Una gordita rica en el gym

Esa mujer me enseñó algo nuevo, sensaciones nuevas, placeres nuevos, me enseñó que el cuerpo de una mujer gordita es hermoso, muy rico, sabroso.

Mi novio me dejó por un esqueleto andante..!!

Una relación de más de 3 años, se terminó, sólo por unos kilos de más. Entonces era mentira que mi novio, Aarón de 30 años, me amaba con todas las fuerzas de su ser.

Siempre fuí llenita, no sé como conseguí novio, si la gran mayoría de los hombres se fija en las flaquitas, Aarón tenía como un año cortejandome, nos conocemos desde la secundaria, pero jamás nos habiamos dirigido la palabra hasta años después. Empezamos como amigos, él se me declaró tiempo después a lo cuál me negué, pensando que tal vez jugaba conmimgo, pero durante nuestra amistad fué súper atento y caballeroso, tierno, dedicado, entre muchisimas otras cualidades que toda mujer desea en un hombre; fué así como poco a poco empezó a conquistarme, hasta que por fin le dí el sí que desde meses atrás él esperaba,

Nuestra relación fué muy hermosa dentro de lo que cabe, saliamos a pasear cada fin de semana, a veces solos, otras veces con nuestro grupo de amigos, muchos decían que eramos la pareja perfecta. De hecho con él fué mi “primera vez” fué algo hermoso, con rosas y velas, muy muy romantico. Había muchisima confianza, él a veces salía solo con sus amigos, yo a veces sola con mis amigas, había respeto mutuo, confianza absoluta. Mi familia estaba encantada con él, supo ganarsela, a pesar que al principio mi padre estaba muy celoso de él y no le dirigia la palabra. Y yo a su mamá le caí muy bien, me decía que era como la hija que nunca tuvo y le hubiera gustado tener, a su papá no lo conocí, ya que él murió cuando Aaron tenía 2 años.

Nuestras familias se cayeron muy bien también, incluso este último año nuevo la pasamos todos juntos, su madre, mis padres, mis hermanos y sus hermanos.

Pero de un tiempo a la fecha empecé a notar a Aarón más distante, distraido, ya no era cariñoso como siempre lo habia sido, ya no queria que salieramos, no sabía el porqué, yo le preguntaba y él me decía que todo estaba bien.

Hasta que el día que llegó nuestro aniversario de novios, lo invité a nuestro antro favorito, Aaron me dijo que no fueramos, que lo dejaramos para otro día, porque tenía que aventajar trabajo que llevo de la oficina a su casa. Yo me molesté un poco, porque siempre tratamos de festejarlo el mero día, pero pues ya nada podía hacer. Aarón se fué a su casa y yo me encerré en mi cuarto, a facebookear un poco jejejeje.

Online me encontré a una amiga de la infancia, llamada Iris, me dijo que tenía ganas de salir, que fueramos a algún lado, yo no tenia muchas ganas, pero ella me insistió tanto, que ya no pude negarme,

Ella pasó por mí a las 2 horas, yo ya estaba lista, me subí al carro y me dijo.. ¿Vamos al Bar-rio? Tengo muchas ganas de ir.
Sii vamos ahi le respondí, me encanta ese lugar, y presisamente le dije a Aarón que fuéramos ahi, pero debe trabajar y no pudo.

Después de un rato llegamos, El ambiente estaba chidisimo, como casi siempre está. Pero para mi desgracia, en la primera mesa que vi, miré algo que pareció ser como una cubetada de agua helada en mi espalda. Era mi novio Aarón, con otra vieja!! El mundo se me vino encima al ver esa imagen que nunca podré olvidar, Aarón besando apasionadamente a una mujer delgadisima, con un lindo cuerpo lo admito, un cuerpo que sólo en imaginación he tenido, Le acariciaba las piernas, la cintura y la espalda, ella lo tenía abrazado del cuello.

Iris me tomó de la mano y me dijo que nos fueramos de ahí, yo estaba furiosa y triste a la vez, le dije que no me iría hasta decirle unas cuantas cosas a ese poco hombre.. Me dirigí a la mesa donde estaba, tomé un vaso que estaba ahi, le vacié el contenido (que ni me fijé que era) a Aarón en la cabeza, él se paró enojado, pero al ver que fuí yo, se quedo como estatua.

Aaa Ana Gaby ¿Qqq qué hacess aa quíi? Me preguntó tartamudeando el muy estúpido.

Sé me hizo un nudo en la garganta, las lágrimas inundaron más mi rostro, no pude responderle nada, sólo lo miré y le dí una bofetada lo más fuerte que pude, me dí la media vuelta y me salí corriendo, Iris salió tras de mí. Llegamos a su carro, ella me abrazó muy fuertemente y yo a ella y me solté aún más a llorar.

Un momento después llegó Aarón..

Aarón: Ana Gaby porfavor escuchame, no son las cosas como tú las piensas.
Yo: ¿Y cómo sabes que es lo que pienso? Una imagen dice más que mil palabras y yo ya vi lo suficiente como para darme cuenta que no me amas como me dijiste.
Aarón: Yo te amo corazón, enserio, vamos a hablar.
Yo: No quiero hablar más contigo, no quiero volver a verte jamás, lo nuestro aquí se termina.
Aarón: No mi amor por favor, no puedes terminarme así.
Yo: Si, claro que puedo y ya dije mi última palabra.

Aarón se hincó y se sujetaba de mis piernas, pidiendome no terminar, diciendome que ella sólo fué un pasatiempo, que no la quiere.

Yo: Que haces?? Parate, asi te quedes ahi no te voy a perdonar.
Aarón: Esque necesito que me perdones, tu eres mi vida, No quiero que terminemos.
Yo: Pues eso hubieras pensado antes de faltarme, ahora es muy tarde.

En eso sale esa mujer de entre 2 carros y le dijo a Aarón que se parara, que no tenía que hacer eso por cosas que él ha hecho. Aarón le dijo que se callara y se largara, yo le dije que no, que no se fuera, que la dejara hablar. Ella no tiene nada que hablar, dijo Aarón.

Ella me dijo lo siguente:
Hola Ana Gabriela, yo soy Soraya, tú no me conoces tal vez, o nunca me tomaste importacia, yo soy secretaria en la misma oficina donde trabaja Aarón, ahi nos conocimos él y yo, y algunas veces te ví cuando ibas a recogerloY lo nuestro, simplemente se díó, desde hace un año y algo de meses. Yo acepté andar con él porque me dijo que ya estaba por dejarte, nunca lo hizo, y yo me acostumbre a eso.
Para no hacerte el cuento largo, te diré que él me quiere a mi. ¿Vez este cuerpazo que tengo? (dijo dandose una vuelta completa) Aarón me dijo que esto si es de una verdadera mujer, no como la cerdita que tenía de novia. Tantas veces me hizo el amor tan rico, al terminar de hacerlo, chuleaba mi cuerpo y se burlaba del tuyo y yo me burlaba con él.

Aarón le decía que se callara, pero ella lo ignoraba.

Y ella siguió.. ¿Recuerdas el año pasado cuando te dijo que por asuntos de trabajo tenía que ir a Acapulco? Pues el asunto de trabajo fuí yo, y no fuimos a Acapulco, nos pasamos hasta Cancún, esos 4 días que fueron maravillosos, mientras tu lo hacias trabajando, él estaba divirtiendose conmigo. ¿Recuerdas el panda de peluche gigante que te regaló en su aniversario pasado? Pues yo lo elegí para que te regalara, fuimos a la tienda de regalos y él me pidió escogerlo, xq no tenia cabeza para hacerlo. También recuerdas el hermoso ramo de flores que llegó en tu cumpleaños? Pues yo fuí a la florería a elegirlo para tí y perdir que lo enviaran a tu casa, ya que él estaba en una junta y no podía hacerlo personalmente. “Para mi hermosa y amada Ana Gaby” decía la tarjeta ¿Recuerdas?

Vamonos Iris, ya no quiero escuchar más de este par. Hasta nunca Aarón. Le dije mientras me subí al carro junto con mi amiga.

Te llevaré a tu casa y me quedare contigo amiga, me dijo Iris, le dije que no, que no queria ir a casa, que me llevara a un bar a tomarme una copa por que en realidad la necesitaba, ella no queria hacerme caso, pero le dije que si no me llevaba ella, me bajaba del carro y me iria yo sola, ella no quizo dejarme sola, asi que me llevo y me cuidó. Pedi un caballito de tequila, que me lo pasé como agua, otro, otro, otro y otro, Perdí la cuenta. Iris me decia llorando que ya estaba muy mal, que no queria verme asi. Al cabo de unas horas, yo ya borracha, ella me llevo a la casa. Mi madre se asustó porque Iris me llevaba casi cargada, ya entre las 2 me ayudaron a ir a mi cuarto, me cambiaron la ropa por un pijama y me acomodaron en la cama. Mi mamá e Iris estaban sentadas junto a mi. Mi mamá preguntaba que porque había llegado asi, Iris no decía nada, y yo le dije a Iris que le contara a mi mamá lo patán que salió su yerno consentido, yo apenas y podia hablar un poco, minutos después me quedé dormida.

A la mañana desperté algo tarde, ya ni fui a trabajar, Tenía un asco terrible, un dolor de cabeza insoportable. Mi amiga Iris acostada en unos cobertores tirados en el piso, aún dormía, Recordé lo sucedido y me puse a llorar. Ella despertó por mis sollozos, me abrazaba, me acariciaba el cabello.

Duré varias semanas inundada en la más profunda depresión. Me la pasaba encerrada en casa, apenas y comia y bañaba. Me corrieron del trabajo por mi inasistencia. La vida no significaba mucho para mi. Iris, mi hermosa amiga, casi hermana, iba a visitarme cada 2 o 3 días, me trataba de dar ánimos, pero nada funcionaba.

Hasta que un día, llegó mi mamá, me habló duro. Me dijo que yo ahi, muriendome de tristeza, mientras que Aarón, paseaba feliz de la vida con otra mujer. Empecé a llorar más con ese comentario. Mi mamá me abrazo, me dijo que la vida es hermosa, que hay que vivirla, que no ganaria nada asi como estaba, que Aaron estaba feliz, que no estaba mal como yo, que entonces por que tenía que estar mal yo por él. Que no era nada justo. Que lo que viví no era fácil, pero que ya había pasado y tenía que superarlo, que tenía que reintegrarme a la vida, que seguramente no olvidaría lo que pasó, pero que tratara de enterrarlo en el pasado. Que me diera tiempo para mi sóla, que me olvidara de compromisos, que me divirtiera, que viviera nuevamente, y ya llegado el momento llegará el hombre indicado para mi.

Te amo mi amor, y me duele mucho que estés asi; dijo mi madre; me abrazó, me dió un beso en la frente y salió de mi cuarto.

Mi mamá tiene razón; pensé. Por mas que llore no solucionare nada. Por culpa de Aaron perdí hasta mi trabajo, pero no voy a perder la vida. Me dormí pensando en todo lo que mi mamá me dijo.

Me desperté algo temprano, apenas estaba amaneciendo, todos en casa aún dormían, me miré en el espejo, estaba muy ojerosa, mal peinada, muy muy descuidada. Y me dije a mi misma frente a ese espejo. Hoy empieza mi nueva vida.. Adiós pasado, adiós Aarón. Me dí un largo baño de agua tibia-fresca, hace mucho que no lo hacia así. Me puse un vestido pegadito al cuerpo, color rosa, no muy escotado, de largo hasta las rodillas, tela de algodón, muy fresquito y cómodo para estos días de calor. Unas sandalias rosas también. Planché mi cabello, que es largo, un poco más de media espalda, me maquillé y vualá!!! El espejo reflejaba a otra mujer.

Bajé al comedor, era la hora del desayuno para entonces. Iba en el descanso de los escalones y grité: BUENOS DÍAS FAMILIA!! LA NUEVA ANA GABY HA LLEGADO.. Y CON MUCHA HAMBRE. Mis hermanos y mis padres se quedaron con la boca abierta, sin decir una palabra, no lo podían creer. Rápidamente se pararon y me abrazaron y besaron, mi papá me tomó de la mano y me dijo que estaba muy contento de tener a su princesita en el comedor nuevamente y me pidió sentarme junto a él y así lo hice.

Era un sábado, lo recuerdo muy bien. Terminé de desayunar, y me dirigí a casa de Iris, quería que viera a la mujer nueva en la que me había convertido. Ella al igual que mi familia se emocionó mucho y me abrazaba a cada momento. Le comenté que ahora tenia que buscar un nuevo trabajo, para reanudar mi vida laboral también. Iris me dijo que presisamente sabía de un trabajo en un despacho contable, que el Lunes fueramos a ver que onda, que ella me acompañaba antes de irse a trabajar.

Llegó el Lunes, y puntualmente pasó por mi temprano, llegamos al despacho a la hora de entrada. Ella me espero en la recepción mientras yo pasé a la entrevista, entre mi papeleria vieron mi curriculum, me dijeron que era excelente, que tenia un buen historial laboral y buena antigüedad en cada trabajo. Me dijo una de quienes me entrevistaron, que esperara un momento y salió. Regreso y me dijo que llamó a mis trabajos y le dieron excelentes referencias de mi, pero que en último trabajo, además de las excelentes referencias le dijeron que me despidieron por inasistencias. Ya le expliqué que fué porque me enferme de depresión, pero que ya estaba bien y eso no me afectaba más. Me dijeron lo que dicen en la mayoria de los trabajos “nosotros te llamamos” tomaremos en cuanta tu papelería. De ahí me fuí a casa, invite a desayunar a Iris, lo hicimos y ella se fué por que más tarde tenía que ir a su trabajo. Como a las 4pm llamaron por teléfono, contesté yo, preguntaron por mi, ya dije que era yo, me dijeron que había sido seleccionada para el empleo, que si podía presentarme a trabajar a partir de mañana a las 8am, les dijé que si, que puntualmente estaría ahi y colgué.

El primer día de trabajo estuvo excelente, todos fueron muy amables y pacientes conmigo. Me adapté muy rápido y sobre todo estaba muy agusto. Tenia una semana ya de haber iniciado a laborar. Me sentía agusto. Muy satisfecha.

Bueno, ya salí de mi depresión, ya estoy trabajando. Me estoy convirtiendo en otra mujer en todos los sentidos ¿qué más me faltará? Ahh ya sé, necesito adelgazar, voy a demostrarle a todos que si puedo hacerlo. Le planteé la idea a mi mamá, me dijo que no era necesario, que yo era una mujer hermosa tal como soy, pero le dije que queria hacer un cambio completo en mi, que ya adelgazando me cambiaaria mi look. Mi mami me dijo que si estaba convencida que ella me apoyaria, mi amiga Iris tan incondicional lo hizo también. Visité a una nutrióloga, me platicó muchisimas cosas, unas las sabia, otras no, me dió una dieta personalizada, con cosas que eran de mi agrado, pero me dijo que la combinara con ejercicio. Siempre he sido muy perezosa para eso, pero ni pex, tenía que continuar haciendo cosas buenas por mi vida. Me dijo que a unas cuadras de ahi estaba un gimnasio, por si me llegaba a interesar la idea, le dije que si, porque seguro en mi casa no haria ejercicio. Saliendo del consultorio me dirigi a ese gimnasio, pedí informes, los cuales la recepcionista me los dio amablemente. Me dijo que tenian aparatos y clases de zumba, que presisamente estaba una clase, que si gustaba podía mirarla para ver si me agradaba, acepté y me pasó.

Me senté a mirar la clase, la verdad que la maestra se mueve muy bien, las alumnas ni se diga, parecia más bien una coreografía. De repente miré a una mujer llenita, gordita asi como yo, woow que bien se movia, tenía mucha condición. A diferencia mía, ella tenia sus cositas muy bien acomodadas, su pants pegadito al cuerpo hacia notar sus lindas piernas y sus pompas muy paraditas, el busto paradito también, y el escote de su blusa no dejaba mucho a la imaginación. Con los pasos de la zumba pues ese par de tetas subía y bajaba, toingg toingg toingg. Mmmm que rico par, han de estar muy suavecitas, como para perderme ahi. pensé.. Que!!? Cómo puedo estar pensando eso?? A mi me gustan los hombres, no las mujeres.

Pero no podía dejar de mirarla, era una mujer alta, creo que la más alta de todas en esa clase. un pelo rojo (obvio por los tintes) y con su ropa pegadita y escotazo, se veía riquisima. Creo que no pude despistar bien que la miraba, ya que ella empezó a mirarme también. Estaba a mediación de salón, pero poco a poco se fué haciendo hacia enfrente, hasta quedar presisamente frente a mi, bailando, contoneandose, moviendose muy bien, movia las nalguitas, subia mucho las piernas, giraba, se agachaba, permitiendome ver a todo su explandor esas sabrosas nalgas, la tanga se le transparentaba desde su pants blanco y el sudor la hacia notar más. Estaba embobada con ella. Pero de repente me venía a la mente que yo era heterosexual y agachaba la mirada, luego pensaba en lo bien que estaba esa mujer y la miraba nuevamente, total, de mirarla no iba a pasar. Había unos pasos que tenían que agacharse y tocar el piso sin doblar las rodillas, asuuuu que rico se asomó ese par de tetas, el pronunciado escote de esa mujer, y la posición dejaban esa maravilla a mi completa vista, a un escaso metro de distancia.. Ayy Dios, que ideas tan locas me pasaban por la cabeza.

Me salí del salón de zumba, al cerrar la puerta, miré nuevamente hacia adentro, esa mujer me miraba también, me fuí de ahi directamente a la recepción, le dije a la chava que si me quedaria, pagué la inscripción y el mes, pero tenía que iniciar al día siguiente ya que esa clase era la última antes de cerrar. Me dijo que podía ir en cualquier horario, que la clase de zumba es cada 2 horas, que de todas formas ahi habia 2 instructores que me apoyarian.

Al día siguiente inicié la dieta, gracias a mi mami que me preparó lo que la nutriologa indicó, desayuné lo indicado, ahora como tenía que comer cosas distintas, le pedí a mi mamá que me pusiera lonche y así lo hizo. Antes de irme a trabajar, preparé ropa para el gimnasio, lo guardé en mi mochila y me fuí.

El día se me hizo algo largo, ya quería ir al gym para mirar a esa mujer nuevamente, si esque la veia, ya que yo llegaría más temprano que cuando me fuí a inscribir. Terminó mi día laboral y me dirigí al gym, llegué con la recepcionista, ella me presentó con los instructores y la maestra de zumba, me dijeron que podía entrar primero a la clase y si quería podia seguir después con los aparatos, a lo cual acepté, asi que entré al vestidor de mujeres a cambiarme porque la clase empezaría en 10 minutos más. Me cambié y me fuí al salón, miré para todos lados, pero no vi a esa mujer. Terminó la clase, me dirigí a los aparatos, el instructor me fué indicando que hacer y como hacerlo. Terminó la rutina, me dijo el instructor que si queria podía entrar al baño de vapor (o sauna) estar unos minutos ahí, asi lo hice. La verdad que rico me cayó, jamás había entrado a uno de esos. Terminando me dí un baño en las regaderas de ahi mismo, me cambié, me peiné, guardé mis cosas en la mochila y me digné a irme. Casi al llegar a la puerta de salida, me tope a esa mujer, pero ahora con un conjunto de pants negro, escotado y pegadito como ayer, que guapisima y antojable se veía. Ella me miró, también la miré, nos cruzamos, ella para entrar, yo para salir, nos seguimos con la mirada, pero ninguna dirigió la palabra. Así pasó una semana, sólo nos topabamos casi a mi salida y a la llegada de ella, cruzabamos miradas, y ya algunas sonrisas, hasta algunos roces de brazos, pero no nos dirigiamos aún la palabra.

Como dije, así pasó una semana, hasta que tuve la cita con la nutriologa, así que ese día llegaría más tarde que los demás días. La nutriologa me midió y pesó, me dijo que me felicitaba, que había bajado 4 kilos en esta primer semana 😀 que emoción me dió, me dijo que vamos muy bien, que siguiera asi. Terminó la consulta y me dirigí al gym. Ya era algo tarde, me fui rápido para alcanzar la siguiente clase de zumba. Llegué directo al vestidos y que voy viendo a esa mujer nuevamente, sólo en ropa interior, se estaba cambiando también, pero en el área de locker, sin ninguna pena. Ella vió que llegué, sólo sonrió, se volteó y continuó alistandose. No podia dejar de mirarla, pero había gente ahi dentro, tenía que tratar de disimular. Ella se agacho para ponerse el shorcito microscopico practicamente, pero se empino de una manera que sus nalguitas wwooow mmm que ricas se veian, se puso el short y de ahi se quitó el brasierre, asuu que descarada, sin pena alguna, pero eso me gustó, por fin pude conocer ese par que veía el día de la inscripción, rapidamente se puso un top, de ahi otra blusita, se sujetó el pelo con una pinza, cerró su locker y ya iba de salida, pero antes de salir, se paró junto a mi, me miró y se salió.

Me terminé de cambiar, guardé mis cosas y me dirigí al salón, ella ya estaba ahi, sentada aún, me fuí a acomodar casi hasta atrás, sólo la miraba, despistadamente según yo. Cuando la maestra indicó que empezariamos la clase, que todas se fueran acomodando, esta mujer se acomodó adelante de mi.. Me puse nerviosa, pero siendo sincera me gustaba la idea de tererla ahi, tan cerquita. Hicimos la rutina del zumba, yo aún torpemente ya que a pesar de la semana aún no me aprendia bien los pasos a seguir. Que rico se movia esa mujer, su movimiento de cadera mmm, era la primera vez que sentía algo asi provocado por una mujer. Había pasos en que teniamos que agacharnos, ella movia ese culito, yo la veia y me provocaba algo, algo que no habia sentido nunca, pero me gustaba.

Terminó la clase, algunas compañeras se fueron directamente a bañar, otras se fueron al sauna, y algunas otras pocas, entre ellas, esa mujer y yo, nos fuimos a los aparatos. Poco a poco el gym se estaba quedando solo, se acercaba la hora para que cerraran. Esa mujer y yo en los aparatos, cada quien en su rollo, pero cruzando las miradas, ella hacia el uso de los aparatos muy sensualmente, o seguramente era mi idea, paraba más las bubis, o levantaba la pompa, según lo que fuera. Terminé la rutina de los aparatos, me dirigí al baño-vestidor-sauna, para ahora para casi finalizar mi día meterme al vapor. Entrando yo, iba de salida la última compañera que quedaba..

Hasta mañana Ana Gaby. Me dijo.
Hasta mañana Julia. Le respondí.

Me quité la ropa, me envolví en la toalla y me metí al sauna. Estaba solita. No sabía si esa mujer entraría o no. Luego escuché unos pasos, seguramente era ella, ví como poco a poco se abrió la puerta del sauna y esa mujer fué entrando.Me vió y se quedó parada junto a la puerta, esperando a que por si sóla se cerrara. Ella me miró nuevamente, yo la miré, pero luego me sentí como intimidada y agaché un poco la mirada. Se acercó, me miró y se sentó junto a mi. Estuvimos unos minutos así, sentadas una junto a la otra, Yo leyendo una revista, esa mujer escuchando música con sus audifonos.

Pero de repente se paró, se puso frente de mí, volteé a mirarla, ella me miraba también, sonrió picaramente, tomó la toalla de arriba de sus tetas, la desanudó y la toalla cayó al piso, dejando su cuerpo enteramente desnudo frente a mi, yo me quedé boquiabierta, la miré de pies a cabeza, estaba impactada con ese bello cuerpo gordito. Quizé decir algo, pero apenas, nerviosamente, salió la letra E de mi boca (le iba a decir “eres hermosa”), ella con su dedo indice tapó mi boca para que yo no dijera nada; se agachó, se acercó poco a poco a mi cara, a mi boca, y me besó en los labios. Yo le respondí ese beso, nerviosa y torpemente ya que jamás había besado a una mujer. su boca era chiquita, sus labios delgados, suaves, era un beso muy rico, y muy diferente a lo que había probado antes.

Luego esa mujer tomó mis manos y las diriguió a sus sabrosas tetas, me daba pena primero y las quité, ella volvió a tomarlas y se acarició con ellas, como ilustrandome de como hacerlo. Empecé a sobarlas, despacito, sintiendo sus pezoncitos medianos y rosaditos en mis palmas,

Después me empezó a besar el cuello, sentí muchas cosquillitas, pero me gustaba, luego sus manos desanudaron mi toalla, quedaron mis tetas libres también. Esa mujer se hincó frente a mi, mientras yo seguía sentada, empezó a sobar mis tetas, las masajeaba, giraba rico los pezones, los estiraba, era algo rico, me gustaba mucho. Después empezó a lamer la teta izquierda, jugaba con la punta de su lengua y mi pezón mintras apretaba la otra, mmmm que rico es eso, cómo nunca antes lo había probado??

Ella jugaba con mis tetas, una y otra, otra y una. Luego dejó de chuparlas, me miró, se puso en pie nuevamente y acercó sus ricas tetas a mi cara. Yo las tomé con mis manos y empecé a hacerle lo mismo que ella hizo conmmigo, pasaba la punta por sus pezones, alternaba entre ellos, chupaba como bebé mmmmm, a pesar de nuestros cuerpos sudados por el ejercicio, el sabor de su piel era muy rico. Masajeaba y chupaba, ella gemía despacito.

Se alejó un poco de mi, hasta sacar ese par de mi boca. Luego se volvió a hincar, besó mi pecho, luego jugó un poquito con mis tetas, bajó por mi pancita (lo cual me dió mucha pena ya que mis llantitas no son nada atractivas) llegó hasta una de mis piernas, la acariciaba con sus dedos, subía y bajaba, era un masajito rico, luego empezó a pasarles la lengua, una pierna, otra pierna, regresaba a la primera, luego a la segunda mmmmm que rico. Luego abrió mis piernas, mi puchita estaba con 2 días de haberse depilado, y esa mujer, empezó a recorrer mi cuevita con su dedo medio, tocó un poco el clítoris, recorría mis labiecitos, de arriba abajo, luego intrudució si acaso la puntita del dedo por mi entrada vaginal, luego, me miró, puso el dedo con el que habia recorrido mi intimidad, a la altura de mi boca, ella se acercó poco a poco, y llegó un momento en que el dedo quedó entre nuestros labios, ella empezó a lamerlo y yo hice lo mismo; era algo rico sentir topar su lengua con la mia a pesar de ese dedito estorboso pero mojado de mi jejejeje, era rico lamer mis juguitos desde otro dedo, asi estuvimos un momento, hasta que mi juguito se secó, ella quitó el dedo y nos empezamos a besar muy rico, un beso de esos que dicen de “buzo”, me encantaba su boca chiquita, su lengua cálida juguetear con la mía mmmmm.

Luego dejó de besarme, se bajó nuevamente, me abrió las piernas y empezó a hacerme un sexo oral muy rico, succionaba mis labios vaginales, era una sensación deliciosa, pasaba la lengua suave y lentamente de mi entrada vaginal a mi clítoris, asuu que rico mmm, empezó a subir el ritmo de esa mamadita rica, yo gemía de placer, hace mucho que mi cuerpo no lo recibía, luego esta mujer me metió los dedos, no sé si serian 2 o 3, pero sentí apretado, me molestó un poco, pero casi enseguida la molestia se me olvidó por completo, me metió los dedos hasta yo sentir sus nudillos en mi piel, era algo rico, lo hacia despacito, suave, sentia como resbalaban de lo húmeda que yo estaba, a la vez que me introducia rico esos dedos, empezó a chupar mi clítoris, lo succionaba, le pasaba la lengua, lo apretaba con sus labios ahhh que rico, esa mezcla era sensacional mmmmm si si si, lo recuerdo como si fuera ahoritita mismo; yo no podía más, empezaba a “arquearme” de placer, esa mujer no paraba, seguía con el vaivén de sus dedos dentro de mí, con su lengua mamandome rico el clítoris, sentía que iba a explotar; mmmm ahh mmm mm ahhh uuhh eran los únicos sonidos que salían de mi boca, al escuchar esto, esa mujer empezó a acelerar el ritmo, empezó a mete y saca sus dedos, mete duro y dale saca mete saca ahhh si si que sabroso me estimulaba, la neta eh, también chupaba mas rápido, ya no pude más por el placer, sólo levanté un poco mis nalguitas y me vine bien cabrón, junto con un suspiro de alivio y exitación, le salpiqué bien rico la cara a esa mujer, y ella empezó a limpiarme pero ya suavecito, con su sabrosa lengua, yo no aguantaba mucho los roses ya que mi partecita rica estaba ultrasensible, terminó de limpiarme, se paró, me paré frente a ella, nos miramos fijamente, sólo se sonrió, se dió la media vuelta, ella ya se iba, pero yo no la dejé, la tomé del brazo, la jale hacia mi, la abracé, que rico era la sensación de sus tetas sudadas y suaves, con las mías, que rico es el contacto de 2 cuerpos femeninos totalmente desnudos y excitados, al tenerla asi conmigo, sólo la besé, nos besamos muy apasionadamente, hasta volver a avivar la llama de placer en nuestros cuerpos.

En esta ocación la giré y la senté en la banca del sauna, el vapor estaba fuerte, apenas y nos veiamos, la recosté en la banca, abrí sus piernas y wooow que cosita tan rica tenía ante mis ojos, era carnosita, su piel oscura, sin vellito alguno, era la primera vez que veía una panochita, y obvio, la primera vez que me iba a comer una, estaba nerviosa, pero mi excitación podía más, me acerqué poco a poco, y pasé la lengua nerviosamente desde su clítoris hasta la entrada de su conchita, y de la entrada regresé al clítoris, creo que a esa mujer le gustaba, porque gemía suavecito, empecé a tratar de comerle como ella lo hizo conmigo, novatamente, pero lo intentaba, sentía como se empezaba a humeder más ahi.
El cuerpo de una mujer es rico!!! ¿Porqué no lo habré probado antes?, pero bueno, ya lo estaba probando y me encantaba, concentré mi lengua en la entrada de esa pucha rica, como tratandola de penetrar con ella, y con mi dedo medio, empecé a dedearla, suavecito, mi dedo deslizaba muy rico debido a sus juguitos, empecé a mover mi dedo arriba a abajo, como frotando, esa mujer gemia, y se arqueba un poco, le gustaba lo que le hacía, luego empecé a hacer movimientos circulares, como el sentido de las manecillas del reloj, ella lo gozaba. Siendo sincera, me cansé con la lengua jejejeje, así que me dispuse a meterle 2 dedos, mientras que con la otra mano no dejaba de dedearla, empecé a estimularle más y más, sentir esa cueva húmeda me prendió más, asi que le dí más duro, más rico, esa mujer estaba disfrutando al máximo, mis 2 dedos entraban y salian mientras el otro no dejaba de tocarle rico el clítoris. Luego empecé entre mis movimientos, como hacer presión, no sé si me explico, pero sin dejar de dedear por dentro y por fuera, quize como “tocar el punto g y el clítoris a la vez, pero por dentro, algo enredoso de explicar, pero ella empezó a gemir y gemir, a moverse, sólo escuchaba el mmm ahh mmm sii, se movia mucho, pero luego empezó el ahh ahh ahhh AHH AHH más fuerte, y yo empecé a hacerselo fuerte también, así estuve hasta que sentí como que su cosita apretó mis dedos y luego muchisimo flujo… Ya había terminado, terminó muy rico, abundante y calientito. Al igual que ella lo hizo conmigo, yo empezé a beber sus jugos, a dejarla limpiecita, no había que desperdiciar ni una gota de ese tremendo manjar.

Esa mujer se levantó, tomó su toalla del piso, me envolvió con ella y la sujetó alrededor de mi pecho, yo hice lo mismo con mi toalla, se la enredé en el cuerpo y la sujeté para que no se le cayera. Se me acercó más, me miraba, me sonreía, yo le respondía de igual manera, por último me acarició el pelo 3 veces, me tomó la cara con ambas manos, se me acercó y me dió un último beso apasionado, de ahí, se dió la media vuelta y se fué. Yo me quedé ahí un momento más, pensando en lo que había pasado, estaba como en shock, pero la verdad, me había gustado muchisimo.

Al día siguiente, yo llegué en mi horario habitual, saliendo del trabajo, hice mis ejercicios, entré al sauna, de rato me fuí, pero volví a toparme a esa mujer en la entrada, sólo cruzamos mirada y sonrisa y cada quien siguió su camino. Asi siguieron los demás días.

Que rico fué eso, y ya quiero que pase de nuevo, espero ansiosa mañana mi cita con la nutríologa para llegar más tarde, para a ver si nos quedamos sólas como la semana pasada, en el sauna, y después de una sesión de sexo rico, envolverla ya en su propia toalla.

Esa mujer me enseñó algo nuevo, sensaciones nuevas, placeres nuevos, me enseñó que el cuerpo de una mujer gordita es hermoso, muy rico, sabroso. Esa mujer guapisima, esa mujer con la cual no eh cruzado palabra alguna, más que los gemidos de ese día en el sauna, esa mujer que, aún no sé ni su nombre, esa mujer que bauticé asi, “ESA MUJER”.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *