Yo 18, él 30 y el colado de 35

Siempre quise perder mi virginidad con un hombre maduro y asi lo hice.

En vacaciones decidi entrar a trabajar a un restaurante de mesera. Estuve trabajando todas las tardes en ese restaurante hasta que le conoci. Era un hombre alto, de piel blanca y cabello miel. Siempre se sentaba en el mismo lugar. Y siempre me tocaba atenderlo. No soy exactamente una modelo pero soy de piel morena y cabello largo cafe oscuro rizado, delgada pero lo que no tengo de busto lo tengo de trasero. Y con el traje de mesera y la falda algo corta se alcanzaba bien a ver lo que llevaba puesto debajo.
Siempre le dedicaba sonrisas y el me las regresaba… pero despues de la quinta visita, esas sonrisas eran mas provocadoras. Cuando le tomaba la orden se me quedaba viendo y me comia cuando llegaba a ver mi trasero. Me sentia deseada. Era una simple chica que aunque tuvo novios y tenian sexo oral, jamas les di mi virginidad porque eran de los que se corrian rapido y yo queria ser la primera en correrme.
Deseaba que ese hombre me quitara la virginidad. Me masturbaba pensando en ello y un dia paso algo muy interesante que permitio mis deseos volverse realidad.
Un dia cualquiera, decidi cambiar mi brazier y mi calzon casual a algo mas provocador, un brazier de tiritas y encaje que tapaban mis pezones de color negro y una tanga que solo cubria mi pubis rasurado del mismo color me hicieron sentirme mas deseada, esta vez estaba decidida a seducir a ese hombre. Me puse la vestimenta del restaurante y tacones negros.
Cuando llegue al restaurante todo iba normal, como de costumbre, varios compañeros varones se me quedaban viendo con miradas obsenas cuando me hincaba o queria alcanzar algo, uno de ellos me pregunto.

– ¿Qué quieres Anita?- y se puso atras de mi con su cuerpo pegadito a mis espaldas.
– Intento alcanzar ese plato, ¿podrias hacerme el favor, Mario?- le preguntaba
– Hasta de cogerte te hago el favor, Anita. – Me susurro al oído.
– Lastima, no estoy asi para ti, asi que esta vez solo sera el plato. – le sonrei, y senti como cu pene paradito rosaba mi trasero.
– Piensatelo un rato Anita, que hoy estas como quieres… – Mario susurraba a mi oido.
– Lo pensare… ahora el plato, por favor. – le sonrei y me marche.

Se hacia tarde y ese hombre no llegaba… No podia dejarme plantada despues de venir tan sexosamente provocativa al trabajo.
De repente sono una campanilla, era él! Por fin habia llegado el que me quitaría mi inocente virginidad. Me acerque y empece a atenderlo.

– Buenas tardes Don Alejandro.
– Buenas tardes Anita… – y Don Alejandro me recorrió con la mirada el cuerpo viendo la ropa tan provocativa que traia hizo una pausa y continuo … – solo quiero un cafe por favor y Anita…
– Si señor?
– Puedo platicar contigo?
– Claro señor, como no hay tanta gente puedo darme ese lujito, digame que se le ofrece – y me sente a un lado de el. Mi pierna se acerco a su entrepierna, poniendolo el con el pito mas parado.
– Veras Anita, soy soltero y no tengo compromisos pero veras… de un tiempo para aca te me haces hermosa y quisiera invitarte a mi casa a tomarnos algo para platicar. Tal ves pienses que soy un ruco pervertido pero…
– Ruco? No creo señor cuantos años tiene? – sonrei
– 30.
– Para nada señor, yo tengo 18 pero no considero que este ruco. Y me agradan sus palabras. Acepto su invitacion, si me espera una hora mas podemos ir saliendo de mi turno. Que opina?
– Me encanta. – esbozo una sonrisa picarona.

Me pare y continue mi turno. Estaba feliz, ese hombre iba a ser todo mio esta noche. Llame a casa diciendo que me quedaria con una amiga a dormir porque ocupaba de mi ayuda con una mudanza. Y como en ese momento no tenia novio, me habia quitado un problema de encima.
Cuando mi turno acabo encontre a Don Alejandro en la puerta.

Ibamos platicando en el camino y paramos en una tienda de camino a su casa. Compro una botella y algo mas que no supe que era. Despues seguimos nuestro camino. Cuando entre a su casa estaba maravillada, era una casa pequeña pero muy bien arreglada y limpia.
Don Alejandro me dijo que me pusiera comoda y asi lo hice, me sente en el sillon y espere a que me trajera algo de beber. Platicamos y veia como cada vez que me movia se habria un poco mas mi camisa y su pene se paraba inmediatamente. Abria las piernas y el acercaba su mano a mi pierna, sabia lo que queria, pero fingi inocencia.
– Sabe Alejandro…
– Digame Anita…
– Yo tambien estoy soltera.
– Como? No puede ser! Si usted esta bien dotada y es hermosa!
– Es que estoy esperando al hombre que me haga una verdadera mujer… queria saber si usted…
– Esta segura? – dijo como sino se la creyera y le tome la mano y la puse en mis labios, meti uno de sus dedos a mi boca y lo chupe.
– Hagame suya… – le susurre al oido.
Instantaneamente Don Alejandro solto su bebida en la mesa y empezo a meterme mano en mi tanguita. Mientras que sus besos me corrian por todo el cuello. Era una bestia. Me mordia el labio y su lengua se metia en mi boca como loco, lo veia a los ojos y gemia.
Mis manos acariciaban sobre su jean ese miembro grande y duro que me esperaba. Entonces me quito la camisa de golpe, y mis pezones quedaron descubiertos. El solo bajaba con su lengua y chupaba con ansias mis senos.
-Ahhh… asi… es usted una bestia…- le decia.
Se paro en seco y se quito la ropa. Quedo desnudo ante mi. Su duro miembro quedo a nivel de mi cara entonces empece a chupar, besar y tocar ese pene y sus testiculos con la maestria de toda una puta.
– Vaya Anita nunca me la… ah si… la imagine tan buena en estas situaciones.- dijo con una sonrisa pervertida en el rostro.
– Usted … mmm… me calienta tanto… – le respondi con su pene en mi boca.

Entonces cuando ya estaba a punto de correrse en mi boca…
– Le voy a dar semen por toda la noche a la putita de mi anita… la voy a abrir anita usted no se preocupe…
Sonrei y me trague cada chorro de semen que salio de su pene en mi boca. Era gloria para mi.
Entonces me paro y me quito la falda.
– Lo sabia! usted queria que me la cogiera… – me dijo mientras chupaba mis senos
– Ahh siii… como lo sabia? – le pregunte mientras gozaba
– Olia a puta cuando se me acerco en el restaurante… y ahora veamos aca abajo… este trasero de ensueño… – y tomo mis nalgas entre sus manos, las abrio y las beso…- tantas veces soñando con estas nalgas tan jovenes y pervertidas anita… tiene un trasero que todo hombre quiere coger… – y empezo a chupar mi vagina – mmm… se lo han dicho? le han dicho que su mmm… trasero es para cogersela en cualquier momento?
– ahhhh ahhhh siii siii me lo han dicho, hoy me queria coger un compañero del restaurante pero… siii sigaaa…
– pero?… – don alejandro siguio chupando.
– lo queria a usted dentro de mi no a otro mas…sigaaa me vuelvo loca!!
– esta chorreando como perra anita, la voy a hacer mi mujer anita mmm me encanta …- y pellizcaba mis nalgas mientras me comia el coño.
– hagame su mujer mmmm siiii soy virgen…
– virgen y con este coño? – me pregunto alejandro con cara de que habia ganado la loteria.
– si…
– entonces con condon? – me pregunto don alejandro tomando un respiro de mi vagina
Me agache y le dije…
– Corrase dentro de mi,… quiero su semen en mi coño quiero ver su semen escurriendo de mi coño…
Me tomo de la mano, me avento al sillon y me abrio las piernas…
– Mi puta anita le dare el semen que tanto quiere y ademas le quitare la virginidad a su vaginita hermosa y ademas …
– Y…?
– Le metere mi pene en su ano la voy a hacer mujer!
Puso su pene en la entrada de mi vagina y empujo como bestia con todo hasta el tope.
-Ayyy… – le rasguñe la espalda se quedo tranquilo…
– Aguanta perrita… te va a dejar de doler cuando mi pene te moldee tu interior…
Senti que me partia pero cuando Don Alejandro empezo a moverse se fue el dolor y empece a sentir un placer unico y enloquecedor. Sus huevos pegaban con mi trasero y mis fluidos salian como nunca. Se escuchaban mis gemidos y su respiracion por toda la sala. Entonces se salio de mi…
– Puta Anita, veras que te hare disfrutar…
Don Alejandro metio su mano a mi vagina y empezo a mover sus dedos… me masturbo con ellos… me movia como loca… esos dedos me hicieron sentir el cielo. Salio mi primer orgasmo y con ello un monton de fluidos disparados!
– Siiii siiiii asiiii quiero mass…. gemia como loca.
– Ahora…
Entonces me volvio a meter su pene y se metia y salia como loco, me movia como loca estaba disfrutando como nunca. Se metia hasta dentro y salia y se metia y salia…
– Me voy a correr otra vez… siiii siiii siii ahhhh…- grite.
– Puta anita te voy a llenar de mi semen…- dijo Don Alejandro
Y entonces me lleno de semen en mi vagina. Se tiro sobre mi, tomo aire, me beso y saco su pene de mi vagina.
– Ponte de perra.- me dijo Don Alejandro.
Fue a su cuarto y saco una caja…
– Que tiene ahi? – le pregunte sonriendo.
– Mientras te vuelvo a coger te voy a preparar tu anito… – tomo un dildo y me puso lubricante en el ano.
– un dildo?
– es especial para tu anito mi putita anita! lo compre pensando en este trasero que un dia me cogeria. – lo beso y lo lubrico. Me metio el dildo en el ano…
– Ahh.. Ahhh… – senti que me entraba algo, despues incremento su tamaño y asi ya tenia dilatado el ano para un pene como el de Don Alejandro…
– Sientes eso mi putita anita?- dijo riendo Don Alejandro.
– Sii me esta partiendo el ano – le dije con placer
– Y cuando te meta mi pene te va a encantar pero ahorita dejemos que este lindo juguete haga lo suyo, ahora te voy a coger como la perra que eres…
Me tomo de las nalgas, me las abrio y chupo mi ano… despues me tomo del pelo y coloco su pene en mi vagina…
– Dime que quieres putita…
– Lo quiero…
– que quieres perra?
– su pene dentro!
– pides y se te dara!
Me clavo su pija como lo hizo cuando me desvirgo. Pero ahora tenia un dildo en mi ano y esto lo hacia mas exitante. Me jalaba del pelo y metia y sacaba, mis fuerzas se me fueron… gemia y gemia como loca…
– perra! eres miaa!!
– siiiiii soy suya… deme mas!…
– perra virgen!! eres una pervertida cachonda!! eres toda una puta!! – y se rio
– no me suelte y deme mas!!!…
– parate perra!!
Me pare mientras me nalgueaba y con su pene adentro. Me cargo y empezo a bombear me llevo al ventanal.
– enseñale al mundo tu vagina siendo cogida y tu ano con un dildo!!
– pero….
– eres mi puta!! dilo!!!
– soy su puta!! Deme deme siii ohhh siiii ahhhh!!!
Gozaba como loca, por la ventana podia ver mi reflejo siendo cogida y me calentaba mucho…
– bien putita!! muyyy bienn! ahora sonrie!!.
Cuando me fije habia un hombre con camara grabando el sexo que tenia con don alejandro del otro lado de la ventana. Se le caia la baba y sonreia al verme gemir…
– que mmm hace?? – le pregunte a don alejandro algo asustada.
– grabando como me cogi una vagina virgen y un ano virgen!!! Verdad Oscar?
– Sii creame puta se ve hermosa!!
– No te preocupes Oscar tambien le vas a dar de tu leche a la putita anita. – dijo don alejandro.
Don alejandro se quito de la ventana y me puso en la mesa. Se salio de mi y acerco a su amigo a mi vagina…
– graba su vagina, es hermosa cierto?
– exquisita!!! – grito oscar.
Vi como se le paro su pene cuando toco mi vagina con sus liquidos de don alejandro y los mios. Yo senti como me recorria una sensacion de exitacion cuando me toco con sus dedos frios…
– a que huele oscar? dile a la camara!
– huele a… niña recien hecha puta! mmm que rica… – oscar acerco su boca a mis labios vaginales y empezo a chupar como loco.
Mi espalda se arqueo, me movia y el estaba encantado chupando mientras que la camara paso a don alejandro.
– mi putita anita quieres un segundo pene? – me pregunto don alejandro mientras grababa y apuntaba a don oscar chupando mi vagina.
– si… – mi boca solo pudo decir eso.. nuca supe porque pero queria dos penes en mi.
– ya escuchaste oscar la nena quiere mas pene, que tal quieres? – pregunto don alejandro a don oscar.
– esta riquisima y ser el segundo pene de esta recien desvirgada es un placer. Estas exquisita puta anita! – mientras me decia esto don oscar se desvistio.
don alejandro puso la camara en un tripie que tenia ahi lo enfoco a nuestra siguiente escena de porno. Saco el dildo de mi ano y se acosto en el sillon.
– Putita anita, montame!- dijo don alejandro.- es ta vez te dare duro en el ano!
– Asi? – pregunte mientras me ponia el pene de el en mi ano.
– Dejame te lubrico puta! – don alejandro me babeo el ano y puso su pene en mi ano… – perra te voy a partir el ano!
Me metio su pene en mi ano. Pero no senti dolor, el dildo habia hecho su trabajo muy bien.
Entonces Don Oscar se puso encima de mi.
– Esta es una verdadera mujer! – dijo Don Oscar entusiasmado.
– Puta! P-U-T-A! Oscar!! La hice mas que una mujer la hice una puta! Mi puta!
– Tienes razon es una PUTA! – dijo Don Oscar riendo. – Y mira que buen trasero tiene!!- y me agarro una nalga.
– Tu encargate de su vagina! Encargate de dejarle muchos hijos en su vientre! Saca todo tu esperma para ella! Quiere toda tu leche! – dijo Don Alejandro a Don Oscar. – Yo me encargo de partirla atras.
– Puta pidemelo! – Don Oscar me tomo de la cara
– Deme su leche y rompa mi vagina y sea mi segundo pene. Hagame mas puta! – dije. Habia perdido la razon.
– Mi niña! Toma!!! – Don Oscar metio su pene que era mas grande que el de Don Alejandro con ganas y empezo a bombear al mismo tiempo que don Alejandro.
– Ahhhh siii!! siii!! siiii! me van a romper!! quien me rompa antes soy toda suya!!! ahhhh siiii siiii!!!- mi culo se movia como loco.
Arriba estaba don Oscar y abajo estaba don Alejandro. Los dos bombeaban como locos! Don Oscar me besaba los pezones y don Alejandro me tomaba de las nalgas y me besaba la espalda.
– Perra! Ahi te voy!! – gritaba don alejandro
– Dame tu leche papacito!! – grite
– Esperame ahi voy putita! – dijo don oscar
– deme con todo putito! – dije a don oscar
Entonces los dos se vinieron en mi. Mi ano y mi vagina estaban llenos de esperma de maduros.

Habia perdido mi virginidad con un hombre de 30 y me habia ganado mi segundo pene en menos de 30 min de 35 años en el mismo dia. Don alejandro descanso y paro el video. Mientras que Don Oscar me cogio por atras. Hasta que se hizo en mi.
Deje a don oscar dormido y acabado en el sillon. Y me fui con Don Alejandro a bañar.

– Y te gusto ser mi mujer anita?- me pregunto don alejandro mientras me besaba.
– Me encanto! – respondi exitada
– Seguimos en la bañera? – me pregunto don alejandro
– Y si vamos empezando? … – tome la mano de don alejandro y la puse en mi nalga derecha. – Siempre sera mio verdad?
– Tu cuerpo me pertenece Anita. – Puso su otra mano en mi otra nalga y caminamos a la bañera…

Esa fue mi primera vez. Dormi con Don Alejandro en su cuarto. Nadie sospecho nada. Y al dia siguiente me llevo el video.
– Lo vi. – dijo Don Alejandro
– y que tal? – dije
– Es la prueba de que eres mi mujer. – sonrio don alejandro

Luego les contare el trio sexual casual que tuve con Mario, el del restaurante y con Don Alejandro.

One thought on “Yo 18, él 30 y el colado de 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *