mi inicio… me encanto

desde mucho tiempo tenia las ganas de sentir a un hombre cerca, sus labios, cuerpo y miembro junto a mi cuerpo y sentirme deseada…todo comenzo cuando tenia 17 años, siempre iba a comprara al mismo lugar en el barrio y atendia un señor de cierta edad, el me conocia desde pequeño, pero llegada mi adolescencia comenzo a tratarme un tanto distinto, debo mencionar q no tengo cuerpo de chico, soy lampiño caderon, buen trasero, piel blanca, facciones finas. el comenzaba pregntarme cosa extrañas como si tenia polola si me masturbaba y que tan segudio, cosas que yo nunca respondia y solo me reia y me iba del lugar… pasado meses mi mamá me tuvo que dejar encargado ya que ella debia salir y el era conocido, por lo que le ayude a atender el bazar detrs de la vitrina, conversamos harto, el pasaba constantemente detras mio ya que era estecha la pasada, eso me puso nervioso/a pero me excitaba un poco,el al parecer lo noto en mis pantalones cortos, me miro se puso detras me acaricio el culo y me dijo “estay rico” yo nervioso conteste solo “gracias”, se alejo y comenzo a manosearse y me pregunto “te gusta esto, quieres probar” si el leyera mis pensamiento sabria q era lo q siempre quice probar y lo excitada q estaba hasta me palpitaba el ano… yo no dije nada el solo cero el negocio pasamos hacia su casa, me comenzo a besar completo yo le respondia, me beso y acaricio todo…nos sacamos la ropa y se detuvo en mi culo, lo lamio, mordisqueo acaricio y me dijo “lo tenis rico, mamita” yo con eso me calente mucho q me tratara como siempre quice, me metio unos dedos en el culo y me encanto se sentia exquisto ese ardor suave y placentero que nunca antes senti, gemia suave y despacio, luego me dije “ya mi amor, chupamelo” y lo hice, me fascino esa senasación de calor y dureza en mi boca lo hice suave como un helado y luego ya muy excitado mas fuerte el me tomo la cabeza para guir el ritmo, estuve un buen rato haciendoselo gemia mucho, hasta q se detuvo y me pregunto “te gustaria ser mi putita” y yo dije “si” me rei mientras lo pajiaba, se paro de la cama y me trajo unas prendas femeninas de su esposa, me puse la lenceria y zapatos y le gusto mucho y me djo “te veis rica, ahora te voy a hacer mi putita” y me puso a lo perrito me puso saliba en el ano y empezo suave con un dedo luego dos y tres yo a esa altura queria solo probar, hasta q derrepente senti algo distinto q comenzo a entrar, me dolio un poco pero me fascinaba era exquisto gemi fuerte, me lo dejo adentro un rato y comenzo a moverse lento y me gustaba hasta seguimos asi hasta que el acabo y me dijo “eres mejor que mi esposa” yo ese día me fui despues de eso, durante esa semana lo hicmos todos los dia unas dos veces, me encanto esa experiencia…

MI SITA CON EL CAPI

HOLA AMIGAS Y AMIGOS SOY SU SERVIDORA TERESA AQUÍ NUEVAMENTE PARA CONTARLES LO QUE ME PASO CON EL CAPI
En mi anterior relato les cote como nos encontró a mí y a mi gran amor PACO
Cuando acabo de abrir la puerta de donde vivo me dijo TERE te ves muy rica pasado mañana vengo y quiero que me pagues el favor tu dime si aquí en tu casa o te llevo a otro lugar paso a la 12:00 am y quiero que estés vestida así como veo que te gusta con ropita muy sexy y sobre todo bien limpia porque te voy a devorar el culo, yo solo atine a decir si señor así será se fue y me despedí de mi PAQUITO con otro beso muy rico y me dice ten cuidado con el CAPI es un depravado, pero no te olvides de mi nalgona porque lo de hoy lo repetiremos varias veces solo dime cuando vengo y hare todo lo posible por estar aquí, y se fue, yo entre despacito pues ya había luces encendidas de un cuarto entre al mío me di un baño y me quede dormida hasta las 2:00 de la tarde con mucha hambre y sed pues me sentía como cruda después de una borrachera
Pase el día pensando que ponerme para lucir bonita y sexy para el CAPI el es un hombrote de 1.85 muy fornido tirándole a gordo con aspecto rudo prieto y calvo, escogí para la ocasión un coordinado en color blanco tanga y brasier con olancitos rojos, una faldita de licra color amarilla fluorescente, top color blanco, liguero negro y medias con figuritas negras mis zapatillas de 15 cm, mi peluca color chocolate alborotada, pulsera y collar de perlas, me maquille lo mejor que pude con mis labios color rojo, puse en mi bolso lubricante, condones y toallitas húmedas, eran como las 11:30 cuando termine yo estaba súper nerviosa pero contenta pues nuevamente me iban a coger en la misma semana eso no avía pasado nunca espere asomándome por mi ventana no savia en que o como llegaría y así estuve hasta las 12:20 am que vi como bajaba de un auto neón azul metálico se bajo y le dije por la ventana que me esperara, me asome y todo estaba obscuro baje lentamente las escaleras para no hacer ruido con los tacones abrí lentamente la puerta fijándome que llevara las llaves, Salí y lo salude de mano el solo silbo diciendo que linda y puta te ves TERESITA nos vamos? Y le pregunto adonde me baz a llevar, no te preocupes estas con el CAPI me dijo, me abrió la puerta y como el auto es mas chaparrito y yo con zapatillas me tuve que agachar mucho y el aprovecho para meterme la mano en mis nalgas y dijo pero que banquete me voy a dar mamacita.
Arranco el auto y yo me sentía feliz, libre, protegida y con deseos de estar ya en alguna cama con este hombre anduvimos por algunas calles el solo me acariciaba las piernas y de vez en cuando metía la mano para agarrar mis chichitas las cuales acomodo en el sostén para que se vean más grandes, las apretaba y le daba pellizcos a mi pesoncito, llegamos a una jefatura de policía y me dice espera voy a ver quien esta, me puse muy nerviosa tanto que pensé me encerraría o algo así hasta me dolió el estomago, regreso rápido abrió la puerta y me dijo baja cariño te voy a presentar a unos amigos, sentí desmallarme nunca avía salido vestida de mi casa y ahora que lo hice me iban a ver más hombres, entramos a la jefatura y vi como 10 policías y les dice miren cabrones esta es mi vieja y cuando la vean por la calle me la respetan sino vengo y les rompo la madre todos contestaron si jefe lo que usted mande, apenas alcance a oír, que buenas nalgas tiene esta puta nos salimos y yo respire aliviada y me sentí tan feliz que le CAPI me llevara con sus compañeros y me presentara como su novia.
Tomo rumbo a la salida a Celaya y entro a un motel muy bonito entramos al reservado y ni le cobraron cerro la entrada, abrió mi puerta y me tomo de la mano para que yo saliera al abrir las pierna para bajar exclamo que ricas piernotas TERESA te las puedo besar? Por supuesto cariño son tuyas es mas toda yo te pertenezco esta noche, haz de mi lo que te plazca me abrí mas las piernas y entre las medias y la tanga me dio una serie de chupetones que me ardían pero que yo gozaba a lo lindo, baje del auto y me indico subiera la escalera pero me subió la faldita hasta media nalga el subió de tras de mí y me iba acariciando mi culito con un dedote que tiene pues sus manos son grandes de dedos gordos iba metiendo la puntita yo movía las nalgas de gusto, al entrar al cuarto vi que estaba muy lindo alfombrado con una camota y lo mejor en el baño avía un bidet que sirve para lavarse el culo lo cual me dio la idea de usarlo de inmediato así se lo dije y el con gusto me dijo te lo lavas bien hasta dentro, ya bien limpia me retoque los labios me acomode la peluca y Salí en busca del placer, ahí lo encontré recostado viendo una película porno solo traía puesta una bermuda su pecho lleno de vellos hasta su pansa, las pierna, los brazos gruesos como troncos me acorruque en su pecho y comencé a pasar mi cara por todos sus pelos eso me encanta me pone chinita, se levanta y me dice quiero que te recuestes en el taburete pon tu abdomen en ella con las manos toca el piso y abre las piernas, así lo hice y estando en esa posición bajo mi tanga un poco me abrió las nalgas diciendo que nalgotas tienes TERESITA ya las soñaba así y comienza a pasar la lengua por todo el canal de las nalgas picando con la lengua mi culito queriendo meter un poco esa legua rasposa y larga, me dice ábrete tu quiero disfrutar ese culito a mi antojo así lo hago abro las nalgas y siento su lengua entrando y moviéndola hacia los lados como queriendo abrir el esfínter con solo la lengua yo solo pujo pues es algo delicioso creo que ponía los ojos en blanco pues sentía venirme sin tocarme después de un rato así me levanta y me dice ahora te toca hacerme gozar mamita, si mi amor lo que quieras, le bajo la bermuda y veo una tripa colgada gruesa negra con una cabeza grande como un durazno, yo paso saliva de solo imaginar tamaño casota estando dormida, la tomo con manos temblorosas la ciento pesada mis dedos pulgar y medio no se tocan, me la llevo a la boca solo chupo la cabezota está muy grande hago un esfuerzo y entra un poco como diez centímetros, le doy varios chupetones como me gusta y se les gusta y comienza a cobrar vida se va parando con mis mamadas la tomo con dos manos y chupo y chupo esa verga pensando que me va a partir el culito le calculo unos 23 centimetros, me aparta y se sube a la cama y me dice hagamos un 69 nalgona dame tus nalgas mientras me mamas mas mi verga, así lo hago me monto en el por su gordura tengo que abrir mucho las piernas quedando encima de el con mi culito abierto cerca de su boca siento todos sus pelos en todo mi cuerpo me siento feliz de tener a ese osote solo para mi tomo su verga y la comienzo a mamar pasando la lengua por su tronco y sus huevotes negros, peludos, grandes me engolosino con todo eso en eso estaba cuando siento su boca pegada en mi culito dándome besos chupando por dentro siento que me arranca la vida por el culo, en eso me vine sobre su panzota, eso lo calentó más de lo que ya estaba y me dice ya amor quiero meterte la verga en ese culo, le respondo como quieres cogerme cariño, ponte otra vez en el taburete y ahí voy me pongo y siento como me unta lubricante con sus dedotes en mi culito estando ya bien lubricada se monta en mis nalgas y con su peso me la mete toda de un solo empujón yo suelto un grito de dolor o placer no se pero creo se oyó hasta la calle, el me dice aguanta mamita ya entro todo así me gusta hacerlo y me gusta que la chica que me este cogiendo grite pero que me pida mas, yo estaba privada no podía responderle solo movía la cabeza de un lado a otro pero comencé a sentir muy rico como entraba y salía solo un poco esa vergota de mi culito, creo que se canso porque me la saco y se fue a sentar en un sillón yo veía esa vergota bien parada con un condón can sabor a uva y me fui sobre de él lo quería en mi boca solo lo mame un poquito porque me ordeno móntate nalgona quiero ver cómo te tragas a mi bestia, así lo hago me monto, tomo su vergota con mi mano y me la acomodo en la entrada de mi culito y comienzo a bajar sintiendo como se va abriendo el esfínter de mi culito cuando lo suelto me tiemblan las piernas por la posición me voy bajando cuando me toma de las caderas y se levanta y nuevamente me la mete toda yo estaba flojita disfrutando su grosor pero ahora la tenía hasta el tope volví a gritar el me dice así mamita grita mas mi amor y comienzo con una ópera de gritos unos de dolor otros de placer otros por complacer a mi amor que me estaba dando una cogida de ensueño, se volvió a cansar y me pide que me ponga de a perrita sobre la cama pero que no levante mucho las nalgas para que me alcance, asi me pongo con las piernas abiertas y la cara sobre el colchon el se coloca detrás de mi me toma de las nalgas y me la mete despacito como con cuidado de no romperme es tan lento que siento su verga dura, tiesa, gruesa, con las venas hinchadas y comienza un mete y saca lento como besando por dentro mi conducto anal pero va acelerando el ritmo mas y mas rápido hasta que se torna como una máquina de coger ya no siento lo duro sino lo tupido que me da el sudor de él resbala por su cuerpo y bufa como toro, yo solo jalo aire por la boca es tanto placer que estoy privada no puedo hacer otra cosa que gritar que me siga cogiendo asi le pido más fuerte y en eso siento como me llena el culo de su leche, nunca me di cuenta que se quito el condón, sentí su leche muy caliente sentía como que me ardía por lo caliente y que se me sale otra venida sin siquiera estar parado mi clitoriz, y me dice alcánzame mi pantalón se lo doy y de él saca un plug de cristal, me saca lentamente su vergota y me dice no te muevas mi amor quiero que guardes mi leche por un rato cuando acabo de sacarlo ya flácido de inmediato me mete el plug si dejar salir nada de su semen, me pide me acomode la ropita y me ponga mi tanga y me pide que camine por el cuarto, asi lo hago de un lado a otro moviendo mis nalgas lo mas sexi posible para agradar a mi amor de esa noche, yo siento en mis entrañas como si tuviera diarrea y que se me quiere salir y me pide que haga esfuerzo para que no se me salga y hago movimientos internos como chupando la lechita en mi culo, me pide me acerque a él, me quita la tanga y despacito me saca el plug, de inmediato pone su cara para que lo bañe con el semen que salía con estruendo por mi ahora culote queda su cara llena de semen y me pide que se lo limpie con la lengua yo muy obediente lo hago y que rico me supo y a la vez que cachondo chupar toda su cara eso lo prende nuevamente, nos recostamos en la cama y de cucharita me comienza a coger, me besa por atrás del cuello, me chupa, me muerde las orejas, mete sus brasotes bajo mis hombros y me atrae asía el metiendo su verga hasta el fondo asi me tiene yo loca de placer empujo mis nalgas a su encuentro y me dice asi TERESITA entrégate a mí a tu macho quiero que seas mía solo mía coges divino no me cansaría de cogerte todos los días asi amor ya me voy asi amor mueve esas nalgotas apriétame las verga con tu culo sácame la leche mi amor cariño me vengoooooo y haaaaaaaaaaaaaaaa no fue mucha pero sentir su palpitar en mi culo me dejo exhausta que me quede dormida no se cuanto tiempo pero cuando abrí los ojos ya avía salido el sol, el aun dormía estábamos desnudos vi su verga dormida, indefensa, con una gotita de lechita en la punta se me antojo quitársela con la lengua, me acerque sin moverlo ni tocarlo pase mi lengua por la gotita y la recogí con la puntita me esta saboreando el sabor de la miel cuando me toma de la nuca y me dice mámala asi te cabe toda no lo pensé y me la metí toda sentí mi boca llena de carne flácida pero con el calor de mi boca se fue parando y solo me quedo chuparla por partes, cuando la tubo tiesa me pide me acueste boca abajo y golosa me puse como me lo pidió me puso una almohada en mi pansa quedando mis nalgas levantadas, tomo el lubricante que sentí frio me unto un poco más adentro y que se sube nuevamente sentí como me la dejo caer toda de un solo empujón con todo su peso no pude ni moverme y comenzó un mete y saca salvaje duro, rápido, me tomaba de los hombros para que se me fuera todo hasta lastimarme por dentro no se con que chocaba pero me lastimo y no se bajo hasta que deposito su miel dentro de mi culote ya no era culito con esa vergota, yo adolorida, cansada, con el culo bien abierto me metí al baño a darme un rico baño con agua caliente la sentí tan rica recorrer mi cuerpo que abrí mis nalgas con el fin de que calmara un poco el dolor asi estaba cuando lo sentí cerca de mí y me dice golosa eres insaciable vi su verga y estaba a medio parar me la acomodo y nuevamente fue tierno, dulce, cariñoso, me la metió despacito, hasta sentir su cuerpo pegado al mío me abraso y me beso los cachetes yo moví la cabeza y nuestras bocas se encontraron me beso con mucha pasión, metía su lengua en mi boca y yo se la chupaba me sentía enamorada, en ese momento era su mujer, su esclava, sería lo que él me pidiera solo me deje coger aventando las nalgas a su encuentro pero fue un tiempo que ni me acorde de cómo iba a llegar a mi casa vestida de puta, todo mundo se enteraría de lo que soy pero preferí olvidarme de eso y disfrutar esa cogida y esos besos ya no se pudo venir estaba seco, nos acabamos de bañar nos vestimos y le pregunte que íbamos a hacer, me contesto muy tranquilo no te preocupes ahorita lo arreglo llamo a la recepción y estuvimos platicando de cosas hasta que tocaron a la puerta el salió y entro con un pants blanco de dos piezas y me dice póntelo es tuyo de inmediato me vestí y lista salimos del motel a las 11:00 de la mañana, pero faltaba una cosa mis zapatillas no iba a entrar de pants con zapatillas a mi casa y se me ocurrió si hay alguien entro descalza y si no hay nadie entro con zapatillas, al llegar a mi casa vi que salía una vecina creo iba al mercado esperamos un momento a que se alejara y nos despedimos me abraso, me dio un beso y metió su mano dentro de mi pants agarrándome las nalgas yo le deje hacer y hasta metí un dedo en mi culito como despedida agarre mi bolsita de hule con mis cositas y me metí con zapatillas no avía nadie fuera solo vi que se movían unas cortinas quien me vio luego se los cuento hasta luego esperen el siguiente relato su amiga TERESA

Historia real TV closet amigo Borracho

Primero que nada quiero que sepan que esta historia es totalmente real. Les platico yo soy un chavo normal, me gustan las mujeres, sin embargo cuando tomo alcohol se me aflojan las nalgas por los hombres.

Les voy a contar de mis primeras experiencias, paso en Guadalajara cuando mi amigo adan decepcionado por terminar con su chava se refugió en mi para salir a discos y bares para olvidar.

Uno de esos días andaba muy triste y se le pasaron las copas después de una noche de disco, nos fuimos a mi casa a seguirla, llegamos y yo ya andaba medio borracho y como era mi costumbre me dieron unas enormes ganas de manosear y meterle mano a mis amigos para tocarle sus paquetes, entonces me dedique a servirle mas y mas tragos.

Le servía cantidades inhumanas de alcohol por cada copa, realmente lo quería dejar completamente borracho, al cabo de dos horas apenas y podía hablar y abrir los ojos, lo deje por un momento para ir por cigarros, al regresar lo encontré ahí en el piso de la cocina completamente inconsciente por el alcohol, mi excitación se fue por los cielos al solo pensar que iba a tener toda la noche para disfrutar de ese hombre, vale la pena resaltar que adan es un hombre de hombros masculinos y espalda grande, piernas fuertes y unos brazos muy varoniles además de velludo.

Lo primero que hice fue levantarlo y con mucho trabajo llevarlo a mi habitación, después de ahí y como era mi costumbre, me vestí de mujer, siempre tenía en mi casa mi maleta de lencería pelucas y tacones, me quite toda la ropa dejando expuesto mi cuerpo depilado hasta la última cuerva de mis nalgas, me puse una linda tanga rosa con unos ligueros y lasitos del mismo color, tacones blancos, un bra con relleno, faldita negra, peluca pestañas postizas, maquillaje y mis labios pintados de rojo color sangre, era yo toda una hembra.

Antes de continuar les platico que yo soy chaparrito, bueno en este caso chaparrita, mido 1.67mts soy de tés moreno claro y delgado pero por azares de la genética tengo unas nalgas gloriosos, grandes redondas y carnosas completamente lisas sin imperfecciones al igual que mis piernas, lo que ayuda mucho es que hago mucho ejercicio y tengo cintura pequeña, tanto el culo como la cintura yo digo que se lo herede a mi madre que es muy parecida a mi…

Continuando con la historia allá estaba yo parado frente al espejo, vestido como toda una mujer con una minifalda negra que me cubría solo la mitad de mi carnoso culo, tacones y todo lo de mas, mi polla estaba todo lo que daba. Me acerqué a la cama donde estaba mi amigo adan y lo arrime a la orilla de la cama con los pies en el piso, me puse de rodillas abrí su bragueta, metí mi mano con mucho apuro, mi polla se hincho aun mas casi instantáneamente al sentir la suave textura del pene de mi amigo, masajeaba su pene y esos huevos que se sentían tan grandes.

Lo saque y vaya sorpresa nunca me esperaba que se cargara con tal animal, era un suculento trozo de carne circuncidado mostrando toda la cabeza por fuera, hasta acostado se veía grande, lo acaricie y le daba besitos dejándole la marca de mi labial, mi lengua jugueteaba con sus huevos, finalmente lo metí a mi boca y me tome fotos con ese animal dentro de mi cálida boca con esos labios rojos.

cuál fue mi sorpresa que después de unos 20 minutos de estársela mamando se le comenzó a parar aun estando bien borracho, le quite toda su ropa y puede ver a plenitud el tremendo macho que me estaba comiendo a besos, me metí a la cama con él, ahí estaba yo con mis tacones y tanga, dándole besos húmedos en la boca, el cuello y el pecho mientras una de mis manos jugaba con sus huevos y la otra lo masturbaba, subiéndole y bajándole el pellejo de su pene, era impresionante la escena sexual que se veía, le di la vuelta le bese su espalda sus nalgas, su culo y sus huevos se los deje completamente limpios, el sabor del liquido pre seminal que destilaba era un elixir,

Estaba muy excitado y en ese momento hice algo que nunca había hecho, me la quería clavar completa, pero no tenia lubricante, me fui a la cocina por un bote de mantequilla y una botella de aceite de cocina, me hice un lado la tanga me lubrique bien y monte a anda, mis grandes nalgas descansaban sobre las piernas de mi amigo adan, tome su gran pene y comencé a frotarme el ano, después de unos 20 min ya estaba listo para el siguiente paso, me arrime hacia el lubrique de nuevo mi culo y me la metí, poco a poco sentía como entraba centímetro por centímetro hasta tenerla completamente adentro, la sensación que sentí era indescriptible 17cm de carne caliente y venas dentro de mí.

Sin dudarlo comencé a menearme sobre ese animal metiéndolo y sacándolo con puro movimiento de cintura, hacia circulo sentía sus grandes huevos chocar con mis nalgas, después de 1 hora teniéndola adentro acelere el paso y como de película, sentí un gran chorro muy muy caliente que se disparo dentro de mí, pensé que se había orinado por la borrachera, me salí de golpe y cuál fue mi sorpresa al ver mi enorme trasero con lencería, mi ano completamente dilatado y rojo resultado de 1 hr de penetración, chorreaba de semen por todos lados, mi ano se abría y cerraba estaba palpitando, no lo podía creer, mi mejor amigo se había venido dentro de mí. Al ver tal escena solo basto con frotar un poco mi pene para tener una abundante eyaculación.

Al día siguiente actué como si nada. después de todo si la vida me dio un cola de mujer debo de usarlo como tal. Espero sus comentarios

MI GRAN NOCHE 2

Hola amigas soy su amiga TERESA quiero seguir relatándoles lo que me paso en MI GRAN NOCHE la cual comenzó con mi amigo PACO se llama FRANCISCO mi güerito querido.
Después del segundo palo que me hecho nos arreglamos la ropa y le pregunte que íbamos a hacer y me comenta, no te preocupes conozco a un amigo que fue policía y el podrá ayudarnos para que entres espera ahorita le llamo, tomo su radio del taxi e iso una llamada solo escuche decir ¡ órale mi CAPI te tengo una chambita y con ganancia que te va a encantar ¡ yo me quede callada pues no sabía de lo que hablaba y escuche que dijo ok mi Paco me parece perfecto pero solo que me esperes ya que estoy algo retirado y me tardare como 45 o 60 minutos en llegar si no hay prisa pues ahí espérame, ya no supe en que quedaron yo estaba muy tensa de no saber qué pasaría conmigo esa noche vestida como muy extravagante y fuera de mi casa
La espera se me hacia eterna y en eso tocaron en la ventanilla, era otro taxista que al verlo estacionado se paro para ver qué pasaba Paco bajo del auto y se retiraron para hablar en dos minutos regreso diciendo que su amigo LUIS se quedaría conmigo a esperar al CAPI mientras él trabajaba otro rato y regresaría lo antes posible, me ayudo a bajar de su auto y me presento a su amigo que es un poco más bajo como de 1.65 moreno de pelo chino y como de 30 años solo le dijo ahí te la encargo trátala bien yo me quede asombrada no se que se proponían, LUIS me toma de la cintura y me lleva a su auto un poco más grande que el de Paco, abre la puerta y me dice súbete por favor yo me agacho para meter primero la cabeza y en eso siento sus manos en mis nalgas yo me quedo quieta esperando a ver que hace, abre mis nalgas y me da un beso en mi culito sentí riquísimo ese beso y lo deje hacer lo que quisiera, me dice no te molestes pero tienes una nalgas preciosas y ya me dijo el Paco que te gusta mucho la reata y sigue besando y chupando mu culito yo sentía desmayarme de placer, me dice que me hinque en el asiento y habrá las nalgas así lo hago y siento como trata de meterme su verga, yo le digo que por favor con condón para evitar riesgos y me dice gracias por ser tan precavida eso hará que te desee mas y te voy a coger a tu gusto TERESA saco su cartera y ahí traía tres condones de sabor chocolate y me dice me lo quieres poner por favor claro que si le digo, como ya se le avía bajado le di una rica mamada a su verga que no es muy grande pero esta como gancho hacia arriba y gruesa con forme se la chupaba se iba poniendo dura en mi boca eso me éxito muchísimo yo estaba sentada con las piernas fuera del auto y parado con los pantalones hasta los tobillos haciendo movimientos de adentro a fuera pero en mi boca cuando estuvo bien duro le puse el condón y le dice híncate como te lo pedí así lo hice me abrí mis nalgas y que me la mete toda de un golpe sentí como se abrió mi culito y solté un pequeño grito mas de placer que de dolor esa mescla de sensaciones me hacen desear mas y así se lo dije házmelo otra ves así cariño sácala toda y métela de golpe lo iso como 10 veces y solo pujaba de gusto y placer, luego me dice TERE acuéstate boca arriba y levanta tus piernas mamita, así lo hice pero quedaba muy abajo y le costaba trabajo acomodarse así que meto las piernas y las doblo hacia mi pecho quedando mi culo de fuera del auto, se acomodo y que me la mete nuevamente toda sin avisar me encanto como me la metió solo le decía así mi amor dame mas, mas, métela toda mi rey soy tuya soy tu puta cógeme así mas, el entraba y salía de mi culo moviéndose como loco hasta que me avisa que se viene, yo quería que me los echara en mi boca pero como estaba no pude salirme se quito el condón y me lleno las nalgas con su leche caliente y espesa que bajo hasta el asiento por el medio de mis nalgas sentí muy rico y me dije que rico se ha de sentir esa lechita dentro de mi culito, baje las piernas y me acomode mi faldita que estaba enrolladla en mi cintura me acomode la peluca que casi se me caía y me dice deja tomo un poco de aire ahorita regreso se fue a la esquina.
Yo me sentía muy a gusto, deseada, como niña con juguete nuevo ya me avían cogido tres veces en dos horas y la verdad quería más, creo que ese mete y saca completo movió varias terminales sensibles en mi culito que me latía muy rico, regreso LUIS y me dice como estas mi amor, muy contenta le dije, nunca me habían cogido tanto como hoy me siento tan a gusto que no quisiera que terminara la noche, quieres un cigarro me dice, no gracias le contesto pero quisiera estirar un poco las piernas las siento entumidas, pues baja así sirve que te admiro un poco te ves muy sabrosa con esa ropita, así lo hice me acomode la ropita y me tomo del hombro y caminamos la distancia que yo camino por las noches y me dice vamos por algo de beber tengo sed y le digo no cariño me da pena y me dice no temas estás conmigo me convenció y caminamos tres calles hasta donde esta una farmacia que está abierta toda la noche en el trayecto pasaron varios autos que tocaban el claxon pues yo iba enseñando media nalga el solo me abrasaba mas fuerte como temiendo que me arrancaran de él y eso me gusto mucho regresamos rápido y me metí nuevamente al auto él también se metió y comenzó a besarme primero en la mejilla y de ahí por mis hombros que los tenia descubiertos, por mi cuello, me besaba y lamia mis orejas hasta que llego a mi boca que rico besa el condenado me puso chinita y yo ya quería que me cogiera, se lo dije y me pide que le mame la verga y ahí voy, le desbrocho el pantalón y se lo baje con todo y bóxer su verga ya estaba dura me hinque y me agache a chupársela con las nalgas paradas el cómo pudo me metía un dedo en mi culito y lo sacaba y lo metía una y otra vez, me calentó más de lo que ya estaba y me pide que así como estoy me de vuelta, así lo hago y casi saco la cabeza del auto me toma de las caderas y me clava su verga sentí clarito lo caliente de su verga en mi culito me asuste y le digo amor ponte otro condón si por favor aunque sentía muy rico el calor de su carne dura estuve a punto de dejarlo continuar pero el miedo pudo más se lo puse él y me la mete como me gusto desde el principio comenzó un mete y saca rápido pues se dio cuenta que eso me enloquecía yo solo cerré los ojos para disfrutar esa cogida tan deliciosa que me estaba dando LUIS en eso sentí algo duro en mi cachete abrí los ojos asustada y vi que era PACO que regreso para ver cómo estaba y me encontró bien ensartada y gozando abrí mi boca lo deje entrar ahora tenía una verga en mi culito entrando y saliendo como pistón y otra en mi boca queriendo entrar toda pero imposible pues está muy grande solo abrí lo que pude mi boca y sentí como toco mas allá de mi campanilla casi me ahogo se me salieron las lagrimas pero seguí chupando, mamando, besando esa vergota y a tras sentía como entraba y salía muy rápido la verga de mi LUISITO el solo bufaba y decía así mamita linda que rico culo tienes amor apriétame la verga que ya me vengo así lo ice y sentí como lleno de leche el condón y en mi boca seguía PACO tratando de meter lo mas que podía de su verga, ya sin nada y con las manos libres comencé a masturbarlo y chuparlo hasta que se vació en mi boca que gustosa me trague pues tiene un sabor muy dulce y ya no le salió tan espeso, me sentí dichosa de haber podido con don vergas a la vez ni en mi mas cachondo sueño lo creí hacer, ya más tranquila le pregunte a PACO que había pasado con el CAPI me dice que no tarda que este tranquila y que además la estaba pasando rico ( DE ESO NI DUDARLO ) y nos dice mi LUISITO que él se va por que aun no completa la cuenta, le doy las gracias y un beso que duro como dos minutos y el agarrándome las nalgas y me dice al oído luego te busco ya sé dónde vives y estaré por aquí muy seguido me gustaría fueras mi amante de planta, yo le digo si amor me gustaría pero aun soy de closet y aquí no puedo hacer muchas cosas que me gustaría hacer como estar todo el tiempo disponible vestida esperando a mi amante pero ya veremos.
Se fue LUISITO y mi PACO me dice que tal te dio rico? Si amor coge muy rico aunque tiene la verga más corta que la tuya, y me dice golosa parece que estas muy urgida, y le contesto, mira amor siempre me ha gustado vestirme y solo me habían cogido dos hombres antes que tu y de eso tenía como siete años el primero que fue mi amante como dos años y me cogió tres veces y el segundo fue un señor muy bueno y con la verga más grande que había probado de 17 cm pero tu sacaste a la mujer cachonda que traigo dentro de mí, con esa vergota haces maravillas pero creo que de esto no habrá todos los días pero gracias por ser tan hombre y tan caballero conmigo, pídeme lo que quieras y te lo daré amor, y me pide un beso, junto mis labios a los suyos y comienza un beso lleno de pación, con dulzura donde se entrega lo más tierno que tiene una lo atraigo de la nuca para sentir toda la fuerza del beso y él me toma de las nalgas y me jala con fuerza abriendo mis nalgas y siento como pasa el aire entre ellas, con sus dedos largos toca mi esfínter que se abre con esa caricia esta recargado en su auto me voltea me pone con las manos en el toldo del auto y me dice deja cogerte así sin nada quiero sentir el calor de tu culito en mi verga, eso me éxito muchísimo yo me quede callada como aceptando con mi silencio se saco la verga ya la tenía dura le puso saliva y la empujo con ternura y fuerza sentí su verga muy caliente sentía que desfallecía de placer me toma debajo de los hombros y me la empuja toda sus 20 cm entraron muy rico y comenzó un mete y saca lento despacito sentía sus venas como rosaban mi culito que se abría dejando pasar esa verga como acariciándola por todo lo largo, sentía como sacaba parte de mi culito al salir y sentí más rico al entrar completa hasta el fondo, me mordía la nuca, me apretaba mis chichitas me estaba haciendo mujer su mujer de pronto me dice ya mi amor ya no aguanto te voy a llenar de locos tu culito te voy a embarazar por ser tu primer hombre que se viene dentro de ti recíbelos amor mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm que rico sentí el calor de su leche caliente en mis entrañas por fin sentí una venida en mi culo ya no era señorita al fin un hombre me hiso mujer así nos quedamos pegados hasta que se le bajo y sentí un vacio cuando se salió por completo bajando por mis piernas un rio de semen que fue a parar hasta mis zapatillas, es un placer sentir como te resbala por la piel se siente que quema pero es solo placer de haber hecho venir a un hombre así aun no me reponía de esa deliciosa cogida cuando llego el CAPI lo encontró con la verga de fuera limpiándose solo se rio y dice órale no perdieron el tiempo he, mi PACO nos presento y le dijo mi problema, no hay bronca mamacita ahorita resuelvo eso fue a su auto y trajo una cajita saco unos alambres y en menos de un minuto ya estaba abierta mi puerta y dice yo ya abrí la puerta pero este canijo te abrió otra cosa, espero me des algo de lo mismo TERE como ves, le digo cuando tú quieras pero ahorita ya estoy muy cansada y podría atenderte como tú te lo mereces porque gracias a tu e pasado MI MEJOR NOCHE
Por el momento es todo en otro relato les contare lo que me hiso el CAPI y como me hice amante de PACO, LUIS, EL CAPI, EL TIO, EL BEBE Y EL BURRO puro taxista
ESPERO SUS COMENTARIOS EN MI CORREO SE DESPIDE DE USTEDES LA REYNA DE LOS TAXISTA TERESA BYE UN BESO A TODOS

MI GRAN NOCHE

Hola a todas las chicas tv de closet les mando un beso a todas.

Les cuento que soy travesti de closet madura pero con buenas nalgas tengo 57 años y aun me veo bien bueno eso me dicen algunas mujeres que me las han visto desnuda.

Como soy de closet tengo que hacer mi papel masculino en casa a mi mujer le encantan tanto que según ella soy su amante mujer ( si supiera ) ya que le he comprado algunos consoladores en forma de verga con arnés y vibrador a ella le gusta sentir la vibración cuando me penetra y se calienta mucho y me da unas cogidas muy ricas con ese de vibración que mide como 18 cm y otro al que amo ya que mide 25 cm y grueso a veces tengo que fingir que me duele mucho pero la verdad lo gozo bastante me ha sacado varios orgasmos anales con el negrito (así le decimos por su color)pero ese

No es el relato que les quiero contar sino este sucede que yo por mi trabajo tengo que estar fuera de la ciudad donde radico e irme a radicar donde esta mi trabajo en esta ocasión en Querétaro pues yo como toda nena precavida me llevo alguna ropa que ya tengo y otra que he comprado estando sola ya no me cohíbo al comprarlas ni doy explicaciones pues como soy de closet me da miedo salir a la calle vestida de puta pues así me gusta vestir ( con perdón de las putas son mi inspiración )la mayoría de

Las noches salgo vestida a eso de las 12:00 o 1:00 am y camino un tramito de la esquina a la casa son como 20 metros esa noche salí como siempre esperando a que pasen los autos y me vean pero de espaldas y vean mis nalgas apenas cubiertas por una faldita color negro, medias caladas también negras, blusita amarilla descubierta de los hombros, abajo tanga de hilo color blanco metida entre mis nalgas me gusta que se note, brasier para que se me noten un poco de mis chichitas, peluca color chocolate a los hombros desmarañada y mis guaraches de correa con pata de gallo con poco tacón blancas.

Me maquille un poco los ojos con sombras azules y los labios color rojo, pulsera dorada y una gargantilla de perlas de fantasía.

y así comencé a caminar de un lado al otro estando al pendiente de cualquier cosa en eso pasa un taxi y el chofer me llama yo lo ignoro y quiero meterme a mi casa pero o sorpresa deje mis llaves dentro y yo muy tonta cerré, como no le hice caso al taxista se fue bueno eso yo creo pero lo que hiso fue darse la vuelta para encontrarme de frente yo ya con nervios no sabía qué hacer así que me altere y al ver al taxi como daba vuelta en la esquina me asuste pues no savia que iba a pasar.

Cuando escucho que baja del auto era un hombre como de 1.80 de alto güerito de pelo corto como de 45 o 50 años se acerca y me dice que si me sucede algo pero tomándome de los hombros siento sus manos rasposas fuertes pero me toma suave yo volteo a verlo y le comento lo de las llaves me dice ven metete al auto para pensar que hacemos.

Como me daba algo de pena que alguien conocido saliera y me viera me subí al auto el me abre la puerta trasera muy caballeroso al subir abrí algo mis piernas y me vio mi tanga con mi cosita escondida parecía que era mi puchita al ver mis piernas que están gruesas me pidió me moviera para un lado así que me vio las nalgas en su totalidad ya estando arriba comenzó a hacerme la plática preguntando que si cobraba yo casi muda le dije que no que solo es un fetiche y me pregunta que si ya he estado con otros hombres le contesto que si, comienza a sobarme las piernas siguiendo su plática que ya no me acuerdo que decía solo me concrete disfrutar sus manos.

poco a poco fui perdiendo el miedo y me atreví a preguntarle que si ya avía tenido relaciones con alguien como yo y muy galante me dice así de buena como tu nunca y solo dejo que me la mamen y tú te me antojas para cogerte, fue muy directo yo me sorprendí pero me calenté mas de lo que ya estaba con sus manos en mis piernas que para ese momento ya me agarraba las nalgas no me resistí mas me voltio para verlo de frente y mi sorpresa fue mayor cundo pego sus labios a los míos yo me deje llevar y metió su lengua dulce a mi boca así estuvo un rato mientras yo busque con mi mano desocupada su verga la que ya se sentía dura y gruesa comencé a sobarla sobre el pantalón.

me dijo que si me dejaba coger en el auto, le dije que como él quisiera, me pidió le desbrochara el cinto y le bajara los pantalones yo muy obediente lo hice con todo y trusa el solo se levanto un poco para facilitarme la tarea cuando lo baje salto su verga gruesa, venosa, colorada, como de 20 o 22 cm ya con la calentura a tope me pidió se la mamara y con gula me la metí a la boca solo la mitad pues está muy grande así estuve como 10 minutos mamando y mamando haciendo ruido como de tapón al sacarla eso creo que le encanto.

El mientras me desabrocho mi tanga ya que tiene broches a los costados y me la quito muy fácil se metió el dedo en la bosa para ensalivarlo y me comenzó a dedear mi culito y así yo chupando su verga y el metiendo un dedo luego dos y le daba vueltas para dilatar mi esfínter cuando sintió que ya estaba lista me pidió me sentara en su verga pero le dije que le faltaba el gorrito se estiro para alcanzar la guantera del auto y saco un paquete de condones y me dijo haber si me los acabo contigo.

Ya puesto el gorrito se la mame una vez más para ensalivarlo y me fui sentando poco a poco yo iba sintiendo como se abría mi culito con esa vergota pero el placer fue mayor que el dolor y así hasta el fondo hasta que mis nalgas chocaron con sus fuertes y peludas piernas así estuve un rato y me pide que me levante un poco y ufffff la locura pues se comenzó a mover de arriba abajo muy rápido metiendo y sacando su vergota en mi culo que me hacia aullar de placer hasta que me dijo que se venía yo le pregunte que si quería venirse en mi boca pero fue tarde lleno el condón con mucha lechita.

yo toda sudorosa pero muy contenta me desmonte y me hice a un lado todavía me metió sus dedos en el culo y me dijo que rica estas gordita, y le pregunto te gustó me dice me encanto cuando se quito el condón metí su verga a mi boca y se la limpie suavecito consintiéndola con mucho amor pero creo que la limpiada surtió un efecto placentero para mi pues se puso otra vez dura en mi boca yo golosa la mame y la mame pues me encanto su tamaño y su grosor y me pide que me ponga a gatas con la cabeza metida entre el asiento y el respaldo del asiento delantero con las nalgas paradas y que se acomoda con su verga bien dura me toma de las caderas y me la sume nuevamente me sentí la mujer mas erótica del mundo con un hombre como el cogiéndome a su antojo así me tubo hasta que me aviso que se venía nuevamente así que me destrabo le quito el condón y comienzo a darle unos chupetones ricos hasta que me dejo su poca miel que le quedaba en mi boca la cual me trague ya que es muy rica

Bueno eso es todo luego les platico como entre a mi casa como a las 6:00 am con cinco cogidas bye su a miga TERESA

PD. Escriban a mi correo ya lo puse besos

Me lo rompieron……………

En una de mis acostumbradas salidas a pasear en mi vehículo vestida de mujer, ya con unas copas de más decidí ir a un lugar donde nadie pudiera reconocerme y salir de auto vestida de mujercita bueno bueno de puta, ya que este día así me vestí de perrita estrenando mi diamante, es un dildo anal que termina en un diamante de fantasía así que si me inclino se me ve una piedra verde en mi culito, pero bueno me dirigí a otro municipio alejado del mío.
Escogí uno de los municipios más lejanos ya que me lo recomendaron por sus variados bares tanto como heterosexuales como gay´s cuando circulaba por la calle principal donde están todos los bares se me acercaban a regalarme publicidad, me decidí por uno gay discreto y sin mucha gente, el valet me recibió mi auto y me dijo bienvenida señorita luce usted muy guapa con una voz súper cachonda y yo tan excitada que casi me vengo solo de escucharlo cuando entre al bar habría como 70 personas entre lesbianas y gays, pedí una mesa y pedí mi botella favorita y una lesbiana se me acerco y me dijo que si le invitaba una copa y con gusto accedí, me dijo que si buscaba algo en especial y solo le dije quiero pasármela muy bien, de inmediato invito a sus amigas y amigos a mi mesa y comenzó la diversión, todas y todos me saludaron con un beso en la boca y como si tuviéramos años de conocernos, entre todos los amigos de Lorena mi amiga lesbiana, había 3 heterosexuales que no me quitaban la mirada y se murmuraban entre ellos hasta que uno de ellos me invito a bailar y con mucho gusto accedí, bailamos muy rico no perdió el tiempo y me dijo al oído que él y sus amigos nunca se habían follado a un travesti y mucho menos a una tan rica y cachonda, no lo deje terminar de hablar y lo bese muy cachondo no me importo las demás parejas que bailaban a nuestro alrededor y le metí la mano en el pantalón y le agarre su gruesa verga la cual ya estaba muy parada y mojad, el correspondió y me agarro las nalgas levantando un poco la minifalda que traía puesta, con uno de sus dedos me toco el culo y sintió mi diamante y me pregunto qué era eso yo muy excitada le dije que fuéramos al baño y le mostraría, me tomo de la cintura y me llevo al baño de hombres ya estando en el me dijo que le mostrara lo que traía en el culo me di vuelta levante mi minifalda y me incline abrí mis nalgas para que viera bien lo que traía y me comento que se me veía lindo, me lo saque para enseñárselo lo vio y me lo volví a insertar el de inmediato se saco su gruesa verga y no tuvo que decirme más me lo metí a mí a la boca y el solo me decía QUE PUTA ERES Y QUE RICO TE LO COMES, los hombres que entraban al baño solo le decían a Javier destrózala destrózala , el me levanto muy bruscamente y me coloco frente al lavamanos me saco el dildo del culo y sin contemplaciones me metió su deliciosa verga yo solo movía mi trasero en círculos para disfrutar de esta rica cogida.
Cuando menos pensé entro el gerente del bar y la pidió Javier que dejáramos de hacer lo que hacíamos de lo contrario tendría que llamar a la policía, salimos del baño y fuimos a la mesa nos sentamos un momento y solo estaban los otros dos amigos de Javier, los demás estaban bailando, Javier me presento con sus amigos les dijo les presento a MI PUTA y eso me puso a 100% y otra vez lo bese muy rico el me dijo que si quería coger con los tres yo solo le dije que haría lo que él quisiera, entonces dijo saluda a mis amigos como se debe, me levante y me senté en las piernas de toño y lo bese en la boca y después hice lo mismo con Rogelio el otro amigo y toño dijo vámonos de aquí vamos a mi casa, yo con lo caliente que estaba solo besaba a Javier y le dije a donde tú quieras comportándome como una verdadera PUTA.
Nos dirigíamos al departamento de toño en mi carro yo en el asiento trasero dándole una mamada riquísima a Javier y les pedí que pararan en algún lugar cercano porque tenía que orinar, se detuvo en un parque desolado y con poca luz y todos nos bajamos a orinar al terminar le pedí a Javier que me la metiera por un momento que ya no aguantaba y mi culo solo latía muy fuerte y yo bramaba porque me la metieran, toño le dijo a Javier que si podía metérmela y Javier digo adelante cógete a mi PERRA me recargaron frente a mi carro serian como las 3 de la madrugada y ni un alma pasaba por ahí solo me quite la minifalda y empezó toño a metérmela bestialmente y yo gritaba como perra en celo, el otro amigo del que no me acuerdo de su nombre hizo que me agachara para mamársela, Javier se tiro sobre el pasto y me hizo señas para que lo montara a lo que accedí de inmediato me monte y le dijo a toño, tu también métesela yo le dije si si si quiero sentir dos vergas en mi culo, saque de mi bolso liquido lubricante y me lo unte en el culo, al principio le costo trabajo y a mí me dolía ya que la verga de Javier era muy gruesa pero poco a poco fue metiéndola y mientras Javier y toño me destrozaban el culo el otro amigo me tomo de la cara y me metió la verga como si mi boca fuera vagina, toño le dijo al amigo que si quería ocupar su lugar y el dijo claro este culo también lo rompo, mi corazón se salía de tanto placer..
Después de un buen rato de estar follando con los tres les pedi que los tres se vinieran en mi cuerpo, me quite la blusa solo me quede con el bra mi tanga y las zapatillas me recosté en el jardín y todos me regalaron su rica y espesa leche y la embarré por todo mi cuerpo, me puse de nuevo mi ropa por encima de la leche tomamos de nuevo mi carro los deje unos kilómetros más adelante cerca de sus casa y yo me fui a mi departamento muy satisfecha con el culo roto….
BESOS A TODOS MIS LECTORES….

El Maestro II

Luego de ese encuentro cachondo con mi maestro, yo quede muy prendido ya que nunca había mamado un pene real y descubrí la calientísima hembra que llevo por dentro, pasaron los días y mi maestro me puso el 10 que me había prometido yo quede muy feliz por la calificación, y pensé que ya todo había terminado entre él y yo, pero como fueron pasando los días, en mi mente daba vueltas esa verga que tanto me había gustado del maestro, una tarde que salimos de clases recuerdo que era viernes nos topamos en el estacionamiento de la preparatoria él se me quedo mirando y yo a el (al bulto de su verga jajjaa) entonces me saludo.
Maestro: hola zorrita como has estado?
(yo bien ofrecida) Hola profe aquí extrañándolo como ve.
Maestro: Mmmmm muy bien yo también eh pensado en ti que te parece si vas a mi departamento por la noche y platicamos.
Me parece bien profe, pero llegaría después de las 11 de la noche porque voy a ir a una fiesta en la casa de un amigo no hay problema?
Maestro: por mi ninguno, solo te pido que te vayas vestido de nenita, quiero ver qué tal te vez.
Me sorprendió la respuesta pero ya estaba muy excitado, traía mi pantaleta bien mojada, aun que ya estaba acostumbrado a vestirme de mujercita nunca me había visto alguien, entonces acepte y nos quedamos de ver en su departamento después de las 11.
Se llego la hora de la fiesta y me fui a la casa de mis amigos, todo marchaba normal en la fiesta y conforme fueron pasando las horas yo bebí algunos tragos de vodka y ya traía calor en mi cuerpo sentía que me quemaba por dentro como si estuviera en brama, entonces dieron las 10 de la noche y decidí irme a mi casa para vestirme de mujercita e irme con mi profe.
Llegue a mi casa y estaban ya todos dormidos, rápido me metí a darme una ducha en mi cuarto, ya estaba depilado así que solo me empecé a maquillar, saque una tanga de hilo color rojo y un vestido de licra color rojo, me puse las zapatillas doradas y un collar grande dorado, me puse una peluca larga color castaño obscuro, estaba hecho toda una mujercita sexy, con ese vestido se me veían unas nalgotas bien frondosas, por ultimo me puse una gabardina de mujer larga y mi perfume, Salí sin hacer ruido ya eran cerca de la 1 de la madrugada, camine unas cuadras lejos de mi casa, lo bueno que está muy solo por donde vivo y así nadie me pudo ver, tome un taxi y me llevo al departamento del profe, le marque a su celular para que me abriera la puerta y cuando lo hiso entre y me quite la gabardina el quedo boquiabierto al verme vestido así el solo traía un bóxer de licra y le empezó a crecer el pene de solo verme y olerme.
Maestro: Estas muy provocativa hoy no te escapas que te desvirgue zorrita, porque eso es lo que eres una zorra en brama.
Yo no contesté, no supe que decir, solo me tomó de los hombros y me bajó a la altura de su cintura, al tiempo que se bajaba el boxer.
Vi su verga en plena erección, lo mire arrodillado como diciendo que no, que no quería, a lo que el profe dijo unas palabras que me excitaron y que no olvidaré.
– Chupala zorrita, yo sé que te gusta, que las putas como tu quieren satisfacer a un macho caliente. Trágatela toda…
Eso fue mi perdición. Abrí la boca, cerré los ojos y ese pedazo de carne entró . Ya no hubo vuelta atrás. Lo saboreé, lo lamí, entraba y salía de mi boca, sentía los suspiros del profe y no podía soltar esa hermosa verga de más o menos 18 cm. Así estuve no sé cuánto tiempo, hasta que él eyaculó en mi boca, ordenándome que no derramara su semen y me lo tragara. Allí me preguntó cuál era mi nombre. Demoré unos segundos en entender su pregunta, hasta que respondí:
-Andrea.
-Ahora Andrea vas a sentir lo que siente cualquier mujer y me llevó a su cuarto. Yo le dije que no, pero todo mi cuerpo estaba ya entregado, quería más, quería a ese hombre, quería ser suya definitivamente, que me cogiera bien rico.
El profe se sonrió mientras me ordenaba subir a la cama. Estaba toda desarreglada, se notaba que alguien habían hecho el amor y ahora era mi turno.
Maestro: ¡Quién lo hubiese dicho! . Tu hermana no quiere que se la meta por atrás y tú estás que te quemas porque te rompa el culo!
(coño yo no sabía que el profe se cogía a mi hermana, pero de lo caliente que estaba no hice mucho caso de su comentario)
En ese momento, agarró un bote de crema anal, se lo unto en sus dedos, me sacó la tanga, metió un dedo en mi orificio, luego dos y siguió masajeando un rato. Yo gemía de placer, mi pasividad era evidente y no pude ni me importó gritar.
– Por Dios, métemela ya, no aguantó más, quiero ser tuya.
El se rió, me miró de esa forma fanfarrona que detesto y me puso en cuatro patas, poco a poco fue entrando en mí. La sensación era indescriptible, única, entraba y salía, entraba y salía, yo mordía la almohada y no había imaginado en mi vida que se podía disfrutar tanto. Luego arrecio mas las embestidas sentía sus bolas como golpeaban mis nalgas, yo me excitaba mas y mas. Al cabo de un rato, acabó en mí, sintiendo como su leche caía en mis piernas….

El Maestro

Hola: esto me paso a la edad de 18 años siempre me ha gustado vestirme de nena, solo lo hago a escondidas, tengo un cuerpo bonito estético que si me visto de mujer me veo muy bien. Todo paso hace años, yo tenía 18, estudiaba la preparatoria y un día al terminar las clases mi maestro de matemáticas (que tenía 47 años, moreno, simpático, cuerpo atlético) me dijo:
Maestro: quiero que mañana vengan tus papás para hablar con ellos sobre tu mal rendimiento en mi clase, hoy por hoy esta reprobado.
No maestro, por favor no, mi papá me va a matar, no sea malo.
Maestro: Lo siento, muchas veces te dije que le echaras ganas, que hicieras tus trabajos y lo único que hacías era burlarte de mí y echar relajo en mi clase, ni modo. Entonces ya llorando pronuncie las palabras que serian mi sentencia por así decirlo:
Por favor maestro, no sea malo, haré lo que usted quiera pero no llame a mis papás, se lo ruego.
Maestro: Como crees, ¿lo que sea? Y respondí más por el miedo a mi papá, que por convicción y me apreté más la soga a mi cuello.
Si maestro; lo que sea, pero no los llame.
Maestro: Esta bien, pero deja de llorar y si te portas bien te puedo pasar con diez. Mi maestro se levanto de su silla y se dirigió a la puerta y la cerro por dentro y mientras lo hacía con una mano, con la otra se saco su enorme verga y regresando hacia mí, su mano subía y bajaba por el tronco de aquel gran pene y me dijo:
Maestro: Préstame tu mano, tócame mi verga, acaríciala, te va a gustar.
Por favor eso no, nunca he agarrado un pene, no sé cómo hacerlo.
Maestro: No te preocupes, yo te enseño, te va a gustar.
Mi maestro tomo mi mano y la puso sobre aquel trozo de carne y pude sentir lo dura, gorda, larga y cabezona que estaba. Sentí como palpitaba, lo caliente que se sentía y el líquido transparente que salía de su cabeza también estaba caliente y pegajoso. Mientras le tocaba la verga y lo masturbaba, el ya me agarraba mis nalgas por encima de mi pantalón y me decía:
Maestro: Así… que rico me agarras mi verga, frótala mas duro, sube y baja tu mano más rápido, así mariconcito. Déjame tocar tus nalgas, mmmm, están bien ricas, sabrosas, que nalgonas putito.
Mi maestro me siguió sobando y acariciando mis nalgas y después de un rato me desabrocho mi pantalón y me lo quito dejándome en mis pantaletas de mujer que traía puesta dejando a su vista y a sus manos mis nalgas grandes, güeritas y frondosas. Yo seguía acariciando su pene y me di cuenta que me estaban gustando sus caricias en mis nalgas, pues mis pantaletas ya estaban mojadas, me estaba excitando y no lo podía creer, y me dijo:
Maestro: Deja mi verga un rato, agáchate sobre el escritorio. Me agache y sentí lo frio del escritorio en mi pecho y las manos de mi maestro bajando mi pantaleta. Me quise voltear pero no me dejo y le dije:
¿Que me va a hacer maestro?, por favor, aun soy virgen, no me haga nada. No me hizo caso y yo sin nada de ropa sentí como me empezó a tocar mis nalgas, como uno de sus dedos jugaba con mi ano y luego bajaba su mano para tocarme mi pene y se agachaba para besar mis nalgas y me decía: Maestro: Que rico culito tienes mariconcito, tienes unas nalgotas bien ricas, estas bien buena.
Órale, ¿no que no querias?, ya estas bien mojadito, te voy a meter unos dedos en tu culito mmm, estas bien apretadito. De tanto que me tocaba ya estaba mojadisimo pero trataba de no demostrar que me estaba gustando, pero al sentir como entraban sus dedos en mi ano y me besaba mis nalgas no pude contener un gemido de placer.
Hay, mmm, por favor no maestro. De pronto mi maestro se detuvo, me volteo y me puso de rodillas y vi su gran verga frente a mi cara y me dijo: Maestro: Abre tu boca y mamame mi verga, te va a gustar. Yo estaba tan caliente que sin decir nada abrí mi boca y poco a poco me fui tragando su pene, el me agarro mi cabeza y la empujo hasta donde más pudo pero solo me entro 3/4 de su pene y lo empecé a chupar de manera torpe pues nunca lo había hecho, lo chupe como 10 minutos y sentí como crecía mas y mas hasta que sentí como un chorro de espermas golpeaban mi garganta llenándome mi boca de esa leche viscosa, caliente agridulce y abundante.

Paulina, mis origenes

Hola, soy Paulina y nuevamente quisiera compartir parte de mi historia y mis experiencias como travesti. Creo que la forma en cómo me inicie debe ser muy parecida a muchos otros casos que hay, así que no profundizaré mucho. Ya saben, me inicié con un primo, él me penetraba y se movía dentro de mí hasta que eyaculaba. Lo hicimos más o menos durante un año, cada vez que había oportunidad. Lo relevante de esto, es que a esa edad pues no usábamos condones y siempre me dejaba su semen. Desde ese tiempo empecé a disfrutar de esa sensación de humedad que queda después de la eyaculación y eso tan especial que me hacía sentir cuando apretaba mi pancita con sus manos al momento de que eyaculaba, eso que ahora entiendo era placer.
Después de ese tiempo, mi deseo por los hombres se mantuvo latente hasta la universidad. En una ocasión, alguien organizó una fiesta donde conocía a pocas personas y llegó un momento en que estaba solo, mirando a los demás. Se me acercó un tipo, como de unos 40 años, debo decir que atractivo y sugería un buen cuerpo debajo de su ropa. Después de una plática corta, fue muy directo:
– Me gustan los chavos como tú para tener sexo. ¿ te gustaría intentarlo ? ¿ has tenido deseos de que te penetre otro hombre ?
Me quedé helado, no supe que contestar. En eso me dio un papel con su número de teléfono y me dijo:
– Piénsalo. Si te animas, llámame. Verás que te va a gustar.
Le dí vueltas al asunto algunos días dentro de mi cabeza. Recordaba el semen de mi primo escurriendo por mis nalgas y como disfrutaba de esa sensación de humedad. Recordé sus manos apretando mi panza y el placer que me causaba y me decidí a hacerlo, quería volver a sentir esas cosas que realmente me habían gustado mucho.
– Hola, ¿ cómo estas ? pues llamé solo para decirte que si quiero experimentar contigo.
– Perfecto !! ¿ qué te parece si nos vemos en mi departamento por la tarde ?
– Si, de acuerdo, nos vemos ahi.
Llegue a su departamento con mucha ansiedad, me invitó a pasar. En la sala había unos sillones bastante amplios y cómodos.
– Bueno entonces ya sabes cómo es ¿ verdad ? A mí solo me gusta penetrar y no vuelta ni nada de eso. ¿ De acuerdo ?
– Si, de acuerdo, así me gusta.
– ¿ Quieres que empecemos ya ?
Sin esperar respuesta, me sentó en el sillón y me acariciaba los hombros. Se inclino para tomar una de mis manos y la puso justo sobre su pene por encima del pantalón y empecé a frotarlo. Podía sentir como empezaba a despertar conforme lo acariciaba. Se quitó el pantalón justo frente a mí. Me ofreció un pene completamente depilado, ya comenzaba a erectarse y asomaba la mitad de la cabeza por la piel que lo recubre. Aunque no estaba erecto todavía, sus venas ya se saltaban. Lo primero que hice fue tomarlo con mi mano y empuje hacia atrás para descubrir toda la cabeza, estaba húmeda. Empecé a jugar un poco, jale hacia el frente para cubrir la cabeza otra vez con la piel y luego otra vez hacia atrás y así varias veces.
– Usa la boca !!!
Lo pensé un instante y cuando tenía la cabeza descubierta lo metí en mi boca y pude sentir como al contacto con mi lengua endurecía mas. Sentí su tibieza y su sabor agradable y lo empecé a mamar como había visto que lo hacen en las películas porno, al menos creo que lo estaba haciendo así. Lo más maravilloso era sentir como se ponía más duro en cada mamada que le daba. Lo hice hasta que lo tuvo completamente erecto. Me detuve para descansar un poco mi boca y admirar su pene. Ya tenía las venas saltadas, la cabeza completamente descubierta, húmeda y brillosa. Vi sus testículos colgando y también tuve ganas de chuparlos y así lo hice. Me separó un poco y ahora él se sentó en el sillón.
– Continua haciéndolo !!
Me pegué a sus testículos otra vez mientras lo escuchaba gemir. Volví a chupar su pene y lo metía en mi boca hasta donde podía. Lo tenía ya tan erecto que no me cabía todo.
– Sigue !! me lo pones durísimo !!
Cerré mis ojos y continúe disfrutando de su erección. Alternaba entre su pene y sus testículos. No sé cuanto tiempo paso hasta que me detuvo y me dijo:
– Quiero penetrarte !!!
Entonces me levanté y ahora yo me quite la ropa. Me hinqué frente al sillón y apoye mis brazos en el asiento, dándole la espalda a él y ofreciéndole las nalgas. Él se hincó justo detrás de mí. Acariciaba mis nalgas al mismo tiempo, las separaba con sus manos.
– Te voy a poner un lubricante para que entre más fácil.
– bbbbrrrrr !!! esta frio !!! jajaja !!!
Dejó caer el chorro del lubricante en medio de mis nalgas y con sus manos lo embarro en mi ano, siguió acariciando y separando mis nalgas.
El momento mágico llego justo cuando sentí la punta de su pene tocar mi ano. El separaba mis nalgas con sus pulgares al mismo tiempo que comenzó a empujar despacito pero firme, se detenía un poco y volvía a empujar, hasta que, en un empujón mas fuerte, sentí como entró la cabeza y entre miedo y emoción le grite:
– Con cuidado !!!
– Calma, no te preocupes, no voy a lastimarte. Quiero que lo disfrutes !!
Sentía como entraba despacio, retrocedía pero sin sacar la cabeza y volvía a entrar con más fuerza. Así lo hizo varias veces hasta que finalmente todo su pene entró en mi y aumento el ritmo y lo hacía cada vez más rápido, justo como lo dijo: sin lastimarme y realmente lo estaba gozando.
Escuchaba su respiración cada vez más agitada en mi nuca, me gustaba sentirlo entrar, me gustaba que pegara su cuerpo al mío, me gustaba escucharlo decir:
– Me excitas mucho !!! me la mamaste riquísimo !!! me encantan tus nalgas apretaditas !!!
Ante todo ese frenesí, la única idea que pasaba por mi mente era:
¡¡ Qué hermoso es tener a un hombre !!
– ¿ ya has recibido lechita de hombre alguna vez ?
– Noooo, nunca !!
– Pues esta va a ser tu primera vez porque no voy a salirme y te voy a echar toda la leche que traigo !!!!
Justo después de decir eso, solo lo escuche gemir:
– AAAAAAHHHHHH !!!!
Estuvo dentro de mi hasta la última gota de semen. Al terminar sacudió su pene en mis nalgas, mientras mi ano escurría. Otra vez sentí esa maravillosa sensación de humedad. Otra vez sentí ese placer de haberlo recibido. Otra vez … Aunque realmente fue maravilloso y lo disfruté de verdad, algo faltó al final, no sé exactamente qué, pero algo para concluir el acto que acabábamos de hacer.
Cuando volví a casa, solo en mi recamara, pensaba en lo que había pasado, las imágenes de su cuerpo desnudo, de su pene erecto, sus gemidos, daban vueltas en mi cabeza y, aunque lo había disfrutado mucho me sentía mal. ¿ cómo pudo pasar ?, ¿ cómo pude caer en eso ?. Definitivamente no debería volver a ocurrir. Hice pedazos el papel donde estaba su teléfono escrito y le arroje a la basura. ! Se acabó ¡
Después de una semana, sonó mi teléfono:
– Hola, ¿ cómo estás ?, no he podido dejar de pensar en tí. Fue maravilloso, por favor, ven a mi departamento este sábado, quiero que volvamos a hacerlo…

Mi primera fantasia trans

Hola amigos tengo 24 años, mido 1,65 cm 50 kg, soy de contextura delgada, con una cintura pequeña, piel blanca, cabello largo ondulado rubio cenizo, ojos entre verde y azul, y con unas nalgas firmes y paraditas, rodeadas de un poco de cadera, más que un chico y casi como una buena hembra, porte europeo y cara de lolito por aparentar menos edad. Le resulto atractivo a las mujeres y a hombres también, vivo desde hace unos meses con una chica muy parecida a mi de físico y que me ha hecho su esclavo. Me consideré heterosexual aunque hoy día me imagino haciendo cosas morbosas con hombres y me excito demasiado con esas ideas. Desde joven he tenido fantasías incumplidas con hombres y últimamente más, pues mi ama me obliga a que le trabaje y le sirva vestido de chica y yo la he complacido aprendiendo a disfrutar de esa situación. Todas las tardes al llegar a su apartamento y después los fines de semana y feriados soy su mucama, me visto así y le trabajo así limpiando, cocinando, y sirviéndola por lo que desarrollé la siguiente fantasía.

No se si ustedes han visto cuando alguna mujer se sienta o se agacha y tiene puesto un hilo dental, se le ven las tiras, a veces hasta el centro del hilo. Me encanta cuando logro ver a alguna, no se si lo harán a propósito o no, seguro hay de todo, lo cierto es que se me ocurrió hacer lo mismo, es decir, colocarme un hilo dental de mujer y tratar de que algún mirón se diera cuenta. Esta idea me excitó y fascinó y empecé a pensar como ponerla en practica. La empresa donde trabajo me dio de vacaciones por haber cumplido el año y a mi ama no le tocaban todavía, por lo que iba tener el tiempo y tener toda su ropa a mi disposición.

Yo no tengo pantalones tan bajos ni tan apretados como usan las chicas hoy día, pero como soy delgado sería fácil ponerme alguno de mi ama y así lo hice. Encontré un pantalón jean apretado de piernas y caderas que me quedara flojo de cintura de modo que lo pudiera subir y bajar según el caso y una franela suya lo más corta posible de manera que al sentarme o agacharme se me bajara el pantalón y se me subiera un poco la franela, por supuesto no en cualquier parte, yo tendría el control de cuando y cuanto enseñar y cuando no, no vaya a ser que me vea quien no quiero.

Ese primer lunes de mis vacaciones por la mañana después de servirle el desayuno, ella se fue al trabajo en la ciudad y no regresaría hasta la noche por lo que aproveché para poner mi plan morboso en acción. Usé su loción depiladora, me depilé las nalgas, piernas, vientre, el comienzo de la espalda y mis axilas, aunque no soy muy velludo pues igual lo hice, luego me duché y lavé muy bien mi sexo y mi ano, el cual lubrique a fondo preparándome para cualquier eventualidad que pudiera provocar en algún macho que me gustara. Después me unté una crema humectante por todo mi cuerpo de manera que especialmente mis pechos y mis nalgas se sintieran muy suaves y perfumadas.

Me aplique un tatuaje de mentira en una nalga de una mariposita multicolor y listo, se me veia linda y me identificaba sin mucho rollo. Tomé mis pequeños testículos, me los subí y metí para que no se me notaran, después, doble hacía atrás mi clítoris pequeño, apenas unos 10 cms y con la piel del escroto, lo cubrí y me coloqué unas cuantas gotas de superpegamento así simulando los labios de una vulva, todo como lo vi hacer a un chico en una pagina de internet. Finalmente, me quedó el sexo como una vagina con un poco de vello rubio en la parte superior y con un pequeño orificio entre las piernas para poder ir al baño sentada como debe ser, allí disimuladamente estaba la cabecita de mi clítoris asomándose traviesamente entre los pliegues de mi vulva. Cuando terminé con esto no podía expresar ni contener la emoción que sentí al tocarme y verme así, todo como una chica.

Empecé a vestirme disfrutando la suavidad de mi cuerpo recién depilado y el contacto con lo que me iba poniendo. Me puse unas medias de ella de nylon negras con encaje y me las sujete con unas ligas rojas llamativas. Inmediatamente me sentí diferente y me gustó. Luego comencé a probarme los hilos dentales, pantalones y franelas para ver cual me daba mejor el efecto visual que tanto deseaba.

Me ponía un hilo y me colocaba un pantalón y me sentaba en una silla con un espejo cerca, me miraba en el espejo a ver si al bajarme el pantalón y subirme la franela se me veían las tiritas del hilo. Con algunos más que con otros, me probé varios hilos, 3 pantalones y 3 franelas. Comprobé que usando koala, éste ayudaba a que se me subiera la franela y no se me notara tanto la cintura desnuda cuando no quería que se me viera, también comprobé que agachándome por ejemplo a amarrarme las trenzas de los zapatos se me notaban las tiritas claritas. A la final escogí un hilo negro, como soy de piel blanca pensé que llamaría más la atención, adelante me tapaba el sexo perfectamente amoldándose a mi cuerpo y atrás eran 3 tiras, y el punto que las unía era un triángulo como de 2 cm por lado justo en el extremo superior de la raja de mi culo. Wow me lo sentí espectacular, me apretaba el sexo y el culo tan rico! Con razón a las mujeres les gusta tanto usarlo.

El pantalón me quedo divino pegado a mis caderas y piernas, pudiéndomelo subir o bajar fácilmente proporcionando, si lo jalaba, dar un picón atrevidísimo de mis nalgas y comienzo de mi rajita. Me puse un diminuto sostén negro de encaje de mi ama que me juntó y levantó mis pechitos desarrollados de nadador, e hizo que se me viera un poco de busto e insinuo unos pezones paraditos, y por ultimo me puse una franela sin mangas de esas pegaditas al cuerpo de licra color salmón, bien corta que apenas me llega a la altura del ombligo cuando me la bajo.

Cuando me vi en el espejo me quedé completamente extasiado, había una linda chica mirándome en el reflejo, mis nalgas se veían paraditas, deliciosas, mis piernas bien torneadas, cubiertas de esa sedosidad tan sensual del nylon negro, la línea de mi escote mostrando el inicio de unos modestos senos deseosos de que alguien me los besara. Estaba divina, transformada. Me controlé para no venirme de la emoción y me dispuse a destacar mis ojos y labios muy discretamente, peinarme la melena y ponerme unos aretes unisex, pulsera de acero, collar de cuentas, y anillos, y me cubrí el pecho con un sweater tirado sobre los hombros. No daba crédito a mis ojos, allí estaba yo frente al espejo todo una chica o chico metrosexual, lo que yo quisiera proyectar. Sentí cómo mi vulva se humedeció de emoción, me la sobé por encima del pantalón y disfrute su excitación plenamente.

Me subí los pantalones al máximo, baje la franela, apreté bien la correa y me puse el koala de manera que no me vieran mi ropa íntima ni las personas cercanas a mi vivienda ni las del transporte que iba a tomar. Salí emocionadísimo del edificio, pero con cara seria, sin que los vecinos me vieran y espere tranquilo en la parada de colectivos para ir a levantarme un macho interesante y caliente en un centro comercial de la ciudad cercana a donde vivo. Tomé un transporte público, aquí decimos, agarré la camioneta, En el colectivo iban otros chicos y pasé desapercibido entre ellos y ellas como uno más vestido a la moda juvenil. Pero me sentía excitadísimo, pues tenía rozándome la piel cada pieza de ropa intima que tenía puesta por primera vez en la calle y lo disfruté al máximo.

Al llegar al centro comercial eran las 9am, hice unas diligencias y luego comencé a pasear viendo tiendas y buscando posibles candidatos para mi aventura. Me paré en el piso de arriba recostado de la baranda, es decir, en el pasillo, dándole la espalda a una tienda en la que el encargado era un hombre como de 40 años. Me aflojé la correa y tiré un poco el pantalón hacía abajo. Como el centro comercial estaba casi solo, el tipo de vez en cuando me veía desde dentro de la tienda como tratando de averiguar que haría yo parado allí. Me agaché en un par de ocasiones para amarrarme los zapatos como lo había planeado, pero no podía saber si se había dado cuenta o no de mis tiritas, también me agachaba cuando algún tipo solo pasaba por detrás de mi, pero nada, no sabía si alguno había notado el regalito visual que les estaba ofreciendo.

Medio frustrado caminé, moviendo mis caderas sensualmente pues no había nadie que me viera, hacía la fuente de soda/cafetin en planta baja y divisé una posible víctima, o sea, un macho solo sin nadie cerca, sentado tomándose un café. Tenía pinta por lo musculoso, guapo y alto de ser un vigilante, además era como de mi edad. Entré y me senté cerca de él, traté de no quedar totalmente de espaldas a él para tratar de ver sus reacciones, me senté como a 3 metros de él y por las agujas de reloj él quedó como a las 4, ni totalmente a mi costado ni completamente detrás de mi. Al sentarme tiré de mis pantalones hacía abajo para que se me notara el hilo en mi cintura, el triangulo al comienzo de la raja de mi culito y la mariposita en mi nalga, y me acomodé el koala de manera que me subiera lo más posible la franela. La silla era abierta por detrás así que si él volteaba de lado seguramente notaria mis tiritas, triangulito, mariposita y además un buen picón de mis nalgas. También me abrí el sueter para que se me notara el escote de la franela. Me sentí otra persona, como liberando una que tenía guardada tantos años en mi intimidad y mi interior. Me sentí morboso, feliz y en busca de una aventura que me aumentara la excitación que estaba gozando.

Ponerme en esta situación diferente me gustó mucho, lo viví con verdadero placer, otra vez sentí mi vulva humedecer de excitación y la disfrute. Yo miraba al frente pero de reojo vigilaba las reacciones del tipo esperando que se diera cuenta de mi regalito visual. Como me parecía que no me había notado nada especial, pasé mis dedos índice y pulgar acomodándome la tira del hilo de su lado y en ese momento sentí su mirada fuerte dirigida hacía mi cintura, wuaaaoooo temblé de emoción, no sentía las piernas, tenía la respiración full acelerada, era emocionante. Disfruté la cara de placer morboso con que me comenzó a mirar y como después de reacomodarse la verga, se la sobaba discretamente lamiéndose sus labios con evidente placer. Yo le aumenté varias veces mi regalito visual, bajándome los pantalones un poquito más cada vez como reacomodandomelos y pasandome los dedos por las tiritas del hilo dental. El tipo ya se sobaba el paquete descaradamente, lo tenía bien bueno y no había nadie más que lo viera haciéndose esa paja. Solo yo, que disfrutaba discretamente y secretamente mi primer levante.

