llegaron mis primos y me fui con ellos de fiesta…

Así pasaron un par de días, yo estaba con mi tía en las mañanas, la ayudaba con cosas de la casa y la acompañaba cuando ella tenía que salir.

Ella sabía que tenía un muy buen par de tetas, por que en una ocasión que salí con ella… se puso un escote muy amplio que la verdad se le veía muy bien… fue cuando me di cuenta que sus tetas, a pesar de ser muy grandes estaban un poco colgadas… ese día yo no le quite la vista a sus tetas, cuando íbamos en el coche yo solo miraba sus tetas y me vi que se asomaba ligeramente un brasiere negro…

Una noche antes de irme a acostar, fui al baño y cuando iba camino hacia el baño, me encontré a mi tía en el pasillo, traía puesto un camisón de seda color rosa, se veía deliciosa… no traía basiere así que se marcaban sus pezones y sus tetas se veían riquísimas, yo me excite mucho al verla…

Cuando me fui a dormir me quede pensando en lo sexy qué se le veían las tetas de mi tía… tenia ganas de masturbarme, pero no pude por que yo estaba durmiendo en el cuarto de mi primo Roberto y el estaba acostado en la cama de alado…

Fue tanta la calentura que ella me provoco, que esa noche soñé con ella… soñé que la cogia y le tocaba su delicioso par de tetas.

Al día siguiente, desperté con una erección y como mi primo Roberto se había ido a trabajar, agarre una foto de mi tía que estaba en el cuarto de mi primo y comencé a masturbarme.

Ese día al bajar a desayunar…desayune con mi tía como era costumbre, solo ella y yo desayunábamos juntos…

Ella me dijo: Voy a salir a comprar unas cosas. ¿Me Acompañas?

Le dije: No tía… aquí te espero…

Yo no tenia muchas ganas de salir ese día tenia ganas de hacer ejercicio… ella se fue sola.

En lo que ella salio yo aproveche y me puse a hacer un poco de ejercicio en el gimnasio, pues tenia mucho que no hacia y estaba un poco fuera de condición…

Cuando estaba en el gimnasio, escuche que mi tía entro ala casa y vi cuando ella se acerco al gimnasio, pero no entro… se quedo afuera mirando como hacia mis ejercicios de Capoeira.

Después de un rato de mirarme se fue…

Cuando termine de hacer ejercicio fui a la cocina por agua y ella estaba ahí…

Y me pregunto: ¿Donde estabas?

Yo me quede intrigado con su pregunta, pues había visto claramente cuando mi tía fue al gimnasio y se quedo mirándome…

Y le dije: En el GIM.

Ella me dijo: Ah… te busque en todos lugares menos ahí…

Yo le dije: OK

Después ella me dijo: ¿Te vas a bañar?

Yo le dije: Si…

Ella me dijo: ¿No te quieres meter ala alberca un rato? Es que yo me quiero meter, pero la verdad no se nadar muy bien…

Yo le dije: Si tía… si tu quieres…

Fui por mi traje de baño y me fui a la alberca, en lo que mi tía salía yo pensaba en por que había negado que me fue a ver al GIM…

Pero poco después mi tía llego… se puso un bikini color negro muy sexy, que a pesar de estar un poco gordita se le veía muy bien.

Anteriormente mis primos, mis tíos y yo nos habíamos metido a nadar ala alberca, pero en aquella ocasión mi tía traía puesto un traje de baño más grande…

Pero esta vez se veía mucho mejor.

Yo la mire y le pregunte: ¿Ya estas lista tía?

Ella me dijo: si…

Y me pregunto: ¿Como me veo? Y se dio una vuelta…

Si le hubiera contestado lo que en ese momento pensé, le hubiera dicho: ¡Guau! Tía… te vez muy rica… tienes unas tetas deliciosas y un culo muy bueno…

Pero solo le dije: Bien…

Me Pregunto: ¿Me veo gorda?

La dije: No tía… la verdad te vez muy bien…

Se metió a la alberca y nos pusimos a nadar, yo estaba muy cerca de ella y muy caliente, no podía dejar de ver sus deliciosas tetas, me encantaban…

Después de un rato de nadar nos salimos de la alberca, ella se salio antes que yo y pude ver su delicioso trasero… se veía muy rico.

Cuando yo me salí de la alberca mi tía me miro y me dijo: Estas muy fuerte Juanito…

Le dije: Si, es por el ejercicio que hago…

Ella se acerco, acaricio mi pecho y me dijo: Tienes un pecho muy marcado y unos brazos muy fuertes… estas muy guapo…

Yo me sentí un poco apenado y le dije: Gracias tía…

Después nos fuimos a bañar.

La casa es muy grande tiene un baño en la sala y un baño en cada cuarto, mi tía se fue al baño de su cuarto y yo al cuarto de mi primo Roberto.

Cuando estaba buscando mi ropa para bañarme… mi tía entro al cuarto

Y me dijo: Oye Juan, me voy a bañar en la tina de espuma… ¿Te quieres meter conmigo?

Yo le dije: Bueno… y me metí con ella…

Hasta ese momento no había entrado al baño del cuarto de mis tíos y cuando entre me di cuenta que ellos tienen, Jacuzzi, Baño Sauna y una Tina de Espuma. Todo era para 2 personas…

Nos metimos con traje de baño y después mi tía me dijo: Me voy a quitar la ropa…

Y me pregunto: ¿No te molesta?

Le dije: No tía…

Yo no podía ver nada de mi tía por que la espuma tapaba su cuerpo… y después de un rato de estar platicando ella me dijo: Si quieres quítate el traje de baño…

Yo le dije: No… estoy bien así…

Me dijo: es mejor sin ropa…

Y me pregunto: ¿Te da pena?

Le dije: Si, un poco…

Y me dijo: No te apenes, yo te conozco desde que eras un niño… me insistió mucho y después de tanto insistirme acepte y me quite la ropa…

Ella estaba sentada enfrente de mí, pero poco tiempo después de que me quite la ropa se sentó a mi lado y me dijo: apoco no esta mejor sin ropa…

Yo le dije: Si

Después se levanto y pude ver su cuerpo completamente desnudo… se sentó enzima de mi

Y me dijo: Quiero cogerte Juanito… y me comenzó a besar…

Yo conteste el beso incluso hasta acaricie su trasero… pero después recapacite, pensé en mi tío. La deje de besar y le dije: ¡No tía… esto, esta mal…!

Me salí de la tina y me fui al cuarto de mi primo… la verdad mi tía me excitaba muchísimo, pero no me sentía cómodo con ella… pensaba en mi tío y mis primos.

Ella entro detrás de mi completamente desnuda… se veía riquísima

Y me dijo: Perdóname Juan… no se que me paso…

Yo le dije: No te preocupes tía…

Ella me dijo: no le digas nada a tu tío, por favor…

Yo le dije: No, no te preocupes… no le voy a decir nada…

Llego el fin de semana, durante ese tiempo mi tía y yo no volvimos a tocar el tema acerca de lo que había pasado, actuábamos como si nada hubiera pasado.

Mis primos iban a salir con sus parejas el sábado e iban a regresar hasta el domingo, me invitaron pero yo no quise ir con ellos. Así que me iba a quedar con mis tíos.

Mi tío me dijo que el sábado en la noche me iba a llevar a un TableDance… pero claro, mi tía no lo sabía…

Alas 11 de la noche nos salimos con la excusa de que mi tío me iba a enseñar la cuidad y nos íbamos a tomar un cerveza…

Llegamos al TableDance y mi tío pidió a 2 mujeres, la verdad estaban buenísimas y nos divertimos mucho con ellas…

Como alas 3 de la mañana mi tío estaba un poco borracho

Y me dijo: Me voy a llevar a una chica al Motel…

Y me pregunto: ¿Tu quieres a alguna? Yo te la pago…

Yo le dije: No tío…

Quedamos que lo iba a llevar al Motel y a las 7 de la mañana iba a pasar por el…

Cuando lo deje en el Motel, se bajo del coche, me dio todo su dinero para que no se lo fueran a robar y me dijo: vete a dar una vuelta, por aquí hay unas chicas que están buenísimas… agarra lo que necesites…

Yo le dije: OK, y me fui…

Estuve en el coche durante media hora y la verdad si había muy buenas chicas por aquí, pero yo no podía dejar de pensar en mi tía y en sus deliciosas tetas…

Yo estaba muy caliente y excitado y no pude mas… me fui ala casa y cuando llegue fui directamente al cuarto de mis tíos, entre cuidadosamente, ella estaba acostada, la luz que entraba de la calle me permitía verla. Estaba completamente dormida…

Estaba adentro de las sabanas, se veía muy sexi….

Me quite la ropa y me quede completamente desnudo, me metí alas sabanas y acosté atrás de ella y comencé a tocar sus tetas y a besar su cuello… ella me confundió con mi tío y me dijo: Ya regresaron…

Levante su camisón y acaricie su vagina mientras seguía besando su cuello…

Ella dijo: Mmmm… ¿Vienes caliente verdad?

Se levanto, encendió una lámpara que tiene cerca de la cama, me vio y se sorprendió…

Y me dijo: ¡Juan!… ¿Y tu tío?

Le dije: No esta…

Creí que me iba a preguntar mas por el… pero no me pregunto nada…

Y le dije: No puedo dejar de pensar en ti… me gustas mucho tía…

Se acostó enzima de mí y me beso en la boca muy apasionadamente…

Puse mis manos en su culo, levante su camisón y acaricie su culo, y le quite su ropa interior

Sin decirme nada agarro mi pene… mi pene estaba muy erecto lo vio y me dijo: no savia que estuvieras tan bien dotado Juanito… después lo puso en su boca y me hizo sexo oral…

Yo solo la miraba… se veía deliciosa y muy sexy, después se quito su camisón y puso mi pene entre sus 2 enormes tetas… se sentia delicioso…

Me pregunto: ¿Te gusta?

Yo le dije: Mucho…

Después se sentó encima de mí, comenzó a besarme y me pregunto: ¿Me quieres coger?

Yo no conteste nada, solo acerque mi pene a su vaguita y lo metí…

Ella gimió y me dijo: ¡Si…! que rico…

A pesar de que ella estaba arriba de mí, no se movía, era yo el que me movía…

Mientras yo la cogia le chupaba sus deliciosas tetas que tanto me gustan…

Pocos minutos después… ella empezó a gemir más fuerte…

Y me dijo: Ya me voy a correr…. ¡Sigue! No pares…

Yo seguí cogiendola, y después le empecé a dar con mas fuerza… ella gemía y gritaba… decía: ¡Que rico Bebe…! Me estoy corriendo…

Yo agarre su culo y le bese sus tetas… me excito tanto el escucharla gritar y gemir de esa manera que pocos segundos después estaba explotando dentro de ella…

Y le dije: Me voy a venir…

Ella me dijo: Gózalo Bebe… la quiero dentro de mí…

Después de haber tenido un sexo rápido pero muy placentero, mi tía se acostó alado de mi y me dijo: que rico…

Yo le dije: Si, que rico estuvo…

Me pregunto: ¿Y tu tío?

Yo le dije: Se quedo en el bar, tengo que ir alas 7 por el…

Esa noche ya no hicimos nada mas, fui por mi tío y regresamos ala casa…

Al siguiente día mientras baje ala cocina y solo estaba mi tía.

Le pregunté: ¿Y mi tío?

Y me dijo: Esta dormido… no creo que se levante…

Traía puesto el camisón negro con el que la había cogido anoche…

Yo me acerque a ella y la abrace por atrás, le acerque mi pene a su culo y le di un beso en el cuello. Ella sonrió.

Y me dijo: Estuvo muy rico lo de anoche…

Yo le dije: Si… Tenemos que repetirlo, ¿No crees?

Ella me dijo: Claro…

Después me dijo: Nunca me habían metido una tan grande como la tuya…

Le dije: ¿En serio? ¿Es grande…?

Me dijo: Si… muy grande y esta riquísima, estas muy bueno Bebe…

Mientras hacia el desayuno, me acerque atrás de ella levante su camisón, baje su calzón y le metí el pene por atrás… estuve cogiendola, hasta que explote…

Mi tía y yo nos convertimos en amantes esas vacaciones… todos los días lo hacíamos…era delicioso…

A mi me encantaba cogerme a una mujer con unas tetas tan ricas como las que tenia mi tía…

Y un día… mi tía recibió una visita… era un amiga suya.

Yo estaba en el cuarto de mi primo y cuarto baje por las escaleras, la vi…

Es una mujer, alta, morena clara, muy elegante, cabello negro, largo y lacio, una cara muy hermosa, con unos ojos café claro y labios carnosos, es delgada pero tiene unas muy buenas tetas y un muy buen culo… tenia como 38 años…

Ellas estaban en la sala, me acerque y mi tía me la presento.

Mi tía me dijo: Mira, Juan… te presento a una amiga… se llama Patricia…

Yo la salude y ella me dijo: Pero solo dime Paty…

Mi tía me dijo: Oye, Nos vamos a meter ala alberca, ¿Te quieres meter con nosotras?

Yo le dije: Si… bueno…

Cuando entramos ala alberca, no podía quitarle los ojos de enzima a Paty…

Estaba buenísima y traía puesto un traje de baño muy sexy con tanga…

Ella me preguntaba mucho acerca del capoeira… por que se ve que le gusta mucho…

Estuvimos platicando y nadando durante un rato, poco tiempo después.

Paty nos dijo: voy al baño… ahorita regreso…

Cuando ella se fue… mi tía se acerco a mí y me dijo: Te gusta Paty… ¿Verdad?

Yo le dije: Si… es muy hermosa…

Mi tía se paro enfrente de mi, metió la mano en mi short y empezó a masturbarme…

Al agarrar mi pene me dijo: ¡Órale! Se nota que te gusta Paty… estas bien duro…

Pocos minutos después regreso Paty…

Ese día yo había quedado de ver con mi primo Roberto que lo iba a alcanzar en su trabajo alas 4 de la tarde y en ese momento eran las 2…

Así que les dije: Bueno… yo ya me voy

Mi tía y Paty me dijeron: No, quédate otro rato…

Yo les explique lo de mi primo…

Y mi tía en un tono muy sexy me dijo: Pues, aquí se va a poner muy bueno…

Yo solo me reí y le dije: Si… ya me imagino…

Paty solo se sonrojo…

Cuando me salí Paty me dijo: Haber que día me das unas clases de Capoeira…

Yo le dije: Claro… cuando quieras…

Y me fui al cuarto a bañarme… cuando estaba en la regadera, Escuche que abrieron la puerta del baño, me asome y era Paty estaba completamente desnuda…

Me dijo: ¿Me puedo bañar contigo?

Al ver esas tetas tan ricas y esa vagina tan deliciosa… no me pude negar…

Y le dije: Claro…

Abrí la puerta de la regadera y al entrar me miro y me dijo: Tu tía me dijo que tenías un regalo para mí… pero no me imagine que estarías tan grande y tan rico…

Yo le dije: tu estas muy rica Paty…

Me abrazo y me beso… puse mis manos en su trasero… no espere ni un minuto y la volteé y le metí el pene por atrás, pero ella es una maquina sexual, por que comenzó a moverse de una manera que en pocos minutos empecé a venirme…

Ella sintió, así que me hizo sexo oral y puso mi pene muy erecto otra vez…

Y me dijo: quiero que me cojas por el culo…

Yo nunca lo había hecho y se lo dije.

Y ella agarro mi pene y lo puso en su culo… se sentía muy bien, muy apretado y muy caliente…

La lleve a mi cama y tuvimos un excelente sexo… pues ella tenia un cuerpazo delicioso y era una maquina sexual… me encanto cuado la cogi en la posición de misionero y ella se empezó a venir, gimió y grito muy rico… y después me dio un beso y me dijo: gracias bebe, tenia mucho tiempo que no me cogian Asia… y me beso…

Mi tía estaba mirando en la puerta, pero cuando terminamos ella se fue… nos estuvimos besando durante un buen rato.

Y después me fui con mi primo, y le dije que se me había hecho tarde por que me quede con su mama y con una amiga, claro, no le dije lo que paso con Paty…

Estuve todo el día con mi primo y regresamos hasta la noche a la casa.

Pero en la mañana siguiente, apenas se fueron mis primos y mi tío a sus trabajos, yo todavía no me levantaba y mi tía se metió a mi cama para que la cogiera,

Me dijo: estoy muy caliente… me urge que me cojas…

Y me la cogi toda la mañana…

Al poco tiempo, yo me regrese a México. A Paty no la volví a coger, pero a mi tía si…

Y hace una semana mi tía me hablo por teléfono para platicarme que Paty estaba embarazada y que el hijo que va a tener, es mío…

Para ser honesto, Paty me encanto, estoy enamorado de ella y me encantaría tenerla conmigo… pero ella esta casada y no se si quiera estar conmigo…

Mi Maestra Imelda…

Este emocionante y ecxitante relato habla, acerca de como logre cogerme a mi maestra del Bachilleratoque por sierto esta buenisima, es la Maestra Imelda y es un Diosa del Sexo…

Soy Hugo, Yo vivo en Veracruz, lo que les voy a platicar me sucedió cuando estudiaba el Bachillerato.

Yo tenía 17 años y estudiaba el Bachillerato en la escuela Manuel C.Tello, desde que yo entre a esa escuela, conocí ala directora, es una mujer de 40 años y esta muy bien, a pesar de su edad, morena clara, cabello negro y rizado, unos labios carnosos, un poco llenita, pero tiene un trasero muy grande, acompañado de unas grandes y deliciosas piernas y unos senos grandes. Se llama Imelda

En el primer año que estuve en esa escuela, la Maestra Imelda me dio clases.

Y la verdad casi siempre que me daba clases, yo tenía una erección, al grado de tener que poner la mochilla encima de mi pene para que nadie se diera cuenta.

Ella era una maestra muy estricta y encargaba mucha tarea, y yo casi nunca la hacia, ella se la pasaba regañadome y eso me molestaba mucho. Pero me seguía excitando mucho.

En una ocasión, yo y unos compañeros tuvimos un problema, por que en uno de nuestros juegos rompimos una mesa del salón de clases, así que la maestra Imelda al ser la directora nos dijo: tienen que traer sus papas.

Yo no quería que mi Papa se enterara de lo que había pasado, así que no le dije nada a mi papa.

Todos mis demás compañeros llevaron a sus papas, pero yo no.

Y la maestra me dijo: hasta que no traigas a tu papa, no te voy a dejar entrar a clases.

Así que estuve un día en la dirección con ella, lo cual a mi no me disgusto del todo, por que aproveche para mirar su trasero y sus senos que tanto me gustaban.

Ala 1 de la tarde que era la hora de salida, todos salieron y cuando yo me iba a ir,

Ella me dijo: espérate, tú no te vas, hasta que le hables a tu papa para que venga por ti.

Me enoje mucho, pero tuve que hablarle por teléfono.

Mi Papa llego a las 3.

La maestra le dijo lo que había pasado con la mesa y que el día que no me dejo entrar a clase ella había puesto un examen que yo no había hecho.

Mi papa hablo conmigo y se enojo mas por no haberle dicho nada, que por lo de la mesa.

Cuando mi papa ya se iba

Le pregunto: ¿Hugo se puede ir conmigo?

Y la maestra le dijo: No, que se quede para que de una vez le ponga el examen.

El examen me lo puso en la dirección mientras que ella arreglaba unos papeles.

En lo que yo hacia el examen, entro la secretaria y le dijo: maestra, yo ya me voy.

La maestra le dijo: Bueno, Nos vemos mañana.

Cuando termine mi examen, le dije: ya lo termine.

Ella me dijo: OK. Dámelo.

Yo le dije: bueno, entonces ¿ya me puedo ir?

Me dijo: no, ahora te esperas hasta que yo me valla.

Yo le dije: bueno.

Ella me pidió que la ayudara y mientras la ayudaba me dijo: tienes que echarle muchas ganas, por que apenas empiezas…

Cuando nos fuimos ella me llevo a mi casa en su carro y en el camino,

Ella me dijo: si quieres podemos ser amigos… fuera de la escuela podemos ser amigos, pero en la escuela somos maestra y alumno.

Llegamos a mi casa y yo me baje de su carro,

Y le dije: bueno, hasta mañana.

Ella me dijo: oye ¿me das permiso de pasar a tu baño?

Yo le dije: si, claro

Mi casa estaba sola, por que solo vivimos mi papa y yo.

Ella pasó al baño y cuando salio me dijo: bueno, ya me voy, nos vemos mañana y se despidió dándome un beso en la mejilla.

Ala día siguiente ella y yo actuamos normal.

Desde ese día no volvimos a tener ningún acercamiento pero en 5to semestre yo reprobé la materia que ella me daba clases yo ya tenia 19 años.

Así, que ala hora de hacer el extraordinario.

Ella me dijo: yo me doy cuenta que tu si sabes, pero lo que afecta es que no haces las tareas.

Yo dije: si.

Ella me dijo: tú me vas a ayudar con la biblioteca, a acomodar los libros, y así vas a pasar.

Yo le dije: OK

Fui durante una semana a acomodar la biblioteca, los primeros días fuimos yo y un compañero, pero apartir del 3er día solo fui yo.

El miércoles yo estaba solo en la Biblioteca, la Maestra Imelda entro y me dijo: si quieres vete y regresas mañana.

También me dijo: Lo que pasa es que Javier ya no va a venir, su mama me hablo y me dijo que el ya no va a venir. Mañana yo te ayudo, es que hoy no traigo ropa para ayudarte.

Yo le dije: bueno. Y me fui

Al siguiente día, regrese alas 8 de la mañana, eran vacaciones, por eso la escuela estaba sola, cuando yo llegue solo estaba la maestra y la secretaria.

Toque la puerta y me abrió la Maestra Imelda,

Me dijo: que bueno que ya llegaste. Ahora si te voy a ayudar con la biblioteca, la maestra Imelda traía puesto un pans color rojo, y una playera blanca, con ese Pans se le veía un trasero grandísimo y delicioso.

Fui ala biblioteca a empezar a acomodar los libros y al poco rato ella entro y me ayudo, los libros estaban en unos estantes muy altos, así que al intentar bajar los libros,

Ella me dijo: súbete a esa mesa, yo te agarro de la cintura para que no te caigas

Me subí ala mesa me agarro y los baje.

Los terminamos de acomodar, y al poco rato ella se subió ala mesa a bajar más libros y me dijo: ahora tu agarrame, pero agarrame bien.

La agarre de la cintura, pero cuando se estiro, para agarrar los libros, agarre su cadera y su trasero quedo enfrente mi cara, lo mire fijamente y vi que traía puesta una tanga.

Se bajo y me dijo: ya te agasajaste conmigo.

Yo me sonreí y le dije: si, verdad…

Alas 2 de la tarde entro la secretaria y le dijo: Ya me voy maestra.

Ella le dijo: Bueno, Nos vemos mañana.

Y me dijo: Hugo, puedes ir a cerrarle

Yo le dije: si, claro.

La puerta se cerraba con un pasador por adentro. Por eso tuve que ir.

Cuando regrese, la maestra me dijo: ¿oye? Yo ya quiero terminar hoy. Así que, que te parece si ¿te invito a comer y nos quedamos aquí hasta que terminemos?

Yo le dije: Bueno.

Fuimos a comer, y mientras comíamos ella me pregunto: ¿tienes novia?

Yo respondí: No

Ella me dijo: esta bien, y te lo diré yo, yo estoy mejor así, sola.

Me platico que ella tiene un hijo de 6 años, pero que esta sola, y que así estaba mejor.

Terminamos de comer y fuimos ala escuela.

Seguimos apurándonos con los libros, hasta que paso algo muy excitante.

Ella se subió ala mesa y me dijo: agarrame fuerte por que me voy a estirar a agarrar un libró que esta hasta el fondo.

Yo la agarre bien, pero la mesa no aguanto el peso y se movió… al moverse la mesa, ella casi se caí, pero la abracé para que no se cayera y me arrimo el trasero ala cara.

Me dijo: casi me caigo, de no ser por que me agarraste. Gracias

Seguimos con los libros, y ella me dijo: me agarraste el trasero ¿verdad?

Yo le dije: si, pero fue para que no se cayera.

Me dijo: no te preocupes Hugo… y se río

Al poco tiempo me dijo: creo que tocan la puerta, ¿puedes ir a ver?

Yo fui, pero no había nadie, regrese y le dije: No había nadie.

Ella me dijo: OK, escuche mal. ¿Puedes ir a cerrar la ventana de mi oficina y apaga la luz?… para que ya no vallan a tocar.

Ya eran las 5 de la tarde y ya estábamos cansados, cuando regrese.

Ella me dijo: ya me canse, vamos a descansar un rato, vamos al patio a respirar un poco de aire fresco.

La escuela es una escuela pequeña, se ve que antes había sido una casa.

Me senté en una banca y ella se sentó a mi lado y

Me dijo: deberías de buscarte una novia, estas muy guapo…

Le dije: gracias y sonreí

Ella me dijo: si yo tuviera tu edad… ya estaría encima de ti.

Yo le pregunte: ¿Enserio?

Me dijo: Si, a mi me han platicado algunas chicas, que tu les gustas, solo que eres muy serio y tímido.

Yo le dije: ¿Ah… si? ¿Quién?

Me dijo: no te voy a decir… y se me quedo viendo de una manera que a mi me calentó

Yo le dije: Ahh… pues si yo tuviera su edad… también estaría enzima de usted.

Ella se rió y me dijo: ¿Enserio?

Yo le dije: si.

Y me pregunto: ¿y por que?

Le dije: por que usted es una mujer muy guapa y sexy…

Me dijo: me siento alagada que tú pienses eso de mí

Se volvió a reír, y me dijo: bueno, vamos a seguir con los libros.

Se levanto y se fue ala biblioteca, yo estaba muy excitado, la mire cuando caminaba hacia la biblioteca y al ver ese trasero tan grande me calenté mucho mas… hice algo muy arriesgado.

Cuando entre ala biblioteca la mire, me acerque a ella, me puse atrás de ella y le agarre los senos y le arrime mi pene en su trasero mientras besaba su cuello.

Ella dijo: ¡Hugo…! ¡Que te pasa…!

Y le dije: perdóneme si la ofendí…

Me pregunto: ¿por que hiciste eso…?

Le dije: perdón… pero usted me gusta mucho.

Me dijo: ¿De verdad te gusto?

Le dije: si, mucho.

Ella se me quedo viendo con unos ojos de que me quería devorar…

Y me pregunto: ¿has estado con alguna mujer antes?

Yo no sabia que decirle, así que le metí y le dije: No, yo soy virgen

Me dijo: entonces te voy a estrenar…

Agarro mi pene y empezó a masturbarme mientras me decía: no sabes cuantas ganas te traigo… mi amor…

Me beso apasionadamente y me dijo: yo también tengo necesidades y esta es una de ellas.

Me dijo: Quítame la ropa.

Al principió solo la deje en ropa interior, la tanga y el brassiere que traía puesto eran de encaje… era una diosa… tenia unos senos y un trasero mas ricos de lo que yo me había imaginado.

Ella me quito el pantalón, se arrodillo enfrente de mí y empezó a hacerme sexo oral,

Al poco rato me dijo: Quítate la playera

En lo que yo me quite la playera, ella desabrocho su brassiere y puso mi pene entre sus senos y me dijo: ¿Te gusta?

Yo le dije: si… mucho… me encantan sus senos…

Sus pezones se veían deliciosos eran claritos y muy grandes, puesto que ella tenia unos senos grandes.

Se subió y me empezó a besar, mientras yo acariciaba su trasero. Empecé a besar su cuello y de ahí me fui directamente a sus senos. Tenia unos pezones deliciosos estaban muy duros y mientras yo los chupaba ella decía: ¡Uyyy…! Que rico…

Yo le dije: mmm… que ricos senos tiene maestra…

Me dijo: comételos son todos tuyos…

Se sentó sobre una mesa, se quito su tanga, abrió sus piernas

Y me dijo: hazme sexo oral…

Yo empecé a lengüetear su rica vagina, mientas que ella gemía de placer…

Y me decía: ¡Que bien lo haces!… y acariciaba sus senos.

Después de un rato me dijo: quiero hacerte sexo oral otra vez

Se volvió a arrodillar enfrente de mí y siguió chupando mi pene.

Lo hacia como una verdadera maestra y le dije: ¡Que rico se siente!

De pues de un rato se levanto, se recostó sobre la mesa, abrió las piernas

Y me dijo: Ahora… Quiero que me lo metas… Cogeme mi amor…

Yo me quede parado ala orilla de la mesa, agarre sus piernas, una en cada brazo y le metí mi pene en su vagina, ella empezó a gemir y me decía: ¡Cogeme!… ¡Cogeme!

Empecé a cogerla. Estaba deliciosa y tenía una vagina muy rica y muy mojada…

Después de un rato ella me dijo: espérate, que ya me voy a venir…

Se bajo de la mesa y se inclino sobre ella su gran trasero quedo enfrente de mí.

Y me dijo: Ahora cojeme así…

Me acerque bese su trasero por todos lados y le metí el pene… ella gimió muy fuerte y me dijo: ¡Cogeme Duro!

Puse mis manos en su trasero y comencé a moverme muy rápidamente, mi pene estaba hasta el fondo de ella y a ella le gustaba mucho eso. Por que sentí claramente cuando ella se empezó a venir y en ese momento me dijo: ¡No pares por favor…!

Ella me dijo. ¡Estuvo Fantástico! Ahora te voy a coger yo a ti mi amor… y me beso.

Me acosté en la mesa y ella me monto, yo puse mis manos en su trasero e bese su senos mientras que ella me cogia, ¡Guau! La Maestra Imelda cogia delicioso, en ese momento pensé en que la maestra que me daba clases me estaba cogiendo de una manera fantástica, la manera en que se movía hizo que en muy poco tiempo yo me estuviera viniendo.

Yo le dije: ¡Me voy a venir…!

Y me dijo: Vente dentro de mí, quiero tu semen mi amor…

Al momento que yo me vine, ella también se volvió a venir, por que vi como gritaba y gemía y sentí como su vagina se empezó a contraer.

Ella Gritaba: ¡Que rico…! ¡Guau!… Te amo…

Después de eso ella se acostó enzima de mí y me dijo: Estuvo genial Hugo… y me beso en la boca.

Yo el dije: Si, Maestra.

Ella me dijo: Tenia mucho tiempo que nadie me cogia así, Tenemos que repetirlo…

Estuvimos alrededor de 2 hora cogiendo, y después de que terminamos

Me dijo: Mañana terminamos con los libros… ¿Vienes mañana?

Yo le dije: Si, Claro… y me acerque a besarla…

Todas esas vacaciones fui ala escuela con la excusa de que la maestra me había castigado y que estaba acomodando la biblioteca. Pero en realidad iba solo a cogerme a mi deliciosa maestra…

Solo esperábamos que se fuera la secretaria y ella y yo nos poníamos a coger…

Teníamos un excelente sexo, después de vacaciones creí que se iban a terminar nuestros encuentros, pero ella me dijo: Ahora lo vamos a hacer en mi casa…

Yo le dije: OK, pues a mi me encantaba cogerla

Yo todavía estuve un semestre en esa escuela y durante ese semestre seguimos cogiendo casi diario y como es de esperarse ella me puso un 10 de calificación.

Actualmente yo tengo 22 años y estoy en la Universidad pero de vez en cuando voy a visitarla y cada que la visito tenemos sexo… y sigue siendo igual de intenso que la primera vez…

Viuda madura

La edad no era problema para el y despues de aquella fiesta seria todo muy excitante para los dos.

Hola amigos, la historia que les relatare a continuacion es real y me sucedio hace dos semanas, me llamo Raul y vivo en Tacna ( Sur del Peru ), soy de contextura normal, 1,85 mts., deportista (natacion y basquet) , por lo que mi cuerpo es un poco desarrollado para mis 22 años.

Por motivos de trabajo vine a residir a esta ciudad, (vivo en el centro) tengo casa propia pero lo de malo es que no tiene cochera; asi que preguntando a mis nuevos vecinos por una cochera para alquilar me recomendaron una que queda a dos calles de mi casa. La propietaria se llama Flora y es viuda hace casi 5 años, ella tiene 57 años de edad, de contextura normal, como se viste con faldones se le nota seria, tiene pechos grandes y algo caidos por la edad, piernas adorables y caderas que ya quisieran tenerlas algunas chicas, tiene una hija madre soltera ( algo gordita) con un crio de 7 años que es una joda.

Realmente no se me pasaba por la mente tener algo con Flora, la historia es que cada mes lavo mi coche en la cochera (por aca le decimos playa de estacionamiento), y Flora tiene un Volkswagen (escarabajo) que lo estaciona al costado de mi coche y a veces cuando estoy lavando mi coche ella llega de su trabajo ( es secretaria de un abogado) y nos ponemos a conversar un rato de cosas de la vida diaria, como ya tenia cierta confianza con Flora un dia hablamos de una vecina que estaba saliendo con un muchacho (ella 45 y el 20 años) y Flora me decia que no le parecia bien ya que la vecina era muy “vieja” para el muchacho, a lo que le respondi que si se gustaban no habia nada de malo y que era de los mas normal, Flora me respondio “alla ella que le gusta meterse en problemas….. “, la conversacion termino asi, un dia su hija (28 años) me invito a la fiesta de cumpleaños de su hijo, fui por compromiso, la fiesta se desarrollo de lo mas normal, y luego continuo la fiesta para los mayores (por aca primero comienza la fiesta de niños y luego los adultos la continuan…) Flora me comento durante fiesta ¿que tal esta mi hija que te parece? Y cosas por el estilo pero le dije que tenia mi enamorada (para salir del apuro), y como para ver su reaccion le dije que mi enamorada tenia 10 años mas que yo y Flora me miro y me dijo: “Raul, eres muy joven para ella”; le conteste: lo se pero me gusta.

En una parte de la fiesta Flora me saco a bailar jalandome de la rueda de amigos en la que estaba, mis amigos me dijeron”: provecho con la tia”, yo lo tome a broma. En pleno baile Flora que estaba algo tomada, parecia una muchacha por como se movia, a estas alturas de la fiesta ya casi todos estaban mareados (ebrios), su hija estaba durmiendo en un sillon y casi todas las mujeres hacian bromas subidas de tono por cualquier cosa y demas bromas.. Cuando pusieron musica Lambada casi nadie la bailaba por lo que saque a Flora a bailarla y asi siguieron las demas personas, en pleno baile como yo estaba medio “en tragos” la agarraba fuerte de la cintura Flora y ella se me pegaba tratando de seguirme el paso y por la friccion de nuestros cuerpos mi pene comenzo a despertarse y Flora lo noto y se hacia la disimulada, yo le metia mi muslo por entre sus piernas para que lo sintiera mas y podia notar (por la diferencia de talla) como sus pechos( algo blandos) como se frotaban en mi pecho, esto me ponia a mil por hora, hasta que termino la pieza musical y continuo una balada, Flora me dijo para descansar por lo que la sujete por la cintura y la pegue mas hacia mi, y continuamos bailando y mi pene luchaba por salir del pantalon, de vez en cuando sin nadie lo notara le pasaba mi mano por su culo de manera rapida y ella me decia: “cuidado Raul con tus manos tenme mas respeto”; pero yo ya no podia parar y mi pene le chocaba a la altura de su vientre y ella me decia:”Raul tu cosita esta loca esta noche” y se reia, cuando termino la musica cada uno se fue para su sitio, y yo seguia con mi pene como un mastil de fierro asi que me fui al jardin y me encontre con unas muchachas, y le entable conversacion a una chica que tenia fama de “facil” y al terminar la fiesta me la lleve a una discoteca y luego terminamos en mi casa haciendo el amor, yo pensaba en Flora que como seria en la cama.

A los dias me volvi a encontrar con Flora y ella de lo mas normal me dijo:”que tal fiesta no?”, le respondi si pues estuvo movida no? Flora se rio y nos despedimos. Yo pensaba que algo se tenia que acordar por la mirada picara que me dio.

Ya comenzaba a tener ideas por mi cabeza se culear a Flora, por lo que comence a pensar la manera de hacerlo, y se me presento la oportunidad una noche cuando estaba guardando mi coche y vi que Flora llegaba con su coche y estaba triste, luego de estacionar su coche le entable conversacion y me dijo que su hija se habia ido de viaje por 3 dias con el crio y que ella estaba sola en la casa con su empleada domestica, yo me dije”:ahora o nunca”, le dije una mentirilla que me habia peleado con mi enamorada y que habiamos terminado. Me hice la victima y Flora me decia que ya vendra otra mujer que no me preocupara, como hacia frio la hice entrar a mi coche para conversar mas tranquilos, Flora accedio; yo siempre guardo en mi coche una botella de ron (siempre hay que estar preparados no?) le dije para tomarnos un traguito Flora me dijo que solo uno, bueno le dije que dos para el frio… ella se rio, seguiamos conversando y tomando hasta que note que Flora estaba media ebria y le dije:”Flora no piensas volver a tener un compromiso?” me dijo que era ya muy vieja para eso, le dije que no que estaba muy linda, me miro y sonrio… mi pene parecio escuchar esto y comenzo a erectarse , poco a poco mediante la conversacion me fui acercando a ella y le puse mi mano en su muslo y Flora reacciono y me dijo:”Raul que te pasa, respetame, ademas eres muy joven” le respondi que la edad no era problema, y mientras seguia con mi mano frotando su muslo le decia eres muy linda , Flora me dijo “ya te subio el trago a la cabeza y no sabes lo que dices”, yo seguia frotando su muslo y baje mi mano hasta su rodilla y meti la mano bajo su falda, Flora me apartaba y con mi otra mano sujete su mano y la puse encima de mi pene y ella trataba de soltarse pero casi no ponia resistencia, segui subiendo mi mano acariciando sus muslos en la parte interna y Flora comenzo a dar pequeños suspiros entrecortados con gemidos , cuando llegue a su vagina ella dio un suspiro largo y dijo:”sigue Raul que ya van como 5 años que no me tocan alli”, con mi mano toque su vagina por encima del calzon y note que estaba mojadisima, segui acariciandole por encima del calzon y cuando meti un dedo a su vagina parecia un volcan de lo caliente que estaba y comence a jugar con su clitoris, ella ya se abandono y con sus manos saco mi pene durisimo y comenzo a acariciarlo, yo estaba en el cielo, luego con mi otra mano subi por debajo de su chaqueta y comence a sobarle sus tetas por encima del brassiere y note que eran blandas pero sus pezones eras grandes, Flora me dijo:”Raul hazme tuya ,quiero sentirte adentro por favor” a esta suplica no me hice de rogar y levantandole la falda la atraje hacia mi y no podia penetrarla, parecia virgen por lo estrecha que era a pesar de su edad, Flora me dijo:”Raul despacito por favor “, yo ya estaba como loco y puse un poco de saliva en la punta de mi pene y se la meti de un solo empujon , Flora dio un grito y me araño la espalda, me quede inmovil un momento disfrutando ese momento, sintiendo lo estrecha que estaba, parecia un guante de seda que aprisionaba mi pene, y comence el vaiven, hasta que ya no aguante y solte como un litro de semen adentro suyo, ella me besaba casi mordiendome los labios. Me dijo para continuar en su casa, entramos sigilosamente para que la empleada no se diera cuenta, cuando llegamos a su dormitorio nos bañamos por separado por que a Flora le daba vergüenza hacerlo juntos, cuando termino de bañarse ella entre a ducharme y ella me dijo:”Raul demorate para que me des tiempo de arreglarme.

Cuando sali de la ducha solo me tape con una toalla, cuando llego donde ella vi que estaba dentro de las sabanas, la destape y Flora se tapo la cara con sus manos, me dijo que tenia un poco de vergüenza , le saque las sabanas y me saque la toalla y le dije : “mirame Flora” , se saco sus manos de la cara y vio mi pene erecto, comenzo a sobarlo con sus manos, ella estaba sentada en el borde de la cama y yo parado a un costado, le dije chupamela por favor mi amor, me dijo que nunca lo habia hecho y que no sabia como hacerlo, le dije chupalo como si fuera un helado; Flora solto una risita nerviosona y comenzo a hacerlo mientras me agarraba los testiculos, al cabo de un rato la tendi en la cama y la vi por entero: tenia un brassiere negro con un calzon grande del mismo color que contrastaba con su piel trigueña , el calzon demarcaba la entrada de su vagina y sus vellos pubicos salian por un costado, comence a acariciarle sus piernas besandoselas y lamiendolas, luego pase sus senos, le saque el brassiere y note sus senos grandes caidos y blandos pero con unos pezones negros como aceitunas y grandes, se los chupe como si fuera un crio dandole pequeños mordiscos suaves mientras Flora se retorcia en la cama, le meti una mano dentro de sus calzones jugueteando con sus asperos vellos pubicos, parecia una selva, cuando llegue a sus calzones le chupe la vagina por encima del calzon lamiendo la entrada de su vagina, le saque el calzon y ella se tapo la cara y me dijo: “Raul por favooorrrrrr aaahhhhh”, suavemente saque el calzon a la vez que besaba sus muslos, y vi un clitoris realmente grande que asomaba por sus labios vaginales que a estas alturas ya estaban hinchados y semiabiertos esperando su pedazo de pene, procedi a lamerle el clitoris y a acariciarle los labios vaginales con mis dedos, con la otra mano le sobaba el culo, y le toque la entrada del ano, a lo que Flora dio un salto de sorpresa y me dijo por alli no me toques mi amor que nunca lo hice por atras ya que mi marido no le gustaba y decia que solo los enfermos mentales lo hacen por alli, le respondi que yo estaba enfermo pero de amor, a lo que Flora se abandono de nuevo y seguia chupandole la vagina hasta que con sus manos me empujaba hacia dentro de su vagina como queriendome meter dentro de ella, hasta que en eso arqueo la espalda y dio un grito de placer y en mi cara chocaron sus jugos vaginales a los que chupe desesperado y le meti un dedo en el culo y otro en la vagina y otra vez llego al orgasmo, pasaron unos minutos hasta que se recupero y me eche encima de ella y mi pene entro en su interior sin problema alguno por lo empapada y encharcada estaba su vagina, comence a bombearla como loco , Flora levantaba sus piernas por encima mio, luego le levante las piernas hasta mis hombros y segui penetrandola, sentia el interior de su vagina como se contraia y de nuevo llego al orgasmo pero esta vez senti como si Flora se meara, eran sus jugos internos que chocaron con la punta de mi pene, Flora me dijo dame tiempo para recuperarme, lo hice mientras me quedaba yo inmovil pero dentro de ella, luego de unos momentos se la saque y la puse de rodillas al borde de la cama; Flora me dijo que por el culo no que le doleria mucho, le dije con amor no duele e hice que me chupara el pene manchado con sus secreciones internas, parece que esto la excito por que solita se puso de rodillas y me entrego su culo, yo no me hice de rogar y le bese la entrada del ano, le hice un beso negro como de 10 minutos y cuando le quise meter un dedo Flora ajusto el ano como queriendo detenerme, con un dedo saque un poco de sus jugos vaginales y lo unte en la punta de mi pene y comence a meterle la cabeza del pene Flora temblaba de excitacion , cuando senti que entro un pedazo de pene se lo introduje de golpe, y Flora grito:”Raul me destrozas sacalo por favor me quema aaaahhhhh…….. noooo por favorrrrr” esto me excito de tal manera que comence un mete y saca tremendo sin descanso, mientras que con la otra mano le acariciaba el clitoris y la vagina, podia sentir como su ano trataba de expulsar al intruso que era mi pene, al cabo de unos minutos eyacule dentro de su culo, Flora en esos instantes tambien llego al orgasmo y se echo en la cama y yo encima tratando de recuperar el aliento pero sin sacarle pene del culo, al final cuando saque mi pene de su culo pude apreciar que estaba manchado con unas gotas de sangre de su ex – virgen culo hice que me chupara el pene asi como estaba, Flora sin ningun reparo lo hizo y luego nos besamos y nos quedamos dormidos al dia siguiente muy temprano volvimos a hacer el amor.

Asi pasamos el resto de los dias que su hija estaba de viaje, ahora cada vez que podemos hacemos el amor en diferentes lugares. Se podria decir que somos marido y mujer.

Espero que les haya gustado este relato que es veridico.

Me despido y pronto les contare como me cache a su hija la gordita.

Vecina madurita con marido cornudo

Un chico jovencito satisface las fantasias de un matrimonio vecino. Ella desea follar con un joven y el estar delante para verlo.

La experiencia que voy a contar ocurrio el pasado mes de mayo. Mi nombre es Santi, tengo 23 años y vivo en Madrid. En el mismo bloque viven tambien Andres y Pilar, un matrimonio de mediana edad. Nuestra relacion no es que fuera muy abundante. Digamos que lo normal entre vecinos. Cuando nos cruzamos en la escalera o por la calle nos saludamos y en alguna ocasion pues nos paramos a hablar de alguna cosa.

Una tarde llamaron a la puerta de mi casa. Abri y era mi vecino Andres. Me dijo que le habia surgido un problema y venia a pedirme ayuda. Se trataba de su ordenador. Me dijo que al encenderlo hacia cosas un poco raras y venia a ver si yo podia solucionarle el problema. Yo no es que entienda mucho de ordenadores pero bueno al final subi a su casa a ver si podia ayudarle.

Subimos a su casa y nos abrio la puerta Pilar, la mujer de Andres. Pilar es una mujer realmente encantadora. Yo calculo que tendra unos 45 años y es una mujer muy cariñosa, muy dulce y que siempre luce una gran sonrisa en su cara. En cuanto a su fisico tengo que decir que se trata de una mujer de grandes pechos, anchas caderas y con buenas carnes. Andres y Pilar me llevaron a una pequeña habitacion donde tenian el ordenador. Me ofrecieron una silla para sentarme. Entonces encendi el ordenador. Total que el ordenador comenzo a arrancar y lo hizo sin ningun problema.

¡ Esto si que tiene gracia ¡ A nosotros no nos quiere arrancar y a Santi le arranca perfectamente.- dijo Pilar.

Yo decidi apagarlo de nuevo y volver a encenderlo a ver que ocurria. Y al hacerlo el ordenador volvio a arrancar perfectamente.

Pues nada chico tienes un don para los ordenadores.- dijo Andres.

Pues visto lo visto creo que no hay ningun problema en el ordenador, les dije yo.

Me disponia a levantarme de la silla cuando Andres me dijo:

Santi, espera un momento. Ya que estas aqui quiero enseñarte una cosa a ver que te parece.

Entonces Andres cogio el raton y comenzo a buscar entre sus ficheros uno en concreto. Lo abrio. Entonces aparecio en la pantalla una foto. Para mi gran sorpresa era una foto de Pilar totalmente desnuda. Mi polla reacciono ante la vision de aquella foto y note como se me empezaba a endurecer. Me encontraba en una situacion un poco incomoda. Y si eso no era suficiente hoy decir a Pilar:

Me gustaria saber si te parezco atractiva.

Yo en ese momento no sabia que decir. Bueno si lo sabia lo que ocurria era que no me atrevia porque su marido Andres estaba alli. Nunca podia haber imaginado que mi vecina tuviera un cuerpo tan apetecible. Antes de nada tengo que decir que siento una especial atraccion sexual hacia las mujeres maduritas, mujeres de entre 40 y 55 años. Cuando voy al mercado salgo de alli siempre con un empalme de alucine. Los mercados estan llenos de mujeres de esas edades y muchas de ellas estan para echarlas un buen polvo. Me atraen tanto las mujeres rellenitas de grandes pechos y anchas caderas como las mujeres delgaditas y con poco pecho. La mayoria de esas mujeres que hay en el mercado son amas de casa y muchas veces me he preguntado si no las apeteceria llenar la soledad de las mañanas en sus casas con un chico jovencito que las diera algo de alegria para su cuerpo. Yo muchas veces he fantaseado con que ayudaba a llevar las bolsas de la compra a una de esas mujeres y una vez en su casa acababamos echando un polvo en su cama.

Pues bien, el cuerpo de Pilar era como el de una de esas mujeres con las que yo habia fantaseado. Tenia unos pechos grandes y caidos con grandes pezones, unas caderas anchas y un coño muy peludo. Si no fuera porque tanto Andres como Pilar estaban alli me habria puesto a hacerme una buena paja ante la vision de esa foto.

Estaba yo sumido en estos pensamientos cuando oi que Andres me decia:

Responde con sinceridad. Haz como si no estuviera yo aqui.

Yo soy un chico un poco timido pero ante esa oportunidad decidi responder con absoluto sinceridad.

Me atraen mucho las mujeres maduritas y tengo que confesar despues de ver esta foto que Pilar me pone caliente.

¿De verdad?, respondio ella.

Si, es cierto. Me excitas muchisimo.

Fue entonces cuando Andres me conto para que me habian triado a su casa. Lo del ordenador no era mas que una excusa. Querian hacer realidad una de sus fantasias y querian que yo les ayudara a hacerlo. Andres me conto que deseaba desde hacia mucho tiempo ver a su mujer follando con otro tio y tambien me dijo que Pilar fantaseaba con acostarse con un chico jovencito. Es mas me dijo que desde siempre habia pensado en mi como el chico que se convirtiera en su joven amante. Yo la atraia mucho sexualmente. Andres me pregunto entonces si estaba dispuesto a hacer realidad sus fantasias. A mi todo eso me habia pillado de improvisto pero ante la posibilidad de poder hacer realidad mi fantasia de acostarme con una mujer madurita no pude negarme.

Dicho esto Pilar me cogio del brazo y me dijo: vamonos a un sitio mas comodo. Pilar estaba muy exaltada. Me llevo a su dormitorio. Alli me pidio que la dejara hacer a ella. Pude ver como Andres tambien entraba en el dormitorio y se sentaba en una silla dispuesto a observar todo.

Yo estaba de pie y Pilar comenzo a acariciarme todo el cuerpo. Me tocaba y sobaba por todas partes como si se tratara de una colegiala que tocara el cuerpo de un chico por primera vez. Se coloco detras de mi y comenzo a acariciarme el pecho. Habia metido sus manos por debajo de mi camiseta y acariciaba el vello de mi pecho. “Me gustan los chicos con mucho vello en el pecho”, me dijo. Luego me quito la camiseta. Me abrazaba con fuerza y me besaba el pecho. Luego se coloco frente a mi. Coloco sus manos sobre mis nalgas y luego se abrazo fuertemente a mi. Con sus manos me estrujaba con fuerza mi culo. “Me encanta tu culo”, me dijo. Nuevamente se coloco detras de mi y comenzo a acariciarme el pecho. Pero sus manos fueron bajando poco a poco hasta palpar con su mano derecha mi paquete. Yo llevaba ya un buen rato empalmado y ello lo noto al tocarme.”Cariño, que dura la tienes” Ella seguia detras de mi. Me quito el cinturon. Y despues me empezo a desabrochar el pantalon. Cuando me habia quitado todos los botones metio su mano dentro y palpo mi polla por encima del calzon. Metio su mano mas adentro hasta llegar a palpar tambien mis huevos. Me dio un buen sobeteo por todo el paquete. “Cuantas veces habia soñado con hacerte esto”. Despues tiro de mis pantalones para abajo. “Quitatelos me dijo” Yo me quite los zapatos, luego los pantalones y tambien los calcetines. Solo llevaba puesto el calzon. Ella estaba realmente muy caliente. Nuevamente se abrazo a mi y sus brazos no dejaban de recorrer mi cuerpo. Estaba realmente admirada de mi culo. Lo estrujaba con sus manos. Me habia sacado los cachetes por fuera del calzon. Entonces ella se coloco a mi espalda. Se arrodillo y comenzo a darme besitos en las nalgas y incluso algun que otro mordisquito. Despues ella me pidio que me girara. Ella seguia de rodillas y quedo junto a su cara mi paquete. Volvio a palpar mi polla con su mano. Despues acerco su cara a mi calzon y beso mi polla por encima de mi calzon. Despues ella tiro del calzon para abajo y mi polla empalmada quedo a la vista. Pude ver como la brillaban los ojos cuando me la vio. “Que cosa mas bonita” dijo. Dicho esto me la agarro con su mano y comenzo a pajearme suavemente. Entonces fue cuando me fije en Andres. Estaba sentado en una silla y se habia sacado la polla y se estaba haciendo una paja. Sin duda estaba disfrutando viendo a su mujer conmigo. Era un cornudo. Despues de un ratito de suave paja manual Pilar se puso en pie y me dijo: “Meteme mano” Estaba deseando que me lo dijera. Me coloque detras de ella. Me aprete fuertemente a ella para que sintiera la dureza de mi polla contra su culo. Despues comence a tocarla por todo el cuerpo. Lo hice lentamente y con ternura. Empece con sus pechos. Que placer tocar unos pechos tan grandes. Despues de un ratito de sobeteo por encima de la ropa meti mis manos por debajo y se los toque al natural. Pilar gozaba machismo. Luego fui bajando poco a poco acariciando su vientre hasta llevar a su coño. Puse mi mano en su entrepierna por encima de sus ropas. Pilar comenzo a jadear debilmente. Eso la gustaba mucho. Tanto que ella coloco sus dos manos sobre la mia y las apreto fuertemente contra su coño. Despues yo decidi meter mi mano por debajo de su ropa. Deslice mi mano por debajo de su chandal y por debajo de sus bragas y llegue a su coño. Mi mano comprobo que sus bragas estaban humedas al igual que su coño. Estaba encharcado de jugos. Pilar me dijo que no aguantaba mas. Me pidio que me tumbara en la cama boca arriba. Yo lo hice y desde alli pude observar como ella se desnudaba por completo. Quedo ante mi totalmente desnuda como en la foto que habia visto. Al natural era mucho mas atractiva que en la foto. Vi como abria el cajon de la mesilla. Y pude ver que habia cogido un condon. Abrio la bolsita y saco el preservativo. Ella se sento junto a mi y ella misma me pudo el condon en la polla. Despues ella cogio mi polla , la coloco a la entrada de su peludo coño y la metio dentro. Despues de esto comenzo a botar sobre mi polla. Parece que hiciera siglos que no follaba. Con que ganas lo hacia. Ella no paraba de saltar sobre mi polla. Sus tetas se bamboleaban de arriba abajo. Yo la cogi las tetas con mis manos y comence a apretarla los pezones. Sus jadeos eran impresionantes. Yo nunca podia imaginar que una mujer de su edad se moviera de esa manera en la cama. Era como una jovencita de 20 años. Yo coloque mis manos sobre sus caderas y la ayudaba a hacer sus movimientos. Al ratito yo me corri haciendolo dentro de ella. Tras mi corrida ella se quedo tumbada encima de mi. Su respiracion era agitada. Yo me pense que se me moria alli de un infarto. Mi polla seguia todavia dentro de su coño y dura. A pesar de mi primera corrida mi polla seguia dura. Esa es la ventaja de hacerlo con un jovencito. Nuestra polla esta mas en forma. Despues ella rodo hacia el lado derecho y se quedo tumbada en la cama. Al hacerlo mi polla slaio de su coño. Entonces ella se dio cuenta de todavia la tenia dura. Ella estaba sorprendida.

Pero Santi si te acabas de correr ¿como es que todavia la tienes asi?

Pues ya ves a los jovenes nos pasa eso.

Pues sigue dandome placer cariño mio.

Dicho y hecho. Sin ni siquiera quitarme el condon lleno con mi semen se la meti otra vez. Esta vez ella estaba tumbada boca arriba y yo encima de ella. Comence el mete saca. Pilar se abrazaba a mi. Con mis caderas realizaba la penetracion. Ella me pedia que la follara mas deprisa. Yo lo hacia. Pilar me abrazaba cada vez con mas fuerza. Y yo la follaba a un ritmo vertiginoso. Todo lo rapido que podia. La cama hacia machismo ruido y yo pensaba que en cualquier momento se iba a romper. Nuestros jadeos se convirtieron en gemidos. El placer que sentiamos era algo extraordinario. Despues de un rato yo me corri por segunda vez. Quede realmente agotado y me quede un rato tumbado sobre ella. Pilar me acariciaba la espalda y me decia: “Hacia mucho que nadie me follaba asi”.

Esto fue lo que ocurrio aquella tarde. Lo mejor fue que Andres disfruto como nunca viendo como me folle a su mujer. Y me ha dejado volver a hacerlo en alguna otra ocasion.

Espero que les haya gustado mi experiencia. Tambien aprovecho que si alguna mujer madurita de Madrid fantasea con pasar un rato agradable con un chico de 23 años que me escriba y quiza podemos conocernos. Mujeres maduritas: me atraeis mucho sexualmente. Me gustan mucho vuestros cuerpos. Un saludo a todas.

LUJURIA POR MI SUEGRA

Desde que conocio a la nueva mujer de su suegro sintio deseos de poseerla, solo tendria que encontrar la oportunidad perfecta para convertirse en su amante.

El padre de mi esposa, Francisco, es un hombre muy adinerado de 69 años. Yo lo conoci hace ya un lustro en un foro internacional para presidentes de empresas y por razones de piel simpatizamos enseguida a pesar de ser el 35 años mayor que yo. Creo que se impresiono por ver que a mi edad tenia los cojones suficientes como para mantener mi propia compañia, y la amistad se hizo genuina y rapida.

Al tiempo de frecuentarnos profesionalmente, conoci a su hija y me enamore de ella. Francisco no opuso resistencia. Al fin de cuentas era evidente que la union seria mas que algo sentimental una virtual fusion de capitales.

Un año despues de mi matrimonio, su esposa fallecio y un año mas tarde, luego de un viaje, el anunciaba que habia contraido en secreto nuevas nupcias con otra mujer, desconocida para todo su entorno familiar y 25 años menor.

Recuerdo bien esos tiempos. Mi esposa era una furia de celos, y, siendo muy moralista, estaba escandalizada.

Creo que por eso Francisco demoro en presentarla formalmente. Sin embargo, y gracias a nuestra amistad, me confeso que Sandra (ese era su nombre) habia sido un gran consuelo en su vida.

Por consejo mio, accedio a presentarla en una reunion social que brindaria en su mansion junto a nuestras amistades. Yo supuse que en publico mi esposa lo soportaria mejor.

Lo que no podia suponer era que el verdadero peligro era yo mismo. Y me di cuenta en cuanto vi a Sandra por primera vez.

Ella resulto ser de alta clase. Refinada, esbelta, de un rostro precioso que cuadraba perfecto a sus 45 años. Aunque su esbelto (¿o debo decir escultural?) cuerpo parecia de 30. Mas aun cuando mi primera vision de ella fue enfundada en un vestido blanco entallado, muy escotado para poder lucir unos pechos que se adivinaban firmes y grandes, piernas de gimnasio interminables y sandalias plateadas de tacon con finisimas tiras y tacos aguja.

La vi y me enamore. A partir de ese momento supe que mis esfuerzos solo serian para follarmela.

En segundos la catalogue como a una perra sedienta de sexo. Placer que Francisco no podria darle por su avanzada edad y por su secreta aficion a la bebida.

Apenas pude dominarme al darle el beso de presentacion en la mejilla. Sin pensarlo, mi mano escapo de control y se poso en su espalda baja que el vestido dejaba profundamente al desnudo y casi al limite superior de su redondo culito.

Senti que ella acuso el movimiento. Tal vez, luego de un nanosegundo de duda penso que no era algo preocupante. Que quizas exageraba al pensar… Y simplemente me devolvio el beso al tiempo que decia a mi esposa:

“Eres mas linda de lo que tu padre cuenta. Te mereces este galan que tienes por esposo”.

Para mi eso fue un mensaje: Me habia registrado y no le era indiferente.

Esa noche para mi fue muy larga. Sandra me tenia poseido con su blanca sonrisa de dientes perfectos, sus ojos celestes de muñeca y su lacio pelo rubio que caia hasta casi los hombros.

Sus pasos eran un desfile de bellisimas piernas. Acodado en la barra mi polla se endurecia con la imagen de mi mismo lamiendo sus sandalias y penetrando su culo solo tapado ante mis ojos por un finisimo hilo dental.

Francisco estaba feliz. Pero bebia en exceso. Era obvio que esa noche Sandra no tendria sexo y eso me estaba desquiciando.

Fuimos los ultimos en irnos y cuando llegue a casa mi mujer recibio la mejor cogida que yo recuerde haber propinado a alguien.

Pero ni eso me calmo.

Casi no pude pegar un ojo hasta que, con mi esposa ya dormida, pude acariciar mi polla con la fantasia de poseer a Sandra.

El tiempo comenzo a pasar lentamente a partir de ese dia. Todos mis pensamientos estaban destinados a Sandra.

Por razones sociales ibamos a muchos lugares juntos ambas parejas. Eventos de empresa, cenas de caridad, dias de campo o simplemente tardes en mi mansion o en la de Francisco.

En todas ellas Sandra parecia ser una modelo. No importaba que ropa luciera, si eran zapatos cerrados de alto tacon y punta metalica, o finas sandalias altas, siempre, siempre lograba ponerme a mil. Y nunca tenia oportunidad de acercarme.

Pero esa oportunidad llego casi sin quererlo, cuando un viaje sorpresivo alejo a Francisco de la ciudad. Tan sorpresivo fue, que solo lo pense al salir conduciendo mi automovil del aeropuerto donde lo habia acompañado a abordar su avion.

Solo al imaginar que estaba decidido a atacar hizo que mi polla se erectara y sin darme cuenta, pocos minutos despues, estacionaba mi auto dentro de la mansion de mi suegro.

Sandra se mostro sorprendida de verme a esa hora tan poco habitual. Yo sin embargo, al verla con ese ajustado traje de falda a la rodilla y zapatos blancos de tacon supe que habia hecho bien en acudir.

Me invito a pasar y me ofrecio un whisky para ambos que ella misma preparo dandome la espalda y dejandome una vez mas el placer de venerar su maravillosa figura.

No pude controlarme.

Lentamente me acerque a ella por la espalda y tomandola por la cintura empece a besar su cuello.

Ella se sacudio y dandose vuelta sobresaltada me dijo:

“¡Que haces!???

Entonces saque fuerzas de donde no crei tener y le conte todo lo que sentia con lujo de detalles, sin retroceder un solo paso para mantener con su cuerpo una distancia de impacto.

Sentia su aroma y mi cuerpo alcanzaba temperaturas limite.

Ella guardaba silencio, pero mirandome fijo a los ojos me dijo con voz temblorosa.

“No podemos Carlos. Esto esta mal”.

¡Ella tambien estaba que ardia por mi!

Yo insisti atrayendola hacia mi cuerpo mientras mis manos buscaban su culo.

“No Carlos”, repitio,”los sirvientes…vamos al cuarto”

Y me separo, tomo la botella de whisky y sin mirarme camino hacia el ascensor con una sensualidad que jamas habia yo visto en alguna mujer.

Cuando la puerta del cuarto se cerro y la tome en mis brazos ella ya no se resistio.

Nuestras lenguas chocaron con fuerza y mis manos trataban de abarcar su cuerpo con fuerza y con pasion.

Ella desabotonaba su camisa para dejar libres sus firmes y puntudos senos.

Yo desabroche su falda y solo quedo con su tanga de hilo dental y sus zapatos blancos de tacon.

No aguantaba mas. Mi polla parecia atacada por fiebre. Me tomaria mi tiempo para follarla.

Me acoste en el suelo y empece a lamer sus pies y sus zapatos.

Ella metia sus dedos en la raja y acariciaba sus propios senos.

Me incorpore y mi polla estaba a reventar, asi que la recoste en la cama y la penetre sintiendo como su vagina se transformaba en un ajustado guante para mi pija.

Solo al hacerlo ella comenzo a acabar. Y al hacerlo jadeaba en mi oido. Y me hablaba

“No sabes como deseaba esta pija dentro mio. Francisco vive borracho de frustracion porque su pene ya no sirve, y vos sos el unico hombre que me ronda y me ronda”.

¿Te gusta mi pija, putita?

“Si”

Comemela.

“Si”

Yo no podia creer que me la estaba follando. Tanta era mi pasion que en medio de la cogida mis ojos seguian admirandola como a una obra de arte.

Ahora que era mi amante nuestra vida se transformaria en un morbo permanente en el que tendriamos que ocultar el deseo todo el tiempo y con interminables caricias a escondidas.

Era una esplendida lamevergas. Y tambien una adicta al semen. Lo bebia con desesperacion.

La cogi con suavidad y con furia. La hice una cualquiera. Transforme una dama de sociedad en alguien licencioso y perverso.

Ese dia llegue tarde a casa. Tarde y cansado.

Al dia siguiente ella llamo a mi celular al mediodia.

“Estoy esperandote”

Basto para tomar mi tarde libre. Y follarla sobre la mesa de billar en la sala de juegos.

Se habia puesto un ajustado vestido corto sin bragas, y mi debilidad: altos zapatos negros de tacon con punta de acero.

Era una puta poseida por el placer. Gateaba sobre la mesa para incitarme y yo la follaba como a una perra por su cueva y por su culo.

Nunca decia basta. Ni siquiera en los intervalos, donde bebia whisky como agua y en su borrachera aumentaba su deseo.

Al fin, cuando ya tarde tuve que partir, pude observar como la beldad que horas antes me habia recibido ahora me despedia con paso tambaleante por el cansancio y el alcohol, pero sin perder un apice de belleza.

Una verdadera puta.

Cuando Francisco regreso de su viaje nuestra libertad de movimientos se restringio.

Sandra estaba cebada. Tan en celo que la presencia de su marido solo sirvio para aumentar su audacia: Habia conseguido mi verga y la conservaria.

Asi que en cada oportunidad fregaba su culo en mi polla, o acariciaba mi sexo bajo la mesa de las cenas, o me invitaba a follar en baños de señoras de lugares ajenos.

Eramos presos de una locura.

En una ocasion me invito a almorzar junto a su esposo y se aseguro que este bebiera una cantidad desacostumbrada de vino durante la comida. Tal vez hasta uso algun narcotico.

Yo notaba que Francisco cabeceaba suavemente y que sus palabras salian desarticuladas de su boca.

Sandra servia su copa con una mano y con la otra masturbaba mi polla debajo del mantel.

Cuando Francisco al fin se durmio en su sitio, ella se deslizo bajo el mantel y me propino una mamada de antologia sin dejar derramar una sola gota de semen.

Sandra era a mis ojos una reina.

Para el postre, ella estaba cabalgandome en su habitacion y gimiendo sin ningun tipo de censura.

Yo acariciaba su cintura y me extasiaba con la vision de su cuerpo.

Aun la veo desnuda, solo vestida con sus zapatos de tacon y recorriendo la habitacion con completo dominio de sus actos. Tal vez lo hacia adrede. Al verla mi polla siempre reaccionaba y la cosa terminaba con sexo rabioso y muy cercano a la condena eterna.

Su audacia crecia.

Primero con cierta cautela y luego con periodicidad, comenzo a concurrir a mi oficina por cualquier excusa.

Llegaba vestida como la dama que era. Y se dedicaba a comer mi polla arrodillada frente a mi.

Pero quienes han tenido amantes alguna vez, saben que lo dificil es mantener el control de las cosas para evitar un desastre. Y yo lo estaba perdiendo.

Sandra estaba totalmente loca por mi polla. Loca y desquiciada.

Cuando Francisco murio fue en parte un alivio para mi. Al menos ya no debia preocuparme por hacerlo cornudo.

Pero por otra parte ya no tuve excusas para ir a su casa. Mi esposa, que nunca habia terminado de digerir del todo a Sandra, me impedia siquiera tener contacto con ella.

Y Sandra no soporto que menguara su dosis diaria de sexo.

En su locura le conto a mi esposa absolutamente toda la verdad. Incluso una parte que ni yo mismo sabia: Sandra estaba embarazada de mi.

Perdi todo. Mi esposa me quito el fruto de todo mi trabajo de años y me prohibio judicialmente acercarme a menos de 2 km de la que habia sido mi casa.

En ese contexto, deje de ver a Sandra.

Supe mas tarde por un encuentro casual con un amigo de aquellas epocas, que Sandra no tuvo ese niño, y que, sola en la mansion heredada de Francisco, se habia convertido en cortesana y dedicaba sus dias a la practica de sexo de alto nivel social. Su fama era conocida en los circulos mas selectos y no habia ejecutivo que se preciara de tal que no hubiese dejado dinero a cambio del placer de Sandra.

A mi ya no me importaba. Solo me importa llegar temprano a mi trabajo en el matadero municipal porque si lo pierdo quedare en la indigencia total.