Vecina madurita con marido cornudo

Un chico jovencito satisface las fantasias de un matrimonio vecino. Ella desea follar con un joven y el estar delante para verlo.

La experiencia que voy a contar ocurrio el pasado mes de mayo. Mi nombre es Santi, tengo 23 años y vivo en Madrid. En el mismo bloque viven tambien Andres y Pilar, un matrimonio de mediana edad. Nuestra relacion no es que fuera muy abundante. Digamos que lo normal entre vecinos. Cuando nos cruzamos en la escalera o por la calle nos saludamos y en alguna ocasion pues nos paramos a hablar de alguna cosa.

Una tarde llamaron a la puerta de mi casa. Abri y era mi vecino Andres. Me dijo que le habia surgido un problema y venia a pedirme ayuda. Se trataba de su ordenador. Me dijo que al encenderlo hacia cosas un poco raras y venia a ver si yo podia solucionarle el problema. Yo no es que entienda mucho de ordenadores pero bueno al final subi a su casa a ver si podia ayudarle.

Subimos a su casa y nos abrio la puerta Pilar, la mujer de Andres. Pilar es una mujer realmente encantadora. Yo calculo que tendra unos 45 años y es una mujer muy cariñosa, muy dulce y que siempre luce una gran sonrisa en su cara. En cuanto a su fisico tengo que decir que se trata de una mujer de grandes pechos, anchas caderas y con buenas carnes. Andres y Pilar me llevaron a una pequeña habitacion donde tenian el ordenador. Me ofrecieron una silla para sentarme. Entonces encendi el ordenador. Total que el ordenador comenzo a arrancar y lo hizo sin ningun problema.

¡ Esto si que tiene gracia ¡ A nosotros no nos quiere arrancar y a Santi le arranca perfectamente.- dijo Pilar.

Yo decidi apagarlo de nuevo y volver a encenderlo a ver que ocurria. Y al hacerlo el ordenador volvio a arrancar perfectamente.

Pues nada chico tienes un don para los ordenadores.- dijo Andres.

Pues visto lo visto creo que no hay ningun problema en el ordenador, les dije yo.

Me disponia a levantarme de la silla cuando Andres me dijo:

Santi, espera un momento. Ya que estas aqui quiero enseñarte una cosa a ver que te parece.

Entonces Andres cogio el raton y comenzo a buscar entre sus ficheros uno en concreto. Lo abrio. Entonces aparecio en la pantalla una foto. Para mi gran sorpresa era una foto de Pilar totalmente desnuda. Mi polla reacciono ante la vision de aquella foto y note como se me empezaba a endurecer. Me encontraba en una situacion un poco incomoda. Y si eso no era suficiente hoy decir a Pilar:

Me gustaria saber si te parezco atractiva.

Yo en ese momento no sabia que decir. Bueno si lo sabia lo que ocurria era que no me atrevia porque su marido Andres estaba alli. Nunca podia haber imaginado que mi vecina tuviera un cuerpo tan apetecible. Antes de nada tengo que decir que siento una especial atraccion sexual hacia las mujeres maduritas, mujeres de entre 40 y 55 años. Cuando voy al mercado salgo de alli siempre con un empalme de alucine. Los mercados estan llenos de mujeres de esas edades y muchas de ellas estan para echarlas un buen polvo. Me atraen tanto las mujeres rellenitas de grandes pechos y anchas caderas como las mujeres delgaditas y con poco pecho. La mayoria de esas mujeres que hay en el mercado son amas de casa y muchas veces me he preguntado si no las apeteceria llenar la soledad de las mañanas en sus casas con un chico jovencito que las diera algo de alegria para su cuerpo. Yo muchas veces he fantaseado con que ayudaba a llevar las bolsas de la compra a una de esas mujeres y una vez en su casa acababamos echando un polvo en su cama.

Pues bien, el cuerpo de Pilar era como el de una de esas mujeres con las que yo habia fantaseado. Tenia unos pechos grandes y caidos con grandes pezones, unas caderas anchas y un coño muy peludo. Si no fuera porque tanto Andres como Pilar estaban alli me habria puesto a hacerme una buena paja ante la vision de esa foto.

Estaba yo sumido en estos pensamientos cuando oi que Andres me decia:

Responde con sinceridad. Haz como si no estuviera yo aqui.

Yo soy un chico un poco timido pero ante esa oportunidad decidi responder con absoluto sinceridad.

Me atraen mucho las mujeres maduritas y tengo que confesar despues de ver esta foto que Pilar me pone caliente.

¿De verdad?, respondio ella.

Si, es cierto. Me excitas muchisimo.

Fue entonces cuando Andres me conto para que me habian triado a su casa. Lo del ordenador no era mas que una excusa. Querian hacer realidad una de sus fantasias y querian que yo les ayudara a hacerlo. Andres me conto que deseaba desde hacia mucho tiempo ver a su mujer follando con otro tio y tambien me dijo que Pilar fantaseaba con acostarse con un chico jovencito. Es mas me dijo que desde siempre habia pensado en mi como el chico que se convirtiera en su joven amante. Yo la atraia mucho sexualmente. Andres me pregunto entonces si estaba dispuesto a hacer realidad sus fantasias. A mi todo eso me habia pillado de improvisto pero ante la posibilidad de poder hacer realidad mi fantasia de acostarme con una mujer madurita no pude negarme.

Dicho esto Pilar me cogio del brazo y me dijo: vamonos a un sitio mas comodo. Pilar estaba muy exaltada. Me llevo a su dormitorio. Alli me pidio que la dejara hacer a ella. Pude ver como Andres tambien entraba en el dormitorio y se sentaba en una silla dispuesto a observar todo.

Yo estaba de pie y Pilar comenzo a acariciarme todo el cuerpo. Me tocaba y sobaba por todas partes como si se tratara de una colegiala que tocara el cuerpo de un chico por primera vez. Se coloco detras de mi y comenzo a acariciarme el pecho. Habia metido sus manos por debajo de mi camiseta y acariciaba el vello de mi pecho. “Me gustan los chicos con mucho vello en el pecho”, me dijo. Luego me quito la camiseta. Me abrazaba con fuerza y me besaba el pecho. Luego se coloco frente a mi. Coloco sus manos sobre mis nalgas y luego se abrazo fuertemente a mi. Con sus manos me estrujaba con fuerza mi culo. “Me encanta tu culo”, me dijo. Nuevamente se coloco detras de mi y comenzo a acariciarme el pecho. Pero sus manos fueron bajando poco a poco hasta palpar con su mano derecha mi paquete. Yo llevaba ya un buen rato empalmado y ello lo noto al tocarme.”Cariño, que dura la tienes” Ella seguia detras de mi. Me quito el cinturon. Y despues me empezo a desabrochar el pantalon. Cuando me habia quitado todos los botones metio su mano dentro y palpo mi polla por encima del calzon. Metio su mano mas adentro hasta llegar a palpar tambien mis huevos. Me dio un buen sobeteo por todo el paquete. “Cuantas veces habia soñado con hacerte esto”. Despues tiro de mis pantalones para abajo. “Quitatelos me dijo” Yo me quite los zapatos, luego los pantalones y tambien los calcetines. Solo llevaba puesto el calzon. Ella estaba realmente muy caliente. Nuevamente se abrazo a mi y sus brazos no dejaban de recorrer mi cuerpo. Estaba realmente admirada de mi culo. Lo estrujaba con sus manos. Me habia sacado los cachetes por fuera del calzon. Entonces ella se coloco a mi espalda. Se arrodillo y comenzo a darme besitos en las nalgas y incluso algun que otro mordisquito. Despues ella me pidio que me girara. Ella seguia de rodillas y quedo junto a su cara mi paquete. Volvio a palpar mi polla con su mano. Despues acerco su cara a mi calzon y beso mi polla por encima de mi calzon. Despues ella tiro del calzon para abajo y mi polla empalmada quedo a la vista. Pude ver como la brillaban los ojos cuando me la vio. “Que cosa mas bonita” dijo. Dicho esto me la agarro con su mano y comenzo a pajearme suavemente. Entonces fue cuando me fije en Andres. Estaba sentado en una silla y se habia sacado la polla y se estaba haciendo una paja. Sin duda estaba disfrutando viendo a su mujer conmigo. Era un cornudo. Despues de un ratito de suave paja manual Pilar se puso en pie y me dijo: “Meteme mano” Estaba deseando que me lo dijera. Me coloque detras de ella. Me aprete fuertemente a ella para que sintiera la dureza de mi polla contra su culo. Despues comence a tocarla por todo el cuerpo. Lo hice lentamente y con ternura. Empece con sus pechos. Que placer tocar unos pechos tan grandes. Despues de un ratito de sobeteo por encima de la ropa meti mis manos por debajo y se los toque al natural. Pilar gozaba machismo. Luego fui bajando poco a poco acariciando su vientre hasta llevar a su coño. Puse mi mano en su entrepierna por encima de sus ropas. Pilar comenzo a jadear debilmente. Eso la gustaba mucho. Tanto que ella coloco sus dos manos sobre la mia y las apreto fuertemente contra su coño. Despues yo decidi meter mi mano por debajo de su ropa. Deslice mi mano por debajo de su chandal y por debajo de sus bragas y llegue a su coño. Mi mano comprobo que sus bragas estaban humedas al igual que su coño. Estaba encharcado de jugos. Pilar me dijo que no aguantaba mas. Me pidio que me tumbara en la cama boca arriba. Yo lo hice y desde alli pude observar como ella se desnudaba por completo. Quedo ante mi totalmente desnuda como en la foto que habia visto. Al natural era mucho mas atractiva que en la foto. Vi como abria el cajon de la mesilla. Y pude ver que habia cogido un condon. Abrio la bolsita y saco el preservativo. Ella se sento junto a mi y ella misma me pudo el condon en la polla. Despues ella cogio mi polla , la coloco a la entrada de su peludo coño y la metio dentro. Despues de esto comenzo a botar sobre mi polla. Parece que hiciera siglos que no follaba. Con que ganas lo hacia. Ella no paraba de saltar sobre mi polla. Sus tetas se bamboleaban de arriba abajo. Yo la cogi las tetas con mis manos y comence a apretarla los pezones. Sus jadeos eran impresionantes. Yo nunca podia imaginar que una mujer de su edad se moviera de esa manera en la cama. Era como una jovencita de 20 años. Yo coloque mis manos sobre sus caderas y la ayudaba a hacer sus movimientos. Al ratito yo me corri haciendolo dentro de ella. Tras mi corrida ella se quedo tumbada encima de mi. Su respiracion era agitada. Yo me pense que se me moria alli de un infarto. Mi polla seguia todavia dentro de su coño y dura. A pesar de mi primera corrida mi polla seguia dura. Esa es la ventaja de hacerlo con un jovencito. Nuestra polla esta mas en forma. Despues ella rodo hacia el lado derecho y se quedo tumbada en la cama. Al hacerlo mi polla slaio de su coño. Entonces ella se dio cuenta de todavia la tenia dura. Ella estaba sorprendida.

Pero Santi si te acabas de correr ¿como es que todavia la tienes asi?

Pues ya ves a los jovenes nos pasa eso.

Pues sigue dandome placer cariño mio.

Dicho y hecho. Sin ni siquiera quitarme el condon lleno con mi semen se la meti otra vez. Esta vez ella estaba tumbada boca arriba y yo encima de ella. Comence el mete saca. Pilar se abrazaba a mi. Con mis caderas realizaba la penetracion. Ella me pedia que la follara mas deprisa. Yo lo hacia. Pilar me abrazaba cada vez con mas fuerza. Y yo la follaba a un ritmo vertiginoso. Todo lo rapido que podia. La cama hacia machismo ruido y yo pensaba que en cualquier momento se iba a romper. Nuestros jadeos se convirtieron en gemidos. El placer que sentiamos era algo extraordinario. Despues de un rato yo me corri por segunda vez. Quede realmente agotado y me quede un rato tumbado sobre ella. Pilar me acariciaba la espalda y me decia: “Hacia mucho que nadie me follaba asi”.

Esto fue lo que ocurrio aquella tarde. Lo mejor fue que Andres disfruto como nunca viendo como me folle a su mujer. Y me ha dejado volver a hacerlo en alguna otra ocasion.

Espero que les haya gustado mi experiencia. Tambien aprovecho que si alguna mujer madurita de Madrid fantasea con pasar un rato agradable con un chico de 23 años que me escriba y quiza podemos conocernos. Mujeres maduritas: me atraeis mucho sexualmente. Me gustan mucho vuestros cuerpos. Un saludo a todas.

Braguetazo con su profe de la universidad

Hola, me llamo Patricia. Voy a contar una historia que me pasó en mi etapa de universitaria. Por aquel entonces tenía 21 años, estudiaba historia en la universidad autónoma de Barcelona. La verdad que nunca he sido buena para los estudios, prefería salir de fiesta con los amigos que estudiar. Soy morena, ojos marrones, labios carnosos, un popo bajita, 1,65 de estatura, delgadita, pero con unos pechos bastante grandes y culito durito. La verdad que me considero un poco golfilla, ya que nunca he tenido una pareja estable, y en cambio si me he ido con bastantes chicos.

En septiembre empezaban las clases, la verdad que estaba un poco nerviosa y perdida porque era mi primer día en la universidad. Mi primer profesor era un tipo de alrededor de 40 años, alto, delgado y con barba.

Tras la presentación en clase, nos comentó que su método de enseñanza era haciendo muchos trabajos y exámenes sorpresa. Si algo no se entendía concedía tutorías en su despacho, en la última planta del edificio y parecía bastante exigente. Yo no estaba dispuesta a suspender mi primera asignatura de la carrera. Por ello, decidí acudir a su despacho con todas mis armas de mujer, con escote, minifalda, tacones y muy maquillada.

Llamé a la puerta, abrió el profesor, se llamaba Federico, me dijo que tomara asiento, me comentó que prácticamente nadie acudía a sus tutorías, parecía que a nadie le interesaba su asignatura. Posteriormente me pregunto que si me podía ayudar en algo, le dije que era mi primer día y que estaba un poco perdida. Asimismo le comente que necesitaba aprobar su primer asignatura como sea, ya que sus padres no confiaban en ella. Todo esto se lo dije con voz sensual y dejando que me viera el canalillo. Me dijo que era muy exigente, y que si estaba dispuesto a lo que sea a lo que sea… Yo lo le dije que sí. Se levantó se puso detrás mía, y empezó a masajearme la espalda, de repente bajó la mano y empezó a tocarme un pecho. Me volvió a preguntar que si lo que sea… yo le dije q por supuesto… En ese mismo momento me di cuenta de cuál eran sus intenciones, por un lado estaba nerviosa y no quería, pero otro me excitaba la situación. De repente, cerró la puerta del despacho, se acercó y me continuó sobándome el pecho, pero ahora con mucha más pasión. Me comentó que mañana iba a mandar un trabajo, que si quería sacar buena nota tenía que hacer lo que él decía, yo estaba dispuesta a hacer todo lo que él me pidiera a cambio de aprobar. De repente, se bajó su bragueta, y sacó su polla, era una polla de unos 18 cm y gruesa, no estaba mal dotado el profe, sin mediar palabra, me la metió en la boca, me susurró gánate el sobresaliente. En ese momento, me sentí como una autentica prostituta, me daba mucho morbo. Empecé a chuparle la punta, después me la metí toda en la boca, mientras masajeaba sus testículos, luego continué con un movimiento suave de cabeza, aumentando el ritmo, cada vez más, su polla estaba a punto de estallar, cuando me dijo… quiero correrme en tu boca y que te tragues mi semen, empezó a correrse en mi boca, inundándomela, con un líquido espeso y caliente. Me dio mucho asco, la corrida de un desconocido, y finalmente la escupí al suelo. El me dijo que parte no entendía de hacer lo que él decía, así íbamos mal, me comentó. Me dijo que por favor que tenía mucho que trabajar, que si podía salir de su despacho. Salí del despacho con una sensación rara.

Al día siguiente el profesor mandó un trabajo, la verdad que yo pasé de él, no hice nada del mismo, ya que yo era una alumna privilegiada. A los dos días publicaron las notas, cuando de repente observé, que me había puesto un 4,5. Estaba indignada, con lo que había “trabajado”. Llame a la puesta de su despacho, entré y le pedí explicaciones de los sucedido. Me comentó que no había hecho todo lo que él había mandado, por ello si quería en futuras pruebas, sacar buena nota tenía que hacer todo lo que él decía. Me parecía increíble, pero bueno, acepté. Asimismo, la revisión del examen, esta vez sería en el Hotel Maravillas, muy cerca de allí. Entendí perfectamente lo que quería, y yo estaba dispuesto a ello. Así pues, quedamos en el Hotel a las 22:00 horas en la habitación 214.

Para la cita, me arreglé bastante, me depilé entera, también la entrepierna y me puse muy provocativa, con un vestido rojo, tacones, y muy pintada.

Llegue a la habitación mencionada, llamé a la puerta, entré, él se encontraba sentado en una silla, llevaba una camisa y unos vaqueros, era la primera vez que no le veía en traje.

Me comentó, si esta vez iba hacer lo que él decía, yo le dije que sí. Entonces ponte de rodillas. Me puse ante él, se bajó la bragueta se sacó su pene y me puse a chuparlo. Al rato se levantó me puso en la silla que estaba antes sentado, con mi culo hacía fuera. Me subió la falda y me bajó el tanga rojo que llevaba, me la fue a meter, pero de repente me di cuenta, y se lo dije, sin condón nada de nada. El me dijo que a él no le gustaba sin condón, y que si quería aprobar??? me estaba haciendo chantaje, comente que por lo menos no se corriera dentro. Me dijo que ya vería, pero que no le diera ordenes, a lo que yo acepté. De repente, fui notando como su pene se asomaba a mi vagina, poco a poco lo fui notando cada vez más dentro, hasta que lo metió entero. En un momento me estaba dando golpes con la cadera cada vez más fuerte y rápido, me estaba follando el profesor, y a mí me gustaba. Al rato tuve, un orgasmo, y poco después me sacó la polla, me dio la vuelta y me dijo quiero que me lo comas todo. Empecé a chupársela y en poco se corrió, llenándome la boca de su leche, tenía que tragármelo, me daba mucho asco, era un sabor amargo, pero me lo tragué, por lo menos no se había corrido dentro de mí.

Tras unos minutos hablando, me acompañó a la cama, empecé que rápidamente se le estaba poniendo dura. En un instante me estaba quitando la ropa, en otro estaba encima mío y al rato me la estaba metiendo. Me folló en misionero, cada vez más rápido, hasta que empecé a notar algo húmedo y cálido entre mis piernas. El muy cabrón se había corrido dentro de mí. Yo me levanté enfada, me fui al baño a lavarme, mientras se escurría el semen por la pierna. Me enfadé bastante, yo no tomaba ninguna precaución. Me dijo que no preocupara, abrió un maletín que tenía.. me dio una caja, era la píldora del día después. Me dijo que me la tomara y que me fuera, me la guardé en el bolso y me fui por la puerta, antes de irme me dijo que en dos días habría examen, que yo ya tenía sobresaliente.

Al llegar a casa, metí en google el nombre del profesor, se trataba de un niño de papa, tenía su familia mucho dinero, eran empresarios.

Al día siguiente, se celebró el examen, como era de prever saqué la nota más alta.

Un día volví al despacho del profesor, le pregunté que si tenía que hacer algo para sacar una matrícula de honor. Me dijo que me pusiera en la mesa del despacho a cuatro patas, así hice, me bajó el pantaloncito corto que llevaba y el tanga, escuche como se bajaba la bragueta y en un instante, la tenía dentro de mí.. así estuvo un buen rato hasta que se corrió… la sacó y me subió el tanga y el pantalón, noté como se manchaba todo pero me dio igual. Abrió el cajón de su mesa, sacó la píldora , me la dio y me dijo que me fuera, mañana continuaríamos.

Así pues, al día siguiente sobre la misma hora regresé al despacho, esta vez llevaba una falda muy corta negra. Nada más entrar me dijo que estaba muy guapa, tras conversar un rato me dijo que íbamos hacer algo nuevo, me quedé expectante, con bastante curiosidad. Me propuso que me subiera a su mesa, me pusiera a cuatro patas, me bajó el tanga por las rodillas y me subió la falda, me puso con el culo en pompa… Abrió un cajón y sacó un bote de lubricante, se echó un poco en el dedo y me lo pasó por el agujero del culo, continuó masajeándolo, hasta que fue metiéndolo poco a poco, hasta que entró entero. Luego siguió jugando con otro dedo, hasta que me metió el segundo, la verdad que me dolía un poco, pero estaba expectante. Continuó dilatándome bien el culo, abriéndomelo bien, durante un buen rato, hasta que se bajó los pantalones y los calzoncillos, se echó bastante de lubricante en su enorme polla dura. La acercó a mi agujero dilatado por los juegos previos y fue metiéndola, poco a poco, acostumbrándose a mi culo. Me dolía bastante, pero él la metía más y más, hasta que estuvo toda dentro, luego comenzó a mover las caderas, haciéndome un mete saca, al principio muy lento, luego más rápido. Me estaba reventado el culo, me dolía bastante, le pedí que parara, me dijo que esperara, al poco tiempo, empezó a gemir, y noté mi culo por dentro muy cálido y húmedo, se había corrido, sacó su polla, cogió unos pañuelos que tenía se limpio su polla y mi culo, nos vestimos y me fui. Al día siguiente en clase, no podía sentarme en el pupitre, me dolía un montón mi culito, me lo había reventado el muy cabrón.

Así las cosa, la relación que empecé a tener con el profesor me daba mucho morbo, me ponía muy cachonda, sobre todo cuando iba a sus clases, y le miraba, nadie podría pensar que unas horas antes o después, ese profesor tan serio, se estuviese corriendo en mi…

Finalmente, llegó el día más importante, el examen final de junio. La tarde antes del mismo, fui al despacho de mi profesor, iba en falda, y antes de entrar me quité el tanga y lo guardé en mi bolso, quería que no olvidara que tenía que ponerme la nota más alta de la clase, nada más entrar, sin mediar palabra me puse de rodillas, abrí la bragueta del pantalón, le bajé el pantalón y los calzoncillos, y me metí su polla en mi boca, la noté como me crecía en mi boca, se la estuve chupando con mucho ritmo un rato, hasta que paré, me puse encima suyo, me metí la polla en mi vagina, y le estuve cabalgando, él no tenía que hacer nada, solo disfrutar. En poco tiempo, noté como mi conejito estaba húmedo y caliente, ya se había corrido, me levanté y me fui, no antes sin que me diera la píldora y me la guardara en el bolso.

A la mañana siguiente, realicé el examen, la verdad que no tenía ni idea, no estudié nada, pero sabía que estaba hecho. Unos días después, salieron las notas, sorprendentemente saqué un cinco, estaba muy enfadada. Fui hablar con él, me dijo, que él era muy exigente, y que no solo por follar y chupar bien le iba a poner mejor nota. Que me fuera y que si quería volver que solo fuera para follar con él. Estaba muy enfada, me marché, me sentí totalmente utilizada, y además sin conseguir mis objetivos, aunque por lo menos había aprobado.

Al cabo de dos meses, observé que no me bajaba la regla, nunca llegué a tomarme las píldoras, todas me las guardaba en el bolso. Me hice las pruebas del embarazo y dieron positivas. No sabía qué hacer, esperé unos meses, pero cuando mi tripa cada vez era más grande, me armé de valor y fui hablar con él. Tras verme lo gorda que estaba, le comenté que me había quedado embarazada, que era suyo, se sorprendió muchísimo, ya que siempre me había dado la píldora. Por ello, pensó que no quería tener problemas en la universidad por follarse a una alumna, así pues, me propuso que dejara la universidad, y a cambio me pasaría todos los meses una pensión bastante elevada, pero con la condición de que no dijera nada, yo como no podía ser de otra manera, acepté.

Asimismo, me comentó que le ponían muy cachondo las gordas embarazadas, y que me quería follar… no sé cómo fue… pero al rato estaba él encima mía metiéndomela, lo bueno que ya no me tenía que preocupar si se corría dentro o no… finalmente lo hizo dentro como a él le gustaba…

A partir de ahí empezamos a vernos más a menudo… hasta que terminamos siendo pareja… a día de hoy es el tercer hijo que tengo con él…

Una cosa tengo que confesar, desde el principio quise quedarme embarazada de él, no tendré una carrera… pero he pillado al profesor ricachón…

Aventuras sexuales a mis 18 años

Bueno antes de comenzar para aquellos que dudan de mis experiencias… pues no dejan de decirme que son demasiadas para una chica de mi edad, os debo de mentar que si calculamos que desde los 18 años hasta el día… por no echar aun mas los años hacia atrás hasta el día de hoy, he practicado sexo… día sí y día no… e incluso varias veces al día, todos desconocidos o si alguno fue conocido… en su día también lo fue, A esto debemos de multiplicarlo por 365 días que tienen el año… por lo que no me digáis que son muchas las experiencias, pues aun me quedan bastante en el tintero… por no decir mis innumerables diarios.

Dicho esto y para aquellos que no me conozcáis… os diré que me llamo Susana, soy una chica curiosa, entrometida, fisgona, dicen que soy inquieta y sobre todo cabezota, testaruda y terca. Desde que finalice hace años ya mi carrera universitaria con la cual puedo ejercer mi profesión como una buena profesional que soy, me considero sería, responsable, cualificada e incluso competitiva, estando para bueno y también para lo malo… ya sea para trabajo como amigos.

Sabéis una cosa… no hay chico que tras verme conectada me pregunta… – “Estas caliente”, o “que llevas puesto” e incluso… – “has follado ya”, pero no me voy a enrollar mucho más y comenzaré con esta confesión que aun dormía en una vieja agenda, aquí tengo muchas más confesiones que os aseguro que os hará gozar de placer y suplicarme por dejarme coger por muchos de vosotros, ya sea a solas o en compañía de vuestras novias, compañeras o mujer, besitos y os invito a poneros cómodos.

Mirad hace ya años de esta terrible experiencia… uuufff, menos mal que paso “pronto” pues no os imagináis que mal rato pase al principio, mirad aquel suceso me ocurrió cuando no tendría más de dieciocho años. Recuerdo que paso en la finca de mis abuelos, aquellos años cuando era aun muy joven y tenía que acatar las órdenes de mis padres, era raro el fin de semana que no acudíamos a pasarlo en el caserón de mis abuelos.

Aun recuerdo lo sucedido pues la verdad es que todo paso por mi culpa… por mi cabezonería, me gustaba curiosidad y en el caserón de mis abuelos lo mas había eran lugares por descubrir. Tanto mis abuelos como mis padres no dejaban de advertirme los riesgos que estos ocasionan, pues al ser una casa vieja hay muchos desperfectos y grietas ocultas. Precisamente en uno de estos deterioros me encontré pues baje al sótano que estaba situado en el almacén, encontré cosas interesantes y una puerta que para entonces me pareció de lo más enigmática, pero que para acceder tenía que pasar antes por una reja.

Aun recuerdo como por cabezonería no dejaba de intentarlo e incluso introduje mi cabeza entre los barrotes y paso, pensando que si la cabeza pasaba el resto del cuerpo pasaría, primero pase los brazos, cabeza, torso… continúe por mis piernas, primero la derecha y luego la izquierda quedando por pasar solo el resto del cuerpo… pero no pude pasar, quedándome con las ganas. Pero como os he mencionado soy muy cabezota y comencé a estudiar la situación, dándome cuenta que por debajo de la reja podría pasar… por lo que me tire al suelo y comencé a arrastrarme, comenzando a pasar hasta quedar atorada a la altura de mis hombros… quedándome atascada.

Recuerdo que quise retroceder pero me fue imposible mas porque me enganche con algo, pataleaba a modo de poder engancharme con algo y poder tirar, pero como que no y encima tuve la mala suerte de que mis bailarinas se me salieron (ojo… para aquellos que no lo sepan, bailarinas son un tipo de calzado femenino).

Aunque al principio no pedí auxilio mas por la vergüenza y que pensé que por mi tardanza comenzarían a buscarme, pero tras una eterna hora comencé a chillar y vociferar a modo de pedir auxilio… perdiendo los nervios y comenzando a llorar.

Recuerdo el tono de una voz gruesa haciéndome saber que ya me ayudaría… tranquilizándome sus palabras, escuchaba sus pasos y el presentimiento de que estaba muy cerca. Me hizo saber que me sacaría y que me tranquilizara, me dijo que tenía que poner sus manos en mi cintura a modo de poder tirar de mí hacia el y de este modo me sacaría, obviamente me tranquilice y espere los resultados.

Sentí sus manos en mi cintura y la presión de esta al tiempo que tiraba de mí, pero note que más que salir yo de esa situación lo que realmente estaba saliendo, era mis pantalones. Dejando mi prenda por debajo de mis nalgas… mientras este se excusaba, no siendo partidaria de lo que había conseguido y comencé llevada por la ira a insultarlo, diciéndole de todo menos bonito.

El pobre hombre se excusaba que por el tono de voz debía de tener unos 50 años o más, tras sus torpes escusas… me hizo saber que me subiría mi pantalón y se iría a buscar ayuda. Creo recordar que precisamente fui yo quien se excuso y tras agradecerle que me ayudara, le anime a que me subiera el pantalón y le rogué que no me dejara sola.

Sentí como este en vez de poner sus manos en mi pantalón las puso sobre mis nalgas… elogiándolas, comenzando a insultarle nuevamente y amenazándole por denunciarlo una vez hubiera salido de allí. Creí que este se asusto pues dejo de magrear mis nalgas y comenzó a subirme mi pantalón… todo lo que pudo, haciéndolos saber que no pudo, tras apartarse un silencio… silencio que se me hizo eterno, nuevamente sus manos en mi pantalón y este comenzar a bajármelos.

Le pregunte el motivo y solo me hizo saber que debía de aprovechar la ocasión que le había brindado el “Señor”, continuando a magrear mis nalgas, caderas y muslos… mientras yo lloraba. Sentí sobre mis braguitas a la altura de mis glúteos algo caliente y duro, pensé que este podría haber cogido alguna barra de hierro y que me castigaría por mis insultos y modales, pero eso no era ningún hierro a no ser que tuviera la forma de un capullo… de su “glande”. Comencé a patalear a chillar al tiempo que lloraba, pero este más que hacerme caso lo único que conseguí fue que me bajara los pantalones hasta mis tobillos.

Comenzó a magrear mis nalgas por encima de mis braguitas… sentí como se inclinaba, sintiendo su boca al tiempo que comenzaba a darme bocaditos… mmm, echo mis braguitas hacia un lado a la altura de la ingle y comenzó a pasar su lengua por mi ingle, sintiéndola por mis labios vaginales y luego por mi orificio anal… mmm.

Rompí a llorar desesperada al tiempo que le suplicaba que no siguiera… que no continuara, sentí como uno de sus dedos me penetraba… ooohhh… llegando a introducirlo todo mas al notar sus nudillos hundirse en mis glúteos… ooohhh. Tras sacarlo fueron dos los que introdujo comenzando como la vez anterior a sacarlo para volverlo a introducir… mmm, dejando caer gotas de saliva a modo de agilizar la violenta penetración… ooohhh.

Tras sacarlos… sentí el peso de su cuerpo sobre mis muslos y en no más de minuto su glande presionar mi orificio vaginal, tras unas embestidas dolorosas por fin me entro… ooohhh, comenzando a penetrarme lentamente mientras yo lloraba como si dispusiera de todo el tiempo del mundo..

Entre sus embestidas sentí el alivio al menos de su pesado cuerpo abandonar mis muslos al tiempo que sus manos me sujetaban por mi cintura… ooohhh, dándome unas embestidas más duras y al mismo tiempo profundas… no dejando de llorar en todo el tiempo mientras le suplicaba que me dejara. Sentía las gotas de sudor caer sobre mis desnudas nalgas… rezaba por que acabara cuanto antes y que me ayudara a salir, pero en vez de eso acelero sus embestidas e incluso dejo caer su cuerpo… aaahhh, llegando a sentir su glande golpear mi útero.

Cuando me la saco creo que por fin vi el cielo abrirse pero en vez de eso… comenzó a alternar orificios… ooohhh, tras un largo rato que ignoro cuanto más aun ahora. Se detuvo y tras sacarla, puso sus manos en mi cintura y me saco de mi trampa… creyendo el fin de mí cautiverio, este de malas manera me levanto y sin dejarme darme la vuelta… me tumbo boca abajo, colocando su glande en la entrada de mi orificio anal y hundirla… ooohhh. Tras unas endiabladas embestidas que ni mis lágrimas le hicieron desistir continuo penetrándome, aprovechándose ahora por magrear mis senos hasta que sentí como se venía dentro de mi culito… ooohhh.

Tras sacarla se marcho a toda prisa dejándome allí tirada… mientras lo único que yo deseaba en esos momentos era que nadie viniera, pues sería muy humillante contar lo sucedido y más aun reconocer que al final me gusto, pues llegue a sentir placer y a obtener al menos tres orgasmos.

Cuando llegue al caserón ni mis padres se coscaron que yo había llegado… durante ese fin de semana calle y más aun durante la semana siguiente, pero no os digo que en mis noches no gozara con el recuerdo de ese total desconocido… mmm, suplicaba volverlo a repetir… ooohhh… eran tales mis orgasmo que no solo me tenía que cambiar de braguitas sino hasta de pantalón de pijama las noches que los llevaba. Cuando mis padres me alertaron de que el fin de semana volveríamos al caserón de los abuelos… yo lógicamente proteste, pero en el fondo de mi ser deseaba volver a repetir aquel suceso… mmm.

Recuerdo que estaba leyendo tirada en el sofá… cuando las voces de mi padre me sacaron de mi trance, haciéndome saber este que le debía de ayudar… pues según él… – “a falta de hombres yo podría valer”. Haciéndome saber que el pozo de regar no funcionaba por lo que aunque proteste… finalmente tuve que ceder, no sin antes mencionarle que debía de subir a cambiarme pues estaba solo con unos short y una camiseta… pero mi padre no me dejo. Tras coger el jeep condujo hasta donde estaba el pozo y caminamos hasta este a modo de repararlo, recuerdo que mi padre llamo a otra persona a modo de que nos ayudara… haciéndome saber que era el encargado.

Recuerdo que estaba con mi padre intentando arreglar el pozo por que según mi padre… -“los obreros se lo habían cargado”, haciéndome saber que él lo podía arreglar… joder para cuando, si el cabron de mi padre no sabe ni cambiar la tinta a la impresora y va saber arreglar esto.

Bueno continúo, me hizo saber que estaba obstruido y que no podía sacar aquello que lo taponaba, aun recuerdo cuando me dijo…

“Mete tú la mano que la tienes más pequeña…”, me soltó.

Pero lo peor de todo es que yo encima cojo y lo hago… teniendo la desgracia o la mala fortuna de que mi mano se quedo dentro de ese tuvo corrugado, creo que se engancho una de mis pulseras a algo en su interior… alguna brida, no pudiendo sacarla. Aun recuerdo cuando mi padre me dice…

“No te muevas de aquí que voy a pedir ayuda… “, me soltó.

Como si yo pudiera moverme… y lo peor era que cuanto más intentaba sacar la mano mas atascada la tenía, recuerdo que no paso ni diez minutos cuando me sorprendió al aparecer un coche donde mi padre dejo el suyo. De su interior salió un hombre canoso y este comenzó a caminar hacia donde yo estaba, os confieso que me quede sorprendida por la rapidez en que apareció la ayuda pero de todas formas comencé yo a llamarle la atención al tiempo que le hacía señales con mi brazo. Este me pregunto…

“Si yo era la hija de “Fulanito” de tal”, me dijo.

“Si… yo soy su hija, me llamo Susana”, le contestarle.

“Yo soy Juan… el encargado de las tierras de tu abuelo, me ha llamado tu padre por una necesidad y me ha cogido de “chiripa”, porque los fines de semana libro”, me comento.

Tras darse cuenta del percad… me pregunta de cómo he acabado de esa manera y que donde estaba mi padre, como tiempo teníamos le conteste a ambas preguntas mientras noto como este hombre me miraba de una manera muy sospechosa.

Se ofrece ayudarme… cosa que acepte y tras cogerme con una de sus manos por mí muñeca con su otra mano me sujeta por mi vientre al tiempo que pega su cuerpo al mío, tiramos un par de veces y en cada una de ellas le pedía que fuera despacio porque era mi muñeca la que estaba atorada. Os debo confesar que su olor corporal me dio que pensar… pensé que lo conocía de algo, pero tras saber que ha estado trabajando en casa de mí abuelos como desistí en la idea.

Creo recordar que cogió el móvil y llamo a mi padre… haciéndole saber que se encontraba conmigo a modo de que estuviera tranquilo, pues le aseguro que no me dejaría sola en ningún momento… al tiempo que le aconsejaba que fuera al pueblo a pedir ayuda a los bomberos.

Tras hacerme saber lo que mi padre iba a hacer y que tardaría un buen rato en volver, me pregunto si volveríamos a probar a sacarla… aceptando nuevamente, este nuevamente se me puso detrás con su cuerpo pegado al mío al tiempo, que su mano derecha me coge por mi muñeca y con la izquierda me rodea por el vientre… comenzando a tirar hacia atrás, tras detenerse unos segundo comienza nuevamente… mmm (coño, comenzando a notar como el viejo canoso se empalma).

“Ayúdame por favor… intentémosle una vez más, tira de mí hacia ti… agárrame por donde tengas de tomar para hacer fuerza”, le dije.

Se me puso detrás una vez mas y con ambas manos me rodeo por la cintura… comenzando a tirar de mi… mmm, comenzando a notar como algo grande despertaba más aun por que en cada uno de los tirones hacia él, sentí como se restregaba su ingle por mis nalgas… ooohhh. Le pedí que se detuviera a modo de hacerle entender que era mejor esperar a los bomberos, pues a pesar de la edad debía de tener un miembro de buenas dimensiones, fijándome mejor en este hombre de no más de 1.70m de altura y de comprensión robusta, abundante pelo canoso y con gafas, se estaba empalmando conmigo… con una jovencita que más podría ser su nieta más que su hija.

Pero este iba a lo suyo… comenzó a ascender sus manos desde mi vientre hasta mis desnudos pechos por dentro de mi camisa, pues como bien me hizo saber más tarde era imagen tentadora ver mis pechos botar, explicándome…

“No te imaginas niña como me has ido poniendo, por amplio cuello de tu camiseta se te veía perfectamente esos preciosos y perfectos pechos moverse, imaginándomelos en mis manos y no me he podido contener”, me dijo.

“Déjame por favor no sigas, sacas sus pervertidas manos de mi camiseta y cállate”, le rogué.

Quizás era evidente que aquella situación me estaba excitando pues tenía los pezones erectos… cosa que él se dio cuenta, no dejaba de magrear mis pechos al tiempo que restregaba su bulto por mis nalgas… aaahhh. Intentaba apartarlo pero me era difícil con solo una mano y encima este estaba detrás de mí, comenzó a acariciar mi espalda con una de sus manos al tiempo que la otra apartaba mis cabellos de mi cuello… mmm, besándome el cuello desde atrás hacia delante… ascendiendo hasta mis mejillas y encaminarse hacia mis orejas… ooohhh.

“Por favor… no sigas, déjame… ooohhh”, le suplique una vez mas pero cada vez con menos convicción

Descendieron sus manos hacia mis short y comenzó a tirar de ellos hasta sentirlos descender por mis piernas hasta mis pies, comenzando este a magrear mis nalgas desnudas y a juguetear con mis orificios, haciéndome obtener dos bestiales orgasmos… uuummm. Obviamente me di cuenta que ese hombre fue el violador de la semana pasada… cosa que fue gracias a la manera de follar que tenia, me estuvo penetrando por ambos orificios durante tres cuarto de hora en la que perdí la cuenta de los orgasmo que me hizo alcanzar y que él solo obtuvo… dos.

Me hizo saber que pensó que le habría denunciado pero al no decirle nada mí abuelo… dedujo que me gusto, me dijo que durante la semana no dejo de masturbarse con lo ocurrido e incluso no hubo día en que no rezaba para que volviese a repetirse, dándose cuenta que podría hacerlo una vez que mi padre le hizo saber por el móvil de mi situación. Dejándome que debía de ser muy tonta en quedar hasta dos veces atascada y encima seguidas, no en las mismas situaciones pero si en las circunstancias… dejándome caer lo zorrita que era e invitándome a seguir yendo a la casa de mis abuelos a modo de continuar disfrutando.

Obviamente deje de ir al caserón de mi abuelo unos años… años en que este acabo de trabajar para mi abuelo, pues hubo una serie de denuncias de chicas hacia ese hombre… denuncias que ninguna fueron mías. Y que ahora que comienzo a visitar el caserón a modo de ayudar a mi padre a regenerarla, me viene a la cabeza aquellas experiencias aunque degeneradas pero al mismo tiempo morbosa y disfrutada, deseando volverlas a repetir sin importarme con cuál de esos obreros me haga suya. Pues no imagináis las caras que ponen cuando me ven aparecer con una falda cortísima y con una blusa con gran escote, haciendo halagos a sitios donde me tengo que agachar e inclinar a modo de hacerles entender la “obra” que deseo… mmm (joder, que puta y calientapollas soy… verdad, ji ji ji).

Yo 18, él 30 y el colado de 35

Siempre quise perder mi virginidad con un hombre maduro y asi lo hice.

En vacaciones decidi entrar a trabajar a un restaurante de mesera. Estuve trabajando todas las tardes en ese restaurante hasta que le conoci. Era un hombre alto, de piel blanca y cabello miel. Siempre se sentaba en el mismo lugar. Y siempre me tocaba atenderlo. No soy exactamente una modelo pero soy de piel morena y cabello largo cafe oscuro rizado, delgada pero lo que no tengo de busto lo tengo de trasero. Y con el traje de mesera y la falda algo corta se alcanzaba bien a ver lo que llevaba puesto debajo.
Siempre le dedicaba sonrisas y el me las regresaba… pero despues de la quinta visita, esas sonrisas eran mas provocadoras. Cuando le tomaba la orden se me quedaba viendo y me comia cuando llegaba a ver mi trasero. Me sentia deseada. Era una simple chica que aunque tuvo novios y tenian sexo oral, jamas les di mi virginidad porque eran de los que se corrian rapido y yo queria ser la primera en correrme.
Deseaba que ese hombre me quitara la virginidad. Me masturbaba pensando en ello y un dia paso algo muy interesante que permitio mis deseos volverse realidad.
Un dia cualquiera, decidi cambiar mi brazier y mi calzon casual a algo mas provocador, un brazier de tiritas y encaje que tapaban mis pezones de color negro y una tanga que solo cubria mi pubis rasurado del mismo color me hicieron sentirme mas deseada, esta vez estaba decidida a seducir a ese hombre. Me puse la vestimenta del restaurante y tacones negros.
Cuando llegue al restaurante todo iba normal, como de costumbre, varios compañeros varones se me quedaban viendo con miradas obsenas cuando me hincaba o queria alcanzar algo, uno de ellos me pregunto.

– ¿Qué quieres Anita?- y se puso atras de mi con su cuerpo pegadito a mis espaldas.
– Intento alcanzar ese plato, ¿podrias hacerme el favor, Mario?- le preguntaba
– Hasta de cogerte te hago el favor, Anita. – Me susurro al oído.
– Lastima, no estoy asi para ti, asi que esta vez solo sera el plato. – le sonrei, y senti como cu pene paradito rosaba mi trasero.
– Piensatelo un rato Anita, que hoy estas como quieres… – Mario susurraba a mi oido.
– Lo pensare… ahora el plato, por favor. – le sonrei y me marche.

Se hacia tarde y ese hombre no llegaba… No podia dejarme plantada despues de venir tan sexosamente provocativa al trabajo.
De repente sono una campanilla, era él! Por fin habia llegado el que me quitaría mi inocente virginidad. Me acerque y empece a atenderlo.

– Buenas tardes Don Alejandro.
– Buenas tardes Anita… – y Don Alejandro me recorrió con la mirada el cuerpo viendo la ropa tan provocativa que traia hizo una pausa y continuo … – solo quiero un cafe por favor y Anita…
– Si señor?
– Puedo platicar contigo?
– Claro señor, como no hay tanta gente puedo darme ese lujito, digame que se le ofrece – y me sente a un lado de el. Mi pierna se acerco a su entrepierna, poniendolo el con el pito mas parado.
– Veras Anita, soy soltero y no tengo compromisos pero veras… de un tiempo para aca te me haces hermosa y quisiera invitarte a mi casa a tomarnos algo para platicar. Tal ves pienses que soy un ruco pervertido pero…
– Ruco? No creo señor cuantos años tiene? – sonrei
– 30.
– Para nada señor, yo tengo 18 pero no considero que este ruco. Y me agradan sus palabras. Acepto su invitacion, si me espera una hora mas podemos ir saliendo de mi turno. Que opina?
– Me encanta. – esbozo una sonrisa picarona.

Me pare y continue mi turno. Estaba feliz, ese hombre iba a ser todo mio esta noche. Llame a casa diciendo que me quedaria con una amiga a dormir porque ocupaba de mi ayuda con una mudanza. Y como en ese momento no tenia novio, me habia quitado un problema de encima.
Cuando mi turno acabo encontre a Don Alejandro en la puerta.

Ibamos platicando en el camino y paramos en una tienda de camino a su casa. Compro una botella y algo mas que no supe que era. Despues seguimos nuestro camino. Cuando entre a su casa estaba maravillada, era una casa pequeña pero muy bien arreglada y limpia.
Don Alejandro me dijo que me pusiera comoda y asi lo hice, me sente en el sillon y espere a que me trajera algo de beber. Platicamos y veia como cada vez que me movia se habria un poco mas mi camisa y su pene se paraba inmediatamente. Abria las piernas y el acercaba su mano a mi pierna, sabia lo que queria, pero fingi inocencia.
– Sabe Alejandro…
– Digame Anita…
– Yo tambien estoy soltera.
– Como? No puede ser! Si usted esta bien dotada y es hermosa!
– Es que estoy esperando al hombre que me haga una verdadera mujer… queria saber si usted…
– Esta segura? – dijo como sino se la creyera y le tome la mano y la puse en mis labios, meti uno de sus dedos a mi boca y lo chupe.
– Hagame suya… – le susurre al oido.
Instantaneamente Don Alejandro solto su bebida en la mesa y empezo a meterme mano en mi tanguita. Mientras que sus besos me corrian por todo el cuello. Era una bestia. Me mordia el labio y su lengua se metia en mi boca como loco, lo veia a los ojos y gemia.
Mis manos acariciaban sobre su jean ese miembro grande y duro que me esperaba. Entonces me quito la camisa de golpe, y mis pezones quedaron descubiertos. El solo bajaba con su lengua y chupaba con ansias mis senos.
-Ahhh… asi… es usted una bestia…- le decia.
Se paro en seco y se quito la ropa. Quedo desnudo ante mi. Su duro miembro quedo a nivel de mi cara entonces empece a chupar, besar y tocar ese pene y sus testiculos con la maestria de toda una puta.
– Vaya Anita nunca me la… ah si… la imagine tan buena en estas situaciones.- dijo con una sonrisa pervertida en el rostro.
– Usted … mmm… me calienta tanto… – le respondi con su pene en mi boca.

Entonces cuando ya estaba a punto de correrse en mi boca…
– Le voy a dar semen por toda la noche a la putita de mi anita… la voy a abrir anita usted no se preocupe…
Sonrei y me trague cada chorro de semen que salio de su pene en mi boca. Era gloria para mi.
Entonces me paro y me quito la falda.
– Lo sabia! usted queria que me la cogiera… – me dijo mientras chupaba mis senos
– Ahh siii… como lo sabia? – le pregunte mientras gozaba
– Olia a puta cuando se me acerco en el restaurante… y ahora veamos aca abajo… este trasero de ensueño… – y tomo mis nalgas entre sus manos, las abrio y las beso…- tantas veces soñando con estas nalgas tan jovenes y pervertidas anita… tiene un trasero que todo hombre quiere coger… – y empezo a chupar mi vagina – mmm… se lo han dicho? le han dicho que su mmm… trasero es para cogersela en cualquier momento?
– ahhhh ahhhh siii siii me lo han dicho, hoy me queria coger un compañero del restaurante pero… siii sigaaa…
– pero?… – don alejandro siguio chupando.
– lo queria a usted dentro de mi no a otro mas…sigaaa me vuelvo loca!!
– esta chorreando como perra anita, la voy a hacer mi mujer anita mmm me encanta …- y pellizcaba mis nalgas mientras me comia el coño.
– hagame su mujer mmmm siiii soy virgen…
– virgen y con este coño? – me pregunto alejandro con cara de que habia ganado la loteria.
– si…
– entonces con condon? – me pregunto don alejandro tomando un respiro de mi vagina
Me agache y le dije…
– Corrase dentro de mi,… quiero su semen en mi coño quiero ver su semen escurriendo de mi coño…
Me tomo de la mano, me avento al sillon y me abrio las piernas…
– Mi puta anita le dare el semen que tanto quiere y ademas le quitare la virginidad a su vaginita hermosa y ademas …
– Y…?
– Le metere mi pene en su ano la voy a hacer mujer!
Puso su pene en la entrada de mi vagina y empujo como bestia con todo hasta el tope.
-Ayyy… – le rasguñe la espalda se quedo tranquilo…
– Aguanta perrita… te va a dejar de doler cuando mi pene te moldee tu interior…
Senti que me partia pero cuando Don Alejandro empezo a moverse se fue el dolor y empece a sentir un placer unico y enloquecedor. Sus huevos pegaban con mi trasero y mis fluidos salian como nunca. Se escuchaban mis gemidos y su respiracion por toda la sala. Entonces se salio de mi…
– Puta Anita, veras que te hare disfrutar…
Don Alejandro metio su mano a mi vagina y empezo a mover sus dedos… me masturbo con ellos… me movia como loca… esos dedos me hicieron sentir el cielo. Salio mi primer orgasmo y con ello un monton de fluidos disparados!
– Siiii siiiii asiiii quiero mass…. gemia como loca.
– Ahora…
Entonces me volvio a meter su pene y se metia y salia como loco, me movia como loca estaba disfrutando como nunca. Se metia hasta dentro y salia y se metia y salia…
– Me voy a correr otra vez… siiii siiii siii ahhhh…- grite.
– Puta anita te voy a llenar de mi semen…- dijo Don Alejandro
Y entonces me lleno de semen en mi vagina. Se tiro sobre mi, tomo aire, me beso y saco su pene de mi vagina.
– Ponte de perra.- me dijo Don Alejandro.
Fue a su cuarto y saco una caja…
– Que tiene ahi? – le pregunte sonriendo.
– Mientras te vuelvo a coger te voy a preparar tu anito… – tomo un dildo y me puso lubricante en el ano.
– un dildo?
– es especial para tu anito mi putita anita! lo compre pensando en este trasero que un dia me cogeria. – lo beso y lo lubrico. Me metio el dildo en el ano…
– Ahh.. Ahhh… – senti que me entraba algo, despues incremento su tamaño y asi ya tenia dilatado el ano para un pene como el de Don Alejandro…
– Sientes eso mi putita anita?- dijo riendo Don Alejandro.
– Sii me esta partiendo el ano – le dije con placer
– Y cuando te meta mi pene te va a encantar pero ahorita dejemos que este lindo juguete haga lo suyo, ahora te voy a coger como la perra que eres…
Me tomo de las nalgas, me las abrio y chupo mi ano… despues me tomo del pelo y coloco su pene en mi vagina…
– Dime que quieres putita…
– Lo quiero…
– que quieres perra?
– su pene dentro!
– pides y se te dara!
Me clavo su pija como lo hizo cuando me desvirgo. Pero ahora tenia un dildo en mi ano y esto lo hacia mas exitante. Me jalaba del pelo y metia y sacaba, mis fuerzas se me fueron… gemia y gemia como loca…
– perra! eres miaa!!
– siiiiii soy suya… deme mas!…
– perra virgen!! eres una pervertida cachonda!! eres toda una puta!! – y se rio
– no me suelte y deme mas!!!…
– parate perra!!
Me pare mientras me nalgueaba y con su pene adentro. Me cargo y empezo a bombear me llevo al ventanal.
– enseñale al mundo tu vagina siendo cogida y tu ano con un dildo!!
– pero….
– eres mi puta!! dilo!!!
– soy su puta!! Deme deme siii ohhh siiii ahhhh!!!
Gozaba como loca, por la ventana podia ver mi reflejo siendo cogida y me calentaba mucho…
– bien putita!! muyyy bienn! ahora sonrie!!.
Cuando me fije habia un hombre con camara grabando el sexo que tenia con don alejandro del otro lado de la ventana. Se le caia la baba y sonreia al verme gemir…
– que mmm hace?? – le pregunte a don alejandro algo asustada.
– grabando como me cogi una vagina virgen y un ano virgen!!! Verdad Oscar?
– Sii creame puta se ve hermosa!!
– No te preocupes Oscar tambien le vas a dar de tu leche a la putita anita. – dijo don alejandro.
Don alejandro se quito de la ventana y me puso en la mesa. Se salio de mi y acerco a su amigo a mi vagina…
– graba su vagina, es hermosa cierto?
– exquisita!!! – grito oscar.
Vi como se le paro su pene cuando toco mi vagina con sus liquidos de don alejandro y los mios. Yo senti como me recorria una sensacion de exitacion cuando me toco con sus dedos frios…
– a que huele oscar? dile a la camara!
– huele a… niña recien hecha puta! mmm que rica… – oscar acerco su boca a mis labios vaginales y empezo a chupar como loco.
Mi espalda se arqueo, me movia y el estaba encantado chupando mientras que la camara paso a don alejandro.
– mi putita anita quieres un segundo pene? – me pregunto don alejandro mientras grababa y apuntaba a don oscar chupando mi vagina.
– si… – mi boca solo pudo decir eso.. nuca supe porque pero queria dos penes en mi.
– ya escuchaste oscar la nena quiere mas pene, que tal quieres? – pregunto don alejandro a don oscar.
– esta riquisima y ser el segundo pene de esta recien desvirgada es un placer. Estas exquisita puta anita! – mientras me decia esto don oscar se desvistio.
don alejandro puso la camara en un tripie que tenia ahi lo enfoco a nuestra siguiente escena de porno. Saco el dildo de mi ano y se acosto en el sillon.
– Putita anita, montame!- dijo don alejandro.- es ta vez te dare duro en el ano!
– Asi? – pregunte mientras me ponia el pene de el en mi ano.
– Dejame te lubrico puta! – don alejandro me babeo el ano y puso su pene en mi ano… – perra te voy a partir el ano!
Me metio su pene en mi ano. Pero no senti dolor, el dildo habia hecho su trabajo muy bien.
Entonces Don Oscar se puso encima de mi.
– Esta es una verdadera mujer! – dijo Don Oscar entusiasmado.
– Puta! P-U-T-A! Oscar!! La hice mas que una mujer la hice una puta! Mi puta!
– Tienes razon es una PUTA! – dijo Don Oscar riendo. – Y mira que buen trasero tiene!!- y me agarro una nalga.
– Tu encargate de su vagina! Encargate de dejarle muchos hijos en su vientre! Saca todo tu esperma para ella! Quiere toda tu leche! – dijo Don Alejandro a Don Oscar. – Yo me encargo de partirla atras.
– Puta pidemelo! – Don Oscar me tomo de la cara
– Deme su leche y rompa mi vagina y sea mi segundo pene. Hagame mas puta! – dije. Habia perdido la razon.
– Mi niña! Toma!!! – Don Oscar metio su pene que era mas grande que el de Don Alejandro con ganas y empezo a bombear al mismo tiempo que don Alejandro.
– Ahhhh siii!! siii!! siiii! me van a romper!! quien me rompa antes soy toda suya!!! ahhhh siiii siiii!!!- mi culo se movia como loco.
Arriba estaba don Oscar y abajo estaba don Alejandro. Los dos bombeaban como locos! Don Oscar me besaba los pezones y don Alejandro me tomaba de las nalgas y me besaba la espalda.
– Perra! Ahi te voy!! – gritaba don alejandro
– Dame tu leche papacito!! – grite
– Esperame ahi voy putita! – dijo don oscar
– deme con todo putito! – dije a don oscar
Entonces los dos se vinieron en mi. Mi ano y mi vagina estaban llenos de esperma de maduros.

Habia perdido mi virginidad con un hombre de 30 y me habia ganado mi segundo pene en menos de 30 min de 35 años en el mismo dia. Don alejandro descanso y paro el video. Mientras que Don Oscar me cogio por atras. Hasta que se hizo en mi.
Deje a don oscar dormido y acabado en el sillon. Y me fui con Don Alejandro a bañar.

– Y te gusto ser mi mujer anita?- me pregunto don alejandro mientras me besaba.
– Me encanto! – respondi exitada
– Seguimos en la bañera? – me pregunto don alejandro
– Y si vamos empezando? … – tome la mano de don alejandro y la puse en mi nalga derecha. – Siempre sera mio verdad?
– Tu cuerpo me pertenece Anita. – Puso su otra mano en mi otra nalga y caminamos a la bañera…

Esa fue mi primera vez. Dormi con Don Alejandro en su cuarto. Nadie sospecho nada. Y al dia siguiente me llevo el video.
– Lo vi. – dijo Don Alejandro
– y que tal? – dije
– Es la prueba de que eres mi mujer. – sonrio don alejandro

Luego les contare el trio sexual casual que tuve con Mario, el del restaurante y con Don Alejandro.