En eso se me acercó el mesonero y me acomodé para que no me notara el regalito visual , le pedí un jugo y se fué a buscarmelo. Luego que volvió con la bebida, me coloqué nuevamente en posición para que el chico me siguiera viendo, y me quité el sueter. El chico me seguia mirando lascivamente, se paso varias veces la lengua por sus labios pues no dejaba de verme la cintura, nalgas y pechitos y yo sorbia poco a poco y me relamia con gusto el cremoso nectar de guanabana blanco que habia pedido. Así estuvimos un rato, yo emocionadisimo viendolo de reojo excitarse pues él se seguia sobando el buen paquete entre sus piernas que yo no dejaba de admirar y desear.

Luego él pidió la cuenta y se fue, yo hice lo mismo después, me paré subiéndome los pantalones y bajándome la franela, satisfecho, pues había logrado mi objetivo inicial de excitar a un hombre y a mi mismo tambien. Me dirigí nuevamente a los pasillos y me encantó ver al tipo esperándome recostado de la baranda justo al salir, me miró lascivamente, se tocó el bulto disimuladamente, e hizo un movimiento con su cabeza como indicándome que fuera hacía él. Yo me entusiasmé de verlo allí esperándome y asentí con mi mirada, pero cuando voy hacía él todo emocionado, él comienza a caminar alejándose, por lo que entendí que lo siguiera. Fue por otros pasillos, no de tiendas sino de oficinas y más solitarios. Yo iba como a 10 metros detrás de él, y me fijé en la oficina a la que entró. Cuando llegué allí, la puerta estaba entreabierta por lo que emocionadísimo me asomé y ahí estaba él esperándome, me dijo amablemente -entra nené, y luego cerró la puerta.

Ambos estábamos super nerviosos y excitados, él me dijo sonriéndome con lujuria:
– Te queda todo tu conjunto muy lindo y resalta tu belleza natural. Si no es por la mariposita en la nalga, pana, te juro que te tomo por un hembrón.
-Gracias chamo, me encanta que te gusto así. Le conteste emocionado con mi voz dulcemente atiplada.
-Estas divina asi, mi amor, te ves de lo más femenina, me dijo goloso.
-Eso se lo dices a todas chico. Le dije flirteando coquetamente.
-Mira sabes desde que me fijé en ti en el cafetin pareces nervioso.
-¿Se me nota mucho?
– Si vale, coño déjame darte un masaje en los hombros y en la espalda para relajarte.
-Si sabes darlo, a mi me encantaría, y si no me lastimas haciéndomelo.
-Confía en mi que te lo voy a dar bien bueno y calientito para que lo goces todo y me pidas más otro día.
-Dale pues, pana, comiénzamelo ya!

Estábamos de pie todo este tiempo excitándonos más y más con esa conversación cargada de doble sentido, El se colocó detrás de mi y comenzó a masajearme los hombros con esas manos morenas grandes y fuertes. Lo sentí rico de inmediato, pues me trasmitió una sensación de paz inmediatamente. Me dijo muy cerca del oído que así me iba a relajar mucho y sentir muy cómodo. Yo que había entrado tan nervioso de verdad me tranquilicé mucho. Entonces él se acercó bastante a mi y sentí su erección tocándome mis nalgas. Wow!!! Que rico aquello, era la primera vez que un hombre se me acercaba tanto con alguna intención y lo disfrute sin inmutarme dejando que él me tocara y sobara las nalgas con su erección. Estaba sintiéndome muy deseado por este joven macho y no lo podía creer que me estaba gustando tanto.

– Así no te puedo masajear bien, mejor recuéstate boca abajo en el escritorio. Me dijo después de un rato divino de masajes de sus manos y roces de su bulto.
Me quité el koala y le hice caso, quedé con las pies en el piso y los codos en el escritorio, mis nalgas paradas expuestas a lo que él les quisiera hacer. Ya en esa posición comenzó a jugar con las tiras del hilo, acariciarme la cintura y me dijo:
– Coño pana no sabes lo que me excitó ver que llevas un hilo, es el mejor café que me he tomado estos días. Te queda divino el hilo en esa cinturita que te gastas.
– Me encanta que guste, a mi me gustó tu porte, allí sentado tan varonil, tan macho, le dije coquetamente.
Sabes que me provocas mucho, eres un lolito para palo, te voy a dar todo lo que buscas si te portas bien conmigo y me consientes.
Mientras decíamos esto, él jugaba con el hilo y me lo enterraba y sacaba una y otra vez entre las nalgas, luego abriéndomelas, acercó su boca y comenzó a lamer las tiras del hilo y mi raja, y me dijo: -mariquita que rico te huelen esas nalgas. Te las perfumaste divino.

Yo en vez de molestarme por ese comentario, más bien me calentó más, me sentí sumiso, entregado a él. Me desabrochó el pantalón y me toco por delante. -Que rica tu tanga, me dijo sobándomela. -Estas excitada mi nena, siguio diciendome al sentir mi humedad. – Si chamo me excitas mucho. le contesté con voz entrecortada de la emoción. Entonces se buscó una silla y se sentó con su cara a la altura de mi culo, me bajó el pantalón quedando ahora si mis nalgas al aire con ese hilito bien metido en la raja, acercó su cara y comenzó a chuparme las nalgas. – Chama que nalgas más ricas tienes, son una ricura, redonditas, suavecitas, y con una rajita fenomenal. Y tus piernas están divinas, con esa medias negras y el liguero rojo te ves putísima me dijo acariciándomelas y jugando con el liguero.

Wuaoooo que sensación más rica, me sentía indefenso, puto, deseado y consentido, no sé como explicarlo, es algo divino diría yo. Luego de lamerme las nalgas comenzó a mordisquearmelas y me las amasaba con sus manos, me separaba los cachetes, y me las volvía a lamer. Yo estaba gozando como nunca me había imaginado. Luego hizo a un lado el hilo, me abrió las nalgas y exclamo, -que rico ese culito rosadito que tienes. wow! y enterró su cara en mi hasta ahora inmaculado huequito, no se como describir lo que sentí cuando su lengua me rozó mi huequito sagrado, wuaoooooo que divinura, me sentí en el cielo.

Luego que me trabajó el huequito un rato con su lengua, me metió un dedo y luego el otro y pensé, coñooo con razón hay tanto marica por allí, esto es bien sabroso y emocionante, luego se levantó y me quito la camiseta y me sobó y beso los pechitos. Aquello fue otro rico descubrimiento. Me quité el pantalón y los zapatos y me quedé solo en medias, liguero y ropa interior. -Wow chamo que divino eres, que cuerpito de hembra tienes. Eres una mariquita perfecta. Entonces me volteó y me dió una nalgada, luego otra y otra, me decía que así se me pondrían las nalgas más suaves y calientes, no joda yo no sabía que tenía las nalgas tan sensibles, después de nalguearme un buen rato, el tipo tenía razón, las sentí calientes y deseosas de ser cogidas por este macho.

Me ayudó a levantarme, lo note con una erección bestial, se desabrochó la correa con cara de sádico, entendí lo que quería así que no lo dejé continuar, me arrodillé frente a él, le desabroché el pantalón y le bajé el cierre. Wow que emocion hacerle esto a un hombre por primera vez y además a un macho bien formado y joven que evidentemente con esa erección me deseaba locamente.

Se notaba bien grande lo que tenía dentro del interior, acerque mi mejilla y se lo comencé a sobar con el cachete y mis manitas temblorosas, sacándole unos suspiros y gemiditos al tipo, y provocándome comprobar lo que tenía guardado: una verga bien gorda tenía este carajo, no demasiado larga, pero si bien gruesa, casi no la podía rodear con la mano. El prepucio se le rodó hacía atrás dejando descubierto un glande rosado bien formado y destilando presemen. El se sentó, y me hizo señas que comenzara a mamársela.

Pronto descubrí que mamarle una verga a un hombre es uno de los placeres más ricos de esta vida. Por internet me había enterado que muchos chicos no saben como hacerlo correctamente y así acaba por no ser divertido, por lo que lo estudié bien antes. Y les voy a decir exactamente como se lo hice.

Me deslice en el suelo entre sus piernas y abrí su bragueta, busqué y palpé su verga. Estaba bien caliente y dura. Mantuve agarrada su verga, subí a su cara y le di un beso de lengua. Su verga reacciono más de lo que me hubiera imaginado. No debo ser el primer chamo que lo besa, así es que ahora si vamos a gozar los dos, me dije para mi mismo.

Sujeté sus bolas peludas en la mano izquierda y la verga en la derecha. Se la apreté poco a poco hacía abajo en dirección a la base del tallo y me dispuse a mamársela. Recorrí mi lengua sobre mis labios para tenerlos listos y húmedos y miré la cara de mi hombre. Noté con placer que él quiere mirar como se lo mamo. ya sabia que a los hombres les gusta mirar eso. Entonces abrí mi boca ligeramente para atormentar y excitarlo y la acerqué a su verga. Respiré sobre ella, le soplé con mi aliento caliente y disfruté su olor erótico de macho. Saqué mi lengua de nuevo y apenas le toqué el pene, sacándole otros gemidos y atormentándolo otra vez.

Aseguré de que mi lengua estaba goteante de humedad, y por fin comencé por la base de su tallo y lamí hacía arriba lentamente. Gire mi cabeza de lado y simulé morderle suavemente colocando mis dientes en su carne. Reaccionó con un gemido fuerte. La verga es especialmente sensible a la presión de los dientes. Se la mojé de nuevo con mi lengua llena de bastante saliva y volví a comenzar del tallo hacía arriba. Una verga húmeda se ve más apetitosa que una seca. Mi mano izquierda entre tanto estaba sobando sus pelotas grandotas seguramente bien cargadas de semen, arañándoselas ligeramente con mis uñas. El estaba extasiado gimiendo y yo de atrevido busque debajo y detrás de las pelotas para encontrar esa área tan sensible justo antes del ano, y se lo acaricié suavemente. El se lo dejó tocar sin quejarse, más bien cerró los ojos. Estaba todo sudado y muy velludo por allí. Que rico estimularlo allí y sentir que lo disfrutaba. Si puedo otro día, voy a meterle un dedo en su ano muy suavemente, ya que el músculo que causa la erección comienza ahí atrás, esto le producirá una reacción buenísima en su verga y lo voy a mariquear a él también para que sepa lo puto que él es.

Después de que hube lamido su tallo un montón de veces y estaba todo húmedo y duro, él comenzó a retorcerse con frustración, pues había estado jugando todo este tiempo con él. Una rápida mirada a su cara me hizo saber que estaba llevando las cosas demasiado lejos y comencé a tomarlo en serio. Entonces le estrujé el tallo y vi como brotó abundante líquido claro preseminal, bañé mi lengua en el liquido y se lo esparcí por todo ese glande enorme caliente que tenía desesperado ya de recibir una buena mamada. Gimió como loco y me pareció fantásticamente erótico. Ahora le mostré cuanto me gustan sus líquidos pre seminales. Me acerqué a la cabeza de la verga como si fuese un helado de crema y metí todo su capullo en mi boca caliente y la cerré. Lo mantuve allí. Lo escuché gemir desesperado por llegar. Entonces continué y metí tanta verga como pudo caber dentro de mi boca. Doblando mi cuello de la manera correcta, pude meterla limpiamente en mi garganta, permanecí así, con la verga dentro de mi boca durante un momento. Esto fue tan exquisito como debería ser tenerla dentro de mi culo, pues la sentí crecer y endurecerse más en mi boca.

Entonces deslicé la lengua por todo su mástil presionándoselo a mi paladar hacía atrás hasta el extremo de la verga y chasqueé mi lengua contra su glande por el frenillo. Él quiso profundizar más en mi garganta. Pero no le dejé imponerse. Tenía miedo que se derramaría y eso no quería yo todavía pues quería disfrutar al máximo mi mamada. Comencé a moverme tan rápido como el pudo aguantar, sin dejarlo derramarse, deslizándome arriba y abajo por su verga como si estuviera cogiéndomelo. Lo sentí divino así, él me pareció muy cerca de derramarse, entonces frené y como la llevé hasta el fondo de mi garganta tantas veces quería descansar así que lo engañé un poco usando mi mano derecha para completar la sensación de tragármela a fondo. Pareció como si la hubiese metido por completo en mi boca y hasta seguro que lo sintió igual. También deslié mis dedos, moviéndolos en forma de O alrededor de su tallo, arriba y abajo con el ritmo de mi mamada. Total le saqué unos gemidos increíbles. El chamo estaba enloquecido de placer y me lo decía. -coño mariquita es la mejor mamada de mi vida, eres increíble. y yo me sentí feliz con su cumplido, pues era mi primera vez mamando a un hombre.

Continué dándole besitos en el glande y se lo lamía, era duro, pero suave a la vez, delicado, pero fuerte, pero lo que más me excitaba era la sensación de estar complaciéndolo, sentir que la mamada lo hacía gemir, luego profundicé la mamada. El me agarró las orejas como manejándome traté de metérmelo todo, pero solo llegué a la mitad, al rato me interrumpió, buscó un condón y una crema, mientras lo hacía me quité el hilo, me miró mi vulva incrédulo -chico eres una nota, te ves fabulosa así, toda una hembrita hambrienta de sexo, le puse el condón y me untó la crema en todo el huequito que se mezcló con su saliva, recuerdo que la cremita estaba fría, se sentó nuevamente con las piernas pegadas y yo me senté en sus piernas de frente a él apoyando las nalgas en la parte frontal de sus muslos, deje que su verga se me alojara en mi raja y la sentí divina allí.

En esa posición nos besamos locamente, fueron besos bien largos y húmedos, me metía la lengua casi hasta la garganta, luego de tanta lengua nuestras bocas se separaron, mientras el jugaba con mis pechitos y me los chupaba con gusto. -que ricura nene, tienes unos pechitos de colegiala, me encantan. Yo asentí feliz de complacerlo y sentir como me los succionaba ávidamente como si le diera un biberón. Me paré sin moverme de mi lugar le agarré la verga pasando el brazo por detrás de mi y la otra mano la apoyé en su hombro, apunté su verga hacía mi virgen culo, él me agarraba por las nalgas pellizcándomelas, me froté su guebo en toda mi entrada y comencé una lenta descendida sobre él.

– Aaaaayyyy, coño yo creo que esta vaina tan grande tuya no me va a entrar. grité asustado.
– Tranquila mami rica, relájate y mételo poco a poco, cógete tu misma, la vaina es que tienes ese hueco demasiado cerrado, ¿desde cuando no te dan lo tuyo?
– No joda chamo estás teniendo el privilegio de estrenarme.
– ¿Coño mami en serio? No te creo esa vaina, ya tú eres mi tercer culito desde que trabajo aqui, pero eres el primer cero km. que me cojo, tranquila linda que te voy a meter un buen kilometraje hoy, jajaja primer cero Km. que bota la segunda jajaja, entonces mejor vuélvete a recostar en el escritorio.
– Ok rata, pero mosca que tu vergota me duele.
Me volví a recostar en el escritorio pies en el piso y codos en el escritorio dándole una buena vista, se acercó y comenzó a frotarme el huequito con su verga, luego apoyó la punta y empezó a empujar.
– Coñoooo como duele esa vaina, huyyy no jodas marica me vas a romper el culo, dale suave.
– Bueno como andas mariqueando, buscando macho, ahora te aguantas, no llores, compórtate como un machito.
– Jajaja rata pelúa, aaaaayyyy desgraciadoooooooooo, eso duele.

Empecé a sentir como la cabeza se abría paso dentro de mi huequito, traté de aguantar como un buen macho, pero hasta se me aguaron los ojos del dolor, ya no apoyé los codos, me dejé caer por completo, pecho y cara contra el escritorio, él continuó empujando, pero con lo gruesota que era su verga no estaba nada fácil, pero poco a poco mi culo demostró lo marica que era cediendo poco a poco con cada empujón, fue entrando más y más dentro de mi, separé las piernas más para que le fuera más cómoda la entrada, hasta que sus grandes bolas peludas se encontraron con mis nalgas haciéndome la colita como dicen. Entonces se recostó encima de mí y me metió la lengua en la oreja, me sentí protegido, frágil, usado, divino. Dejó esa tranca enorme un rato adentro sin moverla mientras se babeaba en mi cuello y yo me acostumbré a tenerla dentro, luego se incorporó y empezó un mete y saca divino de su verga en mi culo.

-Oh qué rico me la metes chamo Oh si me gusta así papi.
– Viste como si te entró mami, que culo tan rico tienes, así apretadito, me encantan tus nalgas suavecitas.
Yo que quería dármelas de macho, pero no aguanté y comencé a gemir como una propia puta dándole el gusto al rata este que ya me tenía bien clavado, el muy hijo de puta sabía lo que hacía, me lo sacaba casi hasta la punta y luego me lo mandaba hasta el fondo, mi culo se derretía con cada empujón y yo ya no sabía nada de dolor, era un placer infinito lo que sentía. Me volvía loco de placer.
– Ahhhhh, coñooooo ahora si que me mariquiaste no jooooda, ahora voy andar pendiente todo el tiempo de una verga, ayyy que vaina tan buenaaaaaaaa tienes chamo. Es divino. Dame más, no pares chamo, dame duro que ahora es riquísimo. Me encanta papi, soy tuya todita, dame más, siiiii, maaaasss! Y yo ya me movía a su ritmo aumentándome el placer de esa cogida fabulosa.

– Coño mariquita que culo tan bueno te gastas, se deja coger bien sabrosito. Es una sedita.
Cuando más rico me estaba dando me lo sacó, me sentí abandonado casi huérfano, moví la cola hacía atrás instintivamente buscando su verga desesperadamente, el culo lo tenía abierto y baboso de lubricante, entonces comenzó a meterme la cabeza del guevote fácilmente, me la sacaba, me la volvía a meter hasta el fondo y la volvía a sacar.
– Jaja coño es que este culo tuyo me lo tengo que gozar a fondo mariquito y tu también goza esa vaina, putico mío. Me dijo con lujuria.
Me lo volvió a mandar hasta el fondo, se detuvo. Me lo dejó bien adentro, palpitando, me ayudó a incorporarme y me abrazó fuerte, yo apoyé una mano en el escritorio y la otra la apoyé encima de uno de los brazos que me abrazaba, jugaba con los vellos del antebrazo, fue un momento único cargado de intimidad, me besaba el cuello y me chupaba la oreja me decía que nunca se había cogido un mariquita tan rico y cosas así, yo no podia creer que yo le dejaba cogerme y hablarme asi, pero era divino como me hacía sentir.

Estuvimos un rato así y después me lo sacó, me volteé de frente y nos volvimos a besar apasionadamente. Su pecho musculoso rozaba mis pezones erectos y duros, me puso su mano en mi hombro y empujó hacía abajo, me arrodillé ante él, le quité el condón, en esa posición me sentía más puto que nunca, se lo agarré por la base y le chupé las bolas luego pasé a su verga me lo metí lo más que pude mientras se lo pajeaba, lo miré y le dije:
– Avísame cuando vayas a acabar chamo.
– Si mami tranquila que yo te aviso, no te lo saques de la boca, sigue así, trata de metértelo más al fondo. me lo mamas riquísimo.
Me concentré en la mamada tratando de que no me dieran arcadas hasta que su verga me llegó al fondo de la garganta. En ese momento el muy desgraciado me echó un chorro de leche y me agarró por detrás de la cabeza de manera que no pudiera quitarla y se descargó completico en mi garganta. Al terminar con su último chorro me soltó, y yo seguí mamándoselo hasta dejárselo limpio de leche.
– Eres una rata pelúa, de vaina me ahogo. Le dije.
– Coño es que mamas demasiado rico chamo y no aguanté más, jajaja.
Cuando me di cuenta yo había acabado tambien de la pura emocion y tenía mi clitoris babeado.
-Coño nenita te botaste, mira como te pusiste tu solito. Me dijo viendo mis fluidos bajar por mis nylons. Cuando quieras más pasa por aquí.
-Mira chamo si me consigues un trabajo aquí me vas a ver todos los días y cogerme cuando te guste.
-En serio quieres un trabajo aquí, y que sabes hacer además de putear?
-Bueno soy ingeniero civil y trabajo en proyectos y cálculos en una empresa de construcción prestigiosa de Caracas.
-En serio, aquí hay varios contratistas que puedo contactar, dame tu currículum, se los entrego y hablamos.
-OK te lo traigo mañana.
-Bueno me encuentras hasta el mediodía en la oficina principal de la vigilancia en el 4 piso, ahora me tengo que ir, pues tengo guardia comenzando ya.
Nos terminamos de vestir y arreglar y salimos de la oficina, no sin antes darnos un beso de despedida.

Yo me sentía en el cielo, divino, deseado, satisfecho, pero hambriento y sediento. Quería tomarme un trago, almorzar y si era posible volver a coger y mamar. Este macho había despertado algo en mi que siempre quise probar y ahora sabia que me gustaba y quería más.

Sentí mi culito, ahora convertido en mi vagina también, adolorido pero divino, caminé meneándome las caderas buscando donde comer. Entonces recordé que en el sótano había un bar restaurant de dudosa reputación nocturna y bajé a ver si servían almuerzo. Efectivamente halé la puerta de madera y se abrió revelando un ambiente oscurito y acogedor, caminé al bar donde había dos hembrones sentadas conversando y me senté como a dos puestos de ellas. Vino el barman y me miro lascivamente, -que te puedo dar nenita. Le contesté coqueteando con él, -un vermuth bien preparado por ti. -¿como te gusta? -con todo lo que tu sabes ponerle.- te voy a dar lo que puedo ahora, lo demás te lo debo, – esta bien dámelo que tengo sed, -te doy un vaso de agua primero, -si mi amor. ¡¡¡Wow!!! me sentí excitadísimo después de eso y me bajé los pantalones y subí la camiseta al máximo revelando mis tiritas y mariposita, y sacando mis pechitos que no podían competir con los pechugones de las chicas de al lado, pero si mi cinturita y picón de nalgas.

Total me sirve el agua y el trago, los estoy saboreando y entra un hombre, me pasa al lado, me toca la cintura al pasar y va a saludar una de las chicas y se la lleva a una mesita a conversar a solas. Bueno me subió y bajó la emoción. En eso entra un hombre alto bien trajeado, viene hacía a mi, me va a pasar al lado cuando siento sus ojos en mis tiritas y mariposita. Se detiene y me dice al oído: -hola nene, ¿que haces aqui? – tengo hambre y sed, -mmmmm, yo te puedo complacer si tu me dejas, -por supuesto que me dejo, le contesté coqueteándole.

-Vente nene vamos a almorzar en aquella mesa. Me paré, él puso su mano en mi cintura acariciándome la nalguita con la mariposa y me guió a la mesa. Disfrutamos de un almuerzo y una conversación increíbles con vino finísimo que yo reconocí. Yo me fijé en su Rolex de oro y fino traje italiano. Al terminar, me dijo -tienes clase nene, ¿me complaces con el postre?, -claro que si, el que a ti más te guste, -¿cuanto me cuesta?, con la mayor naturalidad y como si lo hiciera siempre le conteste coqueteándolo, -cien la hora, -esta bien quiero dos horas. -Vente nené y me llevo a su lujoso Mercedes Benz de ultimo modelo, allí una vez sentados en sus sillones de cuero, me dió un calido beso y me abrazó, poniendo él mi mano sobre su abultado paquete. Yo me estremecí totalmente de emoción y mientras nos besábamos no dejaba de acariciarle su bulto. -mmmmm, que rico besas, exclamé. -tu me excitas muchísimo, me contestó y arranco el auto.

Me llevo al mejor motel de la carretera, que son sitios de placer fugaz. El chico a la entrada nos entregó dos kits con condones, lubricante personal, pasta y cepillo dental, jabón y champú, el mío perfumado. Pasamos a un chalet con garaje propio cerrado. El me tomo por la cintura y me metió en la habitación. Nunca había estado en una así. Tenía espejos enormes sobre y detrás de la cama y en la pared de un lado, y en el baño un jacuzzi. ¡wow! me sentí halagado. Lo desvestí admirándole su cuerpo de hombre maduro, hasta dejarlo solo en finísimo de boxer de seda que se notaba manchado por doquier de su liquido preseminal. No dejaba de lamerme los labios y acariciarlo. Cuando terminé le pedí que se sentase en el sillón y comencé coquetamente a desvestirme haciéndolo lenta y seductoramente en strip tease. El no dejaba de acariciarse el paquete mientras me fui quedando en mi ropita interior. -Estas lindísimo chamo me dijo babeado y yo le sonreí coquetamente feliz de ponerlo asi a mis pies.

Otro día cuento lo demás que me sucedió ese primer día.