UNA PLATICA DE MI INICIO EN LA ZOOFILIA

De por sí era muy precoz desde niña, ósea muy cachonda, calenturienta
Me acuerdo que me tallaba mi conchita con las coderas de los sillones de la casa
Luego me dejaba manosear por mis compañeritos
Un día buscando no se que en el ropero de mis papas descubrí un video porno
No era de zoofilia simplemente era una de xxx
Pero desde ahí se me metió en la cabeza tener un pene dentro de mi conchita
y un día que andaba muy caliente y sola en mi casa
Déjame decirte que ya me masturbaba
Pues ese día, estaba en el patio de mi casa sola haciéndome una paja
Y el perrito que tenia, uno corrientito, creo que me olio y se me acerco
Como me estaba masturbando y tenía mis ojos cerrados, el perro sin darme cuenta me empezó a lamer
Abrí los ojos y me sorprendió verlo ahí lamiéndome
lo rechace porque dije huy que asco
Pero la verdad me había gustado porque sentí rico
Así que lo llame, me abrí de piernas lo acaricie, puse su trompa en mi concha y deje que me siguiera lamiendo
De ahí me puse tan pero tan cachonda que me dije, y si me dejo coger por mi perrito, al cabo que no había nadie, pero también me decía, pero eso no es normal como con un perro
Pero pudo más la calentura y pues dije voy a probar total solo una vez lo hare
Y que me pongo en cuatro patas
Si jejeje
mi mascota ya se le salía su pene y eso me ponía a mil
Y por aquí me agache se me subió
Aunque no atinaba
Me agache más y pare mas el culo
Baje mi mano por en medio de las piernas le agarre su pene y me lo puse en mi rajita y sas
Me lo empujo de un solo movimiento hasta el fondo
Me espante un poco, quería quitarme, porque me dolió, pero el canijo perro no me soltaba, el muy ladino seguía y seguía cogiéndome, créeme que hasta llore, una por el dolor y otra por el miedo a que me fueran a sorprender así
Yo sentía que su pene crecía cada vez mas y eso me daba mas miedo, cuando el perro dejo poco a poco de moverse y quedo quieto dije lo bueno que ya acabo y se bajara, pero error
Cruzo su pata y quedamos pegados culo con culo
No me podía zafar de él, hasta me jalaba
Eso me dolía, yo le decía no chiquito hermoso no hagas eso quieto quieto por favor
Lo agarre por su cola
y solo así se quedo quieto, no sé cuánto tiempo paso pero se me hizo eterno, te imaginas el canijo perro apenas me acababa de desvirginar
Cuando el perro salió de mi se oyó un plop
Y me escurrió mucha leche de perro y también con un poco de sangre
De ahí no lo volví hacer hasta después de un buen tiempo, porque me remordía la conciencia
Hasta que conocí una página que se llama sexo sin tabúes y ahí conocí mucha gente zoof
en especial a un amigó que era de mi misma cuidad y él me ayudo a superar mi trauma y a continuar con la zoofilia

AUTORA: Yuriko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *