VIAJE DE TRABAJO III

Eran las nueve en punto cuando llamaron a la puerta, abrí y allí estaban Julio y Elisa junto con otra chica de color que nos presentaron como María, mediría 1.75cms, buenas tetas y sobre todo un culo impresionante bajo su ajustada minifalda de cuero. Charlamos un rato y nos pusimos a cenar, después del café recogimos y nos sentamos con una copa. Enseguida Marga y Elisa se pusieron de pie y se desnudaron, mi prima completamente y su amiga se quedó con un corsé beige que dejaba al descubierto sus espléndidas tetas y las medias del mismo color, al momento estaban en el suelo acariciándose y María, aun vestida se unió a ellas.

Julio me miró, yo asentí y entre los dos fuimos dejando a Tere totalmente desnuda mientras nuestras manos y bocas recorrían su cuerpo arrancándole leves gemidos de placer. Como pudo ella también nos quitó la ropa, nos pidió que nos pusiésemos de pie uno frente al otro y arrodillándose empezó a chuparnos la polla alternativamente llegando a meterse las dos en la boca. Pasado un momento Julio se tendió en el suelo, Teresa se sentó sobre su pene introduciéndolo en su almeja y yo, viendo el culo de mi mujer ofrecido, no lo dudé y empecé a sodomizarla, ella gemía como una loca y pedía más, en eso se acercó María y se arrodilló ante la cara de Teresa dándola un soberano morreo, después se levantó su falda y apartando su braga dejó al descubierto un falo de considerable tamaño que mi esposa metió en su boca, yo había visto fotos de transexuales, pero estar contemplando como mi mujer comía el nabo de uno/a mientras tenía una polla en su coño y otra en su ano fue demasiado para mi y llené el culo de Tere de espesa leche al tiempo que ella misma alcanzaba el orgasmo.

María entonces se tumbó a mi lado y empezó a acariciar y lamer mi arrugada polla, era con mucho la mejor mamada que me habían hecho nunca y enseguida mi nabo estaba dispuesto otra vez para la acción, en eso mi mujer, tumbada en el suelo, invitó a María a que llenase su almeja, el transexual no lo dudó y empezó a follarla mientras mis ojos no se apartaban de su culo que subía y bajaba, finalmente y tras vencer un inicial recelo llené mi nabo de saliva y enculé a María hasta que mis huevos tocaron los suyos, la cogí por sus tetas y empecé a moverme, mis embites eran seguidos por un grito de Teresa, que no tardó en obtener otro orgasmo, yo seguía dando por el culo a María, Elisa se colocó a cuatro patas y empezó a chupar la verga del transexual. Julio se acercó por detrás a su esposa, pero ella le pidió que se colocase bajo su cuerpo, así lo hizo y empezó a follarla, ella entonces sacó de su boca el falo que estaba chupando y se lo ofreció a él explicándole como debía mamarlo, Julio abrió su boca y siguió atentamente los consejos de su esposa.

Al momento María se corrió inundando la boca de Julio de semen que éste compartió con su esposa, yo viendo el trasero de mi prima ofrecido, mientras ella hacía un 69 con mi mujer, la penetré de un solo empujón enseguida noté los primeros espasmos de la eyaculación, sacándola del culo de mi prima me corrí en la boca de Teresa, entonces Marga colocó a mi mujer en medio de la sala de rodillas y propuso que todas las pollas eyaculasen en su boca para que su iniciación en el intercambio fuera completo, yo ya lo había hecho, después fue Julio, y finalmente María, era muy excitante ver como el semen corría por su cuerpo mientras sus tres amigas la limpiaban con sus lenguas. El resto del mes transcurrió por el mismo derrotero permitiéndonos descubrir aspectos sorprendentes de nuestra sexualidad.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *