SXP… Cuando te enojas

Y se te suelta la boca, matas la lívido por completo. Así había venido sucediendo, hasta hoy.
Después de varios días llenos de tu silencio e indiferencia, sumados a esta ausencia; decidí ponerle punto final a tan esperada llamada.
Cansada de no coger, al menos por teléfono. Me fui al Spa, depilación total y absoluta, justo como me lo has pedido. Por qué no un bonito francés, en manos y pies? Mientras todo lo anterior sucedía, yo planeaba como echaría mano de mis dedos y de mi juguetito favorito para llenar tu ausencia, ahogar el enojo y planear como he de darme placer sin ti!! Cuando de pronto, se llega el momento del masaje en los pies, le digo a la mujer que siempre me atiende: esta es mi parte favorita, es cuando me relajo por completo! Vaya esmero que imprimió, los masajeó, los acarició, los presionó y cada vez se esforzaba más, me relajé al instante, en el primer pie. El segundo pie, ya había soltado el cuerpo. Con los ojos cerrados y mi imaginación trabajando, comencé a disfrutar! Ahora con mayor razón debía de llegar a mi cama, a mi desnudez y al deseo reprimido por varios días. Pero ella no se detenía, continuaba, dijo que tocaría cada uno de los puntos de mi pie, para que pudiera alcanzar la máxima relajación. No podía articular movimiento, estaba sedada por lo que le estaba sucediendo a mi pie. Sin embargo mi imaginación no se detenía, pensaba: sí me estuviera viendo, se excitaría al ver que estoy disfrutando y más ahora con nuestra nueva fantasía tan platicada. Cuando te sientes a contemplar como una mujer ha de darme placer… Todo eso vivía en mis pensamientos. Comencé a mojarme. Tenía que llegar al departamento. Primero a cogerme y después a escribirte.
Para mi suerte, cosas por hacer, pendientes que atender. Más tarde, cuando estoy por meterme a bañar, para poder estar recién bañada y en bata como tanto te gusta. Tus mensajes hacen acto de aparición, su contenido me molestó. Me baño mientras pienso que te he de ignorar un poco más. Sin tomar la toalla, me pongo la bata. Me acuesto en la cama y aún mi cuerpo está húmedo… Las luces apagadas, prendo la vela que está junto a mi cama. La bata con nudo, meto una mano para alcanzar el pezón. Ya estaba duro. Comienzo acariciando la aureola, alrededor. Despacio y sin querer rozo el pezón, siento como se endurece más y es cuando me ataca el recuerdo de tu verga en mi boca. Acción seguida mi vagina ya está calientita. Saco mi vibrador y comienzo a chuparlo, pues sólo quiero tu verga en mi boca y sentir como cuando te estas acercando al orgasmo, tus venas se te saltan, se llenan de sangre y esta tan tiesa, al punto en que me vuelve loca!!! Para ese entonces, sin haber registrado en mi cerebro el momento, mi mano ya estaba masturbándome.
Como mi última respuesta a tus mensajes había sido grosera decido marcarte, consciente, de que para variar ya sea que, ignorarías la llamada o no”te darías” cuenta. Acción seguida, te enviaría un mensaje: te marqué para nada importante. Sólo quería saber si querías que te chupara la verga…. Mensaje que no responderías. Y ya que calcule que estés dormido, mandarte el link de este escrito. Continuo tocándome como sedienta y desesperada, como sí la sequía sexual se hubiese extendido ya a más de dos meses. Dejo de mamar el vibrador y sólo meto la puntita, sin dejar de jugar con mi clítoris, no dejaba de pensar en que habría, tengo que excitarte, en que habría de sembrar el deseo en ti y sí no lo lograba, sí no lograba excitarte…??? Justo cuando ese pensamiento llegó exploté, me vine sólo al pensar que sí no te excitas tú, alguno más se ha de tocar y excitar con las cosas que te escribo a ti… Con esto que después de escribirlo, lo volví a leer y me llevó de nuevo al orgasmo. Me tienes enferma de sexo, soy adicta a tu verga, sólo pienso en como he de cogerte la próxima vez. La cantidad de deseo acumulado hace que mis orgasmos sean más continuos, más intensos y se multipliquen! Necesito tu leche, como las plantas el agua, pero quiero tu leche en mi boca, en mi vagina o en mi culo.
Quiero, demando y exijo ser cogida!

Acerca del autor
Comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *